Fandom

Star Wars Wiki

Pre Vizsla

24.178páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir
Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 
«Yo soy Pre Vizsla, del Clan Vizsla. La Guardia de la Muerte está aquí para salvaros de estos criminales intergalácticos que amenazan nuestra gran ciudad. Esto es la guerra, y nosotros venceremos. Uníos a mí, y dejad que defendamos Mandalore de estos criminales. ¡Necesitamos acción, no pacifismo!»
―Pre Vizsla, al pueblo de Mandalore[fuente]
Pre Vizsla fue un humano del planeta Mandalore y el líder de la Guardia de la Muerte durante las Guerras Clon. Buscando derrocar a la duquesa Satine Kryze y su gobierno pacifista de los Nuevos Mandalorianos, para restablecer las tradiciones guerreras de Mandalore, Vizsla se alió en secreto con el Conde Dooku y la Confederación de Sistemas Independientes. Mientras gobernaba la luna de Mandalore, Concordia, y mantenía lealtad a Satine en público, Vizsla lideró la Guardia de la Muerte mientras ésta estaba escondida en los campos de minas de Concordia. Los ataques de la Guardia de la Muerte en Mandalore se incrementaron cuando el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi llegó a Concordia con Kryze siguiendo la pista de la organización terrorista. Cuando Kenobi descubrió la base secreta de la Guardia de la Muerte, Vizsla se enfrentó a él junto a otros guerreros mandalorianos y se reveló a sí mismo como el líder de la banda. Tras luchar contra Kenobi en un corto duelo, Vizsla le obligó a él y a Satine a abandonar Concordia.

Vizsla conspiró con el senador mandaloriano Tal Merrik para capturar a Kryze durante su viaje a Coruscant, donde ella pretendía hablar ante el Senado Galáctico, pero Merrik fue derrotado antes de poder completar su misión. Reuniendo a un ejército de la Guardia de la Muerte en Concordia como preparación a un asalto sobre Mandalore, Vizsla fue forzado a esperar hasta que el complot de Dooku para volver a Mandalore contra la República Galáctica fuese completado. Vizsla envió a un asesino a Coruscant para matar a Kryze, puesto que su muerte llevaría al Senado a autorizar una invasión militar en Mandalore — lo cual permitiría a la Guardia de la Muerte ganarse el favor del pueblo de Mandalore para "liberarlo" de la República. Sin embargo, el asesino falló, y el complot fracasó, con el Senado votando contra la ocupación de Mandalore. A la luz de los acontecimientos, Vizsla fue forzado a posponer su ataque sobre Mandalore, puesto que sus fuerzas no podrían mantener el control del planeta sin el apoyo del pueblo.

Eventualmente, Vizsla mantuvo varias desavenencias con Dooku, y se enfrentó a él en un duelo, obteniendo una cicatriz en la cara como resultado. A continuación, Vizsla y la Guardia de la Muerte se exiliaron a Carlac, donde permanecieron ocultos. Tras hacer un pacto con Lux Bonteri, hijo de una senadora separatista asesinada por Dooku, el joven llegó a Carlac con la ubicación del Conde Dooku y en compañía de la Padawan Ahsoka Tano, con la intención de vengarse de Dooku con la ayuda de Vizsla. Sin embargo, Vizsla descubrió le identidad de Ahsoka y peleó contra ella, tras lo cual la Padawan escapó junto a Bonteri, esfumándose la posibilidad de vengarse de Dooku.

En algún momento, Vizsla y sus soldados se encontraron con una cápsula de escape perdida en el espacio profundo en la que se hallaban el Lord Sith Darth Maul y su hermano Savage Opress. Gracias a su odio en común hacia Obi-Wan Kenobi, Vizsla y Maul planearon vengarse del Maestro Jedi y planearon la conquista de Mandalore. Reuniendo un ejército de Hutts, pykes y el Sol Negro, Vizsla y Maul atacaron Sundari, permitiendo a la Guardia de la Muerte actuar como héroes deteniendo a los criminales tras el fracaso de las fuerzas de la duquesa Satine. Con el apoyo del pueblo mandaloriano, Vizsla derrocó a Satine y se nombró a sí mismo Primer Ministro reclamando también el título ancestral de Mand'alor. También traicionó a sus aliados Sith, que fueron apresados pero consiguieron escapar. Maul retó a Vizsla a un duelo para que el vencedor fuese proclamado líder verdadero de los mandalorianos. Tras un duelo largo y difícil, Maul derrotó a Vizsla y lo ejecutó por su fracaso, reclamando el liderazgo de la Guardia de la Muerte.

Biografía

Líder de la Guardia de la Muerte

«Durante generaciones, mis ancestros lucharon orgullosamente como guerreros contra los Jedi. Ahora, esta mujer mancilla el buen nombre de los mandalorianos. Defiéndela, si quieres.»
―Pre Vizsla a Satine Kryze y Obi-Wan Kenobi[fuente]
Clonewarsdeathwatch.jpg

Vizsla y varios miembros de la Guardia de la Muerte durante las Guerras Clon.

Pre Vizsla fue un humano mandaloriano nacido en el planeta Mandalore, que vivió durante las Guerras Clon. Alrededor del 22 ABY, Vizsla se había convertido en el líder de la Guardia de la Muerte, un grupo disidente que se oponía al gobierno pacifista de la duquesa Satine Kryze y los Nuevos Mandalorianos, un gobierno que según Vizsla deshonraba las viejas tradiciones guerreras mandalorianas. Mientras en secreto lideraba la Guardia de la Muerte, Vizsla apoyó públicamente a Satine, aparentemente renunciando a la ideología del Clan Vizsla, y se convirtió en uno de sus aliados de más confianza. Alcanzando la posición de gobernador de la luna de Mandalore, Concordia — una provincia separada que operaba al margen del gobierno de los Nuevos Mandalorianos — Vizsla convirtió a varios campos de minas abandonados en áreas secretas de establecimiento de la Guardia de la Muerte.

Eventualmente Vizsla pasó a poseer un sable oscuro, que sus ancestros habían robado del Templo Jedi durante la caída de la Antigua República. En consecuencia, muchos Jedi habían muerto a manos del sable. Vizsla deseaba reiniciar la lucha entre los Jedi y los mandalorianos, puesto que ambas facciones habían sido enemigas en el pasado. Para derrocar a la duquesa Satine y a los Nuevos Mandalorianos, Vizsla se alió con el Conde Dooku y la Confederación de Sistemas Independientes, que prometieron respaldar a Vizsla en su lucha por controlar Mandalore. La Guardia de la Muerte comenzó a llevar a cabo actos terroristas en Mandalore, especialmente en su capital, Sundari, y en el planeta vecino de Kalevala, para aumentar el descontento de la población con el gobierno de Satine. El propio Vizsla mantuvo la confianza de Kryze aparentando encabezar la búsqueda de la Guardia de la Muerte para que sus guerreros fuesen capturados.

Campaña por Mandalore

Lealtad al descubierto

Pre Vizsla: «Prometió apoyar a las fuerzas de la Guardia de la Muerte para poder derrocar a la duquesa Satine y a su débil gobierno amante de la paz.»
Dooku: «Y pretendo cumplir mi promesa.»
— Pre Vizsla y el Conde Dooku [fuente]
Clonewarsmandodooku.png

Vizsla conspira con el Conde Dooku.

Cuando un saboteador mandaloriano atacó un crucero de la República Galáctica, llegó el rumor al Senado Galáctico de que la duquesa Satine Kryze estaba formando su propio ejército para ayudar a la Confederación de Sistemas Independientes, y Mandalore recibió al Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, quien llegó por orden del Consejo Jedi para investigar una hipotética traición de los mandalorianos. Al enterarse de la presencia de Kenobi en Mandalore, Vizsla contactó vía holograma con el Conde Dooku desde una base secreta de la Guardia de la Muerte en la luna Concordia, preocupado por la presencia de Kenobi. En un principio, Vizsla no entendió la indiferencia de Dooku ante la llegada de Obi-Wan, y recordó al Conde su promesa de ayudarle a derrocar a Satine y a su gobierno, afirmando que si la República intervenía, la Guardia de la Muerte no podría tomar el control de Mandalore. Dooku le aconsejó ser paciente, proclamando que la implicación de la República en asuntos mandalorianos, combinado con una futura orden del Senado de enviar tropas para pacificar Mandalore, sembraría el descontento entre los mandalorianos, provocando que se rebelaran. Entonces Vizsla se dio cuenta de que el plan de Dooku consistía en hacer ver a la Guardia de la Muerte como un grupo de libertadores, y decidió fortalecer la acción insurgente del grupo.

Eventualmente, el gobernador Vizsla y varios de sus guardias dieron la bienvenida a Kenobi y a Kryze en un hangar del complejo gubernamental de Concordia cuando ambos llegaron para entregar el cadáver de un terrorista concordiano. Tras ser presentado a Kenobi, Vizsla intentó refutar los rumores de una alianza de Satine con los separatistas, a lo que Kenobi respondió que su cometido era averiguar la verdad. Entonces Vizsla se ocupó del cadáver del terrorista, que se había suicidado para no ser capturado, y ordenó a sus hombres que se hicieran cargo de él. Luego, mientras Vizsla escribía una carta de condolencia a la familia del terrorista, llegó Satine, quien dijo que Kenobi llegaría en cuanto acabase de meditar. Satine compartió su preocupación acerca de que alguien estaba transmitiendo información falsa a la República acerca de que la Guardia de la Muerte iba a apoderarse de Mandalore y sospechaba que alguien externo estaba ayudando al grupo disidente. Vizsla especuló con que la Alianza Separatista podía ser ese grupo externo y sugirió que Satine podía ser el objetivo de los separatistas debido a su cargo de líder del Consejo de Sistemas Neutrales, que se oponía a los deseos de conquistar la galaxia de los separatistas.

A medida que el tiempo pasaba, Vizsla notó que el General Kenobi llevaba mucho más tiempo meditando de lo que él esperaba y sugirió empezar a comer sin él, pero Kryze — quien había contactado en secreto con Kenobi, cuyas investigaciones habían hecho que fuese capturado por la Guardia de la Muerte — se excusó ante el gobernador y se marchó. Satine afirmó que necesitaba algo de aire fresco y rechazó educadamente la oferta de Vizsla de acompañarla al exterior. De nuevo asumiendo su posición de líder de la Guardia de la Muerte, Vizsla llegó llevando una armadura mandaloriana al lugar en que Kenobi había sido retenido. Cuando Kenobi — que había sido rescatado por la duquesa — y Kryze salieron del hueco de un ascensor cercano al campo en el que Vizsla y sus hombres estaban esperando, la Guardia de la Muerte abrió fuego contra ellos. Vizsla ordenó a tres de sus hombres detener a Kenobi, pero el trío fracasó en su labor. Decidiendo ocuparse del asunto personalmente, Vizsla ordenó al resto de sus tropas evacuar Concordia. Cuando tres naves de la Guardia de la Muerte hubieron partido, Vizsla y varios de sus hombres avanzaron hacia Obi-Wan y Satine.

Kenobi vs Vizsla.jpg

Pre Vizsla se enfrenta a Obi-Wan Kenobi en Concordia.

Mientras se acercaba, Vizsla disparó a uno de sus hombres que no había podido detener a Kenobi, disgustado por el fracaso de su subordinado. Kenobi se puso al descubierto y Vizsla siguió avanzando sin sus guardias, quitándose el casco y revelando su identidad como líder de la Guardia de la Muerte. Ignorando la sorpresa de Satine al conocer su traición, Vizsla se dirigió a Kenobi, proclamando que Kryze había mancillado el buen nombre de los mandalorianos con su gobierno pacifista. Devolviendo a Kenobi su sable de luz, que sus hombres le habían confiscado durante su captura, Vizsla activó su sable oscuro, que sus ancestros habían robado del Templo Jedi tiempo atrás. Se inició un duelo de sables de luz, con ambos combatientes atacando y defendiéndose sin cesar. Vizsla fue dos veces obligado a retroceder por Kenobi, primero por un empujón de la Fuerza que lo lanzó varios metros atrás, y luego por un golpe que hizo que se le cayera el sable oscuro. Sin temor, Vizsla siguió peleando contra Kenobi empleando técnicas de combate cuerpo a cuerpo, logrando finalmente recuperar su sable caído.

Esta vez, Vizsla usó su mochila propulsora para alcanzar una gran altitud y aventajar a Kenobi en la lucha, pero el Jedi saltó y le interceptó en el aire, haciéndolo caer al suelo. Poniéndose en pie, Vizsla decidió no perseguir de nuevo a Kenobi y ordenó a sus guerreros acabar con el Maestro Jedi ellos mismos. Tres miembros de la Guardia de la Muerte lanzaron varios misiles, y Kenobi y Kryze fueron obligados a retirarse, saltando por el hueco de un ascensor para evitar la subsiguiente explosión. Los tres guerreros preguntaron si debían perseguir a Kenobi; Vizsla les ordenó no hacerlo, puesto que no tenían tiempo, pero afirmó que se encargarían de la duquesa muy pronto.

Tras escapar de Concordia, Kenobi y Satine regresaron a Mandalore, desde donde partieron a Coruscant a bordo del Coronet con una escolta de la República, de modo que Satine pudiera hablar ante el Senado Galáctico en persona. Vizsla conspiró con el senador mandaloriano Tal Merrik, un agente de la Guardia de la Muerte y uno de los pasajeros del Coronet, para capturar a Kryze. Eventualmente Merrik informó de su éxito al tomar a Satine como rehén, y solicitó refuerzos para poder abandonar el Coronet. Complacido por el éxito de Merrik, Vizsla le informó de que había enviado fuerzas separatistas para cubrir su escape. En la batalla que tuvo lugar en el Coronet, sin embargo, Merrik fue asesinado, apuñalado por la espalda por Anakin Skywalker, uno de los Jedi que escoltaban a Satine. Satine logró llegar a salvo a Coruscant, dejando a la Guardia de la Muerte con otro intento de asesinato fallido.

Preparaciones para la batalla

Dooku: «Con tu ejército de la Guardia de la Muerte en posición, todo lo que necesitamos es sentarnos y esperar.»
Pre Vizsla: «¿Pero hasta cuando? Mis hombres están ansiosos por luchar.»
Dooku: «Considerando el plan que acabamos de poner en marcha, te aseguro, que la República os obligará a participar en la lucha que esperáis. »
— El Conde Dooku y Pre Vizsla[fte.]
VizslaArmy.png

Vizsla y su ejército de mandalorianos se comunican con el Conde Dooku desde su base en Concordia.

Tras los ataques fallidos contra Satine Kryze, Vizsla movilizó al ejército de la Guardia de la Muerte en Concordia como preparación para conquistar Mandalore. El ejército estaba mayormente compuesto por soldados mandalorianos pero también estaba reforzado por Tanques Blindados de Asalto separatistas. Con su ejército en posición, Vizsla contactó con el Conde Dooku, quien se encontraba junto a su flota en algún lugar del espacio. Vizsla estaba impaciente, y sus hombres ardían en deseos de combatir, pero Dooku le recordó la existencia de un plan para manipular al Senado Galáctico y que éste ordenara la invasión de Mandalore — lo que permitiría a la Guardia de la Muerte parecer liberadores frente a la ocupación de la República Galáctica y conseguiría el apoyo de la gente. Dooku ordenó a Vizsla enviar a un asesino a Coruscant, puesto que Satine debía morir para que el plan tuviera éxito.

Después de fallar dos veces en el asesinato de Satine, el asesino dijo a Vizsla que aparentemente había matado a un informante que se encontraba junto a Satine. Vizsla reiteró la necesidad de encontrarla, destacando que la información que Satine conocía gracias al informante podía comprometer su plan. Sin embargo, al cabo de un tiempo Vizsla y sus soldados se enteraron de que el Senado Galáctico al final había votado contra la invasión de Mandalore, eliminando la oportunidad de la Guardia de la Muerte de ganarse el apoyo de la población. Enfadado, Vizsla caminó entre sus hombres — a quienes había ordenado dispersarse — y contactó con Dooku. Vizsla usó al Conde como objetivo de su frustración y reafirmó su intención de continuar con su ataque. Dooku le aconsejó no emprender esa acción — ya que la Guardia de la Muerte sólo sería capaz de mantener el control de Mandalore durante no más de un día sin el apoyo de la población. Dooku mencionó la inexperiencia de Vizsla en combate, atribuyéndola a su temeridad, y declaró que había otras maneras de lograr su objetivo.

Complot contra Dooku

«¿Ves ésta cicatriz? Fue un regalo de despedida del Conde Dooku.»
―Pre Vizsla[fuente]
Tras la misión fallida de intentar conquistar Mandalore, Vizsla se reunió con el Conde Dooku en persona. Vizsla consiguió enfurecer al Lord Sith hasta el punto de que éste encendió su sable de luz y cortó a Vizsla a lo largo de toda su mejilla izquierda, dejando una prominente cicatriz en su cara. Furioso, Vizsla rompió sus vínculos con Dooku y los separatistas y juró asesinar al Conde. La Guardia de la Muerte, encontró refugio en el planeta Carlac, tomando a los nativos Ming Po como rehenes y apropiándose de sus mujeres y recursos.


VizslaDuelsAhsokaOnCarlac-AFIN.jpg

Vizsla se enfrenta a Ahsoka Tano.

Eventualmente, Vizsla se alió con Lux Bonteri un joven separatista de Onderon que también quería vengarse de Dooku por haber matado a su madre, Mina Bonteri. Vizsla envió a Bonteri a Mandalore, donde se estaban produciendo conversaciones de paz entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes, con la duquesa Satine Kryze como anfitriona. Acusando abiertamente a Dooku de asesinato durante la reunión, Lux consiguió que el Conde lo atendiera en privado vía holograma; eso permitió a Bonteri usar un holorastreador, revelando la posición del Sith. Bonteri se reunió con la Guardia de la Muerte en Carlac, donde debía entregar a Vizsla las coordenadas.

Para la sorpresa de Vizsla, sin embargo, Bonteri se llevó consigo a la Jedi Ahsoka Tano, quien fingió ser la prometida de Bonteri, y al droide astromecánico R2-D2. Vizsla fue engañado inicialmente por Tano, y le dio la bienvenida a las filas de la Guardia de la Muerte. Esa noche, durante un festín, varios Ming Po se acercaron a Vizsla, exigiendo la liberación de sus mujeres, que estaban siendo usadas como esclavas, y exigiendo la retirada de la Guardia de la Muerte del planeta. Aparentemente, Vizsla accedió a las demandas de los nativos, jurando abandonar el planeta a la mañana siguiente. Al día siguiente, Vizsla comenzó a masacrar a los nativos, ordenando a sus hombres quemar su aldea, para horror de Bonteri.

Ahsoka se reveló como una Jedi e hizo frente a varios guerreros mandalorianos antes de ser subyugada. Al regresar a su campamento, Vizsla expresó su enfado hacia Bonteri por haber traído a una Jedi. A pesar de las súplicas de Bonteri, Vizsla quiso ejecutar a Ahsoka. Bonteri acusó a Vizsla de asesino y de no tener honor, a lo que Vizsla respondió que el chico era igual que él, ya que también había querido asesinar a Dooku. Bonteri insistió en que él sólo quería justicia, no venganza. Entonces, Vizsla dijo que al igual que Bonteri quería justicia por la muerte de su madre, él quería justicia por los crímenes de la Orden Jedi contra Mandalore. Antes de que Vizsla pudiera ejecutar a Ahsoka, R2-D2 creó una distracción y entregó a Ahsoka sus sables de luz. Tras liberarse, Ahsoka peleó con Vizsla; pero después de que la Jedi consiguiera hacer explotar la mochila propulsora de Vizsla, ella y Bonteri escaparon.

Una alianza inestable

Bo-Katan: «¿Nos deshacemos de ellos?»
Pre Vizsla: «No. Quiero escuchar su historia. Si son enemigos de los Jedi, entonces son amigos míos. »
— Bo-Katan y Pre Vizsla, acerca de Darth Maul y Savage Opress [fuente]
UneasyAlliance-Eminence.png

Vizsla y Maul forjan una alianza en base a su animadversión hacia Obi-Wan Kenobi.

Tras los acontecimientos de Carlac, Vizsla y la Guardia de la Muerte establecieron una base en la luna de Zanbar, y otra vez más empezaron a conspirar para derrocar a la duquesa Satine Kryze, para restaurar la tradición guerrera mandaloriana.

Durante una expedición, la Guardia de la Muerte se encontró con una cápsula de escape que contenía a dos fugitivos: Darth Maul y Savage Opress, una pareja de hermanos zabrak que afirmaban ser los verdaderos Señores de los Sith, y que se encontraban gravemente heridos tras una derrota previa a manos de Obi-Wan Kenobi. A pesar de la sugerencia de Bo-Katan Kryze de ejecutar a los hermanos, Vizsla decidió perdonarles la vida, dándose cuenta de que tenían un enemigo común, los Jedi, y viendo la posibilidad de una alianza con los hermanos.

Vizsla hizo llevar a los hermanos hasta el campamento de la Guardia de la Muerte en Zanbar, donde Maul recibió unas nuevas piernas cibernéticas para substituir las anteriores, que habían sido elaboradas por la Madre Talzin, y Savage quedó provisto de un brazo artificial para sustituir el que le había cortado Obi-Wan Kenobi. Maul y Vizsla vieron un enemigo común en Kenobi, y forjaron una inestable alianza.

Tras la creación de su alianza, Vizsla insistió en atacar Mandalore, afirmando que poseía suficientes hombres para conquistar Mandalore, y que éstos esperaban órdenes. Sin embargo, Maul creyó que los guerreros mandalorianos todavía no estaban preparados para conquistar Mandalore. Como alternativa, Maul sugirió conseguir la ayuda del Sol Negro, cuya sede estaba en Mustafar, para comenzar a crear un ejército. Vizsla, así como otros miembros de la Guardia de la Muerte, viajó al planeta. Allí se reunieron con los líderes del Sol Negro, que se burlaron de Vizsla y los zabrak, manifestando que ellos no eran mercenarios que se pudieran contratar. Sin embargo, cuando Opress mató a los líderes del Sol Negro, Ziton Moj decidió unirse a Maul.

ShadowCollectiveHutts.jpeg

Jabba el Hutt acepta unirse a la Sombra Colectiva.

Tras la rendición del Sol Negro, Vizsla pensó que ya habían reunido los recursos que necesitaban para su causa. No obstante, Maul y Vizsla discutieron acerca de cómo tomar el control de Mandalore, poseyendo cada uno una visión distinta del modo de alcanzar el éxito. Enfadado por que Maul todavía estuviera formando un ejército, Vizsla acabó aceptando las órdenes de Maul, aunque comenzó a conspirar para tomar el control de los acontecimientos. Poco después de volver a Zanbar, el Sindicato Pyke, liderado por Lom Pyke, se dispuso a unirse a ellos para derrocar a Satine.

Después de que los pykes se unieran a la Sombra Colectiva de Darth Maul, se dirigieron a Nal Hutta para lograr la ayuda del Gran Consejo Hutt. Al fracasar las negociaciones, los cazarrecompensas Dengar, Embo, Sugi y Latts Razzi atacaron a los hermanos y a Vizsla, hasta que Bo-Katan y los Búhos Nocturnos acudieron en su ayuda. Mientras Bo-Katan y sus guerreros hacían frente a los guardias de los Hutt; Vizsla, Maul y Savage se enfrentaron a Sugi y Embo. Tras terminar la lucha, los cazarrecompensas escaparon, pero los guerreros mandalorianos consiguieron capturar a Oruba el Hutt. Después de que Oruba sólo les dijera que Jabba se encontraba en su palacio de Tatooine, Maul ordenó a Savage que lo ejecutara.

Pronto, la Guardia de la Muerte lanzó un ataque sobre el Palacio de Jabba, ofreciendo al Hutt una última oportunidad de unirse a ellos. Tras ver brevemente lo que era capaz de hacer la Sombra Colectiva, los Hutt accedieron a unirse a ellos. Sin embargo, en el exterior del palacio Vizsla dijo a Bo-Katan que estuviera alerta, puesto que en cuanto hubieran conquistado Mandalore matarían a Maul y Opress junto a la duquesa.

La toma de Mandalore

«Escucha, duquesa. ¿Oyes a la gente? Claman por un cambio. Tu débil gobierno sobre Mandalore está terminando. ¡La resurrección de nuestro pasado guerrero está a punto de comenzar!»
―Pre Vizsla, a Satine Kryze[fuente]
MaulCaptured.jpeg

Vizsla y Bo-Katan capturan a Darth Maul.

Cuando la Sombra Colectiva estuvo completamente formada, Darth Maul asumió de modo indirecto el mando de la Guardia de la Muerte, haciendo que Vizsla y Bo-Katan Kryze conspiraran para matarlo. Usando su ejército para atacar a varios objetivos en la capital Sundari, Maul envió a Vizsla y a la Guardia de la Muerte para 'capturar' a su ejército y llevarlo ante la justicia, actuando como salvadores. Vizsla se ganó el apoyo de la gente demostrando que la duquesa era incapaz de protegerles. Arrestó a Satine Kryze, y cuando Maul llegó a la ciudad, Vizsla le informó de que no tenía ninguna intención de expandir su éxito a otros dos mil sistemas estelares neutrales. Maul fue arrestado por los hombres de Vizsla, pero antes de que él y Savage Opress fueran llevados a una cárcel, Vizsla prometió que cumpliría con su promesa de matar a Obi-Wan Kenobi, a pesar de que Maul estuviera encarcelado.

Caída

«Tal como dijiste, sólo el más fuerte gobernará. »
―Vizsla admitiendo su derrota ante Darth Maul antes de ser decapitado por el Lord Sith[fuente]
ThereCanBeOnlyOne-SoR.png

Los miembros de la Guardia de la Muerte contemplan impactados el cuerpo de Vizsla después de haber sido decapitado por Maul.

Después de apresar a Darth Maul y Savage Opress, Vizsla procedió a autoproclamarse Mand'alor. Pero para la sorpresa de Vizsla, Maul y Opress, además de Almec, consiguieron escapar de la cárcel. Al entrar en la sala del trono, Maul retó a Vizsla a un duelo en combate singular, lo cual Vizsla aceptó. Entonces, Vizsla dijo a Bo-Katan Kryze que entregase a Maul su sable de luz. Con un grito de guerra, Vizsla cargó contra el zabrak y ambos emprendieron una brutal pelea. Lucharon por toda la sala del trono, con Vizsla usando su mochila propulsora, sus blásteres, granadas y su sable oscuro para intentar derrotar a Maul, tal como había hecho con Obi-Wan Kenobi tres años antes. El impredecible estilo de lucha de Vizsla le permitió tomar la delantera en el combate, pero eventualmente, Maul demostró ser el más fuerte. Obligó a Vizsla a ponerse de rodillas, y usando el sable oscuro, lo decapitó.

Legado

Después de la muerte de Vizsla a manos de Darth Maul, Almec sucedió a Vizsla como Primer Ministro de Mandalore. Almec declaró ante la multitud que Vizsla había sido asesinado por la duquesa Satine Kryze, y que la gente de Mandalore debía recordarlo como un héroe que les había salvado en tiempos de necesidad mientras Kryze huía. Mientras tanto, Maul se apropió del sable oscuro y se declaró a sí mismo líder de la Guardia de la Muerte. Algunos miembros de la Guardia de la Muerte se doblegaron ante Maul, pero otros, incluyendo a Bo-Katan Kryze y los Búhos Nocturnos, rechazaron obedecer a un extranjero y permanecieron leales a la memoria de Vizsla. El conflicto entre ambas facciones culminó en la Batalla de Sundari.

Apariciones

Fuentes


Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar