Fandom

Star Wars Wiki

Misión al Templo Jedi de Lothal

23.961páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

La Misión al Templo Jedi de Lothal se hizo cuatro años antes de la Batalla de Yavin, cuando Kanan Jarrus y Ezra Bridger partieron en una misión al Templo Jedi de Lothal para probar la predisposición de Bridger para ser entrenado como Jedi. Debido a que Bridger soltó un Fyrnock contra El Inquisidor en Fort Anaxes para ayudar al escape de sus compañeros sin haber abordado las consecuencias del lado oscuro antes quedó sacudido. Al principio lo mantuvo a sí mismo, pero finalmente se reincorporó a las actividades normales de la tripulación. Jarrus, sin embargo, seguía preocupado sobre las indulgencias oscuras de su Padawan. Bridger recorrió el templo solo, donde se vio obligado a enfrentarse a sus miedos de ser abandonado. Estos temores se manifestaron como visiones de El Inquisidor matando a Jarrus y a los otros rebeldes. Ezra esperó este miedo y fue guiado por la voz del Maestro Jedi Yoda, quien también guió a Jarrus a través de su temor de que él era un maestro inadecuado para Ezra. Bridger pasó en última instancia, sus pruebas, recibió un cristal kyber, y construyó su propio sable de luz.

Bases

Phantom Path of the Jedi.png

Rebeldes llegando al Templo

A raíz de la confrontación con el Inquisidor en Fort Anaxes, Kanan Jarrus quedo preocupado acerca de su Padawan, Ezra Bridger, después que el chico entro ligeramente en el lado oscuro de la fuerza para escapar del Inquisidor. Cuando entra al cuarto su compañero Garazeb Orrelios, dice a Jarrus que Bridger no está allí. Desconocido para Jarrus, Bridger venia de regreso hacia el espíritu, después de pasar tiempo con su compañera tripulante Sabine Wren. Mientras tanto, Jarrus vuelve a su propio aposento donde abre su holocrón, que contiene un mapa de todos los templos Jedi en la galaxia.

Bridger llega y entra en el cuarto de su maestro y se disculpa por perderse el entrenamiento. Jarrus le da una conferencia sobre cómo su tardanza y falta de atención son indicativos de los problemas en su formación. Dado y teniendo en cuenta lo que ocurrió en Fort Anaxes, Jarrus dice que él necesita saber si está listo para enfrentarse a una prueba que puede determinar si el niño está destinado a convertirse en un Jedi. Bridger se sorprendió, pues creía que era un Jedi, pero Jarrus le recuerda que él solo tiene el potencial para convertirse en uno. Jarrus explica que Bridger aún carece de la disciplina y el enfoque, algo con lo que Bridger no discrepo, porque él creció como un huérfano sin reglas ni estructura. Sin embargo, Bridger quiere convertirse en el Jedi que Jarrus cree que puede ser. Jarrus le dice que su propio maestro, Depa Billaba, nunca hubiera dejado a Bridger salirse con este tipo de errores; Bridger bromea que su Maestro probablemente intentó lo mismo con Billaba. Independientemente de lo que costase Jarrus está dispuesto a darle una segunda oportunidad, y ordena a su aprendiz para preparar su traslado al Fantasma, para la salida. Cuando Bridger se dirigía hacia el fantasma, Jarrus confía en Hera Syndulla, diciendo que podría lamentar lo que está a punto de suceder. Sin embargo, Syndulla le recuerda que tiene que ayudar a Bridger después de lo ocurrido en Fort Anaxes.

Monumento Jedi.jpeg

Una Estatua Jedi

Poco después, el fantasma sale del espíritu y vuela sobre las praderas de Lothal. Una vez alejado el fantasma, Jarrus explica que Bridger determinará cuál será su destino. Los dos se sientan en la parte posterior de la nave, donde Jarrus dice a Bridger de los últimos días de la orden Jedi, diciendo cómo cuando era joven había 10 mil caballeros Jedi en la galaxia, antes de las Guerras Clon y que los soldados del Imperio Galáctico mataron a la mayoría de ellos. Durante los últimos días de los Jedi, había puestos de avanzada y templos en toda la galaxia. La mayoría fueron destruidos por el Imperio, pero no todos ellos. Jarrus pide a Bridger para meditar y permitir que la Fuerza que lo guíe a uno de ellos. Bridger empieza a meditar y le pregunta si Jarrus tuvo la misma prueba. Aunque le dice que si explica que fue muy diferente durante los días de la orden Jedi. Bridger comienza a comprender que sólo su conexión con la Fuerza puede conducirlo a uno de los templos, ve una piedra maciza, un túnel, y una estrella brillante en el interior de la misma, y se da cuenta de que hay un Templo Jedi en Lothal. Aunque el niño no tiene las coordenadas, puede dirigirlos al templo.

Jarrus toma el asiento del piloto y el fantasma hace su camino al Templo Jedi, que se encuentra en una región fría, cubierto de nieve de las praderas de Lothal. Bridger reconoce el templo de su visión y Jarrus desconecta el piloto automático, lo que provocó a Bridger darse cuenta de que Jarrus había conocido sobre el templo todo el tiempo y quería ver si Bridger podía encontrarlo por su cuenta. Jarrus explica que él encontró el templo en el mapa dentro de su holocrón y también se sorprendió al ver un templo en Lothal. A pesar de su sorpresa, le dice a Bridger que tiene sentido que la Fuerza guiaría al chico a este templo, porque Lothal es el planeta natal de Bridger. pero le advierte que no tome demasiado tiempo: el Imperio tiene acceso a los registros antiguos Jedi, y él no se fía porque la zona podría estar bajo vigilancia. Bridger es incapaz de encontrar una; pidiendo una pista de Jarrus que dijo que no viera, sino que usara la fuerza para escuchar a la piedra, momento en el que la encuentra pero descubre que la fuerza requiere maestro y aprendiz para entrar en el templo. Para ello, los dos utilizan la fuerza para abrir el templo, causando algunos de las rocas que se levantan de la tierra y revelar lo que había sido una entrada oculta.

Mision

Pelea Falsa.png

Ezra Bridger viendo a Kanan Jarrus y el Inquisidor en un duelo.

Los dos entran en el templo, con Jarrus diciéndole a su aprendiz que debía mantener la concentración, o de lo contrario el templo podría caerse sobre ellos. Una vez dentro, sin embargo, Bridger pierde rápidamente el foco después de que encuentra los cadáveres de dos Jedi que se sientan en el área de entrada. Como resultado de perder el foco, el templo disminuye hacia abajo de nuevo, cerrando la entrada. Jarrus explica que los cadáveres son los de Maestros Jedi cuya padawan también tomaron pruebas en el templo, pero que nunca regresaron de dichas pruebas. A diferencia de los padawans, sin embargo, Bridger tiene fe en que va a completar sus pruebas y superar sus miedos, que es en lo que va a ser probado, porque él sabe que Jarrus le guiará con éxito. Sin embargo, Jarrus le dice que él no se va con su aprendiz, y que Bridger tendrá que tomar las pruebas por su cuenta. En cambio, Jarrus permanecerá detrás, al igual que los maestros caídos habían hecho lo que significa que está poniendo su vida en las manos de su Padawan. Bridger comienza a entrar en el resto del templo, cuando una puerta comienza a cerrarse detrás de él y le pregunta lo que se supone que debe estar buscando. Jarrus le dice que está buscando "nada y todo", que él sabe no ayuda, pero es lo que la Maestra Billaba le dijo una vez.

Separado de su maestro, Bridger comienza a caminar por los túneles del Templo Jedi. Él encuentra con una bifurcación en su camino y elige al azar otro corredor para bajar, cuando una visión de Jarrus aparece detrás de él cuestionando su método en la elección de qué camino seguir; Bridger, sin embargo, no sabe que Jarrus es una visión conjurada por la fuerza como parte de su prueba, sino más bien cree que su maestro tenía segundos pensamientos acerca de dejarlo seguir adelante solo. Bridger sigue la visión a uno de los túneles, donde una visión del Inquisidor aparece y participa en el combate con Jarrus en el borde de un barranco grande con sables de luz. La ilusión de Inquisidor consigue la ventaja en el duelo y Bridger acomete a lo que él cree es la ayuda de su maestro, pero la visión del Inquisidor pone a Bridger en una fuerza de ahorque. La visión de Jarrus reanuda la lucha contra el Inquisidor antes de perder el duelo; el Inquisidor apuñala y mata a Jarrus antes de darle patadas hacia el barranco. Bridger jura venganza y utiliza la Fuerza para llamar sable Jarrus an sus manos, pero el arma no funciona. Al tratar de evadir al Inquisidor, Bridger también se cae del lado del barranco en el abismo de abajo.

Inquisidor Kanan Visión.png

Ezra tienen una visión en la que El Inquisidor mata a Kanan.

En lugar de caer a su muerte, Bridger aterriza dentro de su cuarto en el espíritu, donde escucha una visión de los otros rebeldes hablando acerca de su prueba. Las visiones de Chopper y Syndulla dicen que no piensan Bridger estaba listo para las pruebas, y Syndulla no cree que jamás le verá otra vez. En lugar de expresar el sentimiento, sin embargo, la visión de Syndulla lamenta perderlo debido a las habilidades que él trajo al equipo. La visión de Orrelios se ríe y señala que sabía que había una razón tratados a Bridger bien, estando encantado de no tener que compartir ya su cuarto. La visión de Wren, dice que secompadece de él, llamándolo un niño asustado y abandonado. Las visiones pronto detectan a Bridger, que se da cuenta de que lo que está viendo no es real. Sin previo aviso, la visión del Inquisidor regresa y mata a la tripulación del espíritu. Con los rebeldes que yaciendo muertos, el Inquisidor se acerca al chico. Con los rebeldes muertos de mentira, el Inquisidor acerca al muchacho, y Bridger retrocede chocando con una puerta cerrada; cuando de repente se abre, cae a través de la puerta en otro abismo.

Cuando la visión del Inquisidor se fue, Bridger oye la voz del Maestro Jedi Yoda, que le hablaba desde lejos. Yoda le dice a Bridger que ha enfrentado grandes temores y le pregunta si el niño está listo para lo que está por venir. Bridger dice que está listo y le pregunta quién está hablando: Yoda no se identifica a sí mismo, solamente diciendo que él es un guía. Al hacerlo, las luces parecen que le ayudarán a guiar Bridger en el resto de su camino a través del Templo Jedi. Jarrus, entretanto, permanece en la entrada al templo y crece su preocupación porque Bridger no ha vuelto. Yoda también habla con Jarrus y le dice que tenga paciencia como su propio entrenamiento le había enseñado, a lo que Jarrus reacciona con perplejidad porque él había asumido que Yoda murió durante la caída de la Orden Jedi. Yoda, explica que es capaz de hablar con él porque Jarrus está en el Templo Jedi y no lo deja preocuparse por el cómo; Jarrus le da las gracias, pero Yoda responde que realmente no ha hecho nada. El Gran Maestro dice que él no podía ver a Jarrus antes, y toma nota de que algo ha cambiado con él recientemente. Jarrus le dice que ahora tiene un aprendiz, y Yoda lo alienta a ser honesto consigo mismo acerca de si él está dispuesto a ser un maestro. Jarrus admite que no está seguro de sus habilidades como maestro.

Vision of the Inquisitor.png

Ezra Bridger contra una visión del Inquisdor.

Bridger sigue las luces por el Templo Jedi cuando acerca otra vez la bifurcación en su camino. Él le pregunta cuál es el camino correcto, a lo que Yoda le dice que está haciendo la pregunta equivocada. Bridger admite que no entiende, ni entiende por qué está en el templo, a lo que Yoda dice esa es una mejor pregunta. El Padawan es inseguro en cuanto a lo que se está probando y Yoda le dice que él debe decidir qué camino va a tomar. Bridger elige el camino por delante y continúa su camino a través del templo. En la entrada, Yoda dice que es un momento peligroso para ambos maestro y Padawan. Jarrus lo sabe y lo puede sentir. Jarrus se siente como si las capacidades de su aprendiz están creciendo más rápido de lo que puede enseñarse y admite cómo él perdió su caminodurante muchos años. Jarrus cree que formación de Bridger le dará una segunda oportunidad, a lo que Yoda le dice que es su última oportunidad. Jarrus se compromete a no dejar que su padawan pierda su camino como él una vez lo hizo.

Resultado

Festejando el Cristal.jpg

Ezra mostrando su cristal a sus amigos.

En la zona final del templo, Bridger encuentra una gran sala con inscripciones a lo largo de las paredes. Yoda le pregunta por qué él debe convertirse en un Jedi, y Bridger le dice que es porque Jarrus cree que Bridger puede convertirse en uno. Yoda le pregunta si Bridger se piensa que puede convertirse en un Jedi, y Bridger dice que le va a permitir ser poderoso, que le permitiría no ser indefenso y para hacer que el imperio sufrir por todo lo que ha hecho con él. Yoda se pregunta si Jarrus enseñó Bridger que la venganza es el camino de los Jedi, pero Bridger dice el Maestro Jedi que Jarrus nunca haría eso, ya que cree que Jarrus es un gran maestro. Bridger jura que no busca venganza, pero Yoda puede ver que tiene mucha ira y el miedo dentro de él. Esto ayuda a Bridger para darse cuenta de que quiere convertirse en un Jedi, para proteger no sólo a sus amigos, sino a todo el mundo en la galaxia, y él admite que él nunca se preocupó por ayudar a los demás hasta que conoció a Jarrus y los otros rebeldes. Él ve cómo las buenas acciones de los rebeldes hace que las personas se sienten, y él quiere ser parte de eso. Yoda le pregunta cómo esto le hace sentir, y Bridger dice que le hace sentir vivo. La sala desaparece y es sustituida por una visión de incontables estrellas mientras Yoda explica que hay un camino difícil por delante de Bridger y que Bridger todavía puede convertirse en un Jedi. Una estrella brillante aparece encima de Bridger, la misma que él vio en su visión y desciende hacia él, se reveló que un pequeño cristal azul que cae en manos de Bridger.

Después de pasar su prueba, Bridger regresa a la entrada y se encuentra a Jarrus, vivo y bien, y le muestra el cristal. Jarrus expresa asombro, y explica que se trata de un cristal Kyber: los utilizados para los sables de luz. Cuando los dos abandonan el templo, le dice a su aprendiz que no esperaba que Bridger encontrara un cristal de sable de luz; el cristal representa un gran paso en la formación del niño. Al salir, el Templo Jedi se cierra de nuevo, y a pesar de la sugerencia de Bridger que se utilizará como base para los rebeldes, Jarrus dice que su lugar seguirá siendo parte del pasado. Los dos volvieron al espíritu, donde Bridger pasa varias semanas construyendo su propio sable de luz usando el cristal kyber y repuestos donados por otros miembros de la tripulación. Cuando la terminó, presenta el arma a Jarrus, quien dice que es diferente de las espadas de la orden Jedi, pero que se adapta bien a Bridger. Con todos los rebeldes reunidos, Bridger enciende su sable de luz por primera vez.

Apariciones

Fuentes

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar