Fandom

Star Wars Wiki

Laurita Tohm

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

«Cuando Lord Vader vino en nuestra ayuda en el patio, me di cuenta de que sirviéndole podría ganarle a un oficial las dos únicas cosas que importan... miedo y respeto.»
―Laurita Tohm[fuente]

Laurita Tohm era un varón humano cadete Imperial que se graduó en la Academia Raithal en Coruscant y rápidamente fue ascendido a teniente del Imperio Galáctico. En el 18 ABY, Tohm se vio involucrado en el golpe de estado Gentis, pero a diferencia de sus compañeros se unió a Darth Vader y el herido Emperador Palpatine, ayudando a salvar al último llevándolo a la prisión Jedi conocida como el prisma. Habiendo sido promovido al rango de comandante, posteriormente escribió un informe sobre el incidente. Impresionado por sus acciones durante el golpe de estado, el emperador lo promovió otra vez al rango de Almirante. Una vez que Vader se enteró que Palpatine consideraba a Tohm como un digno sucesor suyo, sin embargo, asesinó al joven Almirante, no dispuesto a enfrentarse a él en el futuro como un rival.

Infancia

«Mis padres me advirtieron que corriese. Nunca fui muy rápido»
―Laurita Tohm[fuente]
Tohm antes de su Lesion.jpg

Tohm antes de su Lesion

Cuando era un niño, Laurita Tohm vivía con su familia en una instalación minera. Sus padres eran mineros de gas tibanna y lo alistaban con pequeñas tareas. Un día, durante las Guerras Clon, representantes de la Confederación de Sistemas Independientes llegaron a casa de la familia y decidieron destruir las instalaciones. El pequeño estaba cargando un kit de herramientas cuando descubrió a sus padres atados al equipo de explotación minera de gas con varios explosivos alrededor de ellos. Su madre le dijo que corriera, pero en su choque, el chuico tenía apenas logro salir cuando los explosivos detonaron. Perdió su brazo izquierdo hasta el hombro, así como su ojo izquierdo y fue marcado a lo largo del lado de su cara y cuerpo. Ambos de sus padres, sus cuatro hermanos, sus dos tías y tres tíos y nueve primos murieron en el ataque también, dejando a Tohm huérfano y solo.

Graduacion

Gentis: «¿Dime, hizo tu condición que te inspires a trabajar más duro que los demás alumnos, o a los anima a subestimarte?»
Thom: «Tal vez un poco de ambos, señor.»
Gentis: «Excelente. Continua usándolo para tu beneficio, teniente.»
―Gentis y Thom [fuente]
Tohm trailer.png

Laurita Tohm llegando a la ceremonia

Algún tiempo después, Tohm se unió a la Academia Raithal, nunca permitiendo que su discapacidad lo hiciera a ir más despacio. En el 18 ABY, unos meses después del ascenso del Imperio Galáctico, él se graduó de la Academia en la parte superior de su clase. A pesar que lo fastidiaban sus compañeros cadetes, como sus amigos Shens y Caul Gentis, su estudio constante fue lo que le impulsó al papel del discurso. Los cadetes llegaron al planeta de Coruscant, parte de seis diferentes academias de alrededor de la galaxia que llegaron a la capital para ser parte de la primera promoción de oficiales imperiales. Su formación como la de los clones del Imperio y demás personal militar había sido acelerada desde los años que generalmente tomaba a sólo unos pocos meses. Muchas figuras importantes Imperiales estuvieron presentes, como Darth Vader y el Emperador Palpatine. El General Gentis quien era un héroe de las guerras clon y el ídolo de Tohm, presidió las ceremonias breves y concedió Tohm el rango de teniente por su excelencia en la Academia. Tomó a Tohm del hombro después de ascenderle y brevemente le preguntó acerca de cómo sus deformidades habían impactado su excelencia y luego le dijo que siguiese haciendo su trabajo superior.

Tohm y sus compañeros luego asistieron a una gala de celebración a instancias de Shen y Caul, aunque él estaba nervioso por su apariencia y reclamó a querer hacer un análisis de la batalla de Geonosis. Caul le aseguró que a las mujeres jóvenes en asistencia no les importaría su aspecto, porque o se enfocaban su uniforme o sentian simpatía por su condición. Tohm aceptó, pensando que al menos podría reunirse con oficiales superiores durante el evento, pero Gentis el Director sorprendió al trío, diciendo que su nueva misión ya había llegado. Ellos pasarían a formar parte de un proyecto secreto emprendido por la flota del Gran Moff Wilhuff Tarkin y Tarkin llegaría dentro de una semana para recoger todos sus nuevos reclutas. Gentis ordenó entonces a Caul y Shen para asegurarse que Tohm se quedó fuera de peligro su primera orden como oficiales y una que él no podría captar plenamente hasta más tarde.

Los cadetes de Fiesta.jpg

Tohm con sus compañeros de clase

Con bebidas en mano, Caul y Shen llevaron a Tohm a un cercano centro de seguridad y se reveló una plataforma completa de cazas TIE en prototipo. Tohm se mostró reacio a la idea de volar uno, pero Caul señaló que Tohm, igual que el resto de ellos, siempre soñó con ser un piloto, y que él sabía que él podía volar el caza. Tohm cedió, creyendo que podía usar la experiencia profesional, pero una vez dentro, los motores no empezarían. Miró a sus amigos, que no podían satisfacer a su mirada, y le dijeron que esto fue hecho para mantenerlo fuera de problemas durante la noche. Tohm exigió respuestas y que lo dejaran libre, pero Shen había cortado el mecanismo de bloqueo, y le dijeron que iba a estar libre en unas pocas horas, y que todo terminaría por entonces.

Dictadura

Shens: «No podías participar, siempre atraes demasiada atención. Pero puedes estar con nosotros ahora. Mata a Darth Vader y el Imperio es nuestro.»
Thom: «Debiste haberme preguntado ayer»
―Shens y Tohm [fuente]
SWDVatGP Coruscant Palace explosion.jpg

El cadete abandonado

Tohm inicialmente asumió que estaban jugando una broma sobre él, no sospechando cualquier otro motivo, sin embargo estaba decidido a escapar del caza. Él rápidamente y expertamente enganchó el asiento eyectable del caza, que le lanzó por encima de la ciudad, justo a tiempo para presenciar las verdaderas intenciones de Gentis y sus compañeros. Las explosiones sacudieron el paisaje urbano de kilómetros alrededor, eliminando setenta y dos objetivos imperiales en minutos. Del club de oficiales, varias guarniciones de soldados de asalto, las torres de comunicaciones y un depósito de suministros fueron destruidos. Tohm aterrizó en la Plaza Imperial, que se había convertido en la zona cero en la batalla que estalló, fuerzas mientras "terroristas" pululaban por las calles de la ciudad, luchando con las fuerzas clones del imperio. Los soldados de asalto estaban perdiendo la batalla, y Tohm fue salvado por un soldado de asalto que le tiro detrás de cubierta. El soldado exigió a una especie de cadena de mando hasta Tohm señaló la aparición de Darth Vader.

Vader llevaba a refuerzos de soldados de asalto, cortando a sus atacantes por todos lados con su sable de luz. Cuando las fuerzas terroristas huyeron, Vader lanzó un gran pedazo de piedra rota encima de varios soldados enemigos, aplastarlos bajo su peso. Tohm requisó un bláster de un soldado, y luego entró en la batalla, aún sin darse cuenta el origen de los ataques. Un enemigo con su cuerpo aplastado, agarró del tobillo de Tohm mientras pasó y pidió ayuda. Tohm había doblado y quito la máscara del hombre, revelando que era su amigo Shens. Shens le dijo que Gentis estaba orquestando los ataques en un intento de asesinar a Palpatine y pidió a Tohm unirse a ellos por lealtad. Dijo que el golpe fue porque Gentis sabía que Palpatine descuidadamente perdería sus vidas en su belicismo, pero Tohm exigió saber por qué él no reclutó. Shens le dijo que era porque siempre estaba demasiado notorio, pero le rogó que este con ellos y matara a Lord Vader. Tohm pensó por un momento breve, y luego dijo que Shen debió haber pedido antes, antes de dispararle a su amigo en la cabeza.

Amigos Traicionados.jpg

cambio de mentores

Vader se acercó, y tohm se inclinó ante él, diciendo que el Lord Sith que su lealtad estaba con Vader y el emperador y no con Gentis. Vader le dijo que lo siguiese. Mientras la pareja hizo su camino desde la plaza, otra explosión rasgó a través de los edificios cercanos, desatando un potente virus necrótico conocido como Aorth-6. Decenas de imperiales, incluyendo a guardias reales, murieron por el virus del aerosol que los licuaba de adentro hacia afuera. Tohm vistió un aparato de respiración que había tomado de los cazas TIE cuando se eyecto y había seguido a Vader dentro. Aunque uno de los guardias de Palpatine afirmó que el emperador estaba muerto, Tohm y Vader lo encontraron vivo, sangrando por la boca y la nariz. Palpatine estaba usando el lado oscuro de la fuerza para mantener el virus bajo control, pero estaba perdiendo la batalla aun con sus formidables poderes. El Moff Trachta apareció y Vader lo acusó de estar en complicidad con la conspiración, pero el Moff negó con vehemencia. Trachta le dijo a Vader que necesitaban poner al emperador en la clandestinidad; porque el temor de su poder era lo único que mantiene al Imperio junto. Una vez Palpatine acepto, el trío acompaño al emperador a un hangar secreto debajo del Palacio Imperial, donde lo subíeron a bordo de un transporte de sigilo.

Combatiendo y Reclutando a los Presos

Darth Vader: «¿Cuantos prisioneros hay?»
Laurita Tohm: «208 Lord Vader. Pero esto no puede ser correcto... De acuerdo con estos registros, este hombre Anakin Skywalker arresto a más de la mitad de los presos detenidos.»
Darth Vader: «Eso es correcto el era uno de los mejores jedi que habia»
Laurita Tohm: «¿que le paso?»
Darth Vader: «Yo lo mate»
―Darth Vader y Laurita Tohm viendo los archivos de la carcel [fuente]

Una vez a salvo, Trachta reveló que Gentis fingió querer conocer al emperador para presentar sus más preciados estudiantes, pero en su lugar desató el virus. Luego instó a que se muevan al emperador inmediatamente, por temor a las tropas de Gentis y descubrimiento por sus cortadores y advirtió que no subestimaran a Gentis. Tohm luego interrumpió, diciendo que Gentis había hecho todo esto porque estaba cansado de perder a sus estudiantes. Trachta señaló que Gentis no debe haber confiado en Tohm, pero que él tampoco lo hacía y le apuntó su arma a la nuca. Antes de que él pudiera apretar el gatillo, Vader agarró la muñeca de Trachta, golpeando el arma y llevándola fuera de sus manos. Luego aplastó el brazo cibernético de Trachta bajo su propio control mecánico y dejó en claro que él estaba en control. Trachta sugirió que escondiesen al emperador en Kessel o en las fauces, pero Tohm señaló que cualquier sistema Imperial podría verse comprometido, debido a la influencia de Gentis.

Vader entonces recordó de un lugar del que una vez había oído, pero que necesitaba más información y llevó a Tohm al templo Jedi arruinado para conseguirlo. Mientras se habían ido, ingenieros de Gentis enviaron un comando a todos los droides dentro de cinco kilómetros para matar a cualquier oficial Imperial que vieran. Los latentes droides de entrenamiento Jedi se activaron dentro del templo y atacaron a Tohm y Vader con sus sables de luz. Tohm se mantuvo por si solo en la batalla, destruyendo a varios de los droides con su arma, pero fue Vader con su dominio de la fuerza que les permitió superar sus atacantes.

Vader entonces condujo a Tohm hasta la gran sala del Consejo y activo un holograma de una reunión del Alto Consejo Jedi que había asistido Anakin Skywalker. Mientras observaba, quedo desconcertado al encontrar los Jedi a quien nunca había visto antes "discutiendo como niños". Skywalker exigió saber qué pasó con los innumerables prisioneros que había capturado en el transcurso de la guerra, pero el Consejo le dijo que estaba persiguiendo unos rumores y nada más. Skywalker persistió, diciendo que le sacaría la verdad entonces al Canciller Supremo Palpatine, pero Obi-Wan Kenobi lo había calmado un poco, aunque Skywalker quedo enojado. Los maestros Jedi debatiendo el tema después de que Skywalker se fue, revelando que la prisión secreta era un secreto guardado herméticamente, incluso del canciller y el GER. Los Jedi creían que la fuerza de seguridad de la República no podía contener a los usuarios de la fuerza, cyborgs, mutantes y otros que ellos habían capturado, y que una vez terminada la guerra, entonces recibirían juicios justos y abiertos. Kenobi estaba disgustado, pero obedeció los deseos del Consejo, pero siguió pidiendo que le permitan visitar la prisión por sí mismo. El Maestro de la orden Mace Windu reveló la ubicación de la prisión e insistió a Kenobi que no debía llevar a Anakin. Cuando Kenobi accedió, Vader montó en cólera, destruyendo las cámaras del Consejo y gritando que el emperador había estado en lo correcto, que ellos habían estado conspirando contra los dos de ellos desde el principio. Luego instó a Tohm para que recordara que los Jedi creían en demasiadas ambigüedades, cuando había solamente el imperio y todos los demás.

Trachta: «Piensa en esto, un rato, si pretendemos servir al Imperio, y Gentis declara lo mismo que nosotros ¿quien es el traidor?»
Tohm: «Aquel que trata de matar al emperador.»
Trachta: «Sólo si fracasa, teniente...»
―Trachta y Tohm [fuente]

Con su nueva información, los imperiales partieron para el sistema Diab, donde estaba oculto el prisma. En el transcurso de la jornada tres, Tohm intentó conectar con la fuerza y ni siquiera logró sacar su arma y agarrarla, pero Trachta entró en su intento y le dijo que no sería prudente descubrir cualquier sensibilidad a la fuerza en ese momento. Tohm intentó dar excusas por lo que había visto Trachta, pero el viejo soldado estaba desinteresado. Los dos entonces relataron las historias de sus mutuas desfiguraciones uno al otro; Trachta había estado rastreando un Padawan de Jedi oscuro que había caído en liga con el Conde Dooku durante las Guerras Clon, pero cuando lo acorraló el Padawan, tiró un detonador termal a Trachta y sus clones, los brazos y los ojos del hombre, se perdieron en la incineración y su sistema respiratorio quedo arruinando. Trachta luego elogió a Tohm por varias cualidades que parecía que Vader había valorado grandemente, tales como la capacidad de Tohm para ocultar sus emociones, sin embargo le preguntó si dos hombres que como Gentis y Vader ambos reclaman servir al Imperio, ¿cuál de ellos era un traidor? Tohm respondió que quien intentó matar al emperador, pero Trachta replicó que sería un traidor sólo si fracasaba.

Aunque las tormentas eléctricas en Diab causado sus sensores de funcionamiento, Tohm fue capaz de encontrar el prisma y aterrizaron rápidamente. Los imperiales fueron recibidos por una Maestra Jedi desconcertada y una fuerza de droides de seguridad, pero Vader cortó a la Jedi antes de que ella supiera lo que estaba sucediendo, y los tres trataron rápidamente con los droides. Trajeron a Palpatine al centro médico de la prisión, donde fueron capaces de detener la desintegración de su cuerpo. Tohm entonces logro acceder al Banco de datos de la prisión, aprendiendo que había doscientos ocho prisioneros, con más de la mitad de ellos detenidos por Anakin Skywalker. Tohm no pensaba que eso podría ser verdad, pero Vader dijo que Skywalker era un Jedi impresionante. Tohm preguntó qué le había pasado a Skywalker y Vader dijo que lo mató, y luego diciendole que limpiara el sistema. Trachta, sin embargo, quería encontrar un prisionero particular y pidió a Tohm ayudarle a localizar al individuo. Resultó que el Padawan que tan terriblemente había desfigurado a Trachta fue encarcelado allí, y el cyborg decidió pasar varias horas golpeando y torturándolo hasta morir y Tohm los sello juntos.

Más tarde, Tohm se acercó a Lord Vader con una idea. Sabiendo que no podían confiar en cualquier imperial que pudiesen contactar, Tohm creía que él podría levantar un ejército de una manera diferente si Vader le permitiría a liberar a todos los presos. Vader modificó la idea de Tohm, y en lugar de simplemente darle la liberación de los prisioneros, obligó a 207 de ellos a luchar uno contra el otro, así como Tohm y él mismo, por el derecho a servir al imperio.

Los combates que estallaron fueron brutales, con cuerpos acumulándose rápidamente. Tohm fue atacado por un separatista, el General Ur'Loach. El general había envuelto su lengua larga alrededor del cuello de Tohm y estaba tratando de atraerlo a sus grandes fauces, para un movimiento por el que era conocido decapitar a sus enemigos con sus propios dientes. Cuando Ur'Loach golpeó el bláster enviandolo lejos de la mano de Tohm y se dispuso a matarlo, otra separatista, Shonn Volta, tiro el bláster de Tohm hacia sí misma y tiro a Ur'Loach a través de la boca, asesinándolo y salvandole la vida. Tohm le agradeció, pero ella le dijo que era un acto egoísta y que si trabajaban juntos, ambos vivirían y él podía perdonar su sentencia.

Al final, sólo treinta y tres prisioneros sobrevivieron en la lucha contra el estado, y Vader ordenó a Trachta decirle a los supervivientes lo que significaba para servir al imperio. Trachta les informó a todos que ya habían olvidados sus crímenes, pero no lo fueron sus razones para cometerlos ahora servirían una institución no en deuda con los senadores de la República, ni la orden de egoísta Jedis. Los prisioneros se arrodillaron ante Trachta y los otros, sin embargo, Volta permaneció de pie. Vader ordenó que se arrodillase también, pero en cambio ella preguntó por qué los presos eran necesarios. Vader tomó su sable de luz de su cinturón, pero Tohm caminó frente al señor oscuro, diciendo que habían sido traicionados, y que con su servicio puede convertirse en un Imperial o incluso irse a Volta. Volta aceptó y se arrodilló ante la pareja. Trachta luego dijo a los supervivientes que su formación comenzaría esa noche.

Como salieron, Tohm encontró a un sobreviviente, N'won Raines. Raines era un cyborg, su cuerpo quedo hecho en un caos, pero buscó al teniente Tohm, rogando por ayuda. Tohm trajo esto a la atención de Vader, con la esperanza de ayudar al herido cyborg, pero Vader no sintió piedad. Ordenó a Tohm ejecutar a Raines. Tohm colocó su arma contra la cabeza de Raines, con el cyborg débilmente intentando extendió su mano para detenerlo, pero Vader le ordenó que ahorrase sus municiones y le había entregado al teniente un tubo metálico en su lugar. Tohm pidió disculpas a Raines, y como una vez más Raines intentó en vano llegar defenderse, Tohm golpeo al cyborg hasta la muerte.

Inmediatamente después, Tohm se topó con una enfermería donde se vio a un droide médico atendiendo a un Trachta enfermó. Luego Tohm vómito, disgustado por el acto que había cometido, Trachta reconoció que el joven claramente había hecho algo horrible por Vader. Trachta instó entonces a Tohm a considerar seguirlo a él en lugar de Vader, alegando que el Lord Sith solo sabía cómo hacer seguidores, mientras que Trachta podría entrenarlo para ser un líder.

Tohm pidió más tarde Volta, la francotiradora sensible a la fuerza, para encontrarse con él otra vez, de pie sobre una plataforma fuera de la prisión. Allí ella expertamente disparó las cabezas de cinco droides quirúrgicos 2-1B mientras habla con Tohm, que estaba leyendo sus archivos de prisión para los registros de la misión que estaba compilando. Volta airadamente le informó que los registros de la prisión no estaban completos y le habló de las cosas terribles que la República y los Jedi le habían hecho a ella y a sus seres queridos. Tohm entonces le dijo que quería ser piloto, como el padre de Volta, pero que ya no podía. Entonces comprendió de repente que la experiencia de Volta con el estudio del hiperespacio puede permitirles salvar a Tarkin de la trampa que gentis había preparado.

Recuperando la Capital

Caul Gentis: «volviste genial ahora nos vas a ayudar»
Laurita Tohm: «[[disparando]]adios amigo»
Caul Gentis: «[[muriendose]] ¿porque lo hiciste?»
Laurita Tohm: «es mi trabajo»
―Caul Gentis y Laurita Tohm despidiendose [fuente]
SWDarthVaderGhostPrison4.jpg

Vader Trachta y Tohm defendiendo al imperio

Tohm y Volta utilizaron su experiencia del hiperespacio para encontrar a Tarkin mientras que cambió de rutas hiperespaciales en el nexo de varias rutas comerciales. Con éxito encontrando y voceando su nave, los imperiales y los presos liberados entraron secretamente dentro de lanzadera de Tarkin. Cuando aterrizaron, Volta le dijo a Tohm que se quedase cerca de ella. Gentis acumuló sus cadetes para saludar a la lanzadera de Tarkin, planeando finalmente consolidar su control sobre el imperio. Tarkin desembarcó junto a sus soldados de asalto, pero fue inmediatamente rodeado por los cadetes. Gentis confrontó a Tarkin, queriendo captúralo con vida para ser interrogado y le dije que sus razones para el golpe de estado. Tarkin estaba sin arrepentimientos, no preocupándose por los cientos de inocentes cadetes que murieron bajo su mando. Cuando Gentis le dijo a Tarkin que sus propios hijos habían sido asesinados por las políticas del emperador, Vader le aviso que les vería pronto.

Gentis miro con horror como Vader emergió de la nave junto a Tohm, Trachta, Volta y resto de los mortales ex prisioneros. Aunque las fuerzas de Gentis superan en número a los atacantes por ocho a uno, no había ningún registro para las diferentes habilidades grupo de Vader trajo a la lucha. Vader desató una violenta ola de fuerza mientras los prisioneros mataban a los cadetes. El antiguo amigo de Tohm, Caul, ordenó a Koh, un experto en demoliciones, darles a sus atacantes con granadas, pero Volta disparo a Koh antes de que pudiera lanzar los explosivos armados, que detonaron en medio de los cadetes.

Caul se retiró entre los cadetes dispersados y heridos hasta que oyó a Tohm llamarle. Pensando que todavía estaba de su lado, estaba feliz de verlo, pero Tohm le disparó en el estómago, matándolo. Gentis vio caer a su hijo y corrió a su lado, horrorizado de que había perdido a su último hijo. Cuandoo él acunó cuerpo de Caul en sus brazos, incapaz de creer que estaba muerto, alejó a Tohm, desconcertado con lo que había hecho. Gentis suplicó a Caul que no muriera, entonces prometió mantener a su hijo a salvo. De repente, él estaba desgarrado con relámpagos de la fuerza, atacado por el propio emperador. Mientras gritaba y agarraba a su hijo a su pecho, su cuerpo fue arrasado por el poder del lado oscuro de Palpatine, y quedó una cáscara quemada. Tohm miró hacia abajo en la cara de su héroe anterior, que ahora se parecía extrañamente a la suya propia.

Almirante

Laurita Tohm: «Espero que vayas a servir bajo mi mando. Yo no podría haber sobrevivido sin ti.»
Shonn Volta: «Sería un honor mí.»
―Laurita Tohm y Shonn Volta planenando su Futuro [fuente]
Tohm y su novia.jpg

Tohm y su novia

Luego de la batalla, todos aquellos que habían sido leales a Gentis fueron acorralados y ejecutados sin juicio previo. Tohm supervisó las ejecuciones él mismo, permitiendo que los cuerpos se apilaran uno encima de otro como una advertencia a todos los que había traicionado al imperio. El emperador recompenso a Tohm por su servicio al ser promovido a almirante y dado una orden para operar en los territorios del Borde Exterior. Trachta fue recompensado, al ser promovido a Gran Moff, así como el nuevo director de la Academia Imperial.

Desconocido para los ex presos sobrevivientes que habían ayudado a salvar el Imperio y disfumaban su recompensa, mientras estaban celebrando su victoria e inminente libertad, los imperiales con los que habían luchado al lado estaban en ese momento tratando de determinar su destino. Trachta creía que debían una deuda de gratitud a los presos, y que deben honrar las promesas que les hicieron. Vader creía que todos ellos debían ser ejecutados, para evitar que se conviertan en enemigos en el futuro. Tohm creó una tercera opción, y a los prisioneros se les dijo podrían ser liberados, pero tuvieron que exiliarse en el Sector Corporativo. Antes de irse, fueron recibidos por Tohm, Trachta y Vader, y los detalles de su liberación fueron revisados una vez más. Nax Cirvan accedió a todas las partes del acuerdo, y Trachta le deseó suerte.

Cuando la nave ascendió sobre el paisaje urbano de Coruscant, detonó, matando a Cirvan y a todos aquellos a bordo. Tohm y Vader habían traicionado el acuerdo, así como a Trachta, quien estaba horrorizado por la masacre de deshonrosa. Él arremetió contra Tohm y Vader por su duplicidad, pero ambos estaban sin arrepentimientos. Tohm mintió al cyborg, diciéndole sin emoción que la vieja nave debe haber funcionado mal. Trachta, disgustado, dejó a Tohm bajo la atención de Vader, no dispuesto a intentar tomar al joven bajo su ala.

Además de su ascenso a Almirante, Tohm logro asegurar un indulto para Volta, salvándola del destino del resto de los presos. Se le dio el rango de capitán, y Tohm la invitó a servir bajo su mando mientras se conocieron en su nuevo apartamento. Tiernamente tocando la parte quemada de su cara, Volta le dijo que sería un honor. Como los prisioneros, Tohm desconocía también que hombres poderosos estaban discutiendo su destino. El emperador dijo a Vader que admiraba mucho sobre el joven Almirante, y que si Vader muriese, Palpatine creía que Tohm sería un sucesor capaz.

Muerte

Darth Vader: «Te tengo una última lección»
Laurita Tohm: «Estaría agradecido! De sus consejos, tenerlo como mentor, significa más para mí de lo que puedo decir»
Darth Vader: «Nunca sufras rivales»
Laurita Tohm: «¿que? no por favor AAAGRRRHH»
―Darth Vader y Laurita Tohm al final de la batalla [fuente]
TohmDeath01.jpg

Tohm es asesinado por Vader.

Tohm luego recibió una invitación de Vader y se reunio con el Lord Sith sobre un balcón muy por encima de la ciudad. Vader preguntó si Volta había aceptado su nueva posición, y él dijo con entusiasmo a su nuevo mentor que los dos se irían al día siguiente. Vader dijo entonces a Tohm que tenía sólo una lección más para el joven, y otra vez Tohm se puso muy emocionado, diciéndole a Vader cuánto significaba para él. Vader luego agarro a Tohm por su uniforme y le dijo que uno nunca debe aceptar la existencia de sus rivales. Tohm rogó a Vader que lo perdonase, pero el señor oscuro fue indiferente y lanzó a Tohm desde el balcón, enviándolo en un desplome millas hacia abajo en las profundidades de Coruscant.

Personalidad

Trachta: «Eso es traición no es ni honorable ni necesario y me deja como un mentiroso»
Tohm: «Yo no sigo sus ordenes señor director.»
Trachta: «Ya me di cuenta de eso pero yo te podía salvar y darte un propósito que pena. Vader resuelve todo con su espada de luz y no le interesa ser mentor de nadie hasta nunca.»
―Trachta y Tohm [fuente]
Requisito.png

Tohm pidiendo permiso para liberar a los presos

Laurita Tohm tenía como rasgo más prominente su ambición y su impulso para tener éxito. Su deseo de éxito era lo suficientemente grande como para superar el devastador accidente que sufrió durante las Guerras Clon, que le dejó ciego de un ojo, desfigurado y con un solo brazo restante. Su inicial sueño de ser un piloto quedo destruido por su desfiguración, él se esforzó en cambio convertirse en el mayor naval oficial de éxito que él podría ser y logró graduarse como orador de la Academia Raithal. Cuando vino a expresar su opinión, él no vaciló muy lejos de eso lo hizo incluso ante la presencia de Darth Vader y Trachta.

Debido a sus deformidades, Tohm estaba inseguro sobre su apariencia, especialmente alrededor de los miembros del sexo opuesto. Cuando se trataba de actividades sociales, fácilmente iba convencido por sus amigos, mientras que hizo cargo personalmente en situaciones militares o académicas. Cuando hablo con Shonn Volta de su historial militar o sus planes para salvar a Coruscant, él era audaz, pero se convirtió en vergonzoso cuando se enfrentaba con su trágica historia y especialmente cuando nota su atracción hacia él.

Tohm fue increíblemente leal al imperio. Incluso cuando se enfrentó al impacto por la traición de sus mejores amigos y su héroe personal el Director Gentis la lealtad de Tohm no vacilo. En cambio, creó a un nuevo héroe para sí mismo en el personaje de Vader. Durante su tiempo juntos, Tohm trato de mostrar sus habilidades y su lealtad a Vader en cualquier manera que pudo, incluso al cometer actos tales como asesinato que encontraba horrible. Su admiración por el señor oscuro se manifestó en su deseo por sensibilidad a la fuerza y en última instancia, sería su perdición. Confiando en Vader implícitamente, no había aprendido la lección que la traición de Gentis podría haberle enseñado y en su lugar fue asesinado por su héroe.

Apariciones

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar