Fandom

Star Wars Wiki

Primera Batalla de Saleucami

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
Queicon.png

El título de este artículo sólo es una conjetura.
Aunque este artículo esté basado en información canónica, el nombre real de este tema o persona no ha sido presentado por lo que se brinda una aproximación.

Este artículo es sobre la batalla durante las Guerras Clónicas. Quizá estés buscando la batalla de Saleucami de los Asedios del Borde Exterior.
«Ya es hora de que alguien finalmente ponga un fin a ese monstruo.»
―Anakin Skywalker hablando del General Grievous[fuente]

Durante las Guerras Clónicas entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes, una batalla tuvo lugar entre las dos facciones en la órbita y superficie del planeta Saleucami del Borde Exterior. El conflicto había sido el resultado de la captura y tortura del miembro del Alto Consejo Jedi Eeth Koth a manos del Comandante Supremo Confederado y General Grievous. Con el Maestro Jedi como su prisionero, Grievous envió una transmisión a los demás miembros del Consejo en Coruscant en la que torturó brutalmente a Koth para expresar el odio que sentía por la Orden Jedi. Aunque el general cyborg lo desconocía, Koth usó señales de mano discretas para informar al Consejo de su ubicación. Usando la información que les había dado Koth, los Maestros Jedi Obi-Wan Kenobi y Adi Gallia, así como el Caballero Jedi Anakin Skywalker, organizaron una fuerza de asalto para enfrentarse a la Confederación en Saleucami, rescatar a Koth y capturar al General Grievous.

Kenobi fue el primero de los Jedi en llegar a Saleucami y enfrentarse a las fuerzas de Grievous con una flota de Destructores Estelares y fragatas clase Consular bajo el mando del Almirante Wullf Yularen. Al principio de la batalla, el crucero ligero de Kenobi fue atrapado por un rayo tractor del destructor Separatista de Grievous y fue abordado por fuerzas de droides de batalla acompañadas por el mismo general cyborg. Mientras Grievous se batía en duelo con Kenobi a bordo del crucero, Skywalker y Gallia entraron en la batalla y se infiltraron en el destructor del general para rescatar a Eeth Koth. A pesar de que Grievous se preparó para semejante acontecimiento, los dos Jedi lograron rescatar al Maestro cautivo y sacarlo de la nave. Mientras tanto, Grievous, aceptando que Kenobi tenía la ventaja en su duelo, se retiró a su destructor y llevó a sus droides de batalla a la supericie de Saleucami en una nave de aterrizaje. Durante el descenso, la nave chocó con escombros de la batalla, obligando a Grievous a huir en una cápsula de escape.

Mientras Skywalker continuaba la batalla en la órbita, Kenobi dirigió una fuerza de Soldado clon|soldados clones a la superficie del planeta para capturar a Grievous. El general cyborg evadió a las fuerzas de la República y escapó a campo abierto, esperando alcanzar una cápsula de escape con transmisores activos para pedir un transporte de evacuación. Durante la búsqueda de Grievous, el Capitán Clon CC-7567 quedó seriamente herido y requería de la ayuda del granjero local Cut Lawquane, un clon que había desertado del Gran Ejército de la República. Durante la estadía del capitán en la granja de Lawquane, droides comando que anteriormente habían escapado de la nave de aterrizaje condenada atacaron la granja y fueron eliminados por CC-7567 y el antiguo soldado. Mientras tanto, Kenobi encontró a Grievous y lo confrontó, pero el cyborg huyó de la batalla cuando una lanzadera clase Sheathipede llegó para recogerlo.

Preludio

La amenaza del general

«Pero la muerte no le llegará tan fácilmente al Maestro Koth. No. ¡Haré que sufra interminablemente porque sé que así es más doloroso para todos ustedes!»
―General Grievous[fuente]
The good general.jpg

Grievous tortura a Koth en una transmisión al Consejo Jedi.

En el 21 ABY, durante las Guerras Clónicas,[2] el General Grievous, Comandante Supremo del Ejército Droide de la Confederación de Sistemas Independientes, decidió capturar a miembros del Alto Consejo de la Orden Jedi. Grievous, que sentía un odio intenso por los Jedi, eligió al Maestro Eeth Koth para que fuera la víctima de su agresión.[1] Muy dentro de los Territorios del Borde Exterior, Grievous comandó una flota de naves de guerra Confederadas en una batalla contra Koth y sus fuerzas de la República.[4] Después de abordar el Destructor Estelar del Maestro Jedi, Grievous se enfrentó a Koth en un duelo con espadas de luz campal que terminó cuando los MagnaGuardias IG-100 electrocutaron varias veces al Jedi. Como Koth había sido derrotado, Grievous lo tomó como rehén a bordo de su destructor Separatista y lo sometió a tortura enloquecedora extrema. El general cyborg presentó a Koth en una transmisión de video que envió al Consejo Jedi en Coruscant; en la misma Grievous expresaba su aversión por la Orden y explicaba sus planes para darle al Maestro Jedi rehén una muerte prolongada y muy dolorosa.[1]

En el centro de comunicaciones del Templo Jedi, los miembros del Consejo Yoda, Mace Windu, Obi-Wan Kenobi, y Adi Gallia vieron el mensaje junto a las transmisiones holográficas de los miembros Kit Fisto, Ki-Adi-Mundi, Plo Koon y la Maestra Luminara Unduli. El Caballero Jedi Anakin Skywalker y otros Jedi presentes en el Templo se unieron al Consejo y observaron cómo Grievous se regodeaba en su éxito al haber capturado a Koth antes de ordenar que volvieran a electrocutar al Maestro Jedi. Cuando la transmisión se terminó, los miembros del Consejo Jedi y Skywalker discutieron sobre la necesidad de eliminar a Grievous a pesar de su incapacidad para localizarlo. El Comandante Clon de Plo Koon, CC-3636, también había estado viendo la transmisión y notó que el Maestro Koth había estado usando señales de mano discretas antes de terminar la transmisión, lo que probaba que no estaba inerte. El Alto General Jedi Kenobi pudo interpretar que Koth explicaba que Grievous iba rumbo al sistema Saleucami. Kenobi, Skywalker, y Gallia se ofrecieron voluntariamente para usar esta información y tender una emboscada al general y rescatar a Koth.[1]

Plan de ataque

Saleucami republic fleet.jpg

La flota de la República se prepara para ir a Saleucami

«General. Sabía que un buen día me toparía con usted.»
«Kenobi, qué sorpresa. Supongo que está aquí para llevarme ante la justicia.»
«Me conoce demasiado bien.»
―Kenobi y Grievous, antes de las tomas iniciales de la batalla[fuente]

Los tres Jedi organizaron una flota que consistía en tres Destructores Estelares clase Venator, tres fragatas clase Consular,[1] una nave de asalto clase Acclamator I,[3] y un crucero ligero de la República. Su plan era para la flota, bajo el mando del Almirante Wullf Yularen a bordo del Destructor Estelar Resuelto,[4] para que se enfrentara a las fuerzas de Grievous en la órbita de Saleucami, mientras que el Alto General Kenobi y el Comandante Clon CC-2224, apodado "Cody", dejarían intencionalmente que Grievous y sus fuerzas de droides de batalla abordaran su crucero ligero de la República. Como el General Confederado estaba distraído, Skywalker, Gallia y el Capitán Clon CC-7567, apodado "Rex", ejecutarían un salto hiperespacial al sistema en su lanzadera diplomática Jedi y se infiltrarían en el destructor para encontrar y rescatar al Maestro Koth mientras Kenobi atrapaba al general cyborg en su crucero para tomarlo en custodia.[1]

Mientras tanto, Grievous llegó a Saleucami con una flota de tres fragatas estelares clase Munificente y su propio destructor Separatista.[1] Junto a su droide táctico serie T, TV-94,[4] el general se preparó para invadir el planeta, pero antes de que pudiera comenzar el aterrizaje de sus tropas en la superficie, la flota de la República llegó al sistema Saleucami y avanzó hacia las naves de guerra Confederadas. Grievous se burló del Maestro Koth—que estaba siendo aprisionado en un campo de contención en el puente del destructor—puesto que esperaba tal acontecimiento y estaba preparado para el inminente intento de la República de rescatar al Maestro Jedi. Entonces, Grievous abrió un enlace de comunicaciones con el General Kenobi, y después de que ambos intercambiaran chistes irónicos sobre su posición, el cyborg cortó la transmisión y le ordenó a sus naves que abrieran fuego contra la flota de la República.[1]

La batalla

Conflicto en la órbita

«Almirante Yularen, mantenga ocupada la flota de Grievous de manera que la llegada de Anakin no sea detectada.»
«Sí, General. Comiencen el ataque; todas las naves, ¡fuego a discreción!.»
―El General Kenobi y el Almirante Yularen[fuente]

Cuando las naves Confederadas empezaron a disparar contra los cruceros y fragatas de la República, Kenobi le ordenó al Almirante Yularen que se enfrentara a la flota de Grievous para darle cobertura a la llegada de Skywalker y Gallia. Yularen obedeció, emitiendo un mandato de "fuego a discreción" a los Destructores Estelares y fragatas, que inmediatamente se unieron al combate. Las ágiles y veloces fragatas clase Consular lograron atravesar las líneas Confederadas, hostigando a las naves capitales de Grievous mientras los Destructores Estelares clase Venator más grandes abrían fuego contra las fuerzas Separatistas desde cierta distancia. Mientras el crucero ligero de Kenobi y Cody se aproximaba al destructor de Grievous, el Comandante Clon transmitió las coordenadas de la nave del general cyborg a Skywalker, Gallia, y Rex, que estaban esperando con un grupo clon de infiltración afuera de la zona de combate. Al recibir las coordenadas, Skywalker llevó a su lanzadera a un salto al hiperespacio con la intención de salir a una distancia corta de la nave de guerra de Grievous. Mientras la batalla continuaba, Grievous, que sentía un rencor especial contra Kenobi tras repetidos encuentros con él, insistió en abordar el crucero del Maestro Jedi y asesinarlo personalmente. Cuando el crucero ligero de la República fue atacado por un rayo tractor y arrastrado hacia la nave de Grievous, Kenobi le prohibió a Cody que disparara a la fuente del rayo, ya que el asalto del general Confederado a la nave era esencial para los planes que tenían de capturarlo.[1]

FirstBattleOfSaleucami-GI.jpg

Las fuerzas de la República y la Confederación se enfrentan unas a otras en la órbita de Saleucami.

Entretanto, la lanzadera de Skywalker emergió del hiperespacio justo detrás de las líneas de la República. Usando su habilidad formidable como piloto, Skywalker maniobró su nave a través del campo de batalla y las placas vacías del casco del destructor de Grievous. Al llegar a la sección delgada de popa del destructor, Skywalker aterrizó su lanzadera en la parte inferior de la nave masiva, habiendo eludido con éxito la detección por parte de las fuerzas Confederadas. Él, Gallia, y Rex llevaron a su escuadrón de soldados al destructor por medio de un agujero que Skywalker perforó en la superestructura de la nave con su espada de luz. Rex y los soldados recibieron órdenes de vigilar la salida de su lanzadera mientras que los dos Jedi iban a rescatar a Koth, quien Gallia creía que estaba siendo retenido en el puente de la nave. Grievous apenas había dejado el puente para liderar el abordaje del crucero de Kenobi por medio de un tubo de acoplamiento que se había extendido desde el destructor para conectar ambas naves.[1]

«¿Impresionado?»
«No exactamente.»
―Skywalker y TV-94, antes de que el droide táctico presentara un escuadrón de droides comando[fuente]

A bordo del crucero, Kenobi, Cody, y su contingente de soldados clones se prepararon para el ataque de Grievous. El general cyborg cortó una entrada en la nave de la República con sus espadas de luz y envió cuatro droides comando serie BX al crucero en una ola de asalto inicial. Aunque uno de los droides fue destruido inmediatamente, los otros tres lograron matar a la mayoría de los defensores de la nave, dejando solo a Kenobi enfrentándose a Grievous y dos de sus MagnaGuardias IG-100. El Maestro Jedi se retiró del punto de entrada del equipo de abordaje hacia el puente del crucero, que había sido despejado de personal. Ahí, fue rodeado por los MagnaGuardias y Grievous, pero pudo enfrentarse y destruir a uno de los droides. Antes de presionar el ataque, Grievous le informó a Kenobi que se había anticipado al ataque de la República y se había preparado para el intento de rescate de Koth por parte de Skywalker. Kenobi entonces atacó al otro MagnaGuardia, pero continuó su conversación con Grievous a pesar de la distracción. Ambos discutieron sobre el rol del cyborg en la guerra y el razonamiento detrás de sus acciones antes de que el Jedi destruyera el MagnaGuardia y tomara su electrovara. Entonces, Grievous mismo se enfrentó a Kenobi en un duelo con espadas de luz.[1]

Skywalker y Gallia habían estado abriéndose paso a través de patrullas de droides de batalla B1 y B2 en la carrera hacia el puente del destructor del general Confederado. Cuando llegaron al puente, fueron recibidos por el Maestro Koth aprisionado, TV-94, y un escuadrón de droides comando que habían sido dejados allí en anticipación a la misión de rescate de los Jedi. TV-94 electrocutó a Koth varias veces por medio de un control remoto en su panel de muñeca; sin embargo, antes de que el droide pudiera asesinar al Maestro Jedi, Skywalker usó la Fuerza para atraer a TV-94 hacia él y cortar su brazo. Los droides comando atacaron al Jedi en respuesta mientras que el droide táctico intentaba recuperar su brazo despojado. Aunque realizó intentos frustrados en el combate cuerpo a cuerpo entre los Jedi y los comando, TV-94 no tardó en recuperar su brazo e intentó electrocutar al Maestro Koth hasta la muerte, pero no logró hacerlo debido a que el droide no pudo activar el mecanismo de electrocutación al usar su brazo intacto para sostener el miembro cortado. Skywalker y Gallia derrotaron a los últimos comando antes de destruir a TV-94 y liberar a Koth. Los tres Jedi entonces se abrieron paso de vuelta a su lanzadera.[1]

Complicaciones

«¡Abran fuego contra la nave de la República! Ataquen sus impulsores.»
«Pero señor, las naves siguen sujetas.»
«Eso no importa. Preparen todas las tropas para aterrizar en Saleucami.»
―Grievous y un droide comandante OOM[fuente]

En el crucero ligero de Kenobi, el Alto General Jedi logró obtener ventaja sobre Grievous en su duelo usando la Fuerza para arrojarle al cyborg varios restos de los MagnaGuardias destruidos. El impacto empujó a Grievous hacia las ventanas delanteras del puente antes de que cayera sobre la silla del piloto. Kenobi le exigió a Grievous que se rindiera, pero en lugar de cumplir, el cyborg se lanzó hacia el Jedi, forzándolo a caer al piso antes de escapar del puente sellando la escotilla que tenía detrás. Cuando Kenobi comenzó a perforar la escotilla con su espada de luz, contactó a Skywalker para informarle de la situación. Skywalker decidió escoltar al Maestro Koth de vuelta a la lanzadera mientras que Gallia trataría de interceptar a Grievous antes de que pudiera escapar del crucero de Kenobi. Entretanto, la tripulación del puente del crucero regresó a sus consolas de mando siguiendo órdenes de Kenobi de desprenderse del destructor Confederado antes de que Grievous saliera de la nave. Kenobi, que había escapado del puente, corrió para alcanzar al general cyborg mientras que el Comandante Cody evaluaba el daño que sufrió su unidad durante el abordaje de Grievous. El Comandante Clon y sus hombres iban directo en el camino por el que Grievous había escapado y abrieron fuego contra el general apenas obtuvieron contacto visual con él. Grievous logró eludir a los clones y contactó al puente de su destructor, ordenándole que disparara a los motores del crucero y comenzara las preparaciones para un aterrizaje en Saleucami.[1]

Grievous vs Kenobi Saleucami.jpg

Kenobi se enfreta a Grievous en el tubo de acoplamiento.

Antes de que Grievous pudiera llegar al tubo de acoplamiento y volver a su destructor, uno de los hombres de Cody disparó el cable de su rifle bláster al general y lo electrocutó, dándole a los clones una oportunidad de acorralar al cyborg y amontonarse sobre él. Grievous hizo a los soldados a un lado y se dirigió al tubo de acoplamiento, pero fue perseguido dentro de éste por Kenobi, Cody, y varios clones. El destructor Separatista había empezado a dispararle a los motores del crucero, causando que el crucero ligero se tambaleara y se agitara incontrolablemente. Los temblores causaron que el tubo de acoplamiento se moviera a un ángulo empinado, lanzando a Grievous, Kenobi, y a los clones al suelo. El cyborg escapó tras un corto duelo con Kenobi e intentó asegurar la muerte del Jedi sellándolo dentro del tubo de acoplamiento dañado. Grievous fue detenido por Gallia, que se enfrentó a él en un duelo. Durante su pelea, el crucero de la República severamente dañado se inclinó muy por debajo del destructor Confederado, lo que provocó la ruptura del tubo de acoplamiento y exposición a todos los que estaban en su interior al vacío del espacio.[1]

Mientras Grievous huía de los Jedi distraídos, Gallia logró salvar a Kenobi y a Cody y llevarlos dentro del crucero usando un cable de aferramiento. Kenobi accedió de mala gana a abandonar la búsqueda de Grievous para escapar del destructor, y contactó a Skywalker para que preparara un punto de extracción de la nave. Él, Gallia, y Cody se reunieron con Skywalker en uno de los hangares del destructor y se fueron de la nave en la lanzadera Jedi. Mientras el daño al crucero de Kenobi causaba que explotara, Grievous abordó una nave de aterrizaje C-9979 para ir a la superficie de Saleucami. Durante el descenso, los restos del crucero destruido chocaron con la nave, haciendo que se derribara en una caída libre incontrolada hacia Saleucami.[1] Grievous y los droides a bordo de la nave de aterrizaje lograron huir de la colisión en múltiples cápsulas de escape que se esparcieron por una región amplia de Saleucami.[3] Los Jedi regresaron a la flota de la República para preparar la siguiente fase de la batalla, con Kenobi a la cabeza de la cacería de Grievous en la superficie mientras que Skywalker se hacía cargo de la escaramuza espacial.[1]

Desguace en la superficie

«¿Puedes determinar la zona de aterrizaje de la otra cápsula?»
«Podría calcularlo a dos o tres kilómetros de ella, señor.»
«Alerta a los hombres. Diles que encontramos el rastro.»
―El General Kenobi y el Comandante Cody, durante la búsqueda de la cápsula de Grievous[fuente]

Kenobi llegó a la superficie de Saleucami en una nave de asalto clase Acclamator I que llevaba consigo un contingente de clones y Ejecutores Tácticos Todo Terreno asignados a buscar en el planeta a Grievous y capturarlo. El Comandante Cody y el Capitán Rex estaban acompañando a Kenobi, y el capitán clon estaba liderando un escuadrón de soldados en speeders BARC. Mientras las fuerzas de Kenobi se dirigían a la nave de aterrizaje Confederada derribada, Grievous y los droides habían logrado escapar y se reagruparon para evaluar la situación. El transmisor de su cápsula había sido destruido en el aterrizaje, y sólo estaba funcionando otra cápsula de escape. Como no podía contactar a la flota Separatista en la órbita para ordenar una evacuación, Grievous y sus droides salieron en busca de la cápsula de escape que funcionaba. Durante el viaje hacia la cápsula, el cyborg cabalgó en uno de los reeks de Saleucami y usó a varios eopies para llevar provisiones, pero se rehusó a dejarle a los droides bajo su mando que montaran cualquiera de las criaturas o se detuvieran para cargar sus celdas de energía. Cuando uno de los droides de batalla B1 que lo acompañaba explicó que su batería estaba agotándose, Grievous lo despedazó con una de sus espadas de luz en señal de frustración.[3]

Saleucami forest.jpg

Droides comando en los humedales de Saleucami.

Las fuerzas de la República llegaron a la nave de aterrizaje destruida y buscaron entre sus restos, concluyendo que la colisión había tenido lugar poco tiempo antes. Kenobi le ordenó a Rex que se llevara a los soldados Jesse, Hardcase, y Kix a explorar en los humedales de Saleucami en sus speeders BARC mientras que él y Cody continuaban liderando los AT-TEs en su búsqueda a lo largo de los territorios áridos. Tras marcharse para cumplir su misión de exploración, el equipo de Rex fue atacado por un par de droides comando. Usando un rifle de francotirador, uno de los comandos le disparó al Capitán Rex en el pecho, haciéndolo caer de su speeder. Mientras Jesse y Hardcase perseguían y destruían a los droides, Kix, el médico del escuadrón, protegió al capitán herido. Después de una examinación precipitada, Kix decidió que necesitaría quitarle a Rex su armadura para ver la extensión completa del daño, pero el escuadrón primero quedó en buscar cobertura de posibles refuerzos enemigos. Al percatarse de que estaban en terrenos de una granja, los clones se dispersaron para buscarla. Mientras tanto, el General Kenobi, el Comandante Cody y el soldado Crys realizaron una robolobotomía en un droide de batalla inerte que encontraron cerca de la nave de aterrizaje derribada. Los registros de memoria del droide indicaban que la cápsula de escape en que había estado a bordo se había estrellado debido a una colisión cercana con otra cápsula durante su descenso. Usando esta información, Cody pudo determinar la ubicación de la otra cápsula de escape.[3]

El escuadrón de Rex llegó a la granja y fue recibido por Suu, la esposa twi'lek del dueño de la granja. Aunque inicialmente rechazó la petición de los hombres, eventualmente accedió a dejarles usar los bancos de su establo de eopie como cama en que pudieran atender a su capitán. Kix remedió a Rex de la mejor forma en que pudo con el uso de un parche de bacta para cubrir su herida; sin embargo, el capitán tenía un daño de nervios serio que dejaría su brazo izquierdo paralizado por un tiempo. Cuando llegó, Rex insistió en continuar con la búsqueda de Grievous, pero Kix se rehusó a permitir que el capitán dejara su lecho de enfermo improvisado. Tras una corta discusión y ser interrumpidos por Suu y su hija, Shaeeah, Rex aceptó a quedarse en el establo mientras que el resto de su escuadrón proseguía con la búsqueda bajo el mando de Jesse.[3]

Después de dejar la granja, Jesse, Kix y Hardcase fueron contactados por el General Kenobi, que había descubierto una segunda cápsula que presuntamente había llevado a Grievous a la superficie de Saleucami. Kenobi sospechaba que el general cyborg se dirigía hacia otra cápsula de escape y le ordenó a Jesse que se reuniera con él en la ubicación de Grievous. Grievous, entretanto, estaba acercándose a su destino, pero perdió varios droides de batalla cuando su potencia se agotaba y terminaban apagándose. Cuando se hizo de noche en Saleucami, Rex fue confrontado por el esposo de Suu, que había regresado de entregar su cosecha. El hombre era Cut Lawquane, y Rex no tardó en darse cuenta de que era un soldado clon que había desertado del Gran Ejército. A pesar de una tensión inicial entre los dos, Lawquane aceptó que Rex se quedara en su hogar para la cena y pasó tiempo con el soldado discutiendo sobre las razones por las qué desertar del ejército e intentó convencer a Rex de que las prácticas del GER eran contraproducentes para garantizar la libre voluntad. Rex estaba en desacuerdo, pero obtuvo un respeto avaro por Lawquanwe debido a la devoción que tenía con sus dos hijos, Shaeeah y Jekk.[3]

La cacería termina

«¿Se encuentra bien, señor?»
«No. Estamos otra vez donde empezamos.»
―El Comandante Cody y el General Kenobi, después del escape de Grievous[fuente]

Cuando Shaeeah y Jekk estaban jugando en el campo de Lawquane, ambos niños se toparon con una cápsula de escape que había sido expulsada de la nave de Grievous después de la batalla en la órbita. Sin saber lo que era, los dos entraron en la cápsula y activaron por accidente a todo el pelotón de droides comando serie BX que llevaba en su interior. Los niños asustados regresan a la granja y dicen que habían sido perseguidos por monstruos que salieron del "gran huevo" en el campo. Lawquane fue a investigar y descubrió que los comando—veinte en total—estaban rumbo a la casa. El ex soldado le dijo a Suu que se llevara a Jekk y a Shaeeah al piso de arriba de su casa y se escondiera con ellos ahí. Suu obedeció y se llevó a los niños para esconderse de los droides mientras que Rex y Lawquane se armaron preparados para llegada de los droides. Aunque el capitán quería ayudar a Lawquane, el granjero insistió en que podía manejarlo solo en el primer piso, pero que necesitaba a Rex arriba para que fuera la última línea de defensa para su familia.[3]

Rex aceptó y dejó a Lawquane en el primer piso. Los droides comenzaron a atravesar las puertas y ventanas, pero el granjero pudo eliminarlos fácilmente. No obstante, no tardaron en abrirse paso hasta el sótano y sorprendieron a Lawquane saliendo desde el suelo por una puerta. Mientras Lawquane era vencido por un comando y era sepultado por las vigas de soporte que se habían caído del techo de la casa durante el enfrentamiento, varios de los droides subieron empezaron a subir las escaleras, donde se encontraron a Rex. El clon destruyó a los droides pero fue atacado por un comando que se le acercaba. Rex cayó por una grieta en el segundo piso mientras la integridad de la familia se debilitaba a causa del fuego de bláster proveniente de la batalla de Lawquane abajo. El capitán cayó cerca de Lawquane y casi murió a manos de un comando atacante, pero fue salvado por el granjero, que le disparó al droide en la cabeza. Habiendo destruido todos los droides, la familia pudo preservar el alivio.[3]

Saleucami final duel.jpg

Los Generales Kenobi y Grievous se baten en un duelo en la superficie del planeta.

En otra parte del planeta, el General Grievous llegó a donde estaba la última cápsula de escape. Mientras que los droides de batalla B1 en la cápsula transmitían una señal de auxilio a la flota en órbita, Grievous se preparó para luchar contra Kenobi y sus fuerzas, que rápidamente se estaban acercando a su posición. Apenas las fuerzas de la República estuvieron a su alcance, los droides bajo el mando del cyborg abrieron fuego contra los caminantes AT-TE de Kenobi. El caminante en el que iba el General Jedi fue destruido inmediatamente por un misil, mientras que el otro disparó su cañón de defensa masiva para bloquear el fuego próximo. Jesse, Kix, y Hardcase llegaron al campo de batalla y se enfrentaron a los droides a bordo de sus speeders BARC mientras que un transporte clase Sheathipede Confederado de la flota llegaba para recoger a Grievous y sacarlo a salvo de la zona de combate.[3]

Kenobi fue alertado de la llegada del transporte y le ordenó al AT-TE restante que lo destruyera. Aunque el caminante logró impedir que la lanzadera aterrizase, su cañón se sobrecalentó y no pudo hacer nada más. Los pilotos droides aprovecharon la oportunidad para acercarse a la posición de Grievous, obligando a Kenobi a unirse a la refriega. El Jedi embistió contra el cyborg, destruyendo a varios de sus droides protectores antes de combatir al mismo Grievous. Los dos se batieron en duelo por un tiempo corto, pero Grievous logró escapar de Kenobi arrojándole la capa a su cara y escalando el costado de la cápsula de escape derribada. Cuando Kenobi intentó perseguirlo, Grievous ordenó que la lanzadera abortara sus procedimientos de aterrizaje y sólo volara lejos del campo de batalla. El cyborg llegó a la parte superior de la cápsula y disparó un cable de arrastre instalado en su brazo hacia el casco del transporte a punto de partir. La lanzadera se alejó hacia el cielo con Grievous colgando de ésta y desviando disparos de los soldados clones más abajo. Cuando el Comandante Cody llegó a la ubicación de Kenobi para revisar el estado del general, el Jedi pidió al clon que contactara a la flota en órbita y que tratara de interceptar la nave. Sin embargo, el General Kenobi entendía bien que Grievous había logrado eludirlo nuevamente.[3]

Consecuencias

«¿Capitán Rex, va a delatar a mi esposo?»
«Perdona, Suu, es mi deber…pero en mi condición actual, tal vez no recordaré nada de lo sucedido.»
―Suu y el Capitán Rex[fuente]
RexLawquaneAndFamily.jpg

El Capitán Rex se despide de la familia Lawquane.

A la mañana siguiente, las fuerzas de la República que quedaban en la superficie de Saleucami se reagruparon y empezaron a abordar una nave de asalto clase Acclamator para salir del mundo. En la granja de Lawquane, el Capitán Rex se preparaba para irse y reunirse con sus hombres. Mientras cargaba un eopie que le había prestado la familia con provisiones, Suu le preguntó si pensaba reportar a su esposo con las autoridades de la República a causa de su deserción. Rex admitió que seguía siendo su deber, pero que lo más probable era que no "recordaría" el encuentro debido a sus heridas. La twi'lek le agradeció a Rex por el gesto y el capitán fue contactado por el General Kenobi. El Jedi lamentaba que Rex se había perdido la pelea con Grievous, pero el Capitán Clon le aseguró a Kenobi que no había malgastado el tiempo. Entonces el capitán se fue de la granja para volver a la guerra y dejar a la familia Lawquane en paz.[3]

A pesar de que Grievous fue derrotado allí, Saleucami volvió a caer en manos de la Confederación durante los Asedios del Borde Exterior, en los escenarios posteriores de la guerra de secesión.[5]

Entre bastidores

La primera batalla de Saleucami apareció en los episodios nueve y diez de la segunda temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars. Los episodios, respectivamente titulados "Grievous Intrigue" y "The Deserter", fueron los únicos de la temporada en que apareció el General Grievous, a pesar de su rol como un personaje frecuente e importante durante la primera temporada de la serie. Los capítulos y la batalla también sirvieron como medios de introducir a dos personajes preexistentes a la serie—los Maestros Jedi Adi Gallia y Eeth Koth. A Koth, de quien anteriormente se había confirmado haber muerto durante la Batalla de Geonosis,[6] se le reconoció que había sobrevivido específicamente para que apareciera en "Grievous Intrigue".[7]

Además de los personajes, la batalla también introdujo a tres nuevos modelos de nave estelar a la serie. Aunque el más grande, el destructor Separatista que aparece en "Grievous Intrigue" fue inspirado por el diseño del destructor ligero clase Recusante Confederado, que se vio primero en Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith. Las otras dos naves—el crucero ligero de la República y la lanzadera diplomática Jedi—eran completamente nuevas para tanto la serie The Clone Wars como para el canon de Star Wars.[4]

Aunque la batalla nunca es llamada así de manera específica por cualquier fuente, este artículo se refiere a ella como la "primera batalla de Saleucami" debido a que es la segunda presentación de un conflicto en ese mundo. La primera batalla en aparecer en Saleucami fue vista en The Siege of Saleucami, un arco de historia de la serie de comics Star Wars: Republic, y fue vista brevemente en La Venganza de los Sith. Ese conflicto, conocido como la "Batalla de Saleucami" y el "Asedio de Saleucami", tiene lugar en los últimos escenarios de la guerra, mucho después de la batalla vista en The Clone Wars. Debido a la colocación cronológica de el conflicto preexistente, este artículo adoptó el título conjetural de "primera batalla de Saleucami" para el suceso aparecido en The Clone Wars.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar