Fandom

Star Wars Wiki

Guerra Civil Imperial

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Rebelión.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.
«Desdeño lo que estos pomposos, auto nombrados señores de la guerra han causado a nuestras fuerzas de combate. Estos niños peleoneros han causado tanto daño al Imperio como la Alianza Rebelde.»
Almirante Daala en 12 DBY[fuente]

La Guerra Civil Imperial no fue de hecho una sola guerra, sino una serie de conflictos que plago el Imperio Galáctico como consecuencia de la Batalla de Endor (4 DBY) y de nuevo después del gobierno de los clones de Palpatine. Su final oficial fue en 12 DBY con la purga de los últimos Señores de la guerra mayores por la almirante Daala. Este acto resultando en un Imperio reunificado (aunque mucho más débil). Puristas del Nuevo Orden la llamaron la Guerra de la Purificación, aquellos que se oponían a la Milicia Imperial lo llamaron el Motín Imperial y muchos otros la etiquetaron como el Tiempo de Destrucción.

La muerte del Emperador Palpatine en la Batalla de Endor marcó el principio del fin para su imperio. El Imperio galáctico era muy grande para ser destruido de un solo soplo, sin embargo, y durante la siguiente década aproximadamente, el Imperio fue gobernado por antiguos imperialistas estilándose ellos mismos como señores de la guerra independientes así como por imperiales leales como el Gran Almirante Thrawn y la antigua directora de inteligencia Ysanne Isard.

Imperio dividido

Inmediatamente después de la derrota imperial en Endor, el Gran Visir Sate Pestage tomó control del Imperio. Él, sin embargo, carecía del carisma, habilidad política y del poder de la Fuerza, lo cual había sido utilizado por los difuntos Palpatine y Darth Vader para mantener unido al Nuevo Orden. El almirante Harrsk fue el primer imperial en declararse independiente y fundó su propio feudo privado, a él le seguirían el almirante Teradoc, el almirante Zsinj y el general Delvardus sólo por nombrar algunos.

Sate Pestage logró mantenerse en el trono por escasos seis meses antes de ser destituido por el Consejo Imperial Regente. Las tres tribunas que formaban este grupo estaban de hecho actuando bajo la influencia de la Directora de Inteligencia Imperial Ysanne Isard, y su gobierno fue pronto remplazado por el de Isard.

Ysanne Isard tuvo éxito en mantener al Imperio y rechazar a los señores de la guerra agresivos por casi dos años. Su caída fue provocada por la perdida del centro Imperial, y en 5 DBY el Comité Central de Grandes Moffs fue formado en un intento de subvertir el gobierno de Ysanne. Sabiendo que estaba perdiendo control, Ysanne encargó a sus científicos crear un virus biológico que solo afectara a los no-humanos. El virus que posteriormente soltaría en Coruscant.

Los remanentes del Imperio pronto se encontraron a si mismos compartiendo un enemigo común con la Nueva República por primera vez ya que ambos gobiernos veían al señor de la guerra, Zsinj, como su mas grande amenaza. Zsinj fue presionado por ambos estados, pero no fue hasta que el almirante Rogriss se alió con el general Han Solo de la Nueva República que pudieron controlarlo y posteriormente eliminarlo en la Batalla de Dathomir.

El Imperio continuó siendo rechazado hasta el regreso del Gran Almirante Thrawn. Como el último Gran Almirante legitimo, a pesar de su condición de no humano. Fue capaz de reunir las fuerzas imperiales y montar una campaña que recuperó casi la mitad de la galaxia para el Nuevo Orden. Este resurgimiento imprevisto llego a su final con el asesinato de Thrawn por su propio guardaespaldas, el Noghri Rukh. El Capitán Gilad Pellaeon, segundo al mando de Thrawn, conocía sus limitaciones, como también todos bajo su comando, y ordeno la retirada.

La Nueva República inmediatamente tomó ventaja del vacio de poder imperial y procedió a eliminar posibles amenazas futuras al aliarse con los señores de la guerra restantes. Utilizando el pretexto de perseguir a los criminales de guerra imperiales, la Nueva República comenzó a presionar al Príncipe-Almirante Delak Krennel. A pesar del nuevo aliado de Krennel, el clon de Ysanne Isard, y las maquinaciones de esta de robar su Súper destructor estelar, el Lusankya, la Nueva República emergió victoriosa de nuevo y comenzó a aprovechar su ventaja aun más. Todo esto dejó con mínima protección a los Mundos del Núcleo.

Disturbios imperiales en Coruscant

En 10 DBY los señores de la guerra sobrevivientes, alentados por lo que había conseguido Thrawn recientemente con tan poco y en muy poco tiempo, acordaron organizarse bajo el Consejo Imperial Regente para lanzar una ofensiva hacia el núcleo galáctico. La Nueva República no era rival para el poderío militar del Imperio reunificado y tras una corta, pero decisiva, campaña el imperio recupero el antiguo centro imperial en la Cuarta Batalla de Coruscant.

Habiendo tomado Coruscant, el consejo regente decidió que había llegado el tiempo de elegir un nuevo Emperador Galáctico para el que servirían como el nuevo Senado Imperial. Los gobernadores, moffs y grandes moffs estuvieron de acuerdo con las condiciones de que a ellos también se les garantizara un lugar en el senado y que sus votos fueran ponderados por la cantidad de mundo que controlaban. Los consejeros se negaron ya que esto descentralizaría el poder al compartirlo con los gobernantes locales.

La milicia imperial trató de tomar el poder para si misma, pero se produjo una división entre el ejército y la armada. Estos últimos insistían en que ellos solos podían escoger un nuevo comandante supremo. Entonces los burócratas y la COMPNOR intentaron un golpe de estado alegando que cualquier cambio a la Nueva Orden invalidaría la existencia del Imperio. La ISB e Inteligencia Imperial se embarcaron en una campaña de asesinatos unos contra otros. Los Adeptos del Lado Oscuro se mantuvieron fuera de cualquiera de estas facciones.

Pronto estalló un conflicto armado entre las varias facciones imperiales en Coruscant. Redujo gran parte del planeta a escombros y solo termino cuando el renacido Emperador Palpatine anunció su regreso varios meses después. Aunque la mayoría de los oficiales de categoría regresaron leales al servicio, pocos señores de la guerra hicieron lo mismo. La mayoría optó por huir por sus vidas, ya que no se esperaba que el Emperador tomara amablemente la usurpación de su trono. La Nueva República se envolvió al exaltar el odio regional con ataques a facciones rivales con naves imperiales capturadas.

El Regreso de Palpatine

El aparente retorno de Palpatine reveló su intento de conquistar la muerte: transferiría su espíritu a un nuevo cuerpo clonado. Imbuido con el espíritu del déspota muerto, el clon procedió a reconstruir el Imperio y después de solo seis años recupero la fuerza para desafiar a la Nueva República. Habiendo reagrupado a los muchos señores de la guerra y personas leales del Imperio fragmentado en una sola fuerza unificada, el clon de Palpatine lanzó una serie de devastadores ataques a la Nueva República desde su nueva capital en Byss en el Núcleo Profundo. Con sus números y sus nuevas superarmas construidas, casi tuvo a la Nueva República a sus pies.

El Consejo Imperial Regente, sin embargo, estaba renuente a entregar la autoridad que había ganado desde Endor. Ante la insistencia de Sarcev Quest el consejo ya había dado su patrocinio a Carnor Jax, un oficial de la guardia real y aspirante a Lord Sith quien iba a actuar como la nueva figura central del Emperador. Quest y Jax, entonces, trabajaron juntos en el corazón de la corte imperial para derrocar a su emperador.

Para poner los cimientos para un golpe de estado, Quest instaló a Carnor Jax en uno de los puestos de los protectores soberanos quienes servían como la guardia personal del Emperador Palpatine. Juntos buscaban apoyo, eliminando rivales como Sa-Di y Nefta, los otros usuarios de la fuerza en el consejo. Con fondos proporcionados por otros miembros del consejo, como Xandel Carivus, Quest sobornó al médico del emperador para sabotear el material genético para los cuerpos clonados que era fundamental para el renacimiento de Palpatine.

En los niveles más básicos los motivos de los conspiradores no son difíciles entender: Se enfrentaban con la palpable locura del emperador, la transferencia de mucho de su poder a una elite de Jedis Oscuros y la caprichosa y arbitraria destrucción hecha por la operación Mano Sombría. Algunos quizás creían que se estaban tomando acciones necesarias para el bien del Imperio mientras a otros los motivaba la ambición o la preocupación por su supervivencia. De cualquier forma, el consejo ahora albergaba una gran cantidad de conspiradores. Jax y Quest siguieron esta cábala pero el papel clave del primero indica el apoyo de su amante, Lumiya. La subsecuente aparición de los soldados de asalto agujero negro como guardia personal de Jax también apunta a una conexión con Lord Cronal.

Palpatine parece haber estado ajeno a las maquinaciones del consejo, aunque no hay pruebas de que hayan previsto los eventos en Onderon y la destrucción de Byss, ellos estaban sin embargo listos para hacer su movimiento cuando llegara el momento y eliminar a aquellos que se les opusieran. Esto era por supuesto un golpe, pero un golpe encabezado por aquellos que se habían, desde Endor, considerado como gobernantes del Imperio y los guardianes de los principios del Nuevo Orden.

La Campaña de Daala

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Reunificación Imperial
«Un Imperio, una flota — sólo esto nos garantizará la victoria.»
Almirante Natasi Daala[fuente]

Siguiendo el colapso del régimen de Palpatine renacido, el Imperio nuevamente cayó en caos y desorden. Oficiales de alto rango y comandantes militares reunieron sus fuerzas y se retiraron hacia el Núcleo profundo, estableciendo dominios y feudos entre ellos para controlar lo que quedaba. Estos señores de la guerra estaban más absortos en si mismos que cualquier otros en los años posteriores a Endor, desperdiciando valiosos recursos a fin de avanzar una posición individual. Esperando poder reunir de nuevo las partes del alguna vez todo poderoso Imperio Galáctico, la almirante Daala tomó la iniciativa de actuar como una especie de emisario entre las facciones. Ella tuvo éxito limitado. Cuando Daala fue obligada a entrar al servicio del auto-nombrado “Supremo señor de la guerra” Harrsk en su lucha contra el Alto Almirante Teradoc, ella no lo resistió mucho. Aliándose con el mejor oficial de la flota de Teradoc, el entonces vicealmirante Gilad Pellaeon, presidio una reunión en Tsoss Beacon con los trece señores de la guerra más poderosos. Su intención era negociar una reunificación y el nombramiento de un Comandante supremo.

Tras horas de negociar, se hizo evidente para Daala que los señores de la guerra se negaban a trabajar juntos. Cansada y enojada los mató a todos al sellar la sala de conferencias y envenenar el aire. Aunque no era su intención original, Dalla efectivamente se convirtió en Comandante supremo y jefa de estado. El Imperio estaba de nuevo en posición de librar una guerra contra la Nueva República. La asociación del gobierno estable con el Remanente Imperial aun no se había establecido, pero fue este evento que se inició el proceso que dio forma a este gobierno.

Todavía molesta por las perdidas que había tenido el año pasado Daala reagrupó a la Armada Imperial del Acorazado Estelar Knight Hammer. Ella colocó entonces a Pallaeon al mando de trece destructores estelares clase Imperial I. También dio el control del comando carmesí (una flota de ciento doce destructores estelares clase Victoria I) al coronel Cronus, su leal tercero al mando. Todo esto antes de poner su plan en movimiento. En la opinión de Daala, el mayor obstáculo para la victoria imperial yacía con los Jedi y su academia en Yavin IV. Centrada en este objetivo ordenó a la flota de Pellaeon dirigir el ataque como una vanguardia para su buque insignia. La batalla fue desastrosa para el Imperio, costando a Daala las vidas de muchos soldados leales incluyendo a Cronus, así como el Knight Hammer. Pallaeon logró recuperar a Daala de una capsula de escape, aunque sus destructores estelares habían sido dañados por los Jedi. Avergonzada, Daala renunció a su mando y comisión su acto final fue promover a Pallaeon a almirante y transmitirle los poderes de Supremo comandante de la flota imperial, con lo que la Guerra Civil Imperial llegaba a su fin.

Consecuencias

Las fuerzas imperiales restantes, ahora conocidas como el Remanente Imperial, sufrieron varias derrota en los años siguientes, forzando su retirada a ocho sectores apartados en los Territorios del Borde Exterior. Viendo que la derrota era inminente, Pellaeon finalmente admitió la necesidad de abogar por paz. Después de que un acuerdo de paz se firmara con la Nueva República, el Remanente entro en in periodo de paz que no fue puesto a prueba hasta la Guerra Yuuzhan Vong; cuando el Remanente Imperial se alió con la Nueva República y su sucesor, la Federación Galáctica de Alianzas Libres, en la lucha contra los Yuuzhan Vong.

Batallas notables

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar