Fandom

Star Wars Wiki

Misión a Melida/Daan

23.962páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.

La misión a Melida/Daan se produjo en el 44 ABY, cuando Tahl fue tomada como rehén por los Melida durante un intento de negociación que fracasó. Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi fueron sumariamente despachados para rescatarla.

Trasfondo

Melida/Daan estaba constantemente envuelto durante siglos en una guerra civil entre las facciones Melida y Daan. Finalmente, un grupo llamado Los Jóvenes, dirigido por varios niños de los Melida y los Daan, se levantó en el 44 ABY, en un intento de poner fin a la guerra. La República Galáctica intervino en este punto, y el Alto Consejo Jedi envió a la [[Jedi] Tahl para ayudar a negociar un tratado. Durante una reunión con los Melida, Tahl fue tomada como rehén y perdió el contacto con el Templo Jedi. En respuesta, los Jedi Qui-Gon Jinn y su aprendiz Obi-Wan Kenobi fueron enviados a rescatarla.

Misión

Wehutti, líder de los Melida en la larga guerra de generaciones en Melida/Daan, era el contacto de los Jedi cuando el equipo Maestro y Padawan fueron enviados al planeta para rescatar a Tahl. Los Jedi rápidamente vieron cómo de conflictivo era Wehutti mientras lo seguían por la ciudad desierta de Zehava. Llegaron al punto de encuentro con su guía; al entrar en el edificio, los Jedi fueron rodeados y Wehutti los declaró sus rehenes. Qui-Gon tenía su sable láser en la mano y, en tan solo una milésima de segundo, hirió a Wehutti, mientras Kenobi abría la puerta. Los guerreros que los rodeaban estaban gravemente heridos debido a los numerosos años de lucha, y difícilmente serían una amenaza para los Jedi. Mientras los Jedi huían de la fortaleza Melida, entraron en las catacumbas del Los Jóvenes, a lo que llamaban su casa.

Los Jóvenes, un movimiento de niños y adolescentes que trataban de acabar con los siglos de guerra entre las dos facciones, habían estado interviniendo en la lucha, tratando de hacer que sus padres vieran el sentido. Los Jóvenes sugirieron a los Jedi que podían ayudarlos, ya que deseaban poner fin a la guerra, y los Melida y Daan sólo querían usar el poder de los Jedi para sus propios fines viciosos. Los Jedi aceptaron ayudar donde podían en la formulación de estrategias, siempre y cuando Nield, el líder de los Jóvenes, les ayudase a rescatar a Tahl. Nield y Cerasi llevaron a los Jedi a territorio Daan, a fin de que Qui-Gon pudiera entender mejor ambas partes del conflicto. Viajaron al Lago Weir, donde los Jedi vieron una de las grandes Salas de la Evidencia que conmemoraba todas las muertes que habían ocurrido a causa del largo conflicto.

Durante sus viajes, Obi-Wan se enamoró de Cerasi y los ideales de los Jóvenes de la paz y la unificación. Él le prometió que les iba a ayudar a derrotar a los Melida y a los Daan, en nombre de la paz. Qui-Gon estaba cansado, sin embargo; la misión dictaba que rescatasen a Tahl, y los Jedi no podían intervenir en una guerra sin una solicitud formal del gobierno. Debido a que los Jóvenes eran sólo un pequeño grupo rebelde, Qui-Gon sólo podía prometer protegerlos ya que liberaron a Tahl.

Cuando Cerasi planeó el ataque que liberaría a Tahl, ella se negó a la ayuda Jedi. Ella reprendió a Kenobi cuando trató de intervenir y se fue a la planificación de la huelga de distracción sola. Kenobi continuó admirando la pureza de la lucha de los Jóvenes, comparándola con sus conversaciones con Yoda o Jinn. Cerasi convenció a Kenobi para ayudarles con su sable de luz, a espaldas de Jinn. Durante los combates, Kenobi se unió estrechamente con los líderes de los Jóvenes, y disfrutaron de la camaradería en el campo de batalla.

Aunque Qui-Gon estaba enojado con su padawan por desobedecerlo, puso eso a un lado cuando su aprendiz regresó a los túneles. Los Jedi y Cerasi se colaron en la prisión donde mantenían a Tahl encarcelada, a cubierto de los combates que ocurrían en las calles. Cuando Jinn rompió las puertas de la prisión, encontró a Tahl, magullada y ciega. Demasiado débil para moverse por sí misma, Jinn la cogió en brazos y los Jedi se retiraron a los túneles. Qui-Gon se reunió con el Maestro Yoda y decidió que era hora de irse. Kenobi, que había prometido quedarse con los Jóvenes, estaba enfurecido. Le dijo a Qui-Gon que dejaría a los Jedi con el fin de quedarse y ayudar a los Jóvenes. Sorprendido y enojado, Jinn se llevó a Tahl de vuelta al Templo, abandonando a Kenobi en el planeta con los Jóvenes.

Consecuencias

Después de que Jinn llegase a Coruscant con Tahl, Kenobi y los Jóvenes pusieron fin a la guerra y comenzaron a reconstruir el planeta. Sin embargo, las opiniones de Nield comenzaron a diferir de la de Cerasi y Obi-Wan; Nield quería vengarse de Los Mayores, que habían continuado los combates, mientras que Cerasi y los Jedi querían la paz. Esta lucha interna dio lugar a una división dentro del grupo y el conflicto estalló con los Mayores cuando Nield dirigió un asalto que acabó con la destrucción de las Salas de la Evidencia de Melida/Daan. Los mayores y los jóvenes se enfrentaron fuera de la sala donde se guardaban las cenizas de la esposa de Wehutti (y madre de Cerasi). Ambas partes estaban fuertemente armadas y listas para comenzar la lucha, a pesar de los esfuerzos de Obi-Wan, cuando Cerasi surgió de una reja y se precipitó hacia el centro del conflicto para tratar de detener a los dos grupos. Fue entonces cuando fue asesinada a tiros por disparos láser. Wehutti quedó devastado por la muerte de su hija y, al igual que Nield, fue sacudido por la culpa porque pensó que podría haberla matado él. Se retiró por completo, cortando el contacto con sus seguidores y aislándose a sí mismo hasta que Obi-Wan contactó con Qui-Gon en busca de ayuda y los dos hablaron con él. Debido a Kenobi había sido elegido gobernador de los Jóvenes después de la guerra, los Jedi se juntaron para mediar en la situación.

Sin embargo, Wehutti no estaba dispuesto a ayudar a los Jedi. Mientras tanto, otro conflicto entre las dos facciones de los Jóvenes (uno de ellos un grupo disidente liderado por Mawat) se preparaba, pero se detuvo cuando Qui-Gon reprodujo una grabación de Cerasi donde abogaba por todo el mundo para apoyar la paz. Wehutti supo poco después que Cerasi fue asesinada por un francotirador colocado en un tejado por Mawat, y que él no había matado a su hija.

Con la misión completa, Qui-Gon y Obi-Wan se dirigieron a su transporte. Kenobi, habiendo dejado la Orden, quiso volver a Coruscant y pedir el perdón del Consejo. Mientras los Jedi comenzaban a subir a su transporte, Qui-Gon recibió un mensaje de que el Maestro Yoda había sido blanco de un intento de asesinato. Los Jedi fueron al Templo de inmediato.

Legado

Durante la década siguiente, los hechos ocurridos en Melida/Daan perseguirían a Kenobi en cada fracaso que le sucedió. En la Misión a Zigoola, temprano en las Guerras Clon, los recuerdos de Kenobi de la muerte de Cerasi se utilizarían en su contra por los malvados espíritus Sith.

Apariciones

Fuentes

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar