Wikia

Star Wars Wiki

Virus Krytos

23.686páginas en
la wikia
Discusión0
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.
Falso amigo.jpg

Veo que te estás convirtiendo en el más grande de todos los Jedi.

Este artículo sólo requiere eliminar enlaces en rojo para ser Destacado.

Mira las mejoras a realizar en discusión del artículo. Una vez acabadas las mejoras puede quitarse este aviso.

«Célula a célula la criatura va muriendo, y el proceso se incrementa hasta que alcanzas la etapa terminal. Para entonces el dolor es increíble.»
―Evir Derricote[fuente]

El vírus Krytos fue una arma biológica manipulada genéticamente que diseñó el Imperio Galáctico en 7 DBY y que causó la muerte de millones de alienígenas. Una vez que infectaba al huésped, el virus destruía el cuerpo del infectado célula a célula hasta que la carne se deshacía por completo, provocando una muerte agonizante. Altamente contagioso, el virus Krytos fue diseñado para atacar individuos no humanos y para ser tratado con grandes cantidades de bacta. El virus se transmitía por contacto físico o por el suministro de agua, pero no se podía transmitir por el aíre.

El virus Krytos fue creado por el general Evir Derricote por orden de la Directora de Inteligencia Imperial Ysanne Isard, quien liberó la plaga sobre Coruscant justo antes de que el mundo capital fuese tomado por la Nueva República en 7 DBY. Isard esperaba que el virus provocase resentimiento entre los humanos y las otras especies de la población, para provocar en última instancia el hundimiento de la Nueva República, la cual estaría al borde de la bancarrota debido a los gastos para adquirir el bacta para curar la enfermedad. El virus Krytos mató a millones de alienígenas, provocando teorías conspiratorias entre la población no humana y acciones políticas en el seno del Consejo Provisional de la Nueva República.

La pandemia se erradicó finalmente gracias a los vratix, una especie insectoide de Thyferra que combinó bacta y ryll kor para producir rylca, la medicina más efectiva contra la enfermedad. Aunque la epidemia del virus fue breve, contribuyó como detonante de la Guerra del Bacta, un conflicto que echó más leña al fuego de la problemática del anti-humanismo entre las facciones alienígenas más radicales de la Galaxia. Nolaa Tarkona se solía referir al virus Krytos como propaganda para reclutar seguidores de su Alianza de la Diversidad anti humana que, inspirándose en el ejemplo del virus, buscó en un intento fallido para exterminar la especie humana, la plaga del Emperador, un virus específico para humanos que también creó Evir Derricote.

Biología

Síntomas

«Allí hay un gamorreano que ha quedado convertido en una masa gelatinosa. Lo mató esa enfermedad, pero lo hizo de tal manera que no lo dejó morir hasta hacerle sentir cada golpe de dolor posible.»
―Gavin Darklighter[fuente]

Tras doce días de incubación, el virus Krytos iniciaba un proceso de debilitación de una semana en la que se replicaba en el organismo huésped. Las células se atestaban de copias del virus y al final terminaban reventándola para ir a por la siguiente. El sistema circulatorio hacia llegar el virus a cada célula del cuerpo. Sin embargo, no destruía los receptores del dolor, siendo una enfermedad especialmente dolorosa para la víctima, sobre todo en la etapa terminal.[1] A medida que los síntomas del virus se desarrollaban, se producía una exhalación cada vez más fétida.[2]

El proceso de debilitación se desarrollaba en siete etapas, una por cada día de la enfermedad. El sujeto comenzaba a sentirse ligeramente enfermo, no muy distinto a un resfriado común, pero mostrándose y sintiéndose relativamente normal. Durante la segunda fase, aparecía un aletargamiento plácido y con fatiga, con ojos vidriosos fijos en un determinado punto. En la tercera, la piel mostraba signos de manchas y carne reblandecida y suelta. En la cuarta etapa, se empezaban a ver forúnculos negros por toda la piel del enfermo, incluyendo la lengua y los pies, con una apariencia que recordaba a una tela de araña con líneas que conectaban un forúnculo a otro. El sujeto evitaba presionarlos para que no le doliesen más. También mostraba sequedad en la boca y carencia de mucosidades o saliva. En la quinta fase, los forúnculos negros empezaban a abrirse y la carne se cortaba a lo largo de las líneas de la tela de araña. Para cuando se alcanzaba la sexta etapa, el dolor seguía creciendo mientras irrumpían estados de demencia. El sujeto comenzaba a correr histéricamente, lanzándose en todas direcciones y tirándose contra las paredes, salpicando sangre y fluidos infecciosos por todas partes y vomitando sangre. Finalmente, en la séptima etapa, la más dolorosa, la carne comenzaba a caerse a trozos, o en algunas especies se licuaba. La piel se separaba de los músculos y los huesos se rompían bruscamente causando la muerte del individuo.[2]

Aunque por lo general, el proceso era siempre igual, algunos síntomas variaban de una especie a otra. Durante la etapa final, la piel de la mayoría de las especies se volvía traslucida y descolorida y colgaba en andrajosos jirones. Sin embargo, la piel de la mayoría de las especies acuáticas, como los quarren y los mon calamarianos, se volvía completamente negra y los huesos se licuaban, dejando a la víctima en poco más que un saco de fluido de virus Krytos.[2]

Diagnóstico

«Los quarren mueren más grácilmente, si la licuación pude ser apreciada como elegante.»
―Evir Derricote[fuente]
Evir Derricote.png

Evir Derricote, creador del virus Krytos.

La lista de especies susceptibles al virus Krytos incluía sin estar limitada a: los quarren, mon calamarianos, gamorreanos, shistavanen, duros, twi'leks, wookiees, eloms, gotals, trandoshanos[2] y baragwinos[3] El virus fue diseñado teniendo en cuenta la capacidad para saltar de una especie a otra, tan solo siendo inmunes un puñado de especies alienígenas, la más destacada, los bothan.[2]

El virus Krytos se creó específicamente para atacar especies alienígenas, y los humanos eran inmunes a la enfermedad. Mientras desarrollaban el virus, Evir Derricote reconoció la posibilidad de que una mutación espontánea pudiese cambiar suficientemente el virus como para que los humanos se infectasen, pero las probabilidades de tal suceso eran extremadamente remotas y hubiese llevado unos mil años para que fructificase. Para entonces, las especies habrían desarrollado la inmunidad o habrían encontrado una vacuna, aunque Derricote dijo que tal medida requeriría diez o doce veces más recursos que los que se necesitaron para crear el virus.[1]

Transmisión

«Tenemos evidencias que sugieren que el virus se ha introducido en el suministro del agua, y por lo que sabemos hasta ahora, existen depósitos de virus congelados en los glaciares listos para activarse de nuevo.»
―Ackbar[fuente]
Globecoruscant.jpg

Coruscant, el planeta que albergó el brote más notable de virus Krytos en 7 DBY.

La transmisión se producía a través de contacto con tejidos y fluidos corporales atiborrados de virus. Un mililitro de sangre infectada podía infectar a un adulto. Sí se ingería o inyectaba, tan solo con un centímetro cúbico de fluido lleno de virus era suficiente para infectarse, con un ratio casi del 100%. Sin embargo, si el virus tocaba la carne, se necesitaban diez centímetros cúbicos de fluido viral y el ratio de infecciones bajaba hasta el 20%. El virus resistía durante treinta y seis horas fuera de un organismo y podía sobrevivir más tiempo en un ambiente cálido y húmedo.[2]

Podía sobrevivir en el agua al menos un día y como se podía congelar y descongelar sin disminución de su viabilidad y capacidad letal, se solía congelar en glaciares para seguir infectando a organismos del agua durante un periodo de tiempo sostenido. Sin embargo, el virus no se transmitía por el aire, debido a que los mismos genes que lo hubiesen capacitado para ello lo habrían capacitado para infectar a humanos mediante mutación espontánea. El incremento de mutaciones también habrían debilitado la resistencia del virus, lo que habría llevado a su posible estudio y erradicación.[2]

Se dispuso un periodo de incubación para permitir transmitir el virus más rápidamente, pero de hecho, la enfermedad se expandió demasiado rápido para ser tan efectiva como fuese posible. Los que se infectaban morían demasiado rápido como para extender la enfermedad muy lejos, conduciendo a una escasez de huéspedes que dificultó la capacidad de extenderse. Debido a la susceptibilidad de saltar de especie, era muy dado a mutaciones, que aminoraron la virulencia del virus.[2]

Eaw bacta tank.jpg

El bacta podía usarse para tratar el virus Krytos, aunque se necesitaban grandes cantidades para los casos más graves.

Tratamiento y prevención

«Se dispondrá más que suficiente [rylca] para erradicar el virus cuando nuestro abastecimiento de bacta se agote.»
―Mon Mothma[fuente]

El virus Krytos se podía tratar y curar con bacta, la sustancia química sintética que utilizaba para tratar casi cualquier tipo de lesión y dolencia conocido en la Galaxia; sin embargo, se precisaban enormes cantidades de la medicina para curar el virus, y más para los casos más avanzados. Durante las últimas etapas de la enfermedad, algunos órganos y extremidades estaban tan dañadas que requerían prótesis cibernéticas, incluso con el profuso tratamiento del bacta.[1] Una terapia de bacta antes de la infección no prevenía el virus.[2]

El ryll, una débil forma de especia del planeta Ryloth, podía combinarse con bacta para incrementar la eficiencia de la medicina. Su eficacia variaba ampliamente entre los distintos tipos de ryll, y el ryll kor, el grado más raro de ryll, que contenía solo un 3% de la especia, tenía rastros de elementos que ejercían el efecto más fuerte contra el virus. Combinando el bacta con el ryll kor se mejoraba el alazhi, un componente del bacta y resultaba el rylca, el tratamiento medicinal más efectivo.[2]

Historia

La creación del virus

Concepción

«El proyecto Krytos del General Derricote, es de una importancia primordial. Su nueva cepa, puede ser el gran avance que necesitamos para preparar el Centro Imperial para los Rebeldes.»
―Ysanne Isard[fuente]
Isard.jpg

Ysanne Isard, Directora de Inteligencia Imperial, que ordenó la creación del virus Krytos y su dispersión sobre Coruscant

Ysanne Isard, Directora de Inteligencia Imperial, delineó un plan para destruir a la Nueva República mediante la creación de un fatídico virus dirigido específicamente contra las especies no humanas. Planeó liberar el virus en Coruscant, y a continuación ceder el control del planeta a la Nueva República, con la intención de que la tensión entre los humanos y la población alienígena acabase con la Nueva República. También requirió que se diseñase para ser tratado específicamente con bacta, para así, arruinar a la Nueva República por tener que costear la gran producción del medicamento. Isard estaba impresionada con el talento del General Evir Derricote, que había desarrollado unas instalaciones rentables de Biótica de Alderaan en su base imperial en Borleias, y lo trajo a Coruscant para que desarrollase el virus.[4]

El laboratorio para la elaboración del virus, se estableció en los niveles más inferiores del Palacio Imperial, el entorno estaba decorado austeramente con superficies blancas y plateadas, contrastando con la exquisitez del resto del palacio, con un laberinto de pasillos de acero inoxidable que conducían a las salas de laboratorio, con droides quirúrgicos para diseccionar alienígenas, y habitaciones con ventanas de transpiracero de tres capas para la observación de los individuos. Cada habitación tenía una presión de aire inferior al exterior para evitar el escape de cualquier virus.[1]

A Derricote se le asignó un equipo de científicos, todos humanos para evitar cualquier posible contaminación. Como parte de su misión primordial de destruir al Escuadrón Pícaro, al agente de Inteligencia Imperial Kirtan Loor, se le encargó proporcionar a Derricote cualquier ayuda que necesitase. Isard, por su parte, destinó a varios de sus agentes durmientes para ayudar y trabajar como mano de obra para los científicos, incluyendo a Diric Wessiri, el marido de la espía de la Nueva República Iella Wessiri, a quien Isard encomendó espiar en secreto a Derricote.[1]

Derricote y sus científicos comenzaron a solicitar pruebas en sujetos empezando por los gamorreanos, que fueron una buena base para crear un virus que pudiese emigrar a otras especies. Isard apresó individuos de la Zona de Protección Alienígena, un área de Coruscant que el Imperio utilizaba para segregar a los alien de la población humana; de hecho, Isard pensó que la demanda de Derricote era demasiado prudente y secuestró a más alienígenas de los que pidió.[1]

Desarrollo

«El imperio es una casa en llamas y él es el medio para sofocar el incendio. Cuando concluya su trabajo, la rebelión habrá dejado de ser un problema.»
―Ysanne Isard, sobre Evir Derricote[fuente]

Derricote y su equipo diseccionaron a varios gamorreanos para que tener una mayor compresión de la biología de esta especie, mientras que otros se usaban para probar las primeras cepas del virus. Muy pronto, lograron un gran avance al conseguir una versión del virus estable con un periodo de incubación de un mes, siendo contagioso durante los últimos cuatro días de la infección y mortal en un 75% de los casos. A pesar del significativo avance, Isard encontró el resultado inaceptable, demandando un periodo de incubación más corto y que se transmitiera por el aire, aunque Derricote, supo más tarde que esta ultima demanda era imposible.[1]

Derricote encontró el metabolismo de los gamorreanos demasiado lento y solicitó especimenes quarren, que tenían menor susceptibilidad de contagiar otras especies pero un índice metabólico más alto. Isard también comenzó a impacientarse por el lento progreso y empezó a amenazar de muerte a todos los involucrados en el proyecto, pero accedió a todas las solicitudes de Derricote con la condición de que redujese el periodo de incubación a una semana. Los quarren demostraron ser extremadamente útiles, permitiendo disminuir el periodo de incubación y mejorando el virus, siendo tan solo necesario un mililitro de sangre del infectado para contagiar a un adulto. Fue a partir de aquí cuando el proyecto de Derricote se llamó el virus Krytos, una combinación de varios nombres de virus que utilizó.[1]

El siguiente paso de los científicos fue probar con otras especies similares para desarrollar la capacidad de emigrar la infección. En un principio Derricote solicitó wookiees, pero Kirtan Loor rechazó la demanda porque no quería eliminar la mano de obra de esclavos, así que en su lugar pidió sullustanos porque podían servir como especie puente para los shistavanenos y los bothan. Si bien esta especie no era preferente debido a su Corporación SoroSuub, que diseñaba armas de gran utilidad, droides y vehículos, Isard pensaba que la perspectiva de eliminar a los bothan compensaba las desventajas.[1]

Por entonces, el aumento de secuestros de la Zona de Protección Alienígena, estaba creando un ambiente de miedo y resentimiento que desembocó en la formación de un grupo alienígena anti humano llamado el Combinado Alien, el cual recurriría a la violencia contra los humanos considerados como sospechosos. Sin embargo, el combinado hizo muy poco para prevenir los secuestros, y cuando la paciencia de Derricote llegó a su fin, llegó incluso a dirigir sus propios asaltos contra sullustanos en la Zona de Protección Alienígena. Él personalmente revisó sus prisioneros alien para escoger al ejemplar más sano posible; durante uno de estas redadas, apresó e infectó inconscientemente a Aril Nunb, un piloto secreto del Escuadrón Pícaro.[1]

Liberación

«Los Rebeldes se dirigen hacía aquí para tomar el centro del Imperio. Lo que obtendrán será un mundo muerto y se verán impotentes para salvarlo.»
―Kirtan Loor[fuente]
RebelVictoryAtCoruscant.JPG

Tras su primera victoria en la Primera Batalla de Coruscant, la Nueva República heredó un mundo infectado con el virus Krytos.

Para cuando llegó la fecha tope de Ysanne Isard para finalizar el virus, estaba furiosa no solo por saber que el virus seguía siendo incapaz de transmitirse por el aire, sino porque el periodo de incubación era aún de doce días, más de lo que Derricote había anticipado. Derricote le pidió cuatro días más para desarrollar suficientemente la cepa como para infectar el planeta entero, pero la paciencia de Isard había llegado a su fin, y le ordenó que comenzase la replicación de la versión actual. Ya que la infección por ingestión era mayor que por el simple contacto físico, Isard ordenó soltar el virus en el suministro de agua, en donde se podría congelar en los glaciares para un efecto a más largo plazo.[1]

Kiratn Loor también ordenó a Derricote, en contra de sus deseos, que liberase a las miríadas de versiones experimentales, por que no confiaba en el número de contagios. También pidió probar el bacta en unos pocos sullustanos, una medida que Derricote consideró innecesaria; al hacerlo, Loor salvó sin querer la vida de Aril Nunb. Poco después de la liberación del virus, Isard cedió el planeta durante la Primera Batalla de Coruscant, con la esperanza de que la Nueva República se hundiera por el brote de la cepa del virus.[1]

Mientras tanto, la propia Isard permaneció oculta a bordo del Lusankya, su Acorazado Estelar clase Ejecutor enterrado bajo la superficie de Coruscant, en donde ella esperó la ansiada caída del gobierno recién establecido. A su vez, ordenó el encarcelamiento de Derricote en el Lusankya, su prisión privada, por su fracaso en diseñar el virus con sus especificaciones.[2]

Descarga sobre Coruscant

Infecciones y malestar

«Puede que no te des cuenta de lo frágil que es ahora la Nueva República. Con su virus Krytos, Ysanne Isard ha triunfado en sembrar la discordia entre los miembros humanos y no humanos de la Nueva República.»
―Princesa Leia Organa a Wedge Antilles[fuente]

Una vez finalizaba el periodo de incubación de doce días, comenzaban a morir millones de alienígenas coruscantis, provocando grandes olas de pánico no solo entre las razas infectadas, sino también entre los humanos y otras especies no infectadas que temían que el virus Krytos les acabase infectando también. El resentimiento creció rápidamente entre las diferentes especies al ver que los humanos eran inmunes, y este resentimiento hizo infectivas las precauciones iniciales de los burócratas humanos. Aunque los humanos y los bothan se ofrecieron para atender a los afectados, su presencia era otro recordatorio de su aparente inmunidad a la enfermedad.[2]

Todo el abastecimiento de bacta de la Nueva República era insuficiente para curar todos los casos de Krytos, lo que aumentó aun más al pánico entre la población. El precio del bacta se disparó y la Nueva República no tuvo otra alternativa que pagar para evitar la condena de miles de millones de alienígenas a morir. Como consecuencia, el nuevo gobierno comenzó a sufrir económicamente, casi hasta llegar a la quiebra. Mientras menguaba el abastecimiento de bacta, el mercado negro comenzó a prosperar, incluso con el detrimento de calidad de la medicina los precios aumentaron astronómicamente. Algunos empezaron a ahorrar bacta, lo que produjo un sentimiento de desconfianza y rencor. Para adaptarse a la escasez de bacta, la Fuerza de Defensa de la Nueva República recortó sus recursos, dejando a sus fuerzas militares susceptibles de a los ataques de Ysanne Isard y del jefe militar Zsinj[2]

Aunque el principal blanco del virus eran los alienígenas de bajos ingresos, los alienígenas prominentes también se expusieron al virus, como Sian Tevv, un miembro sullustano del Consejo Provisional de la Nueva República, y pilotos del Escuadrón Pícaro Nawara Ven, Portha y Riv Shiel. Visitar Coruscant se convirtió en un acto de gran valentía y tanto el mundo como las naves provenientes del Centro Imperial se pusieron en cuarentena para que la pandemia no se extendiese, afectando aun más la débil economía de la Nueva República y minando su autoridad. Algunos ciudadanos infectados creían que el bacta era simplemente fuera de su alcance y desistieron en buscar ayuda médica, lo que resultó no solo en su muerte, sino también en el fracaso de contener efectivamente al virus, y consecuentemente provocando más infecciones. Algunas víctimas que buscaron ayuda, no lo hicieron hasta que la enfermedad estaba tan desarrollada que la terapia del bacta era ya inútil, creando a los demás una sensación de que no había esperanza de cura.[2]

A estos problemas se les unieron los ataques militares, tanto del exterior como en el mismo Coruscant. Kirtan Loor, que estaba dirigiendo una organización terrorista llamada el Frente Contra Insurgencia de Palpatine, lanzó ataques contra lugares públicos: abastecimientos de bacta e instalaciones médicas. Estos ataques aumentaron aun más la sensación de pánico, dejando a las víctimas a elegir entre buscar la cura o arriesgarse a ser víctima de los atentados terroristas. Loor conservó un suministro de bacta para él, y lo vendió en pequeñas cantidades a la Nueva República, usando así el dinero del gobierno para financiar la organización dedicada a destruirla.[2]

Teorías conspiratorias anti alienígenas

«Ya ves, el virus Krytos no es sino un ejemplo, la capacidad de la humanidad para la crueldad es infinita.»
―Borsk Fey'lya a Asyr Sei'lar[fuente]

En seguida aparecieron teorías de conspiración en relación al virus. Aunque la Nueva República trató de informar a los ciudadanos de que el virus Krytos era una creación imperial, muchos comenzaron a creer que los humanos habían promovido infectar a los alienígenas para hacerles volver a sus mundos nativos para extender la enfermedad y exterminar por completo poblaciones mundiales. Los ciudadanos que fueron testigos de los intentos fallidos para tratar el virus se convencieron de que las unidades medavac eran en realidad unidades de exterminación que se llevaban a los enfermos y los destruían.[2]

Otros acusaron a la Nueva República de dar bacta a aquellos que más lo necesitaban, y se extendieron murmuraciones de que los miembros del Consejo Provisional estaban haciendo practicando el favoritismo quedándose el bacta para ellos y algunos elegidos. Dado que las corporaciones Zaltin y Xucphra, productoras de bacta en Thyferra, estaban dirigidas por humanos, y cualquier lote de bacta defectuoso aumentaba el riesgo de que los no humanos señalaran una conspiración humana.[2]

Implementando programas de tratamiento

«El hecho es que si proyectamos la imagen de que el virus puede y será derrotado, todos harán lo que sea para acabar con él.»
―Ackbar[fuente]

Mientras el Consejo Provisional comenzaba a discutir el programa de tratamiento más adecuado para todas las víctimas del virus, algunos argumentos se enconaron sobre el mejor método para curar y prevenir la enfermedad. Prácticamente, todo el suministro público de bacta se dirigió para tratar a los individuos infectados, ya que las autoridades sanitarias argumentaban que podrían limitar la expansión de la enfermedad. Pero otros, la mayoría miembros de especies inmunes, sostenía lo mejor era utilizar el bacta de manera preventiva para evitar el contagio a más individuos.[2]

El consejero bothan Borsk Fey'lya, buscando mejorar su prestigio político hizo un llamamiento a sus electores, que no estaban afectados por el virus, se convirtió en un orador crucial a favor de este argumento. Citó informes, los cuales no pudo proporcionar, que afirmaban que con unas pocas horas de terapia al vapor por semana serían suficientes para destruir el virus antes que tuviese tiempo para incubarse. Fey'la propuso crear centros de terapia preventiva para detener el crecimiento de la enfermedad.[2]

Sin embargo, autoridades sanitarias públicas, argumentaban que no había pruebas de que la exposición previa al bacta previniese las infecciones. La consejera Leia Organa sostuvo que la propuesta de Fey'la no sería más que un desperdicio del tan necesitado bacta; el almirante Ackbar fue aun más lejos replicando que esta medida haría congregarse a las multitudes en un entorno en donde el contacto con fluidos infecciosos era más que probable y que la sobre exposición al bacta podría desencadenar una cepa de virus Krytos resistente al bacta, lo cual destruiría toda la Galaxia.[2]

El Consejo Provisional, optó por la propuesta de Ackbar, que incluía asegurar el suministro de agua en donde comenzó el virus, eliminando los glaciares que todavía no se habían fundido y continuar el tratamiento intensivo para los ciudadanos infectados. El Consejo también estuvo a favor con la sugerencia de Ackbar de proyectar la imagen de que la amenaza del virus podía ser derrotada y tratarlo como un enemigo común de todos. Esta técnica de levantar el ánimo, era similar a la que utilizó la Alianza Rebelde tras sus devastadoras pérdidas en las batallas de Derra IV y la Hoth.[2]

Maniobra política

«Ah Leia, hubiera esperado más compasión de ti. Si fueran humanos los que estuviesen muriendo en esta plaga, serías la primera en abogar por la creación de estos centros.»
―Borsk Fey'lya, a la Princesa Leia Organa[fuente]
Senator Borsk Fey'lya.jpg

El Consejero Provisional Borsk Fey'lya creando malestar adicional por su intento de usar el virus Krytos como beneficio político.

Aunque se rechazó su propuesta de tratamiento, Fey'lya continuó con sus intentos de mejorar su reputación política de cara al virus Krytos, hasta tal punto que Ackbar llegó a especular que Isard había diseñado el virus a propósito para que dejase vivos a los bothan para que contribuyesen a dividir a la Nueva República. Fey'la realizó acusaciones veladas de humanocentrismo y especismo contra los miembros humanos del consejo, inclyendo a Organa y a Doman Beruss.[2]

En privado, Fey'lya habló de la creación del virus como resultado de los excesos humanos. Además, solicitó sin éxito al piloto bothan del Escuadrón Pícaro Asyr Sei'lar, que acusase falsamente a los humanos de su escuadrón de las bajas militares. Aunque al final no logró la suficiente influencia para dirigir durante la amenaza Krytos, su politiqueo provocó un gran malestar entre los miembros del Consejo Provisional y la población coruscanti.[2]

En un intento de distraer al público del brote Krytos, el Consejo Provisional también politizó el juicio de Tycho Celchu, el piloto del Escuadrón Pícaro acusado falsamente de trabajar como espía de Ysanne Isard y de la muerte de Corran Horn. Los oficiales de la Nueva República temían que mostrar indulgencia hacia Celchu podría ser visto como una tendencia pro humana, y esperaban que su presunta asociación con el Imperio desviase la indignación de los coruscantis hacía el Imperio. Sin embargo, al final, el abogado defensor y su compañera de escuadrón Nawara Ven presentaron una fuerte defensa que evidenció la debilidad del caso, lo que lastimó aun más al gobierno a los ojos del público.[2]

la erradicación del virus

Ayuda de los vratix

«Si puedes hacer algo, a parte de lo que ya has hecho para parar al virus Krytos, estaré más que complacido de representarte ante el Consejo y, si fuera necesario, llevaría tu caso hasta el mismo Thyferra.»
―Wedge Antilles, a Qlaern Hirf[fuente]
Vratix UAA.jpg

Los vratix, una especie productora de bacta de Thyferra, desarrollaron el rylca que erradicó el virus Krytos.

Por aquel entonces, los vratix, una raza insectoide productora de bacta nativa de Thyferra, deseaban tener representación en el gobierno de la Nueva República. La especie sabía que sería imposible ya que la maniobra arriesgaría el abastecimiento de bacta de la República por disgustar a las corporaciones Zaltin y Xucphra. Las dos compañías tenían el monopolio del mercado del bacta, y la Nueva República que ya estaba sufriendo económicamente, no se podría permitir los costes de comienzo de la producción de su propio bacta. El Círculo Ashern, una secta de los vratix, desilusionados por el control humano del cártel de bacta, decidió que curar el virus les daría a su raza la oportunidad de unirse a la Nueva República.[2]

El representante ashern Qlaern Hirf le pasó el chivatazo a la Nueva República de la localización de un gran cargamento y convoy almacenado en una estación espacial Zsinj, la cual fue capturada por el Escuadrón Pícaro. Comenzaron a extenderse los rumores de que el gobierno tenía suficiente bacta como para cuidar de sus ciudadanos, lo cual, aunque falso, ayudó a subir la moral y a bajar los precios del mercado negro. Habiéndose ganado la confianza del Líder Pícaro Wedge Antilles, Hirf solicitó que el comandante accediese a representar a los vratix ante la Nueva República a cambio de ayudarles a desarrollar la cura del virus Krytos. Antilles accedió y quedó impresionado de que la especie asumiese el riesgo de infectarse en aras de proporcionar ayuda.[2]

El general Pash Cracken ayudó a los vratix a establecer su investigación secreta en un puesto de avanzada en Borleias, un planeta del sistema Pyria, siendo ocultado incluso a Mon Mothma. Hirf y los vratix analizaron el virus y determinaron que el ryll tenía algún efecto en el virus, y que la variedad ryll kor de la especia sería combinado con bacta para formar rylca, una medicina lo suficientemente fuerte como para derrotar el virus. El ryll kor era la variedad más rara del ryll, y además los comerciantes de Ryloth rara vez lo exportaban, pero Antilles consiguió asegurar una cantidad significante durante una expedición al planeta twi'lek con la ayuda de Tal'dira, un guerrero que finalmente se uniría al Escuadrón Pícaro. Los rumores de la expedición se transmitieron rápidamente y las corporaciones Zaltin y Xucphra se enfadaron, llegando incluso a sugerir el corte conjunto del suministro de bacta de la República, aunque ninguna corporación cumplió sus amenazas.[2]

Eliminando el virus

«El virus Krytos era muy letal; de hecho, fue tan letal que su plan no salio bien. Las personas infectadas morían rápido, en muchos casos demasiado rápido como para extender la enfermedad demasiado lejos.»
―Mon Mothma[fuente]

El rylca se transportó secretamente hasta Coruscant y se distribuyo a los infectados. Las tensiones no se apaciguaron inmediatamente en la población debido a un informe gubernamental oficial que indicaba menos cantidad disponible de ryll de lo que se esperó en un principio, desencadenando rumores sobre el robo del suministro. Aunque los oficiales de la Nueva República aseguraron al público que la escasez era debido al hecho de que la medicina estaba siendo bien distribuida a los enfermos, los ciudadanos coruscantis sospechaban de la falsedad del gobierno tras años viviendo bajo el Imperio. No obstante, el rylca se distribuyó rápidamente, y en menos de unas semanas, se erradicó el virys Krytos. El rápido tratamiento ayudó a acabar con el rencor afianzado entre la población humana y de otras especies de la Nueva República, pero para entonces, el virus Krytos se había llevado por delante a millones de vidas.[2]

Legado

La Guerra del Bacta

«Si Derricote hubiera sido capaz de crear el virus que le pedí o si Loor hubiera retrasado la conquista del Centro Imperial, la Nueva República habría quedado arruinada sin solución.»
―Ysanne Isard[fuente]
Bacta War.jpg

The Batalla de Thyferra, batalla final de la Guerra del Bacta, un breve conflicto que sucedió a continuación del brote del virus Krytos.

Mientras el rlyca se iba produciendo para erradicar el virus Krytos, Ysanne acometió a sus fuerzas para apoyar la revolución en Thyferra que pusiese a la corporación Xucphra al frente de todo el monopolio del bacta y le diese a Isard el control efectivo tanto del planeta como de la distribución del bacta para toda la Galaxia. Aunque Mon Mothma aseguró a los ciudadanos coruscantis que la Nueva República estaba generando suficiente rylca para destruir al virus Krytos, Isard cometió el error de tomarselo como propaganda Rebelde y pensó que cortar el suministro de bacta a la Nueva República permitiría al virus arrasar Coruscant.[5]

El Consejo Provisional no podía ordenar acciones militares contra Isard porque su revolución se consideraba como un conflicto thyferrano interno, e interferir en él podría asustar a otros miembros susceptibles de unirse a la Nueva República. Por el contrario, Wedge Antilles y sus compañeros pilotos del Escuadrón Pícaro dimitieron de la Nueva República para lanzar su propio ataque contra Isard, conduciendo a lo que finalmente se conocería como la Guerra del Bacta.[5]

Durante este conflicto, el Escuadrón Pícaro preparó varios ataques de golpe y fuga contra los convoyes y refinerías thyferranas. Aunque utilizaron bacta robado para financiar su guerra, también donaron una gran parte a la Nueva República para ayudar en la lucha contra el virus Krytos. Este bacta fue usado junto con el rylca y fue útil para acelerar la cura en los casos terminales. Finalmente, el Escuadrón Pícaro derrocó a Isard y restituyó el abastecimiento de bacta de la Nueva República.[5]

La plaga del Emperador

«El gran ingeniero biológico Evir Derricote creó numerosas enfermedades que se extendieron como un fuego arrasador a varias especies. Recuerda como personas no humanas sufrieron durante la liberación de la plaga Krytos en Coruscant durante la reconquista Rebelde.»
Nolaa Tarkona[fuente]
NolaaTarkona.jpg

Grupos terroristas anti humanos como la Alianza de la Diversidad, dirigida por Twi'lek Nolaa Tarkona, usaron el virus Krytos para llevar más lejos sus doctrinas especistas.

Algunas de las especies que recibieron el duro azote del virus Krytos, como los baragwinos, retiraron su apoyo a la Nueva República en respuesta a la biorama Imperial.[3] Además el virus también tuvo un efecto duradero en el aumento del sentimiento anti humanista entre muchas facciones alienígenas. El movimiento Combinado Alien en Coruscant durante el brote del virus fue el precursor de la mucho más violenta Alianza de la Diversidad en 24 DBY, diecisiete años después de que el virus Krytos fuese erradicado. Nolaa Tarkona, el líder twi'lek del grupo terrorista anti humano, solía referirse al virus Krytos para conseguir seguidores alienígenas y denunciar a los humanos.[6]

El mismo año de la formación de la Alianza de la Diversidad, un scavenger llamado Fonterrat descubrió el Almacén de la Plaga del Emperador, un asteroide sin clasificar del Núcleo Profundo en donde Evir Derricote trabajó entre 3 DBY y 4 DBY para desarrollar una serie de virus específicos para el Emperador Galáctico Palpatine. Fonterrat vendió la información a Tarkona, quien planeó utilizar la Plaga del Emperador para exterminar a la raza humana, en una versión irónica del virus Krytos. Al final Tarkona fracasó cuando el Almacén de la Plaga del Emperador fue destruido por los explosivos colocados por los jóvenes aprendices Jedi de Lowbacca, Jacen Solo y Jaina Solo.[7][8]

Detrás de las cámaras

Concepción

«Aquel libro me asustó sobremanera, así que busqué POR QUÉ estaba asustado, y adapté aquellos elementos al virus Krytos.»
Michael A. Stackpole, of "The Hot Zone"[[fuente]]

El virus Krytos fue creado por Michael A. Stackpole para su serie de novelas X-wing series. La plaga esta muy inspirada en el Virus Ébola y los marburgvirus. Después de delimitar las líneas básicas para X-wing: Wedge's Gamble con el virus incluido, Stackpole leyó The Hot Zone, un thriller bilógico no ficticio de Richard Preston que describe muchos casos de las fiebres hemorrágicas virales provocadas por el Ébola y el Marburgvirus encontrados en un mono en de una almacén de Reston, Virginia. Stackpole afirmó sentirse muy asustado, así que adaptó los elementos que más le afectaron al viruys Krytos. Stackpole también dijo que las tensiones especistas causadas por el brote del virus Krytos eran un reflejo del las relaciones del mundo real, y comparó la xenofobia y el Imperio misógino a los anteriores Imperios del mundo real en Alemania o Sudáfrica .[9]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wikia aleatoria