FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
Satine: «Debo reafirmar nuestra posición de neutralidad.»
Mas Amedda: «Las palabras de una idealista.»
Satine: «No, esas son las palabras de una pacifista, y de un pueblo que ha elegido la acción no violenta.»
— Satine Kryze y Mas Amedda[fte.]
La duquesa Satine Kryze fue la líder pacifista de los Nuevos Mandalorianos y la gobernante de Mandalore durante las Guerras Clon. Nacida en la Casa Kryze, Kryze abandonó su planeta natal Kalevala para formarse en diplomacia y política en Coruscant. Con el paso del tiempo, Satine regresó a Mandalore custodiada por dos Jedi: el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su Padawan, Obi-Wan Kenobi, quienes protegieron a la joven duquesa de sus numerosos enemigos. Kryze terminó con una guerra civil convenciendo a los jefes mandalorianos de alcanzar la paz, y aunque ella y Kenobi se enamoraron el uno del otro, su romance clandestino no duró. Kenobi abandonó Mandalore con Jinn, mientras que Kryze soportó la carga de reconstruir en solitario su sociedad. Ella y su gobierno dieron paso a una nueva etapa de prosperidad para los mandalorianos, pero sus esfuerzos fueron objeto de controversia. Algunos mandalorianos, criticaron sus políticas pacifistas tachándolas de débiles.

Durante el estallido de las Guerras Clon en el 22 ABY, Satine se convirtió en líder del Consejo de Sistemas Neutrales. Ella permaneció leal a la República Galáctica, pero mantuvo el espacio de Mandalore neutral oficialmente, sin estar aliada con la República o la Confederación de Sistemas Independientes. Sin embargo, sufrió la amenaza interna de la Guardia de la Muerte, un grupo terrorista que pretendía derrocar su gobierno pacifista. Después de que Kenobi, ahora un Maestro Jedi, acudiera a Mandalore para investigar los rumores de un complot separatista, Kryze y su antiguo amante descubrieron que el líder de la Guardia de la Muerte no era otro que Pre Vizsla, el gobernador de Concordia, uno de los propios aliados de Satine. Cuando Kryze viajó a Coruscant para defender la neutralidad de su pueblo ante el Senado Galáctico, se convirtió en un objetivo de asesinato para la Guardia de la Muerte. En última instancia, Satine triunfó, con la ayuda de Kenobi y la senadora Padmé Amidala, exponiendo una conspiración que habría resultado en la ocupación de Mandalore por parte de la República.

La campaña de Satine para la auto-determinación mandaloriana no estuvo exenta de consecuencias. Las Guerras Clon interrumpieron el comercio intergaláctico, forzando a su gente a recurrir al mercado negro para sobrevivir. Con la ayuda de la Padawan Ahsoka Tano; su propio sobrino, Korkie Kryze; y otros tres cadetes de la Real Academia Gubernamental de Sundari, Kryze descubrió una conspiración del mercado negro ideada por uno de sus seguidores más prominentes, el Primer Ministro Almec. Su gobierno llegó a su fin en el 19 ABY, cuando Pre Vizsla se alió con el Lord Sith Darth Maul para apoderarse de Mandalore. Después de que la Sombra Colectiva de Maul asaltase el planeta, Vizsla y sus soldados — incluyendo la hermana de Satine, Bo-Katan Kryze — atacaron a los criminales invasores, ganándose a la opinión pública para deponer a Satine. Cuando Kenobi acudió a rescatar a Satine de su apresamiento en su propio palacio, Maul la asesinó ante los ojos de Kenobi como venganza por su derrota a manos de él en Naboo, once años antes. Kryze usó su último aliento para reafirmar sus décadas amando a Kenobi antes de morir.

Biografía

Vida temprana

«Recuerdo un tiempo en el que los Jedi no eran generales, sino guardianes de la paz.»
―Satine Kryze[fuente]
Satine Kryze nació en el planeta Kalevala, situado en los Territorios del Borde Exterior. Satine fue la hermana de Bo-Katan Kryze y otro individuo más, que tuvo como hijo a Korkie Kryze, a quien Satine estaba muy unida. Antes del Bloqueo de Naboo, Satine se convirtió en duquesa de Mandalore. Rápidamente alineó su gobierno con los ideales del movimiento de los Nuevos Mandalorianos. Los Nuevos Mandalorianos deseaban romper con el brutal pasado de Mandalore y adoptar una posición más pacífica hacia el resto de sistemas estelares. Esto se oponía por completo a la mentalidad de los mandalorianos más conservadores, quienes querían preservar las costumbres de Mandalore y proseguir con su tradición guerrera para alcanzar la gloria.

Eventualmente, se desarrolló una insurgencia contra el gobierno de Satine, que condujo a una guerra civil por el control de Mandalore. El conflicto alcanzó grandes dimensiones y requirió la intervención de la Orden Jedi. El Consejo Jedi envió al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y a su Padawan Obi-Wan Kenobi a Mandalore para proteger a la joven duquesa de sus enemigos. Los insurgentes enviaron cazarrecompensas tras Satine para eliminarla, obligando a los dos Jedi a sacar a la duquesa de Mandalore por su propia seguridad. Los tres, permanecieron en una huida constante sin garantías de lo que ocurriría al día siguiente durante casi un año. En algún momento, fueron atacados por un enjambre de ácaros venenosos en Draboon y Obi-Wan llevó a Satine hasta un lugar seguro. Sin embargo, el Padawan cayó y dejó en Satine una cicatriz permanente fruto de esa caída. Durante ese tiempo, Satine y Obi-Wan comenzaron a enamorarse el uno del otro.

Finalmente, el alzamiento contra Satine fue sofocado y la duquesa pudo regresar a Mandalore. El número de muertos tras la guerra civil fue inmenso y la joven Satine tuvo que hacer frente a la difícil tarea de reconstruir su mundo. Su dedicación a Mandalore terminó con su relación con Kenobi, quien prosiguió con su entrenamiento Jedi a pesar de sus sentimientos por ella. Ambos quedaron con el corazón roto tras su separación, y más adelante Kenobi admitió que si Satine se lo hubiera pedido, él habría abandonado la Orden Jedi por ella.

Reconstruyendo Mandalore

«Una guerra civil casi mató a todo el pueblo de Satine, de ahí su aversión a la violencia. Cuando regresó, asumió la difícil tarea de reconstruir su mundo sola.»
―Obi-Wan Kenobi habla a Anakin Skywalker del pasado de Satine[fuente]
Después de que Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn abandonasen Mandalore, Satine reparó progresivamente los daños ocasionados por la guerra. El gran número de muertes durante el conflicto dejó a Satine con un fiero rechazo hacia la violencia y ella se convirtió en una pacifista. Satine reformó su gobierno con varios ministros, un gabinete que estuvo liderado por un Primer Ministro. En tiempos de las Guerras Clon, el cargo estaba ostentado por Almec. Bajo su gobierno, Mandalore prosperó y se convirtió en una sociedad moderna y pacífica. Sin embargo, las reformas de Satine eran rechazadas por un grupo conservador conocido como la Guardia de la Muerte, formado por los últimos insurgentes de la guerra civil. Estos insurgentes se habían ocultado en la luna de Concordia, donde secretamente estaban aumentando su poder y planeaban derrocar a la duquesa para reclamar Mandalore. Consciente de las actividades de la Guardia de la Muerte, Satine encargó a varios oficiales de confianza, como Almec y el gobernador de Concordia Pre Vizsla, que investigaran el origen de los movimientos de la organización terrorista.

Búsqueda de la Guardia de la Muerte

Un complot siniestro

Satine Kryze: «¿Pero por qué señalarme a mí?»
Pre Vizsla: «Lideráis el Consejo de Sistemas Neutrales, así que amenazáis los objetivos de los separatistas. Tomároslo como un cumplido. Alguien muy poderoso trabaja para derrocaros. »
— Satine Kryze y Pre Vizsla [fuente]
Satine-MemorialShrine

Satine y Obi-Wan momentos antes de un ataque de la Guardia de la Muerte.

Con el estallido de las Guerras Clon entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes en el 22 ABY, la duquesa Satine formó y lideró una organización política conocida como el Consejo de Sistemas Neutrales, que representaba a un millón y medio de sistemas estelares que habían elegido mantenerse al margen del conflicto. Sin embargo, la postura pacifista adoptada por Satine provocó un incremento de ataques terroristas llevados a cabo por la Guardia de la Muerte, que creía que Satine deshonraba la antigua tradición guerrera de los mandalorianos. Además, llegaron rumores al Senado Galáctico de que Satine estaba creando un ejército para ayudar en su lucha a los separatistas.

Para investigar estos rumores de sedición, el Consejo Jedi envió a Obi-Wan Kenobi, ahora un Maestro Jedi, a Mandalore. Kryze dio la bienvenida a Kenobi, quien acudió a verla en su palacio. Aunque contenta de ver a su antiguo amor una vez más, Satine se enfureció por los falsos rumores de sedición por los que Kenobi había ido a investigar a Mandalore. Kryze negó vehementemente las acusaciones de que ella estaba aliada con los separatistas. Cuando dijo a Kenobi que creía que el Senado Galáctico pretendía intervenir en los asuntos internos de los mandalorianos, Obi-Wan respondió que él había acudido a Mandalore bajo las órdenes del Consejo Jedi. Queriendo cambiar el acalorado ambiente de su discusión, Satine invitó a Obi-Wan a pasear con ella por Sundari.

Kryze y Kenobi expresaron su felicidad por volver a verse de nuevo. Obi-Wan estaba sorprendido por el progreso que había experimentado Mandalore, pero Satine le explicó que los ideales pacifistas de los Nuevos Mandalorianos habían originado la oposición de algunos grupos, sobretodo de la Guardia de la Muerte. En ese momento, un terrorista hizo estallar un santuario conmemorativo cerca de donde Satine y Kenobi iban andando. Entonces, Kryze reconoció la insignia holográfica de la Guardia de la Muerte. Kenobi, queriendo proteger a Satine, persiguió al terrorista y lo acorraló con su sable de luz. No obstante, justo cuando Satine llegó, el terrorista se lanzó desde lo alto de un edificio. Satine le habló en Mando'a y reconoció el dialecto concordiano del hombre poco antes de que éste muriera. Cuando Kenobi manifestó su interés por viajar a Concordia para investigar las actividades de la Guardia de la Muerte, Satine decidió acompañarle, creyendo que Obi-Wan no lograría gran cosa sin ella, y los dos partieron a Concordia. Como resultado de estos acontecimientos, Kryze entendió que la Guardia de la Muerte era una amenaza mucho mayor de lo que ella y su gobierno habían creído.

Death Watch bomber dying

Satine habla con un terrorista moribundo de la Guardia de la Muerte.

Al llegar a Concordia, Kryze y Kenobi fueron recibidos en un hangar por el gobernador Pre Vizsla y algunos de sus guardias. Cuando el Maestro Kenobi decidió investigar unas minas supuestamente abandonadas, Kryze se opuso a esa acción. Vizsla dejó que sus guardias se hicieran cargo del terrorista muerto, preparando su funeral, mientras él y Satine escribían una carta de condolencia a su familia. Entonces Kenobi dio a la duquesa un pequeño comunicador que puso en su oreja, y partió hacia las minas. Mientras el Jedi emprendía su investigación, Vizsla preguntó a dónde había ido pero Kryze respondió que Obi-Wan sólo estaba meditando. Mientras bebía con el gobernador Vizsla, Satine comenzó a hablar con él de que alguien estaba haciendo creer a la República Galáctica que la Guardia de la Muerte se estaba apoderando de Mandalore. Cuando ella hablaba de la posibilidad de que alguien externo estuviera ayudando al grupo terrorista, Vizsla comenzó a especular de que esa fuerza externa debía proceder de los más altos niveles de la Alianza Separatista. Entonces bromeó de que era un cumplido que alguien tan poderoso pretendiera derrocar a la duquesa. Sin que Satine lo supiera, sin embargo, Vizsla había colaborado en secreto con el Conde Dooku, el líder público de los separatistas, para secuestrar a la duquesa.

Haciendo un descubrimiento

«Debemos resistir y luchar. O en tu caso, sólo resistir.»
―Obi-Wan Kenobi a Satine[fuente]
Mientras Satine estaba ocupada, Obi-Wan Kenobi llegó a las minas que estaba buscando. Entró en una y descubrió que no estaba abandonada, tal como había pensado, sino que estaba siendo usada para crear armaduras y mochilas propulsoras para la Guardia de la Muerte. Dos guerreros descubrieron a Kenobi y lo inmovilizaron sobre una cinta transportadora que conducía hasta una máquina destructora. Estando en apuros, Kenobi contactó con Satine mediante su comunicador. Kryze, escuchando la llamada de socorro de Kenobi mientras estaba comiendo con Pre Vizsla, intentó hablar discretamente con él sin llamar la atención del gobernador. Diciendo a Vizsla que necesitaba salir para tomar aire fresco, Satine cogió un vehículo y se dirigió a la mina. Cuando Kryze llegó a la mina, Kenobi le dijo que estaba atrapado e iba a ser asesinado por una máquina. Queriendo crear una distracción para alejar a dos soldados de la Guardia de la Muerte de Kenobi, Satine accionó una alarma en la mina. Con los dos guardias lejos, Kryze corrió a un panel de control y presionó el botón correcto para liberar a Kenobi segundos antes de que éste pudiese morir.


SatineConcordia

Satine trata de liberar a Kenobi.

Sin embargo, en ese momento llegaron de nuevo los dos soldados y comenzaron a atacar a la duquesa. Uno de ellos sujetó a Satine por la espalda, pero ella comenzó a luchar y oponer resistencia. Rápidamente, Obi-Wan hizo frente a los guardias y los dejó inconscientes tras lanzarlos contra una pared. Luego, los dos tomaron un ascensor hasta el exterior de la mina. Dentro del ascensor, Kryze reprendió a Kenobi por haber luchado contra los guardias con tanta facilidad a pesar del pacifismo de los Jedi, y él le acusó a ella de no haber quedado lo suficientemente preocupada por que él hubiera podido haber muerto. Antes de poder seguir discutiendo, fueron atacados por más soldados de la Guardia de la Muerte. El Maestro Jedi luchó contra los recién llegados mientras Satine permanecía detrás de él. Cuando Kenobi iba a ser atacado por uno de los soldados, Kryze le lanzó una roca al atacante, aturdiéndolo momentáneamente y permitiendo a Kenobi derrotar al guardia. No obstante, en ese momento llegó el líder de la Guardia de la Muerte junto a tres nuevos soldados a su lado. Se quitó el casco y así Satine supo que se trataba de Pre Vizsla, lo que impactó a la duquesa.

Vizsla criticó al gobierno de Satine y los Nuevos Mandalorianos, y dijo a la duquesa que ella se oponía a las verdaderas costumbres mandalorianas. Entonces Satine vio como Kenobi usaba su sable de luz para hacer frente a Vizsla, quien estaba armado con un sable oscuro arcaico. Mientras Kenobi llevaba la delantera, Vizsla ordenó a sus hombres lanzar varios misiles. Kenobi llevó a Satine a un lugar seguro, cogiéndola en brazos y saltando por el hueco del ascensor para evadir el ataque enemigo. Después de que Kryze y el Jedi llegasen a un lugar seguro, Vizsla ordenó a sus hombres que no prosiguieran el ataque, creyendo que podrían ocuparse de la duquesa en un futuro no muy lejano. Satine volvió con Kenobi a Sundari y se preparó para subir en el Coronet, para llegar a Coruscant e informar al Senado Galáctico de su posición pacifista en las Guerras Clon. Cuando Obi-Wan trató de convencerla de que la Guardia de la Muerte estaba siendo apoyada por los separatistas, ella rechazó con vehemencia esa posibilidad. También reafirmó su postura de neutralidad en la guerra, aunque Kenobi le había dicho que esa posición no podía permanecer así tras los hechos que habían acaecido, lo cual enfadó ligeramente a Satine. Entonces, la duquesa, junto a una escolta Jedi, se dirigió a Coruscant.

A bordo del Coronet

Anakin Skywalker: «Yo me encargo de esto, Obi-Wan. Tú, ve a buscar a tu novia.»
Obi-Wan Kenobi: «Bien, de acuerdo... ¡No! ¡Anakin! Ella no es mi...»
— Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Obi-Wan Sateen

Satine y Obi-Wan se enfrentan a varios droides asesinos en el Coronet.

Tras el descubrimiento de la Guardia de la Muerte, Satine, Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y numerosos soldados clon abandonaron Mandalore a bordo del Coronet hacia el planeta Coruscant. Poco después de saltar al hiperespacio, la duquesa solicitó a los dos Jedi acudir a la sala del trono.

Al llegar, Kryze comenzó a discutir con el Maestro Kenobi acerca de cómo consideraba la noción de luchar por la paz desagradable. A medida que la discusión iba en aumento, Satine terminó zanjando el asunto en cuanto la comida fue preparada. Durante la comida, un droide asesino irrumpió en la sala y comenzó a atacar a los guardias. El Maestro Kenobi rápidamente destruyó al droide, que soltó un gran número de droides asesinos pequeños. Entonces Satine sacó un pequeño desactivador y comenzó a disparar a los droides. Acabaron destruyendo a todos los droides excepto a uno, con el que Obi-Wan puso en marcha un plan para descubrir quién había activado a los droides. Puso al droide restante bajo un vaso y comenzó a caminar alrededor de la mesa. El droide intentó atacar a la duquesa y a los senadores que la acompañaban, a excepción del senador Tal Merrik. Entonces Merrik sacó un bláster y tomó a Satine como rehén.

Merrik avanzó hasta el puente de mando del Coronet y mató a todos los presentes allí. Luego Kenobi contactó con Skywalker, que se estaba ocupando de otro droide asesino. De pronto el Coronet salió del hiperespacio y Merrik solicitó tres Naves de Embarque Clase-Droch repletas de superdroides de combate B2. Skywalker y los clones atacaron y destruyeron a los droides. Mientras tano, Obi-Wan se enfrentó a Merrik en el puente, quien había colocado explosivos en los motores de la nave. Kryze comenzó a suplicar a Kenobi que no pusiera en riesgo las vidas de nadie por su culpa. A continuación, Merrik retrocedió por los pasillos del Coronet con Kenobi siguiéndolo. Entonces, Satine profesó su amor por Kenobi, tras lo cual Kenobi también confesó sus sentimientos de amor hacia Satine.

TalMerrickTraitor

Satine es tomada como rehén por Merrik.

Merrik bajó la guardia mientras Satine y Obi-Wan se declaraban, lo cual fue usado como ventaja por Kryze para liberarse, pisándole un pie. Mientras Merrik gritaba de dolor, Satine cogió su bláster y apuntó hacia él con un dedo tembloroso en el gatillo. Merrik dijo que lo ocurrido no cambiaba en absoluto las cosas, puesto que todavía podía destruir el Coronet. Kryze dijo que no iba a permitir eso, pero Merrik dijo que si Satine le mataba, se convertiría en una hipócrita y renunciaría a sus ideales pacifistas. Entonces se giró a Kenobi y dijo que si el Jedi le mataba, se convertiría en un asesino a sangre fría a ojos de la mujer que amaba, Satine. Sin embargo, Merrik fue de repente asesinado al ser acuchillado por la espalda por Skywalker, quien afirmó que había matado a Merrik porque éste iba a destruir el Coronet. Más tarde el Coronet aterrizó en Coruscant, y los senadores, junto a la duquesa, se reunieron con el Canciller Supremo Sheev Palpatine.

Conflicto en el Senado

Defendiendo la neutralidad

«La guerra es intolerable. Hemos sido engañados al creer que debemos ser una parte de ella. Yo digo que en el momento en que nos comprometemos a luchar, ya hemos perdido.»
―La duquesa Satine Kryze al Senado Galáctico[fuente]
Después de llegar a Coruscant, Satine comenzó a expresar sus pensamientos ante el Senado Galáctico. La Guardia de la Muerte fue el principal tema de conversación ante los senadores presentes. El Canciller Supremo Sheev Palpatine, consideró que la Guardia de la Muerte era una amenaza militar, por lo que la República Galáctica debía intervenir en Mandalore. Kryze rechazó el miedo a la Guardia de la Muerte e insistió en mantener el asunto como un problema interno de los mandalorianos. Entonces Palpatine la sorprendió con un mensaje holográfico del Primer Ministro Suplente Jerec. Jerec afirmaba que la Guardia de la Muerte era un problema más grande de lo que el gobierno mandaloriano había revelado a su propio pueblo y que Mandalore necesitaba la ayuda de la República. Satine no podía creer las mentiras pronunciadas por alguien tan honorable como Jerec. Aun así, no podía hacer retractarse a Jerec porque éste había muerto en Kalevala esa misma mañana durante un atentado. Palpatine consideró que el holograma era prueba suficiente como para emprender una intervención militar en Mandalore.


Obi-Wan Satine VoT

Satine habla con Obi-Wan en Coruscant.

La duquesa quedó horrorizada por lo ocupación, considerando que la República estaba despreciando el derecho a la auto-determinación de Mandalore, convirtiendo al planeta en un objetivo militar. Entonces el Senado decidió votar la ocupación de Mandalore durante la siguiente sesión. Satine salió del Edificio del Senado hasta llegar a las plataformas de aterrizaje del exterior. Obi-Wan Kenobi estaba allí esperándola pero ella estaba demasiado enfadada para escuchar su consejo. Kryze y sus guardias subieron a un aerodeslizador y se marcharon. Su trayecto fue tranquilo hasta que un asesino de la Guardia de la Muerte activó unos explosivos que había colocado previamente en el aerodeslizador. La nave comenzó a descender pero Aramis, el piloto, consiguió acercarse a una plataforma. Gritó a Satine que saltase a un lugar seguro y entonces colisionó contra un edificio con la duquesa como testigo.

Satine se reunió con el Canciller Palpatine en su oficina tras el intento de asesinato. Desafortunadamente para ella, Kryze supo que no quedaban restos de la colisión por lo que el incidente sólo podía ser considerado un accidente. Mas Amedda afirmó que el ataque era una prueba más a favor de la intervención de la República en Mandalore. Entonces Satine abandonó enfadada la Oficina del Canciller y de nuevo encontró a Kenobi. Obi-Wan expresó su preocupación ante el hecho obvio de que Satine era un objetivo de la Guardia de la Muerte. Sin preocuparse de su propia seguridad, Kryze consideró que el intento de asesinato contra ella era una prueba de que ella tenía razón: alguien quería empujar a Mandalore hacia la guerra. Mientras los dos caminaban se encontraron con la senadora Padmé Amidala, que tenía malas noticias. Amidala informó de que el Senado ya había votado sobre la ocupación de Mandalore tras el ataque contra Satine. Desconcertada, Kryze se enteró de que la invasión de Mandalore comenzaría al día siguiente.

A la fuga

«Si veis a esta mujer, informad a las autoridades locales.»
―Un soldado clon hablando de Satine[fuente]
SatineSurrenders-DOM

Satine se entrega a las autoridades de Coruscant.

Esa noche, Kryze se aventuró sola en los niveles inferiores de Coruscant para reunirse con un contacto mandaloriano del Ministerio de Inteligencia de la República Galáctica, Davu Golec. Tras reunirse con él, Golec le dio un disco con una grabación del Primer Ministro Suplente Jerec y afirmó que el holograma visto por el Senado Galáctico era falso. A continuación, un asesino de la Guardia de la Muerte descubrió a Satine y a Golec, disparando a éste último en el corazón. Instintivamente, Kryze sacó su bláster y comenzó a mirar a su alrededor hasta la llegada de las autoridades de la República. Satine fue perseguida por varios droides policías y dos soldados clon, por lo que huyó del lugar. Pronto perdió de vista a sus perseguidores y contactó con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi para que se reuniera con ella.

Kenobi pronto llegó y encontró a la duquesa sentada en un banco. Satine dio a Kenobi el disco que había recibido y le instó a dárselo a la senadora Padmé Amidala. Kryze decidió que iba a entregarse en las escaleras que conducían al Edificio del Senado para permitir el acceso de Kenobi sin levantar sospechas. Mientras ambos caminaban, el asesino de la Guardia de la Muerte lanzó un detonador termal cerca de llos. Tras perder la capacidad de oír temporalmente, Kenobi comenzó a pelear con el asesino. A medida que proseguía la lucha, el asesino cayó al vacío, pero escapó gracias a una mochila propulsora. En el Edificio del Senado, Satine se entregó a los guardias del senado mientras Kenobi entraba discretamente en el edificio.

Satine attends onaconda farr's funeral

Satine asiste al funeral del senador Farr.

Pasando el disco a la senadora Amidala, Kenobi cumplió su cometido a tiempo antes del inicio de la siguiente sesión del senado. Así, los senadores pudieron ver el mensaje real del Primer Ministro Suplente Jerec. Con la verdad al descubierto, la ocupación de Mandalore fue cancelada en contra de los planes de la Guardia de la Muerte. A la mañana siguiente, en la Oficina del Canciller, Sheev Palpatine expresó su gratitud y se disculpó ante la duquesa Satine Kryze tras todo lo ocurrido. Entonces Satine manifestó su agradecimiento a Obi-Wan Kenobi por su imperecedera amistad en momentos de dificultad.

Más adelante, Satine regresó a Coruscant para asistir al funeral del senador rodiano Onaconda Farr, quien había sido envenenado bajo misteriosas circunstancias.

Luchando contra la corrupción

Ofertas de contrabando

«Sé que nuestra decisión de permanecer neutrales ha causado problemas en el Senado. Pero para muchos aquí, las consecuencias de vuestra guerra han sido enormes.»
―La duquesa Satine, a Padmé Amidala[fuente]
La neutralidad de Mandalore durante las Guerras Clon hizo que las rutas de comercio del planeta se vieran interrumpidas, forzando al gobierno mandaloriano a negociar con contrabandistas. En un intento de ayudar, Padmé Amidala se reunió con Satine y habló con ella de posibles soluciones al problema. Mientras estaban en el planeta, un brote de una enfermedad fue descubierto durante una visita de Amidala y Kryze a un nuevo hospital. Investigando, ambas descubrieron que unos contrabandistas estaban añadiendo slabina a cargamento de té para diluirlo y venderlo en grandes cantidades. Durante la investigación, Satine y Padmé descubrieron el origen del té y se dirigieron a él para clausurarlo. Tras una batalla contra los contrabandistas, la duquesa hizo quemar el almacén del té para prevenir futuros daños.

Destapando la traición

«Debes saber que no sólo te hice venir aquí a enseñar. Sabía que algo no iba bien, pero no tenía a nadie en quien confiar. Pensé que si traía a un Jedi, especialmente a un amigo de la senadora Amidala, podríamos resolver este misterio juntos.»
―Satine, a Ahsoka Tano[fuente]
ForcedConfession2-TA

El Primer Ministro Almec intenta forzar una falsa confesión de Satine.

A petición de Satine, Padmé Amidala habló con el Gran Maestro Jedi Yoda para que enviase a un Jedi que expusiera la corrupción en el gobierno mandaloriano. La Padawan Ahsoka Tano fue enviada a investigar la situación, camuflada de profesora de la Real Academia Gubernamental. Con la ayuda del sobrino de Satine, Korkie Kryze, y de sus amigos, Ahsoka y el grupo de estudiantes descubrieron que el Primer Ministro Almec se encontraba detrás de unos negocios con el mercado negro. En ese momento, Almec ya había arrestado a Kryze por traición y estaba intentando hacerle firmar una confesión para poder hacerse con el poder en Mandalore. Rechazando firmar, Satine fue torturada, y recibió la amenaza de que su sobrino fuese también sometido a tortura. Después de que Ahsoka liberase a Satine y a los estudiantes, Kryze arrestó a Almec y lo encarceló por traición, así como por fomentar la corrupción en el gobierno mandaloriano. Tras todos esos incidentes, Satine siguió trabajando en el Senado Galáctico y estuvo presente cuando Amidala dio un discurso de oposición a un proyecto de ley que proponía pagar por la creación de cinco millones de soldados clon más para el esfuerzo bélico de la República Galáctica.

Más adelante, Obi-Wan Kenobi fue aparentemente asesinado por Rako Hardeen. En realidad, Kenobi había fingido su muerte, aunque eso sólo era conocido por el Consejo Jedi. Por eso, Satine asistió al funeral de Obi-Wan, sollozando mientras veía su "cadáver" descendiendo hasta el interior de una tumba. Después, sin embargo, los Maestros Jedi Yoda y Mace Windu informaron a los asistentes del funeral de que Kenobi en realidad no había sido asesinado.

Derrocamiento

«Recuerda mi querido Obi-Wan, recuerda que siempre te he amado... y siempre te amaré...»
―Últimas palabras de Satine[fuente]
En el 19 ABY, un grupo de criminales conocido como la Sombra Colectiva atacó varias zonas de la ciudad de Sundari. Inmediatamente, Satine sospechó de la Guardia de la Muerte, e intentó calmar a la población que se había reunido en el exterior del Palacio Real. No obstante, Pre Vizsla llegó y afirmó que él no era el atacante, y prometió derrotar a quienes amenazaban Mandalore. Al cumplir su promesa, Vizsla derrocó a Satine y la encerró en la cárcel, en una celda contigua a la del antiguo Primer Ministro Almec. Pronto, los antiguos aliados de Vizsla, Darth Maul y Savage Opress, pasaron por su celda, preguntando si había otros presos políticos en la cárcel a parte de ella. Gracias a un comentario indirecto de Satine, los hermano Sith eligieron a Almec para que gobernara Mandalore siguiendo sus instrucciones, y Maul retó a Vizsla a un combate por el control de la Guardia de la Muerte. Maul triunfó, y Almec volvió a ser Primer Ministro, engañando a los mandalorianos para que creyeran que Satine había asesinado a Vizsla.


HoldMeObiWanKenobi-TL

Satine muere en brazos de Obi-Wan.

Un tiempo después de su arresto, los leales a Satine, incluyendo su sobrino Korkie Kryze y su hermana Bo-Katan Kryze, quien había abandonado la Guardia de la Muerte debido al acceso al poder de Maul, consiguieron sacarla de la cárcel. Todos ellos consiguieron salir de Sundari para enviar una transmisión a Obi-Wan Kenobi antes de que Satine fuese capturada de nuevo. Kenobi consiguió infiltrarse en Sundari, disfrazándose de un soldado de la Guardia de la Muerte. Sin embargo, él y Satine fueron descubiertos cuando intentaban escapar en su nave, el Crepúsculo, que se encontraba en mal estado. El Crepúsculo fue destruido por tres misiles de la Guardia de la Muerte, y al ser obligados a salir de la nave, Satine y Kenobi fueron capturados. Maul los llevó hasta la sala del trono del Palacio Real, donde el Sith estranguló a Satine con la Fuerza mientras se burlaba de Obi-Wan. Tras afirmar que deseaba que Kenobi sufriera tanto como él había sufrido, Maul hirió de gravedad a Satine con su sable oscuro. Cayendo en brazos de Kenobi, Satine usó su último aliento para expresar su amor eterno hacia el Maestro Jedi.

Legado

En el 2 ABY, Darth Maul poseía un retrato de Sabine sobre el lugar en el que guardaba su sable oscuro, en la Fortaleza de las Hermanas de la Noche en Dathomir. Ezra Bridger, un Padawan que formaba parte de la Red Rebelde, contempló el retrato de Kryze tras ser llevado a Dathomir por Maul.

Apariciones

Fuentes

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.