FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Lo que dije no escuchas, ¿o sí? Transmite lo que has aprendido. Fuerza, dominio. Pero debilidad, error y fracaso también. Sí, fracaso en especial. El mejor maestro, el fracaso es. Luke, somos lo que llegan a ser. Esa es la gran carga de todo maestro.»
―Yoda, a Luke Skywalker[fuente]

Yoda un miembro masculino de una especie misteriosa, era un reverenciado Maestro Jedi que sirvió como Gran Maestro de la Orden Jedi en los últimos días de la República Galáctica. Era famoso dentro de la Orden por su sabiduría, poderes de la Fuerza y combate con sables de luz, y vivió durante casi 900 años. Su tiempo durante los últimos días de la Orden Jedi y más allá lo convirtió en una figura consecuente en la historia galáctica.

Yoda se sentó el Alto Consejo Jedi. Durante la Invasión de Naboo, el Maestro Qui-Gon Jinn presentó a un joven esclavo, Anakin Skywalker. Qui-Gon profesó su creencia de que Skywalker era El Elegido que traería equilibrio a la Fuerza. Al mismo tiempo, se descubrió que los Sith, los antiguos enemigos de los Jedi, no se habían extinguido como los Jedi creían. Contra el consejo de Yoda, el Consejo Jedi acordó que Obi-Wan Kenobi, que se convirtió en Caballero Jedi después de la muerte de su maestro, Jinn, podría entrenar a Skywalker como Jedi. Diez años más tarde, Yoda presidió la Orden Jedi mientras la República se dirigía hacia una guerra con la Confederación de Sistemas Independientes, liderada por el antiguo aprendiz de Yoda, el Jedi caído Conde Dooku. Yoda lideró en Geonosis a un ejército clon que había sido construido en secreto para la República para salvar a Kenobi, Skywalker y la Senadora Padmé Amidala de la cautividad separatista, y en la batalla subsiguiente, Yoda luchó contra su antiguo aprendiz y obligó al Conde a huir comenzando así las Guerras Clon entre la República y los Separatistas.

El Consejo Jedi asumió el liderazgo del Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon, convirtiendo a Yoda en uno de los principales Generales Jedi. Él personalmente luchó en algunos combates de la guerra, incluida una batalla con la acólita Sith Asajj Ventress y sus fuerzas separatistas en Rugosa, pero en su mayoría comandaba tropas desde la distancia. Hacia el final de la guerra, Yoda fue contactado por el espíritu de Qui-Gon Jinn, fallecido hace mucho tiempo, quien le dijo que, contrariamente a las enseñanzas de los Jedi, era posible mantener la conciencia después de la muerte. Yoda emprendió un viaje espiritual donde se sometió a una serie de pruebas, presentadas por un grupo de misteriosas Sacerdotisas de la Fuerza, para determinar si era digno de aprender los secretos de la inmortalidad. Este viaje lo llevó a un mundo poderoso en la Fuerza, así como a Moraband, el antiguo mundo natal de los Sith. Yoda fue considerado digno, y Jinn comenzó a enseñarle cómo desbloquear este antiguo y olvidado poder.

Cuando las Guerras Clon llegaron a su fin, se descubrió que el Canciller Supremo Sheev Palpatine era, en verdad, el Señor Oscuro de los Sith conocido como Darth Sidious, a quien el Consejo Jedi había estado buscando desde la Batalla de Geonosis. Mientras Yoda comandaba a las tropas durante la Batalla de Kashyyyk, los miembros del Consejo Jedi intentaron arrestar al Canciller, pero Sidious los derrotó y sedujo a Skywalker, ahora Darth Vader, al lado oscuro de la Fuerza. Esto provocó la caída de la Orden Jedi, con soldados clon a través de la galaxia con la orden de matar a sus Generales Jedi. Yoda sobrevivió al intento de ejecución y escapó de Kashyyyk. Junto con Kenobi, se convirtió en uno de los pocos sobrevivientes de la caída de la Orden Jedi, y presenció cómo Sidious transformaba la República en el Imperio Galáctico. Yoda intentó enfrentar y derrotar al Emperador, pero se vio obligado a retirarse. Después del nacimiento secreto de los gemelos de Vader, Luke Skywalker y Leia Organa, Yoda ayudó a organizar que los niños se ocultaran de su padre y luego se exilió en Dagobah.

Yoda permaneció en el exilio durante más de dos décadas. Durante su exilio, observó desde lejos cómo otros supervivientes Jedi continuaban operando en toda la galaxia, dando orientación a Jedi como Kanan Jarrus y su Padawan, Ezra Bridger. Durante la Guerra Civil Galáctica, Luke Skywalker llegó a Dagobah a instancias de Kenobi, que había sido abatido por Vader, pero utilizó los secretos que le había dado Qui-Gon Jinn para mantener su conciencia tras la muerte. Yoda era reacio a entrenar al chico, pero comenzó a instruirlo en los caminos del Jedi. Luke dejó Dagobah para salvar a sus amigos en Ciudad Nube, pero regresó muchos meses después para completar su entrenamiento. En ese momento, Yoda había caído enfermo y estaba a punto de morir, pero vivió lo suficiente como para confirmar una verdad que Luke había descubierto en Bespin, Darth Vader era su padre. Yoda pronunció sus últimas palabras, que había otra Skywalker, Leia, y se unió a la Fuerza. Apareció como un espíritu, junto a los de Kenobi y un Anakin Skywalker redimido, después de que la Alianza para Restaurar la República derrotara al Emperador y emergiera victoriosa en la Batalla de Endor.

Después de la muerte de Yoda, Luke cumplió el último deseo de su maestro: transmitir lo que había aprendido a una nueva generación de Jedi. El intento de Luke de restaurar la Orden Jedi fracasó, sin embargo, cuando su sobrino, Ben, cayó al lado oscuro y destruyó la nueva generación de Jedi. Luke se exilió, pero una chatarrera sensible a la Fuerza llamada Rey emprendió una misión para encontrar al legendario Maestro Jedi y traerlo de vuelta a la lucha contra el lado oscuro. Durante su búsqueda, tuvo una visión del pasado y escuchó la voz de Yoda, diciendo que la Fuerza era una poderosa energía que rodeaba a toda la vida en la galaxia. Más tarde Yoda regresó del Más Allá de la Fuerza para ayudar a Luke a perdonarse a sí mismo por su fracaso durante el entrenamiento de Ben Solo.

Biografía

Antes de la Invasión de Naboo

Nacido 900 años antes de la Batalla de Endor, Yoda pertenecía a una antigua y misteriosa especie. Como estaba en gran sintonía con la Fuerza, se unió a la Orden Jedi como Iniciado Jedi. Tras participar en el ritual conocido como la Reunión, Yoda recibió su cristal kyber, y el profesor Huyang le ayudó en la construcción de su primer sable de luz a bordo del Crisol. Tiempo después, Yoda fue emparejado a un mentor personal. Durante su tiempo juntos, el Maestro Jedi de Yoda le explicó la historia de K'ungfu y Chuang, dos grandes Jedi del pasado. Alrededor de sus 100 años de edad, Yoda estuvo listo para transmitir lo que había aprendido. Habiendo alcanzado el rango de Maestro, pasaría los próximos ocho siglos entrenando a las siguientes generaciones de Jedi. Se estimó que a lo largo de su vida, entrenó a alrededor de 20,000 Jedi.

Siglos después, Yoda tomaría al humano Dooku como su último Padawan conocido en la era de la República Galáctica. Durante una misión al mundo natal de los wookiees, Kashyyyk, Dooku atestiguó cómo su maestro se enfrentaba a un enorme y mortífero terentatek.

Yoda visitaría Kashyyyk en otras ocasiones antes de la Batalla de Kashyyyk, sirviendo como negociador Jedi en varios incidentes entre los wookiees y sus vecinos trandoshanos. Eso le hizo ganar el título de "Defensor del Hogar de los Árboles", así como convertirse en miembro de los numerosos líderes wookiees y de todas las familias de honor que habitaban en Kachirho.

Yoda también enseñó fuera de la relación Maestro - Padawan, y entrenó a todos los Iniciados Jedi antes de que fueran emparejados a un Maestro Jedi, incluyendo a Obi-Wan Kenobi. Kanan Jarrus, como Caleb Dume, a menudo escuchó a Yoda aconsejando que las cosas se tenían que hacer o no hacer, pero que no se tenían que intentar. También enseñó a grupos de Iniciados los principios básicos del entrenamiento Jedi, incluido el manejo del sable de luz.

Invasión de Naboo

Mace Windu: «No hay ninguna duda. El misterioso guerrero era un Sith.»
Yoda: «Siempre dos hay. Ni más, ni menos. Un maestro y un aprendiz.»
Mace Windu: «¿Pero cuál ha sido destruido, el maestro, o el aprendiz?»
— Mace Windu y Yoda, acerca de Darth Maul[fte.]
Yoda Episode I Canon

Yoda durante la crisis de Naboo.

En el 32 ABY, el Senado Galáctico aprobó una legislación que impulsaba la tasación de rutas de comercio hacia los sistemas exteriores, en un intento de debilitar a la siempre en expansión Federación de Comercio, que se había vuelto cada vez más poderosa; hasta el punto de que poseía su propia delegación en el Senado y persuadía fácilmente a los inspectores de armas de la República Galáctica para que pasaran por alto el armamento de sus naves que las convertían en vehículos letales.

Por eso, la Federación creó una fuerza de invasión de droides de combate como añadido a su creciente flota de naves de guerra, como protesta por la legislación del Senado, e invadió al pequeño mundo de Naboo. La reina Padmé Amidala de Naboo imploró la ayuda de la República, por lo que el Canciller Supremo Finis Valorum pidió a Yoda y al Consejo Jedi que enviasen a un Jedi para negociar con la Federación de Comercio como embajador de la República.

El Consejo envió al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y a su Padawan Obi-Wan Kenobi, para negociar con los líderes de la Federación. Sin embargo, a su llegada, la Federación intentó asesinarlos y emprendió la invasión de Naboo. No obstante, los Jedi consiguieron escapar y rescatar a la reina de Naboo, Amidala.

Masters of the Order

En el funeral de Jinn, Yoda y Mace Windu discuten el regreso de los Sith.

Al regresar a Coruscant, Qui-Gon Jinn presentó al joven Anakin Skywalker ante el Consejo Jedi, solicitando entrenarlo en cuanto Obi-Wan hubiera superado las pruebas necesarias para convertirse en Caballero Jedi, puesto que un Jedi sólo podía tener un aprendiz al mismo tiempo. Yoda, como antiguo mentor de muchos miembros del Consejo y como su miembro más venerable y respetado, jugó un papel clave en la denegación de la propuesta de Qui-Gon. Yoda creía que Skywalker estaba claramente afectado por sus años como esclavo y que el apego por su madre aún era grande como para que fuese entrenado con seguridad. El futuro del chico, Yoda pensó, estaba nublado. Sin embargo, Qui-Gon continuó insistiendo en que Skywalker era el Elegido, quien traería el equilibrio a la Fuerza.

El retorno de los Sith

Además del supuesto descubrimiento de el Elegido, Qui-Gon Jinn trajo noticias del regreso de los Sith; mientras él y el séquito de la reina Padmé Amidala se preparaban para abandonar el planeta Tatooine después de que su nave hubiese sido reparada, lo que parecía ser un Lord Sith atacó al Maestro Jedi en un duelo con sables de luz.

Después de que el Senado Galáctico no respondiera a sus súplicas de ayuda, la reina Amidala solicitó un Voto de No Confianza contra el liderazgo del Canciller Supremo Finis Valorum, antes de volver a Naboo, donde lideró con éxito una revuelta contra la ocupación de la Federación de Comercio. Durante la batalla, el misterioso atacante de Qui-Gon, Darth Maul, apareció, y entonces asesinó al Maestro Jedi. Aunque el atacante fue derrotado a manos de Obi-Wan Kenobi, se hizo claro para Yoda y el resto de miembros del Consejo Jedi que los Sith habían regresado. No obstante, no estaba claro si quien Kenobi había derrotado era el Maestro Sith o el aprendiz.

Obi-Wan Knighted Episode I Canon

Yoda nombra a Kenobi Caballero Jedi.

Tras el Voto de No Confianza contra el liderazgo de Valorum en el Senado, el propio senador de Naboo, Sheev Palpatine, fue elegido como nuevo Canciller Supremo de la República Galáctica. Además, el Consejo, en contra de los deseos de Yoda, permitió a Obi-Wan, ahora un Caballero Jedi, entrenar a Anakin Skywalker como Jedi. Yoda expresó su desaprobación de la decisión del Consejo, pero aceptó de mala gana cuando supo que Obi-Wan estaba dispuesto a entrenar a Anakin incluso en contra de los deseos del Consejo si eso significaba cumplir el último deseo de Qui-Gon.

Crisis Separatista

Mace Windu: «Creo que es tiempo de informar al Senado de que nuestra habilidad para usar la Fuerza ha disminuido. »
Yoda: «Sólo los Señores Oscuros de los Sith saben de nuestra debilidad. Si informado el Senado es, nuestros adversarios multiplicaremos.»
— Mace Windu y Yoda [fuente]
Chancellors Office

Yoda y otros miembros del Consejo Jedi aconsejan al Canciller durante la crisis separatista.

En el 22 ABY, varios miles de sistemas, desilusionados por los grandes impuestos, abandonaron la República Galáctica y formaron la Confederación de Sistemas Independientes bajo el liderazgo del Conde Dooku, un antiguo estudiante de Yoda que había abandonado la Orden Jedi debido a la extendida corrupción en la República. Mientras el Senado Galáctico, el órgano de gobierno de la República, debatía la creación de un ejército, se llevó a cabo un fallido intento de asesinato contra la vida de la senadora Padmé Amidala de Naboo. Después de que el Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi y su Padawan Anakin Skywalker acorralaran al asesino, éste fue asesinado por un misterioso atacante que escapó con una mochila propulsora. Esos hechos hicieron que el Consejo Jedi, el cual incluía a Yoda, encargase a Kenobi rastrear al asesino.

La investigación de Kenobi lo llevó a intentar encontrar el planeta Kamino, cuya localización no se encontraba en los Archivos Jedi, alarmando a Yoda puesto que sólo un Jedi podía haber borrado los datos. Interrumpiendo una sesión con el Clan del Oso, Yoda ayudó a Kenobi a averiguar la localización exacta de Kamino mediante la meditación, permitiendo a éste último viajar hasta allí.

Tras la marcha de Kenobi, Yoda experimentó una visión mientras meditaba, en la que escuchó la voz del espíritu de Qui-Gon Jinn y sintió que Anakin Skywalker estaba sufriendo un terrible dolor. Luego habló de su visión con Mace Windu al cabo de poco.

Mace Yoda holo

Yoda y Windu son informados por Kenobi.

Habiendo llegado a Kamino, Kenobi informó de que los clonadores kaminoanos habían creado un Ejército Clon, que había sido encargado por el Maestro Jedi Sifo-Dyas, quien había muerto alrededor del año 32 ABY. Obi-Wan creía que el modelo usado para crear al ejército, el cazarrecompensas Jango Fett, era la persona implicada en el ataque contra Amidala. Después de un breve encuentro con Fett, Kenobi lo siguió hasta el planeta Geonosis, donde descubrió que los separatistas de Dooku habían ordenado el intento de asesinato contra Amidala y que habían construido un ejército de droides. Al informar de todo al Consejo Jedi, Kenobi fue capturado y preparado para su ejecución, a la cual se sumaron también Padmé Amidala y Anakin Skywalker.

Las Guerras Clon

Batalla de Geonosis

«El manto del lado oscuro ha caído. Comenzado, la Guerra Clon ha.»
―Yoda[fuente]
Las noticias de la captura de Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi hicieron que el Consejo Jedi enviase a un equipo de ataque a Geonosis mientras Yoda partía a Kamino para tomar el mando del Ejército Clon. Cuando el equipo de ataque había irrumpido en la ejecución de Kenobi y sus compañeros, sufriendo muchas bajas a manos de los numéricamente superiores droides de combate de la Confederación de Sistemas Independientes, Yoda lideró a los soldados clon hacia el combate, comenzando así un conflicto a escala galáctica que sería conocido como las Guerras Clon.
Yoda Tyranus duel

Yoda se enfrenta a Dooku en Geonosis.

Mientras los clones se enfrentaban a las fuerzas de la Confederación en una gran batalla, Yoda se dirigió a rescatar a Kenobi y Skywalker de Dooku, que había incapacitado a ambos en un duelo. El Maestro Jedi mostró su maestría y control de la Fuerza a un superado Dooku repeliendo sus ataques telequinéticos y sus rayos de la Fuerza.

Entonces ambos se enfrentaron en un duelo de sables de luz breve pero intenso. Dooku se dio cuenta de que estaba siendo superado por Yoda, y desestabilizó con la Fuerza una columna de piedra, obligando a Yoda a interrumpir el duelo y usar sus propios poderes para evitar que aplastara a Obi-Wan y Anakin. Dooku usó la distracción para escapar a bordo de su nave personal. A pesar de que la Batalla de Geonosis había concluido a favor de la República Galáctica, Yoda estaba preocupado por la creciente influencia del lado oscuro de la Fuerza y el devenir de las Guerras Clon.

Orientando a Anakin Skywalker

Yoda: «Problemas tienes con tu Padawan he oído. »
Anakin Skywalker: «No, un momento. Reconozco que Ahsoka aún está por pulir, pero con un duro adiestramiento y paciencia, tal vez llegue a algo.»
— Yoda y Anakin Skywalker [fuente]
Christophsis meeting

Yoda se reúne en Christophsis con Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano.

A medida que las Guerras Clon avanzaban, Yoda decidió mitigar el miedo e incapacidad del Caballero Jedi Anakin Skywalker de perder a sus seres queridos y le asignó una aprendiz Padawan, Ahsoka Tano. Yoda creía que convirtiéndose en profesor, Skywalker se desarrollaría emocionalmente y cuando llegase el momento de dejar partir a Ahsoka, Anakin entendería que sus lazos excesivos con aquellos que le preocupaban eran innecesarios. Ahsoka viajó entonces al planeta Christophsis, donde se presentó ante Skywalker en medio de una batalla contra las fuerzas de la Confederación de Sistemas Independientes.

Después de que la batalla concluyera, el propio Yoda llegó al planeta y les asignó a ambos la tarea de encontrar a Rotta, el hijo del influyente señor del crimen Jabba el Hutt, que había sido secuestrado como parte de un plan de su tío Ziro de enfrentar a los hutt con los Jedi e introducir a éstos en la guerra. Cuando los dos Jedi completaron con éxito la misión, Yoda, junto a un grupo de soldados clon, los extrajo a ambos del planeta Tatooine.

Misión a Rugosa

Asajj Ventress: «Si Yoda es el guerrero Jedi que creéis que es, que lo demuestre. Permitidme enviar a mis mejores tropas a capturarlo. Si escapa, uníos a la República. Pero si mis droides derrotan a Yoda, consideraréis vuestra alianza con los separatistas.»
Katuunko: «No he solicitado la presencia de Yoda para probar su valía. »
Yoda: «El desafío debo aceptar, su alteza. Al caer la noche, allí estaré.»
— Yoda acepta los términos de Asajj Ventress[fte.]
TeamRepublic-Ambush

Yoda y sus hombres llegan a Rugosa.

Poco después, Yoda fue elegido para liderar una misión diplomática con el rey toydariano Katuunko, puesto que la República Galáctica deseaba construir una base en su sistema para enfrentarse a la Confederación de Sistemas Independientes en los Territorios del Borde Exterior. Sin embargo, la Confederación interceptó sus comunicaciones con la recién construida Estación Skytop y, esperando frustrar las negociaciones, el líder separatista Dooku envió a su aprendiz Asajj Ventress a la luna neutral de Rugosa, donde las negociaciones iban a tener lugar. Cuando la nave de Yoda llegó a Rugosa, fue atacada de inmediato por las naves separatistas; sin embargo, Yoda rechazó ser demorado, y escapó a la superficie de la luna junto a tres soldados clon en una cápsula de escape.

Al aterrizar en la luna, el Gran Maestro Jedi contactó con Katuunko, y tras descubrir la presencia de Ventress, aceptó una apuesta; si Yoda derrotaba a las tropas de Ventress, Toydaria se uniría a la República Galáctica, sin embargo, si las fuerzas de Ventress superaban a Yoda, entonces el rey consideraría unirse a la Confederación. Katuunko insistió en que Yoda debía librar una batalla justa, lo cual Ventress aceptó. Tras regresar a su base, Ventress contactó con Dooku y afirmó que estaba desplegando sus fuerzas. Ella no pretendía dar a Yoda una batalla justa, y envió a un escuadrón de droides de combate a emboscar a Yoda y los clones. Con varios Tanques Blindados de Asalto, las fuerzas confederadas avanzaron por una jungla. Yoda y sus hombres se dirigieron al punto de encuentro por un camino diferente, ya que el Maestro Jedi estaba seguro de la existencia de una emboscada enemiga. Los droides empezaron a cortar la jungla de corales, pero la densa vegetación les impidió avanzar.

Yoda droideka faceoff

Yoda se enfrenta a un grupo de droidekas.

Yoda y los clones se separaron, buscando usar sus alrededores en ventaja suya. Los clones se enfrentaron a un escuadrón de droides de combate B1 desde el sur y consiguieron derrotarlos, pero varios superdroides de combate B2 llegaron como refuerzo, y los tres fueron obligados a retirarse. Yoda, mientras tanto, consiguió destruir a un escuadrón entero de droides por su cuenta sin ni siquiera usar su sable de luz. Thire fue golpeado por un misil lanzado por un superdroide de combate, y su pierna quedó herida. Entonces, Yoda apareció para ayudar a los clones, usando la Fuerza para girar a un superdroide de combate para que destruyera a su escuadrón. Pronto aparecieron droidekas, y las fuerzas de la República escaparon. Yoda, subido a la espalda de Thire, desvió sus disparos a una formación de coral, que aplastó a los droides mientras los cuatro se retiraban a una cueva a descansar. Luego, los clones descubrieron que les quedaba poca munición, pero Yoda compartió su sabiduría con los soldados clon para inspirarlos en sus esfuerzos.

Tras oír el sonido de los droides acercándose en la distancia, Yoda y los clones salieron de la cueva. El Jedi y sus hombres llegaron a un risco desde donde observaron a los droides avanzando por debajo, por un paso cercano. Yoda dejó a los clones en lo alto del risco e hizo frente a tres tanques y a un gran número de droides él solo. El Maestro Jedi los destruyó a todos ellos, dejando a Katuunko maravillado para disgusto de Ventress. Sin embargo, ella no se rindió fácilmente y envió a varios droidekas para lidiar con Yoda, rompiendo los términos del acuerdo. Cuando Yoda destruyó al último tanque, los droidekas llegaron, y él comenzó a desviar sus disparos. Thire lanzó el último de sus cohetes contra una roca situada en lo alto de un cañón, provocando una avalancha que destruyó a los droides. Yoda guió entonces a Thire, Jek y Rys hacia el punto de encuentro, remarcando que no era educado llegar tarde.

Mission to Rugosa3

Yoda detiene a Asajj Ventress.

Katuunko quedó enormemente impresionado por la derrota de los droides. Mediante un holograma, el rey informó a Dooku de que un Jedi no equivalía a cien droides de combate, si no a más de mil, y afirmó que se uniría a la República. El Conde le urgió a reconsiderar su decisión, pero el rey toydariano rechazó negociar con quienes incumplían sus promesas, ya que Ventress había roto los términos de la competición. Viendo que su plan había fracasado, Dooku ordenó a Ventress que matara al rey, creyendo que las negociaciones serían más fructíferas con sus sucesor. Los guardias de Katuunko intentaron detener a Ventress, que los empujó con la Fuerza dejándolos inconscientes. Cuando Ventress atacaba al rey con sus dos sables de luz, se vio retenida por Yoda, que llegó justo a tiempo para salvar al rey.

Yoda usó la Fuerza para detener el mortífero golpe de Ventress contra el rey. Cuando la escolta droide de Ventress fue destruida por los clones, Yoda desarmó a la propia Ventress, y tras examinar sus sables de luz, el Jedi se los devolvió, habiendo demostrado que eran inútiles ante su telequinesis, y comentando que ella aún tenía mucho que aprender. Superada en número, Yoda le sugirió que se rindiera. Para escapar, Ventress detonó unos explosivos instalados previamente que provocaron un derrumbamiento sobre las fuerzas de la República. Yoda detuvo la caída de escombros con la Fuerza, evitando que les aplastaran, pero mientras lo hacía, Ventress escapó en su nave. Observando lo ocurrido desde un holograma, Dooku comentó antes de marcharse que era una lástima no haber estado allí él mismo.

Con la amenaza de la Confederación eliminada, Yoda fue capaz de negociar con Katuunko. El rey afirmó que las negociaciones eran innecesarias, puesto que el Jedi había demostrado su valía. Katuunko presentó su espada ceremonial a Yoda y le confió la protección de su planeta, declarando el apoyo de Toydaria a la República, y afirmando que sería un honor luchar a su lado.

La crisis del Malevolencia

Ahsoka speaks out

Yoda y Windu confieren con Ahsoka Tano, quien insiste en buscar a Plo Koon.

Tras la aparición de una misteriosa arma separatista que había emboscado a varias flotas de la República Galáctica sin dejar supervivientes, Yoda y el Consejo Jedi enviaron al Maestro Jedi Plo Koon a seguir el rastro de esa amenaza desconocida. Después de que el Maestro Plo Koon descubriera el arma, contactó con el General Jedi más cercano a su posición, Anakin Skywalker. Sin embargo, durante la transmisión, los sistemas de comunicación de Plo Koon cayeron y la República perdió el contacto con su flota. Los maestros Yoda, Mace Windu y Obi-Wan Kenobi, en conjunción con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, decidieron que enviar a una fuerza de rescate para buscar supervivientes era demasiado arriesgado; sin embargo, Skywalker, desobedeciendo órdenes, y a través de la conexión única con la Fuerza de su Padawan Ahsoka Tano con Plo Koon, rescataron al Maestro Jedi y sus tres soldados supervivientes; el comandante clon Wolffe y los soldados clon Sinker y Boost. Con Plo Koon vivo e informando de la naturaleza del arma separatista, se descubrió que los separatistas poseían una enorme nave con un cañón de iones capaz, el Malevolencia, de inhabilitar flotas enteras.

Afortunadamente, el plan diseñado por Skywalker fue suficiente para destruir el arma principal del Malevolencia, y después, durante una misión para rescatar a la cautiva senadora Padmé Amidala de Naboo de a bordo de la nave, la enorme nave fue programada para dirigirse a una luna cercana, de modo que chocó contra ella y fue destruida, librando a la República del peligro que representaba.

Captura de Gunray

Poco tiempo después, la senadora Padmé Amidala capturó al importante líder separatista Nute Gunray en Rodia. Como tal, el Consejo Jedi envió a la Maestra Jedi Luminara Unduli y a la Padawan Ahsoka Tano a escoltar al virrey a Coruscant, donde sería juzgado por sus crímenes. Mientras custodiaba al virrey, Luminara debía interrogarlo, con la esperanza de averiguar algún secreto separatista relevante.

Council report

Kit Fisto informa a Yoda y a Windu.

Por desgracia, la nave de Unduli fue atacada por los separatistas y abordada por numerosos droides de combate. Aunque Luminara consiguió derrotar a los droides, no estaba preparada para hacer frente a la gran adversaria que se había introducido en la nave; Asajj Ventress. Ventress se enfrentó a Luminara y Ahsoka, conteniéndolas mientras su aliado secreto, el comando del senado Faro Argyus, traicionaba a los suyos y rescataba a Gunray. Tras recibir noticias de ello, Ventress escapó de los Jedi, quienes informaron de lo ocurrido al Maestro Yoda.

Yoda quedó particularmente preocupado por la traición de Argyus, puesto que sintió que eso revelaba que los enemigos de la República Galáctica se encontraban por todas partes. Sin embargo, apoyó la propuesta de Luminara de que el Maestro Jedi Kit Fisto tratara de capturar de nuevo a Gunray, ya que su nave de huida había sido rastreada, y la flota de Fisto era la más cercana a la última posición conocida del virrey.

Sin embargo, en lugar de capturar de nuevo a Gunray, Fisto se vio obligado a enfrentarse al General Grievous y observar cómo su antiguo Padawan, Nahdar Vebb, moría a manos del cíborg. Después de escapar, Fisto informó al Consejo Jedi en la forma de Mace Windu y Yoda. Yoda lamentó que la muerte de Vebb fuera mayormente resultado de su propia arrogancia y temió que la guerra supusiera el peligro de que los Jedi perdieran su esencia.

Tratando con piratas

Hondo Dookus lightsaber

Hondo Ohnaka muestra a Yoda y Mace Windu el sable de luz de Dooku.

Tiempo después, Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi emprendieron una misión para capturar al líder de la Confederación de Sistemas Independientes, el Conde Dooku, pero no tuvieron éxito. Sin embargo, donde Skywalker y Kenobi fracasaron, unos piratas tuvieron éxito, y contactaron con la Oficina del Canciller exigiendo un rescate a cambio del Lord Sith. Yoda confirmó que el sable de luz que mostró el líder de los piratas, Hondo Ohnaka, pertenecía a su antiguo aprendiz.

Bajo el consejo de la senadora Padmé Amidala, el Consejo Jedi envió a Kenobi y Skywalker para confirmar la captura de Dooku, lo cual hicieron. No obstante, Ohnaka los capturó además de a Dooku, con la esperanza de obtener un rescate mayor de la República Galáctica. Aunque Skywalker y Kenobi consiguieron escapar con la ayuda de los dignatarios de la República enviados para entregar el rescate, todo ello fue a expensas de la vida del respetado senador Kharrus, mientras que Dooku consiguió escapar de su cautiverio.

Ryloth

Más adelante, cuando el Maestro Jedi Mace Windu lideró un asalto en el planeta Ryloth para liberar a la población twi'lek de la ocupación separatista, Yoda permaneció en Coruscant. Sin embargo, el diminuto Gran Maestro Jedi actuó como consejero de Windu y estuvo implicado en las discusiones tácticas acerca de cómo capturar la ciudad capital de Lessu. Yoda aconsejó a Windu que era importante que el líder separatista Wat Tambor, quien era responsable de la ocupación de Ryloth, fuese capturado para responder por sus crímenes de guerra. En última instancia, Windu se mostró de acuerdo con Yoda y consiguió capturar a Tambor durante la conclusión de la Batalla de Ryloth.

El Virus Sombra Azul

Naboo holo conference

Yoda y Mace Windu confieren con los naboo.

Pasado un tiempo, los naboo contactaron con el Consejo Jedi y solicitaron a los Maestros Jedi Yoda y Mace Windu que enviasen a dos Jedi, en especial Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, debido a sus relaciones con los nativos gungan, para que ayudaran a descubrir un laboratorio de armas biológicas separatista que se creía que se encontraba en el planeta. Aunque los Jedi consiguieron descubrir el laboratorio y capturar al Dr. Nuvo Vindi para un juicio, un virus mortífero fue liberado por el laboratorio, el Virus Sombra Azul, infectando a la senadora Padmé Amidala, Ahsoka Tano y al capitán clon Rex. Afortunadamente, recibieron un raro antídoto antes de que el virus acabase con sus vidas.

El holocrón robado

Anakin Skywalker: «Maestro Yoda, ¿qué ocurre?»
Yoda: «Una perturbación en la Fuerza. Intrusos habrá, en este Templo.»
— Anakin Skywalker y Yoda [fuente]
En el 21 ABY, tras la Batalla de Felucia, Yoda presidió una reunión del Consejo Jedi en la que se informó de que la Padawan Ahsoka Tano había rechazado cumplir las órdenes del Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi. Como castigo por sus acciones, Ahsoka fue nombrada guardiana de los Archivos Jedi para pasar un tiempo alejada del campo de batalla.
YodaHolocronChamber-HH

Yoda aguarda en la entrada de la Bóveda de los Holocrones.

Más tarde, mientras discutía el impacto que la derrota en Felucia tendría para los esfuerzos de guerra de la República Galáctica en la región con el Maestro Kenobi y el Caballero Jedi Anakin Skywalker, Yoda sintió una perturbación en la Fuerza que le reveló que había alguien tratando de infiltrarse en el Templo Jedi. Kenobi y Skywalker dedujeron incorrectamente que los intrusos intentarían robar los códigos de transmisión de la Orden Jedi, y por ello, pusieron sus esfuerzos en asegurar los códigos. Luego, Yoda sintió la llegada de los intrusos y sugirió a Obi-Wan y Anakin que éstos se dirigirían al centro de comunicaciones del Templo. Entonces, Yoda se reunió con los maestros Mace Windu, Kit Fisto y Aayla Secura tras haber puesto al Templo Jedi en alerta máxima.

Mientras Kenobi y Skywalker seguían el rastro de los intrusos a través de los sistemas de ventilación, Yoda dedujo que éstos estaban recibiendo ayuda desde el interior del Templo, dada su habilidad de evitar a sus perseguidores. Por ello, Yoda contactó con Ahsoka Tano y le informó de que percibía la existencia de un impostor en los Archivos fingiendo ser un Jedi. Por suerte, Ahsoka consiguió derrotar al impostor, una clawdite llamada Cato Parasitti, quien había adoptado la forma de la Maestra Jocasta Nu y estaba proporcionando a su jefe, Cad Bane, información desde los Archivos Jedi.

Por desgracia, el plan de Cad Bane funcionó, y consiguió mantener a los Jedi alejados el tiempo suficiente como para robar un holocrón Jedi por orden del Lord Sith Darth Sidious. Sin embargo, Parasitti reveló a los Jedi que el próximo objetivo de Cad Bane era el Maestro Jedi Bolla Ropal. Eso permitió a los Jedi deducir que Cad Bane quería un cristal de memoria kyber que custodiaba Ropal, que combinado con el holocrón revelaría una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza conocidos en la galaxia.

Communication center

Yoda en el centro de comunicaciones del Templo Jedi junto a Mace Windu, Aayla Secura y Kit Fisto.

Aunque Skywalker y Ahsoka fueron enviados a proteger al Maestro Ropal, fue demasiado tarde; Ropal fue capturado y murió bajo tortura, negándose a usar la Fuerza para ayudar a Cad Bane a unir el holocrón con el cristal de memoria kyber. Sin embargo, los Jedi creyeron que el propio Cad Bane había muerto durante la Batalla de Devaron, algo que resultó ser falso poco después. Por desgracia, Cad Bane había conseguido coaccionar a Skywalker para unir el cristal de memoria y el holocrón, y por eso, el cazarrecompensas procedió a secuestrar a niños sensibles a la Fuerza por orden de Sidious.

Acto seguido, Yoda hizo que Windu, Kenobi y Skywalker usaran la Fuerza para percibir qué niños serían los objetivos de Cad Bane. Yoda percibió que un niño en Rodia estaba en peligro, así como otro en Naboo. Sin embargo, cuando Windu afirmó que un niño en Glee Anselm era el objetivo de Cad Bane, Yoda reveló que ese bebé ya había sido secuestrado por el cazarrecompensas y que el lado oscuro nublaba su destino. Por desgracia, Obi-Wan no pudo evitar el secuestro del rodiano, aunque Skywalker y Ahsoka capturaron a Cad Bane cuando llegó a Naboo.

Entonces, Kenobi y Windu usaron a Cad Bane para recuperar el holocrón robado, aunque el cazarrecompensas escapó en el proceso. Sin embargo, incluso sin Cad Bane, Anakin y Ahsoka descubrieron una instalación secreta en Mustafar en la que se encontraban los niños secuestrados, y en última instancia los rescataron.

La Bestia Zillo

ForceBarrier-ZBSB

Yoda, Secura y Skywalker protegen a Amidala y Palpatine del gas tóxico usado para matar a la Bestia Zillo.

Cuando el Canciller Supremo Sheev Palpatine descubrió la existencia de una Bestia Zillo en el planeta Malastare, ordenó su traslado a Coruscant para investigar su resistente coraza. Sin embargo, la Bestia Zillo pronto escapó y se dirigió al Edificio del Senado, lo cual requirió la intervención de Yoda y la Orden Jedi. Descartando la sugerencia de Mace Windu de derribar a la Bestia Zillo con disparos aturdidores de los tanques, Yoda y Aayla Secura se subieron a la espalda de la bestia, distrayéndola con sus sables de luz para dar tiempo a las fuerzas de la República Galáctica de rescatar una lanzadera que la bestia tenía en sus garras, en la cual se encontraban Palpatine, Anakin Skywalker, Padmé Amidala, C-3PO y R2-D2. Al llegar todos los ocupantes a un lugar seguro, Yoda ayudó a Secura y Skywalker a proteger al grupo de unas bombas tóxicas lanzadas para asesinar a la Bestia Zillo.

Savage Opress

«Una criatura de la misma especie él es. De Dathomir.»
―Yoda asegura a Obi-Wan Kenobi que Savage Opress no es Darth Maul[fuente]
En el 20 ABY, Yoda y Mace Windu mostraron a Obi-Wan Kenobi grabaciones de una masacre reciente en Devaron, en la que el Maestro Jedi Halsey y su Padawan Knox fueron brutalmente asesinados por un atacante desconocido. Cuando la grabación fue mostrada a Kenobi, en un primer momento pensó que el atacante era el Lord Sith Darth Maul, pero Yoda aclaró que se trataba de una criatura de la misma especie procedente de Dathomir. A continuación, Yoda encargó a Kenobi dirigirse a Dathomir para encontrar a esa nueva amenaza y derrotarla.

Comunicación de Mortis

Tiempo después, el Consejo Jedi recibió una misteriosa transmisión cuya antigüedad databa de hacía dos mil años. Después de que el Consejo revisara la transmisión, enviaron a Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a averiguar si se trataba de una trampa separatista. Como precaución, enviaron a una flota fuertemente armada para acompañarlos.

Cuando el trío regresó, Yoda supo por Kenobi que habían encontrado a tres seres: el Padre, Hijo e Hija; quienes personificaban a los lados luminoso y oscuro de la Fuerza.

Rescate de Even Piell

TiinYodaWindu

Yoda, Mace Windu y Saesee Tiin reciben noticias del equipo de rescate de Even Piell.

Más adelante, el Maestro Jedi y miembro del Consejo Jedi Even Piell fue capturado por las fuerzas separatistas después de que descubriera las coordenadas de la Ruta Nexus, que eran cruciales para el esfuerzo bélico. Como resultado, el Consejo Jedi diseñó un plan de rescate, encabezado por Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. La Padawan Ahsoka Tano por su parte, desobedeció las órdenes y decidió unirse a la misión en contra de lo que le había sido encomendado.

Sin embargo, el intento de rescate fracasó y el equipo se dividió en dos grupos, que tiempo después se reunieron después de que su nave de evacuación fuese destruida. Yoda, Mace Windu, Saesee Tiin y Plo Koon, enviaron entonces un equipo de rescate compuesto por el propio Koon, Tiin, Adi Gallia y Kit Fisto. De ese modo, consiguieron extraerlo, aunque Piell perdió su vida en el proceso.

Con las coordenadas en manos de Ahsoka Tano y el capitán Wilhuff Tarkin, Yoda decidió reunirse con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, puesto que Ahsoka prometió a Piell entregar la información al Consejo Jedi, mientras que Tarkin estaba decidido a revelar su parte de la información únicamente al Canciller.

La Padawan perdida

Tiempo después, Ahsoka Tano desapareció durante un combate en el planeta Felucia. Cuando hubo transcurrido un tiempo, una nave pilotada por los cazarrecompensas Sugi y Seripas llegó al Templo Jedi junto a un grupo de wookiees, entre los que se encontraban Tarfful y Chewbacca, y dos Iniciados Jedi, así como Ahsoka Tano. Entonces, Yoda y Mace Windu observaron con una mirada de satisfacción cómo Ahsoka y Anakin Skywalker se declaraban su mutuo respeto.

Batalla de Mon Cala

«A los gungan debemos acudir. »
―Yoda encuentra refuerzos para sus aliados en apuros[fuente]
Ackbar contacts the Jedi

Yoda y Windu contactan con Fisto, Ackbar y Skywalker.

Durante la vigencia de una guerra civil en el planeta Mon Cala, Yoda y Mace Windu contactaron con el Caballero Jedi Anakin Skywalker, la senadora Padmé Amidala y el capitán Gial Ackbar para ser informados de las crecientes tensiones entre los mon calamari y los quarren, que se habían aliado con los separatistas para impedir la sucesión del difunto rey Yos Kolina. Cuando el Maestro Jedi Kit Fisto y la Padawan Ahsoka Tano fueron enviados junto a tropas de refuerzo al planeta, pronto perdieron el contacto con la República Galáctica como resultado de una ofensiva del comandante separatista Riff Tamson.

Como resultado, los Jedi celebraron una reunión especial para discutir cómo proceder. Saesee Tiin sugirió encontrar una especie acuática cercana que poseyera un ejército propio con el que ayudar a sus aliados, y Obi-Wan Kenobi señaló hacia Naboo. Entonces, Yoda contactó con el jefe gungan Lyonie, quien envió a Jar Jar Binks al frente de un ejército a Mon Cala.

Ayuda humanitaria en Aleen

Cuando varios terremotos golpearon al planeta Aleen, el comandante clon Wolffe y sus tropas fueron enviados al planeta con suministros, así como los droides de la senadora Padmé Amidala, C-3PO y R2-D2. Tanto Yoda como Amidala, contactaron entonces con el comandante Wolffe para destacar la importancia de las labores humanitarias que debía llevar a cabo.

Alzamiento del imperio esclavista zygerriano

Plo Koon: «¿Qué ocurre, Maestro?»
Yoda: «La esclavitud, una gran herramienta es para el alzamiento de los Sith.»
— Yoda reflexiona acerca del alzamiento de los esclavistas [fuente]
Yoda-Mundi-Windu

Yoda, Ki-Adi-Mundi y Mace Windu son informados de la desaparición de los togrutas de Kiros.

Tiempo después, Yoda contactó con el gobernador Roshti del planeta Kiros para advertirle de que no podía confiar en el Conde Dooku y la causa separatista. Sin embargo, Roshti respondió que el asunto no estaba en sus manos, puesto que un ejército de los separatistas acababa de llegar. Yoda prometió enviar ayuda, en la forma de Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Ahsoka Tano junto a sus tropas de soldados clon.

Poco después de que ganasen una batalla en Kiros, los tres aparecieron como holograma junto al Almirante Wullf Yularen ante el Consejo Jedi para informar de que los escáneres planetarios sobre Kiros no habían conseguido localizar a los togrutas del planeta - lo que significaba que éstos habían sido secuestrados.

Complot para secuestrar al Canciller

Pasado un tiempo, la mente criminal Moralo Eval diseñó un plan para secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine durante el Festival de la Luz en Naboo con la ayuda del Conde Dooku y un grupo de cazarrecompensas. Los Jedi intentaron negociar con Eval para obtener información, sin lograr resultados, por lo que diseñaron su propio plan para frustrar el ataque. Obi-Wan Kenobi fingiría su muerte por asesinato y se haría pasar por su supuesto asesino para infiltrarse en el grupo de Dooku y enviar información acerca del ataque.

Cuando el engaño se llevó a cabo, Yoda asistió al funeral falso de Kenobi y más tarde le visitó junto a Mace Windu mientras llevaba a cabo una transformación facial. Yoda y Windu recibieron diversos comunicados de Kenobi y después, Yoda informó a Anakin Skywalker de la verdad acerca de la "muerte" de Kenobi. Por causa de Obi-Wan, Dooku se vio obligado a escapar, el Canciller Palpatine fue rescatado, y Eval, Cad Bane, Twazzi y Embo fueron detenidos en Theed.

El retorno de Darth Maul

Mace Windu: «Maestro Yoda, si de verdad es Darth Maul, entonces su captura es demasiado importante como para que Obi-Wan actúe solo.»
Yoda: «Solo, Kenobi no estará, un aliado inesperado, podría tener. Confiar en la Fuerza debemos.»
— Yoda y Windu discuten sobre la habilidad de Kenobi para derrotar a Darth Maul [fuente]
MaulReturn

Darth Maul informa a Yoda y los Jedi de su retorno.

Más adelante, los Jedi recibieron una transmisión procedente del planeta Raydonia de los Territorios del Borde Exterior. Para horror de los Jedi, la persona que había enviado la comunicación era el hasta entonces dado por muerto Lord Sith Darth Maul, aquél que asesinó al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn once años antes.

Maul afirmó que si Obi-Wan Kenobi no acudía a enfrentarse a él, destruiría el planeta, y después mató a un grupo de gente durante la transmisión. Kenobi dijo que ya había derrotado a Maul una vez en el pasado, y que podía volver a hacerlo, partiendo hacia Raydonia de inmediato. Mace Windu expresó sus dudas acerca de las habilidades de Obi-Wan, pero Yoda dijo que Kenobi podría recibir ayuda de un aliado inesperado durante la misión.

Kenobi regresó, y los Jedi supieron que Maul se había unido a su hermano Savage Opress, quien había masacrado a sus fuerzas tiempo atrás en Devaron. Kenobi y Adi Gallia pronto siguieron el rastro de los dos Sith hasta su última localización conocida, Florrum, donde Gallia fue asesinada. Yoda, Windu, Kenobi y Anakin Skywalker se reunieron con el Canciller Supremo Sheev Palpatine para informar del regreso de Maul y sus planes para el futuro, pero el Canciller los descartó, creyendo que Kenobi se estaba tomando el asunto de manera personal. Yoda se mostró de acuerdo, pero afirmó que si los dos Sith resurgían, los Jedi actuarían rápidamente.

Onderon

RebelsAndTheCouncil-AWOTF

Saw Gerrera y Lux Bonteri piden ayuda al Consejo Jedi.

Al cabo de un tiempo, Yoda asistió a una reunión del Consejo Jedi cuando los rebeldes Saw Gerrera y Lux Bonteri enviaron una transmisión pidiendo ayuda en su rebelión contra el ejército droide separatista establecido en Onderon, que estaba liderado por el corrupto rey Sanjay Rash, quien había derrocado al anterior monarca, Ramsis Dendup.

El Consejo afirmó que no intervendría en los asuntos del planeta puesto que éste había tomado unas determinadas decisiones durante el inicio de las Guerras Clon, pero prometieron enviar a alguien de los suyos para entrenar y aconsejar a los rebeldes. Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi, Ahsoka Tano y el capitán clon Rex fueron enviados para ello.

La Reunión en Ilum

Tiempo después, Yoda viajó al planeta Ilum, donde esperó a Ahsoka Tano y a un grupo de Iniciados Jedi que estaban listos para construir sus propios sables de luz mediante el ritual conocido como la Reunión. Cuando Ahsoka llegó junto a los Iniciados al templo de Ilum, Yoda mostró su propio sable de luz y explicó lo que necesitaban hacer.

Cuando los Iniciados Jedi entraron en una cueva para encontrar su propio cristal kyber, Petro fue el primero en salir, pero Yoda rápidamente le mostró el error que había cometido; en efecto, había traído un cristal, pero se trataba de un cristal de agua. Entonces, hizo entrar de nuevo en la cueva a Petro. Los otros Iniciados Jedi; Gungi, Byph, Ganodi, Katooni y Zatt salieron más tarde de la cueva con su propio cristal kyber. Entonces, los estudiantes procedieron a construir sus sables de luz bajo la tutela del profesor Huyang.

Ataque al Templo Jedi

TarkinConsejoJedi

Wilhuff Tarkin solicita la expulsión de Ahsoka Tano de la Orden Jedi.

En el 19 ABY, en el apogeo de las Guerras Clon, Barriss Offee atacó el Templo Jedi de Coruscant con la ayuda de Letta Turmond. Entonces, Yoda ordenó a Anakin Skywalker y Ahsoka Tano regresar de Cato Neimoidia para investigar, rechazando confiar en cualquiera que hubiera estado en el Templo Jedi durante el ataque. El juicio de Yoda estaba nublado, pero aún así guió a los Jedi como líder del Consejo Jedi.

Al cabo de poco, Turmond fue capturada por Anakin y Ahsoka. En la cárcel, solicitó hablar con Ahsoka de nuevo, afirmando que ella era la única en quien podía confiar. Cuando Turmond fue estrangulada con la Fuerza y varios soldados clon fueron asesinados mediante el uso de sables de luz, el Almirante Wilhuff Tarkin de la República Galáctica acusó a Ahsoka de ello, afirmando que ella era la responsable del ataque contra el Templo Jedi. Ahsoka escapó de su cautiverio en prisión, desesperada por demostrar su inocencia, y Tarkin ordenó su captura. Ésto resultó en una caza liderada por Anakin Skywalker y el capitán clon Rex, durante la cual Ahsoka perdió uno de sus sables de luz y escapó.

Después de que Ahsoka hubiera huido de su maestro hacia los bajos fondos, Yoda ordenó a Skywalker y Plo Koon seguir su rastro y devolverla al Templo Jedi. Ahsoka fue rápidamente capturada por Asajj Ventress, ahora una cazarrecompensas tras haber sido traicionada por el Conde Dooku, quien accedió a ayudar a la Padawan a cambio de un indulto total de sus crímenes como Sith. Ahsoka contactó con Barriss Offee en el Templo Jedi, quien llevó a Ahsoka hasta una trampa informando de que podría encontrar pruebas de su inocencia en un almacén del Nivel 1315. Allí, Offee atacó a Ventress, robando sus sables de luz y su máscara. Barriss atacó a Ahsoka, derribándola contra unas cajas de explosivos nanodroides, los cuales habían sido usados en el ataque al Templo Jedi, de modo que la togruta quedó incriminada.

Epguide520

Ahsoka declara delante de Yoda.

Ahsoka fue eventualmente llevada de vuelta al Templo Jedi, donde Yoda aceptó de mala gana expulsarla de la Orden Jedi para que pudiera ser juzgada por un tribunal militar de la República ante el Senado Galáctico. Yoda, Obi-Wan Kenobi, Plo Koon y otros miembros del Consejo Jedi estuvieron presentes en el juicio, donde Skywalker irrumpió presentando a Barriss Offee ante el Canciller Supremo Sheev Palpatine. Barriss confesó ser responsable de los ataques y de haber culpado a Ahsoka de ellos. A la luz de esa revelación, Yoda y el resto de miembros del Consejo Jedi invitaron a Ahsoka personalmente a unirse de nuevo a la Orden Jedi, pero ella rechazó el ofrecimiento y se marchó. Yoda se arrepentiría de la decisión tomada por el Consejo Jedi y empezó a cuestionarse la doctrina de la guerra.

Descubriendo la verdad

Antes del inicio de las Guerras Clon, Sheev Palpatine y su aprendiz, el Conde Dooku, crearon el secreto un Ejército Clon con la ayuda de un ingenuo Maestro Jedi Sifo-Dyas, quien había tenido visiones de un futuro conflicto. Cuando esto estuvo hecho, se aseguraron de que se implantaba un chip inhibidor orgánico en el cerebro de todos los soldados clon, el cual aseguraría obediencia ciega de los clones ante cualquier orden de Palpatine, en este caso ejecutar a los Jedi. Con una simple orden, los clones entrarían en un estado de trance y llevarían a cabo cualquier orden recibida.

Yoda Speaking To The Council

Yoda habla ante el Consejo Jedi acerca de Tup.

Durante la Batalla de Ringo Vinda, el soldado clon Tup asesinó a la Maestra Jedi Tiplar cuando su chip inhibidor se activó prematuramente. Entonces, Darth Sidious ordenó a Dooku secuestrar a Tup para evitar que los Jedi descubrieran la verdad. Sin embargo, Tup fue eventualmente trasladado a Kamino después de que el Caballero Jedi Anakin Skywalker, el capitán clon Rex y el CAR Cincos consiguieran rescatarlo de a bordo de un transporte separatista.

Tras escoltar a Tup hasta Kamino, Cincos y Rex fueron recibidos por la Maestra Jedi Shaak Ti, así como la principal ingeniera de los clones, la científica kaminoana Nala Se. Rex regresó a Ringo Vinda mientras Cincos permanecía en Kamino para examinarse en caso de que sufriera una situación similar a la de Tup. Acto seguido, desacuerdos sobre las pruebas a llevar a cabo condujeron a un debate. Mientras que Shaak Ti proponía un escaneo cerebral, Nala Se sugirió ejecutar al clon y llevar a cabo una autopsia para aislar el caso. Shaak Ti contactó con el Templo Jedi, donde Yoda, junto a Obi-Wan Kenobi, ordenó el transporte de Tup al Templo Jedi para ser examinado mediante la Fuerza.

Lo que los Jedi no sabían era que los kaminoanos conocían la existencia de los chips inhibidores y estaban trabajando para el Conde Dooku, quien usaba su nombre Sith, Tyrannus, para prevenir que los Jedi le identificaran. Dooku ordenó que Tup fuese ejecutado y que el chip fuese enviado a él para ser examinado.

Enfadado con Nala Se y Shaak Ti por su trato con Tup, Cincos escapó del centro médico y siguió su propio plan. Cincos fingió haber abandonado el planeta, pero se quedó en él e intentó salvar a Tup y descubrir la verdad. Él y el droide médico AZI-3 fueron capaces de realizar un escaneo cerebral en Tup, con el que supieron la existencia de los chips inhibidores. A continuación, extrajeron los chips inhibidores de la cabeza de Tup y Cincos. Por desgracia, un ya debilitado Tup murió poco después de la operación, susurrando sus últimas palabras a Cincos.

EpGuide604

Yoda y los Jedi son informados del intento de asesinato del Canciller Palpatine por parte de Cincos.

Cincos acusó a Nala Se de lo que le había ocurrido a Tup. Sospechando de la traición de los kaminoanos, y con el apoyo de Shaak Ti, Cincos insistió en mostrar sus pruebas y los chips inhibidores al Canciller Supremo Palpatine directamente. Cincos fue eventualmente trasladado a Coruscant, a petición de Shaak Ti, donde fue llevado ante el Canciller. Mientras la nave aterrizaba en el planeta, Nala Se drogó a Cincos provocando que actuase de forma extraña.

Al intentar Cincos asesinar a Palpatine, Yoda fue uno de los miembros del Consejo Jedi que ordenaron a Anakin Skywalker investigar. Al final, Cincos fue asesinado, y Yoda fue en última instancia informado de que los médicos habían descubierto otra causa de la conducta de Cincos y Tup, un virus, por lo que habían preparado una vacuna por si surgía otro caso similar.

El misterio de Sifo-Dyas

Yoda: «Conocemos ahora que instrucciones para la creación de los clones desde el principio, Dooku proporcionó. Hm, nuestro enemigo creó un ejército para nosotros.»
Mace Windu: «Si esto se supiera, el apoyo público al esfuerzo de guerra, los Jedi, y la República se desvanecería. Eso sería el caos en masa. »
Yoda: «Ocultar este descubrimiento debemos. Nadie, incluido el Canciller, debe saberlo. Valientes hombres los clones han demostrado ser. Mi vida y la tuya salvado han en numerosas ocasiones. Creer en ellos debemos. Ganar la guerra rápidamente debemos, antes de que los planes de nuestro enemigo se completen, cuales quiera que sean.»
— Yoda y Mace Windu[fte.]
Valorum Yoda The Lost One

Yoda se reúne con el antiguo Canciller Finis Valorum en Coruscant.

Tiempo después, los Jedi recibieron una señal de socorro procedente de una luna cercana a Oba Diah, de modo que enviaron al Maestro Jedi Plo Koon y al comandante clon Wolffe a investigar. Ambos encontraron los restos de una nave con el sable de luz del Maestro Jedi Sifo-Dyas en su interior, quien había muerto en el 32 ABY mientras lidiaba con un conflicto en Felucia. Al revisar los archivos del Templo Jedi, Jocasta Nu y los otros Jedi encontraron información que había sido clasificada por orden del Canciller Supremo. Mientras Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi eran enviados a Felucia, Yoda se dirigió a hablar con el Canciller Sheev Palpatine, sin saber que él era el Lord Sith que había orquestado la muerte de Sifo-Dyas y la creación del Ejército Clon. Palpatine recomendó a Yoda que visitara al antiguo Canciller Finis Valorum, puesto que los acontecimientos sobre Sifo-Dyas ocurrieron durante su mandato. Entonces, Palpatine contactó con el Conde Dooku ordenándole destruir las últimas piezas del puzzle antes de que los Jedi pudieran resolver el misterio.

Anakin y Obi-Wan trataron de comunicarse con las tribus nativas de Felucia, pero no consiguieron entenderles. Sin embargo, averiguaron que en el pasado Sifo-Dyas había acudido a ellas junto a un supuesto segundo Jedi.

Valorum dijo a Yoda que había enviado a Sifo-Dyas a negociar con el Sindicato Pyke para detener el tráfico de drogas creciente en los bajos fondos de Coruscant. Valorum también reveló que había mantenido todo ello en secreto, temiendo a sus oponentes de la burocracia. Las conversaciones fueron pospuestas cuando el Consejo Jedi envió a Sifo-Dyas a intervenir en Felucia. Valorum no consiguió identificar al segundo Jedi, pero afirmó que su asistente, Silman, se encontraba con Sifo-Dyas cuando murió.

Eventualmente, Yoda envió a Anakin y Obi-Wan a Oba Diah, donde averiguaron que los pyke habían recibido dinero por derribar la nave que transportaba a Sifo-Dyas, pero habían mantenido a Silman cautivo como salvaguarda. También descubrieron que Dooku era en realidad el individuo conocido como Tyrannus, lo que les llevó a deducir que Dooku se había hecho pasar por Sifo-Dyas para impulsar la creación del Ejército Clon, impulsando así las Guerras Clon. Yoda, sin saber cómo detener el complot, sugirió mantener el descubrimiento en secreto, y seguir jugando al juego del misterioso Lord Sith.

Descubriendo la inmortalidad

YodaHearsQui-Gon

Yoda escucha la voz de Qui-Gon Jinn.

Mientras meditaba hacia el final de las Guerras Clon, Yoda escuchó la voz de Qui-Gon Jinn, quien demostró su presencia haciendo levitar a Yoda. El encuentro dejó a Yoda distraído durante la siguiente reunión del Consejo Jedi que tuvo lugar, lo que hizo preguntarse a los presentes si el estrés de la guerra había hecho finalmente mella en él. Mientras se encontraba en los jardines del Templo Jedi, Yoda llamó a Anakin Skywalker, y le hizo preguntas acerca de su encuentro con el espíritu de Qui-Gon Jinn en Mortis, lo cual Anakin consideró una ilusión, destacando que los Jedi creían que nadie podía retener su identidad después de convertirse en uno con la Fuerza. Yoda respondió que ahora se cuestionaba ese dogma.

Más tarde, Yoda confesó lo que había pasado al resto del Consejo Jedi, algo que escucharon con incredulidad. Entonces, aceptaron meditar con Yoda para verificar su experiencia. A pesar de meditar juntos durante un día entero, ninguno de ellos fue capaz de percibir nada. Ki-Adi-Mundi expresó su preocupación por que Yoda se hubiese vuelto susceptible a la manipulación de los Sith, por lo que Yoda se sometió a unos exámenes médicos que revelaron que poseía una buena salud. La médico Jedi Rig Nema sugirió que Yoda se sometiera a un ritual de privación que le permitiría meditar de manera más profunda y encontrar el origen de la voz.

Aceptando, Yoda fue suspendido en un tanque de líquido con una máscara de oxígeno para acercarle lo máximo posible a la muerte sin convertirse en uno con la Fuerza. Mientras estaba inconsciente, la voz de Qui-Gon solicitó a Yoda ir a Dagobah, y que no informara a nadie de ello. Después, Obi-Wan Kenobi abrió el tanque debido a su preocupación por el descenso de las constantes vitales de Yoda.

YodaDagobahLight

Yoda se comunica con Qui-Gon en Dagobah.

Obligado a reposar en cama y bajo vigilancia, Yoda convenció a Anakin para que le ayudara a escapar fingiendo que sólo le acompañaba a dar una vuelta. Conducido hasta el hangar del Templo Jedi, Anakin prestó a Yoda su droide astromecánico, R2-D2, para que le acompañara junto a su caza personal. Yoda y R2-D2 volaron a Dagobah, donde Yoda pidió al droide que permaneciera junto a la nave mientras él buscaba un sitio en el que meditar.

La voz de Qui-Gon le dio la bienvenida, y Yoda preguntó por qué no podía verle. Qui-Gon explicó que no había completado el entrenamiento para poder hacer eso. La Fuerza Viva apareció ante Yoda en forma de luciérnagas, que guiaron a Yoda hasta una cueva fuerte en el lado oscuro, que mostró al Jedi una visión del futuro, en la que un Lord Sith encapuchado masacraba a los Jedi. Qui-Gon informó a un perturbado Yoda de que le ayudaría a tener esperanza en el futuro, y le dirigió al planeta de origen de los midiclorianos.

Al llegar allí, Yoda dio su sable de luz a R2-D2 para que se lo guardara, y avanzó para reunirse con las Sacerdotisas de la Fuerza, quienes aceptaron enseñarle cómo seguir viviendo tras la muerte. Primero, Yoda hizo frente a una manifestación de su propio lado oscuro, dominando su arrogancia. Luego, tuvo una visión de los Jedi masacrados en el Templo Jedi, en la que una aparición de una moribunda Ahsoka Tano le preguntó si se convertiría en uno con la Fuerza a pesar de haber sido expulsada de la Orden Jedi; esta visión era una manifestación de la culpabilidad de Yoda por haberla empujado a abandonar la Orden Jedi. Acto seguido, una aparición de Katooni le invitó a entrar en un tranquilo jardín para escapar de todos esos eventos dolorosos. Al ver a Qui-Gon Jinn, Kenobi, Ahsoka y Dooku juntos, todos ellos vivos y junto a muchos más Jedi, eso hizo reconocer a Yoda la falsedad de su visión, sobreponiéndose a la tentación de apego por aquellos que habían caído.

EpGuide613

Yoda ve al espectro de Darth Bane.

Con instrucciones de completar sus pruebas en el mundo natal de los Sith, Moraband, Yoda y R2-D2 volaron hasta el valle en el que los antiguos Lores Sith habían sido enterrados. Reconociendo el peligro, Yoda instruyó a R2-D2 para que regresara al Templo Jedi a informar al Consejo Jedi de lo que había pasado, en el caso de que no volviera en tres días. Espectros de una serpiente, guerreros Sith muertos vivientes e incluso el propio Darth Bane le hicieron frente, pero Yoda se deshizo de ellos. Mientras entraba en la cámara de ejecución de un templo, las Sacerdotisas de la Fuerza advirtieron a Yoda de que lo que fuera que encontrase allí, estaría fuera de su control.

Sin que Yoda lo supiera, Darth Sidious y Dooku sintieron su presencia en Moraband, y se reunieron en una torre abandonada del sector industrial de Coruscant. Usando la conexión en la Fuerza de Yoda y Dooku, Sidious planeó llegar hasta Yoda para aplastar su espíritu. Apareciendo ante Yoda bajo la forma de Sifo-Dyas, Sidious hizo que Yoda se despertara en un LAAT de la República Galáctica junto a Anakin Skywalker y los miembros de la Legión 501, de camino a eliminar a los Sith en Coruscant. Al llegar, los clones, liderados por el capitán clon Rex se lanzaron contra Dooku, sólo para ser golpeados por rayos de la Fuerza. Skywalker inmediatamente atacó a Dooku mientras Sidious huía. Caminando con tristeza por el lado de los clones caídos, un consternado Yoda atestiguó la decapitación de Dooku por parte de Skywalker. Sin embargo, dejó a Skywalker y persiguió a Sidious.

Encima de una pasarela, Yoda y Sidious se enfrentaron. Skywalker intentó ayudar, pero Sidious lo noqueó. Sintiendo una oportunidad, Sidious dañó la pasarela, obligando a Yoda a dividir su atención entre hacer flotar con la Fuerza a Skywalker para evitar que cayera hacia su muerte y bloquear los rayos de la Fuerza de Sidious. Después de que Sidious lo tentara a sacrificar a Skywalker para centrarse en lidiar con él, Yoda apagó su sable de luz para asegurar la seguridad de Skywalker. Mientras la pasarela colapsaba, Yoda puso a Skywalker en un lugar seguro y agarró a Sidious, arrastrándolo con él hacia el vacío. El incidente demostró el altruismo y la resolución de Yoda a Sidious, quien finalizó con la ilusión al darse cuenta de que necesitaría más que eso para derrotar al Maestro Jedi.

YodavsSidious

Yoda se enfrenta a una ilusión de Darth Sidious.

Yoda despertó, y fue recibido por las Sacerdotisas de la Fuerza, quienes le explicaron que proseguiría con su entrenamiento junto al espíritu de Qui-Gon. Mientras desaparecían en un destello de luz, Yoda tuvo una visión del futuro, incluyendo su propia muerte. Yoda regresó al Templo Jedi, donde Mace Windu y Obi-Wan Kenobi le dieron la bienvenida en los jardines. Yoda afirmó que su viaje había sido irrelevante, pero sintió que le había demostrado que los Jedi se habían equivocado al entrar en la guerra a instancias de la República.

Crisis del cristal en Utapau

Tras la muerte de la Maestra Jedi Tu-Ahn en el planeta Utapau, Yoda y los demás miembros del Consejo Jedi enviaron a Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker a investigar su muerte. Ambos descubrieron que ella había estado investigando los esfuerzos de los separatistas por excavar y obtener un enorme cristal kyber en Utapau. Después de destruir el cristal y evitar su uso por parte de los separatistas para elaborar armas, Yoda estuvo presente en una reunión del Consejo Jedi en la que los dos Jedi informaron de lo ocurrido en Utapau. Durante la reunión, Yoda recordó cómo los antiguos Lores Sith habían construido poderosas armas usando enormes cristales kyber en el pasado como fuente de energía. Por eso, temía que las intenciones de Dooku y su misterioso maestro Darth Sidious pudieran ser similares.

El intento de asesinato de Dooku

Yoda: «Uno, hay, que lo ha intentado y fracasó. Aun así, más cerca que nadie ha estado de asesinar al Conde Dooku.»
Obi-Wan Kenobi: «¡No es posible que te refieras a Ventress!»
— Yoda y Kenobi discutiendo la opción de emparejar a Ventress con Quinlan Vos [fuente]
Tiempo después, Yoda y los demás miembros del Consejo Jedi atestiguaron un devastador ataque del Conde Dooku en Mahranee, el planeta natal de la especie mahran, vía holograma. El Consejo Jedi era reticente a impulsar un intento de asesinato, pero en última instancia concluyó que asesinar a Dooku era necesario para terminar con las Guerras Clon y evitar más muertes. El Consejo Jedi decidió usar al Maestro Jedi Quinlan Vos, quien tenía una experiencia considerable trabajando de incógnito, para asesinar al líder separatista. Cuando Vos sugirió tener un compañero para cumplir la misión, Yoda recomendó a Asajj Ventress, la antigua aprendiz Sith de Dooku y Hermana de la Noche, conociendo el odio que ella sentía por el Conde. Ventress aceptó ayudar a Quinlan Vos en su misión, pero insistió en que primero debía aprender los caminos del lado oscuro.
Dark Disciple Cover Detail

Yoda y el Consejo Jedi aparejan a Quinlan Vos y Asajj Ventress.

A pesar de su preparación, Vos y Ventress fueron superados por Dooku y el General Grievous, quienes tomaron a Vos como cautivo. Entonces, Dooku consiguió hacer caer a Vos en el lado oscuro revelando que Ventress había asesinado a su difunto maestro, Tholme. Después de que Quinlan rechazara el intento de Ventress de rescatarlo, se convirtió en el nuevo aprendiz Sith de Dooku y asumió la identidad del "Almirante Enigma". Ventress informó a Obi-Wan Kenobi de lo ocurrido, quien a su vez comunicó la noticia a Yoda y al resto de miembros del Consejo Jedi. Durante los siguientes meses, el Almirante Enigma cosechó varias victorias para la causa separatista.

Cuando el viejo amigo de Vos, Akar-Deshu, un Jedi mahrano, llevó a Ventress ante el Consejo Jedi a una reunión para discutir el rescate de Vos, Yoda y Obi-Wan intervinieron en favor de Ventress cuando Mace Windu quiso arrestarla. Durante el proceso, Yoda y los Jedi descubrieron que Ventress había instruido a Vos en el lado oscuro para derrotar a Dooku. Aunque Windu sospechaba de Ventress, Yoda y Kenobi estaban realmente convencidos de que ella se preocupaba de manera genuina por Vos y de que Ventress había renunciado a los caminos de los Sith en favor del bien. Tras enviar a Ventress junto a Desh y Anakin Skywalker al exterior, Yoda y el Consejo Jedi debatieron si incluir o no a Ventress en la misión de rescate. Cuando el Maestro Kenobi se ofreció a liderar la misión de rescate de Vos, Yoda aceptó el ofrecimiento y afirmó que Ventress sería clave para la misión de rescate. Por eso, Yoda recomendó a Obi-Wan que llevara consigo a Ventress y a Skywalker.

Después de ser informados por el Almirante Wullf Yularen de que el Conde Dooku y el "Almirante Enigma" planeaban atacar Taris, el Consejo Jedi decidió actuar rápido para rescatar a Quinlan. Al final, el Consejo Jedi decidió ofrecer a Ventress un indulto total por sus crímenes a cambio de rescatar a Vos. La misión de rescate fue un éxito y los Jedi recuperaron a Vos con vida. Como recompensa por sus servicios, Ventress fue formalmente indultada. Sin que lo supieran Yoda y los demás, Quinlan se había convertido en un agente doble separatista para ganarse la confianza de Dooku y averiguar la identidad de Darth Sidious, con la intención de destruir a los Sith de una vez por todas.

Usando su posición en la Orden Jedi, Vos filtró información sobre los Jedi y las operaciones militares de la República Galáctica al Conde Dooku; permitiendo a los separatistas frustrar su operaciones. Después de que varios miembros del Consejo Jedi expresaran sus sospechas acerca de las verdaderas lealtades de Vos, Yoda se reunió con él personalmente y consiguió deducir que Quinlan había caído en el lado oscuro. Para probar la lealtad de Vos, el Consejo Jedi lo envió a asesinar de nuevo a Dooku, pero en secreto ordenó a Kenobi y Skywalker que siguieran sus pasos.

Vos consiguió derrotar a Dooku en un combate con sables de luz, pero no le asesinó. Cuando Vos exigió a Dooku que le llevase ante Darth Sidious, Kenobi y Skywalker se revelaron a sí mismos y arrestaron a ambos. Al saber del arresto de Vos y Dooku, Yoda ordenó a Kenobi que los custodiara hasta el Templo Jedi donde serían interrogados y ejecutados por sus crímenes. Sin embargo, Vos y Dooku escaparon con la ayuda involuntaria de Ventress, lo que desencadenó la Segunda Batalla de Christophsis. Finalmente, Ventress ayudó a Vos a regresar al lado luminoso, pero fue asesinada por Dooku. Entonces, Obi-Wan y Anakin recapturaron a Vos y lo llevaron de vuelta a Coruscant.

Después de que Vos confesara todos sus crímenes y explicara sus motivaciones de destruir a los Sith, Yoda y los otros miembros del Consejo Jedi aceptaron el arrepentimiento sincero de Quinlan y lo indultaron. Kenobi, quien creía que la orden de asesinar a Dooku había sido moralmente equivocada y la responsable de la caída de Vos en el lado oscuro, asumió la responsabilidad de tutelar a Quinlan durante su rehabilitación. Fue en ese tiempo que Obi-Wan acompañó a Vos a Dathomir para el funeral de Ventress.

Desconfianza del Canciller y la Batalla de Kashyyyk

Mace Windu: «Percibo un complot para destruir a los Jedi. El lado oscuro de la Fuerza envuelve al Canciller. [...] El Consejo Jedi debería tomar el control del Senado en aras de una transición pacífica.»
Yoda: «A un terreno peligroso este pensamiento nos lleva. Mucho cuidado debemos tener.»
— Mace Windu y Yoda [fuente]
Council RotS

Yoda en el Consejo Jedi cerca del fin de las Guerras Clon.

En el 19 ABY, tres años después de la Batalla de Geonosis, la República Galáctica se estaba desmoronando ante los ataques de la Confederación de Sistemas Independientes. A lo largo del curso de las Guerras Clon, Sheev Palpatine había conseguido incrementar notablemente su autoridad sobre el Senado Galáctico, comandando gran parte de tanto el esfuerzo de guerra como la República. El Consejo Jedi, aunque reticente a oponerse públicamente al extremadamente popular Canciller Supremo, incrementó su preocupación por la continua centralización del poder sobre la figura de Palpatine.

Después de que los separatistas atacasen al planeta capital de la República, Coruscant, en un ataque liderado por el General Grievous, y tras la muerte del Conde Dooku, Anakin Skywalker acudió ante Yoda en busca de consejo. Skywalker había estado sufriendo visiones aterradoras de la muerte de un ser querido, aunque no reveló que se trataba de su mujer secreta, la senadora Padmé Amidala. Yoda advirtió a Skywalker para que fuera cauteloso con sus visiones y sus sentimientos, puesto que el miedo era un camino que conducía al lado oscuro, y le aconsejó que se entrenara para dejar marchar a aquellos quienes temía perder. Skywalker, no obstante, no quedó satisfecho con la respuesta, puesto que no podía soportar la idea de perder a alguien a quien quería.

Poco después, Palpatine, esperando incrementar su influencia sobre el Consejo Jedi y ganarse todavía más el favor de Anakin Skywalker, nombró al joven Jedi su representante personal en el Consejo Jedi. El Consejo Jedi, sin muchas opciones, aceptó de mala gana la interferencia de Palpatine, pero rechazó otorgar a Skywalker el rango de Maestro Jedi, enfureciéndolo. Además, el Consejo Jedi encomendó a Skywalker de manera extra-oficial la tarea de espiar a Palpatine, un cometido por el cual Anakin no se sentía entusiasmado, porque consideraba a Palpatine como un mentor y un amigo.

Overlooking the Chaos

Yoda supervisa la Batalla de Kashyyyk.

Tras el nombramiento de Skywalker, el Consejo Jedi decidió actuar ante la inminente invasión separatista sobre Kashyyyk. Yoda escogió supervisar personalmente la defensa del planeta, puesto que los wookiees le tenían en gran estima. Después de la batalla, Yoda participó en una sesión holográfica del Consejo Jedi, donde supo gracias a Skywalker que la Inteligencia de la República había localizado al fugitivo General Grievous en el Sistema Utapau. Cuando Skywalker se ofreció a liderar la campaña, con la previa aprobación de Palpatine, Yoda y Mace Windu se mostraron en desacuerdo, y Yoda propuso a Obi-Wan Kenobi en el lugar de Anakin. Estando de acuerdo con Yoda, Ki-Adi-Mundi secundó la propuesta y la decisión quedó tomada.

Mientras Yoda se encontraba en Kashyyyk, y tras la muerte del Grievous a manos de Obi-Wan, el Canciller Supremo Palpatine reveló su verdadera identidad como el Lord Sith Darth Sidious, hizo caer a Anakin Skywalker en el lado oscuro de la Fuerza, y asesinó a un grupo de miembros del Consejo Jedi que habían acudido a arrestarlo, formado por Mace Windu, Kit Fisto, Saesee Tiin y Agen Kolar.

Orden 66

Obi-Wan Kenobi: «¿Cuántos otros Jedi han sobrevivido?»
Yoda: «De ningún otro hemos sabido. »
— Obi-Wan Kenobi y Yoda, tras la Orden 66 [fuente]
Bautizando a su nuevo aprendiz como Darth Vader, Palpatine le envió junto a la Legión 501 a atacar el Templo Jedi y masacrar a todos los que se encontraran en su interior. Mientras tanto, Sidious comenzó a ordenar la ejecución de la Orden 66 a los soldados clon, una orden de contingencia que dictaba la eliminación de sus Generales Jedi.
TheDeathofCommanderGree

Yoda sobrevive a la Orden 66.

Mientras todo el Ejército Clon se volvía en contra de sus líderes por toda la galaxia, Yoda percibió la muerte de numerosos Jedi y cayó sobre sus rodillas. El comandante clon Gree y otro soldado clon, recibieron la Orden 66 unos momentos después y se prepararon para disparar a Yoda. Sin embargo, Yoda percibió sus intenciones y los decapitó a ambos con su sable de luz. Entonces procedió a escapar con la ayuda de los wookiees Chewbacca y Tarfful, reuniéndose con el senador Bail Organa de Alderaan y Obi-Wan Kenobi, quien había evitado morir en Utapau.

Los dos Jedi discutieron la situación, durante lo que Organa y Yoda informaron a Kenobi de que el Templo Jedi estaba emitiendo un mensaje de retirada, ordenando a todos los Jedi supervivientes regresar a Coruscant. Yoda y Obi-Wan decidieron volver al Templo Jedi y reconfigurar la baliza para advertir a cualquier superviviente de que pasara a la clandestinidad, y para ello Bail Organa los llevó a Coruscant. Los dos Jedi se abrieron paso luchando y atestiguaron los efectos del ataque de Vader y la Legión 501, incluyendo heridas mortales hechas por sables de luz. Por su parte, Palpatine transformó la República Galáctica en el Imperio Galáctico consigo mismo como Emperador.

La Era del Imperio

Duelo en el Senado

Darth Sidious: «Llevo esperando este momento muchísimo tiempo, mi pequeño amigo verde... por fin, los Jedi se han extinguido.»
Yoda: «¡No si algo que decir, yo tengo! [...] A un final vuestro reinado llega, y no lo bastante corto ha sido.»
— Sidious y Yoda [fuente]
Habiendo recalibrado la señal, Obi-Wan Kenobi quiso saber la identidad del responsable de la masacre. Yoda, sabiendo que la caída de Anakin Skywalker al lado oscuro causaría dolor a Obi-Wan, le pidió precaución antes de que accediera a las grabaciones de seguridad. Así, los dos descubrieron la identidad Sith de Sheev Palpatine y la transformación de la República Galáctica en el Imperio Galáctico. Aceptando que los dos Sith debían ser destruidos, Yoda se dirigió al Senado Galáctico para enfrentarse a Palpatine, mientras que un profundamente reticente Kenobi partió al planeta volcánico Mustafar para hacer frente a su antiguo aprendiz.
Clash of Titans

Yoda se enfrenta a Darth Sidious en el Senado Galáctico.

Al llegar al Senado, Yoda confrontó a Palpatine, quien sorprendió al Jedi golpeándolo con una ráfaga de rayos de la Fuerza. Mientras el Sith se jactaba de la erradicación de la Orden Jedi por su mano, Yoda consiguió recuperarse y tiró a su rival contra una pared. Palpatine intentó escapar, pero el Gran Maestro Jedi bloqueó la salida. Entonces, ambos encendieron sus sables de luz y se enzarzaron en un fiero duelo que pronto continuó en la cámara principal del Edificio del Senado. Yoda consiguió superar a Sidious en el combate con sables de luz, por lo que el Lord Sith comenzó a atacar con la Fuerza a Yoda. Tras repeler los múltiples ataques de Sidious, que le lanzó varias bainas del senado, Yoda perdió su sable de luz por causa de los rayos de la Fuerza de Sidious, por lo que tuvo que usar la Fuerza para absorber los ataques. Yoda fue capaz de desviar uno de los rayos de Sidious contra él, pero cayó desde lo alto de la sala. Dándose cuenta de que no podría derrotar a Sidious, Yoda decidió escapar. Avanzó por los túneles de mantenimiento del edificio y llegó hasta el vehículo del senador Bail Organa, considerando el duelo un fracaso personal y expresando su intención de pasar al exilio.

Exilio

«Al exilio me veo obligado. Fracasado he.»
―Yoda a Bail Organa[fuente]
Tras ser rescatado por Bail Organa, los dos se dirigieron al asteroide Polis Massa, donde Yoda habló con el espíritu de Qui-Gon Jinn, quien le ofreció entrenamiento en técnicas que podrían ayudarle a conservar su identidad tras su muerte. Obi-Wan Kenobi, habiendo derrotado pero no asesinado a Darth Vader en Mustafar, llegó poco después, llevando consigo a la moribunda senadora Padmé Amidala. Ella dio a luz a unos gemelos cuyo padre era Anakin Skywalker, y los llamó Luke y Leia antes de morir.

Sintiendo el poder de los niños en la Fuerza, Yoda, Kenobi y Organa decidieron mantenerlos ocultos para evitar su detección por parte del Imperio Galáctico; Luke Skywalker sería entregado a la familia Lars en Tatooine, donde Kenobi lo vigilaría, mientras que Organa adoptaría a su hermana, Leia. Cuando el trío se preparaba para separarse, Yoda pidió a Obi-Wan un momento de su tiempo. Yoda le reveló que debía entrenar durante su tiempo en soledad en Tatooine, y que Qui-Gon Jinn había seguido el camino de la inmortalidad, habiendo regresado del Más Allá de la Fuerza. Yoda decidió que enseñaría a Kenobi a cómo comunicarse con Jinn.

YodaLandsonDagobah

Yoda aterriza en Dagobah, su hogar durante el resto de su vida.

Usando una nave salvavidas, Yoda regresó a Dagobah y emprendió su propio exilio. La nave sirvió como el refugio inicial de Yoda, pero al cabo de un año comenzó a degradarse debido al ambiente pantanoso del planeta. Como el primer refugio estaba siendo lentamente consumido por los pantanos, Yoda construyó un nuevo hogar él mismo. Allí se asentó esperando a que los gemelos crecieran, y prosiguió con sus estudios de la Fuerza.

Ayudando a los Espectros

En el 4 ABY, cuando el antiguo Padawan de Depa Billaba, Kanan Jarrus, y su aprendiz Ezra Bridger entraron en el Templo Jedi de Lothal, Yoda fue capaz de contactar con ellos usando la Fuerza desde Dagobah, con la intención de ayudar a ambos.

Mientras Kanan esperaba a que Ezra volviera de una incursión en el templo, Yoda logró ponerse en contacto con él. Kanan reaccionó con gran sorpresa, llegando a creer que estaba sufriendo algún tipo de alucinación. Yoda, le hizo ver que no era una alucinación, y que era capaz de contactar con él por el hecho de que se encontraba en un templo jedi, que como tal, tenía muy presente en él la Fuerza. Luego, Yoda afirmó que veía a Kanan diferente, a lo que Jarrus contestó que había tomado un aprendiz.

A continuación, Yoda indicó a Jarrus que debía ser honesto con su decisión. Kanan contestó que tenía dudas acerca de su capacidad para entrenar a Ezra. Yoda contestó que eran tiempos difíciles tanto para Kanan como para su aprendiz, y Jarrus añadió que además, notaba que los poderes de Ezra crecían más rápido de lo que él podía enseñarle. Entonces, Yoda preguntó si lo notaba, o si lo sentía. Kanan concluyó ante Yoda que él había pasado mucho tiempo alejado del camino jedi, pero que no iba a permitir que ocurriera lo mismo con Ezra.

Kanan Yoda

Kanan se sorprende al oír la voz de Yoda.

Luego, Yoda se puso en contacto con Ezra. Yoda dijo a Ezra que se había enfrentado a numerosos miedos a pesar de su edad, y como respuesta, Ezra preguntó a Yoda quién era. Yoda, respondió que sólo era un guía. Cuando Ezra preguntó a dónde debía ir, Yoda respondió que esa no era la pregunta correcta. Ezra rectificó, y preguntó qué debía hacer en el templo jedi, ya que Kanan no se lo había dicho.

Yoda contestó que eso era una mejor pregunta, y preguntó a Ezra si su maestro estaba en la obligación de contarle absolutamente todo. Ezra respondió que no, y fue aconsejado por Yoda de que usara su instinto para guiarse.

Ezra usó la Fuerza para guiarse a través del templo hasta llegar a una cámara, donde Yoda le preguntó por qué quería convertirse en Jedi. Ezra respondió que Kanan creía que tenía potencial para convertirse en Jedi. Yoda, concretó su pregunta preguntándole qué creía él exactamente. Ezra en un principio contestó que quería lograr el poder suficiente para vengarse del Imperio Galáctico. Yoda preguntó a Ezra si eso era lo que le había enseñado su maestro.

Bridger, respondió que Kanan y el resto de rebeldes le habían enseñado a preocuparse por los demás, que con su ayuda, se sentían vivos. Entonces aclaró que quería ser un Jedi para ayudar a los demás. Entonces, Yoda dijo a Ezra que un Jedi podía ser, si seguía el camino correcto. Después, Ezra recibió un cristal kyber.

Aconsejando a Jedi

Ezra Bridger: «Maestro Yoda, eres poderoso. Debes saber alguna forma de destruir a Vader y a sus inquisidores.»
Yoda : «Padawan, miles de Jedi una vez hubo. Entonces vino la guerra. En nuestra arrogancia, nos unimos rápidamente al conflicto. Miedo, ira, odio. Consumidos por el lado oscuro, los Jedi estaban.»
Ezra Bridger: «¿Estuvo mal que los Jedi lucharan? ¿Está mal que yo proteja a mis amigos?»
Yoda: «¿Mal? Hmm. Durante largo tiempo, luchado he. Consumido por el miedo estaba, aunque verlo no podía. »
Ezra Bridger: «¿Tenías miedo?»
Yoda: «Sí, miedo. Hmm, ¿sorprendido estás? Un reto de por vida es, no ceder al miedo y a la ira.»
―Ezra Bridger consulta a Yoda a través de la Fuerza [fuente]
YodaAhsoka

Yoda saluda a Ahsoka apareciéndose ante ella desde Dagobah.

En el 3 ABY, Kanan Jarrus y Ezra Bridger regresaron al Templo Jedi de Lothal junto a Ahsoka Tano para descubrir una forma de derrotar a la Inquisición. Yoda creó una ilusión de un Guardia del Templo Jedi para Kanan, incluyendo la identidad del Gran Inquisidor antes de la Purga Jedi. El Inquisidor obligó a Kanan a reconocer sus miedos y lo nombró Caballero Jedi, afirmando que ahora era un verdadero Jedi. Mientras tanto, Bridger habló con Yoda en busca de ayuda: a pesar de su inclinación por el pacifismo, el Gran Maestro Jedi en última instancia le encomendó dirigirse a Malachor. Cuando los inquisidores conocidos como la Séptima Hermana y el Quinto Hermano llegaron, Yoda usó la ilusión de los Guardias del Templo para distraerlos mientras los Jedi escapaban. Mientras se iba, Ahsoka se giró y vio a Yoda, quien le sonrió y le saludó con la mano. Ella a su vez, le devolvió la sonrisa.

Guerra Civil Galáctica

Tomando un nuevo aprendiz

«Hazlo o no lo hagas. Pero no lo intentes.»
―Yoda a Luke Skywalker[fuente]
Yodalukedagobah

Yoda entrena a Luke Skywalker en Dagobah.

En el 3 DBY, Luke Skywalker, bajo la guía del espíritu de la Fuerza de Obi-Wan Kenobi, quien había servido como su mentor, visitó a Yoda en su exilio en Dagobah para recibir entrenamiento como Jedi. Para poner a prueba a Skywalker, Yoda no reveló su verdadera identidad y en lugar de eso, prometió llevarle hasta Yoda; la consiguiente frustración de Skywalker y su edad hicieron dudar a Yoda de si era una buena idea entrenar al chico, pero el espíritu de Obi-Wan le convenció para que entrenara a Luke. Entonces, Yoda procedió a adiestrar a Skywalker con una serie de ejercicios, incluyendo la manipulación con la Fuerza de los objetos circundantes. Como parte de su entrenamiento, también envió a Luke a una cueva cercana, que era poderosa en el lado oscuro de la Fuerza, para demostrarle los peligros de caer en el lado oscuro. Durante su aprendizaje con Yoda, Skywalker percibió que sus amigos estaban en peligro en Ciudad Nube, en el planeta Bespin, y se dirigió hacia allí para enfrentarse a Darth Vader a pesar de que Yoda y Obi-Wan le aconsejaron lo contrario. Aunque Kenobi estaba preocupado por la precipitada salida de Skywalker, Yoda le recordó que todavía existía otro vástago de Anakin SkywalkerLeia Organa.

Muerte

«Luke... cuando ido me haya, el último de los Jedi, tú serás. Luke... la Fuerza es poderosa en tu familia. Transmite lo que has aprendido. Luke... Hay... otro... Sk... Sky... ...walker...»
―Las últimas palabras de Yoda, a Luke Skywalker[fuente]
Yoda's death

Yoda se convierte en uno con la Fuerza.

Un año después de haberse enfrentado a Darth Vader en Ciudad Nube, en el 4 DBY, Luke Skywalker regresó a Dagobah. Yoda, enfermo y muy cercano a la muerte, confirmó lo que Vader había revelado al joven Jedi en Bespin: que el Lord Sith era en realidad Anakin Skywalker, su padre. También le advirtió de que con su entrenamiento completado, su tarea final sería enfrentarse a Vader de nuevo y derrotarle, y aconsejó a Skywalker que no subestimara los poderes de la Fuerza del Emperador Galáctico Sheev Palpatine. Finalmente, también consiguió informarle de la existencia de otro miembro de la familia Skywalker, momento tras el cual Yoda murió, y su cuerpo desapareció en cuanto se convirtió en uno con la Fuerza.

Legado

«Yoda siempre estará contigo.»
―El espíritu de Obi-Wan Kenobi a Luke Skywalker, poco después de la muerte de Yoda[fuente]
JediGhosts-ROTJ

Anakin Skywalker, Yoda y Obi-Wan Kenobi como espíritus de la Fuerza en Endor

Con su muerte, el cuerpo de Yoda desapareció y logró retener su conciencia convirtiéndose en un espíritu de la Fuerza[11] gracias a las técnicas que le transmitió el espíritu de Qui-Gon Jinn.[2] Luke Skywalker usó el entrenamiento que recibió para enfrentarse al Emperador Palpatine y Darth Vader a bordo de la Estrella de la Muerte II sobre la luna boscosa de Endor como parte de un ataque masivo a la estación por parte de la Alianza Rebelde, derrotando a Vader y devolviéndolo al lado luminoso de la Fuerza, resultando en la muerte de Palpatine a manos del redimido Anakin Skywalker. Después de su redención, Anakin Skywalker moriría. Mientras los rebeldes y Luke Skywalker celebraban en la superficie de la luna la destrucción de la Estrella de la Muerte y las muertes de Palpatine y Vader, los espíritus de Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Yoda se le aparecieron brevemente a Luke Skywalker.[11]

30 años después, Rey escuchó la voz de Yoda describiendo la Fuerza durante una visión que presenció al tocar el sable de luz que anteriormente pertenecía a Luke Skywalker, y a su padre antes que él.[12]

Missed you have I

Yoda aparece antes Luke en Ahch-To

Algún tiempo después, luego de que Rey visitara a Luke en una isla ermitaña de Ahch-To, un Skywalker desilusionado y auto-despreciado intentó incendiar los pocos artefactos y escritos Jedi que quedaban con la esperanza de que libraría a la galaxia de los Jedi una vez por todas, quienes, a través de él, habían fallado. Luke se sorprendió por la repentina aparición de Yoda como un espíritu de la Fuerza, a quien no sólo no parecía molestarle que los antiguos textos estuvieran ardiendo, si no que fue él quien realmente inició el fuego mediante un rayo que hizo caer sobre el árbol. En realidad, sin el conocimiento de Luke, Rey había tomado los textos Jedi antes de abandonar Ahch-To. Durante su encuentro, Yoda señaló que los errores y el fracaso eran lecciones importantes, si no la lección más importante, para un Maestro Jedi. Al final, Yoda ayudó a Skywalker a aceptar el fallido entrenamiento de Ben Solo y a darse cuenta de que Rey ya era una poderosa usuaria de la Fuerza por derecho propio, que no necesitaba su ayuda. En realidad, era Luke quien necesitaba que se perdonara a sí mismo.

Esta última y sincera reunión entre los dos amigos llevó a Luke a cambiar de opinión y salvar a la Resistencia de una destrucción segura durante la Batalla de Crait.[13]

Personalidad y rasgos

Poderes y habilidades

Detrás de escenas

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.