Fandom

Star Wars Wiki

Resolución de Defensa de Mandalore

23.959páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
Queicon.png

El título de este artículo sólo es una conjetura.
Aunque este artículo esté basado en información canónica, el nombre real de este tema o persona no ha sido presentado por lo que se brinda una aproximación.

«Permítanos comprometer nuestro poderío militar para defender al pueblo mandaloriano.»
«¿Defender? ¡Está hablando de ocupar nuestro hogar! Está violando nuestro derecho a la autodeterminación.»
«Estamos hablando de salvar a su pueblo.»
―Canciller Supremo Palpatine y la duquesa Satine Kryze[fuente]

Durante las Guerras Clónicas, una iniciativa para ocupar el mundo de Mandalore en el Borde Exterior fue introducida y elegida por el Senado de la República Galáctica. La iniciativa se propuso como respuesta a un repentino crecimiento de violencia en Mandalore, instigado por el movimiento terrorista conocido como Guardia de la Muerte. El líder de la Guardia de la Muerte, Pre Vizsla, orquestró los ataques en Mandalore para desestabilizar el pacífico gobierno de los Nuevos Mandalorianos dirigido por la pacifista Duquesa Mandaloriana Satine Kryze. Apoyado por la Confederación de Sistemas Independientes, Vizsla logró causar la impresión de que la Guardia de la Muerte era una amenaza significativa para la República y el bien común. Esto, añadido a los rumores de que la mismísima Kryze estaba trabajando con la Confederación, obligó al Senado Galáctico a llamar a una votación para enviar o no al Gran Ejército de la República a Mandalore para restaurar el orden.

La duquesa Satine, quien deseaba con desesperación que Mandalore se mantuviera neutral en las Guerras Clónicas, rechazó la idea de que una fuerza del ejército clon ocupara su planeta, ya que creía que inspiraría al pueblo mandaloriano a apoyar a la insurgencia de la Guardia de la Muerte. Pre Vizsla y el Conde Dooku, Jefe de Estado Confederado, también compartían este punto de vista, e intentaron impedir que Kryze hiciera una apelación contra la iniciativa del Senado. Aunque sus ataques contra la duquesa fracasaron, la apelación de Kryze al Senado fue descarrilada por un testimonio holográfico del viceministro de Mandalore Jerec, que indicaba que el mundo requería de la protección de la República para defenderse de la Guardia de la Muerte. Como resultado del testimonio y un atentado contra la vida de Kryze, el Senado aceleró la votación sobre la iniciativa y la aprobó. Luego se demostró que el testimonio de Jerec había sido alterado, y la grabación real fue presentada al Senado justo antes de que la fuerza de defensa de la República fuese enviada a Mandalore. Como consecuencia de la nueva evidencia, el Senado decidió cancelar su anterior aprobación de ocupación.

Descripción

«Una ocupación militar de la República es la única defensa segura contra los Separatistas.»
―General Jedi Obi-Wan Kenobi[fuente]

La resolución fue creada para autorizar una ocupación militar en el planeta Mandalore de la República[2] en los Territorios del Borde Exterior.[5] La ocupación debía ser una medida de defensa ejecutada por el Gran Ejército de la República con la intención de proteger al pueblo mandaloriano del movimiento terrorista Guardia de la Muerte y sus aliados en la Confederación de Sistemas Independientes.[2]

Historia

Terrorismo en Mandalore

«Esto va más allá del vandalismo. Esta es una agresión política contra tu gobierno. Y contra ti.»
―Obi-Wan Kenobi, después del bombardeo de la capilla memorial[fuente]
Memorial Shrine bombing.jpg

Una serie de actividades violentas en Mandalore provocó la preocupación del Senado por la estabilidad del planeta.

Aproximadamente unos 708 años antes del conflicto de secesión a escala galáctica conocido históricamente como Guerras Clónicas entre la República y la Confederación de Sistemas Independientes, el gobierno republicano entró en hostilidades con los mandalorianos, lo que provocó la devastación del sector Mandalore y destruyó muchos de sus antiguos clanes guerreros.[5] De las cenizas del conflicto surgieron los Nuevos Mandalorianos—un movimiento político basado en el mundo de Mandalore del Borde Exterior que se enfatizaba en la importancia del pacifismo y utilizaba acciones no violentas como su mayor valor. Eventualmente, los Nuevos Mandalorianos aseguraron su lugar como el partido político mandaloriano dominante y gobernaron Mandalore, exiliando a todos los guerreros de su sociedad que todavía llevaban a cabo las tradiciones violentas del pasado a la luna de Mandalore, Concordia. Aunque los Nuevos Mandalorianos creían que los guerreros se habían extinto, en realidad se habían vuelto miembros del movimiento de la Guardia de la Muerte, que tenía como meta hacer que Mandalore regresara a las filosofías violentas de los antiguos mandalorianos.[1]

Después del estallido de las Guerras Clónicas en el 22 ABY, Mandalore se había unido a la República y estaba siendo liderado por la duquesa Satine Kryze, que personificaba la ideología cultural de la no violencia. Kryze también era la directora del Consejo de Sistemas Neutrales—una coalición de mundos de la República que se oponían fundamentalmente a las Guerras Clónicas y por tanto decidieron abstenerse de contribuir al esfuerzo bélico.[1] En los primeros años de la guerra,[3] se presentó una resolución en el Senado Galáctico de la República que autorizaría una ocupación militar en Mandalore[2] después de que se propagaran rumores en el Congreso de que Kryze estaba llevando al Consejo de Sistemas Neutrales a una alianza con la Confederación y que creaba un ejército personal que usaría para luchar contra la República. Estos rumores se incrementaron con la aparición de Jango Fett, un cazarrecompensas que había estado aliado con la secesión antes de la guerra y un saboteador Confederado que atacó un crucero de la República durante el 22 ABY. Ambos individuos vestían armaduras Mandalorianas, provocando al Alto Consejo Jedi a enviar al Maestro Obi-Wan Kenobi a Mandalore en una misión de investigación. En el planeta, Kryze y el Primer Ministro Almec le aseguraron a Kenobi que los agentes Confederados sólo eran terroristas radicales de la Guardia de la Muerte que no representaban al gobierno mandaloriano.[1]

Sus señalamientos de que la Guardia de la Muerte era un grupito marginal de vándalos se vieron socavados por un bombardeo en la capilla memorial de Mandalore. Después del incidente, Kenobi y Kryze viajaron a Concordia para reunirse con el Gobernador Pre Vizsla, que encabezaba la búsqueda del cuartel general de la Guardia de la Muerte. Cuando Kenobi fue capturado por agentes de la Guardia de la Muerte, se reveló que Vizsla era el mismo líder de la organización. Kryze rescató al Jedi de los guerreros terroristas, y los dos escaparon de la luna. Ahora que sabía la verdad detrás del movimiento de la Guardia de la Muerte, Kryze planeó viajar a la capital republicana de Coruscant para pedirle al Senado que rechazara la resolución y le permitiese a Mandalore seguir neutral en las Guerras Clónicas.[1]

La duquesa desfallece

TalMerrickTraitor.jpg

El senador Merrik traiciona a la duquesa Satine.

«¡Alto! ¡El viceministro Jerec es un hombre honorable! Jamás diría semejantes mentiras ante una grabación. El gobierno mandaloriano no oculta secretos de su pueblo.»
«Si tan sólo eso fuera cierto.»
―La duquesa Satine Kryze y el Canciller Palpatine[fuente]

Mientras el Senado se preparaba para debatir la resolución, la duquesa viajó hacia Coruscant junto una comitiva de senadores que representaban mundos del Consejo de Sistemas Neutrales.[1] Los senadores Orn Free Taa, Onaconda Farr, Kin Robb, y el senador mandaloriano Tal Merrik acompañaron a Kryze a bordo de la lujosa nave estelar de la duquesa, el Coronet, que estaba bajo la protección de los Generales Jedi Kenobi y Anakin Skywalker, así como un contingente completo de soldados clones. Aunque Kryze protestó varias veces por la presencia de los Jedi y sus soldados, la mayoría de los senadores pidió que los acompañaran por si la Guardia de la Muerte atentaba contra sus vidas. Mientras la duquesa y los senadores discutían sobre la resolución con los Jedi en los niveles superiores del Coronet, los clones descubrieron en los pisos inferiores que alguien había infiltrado droides de batalla sonda asesinos a bordo de la nave. Aunque los soldados lo desconocían, era Merrik—un agente secreto de la Guardia de la Muerte—quien había metido los droides a bordo. Una vez que el Coronet entró en el hiperespacio, los droides atacaron a los clones y trataron de matar a la duquesa y a los senadores.[4]

Kenobi, Skywalker, y los clones destruyeron a todos los droides pero siguieron sin saber quién los había llevado a bordo de la nave. Después de que los senadores fueran interrogados por Kenobi, Merrik reveló su verdadera lealtad y tomó a Kryze como rehén. Llevándola apuntada por un bláster, el senador asesinó a la tripulación del puente del Coronet y tomó el control de la nave para salir del hiperespacio. Una vez que la nave regresó al espacio real, Merrik recibió refuerzos de droides de batalla Confederados que fueron entregados en naves de abordaje clase Droch. Skywalker y los clones destruyeron a los droides enemigos, mientras Kenobi confrontaba a Merrik, que reveló que el Coronet estaba lleno de explosivos que planeaba detonar si el rumbo de la batalla se tornaba en su contra. Aunque Kryze había podido escapar del senador, ni ella ni Kenobi se atrevieron a matarlo, ya que sería una violación a los ideales pacifistas de la duquesa. En lugar de eso, fue asesinado por Skywalker, que también salvó al Coronet y le permitió a Kryze completar su viaje hacia Coruscant.[4]

Después de llegar a la capital galáctica, la duquesa fue al Domo del Senado para confrontar a los líderes de la República y debatir sobre el estado de Mandalore. En una sesión dentro de la Gran Cámara de Convocación, Kryze escuchó una declaración del Canciller Supremo Palpatine acerca de que la Guardia de la Muerte era una amenaza militar considerable para la República y el gobierno mandaloriano. La duquesa se dirigió al piso senatorial para intervenir al Canciller, explicando que los terroristas no iban a poder desestabilizar a su gobierno y que cualquier respuesta contra el movimiento debía permanecer como un asunto interno de Mandalore, con el fin de que su planeta no se convirtiera en un objetivo militar en la guerra. Palpatine y el vicepresidente del Senado, Mas Amedda, contestaron reproduciendo un testimonio holográfico del viceministro de Mandalore, Jerec. Aunque Jerec había sido un militante de la causa de Kryze, su testimonio indicaba que la duquesa y su gobierno estaban intentando desmentir el poder de la Guardia de la Muerte para evitar el pánico general en Mandalore y que el orgullo de Satine le impedía aceptar ayuda vital de la República. Kryze insistió en que Jerec jamás habría mentido al respecto y exigió hablar con el viceministro, pero Palpatine le informó que había sido asesinado en un bombardeo que la Guardia de la Muerte realizó en Kalevala el día anterior. En esa nota solemne, el Canciller suspendió el debate y programó la votación para la sesión del día siguiente.[2]

La aprobación de la resolución

Jerec's doctored testimony.jpg

Kryze presencia el blasfemo testimonio de Jerec.

«El Senado completó las votaciones. Decidieron a favor de la ocupación.»
«¿Cuándo pasó esto? ¡Se suponía que el voto iba a ser mañana!»
«Fue durante su reunión con el Canciller. Su accidente aceleró la decisión del Senado. Las fuerzas de la República quedaron en marcharse para mañana al amanecer.»
―La senadora Padmé Amidala y Satine Kryze[fuente]

Kryze se fue del Senado molesta, ya que las opiniones en su contra se habían incrementado durante la sesión. Tras una corta conversación con Kenobi, quien apoyaba la resolución, Kryze se fue del Domo del Senado a bordo de un aeroespeeder. No obstante, el speeder había sido saboteado por un asesino de la Guardia de la Muerte que Pre Vizsla había enviado a Coruscant, de manera que empezó a caer de las carreteras del cielo del planeta poco después del despegue. Aunque Kryze y sus guardias escaparon del speeder condenado, el piloto murió cuando el módulo se estrelló con el costado de un edificio.[2]

Como resultado del accidente, el Senado decidió avanzar la votación de la resolución. La legislación se aprobó y empezaron los preparativos para que una fuerza de incursión de la República partiera desde Coruscant a Mandalore al amanecer del día siguiente. Kryze no fue informada de la primera votación, puesto que había estado en una reunión con Palpatine durante la sesión. Aunque la duquesa estaba segurda de que era una operación de la Guardia de la Muerte, el Canciller le dijo que no podía presentarse ningún cargo ya que no había sobrevivido ninguna evidencia del accidente. Amedda señaló que estaba de acuerdo con Kryze, pero usó el incidente para probar que el gobierno de los Nuevos Mandalorianos era incapaz de detener a la Guardia de la Muerte. Kryze estaba furiosa por la reunión improcedente y su fracaso en el Senado, y por tanto planeó evadir el proceso legislativo contactando a un amigo suyo del Ministerio de Inteligencia que supuestamente sabía de algo que podía impedir el plan de invasión de la República. Sin embargo, antes de irse del Senado, fue detenida por la senadora Padmé Amidala, quien le informó que la resolución se había aprobado.[2]

La reivindicación de Kryze

«La Guardia de la Muerte es más poderosa de lo que pensamos, pero para eso nos hemos entrenado. podemos detenerlos. Pero si hemos de combatirlos efectivamente debemos tener el valor de permanecer firmes en nombre de la paz. Y si hemos de hacerlo, tenemos que rechazar toda asistencia de la República. En cambio, este gobierno actuará. No actúa solo por orgullo sino por motivos de seguridad. La intervención de la República aumentaría la oposición, y es por esto que nuestro gobierno rechaza la ayuda de los Jedi. Debemos escuchar a la duquesa Satine. De lo contrario, estaremos garantizando nuestra máxima derrota.»
―El viceministro Jerec, en su testimonio auténtico[fuente]

Kryze se reunió con su contacto del Ministerio de Inteligencia,[2] Davu Golec,[6] en las veredas de las calles de la superficie de Coruscant. Golec era un partidario de los ideales de Satine, y había descubierto que la grabación del viceministro Jerec que se había mostrado en el Senado en realidad era una versión alterada del testimonio original. Había conseguido un datadisco que contenía la grabación original en la instalación de evidencias del Ministerio y se lo llevó a Kryze para que ella pudiera entregárselo al Senado y evitara la ocupación de la República en Mandalore. Después de que Golec le diera el datadisco a la duquesa, el asesino de la Guardia de la Muerte apuntó a Golec con un rifle de francotirador y lo mató. El asesino había estado intentando matar a la duquesa desde que llegó a Coruscant. Kryze quedó sola con el cuerpo sin vida del hombre y poco después fue confrontada por droides policía de la Fuerza de Seguridad de Coruscant y clones miembros de la Guardia del Senado. Los oficiales de la ley creían que ella había matado a Golec e intentaron tomarla en custodia. Kryze huyó y, tras evadir ser arrestada por la Fuerza de Seguridad de Coruscant y escapar del homicidio a manos del asesino de la Guardia de la Muerte, contactó a Kenobi para pedirle ayuda.[2]

SKASOWKPAPMA-DoM.jpg

La duquesa Satine, los Generales Skywalker y Kenobi, y la senadora Amidala se reunen con el Canciller Palpatine y el vicepresidente Amedda después de la revelación del testimonio auténtico.

Los dos tuvieron una reunión clandestina en un parque, donde Kryze le dio a Kenobi la grabación inalterada y le pidió que la llevara al Senado. La duquesa planeaba rendirse ante las autoridades de la República para darle tiempo a Kenobi de que entrara en el Domo del Senado. Antes de que pudieran poner su plan en marcha, los dos fueron atacados por el asesino de la Guardia de la Muerte que, tras sobrevivir a un corto enfrentamiento con Kenobi, huyó del lugar.[2]

Kenobi y la duquesa fueron al Senado y llevaron a cabo su plan. Mientras Kryze era arrestada por dos Guardias de Coruscant fuera del Domo del Senado, Kenobi se infiltró en el edificio y buscó a Amidala.[2] Amidala se oponía generalmente a las acciones militares y al uso de la fuerza sobre la diplomacia,[7] de manera que accedió a presentar el nuevo testimonio al Senado. Al día siguiente, Palpatine presidió una sesión del congreso e informó a los representantes galácticos del progreso de la fuerza de incursión a Mandalore, la cual tenía estipulado salir de Coruscant momentos después. El Canciller fue interrumpido por Amidala, que activó la grabación de Jerec. El testimonio inalterado reveló que Mandalore en realidad se encontraba en un estado de guerra civil, pero que el gobierno de Satine era totalmente capaz de tratar con los insurgentes. Además, Jerec afirmó que las intervenciones de la República sólo provocarían mayor violencia y homicidios, y que la Guardia de la Muerte era un pleno asunto interno mandaloriano.[2]

A la luz de la evidencia recién descubierta, el Senado ordenó una sesión de emergencia, durante la cual se anuló la aprobación anterior de la resolución y la fuerza de intervención de la República fue retirada. Después, Satine fue liberada de la custodia republicana una vez que se reveló que no era culpable del asesinato de Davu Golec.[2]

Controversia

Apoyo Confederado

«Considere que, cuando el Senado ordene el envío de tropas para asegurar la paz en Mandalore, el pueblo se verá rodeado por una presencia militar. Qué desagradable. Se alzarán.»
«Y se unirán a la Guardia de la Muerte. Nuestra insurgencia crecerá.»
«En efecto. Y la duquesa Satine caerá.»
―El Conde Dooku y Pre Vizsla[fuente]

Aunque la resolución para enviar las Fuerzas Armadas de la República a Mandalore tenía el propósito de proteger el planeta de la influencia Separatista,[4] la legislación estaba siendo respaldada secretamente por la Confederación de Sistemas Independientes—específicamente el Jefe de Estado Conde Dooku y Darth Sidious, su líder de facto. Junto con Vizsla, los dos conspiraron para manipular los eventos dentro de la República y asegurar la aprobación de la resolución. Su meta definitiva era que las insinuaciones agresivas del Senado de la República alejarían al pueblo mandaloriano pacifista e independiente y les provocarían simpatía por la causa de la Guardia de la Mujerte. Una vez que la resolución fuese aprobada y se enviaran las fuerzas de la República, Vizsla lideraría a sus guerreros en una campaña para liberar el mundo de los invasores, y en el proceso, derrocar el régimen de los Nuevos Mandalorianos y la duquesa Satine Kryze.[2] Además, los mandalorianos seguirían las tradiciones guerreras de sus ancestros, y la Confederación habría adoptado otro mundo a su causa secesionista.[1]

Después de que Kryze escapara de Concordia, la principal preocupación de Vizsla y Dooku fue la ejecución de la duquesa para impedir que hablara en contra de la resolución. El fracaso del senador Merrik para evitar que Kryze llegara a Coruscant llevó a que ambos enviaran un asesino al planeta. Vizsla todavía tenía la intención de invadir Mandalore después de que el asesino fallara y que fuese anulada la aprobación de la resolución, pero Dooku, que estaba convencido de que un ataque de la Guardia de la Muerte sin el respaldo del pueblo mandaloriano terminaría en fracaso, impidió que lo hiciera.[2]

Intriga dentro de la República

«Tenías razón. Alguien alteró la evidencia. La grabación que se presentó en el Senado no era la grabación completa, pero este disco sí. Debes mostrarle al Senado que—»
―Davu Golec, inmediatamente antes de su muerte[fuente]
PalpandMas-DoM.jpg

El Canciller Palpatine y el vicepresidente Mas Amedda escuchan la petición de la duquesa Satine.

La resolución reveló la corrupción dentro de los niveles más altos del gobierno republicano.[2][4] Merrik fue finalmente descubierto como un agente de la Guardia de la Muerte,[4] y se reveló que un individuo dentro de la República era el responsable de alterar el testimonio del viceministro Jerec.[2] Kryze fue acusada equívocamente de traición[1] y después de homicidio, y fue perseguida a lo largo del Bajo Mundo de Coruscant por las fuerzas de la República. La mayoría de los casos fueron el resultado de las manipulaciones del Canciller Supremo Palpatine y su alter ego, Darth Sidious, que ansiaban que el plan de Dooku y Vizsla tuviera éxito.[2]

Aparentemente, Palpatine había apoyado la legislación en la base de que restauraría el orden a Mandalore después de su rápido deterioro. Tuvo una participación notable en la manipulación del discurso de Jerec—manipulación que fue descubierta por Davu Golec, miembro del Ministerio de Inteligencia. Golec fue asesinado poco después por un agente de la Guardia de la Muerte, pero no antes de que pudiera advertirle a Kryze de la gravedad de la situación. Kryze no pudo entregar la información al Senado, puesto que fue acusada del homicidio de Golec por las autoridades de la República. En cambio se la confió a Kenobi, pero entendía que si la corrupción dentro de la República era tan grave como Golec lo había sugerido, el Maestro Jedi no iba a oder entrar en el Domo del Senado debido a su afiliación con ella. De manera que la información se mantuviera intacta, Kryze se entregó a las autoridades mientras Kenobi se infiltró en el Senado y le entregaba el testimonio inalterado de Jerec a Amidala. A pesar de la revelación, la complicidad de Palpatine en la situación permaneció oculta para todos los medios.[2]

La neutralidad mandaloriana

«Mandalore está haciendo grandes esfuerzos para encontrar a los líderes de este movimiento terrorista. No son lo suficientemente poderosos para desestabilizar a nuestro gobierno. Resolveremos esto sin necesidad de un conflicto. Si la República interfiere en nuestros asuntos, sólo habrá más violencia; además, debo recordarles nuestra posición neutral.»
―Duquesa Satine Kryze[fuente]

Mandalore fue adoptado como un mundo miembro de la República después del surgimiento de los Nuevos Mandalorianos y su abandono a las filosofías guerreras. Sin embargo, la pasión de los Nuevos Mandalorianos por la acción no violenta también obstaculizaba su habilidad para acatar ciertos aspectos de la norma republicana—espacialmente, la oposición militar al movimiento Separatista.[1] Kryze y su gobierno se rehusaban inflexiblemente a formar parte de las Guerras Clónicas[4] y se unieron al Consejo de Sistemas Neutrales.[1] La neutralidad mandaloriana no era bien recibida por la Confederación o el Senado Galáctico, y a ello se oponía activamente Vizsla, quien ya había hecho planes con Dooku para aliar su mundo con los Separatistas. A pesar de parecer simplemente una iniciativa de defensa, la resolución para ocupar Mandalore en realidad tenía el único propósito de terminar con el gobierno pacífico en Mandalore y obligar al mundo a tomar partido con la República o la Confederación en la guerra.[2]

Kryze, el Primer Ministro Almec, y el viceministro Jerec estaban entre las pocas personas que reconocían ese hecho. Varios oficiales republicanos de alto rango, incluyendo una mayoría considerable del Senado, apoyaron una ocupación militar en Mandalore basados en la evidencia presentada por Palpatine. Hasta la revelación de la verdadera grabación de Jerec, la resolución fue apoyada por los miembros de la Orden Jedi,[2] que creía que la seguridad era más imperativa que primordial en esta estancia.[4] La victoria de Kryze aseguró que Mandalore recibiera el permiso de permanecer neutral en las Guerras Clónicas, y por tanto dejando de ser un blanco militar para la Confederación o la Guardia de la Muerte.[2]

Entre bastidores

A pesar de nunca ser nombrada oficialmente, la votación del Senado en defensa de Mandalore fue la trama de conducción detrás de la "trilogía Mandaloriana" en la segunda temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars. Esta trilogía consistía en los episodios doce, trece y catorce de la temporada, respectivamente titulados "The Mandalore Plot", "Voyage of Temptation", y "Duchess of Mandalore". La trilogía introdujo la cultura mandaloriana a la serie, aunque en un modo muy distinto a como aparecen generalmente en el Universo Expandido de Star Wars. La alteración—la adición de los Nuevos Mandalorianos a los principios de pacifismo y diplomacia sobre la violencia—era esencial para el concepto de la votación.[1][4][2]

La trilogía también ofrecía la primera aparición de una sesión del Senado Galáctico en The Clone Wars. Esta vista del Senado le permitió a los productores del programa introducir varios personajes preexistentes a la serie, incluyendo a la senadora Mon Mothma y el vicepresidente del Senado Mas Amedda.[2]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar