Fandom

Star Wars Wiki

Meetra Surik

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión16 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.Este fue un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
«…y donde ellos te miran ven la muerte de la Fuerza, yo te miro y veo la esperanza de la vida.»
Mical[fuente]

Meetra Surik, también conocida como la Jedi Exiliada después de las Guerras Mandalorianas, fue una mujer humana que decidió desobedecer las órdenes del Alto Consejo Jedi y ayudar a la República Galáctica en su guerra contra los invasores Neo-Cruzados Mandalorianos. Llegando al rango de Caballero Jedi durante la guerra, ella sirvió con distinción bajo órdenes de sus compañeros cruzados Revan y Malak, y fue con el tiempo comisionada General en la Armada de la República.

Surik jugó un papel vital en derrotar a los mandalorianos en las etapas finales del conflicto, pero como resultado directo de sus controvertidas acciones durante la batalla final de la guerra, Meetra cortó su conexión con la Fuerza. Después, al contrario que todos los que fueron a la guerra, fue la única Jedi capaz de evadir la llamada del Lado Oscuro y volver al Consejo Jedi para ser juzgada por sus crímenes. Después de ser exiliada de la Orden Jedi, Surik vagó por la periferia de la Galaxia durante casi una década antes de volver a la República durante las Guerras Oscuras, en medio de la crisis de la Primera Purga Jedi.

Atrapada en los planes de distintas facciones misteriosas, se sintió rápidamente atraída por el conflicto en curso, y—siendo reentrenada en las enseñanzas de los Jedi—se convirtió en una persona fundamental para la maquinación de la derrota del Triunvirato Sith, gobernado por los Darths Sion, Traya, y Nihilus. Capaz de sentir la Fuerza una vez más, Surik emergió victoriosa de su campaña contra los Lores Sith e inmediatamente comenzó a buscar al Jedi Revan, quien estuvo ausente desde tres años atrás.

Finalmente, tuvo éxito y encontró a Revan prisionero en Dromund Kaas, en el profundo corazón del Imperio Sith que creía que se destruyó mil años antes. Surik ayudó a Revan en su misión de matar al Emperador Sith Vitiate que estaba planeando una invasión a la República. Ella, Revan y Lord Scourge unieron fuerzas por su objetivo común y atacaron al Emperador. Scourge traicionó a sus aliados apuñalando por detrás a Meetra, matándola instantáneamente—el sacrificio de la Jedi ayudó a Revan, ya que los planes del Emperador se retrasaron. Surik no se convirtió en uno con la Fuerza; al instante, su fantasma estuvo junto a Revan para ayudarle a resistir el estado de estasis en el que se encontraba hasta 300 años después.

En los años posteriores a su muerte, los Jedi que entrenó durante sus viajes probaron ser esenciales para el proceso de reconstrucción de la Orden Jedi tras casi ser aniquilada por los Sith.

Biografía

Vida temprana y entrenamiento Jedi

Cuando era niña, Surik[2] fue inicialmente encontrada y separada de sus padres por la Orden Jedi.[9] Como muchos iniciados Jedi de sus días, Surik empezó su entrenamiento cómo Padawan en el Enclave Jedi en Dantooine. Fue tomada como una aprendiz informal por el Caballero Jedi Kavar. Después de que Kavar marchase a luchar con los mandalorianos en las escaramuzas tempranas, Meetra entrenó bajo muchos maestros, incluyendo a Vima Sunrider,[10] hijo de la famosa Nomi Sunrider.[11] La maestra Sunrider advirtió a Surik constantemente de que tuviese cuidado con sus poderes, especialmente con su habilidad de cortar la conexión de alguien con la Fuerza.[10]

Guerras Mandalorianas

«Cuando regresaste a nosotros, vimos lo que pasó. Tú cargas con todas las muertes de Malachor dentro de ti y esto ha creado un hoyo, un hambre que no puede ser saciada.»
Vrook Lamar[fuente]

Cuando los mandalorianos atacaron el espacio de la República, iniciando las guerras, la Exiliada tuvo abrumadora compasión por las vidas perdidas en el Borde Exterior, y pronto fue inspirada a unirse a la batalla, formando parte de las fuerzas del Caballero Jedi Revan después de haber sido reclutada personalmente por Malak[12]; dejando a un padawan prospectivo, Mical, sin maestro. La Exiliada sirvió como general bajo el mando directo de Revan y Malak durante las Guerras Mandalorianas. Ella probó sus habilidades en combate y su conocimiento de la guerra en muchas de las batallas y campañas más sangrientas de la guerra, incluyendo la Batalla de Dxun. Ella alcanzó el rango de Caballero Jedi, pero no se conoce la manera exacta en que esto sucedió. Se asume que ella misma reclamó el rango, o alguno de los pocos Maestros Jedi la promovieron.[3]

Supervisando la batalla final en Malachor V, ella dio la orden de activar el Generador de Sombra Masiva cuando estuvo claro que la mayoría de las fuerzas de la República, dirigidas por Revan, no llegarían a tiempo para enfrentarse a la armada Mandaloriana reunida. Ella vio en silencio desde el puente de su nave de mando cómo el Generador destruía tanto a las naves de la República como las Mandalorianas atrapadas en su onda destructiva. La muerte y destrucción consiguiente, particularmente la de camaradas que había conocido en la guerra, causó una herida en la Fuerza tan sustancial que el shock pudo haber matado a la Exiliada, de no ser porque ella inconscientemente se desconectó de la Fuerza. Después ella no escuchaba su llamado; incapaz de sentirla a través de la interferencia causada por los ecos de la Fuerza o el sufrimiento que ella había causado y había sido obligada a observar.[13]

Rekruiter.jpg

Momento en el que fue reclutada.

Fue la única Jedi al mando de Revan que no cayó al lado oscuro después de Malachor V, ella también fue la única Jedi que volvió por su propia voluntad a Coruscant para ser juzgada por sus acciones—y también para defenderlas. Aunque Malak quería que Revan usara su droide asesino HK-47 para eliminar a la Exiliada, Revan quería que ella se enfrentara al Consejo y les mostrara el error de sus enseñanzas, y así la dejó ir.[14]

«…Debes entender que era un tiempo de gran incertidumbre. Acabábamos de saber que Darth Revan había vuelto con una armada. Todos los Jedis que fueron con él se... perdieron, corrompieron, tan oscuros como su Maestro. Y estabas tú. Muchos pensaron que eras una espía.»
Kavar[fuente]
Jedicoun.jpg

El Consejo Jedi que expulsó de la orden a la Exiliada.

A pesar de una apasionada petición, el Alto Consejo Jedi decretó que porque ella había seguido a Revan a la guerra, sería expulsada de la Orden Jedi. En realidad, el Consejo temía a la herida en la Fuerza que la rodeaba a ella. Algunos en el Consejo sentían que estaban castigando a la Exiliada no por lo que hizo, sino porque ella simbolizaba a muchos Jedi que habían caído al lado oscuro a través de la historia. Los miembros del Consejo pensaban que ella era la perfecta oportunidad de examinar el por qué y el cómo tantos Caballeros habían caído al lado oscuro. Los miembros más conservadores del Consejo, sin embargo, pensaban que no era necesario hacer más que exiliar a la ex-Jedi.[3]

Los detalles completos de las aventuras de la Exiliada en el Borde Exterior son desconocidos, pero se sabe que la Maestra Jedi Atris había orquestado el regreso de la Exiliada. Con el propósito de engañar a los Sith a mostrarse, Atris filtró la información del regreso de la Exiliada a la Galaxia y predeciblemente atrajo la atención del Triunvirato Sith.[3]

Las Guerras Oscuras

«Y ahora corres en busca de los Jedi. Todos están muertos. Excepto una, y una Jedi deteriorada no puede detener la oscuridad que se acerca.»
Darth Sion dirigiéndose a Kreia[fuente]

Todos los detalles de las aventuras de la Exiliada en el Borde Exterior son desconocidos, pero se sabe que Atris había orquestado el regreso de la Exiliada al espacio conocido. Con el fin de engañar a los Sith en revelarlo, Atris hizo su regreso a la galaxia y, como era previsible, atrajo la atención del Triunvirato Sith. El regreso de la exiliada del espacio de la República se produjo en el 3.951 ABY, en una época donde Revan había vencido a Darth Malak y los últimos de los Jedi estaban siendo perseguidos y exterminados. El Heraldo, un crucero de la República con destino a Onderon, había sido ordenado por el almirante republicano Carth Onasi—un veterano de las Guerras Mandalorianas y la Guerra Civil Jedi, abortar el viaje previsto y llevarla al borde exterior con el fin de encontrar a la exiliada. Se le pidió que se le diese el estado de pasajero diplomático y fuese acompañada a Telos IV, aunque se dejó en claro que ella no iba a tener ningún tratamiento especial ni a hacer ninguna indicación de su identidad.[3]

Exileatton.jpg

La Jedi Exiliada conoce a Atton Rand.

Durante el viaje a Telos, la nave recibió una llamada de socorro de un carguero, que afirmaba estar comprometido en un tiroteo con un buque de guerra Sith. Cuando el Heraldo llegó, encontraron la nave abandonada, después de que la tripulación subiese a la embarcación pareció que estaba vacía, salvo por el cuerpo maltratado del Lord Sith Darth Sion. El Halcón de Ébano, un pequeño carguero que una vez había jugado un papel importante en la Guerra Civil Jedi, también aparentemente desierta, fue detenido también. En los próximos días, la tripulación del barco comenzaron a desapareció, cuando Darth Sion despertó, diciendo que había venido de los Jedi, los sigilosos asesinos Sith se revelaron y sacrificaron a la tripulación de la nave en masa. En el caos, pasó inadvertido que una unidad de un droide asesino serie HK-50 había drogado a la exiliada y selló su distancia. A medida que la nave murieron alrededor de ellos, el Lord Sith Darth Traya curso bajo la apariencia de su antigua identidad del Maestro Jedi Kreia-encontró a la exiliada y la trajo de vuelta al Halcón de Ébano y trató de huir. Por desgracia, atrajo la atención de los buques de guerra ahora completamente operativa, que abrieron fuego contra el carguero, dañando severamente y casi matando a ambos, la exiliada y Kreia. Con la ayuda de la utilidad droide T3-M4, la exiliada fue cuidada y el Halcón de Ébano fue guiado al Fondo para el Peragus mineras cercanas.

Cuando la Exiliada despertó de su estupor en la instalación minera, ella encontró a una vieja mujer que había sido abandonada por muerta (la cual después se dio cuenta que era una misteriosa Maestra Jedi exiliada por el Consejo debido a que muchos de sus aprendices habían fracasado—incluyendo a Revan—y después guió a la Exiliada en su viaje para encontrar a los Maestros Jedi perdidos que la habían sentenciado al exilio).[3]

Exileherald.jpg

La Jedi Exiliada contempla la llegada del Heraldo.

Ellas descubrieron que la instalación estaba completamente abandonada con la excepción de droides mineros que no funcionaban correctamente. Añadiendo al misterio, la conexión a la Fuerza de la Exiliada lentamente estaba regresando. Mientras buscaban una forma de salir de la instalación, la Exiliada encontró a Atton Rand, un hombre encarcelado en la prisión de la instalación. Después de que Darth Sion y un grupo de Asesinos Sith llegaron abordo del Heraldo con la intención de matar a la Exiliada (creyendo que ella era la última Jedi), la Exiliada, Kreia, Atton y T3-M4 escaparon a bordo del Halcón de Ébano y viajaron a Telos, el único destino disponible en las cartas de navegación de Peragus. Mientras eran perseguidos por los Sith a través del campo de asteroides alrededor de Peragus, los disparos láser prendieron fuego a un combustible volátil en los asteroides. La explosión que dio como resultado destruyó la instalación y al planeta entero, aunque el Halcón de Ébano y los Sith a bordo del Heraldo lograron escapar.[3]

Después de llegar a la enorme Estación Ciudadela en órbita alrededor de Telos, el Halcón Ébano y T3-M4 fueron robados y llevados a la superficie de Telos mientras la Exiliada y su tripulación fueron detenidos para ser cuestionados sobre la explosión en Peragus. Después que la investigación de la República mostró que eran inocentes, ellos usaron un modo de transporte alterno para bajar a la superficie, donde fueron derribados por torrecillas de defensa aérea de Czerka. Un ingeniero zabrak llamado Bao-Dur, quien había diseñado el Generador de Masas Sombra y había servido bajo el comando de la Exiliada en Malachor V, vio la nave que se estrellaba y rescató a los tres pasajeros de las ruinas. Mientras estaban en la superficie, ellos descubrieron que el Halcón Ébano había sido llevado a los antiguos acueductos planetarios en la región polar del planeta. Robando una nave de un recinto militar abandonado, ellos viajaron a los acueductos y ahí encontraron a Atris, una miembro del Consejo que había sentenciado a la Exiliada. Atris estaba tratando de recuperar las enseñanzas Jedi perdidas y se había rodeado de varias hermanas echani. Estas hermanas, conocidas como Doncellas, habían jurado no aprender las doctrinas de los Jedi. Después de una ardua discusión sobre lo que los Jedi deberían haber hecho durante las Guerras Mandalorianas con Atris, la Exiliada y su grupo se marcharon a bordo del Halcón de Ébano.[3]

EntranceOfLudoKresshTomb.jpg

La Exiliada entra en la tumba de Ludo Kressh en Korriban.

Los Jedi perdidos

Después de dejar la Academia, T3-M4 reveló que el había logrado descargar la base de datos de Atris mientras el era prisionero, incluyendo una grabación del juicio de la Exiliada y la ubicación de los últimos cinco Maestros Jedi: Atris en Telos, Kavar en Onderon, Vrook Lamar en Dantooine, Zez-Kai Ell en Nar Shaddaa y Lonna Vash en Korriban. Por coincidencia (aunque Kreia pensaba diferentemente), estos eran los mismos cinco Maestros Jedi en el Consejo que expulsaron a la Exiliada de la Orden Jedi. La tripulación fue en busca de estos Maestros con la intención de unirlos contra los Sith y buscar respuestas sobre la sentencia de la Exiliada.[3]

Durante sus viajes, la Exiliada logró estabilizar las situaciones políticas en varios planetas. Ella ayudó a Khoonda en Dantooine en contra de Azkul durante la Primera Batalla de Dantooine, ayudó a la Reina Talia en contra de la insurrección de Vaklu en Onderon. Después ella desestabilizó a las operaciones del Intercambio en la luna de Nar Shaddaa cuando mató a Saquesh y Visquis, destruyendo el yate de G0-T0. G0-T0 acompañó a la Exiliada con la esperanza de estabilizar a la Galaxia.[3]

Exilecouncil.jpg

La Exiliada aguarda el juicio del Consejo.

En el proceso, Darth Nihilus envió a su aprendiz Visas Marr para asesinar a la Exiliada. Sin embargo, la Exiliada redimió a Visas y ella se le unió.[3]

«¡Aléjense de ella! [...] Ella les entregó la verdad, ¿y ustedes la condenan? ¡Qué arrogancia!»
―Kreia[fuente]

Después de encontrar y hablar con todos los Maestros Jedi (excepto Lonna Vash, a quién la Exiliada encontró muerta a manos de Darth Sion), la Exiliada regresó a Dantooine para reconstruir el Enclave Jedi. Allí, los Maestros Vrook, Kavar y Zez-Kai Ell formaron un Consejo para determinar el destino de la Exiliada. Después de que reafirmaron su exilio y antes de que los Maestros le quitaran la Fuerza, Kreia entró furiosamente y salvó a la Exiliada en el último momento. La Exiliada, aún bajo un trance provocado por los Maestros, quedó indefensa para protegerlos cuando Kreia los sometió al mismo sufrimiento que la Exiliada sintió en Malachor V y los dejo vacíos en la Fuerza y muertos.[3]

RevanForceDrain.jpg

La Exiliada siendo testigo de las muertes de Vrook Lamar, Kavar y Zez-Kai Ell a manos de Kreia.

Después que Kreia se fue, la Exiliada recobró su fuerza y marchó hacia Telos IV para encontrar a Kreia, quien se había convertido en Darth Traya. Allí la Exiliada se vio obligada a enfrentarse a Atris en la Academia secreta. Después de derrotarla, la Exiliada fue capaz de convencer a Atris de perdonarla y le ayudó a ver sus errores. Atris después le dijo a la Exiliada que Traya había ido a Malachor V para esperar a la Exiliada para una confrontación final. Poco después, la Exiliada participó en la Batalla de Telos IV y se enfrentó a Darth Nihilus a bordo del Devastador para impedir que destruyera a Telos, el cual iba para saciar su necesidad y hambre de la Fuerza. Con la ayuda de Visas Marr, la antigua aprendiz de Nihilus, y Canderous Ordo y sus mandalorianos, la Exiliada lo derrotó y se dirigió a Malachor V.[3]

Después de estrellarse en la superficie de Malachor, la Exiliada fue a la Academia Trayus, en donde peleó contra asesinos Sith y se enfrentó a Darth Sion. Después de convencer a Sion de dejar ir su odio, causó que Sion sucumbiera a sus heridas y ella se enfrentó y trató de redimir a Kreia, quien resultó ser una Señora Sith. Kreia no fue convencida, aunque ella sintió cariño por la idea de que su antigua aprendiz aun se preocupaba lo suficiente como para intentar salvarla del lado oscuro. Kreia juró que la pelea solo terminaría en la muerte y que si la Exiliada no peleaba con ella, ella le despedazaría como lo hizo con Sion.[3]

Traya duel.jpg

La Exiliada confrontando a Kreia.

Tras una feroz y corta batalla, la Exiliada le cortó la mano que le quedaba a Kreia y la conexión a la Fuerza que ellas compartían. Traya le rogó que la rematara y a pesar de todo lo que Kreia le había hecho a la Exiliada, la Orden Jedi y la Galaxia, la Exiliada escogió el camino de los Jedi y le perdonó la vida a la herida Señora Sith. En vez de aceptar su misericordia, Kreia se enfureció y continuó peleado blandiendo tres espadas láser con la Fuerza, hasta que la Exiliada no tuvo otra opción que matarla para acabar con la lucha.[3]

En sus últimos momentos de vida, Kreia le dijo a la Exiliada información sobre el paradero de Revan en las Regiones Desconocidas y el futuro de los acompañantes de la Exiliada y los planetas que visitaron. Poco después de este intercambio, el remoto de Bao-Dur reactivó el Generado de Masas Sombra para destruir completamente el planeta. La tripulación lastimada del Halcón de Ébano recogió a la Exiliada y escaparon del planeta.[3]

La Exiliada posteriormente se dirigió hacia las Regiones Desconocidas en busca de Revan, dejando atrás a todos sus compañeros los cuales hicieron resurgir la Orden Jedi.[3] Se desconoce su destino posterior.


Paz incierta

Después de la derrota de Traya y el Triunvirato, Surik regresó a Dantooine para completar su entrenamiento como Jedi. Pero no pasó mucho tiempo antes de que el droide de Surik, T3-M4, revelara la información que poseía sobre el destino de Revan durante todo el tiempo que había estado en su posesión. El droide se negó obstinadamente a mostrar la información a nadie más que a Bastila Shan, y por lo tanto Surik llevó al droide a la casa de Shan en Coruscant.

Juntos, los dos vieron que T3 reveló que el Halcón de Ébano se había estrellado en un planeta muerto [Nathema], una vez un mundo miembro del Imperio Sith. Mientras miraban la grabación, reveló que Revan había sido capturado por un hombre de raza Sith que se creía extinta desde el final de la Gran Guerra Hiperespacial. Sin saberlo, se trataba del Lord Sith Scourge.

Reconociendo la amenaza del individuo, y espoleado por su impopularidad continuó en las filas de la República y los supervivientes de la Orden Jedi, Surik se dispuso resuelta a rescatar a Revan de lo que el destino le había acontecido. Antes de la partida de Surik, Shan reveló que poseía la máscara de Revan. Se la dio a Surik para que se la devolviera a Revan, con la esperanza de que le devolvería el recuerdo y la ayuda a escapar.

Dejando detrás a aprendices para resucitar a la Orden Jedi, Surik y T3 abordaron el Halcón de Ébano y se fue a Nathema.

Personalidad y rasgos

A lo largo de su vida en la Fuerza, la Exiliada formó lazos con sus camaradas, sin importar si eran superiores o inferiores en rango. Se dijo que, durante su entrenamiento, muchos jóvenes Padawans rápidamente hacían lo que ella hiciera, y que a otros les disgustaba intensamente.[15] Ella era considerada una líder nata y de rápido aprendizaje así como generosa y amable, aunque más allá de esto su personalidad en su vida temprana es en gran parte desconocida.[3]

Regreso y exilio

Después de las Guerras Mandalorianas, regresó al Templo Jedi en Coruscant para responder por sus acciones. Ella estaba completamente consciente de lo que había hecho, y trató una vez más de convencer al Consejo Jedi de que sus acciones (y, por extensión, las de Revan y Malak) habían sido las correctas. A pesar de su franca convicción y su entendimiento de las consecuencias, ella fue exiliada; en un último intento de mostrar lo que ella quería decir, ella clavó su sable de luz en la piedra central en la sala del Consejo cuando se le pidió que lo entregara. Después de su partida, Kavar mencionó que había "mucho desafío en ella".[3]

Viviendo en el exilio, ella abandonó la compañía de otros, prefiriendo errar por el Borde Exterior tan sola como fuera posible. Las guerras le habían dejado muchas cicatrices, físicas y mentales, y quedó con una sensación de arrepentimiento por lo que había hecho y lo que habían pedido que hiciera. A ella no le gustaba hablar de la guerra, incluso después de regresar a la República y viajar entre amigos, ni siquiera con Bao-Dur, su viejo amigo de la guerra hasta su fin, en la Batalla de Malachor V. Sus vagabundeos sirvieron para mantener la disciplina que había construido durante sus años de entrenar y sufrir las durezas de la guerra.[3]

En la compañía de otros

Comenzando con su encuentro con Kreia en la instalación Peragus, la Exiliada empezó nuevamente a formar lazos con la gente que conocía durante sus viajes, gente que ella estaba interesada en mantener con vida para que ellos, a su vez, la protegieran. Al pasar el tiempo, ella asumió el rol de líder para el que estaba destinada, abrazándolo para enseñar a aquellos sensibles a la Fuerza que la acompañaban a convertirse en los cimientos de la nueva Orden Jedi. La Exiliada se dio cuenta de que era su deber estabilizar a la República de cualquier forma posible, reflejando su antiguo sentido de compasión y generosidad que la habían llevado inicialmente a la guerra. Debido a sus experiencias en las Guerras Mandalorianas, ella también entendía la naturaleza de la guerra y las decisiones difíciles que tenían que hacerse cuando el conflicto era inevitable.[3]

Durante su visita a la oculta tumba de Ludo Kressh, la Exiliada fue obligada a confrontar a muchos de sus rasgos de personalidad y muchas de sus acciones y arrepentimientos pasados. Esto tomó la forma de una serie de visiones, durante las cuales ella fue testigo de una versión torcida de ella siendo reclutada por Malak, un recuento de sus acciones durante la Segunda Batalla de Dxun, una confrontación ilusoria entre Kreia y varios miembros de su grupo, y finalmente una aparición silenciosa de Darth Revan, a quien ella combatió. Durante estas secuencias se revela gran parte de su carácter, determinado por las opciones de diálogo que elige el jugador.[3]

Poderes y habilidades

«Eres un misterio, creando lazos, absorbiendo las vidas de otros, desviando su voluntad y dominándolos. [...] Eres una ruptura que debe ser cerrada. Tú transmites tu dolor, tu sufrimiento a través de la Fuerza. En ti vemos algo peor que las enseñanzas de los Sith. Lo que tú cargas puede significar la muerte de la Fuerza… y la muerte de los Jedi.»
―Vrook Lamar[fuente]
Exilefemale2.jpg

La Jedi Exiliada

La Exiliada, al principio, era una usuaria de la Fuerza de habilidad regular. A temprana edad demostró una habilidad inusual de crear fácilmente conexiones con otros, formando lazos a través de la Fuerza, que le permitían influenciar a los que la rodeaban, aunque ella generalmente no se daba cuenta de esta habilidad.[16] Después de reconectarse con la Fuerza, esta habilidad se hizo más poderosa. Simplemente observando a otros, la Exiliada instantáneamente podía aprender técnicas y posturas de combate que le tomaría años para aprender a un Maestro Jedi. Ella también era capaz se obtener más poder a través de las muertes que ella causaba, como resultado de que ella era una herida en la Fuerza, aunque ella no se daba cuenta de esto. Utilizando este poder que ella desconocía, ella se convirtió, posiblemente, en el usuario de la Fuerza más poderoso.[3]

La Exiliada era una de los únicos cuatro usuarios de la Fuerza que voluntariamente cortaron lazos con la Fuerza (los otros siendo Jacen Solo durante la Guerra Yuuzhan Vong, Ben Skywalker al comienzo de la Guerra del Enjambre y Kyle Katarn después de casi caer al lado oscuro en Dromund Kaas y en los cuatro casos la separación fue temporal y finalmente invertida). El caso de la Exiliada fue diferente a los otros porque su conexión fue rota por completo, mientras que en los otros tres sólo se cortaron sus lazos parcialmente.[3]

La Exiliada también era capaz de hablar en el idioma de los droides.[3]

Importancia

«Siempre fuiste alguien difícil de leer — aún cuando estabas conectada a la Fuerza y aún más cuando la perdiste.»
Zez-Kai Ell[fuente]

Las ramificaciones de las acciones de la Exiliada aún se pueden sentir en la Galaxia. Los Jedi que ella entrenó llegarían a resucitar a la Orden Jedi a una organización de miles de miembros hasta la purga de Palpatine. Además, sus acciones en Dantooine, Onderon y Telos ayudaron a solidificar la República que aparentaba estar al borde de desmoronarse, y prolongó su existencia por algunos milenios más. Si esto fue algo bueno o malo seguramente será un tema de discusión entre los historiadores hasta el fin de los tiempos. Sin importar el resultado, la Exiliada es un ejemplo extraordinario en el cual el destino de la Galaxia dependía de un solo individuo, aunque hubiera sido por solo un corto período de tiempo.[3]

Detrás de las cámaras

Desde que el juego fue lanzado y hasta ahora el personaje llamado Jedi Exiliada aún no tiene nombre, pues al jugador se le motiva a crear uno, o seleccionar una identidad generada aleatoriamente al inicio del juego. Debido a esto, dentro del juego los personajes se refieren a ella como "la exiliada".

Aunque la afiliación canónica del personaje (lado oscuro o luminoso) no se ha declarado precisamente, ella es llamada "heroína" en The New Essential Guide to Droids, así que muchos fans creen que esto es una prueba de que ella permanece fiel al lado luminoso. Esto es reforzado por el hecho de que, hasta el lanzamiento de Los Señores Sith, todos los finales canónicos de los juegos han sido del lado luminoso.[3]

Género

Faces of the exile.gif

Selección de la Jedi Exiliada.

La Jedi Exiliada es el personaje principal en el videojuego de PC y Xbox Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith. Al comienzo del juego, el jugador puede personalizar la clase, apariencia y el nombre del personaje de la Exiliada Jedi. El jugador también escoger jugar con un personaje femenino o masculino. La selección del genero determina qué personajes se puede unir al los acompañantes de el (la) Exiliado(a), Brianna la Doncella se une al grupo en vez de Mical el Discípulo si el jugador escoge el género masculino. Esta selección también afecta las posibles tramas románticas, el personaje masculino es capaz de llevar a cabo relaciones amorosas con Visas Marr o Brianna. Pistas sobre una posible relación previa entre el personaje masculino y Atris aparecen durante el diálogo.[17] El resto de guión no cambia.[3]

Como dijo Kreia en Caballeros de la Antigua República II, Revan y la Exiliada irónicamente eran descritos como totalmente opuestos. A Revan se le llamaba El Corazón de la Fuerza mientras que a la Exiliada se le llamaba La Muerte de la Fuerza.

Así como en el primer juego, los nombres generados al azar incluyen nombres especiales como Lann Darth.

Aunque el jugador tiene la opción de escoger tipo y el color de su espada láser, la cual es presentada por Atris durante la conversación en la Academia de Telos, si el jugador decide no hablar de la espada después de Peragus, por defecto la espada es una de color cyan.

Mientras que los jugadores son capaces de escoger un género masculino o femenino, la Descripción de la Exiliada como una "heroína" en el libro The New Essential Guide to Droids ha establecido que la Exiliada era una mujer, demostrado en la siguiente cita:

«G0-T0 pronto se vio enredado con la Caballero Jedi Exiliada y su misión de destruir a los Señores Sith.»
―De la entrada del droide G0-T0, p. 25[fuente]
«Cinco años estándar después, T3-M4 apareció a bordo del abandonado carguero Halcón de Ébano, donde cayó en la compañía de la heroína solo conocida como la Jedi Exiliada.»
―De la entrada del droide T3-M4, p. 37[fuente]

Esto significa que todas las referencia canónicas futuras describirán a la Exiliada como una mujer.[3]

En noviembre del 2006, Leland Chee respondió la siguiente pregunta en los foros de Star Wars:

«"Me preguntaba si se te ha pedido designar un final canónico para Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith para el Holocrón o no."»
―del usuario Son Of Skywalker15[[fuente]]

A la cual él respondió:

«No. Hemos estado evadiendo algo concreto sobre el final canónico. La única razón por la que nos decidimos por un género canónico para Revan y la Exiliada fue por necesidades editoriales.»
― Leland Chee[[fuente]]

Esta confirmación por el Conservador del Holocrón establece que la Exiliada indiscutiblemente es una mujer.[3]

Guión alternativo

Jedi Exile Miniature.jpg

La Miniatura de la Jedi Exiliada.

Siguiendo la tradición del primer videojuego de Caballeros de la Antigua República, la susodicha historia del lado luminoso se asume como la canónica. Según Leland Chee, el 21 de febrero de 2006 aún no se había designado una decisión oficial.[18] Sin embargo, el libro New Essential Guide to Droids claramente define a la Exiliada como una heroína en los artículos de HK-47, G0-T0 y T3-M4.[3]

La historia alternativa del lado oscuro cambia el destino de los planetas visitados por la Exiliada (Onderon es usurpado por Vaklu, Dantooine es capturado por Azkul y sus mercenarios, Telos se convierte en mundo de máquinas debido a que es tomado por Czerka y Malachor V permanece intacto) y de uno de los personajes del grupo (Hanharr se une al grupo en vez de Mira). Además, la Exiliada mata a los Maestros Jedi ella misma cuando los visita en sus respectivos planetas en vez de reunirlos en Dantooine. Una vez que aprende las técnicas de los Maestros con el sable láser o con la Fuerza, regresa a Dantooine donde habla a solas con Kreia antes de que ésta la ataque y huya a Malachor V. La Exiliada también mata a Atris después de vencerla durante su encuentro en Telos.[3]

Las predicciones de Kreia sobre el destino de sus compañeros también cambian si la Exiliada cae al lado oscuro.

Romances

«Sé que debes dejarlo atrás. La misma elección que hizo Revan: a donde estás destinada, no debes llevar a nadie que ames.»
Darth Traya[fuente]

Atton Rand

«Así que, eh, ¿desde hace cuanto tiempo eres una Jedi? Debe ser difícil, sabes... sin familia, sin esposo...»
Atton Rand[fuente]

Conocer a la Jedi Exiliada cuando entró por primera vez a su celda sin nada más que su ropa interior causó que Atton se sintiera atraído por ella instantáneamente. Después de que lo ayudó a escapar y comunicarse con el droide utilitario T3-M4, Atton le comentó que debe ser difícil no tener familia ni esposo.

Después de ser chantajeado por Kreia, Atton siguió con la Exiliada durante su misión para encontrar a los Maestros Jedi perdidos. Él incluso le preguntó a uno de los compañeros de la Exiliada, Bao-Dur, si pensaba que tenía alguna oportunidad con ella. Bao-Dur dijo que él no lo podía saber, y continuó con su trabajo mecánico en la nave.

Las cosas se complicaron para Atton cuando la tripulación aterrizó en Dantooine y la Exiliada encontró su prospectivo Padawan de años atrás, Mical. Su relación, aunque completamente amistosa, provocó la envidia de Atton, que se molestaba con Mical cuando éste se ofrecía a ayudar. Cuando la cazarrecompensas Mira se unió a la tripulación del Halcón de Ébano ella notó cómo Atton observaba de cerca de la Exiliada y Mical, y estuvo cerca de averiguar su secreto.

Tiempo después, Atton le confesó a la Exiliada, después de que se encontró a un par de twi'leks en Nar Shaddaa que decían que Atton no era Atton en realidad, que una mujer de la que se había enamorado le había mostrado la Fuerza, pero la había matado por meterse adentro de su cabeza. Con eso, la Exiliada entrenó a Atton como Jedi.

Mical

«Él no puede evitar amarte, a su manera. Es un amor puro e ideal el suyo, fortalecido por tu presencia y tus acciones.»
Darth Traya[fuente]

Mical, o simplemente el Discípulo, conocía a la Exiliada desde que ella era parte de la Orden Jedi, antes de las Guerras Mandalorianas. Como un estudiante Jedi que requería un maestro, lo que más quería Mical era que la Exiliada fuera su maestra. Sin embargo, cuando ella partió hacia las Guerras Mandalorianas, Mical se quedó sin mentor y dejó la Orden para trabajar con la República como historiador y científico. Mientras investigaba las ruinas de Dantooine, 10 años después de la guerra, se encontró nuevamente con la Exiliada. Aunque al principio negó haberla conocido, sí confesó que la Exiliada lo conocía desde hacía mucho tiempo. La Exiliada lamentó haber impedido que Mical se convirtiera en un Jedi en el pasado, así que lo entrenó.

Por supuesto, mientras viajó con la Exiliada se encontró en polos opuestos con el piloto Atton Rand. Ambos aparentemente deseaban a la Exiliada, aunque el amor de Mical era más admiración por su fuerza y liderazgo, incrementada por su belleza. Cuando la Exiliada trató de aislarse después de encontrarse con los tres Maestros en Dantooine y saber la verdad sobre sus poderes, Mical la buscó y tranquilizó, diciéndole que no estaba de acuerdo con el Consejo, y que él y los demás la acompañaban por su propia elección.

Darth Sion

«Te odio porque te arrastras en mi cabeza como lo hace ella, pero tu presencia no trae pensamientos ni enseñanzas, sólo estás... ahí, sin hablar. Te odio porque eres hermosa para mí, y en esa debilidad se encuentra la muerte.»
Darth Sion[fuente]

Después de acechar a la Exiliada por tanto tiempo, el Señor del Dolor se involucró con ella, prácticamente enamorándose, aunque sabía que esto sólo lo debilitaba. Cuando la Exiliada llegó a Korriban buscando a la Maestra Lonna Vash, Sion hizo que sus mortales asesinos la siguieran por la Academia de Korriban. Sin embargo, después de que el mismo Sion la confrontó, él llamó a sus asesinos y la dejó escapar.

Después, en Malachor V, Sion se enfrentó a la Exiliada de nuevo y le habló sobre su amor por ella (aunque no lo pudo describir con exactitud) y sabía que ella debería caer si él quería permanecer fuerte. Sion le dio una opción a la Exiliada: regresar a la superficie de Malachor y dejar que el planeta tomara su vida, o la mataría él mismo, pues cualquiera de esas muertes sería más misericordiosa que lo que planeaba Traya para ella si fallaba. No obstante, ni Sion ni la Exiliada estaban dispuestos a ceder, y combatieron. Después de ser derribado varias veces la Exiliada finalmente lo convenció de que su lucha era inútil, y él rindió su vida. Sus últimas palabras fueron para decirle que ella era la máxima debilidad de Kreia, justo como ella había sido la de él.

Visas Marr

«Es bueno que nunca te hayas preguntado qué yace bajo sus túnicas, si su piel de alabastro era tan blanca e inmaculada como su rostro. O si tal vez ella está marcada con las cicatrices de la esclavitud... y si esto te atraería más. Tal vez su tono deferente cambiaría una vez que la sostuvieras por la garganta, y le mostraras cuánto puede caer un Jedi.»
Kreia[fuente]

Si bien Visas y la Exiliada se convirtieron en amigas cercanas y aliadas durante su viaje, Visas se enamoraría del Exiliado si éste fuera un hombre.

Desde el momento en que Visas sintió al Exiliado a través del espacio, ella supo que había alguien en el universo que sentía la misma soledad espiritual que ella, alguien que había sufrido y perdido todo lo que había amado, como ella. Pero no fue hasta que desafió al Exiliado y fue derrotada que se puso a su servicio.

Después de que se le mostró piedad, ella prometió su vida para servirle sin dudar, para que pudiera entender cómo él podía seguir cuando llevaba tanto dolor consigo. Ella hizo su misión personal ayudarlo y protegerlo hasta que estuviera listo de enfrentar al maestro de ella, Darth Nihilus, pero su ferviente lealtad le atrajo la desaprobación de Kreia y Brianna la Doncella. Se creó entonces una rivalidad por los afectos del Exiliado, cuando Brianna confrontó a Visas en su alojamiento en el Halcón de Ébano. Brianna sospechaba de su naturaleza Sith, y tal vez estaba algo celosa de que el Exiliado la había aceptado en su grupo sin dudarlo, y pasaba tiempo con ella. Visas acalló su ira confesándole que solo deseaba servirlo y protegerlo, al igual que Brianna, y que ella podía “ver” en sus movimientos que estaba comenzando a preocuparse por él. Visas entonces dio una pista sobre sus propios sentimientos, y antes de que se fuera Brianna le pidió que le describiera cómo lucía el Exiliado. Como su especie no tenía ojos y su visión de la Fuerza dañada de una manera desconocida, ella quería saber más acerca de él.

Casi siempre Visas no externó estos sentimientos, pero cuando Brianna dejó el grupo para llevar a Kreia ante Atris se dio cuenta de que pronto se verían obligados a enfrentarse a su anterior maestro, y de pronto temió perderlo. Ella fue con el Exiliado y le abrió su corazón, pidiéndole que se quedara con ella y no peleara. El Exiliado le dijo que no podía darle la espalda a la batalla, mas antes de que llegaran a Telos compartieron un momento íntimo, usando su Visión de la Fuerza compartida para “verse”.

Finalmente, el Exiliado dejó atrás a Visas, pues al viajar a las Regiones Desconocidas él no podía llevar a nadie a quien quisiera con él. Sin embargo el amor que ella sintió le permitió sanar su espíritu y hacer las paces con su pasado. Ella juró que siempre esperaría su regreso, y que si él no volvía, ella seguiría amándolo por el resto de su vida.

Brianna

«He escuchado que los Jedi a veces renuncian al código al amar a otro, y salen de la Orden. Y hay otros que mantienen secretas esas uniones.»
«Creo que el término es 'hacer un Bindo.'
»
Brianna y el Jedi Exiliado.[fuente]

Si bien se asume que la Jedi Exiliada y Briana se despiden muy pronto después de Telos, la historia cambia bastante si el Exiliado es un hombre.

Antes de que el Halcón de Ébano saliera del enclave Jedi oculto en Telos, la Maestra Jedi Atris le ordenó secretamente a Brianna que se infiltrara en la nave, supuestamente para ayudar al Exiliado a encontrar y unir a los Jedis perdidos contra la amenaza Sith oculta. Cuando sus hermanas descubrieron su partida Atris les mintió, diciéndoles que Brianna se había ido voluntariamente con el Exiliado por razones que no conocía, con lo que las Doncellas pensaron que ella había roto su juramento. Después de revelar que se había metido adentro de la nave, el Jedi Exiliado la aceptó para el viaje, para molestia de Kreia y Atton.

Después de hablar, practicar y observar muchos actos de su buena naturaleza, Brianna comenzó a preguntarse si Atris se había equivocado en su juicio sobre el Exiliado. Ella buscó entenderlo, esperando que así pudiera entender las elecciones que hicieron su madre y su padre, y por qué ella había tenido dudas sobre el camino que había elegido. Después de tres duelos amistosos con el Exiliado Brianna declinó seguir entrenándolo, explicando que los duelos repetidos tenían un significado importante en la cultura Echani, y ella no quería romper su promesa a Atris al permitir que su amistad se transformara en otra cosa.

Sin embargo, esto cambió cuando el Exiliado le dijo que debido a que su madre había sido la Maestra Jedi Arren Kae, ella también tenía el potencial para convertirse en una Jedi. Enfrentada con esta nueva información, Brianna hizo la difícil elección de olvidar sus promesas como lo había hecho antes sus padres, y se comprometió a las enseñanzas del Exiliado. No había dudas de que este lazo los hizo más cercanos, y a veces Brianna se encontró celosa de Visas Marr, que también se sentía atraída por él.

Sus sentimientos por el Exiliado y sus fuertes pasiones rebotaron contra ella al final; cuando fue engañada para creer que Kreia había matado al Exiliado, esta le mintió para que la llevara ante Atris para ser castigada. No obstante Atris ya había sido corrompida por el lado oscuro, y a punto de estallar de celos atacó a Brianna, casi matándola con Rayos de la Fuerza, hasta que llegó el Exiliado a salvarla. Con sus juramentos a Atris y sus hermanas ya sin validez, ella se volvió a comprometer con el Exiliado, jurando que permanecería a su lado tanto tiempo como él la necesitara. Su alianza no duró mucho, pues cuando el Jedi Exiliado partió a las Regiones Desconocidas él tuvo que dejar atrás a todos los que quería, como Revan lo había hecho antes que él. Aunque parece que ella estuvo destinada a no volverlo a ver, eventualmente tomó el rol de Cronista Jedi y les enseñó a muchos padawans sobre el Jedi que había renunciado a la Fuerza y se había vuelto mejor por ello.

Atris

Si el Exiliado es hombre se sugiere altamente que Atris tuvo sentimientos por él antes de que partiera a las Guerras Mandalorianas, e incluso después de su exilio. Parece que ver que alguien a quien quería se saliera del camino de los Jedi la afectó bastante, y contribuyó a su caída al lado oscuro. Después de que Brianna derrotó a sus hermanas, Atris la confrontó y torturó con Rayos de la Fuerza, pues estaba celosa de su relación con el Exiliado.

Apariciones

Fuentes

Ver también


Los acompañantes de la Jedi Exiliada
Atton Rand · Bao-Dur · Brianna · G0-T0 · HK-47
Kreia · Mandalore · Mical · Mira · T3-M4 · Visas Marr
[edit]

Notas y referencias

  1. Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith, Conversación con Dillan en Dantooine—la Exiliada creció allí, aunque su lugar de nacimiento se desconoce
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Star Wars: The Old Republic: Revan
  3. 3,00 3,01 3,02 3,03 3,04 3,05 3,06 3,07 3,08 3,09 3,10 3,11 3,12 3,13 3,14 3,15 3,16 3,17 3,18 3,19 3,20 3,21 3,22 3,23 3,24 3,25 3,26 3,27 3,28 3,29 3,30 3,31 3,32 3,33 3,34 3,35 3,36 3,37 3,38 3,39 3,40 3,41 3,42 3,43 3,44 3,45 3,46 Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith
  4. Las siguientes entradas de The New Essential Guide to Droids: "Aratech G0-T0 Infrastructure Planning System", "Czerka Corporation HK Series Protocol Droid", "Duwani Mechanical Products T3 Series Utility Droid"
  5. 5,0 5,1 5,2 Knights of the Old Republic Campaign Guide
  6. The Complete Star Wars Encyclopedia, Entrada en la Jedi Exiliada
  7. The Complete Star Wars Encyclopedia, Usando File:Exilefemale2.jpg, un screenshot cogido por un usuario de Wookieepedia, los editores de The Complete Star Wars Encyclopedia han establecido canónicamente que el pelo de la Jedi Exiliada es marrón
  8. Preguntas de la base de datos del holocrón
  9. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada KotOR_II_game
  10. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada KotOR_CG
  11. Tales of the Jedi: Knights of the Old Republic
  12. Conversación con Malak en la Tumba de Ludo Kressh en Korriban
  13. Conversación con Zez-Kai Ell, Kavar y Vrook Lamar durante la secuencia del Enclave reconstruido
  14. Conversación con HK-47
  15. Conversación holográfica entre Vrook y Vandar, disponible después de reparar al droide después de aterrizar en Dantooine
  16. Conversación con Mical accesible con influencia
  17. Conversación con Atris como Jedi Exiliado después de derrotarla
  18. Bienvenido a algunos BCaT VIPs, Foro de StarWars.com, postedo por Tasty Taste, 21 de febrero de 2006 01:44 PM
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar