Fandom

Star Wars Wiki

Segunda Batalla de Geonosis

23.953páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
Este artículo es sobre la segunda batalla que ocurrió en Geonosis durante las Guerras Clónicas. Quizá estés buscando otra batalla que haya sucedido en Geonosis.
«Como dijo el Capitán Rex, esta será una invasión planetaria a gran escala. Vamos a solucionar la situación en Geonosis de una vez por todas.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]

La Segunda Batalla de Geonosis sucedió en el 21 ABY durante las Guerras Clónicas, cuando la Orden Jedi y la República Galáctica llevaron a cabo una invasión planetaria a gran escala en Geonosis para desactivar varias fábricas de droides de batalla Separatistas que habían sido construidas bajo órdenes del Archiduque Poggle el Menor. Después que las fábricas de droides fueran descubiertas por la senadora Padmé Amidala, el Alto Consejo Jedi despachó un destacamento masivo del Gran Ejército de la República liderado por Jedi para reconquistar Geonosis y frenar la producción de droides de batalla. Ante el desafío que correspondía aterrizar en el planeta y establecer un área de descenso segura, los Jedi lanzaron un ataque de tres frentes contra las defensas geonosianas en lo que se conoció como la batalla de Punto de Lluvia, con tres fuerzas de asalto lideradas respectivamente por los Generales Jedi Ki-Adi-Mundi, Obi-Wan Kenobi, y Anakin Skywalker. Después de establecer una zona de aterrizaje en Punto de Lluvia, un sitio con cercanía al generador de la Fortaleza de Escudos de Rayos de la fábrica, el ejército republicano se reagrupó y deshabilitó el escudo de rayos de las fábricas, despejando el camino para el aterrizaje seguro del resto de las fuerzas de soldados clones.

Mientras Poggle intentaba recuperar Punto de Lluvia y su Fortaleza de Escudos de Rayos, su fábrica de droides primaria se convirtió en un objetivo táctico de los Jedi. Para eliminar la fábrica, los Generales Skywalker y Luminara Unduli combatieron a las defensas de droides de la instalación en una refriega mientras que sus pádawans, Ahsoka Tano y Barriss Offee respectivamente, se infiltraron en el edificio atravesando sus catacumbas. Mientras sus maestros luchaban contra el ejército de Poggle—incluyendo a varios de los recién diseñados super tanques—en el puente que llevaba a la fábrica, las pádawans fueron detenidas en su infiltración por Poggle y su droide táctico, TX-21. Como sus cargas explosivas habían sido robadas, Tano y Offee usaron un tanque para destruir el reactor de la instalación y colapsar la fábrica desde adentro. Skywalker y Unduli rescataron a sus pádawans de entre los escombros una vez que la fábrica se desplomó. A pesar de que la República había destruido también otras fábricas importantes, Poggle permaneció en libertad, pues había escapado de su instalación primaria antes de que esta fuera aniquilada.

Mientras los Jedi emprendían la limpieza de Geonosis, lanzaron una campaña para encontrar y aprehender a Poggle. Unduli encabezó la búsqueda y siguió a Poggle al abandonado Templo Progate, donde fue capturada por el Archiduque y llevada a la guarida subterránea de la reina geonosiana Karina la Grande. Tras rastrear la última ubicación conocida de Unduli, Kenobi y Skywalker fueron en su rescate acompañados de un pelotón clon. Mientras batallaban contra hordas de los guerreros geonosianos "inmuertos" que habían sido reanimados por los parásitos cerebrales de la reina, los Jedi y sus tropas hallaron a Unduli en la guarida de la reina. Aunque Karina deseaba incorporar a Unduli y a sus compañeros en los rangos de sus ejércitos mentalmente controlados, Kenobi, Skywalker y sus hombres lograron salvar a Unduli y apresar a Poggle. Los Jedi y sus tropas destruyeron gran parte de la guarida de la reina durante su escape, sepultando a Karina la Grande y a sus guerreros debajo del templo, y la República aseguró la recaptura del frente geonosiano.

Preludio

Intriga en Cato Neimoidia

«Estas inversiones del Clan Bancario crearán nuevos beneficios inimaginables para la guerra. La más grande fábrica de droides jamás construida.»
«Siempre y cuando la República no lo descubra.»
―Rush Clovis y Lott Dod conspiran sobre los ingresos en la fábrica de droides primaria de Poggle el Menor[fuente]

En el 21 ABY,[3] tras la batalla inicial de las Guerras Clónicas en el planeta Geonosis,[16] la Confederación de Sistemas Independientes comenzó a construir una serie de nuevas fábricas de droides de batalla en el mundo del Borde Exterior para expandir su Ejército Droide con miles de tropas adicionales.[1] Debido a que la República Galáctica había capturado el planeta tras el estallido de la guerra,[7] las instalaciones fueron mantenidas en secreto de la República,[17] la cual subestimó enormemente la resistencia de los geonosianos nativos, así como su lealtad a los Separatistas. El Archiduque[7] Poggle el Menor en persona supervisó el progreso de las fábricas, particularmente la reconstrucción[18] de la instalación principal; pues había sido humillado durante[19] la Primera Batalla de Geonosis[7] y veía a la fábrica como su oportunidad de redención,[19] también ansiando vengarse de la República por la ocupación de su mundo y la destrucción de varias de sus fábricas.[7] Los consorcios Confederados del Clan Bancario Intergaláctico y de la Federación de Comercio invirtieron en la fábrica principal para lucrarse con sus ganancias de guerra, mientras que la Federación firmaba las explotaciones del Clan Bancario y por consiguiente quedaba en deuda con su aliada corporación Separatista.[17]

Cato foundry holo.jpg

Los senadores Clovis y Dod se reunen con Poggle el Menor en Cato Neimoidia.

Mientras que el senador republicano Lott Dod de la Federación de Comercio, y el senador Rush Clovis de la delegación del Clan Bancario preparaban un encuentro en Cato Neimoidia, donde quedaba la residencia de Dod, para discutir sobre sus inversiones en la fábrica, el Alto Consejo Jedi—que correctamente albergaba sospechas de que Clovis participaba en una conspiración Separatista—le pidió a la senadora Padmé Amidala que espiara a Clovis. Amidala, que tiempo atrás había tenido un romance con Clovis, aceptó la misión y logró obtener una invitación personal de Clovis para que lo acompañara a Cato Neimoidia. Finalmente, Amidala viajó con el senador, aunque llevó como guardaespaldas a su propio esposo, el Caballero Jedi Anakin Skywalker—con quien se había casado en secreto.[17]

Tras llegar al palacio de Dod, Clovis se reunió secretamente con el senador neimoidiano y con Poggle el Menor, que también había acudido para participar en las deliberaciones. Dod y Poggle intentaron negociar para adquirir mayores partes de las ganancias, pero Clovis se negó a cambiar los términos de su acuerdo. Sin embargo, Dod, al ver el afecto que Clovis sentía por Amidala, optó por envenenar en secreto a la senadora[17] utilizando la letal sustancia de raíz de manax[20] para obligar al senador del Clan Bancario a aceptar sus términos. Poco después de robar de un holoproyector en la biblioteca del palacio un disco que contenía las coordenadas tácticas de la fábrica de droides, Amidala sufrió los efectos del veneno. Tras amenazar a Dod con un bláster, Clovis aseguró el antídoto que contrarrestaba la toxina y se lo dio a Skywalker. El Jedi, después de ayudar a Amidala a llegar a su esquife estelar tipo J y administrarle el medicamento, se marchó de Cato Neimoidia con la senadora y el disco, dejando a Clovis para que confrontase a Dod, a Poggle, y a un escuadrón de droides de batalla B1.[17]

Preparando la invasión

«Lo que me preocupa es el modo en que esta guerra parece estar esparciéndose sin ninguna posibilidad de acabarse.»
«Por lo que es crucial que nuestra invasión de Geonosis sea totalmente exitosa.»
―Obi-Wan Kenobi y Ki-Adi-Mundi[fuente]

Después de que Skywalker y Amidala regresaran a la capital galáctica de Coruscant e informaran de sus hallazgos al Alto Consejo Jedi, el Capitán Clon CC-7567, apodado "Rex", fue enviado junto con un contingente de la Legión 501 del Gran Ejército de la República para hacer reconocimiento en Geonosis. Tras llegar a la órbita del planeta, Rex y sus hombres no lograron establecer contacto con los soldados clones que estaban apostados en la superficie, aunque confirmaron tras lecturas geográficas preliminares que varias fábricas de droides, algunas de ellas a punto de completarse y otras ya operativas, estaban siendo construidas en los hemisferios norte y sur. Rex envió su reporte de vuelta al Templo Jedi con la recomendación de que una invasión a gran escala sería necesaria para reconquistar Geonosis. Tras revisar el reporte, el Consejo Jedi decidió enviar a los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi, Ki-Adi-Mundi, y Luminara Unduli para que lideraran la ofensiva del Gran Ejército contra las fábricas de droides;[21] debido a que las instalaciones significaban una amenaza importante para la seguridad de la República,[8] la reconquista de Geonosis sería esencial para el esfuerzo bélico de la facción.[7] Mientras tanto, los Generales Plo Koon y Skywalker,[21] el Almirante Wullf Yularen,[22] y la pádawan de Skywalker, la Comandante Ahsoka Tano, fueron asignados como refuerzos para la defensa del planeta Dorin, que había sido atacado por una flota Separatista comandada por el General Confederado Grievous en un intento por alejar la atención de los Jedi del frente geonosiano.[21]

GeonosisPlanning.jpg

Los Jedi planifican la invasión de Geonosis.

Las fuerzas de la República prepararon durante mucho tiempo el asalto en Geonosis; Mundi y su Comandante Clon, CC-1993, pasaron horas estudiando los informes de inteligencia que detallaban los sistemas de defensa de Geonosis, y CC-1993, apodado "Jet",[7] incluso personalizó su armadura de clon para la batalla.[23] Mundi, Kenobi, y Unduli no tardaron en ser despachados a Geonosis con una flota masiva de invasión que consistía en Destructores Estelares clase Venator y naves de asalto clase Acclamator I. Después de que la fuerza de invasión llegara a espacio geonosiano y entrara en la órbita del planeta, Skywalker, Tano,[1] y Yularen—que habían logrado repeler a las fuerzas de Grievous de Dorin[22]—se encontraron con la flota, y Skywalker y Tano se unieron a Mundi y a Kenobi en el puente de un Destructor Estelar a la cabeza de la flota. Con sus naves en posición, los cuatro Jedi establecieron comunicación con el Mando del Borde Exterior y tuvieron una breve conferencia con el Canciller Supremo Palpatine y los Generales Jedi Unduli, Yoda, y Mace Windu.[1]

Basados en inteligencia que habían recibido, Mundi y Kenobi concluyeron que Poggle el Menor estaba apostado dentro de su fábrica de droides primaria, la cual,[1] gracias a su Fortaleza de Escudos de Rayos,[8] estaba siendo protegida por un escudo de rayos masivo. Con el generador del escudo de la fortaleza como el objetivo principal, los Jedi planearon ejecutar un ataque de tres frentes en las defensas geonosianas. Mundi y Jet debían liderar el avance norte, mientras que Kenobi y el Comandante Clon CC-2224, apodado "Cody", darían inicio al avance central. Skywalker, Tano, y Rex, mientras tanto, ejecutarían con sus fuerzas el asalto sur. Las tropas se reencontrarían en[1] Punto de Lluvia,[8] un sitio que estaba a poca distancia de la Fortaleza de Escudo de Rayos; allí, establecerían un área de aterrizaje antes de eliminar el generador del escudo y levantar un perímetro defensivo para su base temporal. Aunque Tano notó que las defensas estaban muy fortificadas, señalando una gran muralla blindada con numerosos emplazamientos de artillería, Skywalker creía que su ruta no los llevaría hasta la barricada. Tras completar su planeación, los cuatro Jedi se separaron para movilizar a sus fuerzas para la batalla próxima.[1]

La batalla

La invasión de la República

Aterrizaje forzoso en Geonosis

«No tenemos cobertura aérea, dos generales en tierra lejos de nuestra posición, y un montón de bichos rodeándonos. El enemigo estaba más que preparado para nuestro ataque, señor. Conocían todos nuestros movimientos.»
«Bueno, estoy seguro de que el General Skywalker y el General Mundi lograrán llegar hasta nuestra posición. Sólo tenemos que asegurarnos de seguir aquí para cuando vengan.»
―Cody y Obi-Wan Kenobi[fuente]

Las naves capitales de la República descendieron en Geonosis y comenzaron a desplegar escuadrones de cazas estelares ala-Y BTL-B, cañoneras LAAT/i, y transportes LAAT que desplegaron por la superficie a múltiples Ejecutores Tácticos Todo Terreno.[1] Mientras el Capitán Clon Breaker y un Caballero Jedi lideraban los escuadrones de cazas ala-Y en el combate contra los grupos de cazas geonosianos de defensa territorial clase Nantex,[8] la fuerza de asalto de Kenobi fue la primera en despegar, y el Maestro Jedi lideró el avance desde su nave. Kenobi y sus cañoneras enfrentaron fuerte resistencia terrestre por parte de los geonosianos, que usaron sus[1] emplazamientos de cañones de protones semiautomáticos J-1[15] y cañones sónicos LR1K, así como defensa aérea que incluía conjuntos de cazas estelares clase Nantex, aunque lograron atravesar el terreno hostil con ayuda del fuego de cobertura que proporcionaban los cazas republicanos ala-Y, que atacaron a los Separatistas tanto en aire como en tierra. Con las fuerzas de Kenobi ya en marcha, el destacamento de Skywalker—que incluía a Rex y a Tano—partió poco después del Resuelto—la nave insgnia de Yularen—seguidos del grupo de asalto comandado por Mundi y Jet.[1][8][24] Cuando todas las fuerzas de ataque ya habían sido lanzadas, Yularen convocó a sus escuadrones de cazas para que volvieran a la nave de mando en espera de nuevas órdenes.[8] La cañonera que llevaba a Skywalker, a Tano, y a Rex fue una de las primeras en caer, aunque el grupo logró salir de los escombros de su nave y emplearlos como cobertura de los cañones bláster y artilleros geonosianos que estaban cerca. Mundi, mientras tanto, le ordenó a Cody aterrizar los caminantes AT-TE poco antes de que la cañonera del Jedi cayera producto del fuego cruzado.[1]

GeonosisDifficultLanding.jpg

Las cañoneras de la República caen bajo fuego pesado de los artilleros geonosianos mientras intentan aterrizar.

Cody aterrizó con sus hombres y los caminantes AT-TE y se encontraron con los cercanos cazas clase Nantex. Aunque Cody le recomendó a Kenobi que no aterrizara debido al peligro que suponían los cazas Separatistas, Kenobi y su cañonera fueron derribados tras el ataque de los geonosianos. La cañonera se estrelló contra la superficie y derrapó por la tierra antes de detenerse, dejando únicamente con vida a Kenobi y al soldado Trapper. El General Mundi quedó herido, y Jet y él salieron de los restos de su cañonera, la cual solo había sido una de varias que resultaron derribadas en la zona. Jet le informó al general que las fuerzas de Kenobi habían sido las únicas en llegar al sitio de aterrizaje, mientras que los caminantes AT-TE de Skywalker habían sido diezmados en el cruento enfrentamiento que tuvo con los geonosianos; Jet notó que Skywalker continuaría avanzando hasta llegar al punto de encuentro para reunirse con Kenobi. Mundi ordenó que sus heridos, entre los que se encontraban sus[1] fuerzas de operativos especiales[11] fueran cargados dentro de los caminantes AT-TE con el objetivo de reanudar la marcha cruzando por un puente cercano y unirse con el resto de las tropas en el sitio de encuentro.[1]

Como todos los equipos de ataque principales de la República fueron enviados a combatir a los geonosianos, Breaker y el Caballero Jedi fueron asignados con una nueva misión. La tripulación élite y ellos debían llevarse una cañonera LAAT/i y cruzar las líneas enemigas para destruir una importante instalación Separatista; al hacerlo, deshabilitarían las comunicaciones de los geonosianos en la zona y contribuirían a cesar la represalia geonosiana contra el primer asalto de la República. La cañonera élite batalló muchas fuerzas de droides—incluyendo droides arañas enanos DSD1, Transportes Multitropa, droides de batalla B2-RP equipados con jetpacks, cazas droide Buitre, bombarderos clase Hyena, y tricazas droides—antes de alcanzar y destruir la instalación geonosiana de comunicaciones.[8] En otra parte, mientras supervisaba la batalla contra los geonosianos en la zona junto a Skywalker y Tano, Rex contactó a Cody para pedir refuerzos para Skywalker, pero se dio cuenta de que Kenobi no podría brindarles fuerzas adicionales porque su cañonera había sido derribada. Dejados a su cuenta, Skywalker y Tano proporcionaron cobertura para Rex y el resto de sus tropas para acabar con los cañones bláster Separatistas. En Punto de Lluvia, mientras tanto, Cody organizó sus cañoneras LAAT/i y los caminantes AT-TE en una formación de defensa circular. En medio del intercambio de fuego pesado con los geonosianos que empleaban blásters sónicos y sus Tanques Blindados de Asalto, Cody ordenó a los soldados Waxer y Boil buscar sobrevivientes en la cañonera de Kenobi[1]—la cual había sido ubicada a cinco kilómetros de allí.[13] Los dos exploradores de la Fuerza de Reconocimiento Avanzado corrieron por todo el campo de batalla, finalmente hallando y rescatando a los heridos Kenobi y Trapper de los escombros de la cañonera.[1]

Mientras Waxer y Boil ayudaban a los heridos Kenobi y Trapper a regresar al punto de aterrizaje, Cody ordenó a sus hombres y artilleros de AT-TE que proporcionaran al grupo fuego de cobertura para protegerlos de los tanques Separatistas y geonosianos en speeders Flitknot que se aproximaban. Una vez que había llegado, Kenobi fue atendido por un médico clon, y Cody lo mantuvo al tanto de la situación. Con sus hombres rodeados por los geonosianos, Kenobi notó que solo tendrían que resistir hasta que Skywalker y Mundi llegaran para reforzarlos.[1] Mundi en persona estaba en el proceso de cortar un masivo campo de abrojos[13] para que sus caminantes AT-TE pudieran pasar sin obstáculos. Jet habló con el Amirante Yularen por medio de un comunicador pidiendo apoyo aéreo, pero todas las fuerzas de cazas estelares estaban siendo utilizadas en otras partes de la invasión planetaria. Yularen solo pudo ofrecer su punto de ventaja desde el Resuelto como recurso para ubicar a Skywalker, a quien encontró en las lecutras geográficas en un avance hacia la barrera este—el sitio de la barricada blindada de los geonosianos. Skywalker, Tano, Rex, y sus hombres llegaron a la fortaleza entrinchada y se vieron obligados a cubrirse de los disparos de droides de batalla B1 y super droides de batalla B2. Bajo grandes cantidades de ráfagas láser, Skywalker y Tano tomaron respectivamente una mochila llena con detonadores térmicos y corrieron al acantilado adyacente, usando cables de arrastre para escalar la formación terrestre y plantar sus cargas en la cima de la muralla. Con el resto de las tropas continuando el fuego cruzado contra los droides de batalla, Rex se unió a Skywalker y Tano en la cima de la barrera, ayudándolos a destruir a un par de droidekas que fueron lanzados poco después desde dos escotillas que entraban dentro de la muralla.[1]

CloneFlamethrowers-LaPR.jpg

Los soldados lanzallamas de Mundi acaban con los enjambres de geonosianos en busca de una salida de la cueva.

Cuando Skywalker y Tano ya habían lanzado sus mochilas con detonadores dentro de las escotillas, saltaron junto a Rex desde la muralla poco antes de que explotara. Los Jedi usaron la Fuerza para detener su caída y la de Rex antes de que aterrizara, e hicieron lo mismo para frenar los escombros que cayeron después. Habiendo destruido la muralla, Skywalker, Tano, y sus fuerzas continuaron el avance hacia Punto de Lluvia. Mientras tanto, Mundi dividió a sus tropas, enviando a sus caminantes AT-TE a tomar una ruta más larga hacia el punto de encuentro, mientras que él llevaba consigo un escuadrón para examinar un atajo que atravesaba la cueva de una montaña. Allí, Mundi y sus hombres fueron atacados por grupos de guerreros geonosianos alados que redujeron los números de los clones atacándolos y llevándolos consigo a las profundidades de la caverna. Aunque sus hombres sufrieron varias bajas a causa del asalto geonosiano, Mundi logró presionar su ofensiva dentro de la cueva. Una vez que ya había cruzado hasta el otro extremo, Mundi ordenó que sus soldados clones lanzallamas emplearan sus armas contra los geonosianos, acabando con la mayoría de ellos y despejando la salida de la cueva.[1]

Asegurando Punto de Lluvia

«Tomamos un pequeño desvío que nos inhabilitó las comunicaciones por un momento.»
«Este fue un día para desvíos, Maestro.»
«En efecto, pero ahora está despejado el camino. Desde aquí puedo ver la zona de aterrizaje, y no se ve bien…»
―Ki-Adi-Mundi y Anakin Skywalker[fuente]

Skywalker, Tano, Rex, y su escuadrón, que se dirigían a Punto de Lluvia, casualmente llegaron al frente de la cueva que estaba en la alta montaña donde las fuerzas de Mundi remataban a los geonosianos que segundos antes habían incendiado. Mundi y Skywalker juntaron sus fuerzas, y después, el último contactó a Yularen para pedir refuerzo aéreo para el avance hacia Punto de Lluvia, donde Kenobi requería ayuda desesperadamente.[1] Como había hecho una reubicación de recursos tras la petición del Comandante Jet,[13] Yularen envió un escuadrón disponible de cazas ala-Y a Punto de Lluvia para reforzar la abrumada fuerza de ataque de Kenobi, la cual se había separado de los grupos principales de la República. Al comandar el pequeño contingente de cazas, el Capitán Breaker y su compatriota Caballero Jedi dirigieron a los bombarderos ala-Y en medio de cortas líneas de fuego que formaban los cañones protónicos y LR1K y Tanques Blindados de Asalto geonosianos. Después de abrirse paso por la artillería terrestre Separatista, el escuadrón ala-Y procedió a Punto de Lluvia,[8] donde Kenobi y Cody sufrieron numerosas bajas a manos de los geonosianos; los guerreros insurgentes habían rodeado la zona de aterrizaje de la República y estaban iniciando ataques aéreos y asaltos de speeders en tierra. Con sus hombres retrocediendo en todos lados, Kenobi se preparó para unirse a sus subordinados en la refriega[1] en lo que creía que sería el último combate contra los geonosianos.[13]

SecondGeonosis.jpg

Skywalker, Tano, y Mundi llegan para reforzar la abrumada fuerza de ataque de Kenobi en Punto de Lluvia.

En ese momento, los bombarderos ala-Y llegaron a Punto de Lluvia, dejando caer sus municiones sobre los tanques Separatistas que avanzaban y frenando así la ofensiva geonosiana. Con el resto de sus tropas continuando el ataque, Kenobi se vio con la llegada de Skywalker, Tano, Mundi, y el resto de sus equipos.[1] Los Jedi se reagruparon[7] y conferenciaron con sus oficiales clones sobre la tarea todavía pendiente: destruir el generador del escudo en la Fortaleza de Escudos de Rayos,[1] puesto que los geonosianos finalmente se habían retirado.[7] Se decidió que Skywalker lideraría un pequeño escuadrón hasta el interior del escudo, e interrumpiría los escáneres de los geonosianos, por tanto haciéndoles imposible detectar a los caminantes AT-TE próximos. Cuando los caminantes diezmasen el generador del escudo, Mundi dirigiría al resto de las tropas con las cañoneras. Con poco tiempo restante, las fuerzas de la República rápidamente se pusieron en posición; cuando todo estuvo listo, Skywalker y Tano dieron comienzo a su ataque, avanzando firmemente con sus hombres dentro del escudo. Aunque enfrentaron fuego pesado por parte de los geonosianos, los Jedi y los clones cruzaron las defensas de la fortaleza y tomaron cobertura en unas formaciones florales cercanas al generador. Desde allí, el equipo arrojó granadas EMP a los cañones protónicos y LR1K, temporalmente deshabilitando las armas Separatistas.[1]

Sin tener resistencia armada del enemigo,[1] Cody comandó a los caminantes AT-TE[13] en su marcha hacia el escudo, y los caminantes concentraron el fuego en el generador del escudo y sus estaciones de artillería. Mientras el escudo era desactivado, Rex y los heridos Kenobi y Mundi regresaron a la flota con el resto de los lesionados para ser atendidos médicamente.[1] Dejado a cargo de las fuerzas de la República, Skywalker emprendió la marcha hacia la fábrica primaria de droides de Poggle el Menor en compañía de Tano, Rex, y su fuerza de asalto.[4] No obstante, la ocupación de Punto de Lluvia por parte de los republicanos no sería ignorada—Poggle y su droide táctico serie T, TX-21, no tardaron en poner sus miras en el sitio y lanzaron un contraataque sorpresa a la zona de aterrizaje crucial para la República. Con las fuerzas de Skywalker ya en la avanzada, Breaker y su asociado Caballero Jedi recibieron el mando de las fuerzas terrestres en Punto de Lluvia y tuvieron la misión de defender el sitio. Mientras los geonosianos empezaban a marchar hacia su posición, Breaker ordenó a los ingenieros republicanos preparar plataformas de defensa con torretas bláster para mantener la línea. Las torretas resultaron ser de gran uso para las fuerzas de la República; lograron eliminar a las unidades Separatistas desplegadas, entre las cuales se encontraban droides comando serie BX, Plataformas Aéreas Monoplazas pilotadas por droides, y tanques droides IG-227 clase Hailfire. Mientras las defensas republicanas mejoraban sus defensas, TX-21 envió más fuerzas de droides en un acto de retribución, incluyendo a cazas estelares clase Rogue con escudo y masivos droides araña buscadores OG-9, pero Breaker y el Caballero Jedi lograron controlar Punto de Lluvia y se aseguraron de que no cayera en control Separatista.[8]

Cuando los geonosianos detuvieron el avance de la República hacia las fábricas de droides, Yularen y Kenobi—quien estaba recuperándose de sus heridas—enviaron al Caballero Jedi para que diezmara la resistencia que estaba frenando el asalto de los clones. El Caballero obedeció y procedió a las líneas del frente del campo de batalla, abriéndose paso entre los droides de batalla y brindando apoyo militar donde era requerido. En otra parte, las tropas republicanas progresaron significativamente; las fuerzas de Skywalker se acercaron a la fábrica de droides primaria de Poggle y empezaron las preparaciones para su asalto. El archiduque geonosiano, mientras tanto, envió un batallón de droides para retomar la gravemente dañada Fortaleza de Escudos de Rayos del control de la República, ya que la reactivación de la estructura socavaría a las fuerzas de Skywalker. Como buscaba impedir que los Separatistas tomaran la fortaleza y subsecuentemente rompieran las líneas de suministros de la República, Breaker y el Caballero Jedi movilizaron a sus fuerzas para defender la instalación. Comenzando su asalto en la Fortaleza de Escudos de Rayos, Poggle y TX-21 despacharon una gran ola de fuerzas de droides y ejecutores droides NR-N99 clase Persuasor para recapturar la fábrica, y las fuerzas de la República contraatacaron con un grupo de emplazamientos de torretas bláster. Después de instalar generadores de escudo móviles de super tanques para proteger a sus tropas terrestres, Poggle y TX-21 enviaron un vasto escuadrón de cazas Porax-38 con escudo para que sirvieran de refuerzo aéreo. Sin embargo, los geonosianos no pudieron reconquistar la Fortaleza de Escudos de Rayos, y Breaker y el Caballero Jedi los obligaron a volver a convocar a sus tropas abrumadas.[8]

Ataque en la fábrica primaria

«Todos los edificios geonosianos tienen una serie de catacumbas que se extienden muy profundo bajo la tierra.»
«Algunos de los túneles están lo suficientemente cerca a este acantilado que se podría cortar un hoyo y usarlo como punto de entrada.»
«Una vez adentro, podremos hallar el reactor principal, colocar los explosivos y destruir la fábrica desde su interior.»
―Luminara Unduli y Barriss Offee[fuente]

Las fuerzas de Skywalker se combinaron con las tropas restantes de Mundi y formaron una zona de agrupación a una distancia corta del único puente que atravesaba el hondo cañón que aislaba la casi completa fábrica primaria de Poggle el Menor. Anticipando una fuerte resistencia por parte de las defensas geonosianas de la fábrica, los comandantes de la República enviaron a Luminara Unduli y a su pádawan, Barriss Offee, con refuerzos. Al liderar la ruta a bordo de su cañonera,[4] el Bota de Dooku,[10] Unduli y Offee llegaron con más tropas y cañoneras y se reunieron con Skywalker y Tano para discutir el ataque que ejecutarían contra la fábrica de droides. Aunque Skywalker había estado preparando un asalto directo a la fábrica por medio del puente, Unduli ofreció un plan alternativo que disminuiría sus bajas considerablemente. Las catacumbas debajo de la fábrica servirían como medio para infiltrarse en el edificio y plantar los explosivos en el reactor, lo que destruiría de inmediato la instalación desde su interior. Como Unduli ya había instruido a su pádawan para que memorizara los 200 cruces internos del laberinto, la misión de infiltrarse en la fábrica de droides quedó a cargo de Tano y Offee. Mientras tanto, Skywalker y Unduli llevarían a cabo un asalto frontal en la entrada principal de la fábrica para darle a las pádawans una distracción que les permitiera completar su tarea.[4]

GeonosisCrossfire.jpg

Las fuerzas de Skywalker y Unduli luchan su camino hacia la fábrica de droides.

Los Jedi dieron inicio a su plan y sincronizaron unos cronómetros para que pudieran monitorear el progreso de las pádawans. Mientras Tano y Offee empezaban a descender el abismo entre las fuerzas de la República y la fábrica de droides para llegar al punto de entrada de las catacumbas al fondo del cañón, Skywalker, Unduli y Rex movilizaron sus hombres y marcharon con sus tropas y caminantes AT-TE por el puente en forma de desfile. A pesar de que la República no tenía cobertura, una acción riesgosa, Skywalker y Unduli tenían la intención de que su ataque fuera lo suficientemente tentador para que los droides de batalla salieran de la fábrica y comenzaran la pelea. Poggle y su droide táctico serie T,[4] TX-21,[10] cayeron en la trampa y desplegaron una gran fuerza compuesta de droides de batalla B1 y B2 para defender la fábrica. Mientras Skywalker y Unduli llevaban a sus hombres en un combate con los droides, fueron confrontados por un grupo de geonosianos voladores que lanzaron un ataque sorpresa desde varias agujas detrás de los Jedi y quedaron atrapados en fuego cruzado. En el cañón, Tano y Offee lograron llegar al otro lado del canal, donde Offee cortó un agujero en la pared del cañón y abrió la entrada hacia las catacumbas. Las dos pádawans se abrieron paso por el denso laberinto y a través de una sala llena de guerreros geonosianos que dormían—inconcientes de que estaban siendo seguidas por un geonosiano que habían despertado por accidente.[4]

Skywalker y Unduli siguieron avanzando por el grupo de droides de batalla, y un soldado clon usó un cañón bláster rotatorio Z-6 para eliminar a los atacantes geonosianos. Con la aparición de varios escuadrones de droidekas, Rex envió a un soldado hacia el frente con un lanzacohetes, y el soldado no tardó en destruir a los droides. Poco después, las fuerzas de avanzada de los geonosianos fueron destruidas por el fuego pesado de los caminantes AT-TE de la República. Como respuesta, Poggle autorizó a TX-21 a enviar veinte unidades de los recién diseñados super tanques. Los vehículos masivos fueron creados en la fábrica, y aunque las fuerzas de la República trataron de frenar el avance de los tanques con Cañones Antivehículos AV-7 conducidos por artilleros de tanques, Skywalker, Unduli y sus hombres no pudieron detener el acercamiento de los tanques, ya que éstos estaban protegidos con escudos. Mientras tanto, Tano y Offee llegaron al salón de control de energía y plantaron sus cargas térmicas alrededor del gran generador principal. Un espía geonosiano informó a Poggle y TX-21 de que las dos Jedi se habían infiltrado en la fábrica, por lo que se fueron con un escuadrón de guerreros geonosianos y un super tanque al generador donde estaban las impostoras. Después de activar sus explosivos, las pádawans fueron interrumpidas al intentar escapar por la llegada del señor de la guerra geonosiano y su super tanque.[4]

Fuera de la fábrica, Skywalker y Unduli se enteraron de que Tano y Offee habían colocado y activado las bombas por las lecturas de sus cronómetros. Inmediatamente después, los tanques Separatistas lanzaron un bombardeo que acabó con la línea de artillería de la República y los caminantes AT-TE, provocándole a la facción bajas severas. Mientras los geonosianos y su super tanque mantenían ocupadas a Tano y a Offee en la sala de control, otros guerreros geonosianos recogieron los explosivos plantados. Poggle le ordenó a sus tropas arruinar el plan de las Jedi mientras él se marchaba. Tano le lanzó una carga explosiva al tanque, lo que destruyó a TX-21 pero el vehículo masivo no recibió ni un rasguño. Aunque Tano trató de quitarles las bombas a los geonosianos al saltar y colgarse de dos de los guerreros voladores, los geonosianos la golpearon y dejaron caer sobre el reactor, dejándola temporalmente inconsciente. Offee, forzada a defender a la Tano caída del fuego láser del super tanque, no pudo evitar que los geonosianos escaparan por una puerta con las bombas. Afuera, Skywalker y Unduli le ordenaron a Rex y a sus hombres que retrocedieran para hacer que los tanques avanzaran por el puente, el cual los dos Generales Jedi pensaban colapsar y por consiguiente eliminar los tanques. Los artilleros de los tanques que pasaban creyeron la retirada de los soldados clones, por lo que Skywalker y Unduli se colgaron con ambas manos en la parte inferior del puente y lo cruzaron,[4] plantando explosivos en puntos estratégicos a lo largo del mismo.[10]

Foundry destroyed.jpg

La fábrica de Poggle el Menor es destruida, con Tano y Offee todavía en su interior.

Cuando llegaron al otro lado del puente, Skywalker y Unduli detonaron las cargas, lo que lo hizo colapsar y envió a los tanques hacia el abismo. Incluso con la llegada de las naves de evacuación, Skywalker se rehusó a irse sin su pádawan, que no respondía a sus transmisiones. Como los dos Generales Jedi se rehusaron a retirarse se vieron forzados a confrontar las líneas de droides de batalla B1 desplegados desde la fábrica. Dentro de la sala de control, Offee cortó un agujero en el super tanque y cuando entró destruyó a sus droides operadores. Al comandar el vehículo, la pádawan salvó a Tano de ser asesinada por el cañón del tanque. Cuando Tano se recuperó se unió a Offee dentro del tanque, donde ambas enfrentaron un dilema: sin las bombas, no podrían destruir la fábrica y completar su misión. No obstante, Tano y Offee eligieron la alternativa de usar el fuego del tanque contra el generador, aunque sabían que no lograrían escapar de la explosión. Una vez que Tano les informara de su decisión a Skywalker y Unduli, quienes combatían a los droides afuera, ella y Offee abrieron fuego en el reactor, causando una masiva secuencia de explosiones que desplomó la fábrica.[4]

Sin poder ayudar a sus pádawans, Skywalker y Unduli tomaron cobertura mientras sus droides adversarios eran aplastados por los restos y veían consternados cómo la fábrica de droides colapsaba, sepultando a Tano y a Offee debajo de los montones de escombros. Una vez que la tierra se había disipado y el humo despejado, Skywalker intentó desesperadamente contactar a Tano con su comunicador, sin resultados exitosos. Decidido a rescatar a las pádawans, Skywalker le ordenó a las cañoneras LAAT cargadoras de la República buscar a Tano y a Offee. Atrapada junto con Offee dentro del super tanque muy debajo de la superficie con una limitada cantidad de aire, Tano usó una celda de energía para aumentar la recepción de su comunicador y alertar a Skywalker de su posición. Al recibir la señal en el canal de comunicación del comunicador, Skywalker llevó a Unduli y a los clones al lugar donde ambas aprendizas estaban atrapadas. Como el tiempo se estaba agotando, Skywalker y Unduli eligieron no esperar a la maquinaria pesada de la República para que movieran los escombros y prefirieron usar la Fuerza para levitarlos ellos mismos. Tano y Offee salieron de los restos, sucias y tociendo pero vivas, y se reunieron con sus Maestros.[4] Después de su éxito al destruir la fábrica primaria, Tano y Offee fueron enviadas de vuelta a la flota para un descanso necesario y acompañaron un convoy de cañoneras LAAT/i que transportaban a los soldados de la República heridos para que fueran atendidos.[5]

La amenaza de los geonosianos

«Anakin, la reina hizo rehén a Luminara. Ella quería un Jedi, ahora tiene dos más. Quiero saber lo que busca.»
«Bueno, cuando esto no vaya según el plan—y no irá—estaré listo.»
«Eso es tan reconfortante.»
―Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker[fuente]

Tras la destrucción de varias fábricas de droides—aunque con un gran costo de tropas de la República—los Jedi comenzaron una limpieza general del planeta y también lanzaron una campaña intensa para encontrar a Poggle el Menor, quien había escapado de la destrucción de su fábrica primaria y estaba evadiendo los esfuerzos de la República de localizarlo y capturarlo. Los Jedi enviaron sus clones exploradores al desierto, pero sin obtener reportes iniciales de la ubicación de Poggle, Unduli decidió liderar personalmente la búsqueda. Ella y el soldado Buzz se marcharon en speeders BARC y siguieron el rastro del señor de la guerra geonosiano en huída, que se dirigía al Templo Progate,[5] la guarida de la Reina geonosiana Karina La Grande,[6] acompañado de un escuadrón de droides de batalla[5] y guardias reales geonosianos a bordo de un Tanque Blindado de Asalto cargando varias cajas de municiones.[6] Unduli y Buzz rastrearon a Poggle al desierto occidental, donde encontraron una caja de municiones que se había caído del tanque. Unduli informó de su hallazgo a Kenobi y a Mundi—quienes se habían recuperado de sus anteriores heridas en la batalla—y concluyó que Poggle estaba escapando al templo, un lugar que había sido víctima de un bombardeo pesado durante el asedio inicial de la República en el planeta. Aunque Skywalker le advirtió que una tormenta de arena se aproximaba a su posición, Unduli estaba decidida a completar su misión y se rehusó a dejar que Poggle escapara.[5]

UnduliBuzzProgate.jpg

Unduli y Buzz buscan a Poggle el Menor dentro del Templo Progate.

Unduli y Buzz siguieron a Poggle a través de la tormenta de arena y dentro del templo, donde los dos se reportaron con Kenobi, Mundi y Skywalker, quienes estaban de vuelta con la flota en su campamento en otro lugar del planeta. Sin embargo, antes de que Unduli y Buzz pudieran regresar a la base de la República, fueron atacados y su transmisión fue interrumpida. Buzz fue asesinado y Unduli fue noqueada antes de ser tomada rehén por Poggle y varios de los guerreros geonosianos "inmuertos" de la Reina Karina, los cuales habían sido reanimados por parásitos cerebrales. Una vez que la tormenta de arena se había disipado, Skywalker, Kenobi y Cody llevaron un pelotón de soldados clones en la cañonera El Aplastabichos al Templo Progate para encontrar y rescatar a Unduli. Allí, Cody halló el cadáver de Buzz y Kenobi encontró la espada de luz de Unduli. Dudando de la posibilidad de que Poggle pudiera derrotar a un Jedi, Skywalker distinguió una estatua de un "geonosiano extraño", que Kenobi creía ser la rumorada reina geonosiana. Con la intención de encontrar a Unduli, Skywalker, Kenobi, Cody y sus hombres entraron en las cavernas a través de la entrada del templo, usando sus espadas de luz y lámparas de casco para iluminar el camino.[5] Los rastreadores en la muñeca de Cody llevaron al pelotón a un túnel que penetraba más profundo en la corteza del planeta.[6]

Unduli, que había sido esposada y estaba siendo arrastrada a través de las catacumbas por un grupo de zombies geonosianos liderados por Poggle, recobró la consciencia y logró liberarse de sus captores. Como luchó contra los guerreros geonosianos en combate cerrado, Unduli no pudo derrotar a los guardias ya muertos. La Jedi usó su holoproyector para contactar a Kenobi y advertirle que dejara de buscarla y que huyera mientras pudiera con el resto de sus tropas; pero tras enviar el mensaje volvió a caer inconsciente. En lugar de tomar el consejo de Unduli, Kenobi y Skywalker llevaron a sus hombres en los más profundo de las cavernas y continuaron, sólo para encontrar y ser rodeados por una horda de zombies geonosianos guerreros. Los Jedi y clones abrieron fuego contra sus adversarios pero no pudieron detener a los insectoides. Con sus hombres superados y sufriendo bajas, Kenobi les ordenó a los soldados clones derribar los soportes del túnel y retirarse, lo que vio como el único modo de frenar el avance de los geonosianos. Los Jedi y sus tropas escaparon de los guerreros zombies por el momento. Kenobi y Skywalker se dieron cuenta de la aparente inmunidad de los zombies guerreros a todos sus ataques y decidieron pedirle refuerzos a Mundi. Ya que el grupo estaba muy debajo de la tierra para obtener una señal de comunicaciones, Kenobi envió al soldado Gearshift y a otro clon a la superficie para que contactaran a Mundi.[5]

Los dos soldados no llegaron muy lejos antes de ser atacados y asesinados por los zombies geonosianos. Al escuchar los gritos de los soldados, Kenobi, Skywalker, Cody y el resto del pelotón corrió para ayudar a sus camaradas pero llegaron demasiado tarde para salvarlos, y en lugar de eso encontraron sus cadáveres. Aunque Skywalker quería ir a la superficie para contactar a Mundi, Kenobi creía que no podían dividir sus tropas ya que el tiempo para salvar a Unduli estaba agotándose. Mientras tanto, la Unduli cautiva se despertó y vio que estaba siendo suspendida en un campo de contención cerca del trono de la Reina Karina La Gramde, que estaba en el proceso de reproducir más gusanos geonosianos de su saco de huevos gigante, ayudada por sus guerreros reanimados. Kenobi, Skywalker y Cody finalmente hallaron la cámara real y espiaron lo que ahí ocurría desde las sombras. Usando su lámpara de casco infrarroja en la sala oscura, Cody ubicó a Unduli cerca del trono y a Poggle conversando con la Reina. Skywalker tenía en mente ejecutar un ataque completo contra los geonosianos, pero Kenobi, que buscaba averiguar las razones por las que la Reina capturó a Unduli, diseñó un plan diferente. Los Jedi posicionaron a sus soldados clones alrededor del perímetro de la cámara, con la intención de que sus hombres usaran sus lámparas de casco para cegar temporalmente a los geonosianos acostumbrados a la oscuridad y causarles confusión suficiente para que pudieran rescatar a Unduli cuando se presentara el momento apropiado.[5]

CodyLoT.jpg

Cody y sus hombres le proporcionan fuego de cobertura a los Jedi como protección de los zombies geonosianos atacantes.

Mientras Cody movía sigilosamente a los hombres y los colocaba en posición, Kenobi y Skywalker marcharon directo hacia la sala del trono y a través de las líneas de zombies geonosianos para hablar con Karina. Kenobi habló con la Reina y le dijo que su mandato iba a llegar a su fin, pero la Reina chillona se negó a reconocer la autoridad de los Jedi. Sus subordinados despojaron a los Jedi de sus espadas de luz y en ese momento Karina reveló sus intenciones: en lugar de buscar la eliminación de los Jedi, ella deseaba poseerlos para usar sus gusanos cerebrales, ya que los Jedi serían adiciones valiosas para su ejército de guerreros. Mientras Poggle colocaba uno de los parásitos sobre Unduli para que pudiera demostrarse el poder de los gusanos, Kenobi le indicó a Cody y a los clones que atacaran. Los soldados encendieron sus lámparas directo en la cara de los geonosianos y temporalmente los cegaron, lo que le permitió a Kenobi y Skywalker recuperar sus espadas de luz de los zombies con la Fuerza. Mientras Kenobi tomaba el gusano cerebral de Unduli como una muestra para estudiar, Skywalker liberó a la Jedi y le regresó su espada de luz. Los Jedi entonces confrontaron a Poggle, y Skywalker esposó al señor de la guerra geonosiano y se lo llevó junto a los demás; luego le quitó el gusano de muestra de Kenobi de la mano, lo lanzó al suelo y lo aplastó con su bota.[5]

Una vez que Kenobi, Skywalker, y Unduli hulleron de la cueva con Poggle capturado, los soldados clones les porporcionaron cobertura y destruyeron a disparos los soportes de la cámara, atrapando allí a los geonosianos y aplastando a la Reina Karina La Grande y a su fuerza zombie bajo montones de escombros. Los guerreros continuaron siguiendo al grupo, y mientras los clones concentraban el fuego en sus perseguidores, los Jedi procedieron a escapar de las catacumbas para llegar a la superficie. El pelotón de la República trepó un ducto de aire que llegaba fuera de la caverna, y los geonosianos que perseguían al escuadrón fueron golpeados hacia atrás y aplastados por varias rocas que caían. Un géiser de tierra brotó por el pasaje vertical y lanzó a Kenobi, Skywalker, Unduli, Poggle, Cody, y los demás soldados clones fuera de las catacumbas. El grupo evacuó el templo poco después de que colapsara. Habiendo acabado el suceso y con el señor de la guerra Poggle el Menor en custodia de la República, los Jedi esperaban que los letales gusanos cerebrales de la Reina hubiesen perecido aplastados con ella debajo del templo,[5] sin embargo, éste no fue el caso.[2]

Consecuencias

«La República debe empezar a interrogar a Poggle de inmediato si hemos de obtener información útil de él.»
«Maestra, yo sugiero que dejemos que nuestras pádawans se encarguen de la misión de los suministros.»
―Luminara Unduli y Anakin Skywalker[fuente]
JediEscortGeonosis.jpg

Los Jedi se preparan para escoltar a Poggle el Menor a Coruscant.

El asalto masivo en Geonosis finalmente resultó en un éxito, y la República pudo recapturar el mundo aliado con la secesión y asegurar que sus fábricas de droides ya no siguieran aumentando las líneas de tropas de la Confederación.[2] El encuentro de los Jedi con zombies geonosianos instigó al Senado Galáctico y a la Administración Sanitaria de Coruscant a hacer una advertencia a los ciudadanos de la República sobre la supuesta "infección misteriosa" que plagaba a los geonosianos, provocando cuidado a todo nivel interplanetario.[25] Mientras los Jedi escoltaban a Poggle dentro de una lanzadera de ataque clase Nu en una zona de aterrizaje preparándose para llevarlo a Coruscant para que fuese juzgado, Mundi recibió información de que las defensas del Maestro Mace Windu en el planeta Dantooine habían logrado resistir, aunque con un gran costo para sus hombres. Windu requería inmediatamente suministros médicos que esperaban ser entregados desde un centro médico cerca del planeta Ord Cestus. Tanto Skywalker como Unduli señalaron que también era de importancia inmediata transportar a Poggle a Coruscant, ya que la República tenía que comenzar a interrogar al señor de la guerra si era necesario extraerle información importante.[2]

Para permitirse a sí mismo y a los otros Generales Jedi continuar con la inminente tarea de transportar a Poggle a Coruscant, Skywalker propuso que Tano y Offee se encargaran de la misión de suministros médicos, a lo que los demás Generales Jedi accedieron. Kenobi asignó a las pádawans a llevarse una fragata médica a la estación, planeando reunirse con ellas junto con Mundi, Unduli y Skywalker para el viaje a Dantooine después de entregar a Poggle en Coruscant. Cuando Tano y Offee se marcharon a la instalación de Ord Cestus en la fragata clase Pelta[2] TB-73 junto con soldados clones de la Compañía Tango como sus tropas de embarcación,[26] los cuatro Generales Jedi y el Capitán Rex se fueron con Poggle bajo guardia pesada a bordo de un Destructor Estelar clase Venator a Coruscant.[2] No obstante, la misión de rutina de las pádawans no tardó en volverse una calamitosa lucha de supervivencia[27] cuando gusanos cerebrales geonosianos—tras haber infectado al soldado de la Compañía Tango[2] CT-9544,[7] apodado "Scythe", en los restos del Templo Progate—intentaron tomar el control de la nave de suministros.[2]

Entre bastidores

«Lo que se ve no es de lo que iba a tratarse originalmente la historia. George dijo "Este va a ser un ataque tipo día D en Geonosis". Creíamos que lo estábamos trabajando a un nivel muy bueno cuando George comenzó a verlo, y en el momento más inesperado ya había una tremenda cantidad de trabajo pendiente.»
Dave Filoni, director de The Clone Wars, discute la adición del primer capítulo de la batalla[fuente]

La Segunda Batalla de Geonosis[28] fue la primera batalla mayor de la segunda temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars,[18] siguiendo a la Batalla de Ryloth, que ocurrió durante la primera temporada.[29] Marcó el regreso de la República Galáctica y la Orden Jedi a Geonosis tras la batalla inicial de las Guerras Clónicas en el planeta y fue presentada a través de tres capítulos de una historia de cinco partes en la temporada[30]—"Landing at Point Rain", "Weapons Factory", y "Legacy of Terror", que comenzaron a emitirse desde el 4 de noviembre de 2009[13] hasta el 20 del mismo mes.[6] Los tres episodios son seguidos por la conclusión de la saga, "Brain Invaders", y fueron precedidos por el episodio "Senate Spy", que actuó como un prólogo para la batalla al detallar el descubrimiento de las fábricas por parte de la República.

CloneFlamethrowers-LaPR.jpg

Los soldados lanzallamas fueron unos de los muchos efectos visuales introducidos durante la Segunda Batalla de Geonosis.

Los varios episodios de la batalla dieron la oportunidad de que fueran introducidos varios personajes preexistentes a la serie de televisión, el notable Maestro Jedi Ki-Adi-Mundi[13] y la pádawan Barriss Offee.[10] El primer episodio de la historia fue agregado al programa de producción de la segunda temporada a petición de George Lucas, productor de la serie y creador de la franquicia Star Wars, para que el conflicto comenzara con una trama parecida al ataque del día D, como inspiración de la Segunda Guerra Mundial.[31] La batalla fue creada con la intención de recalcar el sentido visual de los clásicos filmes de guerra tales como El día más largo, La caída del Halcón Negro, y Rescatando al Soldado Ryan.[30] Los múltiples capítulos de la batalla presentaron visualmente la profundidad y detalle por los que el equipo de producción de la serie logró alcanzar al modelar la animación en la Segunda Temporada.[18]

Un artículo publicado en StarWars.com que servía como preludio para el episodio "Brain Invaders" introdujo dificultades para el nombramiento de la batalla. El artículo en cuestión se refería a la batalla como la "Batalla de Geonosis,"[27] un título que ya había adoptado la batalla inicial de las Guerras Clónicas. Sin embargo, otro artículo publicado después en StarWars.com resolvió el conflicto, dándole oficialmente a la batalla el nombre de "Segunda Batalla de Geonosis".[28] Adicionalmente, el nombre de "batalla de Punto Lluvioso" fue identificado en la revista Star Wars: The Clone Wars Comic UK 6.5.[32]

Aunque es incorrecto, el doblaje latinoamericano de los episodios traduce el nombre del planeta "Geonosis" como "Geónosis", un error que rompe con el doblaje de la película Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones, y que no tiene ningún origen oficial o razonable en términos de traducción. También, a Poggle el Menor se le llama "Poggle the Lesser", sin ser traducido aunque the Lesser sea un título. Se desconoce la causa de ambas traducciones.[33]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 1,23 1,24 1,25 1,26 1,27 1,28 1,29 1,30 1,31 1,32 1,33 1,34 1,35 1,36 1,37 1,38 1,39 1,40 1,41 1,42 1,43 1,44 1,45 1,46 1,47 1,48 1,49 1,50 1,51 1,52 1,53 1,54 1,55 1,56 1,57 1,58 1,59 1,60 1,61 1,62 1,63 1,64 1,65 1,66 1,67 1,68 1,69 1,70 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – "Landing at Point Rain"
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 2,8 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – "Brain Invaders"
  3. 3,0 3,1 Star Wars Annual 2011
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 4,14 4,15 4,16 4,17 4,18 4,19 4,20 4,21 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – "Weapons Factory"
  5. 5,00 5,01 5,02 5,03 5,04 5,05 5,06 5,07 5,08 5,09 5,10 5,11 5,12 5,13 5,14 5,15 5,16 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – "Legacy of Terror"
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 6,6 StarWars.com The Clone Wars Episode Guide: Legacy of Terror en StarWars.com (en inglés)
  7. 7,00 7,01 7,02 7,03 7,04 7,05 7,06 7,07 7,08 7,09 7,10 7,11 Star Wars: The Clone Wars: New Battlefronts: The Visual Guide
  8. 8,00 8,01 8,02 8,03 8,04 8,05 8,06 8,07 8,08 8,09 8,10 8,11 8,12 8,13 8,14 8,15 8,16 8,17 8,18 8,19 8,20 8,21 8,22 8,23 8,24 8,25 8,26 TCWA.png Star Wars: Clone Wars Adventures – "Geonosis Saga"
  9. Star Wars: The Clone Wars Character Encyclopedia
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 10,6 StarWars.com The Clone Wars Episode Guide: Weapons Factory en StarWars.com (en inglés)
  11. 11,0 11,1 Hasbro logo.png Star Wars: The Clone Wars (toy line) (Pack: Special Ops Clone Trooper & Geonosian Drone)
  12. Hasbro logo.png Star Wars: The Clone Wars (toy line) (Pack: AT-RT with ARF Trooper Boil)
  13. 13,0 13,1 13,2 13,3 13,4 13,5 13,6 13,7 13,8 StarWars.com The Clone Wars Episode Guide: Landing at Point Rain en StarWars.com (en inglés)
  14. Star Wars: The Clone Wars Comic UK 6.20
  15. 15,0 15,1 15,2 Star Wars: The Clone Wars: Incredible Vehicles
  16. Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones
  17. 17,0 17,1 17,2 17,3 17,4 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – "Senate Spy"
  18. 18,0 18,1 18,2 StarWars.com The Action Intensifies in "Landing at Point Rain" en StarWars.com (contenido ya obsoleto; enlace a copia en Archive.org)
  19. 19,0 19,1 CartoonNetwork.com  Dataclip: Weapons Factory en CartoonNetwork.com
  20. Star Wars: The Clone Wars Official Episode Guide Series 1 & 2
  21. 21,0 21,1 21,2 StarWars.com Fan Days Script: A Prelude to "Point Rain" en StarWars.com (contenido ya obsoleto; enlace a copia en Archive.org)
  22. 22,0 22,1 TCWA.png Star Wars: Clone Wars Adventures – "Starfighter"
  23. TCWA.png Star Wars: Clone Wars Adventures – "Tienda" (Juego: Commander Jet)
  24. Star Wars: The Clone Wars Comic UK 6.20
  25. StarWars.com Un Anunciamiento del Servicio Público de la República Galáctica en StarWars.com (en inglés)
  26. StarWars.com The Clone Wars Episode Guide: Brain Invaders en StarWars.com (en inglés)
  27. 27,0 27,1 StarWars.com Friends Become Foes in The Clone Wars en StarWars.com (en inglés)
  28. 28,0 28,1 StarWars.com The Clone Wars Season Two Holiday Marathon on StarWars.com en StarWars.com (en inglés)
  29. StarWars.com A Battle Over Ryloth Begins an Epic, Three-Part Struggle en StarWars.com (en inglés)
  30. 30,0 30,1 StarWars.com Star Wars: The Best of 2009 en StarWars.com (en inglés)
  31. StarWars.com Episode Commentary #2.5: Landing at Point Rain en StarWars.com (en inglés)
  32. Star Wars: The Clone Wars Comic UK 6.5
  33. Doblaje latinoamericano de "Landing at Point Rain", "Weapons Factory", "Legacy of Terror" y "Brain Invaders"
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar