FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«¡Soy el líder del ejército de droides más poderoso que la galaxia haya visto!»
―General Grievous[fuente]

Grievous fue un General cíborg Kaleesh que ostentaba el título de Comandante Supremo del Ejército Droide durante las Guerras Clon. Originalmente un guerrero del planeta Kalee, Grievous eligió recibir implantes cibernéticos para aumentar su destreza en combate. Fue reclutado por el Conde Dooku para dirigir al Ejército Droide Separatista de la Confederación de Sistemas Independientes, y se entrenó en el arte del combate con sables de luz. En el transcurso de las Guerras Clon, la sagaz planificación de batalla y la crueldad de Grievous lo hicieron temible en toda la República Galáctica. Grievous tuvo éxito en derrotar a muchos de los Generales Jedi de la República, llegando incluso a mantener una colección de sables de luz tomados de los Jedi que había matado. Se enfrentó a la Padawan Ahsoka Tano y al Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi en múltiples ocasiones y rápidamente desarrolló una rivalidad con Kenobi.

Bajo el mando de Grievous, el ejército droide causó estragos en toda la galaxia. Junto a la aprendiz de Dooku, Asajj Ventress, Grievous lideró un asalto a Kamino en un esfuerzo por detener la producción de los soldados clon de la República. Aunque el ataque fracasó, las instalaciones de clonación de Ciudad Tipoca sufrieron daños importantes, lo que supuso un duro golpe para la República. Más tarde, a instancias de Dooku, Grievous viajó a Dathomir donde se enfrentó al clan de las misteriosas brujas conocidas como las Hermanas de la Noche. Las hermanas fueron completamente aniquiladas en la matanza subsiguiente, a excepción de Ventress ahora deshonrada y su líder la Madre Talzin. Luego, tras el resurgimiento del Lord Sith caído Darth Maul, Grievous se enfrentó a él mientras éste buscaba venganza contra su antiguo maestro, Darth Sidious. Grievous pudo forzar la retirada del Zabrak, finalmente matar a Talzin y disolver efectivamente la mortal Sombra Colectiva de Maul.

Cerca del final de la guerra, Grievous lanzó un ataque contra Coruscant y logró capturar al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Palpatine, secretamente el maestro de Grievous, Darth Sidious, fue llevado a bordo de la nave insignia del General, la Mano Invisible. Sin embargo, después de la muerte del Conde Dooku a manos del Caballero Jedi Anakin Skywalker y la inutilización de su nave insignia, Grievous se vio obligado a retirarse y trasladarse al remoto mundo del Borde Exterior Utapau. Palpatine le filtró su ubicación al Alto Consejo Jedi, el cual envió a Obi-Wan Kenobi para que lo encontrara y lo asesinara. Kenobi llegó a Ciudad Pau, un asentamiento minero en un sumidero, donde el Jedi desafió a Grievous a un duelo. Después de una persecución fortuita por las calles de la ciudad y una breve pelea en una plataforma de aterrizaje, Kenobi abrió fuego contra el saco de órganos de Grievous con el propio bláster del kaleesh, lo que provocó la muerte del temido cíborg.

Biografía

Vida temprana

EV-A4-D: «A veces me pregunto por qué se sometió a esos cambios.»
Grievous: «¡Mejoras! ¡No me someto a nadie!»
EV-A4-D y Grievous [fuente]
Pre-robo grievous

Una estatua de Grievous como guerrero kaleesh antes de convertirse en cíborg.

Un señor de la guerra kaleesh procedente del planeta Kalee, Grievous estaba aliado con el líder del Clan Bancario InterGaláctico San Hill, el archiduque Poggle el Menor y el Conde Dooku de Serenno. Grievous afirmaba haber escogido ser reconstruido y reemplazar porciones de su cuerpo por implantes cibernéticos.

Guerras Clon

Contratando a AD-W4

«Hay un planeta en el Borde Exterior, Hissrich, que es de particular interés para nuestros esfuerzos. Estamos enviando unidades allí para una misión de "cosecha". Nos gustaría que la supervisaras.»
―Grievous, contratando a AD-W4[fuente]
En los primeros días de las Guerras Clon, en el 22 ABY, Grievous contrató al droide mercenario AD-W4 para supervisar las operaciones separatistas en el planeta Hissrich. Grievous admitió que le habría gustado hacerlo él mismo, pero no podía puesto que tenía un ejército de droides entero al que dirigir. AD-W4 sirvió como comandante de las fuerzas droides en el planeta y se enfrentó a Mace Windu y su escuadrón de Jedi. Finalmente, el droide fue derrotado y Hissrich cayó en poder de la República Galáctica.

El Malevolencia

Dooku: «No agrave su fracaso de hoy permitiendo que nuestro preciado buque de guerra caiga.»
Grievous: «Mi señor, nunca me capturarán a mí o a esta nave.»
— El Conde Dooku y Grievous [fuente]
Battle of Abregado

El Malevolencia, comandado por Grievous, destruye la flota de Plo Koon en el Sistema Abregado.

A medida que la guerra avanzaba, Grievous tomó al buque de guerra conocido como Malevolencia como su nave insignia. La nave de guerra poseía dos cañones de iones que eran capaces de inhabilitar flotas enteras, dejándolas vulnerables al fuego láser del Malevolencia. Bajo el mando de Grievous, el Malevolencia comenzó a llevar a cabo ataques contra la flota de la República Galáctica que no dejaron supervivientes. Tras erradicar a una fuerza de ataque de la República, Grievous y el Malevolencia se reunieron en el Sistema Abregado con el Conde Dooku, quien llegó para supervisar los progresos de Grievous. El Maestro Jedi Plo Koon lideró una fuerza de ataque para encontrar y destruir la superarma separatista, y llegó al sistema para enfrentarse a ella. Antes de que el Jedi pudiera tenerlos a tiro, Grievous ordenó disparar el cañón de iones contra la flota de la República. Después de que los escudos de los Destructores Estelares clase Venator quedaran desactivados, el Malevolencia abrió fuego contra ellos, creando un campo de deshechos a partir de los restos de las naves de la República.

Aunque Grievous consideró la destrucción de la flota de la República una prueba exitosa, Dooku envió a un grupo de droides a eliminar cápsulas de escape de la República que pudieran encontrarse alrededor del lugar. Pasado un tiempo, el Malevolencia perdió el contacto con los droides, y Grievous sugirió que tal vez algún superviviente estaba dando problemas. Mientras el Malevolencia activaba sus escáneres, detectaron a un droide no separatista, y Grievous ordenó asumir posiciones de combate. Los droides de combate descubrieron a la pequeña nave llamada el Crepúsculo — que transportaba a Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, quienes habían rescatado a Plo Koon, el comandante clon Wolffe y otros supervivientes — intentando escapar del campo de escombros. Dooku recordó a Grievous que no quería testigos, y Grievous ordenó la carga y disparo del cañón de iones. Sin embargo, el Crepúsculo evadió el ataque saltando al hiperespacio, llevándose el conocimiento de qué era la superarma separatista. Considerando la batalla una derrota por causa de esto, la confianza de Dooku en Grievous se redujo, y el Lord Sith se marchó para discutir planes con su maestro, Darth Sidious.

Con el Conde Dooku observando sus progresos vía holograma, Grievous interceptó y erradicó un convoy médico de la República en el Sistema Ryndellia. Dooku se había reunido recientemente con Darth Sidious y supo de la existencia de una instalación médica de la República en los Territorios del Borde Exterior que estaba tratando a sesenta mil clones heridos. Dooku asignó la estación médica como el nuevo objetivo del Malevolencia, buscando explotar la debilidad que los Jedi mostraban al preocuparse de sus soldados clon. La asignación restableció la confianza de Grievous, puesto que ponía de manifiesto que el Conde no había perdido completamente su fe en él tras el fracaso en Abregado. Mientras los restos del convoy de la República desplegaban varias cápsulas de escape, Grievous ordenó que las cápsulas fueran atacadas alegando que tenía una reputación que mantener. Para llegar a la estación médica, el Malevolencia se vio obligado a calcular una compleja ruta hiperespacial alrededor de la Nebulosa Kaliida, que se encontraba cerca de la estación médica. Grievous fue frustrado por el rodeo, puesto que quería causar el mayor número de bajas y cuanto más tardara en llegar al lugar, más clones podrían ser evacuados.

Grievous SOM

Grievous habla con el Conde Dooku a bordo del Malevolencia.

De camino a la estación médica, Grievous fue informado por el Conde Dooku de que la República había enviado a una pequeña fuerza de ataque bajo el mando de Anakin Skywalker para interceptar la nave de guerra. El Lord Sith le aconsejó no subestimar al Jedi, pero Grievous afirmó que sería Skywalker quien subestimaría la nave separatista. El escuadrón de cazas estelares de Skywalker tomó un atajo a través de la nebulosa, y Grievous llegó al lugar poco después. Mientras los Jedi y su escuadrón se acercaban, Grievous envió droides buitre desde el Malevolencia y la nave de guerra misma se centró en los transportes que intentaban escapar del centro médico. La superarma rápidamente inhabilitó las fragatas antes de proceder a dispararlas con fuego láser. Grievous ordenó cargar el cañón de iones y lo centró en los cazas de la República, a pesar de que sus propios droides buitre quedarían golpeados por la onda de iones. Los droides de combate obedecieron, diezmando las fuerzas de Skywalker.

A medida que los Jedi se acercaban a la nave de guerra con sus fuerzas restantes, Grievous puso como objetivo la estación médica, con la intención de destruirla antes de ocuparse de Skywalker. No obstante, el escuadrón de la República atacó el cañón de iones, y en cuanto el Malevolencia intentó disparar contra la estación, el cañón explotó, desencadenando una reacción en cadena que dañó gravemente la nave. Con el arma principal del Malevolencia desactivada, Grievous ordenó la retirada a espacio separatista. Entonces, el General Jedi Obi-Wan Kenobi llegó al sistema con una flota de tres Destructores Estelares y comenzó a atacar la dañada nave de Grievous. Mientras el Malevolencia huía bajo el creciente fuego enemigo, Dooku contactó con Grievous e informó al general de que la senadora Padmé Amidala de la República había sido engañada para viajar al lugar; con ella como rehén, Grievous podría escapar a salvo. Al principio, Grievous pensó que tal táctica era innecesaria, pero finalmente aceptó el plan de Dooku. La nave de Amidala salió del hiperespacio justo bajo el alcance del Malevolencia, y Grievous ordenó usar el rayo tractor contra ella de inmediato.

Después de que la senadora Amidala fuese llevada al hangar del Malevolencia, las naves de la República cesaron el fuego. Grievous ordenó que un equipo de reparación reparase la nave en el puente y procedió a dirigirse al hangar para ocuparse de su rehén. Sin embargo, Amidala había sobrecargado los motores de la nave antes de esconderse en otro lugar en el hangar. Grievous entró en la nave de Amidala y entonces descubrió lo que había hecho. Empujando a dos droides de combate B1, Grievous corrió a abandonar la nave, pero ésta explotó antes de que él pudiera escapar. Grievous sobrevivió a la explosión y salió él mismo de los restos de la nave. Guiando a los droides en la búsqueda de Amidala, Grievous pronto recibió la noticia de que el hiperimpulsor requeriría menos tiempo del esperado para ser reparado. Ordenando a sus tropas continuar con la búsqueda de la senadora, Grievous partió a informar al Conde Dooku de lo ocurrido. En el puente, Grievous supo que había habido una comunicación no autorizada dentro de la nave, pero se enfureció al saber que los droides de combate no habían llegado a tiempo para interceptarla. Grievous ordenó monitorizar todas las comunicaciones internas para dar con el paradero de la senadora.

Kenobi vs Grievous Malevolence

Grievous se enfrenta a Obi-Wan Kenobi a bordo del Malevolencia.

Llevando al Crepúsculo a la nave de guerra, Skywalker y Kenobi abordaron el Malevolencia y se reunieron con Amidala en una unión ferroviaria. Kenobi planeó sabotear el hiperimpulsor de la nave, mientras que Skywalker y Amidala se reunirían con él en el Crepúsculo. No obstante, Grievous interceptó su comunicación y se llevó a un escuadrón de droides consigo para emboscar a Kenobi. Después de que Obi-Wan llegara a la sala del hiperimpulsor, Grievous rodeó al Maestro Jedi, y el propio cíborg saltó frente a él para hacerle frente. Grievous ordenó a los droides disparar a Kenobi, pero el Jedi derrotó a la mayoría de ellos y usó como protección el escudo de un droideka. Luego, Kenobi empujó con la Fuerza al droideka hacia Grievous. Mientras Grievous apartaba al droideka, Kenobi escapó. Grievous pagó su frustración con un droide que admiró las habilidades de Obi-Wan, y ordenó a sus tropas custodiar el hiperimpulsor mientras él partía a lidiar con Kenobi en persona.

Grievous encontró a Kenobi a bordo de un tren y se batió con él a un duelo de sables de luz, persiguiendo a Kenobi después de que éste rompiera un bloqueo entre sus sables de luz. El cíborg golpeó a Kenobi en la espalda, pero cuando Grievous se preparaba para matar al Jedi, Kenobi saltó a otro tren, saludando al general mientras se iba. Grievous se subió a un caza y tomó un escuadrón de droides buitre para perseguir a los Jedi y la senadora a bordo del Crepúsculo. Durante la persecución, los droides de combate contactaron con Grievous y le informaron de que el hiperimpulsor del Malevolencia ya casi estaba reparado. Grievous ordenó la retirada al hiperespacio, fijando una reunión en el sector cuatro. Sin embargo, Skywalker había saboteado el navegador del Malevolencia antes de escapar. Mientras el Malevolencia se acercaba a una luna, Grievous ordenó resetear el navegador. Dooku contactó con Grievous, afirmando que esperaba al Malevolencia en el punto de encuentro. Cortando la transmisión manualmente, Grievous saltó al hiperespacio y escapó en su nave poco antes de que el Malevolencia chocase contra la luna.

Ataque en la Estación Rishi

Asajj Ventress: «Todos los preparativos para tu invasión están listos.»
Grievous: «Bien. Nuestra flota se aproxima al sistema. Ya casi estamos en el punto de encuentro.»
Asajj Ventress: «Muy bien, mi señor. Esperaré tu llegada.»
Grievous: «La destrucción de Kamino detendrá la producción de clones de una vez por todas.»
— Asajj Ventress informa a Grievous de que los preparativos para la invasión de Kamino están en marcha[src]
Grievous Rookies

Grievous habla con Asajj Ventress acerca de la invasión de Kamino.

Varias semanas después, Grievous preparó un ataque contra el planeta Kamino, determinado a detener la producción de soldados clon. Para llegar al planeta sin ser detectado, Grievous envió a un equipo de droides comando serie-BX al puesto de escucha de la Estación Rishi para tomar el control de ella y eliminar a los clones estacionados allí. Después de que los droides comando conquistaran la estación, Grievous fue contactado en su nave insignia por el capitán de los droides, quien le informó de que la base estaba asegurada y que habían activado la señal de todo despejado. Grievous le ordenó mantener la señal activada, para no atraer la atención de la República Galáctica y mantener el factor sorpresa. Tras terminar la transmisión, un droide de combate informó a Grievous de que su espía en Kamino, Asajj Ventress, quería contactar con él. Ventress aseguró a Grievous que todo estaba listo para la invasión. Complacido, el general le informó de que casi había alcanzado el punto de encuentro. Sin embargo, tras perder el contacto con los droides comando, Grievous envió a un batallón a la estación para investigar, para asegurar que la invasión seguiría según lo planeado. Entonces fue informado de que todavía había clones en su interior, y ordenó que todos ellos fuesen eliminados. Por desgracia para los separatistas, la estación fue destruida y la señal de todo despejado dejó de emitirse. Dándose cuenta del ataque, la flota de la República se dirigió al Sistema Rishi y atacó a las fuerzas de Grievous, obligándolo a retirarse y posponer la invasión.

Batalla de Bothawui

Grievous: «Mueve nuestras naves a través del campo de asteroides para enfrentarlos.»
Droide de combate B1: «¿A través del campo, señor?»
Grievous: «Si atacamos desde arriba, tendrán ventaja. Así que iremos a través de las rocas.»
— Grievous y un droide de combate B1 comandante[fte.]
Grievous Battle of Bothawui

Grievous lidera a la flota separatista durante la Batalla de Bothawui.

Tiempo después, Grievous planeó capturar Bothawui, el planeta natal de los bothans que era clave para la Inteligencia de la República. Cuando el Consejo Jedi supo del plan de Grievous, Anakin Skywalker y su Padawan, Ahsoka Tano, fueron enviados junto a una flota de Destructores Estelares clase Venator para detener al cíborg. Grievous interrumpió la ruta de los Jedi y les atacó tres veces en espacio abierto antes de que Skywalker y su flota escaparan y tomaran rumbo directo a Bothawui.

Grievous detuvo su persecución de la flota de Skywalker para coordinar sus ataques contra la República Galáctica en diferentes frentes. Tomando dos destructores más, Grievous superó a las fuerzas de la República establecidas sobre el planeta Falleen. Con la ayuda añadida del Conde Dooku y Asajj Ventress, Grievous consiguió capturar el planeta y se dispuso a invadir Bothawui a continuación. La flota de Grievous llegó hasta situarse frente al campo de asteroides que rodeaba Bothawui, y por orden del general, las naves desviaron su energía a los escudos delanteros y avanzaron a través de los asteroides. Tan pronto como emergieron del campo de asteroides, las fuerzas de Grievous atacaron a la flota de Skywalker. Sin embargo, un escuadrón de AT-TE de la República ocultos sobre los asteroides, abrieron fuego por la retaguardia, sorprendiendo a Grievous. Frustrado por el ataque fallido, Grievous dejó a un droide de combate al mando de la flota y se marchó a bordo de su caza personal. Su caza fue perseguido por el propio Skywalker, pero gracias a que varios restos del combate dañaron el caza de Skywalker, Grievous pudo saltar al hiperespacio y retirarse. Tras la derrota en Bothawui, el chatarrero trandoshano Gha Nachkt contactó con Grievous, informando al general de que había capturado a R2-D2, el droide astromecánico de Skywalker, en el cinturón de asteroides de Bothawui. Grievous aceptó comprar el droide, pero amenazó a Nachkt por si intentaba subir el precio acordado por el droide.

Encuentro en la Estación Skytop

Ahsoka Tano: «Lamento fastidiarte el recreo, gruñón. ¿Pero no prefieres un reto?»
Grievous: «Tú no lo eres.»
— Ahsoka Tano a Grievous [fuente]
Ahsoka vs Grievous

Grievous se enfrenta a Ahsoka Tano a bordo de la Estación Skytop.

El droide espía de Grievous, R3-S6 — que había sido asignado a Anakin Skywalker como reemplazo de su droide astromecánico — pronto activó una baliza de rastreo en el caza estelar del Jedi durante una misión de reconocimiento. Grievous llegó con dos fragatas para emboscar al Jedi, y droides buitre fueron desplegados para atacar a Skywalker. Sin embargo, Ahsoka Tano llegó con la nave personal de Skywalker, el Crepúsculo, para rescatar a su maestro, haciendo que Grievous destruyera a un droide de combate B1 en su frustración. Entonces, Grievous se dirigió al puesto de escucha separatista conocido como la Estación Skytop, situada sobre una de las lunas de Ruusan, para reunirse con el chatarrero Gha Nachkt y recoger a R2-D2. Cuando el chatarrero hubo llegado junto a R2-D2, Grievous le ordenó acceder a los bancos de memoria del droide. La subsiguiente investigación desveló que la memoria de R2-D2 nunca había sido borrada, y cuando Nachkt exigió un pago mayor, Grievous empaló por la espalda al trandoshano con su sable de luz. Entonces, Grievous supo gracias a R3-S6 que los Jedi habían llegado a bordo de la estación para destruirla, y ordenó a sus MagnaGuardias IG-100 custodiar a R2-D2. Poco antes de mostrarse ante Ahsoka y un escuadrón de soldados clon, Grievous ordenó que R2-D2 fuese llevado a su caza personal.

Enfrentándose a Ahsoka y su escuadrón, Grievous apartó a la Padawan antes de matar a todos los soldados clon excepto a dos. Cuando Grievous se preparaba para matar al capitán clon CT-7567 "Rex", Ahsoka se recuperó y bloqueó el ataque. Grievous dudó que Ahsoka fuese a ser rival para él, pero se enfrentó a ella antes de seguirla a ella y R3-S6 hasta un almacén. Grievous persiguió a Tano, y mientras el general estaba ocupado, Rex y otro clon colocaron explosivos en la sala del reactor. Cuando R3-S6 supo que Skywalker había recuperado a R2-D2 y planeaba reunirse con el resto de sus hombres en un hangar, Grievous ordenó a su droide espía evitar que los Jedi y los clones escaparan. Colgando del techo, Grievous encontró a Ahsoka y la agarró por la garganta, examinando su sable de luz con su mano libre.

A pesar de las afirmaciones de Ahsoka de que Skywalker destruiría la Estación Skytop, Grievous no se mostró de acuerdo. Sin embargo, la creencia de Ahsoka resultó ser cierta cuando el escuadrón de la República Galáctica detonó los explosivos de la sala del reactor, provocando la caída de la estación. Mientras la estación temblaba del impacto, Ahsoka consiguió usar su sable de luz para cortar la mano que la sujetaba por la garganta. Aunque Grievous intentó matarla con sus sables láser, Ahsoka recuperó su arma y escapó por el conducto de ventilación. Mientras la Estación Skytop se desplomaba, Grievous escapó en su caza, sin R2-D2 ni un nuevo sable que añadir a su colección.

Demostrando su eficacia

Kit Fisto: «Puede que antaño fueses un gran guerrero, ¡pero ahora sólo eres un peón en el juego de Dooku!»
Grievous: «¡Poseo un gran poder, necio Jedi!»
Kit Fisto: «Ese poder sólo te consumirá.»
— Kit Fisto y Grievous durante su duelo[fte.]
Vebb Grievous Fisto

Grievous activa otros dos de sus sables de luz durante su lucha contra los Jedi.

Durante la guerra, Grievous poseyó un castillo en la tercera luna del planeta Vassek, donde albergaba a su mascota roggwart, Gor — una temible criatura a la que Grievous tenía alta estima — además de numerosos trofeos de los Jedi que había asesinado. EV-A4-D, su droide de reparaciones, también residía en la guarida del general. En una ocasión, al regresar a su castillo, Grievous descubrió que sus MagnaGuardias IG-100 habían sido desactivados. Grievous pronto se enfrentó al Maestro Jedi Kit Fisto y al recién nombrado Caballero Jedi Nahdar Vebb, así como a un escuadrón de soldados clon. Encendiendo dos de sus sables de luz, Grievous se enfrentó a los Jedi antes de desplegar dos brazos más y encender otros dos sables de luz. Los clones dispararon cables de agarre contra las piernas del cíborg, y Fisto cortó las extremidades de Grievous bajo los cables. Aunque no sintió dolor, la pérdida de sus piernas puso a Grievous en desventaja de agilidad.

El general se agarró al techo de la sala, pero los clones rápidamente lo tiraron al suelo de nuevo. Intentando alejarse a rastras, Grievous fue enfrentado por Vebb, y su sable de luz se le cayó de la mano. Grievous saltó de nuevo al techo, pero esta vez consiguió cortar los cables que tenía atados. Lanzando un clon muerto contra Fisto, Grievous lanzó otro soldado contra Vebb antes de recibir un disparo en la cara y escapar. Los Jedi y los clones le persiguieron, pero Grievous atacó a dos soldados clon y entró en el santuario de su centro de mando oculto. Grievous abrió la puerta del centro accionando unos paneles siguiendo una secuencia concreta y salió del alcance de sus enemigos. Sabiendo de EV-A4-D que sus MagnaGuardias habían sido desactivados por control remoto, Grievous los activó de nuevo y ordenó cerrar el perímetro. Viendo a los Jedi y los clones restantes retirarse mediante una cámara, Grievous cerró las salidas al exterior y atrapó al escuadrón en su guarida. El general habló con los Jedi por holotransmisión antes de cortar la conexión y abrir un pozo incinerador, cayendo un clon a sus profundidades. Mientras Grievous continuaba observando el progreso de los Jedi, Fisto atravesó con su sable de luz una de las cámaras. Enfurecido, Grievous dijo a Gor que era tiempo de entretener a sus invitados y lo liberó mientras EV-A4-D comenzaba con las reparaciones del cíborg.

Cuando sus reparaciones estuvieron completadas, Grievous quedó temporalmente confinado en una silla para permitir a sus piernas colocarse de nuevo. Supervisando el progreso de Gor con los Jedi, Grievous descubrió que Gor había sido asesinado y que los Jedi habían escapado. Furioso por la pérdida de su roggwart, Grievous pronto descubrió de Dooku que el propio Lord Sith era quien había desactivado sus MagnaGuardias y permitido a los Jedi entrar en su guarida, con la intención de poner a prueba a Grievous tras sus fracasos a manos de los Jedi. Cortando la transmisión, Grievous afirmó que jugaría al juego de Dooku y decidió cazar a los Jedi como entretenimiento. Aunque EV-A4-D afirmó que necesitaba descansar tras sus recientes reparaciones, Grievous estaba determinado a encontrar y matar a los Jedi. Grievous abandonó el centro de mando con varios MagnaGuardias, y pronto fue alertado por EV-A4-D de que los Jedi estaban a punto de entrar en la sala oculta. Grievous se giró de inmediato a enfrentar a los Jedi, y mientras Fisto escapaba a la sala de mando, Vebb permaneció en el exterior determinado en derrotar a Grievous mientras EV-A4-D cerraba la puerta. Vebb se deshizo de los guardaespaldas de Grievous y entonces entabló un combate con el cíborg. Mientras ambos mantenían sus sables de luz cruzados, Grievous tomó un bláster con una de sus manos libres y disparó al Jedi, cogiendo el sable de luz del caído Vebb para su propia colección.

FistovsGrievous

Grievous se enfrenta a Kit Fisto.

Sabiendo que Fisto estaba observando desde la sala de control, Grievous afirmó que él era su siguiente objetivo, y persiguió al Jedi hasta la plataforma de aterrizaje exterior del castillo. Trepando a la plataforma desde atrás, Grievous apareció ante Fisto y se enfrentó al Maestro Jedi en combate. Fisto usó la niebla en su ventaja y apagó su sable de luz para acercarse de incógnito al cíborg. Girando sus cuatro sables de luz como defensa, Grievous se vio atacado por Fisto desde la espalda, y los dos duelistas continuaron su duelo. Mientras Grievous acercaba su sable de luz al Jedi, Fisto cortó la mano de Grievous que sujetaba el sable de luz de Vebb y se apropió de él. Grievous se vio forzado a retroceder, y Fisto lo empujó con la Fuerza para hacerle perder el equilibrio. Grievous se recuperó rápidamente y continuó el duelo con vigor renovado. De pronto, tres MagnaGuardias aparecieron y atacaron al Jedi. Con Fisto rodeado y superado en número, Grievous exigió su rendición. Sin embargo, el caza estelar de Fisto apareció, pilotado por el droide astromecánico del Jedi. Antes de que Grievous o sus MagnaGuardias pudieran detenerlo, Fisto escapó.

Al regresar a su guarida, Grievous habló con Dooku vía holograma para informar de su victoria contra los clones y el joven Jedi, Vebb, tal como él había esperado. Primero, Dooku pensó que Grievous había eliminado al Maestro Jedi Kit Fisto y quedó complacido por lo ocurrido. No obstante, Dooku quedó decepcionado en cuanto supo que Fisto había escapado, informando al general de que debía mejorar antes de cortar la conexión y dejar a Grievous solo con su frustración.

Resistiendo frente a los Jedi

Grievous: «¡Tus planes han sido arruinados, Jedi!»
Obi-Wan Kenobi: «Escucho muchas palabras vanas, General, porque al final, ¿qué te reporta a esto? ¿Una búsqueda infructuosa de poder, un cuerpo mutilado? ¡O un puesto como recadero de Dooku!»
Grievous: «No soy su recadero. Y no lucho en esta guerra por la política de Dooku. ¡Soy el líder del ejército droide más poderoso que la galaxia haya visto jamás!»
Obi-Wan Kenobi: «Un ejército sin lealtad, sin espíritu, todo programado. ¿Para qué quieres tanto poder? ¿Qué tienes que ganar?»
Grievous: «El futuro. ¡Un futuro sin Jedi!»
―Grievous y Obi-Wan Kenobi [fuente]
General Grievous vs Eeth Koth

Grievous se enfrenta al Maestro Jedi Eeth Koth.

Más adelante en la guerra, Grievous lanzó un ataque sobre el planeta Felucia. Los separatistas lograron en última instancia derrotar a las fuerzas de la República Galáctica liderada por los Jedi al superarles en número, por lo que la República se retiró del planeta.

Aunque la República estaba desesperada por capturar a Grievous, no consiguieron predecir dónde atacaría la siguiente vez. En una batalla, la flota del General atacó a las fuerzas bajo el mando del Maestro Jedi Eeth Koth. Koth ordenó a sus soldados clon abandonar la nave mientras él permanecía en ella para hacer frente a Grievous en el puente. Grievous abordó la nave y se abrió paso entre los soldados clon para alcanzar el puente. Grievous abrió la puerta y a continuación se retiró, permitiendo la entrada de varios droides comando. Sin embargo, fueron derrotados, haciendo que Grievous llamara a sus MagnaGuardias IG-100, quienes rodearon a Koth. Grievous se burló de Koth, quien a cambio lo tildó de asesino y cobarde. Los dos se batieron en duelo, con Koth usando la Fuerza para ganar una breve ventaja. No obstante, Koth fue sometido por un MagnaGuardia y tomado como prisionero. Grievous orgullosamente comunicó su victoria sobre Koth al Templo Jedi. En su transmisión, anunció orgulloso que había derrotado a Koth, y juró que vivía para matar a todos los Jedi mientras sádicamente torturaba a Koth, prometiendo que la muerte del Maestro Jedi sería lenta, para horror de los Jedi que estaban observando.

Sin que Grievous lo supiera, Koth hizo señas con su mano mientras era torturado, indicando que el General se encontraba en el Sistema Saleucami. La República lanzó una misión de rescate liderada por Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Adi Gallia con la esperanza de liberar a Koth y derrotar a Grievous. Cuando las naves de la República llegaron a Saleucami, Kenobi envió un mensaje a Grievous, sabiendo que eso tentaría al cíborg a abordar su nave para asesinarlo personalmente. Con Grievous distraído, Skywalker y Gallia consiguieron abordar la nave del General, y avanzaron hasta el puente, donde Koth estaba cautivo. Mientras tanto, Grievous abordó la nave de Kenobi y se enfrentó a él en combate. Grievous le reveló que sabía que Skywalker estaba a bordo de su nave.

KenobivsGrievousSaleucami

Grievous se enfrenta a Obi-Wan Kenobi en Saleucami.

Gallia y Skywalker consiguieron encontrar a Koth, pero fueron emboscados por un grupo de droides comando. A pesar de ser superados en número, el dúo consiguió derrotarlos junto a TV-94 y rescataron a Eeth Koth. Finalmente, Grievous escapó de Kenobi al ser incapaz de derrotar al Maestro Jedi. Mientras regresaba a su propia nave, ordenó a los droides disparar a los motores de la nave de Kenobi, que estaba acoplada a su destructor estelar. Si todo iba bien, él regresaría a su destructor antes de que la nave de la República explotara, matando a Kenobi y atrapando a los otros Jedi en su destructor. Aunque Grievous consiguió escapar, Kenobi fue salvado del vacío del espacio por Gallia. Skywalker consiguió regresar a su lanzadera con Koth, y tras recoger a sus compañeros, todos los Jedi lograron escapar.

Luego, Grievous subió a bordo de una nave de transporte que colisionó contra la superficie de Saleucami. Los Jedi fueron informados de ello por el Almirante Wullf Yularen, y Kenobi decidió seguir a Grievous, tomando varios AT-TE. Tras caminar varios kilómetros hasta encontrar una cápsula de escape no dañada, Grievous y sus tropas consiguieron enviar una señal a la flota, solicitando una nave de extracción. Sin embargo, antes de tomarla fueron encontrados por las fuerzas de la República, y Grievous se enfrentó de nuevo a Obi-Wan. No obstante, consiguió incapacitar brevemente y escapar, para disgusto de Kenobi.

Ataque en Ciudad Tipoca

«Debemos detener la producción de clones si queremos ganar esta guerra.»
―Grievous a Asajj Ventress[fuente]
VentressFlirty-ARCTroopers

Grievous y Asajj Ventress se reúnen en Kamino.

Tiempo después de la destrucción del puesto de la luna de Rishi, Grievous y Asajj Ventress combinaron sus fuerzas a petición del Conde Dooku para lanzar otro ataque sorpresa contra el planeta Kamino. Aunque los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker interceptaron una transmisión entre ambos, eso no alteró los planes de Grievous de destruir Kamino. Cuando la flota separatista atacó el bloqueo de la República Galáctica, él comenzó a sacrificar sus transportes para proteger su nave de mando. Kenobi, sabiendo que el General nunca sacrificaría sus naves de esa manera, partió a investigar los fondos submarinos de Kamino donde se encontraban los restos de las naves. Cuando Kenobi descubrió que los restos transportaban acuadroides que estaban construyendo vehículos de asalto, fue atacado, y el ataque contra Ciudad Tipoca comenzó.

Mientras estaba a bordo de un vehículo de asalto, Grievous ordenó a los droides matar a todo el mundo sin piedad, y avanzó contra las unidades del CAR Colt tras aterrizar. Después de que Ventress apareciera y matase a Colt, lo que hizo que Grievous halagara sus habilidades considerándolas rival de las suyas, ella respondió que aunque Dooku hubiera enseñado a Grievous a manejar los sables de luz, eso no les convertía en rivales. Entonces, los dos separatistas partieron a cumplir sus objetivos: Ventress intentaría adquirir una muestra del ADN de los soldados clon, mientras que Grievous atacaría las casernas de los clones.

Al llegar allí, fueron emboscados por un grupo de cadetes clon, así como los soldados clon Echo y Cincos; bajo el mando del capitán clon Rex y el comandante clon Cody. Grievous ordenó a los droides eliminar a los clones, pero fue enfrentado por Obi-Wan Kenobi. Consiguió desarmar al Maestro Jedi e intentó aplastarlo bajo su pie. Cuando se movía para matar, afirmó ante Kenobi que el Ejército Clon y Kamino estaban perdidos. Entonces, Kenobi empujó con la Fuerza a Grievous, recuperando su sable de luz y persiguiendo al cíborg hasta una plataforma exterior. Mientras el General giraba sus sables de luz, una nave chocó contra la plataforma, haciendo que Obi-Wan cayera al océano de Kamino. Grievous, viendo que Kenobi había aparentemente desaparecido, escapó en una nave, recogió a Ventress y se retiraron al espacio.

Pasado un tiempo, el Senado Galáctico y el Senado Separatista debatieron la posibilidad de establecer negociaciones de paz. Después de que el Senado Separatista votase a favor de perseguir la paz, el Conde Dooku ordenó a Grievous en secreto introducir a un grupo de droides disfrazados de unidades de sanidad en Coruscant para llevar a cabo actos de sabotaje. Grievous reunió a los droides y les ordenó proceder. Los droides tuvieron éxito en destruir los generadores de energía de Coruscant, y las negociaciones de paz fueron canceladas.

Escaramuza en Naboo

GrievousonNaboo

Grievous discute sus planes para Naboo con Jar Jar Binks, quien finge ser el jefe Lyonie.

Más adelante en la guerra, el Conde Dooku y su agente, el ministro Rish Loo, consiguieron poner al jefe gungan Lyonie bajo su control, así como al Gran Ejército Gungan. Grievous pronto llegó con sus tropas para atacar Naboo con los gungans como apoyo. Después de que Grievous aterrizara en Naboo, el Representante Jar Jar Binks de Naboo, fingiendo ser el jefe Lyonie, y el General gungan Roos Tarpals partieron a distraerlo para que no lanzara su ataque. Al principio Jar Jar consiguió cumplir con su cometido, pero Grievous finalmente lo descubrió e intentó matarlo. Cuando Grievous persiguió a Jar Jar hasta el exterior de su nave, vio que sus droides de combate habían sido desactivados y que un ejército entero de gungans le estaba esperando. Grievous rechazó la sugerencia de los gungas de que se rindiera y encendió dos de sus sables de luz.

Entonces, Grievous luchó contra los gungans, matando fácilmente a varios de ellos. Cuando Tarpals atacó a Grievous, el cíborg hirió de gravedad al veterano guerrero apuñalándolo en el vientre. Por desgracia para Grievous, en su último aliento, Tarpals logró someter a Grievous, logrando su captura. Al principio todo ello fue un éxito, pero Dooku, a instancias de Darth Sidious, había capturado al Caballero Jedi Anakin Skywalker y contactó con la senadora Padmé Amidala para llevar a cabo un intercambio de prisioneros. Por eso, Amidala cambió a Grievous por Skywalker, de modo que Grievous fue liberado. Acto seguido, Grievous y sus fuerzas abandonaron Naboo y la guerra prosiguió con él al frente del Ejército Droide.

GalliaVsGrievous-ND

Grievous se enfrenta a Adi Gallia.

Poco después de los eventos en Naboo, Grievous atacó la nave insignia de la Maestra Jedi Adi Gallia. Grievous la derrotó abordando su Destructor Estelar clase Venator, y la tomó como prisionera. Al cabo de poco, Grievous encontró una nave pirata cercana. Mientras sus artilleros la usaban como práctica de tiro, el Maestro Jedi Plo Koon atacó la nave insignia de Grievous, y rescató a Gallia. Grievous escapó, pero su nave fue perdida.

Batalla de Dathomir

«Extermina a las brujas. A todas ellas.»
―Dooku ordena a Grievous atacar a las Hermanas de la Noche[fuente]
Más adelante, Grievous recibió la orden de el Conde Dooku de eliminar a Asajj Ventress, la Madre Talzin y a sus Hermanas de la Noche en Dathomir. Grievous llevó a su flota hasta Dathomir y aterrizó con sus fuerzas. Entonces, comandó a sus tropas desde dentro de una de las naves de aterrizaje. Cuando sus droides encontraron una fiera resistencia en el frente este, Grievous decidió usar tanques defoliadores para quemar los bosques y exterminar a las Hermanas de la Noche.

Después de que Ventress, las Hermanas de la Noche y sus ejércitos de no-muertos destruyeran los defoliadores, Grievous salió del interior de su nave y aceptó el desafío de Ventress a un combate singular. Si Ventress derrotaba a Grievous, él y sus fuerzas abandonarían Dathomir, pero si Grievous ganaba las Hermanas de la Noche se rendirían. Acto seguido, los dos guerreros lucharon entre sí con sus sables de luz. Al principio, Grievous pareció tener la ventaja, hasta que ella le sorprendió cortando una de sus cuatro manos mecánicas y tirándolo al suelo. Sin nunca haber tenido la intención de respetar los términos de su duelo, Grievous ordenó entre risas a sus droides de combate que mataran a Ventress. Entonces, Ventress cayó al suelo tras recibir un disparo en el hombro. Sin embargo, a diferencia de Grievous unos momentos antes, quien había quedado lejos de estar indefenso y estuvo rápidamente listo para seguir luchando, Ventress quedó herida y casi indefensa. Grievous corrió hacia Ventress, listo para acabar con ella, pero Ventress fue salvada cuando el ejército de no-muertos se abalanzó sobre Grievous, obligándolo a deshacerse de una multitud de ellos. Mientras Grievous estaba distraído, Ventress escapó.

Open-uri20150608-27674-15wj2y 2e528cdb

Grievous se enfrenta a Asajj Ventress.

Entonces, Grievous fue contactado por Dooku, quien estaba siendo torturado por la magia de la Madre Talzin. Dooku ordenó a Grievous seguir un rastro de niebla verde hasta Talzin y matarla antes de que ella le asesinara. Tras deshacerse de sus atacantes, Grievous y sus droides de combate siguieron la niebla, avanzando a través de las líneas de combate enemiga, masacrando a quienes se interponían en su camino. Grievous y sus tropas entraron en la Fortaleza de las Hermanas de la Noche, y llegaron a una cueva en la que Talzin y la Vieja Daka estaban conjurando hechizos. Cuando Grievous entró, asesinó a sangre fría a Daka y las guardaespaldas de Talzin. Al ir a matar a Talzin, ella quedó envuelta de una niebla verde y desapareció. No obstante, Grievous consiguió detener el hechizo de Talzin contra Dooku. La batalla resultó una masacre y fue un éxito para la Confederación de Sistemas Independientes. Cuando la niebla se despejó, Grievous había exterminado a todas las Hermanas de la Noche y evitado la muerte de Dooku en el proceso.

Algún tiempo después, Dooku informó a Grievous de Savage Opress y su poder creciente. Aunque Grievous rápidamente rechazó la idea de que Opress pudiera ser considerado una amenaza, Dooku aparentemente pensaba de otra forma, advirtiendo a Grievous de que Opress suponía un peligro para cualquiera que se interpusiera en su camino o que hubiera formado parte de su pasado, incluidos ellos mismos.

Invasión de Florrum

GrievousTossesHondo-ANB

Grievous maltrata a Hondo Ohnaka en Florrum.

Después de obligar a las fuerzas restantes del Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi a retirarse tras destruir un grupo de sus Destructores Estelares clase Venator, Grievous fijó como objetivo el Sistema Florrum, que conquistó con éxito. Siguiendo órdenes del Conde Dooku, Grievous y sus fuerzas aterrizaron en el planeta Florrum, donde el infame pirata Hondo Ohnaka y su banda residían. Grievous tomó por la fuerza la base de Ohnaka como compensación por haber intentado anteriormente vender a Dooku al mejor postor. Sin que Grievous lo supiera, sin embargo, varios de los hombres de Ohnaka habían sido enviados antes de su llegada a capturar a la Padawan Ahsoka Tano y a seis Iniciados Jedi. Con la amenaza de Grievous frente a ellos, los Jedi y los piratas acordaron una alianza temporal. Juntos consiguieron liberar a Hondo Ohnaka de su cautividad y se abrieron paso hacia el almacén secreto de Hondo, que poseía numerosas naves robadas, con Grievous persiguiéndolos.

AhsokaVsGrievous-ANB

Grievous se enfrenta a Ahsoka Tano por segunda vez.

En medio de la persecución, Ahsoka y algunos de los Iniciados Jedi se separaron de su grupo y fueron encarados por Grievous. Mientras el General acorralaba a sus presas, Ohnaka y los demás llegaron al lugar a bordo de la Esclavo I. Los Iniciados Jedi consiguieron subir a bordo de la nave mientras Ahsoka mantenía a Grievous ocupado en un intenso duelo. Aunque Ahsoka demostró ser un mejor adversario que en su primer encuentro con Grievous, todavía fue superada. No obstante, Ahsoka sobrevivió el tiempo suficiente como para asegurar la seguridad de los Iniciados Jedi y escapó por poco de Grievous subiendo a bordo de la nave. Hondo Ohnaka usó los cañones de la nave para disparar contra Grievous, pero el General fue salvado por la llegada a tiempo de varios AAT que obligaron a Ohnaka y los Jedi a escapar.

Después de eso, Grievous y sus fuerzas destruyeron la base de Hondo y abandonaron Florrum al cabo de poco tiempo.

La conspiración del cristal

Hacia el final de las Guerras Clon, Dooku y Grievous cerraron un acuerdo para adquirir como arma un enorme cristal kyber de manos de unos traficantes sugi. El trato iba a cerrarse en el planeta del Borde Exterior de Utapau, con los locales amani usados como guardaespaldas. A pesar de ello, al menos dos MagnaGuardias IG-100 estuvieron presentes en los primeros días de los acontecimientos, con muchos más droides llegando después junto a Grievous. Los Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi supieron del acuerdo cuando acudieron al planeta a investigar la misteriosa muerte de la Maestra Jedi Tu-Anh. Siguieron el rastro del cristal kyber y se lo robaron a aquellos que estaban traficando con él, momento tras el cual Grievous recuperó el cristal. Sin embargo, ambos prosiguieron con su misión, siguiendo al cristal hacia el espacio de la órbita de Utapau.

Batalla sobre Utapau

«Parece que hay toda una flota separatista orbitando el planeta.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]
Big Bang Ep

Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker frustran el plan de Grievous de obtener un cristal kyber de Utapau.

Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker persiguieron la nave que transportaba el cristal kyber, pero ambos se vieron perseguidos a su vez por Grievous en su nave personal y varios droides buitre. El cristal llegó hasta una nave de suministros separatista, y aunque el hiperimpulsor de la nave de los Jedi fue dañado, lograron llegar hasta la nave de suministros en cápsulas de escape, llegando a hangares distintos. Mientras que Skywalker no encontró resistencia, sólo viendo a un droide de combate B1 al que espantó, Kenobi se vio obligado a hacer frente a la escolta droide del cristal. Tras derrotar a numerosos droides de combate, Grievous y dos droides buitre entraron en el hangar. Kenobi exigió a Grievous que se rindiera, y los dos se enfrentaron en un breve duelo, en el que Grievous rápidamente superó a Obi-Wan, capturándolo. Mientras Grievous preparaba la sala de ejecución para Kenobi, los droides de combate aseguraron el cristal, que fue llevado a la cámara acorazada de la nave. Skywalker consiguió liberar a Kenobi y ambos recuperaron el cristal. Descubrieron que el cristal podía devolver energía, como los disparos, de modo que lo usaron para protegerse en un hangar. Cuando hubieron asegurado una nave, Obi-Wan hizo que varios AAT dispararan contra el cristal, sobrecargándolo. Aunque la explosión del cristal destruyó su nave, Grievous persiguió a los Jedi en su caza estelar. Los Jedi finalmente escaparon saltando al hiperespacio mientras la explosión crecía, destruyendo la flota separatista sobre el planeta, y Grievous huyó en su propia nave.

Protegiendo a Dooku

Tiempo después, Grievous fue visto con Dooku en la capital separatista, el planeta Raxus, donde Dooku estaba recibiendo un premio humanitario. Grievous estaba al mando de la seguridad, y luchó brevemente contra el Maestro Jedi Quinlan Vos, quien se encontraba allí con la orden del Consejo Jedi de asesinar al Conde Dooku. Al final, la compañera de Vos en el intento de asesinato, Asajj Ventress, escapó, pero Vos fue capturado.

Destruyendo las fuerzas de Maul

«No nos enfrentamos a clones esta vez. Estos son guerreros mandalorianos... ¡Las probabilidades están en nuestra contra!»
―Grievous estimando sus posibilidades de ganar la batalla[fuente]
Un tiempo después de la Batalla de Dathomir, Grievous recibió la orden del Conde Dooku de capturar al antiguo aprendiz de Darth Sidious — el Hermano de la Noche zabrak Darth Maul. Sidious había seguido el rastro de Maul hasta la luna de la Guardia de la Muerte Zanbar después de que él hubiera escapado de Sidious — aunque en última instancia eso formaba parte del plan del Lord Sith. Entonces, Dooku le ordenó atacar con su flota entera al sindicato criminal recién formado por Maul — la Sombra Colectiva — y le ordenó destruir sus fuerzas y herir su orgullo, pero no matarlo. Eso era con la intención de sacar al descubierto a la Madre Talzin, la madre de Maul y uno de los seres más poderosos de la galaxia. Grievous pensó que era de necios dejar a Maul con vida, pero Dooku recordó a Grievous que no poseía la sabiduría como para cuestionar los planes de Darth Sidious, y que como su aprendiz, Grievous cumpliría todas las órdenes. Grievous movió su flota hasta Zanbar y envió varias naves de aterrizaje para destruir a los guerreros mandalorianos, comenzando la Batalla de Zanbar. Grievous sabía por su experiencia personal que las posibilidades de que el Ejército Droide obtuviera la victoria eran pocas, puesto que los mandalorianos no eran meros clones. Durante la batalla, Grievous avistó a Maul y envió contra él a cuatro de sus MagnaGuardias IG-100 para ablandarlo.


Grievous contra Maul

Grievous se enfrenta a Darth Maul en Zanbar.

Grievous salió de su nave y se enfrentó a al menos un supercomando mandaloriano en combate, matándolo fácilmente con sus sables de luz. Maul se deshizo de los Magnaguardias y centró su atención en el cíborg, enfrentándose a Grievous en combate singular. Ni Maul ni Grievous consiguieron tomar la ventaja en el duelo pero Grievous, siguiendo órdenes, se burló de Maul afirmando que había perdido la batalla. Sin embargo, Maul había mantenido en reserva varias naves y les ordenó bombardear el campo de batalla. Eso dejó a ambas facciones prácticamente exhaustas. Maul, dándose cuenta de que Zanbar estaba perdido, huyó a una de las naves y se retiró de Grievous. Entonces, Grievous contactó con Dooku vía holograma y le informó de que había cumplido con sus deseos; Maul había huido. Por ello, Dooku felicitó a Grievous. Maul por su parte, creía que los Sith le buscaban para destruirlos a él y a sus sindicato, pero que no descubrirían sus verdaderas intenciones hasta que fuera demasiado tarde. Grievous sabía que su objetivo era la bruja Talzin, pero no entendía qué valor tenía Maul para Talzin. Dooku le dijo que todo saldría a la luz conforme su plan avanzara.

Capturado por Darth Maul

«¡Cuando nuestros droides tomen el control de la ciudad las fuerzas de Maul serán insectos bajo nuestros talones!»
―Grievous durante la batalla[fuente]
Tras abandonar Zanbar, Grievous se reunió con Dooku, juntando otra flota separatista después de que los espías hubieran localizado numerosas naves mandalorianas reunidas en el planeta Ord Mantell, confirmando que Maul estaba aliado con el Sol Negro, que controlaba el planeta. Grievous de nuevo cuestionó la obsesión de Darth Sidious por destruir a la Madre Talzin; Dooku explicó a Grievous que Talzin era una criatura más vieja y engañosa de lo que Grievous entendía, por lo que debía ser destruida antes de que se interpusiera en los planes de Sidious. El superdroide táctico de Grievous Tey-Zuka informó al cíborg de que un transporte había abandonado Dathomir unos momentos antes, con Ord Mantell siendo una destinación posible. Dooku pensó que Talzin se encontraba a bordo y ordenó a la flota dirigirse a Ord Mantell. Pronto llegaron allí y Grievous ordenó a la flota bombardear la ciudad en la que se encontraban sus enemigos desde la órbita. Grievous creyó que las fuerzas de Maul pronto volverían a retirarse pero empezó a sospechar cuando se dio cuenta de que no había ninguna nave mandaloriana. Tey-Zuka calculó que habían sido destruidas antes de poder despegar pero Grievous fue más acertado — estaban planeando un ataque furtivo. Las naves mandalorianas aparecieron tras una luna de Ord Mantell, atacando a la flota separatista. Grievous había caído en una trampa. Tey-Zuka informó de que una nave se había acoplado a la nave insignia de Grievous — pero antes de que el droide pudiera acabar, Darth Maul irrumpió en la sala.


MaulDookuGrievous

Grievous y Dooku capturados por Darth Maul.

Dio a Grievous un ultimátum; desactivar a los droides de combate que estaban eliminando a sus tropas — o morir. Con el General rechazando esos términos, Maul cargó contra Grievous, empujándolo contra una pared. Dooku también había sido capturado y llevado a bordo de la nave, donde Maul contactó con Sidious vía holograma y amenazó con matarlos a ambos a no ser que se sometiera a las exigencias de Talzin. Sidious se negó, afirmando que ya no necesitaba a ninguno de los dos presos. Maul decidió no matarlos, pero ordenó que Grievous fuese llevado al bloque prisión. Grievous dijo a Dooku que sería desafortunado si la próxima vez que se vieran tuviera que añadir el sable de luz del Conde a su colección.

Dooku, quien todavía se encontraba en el puente de la nave, más tarde usó la Fuerza para activar la apertura de la celda de Grievous. Grievous escapó, matando a los mandalorianos que le estaban custodiando y a muchos más de camino a una lanzadera. Pronto encontró una cápsula de escape, con la cual huyó de Maul.

Enfrentando a Talzin

«Es tal como usted predijo mi Lord... hemos seguido la señal del Conde Dooku hasta la superficie de Dathomir. ¿Cuáles son sus órdenes?»
―Grievous a Darth Sidious, justo antes del combate[fuente]
Poco después, Grievous se reagrupó con Darth Sidious a bordo de su nave, que originalmente había sido la nave personal de Darth Maul; y se dirigieron a Dathomir, de donde la señal del Conde Dooku emanaba; tal como Sidious había predicho. Sidious ordenó a Grievous ocultar la nave haciéndola invisible y avanzar hasta la superficie de Dathomir. Aterrizaron y ambos se acercaron a una cámara que se decía que contenía una columna de piedra y que era el corazón del poder de la Madre Talzin. La cámara se encontraba cerca de la aldea de los Hermanos de la Noche, donde Maul nació.


Grievous Owns Talzin

Grievous asesina a la Madre Talzin.

Grievous abrió una apertura en las paredes de la cámara, entró y afirmó que iba a matar a Maul. Sidious le siguió, afirmando que sólo su plan debía gobernar la galaxia. Dooku apareció, aunque ahora estaba poseído por Talzin, quien en el momento aún no podía recuperar su forma física. Los cuatro se enzarzaron en un combate con sables de luz; Grievous atacó a Maul mientras Sidious liberaba a su aprendiz de Talzin usando los rayos de la Fuerza. Talzin recuperó su cuerpo mientras Sidious le decía que iba a morir de inmediato. Maul aprovechó esa distracción y usó la Fuerza para empujar a Grievous por la apertura de la pared hacia el exterior. Sidious atacó a Talzin con los rayos de la Fuerza mientras ella defendía a Maul y a sí misma con su magia. Grievous entró de nuevo en la cámara con calma y avanzando hacia la ocupada Talzin; Grievous encendió entonces sus sables de luz y apuñaló a la bruja por la espalda. Un Maul en retirada vio horrorizado cómo el cuerpo de Talzin se convertía en piedra. Darth Sidious se tomó un momento para felicitar a Dooku y Grievous; el futuro de Maul había sido eliminado mientras que el suyo ahora era más certero que nunca.

Enfrentándose a Depa Billaba

Pasado un tiempo, Grievous se enfrentó a la General Jedi Depa Billaba en Haruun Kal. Allí, sus tropas exterminaron a los soldados clon de Billaba, mientras que Grievous se enfrentó personalmente a la Maestra Jedi en un duelo que casi acabó con su vida. Seis meses después de su victoria contra Billaba, él y el General Kleeve enviaron a su experto en explosivos, el capitán Rackham Sear, a atentar contra el Templo Jedi.


GrievousvsBillaba

Grievous se enfrenta a Depa Billaba.

Después de que la misión del capitán Sear fracasara, Grievous se dirigió a Kardoa con Kleeve y el hermano de Sear, el coronel Coburn Sear. Allí, Grievous vio a Billaba liderando las fuerzas de la República Galáctica. Entonces, Grievous exigió que ella debía morir. Sin embargo, Kleeve vio su obsesión con matar Jedi como una distracción y advirtió acerca de atacar antes de partir a Kaller. Por su parte, Grievous se marchó a Mygeeto, dejando al coronel Sear para lidiar con Billaba y sus fuerzas.

Entonces, Grievous esperó a que Billaba y sus fuerzas llegaran a Mygeeto. Allí, él y el coronel Sear hicieron frente a Depa Billaba y su Padawan, Caleb Dume. En última instancia, Sear murió a manos de Caleb Dume, y aunque Grievous estuvo a punto de derrotar a Billaba, la intervención del comandante clon Grey y el capitán clon Styles forzaron a Grievous a retirarse del lugar.

Batalla de Coruscant

«Vuestros sables láser serán un complemento perfecto para mi colección.»
―Grievous[fuente]
FirstDate-ROTS

Grievous conoce a Anakin Skywalker.

En el 19 ABY, Grievous capturó al Canciller Supremo Sheev Palpatine y lo subió a bordo de su nave insignia, la Mano Invisible. El Caballero Jedi Anakin Skywalker y el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, procedieron entonces a abordar la Mano Invisible para rescatar a Palpatine. Derrotaron al Conde Dooku, que murió a manos de Anakin Skywalker y ya estaban escapando junto al Canciller cuando Grievous los capturó. Así, Grievous conoció a Skywalker cara a cara por primera vez. Los Jedi se liberaron de sus ataduras, y después de destruir a IG-101 e IG-102, el dúo acorraló a Grievous. El General rompió la ventana frontal del crucero con una pica láser y fue succionado al espacio. Por su parte; Kenobi, Skywalker, R2-D2 y Palpatine consiguieron permanecer en la nave. Protegido de la exposición al vacío, Grievous sobrevivió y usó un gancho para agarrarse a la coraza de la Mano Invisible.

Tras entrar de nuevo a bordo, Grievous escapó en una de las cápsulas de escape de la nave, y a continuación se dirigió al planeta asegurado de Utapau, en los Territorios del Borde Exterior, donde se encontraba escondido el Consejo Separatista. Con el Conde Dooku muerto, Grievous le sucedió como Jefe de Estado de la Confederación de Sistemas Independientes. Bajo la orden directa del maestro de Dooku, Darth Sidious, Grievous desplazó al Consejo Separatista al planeta Mustafar.

Regreso a Utapau y duelo con Kenobi

Grievous: «Apartaos. ¡Me encargaré yo mismo de esta escoria Jedi!»
Obi-Wan Kenobi: «Su turno.»
Grievous: «Ingenuo. Fui entrenado en las artes Jedi por el Conde Dooku.»
— Grievous y Obi-Wan Kenobi antes de su duelo en Utapau[fte.]
Kenobi faces Grievous ROTS

Grievous se enfrenta a Obi-Wan Kenobi en Utapau.

Después de que la República Galáctica recibiera noticias de que Grievous se escondía en Utapau, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi fue enviado a derrotarlo. Aunque Nute Gunray y el resto de miembros del Consejo Separatista dudaban de la habilidad de Grievous para liderar, obedecieron sus órdenes, marchándose momentos antes de la llegada de Kenobi. Obi-Wan saltó desde lo alto y dio la bienvenida a Grievous, quien aplaudió su audacia antes de ordenar a sus guardaespaldas que mataran al Jedi. Después de que Kenobi derrotara a los guardaespaldas de Grievous, el Ejército Droide se preparó para dispararle. Sin embargo, Grievous les ordenó detenerse para enfrentarse a Kenobi él mismo. Inmediatamente desplegó sus cuatro brazos y atacó a Kenobi en un último duelo. Grievous perdió dos de sus manos debido a las habilidades superiores de Obi-Wan como duelista antes de que el comandante clon Cody y el 212º Batallón de Ataque llegaran, emboscando a los droides de combate. Una batalla se desencadenó por todo Ciudad Pau entre las fuerzas droide y clon. Grievous continuó amenazando a Kenobi, pero el Jedi terminó con el duelo inicial lanzando un empujón con la Fuerza que desarmó al General. Entonces, Grievous escapó en un vehículo.

Muerte

GrievousFlameOut-ROTS

El General Grievous arde en llamas tras ser disparado por Obi-Wan Kenobi.

Perseguido por Obi-Wan Kenobi en un varactyl llamado Boga, tras una prolongada persecución y un breve enfrentamiento, los dos colisionaron contra la plataforma de aterrizaje privada de Grievous, donde se encontraba la nave personal del cíborg. Mientras luchaban en una pelea cuerpo a cuerpo, Grievous hizo uso de la fuerza superior de su cuerpo mecánico. Sin embargo, Kenobi consiguió abrir las placas de metal del pecho de Grievous, poniendo al descubierto el saco de órganos que le quedaba al General. Enfurecido, Grievous lanzó a Obi-Wan fuera de la plataforma, pero el Jedi alteró su posición usando la Fuerza y se agarró del borde de la plataforma. Grievous cargó contra Kenobi con una electrovara, preparado para eliminar a su viejo adversario. No obstante, Obi-Wan usó la Fuerza para atraer el bláster de Grievous, disparando contra el saco de órganos de Grievous cinco veces consecutivas. Los aceites que preservaban los componentes biológicos restantes de Grievous comenzaron a arder, incinerando al afamado cíborg desde dentro y finalmente destruyéndolo.

Legado

«Yo era un gran admirador del difunto General Grievous. Un interesante diseño, en gran medida un primer paso. El comandante Karbin es el siguiente.»
―Cylo, acerca del diseño del cuerpo cibernético de Karbin[fuente]
Karbin-ready to go full ham

Los implantes cibernéticos de Karbin estaban inspirados en el difunto General Grievous.

En el 0 DBY, diecinueve años después de la muerte de Grievous, un científico llamado Cylo comenzó a trabajar en la creación de individuos mejorados cibernéticamente; estos individuos fueron diseñados para ser posibles reemplazos de Darth Vader como aprendices del Emperador Sheev Palpatine. Uno de ellos, Karbin, tenía un cuerpo cibernético instalado por el doctor Cylo, quien afirmaba que se había inspirado en el cuerpo de Grievous.

En el 5 DBY, un tiempo después de la Batalla de Endor, Temmin Wexley insinuó que había descargado parte de la antigua programación de Grievous en el Señor Huesos, su guardaespaldas robótico.

Apariciones

Apariciones no-canónicas

Fuentes

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.
[[Categoría:Ay[[Categoría:Líde[[Categoría:Almirantes y generales S[[Categoría:Individuos m