Fandom

Star Wars Wiki

Shaela Nuur

23.961páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión2 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
«Lograrás grandes cosas en tu vida, Shaela Nuur, de eso estoy seguro… Sólo recuerda siempre permanecer en la luz. Siempre.»
Ood Bnar[fuente]

Shaela Nuur era una mujer humana que sirvió como Caballera Jedi durante la Gran Guerra Sith y más allá. Entrenada en Ossus, el planeta biblioteca de la Orden Jedi, Nuur se convirtió en una Caballera fuerte y promisoria bajo la tutela del Maestro Jedi neti Ood Bnar. Bnar le dio a ella el cristal Solari, un poderoso artefacto de la Fuerza que podía ser usado en sables de luz siempre y cuando el usuario estuviera sintonizado con el lado luminoso de la Fuerza. Nuur posteriormente sufriría la pérdida de Bnar y Ossus durante la Gran Guerra Sith, cuando el planeta fue devastado por la Supernova Cron.

Después de la guerra Nuur fue seleccionada para formar parte de un equipo Jedi asignado a rastrear y matar terentateks. Los terentateks eran antiguos monstruos que fueron despertados por Exar Kun, el instigador de la Gran Guerra Sith, que eran sumamente peligrosos para los Jedi pues se alimentaban de la sangre de aquellos sensibles a la Fuerza. En lo que fue conocido como la Gran Cacería, Nuur eliminó la presencia de las criaturas en varios planetas junto a sus compañeros Caballeros Duron Qel-Droma y Guun Han Saresh. Durante las cacerías que realizaron juntos, Nuur y Qel-Droma desarrollaron un creciente romance que molestó bastante al celoso Saresh. Después de su purificación de Tatooine, se declaró oficialmente el fin de la Gran Cacería; sin embargo, el Consejo Jedi del Enclave en Dantooine despacharon a los tres Jedi a Korriban en una misión no oficial para eliminar a los terentateks que hubieran sobrevivido en ese mundo.

En Korriban, Nuur, Qel-Droma y Saresh discutieron sobre los actos cuestionables que habían cometido para encontrar a las bestias. Estos desacuerdos desembocaron en la partida de Saresh, dejando sólo a Nuur y a Qel-Droma para que cazaran a los terentateks. Cuando los dos se enfrentaron a uno de los animales dentro de una caverna en el Valle de los Señores Oscuros, Qel-Droma murió, así que Nuur, deseosa de venganza, buscó a la bestia por sí sola. Después de encontrarla en la tumba del Señor Sith Naga Sadow, Nuur murió cuando el cristal Solari de su sable de luz dejó de funcionar, pues ella se había entregado al lado oscuro de la Fuerza. Sus restos permanecieron sin ser molestados durante cuarenta años, hasta que el Caballero Jedi Revan los encontró durante la Guerra Civil Jedi.

Biografía

Entrenamiento en Ossus

Shaela Nuur: «El Maestro Ood fue un gran profesor…nunca lo olvidaré.»
Duron-Qel Droma: «Lo sé…y en algún lado en la Fuerza, él también lo sabe.»
— Shaela Nuur y Duron Qel-Droma [fuente]
OodWithShaela.jpg

Shaela Nuur con su Maestro en Ossus

Una mujer humana, Shaela Nuur vivió durante la época de las Antiguas Guerras Sith. Ya que era sensible a la Fuerza, Nuur fue llevada con la Orden Jedi y eventualmente se volvió aprendiz del antiguo Maestro Jedi neti Ood Bnar. Durante su entrenamiento en el planeta biblioteca Jedi de Ossus, Nuur se ganó la confianza y fe de Bnar, y él la consideró su estudiante más prometedora. Ella eventualmente construyó su primer sable de luz bajo su guía, y el neti le confió el cristal Solari, uno de los cristales de sable de luz más antiguos y poderosos que poseía la Orden Jedi.[2]

A pesar de las protestas de ella, Bnar insistió que Nuur aceptara el regalo pero le recordó que el cristal era incorruptible, pues sólo podía ser usado por aquellos que eran puros en el lado luminoso de la Fuerza. Nuur tomó en cuenta las palabras de Bnar y tomó el cristal, instalándolo en su sable de luz de hoja amarilla.[2] Nuur eventualmente sufrió la pérdida de Ossus y del Maestro Bnar durante la Gran Guerra Sith en el 3.996 ABY, cuando aliados del Señor Oscuro de los Sith Exar Kun ocasionaron que el Cúmulo Cron se convirtiera en supernova. La descarga de engería de la supernova devastó Ossus, y mató a todos los seres vivos en su superficie. Se creyó que Ood Bnar había muerto ahí.[1]

La Gran Cacería

«Los Jedi elegidos para continuar la cacería por su cuenta fueron Duron Qel-Droma, Guun Han Saresh y Shaela Nuur. Estos tres compartían un lazo poderoso, y cada uno de ellos era devoto de la luz. El Consejo pensó que juntos podrían derrotar a cualquier terentatek que encontraran.»
―Deesra Luur Jada[fuente]

La Gran Guerra Sith eventualmente llegó a su fin, y la Orden Jedi comenzó a planear la rehabilitación de la galaxia. Una de las prioridades más preocupantes de la Orden Jedi eran los terentateks, temibles creaciones de los antiguos Sith que se alimentaban de la sangre de los sensibles a la Fuerza y no eran afectados por muchos de los poderes que empleaban los Jedi. Su presencia a lo largo de la galaxia llevó a la muerte de muchos miembros de la Orden después de haber sido despertados durante la guerra.[3] En un intento por eliminar a estos monstruos de la galaxia, el Consejo organizó la Gran Cacería en el 3.995 ABY para exterminarlos sistemáticamente en los mundos que habitaban.[1]

Shaela Nuur estuvo entre los Jedi seleccionados para participar en la Gran Cacería, junto al humano Duron Qel-Droma y el twi'lek Guun Han Saresh. Gracias a sus cacerías exitosas en Onderon, Yavin 4, Tython y Ossus, los tres ganaron la reputación de ser los más talentosos y eficaces cazadores de terentateks en la Orden.[2] El lazo que se formó entre ellos alentó al Consejo a enviarlos a misiones cada vez más peligrosas sin temor de perderlos al lado oscuro de la Fuerza.[3] Sin que lo supiera el Consejo, se crearon diferencias entre ellos pues Nuur y Qel-Droma comenzaron a desarrollar un romance, para gran disgusto del cada vez más celoso Saresh.[2][4]

En el último año de la Gran Cacería, Nuur fue despachada al planeta Tatooine en el Borde Exterior junto a Qel-Droma y Saresh, así como Cale Berkona y un Jedi cathar. En un esfuerzo por eliminar la presencia de los terentateks del planeta, los cinco rastrearon a las bestias a una cueva en los páramos desérticos de Tatooine y se enfrentaron a ellas. El Jedi cathar murió durante la lucha, pero los demás Jedi pudieron matar a todos los terentateks excepto uno. Aunque Berkona casi murió a manos de la bestia, Qel-Droma pudo tocar la mente del terentatek por medio de la Fuerza y confundirlo el tiempo suficiente para que Saresh y Nuur lo mataran. Después del conflicto, Nuur organizó la cremación de los terentateks antes de irse de Tatooine junto con los sobrevivientes.[2]

DuronShaelaDantooine.jpg

Shaela y Duron observan la puesta de sol en Dantooine.

Nuur y sus camaradas pasaron la siguientes emana en el Enclave Jedi en Dantooine para recuperarse de la batalla. Cuando el Consejo Jedi escuchó de la purificación de Tatooine, la Gran Cacería fue declarada oficialmente terminada, con los terentateks eliminados de la galaxia. A pesar de esto, varios días después Nuur, Qel-Droma y Saresh fueron convocados para reunirse con el Consejo Jedi de Dantooine para hablar sobre una nueva misión. Después de ser felicitados por sus éxitos, los tres fueron informados de que aún quedaba un mundo por purificar: el antiguo mundo natal de los Sith, Korriban. El Alto Consejo Jedi había decidido que los tres jóvenes Jedi serían los únicos asignados a la caería en un intento por mantener la discreción. Aunque los miembros del Consejo de Dantooine dudaron de la decisión del Alto Consejo, estuvieron de acuerdo en que juntos, Nuur, Qel-Droma y Saresh serían capaces de derrotar a los monstruos y resistir la poderosa llamada del lado oscuro que emanaba de Korriban.[2]

La tarde anterior a su partida de Dantooine, Nuur y Qel-Droma se relajaron juntos en las colinas fuera del Enclave. Mientras observaban el ocaso, Nuur recordó Ossus y su tiempo con el Maestro Bnar. Duron tomó su mano y le aseguró que Bnar estaba en algún lado en la Fuerza, recordándola a ella con tanto cariño como ella lo recordaba a él.[2]

Tragedia personal en Korriban

«He rastreado al terentatek que nos emboscó en las cuevas Shyrack hasta esta tumba, pero incluso mientras me detengo en la entrada se que esto está mal. Pensamientos oscuros llenan mi mente: odio y venganza. No puedo impedirme culpar a Guun Han por la muerte de Duron. Si él no nos hubiera abandonado, mi amor seguramente habría sobrevivido al primer ataque del terentatek. Pero mi odio por Guun Han palidece ante mi ardiente deseo de venganza.»
―La nota final en el datapa de Shaela Nuur[fuente]

Los tres Jedi llegaron a Korriban el día siguiente y desembarcaron en Dreshdae, una de las pocas regiones habitadas del planeta. Su primer objetivo fue adquirir información sobre los posibles paraderos de un terentatek, para lo cual los tres se dividieron para probar diferentes maneras. Nuur acompañó a Qel-Droma a una cantina de entretenimiento erótico para reunirse con varios operativos del bajo mundo que dijeron poder dirigirlos hacia la bestia. Los operativos, un quarren y un ithoriano, aceptaron organizar una reunión entre los Jedi y un mestizo de la especie massassi nativa de Korriban que podía llevarlos hacia el terentatek, con la condición de que Nuur y Qel-Droma les dieran un kilogramo de especia ilegal. Los Jedi aceptaron; sin embargo, Nuur también comenzó a planear infiltrarse a la Academia Sith de Korriban para obtener información sobre la ubicación del terentatek.[2]

Después de una semana en el planeta, Qel-Droma comenzó a sentir los efectos del lado oscuro de Korriban. En su habitación en Dreshdae, le confió a Nuur sus dudas sobre el progreso de la misión y explicó el dolor que sentía al matar terentateks. Nuur lo consoló cuando fue interrumpido por una fuerte y dolorosa visión de la Fuerza sobre el regreso de los Sith y una nueva guerra galáctica. Cuando Qel-Droma recuperó la conciencia del presente, Nuur abrazó al joven Jedi y lo besó, justo cuando Saresh entró en la habitación.[2]

DuronShaelaGuunHanOops.jpg

Guun Han descubre el beso entre Shaela y Duron.

El indignado Saresh comenzó a llamarles la atención sobre lo que él consideraba su vergonzoso comportamiento, lo que enfureció a Nuur, que a su vez dijo que el twi'lek era presumido y arrogante. Los dos discutieron sobre sus acciones en relación con el Código Jedi y se acusaron mutuamente de caminar el sendero del lado oscuro. En un arrebato de emoción, Qel-Droma silenció a los dos al romper con la Fuerza las ventanas de la habitación. Saresh les explicó a Qel-Droma y Nuur que no podría permanecer con ellos si no podían ser capaces de controlar su pasión mutua, pues eso los ponía todos en peligro. Los dos humanos se rehusaron a renunciar a su amor, por lo que Saresh los dejó para cazar solo al terentatek. Antes de partir, el twi'lek les dejó a sus compañeros una llave que les daría acceso al Valle de los Señores Oscuros—un antiguo cementerio de los Señores Oscuros de los Sith—donde, según se había enterado, estaba viviendo un terentatek, pero les rogó que dejaran Korriban antes de que fuera demasiado tarde.[2]

Nuur y Qel-Droma ignoraron las súplicas de Saresh, y decidieron quedarse en el planeta hasta completar su misión. Mientras viajaban por el Valle de los Señores Oscuros, los dos sintieron la muerte de Saresh, que había viajado a Kashyyyk después de abandonarlos para encontrar a un terentatek en ese planeta. Ellos continuaron hacia una profunda cueva hacia el fin del valle, donde combatieron y mataron a varios tuk'ata y bestias wraid nativas antes de ser confrontados por un terentatek. Nuur atacó agresivamente e hirió de gravedad a la bestia, pero ésta la derribó cuando Qel-Droma fue incapaz de tocar su mente para confundirla. Como respuesta, Qel-Droma arremetió contra el terentatek, pero rápidamente la bestia lo agarró y le clavó una de sus garras en el pecho antes de soltarlo y escapar.[2]

Nuur se recuperó y corrió al lado de Qel-Droma mientras él experimentaba otra visión en la Fuerza. Sin embargo, en esta ocasión el futuro que vio lo calmó, aunque no pudo explicárselo a Nuur. Duron Qel-Droma sucumbió a sus heridas y murió en los brazos de Nuur, después de rogarle que huyera de Korriban. Nuur de nuevo ignoró el consejo de su camarada y cayó al lado oscuro debido a su ira. Buscando venganza por la muerte de su amante, ella siguió el rastro de sangre que dejó el terentatek herido hacia la tumba del antiguo Señor Sith Naga Sadow.[2] A pesar de descubrir otras huellas de terentatek cerca de la entrada de la tumba, Nuur entró al laberinto[3] y usó su sable de luz para iluminar su camino. Ella eventualmente llegó con la bestia que había matado a Qel-Droma, que estaba acompañada por un segundo terentatek ileso. No obstante, antes de que pudiera atacar a las criaturas, su sable de luz comenzó a parpadear y se desactivó, pues el cristal Solari en su interior reaccionó al sentir que Nuur ya no seguía al lado luminoso de la Fuerza. Sola e indefensa en la tumba, Nuur murió a manos de los monstruos mientras recordaba la advertencia de su Maestro Bnar de que siempre debía permanecer en la luz.[2]

Cleansing of Korriban.JPG

La última batalla de Shaela Nuur.

Legado

«El Consejo sintió que era demasiado peligroso enviar a alguien más a buscar sus restos, por lo que no se sabe su destino exacto. Pero deja que sus muertes sean una advertencia para ti, padawan. Los terentatek son una abominación, son implacables motores de muerte y destrucción.»
―Deesra Luur Jada a Revan[fuente]

El Consejo Jedi sintió que Nuur y sus compañeros se habían convertido en uno con la Fuerza, pero se rehusaron a enviar a alguien a investigar o recuperar sus restos, por temor a perder también a los rescatadores. Así, los destinos finales del trío fueron un misterio para la Orden décadas después de sus muertes y sirvieron como una advertencia para los demás Jedi sobre la amenaza de los terentateks. Aunque estos monstruos fueron casi extinguidos durante la Gran Cacería, sobrevivieron en Korriban y Kashyyyk debido al fracaso de Nuur, Saresh y Qel-Droma.[3]

El cuerpo de Nuur fue descubierto cuarenta años después de su muerte por el Señor Oscuro de los Sith reformado Revan en la cúspide de la Guerra Civil Jedi que Duron-Qel Droma había predicho. Revan descubrió sus restos mientras viajaba por la tumba de Naga Sadow durante su búsqueda de los Mapas Estelares rakata. Después de matar a dos terentateks que vivían en la tumba, Revan inspeccionó el cuerpo de Nuur y encontró el cristal Solari y el datapad de la Jedi fallecida. La última entrada en el datapad era una explicación de Nuur de la razón detrás de sus acciones y una disculpa a su Maestro por su comportamiento.[3]

Personalidad y rasgos

ShaelaDurondead.jpg

Shaela Nuur con el cuerpo de Duron Qel-Droma.

«No me importan más códigos o consejos, lados luminosos u oscuros. Ya nada de eso tiene sentido. Sólo la venganza tiene sentido—sólo la ira.»
―Shaela Nuur cae al lado oscuro[fuente]

Nuur era de piel clara, y tenía cabello rubio y rizado que se arreglaba con dos trenzas atadas detrás de su cabeza. Durante la Gran Cacería tenía una larga cicatriz en el lado derecho de su cara, que iba desde su sien hasta su quijada. Aunque normalmente vestía atuendos Jedi normales, Nuur usó un traje de combate entallado rojo y negro en Tatooine y Korriban.[2]

Como una de las principales participantes en la Gran Cacería, Nuur desarrolló una fuerte pasión hacia su trabajo, a pesar del hecho de que la pasión estuviera prohibida bajo los preceptos del Código Jedi. Sin temor a los peligros del lado oscuro y los crímenes que tendría que cometer para encontrar un terentatek, Nuur se prestó como voluntaria para infiltrar la Academia Sith en Korriban para descubrir la ubicación de la bestia.[2] También desarrolló un poderoso lazo con Qel-Droma y Saresh[3]—un lazo que fue afectado por diferencias en la interpretación del Código Jedi y los propios celos de Saresh.[4] Esa dificultad alcanzó su punto culminante durante la cacería en Korriban, y Nuur discutió a gritos con Saresh. Después de caer al lado oscuro, Nuur reconoció el error en sus acciones pero aún así prosiguió su curso, y se disculpó con su Maestro poco antes de su muerte.[2]

Poderes y habilidades

«Eres mi estudiante más prometedora, y tengo completa fe en ti—y en tu espíritu.»
―Ood Bnar[fuente]

Como estudiante, Nuur logró la confianza de Ood Bnar, quien creyó que ella era la estudiante más prometedora que había entrenado durante todos sus siglos de vida. Bajo su tutela, Nuur construyó un sable de luz de hoja amarilla que, según el Maestro Jedi neti, estaba bien balanceado y claramente definido, un ejemplo excelente de construcción de sables de luz. Las habilidades de Nuur posteriormente inspiraron confianza en el Consejo Jedi, que la contó entre los mejores cazadores de la Orden. Durante la Gran Cacería, ella contribuyó a la casi extinción de los terentateks y mató a varios de ellos personalmente a pesar de que eran bestias letales, particularmente para los Jedi. Shaela Nuur también participó en un lazo de la Fuerza entre ella, Duron Qel-Droma y Guun Han Saresh. Este lazo ayudó a los tres en batalla y en su devoción al lado luminoso. Sin embargo, a fin de cuentas este lazo probó ser demasiado débil para soportar el aura oscura de Korriban.[2]

Relaciones

Ood Bnar

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Ood Bnar
«Maestro Ood, por favor perdóname… he caído tanto.»
―Shaela Nuur poco antes de su muerte[fuente]
OodHead.jpg

Durante su entrenamiento, Shaela Nuur desarrolló una relación cercana con Ood Bnar que consistió en admiración y apreciación mutua. A lo largo de su tiempo juntos, Bnar pudo ver la fortaleza del lado luminoso en ella y creyó que era lo suficientemente pura en esa luz como para ser digna del cristal Solari. Nuur dudó de su propia valía, pero la tranquilizaron los elogios de su Maestro. Nuur extrañó mucho a Bnar después de la Guerra Sith y tuvo recuerdos de su tiempo con él en Dantooine, pues la puesta de sol en ese planeta le recordó la puesta de sol en Ossus.[2]

Duron Qel-Droma

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Duron Qel-Droma
«Sólo la sangre me puede limpiar estas emociones de la mente. Mi amor está muerto. Todo lo que veo es oscuridad ante mí.»
―Shaela Nuur[fuente]
Duronhead.jpg

Mientras trabajaba junto a él durante la Gran Cacería, Nuur desarrolló una fuerte relación romántica con Qel-Droma. Nuur le comentó sus memorias de Ossus y le confió su dolor por la pérdida de su Maestro. Qel-Droma apoyó a Nuur y la consoló cuando ella anhelaba tener a su Maestro de vuelta, diciéndole que él se encontraba en algún lado en la Fuerza escuchándola. A pesar de su amistad y atracción mutua, Qel-Droma fue muy crítico de los métodos de Nuur en Korriban, y condenó su plan de infiltrarse en la Academia Sith.[2]

Así como Qel-Droma consoló a Nuur durante sus recuerdos del pasado, Nuur consoló a Qel-Droma después de sus visiones apocalípticas sobre el futuro. Después de su premonición sobre la Guerra Civil Jedi, Nuur le recordó a Qel-Droma que no era nada más que una visión, antes de abrazarlo y besarlo. Ella después defendió enfurecida sus sentimientos por Qel-Droma ante Saresh y se rehusó a renunciar a su amor por él, así como él se rehusó a renunciar a sus sentimientos por ella. Cuando su amante fue mortalmente herido por un terentatek, Nuur fue embargada por la pena y cayó al lado oscuro.[2] Ella culpó a Saresh por la muerte de Qel-Droma, pero dijo que su odio por el twi'lek no era nada comparado con su deseo de venganza contra el animal que mató a Qel-Droma.[3] Antes de morir ella aceptó que había abandonado los caminos Jedi, diciendo que nada importaba después de la muerte de su amor.[2]

Guun Han Saresh

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Guun Han Saresh
Shaela Nuur: «¡Nosotros conocemos el Código Jedi!»
Guun Han Saresh: «¿Entonces por qué están caminando el sendero del lado oscuro?»
Shaela Nuur: «¡¿Y qué hay de ti?! Estás seduciendo Sith para obtener información, estás—»
— Shaela Nuur y Guun Han Saresh discuten [fuente]
Guuncrophs.jpg

Aunque trabajaron lado a lado durante la Gran Cacería, Nuur y Saresh tuvieron una relación antagonista durante las últimas etapas de la búsqueda para eliminar a los terentateks. Este antagonismo fue el resultado de los celos de Saresh hacia la relación de Nuur y Qel-Droma, así como de interpretaciones diferentes del Código Jedi. Saresh repetidamente les advirtió a los dos humanos que su pasión mutua los conduciría al lado oscuro, pero no se sorprendió cuando los encontró besándose. El descubrimiento del twi'lek condujo a una discusión entre los tres Jedi, y Nuur lo acusó de ser arrogante y tener comportamientos del lado oscuro. Al contrario de Qel-Droma, Nuur aceptó el conflicto con su compañero twi'lek y se rehusó a detenerse durante su confrontación. Ella posteriormente lamentó la muerte de Saresh, pero sintió que sólo él tenía la culpa de su muerte,[2] así como de la muerte de Qel-Droma.[3]

Entre bastidores

Shaela Nuur fue presentada en el videojuego de PC y Xbox del 2003 Star Wars: Knights of the Old Republic, aunque en varios momentos del juego su apellido fue escrito "Nur". En el juego sólo aparece el esqueleto de Nuur, que descubre el jugador en la tumba de Naga Sadow.[3] El datapad encontrado en sus restos, junto con los datapads en los restos de Duron Qel-Droma y Guun Han Saresh, después sirvieron como base del comic Shadows and Light, escrito por Joshua Ortega e ilustrado por Dustin Weaver.[2] Adicionalmente, Nuur recibió en el 2008 un artículo en The Complete Star Wars Encyclopedia.[4]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar