Fandom

Star Wars Wiki

República 500

23.953páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
FeaturedIcon.png

¡Este artículo ha sido nominado a artículo destacado!

Siéntete libre de revisar este artículo y dar tu opinión al respecto.

«Maestro Jedi, nuestra búsqueda está a punto de llevarnos a un nivel completamente nuevo.»
―Capitán Dyne, siguiendo el rastro Darth Sidious al República 500[fuente]

El República 500 era la torre residencial más exclusiva de Coruscant. Era un edificio en el Sector Embajadorial del Distrito del Senado de la Ciudad Galáctica, hogar de algunos de los individuos más ricos y famosos en la República y el Imperio Galáctico. Uno de los edificios más altos de Coruscant, el República 500 era una estructura gigantesca que albergaba a más habitantes y tecnología que incluso mundos enteros. Desde los kilómetros cuadrados de maquinaria en su base que lo mantenía en funcionamiento, a la aguja del pináculo por encima de las nubes, el República 500 tenía cincuenta y tres muelles, cientos de turbo ascensores privados, un equipo de seguridad del tamaño de un pequeño ejército y un gran número de armamentos de seguridad incluyendo armas de plasma en su cúspide, todo dentro de una torre de más de mil pisos de altura.

Celebridades, hombres de negocios y senadores de las más privilegiadas clases hicieron sus hogares en el República 500. Entre sus habitantes estuvieron Jheramahd Greyshade, Simon Greyshade, Padmé Amidala, Bail Organa, Raith Sienar y Jenna Zan Arbor. Palpatine mantuvo su residencia en el República 500 por más de una década, durante su tiempo como senador, Canciller Supremo y Emperador Galáctico. Fue allí donde se reunió con su aprendiz Sith Darth Maul, convenció a la entonces Reina Amidala de peticionar un Voto de No Confianza contra Finis Valorum, y mantuvo un centro de mando oculto en las profundidades del edificio durante las Guerras Clon. Valorum habló con Bail Organa sobre oponerse a la creciente tendencia de Palpatine hacia la tiranía en la residencia de Organa del República 500

Inteligencia de la República y los Jedi siguieron al álter ego de Palpatine, Darth Sidious, al sótano del edificio en el 19 ABY, al final de las Guerras Clon. Mientras los Jedi estaban distraídos con la batalla sobre el planeta, el capitán Dyne, de Inteligencia, localizó la guarida de Sidious, pero fue asesinado junto a su equipo. Durante la batalla, la parte superior del edificio fue atacada por el General Separatista Grievous en el marco de un intento de secuestrar a Palpatine, que resultó exitoso.

Descripción

Room with a view.jpg

La vista del República 500.

El República 500 estaba localizado en el Sector Embajadorial de Coruscant, una prestigiosa área del Distrito del Senado, y era considerado como la joya de la corona de ambos.[1] Una enorme estructura de mil pisos de altura, el República 500 era más alto que cualquiera de sus vecinos y uno de los edificios más altos de Coruscant, alzándose sobre las nubes de una forma escalonada, y coronado con un anillo de pent-houses y una aguja estrecha en el ápice.[1][3] La cima del edificio tenía armas de plasma encubiertas. Los complejos que formaban el República 500 tenían tanta masa como edificios enteros en el Distrito del Senado, y sus cimas tenían una gran variedad de formas, algunos planos y algunos redondeados; también varios atrios decoraban al edificio. Esta masiva estructura era sostenida por las torres a su alrededor, lo que le permitía alcanzar el tamaño que tenía. Sus cimientos cubrían varios kilómetros cuadrados. El edificio era lo suficientemente grande para que se formaran patrones climáticos en torno a sus partes más altas.[1]

El República 500 contenía más tecnología que muchos mundos en el Borde Exterior. Cientos de turboascensores privados recorrían todo el edificio, desde los pent-houses más altos hasta los más profundos subniveles,[1] transportando a los residentes del edificio directamente a sus puertas. Estos ascensores podían ser del tamaño de habitaciones pequeñas.[3] Otros turbo ascensores eran utilizados para el transporte de residuos, materiales y provisiones.[1] El edificio estaba equipado con cincuenta y tres muelles, lo suficientemente grandes como para dar cabida a muchos vehículos, desde naves privadas hasta los aerotaxis más grandes de Coruscant.[2] Las instrucciones de aterrizaje para los vehículos que llegaban eran enrutadas a través de los sistemas de la torre. A su llegada, los residentes entraban en una pequeña sala de recepción, decorada en azurita, desde la cual podían tomar un turboascensor a su apartamento. Droides de protocolo esperaban para recibir las capas o abrigos de las personas que llegaban.[3] Un aerotren también se detenía en el República 500. El apartamento de Palpatine tenía un turboascensor secreto que iba a dar a un muelle de nivel medio, para usarse en caso de evacuación. Había un speeder repulsor que corría a través de una profunda red de túneles vinculados al República 500 y otros lugares importantes del gobierno, que llegaba al búnker blindado del Canciller en el Distrito Sah'c. Los muelles más bajos del edificio al este y al oeste, ubicados al fondo de los cañones urbanos de Coruscant, se conectaban por medio de túneles con el nivel uno del sub-sótano. Una serie de túneles vinculaban al nivel uno del sub-sótano del República 500 con el Edificio de electricidad LiMerge en los Talleres, que los Sith utilizaron como su guarida en los días finales de la República Galáctica.[1] El vestíbulo del República 500 se abría por medio de un enorme par de puertas de transpariacero, a una plaza frente al edificio.[3]

500 Republica Base.jpg

La base del República 500.

Los sub-sótanos del República 500 estaban por debajo de los niveles más bajos, el nivel uno del sub-sótano a un centenar de metros por encima de los Niveles bajos de Coruscant y doscientos metros sobre el lecho rocoso del planeta. Si bien muchos de los edificios más grandes de Coruscant se asentaban en la parte superior de estructuras más antiguas que utilizaban como apoyo, los cimientos reales del República 500 estaban fijos sobre el lecho de roca de Coruscant. Ferroconcreto y duracero formaban el apoyo del edificio, y el resto del sub-sótano estaba lleno de una gran cantidad de maquinaria que apoyaba, estabilizaba, controlaba el clima, aseguraba y proveía de agua y electricidad la parte superior del edificio. Una gran plantilla de droides de mantenimiento y seguridad estaban a la mano en estas profundidades.[1]

Los niveles más bajos del República 500 estaban virtualmente inexplorados. Profundamente debajo del edificio, por debajo del nivel uno del sub-sótano, Darth Sidious mantuvo una instalación secreta durante las Guerras Clon. Un hueco de cincuenta metros de profundidad y cuatro de largo, cubierto por un ascensor hidráulico, daba acceso a la instalación subterránea, creada a partir de un nodo de mantenimiento de un antiguo edificio que alguna vez estuvo en ese sitio. Una gran puerta de metal que surgía de los corredores de ese nodo se abría a un centro de mando, lleno de ordenadores y holoproyectores para el seguimiento de la información en la que Sidious estaba interesado.[1]

Ocupantes

«Como he dicho de forma perfectamente clara a mis asesores y protectores, siento que mi lugar es aquí, donde me puedo comunicar mejor con nuestros comandantes.»
―El Canciller Palpatine, en su apartamento del República 500[fuente]

El República 500 era la vivienda más exclusiva en Coruscant.[5] Era el hogar de miles de los habitantes más ricos de Coruscant, desde senadores a celebridades y barones de los medios de comunicación y los transportes. Albergaba a más personas que algunos planetas. Desde lo alto, los más privilegiados individuos podían literalmente mirar a Coruscant hacia abajo. El República 500 se convirtió en un símbolo para las clases marginadas de la galaxia sobre el exceso de Coruscant y el Senado Galáctico. El República 500 tenía su propia seguridad personal, del tamaño de un pequeño ejército,[1] y el edificio estaba protegido por muchos discretos armamentos de seguridad.[2]

Como senador,[2] Canciller Supremo[1] y Emperador Galáctico, Palpatine mantuvo sus habitaciones en el República 500.[4] El apartamento senatorial de Palpatine estaba ubicado en lo alto del edificio. Las paredes y el suelo estaban decorados en rojo, y el senador llenó todos los rincones que pudo con obras de arte,[6] en su mayoría de la galaxia más allá de Naboo, un signo de la actitud conocedora e intelectual del senador[7]—así como una estatua de Sistros que ocultaba el sable de luz del Lord Sith.[8] Era una vivienda modesta, en comparación con las de otros senadores. Palpatine permitía a pocas personas ajenas en su casa, y permaneció como el dominio de sus allegados más cercanos.[7] El senador también utilizó su apartamento para reunirse con su aprendiz Sith.[9] Como Canciller, Palpatine era dueño de una suite penthouse en la parte superior del República 500; aunque se sabía públicamente que Palpatine vivía en el edificio, la ubicación exacta de su hogar era un secreto bien guardado. Los Guardas Rojos vigilaban el exterior. Al igual que su casa senatorial, el apartamento de Palpatine como Canciller estaba decorado con estatuas únicas y holoarte. Como el Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious, también tenía su centro de mando en las profundidades del República 500, con la presencia de guardias geonosianos y droides asesinos.[1]

Padme Republica.jpg

Apartamento de Padmé Amidala del República 500.

Los apartamentos del República 500 eran extremadamente difíciles de conseguir. Muchos luchaban para obtener uno, recurriendo a todo tipo de acciones incluyendo el soborno, y muchas peleas de por vida habían comenzado por obtener un apartamento ahí.[4] Además de Palpatine, varios otros senadores pudieron de obtener apartamentos en el República 500. Jheramahd Greyshade, el senador de la Comunalidad, tuvo una vivienda en el edificio. Después de que fuese asesinado por un asesino, su posición y su hogar le fueron entregados a su primo Simon Greyshade.[10] Bail Organa de Alderaan tenía una residencia de su propiedad en el edificio,[11] al igual que el senador Orn Free Taa de Ryloth.[8]

Padmé Amidala asimismo tuvo un apartamento allí, en su mandato como senadora de Naboo, al igual que Raith Sienar, magnate de la construcción de los astilleros Sistemas Sienar de la República.[5] Bajo la sombra del Imperio, senadores Imperiales, burócratas e incluso inquisidores intentaron conseguir los mejores apartamentos en el República 500. El Gran Inquisidor Malorum se apuntó a la lista de espera poco después del ascenso del Imperio.[12] La científica Jenna Zan Arbor obtuvo un apartamento en un piso alto como parte de su compensación financiera por prestar sus servicios a Darth Vader.[4] El apartamento de Zan Arbor ocupaba todo un piso, y allí vivían ella y su asistenta Linna Naltree.[3]

Historia

El República 500 fue construido siglos antes de la aparición del Imperio Galáctico. Desde sus inicios, fue un majestuoso edificio construido en el estilo clásico. El República creció con los años, con las terrazas, las torres y los techos construyéndose poco a poco en la parte superior de la vieja estructura. Las torres a su alrededor apuntalaron el cada vez mayor edificio, lo que le permitió elevarse por encima de todos sus edificios vecinos, hasta que finalmente su cumbre fue una espira ubicada en una altitud que le permitía tocar las nubes de Coruscant.[1]

Las Maquinaciones del Senador Palpatine

El Senador Palpatine de Naboo se instaló en el edificio cuando vivió en Coruscant, en el 46 ABY. En el 34 ABY violó sus normalmente estrictos estándares de privacidad para organizar una reunión informal de políticos incluyendo al Canciller Supremo Finis Valorum, en la que convenció a Valorum de tomar acciones militares contra el planeta rebelde Yinchorr.[8] En el 32,5 ABY, Palpatine habló con la recién elegida Reina de Naboo, Padmé Amidala, a través de holocomunicación. Amidala le informó de la muerte de su predecesor, Veruna, en circunstancias misteriosas, y habló con Palpatine para proporcionarle mayor seguridad; posteriormente ambos comentaron la próxima votación para determinar los impuestos sobre las Zonas de Libre Comercio de la República, en la que Palpatine se comprometió a votar en los intereses de Naboo y la República.[6] Se aprobó el voto para establecer los impuestos, pero el escándalo resultante condujo a la Federación de Comercio a bloquear, y, finalmente, invadir Naboo bajo las órdenes del álter ego de Palpatine, Darth Sidious. Cuando Sidious se enteró de que Amidala había escapado, se reunió con su aprendiz Darth Maul en el República 500, en su propio balcón. Sidious ordenó a Maul localizar a Amidala y matar a sus protectores Jedi, y luego llevarla de vuelta a Naboo.[9]
Tpm 959.jpg

El Senador Palpatine reunido con la Reina Amidala en su apartamento.

Maul fracasó, y pronto Amidala y su séquito llegaron a Coruscant para hablar con el Senado Galáctico acerca de la invasión. El grupo de Naboo y Palpatine se retiraron al apartamento de Palpatine en el República 500 para prepararse para la audiencia en el Senado. Allí, Palpatine se explayó sobre la corrupción de la República y la ineficacia del Canciller Supremo Finis Valorum a Amidala, y le advirtió que el Senado podía no escuchar su súplica. Palpatine le aconsejó que ella pidiera un Voto de No Confianza para Valorum, allanando el camino para la elección de un Canciller más fuerte que le hiciera caso; él dijo que la única otra forma sería el proceso lento de los tribunales. Amidala se presentó ante el Senado después, pero la advertencia de Palpatine demostró ser cierta; el Senado quiso convocar a un comité para investigar el asunto, y Amidala, enojada porque su gente seguiría muriendo mientras ellos deliberaban, pidió el Voto de No Confianza contra el Canciller Valorum.[9] En esos momentos el Señor Oscuro de los Sith Darth Plagueis fue al apartamento de Palpatine en búsqueda de Anakin Skywalker, un jovencito poderoso en la Fuerza, pero se enteró que Skywalker se había ido al Templo Jedi para ver si era posible que lo entrenaran.[8] Mientras que el Senado votaba, Amidala regresó al República 500. Allí, su compañero de viaje Jar Jar Binks le dijo cómo su pueblo, los gungans, tenían un ejército propio que se podría utilizar para luchar contra los invasores. Cuando Palpatine regresó con la noticia de que él estaba en la carrera por la Cancillería, Amidala decidió no esperar más y regresar a Naboo para luchar contra la propia Federación. Con la ayuda de los gungans, los Naboo pudieron rechazar a la Federación, y Palpatine ganó la elección, convirtiéndose en el Canciller Supremo.[9]

Intrigas y asesinatos

«El fallecido era un senador. No fue la caída lo que lo mató. Estaba muerto antes de ser arrojado por la borda. Probablemente desde sus habitaciones en el República 500.»
―El Comandante Zalin Bey de la Guardia del Senado, investigando la muerte de Jheramahd Greyshade[fuente]
JheramahdDies.jpg

Jheramahd Greyshade es arrojado del República 500.

En el 24 ABY, el senador Jheramahd Greyshade murió a manos de la asesina Tsian en su apartamento del República 500. El cuerpo fue arrojado fuera del edificio desde sus habitaciones , causando un masivo y fatal choque en cadena en el tráfico fuera del edificio, y originó una investigación de la Guardia del Senado. La circunscripción de Jheramahd Greyshade, la Comunalidad, nombró a su primo Simon Greyshade como su reemplazo. A Simon Greyshade también se le dio el apartamento de Jheramahd, y para evitar cualquier intento de asesinato, dos Jedi—Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker—fueron designados para vigilar al senador. Esa noche, Greyshade habló con Venco Autem, el empleador de Tsian, que amenazó a Greyshade para que votara como Autem deseaba en la Ley de Reforma Financiera. Greyshade, sin embargo, no quería. Cuando Greyshade salió de su oficina para hablar con los Jedi, el droide de protocolo del apartamento súbitamente reveló blásters ocultos, y abrió fuego contra el senador. Los Jedi fueron a defenderlo, y aunque un segundo droide asesino entró por la ventana, pudieron detener el ataque. Los Jedi pudieron descubrir que los droides estaban bajo el control de Tsian, y que ella estaba a sueldo de Autem, así que el complot contra Greyshade fue frustrado.[10] Cuando Padmé Amidala fue designada senadora en el lugar de Palpatine, el Canciller le otorgó el uso exclusivo de una suite de invitados en el República 500, aunque Amidala mantuvo su residencia en otro edificio.[13] Cuando Skywalker se convirtió en un Caballero Jedi, visitó a Padmé Amidala en sus apartamentos del República 500 para darle su trenza de padawan.[5]

Durante los tres años siguientes, el estado de la galaxia cambió con el estallido de las Guerras Clon en toda la República. En el 21 ABY, Finis Valorum regresó de sus dos años de reclusión para visitar a Bail Organa en su apartamento del República 500. Valorum estaba preocupado por la cantidad de poder que Palpatine había ido acumulando, y creía que el Canciller Supremo se estaba convirtiendo en un tirano. Valorum creía que Palpatine estaba detrás de varios asesinatos de sus opositores, incluso de un atentado al mismo Organa. El ex Canciller le advirtió a Organa que Palpatine iba a proponer un acta de seguridad en el Senado, una resolución a la que Organa se había opuesto porque eliminaba las libertades de la República. Organa se comprometió a actuar contra ella, y pidió a Valorum que se quedara; no obstante, Valorum deseaba dejar Coruscant tan pronto como fuese posible, y abandonó la residencia Organa. Sin que ninguno de los dos lo supiese, Palpatine había seguido su conversación a través de un droide de limpieza. Sólo días después Valorum fue asesinado al salir de Coruscant por una bomba en su transporte. Su muerte dio al Senado el empuje para aprobar el acta de seguridad.[11] La seguridad para la suite de Palpatine se incrementó a medida que la guerra se intensificaba. Un par de cañoneras LAAT y un escuadrón de patrulleros estaba apostados fuera de la ventana del apartamento del Canciller, y Palpatine fue familiarizado con procedimientos de evacuación por si era necesario salir de ahí.[1]

La búsqueda de Sidious

En el 19 ABY, cerca del final de las Guerras Clon, se inició una investigación para determinar la identidad de Darth Sidious. Al encontrar el escondite de Sidious en el sector de Coruscant conocido como los Talleres, un equipo integrado por los Maestros Jedi Mace Windu y Shaak Ti, el capitán Dyne de Inteligencia de la República, y el comandante ARC Valiant y sus clones, pudieron rastrear el camino de Sidious en el edificio por sus huellas. El rastro los llevó a través de un sistema de túneles debajo de la superficie urbana de Coruscant, y llegaron al sub-sótano del República 500. La investigación fue detenida por la seguridad del República 500, quienes retuvieron al equipo durante horas hasta que aceptaron sus credenciales, pero finalmente se les permitió acceder. Sin embargo, el rastro de Sidious desapareció en medio de un simple piso de ferrocreto, y numerosas otras huellas que cubrían el suelo enmascararon las de Sidious. Dyne quería requisar más droide sonda para ayudar en la búsqueda del paradero del Señor Sith y escanear las paredes y divisiones del sótano, un proceso que él estimaba tomaría semanas. Sidious había sido alertado de su investigación, y buscó una distracción ordenando al general separatista Grievous que atacara Coruscant. Dyne y los Jedi fueron interrumpidos cuando el República 500 comenzó a temblar cuando se desplomaron numerosas naves destruidas, y poco después las armas de plasma del edificio abrieron fuego. Grievous había bloqueado las comunicaciones, y sin manera de saber lo que estaba pasando mas que el peligro que se percibía en la Fuerza, Windu y Ti tomaron la mitad de los soldados de Dyne y salieron del edificio a través de uno de los túneles de su muelle. En el exterior pudieron ver que el planeta estaba siendo atacado, y Ti fue enviada para encontrar a Palpatine mientras Windu ordenó a los clones que protegieran a las multitudes, mientras él iba a buscar apoyo.[1]

Mientras tanto, después de enterarse del ataque, Dyne consideró brevemente ayudar en la batalla, pero Valiant lo convenció de continuar la búsqueda. Mientras esperaba a los droides adicionales, Dyne comenzó una exploración relativamente superficial del sótano con lo que tenía a mano. Al darse cuenta de que las transmisiones en frecuencias regulares habían sido bloqueadas, el oficial de inteligencia indicó a los droides que buscaran frecuencias más inusuales. Encontraron una, que emanaba desde el lugar en que el rastro de Sidious había desaparecido. Los droides se dieron cuenta de que había un turbo ascensor hidráulico integrado al suelo, y descubrieron que era controlado por señales de audio. Después de escanear el eje del turboelevador para tener una idea de su profundidad, Dyne trató de contactar a Windu, pero las comunicaciones seguían cortadas, y él y Valiant decidieron continuar sin los Jedi. El equipo se subió a la plataforma, los droides la activaron, y descendieron a las profundidades del República 500. En los pasillos oscuros por debajo, el equipo descubrió una gran puerta de metal, detrás de la cual los droides sonda dijeron que había un orgánico y varios droides. El equipo se dispuso a avanzar en la puerta, pero al escuchar a alguien hablando geonosiano, se dieron la vuelta para encontrar un par de guardias geonosianos apuntándoles con blásters sónicos. Los geonosianos abrieron fuego al instante, y sus disparos enviaron los cuerpos mutilados de los clones hacia la puerta. Dyne se estrelló contra una pared, con las entrañas deshechas. Mientras yacía allí, la puerta se abrió y salió Sidious, observando la escena. Antes de morir, Dyne lo reconoció como Palpatine.[1]

La búsqueda de Palpatine

«Alerte a la Seguridad del Mundo Natal de que el General Grievous ha roto el perímetro.»
―Shaak Ti a Armand Isard[fuente]

Mientras tanto, Shaak Ti regresó al República 500 con sus colegas Jedi Stass Allie, Roron Corobb y Foul Moudama, esta vez a la suite de Palpatine.[14] Al principio la Guardia Roja de Palpatine les negó el acceso, pero cuando el Canciller llegó desde el sótano, los guardias permitieron a los Jedi pasar poco antes de que Ti entrase forzosamente. Palpatine, junto con su asesor Sate Pestage y el Director de la Inteligencia de la República Armand Isard, se reunió en el interior con los Jedi. El Canciller se negó a evacuar a un refugio seguro, insistiendo en que debía dar ejemplo y no esconderse, aunque Isard, Pestage e incluso el capitán de la Guardia de Palpatine estuvieron de acuerdo con los Jedi en que tenía que irse. Sintiendo una perturbación en la Fuerza, Ti y Allie arrojaron a Palpatine al suelo mientras las cañoneras fuera de la ventana de la suite explotaban, y se hacía ver un transporte Separatista en el que iban Grievous y una unidad de droides de combate. Grievous hizo estallar la ventana y, mientras los droides de combate entraban en la habitación, Allie y la Guardia Roja establecieron una defensa, al tiempo en que Ti apresuraba a Palpatine más adentro de la suite. Las escaramuzas, mientras tanto, se habían extendido hacia la nave de Grievous, y poco después el general y sus droides fueron obligados a retirarse. Cuando Isard alertó a la Seguridad del Mundo Natal de que Grievous había roto el perímetro defensivo de Coruscant, Palpatine decidió que efectivamente debía evacuar.[1] No obstante, Grievous regresó rápidamente e irrumpió a través de la ventana. Palpatine se mantuvo firme, encarando a Grievous frente a frente, pero Ti le apartó con la Fuerza y el grupo huyó, dejando atrás a un escuadrón de soldados clones en un intento por retener a Grievous.[15] Ti, sospechando que las rutas de escape preparadas se habían perdido, apuró al grupo a dirigirse a uno de los turboascensores privados del República para regresar al sub-sótano.[1]

Palpatine Chancellor Apartment.jpg

El Canciller Palpatine confronta a Grievous en su apartamento.

Tras derrotar a los soldados que lo retenían, Grievous emboscó al equipo del Canciller mientras éste aguardaba la llegada del turboascensor. Corobb, un ithoriano, emitió un poderoso rugido a través de sus cuatro gargantas que destrozó el corredor y retrasó a Grievous lo suficiente para que entraran en el ascensor. Grievous intentó alcanzar al turboascensor, pero la escolta de soldados clones del Canciller disparó un cohete a través de la pared del ascensor, haciendo volar a Grievous del lado del edificio.[15] En la parte inferior, Ti no vio señal de Dyne o Valiant, y el grupo se abrió paso a lo largo del túnel hacia el muelle celestial este.[1] Sin embargo, todavía no habían escapado a las fuerzas Separatistas, ya que Grievous los esperaba con un ejército de superdroides de combate B2 afuera. Corobb volvió a emplear su maniobra y logró ganar un poco más de tiempo al grupo para escapar.[15] Los Jedi decidieron que los vehículos aéreos serían demasiado arriesgados, y abordaron un tren de levitación magnética que les llevaría al búnker. No obstante, Grievous había ido un paso por delante de ellos, y logró capturar a Palpatine en el búnker.[1] El Canciller fue liberado finalmente por Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker.[5] No se obtuvo noticias de Dyne o Valiant, por lo que Inteligencia envió un segundo equipo para localizarlos, resultando en fracaso. Sin embargo, las sospechas de los Jedi se acrecentaron a raíz de su descubrimiento en el República 500. Mace Windu se preguntó cómo Grievous supo cómo dar con Palpatine, ya que la ubicación de la suite del Canciller había sido mantenida en secreto.[1] Los Jedi llegaron a sospechar que Sidious estaba escondido en el círculo íntimo de Palpatine. No obstante, todas sus sospechas probaron ser incorrectas, y cuando Palpatine finalmente se reveló como el Señor Sith, los Jedi fueron masacrados. La noche que el mismo Windu combatió a Palpatine y fuese abatido a manos del Canciller, un rayo cayó en la aguja del República 500. Con los Jedi derrotados, Palpatine convirtió a la República en un Imperio Galáctico, y se invistió a sí mismo como Emperador.[5]

Alzamiento del Imperio

Tras la creación del Imperio, Palpatine continuó residiendo en el República 500. La competencia seguía siendo feroz, e incluso personas de tanto estatus como el Gran Inquisidor Malorum debían entrar en una lista de espera para adquirir un apartamento del República 500.[12] Como parte de su pago por ayudar a Darth Vader a desarrollar una droga para borrar la memoria, la científica Jenna Zan Arbor negoció un apartamento para sí misma.[4] El ex Jedi Ferus Olin planeó liberar a la asistente de Zan Arbor, Linna Naltree, por lo que envió a su amigo Trever Flume para inspeccionar la seguridad del República 500. Con la excusa de entregar un paquete de flores, Flume entró en el vestíbulo desapercibido, aunque después fue más allá de las órdenes de Olin y entró en el apartamento de Zan Arbor. Mientras Flume inspeccionaba las habitaciones y examinaba los archivos de Zan Arbor buscando partes no encriptadas, otro visitante llegó buscando a Naltree, el Jedi fugutivo Ry-Gaul; el Jedi había recibido un mensaje de Naltree a través de su marido de que Zan Arbor pensaba probar la droga en su ayudante primero. Flume y Ry-Gaul decidieron que cuando Arbor regresara en la noche, desviarían su vehículo a un muelle en el nivel 1010, donde la emboscarían.[3]

Los dos se escondieron en el muelle el resto de la tarde, y Zan Arbor y Naltree regresaron al atardecer. Pensaban tomar a Naltree en la sala de recepciones del muelle celestial, pero cuando Ry-Gaul percibió problemas, el Jedi decidió dejar que entraran el turbo ascensor mientras Zan Arbor estaba ocupada con un droide de protocolo. Mientras escapaban al techo del ascensor, Darth Vader llegó y se unió a Zan Arbor en el ascenso. Vader discutió con Zan Arbor sobre la rapidez de su investigación, y argumentó que deseaba resultados pronto. Cuando Zan Arbor protestó, el Lord Sith usó la Fuerza para empujar el turboascensor hacia abajo, haciéndolo chocar contra el fondo del ducto, y luego se marchó. Ry-Gaul y Flume, aprovechando que Zan Arbor había perdido el equilibrio, saltaron dentro del ascensor. Zan Arbor sacó un pequeño bláster y le disparó a Ry-Gaul y luego trató de dispararle a Naltree, que se había escabullido hacia el piso. Sin embargo, Naltree había extraído una jeringa de la droga que borraba la memoria y la insertó en el tobillo de la científica. Mientras Zan Arbor sentía que su conocimiento se iba gradualmente, los otros tres la llevaron de vuelta a su apartamento, donde la soltaron y tras lo cual se marcharon con su información.[3] Vader la encontró después, y tras darse cuenta de que había perdido la fórmula para su droga de memoria, rompió las paredes del apartamento con la Fuerza como producto de su ira.[16]

Décadas después, Lestra Oxic tuvo en su colección de antigüedades republicanas un pedestal estriado del República 500.[17]

Detrás de las cámaras

El República 500 fue nombrado por primera vez en Inside the Worlds of Star Wars Episode I por Kristin Lund. Fue identificado con el edificio de apartamentos en el que Palpatine en Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma estaba localizado, e ilustrado con una captura de la película indicando ue edificio era—en la película, la captura precede a una captura interior del apartamento de Palpatine, pero los dos no están explícitamente conectados. La imagen de La Amenaza Fantasma y la descripción de Inside the Worlds han sido la principal inspiración para casi todas las representación del República 500, incluyendo la serie de historietas Star Wars Republic: Honor and Duty, que basa su ilustración del República 500 directamente en el edificio de la La Amenaza Fantasma.

Sin embargo, hay un puñado de retratos anómalos del edificio. Star Wars Republic 61: Dead Ends incluye una captura del República 500 el cual es muy diferente de la otra versión, más parecido al apartamento de Padmé Amidala—aunque no el mismo edificio, Bail Organa ocupa el ático en ese cómic, mientras que Amidala ocupa su ático del edificio, como se ve en obras como Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones. El República 500 es declarado constantemente como un solo edificio, si la torre en Dead Ends' es la aguja de la misma vista en otras fuentes, con las consideraciones hechas para licencia artística, o si está destinada a ser una torre que sobresale del resto del edificio, es desconocida. Una representación errónea se produce en The Official Star Wars Fact File 32. Describe al República 500 como otro edificio visto en La Amenaza Fantasma, en la escena del "taxi aéreo" que aparecen sólo en la versión en DVD de la película. En esta escena, Padmé Amidala y su séquito se muestran volando por el skylane de Coruscant al apartamento de Palpatine. La escena termina con ellos cerca del edificio marcado por la Fact File, pero no se demuestra que este es su destino.

La novela de Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith menciona que Padmé Amidala tiene un apartamento en el República 500, en el que Anakin Skywalker presenta su trenza de Padawan a ella. Este no es, sin embargo, el apartamento de Amidala como se ve en El Ataque de los Clones y en la película de La Venganza de los Sith; la escena descrita en la novela de La Venganza de los Sith es vista en Star Wars: Clone Wars—con algunas diferencias—y la fijación de que no se parece el apartamento de Amidala en las películas. Leland Chee ha confirmado que la construcción del apartamento de Amidala es independiente del República 500.[18]

Apariciones

500RAsSeenInDeadEnds.jpg

El anómalo República 500 de Dead Ends.

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar