FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Muy pronto, dejarás de negar la verdad de tantas cosas. ¡Y entenderás que no soy un traidor, sino un visionario! El miedo conduce a la ira, la ira conduce al odio, el odio conduce al sufrimiento. Pero lo que los Jedi no pueden enseñarte, lo que aprendí, es cómo perseverar, pasar por el sufrimiento y alcanzar el máximo poder.»
―Dooku a Quinlan Vos[fuente]

Dooku, un hombre humano sensible a la Fuerza, fue un Lord Sith que lideró la Confederación de Sistemas Independientes como Jefe de Estado durante las Guerras Clon. A pesar de que una vez fue un Maestro Jedi, Dooku dejó la Orden Jedi y la República Galáctica después de desilusionarse con la corrupción en el gobierno. Dando la espalda a la luz, Dooku se unió al lado oscuro de la Fuerza y se convirtió en el aprendiz de Darth Sidious, un Señor Oscuro de los Sith, tomando el nombre de Darth Tyranus y reclamando su título como el Conde de Serenno. Con su maestro, que era secretamente el Canciller Supremo Sheev Palpatine, Dooku conspiró para derrocar tanto a la República como a los Jedi para que los Sith pudieran reclamar su anterior dominio. Con este fin, supervisó un creciente movimiento Separatista que finalmente resultó en la formación de la Confederación de Sistemas Independientes. Además de reunir a cientos de sistemas estelares rebeldes para la causa Separatista, Dooku estuvo involucrado en la creación de los soldados clon del Gran Ejército de la República, suministrando a los kaminoanos una plantilla de clonación, Jango Fett, así como un chip inhibidor que contenía el Protocolo Clon 66. Como resultado de las maquinaciones de Dooku y Sidious, la galaxia se vio envuelta en las Guerras Clon en el 22 ABY.

El Conde Dooku dirigió el ejército de droides de combate de la Confederación durante toda la guerra, haciendo que sistemas estelares se volvieran contra la República a través de maniobras políticas y la fuerza militar. Aunque se regía por la Regla de Dos Sith, Dooku entrenaba a sus propios aprendices, con la intención de algún día derrocar a su maestro. Primero entrenó a Asajj Ventress, y más tarde, después de que Sidious le ordenara deshacerse de ella, Dooku entrenó a un segundo aprendiz, Savage Opress. La tutela fue efímera, ya que Opress había sido utilizado por Ventress como una herramienta de venganza contra su antiguo maestro. Hacia el final de la guerra, Dooku entrenó a un tercer aprendiz, el Jedi caído Quinlan Vos, con quien tramó derrocar a su maestro. Este aprendizaje también le fue arrebatado, ya que Vos fue redimido en la Fuerza con la ayuda de Asajj Ventress.

En los últimos días de la guerra, se libró la Batalla de Coruscant. En un duelo a bordo de la nave de guerra Separatista conocida como la Mano Invisible, Dooku fue derrotado por el Caballero Jedi Anakin Skywalker, quien decapitó al indefenso Dooku siguiendo las órdenes de Palpatine. Dooku pronto fue reemplazado como el aprendiz de Palpatine por el mismo Skywalker, quien cayó al lado oscuro y se convirtió en Darth Vader. A pesar de la muerte de Dooku, los planes que ayudó a poner en marcha durante las Guerras Clon se llevaron a cabo, con la destrucción de la Orden Jedi y el surgimiento del Imperio Galáctico.

Biografía

Vida temprana

«Luchado bien has, mi viejo Padawan.»
―Yoda[fuente]
TPM-CGYoda

Yoda, el antiguo Maestro Jedi de Dooku.

En las primeras etapas de su vida, Dooku fue tomado por la Orden Jedi y se convirtió en el Padawan del Gran Maestro Jedi Yoda durante la era de la República Galáctica. Al hacerlo, Dooku renunció a una fortuna familiar que, debido a su cuantía, le habría garantizado una posición entre los seres más poderosos e influyentes de la galaxia. Durante una misión en Kashyyyk, Dooku observó cómo su maestro hacía frente a un enorme y mortífero terentatek. Eventualmente alcanzó el rango de Maestro Jedi, y tomó a Qui-Gon Jinn como su aprendiz. También solicitó la ayuda de la Madre Talzin de las Hermanas de la Noche, dándole una porción de su cabello. Más adelante, Qui-Gon Jinn se convirtió en un Caballero Jedi y finalmente también en un Maestro Jedi. Jinn mantuvo el contacto con Dooku tras tomar a Obi-Wan Kenobi como su aprendiz, hablando muy bien de su Padawan a Dooku, aunque Dooku nunca conoció al joven Kenobi como Jedi.

Incluso antes de la muerte de su antiguo aprendiz en Naboo, Dooku se desilusionó con la Orden Jedi, la República y la corrupción del Senado Galáctico. Abandonó la Orden Jedi, convirtiéndose en uno de los Veinte Perdidos. Regresó a su hogar ancestral y reclamó el título familiar de Conde de Serenno. Con su título reclamado, tomó posesión de la fortuna familiar de modo que se situó entre los seres más ricos e influyentes de la galaxia. A pesar de su reciente riqueza y poder sin embargo, Dooku desapareció de la vida pública tras su abandono de la Orden Jedi. Muchos creían que se encontraba en un exilio auto-impuesto para fundar una escisión de la Orden Jedi. Sin embargo, en algún momento de este periodo el Lord Sith Darth Sidious se acercó a Dooku. Sidious ofreció a Dooku la oportunidad de convertirse en su aprendiz y con ese ofrecimiento, la opción de destruir a la Orden Jedi y remodelar la República. Deseando tanto el poder como la eliminación de la corrupción que asolaba a la República, Dooku aceptó y recibió el nombre de Darth Tyranus.

Durante toda la década siguiente a la aceptación de la oferta de Sidious, Dooku ayudó a su nuevo maestro a implementar muchas de las medidas necesarias para iniciar las Guerras Clon. El proyecto más importante que supervisó en ese tiempo fue la creación de un Ejército Clon que debía ser usado por la República durante la planeada guerra. Esperando dar al proyecto un fuerte halo de legitimidad y esconder su implicación, sugirió al Maestro Jedi Sifo-Dyas la idea de crear un ejército para la República, que podría mantenerse en secreto hasta el caso de una guerra civil. Sifo-Dyas, quien estaba enormemente preocupado por la tumultuosa situación política de la República y la aparente complacencia del Consejo Jedi, aceptó encargar un ejército a los kaminoanos. Cuando eso estuvo hecho, Dooku tuvo que asegurarse de que Sifo-Dyas permanecería en silencio y no alertaría al Consejo Jedi. Por ello, contactó con Lom Pyke del Sindicato Pyke y le ordenó asesinar a Sifo-Dyas derribando su nave durante una misión, tras la cual Dooku recibió el cadáver de Sifo-Dyas. Sin embargo, sin que Dooku lo supiera, los pykes capturaron al ayudante del Canciller Supremo Finis Valorum, Silman, y lo apresaron como garantía ante una posible traición de Dooku.

En una de las lunas de Bogden, Dooku reclutó al cazarrecompensas Jango Fett como plantilla para el Ejército Clon. Junto a un considerable salario, Dooku aceptó pagar a Fett un clon inalterado para él. Para asegurar que la eliminación de los Jedi tendría lugar llegado el momento, Dooku y Sidious se aseguraron de la implantación de chips inhibidores en los cerebros de los soldados clon para desencadenar un protocolo que les obligara a asesinar a sus Generales Jedi. Durante ese tiempo, el Conde Dooku reclutó a la Jedi dathomiriana caída Asajj Ventress para que actuara como su asesina y aprendiz Sith.

SecessionistMovement

Dooku se reúne con los líderes separatistas.

Ocho años después de su abandono de la Orden Jedi, Dooku regresó a la vida pública dirigiendo una central de la HoloRed en el Sistema Raxus y pronunciando un conmovedor discurso en el que arremetió a fondo contra la corrupción y las deficiencias de la República. En una galaxia en la que muchos sistemas estelares del Borde Exterior y el Borde Medio colapsaban ante la ineficiente y corrupta burocracia de la República, el discurso de Dooku asentó las bases de un movimiento separatista. Dooku comenzó a intervenir en los asuntos de muchos planetas, apoyando golpes anti-República en planetas como Ryloth e interfiriendo en procesos políticos de Kashyyyk y Onderon, entre otros. También comenzó a unir públicamente a sistemas y corporaciones a su causa para crear la Confederación de Sistemas Independientes, y rechazó públicamente cualquier oportunidad de negociar con el Canciller Supremo Sheev Palpatine. Durante el tiempo que condujo a las Guerras Clon, Dooku se reunió varias veces con el que entonces era el gobernador de Eriadu, Wilhuff Tarkin, en un intento de convencerlo para que se uniera al movimiento separatista. Dooku hizo ver a Tarkin que la guerra era inevitable, y que deseaba el apoyo de planetas poderosos del Borde Exterior para su causa. Esas reuniones estuvieron orquestadas por Palpatine para poner a prueba las lealtades de Tarkin, y Tarkin se mantuvo firme en su compromiso con la República. Dooku también prometió al virrey de la Federación de Comercio Nute Gunray que asesinaría a la senadora Padmé Amidala, a quien Gunray detestaba, si firmaba un tratado con él. Gunray aceptó el ofrecimiento; y Dooku envió a Jango Fett a asesinar a Amidala. A pesar del fracaso de la misión de Jango Fett, Dooku fue capaz de unir a sus filas a la Federación de Comercio, el Clan Bancario InterGaláctico, la Tecno Unión, el Gremio de Comercio y la Alianza Corporativa para firmar su tratado en Geonosis. Dooku les aseguró que los Jedi y la República se verían superados por sus fuerzas combinadas.

Guerras Clon

Batalla de Geonosis

Yoda: «Poderoso te has vuelto, Dooku. El lado oscuro percibo en ti.»
Dooku: «Me he vuelto más poderoso que cualquier otro Jedi. Incluido tú.»
— Yoda y Dooku [fuente]
Geonosis-jango-cg-with-dooku

Dooku observa el desarrollo de la Batalla de Geonosis junto a Jango Fett.

Más adelante, Dooku capturó al Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y lo apresó. Entonces, Dooku interrogó a Kenobi, negando que Jango Fett, el cazarrecompensas que Obi-Wan estaba buscando, estuviera en Geonosis y prometiendo que solicitaría la liberación de Kenobi. Dooku dijo a Obi-Wan cómo deseaba que su antiguo aprendiz, Qui-Gon Jinn, estuviera vivo para poder usar su ayuda. Kenobi contestó que su maestro nunca se habría unido al movimiento secesionista de Dooku. Acto seguido, Dooku afirmó que Qui-Gon sabía acerca de la corrupción de la República Galáctica, pero que no habría hecho nada hasta conocer la verdad. Entonces, Dooku reveló a Obi-Wan que la República se encontraba bajo el control de un Lord Sith, Darth Sidious. Intentó convencer a Kenobi para que se uniera a él, pero el Jedi se negó.

Poco después, Dooku sentenció a Kenobi, Anakin Skywalker y Padmé Amidala a muerte en la Arena Petranaki. Mientras Dooku, Jago Fett, Boba Fett y los demás lideres separatistas observaban la ejecución, el Maestro Jedi Mace Windu y otros doscientos Jedi acudieron al rescate del trío. Al llegar Mace Windu, Jango Fett fue apuntado con el sable de luz de Windu, pero el Jedi se vio obligado a retirarse por los ataques de un grupo de superdroides de combate B2 y el propio Jango. Dooku y los demás observaron cómo sus droides de combate rodeaban a los Jedi supervivientes. Dooku ofreció perdonar sus vidas si se rendían, pero Windu y los demás se negaron. En un tono arrepentido, Dooku dio la orden de ejecutarlos. Afortunadamente para los supervivientes Jedi, en ese momento llegó Yoda con un Ejército Clon de Kamino y rescató a los Jedi.

Dooku vs yoda

Dooku se enfrenta a Yoda.

Dooku supervisó la batalla, asegurando a sus aliados que su maestro no permitiría que la República efectuase un rescate. Mientras el Ejército Clon y el Ejército Droide se enfrentaban, Dooku y el resto de líderes planearon su retirada. Antes de marcharse, Dooku recibió los planos de un arma definitiva a manos del archiduque Poggle el Menor. Dooku le aseguró que los planos estarían a salvo con su maestro, Sidious. Entonces, Dooku cogió un speeder y fue escoltado por dos cazas geonosianos, aunque fue perseguido por la lanzadera de Kenobi y Skywalker.

Mientras Dooku se preparaba para irse, fue confrontado por Kenobi y Skywalker. Al principio, Dooku consiguió subyugar a Skywalker con los rayos de la Fuerza, y se enfrentó a Kenobi, superándolo eventualmente e hiriéndolo en el hombro y la pierna. Entonces, cuando Dooku se preparaba para asestar un golpe mortal, fue detenido por Skywalker. Los dos lucharon hasta que Dooku cortó el brazo derecho de Skywalker. Acto seguido, Dooku fue encarado por su antiguo maestro, Yoda, contra el cual el Lord Sith se encontraba en desventaja. Con los refuerzos de la República llegando, Dooku consiguió escapar derribando un pilar de piedra sobre Kenobi y Skywalker, distrayendo así a Yoda. A bordo de su nave personal, Dooku escapó junto a sus fuerzas.

SithLair TheWorks

Dooku se reúne con Sidious en Coruscant.

Entonces, Dooku se dirigió a Coruscant, donde se reunió con Darth Sidious. Allí informó a Sidious de que las Guerras Clon habían empezado, tal como había planeado. Luego, Dooku y su maestro reclutaron a Grievous, un General cíborg que lideraría a su Ejército Droide. Grievous fue entrenado por Dooku en las artes Jedi, usando los sables de luz de los Jedi a los que había asesinado. Más tarde, Dooku ordenaría a sus ejércitos tomar el control de las principales vías hiperespaciales, separando a la República de la mayor parte de su ejército. Entonces, Dooku envió a su aprendiz Sith Asajj Ventress para ayudar al General Whorm Loathsom a distraer a las fuerzas de Kenobi y Skywalker durante la Batalla de Christophsis, antes de encargarle otra misión.

Tratando con los hutt

«Pronto, los Jedi no sólo estarán en guerra contigo, Conde, si no que con el Clan Hutt también.»
―Darth Sidious, a Dooku y Asajj Ventress[fuente]
En el inicio de las Guerras Clon, Dooku participó en un complot para sumar a Jabba el Hutt a las filas de la Confederación de Sistemas Independientes. Para ello, Dooku reclutó al tío de Jabba, Ziro, quien quería secuestrar al hijo de Jabba, Rotta. Después de que los agentes de Ziro entregaran a Rotta en el planeta Teth, Dooku contactó con Ziro de nuevo para que Asajj Ventress asumiera la custodia de Rotta. Jabba había solicitado la ayuda de los Jedi para rescatar a su hijo, y el Conde deseaba que Ventress acusara del crimen al rescatador de Rotta, el Caballero Jedi Anakin Skywalker.


Dooku Ziro close dealings

Dooku conspira con Ziro.

Mientras las fuerzas de la República Galáctica y los separatistas se enfrentaban en Teth, Dooku se reunió con Jabba personalmente en Tatooine. En una de las audiencias con el hutt, Dooku mostró una grabación incompleta de Skywalker y Rotta grabada por Ventress, y que daba a entender erróneamente que los Jedi habían secuestrado a Rotta. Eso enfureció a Jabba, quien exigió el rescate de Rotta y la cabeza de Skywalker. Dooku aceptó, y ordenó a Ventress recuperar a Rotta de las garras de Skywalker y entregárselo vivo a Jabba. Sin embargo, Ventress no consiguió evitar la huida de Skywalker y su nueva Padawan, Ahsoka Tano, quienes escaparon de Teth junto a Rotta.

En Tatooine, Dooku informó a Jabba de que Rotta había sido asesinado por los Jedi, y se ofreció a matar a Skywalker a cambio. Envió a varias naves a destruir la nave en la que iba Skywalker, el Crepúsculo. Aunque las naves fueron destruidas, consiguieron derribar al Crepúsculo, que cayó sobre el desierto. Ahsoka y Skywalker se separaron tras aterrizar, con Ahsoka llevando a Rotta y Skywalker actuando como señuelo.

Dooku envió a varios MagnaGuardias IG-100 a esperar delante del Palacio de Jabba, pero fue entretenido brevemente durante su búsqueda de Skywalker por un mensaje de Ziro el Hutt, quien estaba preocupado por el complot. No obstante, su discusión fue interrumpida por la llegada de la senadora Padmé Amidala al lugar en el que se encontraba Ziro. Dooku sugirió que Ziro entregara a Amidala al virrey Nute Gunray y cobrara una recompensa, y partió a enfrentarse a Skywalker.

El Conde pronto encontró a Skywalker, quien le estaba esperando. Procedieron a enfrentarse, y Dooku notó que el dominio del sable de luz de Skywalker había mejorado desde su previo encuentro. Dooku cortó la mochila que llevaba Skywalker en la espalda en medio del combate, pensando que en su interior se encontraba Rotta. Sin embargo, como Skywalker estaba actuando como señuelo, en realidad llevaba en la espalda un conjunto de rocas.

Anakin vs Dooku TCW01

Dooku se enfrenta a Skywalker en Tatooine.

Skywalker notó que había entretenido a Dooku el tiempo suficiente como para que Ahsoka llegara con Rotta al Palacio de Jabba, pero Dooku, sin haber sido engañado, le mostró un holograma de Ahsoka luchando contra los MagnaGuardias. Entonces, afirmó que los MagnaGuardias matarían a Rotta, pero que Ahsoka sería entregada a Jabba con vida para que hiciera frente a su venganza.

Entonces, Anakin consiguió lanzar arena contra Dooku, aprovechando para escapar a bordo del vehículo del Conde. Así, Skywalker llegó hasta el Palacio de Jabba para defender a Ahsoka de la ira del hutt. No obstante, la joven togruta consiguió derrotar a los MagnaGuardias y entregar a Rotta a su padre. Aunque estaba complacido por el regreso de Rotta, Jabba todavía exigió la muerte de los Jedi. Sin embargo, una llamada de la senadora Amidala mostrando pruebas de que Ziro y Dooku habían secuestrado a Rotta desvió la furia de Jabba hacia Ziro, Dooku y los separatistas.

Negociaciones con los toydarianos

Dooku: «Percibo vuestro enorme respeto por la fuerza, su alteza. Nuestro ejército droide supera a los clones de la República en cien a uno.»
Katuunko: «Es posible, pero yo he oído que un sólo Jedi equivale a cien droides de combate.»
— Dooku negociando con el rey Katuunko [fuente]
Durante la ocupación inicial de los separatistas sobre Ryloth, Dooku fue informado por TX-20 de que los Jedi habían enviado al senador Bail Organa de Alderaan a Toydaria para establecer un puesto de suministro desde el que enviar recursos al pueblo twi'lek. Entonces, Dooku contactó con el senador Lott Dod de la Federación de Comercio para evitar que la República Galáctica hiciera eso.

Más adelante, Dooku supo que el rey Katuunko estaba considerando unirse a la República y que iba a reunirse con el Gran Maestro Jedi Yoda en la luna neutral de Rugosa. Envió a su aprendiz, Asajj Ventress, para que convenciera a Katuunko de unirse a los separatistas. Ventress fue capaz de cerrar un trato con Katuunko y Yoda; si Yoda y sus tres soldados clon derrotaban a su batallón de droides, Katuunko se uniría a la República, pero si los droides capturaban a Yoda, Katuunko se uniría a los separatistas. Dooku aprobó el trato, afirmando que Yoda había cometido un error al alejarse tanto de Coruscant. Sin embargo, Yoda fue capaz de derrotar a los droides de combate. Entonces, Katuunko dijo a Dooku que se uniría a la República, habiendo sido testigo de la naturaleza traicionera de Ventress. Dooku le urgió a reconsiderar su decisión sin éxito. Por eso, Dooku ordenó a Ventress asesinar a Katuunko. No obstante, Yoda la detuvo antes de que pudiera cumplir la orden. Dooku observó en forma de holograma cómo Ventress escapaba, afirmando que era desafortunado que no hubiera podido estar allí presente ante su viejo maestro.

El Malevolencia

«En esta guerra, un paso por delante de nosotros Dooku parece estar.»
―Yoda[fuente]
Rising Malevolence

Dooku y Grievous a bordo del puente de mando del Malevolencia.

Tiempo después, el General Grievous pasó a comandar una nueva nave de guerra, el Malevolencia, que poseía un poderoso cañón de iones que podía neutralizar cualquier nave, haciendo frente a numerosas naves de la República Galáctica sobre planetas como Phu y Ryndellia, así como la Nebulosa Kaliida.

Después de que el Maestro Jedi Plo Koon sobreviviera a la Batalla de Abregado, la descripción oficial del Malevolencia se hizo pública, dificultando las acciones de Grievous. Después de una batalla en el Sistema Ryndellia, que terminó con el éxito de la Confederación de Sistemas Independientes, Dooku ordenó a Grievous atacar las instalaciones médicas de la República en la Nebulosa Kaliida, que en ese momento, se encontraba totalmente desprotegida. Grievous atacó el objetivo, pero tras una escaramuza en el espacio, los cañones de iones del Malevolencia fueron completamente dañados, a tiempo para que los refuerzos de la República llegaran para proteger la base y destruir la nave.

Dooku dio a Grievous una oportunidad final de triunfo, y le informó de que la senadora Padmé Amidala estaba a punto de llegar al lugar, de modo que si podía capturarla, las fuerzas de la República se verían obligadas a detenerse y retirarse, dando vía libre al Malevolencia para escapar. Sin embargo, el asalto de los Jedi dentro del Malevolencia obligó a Grievous a huir de su nave de mando. El Malevolencia fue totalmente destruido, y Amidala fue rescatada.

Captura y rescate de Nute Gunray

Asajj Ventress: «¿Maestro?»
Darth Tyranus: «No hay margen de error esta vez, niña. Debes demostrar que eres digna de ser mi aprendiz.»
Asajj Ventress: «Soy digna, lo verás.»
— Darth Tyranus habla con Asajj Ventress[fte.]
VentressDooku-COD

Dooku convoca a su aprendiz, Asajj Ventress.

Cuando el virrey de la Federación de Comercio Nute Gunray fue capturado por las fuerzas de la República Galáctica en Rodia, Darth Sidious dijo a Tyranus que Gunray no resistiría a un interrogatorio de los Jedi. Tyranus dijo que ya se estaba encargando del asunto, puesto que enviaría a Asajj Ventress a liberar al neimoidiano o, de lo contrario, a silenciarlo para siempre. Sidious estaba preocupado por los anteriores fracasos de Ventress, pero Tyranus le aseguró que la dathomiriana completaría la misión a la perfección. Mientras el holograma de Sidious se desvanecía, Ventress se presentó ante Dooku en privado. Dooku le dijo que esta vez ella tendría que demostrar que era digna de ser su aprendiz Sith.

Ventress acudió a rescatar a Gunray a bordo de un Destructor Estelar clase Venator, el Tranquilidad, y encargó al capitán Faro Argyus, quien había sido sobornado por Dooku, que liberara a Gunray mientras ella se enfrentaba a los Jedi que custodiaban al virrey.

Gunray fue rescatado por el capitán Argyus, y Ventress derrotó a la Maestra Jedi Luminara Unduli y a la Padawan de Anakin Skywalker, Ahsoka Tano; escapando finalmente junto al capitán traidor. Cuando Ventress mató a Argyus por desacreditarla, Dooku no se preocupó por su muerte.

Poniendo a prueba a Grievous

Dooku: «Mis disculpas por el engaño, Maestro Jedi.»
Fisto: «Conde Dooku. Tienes un gran talento para las apariciones inesperadas.»
Dooku: «Es una pena que hayáis llegado tan lejos para fracasar. Aunque el virrey no está disponible para su captura, os ofreceré un botín alternativo.»
— El Conde Dooku dirige a los Jedi hacia Grievous[fte.]
Dooku deception

Dooku conduce a los Jedi hacia Grievous.

A la luz de sus fracasos recientes, Dooku contactó con Grievous y le informó de que Darth Sidious exigía mejores resultados: más Jedi muertos. Por eso, Dooku preparó una prueba para su General, conduciendo al Maestro Jedi Kit Fisto y al Caballero Jedi Nahdar Vebb a su guarida aprovechando la huida de Nute Gunray. Una baliza de rastreo de la República Galáctica siguió el supuesto rastro de Gunray hasta la guarida de Grievous, donde descubrieron que Gunray no se encontraba allí. Entonces, los Jedi fueron recibidos por un holograma de Dooku, que les ofreció un botín alternativo. Simultáneamente, ordenó a Grievous que destruyera a los Jedi.

Poco después, Dooku supo que Grievous había conseguido matar a todos los soldados clon y al joven Jedi Nahdar Vebb, tal como había esperado. Sin embargo, Grievous falló en matar a Fisto, y Dooku le dijo que tendría que mejorar, frustrando al General todavía más.

Asalto en Vanqor y secuestro en Florrum

«Son retorcidos y engañosos. Y lo más importante, estúpidos.»
―Dooku, hablando de los piratas weequay[fuente]
Cuando el Conde Dooku se desplazó a bordo de su nave insignia a Vanqor, habiendo capturado al Caballero Jedi Anakin Skywalker, fue emboscado por las fuerzas de la República Galáctica y obligado a retirarse. Tras una escaramuza sobre el planeta, su nave personal fue gravemente dañada, y cayó sobre la superficie de Vanqor.


HondoDookuKenobiSkywalker

Dooku capturado por Hondo Ohnaka junto a Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi.

Tanto Skywalker como el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi le persiguieron y aterrizaron en la superficie. El Lord Sith consiguió escapar de ellos entrando en una cueva cercana y escondiéndose en ella hasta que los Jedi partieron en su búsqueda. Cuando los Jedi entraron en la cueva, Dooku salió de su interior y bloqueó la salida lanzando rocas contra ella, llevándose en el proceso el sable de luz de Anakin. Se alejó de la cueva y se encontró con un grupo de piratas weequay. Dooku pidió al líder de los piratas, Hondo Ohnaka, que lo llevara hasta un planeta civilizado, lejos de Vanqor y de la República. Ohnaka le dijo que el planeta al que se dirigían era Florrum, y acto seguido capturó a Dooku tras desarmarlo.

Ohnaka contactó con el Canciller Supremo Sheev Palpatine de la República, pidiendo un millón de créditos en especias a cambio de Dooku. La República envió a Kenobi y Skywalker, quienes aún buscaban a Dooku, pero también fueron capturados por Ohnaka y sus piratas para conseguir otro rescate. Dooku consiguió escapar junto a los Jedi tres veces, pero fueron recapturados y llevados a su celda de nuevo. Cuando la energía se apagó por obra del Representante Jar Jar Binks, el Lord Sith escapó una vez más, matando a los guardias del exterior de su celda, y luego estrangulando con la Fuerza a Turk Falso y obligándolo a disparar contra su compañero Barb Mentir. Entonces, Dooku tomó su nave, escapando del sistema.

El defoliador

Lok Durd: «He localizado un mundo en el que poder probar mi... perdón, nuestra nueva arma.»
Dooku: «Espero que su coste haya merecido la pena. Puedes proceder.»
— Lok Durd y el Conde Dooku [fuente]
LokDurddude2

Lok Durd informa a Dooku de los resultados de su primera prueba.

Tiempo después, el Conde Dooku autorizó al General neimoidiano Lok Durd a construir su nuevo proyecto, un defoliador, un arma que podría destruir toda la materia orgánica de una cierta área, dejando intactos a los droides de combate, que formaban la inmensa mayoría del Ejército Separatista. Dooku reflexionó sobre la falsedad de Durd, de quien sabía que sólo planeaba ganarse su confianza para poder ser ascendido.

Después de que la primera prueba tuviera éxito, Dooku encargó a Durd que usara el arma sobre los lurmen del planeta Maridun, para poder ver su efectividad sobre criaturas vivas. Pronto, Dooku fue informado del fracaso del plan de Durd, así como de la captura del neimoidiano, aunque no se preocupó por ello.

Batalla de Ryloth

Dooku: «Emir Tambor, ¿por qué no ha llevado a cabo la evacuación?»
Wat Tambor: «Nuestra estrategia de salida está llevando más tiempo de lo esperado.»
Dooku: «Le quiero fuera de la ciudad antes de la llegada de la República. En cuanto el Maestro Windu invada la capital, la bombardearás desde lejos.»
— Dooku y Wat Tambor[fte.]
Cuando el emir de la Tecno Unión, Wat Tambor, tomó el control del planeta Ryloth, Dooku le dio órdenes de ser extremadamente cauteloso con los movimientos de los Jedi en el sistema. Aunque el skakoano no estaba en contacto con el Conde, sus espías en el Ejército Separatista le informaron de su fracaso al hacer frente al Gran Ejército de la República así como de la supuesta rotura del bloqueo del capitán Mar Tuuk y el droide táctico serie T TX-20.


TA-175 orders

TA-175 obedece las demandas de Dooku, a pesar de las órdenes de Wat Tambor.

Dooku exigió a Tambor que abandonara el planeta y robara cualquier recurso valioso de la ciudad capital de Lessu. El droide táctico personal de Tambor, TA-175, se comunicó directamente con Dooku a pesar de las órdenes del emir, e insistió a Tambor en que cumpliera las demandas del Conde. Aunque a Tambor no le gustaba el plan de Dooku, necesitó obedecerle en cuanto las tropas de soldados clon del Maestro Jedi Mace Windu y de la resistencia de Cham Syndulla llegaron, pero fue traicionado por TA-175 y Dooku. Ambos planearon destruir con un bombardeo la ciudad de Lessu, con Tambor en su interior. Finalmente, Tambor fue capturado por Windu, y las fuerzas aéreas separatistas fueron destruidas, con TA-175 retirado abandonando a Tambor por orden de Dooku.

Tratando con la Guardia de la Muerte

«Con tu ejército de la Guardia de la Muerte en posición, todo lo que necesitamos es sentarnos a esperar.»
―Dooku, a Pre Vizsla[fuente]
VizslaArmy

Pre Vizsla y su Guardia de la Muerte se comunican con el Conde Dooku desde su base en Concordia.

Durante las Guerras Clon, Dooku y la Confederación de Sistemas Independientes respaldaron a la Guardia de la Muerte, un grupo de terroristas mandalorianos cuyo objetivo era derrocar al gobierno pacifista de los Nuevos Mandalorianos. Dooku urgió al líder de la Guardia de la Muerte, el gobernador Pre Vizsla de Concordia, a dar a la República Galáctica un motivo por el cual enviar al ejército a Mandalore, lo que Dooku creía que inspiraría a los habitantes de Mandalore a iniciar una revolución, impulsada por la Guardia de la Muerte.

Sin embargo, su plan fracasó. La duquesa Satine Kryze de Mandalore presentó su caso ante el Senado Galáctico, instándolo a rechazar una invasión militar, a pesar de los intentos de un asesino de la Guardia de la Muerte, enviado por Dooku y Vizsla, de silenciarla. Dooku ordenó a Vizsla y a sus hombres aplazar su ataque sobre Mandalore, afirmando que tenía otros planes para ellos.

Continuando la guerra

«Tras nuestro ataque, las posibilidades de alcanzar la paz desaparecerán. »
―Dooku[fuente]
Más adelante, Dooku intentó coaccionar a Pantora, la luna de Orto Plutonia, para que se uniera a la Confederación de Sistemas Independientes enviando un bloqueo de la Federación de Comercio contra el planeta.

Después de que el Senado Galáctico celebrara un debate acerca de la des-regularización de los bancos, el Conde Dooku fue contactado por Lott Dod, senador de la Federación de Comercio; Nix Card, senador del Clan Bancario InterGaláctico; y Gume Saam, el senador de la Tecno Unión. Los tres querían que Dooku llevara la guerra al interior de Coruscant. Entonces, Dooku ordenó al General Grievous enviar a droides camuflados como unidades de limpieza para cometer actos de sabotaje en Coruscant. Mientras tanto, en Raxus, Dooku apoyó públicamente un tratado de paz entre el Senado Separatista y la República Galáctica. A pesar de eso, Dooku prometió en secreto continuar con la guerra. El ataque orquestado por Grievous funcionó y la propuesta de ley de la des-regularización de los bancos fue aprobada por el Senado Galáctico, prosiguiendo la guerra.

Saam card dodd & holo-dooku

Dooku se comunica con Lott Dod, Nix Card y Gume Saam.

Después de atacar Coruscant, Dooku envió un mensaje al Senado Galáctico acusándolo de cometer actos barbáricos en territorio separatista al asesinar a la impulsora del tratado de paz, la senadora separatista Mina Bonteri. Entonces, Dooku retiró formalmente a los separatistas del tratado de paz con la República. En realidad, los agentes de Dooku habían matado a Bonteri, para impedir nuevos intentos de resolver las Guerras Clon de un modo pacífico. Dooku también contrató a un par de cazarrecompensas, Robonino y Chata Hyoki, para amenazar a senadores para que votaran a favor de la inversión de más dinero en la creación de más soldados clon.

La caída de Ventress

Asajj Ventress: «Maestro, necesito tu ayuda rápido, estoy rodeada. »
Dooku: «Ya has perdido la batalla, niña. He ordenado a tus refuerzos que regresen.»
Asajj Ventress: «¡No! Destruiré a los Jedi. Te lo mostraré. »
Dooku: «Me has fallado por última vez. Ya no eres mi aprendiz. Y ahora morirás. »
— Darth Tyranus, abandonando a Ventress a su suerte[src]
LordSidiousCommands-Nightsisters

Sidious ordena a Tyranus eliminar a Asajj Ventress.

En su planeta natal Serenno, Dooku fue contactado por su maestro, Darth Sidious, quien estaba preocupado por el creciente poder de su asesina, Asajj Ventress. Sidious creía que Dooku estaba entrenando a su propia aprendiz para destruirle. Para comprobar la lealtad de Dooku, Sidious ordenó a su aprendiz eliminar a Ventress. Dooku comenzó a argumentar que Ventress era su subordinada más fiable y capaz, pero Sidious fríamente insistió en su orden, de modo que Dooku se arrodilló y obedeció. Por eso, mientras Ventress estaba al frente de las fuerzas separatistas en la Batalla de Sullust, Dooku ordenó a sus refuerzos que se retiraran, rechazó a Ventress y la abandonó para que muriera.

Tratando con las Hermanas de la Noche

«Ciertamente podríamos usar los poderes de las Hermanas de la Noche contra los Jedi.»
―Dooku a la Madre Talzin[fuente]
Sin que Dooku lo supiera, Asajj Ventress sobrevivió al intento del Conde de eliminarla. Ventress regresó a su planeta natal Dathomir, donde recibió la ayuda de su clan, las Hermanas de la Noche dirigidas por la Madre Talzin. Con su ayuda, Ventress y otras dos Hermanas de la Noche se enfrentaron a Dooku usando sables de luz de Jedi, pero no pudieron derrotarlo; incluso estando desarmado, Dooku liberó un torrente de rayos de la Fuerza a sus asaltantes que los lanzaron por una ventana. El Conde, cegado por un dardo tóxico, quedó bajo la impresión de que los Jedi habían intentado capturarlo y empezó a buscar un nuevo acólito.


ShockerOnSerenno-Nightsisters

Dooku electrocuta a Ventress en su palacio de Serenno.

La Madre Talzin vio esto como una oportunidad para dar a Dooku un nuevo asesino con el que reemplazar a Ventress, uno que pudiera ser controlado por Ventress y las Hermanas de la Noche para asesinar a Dooku en cuanto dieran la orden. Después de que Talzin contactara con Dooku, el Conde viajó a Dathomir, donde habló con Talzin de una posible alianza entre los separatistas y las Hermanas de la Noche. A pesar de que Dooku había ayudado de alguna manera a Talzin de salir de un problema en el pasado, Talzin afirmó que su lealtad se encontraba con su propio clan y que esperaba no volver a contactar con Dooku de nuevo en cuanto hubieran concluido su trato. Entonces, Talzin preguntó a Dooku si había oído hablar del guerrero Sith Darth Maul. Cuando el Conde recordó el nombre de su predecesor, Talzin dijo que había otros de su linaje que todavía seguían vivos y que podrían ser igual de poderosos que Maul. Con Ventress aparentemente muerta y los ataques de los Jedi en aumento, Dooku aceptó el ofrecimiento de Talzin de un nuevo asesino.

Entrenando al hermano de Darth Maul

Dooku: «Predigo que haremos grandes cosas juntos. Te enseñaré los caminos del lado oscuro. Pronto tus poderes rivalizarán con los del gran Lord Sith Darth Maul. Seremos incluso más poderosos que Lord Sidious. Gobernaremos la galaxia juntos, mi aprendiz.»
Savage Opress: «Soy tu siervo, maestro.»
— Darth Tyranus a Savage Opress [fuente]
SavageScissored-WOTM

Dooku entrena a Savage Opress.

Después de que las Hermanas de la Noche usaran sus poderes místicos sobre Savage Opress, se lo entregaron a Dooku en Serenno. Allí, Savage recibió su primera misión a manos de Dooku: tomar el Templo de Eedit en Devaron. Tras aniquilar a las fuerzas de la República Galáctica presentes en el lugar, incluidos dos Jedi, Savage regresó a Serenno, donde Dooku le prometió que serían más poderosos que Darth Sidious y que gobernarían la galaxia juntos.

En Serenno, Dooku entrenó a Opress en el combate de sables de luz y las artes Sith. Fue visto como un duro maestro, puesto que atacaba a Savage para desencadenar su furia y odio con la intención de que liberara todo su poder del lado oscuro, torturando y atacando a su discípulo con los rayos de la Fuerza.

Después de completar el primer entrenamiento, Dooku envió a Savage a otra misión, esta vez en Toydaria: debía capturar al rey Katuunko y entregárselo vivo. Por desgracia, Opress mató inadvertidamente a Katuunko mientras se enfrentaba a Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, enfureciendo a Dooku tras su regreso, quien castigó a Savage brutalmente por su fracaso. Para sorpresa de Dooku, pronto llegó Asajj Ventress y reveló la verdadera alianza de Opress con ella. Dooku, bajo el ataque de sus dos aprendices, demostró ser más fuerte que ambos; sin embargo, las críticas de sus dos maestros hicieron que Savage se enfureciera ciegamente, estrangulándolos con la Fuerza a ambos.

SavageChokesMasters-WOTM

Savage estrangula con la Fuerza a Dooku y Ventress.

La llegada de Skywalker y Kenobi, que buscaban justicia por el asesinato de Katuunko, puso fin al duelo; Opress se abrió paso hacia el exterior de la nave y huyó a Dathomir, donde Talzin le aconsejó buscar la ayuda de Darth Maul, perdido desde hacía años. Dooku y Ventress continuaron luchando en los pasillos de la nave; Dooku resultó más fuerte que Ventress, y antes de poder matarla, ella escapó en una cápsula de escape evitando ser ejecutada.

Batalla de Mon Cala

«El susurro de su nombre puede dar pie a la esperanza, y la esperanza es algo que no podemos permitir que nuestro enemigo posea.»
―Dooku a Riff Tamson[fuente]
En el 20 ABY, durante la Batalla de Mon Cala, el Conde Dooku apoyó a los quarren en su guerra civil contra los mon calamari. El rey mon calamari Yos Kolina había muerto y el jefe quarren Nossor Ri rechazó el reclamo de derecho a la corona por parte de su hijo, el príncipe Lee-Char. Entonces, Dooku envió al comandante Riff Tamson como observador separatista a petición de los quarren a Mon Cala. Nossor Ri aseguró a Dooku que él y los quarren apoyarían a la Confederación de Sistemas Independientes. Sin embargo, a cambio de su apoyo a la causa separatista, Dooku prometió en secreto a Tamson que Mon Cala quedaría bajo su gobierno tras finalizar la guerra civil. Bajo las órdenes de Dooku, todos los mon calamari capturados durante la guerra fueron esclavizados.


DookuMonCala

Dooku ordena a Riff Tamson y Nossor Ri la ejecución del príncipe Lee-Char.

Después de que los mon calamari y las fuerzas de la República Galáctica recibieran refuerzos gungan procedentes de Naboo, Dooku también envió refuerzos a Tamson, pero le pidió que los reservara hasta que fuesen necesarios. Dooku también ordenó que siguiera la búsqueda de Lee-Char y recordó a Nossor Ri que los quarren debían ayudar en el esfuerzo de guerra si querían contar con el apoyo de los separatistas. Además, Dooku envió a Tamson a varios soldados karkarodon de su planeta natal Karkaris para asegurar el dominio separatista en el planeta. A pesar de los mejores esfuerzos de Dooku, sus planes de conquistar Mon Cala fracasaron cuando los quarren cambiaron de bando tras saber que Tamson planeaba coronarse a sí mismo como nuevo gobernante de Mon Cala. Juntos, los quarren, los mon calamari, la República, los Jedi y los gungan consiguieron expulsar a los separatistas de Mon Cala.

Escaramuza en Naboo

Anakin Skywalker: «¿Por qué traer la guerra a Naboo?»
Dooku: «Qué rápido olvidas. Después de todo, la guerra comenzó aquí muchos años atrás.»
Anakin Skywalker: «¿Estuviste en esa primera batalla?»
Dooku: «Los Sith lo controlan todo. Es sólo que no lo sabes.»
— Anakin Skywalker y el Conde Dooku[src]
DookuEnjoysHisJob-SW

Dooku captura a Skywalker en Naboo.

Tiempo después, Dooku hizo que su agente, el místico gungan Rish Loo, hipnotizara al líder de los gungan, el jefe Lyonie, para incitar a su gente a alzarse en armas contra los naboo. Sin embargo, el plan de Rish Loo se volvió en su contra después de que el Representante Jar Jar Binks –fingiendo ser Lyonie– detuviera la invasión. Cuando Darth Sidious tuvo noticias de la captura del General Grievous, contactó con Dooku en el laboratorio secreto de Rish Loo en Naboo. Sidious dijo a Dooku que todavía necesitaban a Grievous para su plan en las Guerras Clon. Dooku recibió la orden de tender una trampa a Anakin Skywalker para intercambiarlo por Grievous. Al principio, Dooku dudó que la República Galáctica fuese a cambiar a Grievous por Skywalker, pero Sidious estaba seguro de que la senadora Padmé Amidala aceptaría los términos.

Entonces, Dooku contactó con Rish Loo y le ordenó que permitiera que Skywalker le siguiera el rastro. Cuando Loo, seguido por Skywalker, entró en el laboratorio, Dooku lo mató por su estupidez. Anakin preguntó a Dooku por qué quería traer la guerra a Naboo, y Dooku le dijo que la guerra había empezado en ese planeta gracias a los Sith años atrás. Entonces, se enfrentó a Skywalker junto a varios MagnaGuardias IG-100. Dooku fue capaz de subyugar a Skywalker con una combinación del estrangulamiento de la Fuerza, los rayos de la Fuerza y los ataques de los MagnaGuardias. Luego, Dooku apresó a Skywalker.

Dooku, usando el comunicador de Skywalker, contactó con Amidala, ofreciendo a Skywalker a cambio de Grievous. Amidala dudó al principio, pero cuando Dooku ordenó a sus MagnaGuardias torturar a Skywalker y le dio una hora para responder, Amidala aceptó los términos de Dooku y liberar a Grievous.

Complot para secuestrar al Canciller

«Bien hecho Maestro Kenobi, eres un digno adversario. No puedo decir lo mismo de tu joven aprendiz.»
―Dooku a Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker[fuente]
Dooku and his team of BHs

Dooku explica a su grupo de cazarrecompensas del plan para secuestrar al Canciller Palpatine.

Pasado un tiempo, Dooku y el cazarrecompensas Moralo Eval planearon secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine durante el Festival de la Luz en Naboo. Después de que Eval fuese liberado por el cazarrecompensas Cad Bane y un Obi-Wan Kenobi de incógnito disfrazado de Rako Hardeen, Dooku organizó una "amistosa" prueba para trece de los mejores cazarrecompensas de la galaxia. Dooku y Eval tomaron las armas de los cazarrecompensas y los introdujeron en la Caja. Mientras observaba a los cazarrecompensas en acción, Dooku tomó interés en Rako Hardeen. Después de que los cazarrecompensas supervivientes abandonaran la Caja, Dooku les informó de su plan; secuestrarían al Canciller y lo usarían para exigir la liberación de todos los presos separatistas. También les prometió un pago de suficientes créditos como para nunca tener que trabajar de nuevo, así como fama por haber efectuado semejante tarea.

Entonces, Dooku y sus cazarrecompensas viajaron a Naboo. Tras asegurar un hangar, Dooku y Cad Bane expusieron un plan. Después de que Dooku y Cad Bane terminaran de explicar el plan, Dooku instaló en secreto un dispositivo en la maleta del rifle de Hardeen, revelando que había sabido su identidad como Obi-Wan Kenobi desde el principio. Después de que Cad Bane y Eval fracasaran en el intento de secuestro, Dooku y sus MagnaGuardias IG-100 procedieron a capturar a Palpatine ellos mismos.

Mientras Anakin Skywalker escoltaba al Canciller Palpatine al comedor, Dooku y sus MagnaGuardias les estuvieron esperando. Dooku se burló de Skywalker por que los Jedi hubieran adoptado un falso sentimiento de seguridad tras el anterior intento de secuestro por parte de Cad Bane y Eval, y afirmó que derrotaría fácilmente al joven Caballero Jedi y que secuestraría al Canciller. Skywalker rápidamente se deshizo de dos MagnaGuardias de la sala y se dirigió a atacar a Dooku, ordenando a Palpatine que escapara. Palpatine obedeció, pero fue encarado por un tercer MagnaGuardia, que lo retuvo y obligó a observar la lucha, que era lo que quería hacer de todas formas.

Comedor Real de Theed

Dooku se enfrenta a Skywalker en Theed.

Dooku usó la Fuerza para lanzar sillas y cubertería contra Skywalker, quien se deshizo de ello rápidamente. Luego usó la Fuerza para bloquear el sable de luz de Skywalker, y apenas fue capaz de impedir ser empalado por el arma. Mientras el MagnaGuardia se llevaba a Palpatine a una lanzadera separatista, Dooku continuó reteniendo a Anakin. El Lord Sith escogió luchar con una mano, lo que casi le costó la vida cuando Skywalker le asestó numerosos golpes sobre unas escaleras, llegando a hacer retroceder el sable de luz de Dooku lo suficiente como para agarrarle por la garganta. Mientras Palpatine observaba, Anakin comenzó a estrangular a Dooku, quien consiguió golpear a Skywalker con los rayos de la Fuerza, antes de llevar al Canciller a su lanzadera.

Dooku casi introdujo a Palpatine en la lanzadera cuando Anakin, ahora con la ayuda de Obi-Wan Kenobi, se enfrentó a Dooku y a su último MagnaGuardia. Obi-Wan fue capaz de destruir al MagnaGuardia antes de liberar a Palpatine y sacarlo de la lanzadera. Dooku procedió a expulsar a Anakin de la lanzadera e hizo frente a los dos Jedi. Dooku felicitó a Obi-Wan por su victoria, pero dirigió un último insulto a Skywalker antes de huir en la lanzadera.

Lidiando con esclavistas

MirajScintelChoked-EFK

Dooku estrangula a la reina Miraj Scintel.

Tiempo después, Dooku acompañó al esclavista zygerriano Darts D'Nar y sus fuerzas mientras se desplazaban a ocupar la colonia togruta de Kiros. Entonces, Dooku convenció al gobernador Roshti para ser llevado a un lugar seguro; aunque en realidad el gobernador y los togrutas fueron todos ellos esclavizados y sacados de Kiros. Más adelante, Dooku y el Primer Ministro zygerriano Atai Molec contactaron con D'Nar, quien estaba negociando en Kiros con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi. Dooku ordenó a D'Nar que trajera ante él a Kenobi de rodillas. No obstante, D'Nar fue capturado y los Jedi emprendieron una misión de infiltración en Zygerria para rescatar a los togrutas esclavizados. Tras la captura de Anakin Skywalker, Dooku exigió a la reina zygerriana Miraj Scintel su ejecución.

Cuando ella se negó, Molec solicitó a Dooku que acudiera a Zygerria. Darth Sidious envió a Dooku al planeta para asegurarse de que Scintel llevaría a cabo la ejecución de Skywalker. Entonces, Dooku habló con la reina y Molec acerca de la situación de Skywalker y sus compañeros. Dooku quedó intrigado por el plan de Scintel de esclavizar a los Jedi, pero afirmó que su plan era el de erradicarlos. También advirtió de que su poder sobre Skywalker tan solo era una ilusión, puesto que él mismo había sido en el pasado un Jedi y los conocía bien. Al negarse la reina a permitir que Dooku ejecutara a Skywalker, Molec afirmó que Scintel no era digna de ser la reina y Dooku comenzó a estrangularla con la Fuerza hasta que Skywalker llegó. Dooku se enfrentó a Skywalker y ordenó finalmente a la guardia real asesinar a Skywalker, acusándolo de haber atacado a la reina hasta matarla. Acto seguido, Dooku contactó con el capataz Agruss en Kadavo para ordenarle que ejecutara a Obi-Wan Kenobi y al capitán clon Rex.

Más adelante Dooku apareció en forma de holograma ante Lux Bonteri, y negó haber matado a la antigua senadora separatista Mina Bonteri en el pasado. Luego, ordenó la ejecución de Bonteri por traición.

Exterminio de las Hermanas de la Noche

«Al fin ha llegado el momento de vengarse de Asajj Ventress y esa bruja, la Madre Talzin. Me he enterado de que Ventress ha regresado a Dathomir. Ve allí y extermina a esas brujas. A todas ellas.»
―Dooku al General Grievous[fuente]
Epguide419

Talzin tortura a Dooku.

Pasado un tiempo, al recordar la traición de Savage Opress, Dooku, a instancias de Darth Sidious, envió al General Grievous a eliminar a la Madre Talzin, Asajj Ventress y a todas las Hermanas de la Noche en Dathomir. Sin embargo, Dooku fue torturado por Talzin a través de su magia, y ella exigió la retirada de Grievous y su ejército. Entonces, Dooku contactó con Grievous, ordenándole encontrar a Talzin antes de que lo matara. Dooku fue salvado cuando Grievous aparentemente mató a Talzin en una cámara secreta de la Fortaleza de las Hermanas de la Noche.

Tras la masacre contra las Hermanas de la Noche, Dooku habló con Grievous acerca de Savage Opress. Dooku temía que con Talzin desaparecida, Savage sería un peligro para él y su maestro, puesto que se estaba volviendo cada vez más poderoso. Dooku también percibió que algo se avecinaba.

Batalla de Onderon

En el 20 ABY, Dooku apoyó la usurpación del trono de Onderon, poseído por el rey Ramsis Dendup, a manos de Sanjay Rash. Tras los informes de Rash de actividad rebelde, Dooku envió al superdroide táctico Kalani, que ejerció de General tomando el mando de las fuerzas separatistas. Después de la victoria de los rebeldes frente a las fuerzas droides, Dooku ordenó a Kalani trasladar a sus fuerzas restantes a Agamar, para desaprobación de Rash, lo cual terminó con su muerte.

Retribución en Florrum

Dooku: «Hondo Ohnaka, nos vemos de nuevo. Si no recuerdo mal, la última vez que estuvimos cara a cara yo era tu prisionero e intentaste venderme al mejor postor. »
Hondo Ohnaka: «Pero no puede culparme, quiero decir un Lord Sith, qué jugoso precio valdría-»
Dooku: «Silencio. Vas a pagar el precio de tu traición.»
— Dooku y Hondo Ohnaka[fte.]
Open-uri20150608-27674-17pksj6 96bade9c

Dooku se venga de Hondo Ohnaka.

Todavía teniendo un asunto pendiente con el pirata Hondo Ohnaka por haberle capturado en el pasado, Dooku envió al General Grievous a Florrum para apropiarse y desmantelar todas las posesiones de Ohnaka. Entonces, ordenó a Grievous encerrar a Ohnaka en una celda del bloque prisión. A pesar de que Ohnaka sobrevivió al ataque, gran parte de su base quedó en ruinas.

Revelación de la Orden 66

En el 19 ABY, Dooku fue contactado por el Almirante Trench. Aunque Trench estaba consiguiendo mantener su posición en Ringo Vinda, informó a Dooku de cómo un soldado clon había asesinado a su General Jedi, Tiplar, en un estado de trance. Dooku informó a Darth Sidious de todo ello, y sugirió que la Orden 66 podría quedar al descubierto. Por eso, Sidious ordenó a Dooku secuestrar al soldado clon, llamado Tup, para examinarlo.

Tras un intento de secuestro fallido por parte de Trench, Dooku, usando su identidad de Tyranus, contactó con el Primer Ministro kaminoano Lama Su para hablar del soldado clon. Entonces, Dooku preguntó por su chip inhibidor, que estaba alterado, motivo por el cual se había desencadenado en él prematuramente la Orden 66. Sin embargo, el chip inhibidor fue robado por el CAR Cincos, quien estaba investigando el asunto por su cuenta. Tyranus dejó claro que sólo él y Sifo-Dyas sabían del verdadero propósito de los chips, y que los Jedi no debían saber nada de ello. Tras la muerte de Tup y Cincos, Dooku recibió los chips inhibidores de ambos clones a manos de Sidious.

Reclutando a Clovis

Epguide607

Dooku contacta con Rush Clovis.

Tiempo después, Dooku recibió la orden de Darth Sidious de nombrar al senador Rush Clovis líder del Clan Bancario InterGaláctico. Entonces, Dooku contactó con Clovis a través de un droide médico que le estaba tratando. Dooku ofreció pagar los intereses de los préstamos de la Confederación de Sistemas Independientes y proporcionar a Clovis detalles de las cuentas secretas de los muuns, a cambio de que él se convirtiera en el líder del Clan Bancario.

Después de que Clovis asumiera su posición en Scipio, Dooku contactó con él para felicitarle por su nombramiento. Entonces, Dooku anunció que deseaba una recompensa por su inversión o de lo contrario revelaría la verdad tras el nombramiento de Clovis. También amenazó con que la Confederación no pagaría sus intereses. Así, Dooku le obligó a elevar los intereses contra la República Galáctica para mantener al Clan Bancario a flote. Luego, Dooku acompañó a su flota hasta Scipio donde se dirigió a la oficina de Clovis. Allí, Dooku informó a la senadora Padmé Amidala de su trato con Clovis y ordenó su arresto, pero el senador separatista Bec Lawise, afirmó que el Senado Separatista no aprobaría eso. Entonces, Dooku obligó a Amidala a disparar a Lawise. Luego, Dooku se marchó a bordo de la nave insignia de Kraken y ordenó a sus fuerzas retirarse de Scipio.

Tyranus al descubierto

«Te dije todo lo que necesitabas saber en Geonosis. Hace todos estos años, Kenobi. Debiste haberte unido a mí. Sifo-Dyas lo entendió. Vio el futuro. Es por eso que me ayudó.»
―Dooku[fuente]
Dark side ritual

Dooku y Sidious usan su poder para crear una ilusión a Yoda.

Más adelante, Dooku fue informado por Darth Sidious de que los Jedi habían descubierto un secreto que Dooku había fracasado en ocultar. Entonces, Dooku supo que los pykes habían retenido a Silman, el ayudante del antiguo Canciller Supremo Finis Valorum que acompañaba al Maestro Jedi Sifo-Dyas, con vida. Dooku se dirigió a Oba Diah para eliminar ese cabo suelto, y terminó matando a Silman. Sin embargo, Dooku fue enfrentado por Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. Luchó contra ellos antes de ser rodeado por Lom Pyke y sus hombres, quienes revelaron que él era Tyranus. Dooku afirmó que había revelado toda la verdad a Kenobi en Geonosis acerca de un Lord Sith, mató a Lom Pyke y escapó.

Depués, fue contactado por Darth Sidious, quien exigió su presencia en Coruscant. Tanto él como Sidious sintieron que Yoda se encontraba en el mundo Sith de Moraband por una razón desconocida. Entonces, Dooku permitió a Sidious usar su sangre para crear una ilusión a Yoda debido a su vínculo con su antiguo maestro usando los rayos de la Fuerza. No obstante, fracasaron en romper a Yoda y supieron que para ello necesitarían más tiempo.

Crisis en Utapau

Hacia el final de las Guerras Clon, el Conde Dooku y el General Grievous se interesaron por un enorme cristal kyber en el planeta neutral de Utapau. Contrataron a varios mercenarios sugi liderados por Endente y marginados amani para excavar el cristal y custodiarlo respectivamente. Dooku y Grievous fueron ayudados también por el gobernador Torul Blom, quien mantenía contactos en secreto con Endente. Cuando la Maestra Jedi Tu-Anh investigó su operación, los separatistas enviaron a dos MagnaGuardias IG-100 para asesinarla. Sin embargo, su muerte atrajo la atención del Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y el Caballero Jedi Anakin Skywalker, quienes viajaron a Utapau a investigar.

Big Bang Ep

Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker frustran el plan de Dooku de obtener un cristal kyber de Utapau.

Investigando la muerte de Tu-Anh y la presencia de los MagnaGuardias, Kenobi y Skywalker viajaron a las llanuras de Utapau para investigar a un grupo de amani marginados. Mientras viajaban, los dos Jedi fueron capturados por varios mercenarios sugi que les llevaron ante Endente, quien les informó sobre el interés de la Confederación de Sistemas Independientes por el cristal kyber. Cuando los Jedi ofrecieron comprar el cristal por el doble de su precio, Endente informó a Dooku vía holograma sobre los Jedi y exigió una recompensa mayor a la ofrecida por los Jedi. Dooku le ordenó matar a los Jedi y prometió que enviaría a Grievous para darle lo que merecía. Después, los dos Jedi consiguieron derrotar a sus captores y robar el cristal.

Mientras Endente y sus compañeros sugi se preparaban para recuperar el cristal kyber, fueron contactados por Dooku quien informó de que Grievous se iba a reunir con ellos en las llanuras de Utapau. Temeroso de comunicar su fracaso al Sith, Endente pidió a Dooku que enviara a Grievous a Ciudad Pau para reunirse con él bajo el pretexto de que los amani ya no eran capaces de custodiar el cristal. Endente informó al Lord Sith de que tenía un amigo en el gobierno de Utapau, el gobernador Blom. A pesar de sus esfuerzos, Endente y sus fuerzas fallaron en recuperar el cristal de los Jedi, quienes se abrieron paso al espaciopuerto de Ciudad Pau.

Grievous eventualmente supo del fracaso de Endente y lo ejecutó. Finalmente, Grievous consiguió recuperar el cristal de los Jedi con ayuda del gobernador Blom y lo subió a su lanzadera y de allí a su nave insignia. Los Jedi lo siguieron a bordo pero allí, Grievous consiguió capturar a Kenobi. Tras la captura de Kenobi, Grievous informó a Dooku, quien le ordenó ejecutar a Kenobi y entregar el cristal urgentemente en Serenno; añadiendo que no toleraría el fracaso. A pesar del esfuerzo de Grievous, los dos Jedi consiguieron destruir el cristal y la flota de Grievous. Sólo Grievous escapó para informar de su fracaso a su maestro.

El discípulo oscuro y Asajj Ventress

Dooku: «Vos es un Señor Oscuro, igual que yo, y sabe mejor que nada cómo volverse contra los suyos.»
Asajj Ventress: «¿Un Señor Oscuro?»
Dooku: «Oh, sí. Ha jurado lealtad al lado oscuro. Él y yo derrocaremos a Lord Sidious de una vez por todas, y gobernaremos la galaxia juntos. Con suerte, ya habrás sido eliminada para entonces.»
— Dooku a Asajj Ventress[fte.]
Darkdisciple

Quinlan Vos se alía con Asajj Ventress para asesinar a Dooku, poco antes de convertirse en el tercer aprendiz del Lord Sith.

En los últimos días de las Guerras Clon, el Conde Dooku dirigió un asalto contra el planeta Mahranne, que comportó el genocidio de la especie mahran. Además, Dooku ordenó que todos los mahran fueran eliminados en el acto. El ataque de Dooku fue atestiguado por el Consejo Jedi en Coruscant, quien a sugerencia del Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi puso en marcha un plan inusual consistente en aparejar al Maestro Jedi Quinlan Vos con la cazarrecompensas Hermana de la Noche y antigua aprendiz de Dooku Asajj Ventress. Tras asociarse con Ventress como cazarrecompensas, Vos eventualmente le reveló su verdadera identidad. Buscando venganza contra Dooku por sus acciones contra ella y su gente, Ventress aceptó ayudar a Vos entrenándolo en los caminos del lado oscuro de la Fuerza.

Después de que Vos completara su entrenamiento, Ventress supo gracias a su contacto separatista, Sumdin, que Dooku iba a visitar Raxus, donde iba a recibir una condecoración por sus servicios a la Confederación de Sistemas Independientes. Para su viaje, Dooku fue acompañado por su comandante militar, el General Grievous. Antes de recibir el premio, Dooku dio un discurso patriótico a una gran multitud defendiendo la causa separatista y atacando a la República Galáctica y los Jedi. Durante el banquete público, Asajj aprovechó para acercarse a Dooku y retarle a un duelo en un mirador cercano. Dooku aceptó pero en secreto contactó con Grievous para pedir refuerzos. No obstante, Vos se anticipó a eso y encerró a Grievous en una sala.

Juntos, Ventress y Vos se enfrentaron a Dooku en el mirador. Tras intercambiar plasenterías acerca de una copa de vino alderaaniano, Dooku se enfrentó a sus asesinos en un duelo de sables de luz. Usando su maestría del lado oscuro de la Fuerza, Dooku les superó y usó la Fuerza para retenerlos contra unos pilares cercanos. A pesar de los mejores esfuerzos de Vos, fue incapaz de superar a Dooku y fue tomado como cautivo por el Lord Sith. Ventress consiguió escapar tras una breve pelea con Grievous pero no pudo rescatar a su amante, Vos. Entonces, Dooku dejó a Vos inconsciente con los rayos de la Fuerza y se llevó al Jedi cautivo a su palacio de Serenno.

Dookuvsventress

Dooku se enfrenta a Asajj Ventress en Raxus.

En Serenno, Dooku torturó a Quinlan Vos durante un tiempo prolongado. Para sembrar la discordia entre Vos y Ventress, mostró al Maestro Jedi un holograma de Ventress matando a su antiguo maestro, Tholme. Cuando Vos rechazó inicialmente creer las afirmaciones de Dooku, el Lord Sith le mostró el sable de luz de Tholme. Usando sus habilidades de psicometría, Vos se dio cuenta de que Dooku estaba diciendo la verdad. Poco después, Ventress y un equipo de cazarrecompensas formado por Boba Fett, Bossk, Embo, Latts Razzi y C-21 Highsinger emprendieron una misión para rescatar a Vos. Sin embargo, fueron obligados a escapar sin Vos, quien había sucumbido al lado oscuro y procedió a atacar a Ventress. Después del ataque, Vos se convirtió en el nuevo aprendiz Sith de Dooku. A pesar de pasar al bando separatista, Vos planeaba en secreto obligar a Dooku a conducirle hasta su maestro, Darth Sidious, y entonces matar a los dos Lores Sith.

Juntos, Dooku y su nueva mano derecha Quinlan Vos lanzaron una renovada campaña militar contra la República Galáctica. Vos rápidamente adoptó el apodo de Almirante Enigma entre las filas de la República. Tras recibir información del Almirante Wullf Yularen de que Dooku planeaba atacar el planeta Taris, el Consejo Jedi inició una misión diseñada para rescatar a Quinlan Vos. Con la ayuda de Ventress, Obi-Wan Kenobi y su antiguo Padawan Anakin Skywalker se infiltraron en la nave insignia de Dooku y se abrieron paso hasta el puente, esperando encontrar al Almirante Enigma. En su lugar, encontraron a Dooku. Mientras Skywalker se enfrentaba a Dooku, Ventress y Kenobi consiguieron "rescatar" a Vos de una celda. No obstante, Dooku y Vos habían anticipado el rescate y acordaron que Vos fingiera estar en un estado demacrado. Aunque Ventress percibía que Vos había caído al lado oscuro, los Jedi dieron la bienvenida a Vos al Templo Jedi.

El "rescate" de Quinlan Vos proporcionó a Dooku un espía de alto nivel dentro de la Orden Jedi. Usando su alto rango dentro de la jerarquía Jedi, Vos informó de las operaciones de la República a Dooku. Eso permitió a los separatistas sabotear una base de suministros en un asteroide y evacuar un puesto de escucha en Vanqor antes de los ataques de la República. Tras averiguar que Vos había caído al lado oscuro, el Consejo Jedi volvió a encargar a Vos la misión de matar al Conde Dooku. Con la ayuda de Ventress, Vos y los Jedi supieron que Dooku se encontraba sobre el planeta Christophsis. Vos consiguió infiltrarse en la nave de Dooku y se enfrentó a él en un duelo de sables de luz. A pesar de superar a Dooku, Vos se negó a matarlo y exigió a Dooku que lo guiara hasta Darth Sidious.

Ciscapitalcity

Raxus, donde Ventress y Vos se enfrentaron a Dooku.

Sin que lo supieran Dooku y Vos, habían sido seguidos por Kenobi y Skywalker. Los dos Jedi rápidamente arrestaron a Dooku y Vos y los trasladaron a un Destructor Estelar Clase Venator como prisioneros. Mientras se dirigían al bloque prisión del Destructor, Vos consiguió liberar a Dooku, quien a su vez liberó a Vos. Después de matar a los Caballeros Jedi Akar-Deshu y Kav Bayons y a una docena de soldados clon, ambos escaparon a bordo de la nave personal de Ventress. Ventress intentó llevarlos de vuelta a la nave insignia de Dooku, pero su nave fue derribada por la República y chocaron contra la superficie de Christophsis.

Dooku y sus acompañantes sobrevivieron a la caída pero el Conde sufrió una seria herida. Tras avanzar campo a través en Christophsis, consiguieron alcanzar una base separatista local construida en una enorme torre de cristal. Al llegar, Dooku fue informado de que Darth Sidious solicitaba una audiencia con él. Durante una breve conversación vía holograma, Dooku pidió ayuda a su maestro para salir de Christophsis. Poco después, Kenobi y Skywalker lanzaron un ataque a gran escala contra la base separatista.

Juntos, Dooku y sus oponentes se abrieron paso a través de un santuario de cristal. De camino, Dooku fue alcanzado por un disparo que lo dejó inconsciente. Aunque Ventress quería dejarlo morir, Vos insistió en mantenerlo con vida. Mientras Vos ayudaba a los droides de combate en la defensa de la base, Ventress movió a Dooku hasta el interior del santuario de cristal. Al despertarse, Dooku se burló de Ventress y aseguró que Vos tenía el potencial para ser un gran Lord Sith. Ventress contestó que Vos tenía planes mayores para Dooku. Cuando Vos entró en el santuario, Ventress le hizo frente por su decisión de unirse a Dooku y al lado oscuro.

DookuVilla-Nightsisters

El palacio de Dooku en Serenno, donde Vos fue torturado y eventualmente cayó al lado oscuro.

Mientras Ventress y Vos se encontraban ocupados, Dooku aprovechó para atacarlos con los rayos de la Fuerza. Quiso matar a Vos, pero Ventress se interpuso en el ataque empujando a Vos. Aunque Vos consiguió detener a Dooku, Ventress quedó herida mortalmente. Entonces, Dooku intentó instar a Vos a matarlo, pero al darse cuenta de que el asesinato llevaba al lado oscuro, Vos se negó a hacerlo y reafirmó su identidad como Jedi. Mientras Vos velaba a su amante moribunda, Dooku se reunió con la nave de Sidious y abandonó Christophsis. A pesar de fracasar en matar a Dooku, Vos fue indultado por el Consejo Jedi tras rechazar el lado oscuro y continuó sirviendo a los Jedi en el esfuerzo de guerra.

La búsqueda de Darth Maul

«Te he dejado aquí para hacerte un ofrecimiento. Mientras que Grievous es una criatura de corta amplitud de miras, tú eres mucho más, percibo mucho más. Abandonaste a los Jedi cuando entendiste que los Sith estaban ganando poder. Ahora te sugiero abandonar a Sidious y servirme a mí. »
―Darth Maul, tentando a Dooku a unirse a él[fuente]
SonOfDathomir3

Darth Tyranus, capturado por su predecesor Darth Maul.

Tiempo después, Dooku asistió a Darth Sidious en el interrogatorio de su antiguo aprendiz, Darth Maul, para obtener información acerca de su Sombra Colectiva en la Aguja de Stygeon Prime. Sin embargo, Maul consiguió escapar al planeta Zanbar con la ayuda de sus supercomandos mandalorianos. Entonces, Dooku envió al General Grievous y Tey-Zuka a atacar y diezmar a Maul y sus fuerzas. Acto seguido, Dooku contactó con Grievous después de que las fuerzas de Maul hubieran sido expulsadas de Zanbar. Dooku esperaba que ese ataque hiciese salir a la luz a la Madre Talzin.

Poco después, Dooku se dirigió junto a un par de MagnaGuardias IG-100 al planeta Ord Mantell para capturar a Maul y acabar de eliminar a sus fuerzas. Allí, Dooku fue enfrentado por el Hermano Viscus y los Hermanos de la Noche. A pesar de todo, Dooku consiguió derrotar fácilmente a Viscus y a sus hombres. No obstante, Dooku quedó rodeado por las fuerzas de Maul antes de poder asesinar a un derrotado Viscus.

Dooku recibió entonces una oferta de Maul; abandonar a Darth Sidious y servirlo a él. Dooku se negó a ello, sabiendo que Sidious era mucho más poderoso de lo que ellos percibían. Maul le dijo que junto a Talzin, todos ellos podían suponer la caída de Sidious. Entonces, Dooku habló con Talzin, advirtiéndole de que traicionar a Sidious era una locura. Talzin le dijo que Sidious ya estaba listo para reemplazarlo por un nuevo aprendiz, y reveló a Dooku cómo Sidious había acudido a ella en el pasado prometiendo hacerle su mano derecha. Sin embargo, Sidious la había traicionado y se había llevado a Maul. También desveló que Maul era su hijo. Cuando las fuerzas de la República Galáctica abordaron la nave, Dooku decidió ayudar a Maul a asesinar a los Jedi, pero no sin antes liberar en secreto a Grievous. Juntos se enfrentaron a los Generales Jedi Mace Windu, Aayla Secura, Obi-Wan Kenobi y Tiplee. Dooku consiguió asesinar a Tiplee y escapó junto a Maul y los comandantes Gar Saxon y Rook Kast a bordo de una lanzadera.

Dooku Kills Tiplee

Dooku mata a la Maestra Jedi Tiplee.

Acto seguido, Dooku fue llevado a Dathomir por Maul. Allí, fue llevado a una cámara en la aldea de los Hermanos de la Noche para serle robada su energía vital de modo que Talzin pudiera recuperar su forma física. Luego Dooku fue poseído por Talzin en cuanto Grievous y Sidious llegaron al lugar. Sin embargo, Talzin no fue rival para Sidious mientras se encontraba en el cuerpo de Dooku. Finalmente, Talzin recuperó su forma corpórea y Dooku fue liberado. Entonces ayudó a su maestro en la lucha contra Talzin hasta que Grievous la mató. A pesar de que Maul huyó, Sidious aseguró a Dooku que su futuro ahora era seguro.

Muerte

Sheev Palpatine: «Lo has hecho bien, Anakin. Era demasiado peligroso como para dejarlo con vida.»
Anakin Skywalker: «Sí, pero era un prisionero desarmado. No debí hacerlo. No es el estilo Jedi. »
Sheev Palpatine: «Es natural. Él te cortó el brazo, y tú querías venganza.»
— Palpatine y Anakin Skywalker acerca de la muerte del Conde Dooku[fte.]
Tiempo después, Dooku y el General Grievous secuestraron al Canciller Supremo Sheev Palpatine en Coruscant, desencadenando la Batalla de Coruscant. Cuando los Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker llegaron al puente de la Mano Invisible para rescatar al "cautivo" Canciller, quien en realidad era el Lord Sith Darth Sidious y Maestro Sith de Dooku, el Conde llegó flanqueado por dos superdroides de combate B2. Dooku hizo un salto desde lo alto de un balcón hasta el suelo, con su sable de luz en mano, y ordenó a los Jedi rendirse para que Palpatine no presenciase una masacre. Kenobi afirmó que Dooku no escaparía esta vez.


Dooku Obi-wan choke

Dooku incapacita a Obi-Wan Kenobi.

Los Jedi cargaron contra Dooku juntos, tal como Kenobi había planeado años antes en Geonosis, con el Conde retirándose a la defensiva. Durante la lucha, Skywalker dijo a Dooku que sus poderes se habían duplicado desde la última vez que se vieron. Dooku respondió que cuanto mayor era el orgullo mayor era la caída, seguro de que los Jedi perderían el combate. Las habilidades con el sable de luz de los dos Jedi habían mejorado mucho durante el transcurso de las Guerras Clon, sin embargo, inicialmente no revelaron esto a Dooku usando sólo técnicas de combate básicas.

Cuando los dos Jedi cambiaron sus estilos de lucha a medio combate y comenzaron a poner en peligro las defensas de Dooku, el Lord Sith fue pillado con la guardia baja, pero consiguió reajustar sus tácticas para una confrontación más seria.

Eventualmente, Dooku consiguió empujar con la Fuerza a Obi-Wan al suelo, sólo para que Skywalker le obligara a ascender por unas escaleras. Los droides que acompañaban a Dooku atacaron a Kenobi, quien los destruyó fácilmente. Mientras Kenobi se volvía a unir al duelo, Dooku consiguió obtener ventaja e hizo levitar con la Fuerza a Kenobi a la vez que golpeaba a Skywalker contra una pared. Entonces, el Conde comenzó a estrangular con la Fuerza a Kenobi y lo lanzó a la otra punta de la sala donde le lanzó parte de un balcón encima. Poniéndose de pie, Skywalker procedió a enfrentarse a Dooku en solitario.

A medida que luchaban, Dooku se burló de Skywalker remarcando que tenía miedo, odio e ira pero no los utilizaba. Eso resultó ser un error, no obstante — Anakin se encontraba en efecto asustado, asustado de perder a Obi-Wan. La burla enfureció a Skywalker, que canalizó su odio hacia Dooku en la lucha, rozando momentáneamente el lado oscuro.

Betrayed

Dooku de rodillas ante Skywalker, traicionado por Darth Sidious.

Negándose a ser intimidado por la victoria de Dooku sobre Kenobi, Skywalker siguió atacando a Dooku golpeando sus defensas. Rápidamente tomó ventaja, y en un momento dado golpeó tan fuerte que la hoja de Dooku rozó su hombro. Con una rápida maniobra, procedió a cortar las dos manos del Conde, vengando doblemente la pérdida de su brazo derecho en su primer encuentro. Dooku estaba ahora a merced del Caballero Jedi.

Esperando que Sidious interviniera y salvara su vida, tal como él había prometido hacer en caso de derrota, Dooku quedó impactado al ver que Palpatine ordenaba a Skyalker ejecutar un golpe mortal. Fue entonces cuando se dio cuenta del engaño de Sidious — el Maestro Sith nunca había pretendido que Dooku sobreviviera — simplemente lo había usado para crear la Confederación de Sistemas Independientes y hacer posible su plan de dominación de la galaxia. Anakin Skywalker, Dooku podía ver, no era otro que su futuro sustituto. Bajo la orden de Palpatine, Skywalker — a pesar de dudar por un momento — ejecutó a Dooku decapitándolo.

Legado

Darth Sidious: «El fin de la guerra está cerca, General.»
Grievous: «¿Pero la pérdida del Conde Dooku?»
Darth Sidious: «Su muerte fue... una pérdida necesaria. Pronto contaré con un nuevo aprendiz, uno más joven y mucho más poderoso.»
— Darth Sidious al General Grievous[fte.]
DarthVaderBust-TESB

Darth Vader, el asesino de Darth Tyranus y su sucesor.

No mucho después de matar a Dooku, Anakin Skywalker lo reemplazó como aprendiz de Darth Sidious tan pronto como cayó en el lado oscuro y se convirtió en Darth Vader. Vader destruyó la Orden Jedi y asesinó, con la ayuda de los soldados clon, a la mayoría de los Jedi.

Tras el final de las Guerras Clon, el recién creado Buró de Seguridad Imperial del Imperio Galáctico llevó a cabo purgas de lealtad, durante las cuales gran parte del material propagandístico de Dooku fue destruido. Sin embargo, raras muestras del trabajo de Ansibella Delu en forma de póster sobrevivieron a las purgas.

Además, después del fin de la guerra comenzaron a circular rumores de que Dooku en realidad nunca había abandonado la Orden Jedi a pesar de sus afirmaciones de lo contrario. El rumor sugería la idea de que los Jedi habían sido traidores a la República Galáctica desde incluso antes del inicio de la guerra aunque algunos, incluido el Gran Moff Wilhuff Tarkin, permanecieron escépticos.

En el 31 DBY, cincuenta años después de la muerte de Dooku, tuvo lugar una caza para conseguir un antiguo tesoro perteneciente al Conde en Ponemah. Quienes participaron esperaban encontrar cristales kyber, pero fueron sorprendidos al descubrir que el tesoro consistía en un soldado clon que había sido mantenido cautivo y congelado en éxtasis durante los últimos cincuenta años. El soldado, el médico clon Kix, había descubierto la verdad sobre la Orden 66 tras haber recibido pistas de su amigo y también soldado clon CT-5555, también conocido como Cincos. Al final Kix fue salvado por la tripulación del pirata Sidon Ithano, y tras descubrir los acontecimientos que habían tenido lugar en los últimos años, se unió a ellos.

Apariciones

Apariciones no-canónicas

Fuentes

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.