FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Esa era mi prerrogativa como Archivista Jedi. Negué muchas de esas solicitudes. ¡Era mi deber! ¡Sigue siendo mi deber!»
―Jocasta Nu, al Gran Inquisidor[fuente]

Jocasta Nu fue una Maestra Jedi humana que sirvió como jefa de los bibliotecarios de los Archivos Jedi durante las Guerras Clon. En su papel, Nu ayudó a otros Jedi a encontrar la información que necesitaban de los Archivos Jedi, y controló el acceso a la restringida Bóveda de Holocrones. Algún tiempo antes de la Invasión de Naboo, Nu formó parte del Consejo Jedi. Poco antes de la guerra, ayudó a Obi-Wan Kenobi en su intento de localizar el planeta Kamino en los Archivos. Tras no encontrar ninguna información, y tras la insistencia de Nu en que si algo no aparecía en los Archivos Jedi no existía, se descubrió que los datos del planeta habían sido borrados. Durante la guerra, Nu fue atacada por la cazarrecompensas Cato Parasitti, quien estaba ayudando a Cad Bane a robar un holocrón de la Bóveda de los Holocrones. Luego asistió a Ahsoka Tano en la búsqueda del ladrón que había robado su sable de luz.

Tras la caída de la Orden Jedi y la República Galáctica, y el alzamiento del Imperio Galáctico en su lugar, Nu sobrevivió a la purga de los Jedi a diferencia de muchos otros y pasó a la clandestinidad, mientras intentaba preservar todo lo que pudo de los Jedi. Determinado a poner fin a los Jedi, el recién coronado Emperador envió a sus agentes en la forma de Darth Vader y la Inquisición para cazar a Jocasta, una caza que culminó con la muerte de Nu a manos de Darth Vader.

Biografía

Vida temprana

Jocasta Nu nació en el planeta Coruscant, y como sensible a la Fuerza, fue acogida a una edad muy temprana en la Orden Jedi. En el Templo Jedi de Coruscant, Nu sería entrenada en las artes Jedi, y con el tiempo, ascendió al rango de Maestra Jedi, llegando a formar parte del Alto Consejo Jedi.

En el momento en que tuvo lugar la Invasión de Naboo, Nu ya había abandonado su asiento en el Consejo Jedi. Después de eso, Nu pasó a ser la jefa de los bibliotecarios de los Archivos Jedi, ayudando a los demás Jedi a obtener información de los Archivos y impidiendo el paso a la Bóveda de Holocrones a aquellos no autorizados.

Crisis separatista

Cuando el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi buscó al planeta Kamino en los Archivos basándose en la información de su amigo Dexter Jettster, Jocasta no conocía Kamino y destacó que éste no se encontraba en los archivos. Kenobi se preguntó si los archivos estarían incompletos, lo que molestó a Jocasta, quien le informó de que su información podría no ser actual y afirmó que si algo no aparecía en los archivos, entonces no existía. Luego, dejó a Kenobi de nuevo con su investigación, y ella se reunió con el Padawan Zett Jukassa.

Guerras Clon

SinubeNuTano-LL

Jocasta Nu presenta a Ahsoka Tano y Tera Sinube.

Tras la Primera Batalla de Felucia, Jocasta asignó a la Padawan de Anakin Skywalker, Ahsoka Tano, como parte de la seguridad de los Archivos Jedi. Nu hizo una visita guiada a Ahsoka por los archivos, y le enseñó la entrada a la Bóveda de Holocrones. Cuando el Templo Jedi fue puesto en alerta, ella informó al Maestro Ord Enisence de esto. Sin embargo, fue dejada inconsciente por Enisence, quien en realidad era la cazarrecompensas clawdite Cato Parasitti disfrazada. Entonces, el cuerpo de Nu fue escondido y Parasitti adoptó la forma de la Maestra Jedi, hasta que Ahsoka la derrotó. Después de recuperarse, Jocasta y Ahsoka se llevaron a Parasitti e incrementaron la seguridad.

Tras el incidente, Nu ayudó a Tano cuando ésta llegó a los archivos para examinar las bases de datos de criminales para encontrar al ladrón que se había llevado su sable de luz. Jocasta sugirió a Tano que informara a Skywalker de que había perdido su sable de luz, pero la Padawan rechazó hacer eso debido a que su maestro siempre insistía en que no perdiera su arma. Nu admitió que encontrar ladrones no era su campo de experiencia, y recomendó a Ahsoka buscar la ayuda del Maestro Jedi Tera Sinube, un experto en los bajos fondos de Coruscant. Jocasta llevó a Tano hasta Sinube, que estaba durmiendo en una mesa de los archivos. Ambas despertaron al maestro, que ayudó a Ahsoka mientras Jocasta los dejaba solos.

Después de que el Maestro Plo Koon descubriera entre los restos de una nave en la luna desértica de Oba Diah el sable de luz de Sifo-Dyas, Nu fue solicitada por el Consejo Jedi para hablar de los eventos relacionados con la muerte del Maestro Jedi. Jocasta informó de que la última misión de Sifo-Dyas había tenido lugar en Felucia, donde fue asesinado tratando de negociar la paz entre dos tribus. Plo Koon preguntó acerca del cuerpo de Sifo-Dyas y Nu informó que no sabía nada más porque los registros de la misión habían sido censurados por la oficina del Canciller Supremo. Mace Windu agradeció a Jocasta su ayuda y permitió que se marchara para que el Consejo Jedi pudiera discutir la situación.

JocastaSifoDyas

Jocasta informa acerca de Sifo-Dyas.

Hacia el final de las Guerras Clon, Nu explicó a Caleb Dume, Sammo Quid y Tai Uzuma; tres Iniciados Jedi que habían superado sus pruebas de iniciación, cómo los Caballeros Jedi elegían a sus padawans. Dume preguntó cómo y por qué los Jedi eligieron su método para escoger padawans, y si alguien lo había cuestionado alguna vez. Jocasta dijo que Dume estaba cuestionando el método en ese mismo instante, pero él protestó alegando que sólo quería saber cómo el método había sido desarrollado.

Los tiempos oscuros

Sobreviviendo a la Purga Jedi

«A quien quiera que esté viendo esto... te toca a ti ahora. No dejes que nuestras muertes hayan sido en vano.»
―Un mensaje de Jocasta Nu grabado en uno de sus múltiples holocrones[fuente]
En el 19 ABY, el Caballero Jedi Anakin Skywalker cayó al lado oscuro de la Fuerza y se convirtió en Darth Vader, el aprendiz Sith del Canciller Supremo Sheev Palpatine, quien en realidad era el Lord Sith Darth Sidious. Palpatine declaró a la Orden Jedi enemiga de la República Galáctica, y junto a la Legión 501, Vader marchó contra el Templo Jedi de Coruscant para exterminar a los Jedi de su interior. En paralelo, Palpatine transformó a la República en el Imperio Galáctico y se proclamó a sí mismo Emperador. Durante estos acontecimientos, Jocasta se encontraba en el Templo Jedi, de donde escapó rápidamente.


JocastaSurvivor

Jocasta Nu durante las primeras etapas de la Purga Jedi.

En las primeras semanas tras la instauración del Imperio, Jocasta, quien había sobrevivido a la Orden 66, se estableció en un planeta junto a su ayudante Gar, y construyó una base secreta en la cual comenzó a almacenar vestigios del conocimiento y sabiduría de los Jedi en forma de holocrones. De ese modo, Jocasta pasó días enteros almacenando fragmentos de su conocimiento en los holocrones. Semanas después, al terminar de almacenar información en los holocrones, Gar vio que Jocasta recogía su sable de luz. Entonces, Gar intentó convencerla para que se retirara, dejando la información intacta para cuando surgiera la siguiente generación de Jedi.

Sin embargo, Jocasta manifestó que ella no había construido un almacén de información, si no una escuela, de modo que ahora necesitaba alumnos a los que enseñar. Por ese motivo, decidió regresar al Templo Jedi para recoger un cristal de memoria kyber con una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza de la galaxia. Así pues, en compañía de su droide astromecánico Jocasta partió hacia Coruscant, a pesar de los esfuerzos de Gar por convencerla de lo contrario.

Infiltrada en el Templo Jedi

Para recuperar el cristal de memoria kyber que necesitaba, Jocasta procedió a infiltrarse en el Templo Jedi de Coruscant. Allí, se horrorizó al ver que el Templo había quedado en ruinas. De pronto, su droide astromecánico le informó de que las patrullas de Coruscant le habían descubierto, por lo que Jocasta le agradeció la información y le ordenó seguir según el plan que habían acordado. Por eso, el droide hizo explotar el caza estelar Jedi de Jocasta en cuanto se acercaron las tropas del Imperio Galáctico, que murieron en el acto.

InquisitorvsJocasta

Jocasta se enfrenta al Gran Inquisidor.

Mientras avanzaba por los Archivos Jedi, Jocasta descubrió al Gran Inquisidor leyendo la información contenida en ellos, una información que antaño Jocasta había custodiado. Enfadada por lo que estaba viendo, Jocasta se obligó a sí misma a pasar de largo y proseguir con la misión. Accionando una entrada a una estancia secreta, Jocasta accedió a un almacén con numerosos artefactos Jedi y Sith que estaban preservados para evitar su uso. El guardián de la sala, Cator, dio la bienvenida a Jocasta, afirmando que todo se encontraba tal cual lo había dejado Jocasta antes de huir del Templo Jedi durante la Orden 66. Jocasta recogió el cristal de memoria kyber y expresó su confianza en el futuro regreso de los Jedi, sobretodo ahora que poseía una lista de niños sensibles a la Fuerza. Antes de partir, agradeció a Cator que estuviera dispuesto a permanecer en la sala custodiando sus numerosos artefactos, y sugirió la posibilidad de verse de nuevo en el futuro si era tal la voluntad de la Fuerza. Cator a su vez, le deseó que la Fuerza le acompañara.

Mientras salía del Templo Jedi no obstante, Jocasta volvió a avanzar por los Archivos Jedi, donde vio al Gran Inquisidor de nuevo, pero lanzando con desprecio algunos de los libros del archivo. Sin poder contenerse, Jocasta saltó ante el Gran Inquisidor y encendió su sable de luz, instándole a apartarse de los libros. Entonces, Jocasta preguntó al Gran Inquisidor por su identidad y sus intenciones, y él a su vez preguntó a Jocasta si no le reconocía, desvelando que en su tiempo como Jedi, Jocasta había rechazado numerosas veces sus peticiones de acceder a los Archivos Jedi. Ella se sorprendió del pasado como Jedi del Gran Inquisidor, y consideró que como traidor que era, tenía todavía menos derecho a acceder a los libros, y se dispuso a eliminarlo.

VaderSavesJocasta

Darth Vader salva a Jocasta del Gran Inquisidor.

Jocasta cuestionó su elección de unirse a los Sith, y el Gran Inquisidor respondió que esa había sido su manera de rellenar el vacío que le había dejado Jocasta al no permitirle acceder a los Archivos Jedi. Ella contestó que si eso había sido así, era porque no había considerado que el Gran Inquisidor estuviera aún listo para acceder a ese conocimiento, tal como había hecho con muchos más Jedi. Finalmente, el Gran Inquisidor derrotó a Jocasta y se preparó para darle el golpe final. Ella a su vez, procedió a santiguarse en la Fuerza lista para su fatal destino. Sin embargo, de pronto intervino el Lord Sith Darth Vader e impidió el asesinato de Jocasta.

Aprovechando que ambos discutían, Jocasta les lanzó una pila de libros con la Fuerza y escapó, recuperando su sable de luz. Darth Vader instó a Jocasta a salir del lugar en el que se ocultaba, y prometió no hacerle ningún daño. Jocasta dedujo que Vader era un Lord Sith de pleno derecho y uno de los responsables de la caída de la Orden Jedi, y así se lo hizo saber, así como el hecho de que sabía que él quería sus conocimientos, unos conocimientos que jamás revelaría a los Sith. Luego, borró todos los datos que contenían los Archivos Jedi. Por su parte, Darth Vader entró en la sala oculta en la que se encontraba Cator, quien con su bioescáner determinó la identidad de Vader como la del Caballero Jedi Anakin Skywalker. Así, Jocasta supo de la verdadera identidad de Darth Vader.

Enfrentamiento con Darth Vader

«Ahora lo entiendo todo - las cosas no dichas en el mensaje final del Maestro Obi-Wan a los supervivientes de la purga del Emperador. Palpatine era el Lord Sith que no pudimos encontrar. Tú, nuestra gran esperanza en la Fuerza, fuiste su objetivo. Él te tomó, te hizo suyo. Te convirtió en esta nueva forma, sumergida en el lado oscuro. Eres su herramienta. Poco mejor que un droide, listo para eliminar el lado luminoso de la Fuerza. Pero eso es imposible, la Fuerza es eterna. No se puede terminar, no se puede detener, no mientras exista la vida. Encontrará sus receptores. Siempre lo hace - tú lo sabes, hay otros, esperando en la galaxia.»
―Jocasta Nu a Darth Vader, tras descubrir su identidad[fuente]
JocastavsVader

Jocasta se enfrenta a Darth Vader.

Darth Vader destruyó a Cator de inmediato, y Jocasta quedó escandalizada por la revelación de que el Lord Sith en realidad era Anakin Skywalker. Cuando Vader se situó ante ella dispuesto a plantarle cara, Jocasta introdujo su sable de luz en un arma que aprovechó la energía del sable para disparar con enorme potencia. La intensidad del golpe derribó a Vader. Mientras se enfrentaba a Vader, Jocasta le reveló que conocía su identidad, y habló de cómo había deducido todo lo ocurrido desde el exterminio de los Jedi.

Además, aseguró que el lado luminoso de la Fuerza nunca se extinguiría mientras existiera la vida, afirmando que había múltiples seres sensibles a la Fuerza esperando en la galaxia para poder reconstruir la Orden Jedi.

De pronto, el arma de Jocasta se agotó, fundiendo el sable de luz de la Maestra Jedi. Vader volvió a repetir que no mataría a Jocasta, pero ella lanzó el arma sobrecargada hacia Vader, y acto seguido ésta explotó. Eso abrió una brecha en la pared del Templo Jedi, detrás del cual esperaban numerosos soldados clon dirigidos por el comandante clon CC-1010 "Fox". En su huida a través de la apertura, Jocasta cogió con la Fuerza un sable de luz y se enfrentó a los soldados clon, deshaciéndose de muchos de ellos. Al perseguir Vader a Jocasta, los clones lo identificaron como un Jedi más y también le atacaron. Finalmente, los clones superaron a Jocasta y le quitaron el sable de luz de las manos de un disparo. Sin embargo, tras identificar a Darth Vader como su General al mando, obedecieron sus órdenes y se dispusieron a capturar a Jocasta.

Muerte

«¿Y de mí? ¿Qué va a ser de mí...? Ah... que así sea. »
―Las últimas palabras de Jocasta[fuente]
JocastaDeath

Jocasta se prepara para ser asesinada por Darth Vader.

Arrinconada, Jocasta decidió suicidarse lanzándose al vacío, hacia los bajos fondos de Coruscant. No obstante, Darth Vader impidió que la caída de Jocasta sujetándola con la Fuerza, para horror de ella. A bordo de un transporte, los soldados clon informaron a Vader de que Jocasta sólo poseía el cristal de memoria kyber. Al ver que el cristal contenía una lista de niños sensibles a la Fuerza en la galaxia, Vader preguntó a Jocasta acerca de sus intenciones. Jocasta se burló de Vader, afirmando que a pesar de que él no imaginaba por qué el Emperador Sheev Palpatine quería capturarla, ella sí lo sabía. Entonces, Jocasta aclaró que Palpatine quería acceder gracias a ella a la lista de usuarios sensibles a la Fuerza para encontrar potenciales sustitutos de Vader.

Cuando un soldado clon sugirió a Vader aturdir a Jocasta para impedir que siguiera pronunciando mentiras Jedi, ella se mofó de los clones, revelando que sin saberlo ellos mismos estaban obedeciendo a un Jedi, el Caballero Jedi Anakin Skywalker. A continuación, Vader mató a todos los soldados clon de a bordo del transporte para mantener en secreto su identidad. Al ver que el Lord Sith se disponía a acabar con ella, Jocasta aceptó su destino y se preparó para su final. Entonces, Darth Vader mató a Jocasta en el acto. Luego, fingió que el transporte en el que iba Jocasta se había estrellado durante un intento de huida de la Jedi, y mintió a Palpatine afirmando que no había obtenido ningún cristal de memoria kyber de Jocasta. Finalmente, procedió a destruir el cristal para perder la pista de sus posibles futuros sustitutos, los niños sensibles a la Fuerza.

Legado

Aunque Jocasta pereció durante su misión fallida para localizar a posibles futuros estudiantes Jedi, su sacrificio no terminó siendo en vano. Su bóveda secreta repleta de artefactos Jedi y conocimiento fue guardada fielmente por Gar durante muchos años hasta que se hizo demasiado viejo como para continuar protegiéndola, por lo que la selló. La bóveda, y la información de su interior, sería descubierta muchos años después por Luke Skywalker, quien estaba intentando reconstruir la Orden Jedi tras la caída del Imperio Galáctico.

Apariciones

Fuentes

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.