Fandom

Star Wars Wiki

Shu Mai

23.959páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.


«Ella tiene todos nuestros mejores intereses en el corazón.»
«¿En serio? Yo he oído que ni siquiera tiene corazón.»
―Mousul y Nemrileo, hablando de Shu Mai[fuente]

Shu Mai fue una mujer gossam nativa del planeta Castell, que sirvió como la Presidenta del Gremio de Comerciantes antes y durante las Guerras Clónicas. Fue una de los millones gossams que quedaron devastados durante la depresión económica en su planeta de origen docenas de años antes del surgimiento del Imperio Galáctico, y después de que fueron salvados de su crisis por el Gremio de Comerciantes, Mai obtuvo una posición como Jefa de Recursos Propietarios del Gremio, y eventualmente fue promovida varias veces más. Usando tácticas hábiles y algunas veces inescrupulosas, Mai terminó sacando a los gossams de sus problemas financieros, antes de readquirir a Castell—sólo para que pudiera subir la renta todavía más y exigirle mayor tributo a su pueblo. Impresionado con su naturaleza emprendedora y conciencia de negocios perspicaz, el Gremio de Comerciantes terminó eligiéndola como su Presidenta.

Posteriormente, Mai alió al Comercio en secreto con la Confederación de Sistemas Independientes, un grupo de individuos poderosos que se habían separado del gobierno de la República Galáctica. Mai comprometió las fuerzas del Gremio a la CSI durante el conflicto de secesión conocido históricamente como Guerras Clónicas, y sirvió en el Consejo Separatista junto con otros como Nute Gunray, Wat Tambor y San Hill. Durante el cierre de la guerra en el 19 ABY, Mai estuvo entre los miembros del Consejo que fueron ejecutados por Darth Vader en el planeta Mustafar.

Shu Mai era conocida por usar métodos sin escrúpulos para conseguir lo que quería, aunque siempre era cuidadosa de no vincularse con tales actos, y permanecer al pie de la ley todo el tiempo. Era extremadamente codiciosa, y tomaba poca importancia por las demás personas—pudo haber matado a la mayoría de la población de Felucia, uno de los planes colonia de los gossams, en lugar de permitir que cayera en manos de la República. Su máximo deseo era el poder, y sobre todo, el dinero.


Biografía

« Nosotros, el Gremio de Comerciantes, usamos ventaja masiva sobre la realidad política»
―Shu Mai, Presidenta del Gremio de Comerciantes[fuente]

Vida Temprana

Shu Mai nació en el planeta originario de los Gossam, Castell. Un planeta localizado en las regiones Colonia del espacio, no muy lejos de los mundos del Núcleo Central. Poseía una piel de azul claro, además de un muy delgado cuerpo, con un par de largos brazos y piernas. La apariencia física, y la buena presencia eran de suma importancia en la cultura Gossam, así que Shu utilizó cremas líquidas en base a aceite y distintos mecanismos para moldear su cabello, formando una elegante cornucopia detrás de su delgada cabeza. Además de eso, era famosa por usar elaborada y elegante vestuario, usualmente de color rojo.

Shu Mai fue una de los Gossam quien sufrió una devastadora depresión económica que duró diez años, durante el momento en el que la Federación de Comercio invadía el sistema Naboo en el año 32 ABY. Esta crisis surgió debido a numerosos impuestos en rutas comerciales que se iban tornando más y más caros, ocasionando así, la pérdida de lujos extensos que eran imposible de mantener debido al costo, e incluso provisiones básicas como comida, agua y demás servicios. En el transcurso de esta depresión, la situación se tornó un tanto más drástica para las especies saurianas, depojándolas por completo de sus bienes principales como comida, dinero y pasajes al exterior del mundo. Sin embargo, poco después el Gremio de Comerciantes dio la cara en el planeta y lo salvó del completo desastre. En respuesta, como un favor al pueblo Gossam, el Gremio compró muchos bienes de gran valor, dándole así a su economía, un rápido y estupendo inicio a su economía, además de muchas inversiones de dinero. Castell entonces se convirtió en uno de los primeros lugares, sede del Gremio de Comerciantes y sus operaciones. Uno de los empleados Gossam, contratados por la corporación, fue Shu Mai, quien, con sus impresionantes habilidades agresivas de negocios, determinado destaque de entre los demás, y por supuesto, su mantenida lealtad a la causa de los Gossam. Lentamente comenzó a ascender en los rangos más internos del Gremio, hasta que finalmente se convirtió en su Jefa de Recursos Propietarios.

Mai fue la principal líder en la finalización de la horrible crisis económica de su planeta, usando tácticas de negociación muy avanzadas, y ocasionalmente algún movimiento ilegal que hacía falta. Mai tuvo la oportunidad para repotenciar a Castell, reduciendo drásticamente los impuestos dados al Gremio y demás rentas que anteriormente lo habían llevado a la ruina, y también reduciendo sus problemas internos y haciendo libres a los esclavos serviciales. Shu Mai luego compraría su propio planeta, pero únicamente para sus propios beneficios. Después de que lo hiciese, subió de pronto los impuestos y las rentas, forzando a su gente pagar los caros tributos. Sus superiores en el Gremio de Comerciantes se quedaron gratamente impresionados por su audaz manejo de la situación, y de más proporcionamiento de ganancias, finalmente ascendida al lado de sus colegas. Con el paso del tiempo, después de carreras arruinadas, bancarrotas de mundos natales de líderes destacados, y misteriosos accidentes, fue nombrada como Nueva Presidenta del Gremio de Comerciantes.

Presidenta

« En las ruinas de la vieja y decrépita República, aquellos de nosotros con astucia y previsión, construirán una estructura política perfecta y brillante. Una sin conexiones débiles, libre de basura moral que inicia la lentitud en una verdadera sociedad avanzada.»
― Los planes de Shu Mai con respecto a la galaxia.[fuente]


Beolar Bribbs.jpg

Shu Mai exponiendo propuestas como Presidenta del Gremio de Comerciantes


Permaneciendo oculto a Shu Mai, el Gremio de Comerciantes comenzó a realizar actividades inautorizadas, e incluso, ilegales, adquiriendo así innumerable poder político, además de materiales necesarios para su contribución en la galaxia. Sin embargo, las órdenes de Mai hicieron que los representantes del Gremio compraran o convencieran a corruptos Oficiales de la República, o Senadores para disminuir la bolsa económica, subiendo las tarifas de los impuestos a un nivel excesivo. Algunas pequeñas empresas protestaban acerca de las sorpresivas acciones del Gremio de Comerciantes y tácticas intimidantes, sin embargo, la astucia de Mai una vez más la salvó para poder operar satisfactoriamente las acciones del Gremio fuera de la Jurisdicción de la República, y siempre asegurarse de no parecer quebrantar la ley. Además obligó a muchos sistemas a comvertirse en aliados, e incluso miembros del Gremio, y si se reusaban, lideraba a ejércitos droides en su contra hasta que cediesen. Con muchos sectores distansiándose de la República durante la Crisis de Separación, Mai y el Gremio se hicieron cargo de incrementar cualquier poder lucrativo a su favor, y asegurarse de que más nunca le fuese leal a la República. Poco después del ascenso de Mai, el Gremio de Comerciantes organizó una cruenta represalia hacia la corrupta Federación de Comercio de Nute Gunray, pero su plan se volteó cuando el líder Neimoidiano Plure Barron envió su ejército privado para acabar con la vida de la Presidenta Gossam. Sin embargo el intento fracasó y ambas organizaciones se mantuvieron distanciadas, aunque con relaciones cordiales, pero casi intocables.

Poco antes del 22 ABY, el Gremio de Comerciantes fue el principal responsable de la contaminación niobarium en Vorian IV, en un intento de Mai para borrarlo del mapa.

Durante la Crisis de Separación, Shu Mai estuvo presente cuando el Sullustano Beolars Bribbs fue electo presidente del Consejo Sullustano, y el CEO de la Corporación SoroSuub, una compañía enorme que mantenía una importante e imponente influencia sobre el Gremio de Comerciantes. Shu Mai provisionó a Bribbs y dijo en una conferencia numerosas propuestas para que los votos de los accionistas del SoroSuub valieran el doble que los votos de los no-accionistas. Dado esto, recibió numerosos aplausos tras su conferencia.

Durante la Crisis de Separación, Shu Mai, como Presidenta del Gremio de Comerciantes, fue visitada por el Poderoso Conde Dooku de Serenno, un Jedi sumamente formal y respetuoso, quien era el líder de un grupo de sistemas separados de la República, conocido como la Confederación de Sistemas Independientes. Mai se reusó a crear una alianza formal con la Confederación, sabiendo que si lo hacía, sería cuestionado por muchos de los sistemas proveedores al Gremio, sin embargo mantuvo en secreto una alianza informal con Dooku. Rápidamente aprendió de Darth Sidious, el misterioso Maestro Sith de Dooku, y sus planes para derrocar a la República. Mai no resultó la única unida a su clandestina Confederación; también lo fueron Nute Gunray de la Federación de Comercio, los senadores Po Nudo y Tikkes, San Hill del Clan Bancario Intergaláctico, Wat Tambor de la Tecno-Unión, así como el Archiduke Poggle el Menor, y muchos otros interesados en la política de Dooku. A cada uno de ellos se les otorgó una especializada Silla Mecánica Xi Char, con la cual Sidious los comunicaba via holográfica de forma clandestina.

Antes del 22 ABY, Shu Mai intentó ocasionar la retirada de la República del Sistema Ansion. Después de examinar un detallado mapa de la galaxia, el cual señalaba específicamente las rutas comerciales, y alianzas de entre los planetas, Mai dedujo que si discretamente se colocaba presión en el sistema para que se uniera, pudiera unirse a los demás planetas formando parte de la Confederación, dándole oportunidad al Gremio de Comerciantes para explotarlos y sacar dinero de estos. Ansion era en sí mismo, un planeta insignificante para los ojos del Senado, como mucha de su población resultaba nómada, y no poseían una verdadera industria. Sin embargo, si Ansion iba a abandonar la República, muchos de sus aliados radicales lo harían también, y además de estos, se hundirían muchos mundos pobres que habían hecho tratos con el sistema. Aparte de Mai y el Gremio de Comerciantes, muy pocos se percataron de que un planeta acuático como Ansion, era la sede de muchos tratados intergalácticos. Shu Mai planificó la retirada de la República junto con el Senador Ansioniano Mousul y muchos otros líderes de gran importancia, y aunque deseaban intensamente que el planeta cayera por la fuerza, Shu Mai recordó que la Federación de Comercio había intentado algo parecido con el sistema Naboo. Mai no quiso entonces, atraer la atención a Ansion, prefiriendo persuadir al pueblo a pensar un poco más en los beneficios de separación, y el Senador Mousul ya había iniciado una campaña política para hacer que la República abandonase el planeta y cayese en manos de los Separatistas. Aquellos que proporcionaron al Gremio con dinero y otros bienes políticos, serían muy bien recompensados, sin embargo, Mai se percató de que resultaría sumamente difícil obtener control sobre los planetas.

Mai envió a un Hutt, llamado Soergg Vosadii Bezhin para hacer que se intensificara la influencia política en Ansion. Sin embargo, el Alto Consejo Jedi tomó en cuenta un posible conflicto de secesión, y envió a cuatro Jedi en una misión diplomática, en un intento de negociar y obtener buena aceptación por parte de los Ansionianos. Mai quiso que Soergg intentase matarlos, y por supuesto el plan fracasó. Esto ocasionó que Shu Mai se enojara, y con su plan fracasando cada vez más, muchos de los proveedores y compañeros de toda la vida de Mai comenzaron a dudar de ella y de su capacidad para resolver conflictos, creyendo que había acabado a los enviados diplomáticos. Sus planes fallaron completamente, y los Jedi obtuvieron la victoria en su misión siplomática, haciendo que Ansion se uniese automáticamente a la República, eligiendo a un presidente miembro de esta. Mai tuvo que asesinar secretamente a muchos de sus co-conspiradores, quienes estaban indignados con su fracaso aparente. Sin embargo, Dooku quien la había seguido todo el tiempo, le dijo que eso no tenía ninguna importancia.

Las Guerras Clónicas

ShuMai-hd.jpg

Mai acepta que el Gremio de Comerciantes se una a la Confedeación Separatista de Dooku

« Lo que usted nos propone pudiera llamarse traición...»
― Shu Mai al Conde Dooku[fuente]

Luego, Mai fue invitada al planeta Geonosis en el Borde Exterior, en una conferencia urgente con los demás líderes Separatistas. Dooku quería que todos sellaran su alianza formal con la Confederación, Mai lo hizo al final, aunque de mala gana, porque perdería mucha de su reputación, y la República comenzaría a sospechar de ella. Finalmente no tuvo otra opción, y la alianza le resultaría sumamente beneficiosa, le traería seguridad, protección y otros bienes que también les interesaban a demás miembros del Consejo Separatista, y Mai se aprovechó de los nuevos androides de la Tecno-Unión y demás fuerzas proporcionadas por parte de la Federación de Comercio para protección personal al Gremio de Comerciantes, además de protegerse de los venideros Jedi. Sin embargo, Shu fue la única de los Poderosos Separatistas en sospechar seriamente del Conde Dooku, y aceptó formar la Alianza, pero clandestinamente. Esto ocasionó muchas burlas de entre sus colegas, pensando que había tenido miedo de que la República pusiese Mano Jurídica Dura sobre su pellejo. De cualquier manera, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, quien previamente había frustrado sus planes en Ansion, había rastrado al Cazarrecompensas Jango Fett, la mano derecha del Conde Dooku al mundo desértico, y él mismo presenció la reunión de los Separatistas desde un balcón en la parte derecha de la Sala de Reuniones. Kenobi fue capturado por los droides de seguridad de Dooku, y él, junto con su Padawan Anakin Skywalker, quien se había infiltrado para rescatarlo junto a la Senadora Padmé Amidala, fueron declarados a ser ejecutados en el Coliseo Petranaki.

Posteriormente la Orden Jedi dse percató de la súbita desaparición de Kenobi, y por lo menos doscientos Jedi fueron enviados por la República al Coliseo, en un intento por acabar la Rebelión Separatista y rescatar a los cautivos. Shu Mai miró complaciente junto a los demás líderes Separatistas, cómo los Jedi eran asesinados uno a uno por sus androides de batalla, y dentro de poco, de los doscientos Jedi que llegaron, sólo se mantenían luchando menos de doce, incluyendo los dos que habían llegado al planeta inicialmente, y la senadora que se defendía con un bláster. Dooku ordenó a sus comandantes droides cesar el fuego por un momento y los Jedi se mantuvieron en forma defensiva. El Sith les pidió que se rindieran de forma honorífica, y serían perdonadas sus vidas, pero Mace Windu, el poderoso Maestro Jedi que lideró el grupo se negó completamente, Dooku se quedó lamentado y le dijo al Jedi que hubiese querido mantener una relación cordial con la Orden, pero se lo impedían. Tras ese penoso incidente ordenó la muerte de los Jedi, los androides estaban a punto de disparar, cuando súbitamente llegaron miles de cañoneras LAAT diseñadas por técnicos especiales, estas acabaron con los droides ahí en la Arena, liderados por el Gran Maestro Jedi Yoda. Súbitamente la República reunió un poderoso ejército de clones armados en el planeta Kamino y lo utilizó en la guerra contigua contra los droides. El ejército droide de la Confederación fue derrotado en el coliseo, y la batalla proveniente marcó el inicio de las llamadas Guerras Clónicas. Los droides araña del Gremio de Comerciantes formaron parte de la batalla a favor de la Confederación, únicamente con la autorización de Shu Mai, mientras la lideresa se mantuvo oculta en el Salón de Guerra Separatista. La CSI sufrió muchísimas pérdidas, debido al mejorado adiestramiento de los clones que se imponía sobre los droides, y tan pronto la batalla inició, Mai y los demás Líderes Separatistas se retiraron del planeta.

Aproximadamente nueve meses tras la batalla, en pleno inicio de la guerra, Mai fue involucrada en la próxima operación de la Confederación, la "Alimento de Sombras" , con la emisión ininterrumpida de propaganda Separatista para hacer que más aliados se les unan, operando casi en todos los canales holográficos. Poco después, en el planeta Bassadro, Shu Mai intentó ganar apoyo de mundos aún aliados con la República, insultando con severas palabras a funcionarios de la República por sus acciones cometidas en el sistema. Según sus palabras, los clones de la Repúblicah habían exterminado pueblos completos dentro del planeta, matando más de cuatrocientos nativos de allí. En vez de seguir culpando a la República por desapariciones misteriosas, y asesinatos por su causa, la Confederación decidió finalmente entregar el planeta, únicamente para parecer gentiles con los demás habitantes de la galaxia. Aunque las opiniones de inocentes no fuese algo que específicamente fuese de interés de Shu Mai. Para compenzar las pérdidas de los mineros, Shy Mai recalculó muchas cuotas de dinero junto con otros mundos productores.

Shu Sullust.jpg

Shu Mai en Bassardo

Una vez dentro de la operación "Alimento de Sombras", Shu Mai llevó a los mayores accionistas de inversiones del Gremio de Comerciantes, hacia el sistema Moorja, en el Borde Interior. Debido a los innumerables problemas climáticos y tormentas iónicas en el planeta, la Confederación tuvo problemas para poder enviar sus droides de combate para pelear contra los clones de la República; aunque soldados orgánicos se propusieron y pudieron formar una rebelión contra los clones, entre ellos Comandos de Gossam, Milicianos Kooriar, y muchos batallones francotiradores Neimoidianos de Nute Gunray, fueron enviados. Mai, luego formó una reunión con sus accionistas, donde les informó que usar soldados orgánicos sería de un costo mucho menor, que los droides de combate que requerirían autorizaciones y mucha energía iónica para ser utilizada en su tecnología.

Mai y Wat Tambor, viajaron al sistema Zygerria, el cual se había aliado recientemente con la Confederación. Ambos fueron invitados por Miraj, la Reina Zygerriana para que vigilaran una subasta, donde la población de la colonia Togruta de Kiros, iban a ser vendidos como esclavos. Al llegar, Tambos y Mai se dirigieron al edificio donde se estaba llevando a cabo la subasta, y la Reina llamó al público para iniciar la subasta, aunque la Reina intervino en un momento del comienzo, para enseñarle al público la captura del General Jedi Obi-Wan Kenobi. A Tambor le asustaba la idea de que el Maestro Jedi se hayara entre ellos, aunque estuviese capturado, sabía de lo que era capaz el Jedi, con todo y que Mai y la Reina le aseguraron de que no había nada de por qué preocuparse. Pero, desafortunadamente para ellos, el Caballero Jedi Anakin Skywalker estaba entre el público disfrazado como un guardia de seguridad. Cuando la Reina le ordenó azotar a Obi-Wan para convertirlo en esclavo, el Jedi atacó a los guardias que lo rodeaban, ayudados por su aprendiza Ahsoka Tano, R2-D2 y los soldados clones del Capitán Rex. Los peores temores de Tambor fueron confirmados cuando un bláster hirió gravemente a la Reina, y este junto con Shu Mai huyeron del planeta.

El Fin de la Guerra

«El General ha destrozado muchos sistemas aliados con la República. Estoy seguro de que están de acuerdo con eso... ¿o no?"
"El motivo de la existencia de Grievous es para pelear. Si quiere ocultarse, es un problema severo para la Confederación. La reclamación de nuestro planeta natal por parte del General, siempre formó del siniestro plan del Conde Dooku. Según veo para él, el Gremio de Comerciantes es completamente prescindible, o por lo menos eso aparenta.
»
―Administradores del Gremio de Comerciantes junto con la Presidenta Shu Mai, discuten los planes de Grievous con respecto al Consejo Separatista.[fuente]


La guerra explotó violentamente en los siguientes tres años, hasta que en el año 19 ABY, la Confederación fue cada vez más sufriendo bajas enormes. Gran parte de los planetas natales o residentes de los Líderes del Consejo Separatista, habían caído a manos de la República, y la Confederación fue expulsada forzadamente hacia los Territorios del Borde Exterior. En 19 ABY, Shu Mai junto con los demás miembros del Consejo, tuvieron que reunirse con el General Grievous, el supremo comandante de los Ejércitos Droides Separatistas, para discutir hacia dónde serían asignados. Los líderes del Consejo quedaron sumamente intimidados por el General Kaleesh, y únicamente lo aceptaron por su Alianza con Dooku. Se reunieron con él, en la nave insignia del General, la Mano Invisible, donde Grievous les explicó que si sus mundos natales habían sido controlados por la República, y sus residencias actuales y contractos ya no eran seguros, debían de ser enviados al Borde Exterior, sin embargo, Grievous debía de capturar un planeta lo suficientemente seguro para darles vivienda clandestina. Les ordenó mantenerse cada uno en su flota personal lejos de los territorios de la República, mientras él capturaba un mundo apropiado.

Shu Mai se molestó con el Conde Dooku, quien le había respondido que la pérdida de Castell era solo parte del "plan"; y finalmente el Gremio de Comerciantes se había vuelto de poca importancia para el Lord Sith. A ella y a los demás se les habían prometido muchas riquezas, poder político, y reconocmiento y admiración entre autoridades de la República, más bien todo lo contrario. Se estaban escondiendo, y cada vez más aislados de las verdaderas soluciones al problema, que permanecían silenciosas entre el misterioso Sidious, y sus subordinados. Entonces viajó hacia una base de ella en el sistema colonia de los Gossam más cercano, Felucia, el cual sufría actualmente una fuerte invasión por parte de la República. Fue ahí, cuando Grievous se comunicó con ella a través del mecanismo de la Silla-Mecánica dada por Dooku, diciéndole a la Presidenta del Gremio que el sistema Belderone había sido completamente controlado por la CSI y que sería temporáneamente su hogar. Mai accedió, y le contó en secreto, acerca de dos trabajadores sospechosos que recientemente fueron capturados por sus comandos de Gossams. Contínuo a eso, Mai contactó a su colega y miembro del Consejo Separatista, Nute Gunray, diciéndole que tras eventos ocurridos anteriormente, prefería no viajar en su transporte personal siendo ocupado por Jedi, y que preferiría marchar al punto de encuentro en Belderone, en una nave diplomática en Convoy junto con otros miembros del Consejo. Sin embargo, Gunray no tenía idea, o por lo menos ignoraba por completo a lo que se refería Shu Mai; y prefirió creer que su Silla Mecánica tenía una avería. Después de una cruenta batalla en su planeta natal, Cato Neimoidia, Gunray huyó asustado dejando su Silla Mecánica sin darse cuenta, cayendo en manos de la República, los cuales investigaron sus holomensajes y descubrieron la transmisión de Mai, junto con la aparición del líder, Darth Sidious, y finalmente el mensaje enviado por Grievous a todos los líderes, no le fue directamente enviado a Gunray.


El Neimoidiano aceptó viajar en un convoy junto con Mai y los demás, y cuando se fue, Mai comenzó a iniciar un plan para reconquistar Felucia. Aunque sabía muy bien que los Jedi la estaban buscando, y que el planeta pronto caería en manos de la República. Tenía un plan contrario en marcha, con el cual, si el planeta volvía bajo ataque, envenenaría todos los recursos de agua en Felucia, haciendo que el planeta prácticamente muriese, y le fuera inútil a la República. Entonces se dispuso a partir hacia el punto de encuentro en Belderone.

ShuMaiAngry.jpg

Shu Mai, Wat Tambor y San Hill en el Consejo Separatista en Utapau

Cuando la flota Separatista emergió del hipérespacio de Belderone, fueron emboscados por un batallón de cruceros de la República, liderado por los antiguos enemigos letales de Shu Mai: Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. Al parecer la transmisión enviada al Neimoidiano Gunray fue interceptada por los Jedi al capturar la Silla Mecánica y proporcionado la mayor parte de los movimientos de Grievous. Sabiendo que nunca derrotarían a las Fuerzas de la República, Grievous le ordenó a sus droides proteger a los evacuados Separatistas de Belderone, y una vez hecho escapar del sistema. Tras la inesperada derrota en Belderone, Grievous y el Consejo se trasladaron el planeta Utapau. Mientras se mantuvieron ocultos en el planeta de agujeros llenos de agua, Shu Mai celebró junto a los demás miembros la exitosa captura del Supremo Canciller Palpatine en Coruscant. Sin embargo, Palpatine logró escapar tras un rescate apresurado de la nave de Grievous, por parte de los Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, que también mataron a Dooku, dándole el más cruento golpe a los Separatistas, seguido a esto, Mai fue informada de que en Felucia se había iniciado un poderoso protocolo de conservación por parte de la República, y que el planeta estaba completamente en guerra. Ahora no podía regresar a su segundo hogar. Aunque sabía que había hecho todo lo posible, aún permanecía aquel sentimiento de pérdida, cuando el Conde Dooku les había ofrecido inimaginables riquezas, y oportunidad para gobernar la galaxia, pero lo único que tuvieron fueron asaltos militares, y huidas apresuradas, haciendo imposible regresar a casa. La Presidenta del Gremio de Comerciantes expresó su depresión súbita a sus compañeros del Consejo, y algunos expresaron, como el Archiduke de Geonosis Poggle el Menor, y el presidente del Clan Bancario Intergaláctico, San Hill, tenían un cierto apego, admiración y confianza en el General Kalesh, y en el mismo Sidious, a diferencia de los demás líderes, incluyendo a la Gossam. Gunray opinó que Dooku debió cumplir con todas sus promesas, en lugar de agotar todas sus mentes en el esfuerzo de la guerra en su profundidad, y que él había ganado autoridad mientras Dooku perdía terreno dentro del Consejo. Justo cuando Grievous llegó al planeta con sus Magnaguardias IG-100, Mai le dijo a Gunray que si el caso era ese, entonces debía de reclamarle su derecho de gobernar a Grievous y tal vez mandarlo a matar por todos sus fracasos, porque ese era su deber. Gunray lo hizo pero con mucha timidez, y al final Grievous lo ignoró por completo, convocó una alianza con el Consejo y les dijo que pronto la República los descubriría y que no podían hacer mucho, más que irse al único planeta aún controlado por la Confederacion. Mustafar, el mundo volcánico en el territorio contiguo a las Regiones Desconocidas. Los separatistas pensaron que tal vez sería peligroso alejarse mucho de la galaxia, pero no tuvieron alternativa cuando la República invadió el planeta, y Grievous fue acabado por el conocido Obi-Wan Kenobi.

Muerte

« Pero esperábamos una recompensa... Una guapa y hermosa recompensa...»
«Yo soy tu recompensa, ¿acaso no soy guapo?
»
― Shu Mai le roga a Darth Vader que no la mate[fuente]


Shu Mai death.jpg

Darth Vader acaba con Shu Mai

Al llegar a una fortaleza vagamente vigilada en Mustafar, un planeta volcánico horrible, Darth Sidious contestó a lo único que quedó de la Confederación, sin Grievous y sin Dooku, Gunray sería el jefe de esta, y la convertiría en un partido político aislado de la República. Posteriormente, Darth Sidious los contacta en respuesta a todas las atrocidades sucedidas. Les dijo que la República ganó la guerra, pero que presionará fuertemente para que no los arreste ni coloque mano dura contra ellos, y se conviertan en personas dignas en la Galaxia. Y que para esto enviaría a su nuevo aprendiz: Darth Vader.

Poco tiempo después, llegó el Lord Sith en su caza Jedi, los separatistas esperaban recibir una recompensa ante su llegada, pero lo único que consiguieron fue una muerte segura. Vader asesinó a todos los que se interponían en su camino sin importarle una palabra. Mai trató de huir de la sala, pero  Vader la sorprendió rapidamente cortándole la cabeza con su espada de luz.

Personalidad y rasgos

« La impaciencia no es más que una poderosa enfermedad letal...»
― Shu Mai[fuente]

Shu Mai tenía una incesable lujuria con respecto al poder político y al dinero, y era famosa por usar métodos extrovertidos para siempre conseguir lo que quería. Para cuando tuvo la oportunidad de comprar Castell, y convertirse en el supremo salvador de su pueblo, subió los impuestos y demás rentas a un nivel sumamente alto, causándole así a su pueblo, mucho sufrimiento. Sin embargo, eso no le era de mucha importancia, mientras eso le causaba innumerables beneficios para su persona mientras se ejecutaba la operación. Durante su intento para hacer que Ansion cediera su voluntad, contrató a cazarrecompensas para que liquidaran a los Maestros Jedi Luminara Unduli y Obi-Wan Kenobi, al igual que a sus aprendices Padawan, Barriss Offee y Anakin Skywalker.[3] Aunque sinceramente no le importaba mucho el sufrimiento o daño que pudiesen suceder por sus actos, lo único que le importaba a la Presidenta Gossam, era una verdadera ganancia que pudiese obtener en un determinado momento.

Pero Shu Mai también era sumamente cuidadosa y objetiva al organizar estrategias contra sus enemigos, por ejemplo, nunca se involucró ella misma en cuestiones de asesinato, o cualquiera otro de sus actos, y cuando parecía tener algo en común con sus acciones, se aseguraba mucho de parecer que siempre seguía la normativa de la ley, para que así, no se vieran involucrados con ella, determinadas ilegalidades. Cuando firmó su alianza vital con Dooku y la Confederación, se aseguró de hacerlo únicamente en secreto, porque sabía que ya se estaba volviendo un objetivo de la República, si quedaba de acuerdo con el ex-Jedi. Shu Mai también era muy astuta, a la hora de hacer los negocios, y sabía cómo organizar un verdadero tratado sin verse implicada en asuntos extraños. [1] Le parecía de poco valor los sentimientos, y felizmente hubiese acabado con la vida de muchos de sus amigos Gossam, si esto implicaba para ella algo de dinero, o si bien, la CSI se volvía más poderosa. [4] Incluso con aquellos que la orientaron en su labor económica y la vieron crecer, también con sus administradores que financiaron su campaña en Ansion, o sino con aquellos a quienes ella bien acogió.

Shu Mai era sumamente ambiciosa, y se aseguraba de eliminar cualquier obstáculo que se interpusiera en su camino al poder y la gloria. Cuando fue ascendida, y le tocó ser Presidenta del Gremio de Comerciantes, tuvo que acabar literalmente con muchos oponentes y adversarios, y en ese proceso arruinó esperanzas, sueños, oportunidades y carreras. [5] Incluso cuando alcanzó la cima, no se había satisfacido con lo que ya poseía, y se unió entonces al movimiento de los Separatistas. También era muy lista y poseía una virtud de paciencia no muy aclamada por sus colegas. Durante su misión a Ansion, optó por un ligero y sutil acercamiento, mientras sus aliados cedieron con armas apuntándoles la cabeza. Mai también era lista,y lo suficientemente calmada para saber lo que parece ser falso o no, se enfocaba y concentraba en un sólo lugar.[6]


También fue una de los pocos miembros del Consejo Separatista en cuestionar severamente las actividades de Dooku, Sidious e incluso de Grievous. Aunque otros tenían lealtad jurada, y otros mantenían distancia, pero Mai únicamente expresaba sus desacuerdos en los determinados momentos. Sin embargo, su naturaleza rebelde desaparecía a la sombra del General Grievous y su escolta de Maganaguardias. [7]

Entre bastidores

ShuMaiWrinkly.jpg

Un modelo de Shu Mai


Shu Mai fue creada por primera vez en El Ataque de los Clones, aunque apareció como antagonista en la novela prólogo a la película, titulada The Approaching Storm, fue realizada completamente por computadora para el Ataque de los Clones y para La Venganza de los Sith, y Chris Truswell, le hizo la voz. En el libro The New Essential Chronology, hay un error y la describen a ella como la Magistrada de la Alianza Corporativa, en la página 80.

Shu Mai hizo su aparición, únicamente en los Episodios II y III de la Saga Star Wars, con todo y que su historia fue más ampliada en el transcurso del Poryecto de Expansión, primero en La Llegada de la Tormenta, de Alan Dean Foster y Labyrinth of Evil de James Luceno. Además, información adicional fue puesta en la Star Wars Gamer magazine, The New Essential Guide to Alien Species y el Databank de Shu Mai. Shu Mai también aparece en una escena eliminada del disco extra del DVD de el Ataque de los Clones. Donde el Archiduke Geonosiano, Poggle el Menor sentencia a Anakin y a Padmé a muerte, Shu Mai es vista, sentada junto a Gunray, Tambor, Hill y otros Separatistas.





Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Databank title.png Shu Mai en el Databank (contenido actualmente obsoleto; links de los backups 1 2 en Archive.org)
  2. 2,0 2,1 Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones
  3. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada Approaching_Storm
  4. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada ShadowFeed2
  5. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada Gamer10
  6. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada La_Llegada_de_la_Tormenta
  7. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada Webstrip
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar