Fandom

Star Wars Wiki

Lux Bonteri

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
«Antes de la guerra, siempre me dijeron que los Jedi eran buenos."
"¿Y ahora?"
"Ya no lo sé. Están pasando un montón de cosas terribles... un montón de muertes. Y ahora mis amigos están diciendo que los Jedi son los culpables.»
―Lux Bonteri y Ahsoka Tano
[fuente]

Lux Bonteri era un humano político y luchador rebelde de Onderon durante las Guerras Clon. Originalmente leal a la República Galáctica, la familia Bonteri se fue al lado de la Confederación de Sistemas Independientes cuando empezó la guerra. La familia se trasladó a la capital separatista situada en Raxus después de que la madre de Lux, Mina Bonteri, se convirtiera en senadora de Onderon en el Parlamento separatista. Llegando a la adolescencia en un tiempo de guerra, Bonteri adoptó muchos puntos de vista idealistas, al igual que su madre, pensando en una solución pacífica al conflicto de las Guerras Clon. Su padre, un oficial en el ejército de la confederación, fue asesinado por soldados clon del Gran Ejército de la República durante la Batalla de Aargonar. Al pasar más de un año en la guerra, Bonteri se vio obligado a reconsiderar sus puntos de vista sobre la República y la Orden Jedi después de conocer a un Jedi, la Padawan Ahsoka Tano, por primera vez. Sin embargo, a partir de entonces perdió a su madre debido a las maquinaciones del Conde Dooku, quien ordenó su muerte para poner fin a una propuesta de paz que se había presentado. Bonteri brevemente representó a Onderon en el Parlamento, en el lugar de su madre, pero pronto se retiró para buscar justicia por su asesinato.

Renunciando a sus vínculos con la confederación, Bonteri se encontró con la Guardia de la Muerte, un grupo disidente mandaloriano que compartía su deseo de matar a Dooku. Mientras trabajaba para determinar la ubicación de Dooku para la Guardia de la Muerte, Bonteri involuntariamente involucró a Tano en su búsqueda de justicia, y la llevó a la guarida de la Guardia de la Muerte, en Carlac. A pesar de las advertencias de Tano sobre la conducta deshonrosa de la Guardia de la Muerte, Bonteri se negó a creer sus afirmaciones hasta que el líder del grupo, Pre Vizsla, arrasó todo un municipio ante sus propios ojos. Bonteri cesó su participación en la Guardia de la Muerte y se escapó de Carlac con Tano, aunque se separaron, él prometió que se reunirían de nuevo pronto. En torno al 20 ABY, cuando Tano fue a servir como asesora para un grupo de rebeldes que se habían unido a Bonteri para liberar Onderon del rey Sanjay Rash que apoyaba el régimen separatista. Coordinó su insurgencia popular con los líderes rebeldes Saw Gerrera y Steela Gerrera, y trabajaron para liberar a su mundo natal, restaurando al antiguo rey Ramsis Dendup.

Después Bonteri y Saw solicitaron al Alto Consejo Jedi ayuda contra el rey Rash, y Tano fue enviada junto a los Caballeros Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi y el Capitán Clon Rex a entrenar a los rebeldes onderonianos. Tano se quedó a ayudar a los rebeldes después de que sus compañeros, se marcharan. Por sugerencia de Bonteri, para ganar el apoyo de la población civil, los rebeldes atacaron el generador de energía principal de Iziz, asestando un golpe crítico a las fuerzas de Rash, mientras que cada vez más símbolos públicos querían la libertad. Una vez rescatado Ramsis Dendup, Bonteri y sus colegas se retiraron de Iziz creando una base a las afueras de Iziz. Bonteri creció cerca de Steela y tuvo un breve romance con ella, pero Steela fue asesinada en el último combate. Con Onderon liberado, Bonteri, después de haber sido re-nombrado por el Rey Dendup senador de Onderon, decidió unirse al Senado Galáctico y volver a la República.

Biografía

Huérfano de guerra

«Bueno, crees que todos somos los malos. Pero, ¿cuántos de nosotros conoces realmente? Y los droides no cuentan.
Bueno, aparte de Grievous y Ventress ... ninguno, supongo. Tú y tu madre sois los primeros.
Bueno, mírame. ¿Te parezco tan malo? »
―Lux Bonteri y Ahsoka Tano[fuente]
Bonteris y Amidala en Raxus.png

Lux Bonteri recibiendo a su futura profesora y estudiante de su madre, Padmé Amidala.

Lux Bonteri fue hijo de la destacada política Mina Bonteri y su marido en los años anteriores a las Guerras Clon. Su familia era de alto rango, y provenía de Onderon, gobernado por el rey Ramsis Dendup que estaba afiliado a la República Galáctica. La madre de Bonteri representaba a su mundo natal en el Senado de la República y actuó como mentora de Padmé Amidala, una aspirante a política que creció en el planeta Naboo. Bonteri así conoció a Amidala durante su vida temprana. En el 22 ABY, cuando la República entró en un conflicto a gran escala con la Confederación de Sistemas Independientes, el rey Dendup abogó por la neutralidad onderoniana, tratando de mantener su mundo al margen de las tensiones intergubernamentales de la galaxia. Sin embargo, el monarca fue derrocado por el rey Sanjay Rash, que alió Onderon con la Confederación con el Tratado de Iziz. A raíz de esto, Bonteri y su familia se unieron a los separatistas y por lo tanto se distanció de Amidala, quien se había convertido en senadora de Naboo en el Senado de la República.

La madre de Bonteri continuó representando a Onderon en el Parlamento separatista, con sede en Raxus. Su familia se trasladó a una gran finca en una ciudad de Raxus. Bonteri se vio obligado a crecer en un tiempo de guerra, y aunque hizo varios amigos, sus puntos de vista originales sobre la República y los Caballeros Jedi fueron motivo de conflicto. Después de que su padre, que trabajaba como oficial militar para el ejército confederado, fuese asesinado en batalla contra el Gran Ejército de la República, Bonteri se volvió cada vez más retraído, cosa que preocupaba a su madre. Alrededor del 21 ABY, cerca de un año después de la muerte de su padre, la madre de Bonteri recibió contacto de una vieja amiga: Amidala, quien buscó una audiencia con su antigua mentora. Aunque el Senado de la República había prohibido el contacto con los separatistas para evitar su legitimación, Amidala esperaba que con la ayuda de la madre de Bonteri, podría promover un acuerdo de paz entre los dos gobiernos, como medio para acabar con el flujo creciente de muertes por la guerra. Acompañando a Amidala fue Ahsoka Tano, una Padawan de la edad de Bonteri del que esperaba obtener una mayor comprensión de la naturaleza del conflicto. Una vez Amidala y Tano llegaron a la finca de la familia Bonteri, Bonteri dio la bienvenida a sus huéspedes y les ayudó con su equipaje, aunque Tano, que no se fiaba de los separatistas, rechazó su oferta de ayuda.

AhsokaLuxTalk-HOBS.png

Lux Bonteri y Ahsoka Tano, conociendose en Raxus.

Mientras su madre exploraba con Amidala la posibilidad de negociar la paz entre la República y la Confederación, Bonteri pasó algún tiempo en privado fuera de la finca, donde Tano eventualmente se unió a él para tomar un poco el aire. Bonteri, identificó a Tano como Jedi por sus sables de luz no había conocido a un Jedi hasta entonces, y ambos se pusieron a reflexionar, descubriendo que ambos bandos no eran tan malos como habían llegado a pensar. Rápidamente se hicieron amigos a pesar de estar en lados opuestos. En la siguiente sesión del Parlamento separatista, la madre de Bonteri introdujo una moción para iniciar negociaciones de paz con la República, y fue capaz de ganar suficiente apoyo de sus colegas para ratificar la medida.

Con el Parlamento pidiendo la paz, Bonteri compartió la esperanza de su madre de que " sus amigos de la República responderían a favor de negociar el fin de las Guerras Clon con la Confederación". Con su trabajo en Raxus hecho, Amidala y Tano se prepararon para volver a la capital de la República, Coruscant. Bonteri y su madre los acompañaron a un puerto espacial en Raxus, para despedirlos, y Tano dijo que esperaba no encontrarse con Bonteri en el campo de batalla, por su bien. A pesar de sus esfuerzos, el Jefe de Estado de la Confederación, el Conde Dooku, secretamente el aprendiz Sith del Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious, adoptó medidas para garantizar que la guerra continuase sirviendo a los fines de la Orden de los Lores Sith. Dooku cometió un atentado separatista en el generador de energía de Coruscant, lo que llevó al Senado de la República a rechazar la oferta del Parlamento para las negociaciones. Poco después, el conde ordenó el asesinato de la madre de Bonteri, para continuar sus planes de guerra. Aunque Dooku públicamente atribuyó su muerte a un ataque de la República y utilizó el incidente como excusa para retirar formalmente la propuesta del Parlamento para la paz, el recién huérfano Bonteri no aceptó su explicación de que la República era responsable de la muerte de su madre.

La búsqueda de justicia

Frente a Dooku
«Sabes lo que has hecho, Dooku."
"¿En serio? He hecho un montón de cosas, jovencito, y suelo recordarlas por orden de importancia. Y la muerte de tu madre me parece que ... se me escapa."
"Me vengaré"
"Creo que ya es hora de enviar al joven senador con su madre. Matadlo. "»
―Lux Bonteri se enfrenta al Conde Dooku[fuente]
BonteriConfrontsDooku-FIN.png

Al ser llevado ante Dooku, Bonteri usa su rastraeador clandestino para encontrar al Conde.

Bonteri tomó brevemente el asiento senatorial de su madre para Onderon en el Parlamento separatista. Sin embargo, después de descubrir la relación de Dooku con el asesinato de su madre, Bonteri renunció a su afiliación con la confederación y se marchó de Raxus para buscar justicia por la muerte de su madre. Se puso en contacto con la Guardia de la Muerte, un grupo mandaloriano con base en el planeta Carlac, que se esforzaba para retornar a la cultura guerrera mandaloriana, y derrocar el régimen pacifista de la Duquesa Satine Kryze. Dirigida por el guerrero Pre Vizsla, la Guardia de la Muerte había perdido el apoyo de Dooku y la Confederación en la víspera de una invasión de Mandalore, conduciendo a su exilio del sistema Mandalore y su deseo de asesinar Dooku. Compartiendo su objetivo y al ser ciego a la naturaleza asesina de la Guardia de la Muerte, Bonteri creyó que el grupo tenía honor y buscó su adhesión a él. Para la admisión, Vizsla le ordenó obtener la ubicación exacta de Dooku para que pudieran atacarle. Bonteri desarrolló un plan para acusar abiertamente a Dooku de asesinar a su madre, y al comparecer ante el conde, utilizó un dispositivo para determinar el paradero del Jefe de Estado a través del rastreo de la holotransmisión por la que se comunicó con Dooku después de acusarle. Con esta información, esperó que la Guardia de la Muerte fuera capaz de asesinar a Dooku.

Al acusar abiertamente a Dooku, en plena reunión entre separatistas y miembros de la República, Bonteri fue expulsado de la sala por droides comando. Cuando estaban apunto de ejecutarle, fue rescatado por Ahsoka Tano, quien había estado presente en la reunión. Bonteri intentó decirle a Tano que su asistencia era apreciada pero innecesaria. Sin embargo, apresuradamente Tano le instó a que entrara en la nave del senado. Mientras Bonteri y Tano se iban a bordo de la nave, fueron contactados por el maestro de Tano, Anakin Skywalker, quien acababa de enterarse de que la conferencia de paz se había acabado. Aunque Bonteri pidió disculpas por las molestias que había causado, se sorprendió cuando Tano le reveló sus intenciones de llevarlo a la República. Skywalker estuvo de acuerdo y le dijo que se podía hablar con Bonteri y darle la amnistía en Coruscant. Al no tener intención de unirse a la República, Bonteri aturdió a Tano una vez la conferencia con Skywalker hubo terminado. Tano pronto descubrió que él ya no era un separatista, sino un miembro de la Guardia de la Muerte. De este modo, con Tano aturdida, Bonteri viajó a Carlac.

Relaciones con la Guardia de la Muerte
«Yo creía que teníais honor. Pero sólo sois unos asesinos! Nadie mejor que Dooku. "
"Tú nos llamas asesinos, y sin embargo era tu propio deseo de venganza lo que te hizo buscarnos. "
"Yo quería justicia por la muerte de mi madre."
"Y tú la tendrás. Pero los Jedi no son diferentes a Dooku, y éste pagará en parte por sus crímenes contra Mandalore. Así que, como ves, no es un asesinato en absoluto, es como tu dices. Es justicia! "»
―Lux Bonteri y Pre Vizsla[fuente]
DeathWatchcamp-AFIN.png

Bonteri y Tano llendo al cmpamento de la Guardia de la Muerte.

En el camino a Carlac, Bonteri escondió los sables de luz de Tano en unos paneles de almacenamiento. Al aterrizar en un bosque helado de Carlac, Bonteri dejó a Tano y su droide astromecánico, R2-D2, a bordo de la nave y partió para hablar con la Guardia de la Muerte. Cuando una Ahsoka iracunda se unió a él, seis soldados de la Guardia de la Muerte liderados por Bo-Katan, una teniente de Pre Vizsla, llegó a su encuentro. Bonteri informó de que se habían conseguido la ubicación exacta de Dooku, y Tano, por su parte, se vio obligada a mentir diciendo que estaba prometida con Bonteri, cuando Bo-Katan preguntó por su identidad. Bonteri ignoró las preocupaciones de la conmocionada Tano y se embarcó en un grupo de aerodeslizadores para dirigirse a su campamento. Mientras R2-D2, había traído los sables láser de Tano, pero se vio obligado a esconderlos de la Guardia de la Muerte, que sentía mucho odio hacia la Orden Jedi y se subió con Tano al aerodeslizador. En el campamento, Bo-Katan llevó a Bonteri y Tano a reunirse con Vizsla en la carpa principal. Una vez que estuvieron solos, Bonteri aún se negaba a creer la preocupación de Tano por la Guardia de la Muerte, y recurrió a besarla impulsivamente para silenciar sus objeciones cuando Vizsla entró en la tienda de campaña.

Después de enviar a Tano con Bo-Katan, Vizsla no tardó en exigir a Bonteri que le comunicara el paradero de Dooku. Aunque Bonteri trató de asegurarse de que la información se utilizaría adecuadamente, Vizsla le amenazó con dejarle una cicatriz como la suya, que había sido provocada por Dooku. Con la cabeza gacha, Bonteri entregó el dispositivo a Vizsla, quien ordenó hacer una fiesta para celebrar su éxito en la localización de Dooku. Esa noche, durante la cena, Tano descubrió que la Guardia de la muerte había raptado a las mujeres de Po Ming como sirvientas. La comida fue interrumpida por el jefe Pieter, el líder de la aldea cercana donde la Guardia de la Muerte había capturado a sus mujeres. No queriendo tolerar explotación de su tribu, Pieter exigió que Vizsla y sus compañeros abandonaran Carlac, a lo que Vizsla se mostró sorprendentemente de acuerdo, dando su palabra de que iba a devolver a la gente de Pieter al amanecer del siguiente día. Bonteri tomó la promesa de Vizsla como una señal de buena fe y se lo dijo a Tano, que seguía sin estar convencida del honor de la Guardia de la Muerte. La creencia de Tano fue probada como verdadera a la mañana siguiente, cuando ella y Bonteri acompañaron al grupo a presenciar el encuentro con Pieter. Aunque Vizsla liberó a las mujeres de Po Ming como había prometido, después mató a la nieta de Pieter, Tryla, con su sable de luz negro y luego ordenó a sus tropas que arrasaran con todo el pueblo.

BonterixTanoFUREVER.jpg

Bonteri callando a Tano para que Pre Vizsla y Bo-Katan Kryze no la maten.

Horrorizado por la exhibición de crueldad, Bonteri recibió una lección de Vizsla, quien le dijo que nunca dejase que el débil le impusiera órdenes. Al no poder ocultar ser una Jedi con la vida de Po Ming en juego, Tano atacó a uno de los soldados que estaba usando un lanzallamas contra los aldeanos. Tano, fue rápidamente capturada y sometida por la Guardia de la Muerte, y Vizsla hizo que sus hombres la arrastraran de vuelta al campamento atada con cables, mientras que Bonteri fue detenido por esconder a un Jedi. Como había una tormenta de nieve, Bonteri y Tano fueron llevados a la carpa principal, donde Vizsla rechazó la solicitud de excarcelación de Tano por parte de Bonteri. Al darse cuenta de que Tano tenía razón, Bonteri denunció a la Guardia de la Muerte como asesinos, aunque Vizsla le llamó hipócrita por querer asesinar Dooku. Vizsla tenía intención de ejecutar a Tano por los presuntos delitos de la Orden Jedi contra Mandalore, pero antes de que pudiera hacerlo, R2-D2 entró en la tienda e hizo una fuerte distracción mediante la activación de todos los sistemas de sus herramientas. Mientras Bonteri empujaba a Vizsla, R2-D2 devolvió los sables de luz de Tano a su propietaria. Ella, decapitó a los cuatro soldados que estaban a su alrededor y le dijo a Bonteri que tenían que volver a la nave, mientras se enfrentaba a Vizsla en un combate de sables láser. Una vez fuera de la carpa, Bonteri fue recibido con un extraño espectáculo: R2-D2, y droides de batalla separatistas que la Guardia de la Muerte había estado usando para prácticas de tiro, que se habían vuelto contra sus amos.

Mientras Tano se batía con Vizsla y los droides de batalla se ocupaban del resto de los soldados enemigos, Bonteri y R2-D2 cogieron un aerodeslizador de la Guardia de la Muerte, y lo prepararon para volver a la nave. Una vez que Tano se unió a ellos, Bonteri pilotó el aerodeslizador fuera del campamento, con Bo-Katan y otros dos soldados persiguiéndolos a través de una tormenta de nieve. Tano lograron repeler a los dos soldados con la ayuda de R2-D2, pero le resultó más difícil de repeler a Bo-Katan, que casi la tiró el vehículo. Cuando Bo-Katan estaba preparada para disparar a Tano con su pistola, Bonteri volcó el aerodeslizador hacia un lado, haciendo que Bo-Katan perdiera el equilibrio y Tano pudiera saltar de nuevo a bordo. Después de pelearse con la guerrera mandaloriano en combate sin armas, Tano empujó con la Fuerza a Bo-Katan fuera del aerodeslizador. Bonteri, Tano y R2-D2 llegaron a salvo a la nave, a bordo de la cual salieron de Carlac. Aunque Tano quería poner rumbo a Coruscant, Bonteri, decidió seguir su propio camino, y se dirigió a un módulo de escape y se preparó para separarse de su amiga para pasar a la clandestinidad. Un momento antes de que él estuviera a punto de despegar, Tano trató de convencerlo de no marcharse. A pesar de saber que no podía acompañarla a Coruscant, Bonteri admitió que hacían un buen equipo. Él se separó de Tano en buenos términos, ella le deseó suerte y le prometió que volverían a encontrarse algún día.

La batalla por Onderon

Ayudar a los rebeldes
«Tenemos que aprovechar nuestro impulso y continuar nuestros ataques para mantenerlos fuera de balance. "
"Tenemos que asegurar a la gente en primer lugar. Si seguimos rompiendo su vida, corremos el riesgo de que se nos opongan. Tenemos que ganar su confianza."
"Estoy de acuerdo con los dos. Podemos equilibrar ambas cosas. También tenemos que reclutar a otros para que se unan a nosotros. »
Saw Gerrera, Lux Bonteri y Steela Gerrera.
[fuente]
RebelsAndTheCouncil-AWOTF.png

Bonteri y Saw Gerrera pidiendole al Consejo Jedi que ayude a rebeldes.

En unas semanas, Bonteri volvió a Onderon, que estaba siendo ocupado por el Ejército droide separatista. Alrededor del 20 ABY, decidió liberar a su mundo natal de los separatistas, respaldados por el régimen del Rey Sanjay Rash y se unió a los Rebeldes de Onderon, un grupo con base en las selvas del exterior de la ciudad capital Iziz. Dirigidos por el autoproclamado líder Saw Gerrera, los jóvenes insurgentes se negaban a reconocer al gobierno de Rash y trataron de restaurar a Ramsis Dendup en el trono. Trabajando con la Saw y su hermana Steela Gerrera, Bonteri utilizó sus habilidades políticas para asegurar la legitimidad de la insurgencia. Aunque los rebeldes consiguieron reclutas civiles, requerían formación, así como munición y suministros, si iban a desafiar a la Confederación. Bonteri abordó este problema mediante la utilización de sus contactos con la Orden Jedi, dada su amistad con Ahsoka Tano. Él y Saw se pusieron holográficamente en contacto con el Alto Consejo Jedi y pidieron ayuda para recuperar Iziz de los separatistas. Después de que el Gran Maestro Yoda prometiese que encontraría una manera de ayudar, Bonteri miró a Tano, que estuvo presente en la reunión de ayuda, intercambiando una breve mirada con ella antes de que la transmisión se cortase.

El Consejo Jedi acordó armar a los rebeldes de Onderon contra el régimen de Rash, proporcionándoles créditos y suministros a la vez que enviaban a un equipo de asesores ( el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, junto con el capitán clon Rex) para entrenarlos a luchar contra los separatistas. Con el equipamiento para los insurgentes, el Consejo tenía la esperanza de abrir la lucha con la Confederación en dos frentes para liberar a Onderon de la ocupación enemiga. Después de que Tano y sus compañeros llegasen a Onderon, Steela los llevó a la base de los rebeldes, donde comenzaron las sesiones de entrenamiento para destruir elementos específicos del Ejército Droide Separatista. Bonteri se alegró de reunirse con Tano. En su primera lección, Rex mostró a los rebeldes cómo deshabilitar un Tanque de Asalto Blindado, con una electro granada, lanzándola a la cabina frontal del tanque y a la escotilla de la torreta de la parte superior. Bonteri y Saw se emparejaron para ser el primer equipo que practicase la maniobra, pero Bonteri cayó del cañón láser cuando intentaban llegar a la escotilla superior, llevándose a Saw con él en su caída hacia abajo. Steela ayudó a desinfectar las heridas de Bonteri y también le impidió iniciar una pelea con Saw, que creía que el ex senador no era un buen soldado. La próxima sesión de entrenamiento fue diferente, con Bonteri teniendo éxito en lanzar una granada a través del escudo deflector de un droideka al primer intento.

IzizRebelSafehouse-FR.png

Jedis Entrenando Rebeldes en su refugio

Después de que a Saw y Steela les fuese difícil lanzar la granada, Bonteri ayudó a Steela, pero finalmente Steela renunció por frustración, prefiriendo a sus habilidades como francotiradora para luchar contra los droides. Mientras los Jedi supervisaban la práctica de puntería con el bláster, en la que sobresalió particularmente Steela, un grupo de droides separatistas, llegó para aplastar a los rebeldes. Como los droides de batalla invadieron el campamento, Bonteri se refugió con Saw detrás de una pared rota, respondiendo al fuego de los droides mientras Tano desviaba los disparos láser con sus sables de luz. Bonteri y Saw se unieron para desactivar un tanque. Esta vez, su maniobra tuvo éxito, con los dos tirando detonadores térmicos por las escotillas del tanque y saltando antes de que el vehículo explotase. Los rebeldes tomaron la posibilidad de defender su campamento y, con una idea concebida por Bonteri, partieron para infiltrarse en Iziz y llevar la lucha directamente a Sanjay Rash. Haciéndose pasar por un grupo de cazadores con un Dalgo tirando de una caravana, Bonteri y sus compañeros fueron capaces de entrar en Iziz y se separaron para evitar ser detectados, accediendo a reagruparse después de la noche. Los rebeldes decidieron ejecutar una serie de ataques contra las patrullas droides en toda la ciudad, con Bonteri llevando a cabo un ataque en el mercado Malgan.

Escondido detrás del puesto de un comerciante, Bonteri arrojó una granada a un grupo de Droides de combate B1, desactivándolos en frente de una multitud de civiles. Bonteri se reunió con Tano y los hermanos Guerrera así como con Skywalker, Kenobi y Rex, y se marcharon a una casa de seguridad en Iziz para revisar su progreso. A pesar del éxito de los rebeldes en destruir a las patrullas de droides, Obi-Wan y Tano observaron que los civiles se habían asustado por el estallido de la violencia. Mientras Saw creía que deberían aumentar sus esfuerzos contra los separatistas, Bonteri y Steela opinaban que tenían que ganarse primero la confianza del pueblo y asegurarles que sus intenciones eran derrocar el régimen de Rash. Bonteri propuso que hacer una demostración de fuerza para asegurar el apoyo público: centrarse en el generador de energía de la ciudad. Tano, continuó sirviendo como consejera, acompañando a Bonteri y los Gerrera para inspeccionar el complejo del generador mientras Skywalker, Kenobi y Rex regresaban a Coruscant para informar sobre el progreso de los rebeldes al Consejo Jedi. Desde un tejado, Bonteri y sus compañeros inspeccionaron el generador, el cual, si se destruía, pondría en peligro la fuente de recarga de los droides de batalla y, por tanto, los dejaría inservibles.

RebelsInspectGenerator-FR.png

Steela, Lux y Ahsoka inspeccionando el generador para saber como atacarlo.

Usando la cabeza de un droide de combate B1, Saw descubrió que había un gran número de droides centinelas apostados en cada punto de acceso al complejo del generador. Bonteri trabajó con Steela para idear un plan de asalto, y decidieron que iban a robar un Tanque Blindado de Asalto para eliminar el generador. Para asegurar un tanque, los rebeldes se dirigieron a una patrulla de droides de combate durante la noche, con la esperanza de que llamarían a un tanque en busca de refuerzos. Sin embargo, los refuerzos iniciales fueron un par de droidekas, lo que obligó a Bonteri y sus camaradas a cambiar de táctica. Bonteri corrió a través de algunos callejones adyacentes para flanquear a los droidekas y, una vez detrás de ellos, lanzó granadas a través de sus escudos para desactivarlos. Saw logró desactivar uno de los droides, pero Bonteri falló su lanzamiento. Steela vino en su ayuda depositando de forma manual una granada a través del escudo, desactivando al droideka. Poco después, su esperado Tanque Blindado de Asalto llegó junto con varios Superdroides de combate B2, y Steela, Tano, y la rebelde Dono dieron cobertura a Bonteri y Saw para llegar al tanque. Una vez que los dos inutilizaron el vehículo, Steela reinició sus sistemas, permitiendo a Saw conducir hasta el generador de energía. Bonteri se quedó con Saw a bordo del tanque mientras Steela y Tano llamaban la atención de los droides que defendían la entrada principal al complejo.

Después de destruir la puerta principal con el cañón del tanque, un escuadrón de droides comando llegó para enfrentarse a los rebeldes. Uno de los droides comando casi noqueó a Bonteri y procedió a atacar a Steela, pero Bonteri se recuperó a tiempo para disparar al droide en la cabeza. Una vez utilizaron el cañón del tanque para destruir el generador, Bonteri y los demás abandonaron el tanque, retirándose de la escena. En las siguientes horas , los rebeldes ejecutaron una serie de ataques contra patrullas droides en la ciudad, ganando un amplio apoyo para su causa. Los rebeldes lo celebraron en su casa de seguridad para conmemorar su victoria, en la que Dono propuso que eligiesen a Steela como su líder. Cuando fue elegida líder Steela por mayoría, Saw, decepcionado por la pérdida de su posición, salió de la habitación, y Steela salió para tranquilizar a su hermano. Saw tomó un tiempo para aceptar la decisión de sus compañeros, pero finalmente estuvo de acuerdo, al igual que Bonteri, de que su hermana era la mejor candidata para líder.

Rescatando a Ramsis Dendup
«Sabía que no podrias resistirte a una buena pelea. "
"¿Me estoy volviendo tan predecible?"
"Sólo para mi. »
―Lux Bonteri y Ahsoka Tano.[fuente]
Epguide503.jpg

Saw y Lux atrayendo droides de batalla.

Con la destrucción del generador de energía los rebeldes demostraron su fuerza contra Rash, quien los denunció públicamente como terroristas. Bonteri, ya se consideraba un criminal fugitivo por sus acciones contra Dooku y la Confederación, y además se convirtió en un enemigo de la corona porque su conexión con los rebeldes llegó a ser conocida. Él mientras tanto, comenzó a desarrollar sentimientos hacia Steela. Mientras los rebeldes intensificaban sus ataques, decidieron hacer un discurso público para ganar apoyo en Iziz. Mientras Steela dirigió un asalto contra una columna de tropas separatistas, Bonteri colocó un holoproyector en una caja del mercado de Malgan, para después reunirse con Tano, quien había plantado otro transmisor en otra parte de la ciudad. Una vez que recibieron una señal de Steela, ambos activaron sus holoproyectores, que generaron un gran holograma de Steela que se elevaba por encima de los tejados. Steela aseguró a la población civil de las intenciones de la rebelión y declaró que los necesitaban para restablecer como rey a Ramsis Dendup, su gobernante legítimo. Algún tiempo después Bonteri y los demás regresaron a su cuartel, y Dono llegó con la noticia de que Rash iba a realizar la ejecución pública del ex Rey Ramsis Dendup al día siguiente en la plaza Yolahn.

Los hermanos Gerrera coincidieron en la necesidad de rescatar a Dendup pero se dividieron sobre el mejor momento para hacerlo. Steela creía que podían ganar impulso liberándolo durante la ejecución y Saw, por otra parte, estaba convencido de que los separatistas esperaban que ellos hicieran exactamente eso, y era de la opinión de que debían actuar con la mayor rapidez. Él se fue a rescatar a Dendup por su cuenta a pesar de las protestas de Bonteri y Steela, el último de los cuales envió a Dono a seguir a su hermano. Más tarde, Bonteri y Steela se reunieron para buscar ideas sobre una manera para rescatar a Dendup, aunque él se distrajo y no pudo evitar mostrar sus sentimientos a Steela. Ella rechazó su interés en ella por el momento y le hizo reunir a los otros rebeldes para recibir información sobre el plan. La idea de Steela era ejecutar su rescate cuando Dendup estuviese a punto de ser ejecutado. Cuando Bonteri preguntó a Tano si estaría ayudando, ella dijo que no iba a participar, ya que sólo estaba allí como observadora del Consejo Jedi. En ese momento, Dono se precipitó en la habitación e informó de que Saw había sido capturado mientras trataba de liberar a Dendup de su encarcelamiento. Bonteri inmediatamente reunió a un equipo para rescatar a Saw, pero Steela lo detuvo, sosteniendo que Dendup era su prioridad. Cuando Tano estuvo de acuerdo con las órdenes de Steela, Bonteri y sus compañeros aceptaron de mala gana, la resolución de adherirse a su plan original.

LuxSteela-TSW.png

Lux y Steela hablando de sus sentimientos.

La mañana de la ejecución, Bonteri y Steela tomaron varios soldados en la plaza Yolahn para su operación de rescate. Allí, se dispersaron entre la multitud para asistir a la ejecución. Flanqueado por un grupo de droides de combate B1, Rash trajo a Dendup hacia fuera sobre las gradas del templo Unifar, seguido de un esposado Saw, varios MagnaGuardia IG-100, y el general Kalani, un superdroide táctico que Dooku había enviado a Onderon al mando de los refuerzos droides de Rash. Cuando Rash anunciaba la orden de ejecución de Dendup, Steela dio una señal a los rebeldes para comenzar su ataque. Bonteri sacó el rifle de francotirador de Steela de debajo de su capa, y ella lo utilizó para disparar a los dos MagnaGuardias que estaban a punto de activar la electroguillotina de Dendup. Actuando con rapidez, Bonteri lanzó un par de granadas de humo en la escalinata del palacio, generando una cubierta de humo que él y sus compañeros usaron para confundir a los droides. Se deslizó a través del humo y derribó a Rash, luego se cubrió junto a Steela de los droides mientras liberaban a Dendup. Antes de que pudieran escapar con Dendup, Bonteri y sus compañeros se encontraron todos sus caminos bloqueados por Superdroide de combate B2 que Kalani había llamado como refuerzo. En respuesta a la demanda Kalani para que se entregaran, Dendup dijo a los rebeldes que depusieran las armas. Bonteri y los demás obedecieron y Rash ordenó que los ejecutaran después de Dendup.

Cuando iban a volver a ejecutar a Dendup, la ejecución fue interrumpida de nuevo, esta vez por el general Tandin de la Milicia Real Onderon, que acudió en ayuda de los rebeldes con su milicia. Con Tandin y su equipo de guardias, Dendup, Bonteri y los demás fueron liberados. Bonteri y los rebeldes trajeron a Dendup a su cuartel, donde se les unieron luego Tano y Tandin. Tandin y su milicia prometieron su lealtad a Dendup, al igual que Steela en nombre de la rebelión. A pesar de que su lucha para liberar a Onderon estaba segura de triunfar, los separatistas responderían a su rescate de Dendup con toda su fuerza. A medida que se celebraba la liberación de Dendup, Bonteri transmitió su agradecimiento a Tano, que había intercedido para ayudarles a pesar de sus órdenes del Consejo Jedi.

La lucha final
«Steela estaría encantada. Su sacrificio dio a Onderon su libertad»
―Lux Bonteri[fuente]
DendupFreed-TSW.jpg

Lux y Ahsoka viendo a los rebeldes festejar el rescate de Ramsis Dendup.

Con la perspectiva inminente de futuros combates a gran escala, los rebeldes de Onderon decidieron retirarse de Iziz e irse al altiplano Onderon, que se encontraba al este de la capital, en un esfuerzo por minimizar las bajas civiles. Antes de unirse a sus compañeros, Bonteri acompañó a Tano al mercado Malgan por última vez, donde colocó otro proyector holográfico que transmitió un mensaje de Ramsis Dendup a los civiles. En su discurso, Dendup se pronunió a favor de los rebeldes e instó a la población a protestar contra la represión de los separatistas. Sus palabras hicieron que la gente de la plaza del pueblo atacara a las patrullas de droides, mientras Tano se iba con Bonteri a un tejado y se subían a un animal alado llamado Ruping. Volaron hacia el este hasta la base de que los rebeldes, e informaron de los disturbios a Dendup, Tandin y los Gerrera. Para sorpresa de Bonteri y los otros, Dendup designó a Steela como general al mando del ejército real, en lugar de Tandin. Honrada por la fe de Dendup en ella, Steela inmediatamente comenzó los preparativos para la próxima batalla, y aunque Bonteri no tuvo una oportunidad para felicitarla, ella brevemente bajó la guardia para intercambiar un beso con él.

No pasó mucho tiempo antes de que Kalani localizara a los rebeldes en las montañas y enviara un ejército lleno de droides de combate para enfrentarlos. Mientras Tandin supervisaba a los rebeldes y a la Milicia Real en una campaña terrestre contra los droides, Saw llevó al cielo un grupo de jinetes de Ruping para lanzar bombardeos aéreos contra la infantería enemiga. Bonteri, por su parte, se unió a Steela y Tano encima de una de las torres rocosas para destruir a los droides des de su posición elevada. La batalla avanzó en favor de los rebeldes hasta la llegada de un escuadrón de naves con misiles pesados. Los droides fueron capaces de soportar el fuego de los rebeldes y atacaron la plataforma en la que estaba Bonteri, lo que le obligó a emprender el vuelo con Tano en su Ruping mientras Steela escapaba en su propia montura. Los tres tomaron posición en el suelo, proporcionando fuego de cobertura a Tandin y Saw, incapaces de repeler a los droides. Tandin y Saw se retiraron con sus hombres para escapar de los ataques con artillería pesada. Bonteri, Tano, y los Gerrera se reagruparon con Tandin y Dendup en la base para decidir su próximo movimiento. Bonteri estaba frustrado porque Tano, quien había solicitado refuerzos de Anakin Skywalker y Obi-Wan para contrarrestar los helicópteros de combate, no podía hacer nada por causa de la incapacidad de la República para intervenir en lo que fue visto como un asunto interno onderoniano, pero sin embargo Steela agradeció la ayuda de la padawan.

RebelsAtTheNest-TP.png

Lux y Ahsoka junto a Saw y Steela en su base despues de transmitir el discurso de Dendupe.

Bonteri pronto iba a tener un cambio de pensamiento acerca de la participación de la República. Una nave aterrizó cerca de la base y el capitán Hondo Ohnaka y algunos miembros de su banda de piratas desembarcaron con varias cajas de carga. Aunque Bonteri, Steela y Tano se mostraron cautelosos con los piratas, Ohnaka reveló que su carga era un contrabando de suministro de lanzadores de cohetes, pagado por Skywalker en nombre de la República para su uso contra la artillería droide. Ohnaka y sus hombres rápidamente se fueron cuando un trío de droides comando llegó y atacó a los rebeldes. Una vez Steela destruyeron a los droides, ella, Bonteri y Tano cada uno cargado con un par de lanzadores de cohetes, partieron para distribuir los lanzacohetes. Los lanzadores de cohetes resultaron ser un éxito, ya que permitieron a Saw y sus hombres eliminar a la artillería enemiga. Poco después, Steela recibió noticias de un soldado sobre naves droides en la base, con la orden de asesinar a Dendup. Siguiendo el ejemplo de Steela, Bonteri subió a su Ruping con Tano y se dirigió a proteger a Dendup. Steela llegó a la base por delante de ellos y defendió a Dendup de varios droides comando que lo perseguían hasta el borde de un acantilado, mientras Bonteri y Tano, se encargaban de unos droides de batalla B1.

Cuando Steela salvó a Dendup de los droides comando, se derribó la última de las naves de artillería, que se estrelló en el acantilado sobre el que Bonteri y los demás estaban de pie. Bonteri y Tano fueron capaces de escapar, pero la nave golpeó el borde del acantilado donde estaba Steela con Dendup, desestabilizándolo. Después de empujar a Dendup a lugar seguro, Steela no pudo saltar a un terreno estable y sin poder hacer nada se aferró al borde del acantilado. Inmediatamente vino en su ayuda Bonteri, que se arrastró hasta la pared del acantilado e intentó coger la mano de Steela, aunque estaba fuera de su alcance. También él habría caído de no ser por Tano, quien telequinéticamente lo levantó con la Fuerza poniéndolo a salvo, y luego volvió su atención a Steela. Antes de que Tano pudiese llevar a Steela a tierra estable, la nave droide derribada, disparó su cañón láser, golpeando a Tano en el hombro. Aunque Bonteri rápidamente tomó el rifle de francotirador de Steela y deshabilitó el cañón de la nave, el daño ya estaba hecho: la herida de Tano interrumpió su concentración y se interrumpió la Fuerza que sostenía a Steela. Bonteri y Tano miraron con horror cómo su amiga se caía a su muerte en las rocas, la última y más devastadora víctima que Bonteri y el resto de los rebeldes tuvieron que soportar.

HangOnSteela-TP.png

Steela cayendo al vacio y muriendo a pesar de que tratasen de salvarla.

Bonteri y Tano volaron con su Ruping hasta la base del acantilado, donde un alicaído Saw acunaba el cuerpo de su hermana junto a los demás rebeldes, que estaban en estado de shock. Saw, después de haber derribado la nave que había desestabilizado la pared del acantilado, se sentía responsable de la muerte de Steela. Los rebeldes emergieron victoriosos sobre los separatistas en las tierras altas, y con la derrota de la Confederación, Dooku pidió a Kalani que retirara a sus fuerzas de Onderon debido a la perspectiva desfavorable de un conflicto prolongado. Después Bonteri y sus compañeros regresaron a Iziz, y Dendup recuperó el trono de Rash, que había sido asesinado por Kalani bajo las órdenes de Dooku. En uno de sus primeros actos como monarca restablecido, Dendup re-nombró a Bonteri como senador de Onderon. Con Onderon liberado de la influencia de la Confederación, la ceremonia se celebró en el Templo Unifar para conmemorar el sacrificio de Steela y la independencia restaurada Onderon. Miles de ciudadanos se reunieron en la Plaza Yolahn para llorar la pérdida de la líder rebelde junto a Bonteri, Tano, Saw, y los rebeldes. Anakin Skywalker y Obi-Wan también vinieron a presentar sus respetos. Después de haber visto el valor de los Jedi y el compromiso de la República, por la libertad, Bonteri decidió continuar la búsqueda de paz, uniéndose al Senado Galáctico y llevando a Onderon de nuevo a la República, una elección que complació a Tano.

Personalidad

«¿Cuántos separatistas conoces, tú crees que somos malos? Sin contar a los droides, cuantos separatistas has conocido bien?.»
―Lux Bonteri a Ahsoka Tano[fuente]


Apariciones

Fuentes

Notas y referencias


 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar