Fandom

Star Wars Wiki

Jun Sato

23.959páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
«Usted y su tripulación nos han prestado una ayuda muy valiosa, capitana Syndulla.»
―Jun Sato a Hera Syndulla[fuente]

Jun ​​Sato fue el líder de la célula rebelde conocida como Escuadrón Fénix, una célula rebelde que actuaba contra el Imperio Galáctico alrededor del 4 ABY. Él y su flota, que incluía varios interceptores RZ-1 Ala-A, estaban afiliados a un movimiento rebelde más amplio liderado por el senador Bail Organa. Por recomendación del senador Organa, Sato adjuntó a los Rebeldes de Lothal en su flota, y las dos células lucharon codo con codo en una serie de misiones. Sato perdió su nave de mando después de que fuera atacada por el Lord Sith Darth Vader, por lo que Sato transfirió su puesto de mando a una Corbeta CR90.

Biografía

Primeras campañas

«Creo que merece la pena correr el riesgo.»
―Jun Sato aprueba una misión para rescatar a la ministra de Lothal, Maketh Tua.[fuente]
El comandante Jun Sato dirigió la célula rebelde Fénix durante la vigencia del Imperio Galáctico. Él y sus fuerzas fueron parte de un movimiento rebelde más grande que su propia célula, que fue organizado por el senador Bail Organa de Alderaan, la senadora Mon Mothma de Chandrila, y Ahsoka Tano, la última de los cuales operaba como informante rebelde bajo la nombre en clave "Fulcrum". En el 4 ABY, Tano ordenó a las fuerzas de la célula Fénix asistir a los Rebeldes de Lothal, quienes montaron una misión para rescatar a su líder cautivo, el Jedi Kanan Jarrus, que era prisionero de los imperiales en el planeta Mustafar. Tras el rescate, Sato dio la bienvenida a los Rebeldes de Lothal a su flota, después de que le fuesen altamente recomendados por el senador Organa y la comandante Tano.
TuaContactsRebels-SoL.jpg

Después de ser contactado por Maketh Tua, Sato autoriza una misión para rescatarla.

Como parte de la flota rebelde de Sato, los Rebeldes de Lothal, a bordo del Espíritu, llevaron a cabo una serie de ataques contra objetivos imperiales, asegurando combustible para la flota de Jun Sato. Después de un ataque de este tipo, Sato elogió a la tripulación del Espíritu por su trabajo. Hera Syndulla, capitana del Espíritu lamentó no haber podido conseguir generadores de escudo para la flota, pero celebró el hecho de haber conseguido combustible adicional para mantener a la flota del Escuadrón Fénix. Fue entonces cuando el droide astromecánico del Espíritu, C1-10P irrumpió en una reunión en el centro de mando llevando un mensaje de Lothal. El mensaje era de Maketh Tua, una ministra del gobierno imperial de Lothal, que solicitaba la ayuda de los rebeldes para desertar del Imperio a cambio de información valiosa; como los nombres de simpatizantes de los rebeldes en Lothal y mundos cercanos, así como la verdadera razón de la presencia del Imperio en Lothal. Sato creyó que merecía la pena correr cierto riesgo y permitió que la tripulación del Espíritu regresara a Lothal para ayudar a Tua.

El retorno de los rebeldes a su antiguo mundo provocó el asedio de Lothal, mientras el Agente Kallus del Buró de Seguridad Imperial y Darth Vader, el Señor Oscuro de los Sith, perseguían a los rebeldes. Los rebeldes escaparon de Lothal a bordo de un transporte robado después de que el Imperio asesinara a Tua, acusando a los rebeldes del crimen, y volvieron con la flota de Sato. Una vez allí, se dieron cuenta de que el Imperio había colocado un dispositivo de rastreo en su transporte. Su advertencia al comandante Sato llegó demasiado tarde, puesto que Darth Vader llegó en su TIE Avanzado x1. Sato ordenó al Escuadrón Fénix atacar al Señor Oscuro, pero Vader era un piloto superior y destruyó la mayor parte del escuadrón. El ataque de Vader provocó que la nave de mando de sato sufriera daños críticos y, a pesar de las sugerencias de Syndulla -quien, junto con su tripulación había subido al Espíritu para atacar a Vader- Sato en un principio se negó a abandonar la nave de mando. Cuando se hizo evidente que la nave de mando estaba perdida, el comandante Sato cambió de opinión y ordenó una evacuación. Él y su tripulación escaparon mientras una flota de Destructores Estelares llegaba a la zona, y el Espíritu creaba una distracción.

Aunque la célula Fénix sufrió una derrota significativa a manos de Darth Vader, Sato y su tripulación sobrevivieron, y la flota se estableció en un lugar considerado como refugio seguro. Como resultado de la pérdida su nave de mando, Sato convirtió en su nave de mando a la corbeta CR90 llamada Libertador.

Buscando una base

The Lost Commanders 13.jpg

Sato se reúne con Ahsoka Tano y los Rebeldes de Lothal tratando de encontrar un sitio en el que establecer una base.

Tras el Asedio de Lothal, Sato se reunió junto a los Rebeldes de Lothal y Ahsoka Tano para analizar el estado actual de la Red Rebelde. Durante la reunión, Sato informó de que su anterior derrota a manos de Darth Vader había dejado al Escuadrón Fénix con una capacidad prácticamente nula para operar en el sector. Entonces Ezra Bridger propuso buscar un sitio en el que esconderse en lugar de centrarse en cómo atacar al Imperio Galáctico.

Sato reprochó a Bridger que nunca se reservara sus opiniones, aunque aceptó que la propuesta de buscar una base era buena idea. Cuando Hera Syndulla afirmó que no poseían ninguna posible ubicación en la que establecer una base que comportara una ventaja táctica para la flota, Tano informó de que conocía a alguien con un extenso conocimiento de los Territorios del Borde Exterior que además era un gran estratega militar y líder.

Finalmente, Sato preguntó cómo podían encontrar al líder, que se trataba del capitán clon Rex, cuya ayuda Ahsoka pretendía conseguir. Tano respondió que en anteriores ocasiones había tratado de contactar con él, pero sus transmisiones no habían obtenido respuesta. A pesar de eso, Tano declaró que había un modo de contactar con Rex que todavía no había probado. Con el consentimiento de Sato, los Rebeldes de Lothal partieron al planeta Seelos siguiendo las indicaciones de Tano, necesarias para poder localizar a Rex.

Más adelante, Sato informó a los rebeldes de la existencia de una crisis energética en el planeta Rinn. Por ello, instó a los rebeldes a encontrar varios generadores de energía que permitieran a la población del planeta resistir a las bajas temperaturas que lo asolaban. Además, tras un exitoso asalto contra un bloqueo imperial en Ibaar gracias a la ayuda de Hera Syndulla, Sato aceptó la propuesta de Kanan Jarrus de nombrar a Hera capitana del Escuadrón Fénix.

Capturado por el Imperio

Stealth Strike 13.jpeg

Sato,sus hombres y Ezra a punto de ser capturados por un Interdictor Imperial.

Tiempo después, Sato participó junto a su tripulación y Ezra Bridger en una misión cuyo objetivo era localizar una patrulla rebelde desaparecida en el Sistema Del Zennis. Al acercarse al sistema, Ezra comunicó a Sato que los escáneres de su nave no detectaban signos de la presencia de ninguna nave alrededor. Sin embargo, a continuación añadió que los escáneres debían estar equivocados puesto que la patrulla había desaparecido en el sistema, y la causa de la desaparición muy probablemente podía haber sido la acción de otra nave.

Sato respondió que cuando Hera Syndulla le había dicho que Ezra se había ofrecido voluntario para participar en la misión, había insistido en que Bridger podía ser de gran ayuda. Finalmente Sato añadió que esperaba que lo que decía Hera fuese cierto. A continuación, los hombres de Sato perdieron el control del hiperimpulsor de la nave y algo hizo salir a los rebeldes del hiperespacio. Al salir del hiperespacio, Sato y sus compañeros vieron un Interdictor Imperial, y cuando Ezra preguntó si eso era un Destructor Imperial, Sato respondió a Ezra que estaba equivocado, aunque desconocía por completo qué era un Interdictor Imperial.

Stealth Strike 2.jpg

Sato y Ezra son llevados ante el Almirante Brom Titus.

Antes de ser capturado por el Imperio, Sato logró enviar una transmisión de emergencia al resto de rebeldes pidiendo ayuda. Los imperiales, esposaron a Sato y a Ezra y los llevaron hacia el puente del Interdictor. De camino al puente, Ezra trató de tranquilizar a Sato diciéndole que él ya había sido capturado por el Imperio en numerosas ocasiones, por lo que de algún modo conseguiría escapar con él y los rebeldes. Sato contestó a Ezra que eso no le tranquilizaba, por lo que Bridger hizo ver a Sato que lo que había dicho significaba que ya había escapado muchas veces del Imperio.

Una vez en el puente del Interdictor, Sato y Ezra fueron recibidos por el Almirante Brom Titus. Sato afirmó ante Titus que era miembro de la Alianza Corporativa, por lo que el Imperio había tomado el control de su nave ilegalmente. Acto seguido, exigió ser liberado. Titus respondió a Sato que no estaba en posición de exigir nada. Luego añadió que estaba al tanto de las actividades rebeldes de Sato en su sector, y manifestó que el Agente Kallus se sentiría muy complacido al conocer la captura de Sato y Ezra. Finalmente, Sato fue encarcelado junto al resto de sus hombres, y Ezra fue llevado a otra celda ubicada en otra parte del Interdictor.

Horas después, Sato y sus hombres fueron liberados por Kanan Jarrus y Rex, quienes se habían infiltrado en el Interdictor Imperial. Sato informó a Kanan de dónde estaba encarcelado Ezra, y le urgió a rescatarlo. Kanan sin embargo, informó a Sato de que Ezra había escapado por su cuenta y se encontraba desactivando los pozos de gravedad del Interdictor junto a C1-10P. Sato se mostró sorprendido por ello y a continuación lideró a sus hombres en una escaramuza contra varios soldados de asalto.

Stealth Strike 30.jpeg

Kanan y Rex abren paso a Sato y a sus hombres.

Tras irse abriendo paso por los pasillos del Interdictor enfrentándose a las tropas imperiales, Rex decidió sacrificarse para ralentizar el avance imperial. De camino a la nave rebelde, Sato y sus hombres se reencontraron con Ezra, y entonces Kanan decidió dirigirse a rescatar a Rex mientras Sato, Ezra y los demás rebeldes subían a bordo de su nave. Cuando Kanan hubo rescatado a Rex, ordenó a Sato abandonar el Interdictor a bordo de la nave rebelde y recoger a él y a Rex, que se encontraban en una cápsula de escape.

Finalmente, cuando todo el mundo estuvo a bordo de la nave rebelde, el Interdictor trató de usar sus pozos de gravedad para atraer hacia él la nave rebelde. Sin embargo, Ezra y C1-10P habían saboteado los pozos, que atrayeron hacia sí mismos varios cruceros ligeros imperiales, que chocaron contra el Interdictor, destruyéndolo en el acto. Acto seguido los rebeldes se dirigieron hacia el grueso de su flota, en el planeta Garel. De camino a Garel, Sato agradeció su ayuda a Ezra, Kanan y Rex.

Huyendo de Garel

Más adelante, el Imperio Galáctico descubrió que la flota de la Red Rebelde estaba estacionada en el planeta Garel. Por eso, lanzó un ataque contra la flota liderado por el Agente Kallus, el Almirante Kassius Konstantine y los inquisidores conocidos como Séptima Hermana y Quinto Hermano. En el momento del ataque, Sato se encontraba junto al capitán Rex en la nave de mando de la flota.

Legacy 11.jpeg

Sato y Rex informan a Hera Syndulla de su situación.

Hera Syndulla, decidió contactar con Sato y Rex para pedirles un informe de la situación. Rex respondió a Hera que si la flota rebelde quería escapar del ataque del Imperio de una pieza, debía despegar de inmediato. A petición del comandante Sato, los rebeldes acordaron aplicar el plan de escape Delta. Durante su huida, la nave de Sato y Rex fue inmovilizada con un rayo tractor por orden del Almirante Konstantine.

Al enterarse de eso, Hera retrocedió con el Espíritu para destruir el rayo tractor que retenía a Sato y a Rex, a pesar de que Sato le ordenó no hacerlo. Finalmente, Hera logró hacer colisionar al Espíritu con el generador del rayo tractor, destruyéndolo y liberando así a Sato y a Rex. Sato agradeció a Hera su ayuda y a continuación, la nave de mando de la flota rebelde y el Espíritu saltaron al hiperespacio, logrando escapar.

Atajo en Concord Dawn

Tras el ataque a un convoy imperial para obtener suministros, Sato se reunió con los Rebeldes de Lothal para analizar la situación de la Red Rebelde. Durante la reunión, Kanan Jarrus puso de manifiesto que cada vez era más difícil robar suministros al Imperio, así como desplazarse por su área de operaciones sin ser descubiertos. Mostrándose de acuerdo con Kanan, Sato destacó al necesidad de buscar una nueva ruta dentro y fuera del Sector Lothal.

Sabine Wren, propuso usar un atajo a través del Sistema Concord Dawn, que estaba bajo el mando de una colonia mandaloriana en lugar del Imperio. Cuando Ezra Bridger preguntó el motivo por el cual el Imperio no había conquistado Concord Dawn, Rex respondió que el Imperio temía el potencial de los guerreros mandalorianos asentados en Concord Dawn, quienes además, instruyeron al Ejército Clon durante las Guerras Clon.

Entonces Sato planteó si los mandalorianos de Concord Dawn estaban aliados con el Imperio, puesto que el Ejército Imperial había ocupado Mandalore, y eso podía ejercer una gran influencia sobre Concord Dawn. Cuando Kanan propuso usar la diplomacia para conseguir un paso seguro de la flota a través del Sistema Concord Dawn, Sato se mostró soprendido, y argumentó que sólo la fuerza militar podría permitir la negociación con los protectores de Concord Dawn.

The Protector of the Concord Dawn 07.jpeg

Sato se reúne con los rebeldes para analizar una posible ruta a través del Sistema Concord Dawn.

No obstante, como Hera Syndulla se mostró a favor de la negociación, Sato autorizó el uso de la diplomacia con los protectores de Concord Dawn. Sin embargo, tras un intento fallido de negociación, Hera quedó gravemente herida. Volviéndose a reunir para analizar la situación, Sabine desveló que el líder de los mandalorianos de Concord Dawn era un hombre llamado Fenn Rau. Tanto Kanan como Rex afirmaron saber quién era Rau, puesto que había sido un instructor de soldados clon y había participado junto a Kanan en la Batalla de Mygeeto durante las Guerras Clon.

Queriendo vengar a Hera, Sabine abogó por atacar a Fenn Rau y a sus hombres, mientras que Kanan siguió apostando por la vía de la diplomacia. Preocupado por la amenaza que suponía Fenn Rau, Sato autorizó una infiltración en Concord Dawn para destruir todas las naves mandalorianas de las que disponía Rau. Mostrándose en desacuerdo, Kanan insistió en tratar de negociar con Rau, y logró que Sato accediera a dejarle ir sólo hacia Concord Dawn para ello. Finalmente, Kanan logró una negociación satisfactoria tomando a Rau como prisionero.

Contacto con los Rebeldes de Ryloth

En el 3 ABY, Hera Syndulla y Kanan Jarrus contactaron con Sato para informarle de las bajas que había sufrido el Escuadrón Fénix durante su última misión. Hera afirmó preocupada que estaban sufriendo demasiadas bajas, las cuales no podían compensar con nuevos reclutas. Kanan recalcó la necesidad de encontrar una nueva base donde poder aterrizar las naves de la Red Rebelde. Mostrándose de acuerdo con Hera y Kanan, Sato les dijo que había encontrado la forma de resolver los dos problemas que habían planteado.

Homecoming Rebels 15.jpeg

Sato informa a Hera y Kanan de que ha estado en contacto con los Rebeldes de Ryloth.

Sato informó que una célula rebelde se había puesto en contacto con él en busca de ayuda, y le había informado de que se aproximaba a su posición una enorme nave imperial, que si la Red Rebelde robaba, podía servir como lugar de aterrizaje de los cazas rebeldes. Además, Sato añadió que esa célula rebelde no eran otros que los Rebeldes de Ryloth, por lo que Kanan, Hera y sus compañeros deberían dirigirse al planeta Ryloth. Al oír las palabras de Sato, Hera se dio cuenta de que esa célula era la que lideraba su padre, Cham Syndulla, por lo que dijo a Sato que iba a ponerse en contacto con Cham.

Finalmente, con la colaboración de los Rebeldes de Ryloth, la Red Rebelde logró robar la nave imperial que necesitaba, y se ganó a la célula rebelde de Ryloth como aliada, puesto que anteriormente sólo se preocupaba del bienestar de los twi'leks de Ryloth. De este modo, gracias a la sugerencia inicial de Sato, los rebeldes ganaron nuevos aliados y un lugar en el que aterrizar los cazas de su flota.

Buscando una base

Más tarde, Sato se reunió con los Rebeldes de Lothal, el capitán clon Rex y Ketsu Onyo, una amiga cazarrecompensas de Sabine Wren, para hablar sobre las posibles ubicaciones en las que establecer una base rebelde. Hera Syndulla afirmó que con los mapas de la República Galáctica que Rex había aportado, y unos mapas aportados por los lasats; los rebeldes podrían ser capaces de encontrar un lugar fuera del alcance del Imperio. Ketsu Onyo sugirió establecer una base en una luna del Sistema Yost.

Sato coincidió en que el lugar sugerido por Onyo podía ser bueno para establecer una base, pero informó de que la flota rebelde no disponía de suficiente combustible para llegar hasta allí. Sabine dijo que había un asentamiento imperial cercano, la Base Horizon, al que el Imperio iba a traer un cargamento de combustible. Los rebeldes dieron entonces por acabada la reunión y Sato esperó a que los Rebeldes de Lothal regresaran a la flota con un cargamento de combustible.

The Forgotten Droid 14.jpeg

Sato se reúne con los demás rebeldes para hablar sobre dónde establecer una base rebelde.

Mientras los Rebeldes de Lothal estaban en la Base Horizon, el Imperio descubrió la ubicación de la flota de la Red Rebelde, y comenzó a atacarla. Sato, dirigió a las fuerzas rebeldes durante la batalla intentando resistir hasta el regreso de sus compañeros. A media batalla, los rebeldes regresaron y Hera se puso en contacto con Sato. Sato informó a Hera del ataque imperial, por lo que la twi'lek se apresuró a hacer aterrizar al Espíritu sobre la nave más grande de la flota.

Cuando el Espíritu hubo aterrizado, los rebeldes recargaron con combustible la nave, que ya estaba lista para viajar hasta el Sistema Yost. Cuando se disponía a ordenar la huida hacia el Sistema Yost, Sato fue contactado por Hera, quien le dijo que C1-10P y un nuevo aliado, un droide de protocolo imperial llamado AP-5, la habían advertido de una trampa imperial en el Sistema Yost. Sato preguntó a dónde debía escapar la flota rebelde, y Hera le informó que había recibido unas nuevas coordenadas seguras.

Sato ordenó el escape a las coordenadas que había recibido Hera, y así, Sato y los rebeldes llegaron hasta el planeta Atollon, escapando de los imperiales. Como el planeta estaba libre de la presencia imperial así como de cualquier tipo de vida inteligente, Sato y los rebeldes decidieron establecer una base rebelde allí. De este modo, gracias a C1-10P y al otrora droide imperial AP-5, Sato y los demás encontraron una ubicación para su base y escaparon del Imperio.

Establecimiento en Atollon

Tras la llegada de la flota de la Red Rebelde a Atollon, Sato permaneció en la nave de mando de la flota, que se quedó sobre la órbita del planeta. Desde allí, el comandante Sato coordinó el establecimiento de una base en Atollon. Hera Syndulla se comunicó con él para informarle de que iba a transportar más cargas de las que ya había movido hasta la superficie de Atollon. Sato autorizó a Hera para que transportara las cargas y siguió supervisando la construcción de la base.

RebelsWaitOnAtollon.png

Sato y los rebeldes esperan la llegada del Fantasma en Atollon.

Más tarde, cuando la base fue establecida, Sato bajó a la superficie del planeta y fue testigo de cómo Kanan Jarrus, Ahsoka Tano y Ezra Bridger se iban a Malachor a bordo del Fantasma, con la intención de obtener información sobre Darth Vader y sus inquisidores. Mientras los Jedi estaban fuera, Sato permaneció en Atollon junto al resto de rebeldes esperando ansioso su regreso. Finalmente, unos días después, Sato vio que el Fantasma regresaba a Atollon.

Sato se acercó al Fantasma junto a Rex para ver si sus compañeros habían regresado de Malachor sanos y salvos, y entonces descubrió que tan sólo Kanan y Ezra habían vuelto. Pronto, Sato y los demás se dieron cuenta de que Kanan se había quedado ciego, y de que Ahsoka no había regresado. Temiéndose lo peor, Sato vio cómo Rex se acercaba al Fantasma tristemente, mientras Ezra le informaba de que Ahsoka había caído en Malachor.

Asalto a la Estación Reklam

En el 2 ABY, los rebeldes organizaron una misión para sacar de la cárcel al pirata Hondo Ohnaka, que había prometido proporcionarles información útil a cambio. Tras la misión de rescate, Sato se reunió en Atollon con los Rebeldes de Lothal, el capitán clon Rex y Ohnaka, que pidió como recompensa una nave con bodega de carga, escudos, armas e hiperimpulsor. Sato, irritado por la actitud de Hondo, prometió dar al pirata lo que quería si su información era útil.

Entonces, Ohnaka reveló la existencia de la Estación Reklam, que constaba de varios cazas estelares BTL Ala-Y. Después de que Rex afirmase que los Ala-Y eran sólidos para misiones de combate, Sato sugirió robarlos para constituir una flota de ataque y destruir las fábricas imperiales de Lothal. Hera Syndulla aceptó la idea de Sato y ordenó una misión de reconocimiento de la Estación Reklam para comprobar que la información de Ohnaka era cierta. Sato ascendió a Ezra Bridger a teniente comandante y lo puso al mando de la misión de reconocimiento.

Reclem station hologram.jpg

Sato, los rebeldes y Hondo planean el robo de los Alas-Y de la Estación Reklam.

Sin embargo, más adelante, Sato y Hera contactaron con Ezra para preguntar por el progreso de la misión de reconocimiento, puesto que nadie había informado a la base rebelde desde hacía un largo tiempo. Sato dedujo que Ezra había desobedecido sus órdenes y había estado intentando robar los Alas-Y, y estuvo de acuerdo con Hera cuando la twi'lek propuso movilizar a la flota rebelde. De ese modo, Sato y los rebeldes se dirigieron a Yarma, en cuya atmósfera se ubicaba la Estación Reklam.

Allí, entablaron combate contra las fuerzas imperiales dirigidas por el Almirante Kassius Konstantine, el Agente Kallus y la Gobernadora Arihnda Pryce. Tras recoger cinco Alas-Y, y salvar a Ezra y su escuadrón, Sato y los rebeldes escaparon con éxito de los imperiales. Al regresar a Atollon, Hera desposeyó de su rango a Ezra, y los Alas-Y robados fueron entregados a la célula rebelde de Jan Dodonna.

Apariciones

Fuentes

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar