FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«No soy un terrorista. Soy un patriota. Y la resistencia no es terrorismo.»
―Saw Gerrera[fuente]
Saw Gerrera fue un humano que, como líder de los Rebeldes de Onderon, luchó contra la Confederación de Sistemas Independientes en Onderon durante las Guerras Clon. Él y su hermana, Steela Gerrera, fueron claves en la liberación de su mundo durante la Batalla de Onderon. Más adelante se convirtió en un miembro clave de la lucha contra el Imperio Galáctico y la formación de la Alianza Para Restaurar la República. Sus tácticas contra el Imperio fueron vistas como extremistas, y su notoriedad fue aprovechada por el Imperio y, muchos años después, por la Nueva República.

En la resistencia temprana contra la Alianza Separatista en Onderon, Gerrera y sus soldados eran superados en número por el Ejército Droide Separatista. Por eso solicitaron ayuda al Consejo Jedi, que lideraba al Gran Ejército de la República en su lucha contra los separatistas, pero la Orden Jedi eligió no involucrarse activamente en la lucha de Onderon. En lugar de eso, enviaron a un equipo de consejeros — los generales Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi, la comandante Ahsoka Tano, y el capitán clon CT-7567 ("Rex") — para entrenar a los guerreros de Onderon. Los Jedi y el capitán Rex les enseñaron técnicas y estrategias para enfrentarse a los droides de combate, y, gracias a sus esfuerzos, los rebeldes comenzaron a progresar. Gerrera se frustró después de que los rebeldes eligieran a Steela como líder, y pronto fue capturado tras intentar rescatar en solitario al depuesto rey de Onderon, Ramsis Dendup, de manos de los separatistas. Ambos fueron rescatados por los rebeldes, quienes eventualmente participaron en una batalla final contra los separatistas. Los rebeldes liberaron su planeta y devolvieron el trono a Dendup. La lucha, sin embargo, comportó un coste personal: Steela fue asesinada durante la batalla final, y Gerrera quedó afligido — sintiéndose responsable de la muerte de su hermana.

Al final de las Guerras Clon, la República Galáctica se transformó en el Imperio Galáctico. Saw luchó de nuevo contra las Fuerzas Armadas Imperiales y lideró a un grupo de resistencia conocido como los Partisanos, en la luna desértica Jedha. Su célula rebelde, una continuación de sus guerreros de las Guerras Clon, fue una de las primeras en formar la Alianza Rebelde. No obstante, con el tiempo sus tácticas extremistas le hicieron perder el contacto con el resto de la Alianza, puesto que entraban en conflicto con los ideales de importantes líderes rebeldes como Bail Organa y Mon Mothma. Más adelante, Saw llevó a Galen Erso, Lyra Erso y Jyn Erso al planeta deshabitado de Lah'mu. Cuando Orson Krennic se llevó a los padres de Jyn, Saw la encontró y la crió hasta que se convirtió en una joven adulta. Entonces creó un grupo rebelde en Jedha, donde se reunió con Jyn de nuevo. Finalmente, la Estrella de la Muerte destruyó Ciudad Jedha, donde se encontraba Gerrera. Saw dijo a Jyn que iba a permanecer en Jedha y murió como consecuencia del disparo de la Estrella de la Muerte.

En tiempos de la Nueva República, el senador Ransolm Casterfo sugirió que Gerrera y sus Partisanos, a pesar de formar parte de la Alianza Rebelde, habían cometido actos terroristas.

Biografía

Vida temprana

Onderonian humans

Saw y Steela manejaban armas de su elección — Steela, un rifle de francotirador, Saw, un lanzacohetes.

Saw Gerrera fue un humano nacido en el planeta selvático de Onderon durante los últimos años de la República Galáctica. Criándose entre los muros de Iziz, la ciudad capital de Onderon, junto a su hermana Steela Gerrera, Saw aprendió a respetar al monarca de su planeta, el rey Ramsis Dendup. En el 22 ABY, miles de sistemas estelares abandonaron la República y formaron su propio gobierno galáctico, la Confederación de Sistemas Independientes. Pronto, la República y la Confederación iniciaron una guerra — las Guerras Clon — y el rey Dendup decidió apoyar a la República, así como al recién creado Gran Ejército de la República.

En el 20 ABY, a medida que las Guerras Clon se recrudecían por toda la galaxia, a petición del Jefe de Estado Confederado, el Conde Dooku de Serenno, el Ejército Droide Separatista invadió Onderon y sometió a sus habitantes a la ley separatista. Las cosas empeoraron para Saw cuando el rey Dendup fue derrocado de su trono y reemplazado por Sanjay Rash, un títere que respondía directamente ante el Conde Dooku. El rey Rash proclamó abiertamente que cualquiera que intentara usurparle el trono sería declarado terrorista. Profundamente preocupado por el futuro de Onderon y sin miedo por haber sido expulsado de Iziz junto a Steela por desafiar en público a Rash, Saw comenzó a reunir recursos y personas con pensamientos similares al suyo para formar un grupo de resistencia que luchara contra Rash y sus fuerzas droides.

Guerras Clon

Apoyo de los Jedi

«Actúa como si fuese nuestro líder, aunque nadie lo ha elegido.»
―Steela, acerca de Saw[fuente]
Saw Lux Anakin Ahsoka Jedi Temple

Saw y Lux piden ayuda al Consejo Jedi.

Algún tiempo después, Saw se convirtió en el líder de facto de los Rebeldes de Onderon, y como resultado de haber sido expulsados de Iziz, los rebeldes pasaron a habitar un puesto de avanzada abandonado situado en unas ruinas de la selva de Onderon. Poco después, Lux Bonteri, el hijo de Mina Bonteri, la difunta senadora de Onderon en el Senado Galáctico de la República Galáctica, se unió a Saw y a su resistencia. Habiendo obtenido suficientes armaduras, armas y otro tipo de suministros, Saw, Steela Gerrera y Bonteri planearon recuperar Iziz por Onderon. Sin embargo, los líderes rebeldes, tras un cierto número de escaramuzas con los droides de combate separatistas, se dieron cuenta de que estaban mal equipados y no poseían el entrenamiento suficiente como para declarar una guerra abierta a la Confederación de Sistemas Independientes. Por eso, Saw y Bonteri contactaron con la República, solicitando ayuda. Como resultado el Consejo Jedi atendió a Saw y Bonteri desde el Templo Jedi de Coruscant vía holograma.

El Gran Maestro Jedi Yoda prometió que la Orden Jedi encontraría un modo de ayudarles. Al cabo de poco tiempo, los rebeldes fueron alertados de una intrusión cerca de su base, y por eso Steela lideró a un grupo para investigar. Más tarde, Steela, montada en un dalgo, regresó a la base con la promesa de Yoda: el Caballero Jedi Anakin Skywalker, la Padawan Ahsoka Tano, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y el capitán clon de la Legión 501, CT-7567 "Rex". Saw dio la bienvenida a los cuatro asesores de la República a su planeta. Skywalker infromó a Saw de que no podían luchar en la guerra de los Rebeldes de Onderon — Onderon, al fin y al cabo, estaba legítimamente aliado con la Confederación sin importar cómo veía Saw de ilegal la situación — pero afirmó que entrenarían a la resistencia de Saw para que luchase por su cuenta.

OnderonianRebellion-WOTF

Los enviados de la República entrenan a Saw y a su resistencia en un campamento secreto. The Republic advisors train Saw and his resistance at the secret encampment.

Rex explicó que como soldado clon, ayudaría a los Generales Jedi, y tras desplazarse hasta un claro en la jungla situado a medio kilómetro donde había un Tanque Blindado de Asalto capturado, la comandante Jedi Tano y el capitán clon Rex instruyeron a los rebeldes de Onderon a destruir el tanque: tenían que lanzar dos bombas en la cabina del tanque, una para el piloto y otra para el artillero respectivamente. Saw y Bonteri hicieron juntos el ejercicio, pero manteniendo una tensa rivalidad. Accidentalmente, se entorpecieron mutuamente al rechazar cooperar entre ellos. Disgustado, Saw ridiculizó a Bonteri por ser un terrible soldado, lo que disgustó a los Jedi. Al final del día, la frustración de Saw fue en aumento, por lo que recriminó a Steela que constantemente estuviera atendiendo a Bonteri, por quien sentía atracción. Cuando se desató una nueva discusión entre Saw y Bonteri, Steela los separó a ambos, insistiendo en que habría tiempo tanto para la confrontación directa que Saw deseaba como los discursos políticos en los que Bonteri destacaba.

Luego, los rebeldes volvieron a su campamento, donde el General Skywalker y Rex mostraron cómo inhabilitar de forma efectiva a un droideka. Protegidos por un escudo deflector, los droidekas eran inmunes a los disparos. Sin embargo, Skywalker indicó que una granada lanzada lentamente podía penetrar el escudo. Confiado en su habilidad, Saw, lanzó una granada demasiado rápido y fracasó en su objetivo. No obstante, Bonteri trató de seguir las órdenes de Skywalker y tuvo éxito. Después, tras muchos intentos y con los ánimos de Ahsoka, Saw consiguió destruir un droideka lanzando una granada.

Epguide502

Saw avanza hacia las filas enemigas al ver que su campamento está siendo atacado.

Poco después, los consejeros Jedi enseñaron a los rebeldes cómo usar apropiadamente un rifle bláster. Steela, una tiradora muy capaz, impresionó a los Jedi, y mientras practicaba, se alertó al ver que su campamento iba a ser atacado. Varios droides de combate B1 y tanques blindados de asalto se acercaron y abrieron fuego sobre los rebeldes. Saw evitó por poco un misil lanzado por un superdroide de combate B2, y avanzó al frente para devolver el fuego enemigo. A la señal de los Jedi y Steela, Saw y los rebeldes lanzaron explosivos sobre los droides. Todavía superados en número, Steela soltó varios animales que corrieron en estampida hacia los droides de combate. Cuando sólo quedaba un tanque, Saw y Bonteri intentaron de nuevo inhabilitar un tanque. Durante su intento, los rebeldes trabajaron juntos hasta alcanzar el éxito. Animado por su primera victoria, Saw consideró a Bonteri mejor guerrero que antes por cómo se había comportado durante la escaramuza. Sabiendo que la localización de su campamento había sido descubierta, los rebeldes y los Jedi elaboraron un plan para infiltrarse en Iziz fingiendo ser civiles para así dirigir su guerrilla desde la capital.

Combatiendo a la Confederación

Ahsoka Tano: «La gente estaba asustada, maestro. »
Obi-Wan Kenobi: «En efecto. A juzgar por las reacciones que he visto hoy, me temo que confundirán vuestras intenciones. »
Saw Gerrera: «No lo entiendo. ¿Por qué están asustados?»
―Tano, Kenobi y Saw hablan de la percepción pública de los rebeldes [fuente]
Al final del día, fingiendo ser cazadores, los rebeldes y sus asesores militares viajaron a Iziz y entraron en la ciudad engañando a los droides de combate estacionados allí. Entonces, los rebeldes decidieron separarse; Saw alertó a otros rebeldes que ya estaban en la ciudad de que el tiempo de luchar había llegado, mientras que Steela Gerrera, Lux Bonteri y Ahsoka Tano se dirigieron junto a más rebeldes a buscar nuevos reclutas.


Saw reckless in Iziz Onderon

Saw dispara a los droides separatistas frente a los civiles de Iziz, lo que hizo que temieran a Saw y a los rebeldes.

A medida que avanzaba el tiempo, muchos más onderonianos se unieron a los Rebeldes de Onderon, y se refugiaron en una casa de las profundidades de Iziz. Saw, Bonteri y Steela recibieron con regularidad consejos de no solamente Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi, Ahsoka o Rex, si no también de los Maestros Jedi estacionados en Coruscant. Saw y los rebeldes aprovecharon todas las oportunidades que tuvieron para sabotear las patrullas de droides de combate arengando a los civiles de Iziz; en ocasiones los rebeldes participaban en más de cinco enfrentamientos al día — a veces incluso en áreas muy transitadas. Saw a menudo abría fuego contra los droides separatistas en público, lo que sembraba el miedo entre la población civil — a pesar que el número de civiles muertos en los ataques era de cero.

Un día, Saw y sus compañeros rebeldes llevaron a cabo una reunión en su casa de Iziz, en la que Skywalker les felicitó por sus éxitos. Kenobi y Tano, sin embargo, creían que la percepción del público de los rebeldes de Saw no era la esperada; la gente tenía miedo de los brotes violentos que asolaban la ciudad. Saw, no obstante, pensaba que la gente tenía miedo porque los droides aún seguían en funcionamiento — puesto que los rebeldes todavía no habían peleado contra los separatistas lo suficiente. Steela y Bonteri opinaron que tenían que convencer a la población de que los rebeldes sólo luchaban por la libertad de la gente. Steela creía que los rebeldes tenían que ganarse el corazón y la mente de los civiles para conseguir su confianza, algo que Saw no entendía. Con el objetivo de demostrar a los civiles que los rebeldes podían expulsar a los separatistas, Bonteri propuso atacar el generador de energía de Onderon. Mostrándose de acuerdo, Skywalker, Kenobi y Rex regresaron a los Mundos del Núcleo habiendo entrenado a los rebeldes tal como habían planeado.

Lux and Saw plan their attack Iziz

Saw, Ahsoka y Bonteri planean atacar el generador de energía de Iziz.

Los Caballeros Jedi prometieron continuar proporcionando créditos al movimiento de Saw, y ordenaron a Tano permanecer en Onderon. Al anochecer, Saw, Ahsoka, Bonteri y Steela observaron el generador de energía de Iziz. Tumbado desde una azotea, Bonteri sugirió que si conseguían destruir el generador, eso causaría un apagón por toda la ciudad, lo que con el tiempo conllevaría que el Ejército Droide no pudiera recargar a sus droides de combate. Sin embargo, antes de asaltar el generador, los rebeldes concluyeron que necesitaban saber más acerca de los alrededores. Saw asumió la tarea de reconocimiento y descendió del edificio en el que se encontraba, arrancando la cabeza de un droide de combate B1 y subiendo de nuevo al edificio. Desde allí, analizaron la memoria del droide, que proporcionó imágenes holográficas de los alrededores. Así, Saw y los rebeldes llegaron a la conclusión de que cualquier ataque contra el generador sería inútil, puesto que los droides eran muy numerosos. No obstante, Bonteri creía que si conseguían apoderarse de un Tanque Blindado de Asalto, era posible destruir el generador y escapar.

Para apoderarse del tanque, la resistencia creó una distracción: en una calle cercana, la rebelde Dono detonó un vehículo cerca de una patrulla droide, iniciando así un ataque. Saw, usando varias granadas y un rifle, se deshizo de toda la patrulla a excepción del droide comandante. Los rebeldes dejaron que el comandante pidiera refuerzos, con la esperanza de que los separatistas enviasen como ayuda un Tanque Blindado de Asalto. Sin embargo, primero fueron enviados varios droidekas. Superados en el frente, Saw y Bonteri emprendieron una maniobra de flanqueo.

Saw dodges battle droids

Saw ataca a un grupo de superdroides de combate B2 en Iziz.

Siguiendo su entrenamiento, Saw lanzó lentamente una granada a través del escudo de un droideka, desactivándolo, pero Bonteri lanzó la granada demasiado rápido, y alertó al otro droideka de que tenía enemigos detrás de él. El droide se giró y atacó a sus adversarios, pero Saw actuó rápidamente, poniendo a Bonteri a salvo. Saw trató de acercarse al droideka, pero fue tirado al suelo, por lo que Steela llegó corriendo y depositó una granada dentro del escudo del droideka, deshaciéndose de él. Sólo entonces, el deseado Tanque Blindado de Asalto, acudió a enfrentarse a los rebeldes. Saw y Bonteri avanzaron rápidamente hacia el tanque, destruyendo en el camino a su escolta de superdroides de combate B2. Tal como habían sido entrenados, detuvieron al tanque, y Saw entró en él, intentando ponerlo en marcha sin éxito. Steela no obstante, consiguió reactivar el tanque de nuevo.

Saw pilotó el tanque hasta enfrente del generador. Steela, disparó a los droides que custodiaban el generador mientras Saw esperaba que el cañón del tanque se cargase. Bonteri y Steela se enfrentaron a varios droides comando serie-BX antes de que Saw disparase al generador, que explotó dejando a la ciudad sumida en la oscuridad. Saw repartió gafas de visión nocturna para poder ver, y quedó complacido cuando los luchadores por la libertad fueron aplaudidos por los ciudadanos de Iziz. Saw, Steela, Tano y Bonteri regresaron a la base de los rebeldes, donde celebraron su éxito bebiendo por Onderon. Skywalker, Kenobi y Rex aparecieron vía holograma y felicitaron a los rebeldes. Kenobi añadió que ahora que el movimiento rebelde se había organizado, debía elegir a un líder. Confiado en que él sería elegido como líder, Saw quedó decepcionado en cuanto su hermana Steela fue escogida por los soldados rebeldes como líder. Molesto, Saw abandonó la sala.

Saw spots the droid convoy in Iziz

Saw informa de la posición de un convoy separatista a Steela y su escuadrón.

El rey Sanjay Rash y sus fuerzas separatistas empezaron a sentirse presionados por los rebeldes, por lo que se les garantizaron nuevas legiones de droides lideradas por el brillante superdroide táctico Kalani, gracias a la intervención del Conde Dooku. Después, Saw se escondió de incógnito en una calle y ayudó a Steela y otros luchadores por la libertad a destruir un convoy enemigo. Saw se encargó él solo de un Tanque Blindado de Asalto, el cual hizo explotar con un par de granadas. Entonces, Steela dio un discurso a los onderonianos que se habían acercado al lugar del conflicto — recordando que Rash había cometido traición contra la gente de Onderon al vender a su planeta a la Alianza Separatista, y pidió que más gente se uniera a Saw y al resto de rebeldes para reconquistar Onderon y reinstaurar al legítimo rey, Ramsis Dendup.

La bendición del rey

Tandin: «Los separatistas tienen muy poca compasión — o paciencia — con aquellos que se interponen en su camino.»
Saw Gerrera: «Tenemos el deber de proteger lo que es nuestro, General. Un deber que antaño le fue encomendado.»
Tandin: «Pensé que habías agotado toda tu arrogancia con Kalani. »
Saw Gerrera: «Se repone cada hora. »
— El General Tandin y Saw hablan de sus deberes patrióticos tras la interrogación de Saw[src]
Poco después, Saw y los líderes rebeldes regresaron a su base y fueron informados por Dono de que el antiguo rey, Ramsis Dendup, iba a ser ejecutado por el rey Sanjay Rash al día siguiente en una plaza. Steela Gerrera dedujo que Rash pretendía matar a su predecesor como escarmiento para los rebeldes, humillando así a los luchadores por la libertad. Ahsoka Tano afirmó que si Dendup era ejecutado, se convertiría en mártir, impulsando la causa rebelde. Por su parte, Saw ignoró las palabras de Ahsoka y de su hermana y se dirigió a rescatar a Dendup antes de que Rash pudiera incluso declararlo públicamente traidor. Steela ordenó a Saw que permaneciese en la base, pero Saw, creyendo que arriesgar su vida merecía la pena para salvar a Dendup, se marchó de todas formas, con Dono siguiéndolo por orden de Steela sin que él lo supiera.


Saw and Dendup are caught

Saw y el rey Dendup son arrestados en un templo.

Saw se dirigió al templo en el que Dendup estaba retenido, y tras subir a su tejado, lo avistó en el patio. Entonces, Saw arrancó la cabeza a un droide de combate B1 y se acercó a Dendup. Saw se arrodilló ante su rey, jurándole lealtad y se presentó, explicando a Dendup que iba a ser ejecutado. Angustiado, Dendup riñó a Saw por interferir en los asuntos de la corona formando una resistencia y se lamentó de su fracaso como rey: al escoger no aliar Onderon con la República Galáctica o la Confederación de Sistemas Independientes durante la Crisis Separatista, otros habían elegido una alianza por él; y como resultado de la elección de Dendup se había desencadenado una guerra civil en Onderon. Saw animó a Dendup, sorprendiendo al rey con noticias de que los rebeldes contaban con el apoyo de la Orden Jedi. Más animado, Dendup aceptó escapar con Saw, pero cuando Saw iba a usar un gancho para escalar de nuevo al techo del templo, se dio cuenta de que habían activado un escudo de rayos. Comenzaron a sonar las alarmas y finalmente, Saw y Dendup fueron rodeados por un grupo de droidekas.

Saw fue transferido al centro de mando del palacio real, donde el General Kalani y el rey Rash ordenaron que Saw fuese esposado. Kalani se dispuso a interrogar a Saw, con el General Tandin supervisando el interrogatorio. Kalani torturó a Saw durante toda una noche, pero Saw rechazó revelar al droide los secretos de los rebeldes. Como resultado, el descontento de Kalani se fue incrementando, por lo que aumentó la intensidad de la tortura eléctrica que estaba sufriendo Saw y también aumentó la duración de las descargas; con la esperanza de que Saw se rindiera. Con su cuerpo liberando humo de la electricidad, Saw se mantuvo firme a pesar de las torturas, y esa experiencia condujo a Saw de manera irreversible a transformarse en un soldado sin remordimientos capaz de alcanzar sus objetivos a cualquier precio. Tandin, que sentía empatía por su compatriota, ordenó a Kalani y a sus droides que dejaran descansar a Saw durante un tiempo. Kalani aceptó de mala gana.

KalaniTandinSaw

La tortura de Saw a manos de Kalani iniciaría su conversión de soldado cuidadoso a un hombre sin remordimientos.

Tandin hizo beber un té a Saw, y le preguntó por qué había decidido rebelarse contra el reinado de Rash, creyendo que el pasado de Onderon — Dendup como rey — no tenía nada que ver con el futuro del planeta bajo el mando de la Confederación. Saw explicó que había elegido a la causa rebelde porque Rash se dedicaba a aprovecharse del pueblo para obtener lo que él quisiera, y se proclamó a sí mismo un patriota de Onderon, y no un terrorista tal como Tandin le llamaba. Saw desmontó los argumentos de Tandin, proclamando que luchaba en nombre de Dendup porque el antiguo rey había elegido luchar políticamente por la gente, sin aliarse con la República o la Confederación; cosa que Rash no había hecho, aliándose rápidamente con la Confederación. Las palabras de patriotismo de Saw impactaron mucho en Tandin.

Al día siguiente, Rash y Kalani, escoltados por cuatro MagnaGuardias IG-100, condujeron al rey Dendup y a Saw encadenados hasta la plaza principal de Iziz, donde pretendían ejecutarlos a ambos. Cientos de ciudadanos de Iziz, se reunieron para ser testigos de lo que iba a ocurrir y escuchar el discurso de Rash, que declaró a Saw y a Dendup traidores y consideró justa su muerte por decapitación. Rash preparó a sus MagnaGuardias para que ejecutasen a Dendup con una electroguillotina. Sin embargo, Dono, habiendo informado a Steela y a Lux Bonteri de que Saw había sido arrestado, puso en marcha un plan para liberar a Saw y a Dendup de los separatistas — Bonteri lanzó granadas de humo entre los separatistas, provocando el caos mientras Steela y otros soldados salvaban a Saw y a Dendup. Saw incluso consiguió tirar a Kalani al suelo antes de emprender la huida. Sin embargo, su escapé fue detenido cuando refuerzos de superdroides de combate B2 rodearon al equipo de Steela — para disgusto de los ciudadanos onderonianos, quienes habían pasado a ver a los rebeldes de Saw como aliados, y a los separatistas de Rash como intrusos invasores. Habiendo recuperado el control de la situación, Rash se preparó de nuevo para ejecutar a Dendup y a Saw junto a la recién capturada Steela.

Tandin holds Rash at lance point Onderon

Tandin, convencido por las palabras de Saw, libera a Saw y a sus aliados.

Habiendo aceptado su destino, Saw agradeció a su hermana el intento por salvarle la vida. No obstante, llegó el General Tandin junto a su guardia y estos apuntaron a Rash y a Kalani con sus armas. Saw quedó sorprendido al ver a Tandin usando a Rash como escudo humano para garantizar el escape de los rebeldes. Tandin agradeció a Saw que le hubiera ayudado a ver que estaba traicionando a Onderon al servir al rey Rash. Los guardias de Tandin siguieron a Saw y a los rebeldes en su escape, mientras que Ahsoka Tano intervino para ayudar a Tandin a escapar de las fuerzas de Rash.

Algún tiempo después, Tandin comunicó al rey Dendup que había, gracias a las palabras de Saw, desertado oficialmente de los separatistas, y juró servir junto a sus guardias a Dendup junto a los rebeldes de Saw. Dendup, igual que Steela, creía que para ganar la guerra civil, tenían que ganarse el corazón de la gente. Saw se mostró de acuerdo, y convirtió en su prioridad la protección de Dendup de manos del Conde Dooku, quien no dudaría en intentar asesinar a Dendup con más insistencia que nunca.

Liberando Onderon

«Ha sido culpa mía. Yo derribé esa cañonera, y cayó en su posición.»
―Saw Gerrera tras la muerte de su hermana Steela[fuente]
TanoBonteriGerrera

Lux Bonteri y Ahsoka Tano comunican a Saw que la población de Iziz se está revelando contra los separatistas.

Tras un mensaje de Ramsis Dendup a la población de Iziz, los civiles empezaron a revelarse contra la invasión separatista. Lux Bonteri informó de ello a Saw, quien se alegró enormemente e insistió en llevar la lucha a Iziz para acorralar al rey Sanjay Rash. Sin embargo, Steela Gerrera rechazó ese curso de acción, alegando que eso costaría la vida de civiles. Aunque Saw afirmó que ese era el precio de la guerra, Dendup decidió secundar la idea de Steela. La Padawan Ahsoka Tano por su parte, sugirió atraer a las fuerzas droides hasta el refugio rebelde en las montañas para que tuviera lugar un enfrentamiento final. Siguiendo la sugerencia de Ahsoka, Dendup nombró a Steela la comandante de las fuerzas rebeldes.

Al llegar los droides de combate separatistas, Saw encabezó un ataque a lomos de un animal alado. Tras derribar una nave enemiga, Saw fue tirado de su montura y recogido por el General Tandin a lomos de un dalgo. Abrumados por las cañoneras enemigas y el gran número de droides, Saw y sus compañeros se vieron obligados a retirarse. Steela reorganizó las defensas y puso al mando de ellas a Saw, quien antes de partir le dijo a su hermana lo orgulloso que se sentía de ella, considerándola la mejor líder. Durante el transcurso de los combates, llegó el pirata Hondo Ohnaka con un cargamento de lanzamisiles, que traía de parte de los Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi para ayudar a hacer frente a los separatistas.

Pasado un tiempo, Saw usó un lanzamisiles para derribar una de las cañoneras enemigas. La cañonera, cayó cerca de la parte superior de un precipicio. El impacto de la cañonera, hizo que Steela quedase colgando del borde del precipicio. Al ver lo que estaba ocurriendo desde lo bajo del acantilado, Saw corrió hacia su hermana. Ahsoka Tano consiguió sujetar con la Fuerza a Steela, y mientras la hacía subir de nuevo a tierra firme, una de las torretas de la cañonera derribada por Saw disparó contra Ahsoka. La Padawan perdió la concentración, y dejó de sujetar a Steela con la Fuerza, de modo que ésta cayó por el precipicio, quedando a los pies de Saw.

FuneralSteela

Funeral de Steela Gerrera.

Finalmente, los rebeldes consiguieron ganar la batalla. El Conde Dooku ordenó a Kalani que ejecutase al rey Sanjay Rash, y las fuerzas separatistas abandonaron Onderon. A pesar de la victoria, Saw quedó hundido por la muerte de su hermana, sintiéndose responsable de ello. Más adelante, Dendup presidió un multitudinario funeral para Steela, al cual asistió Saw, así como Bonteri, Tano, Skywalker y Kenobi. Ahsoka se acercó a Saw y le comunicó que sentía su pérdida, a lo que Saw se mostró agradecido y respondió que ahora todo había terminado.

Los tiempos oscuros

Resistiendo al Imperio

«Lo que hago es luchar para que nadie pueda perder lo que ya tiene. Y no me voy a disculpar por mis formas.»
―Saw Gerrera[fuente]
Tras la transformación de la República Galáctica en el Imperio Galáctico, Saw luchó contra las Fuerzas Armadas Imperiales, creando una organización que sería conocida como los Partisanos. Durante ese tiempo, contrató a un mercenario lasat y luchó contra un escuadrón imperial del que formaba parte el Agente Kallus del Buró de Seguridad Imperial, que había sido enviado a Onderon para garantizar la paz.

Un tiempo antes del 17 ABY, Gerrera se unió a una red de contrabando de armas liderada por Has Obitt. Los contrabandistas iban a entregar armas a luchadores de la resistencia en el Sistema Salient. Sin embargo, esa red de contrabando había sido ideada por Orson Callan Krennic. Krennic estaba usando ese pequeño alzamiento como excusa para tomar el control de los cuantiosos recursos de los planetas del sistema, necesarios para construir la Estrella de la Muerte. Obitt había revelado esa información a sus compañeros contrabandistas, y decidieron engañar al Imperio. Cuando llegaron a Salient, se hizo evidente que el Imperio estaba esperando arrestar a Obitt y a los otros mercenarios. Gerrera convenció a Obitt para que se quedara y luchara contra el Imperio. La gente del Sistema Salient eventualmente perdió el combate y Obitt fue capturado y más tarde liberado por Wilhuff Tarkin. Gerrera, no obstante, consiguió escapar.

Ayudando a los Erso

En el 17 ABY, Has Obitt entró en contacto con Lyra Erso. Erso quería que su marido, Galen, dejara de trabajar con Orson Krennic, y el único modo era que su familia abandonara Coruscant. Obitt, quien conocía a los Erso desde el nacimiento de su hija, Jyn Erso, sabía que Krennic esperaba que ayudase a los Erso, por lo que pidió a Saw que acudiera en su lugar. Gerrera sacó a Lyra, Galen y Jyn de Coruscant y les ayudó a establecerse en Lah'mu. Los Erso permanecieron atentos mientras vivían en Lah'mu, ideando un plan de escape en caso de que Krennic los encontrara. El plan consistía en que Lyra y Jyn se esconderían en un refugio dentro de una cueva y contactarían con Gerrera para su extracción.

En el 13 ABY, Saw tuvo que encargarse de proteger a Jyn Erso, la hija de Lyra y Galen Erso, después de que la primera fuese asesinada y Galen fuese hecho prisionero por Orson Krennic para proseguir con su trabajo en la Estrella de la Muerte. Alrededor del 6 ABY, Jyn ya había sido entrenada por Saw y formaba parte de su movimiento extremista rebelde.

A medida que Jyn crecía, Saw se fue volviendo cada vez más paranoico, y temió que Jyn fuese reconocida como la hija de un conocido colaborador imperial, y por lo tanto usada como rehén contra Galen. Por eso, decidió abandonar a Jyn a sus dieciséis años en un búnquer con nada más que un cuchillo y un bláster como protección. Saw instruyó a Jyn para que le esperase dentro del búnquer hasta la mañana siguiente, momento en el cual Saw ya la había abandonado. Saw justificó su decisión diciéndose a sí mismo, y más tarde a la propia Jyn, que ella era una de sus mejores soldados por lo cual, sabía que era capaz de sobrevivir sin su ayuda. La decisión fue vista como una traición por Jyn, quien adoptó un sentimiento de desencanto hacia Saw y la Rebelión en general.

Misión en Geonosis

Kanan,Rex,Saw and Ezra

Saw se reúne con Kanan, Ezra y Rex en Geonosis.

En el 2 ABY, Saw y los Partisanos fueron enviados a Geonosis por el Alto Mando de la Alianza para investigar la desaparición del pueblo geonosiano. Durante el transcurso de la misión, Saw y sus compañeros lograron informar de la existencia de una fuente de energía en la superficie del planeta, pero tras ser atacados por droides de combate en las catacumbas de Geonosis, todos los rebeldes murieron a excepción de Saw, que perdió el contacto con el Alto Mando rebelde. Dos ciclos más tarde, los Rebeldes de Lothal y el capitán clon CT-7567 "Rex", a quien Saw conocía de las Guerras Clon, acudieron en su búsqueda.

En un momento dado, Saw escuchó un tiroteo en las catacumbas de Geonosis, y destruyó a los droides implicados en él. Entonces, se reencontró con Rex. Después de saludar a su viejo amigo, Rex le presentó al Caballero Jedi Kanan Jarrus y al Padawan Ezra Bridger, así como al droide astromecánico C1-10P. Saw se sorprendió de ver a dos Jedi, afirmando que creía que nunca más volvería a ver a un Jedi. Luego, informó de la existencia de un generador de escudo separatista activo sobre Geonosis, y se mostró seguro de que era un geonosiano quien se encargaba de mantener dicho escudo. Además, concluyó que el geonosiano era quien controlaba a los droides de combate, que habían aniquilado a sus compañeros.

Kanan quiso volver a la superficie a alertar a Hera Syndulla, quien se encontraba a bordo del Espíritu, de la presencia de droides de combate. Sin embargo, Saw consiguió convencer a los rebeldes para que permanecieran en las catacumbas de Geonosis, y de este modo localizar al geonosiano, quien podría revelarles qué tramaba el Imperio Galáctico y por qué la población geonosiana había sido exterminada. No obstante, antes de partir en busca del geonosiano, Saw guió a sus nuevos aliados hasta una gran apertura que comunicaba con la superficie de Geonosis. Desde allí, Kanan pudo contactar con Hera. En ese lugar, ante ellos se extendía una ancha sima cuyo fondo parecía no tener fin.

Starwars3x09 1296

Kanan se dispone a ayudar a cruzar una sima a Saw y a Rex.

Fue en el otro lado de la cima donde, Saw y sus compañeros avistaron al geonosiano que buscaban, que como respuesta activó a un grupo de droidekas que custodiaban el generador de escudo. Sabine Wren y Garazeb Orrelios, que en ese momento se encontraban junto al generador, quedaron rodeados por los droidekas. Consciente de que no llegarían a tiempo para ayudar en la lucha contra los droidekas, Saw sugirió capturar al geonosiano y desactivar los droides. Ezra usó la Fuerza para atravesar la sima, y para que Saw y Rex pudieran cruzar, Kanan sujetó un puente de rocas con la Fuerza sobre el cual ellos pudieron pasar. A continuación, también mediante la Fuerza, Kanan pudo saltar y cruzar la sima. Cuando Saw expresó su admiración por lo que acababa de hacer Kanan, Rex le respondió que a pesar de todo las habilidades del Jedi no eran como las de Anakin Skywalker, un viejo conocido de ambos.

Finalmente, los rebeldes consiguieron atrapar al geonosiano y desactivar los droidekas. Saw trató de interrogar duramente al geonosiano, pero Ezra intercedió y, tras llamarlo Klik-Klak, consiguió que el geonosiano dibujase en el suelo un círculo dentro de otro círculo, como respuesta a qué había estado haciendo el Imperio en Geonosis. Sin saber que Klik-Klak había dibujado lo que sería la Estrella de la Muerte, Saw decidió que la respuesta del geonosiano no le satisfacía y lo esposó. Entonces, el grupo se dirigió hacia el origen de una fuente de energía. De camino, Ezra recogió un holograma del suelo que pertenecía a Saw, y en el que aparecía su difunta hermana, Steela Gerrera. Al verlo, Saw lo recuperó bruscamente, y con tristeza, afirmó que eso era lo único que le quedaba de Steela.

Saw Gerrera with hologram of his Sister

Saw observa entristecido un holograma de Steela.

Pasado un tiempo, llegaron a la guarida de Klik-Klak. Con gran rudeza, Saw registró toda la guarida en busca de cualquier pista de lo que el Imperio había estado haciendo en Geonosis. Sin embargo, sólo encontró un huevo de reina geonosiana. Gracias a la presencia de un transmisor en la guarida, Garazeb Orrelios les pudo informar de que el túnel de acceso a las catacumbas se había hundido, así como de la presencia de imperiales en Geonosis. Entonces, los rebeldes decidieron que el Espíritu debía recogerlos en la sima que antes habían atravesado. Por su parte, Saw quiso llevarse a Klik-Klak como prisionero, condenando al huevo genosiano a la muerte y bajo el pretexto de que la misión era prioritaria. Rex y los Jedi por su parte, abogaron por proteger al huevo, quien podía salvar a los geonosianos de la extinción.

Al final, Kanan acordó con Saw llevar a Klik-Klak hasta Atollon para interrogarlo, y una vez llevado a cabo el interrogatorio, él y el huevo serían devueltos a geonosis. Cuando llegó a la sima, el grupo subió a bordo del Espíritu, donde Saw conoció al resto de Rebeldes de Lothal y felicitó a Hera por sus acciones contra el Imperio. Unos minutos después, Saw comenzó a electrocutar a Klik-Klak como método de interrogatorio, y exigió llevarse al geonosiano a bordo de la lanzadera del Espíritu. Los rebeldes, no le consintieron tal curso de acción, y Saw se enfureció acusando a los Jedi de haber provocado la caída de la República Galáctica tras las Guerras Clon por culpa de sus métodos. En cuanto Ezra y Rex se acercaron para detenerle, Saw tiró al suelo a ambos, y amenazó con disparar al huevo.

Ghost of Geonosis3

Saw se dispone a liberar a Klik-Klak.

Ezra acusó a Saw de no ser mejor que el Imperio, y en ese momento, una nave imperial dirigida por la capitana Brunson se cernió sobre ellos en lo alto de la sima. Varios soldados de asalto con cohetes fueron enviados hacia el Espíritu, y Saw salió al exterior para hacerles frente. Mientras tanto, Hera hizo avanzar al Espíritu hacia las profundidades de la sima. Tras deshacerse de los soldados imperiales y llegar a las profundidades, los rebeldes inspeccionaron la zona, encontrando varios depósitos de gas venenoso usados por el Imperio para exterminar a los geonosianos. Al ver que los depósitos eran parecidos al dibujo que Klik-Klak había estado haciendo en el suelo, Saw asumió que el Imperio se había dedicado a exterminar a los geonosianos, y que era eso lo que Klik-Klak le había estado intentando comunicar desde el principio. Por eso, decidió dejarle libre, de modo que éste partió junto al huevo a las profundidades del planeta.

Al darse cuenta de que el Imperio quería enterrarlos vivos bajo la sima, Saw y sus compañeros volvieron al Espíritu y comenzaron a ascender. En última instancia, lograron escapar de Geonosis, pero no consiguieron llevarse consigo los depósitos de gas venenoso empleados por el Imperio para aniquilar a los geonosianos. Después, tras comunicarse con el senador Bail Organa y el comandante Jun Sato, Bail les dijo que las imágenes que habían obtenido en Geonosis servirían para reclutar a más rebeldes, aunque no convencerían al Senado Imperial de las atrocidades del Imperio. Por último, Saw manifestó su esperanza de acabar descubriendo qué había construido el Imperio en Geonosis, y esperó que en el momento de hacer el descubrimiento, no fuese demasiado tarde.

Jalindi y una búsqueda personal

Saw Gerrera: «Si continúas permitiendo que esta guerra se libre en los términos del Imperio, y no los tuyos, vais a perder.»
Mon Mothma: «No acepto consejos de estrategia militar de un hombre que ha demostrado ser un criminal.»
Saw Gerrera: «El Imperio nos considera a ambos criminales. Al menos yo actúo como uno.»
Mon Mothma: «¡Atacas a civiles, matas a aquellos que se rinden, rompes las reglas de combate! Si nos rebajamos al nivel del Imperio, ¿en qué nos convertiremos?»
―Mon Mothma y Saw Gerrera discuten acerca de cómo hacer frente al Imperio [fuente]
In the Name of the Rebellion 10

Saw discute con Mon Mothma.

En el 1 ABY, el senador Bail Organa mencionó a Saw Gerrera, que le había dado información acerca de una nueva antena de comunicaciones usada por el Imperio Galáctico en el Sistema Jalindi. Cuando la Alianza Rebelde quiso pinchar la antena para saber qué estaba haciendo el Imperio y espiar sus comunicaciones, Saw envió a un droide astromecánico al Gran Templo Massassi de Yavin 4, donde se encontraba la base rebelde. El droide proyectó un holograma de Saw, que afirmó que los miembros de la Alianza eran unos cobardes, puesto que no estaban dispuestos a hacer todo lo necesario para ganar al Imperio. Después de que Mon Mothma cortara la comunicación con Saw tras una discusión entre ambos, Saw se preparó para destruir la antena imperial. Así pues, más adelante llegó al emplazamiento de la antena a bordo de un Ala-U, pilotado por su amigo Edrio. Al abrir las puertas para lanzar bombas, se sorprendió de ver a Ezra Bridger y Sabine Wren, a quienes dio la bienvenida lanzándoles tres paquetes de explosivos. Informando de que las bombas explotarían pronto, Saw les dejó subir a bordo de su nave y se alejó de la zona justo cuando las bombas explotaban, destruyendo la antena y matando al oficial imperial Brom Titus.

En el espacio, Hera Syndulla contactó con él y le pidió que devolviera a Ezra y Sabine. Saw aceptó y se preparó para el proceso; sin embargo, de pronto apareció un Destructor Estelar, obligando a Saw a dirigirse a la Estación Faos con ellos. Durante el viaje, Saw les dijo que necesitaba su ayuda puesto que, tras los eventos de Geonosis, todavía no sabía lo que el Imperio estaba construyendo. Al llegar a la Estación Faos, él, Ezra, Sabine y C1-10P abordaron un carguero.

Rebels-in-the-name-of-the-rebellion

Saw y Edrio a ponen rumbo a la Estación Faos.

Al investigar los materiales de a bordo, que se usaban para la construcción de Destructores Estelares, Saw afirmó que el Imperio estaba tramando algo. Continuó con su investigación, y encontraron a varios soldados de asalto en la nave averiguando que el carguero se dirigía al lejano Sector Tonnis, apoyando las teorías de Saw. Cuando C1-10P le dijo que la bahía doce contenía una lanzadera imperial, avanzaron hacia allí y se encontraron con varios prisioneros, quienes resultaron ser ingenieros. Acto seguido, Ezra escuchó un sonido procedente de la bahía 17, la cual era un área restringida. Al abrir la puerta de la bahía, se encontraron a un soldado de la muerte, por lo que Saw disparó de inmediato, matándolo. Sabine lanzó varias granadas de humo hacia la sala, lo que Saw aprovechó para eliminar a varios soldados.

Tras despejar la zona, una de los soldados consiguió escapar. Saw quiso ir tras ella, pero Sabine le instó a no hacerlo. Inspeccionaron el cargamento misterioso que los soldados custodiaban, y se dieron cuenta de que era un enorme cristal kyber. Saw, impaciente por descubrir qué estaba construyendo el Imperio, permaneció de mala gana en el lugar para custodiar el cristal mientras Ezra y Sabine saboteaban el hiperimpulsor del carguero. Sin embargo, rápidamente los traicionó aturdiéndolos en la sala de máquinas.

In the Name of the Rebellion 04

Saw, Ezra y Sabine se enfrentan a las tropas imperiales.

Al despertarse, Ezra y Sabine preguntaron a Saw por qué les había traicionado. Saw afirmó que se encontraban muy cerca de descubrir el arma secreta del Imperio, y les hizo mirar a una pantalla. Cuando el carguero llegó al Sector Tonnis, sólo vieron un único Destructor Estelar. Confuso, pero aún convencido de que el Imperio quería el cristal para crear una monstruosa arma, usó el sable de luz de Ezra para destruir el hiperimpulsor del carguero y disparó contra el cristal, sobrecargándolo y convirtiéndolo en una bomba a punto de estallar. Entonces liberó a Ezra y Sabine, mientras que Edrio, que había seguido al carguero con su nave, informó de que se encontraba cerca. Sabiendo que Ezra y Sabine no estaban de acuerdo con sus métodos, Saw se despidió de ellos mientras cada uno escapaba por su cuenta antes de que el cristal explotara destruyendo tanto al carguero como al Destructor Estelar.

Llevando la lucha a Jedha

«No somos insurgentes. Somos Partisanos. Somos una rebelión. Tengo guerreros endurecidos. Tengo estrategas experimentados. Tengo pilotos, un escuadrón de ellos. Tengo los medios con los que contraatacar. Os estoy invitando, a los dos, a uniros a mí en esto.»
―Saw Gerrera a Baze Malbus y Chirrut Îmwe.[fuente]
Saw Recruits Chirrut and Baze

Saw Gerrera se reúne con Chirrut Îmwe y Baze Malbus e intenta reclutarlos para sus Partisanos.

Tiempo después, Saw y sus Partisanos rompieron el contacto con la Alianza Rebelde: sus campañas contra el Imperio Galáctico se habían vuelto cada vez más brutales, y Mon Mothma lo tachó de impenitente extremista, rechazando cualquier relación formal con él. Para ese entonces, Saw había perdido la mitad inferior de sus dos piernas y se esforzaba por caminar con dos implantes cibernéticos. Sus pulmones también habían sido dañados, confinándolo en una armadura presurizada y obligándole a necesitar suministro de oxígeno procedente de una máscara cada cierto tiempo.

Por otra parte, la luna Jedha había sido ocupada por el Imperio, que quería los cristales kyber que abundaban en el planeta. Pequeñas células sueltas de insurgentes se habían formado en la ciudad capital de la luna, NiJedha. Gerrera y sus Partisanos se dirigieron a Jedha, escondiéndose en las Catacumbas de Cadera. Gerrera sintió que Jedha era el lugar apropiado para continuar con su rebelión, ya que albergaba numerosas comunidades distintas.

Entonces, Gerrera y sus Partisanos organizaron pequeñas insurgencias por todo Jedha. Entre esos insurgentes se encontraban los Guardianes de los Whills Chirrut Îmwe y Baze Malbus, a quienes Gerrera instó a unirse a él proporcionándoles provisiones para un orfanato que unos amigos de ambos dirigían, Kaya y Killi Gimm. A lo largo de los meses, los Partisanos atacaron a los ocupantes imperiales, lo que hizo que la respuesta del Imperio se endureciera. El Destructor Estelar que previamente orbitaba sobre Jedha pasó a descender sobre la ciudad. El número de soldados de asalto, tanques y andadores se incrementó. Îmwe y Malbus acudieron a Gerrera pidiendo ayuda para robar una lanzadera, de modo que las hermanas Gimm pudieran abandonar el lugar con sus huérfanos. Los Partisanos de Gerrera, liderados por Beezer Fortuna, ayudaron a Îmwe y Malbus a robar una lanzadera. Por orden de Gerrera, Fortuna y los demás Partisanos intentaron engañar a Îmwe y Malbus, deseando usar la lanzadera para destruir el Destructor Estelar de encima de la ciudad. Îmwe y Malbus consiguieron disuadir a los Partisanos tomando la lanzadera, permitiendo a los huérfanos escapar de Jedha. Sin embargo, eso hizo que Gerrera y sus Partisanos emprendieran caminos separados a los de Îmwe y Malbus.

Reencuentro con Jyn y muerte

«¡Salvad la Rebelión! ¡Salvad el sueño!»
―Últimas palabras de Saw Gerrera[fuente]
Saw Gerrera with cane

Saw reuniéndose con Jyn Erso.

En el 0 ABY, Saw Gerrera y sus Partisanos habían cortado sus relaciones con la Alianza Para Restaurar la República: sus campañas contra el Imperio Galáctico se habían vuelto cada vez más brutales, y Mon Mothma le acusó de ser un extremista, rechazando mantener relaciones formales con él. Para ese tiempo, Saw había perdido la parte inferior de sus piernas y le costaba caminar con un par de reemplazos cibernéticos. Sus pulmones también estaban dañados, confinándolo en una armadura presurizada y haciendo que requiriese una máscara de oxigeno para respirar.

Justo antes de la Batalla de Scarif, Saw y sus Partisanos se habían atrincherado en Jedha, donde dirigieron una insurgencia contra la ocupación imperial. Fue allí donde los hombres de Saw capturaron a Bodhi Rook, un piloto imperial que había desertado. Bodhi llevaba un mensaje de Galen Erso, quien estaba intentando alertar a la Rebelión acerca de la casi-completada Estrella de la Muerte. Sin embargo, la paranoia creciente de Saw le hizo creer en la presencia de espías imperiales por todas partes, de modo que éste se pensó que la presencia de Rook era una estratagema del Imperio. Saw torturó a Rook con un Bor Gullet para leer su mente, aún con el riesgo de volverlo loco. Tras dejar a Rook catatónico en una celda, Saw envió a sus hombres bajo el liderazgo de Edrio "Dos Tubos" a atacar a las fuerzas imperiales de Ciudad Jedha. En la lucha subsiguiente, el capitán rebelde Cassian Andor, junto a Jyn Erso, fue capturado: ambos se encontraban en Jedha en busca de Bodhi, de quien la Alianza sabía que poseía un mensaje de Galen Erso.

Jyn y Cassian, junto a dos miembros de los Guardianes de los Whills, Chirrut Îmwe y Baze Malbus, fueron llevados a la base de Saw. Allí Saw sólo recibió a Jyn. Saw cuestionó el motivo por el cual ella se encontraba allí, exigiendo saber si Jyn pretendía matarle. Jyn le dijo que le habían ordenado recuperar un mensaje de su padre, y que una vez lo hubiera obtenido era libre de seguir su camino. Saw le preguntó por qué ya no creía en el sueño de la libertad por toda la galaxia. Ella le habló de cómo Saw la había abandonado con dieciséis años y afirmó que la guerra de Saw no significaba nada para ella. Entonces él le mostró el mensaje de su padre que revelaba una debilidad en la Estrella de la Muerte. Sin embargo, mientras hablaban, el Gran Moff Wilhuff Tarkin y Orson Krennic testaron la Estrella de la Muerte sobre Jedha, habiendo seguido el rastro de Bodhi y viendo la oportunidad de exterminar al grupo rebelde de Saw. El disparo de potencia menor lanzado por la superarma destruyó Ciudad Jedha en un instante y creó una onda expansiva que se propagó a kilómetros a la redonda. Dándose cuenta de la amenaza, Saw liberó a sus prisioneros, elogiando el mensaje de Galen a Jyn e instándole a ella a salvar la Rebelión. No obsante, declaró que ya no estaba dispuesto a huir más y permaneció en su posición. Después de observar al grupo de Jyn escapar, su último acto fue quitarse la máscara de oxígeno antes de que la onda expansiva llegase hasta él, matándolo.

Legado

En tiempos de la Nueva República, algunos como el senador centrista Ransolm Casterfo, recordaban a Saw Gerrera y a sus Partisanos como violentos extremistas que representaron lo peor de la Alianza Rebelde. Casterfo nombró las acciones de Saw como una evidencia de las atrocidades cometidas por los rebeldes durante una discusión política con la senadora populista Leia Organa.

Apariciones

Fuentes



 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.