Wikia

Star Wars Wiki

Gran Guerra Sith

23.686páginas en
la wikia
Discusión8
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.Este fue un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
Este artículo es sobre la Gran Guerra Sith. Quizá estés buscando las sub-series de cómic Tales of the Jedi: The Sith War.
«Los Antiguos Sith han hablado. Juntos, pondremos a la galaxia de rodillas.»
Exar Kun a Ulic Qel-Droma[fuente]

La Gran Guerra Sith, también conocida como la Guerra Sith, la Primera Guerra Sith, la Guerra de Freedon Nadd (4.0003.997 ABY) y la Guerra de Exar Kun (3.996 ABY), fue un conflicto que tuvo lugar entre los años 4.000 ABY de Freedon Nadd y 3.996 ABY de Exar Kun. La Gran Guerra Sith vio el levantamiento de los Sith otra vez en contra de la Orden Jedi. Las raíces del conflicto se remontan a la caída de Freedon Nadd del camino Jedi y su ascensión a Señor Oscuro de los Sith. Finalmente, su influencia oscura fue descubierta en el planeta Onderon y la siguiente batalla vio la ruptura temporal de la retención de Nadd en el remoto planeta. Esta lucha contra el resurgente poder de los Sith fue un aviso para los Jedi que algo siniestro se avecinaba iniciando las Antiguas Guerras Sith en el año 4.000 ABY.

Pero la influencia de los Sith reapareció otra vez durante la Revuelta de Freedon Nadd, quién se las arregló para establecer las bases para los Krath para crecer en poder e influencia. Usando el conocimiento Sith que habían obtenido de Nadd y sus seguidores de Onderon, los Krath provocaron un sangriento golpe de estado en el sistema Emperatriz Teta y empezaron una serie de campañas dirigidas al espacio de la República Galáctica. Después de unas cuantas derrotas a manos de los Krath, el Caballero Jedi Ulic Qel-Droma contó a la Orden Jedi que se infiltraría entre los Krath y los destruiría desde dentro. Durante su misión de incógnito, Ulic cayó al lado oscuro y se alió con otro Jedi caído, llamado Exar Kun. Finalmente, Kun se proclamó el nuevo Señor Oscuro de los Sith con Qel-Droma como su aprendiz y juntos llevaron a la Galaxia a la nueva era Sith.

Con sus aliados, Exar Kun y Ulic Qel-Droma lanzaron una serie de fatales campañas contra la República, hasta llegar al corazón de la Galaxia, Coruscant. Después de esta batalla, Kun y Qel-Droma lanzaron un ataque a Ossus, con la intención de saquear los artículos Jedi del planeta. Pero la batalla de Ossus vio la derrota de las fuerzas Sith, la captura de Ulic Qel-Droma y la retirada de Kun a su base en Yavin 4. Destrozado y humillado, Qel-Droma aceptó liderar las fuerzas de la República y los Jedi hacia Yavin 4, en un intento de derrotar a Exar Kun. Con el esfuerzo de los Jedi, Kun fue derrotado y la Gran Guerra Sith llegó a su fin.

Historia

Orígenes

«Los Jedi que caen son los que más peligrosos son.»
―Línea de una rima infantil[fuente]

Después de la Gran Guerra Hiperespacial, la Galaxia tuvo cerca de mil años de relativa paz. Con solo unos pocos conflictos menores, como las Masacres Gank y el Tercer Cisma Jedi, la Galaxia disfrutó de la paz otorgada por la derrota del Señor Oscuro de los Sith Naga Sadow. A medida que la Galaxia continuaba gozando sin el contacto con los remanentes del Imperio Sith, tuvo una época de nueva exploración y expansión galáctica. Pero seiscientos años después del colapso del Imperio Sith, un joven Jedi llamado Freedon Nadd empezó su camino hacia el lado oscuro de la Fuerza. La caída de Nadd al lado oscuro dejaría una influencia en la línea temporal galáctica y acompañaría al retorno de los Sith.[1]

Freedon Nadd HS.jpg

Freedon Nadd, Jedi caído y Señor Oscuro de los Sith.

Habiendo crecido frustado con su entrenamiento Jedi y sintiendo que su talento estaba siendo reprimido, Nadd visitó varios planetas en los que sabía que se presenciaba antigua energía Sith.[13] Dejando atrás la academia Jedi de Ossus, Nadd se adentró en el corazón del antiguo Imperio Sith en busca de más conocimiento del lado oscuro.[14] Finalmente siguió a la Fuerza llevándolo a la luna selvática de Yavin 4, donde Naga Sadow se había exiliado seiscientos años antes y había creado una fortaleza Sith. Llegando al templo principal, Nadd se hizo camino hacia sus profundidades, donde se enfrentó al espíritu del ya muerto Señor Sith Naga Sadow.[1]

Entrenando con el antiguo Señor Oscuro de los Sith, Nadd aprendió mucho y finalmente fue entregado totalmente al lado oscuro de la Fuerza. Creyendo que había aprendido todo lo que podía de Naga Sadow, Nadd utilizó sus poderes recientemente descubiertos para destruir el espíritu de su mentor y dejó la luna selvática tras él. Autoproclamándose el nuevo Señor Oscuro de los Sith, Nadd fue al remoto mundo de Onderon, que estaba justo fuera del espacio de la República Galáctica y se estableció a sí mismo como el rey de Onderon. Nadd instauró la ley marcial y gobernó desde la ciudad amurallada de Iziz con puño de hierro. Una política que instauraría Nadd era la de desterrar a todos los criminales fuera de las murallas de Iziz para ser masacrados por las bestias salvajes que vivían allí.[15] Finalmente, varios de estos criminales se juntaron, aprendiendo a sobrevivir y domesticaron a las bestias salvajes de Onderon. Estos criminales se les conocería más tarde como los Jinetes de Bestias y lucharían una guerra de guerrillas contra Nadd y su línea real.[13]

Freedon Nadd enseñó en secreto a sus hijos el camino de los Sith y se aseguro que su conocimiento oscuro perdurara a través de la realeza onderoniana, para que un día pudiera ser utilizada en contra de los Jedi. Aún habiendo muerto Nadd, su espíritu vivió en su tumba bajo la ciudad de Iziz y era ahí donde astutamente instruía a sus descendientes en las artes Sith.[15] Durante los próximos cuatrocientos años, los Jinetes de Bestias continuarían su guerra contra la ciudad de Iziz y sus gobernadores reales, con el conflicto llegando a niveles mayores en los años anteriores al 4.000 ABY.[1] Finalmente, durante el reinado del Rey Ommin y Reina Amanoa, Onderon se unió a la República y, en contra del consejo de Freedon Nadd, Amanoa pidió la ayuda de los Jedi para acabar con el centenario conflicto con los Jinetes de Bestias.[13] Poco sabían los Jedi lo que les pasaría en Onderon sería un comienzo clandestino de una guerra a gran escala que finalmente abarcaría toda la Galaxia en los años siguientes.[1]

Primeras campañas (4.000 ABY3.998 ABY)

Primera Batalla de Onderon y fin de las Guerras de las Bestias

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Guerras de las Bestias
«Los bárbaros están llegando—ordene a los artilleros de oleadas que les peguen duro.»
―Un soldado onderoniano[fuente]

Como costumbre de la época, cuando un nuevo planeta entraba en la República, la Orden Jedi asignaba a un Jedi para ser el "vigilante" del sistema. La función del vigilante consistía en supervisar los nuevos sistemas en transición a ser miembro de la República y ayudar en cualquiera de las dificultades que los gobiernos planetarios pudieran tener. Cuando Onderon se unió a la República, el Maestro Jedi Arca Jeth recibió el cargo de vigilar al nuevo planeta y acabar con las Guerras de las Bestias que habían arrasado el planeta durante siglos. Como prueba para sus tres jóvenes aprendices, los hermanos Ulic y Cay Qel-Droma, y el twi'lek Tott Doneeta, el Maestro Jeth los envió allí para poner final a la guerra civil.[6]

Una vez los aprendices del Maestro Jeth llegaron a Onderon, fueron recibidos por la Reina Amanoa, quién les pidió ayuda para acabar con las permanentes Guerras de las Bestias. Durante la reunión de Ulic con Amanoa y su hija, la princesa Galia, los Jinetes de las Bestias atacaron el palacio y secuestraron a Galia. Por petición de Amanoa, Ulic, Cay y Tott fueron a rescatar a Galia de los Jinetes de las Bestias, pero pronto descubrieron que el ataque fue un montaje: Galia y Oron Kira, el Señor de Bestias que gobernaba a los Jinetes de Bestias, en realidad estaban enamorados y planeaban casarse. Decían que su boda no solo celebraría su amor mutuo, sino que además unificaría los Jinetes de Bestias y la ciudad de Iziz, acabando así con un conflicto de siglos.[10]

Scan0007f.JPG

Tott Doneeta durante la última batalla de las Guerras de las Bestias.

Escuchando lo que Oron Kira y Galia tenían que decir, Ulic creyó que estaban siendo sinceros sobre querer traer la paz en Onderon. Pero no fue hasta que Galia comentó a Ulic que no podía continuar viviendo bajo la presencia del lado oscuro de la Fuerza que empezó a considerar seriamente que de hecho algo iba mal en Onderon —Ulic creía que los Sith se habían extinguido y que habían luchado en su última guerra hacía ya un milenio. Al escuchar a Galia y Oron contar la historia de Onderon, Ulic supo que un Jedi caído llamado Freedon Nadd había aprendido los caminos de los Sith y se autroproclamó gobernante de su planeta. Después de su muerte, su espíritu permaneció en Iziz y empapó la ciudad con su energía del lado oscuro. Galia explicó que el espíritu de Nadd había continuado enseñando a sus ancestros cómo usar el lado oscuro de la Fuerza. Eso era por su influencia que Iziz continuó creciendo en tecnología y fue esa tecnología la que permitió a los defensores de Iziz constantemente defenderse de los Jinetes de Bestias. Finalmente, comprendiendo que los Sith habían vuelto sin el conocimiento de los Jedi, Ulic, Cay y Tott aceptaron ayudar a liderar un asalto contra el palacio de Iziz —su plan era echar a Amanoa y poner a Gallia como Reina de Onderon. Pero este plan solo se llevaría a cabo si Ulic no era capaz de convencer a Amanoa para que volviera al lado de la luz.[10]

Sin embargo, cuando el trío Jedi, junto con Oron y Galia, llegaron al palacio de Iziz, sólo fueron recibidos con hostilidad por Amanoa. La Reina dijo que ella preferiría ver morir a su hija antes de que ella fuera una proscrita con Oron Kira. Después de atestiguar a Amanoa rindiéndose por completo al lado oscuro en un esfuerzo por vencer a los Jedi y sus aliados, Ulic y los otros se retiraron tras la ciudad y se comunicaron con los Jinetes de Bestias. Describiendo cómo Amanoa había rechazado la petición de paz de los Jedi, los Jinetes de Bestias lanzaron un ataque masivo contra Iziz. La batalla resultante fue un completo baño de sangre, y ambos lados experimentaron fuertes bajas—incluso los Jedi no fueron inmunes al peligro, pues Cay Qel-Droma perdió un brazo en el combate. Durante la batalla Amanoa comenzó a usar sus poderes del lado oscuro para influenciar las mentes de todos en el campo de batalla, y cambió el rumbo de la misma en contra de los Jinetes de Bestias. Sin embargo, la llegada oportuna de arca Jeth y su uso de la meditación de batalla Jedi ayudaron a cambiar el rumbo de la batalla a favor de los Jinetes de las Bestias. Siguiendo la energía del lado oscuro hasta las entrañas del palacio de Iziz hasta el sarcófago de Freedon Nadd, el Maestro arca confrontó a Amanoa, que estaba cautivada por el poder del espíritu de Nadd. Usando el poder del lado luminoso, el Maestro Arca expulsó a los poderes oscuros, el cuerpo marchito de Amanoa pronto le falló, y murió en los brazos de su hija.[10]

Con la muerte de Amanoa, Galia fue proclamada Reina de Onderon, y la presencia oscura de Freedon Nadd supuestamente se había ido.[10] Sin embargo, la sombra de Freedon Nadd no estaba muerta, sólo suprimida, y aún tendría un rol importante que jugar en la galaxia.[1]

La Revuelta de Freedon Nadd

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Revuelta de Freedon Nadd
«Los Jedi no han ganado hoy…como lo aprenderás un día—¡Los Jedi han perdido!»
Freedon Nadd a Arca Jeth[fuente]

Después de la muerte de Amanoa y la ascensión al trono de Galia, el Maestro Jeth reconoció que un remanente del lado oscuro aún ensombrecía Onderon. Dándose cuenta de que el poder Sith de Freedon Nadd era más poderoso de lo que había sospechado al principio, Arca Jeth, junto con sus tres aprendices y Oss Wilum, trataron de quitar a los sarcófagos de Nadd y Amanoa de Onderon y llevarlos a la luna Dxun, llena de bestias, para re-enterrarlos. Sin embargo, durante la procesión de los restos los Jedi se encontraron bajo un ataque dirigido por Warb Null, seguidor del lado oscuro. Null dirigía a los Naddistas, un culto Sith que reverenciaba a Freedon Nadd, en un intento por capturar a los sarcófagos que los Jedi estaban protegiendo. Mientras Cay qel-Droma y Oss Wilum combatían a Null, una poderosa fuerza del lado oscuro asaltó al Maestro Jeth y efectivamente lo neutralizó por el resto de la pelea. Con Arca Jeth sin poderes, y los Jedi restantes preocupados por Warb Null, los Naddistas pudieron robar los restos de Amanoa y Nadd y retirarse a bordo de una máquina de guerra en las profundidades de Iziz.[2]

FNU.jpg

Ulic Qel-Droma y otros Jedi combatiendo en la Revuelta Naddista.

Después de la escaramuza con los Naddistas, Arca Jeth buscó al aparentemente anciano Rey Ommin aconsejado por Galia, que mencionó que Ommin alguna vez fue un poderoso usuario del lado oscuro, pero que su uso destruyó su cuerpo. Al llegar con Ommin, el Maestro Jeth fue atacado y tomado prisionero por el rey, que no estaba tan indefenso como parecía. Durante su reclusión, el Maestro Jeth supo que Ommin tenía una vitalidad innatural gracias al espíritu de Freedon Nadd, quien apoyaba a Ommin con el uso de magia Sith. Durante un intento por liberar a Jeth, Warb Null apareció para ayudar en la pelea. En la escaramuza siguiente Null murió a manos de Ulic, y Ulic y Galia se retiraron de la magia Sith de Ommin.[2] No obstante, el Maestro Jeth aún era prisionero de Ommin y Nadd, y los dos Sith fraguaron un plan con el que harían que Jeth cayera al lado oscuro. Su plan era torturar al Maestro Jeth al borde de la muerte, cuando creían que se vería obligado a llamar al lado oscuro para salvarse. En ese momento, el cuerpo del Maestro Jeth sería destruido y los Sith harían volver al Jedi como un espíritu del lado oscuro, añadiendo a uno más a sus rangos.[16]

Después de la captura de Arca Jeth, Ulic Qel-Droma se dio cuenta de que necesitaría ayuda con la revuelta Naddista y pidió refuerzos Jedi. En respuesta a esto, los líderes Jedi en Ossus decidieron enviar un equipo de cinco Jedi para ayudar a Ulic y los otros Caballeros en Onderon. El equipo consistió de los voluntarios Dace Diath, Shoaneb Culu, Kith Kark, Qrrrl Toq y Nomi Sunrider, que pronto dejaron Ossus para ayudar a Ulic. Bajo el liderazgo de Sunrider, el equipo de ayuda Jedi llegó a Onderon y pudieron llegar luchando al lugar donde estaban Ulic y los otros Jedi. Nomi dirigió a su equipo Jedi en una carga contra los más numerosos soldados enemigos, proyectando escudos de la Fuerza a su alrededor y usando técnicas de batalla con la Fuerza que los Jedi habían desarrollado a través de su historia. Sin embargo, durante el ataque varios de los Jedi se dieron cuenta de que alguien o algo estaban bloqueando sus habilidades de la Fuerza a través del lado oscuro. Nomi trató de combatir las influencias que sintió, mas el lado oscuro superó sus defensas y la dejó inconsciente. Durante el ataque, Kith Kark murió después de que su escudo de la Fuerza fuera neutralizado por el ser del lado oscuro. Después de la pelea, los dos grupos Jedi se reunieron y unieron fuerzas, y eventualmente atacaron el baluarte de Ommin, lanzando su ataque inicial desde el patio del castillo. Aunque los Jedi pudieron derrotar a los guardias, Ommin detuvo su ataque al concentrar su odio y usar su poder para abrumar nuevamente a los Jedi. Sin embargo, Ulic Qel-Droma cargó hacia el anciano y lo atacó con su sable de luz, desarmándolo y neutralizándolo. Con la derrota de Ommin, los Jedi liberaron al Maestro Jeth de los aparatos de tortura Sith.[7]

Después de la derrota Sith y Naddista en Onderon, los Jedi liderados por Arca Jeth transportaron los restos de Freeon Nadd y Amanoa a la luna selvática Dxun, donde fueron sepultados tras enormes losas de hierro Mandaloriano. Se esperaba que sepultar ambos sarcófagos en la luna salvaje disuadiría a cualquiera de buscar el conocimiento Sith contenido ahí.[16]

La Cruzada Sagrada Krath (3.997 ABY3.996 ABY)

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Cruzada Sagrada Krath
«Apuesto a que no entienden lo que han desatado, y eso los hace mucho más peligrosos.»
Cay Qel-Droma hablando sobre los Krath[fuente]

Durante la Rebelión Naddista en Onderon, dos figuras aristocráticas llegaron al planeta en busca de conocimiento Sith: Satal Keto y su prima Aleema, los herederos reales del sistema Emperatriz Teta. Habiendo tenido una crianza carente de límites ni disciplina, Satal y Aleema se habían convertido en adultos mimados, aburridos y ricos. Para entretenerse y divertirse, comenzaron a distraerse con magia Sith y estudiar artefactos Sith recuperados mil años antes durante la Gran Guerra Hiperespacial.[7] Considerándose iniciados Sith, Satal y Aleema, junto con un grupo de otros aristócratas, formaron una sociedad conocida como los Krath, llamada así por una terrible leyenda de su niñez.[1]

Krath coup.jpg

Los Krath toman el sistema Emperatriz Teta.

Durante una de las muchas incursiones ilegales de los Krath para encontrar artefactos Sith, Satal entró a un museo en Coruscant y robó un libro arcaico que contenía muchos secretos Sith. Sin embargo, el libro solo podía ser descifrado por alguien verdaderamente entrenado en las maneras Sith, o por alguien que tuviera una herramienta Sith para descifrar el texto. Un primo suyo insistió en que los Sith habían resurgido en Onderon, y Satal y Aleema viajaron a la ciudad de Iziz. Ahí, los dos Krath se reunieron con el Rey Ommin, quien dijo que tenía las herramientas necesarias para traducir los textos robados. Dándoles a Satal y Aleema un tesoro de artefactos Sith, junto con un amuleto Sith único, Ommin pudo traducir el tomo Sith para ellos. Una vez que terminó esta tarea, Ommin dejó a los dos Krath y partió para lidiar con la Revuelta Naddista, que aún estaba ocurriendo. Sin embargo, satal y Aleema fueron confrontados por el espíritu de Freedon Nadd, quien profetizó el eventual destino de Ommin a manos de los Jedi. Nadd creía que los dos aristócratas tenían la clave para avanzar sus planes de resucitar a los Sith, y por lo tanto decidió guiar a Aleema y Satal en su búsqueda de conocimiento Sith.[7]

Los dos Ketos salieron de Onderon hacia su sistema natal armados con su nuevo conocimiento Sith, así como la guía de un Señor Oscuro de los Sith. Tomando el mando de las fuerzas militares del sistema Emperatriz Teta, los Krath hicieron un violento golpe de estado que los puso firmemente en el control del gobierno del sistema. No obstante, los siete planetas de Emperatriz Teta no estuvieron de acuerdo con la subyugación ilegal y el golpe de estado brutal que tuvo lugar. Rebelándose ante sus nuevos líderes, los siete mundos lanzaron una resistencia organizada contra la nueva dirigencia Krath. A pesar de esto, Aleema y Satal se deleitaron por tener la oportunidad de probar sus nuevos poderes; organizando cuidadosamente sus esfuerzos, los Krath pudieron extinguir las revueltas en seis de los siete mundos bajo su control. Koros Major fue el último planeta del sistema Emperatriz Teta en montar una resistencia organizada contra los Krath, y pronto se esparció el rumor de su lucha por toda la galaxia.[17]

Las noticias de la rebelión y el uso de magia Sith eventualmente llegaron al Maestro Arca Jeth. Alarmado por los reportes que mencionaban la participación de los Sith en otro conflicto, el Maestro Jeth viajó al sistema Onderon, donde Ulic Qel-Droma, Nomi Sunrider y muchos otros Jedi estaban supervisando la pacífica transición de poder. Al llegar, el Maestro Jeth le informó a los Jedi quienes eran los Krath y cómo habían obtenido aparentemente su conocimiento de los Sith. Una vez que explicó la situación en el sistema Emperatriz Teta, Arca Jeth le dio misiones a varios de los Caballeros Jedi reunidos: Dace Diath, Oss Wilum, Shoaneb Culu y Qrrrl Toq volverían a la asamblea Jedi en Ossus. Ahí les informarían a los líderes Jedi de la participación Sith en Onderon y cómo estaba relacionada con el golpe de estado en el sistema Emperatriz Teta. Nomi se quedaría con el Maestro Jeth para refinar su meditación de batalla. Cuando se completara esta tarea, Nomi y Ulic viajarían al sistema Emperatriz Teta y tomarían el mando de la flota conjunta República/Jedi que se organizaría para este perfil de misión específico.[17]

Concurrente con la conquista Krath del sistema Emperatriz Teta, sucedió la poco conocida Batalla de Basilisk.[18] Esta batalla sería conocida eventualmente como el punto de inicio del periodo temporal que los historiadores galácticos nombrarían la Cruzada Sagrada Krath.[1]

La Batalla de Koros Major

«Ulic—la energía del lado oscuro se está intensificando…prepárate para lo que sea.»
Nomi Sunrider a Ulic Qel-Droma[fuente]

En los meses posteriores a la desastrosa derrota en Basilisk, los líderes de los Jedi y la República organizaron una fuerza especial conjunta para ayudar a Koros Major, el último planeta del sistema tetano que resistía al grupo Krath—a la cabeza de la flota estaban Nomi sunrider y Ulic Qel-Droma. Bajo el mando de los Jedi, la flota de batalla partió del espacio de la República hacia el sistema Emperatriz Teta. Sin embargo, cuando la flota salió del hiperespacio, encontró que Koros Major estaba bajo ataque por una enorme flota de invasión Krath, y parecía que la Batalla de Koros Major había terminado.[17]

TheIllusionsOfBattle.JPG

La Batalla de Koros Major.

A instancias de Ulic, el capitán Vanicus, Capitán de la Flota conjunta, envió una orden de cese al fuego a las fuerzas invasoras Krath. Como Ulic lo esperaba, los Krath ignoraron la orden y continuaron atacando Koros Major; Ulic a su vez ordenó a la flota moverse a posición de ataque. Sin embargo, Satal hizo que Aleema usara sus poderes Sith para crear enormes Ilusiones de la Fuerza con forma de pastores del espacio, extintos por miles de años. Bajo el control de Aleema estas ilusiones parecieron atacar las naves de la República, y dispersaron la flota. Al principio Ulic y muchos oficiales de la República estaban incrédulos y desconcertados por los pastores del espacio, pero Nomi pudo sentir con la Fuerza que los pastores eran ilusiones Sith, y ordenó a la flota presionar su ataque contra las naves Krath.[17]

Dándose cuenta de que habían subestimado a los Jedi, esperando que huyeran de la batalla debido a su miedo, Satal y Aleema formularon un nuevo plan de acción. Aún usando el talento de Aleema para la magia Sith, Satal ordenó que grandes números de cazas Caos Krath salieran de su nave de mando para atacar los cruceros de la República. Para confundir a las naves Jedi y de la República, Aleema usó su magia Sith para crear más ilusiones, mas esta vez de cazas Caos. Mientras la República se preparaba para hacer fuego sobre los cazas enemigos, Nomi sintió que era otra treta Sith. Empleando la Fuerza, Nomi pudo tomar el control de la mente de Aleema, y la obligó a perder el control sobre las ilusiones. Sin embargo, incluso sin los cazas falsos la República se dio cuenta demasiado tarde que aún había más naves reales dirigiéndose hacia ellos. Incapaz de activar sus escudos de partículas a tiempo, la flota conjunta sufrió fuertes bajas de los cazas Caos cuando estos embistieron las naves capitales de la República.[17]

A bordo de la nave de mando de la República Reliance I, en cuyo puente se estrelló un caza Caos, Ulic había sido severamente herido por esquirlas. Sin darse cuenta de que las esquirlas habían sido impregnadas con magia Sith, Nomi usó la Fuerza para sanar las heridas de Ulic mientras el capitán Vanicus ordenaba a la flota conjunta retirarse del sistema Emperatriz Teta. En respuesta a las pérdidas masivas experimentadas por la República y los Jedi en la Batalla de Koros Major, los líderes Jedi ordenaron que los Jedi se reunieran en Deneba, donde tendría lugar un cónclave para discutir las hostilidades crecientes de los Krath.[17]

El Cónclave en Deneba

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Cónclave en Deneba
«Las profecías Jedi predicen un gran conflicto con el lado oscuro…»
Shoaneb Culu durante el Cónclave en Deneba[fuente]

En respuesta a la amenaza de los Krath y su uso de magia Sith, los Jedi llamaron a una gran convocación en el planeta Deneba, en el Monte Meru. Miles de Caballeros y Maestros Jedi respondieron al llamado y se reportaron al cónclave, bajo la dirección del Maestro Jedi Odan-Urr. Cuando el cónclave comenzó, el Maestro Odan-Urr le permitió a Nomi Sunrider y Ulic Qel-Droma hablar ante la asamblea y comentarles a los Jedis reunidos sus experiencias con las artes Sith en Onderon y recientemente en Koros Major.[8]

Krath Deneba.jpg

Droides de Guerra Krath atacando durante la Batalla de Deneba.

Explicando la amenaza de los Krath, y los peligros de los renacientes Sith, Ulic propuso un plan para lidiar con los Krath y destruir la amenaza Sith. Si bien muchos de los Jedi en Deneba querían escalar la guerra y usar todo el poderío militar de la República y los Jedi contra los Krath, Ulic pensó que infiltrándose a los Krath podría destruirlos desde adentro. No queriendo ver que una enorme guerra tomara la vida de miles de inocentes y de muchos Jedi, Ulic mencionó su plan ante la asamblea Jedi. No obstante, muchos Jedi, incluyendo a Arca Jeth, Dace Diath y Shoaneb Culu hablaron de los peligros de tratar de infiltrar el lado oscuro. El Maestro Jeth le aconsejó a Ulic que no era posible destruir el lado oscuro, sólo se podía contenerlo como el Maestro Thon lo había hecho en Ambria. De cualquier forma, el Maestro Jeth le dijo a la asamblea que, a travñes de los esfuerzos combinados de los Jedi, podían crear una pared de luz, que podían usar para repeler y controlar a los renacientes Sith.[8]

La Batalla de Deneba

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Batalla de Deneba
«Un bastón de luz se encargará de estos tipos!»
Qrrrl Toq[fuente]

Mientras los Jedi estaban discutiendo sobre el curso de acción a perseguir, un Corsario Tetano se había disfrazado entre las miles de naves Jedi orbitando Deneba. A la orden de Satal Keto, el Corsario lanzó un gran número de Droides de Guerra Krath que cayeron sobre los Jedi reunidos en el Monte Meru. Los droides sirvientes de los Jedi, que habían sido saboteados por espías Krath, también atacaron a los Jedi. La pelea consiguiente fue cruel y en ella murieron muchos Jedi, aunque los Jedi montaron una defensa feroz y rechazaron el ataque Krath. Durante las acciones defensivas el Maestro Jeth demostró el talento de la Fuerza de Desarmar Droides que había perfeccionado durante la Gran Revolución Droide del 4.015 ABY. A pesar de los esfuerzos de los defensores Jedi, muchos de ellos murieron en el ataque de los droides, incluyendo a Jeth, quien fue herido mortalmente por un tiro en la espalda. Él murió en las manos de Ulic Qel-Droma, y se convirtió en uno con la fuerza. La Batalla de Deneba le pegó fuerte a Ulic, y él fue devastado por la muerte del Maestro Jeth. Como resultado, él decidió continuar con su plan propuesto de infiltrar a los Krath, jurando destruirlos desde adentro, sin importar el costo. Así que, después de la batalla, Ulic se preparó para la misión al territorio Krath y se retiró de la asamblea Jedi con la intención de tener éxito.[8]

La seducción de Exar Kun

«Ríndete al lado oscuro o morirás.»
Freedon Nadd a Exar Kun[fuente]

Mientras tanto, lejos del cónclave en Deneba, el joven Jedi Exar Kun había descuidado la luz y comenzaba a viajar el terreno escabroso del lado oscuro. Kun creyó que podía estudiar el lado oscuro y aprender el conocimiento Sith sin sucumbir a su poder—sin embargo, su ignorancia tendría terribles consecuencias para toda la galaxia. La caída de Kun y su ascenso al poder como Señor Oscuro de los Sith escalaría a la Gran Guerra Sith a nuevos niveles, y haría prominente una nueva era Sith.[1]

Kun era una persona talentosa y poderosa en la Fuerza, que inició su entrenamiento Jedi con el Maestro Vodo-Siosk Baas en el planeta Dantooine. A pesar de las enseñanzas de su maestro, Kun era un estudiante abiertamente ambicioso y curioso que secretamente estudiaba cualquier conocimiento disponible sobre la Edad de Oro de los Sith. Creyendo que las enseñanzas Jedi de alguna manera habían perdido su dirección con el tiempo, Kun investigó pistas de sus estudios sobre los Sith y las siguió al legado Sith en Onderon.[17]

Exarkunsithholocron.JPG

Exar Kun usando un holocrón Sith.

Enlistando la ayuda de un par de Naddistas del planeta, Kun viajó a la luna de Dxun para descubrir los secretos Sith que se ocultaban en la tumba de Freedon Nadd. Encontrando el pesado hierro Mandaloriano con que el Maestro Jeth hizo forjar la tumba de Nadd, Kun empleó su sable de luz para entrar al sarcófago, donde encontró el esqueleto del Señor Sith muerto desde hacía mucho, aún vestido con la armadura negra de Nadd. Durante su búsqueda de a tumba Kun fue detenido por el espíritu de Nadd, quien le advirtió al joven Jedi que el lado oscuro era peligroso, pero con recompensas. Antes de que Kun pudiera contestar, Nadd reveló una serie de manuscritos escritos por Naga Sadow, ocultos en un compartimiento bajo sus restos, y le dijo a Kun que un gran destino lo aguardaba en el poder del lado oscuro. Usando los manuscritos que Nadd le dio, Kun continuó su exploración y búsqueda de conocimiento Sith.[17]

Siguiendo los textos de los manuscritos, Kun llegó al antiguo mundo Sith de Korriban para continuar su búsqueda. Encaminándose al Valle de los Señores Oscuros, Kun investigó una serie de grandes criptas que contenían los restos de antiguos Señores Sith; sin embargo, en una prueba de Freedon Nadd, Kun casi murió cuando la tumba que investigaba colapsó a su alrededor. Kun gritó por ayuda, y Nadd apareció y le dijo que lo salvaría su Kun se rendía completamente al lado oscuro. Kun aceptó con una promesa hueca, mas ya estaba demasiado lejos en el camino hacia el lado oscuro para volver a la luz por su propia voluntad. El poder del lado oscuro derribó las piedras sobre él y llenó a Kun, sanando su cuerpo roto y dejándolo desnudo en el suelo de Korriban, bañado por el sol. Teniendo sentimientos de frustración e ira por su uso del lado oscuro, Kun soltó un espantoso grito en la Fuerza que resonó por toda la galaxia y todos los Jedi reunidos en el Monte Meru, incluyendo el antiguo maestro de Kun, Vodo-Siosk Baas, lo sintieron.[8]

Aún creyendo que podía aprender de los Sith y no ser tentado por sus caminos, Kun continuó su exploración del lado oscuro. Sin embargo, su caída ya había comenzado, y varios Maestros Jedi, incluyendo a Arca Jeth, podían sentir las corrientes de la Fuerza cambiar mientras las elecciones de Kun comenzaban a influir en los eventos galácticos, cambiándolos a algo más oscuro y peligroso de lo que los Jedi habían creído al principio.[8]

Misión a Emperatriz Teta

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Misión a Emperatriz Teta
«En el último momento…cuando nos atacó…sentí algo. Cay…hemos perdido a Ulic…puedo sentirlo.»
Nomi Sunrider hablando sobre Ulic Qel-Droma[fuente]

Mientras Kun continuaba su viaje hacia los misterios del lado oscuro, Ulic Qel-Droma salió de Deneba para su misión a infiltrarse en los Krath. Sin embargo, pasaron varios meses y no llegó a ninguna palabra a los Jedi o la República del estado de su misión. Entre los Jedi que sabían de la misión, varios sintieron que Ulic pudo haberse dejado caer al lado oscuro para destruir a los Krath. Como resultado Nomi Sunrider, Cay Qel-Droma y Tott Doneeta idearon un plan con el cual Nomi podría contactar a Ulic en la capital Krath de Cinnagar. Habiendo organizado esta misión a Emperatriz Teta, los tres Jedi inmediatamente se dirigieron allá.[19]

Sin que lo supieran los Jedi, Ulic no había podido comunicarse con sus compañeros debido a una variedad de razones. Aunque al principio pudo ganar el favor de Aleema Keto, su primo Satal desconfiaba de él, quien fingía ser un Caballero Jedi caído convertido en simpatizante de los Krath. Debido a las sospechas de Satal, Ulic fue capturado y sujeto a agotadoras técnicas de tortura bajo la Ciudadela de Hierro e inyectado con venenos Sith, que eventualmente ayudarían a su caída al lado oscuro. Sin embargo, Ulic sobrevivió a la tortura y pudo convencer a Satal de que su devoción a los Krath era sincera, y eventualmente Ulic fue hecho caudillo de las fuerzas militares Krath.[19]

Mission to Empress Teta.jpg

El Nebulon Ranger ayuda durante la Misión a Emperatriz Teta.

Mientras tanto, los compañeros Jedi de Ulic viajaron a Cinnagar e insertaron con éxito a nomi cerca de la Ciudadela de Hierro, donde Ulic vivía entre los otros líderes Krath. Sintiendo a Ulic a través de la Fuerza, Nomi se dio cuenta de que la única forma en que llegaría ante él sería revelar su identidad de Caballero Jedi y dejarse capturar. Llegando al palacio Krath, Nomi encendió su sable de luz y fue confrontada por varios soldados Krath, ante quienes se rindió. Cuando Nomi fue llevada ante Ulic, él tuvo que tomar una difícil decisión: salvar a la mujer que amaba de la ejecución, lo que arruinaría su actuación, o seguir en su personaje y tratar a la Jedi capturada como lo haría cualquier caudillo Krath.[19]

Decidiendo mantenerse dentro de su personaje, Ulic le dijo a Aleema y Satal que él ejecutaría personalmente a Nomi la mañana siguiente. Después de esto, Ulic trató de contactar a Nomi en su celda de prisión al programar a un droide sirviente con un mensaje oculto para ella. El mensaje explicaba que Ulic quería seguir disfrazado por un tiempo más para seguir aprendiendo los planes de los Krath, incluyendo más ataques contra los Jedi. Sin embargo, el droide fue interceptado por Satal, quien descubrió el mensaje secreto de Ulic y, enojado por haber estado correcto desde el principio acerca de Qel-Droma, inmediatamente se dirigió a ordenar las ejecuciones públicas de Nomi y Ulic. Sin darse cuenta de los motivos de Ulic, Nomi pudo usar su meditación de batalla contra los guardias de su celda, causando que se mataran entre sí. La confusión siguiente le dio oportunidad de escapar del palacio y pedir ayuda a Cay y Tott, quienes circulaban Cinnagar a bordo del Nebulon Ranger. Cuando Cay y Tott llegaron para sacar a Nomi, los tres Jedi acordaron que también tratarían de rescatar a Ulic. Sin embargo, sus planes fueron interrumpidos cuando Satal apareció para tratar de detener el escape de los tres Jedi. Antes de la llegada de Tott y Cay, Ulic supo por Aleema que el ataque al cónclave en Deneba había sido idea de Satal. Furioso por esta revelación él se dirigió a encontrar a Satal, sólo para encontrar al líder de los Krath tratando de enfrentarse a sus amigos Jedi. Diciéndole a Nomi y a los otros que había sido Satal quien ordenó el ataque Krath a Deneba, Ulic empleó su ira y se enfrentó a Satal en un vertiginoso duelo. Abrumando las defensas de Satal, Ulic mató al líder Krath al calor de la ira. En ese momento Nomi y los otros trataron de convencer a Ulic de irse con ellos del planeta, mas él soltó una onda de energía del lado oscuro, alejándolos de él. Sin creer lo que había pasado, los tres Jedi abordaron el Nebulon Ranger y volvieron a Ossus.[19]

El ascenso de Exar Kun y la destrucción de Freedon Nadd

«Hice que sin duda su seducción fuera completa. ¡Exar Kun usará el lado oscuro, ese es ahora su verdadero poder!»
Freedon Nadd hablando de Exar Kun[fuente]

Mientras tanto, Exar Kun continuó sumergiéndose en su búsqueda de conocimiento Sith. Después de su excursión al mundo Sith de Korriban, Freedon Nadd envió a Kun a la luna selvática de Yavin 4, donde completaría su entrenamiento Sith.[20]

Exar Kun Sith Alchemy EGF.jpg

Exar Kun usa Alquimia Sith para crear monstruos en Yavin 4.

Al llegar al mundo selvático Kun fue confrontado por los massassi, quienes a través de los siglos habían de-evolucionado a primitivas sombras de la raza que alguna vez fueron: los sith. Debido al episodio en la tumba de Korriban, Kun ya no podía usar el poder del lado luminoso, y se rehusó a aceptar por completo el poder del lado oscuro; debido a esto, fue capturado fácilmente por los massassi y llevado a su templo principal. Bajo la dirección del sacerdote massassi Zythmnr, Kun iba a ser sacrificado a una antigua creación Sith de Naga Sadow. Mientras Kun estaba a punto de morir a manos de la gigantesca criatura, el espíritu de Freedon Nadd apareció y le dijo a Kun que para salvarse debía concentrar su ira y usarla para liberarse. Usando el lado oscuro para tomar un amuleto Sith de Zythmnr, Kun enfocó su ira a través de éste y lo usó como arma para liberarse con descargas de energía. Finalmente comprendiendo el poder que Nadd había tratado de enseñarle, Kun abrazó completamente el lado oscuro y aceptó seguir los caminos Sith con absoluta convicción.[20]

Kun mató a la enorme bestia que había tratado de matarlo y masacró a sus captores sin dudarlo. Nadd estuvo satisfecho mientras veía a Kun dejarse llevar por su nuevo poderío, y creyéndolo listo le ordenó usar sus nuevos poderes Sith para crearle un nuevo cuerpo a Nadd. Sin embargo, Kun se había vuelto agitado y cansado por lo que sentía era la interferencia constante de Nadd, y usó sus poderes para destruir el espíritu de Freedon Nadd, eliminando su rastro de la galaxia para siempre. Para este punto Kun ya estaba inmerso por completo en el lado oscuro, y decidió convertir a Yavin 4 en su fortaleza personal y usar a los massassi como sus sirvientes. Esclavizando a los massassi, Kun los obligó a construir nuevos templos Sith y a reparar las reliquias del tiempo de Naga Sadow. Kun planeó usar estos templos y edificios para ceremonias y ritos Sith que lo ayudarían a enfocar su magia Sith, haciéndolo más poderoso.[20]

Mientras crecía el poder de Kun, también lo hacían sus ambiciones y sed de conquista. No contento con el dominio de una sola luna, Kun buscó con la Fuerza otros usuarios del lado oscuro que pudieran amenazar su nueva base de poder. Él eventualmente los encontró en el sistema Emperatriz Teta, en la forma de Aleema Keto y Ulic Qel-Droma. Kun se dio cuenta de que Qel-Droma tenía gran poder oscuro y debía ser destruido por si desafiaba el derecho de gobernar de Kun. Como resultado, Kun se dirigió a Cinnagar para confrontar a ambos a la vez.[20]

La Segunda Batalla de Emperatriz Teta

«¡En este tiempo, incluso mientras la República Galáctica lucha por nuestra extinción, ahora aseguramos el futuro, cuando los Sith se vengarán!»
―El espíritu de Marka Ragnos hablándole a Exar Kun y Ulic Qel-Droma[fuente]

Después del regreso de Nomi Sunrider y los otros Caballeros a Ossus, Nomi presentó un plan a los Maestros para sacar a Ulic de Cinnagar, por la fuerza si fuera necesario. Sin embargo, los Maestros Jedi la precavieron contra la extracción forzada de Ulic, argumentando que debería ser la decisión de Ulic dejar atrás al lado oscuro, o no aprendería de sus errores. Modificando su plan para reflejar la sabiduría de los Maestros Jedi, los Jedi organizaron una fuerza especial, que incluía a los Jinetes de Bestias de Onderon al mando de Oron Kira, y fueron a Cinnagar para confrontar de nuevo la oscuridad de Ulic Qel-Droma.[11]

Second Battle of Empress Teta.jpg

La Segunda Batalla de Emperatriz Teta, dirigida por los Jedi.

Llegando sin ser detectados a Cinnagar, los cazas Jedi dirigieron el ataque contra la Ciudadela de Hierro que servía como el cuartel general Krath. Mientras Shoaneb Culu, Oss Willum y Dace Diath dirigían el asalto aéreo, los Jinetes de Bestias transportaron a Nomi, Cay y Qrrrl Toq a los balcones superiores de la ciudadela donde los Jedi sentían a Ulic y Aleema. Al aterrizar, Qrrrl y Cay combatieron y derrotaron a los soldados Krath que guardaban a Ulic, y Nomi trató de razonar con Ulic para que regresara con ellos a Ossus. Sin embargo, Aleema trató de usar su magia Sith para abrumar los sentidos de la Fuerza de Nomi. Usando su meditación de batalla para combatir el poder Sith Nomi pudo neutralizar a Aleema y obligar a Ulic a que hablara con ella y con su hermano Cay. No obstante, Ulic aun tenía gran culpa por la muerte de Arca Jeth, y rehusó las peticiones de sus antiguos amigos de regresar con ellos. Cuando Nomi y los demás siguieron tratando de convencerlo, Ulic desató el poder de un amuleto Sith y obligó a alejarse a los Jedi. Dándose cuenta de que Ulic sin duda había caído en la trampa del lado oscuro, Nomi ordenó una retirada general para todas las fuerzas.[11]

Duelo en la Ciudadela de Hierro

«Eres hábil con un sable de luz…¡pero ni siquiera mi Maestro pudo derrotarme! ¡Soy el mejor espadachín de la galaxia!»
Exar Kun a Ulic Qel-Droma[fuente]

Sin embargo, después de la retirada de los Jedi llegó una nueva amenaza inesperada: Exar Kun. Llegando a Cinnagar para matar a los que percibía como amenazas a su nuevo poder Sith, Kun atacó a Aleema y la dejó inconsciente con el uso de magia Sith. Después se enfrentó en un feroz duelo con sables de luz con Ulic Qel-Droma, y nuevas llegadas inesperadas aparecieron en la Ciudadela de Hierro. Aparecieron los espíritus de varios Señores Sith muertos desde hacía mucho, incluyendo a Marka Ragnos, cuya muerte había causado un vacío de poder en la Edad de Oro de los Sith. Ragnos inmediatamente detuvo el duelo, proclamando que los Sith se levantarían de nuevo y se vengarían de los Jedi, y que Exar Kun y Ulic Qel-Droma dirigirían esta nueva era. Ragnos proclamó que debido a la devoción de Kun a los Sith y el poder que poseía, él sería el nuevo Señor Oscuro de los Sith. Ulic, por su decisión voluntaria de recorrer el sendero oscuro, fue nombrado el primero y más importante aprendiz Sith de Kun. Con una alianza forjada entre Kun y Qel-Droma, juraron arrasar la galaxia y destruir a la República y los Jedi.[11]

La Campaña de la Segadora Oscura

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Campaña de la Segadora Oscura

El primer acto como Señores Sith de Exar Kun y Ulic Qel-Droma fue consolidar el espacio que rodeaba al sistema Emperatriz Teta. Para lograr esto, Kun usó una de las muchas reliquias de Naga Sadow que encontró en Yavin 4, la Segadora Oscura. La efectividad de de la Segadora Oscura se basaba en su habilidad de reunir la Fuerza al emplear el Cosechador de la Fuerza. El Cosechador era el corazón de la Segadora, y destruía todo dentro del rango de la Segadora al drenar su energía de la Fuerza y enfocarla en rayos que podían ser usados ofensivamente.[21]

DarkReaper.jpg

La Segadora Oscura, arma Sith de destrucción masiva.

Utilizando la Segadora Oscura para ayudarlo y a las fuerzas Krath a su mando, Uli subyugó una gran porción del espacio alrededor del sistema Emperatriz Teta—incluyendo al planeta Raxus Prime, donde la Segadora Oscura mató a miles. Cuando Kun ideó un plan para destruir a la Orden Jedi usando la Segadora, Ulic tuvo algunas dudas personales; por razones que no podía entender, aún tenía sentimientos por varios Jedi, incluyendo su antiguo Amor Nomi Sunrider y su hermano Cay Qel-Droma. Deseando que la Segadora no fuera desatada en sus viejos amigos, Ulic secretamente alertó a los Jedi del peligro del arma, y les comunicó formas de resistir los poderes de la segadora.[21]

Los Jedi confrontaron a la Segadora Oscura en el planeta Thule, dentro de lo que había sido una vez el Imperio Sith. Usando la información que les dio Ulic, la fuerza Jedi atacó la Segadora y derrotó a los soldados enemigos que la protegían. Los Jedi desarmaron el arma y ocultaron sus piezas en varios planetas diferentes. Finalmente, los Jedi ocultaron la Cosechadora de la Fuerza en el planeta chatarrero Raxus Prime, esperando que fuera olvidada y no se usara como arma de nuevo. A pesar de sus esfuerzos, la Segadora Oscura y la Cosechadora de la Fuerza volverían miles de años después durante las Guerras Clónicas, que abarcaron la galaxia entera.[21]

Durante la época de la Campaña de la Cosechadora Oscura, ocurrió la poco conocida Batalla de Ko Vari. El único detalle que se conoce es que aparentemente involucró a fuerzas de la República y/o los Jedi que combatieron a los Krath en el Espacio Hutt. No se conoce información de esta escaramuza, incluso los participantes son dudosos.[22]

Creación de la Hermandad de los Sith

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Hermandad de los Sith
«Pero no estoy contento con dejar las cosas ocultas. No estoy contento con dejar que grandes y útiles secretos reúnan polvo. Si ustedes son como yo…si se preocupan por el futuro de los Jedi…se unirán a mí en mi exploración de los secretos Jedi más antiguos, más sabios y más poderosos—¡entonces podremos cambiar la galaxia!»
Exar Kun incitando a los Jedi a unírsele[fuente]

Ya que Exar Kun quería iniciar una nueva edad de oro para los Sith, él creyó que debía tener un grupo fuerte y unido de compañeros usuarios de la Fuerza que siguieran los caminos de los Sith. Para ello, Kun viajó al planeta biblioteca Jedi Ossus y trató de persuadir a muchos Jedi de dejar la Orden y hacerlo a el su nuevo Maestro. Argumentando que los Maestros Jedi deliberadamente les habían ocultado información para hacerlos débiles, Kun dio un apasionado discurso a los reunidos, logrando sembrar semillas de duda en los Caballeros Jedi que lo escuchaban. Después de la Batalla de Deneba, donde murió el Maestro Arca Jeth, algunos Jedi se habían desilusionado de la Orden y habían comenzado a cuestionar sus propias habilidades en la Fuerza. Después de escuchar cómo Kun había podido aprender muchos secretos del espíritu de Freedon Nadd, y observar demostraciones de los nuevos poderes de Kun en un holocrón que poseía, varios Caballeros Jedi tomaron la decisión de seguir a Exar Kun a Yavin 4, donde él prometió enseñarles lo que la Orden Jedi no había querido.[5]

KunBHotS.JPG

Exar Kun y varios de sus conversos.

Mientras sus conversos se preparaban para su viaje a Yavin 4, Kun buscó el segundo objetivo que lo había llevado a Ossus. En su busqueda de conocimiento del lado oscuro, Ku estaba ansioso de adquirir el famoso holocrón Sith de Odan-Urr, que el Maestro Jedi había descubierto mil años antes durante la Gran Guerra Hiperespacial. Irrumpiendo en las habitaciones privadas de Odan-Urr, Kun confrontó y mató al anciano Jedi y robó su holocrón Sith. Sin embargo, Kun fue enfrentado por sus conversos mientras tomaba el artefacto. Sintiendo una oportunidad para añadir crédito a sus mentiras, Kun les dijo a los Caballeros Jedi que el Maestro Odan-Urr había muerto súbitamente, mas antes de hacerlo había declarado que Exar Kun era un Maestro Jedi, y había decidido darle el holocrón Sith a Exar como símbolo de su promoción. Con el respecto que quería ahora firmemente consolidado, Kun abordó su nave, el Starstorm One, junto con sus veinte conversos, y partió de Ossus hacia Yavin 4.[5]

Antes de su llegada a Ossus, Kun pudo abrir los antiguos secretos de los Sith en Yavin 4, y usó sus poderes para esclavizar a los nativos massassi. Kun hizo que sus nuevos esclavos construyeran varios templos Sith en la luna selvática, que usó para enfocar sus poderes Sith. Debido a la manera con la que los templos se habían construido, y la larga historia Sith de Yavin 4, la luna daba una sensación oscura y manchada a través de la Fuerza. A la llegada del Starstorm One a Yavin 4, los veinte Jedi de Ossus inmediatamente sintieron al lado oscuro perneando a través de la luna selvática. Debido a estas sensaciones, uno de los conversos Jedi, Oss Wilum, decidió que ya no quería tomar parte en los planes de Kun. De regreso al Starstorm One, Wilum fue detenido por varios massassi. Encendiendo su sable de luz, Wilum trató de enfrentarse a los guerreros massassi, y sus compañeros Caballeros Jedi se le unieron para combatir a las bestias. Viendo otra oportunidad de avanzar sus planes, Kun usó sus poderes para detener la pelea y les dijo a los Jedi que él también podía sentir el poder oscuro en Yavin 4, y que necesitaría de los esfuerzos combinados de los Jedi para ayudar a purificar la luna de la mancha oscura.[9]

Proclamando que el primer paso para purificar la luna era la destrucción de algo poderoso en el lado oscuro, Kun sacó el holocrón Sith de Odan-Urr. Sosteniéndolo frente a él, Kun destruyó el holocrón, diciendo que su destrucción ayudaría a eliminar las sensaciones oscuras. Sin embargo, la destrucción del holocrón liberó los espíritus antiguos de Sith hacía mucho tiempo muertos, y los espíritus poseyeron los cuerpos de muchos Jedi presentes—justo como lo esperaba Kun. Bajo el control de la magia Sith, todas las dudas o reservas que los Jedi hubieran tenido fueron eliminadas y todos declararon su fidelidad a Exar Kun y los Sith.[9]

Duelo en Kuar

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Batalla de Kuar
«Mis guerreros necesitan otra cruzada. El sistema Emperatriz Teta está en caos, demasiado expandido por sus muchas conquistas. ¡La bruja Aleema y su devoto Jedi Ulic Qel-Droma caerán bajo el puño de Mandalore!»
Mandalore el Indomable[fuente]

Mientras las fuerzas armadas Krath, al mando de Ulic Qel-Droma, trataban de hacer valer su control sobre los sistemas vecinos, los siete mundos de Emperatriz Teta parecían estar demasiado dispersos por sus campañas.[5]

Battle of Kuar.jpg

Ulic Qel-Droma derrota a Mandalore el Indomable.

Tratando de obtener honor al atacar a los Krath, Mandalore el Indomable dirigió a sus Cruzados Mandalorianos en varios ataques dentro del espacio tetano. Eventualmente Mandalore atrajo la atención personal de Ulic después de un ataque Mandaloriano en una importante estación fundidora de carbonita de los Krath. Ulic contactó a Mandalore y demandó la rendición del ejército Mandaloriano—sin embargo, Mandalore quería combatir a Ulic mano a mano que decidiría el destino de los siete mundos de Emperatriz Teta. Aceptando el duelo, Ulic ofreció sus propios términos para el desenlace: si él derrotaba a Mandalore, los clanes Mandalorianos pelearían junto a Ulic y los Krath.[5]

A petición de Mandalore, los dos caudillos y sus ejércitos se reunieron en el planeta Kuar del Núcleo Profundo, en las Planicies de Harkul. En un esfuerzo por disminuir la efectividad de las habilidades de la Fuerza de Ulic, Mandalore le dijo al Sith que el duelo tendría lugar muy elevado del suelo en una red de cadenas entrelazadas, y que Mandalore podría usar su droide de guerra Basilisk personalizado, mas a Ulic no se le permitió usar ninguna montura de guerra. Durante la pelea Ulic pudo hacer más justa la pelea al destruir el droide de guerra Basilisk de Mandalore, obligando al cacique Mandaloriano a pelear mano a mano. Eventualmente el Sith pudo derrotar a Mandalore y obtener su fidelidad en la guerra contra la República.[5]

La Batalla de Foerost

«¡Nuestro enemigo es Ulic Qel-Droma! Debemos reportar esto a Coruscant inmediatamente. Este es un día negro para la República. »
―El capitán Vanicus al llegar a Foerost[fuente]

Con los ejércitos de Mandalore bajo su mando, Ulic comenzó las preparaciones para expandir la guerra y escalarla a nuevas alturas. En un esfuerzo por debilitar a la República, Ulic y sus fuerzas militares atacaron al planeta Foerost, que albergaba uno de los astilleros más grandes y viejos de la República.[5]

Battle of Foerost 2.JPG

Mandalorianos en acción durante la Batalla de Foerost.

Usando todas sus ventajas disponibles, Ulic lanzó una blitzkrieg en los astilleros de Foerost y tomó por sorpresa a las fuerzas de la República presentes. Bajo el amparo de ilusiones Sith conjuradas por Aleema, Ulic pudo colocar a sus naves reales en posiciones estratégicas y usar sus cazas Caos para atacar las defensas de la República. Cuando se estaba llevando a cabo la batalla espacial, Mandalore el Indomable dirigió a sus guerreros Mandalorianos por los pasillos de la estación de mando de Foerost, destruyendo a todos los que se le oponían. Con la coordinación combinada de las fuerzas espaciales y los Mandalorianos, Ulic pudo capturar rápida y decisivamente los astilleros de Foerost, incluyendo las trescientas naves de la República que se encontraban ahí.[5]

Con esas 300 naves Ulic y Mandalore inmediatamente comenzaron a preparar un ataque a Coruscant en un esfuerzo por derrocar al gobierno galáctico.[5] Sin embargo, parte del plan de Ulic era hacer creer a la República y los Jedi que él iba a atacar el puesto en Kemplex IX, que servía como una importante estación de paso al Sector Auril. Su plan tuvo éxito al alejar de Coruscant a la flota de la República al mando del capitán Vanicus, dejando al planeta virtualmente indefenso ante una fuerza terrestre enemiga. Con la capital galáctica desprotegida por su flota, Ulic reunió las fuerzas de los Krath y los clanes Mandalorianos y comenzó su marcha hacia el centro de la galaxia.[9]

La Primera Batalla de Coruscant

«Voy a probar que la República es débil y vulnerable, Exar Kun.»
Ulic Qel-Droma[fuente]

Ulic Qel-Droma le dijo a Exar Kun de sus planes de invadir Coruscant y terminar rápidamente con la guerra. Sin embargo, Kun al principio estaba en contra de invadir la capital, diciendo que haría que sus planes de desenredaran por completo, y dijo que ellos, Qel-Droma y Kun, debían construir lentamente sus fuerzas y fortalecerse para después juntos atacar Coruscant. No obstante, Mandalore y Ulic señalaron que ellos podían realizar la invasión, sin la ayuda de los conversos Sith de Kun. Dándoles de mala gana la aprobación a sus aliados, Kun le advirtió a Qel-Droma que si fallaba o moría durante la batalla él seguiría con la guerra sin él.

FBofC GSW.JPG

Ulic Qel-Droma invade Coruscant.

Con la mayor parte de la flota de la República dirigiéndose hacia Kemplex IX, Ulic tomó la ventaja de su finta e inmediatamente partió hacia Coruscant. Mientras la flota de Ulic estaba en tránsito, el Maestro Vodo-siosk Baas y un grupo de jóvenes Jedi, que incluía a Cay Qel-Droma y Nomi Sunrider, llegaron a la Ciudad Galáctica de Coruscant para discutir con el Senado ciertos rumores sobre un Jedi renegado que supuestamente dirigía ataques contra la República. Lamentablemente para los Jedi, el senador Netus les confirmó que Ulic Qel-Droma se había rebelado y era el Jedi responsable por dirigir los ataques contra la República.[9]

Mientras los Jedi discutían el posible cumplimiento de las antiguas profecías Sith perpetuadas por Qel-Droma y Kun, la fuerza invasora de Ulic salió del hiperespacio y comenzó su ataque a Coruscant. Dirigidos por los Droides de Guerra Basilisk de Mandalore el Indomable, el ejército de Ulic asoló la Ciudad Galáctica en un esfuerzo por destruir las defensas principales de la capital. Liderados por los Jedi, las fuerzas de la República pudieron montar una defensa contra los incontables Mandalorianos. Sin embargo, Ulic y Mandalore llegaron al cuarto de guerra de Coruscant, donde los oficiales militares de la República estaban ayudando a coordinar la defensa. Usando la Fuerza para subyugar al personal, Ulic obligó al oficial mayor de la república a enviar una serie de órdenes a dos flotas de la República, enviándolas a las mismas coordinadas en el sistema Vento con la creencia de que allá se dirigía la flota Krath. No obstante, el jefe oficial de la República se rehusó a transmitir las órdenes de Qel-Droma.[9]

Mientras tanto, los Jedi continuaban esforzándose por defender Ciudad Galáctica contra los Mandalorianos, y Aleema decidió que era tiempo de usurpar a Ulic y tomar su poder para ella. Usando su magia Sith para ayudar a Ulic durante la pelea, Aleema esperó hasta que Ulic estaba ocupado en el cuarto de guerra de la República y emitió una orden de retirada general a Mandalore y el resto de la fuerza invasora. Al principio Mandalore se rehusó a aceptar la orden, mas la cumplió cuando Alema le dijo que Ulic había muerto durante la lucha. Creyendo que Aleema era su nueva comandante, Mandalore le ordenó a sus Cruzados retirarse de la batalla.[9]

Con sus fuerzas en retirada creyendo que él estaba muerto, Ulic quedó solo luchando en Coruscant. Aún en el cuarto de guerra, él fue confrontado por el Maestro Baas y su grupo de Caballeros Jedi, que usaron sus poderes combinados para construir una pared de luz alrededor de Ulic, paralizándolo temporalmente. Con la captura de Ulic Qel-Droma, conocido Sith y caudillo de los Krath, el Canciller Supremo de la República lo llamó traidor. Diciéndole a los Jedi que Ulic sería enjuiciado en el Senado, el Canciller Supremo les indicó que el castigo para Ulic sería la muerte.[9]

El juicio de Ulic Qel-Droma y la Segunda Batalla de Coruscant

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Juicio de Ulic Qel-Droma
«Yo no le suplico a los tontos. Ustedes son títeres de una tradición pretendiendo ser importantes. Ustedes no tienen lugar en la llegada de la edad de oro. Su República es una distracción vacía, auto-indulgente…no significa nada. ¡La gloria perdida de los Sith convertirá a sus supestos logros a polvo!»
Ulic Qel-Droma a la Inquisición[fuente]
UlicInq.JPG

Ulic Qel-Droma hablando ante la Inquisición.

Después de que los Jedi capturaran a Ulic Qel-Droma, el Señor Sith fue llevado ante la Inquisición de la República para enjuiciarlo y sentenciarlo. Acusado de crímenes de guerra, traición contra la República y traición contra la Orden Jedi, ulic sorprendió a todos los presentes, incluyendo a varios Jedi, al declararse culpable. Después de esto, Ulic expresó su deprecio por la corte, su creencia de que la República era débil, y el plan de los Sith de reestablecer una edad de oro de los Sith. Debido a la arrogancia y falta de culpabilidad que mostró durante su juicio, Ulic fue encontrado culpable de todas las acusaciones y sentenciado a muerte por la Inquisición.[23]

El Duelo en el Senado

«Ve a tu plano elevado, maestro. La galaxia ahora es mía.»
Exar Kun a Vodo-Siosk Baas[fuente]

Sin embargo, después de la retirada Krath y Mandaloriana de Coruscant, Mandalore descubrió la traición de Aleema al dejar deliberadamente a Ulic atrás para que fuera capturado por el enemigo. Dejando a Aleema en el cuartel general Krath, Mandalore viajó a Yavin 4, donde sabía que Exar Kun estaba entrenando a sus conversos Sith. Llegando a la luna selvática, Mandalore el explicó a Kun lo que Aleema había hecho, y le pidió ayuda al Señor Oscuro de los Sith para rescatar a Ulic de la ejecución. Aunque Kun le había advertido a Ulic que atacar Coruscant terminaría mal, aceptó ayudar a Mandalore a rescatar a su aprendiz.[23]

Con Mandalore y una fuerza de guerreros massassi, Kun dejó Yavin 4 y se dirigió a la ciudad Galáctica de Coruscant. Kun llegó al Salón del Senado en el momento en que Ulic estaba siendo sentenciado a muerte, y usó sus poderes Sith para inmovilizar a toda la Inquisición, ahora incapaces de moverse o hablar—con la excepción del Canciller Supremo que estaba presidiendo la asamblea. Después de una breve confrontación con el Canciller, a quien Kun mató después de declarar sus intenciones, los dos Señores Sith anunciaron que bajo su guía se establecería un nuevo imperio Sith. Sin embargo, los Jedi presentes trataron de impedir que Qel-Droma y Kun escaparan. El Maestro Vodo-Siosk Baas tuvo un duelo con Kun a mitad de la cámara del Senado, durante el cual Kun trató de convencer a Baas de unirse a los Sith, mas el Maestro se rehusó. Después de esto, Kun mató a Baas, y también detuvo un ataque de su antigua compañera aprendiz Sylvar, encolerizada por la muerte de su Maestro. Con Kun y sus guerreros massassi en firme control de la situación, los Jedi no pudieron contraatacar. Declarando que la Hermandad de los Sith era quien ahora controlaba la galaxia, Kun y sus aliados partieron de Coruscant para continuar sus campañas.[23]

Con el Maestro Baas muerto, Nomi Sunrider y Sylvar viajaron al planeta Ambria para tratar de alejarse de la guerra por unos pocos días, y para entrenar adicionalmente con el Maestro Thon. Mientras tanto, Ulic regresó con Mandalore al cuartel Krath, donde se le informó la traición de Aleema durante la Batalla de Coruscant. Descubriendo que ella lo había estado manipulando desde que se unió por primera vez a los Krath, Ulic comenzó a idear un plan para eliminar a Aleema y su ambición de poder.[24]

El pogrom Jedi

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Pogrom Jedi
«¡Vayan y maten a sus propios maestros Jedi! No sospecharán nada…hasta que sea demasiado tarde. Seremos como un cuchillo en la noche—¡rápidos, silenciosos y mortales!»
Exar Kun hablándole a sus acólitos Sith[fuente]

Bajo la guía de Exar Kun, los conversos de Yavin 4 aprendieron mucho de los caminos Sith, y continuaban sobresaliendo en las cosas que Kun les había enseñado.[24]

Jedi pogrom.JPG

El pogrom Jedi.

Antes de que partiera a rescatar a Ulic de la Inquisición, Kun creyó que ya había llegado el momento de darle un duro golpe a la Orden Jedi. Para ello, Kun reunió a sus acólitos Sith e hizo una declaración de que los Maestros Jedi eran herejes que se rehusaban a ver la verdad que los Sith poseían. Él explicó que antes de que pudiera establecerse una nueva Edad de Oro de los Sith se tenía que eliminar la amenaza de los no creyentes. Como resultado, Kun envió a sus discípulos Sith a la galaxia para que trataran de asesinar a sus Maestros Jedi.[24]

El pogrom fue una enorme victoria para la Hermandad de los Sith, pues numerosos Maestros Jedi fueron asesinados por sus antiguos estudiantes. Varios Maestros pudieron montar fugaces defensas contra estos ataques, y por lo menos uno, el Maestro Dominus, pudo herir mortalmente a su asesina antes de morir él mismo. Otros, como el Maestro Thon, pudieron rechazar a sus dos asesinos por completo. En el planeta Ambria Thon fue confrontado por los Caballeros Jedi caídos Oss Willum y Crado, cuando Wilum usó su magia Sith para llamar a varios hssiss del Lago Natth. Con la ayuda de Nomi Sunrider y la Jedi cathar Sylvar, Thon pudo derrotar a los hssiss y capturar a Oss Willum, aunque Crado pudo escapar de vuelta con Exar Kun.[24]

El pogrom Jedi le demostró a los Jedi el poder y la influencia que ahora tenía Exar Kun. Escuchando reportes de que la nave de Kun había sido vista entre una flota Sith en Kemplex IX, que estaba bajo un fuerte ataque, los Caballeros Jedi Dace Diath, Qrrrl Toq y Shoaneb Culu viajaron a Kemplex IX, mientras los otros Jedi permanecieron en Ossus, creyendo que las fuerzas Sith tratarían de conquistar ese planeta.[24]

La Batalla de Kemplex IX

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Batalla de Kemplex IX
«Nosotros tres dirigiremos el contraataque en Kemplex Nueve. Tomaremos el mando de la flota. »
Dace Diath a Thon.[fuente]

Después de la exitosa Segunda Batalla de Coruscant, donde Ulic Qel-Droma fue rescatado de la Inquisición, Exar Kun y los otros líderes Sith comenzaron a planear la siguiente fase en su guerra de conquista. Parte de esta estrategia fue diseñada por Qel-Droma, y promovía un ataque contra una estación de paso hiperespacial clave de la República en Kemplex IX en el Sector Auril. La Batalla de Kemplex IX sería un momento de cambio en la guerra, y el eventual catalizador de su final.[24]

SuperNovaCD.JPG

Una de las supernovas de Kemplex IX.

Sin embargo, Qel-Droma y Kun tenían sus propias agendas para lanzar un ataque contra Kemplex IX. Después del abandono de Ulic en la Primera Batalla de Coruscant muchos de los comandantes Krath, incluyendo a Mandalore el Indomable, cuestionaron a Aleema Keto y su decisión de instituirse como la principal comandante Krath. Creyendo que Ulic estaba muerto, o sería ejecutado por la Inquisición, Aleema usurpó el poder de Ulic, que deseaba. Sin embargo, con su rescate por Mandalore y Kun, Ulic descubrió lo que Aleema había hecho, y en Kemplex IX vio una oportunidad para lidiar con su traición. Ordenándole a Aleema que tomara el mando del asalto en Kemplex IX, Ulic tenía la confianza de que ella moriría ahí, pues sólo él sabía los planes de Kun para Kemplex IX. Durante sus excavaciones en los templos Sith en Yavin 4, Kun había descubierto una antigua nave que alguna vez perteneció al Señor Oscuro de los Sith Naga Sadow. La nave poseía poderosas armas Sith que tenían la habilidad de rasgar los núcleos de las estrellas, creando así supernovas. Para el ataque en Kemplex IX Kun les dio a Aleema y su co-comandante Crado la nave de Sadow, explicándoles que era para destruir una de las estrellas de Kemplex IX, destruyendo así a los Jedi que intervinieran. Sin embargo, Kun no le dijo a Aleema que la magia Sith de la nave no la protegería de la supernova, ni le explicó que él había alterado las armas de la nave para que una supernova causara una reacción en cadena en las estrellas a su alrededor, creando así una enorme supernova que devastaría al planeta Ossus, el objetivo primario de Kun. Una vez que Aleema causara la supernova, Kun sabía que los Jedi en Ossus evacuarían el planeta, permitiéndole saquearlo por antiguos conocimientos Jedi.[24]

Al mando de Aleema, los Sith comenzaron su ataque a Kemplex IX, y la nave de batalla de Sadow tuvo éxito al destruir a todas las defensas de la República en el área inmediata. Eventualmente los Jedi en Ossus se enteraron de Kemplex IX, y se decidió que el contraataque sería dirigido por los Caballeros Jedi Dace Diath, Shoaneb Culu y Qrrrl Toq. Partiendo inmediatamente hacia el Sector Auril, los tres Jedi llegaron y descubrieron que la estación espacial carecía de vida, y que todas las defensas de la República habían sido destruidas. Sin embargo, los Jedi detectaron el rastro de iones de una nave capital en el cercano Cúmulo Cron, un cuerpo estelar de diez estrellas densamente juntas. Realizando una acometida inicial a la nave Sith, los Jedi se voltearon para atacar de nuevo cuando Shoaneb Culu sintió algo malo en la Fuerza. En ese momento Aleema activó la tecnología Sith a bordo de la nave de Sadow y desgarró el núcleo de una estrella cercana. La supernova resultante mató inmediatamente a los tres perseguidores Jedi, e inició una reacción en cadena en las otras estrellas. La enorme supernova incineró por completo a Aleema, Crado y al resto de la flota Krath. En sus últimos momentos, Aleema se dio cuenta de que su traición e Coruscant finalmente había sido expuesta.[24]

Con la destrucción de Kemplex IX, la supernova causada por Aleema se dirigía hacia el planeta Ossus, por lo que los Jedi en el planeta comenzaron a evacuar todos los artefactos Jedi que pudieron. Con muchos Jedi que ya habían salido de Ossus, Exar Kun y Ulic Qel-Droma tuvieron su oportunidad de saquear al planeta y lo que quedaba de los conocimientos Jedi.[24]

La Batalla de Ossus

«No es suficiente… si tuviéramos un año entero, no podríamos rescatar lo suficiente. El resto se perderá para siempre.»
Tott Doneeta[fuente]
Ulicqeldromaversuscay.JPG

Ulic y Cay Qel-Droma combaten entre sí.

Con la supernova creada en Kemplex IX en curso de colisión contra Ossus, la Orden Jedi ordenó una evacuación masiva a escala planetaria en un esfuerzo por salvar a la mayor cantidad de gente posible. Mientras la población civil de Ossus empacaba sus posesiones y salía del planeta condenado, muchos Maestros y Caballeros Jedi trataron de llenar sus naves con tantas reliquias, manuscritos y otras antigüedades que contenían conocimiento Jedi como podían. Sin embargo, la larga historia de Ossus significaba que el planeta biblioteca había acumulado una cantidad incontable de tales artefactos, y lamentablemente los Jedi aceptaron que no podrían salvar todo lo que se había almacenado ahí. Con los Jedi aparentemente vulnerables durante su evacuación del planeta, Exar Kun y Ulic Qel-Droma dirigieron una gran parte de su ejército a Ossus para tratar de adquirir reliquias Jedi, iniciando así la Batalla de Ossus. Llegando al planeta de la Gran Biblioteca Jedi, las fuerzas Sith y Mandalorianas descendieron a la superficie atacando instalaciones civiles y militares. Con la cubierta de su fuerza de ataque, Kun pudo aterrizar su nave cerca del hogar de su primer blanco, quien sabía tenía reliquias Jedi—el Maestro Ood Bnar.[25]

Kun confrontó al centenario Jedi, quien estaba tratando de preservar varios antiguos sables de luz, entre los primeros jamás construidos, de la supernova que se avecinaba. Aunque el Maestro Bnar no podía esperar ser el igual de Kun en habilidades de combate, él pudo sumergirse en la fuerza de vida de Ossus y metamorfosearse en un árbol gigante, sellando efectivamente los tesoros Jedi bajo él. Dándose cuenta de que había sido vencido por el Maestro Jedi neti, Kun se retiró de la casa de Bnar y reunió a sus guerreros massassi, quienes habían estado saqueando otros lugares Jedi. En la compañía de sus guerreros massassi, Kun fue confrontado por Sylvar, que buscaba venganza por la muerte de su antigua pareja Crado en Kemplex IX. Sin embargo, los massassi mantuvieron a raya a Sylvar, permitiéndole a Kun retirarse a bordo de su nave.[25]

Sever Force.jpg

Nomi Sunrider le quita la Fuerza a Ulic Qel-Droma.

Mientras tanto, Cay Qel-Droma sintió que su hermano Ulic estaba volando sobre Ossus en una nave espacial. Creyendo que era su deber regresar a su hermano a la luz, Cay tomó su propia nave, el Nebulon Ranger, y trató de contactar a Ulic. Sin embargo, Ulic se enojó con su hermano por tratar nuevamente de influenciar sus acciones, y atacó a la nave de Cay. Con la ayuda de Basilisks Mandalorianos que pasaban, Ulic derribó a Cay y lo siguió a la superficie de Ossus. Rindiéndose ante su ira y el lado oscuro, Ulic atacó a su hermano herido y los dos tuvieron un duelo con sables de luz. Cay no se permitió atacar completamente a su hermano, y Ulic le cortó el brazo mecánico a Cay. Aún tratando de atravesar la rabia de su hermano, Cay le rogó a Ulic que regresara a la luz. No obstante, Ulic se rindió a su ira una última vez y usó su sable de luz para matar a su hermano herido donde estaba.[25]

Al ver la muerte de Cay a manos de Ulic, Nomi Sunrider se sobrecogió de pena y tormento, y se rindió ante sus emociones. Permitiendo que la Fuerza fluyera a través de ella, Nomi desató sus poderes sobre Ulic, quien se había dado cuenta de lo que había hecho. A través de su uso de la Fuerza, Nomi pudo separar a Ulic de la Fuerza, cortando las conexiones que alguna vez sintió. Debido al hecho de que había matado a su propio hermano, y comprendiendo por completo lo que Nomi le había hecho, Ulic se arrepintió ante los presentes y aceptó ayudar a los Jedi a derrotar a Exar Kun.[25]

La Batalla de Al'Har

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Batalla de Al'Har

Mientras sucedía la Batalla de Ossus, la guerra continuó en muchos otros frentes, como la relativamente oscura Batalla de Al'Har, de la que se sabe poco. Sin embargo, se sospecha que durante la Gran Guerra Sith una flota de origen desconocido enfrentó y destruyó una nave que llevaba muchos Jedi. Después de la breve batalla, los Jedi sobrevivientes alcanzaron el planeta más cercano, Haruun Kal, y encontraron refugio en su clima templado. Los descendientes de esos Jedi eventualmente se convertirían en los korunnai, sensibles a la Fuerza, a quien perteneció el Maestro Jedi Mace Windu.[26]

La Batalla de Toprawa

«¡Compañeros Caballeros—¡el día es nuestro! Con el valor que todos han mostrado hoy, pronto pondremos fin a esta Guerra Sith — y podremos volver con nuestras familias, ¡sé que quiero volver con la mía! ¡Pero hoy, esta victoria pertenece a los Caballeros Jedi en todos lados!»
―Discurso de Barrison Draay después de la Batalla de Toprawa[fuente]

En otra parte de la galaxia, fuerzas Jedi al mando de Barrison Draay tomaron parte en la Batalla de Toprawa contra los Sith y sus guerreros massassi. Aunque los detalles de la lucha son escasos, se sabe que la batalla fue feroz y que resultó en las muertes de muchos Jedi. Sin embargo, la Batalla de Toprawa culminó en la victoria de los ejércitos de los Jedi.[27]

Emboscada en Toprawa

Barrison Draay portrait.jpg

Final de la Batalla de Toprawa.

Después de la Batalla de Toprawa, el padawan fallido Haazen se encontraba trabajando entre el campo lleno de batalla lleno de ruinas y cadáveres, buscando cuerpos de Jedis muertos para añadir a una pira funeral en su memoria. Haazen encontró a la contrabandista nautolana Dossa entre el caos del campo de batalla, y pronto se enteró de que Dossa de heco estaba aliada con la Hermandad de los Sith de Exar Kun. Sintiendo la ira de Haazen sobre su historia de fracaso con los Jedi, así como sus celos hacia Barrison Draay, Dossa pudo convencerlo de ayudarla a atraer a Draay y otros Jedi hacia las Cavernas Ansharii, donde ella los estaría esperando. Aunque Haazen sabía que la intención de ella era matar a los Jedi, no sabía que Dossa también planeaba matarlo a él.[27]

Haazen convenció exitosamente a Draay y otros siete Jedis de que había perseguido a Dossa a las Cavernas Ansharii; les dijo además que ella era una Sith. Al llegar a las cavernas Draay halagó a Haazen por su buen trabajo, mas el padawan fracasado corrió hacia la oscuridad, diciendo que había visto a Dossa. Los Jedi persiguieron a Haazen por dentro de las catacumbas; una vez que él vio que los Jedi estaban en el lugar adecuado, Haazen le gritó a Dossa diciéndole que los Jedi estaban en posición—sin embargo, antes de que Haazen pudiera alejarse del radio de la explosión de la bomba de Dossa, la contrabandista encendió los explosivos, matando a los Jedi e hiriendo y desfigurando gravemente a Haazen.[27]

Al despertar después de un tiempo en las cavernas, Haazen descubrió que su cuerpo desfigurado había sido reparado por el doctor Sith Uburluh. En lugar de sus miembros destruidos, Haazen tenía ahora antiguos artefactos Sith que aumentaban su afinidad natural con la Fuerza. Uno de esos artefactos fue el Yugo de la Apariencia, que Uburluh explicó que permitiría que la Fuerza Viva fluyera a través de Haazen, osacionando que sus intenciones no fueran descubiertas por otros usuarios de la Fuerza. Sin embargo, furioso por su traición y desfiguramiento a manos de Dossa, Haazen se rehusó a una oferta de ella de unirse a los Sith, y permitió que lo consumiera el lado oscuro de la Fuerza, matando así a Dossa en su furia.[27]

La Cuarta Batalla de Onderon

«Hemos alcanzado Onderon, el antiguo hogar del Jedi Oscuro Freedon Nadd. Conquistaremos este lugar para nuestro Señor, Ulic Qel-Droma, como se nos ordenó.»
Mandalore el Indomable[fuente]

Conjuntamente con el ataque a Ossus, Ulic Qel-Droma ordenó un ataque consiguiente al planeta Onderon. Para llevar a cabo este ataque, el Señor Sith le ordenó a Mandalore el Indómito y la mayoría de sus guerreros asaltar ese mundo.[28]

Battle of Onderon 4.jpg

La Cuarta Batalla de Onderon.

Usando la velocidad de sus droides de guerra Basilisk, los Mandalorianos fueron observados por la Reina Galia desde su posición en el Palacio Real de Iziz. Tomando a sus Jinetes de Bestias, Oron Kira dirigió a sus guerreros contra el enemigo que se acercaba. Antes de partir, Kira ordenó que se enviara un mensaje a la República, informándoles del ataque y pidiendo refuerzos.[28]

Durante la pelea los Jinetes de Bestias y los Mandalorianos en sus droides de guerra Bailisk combatieron en el cielo, aunque ambos bandos estaban empatados en cuanto a su habilidad peleadora. La pelea continuó por un tiempo, y justo cuando parecía que se había vuelto a favor de los Mandalorianos, refuerzos de la República aparecieron en órbita sobre Onderon. Al mando del Capitán de la Flota Vanicus, la flota de la República llegó justo a tiempo para darles una mano a Oron Kira y sus Jinetes de Bestias.[28]

Dándose cuenta de que estaban atrapados en el fuego cruzado de la flota de la República y los Jinetes de Bestias, los guerreros Mandalorianos combatieron con renovada tenacidad. Tratando de destruir las monturas Mandalorianas con poder de fuego, Vanicus supo que esto sería tardado y costoso debido a los escudos deflectores de los Basilisks. Sin embargo, Vanicus le ordenó a sus artilleros mantener su fuego pesado para tratar de rechazar a los cazas Mandalorianos. Sabiendo que la batalla estaba perdida, Mandalore le ordenó a sus guerreros una retirada general a la luna Dxun. Creyendo que perdería a las fuerzas de la República en las densas selvas de la luna, Mandalore dirigió la retirada. Durante ésta, una nave de la República abrió fuego sobre un grupo de droides de guerra Basilisk, dañando el droide en el que Mandalore estaba volando. Perdiendo el control sobre su montura, Mandalore estrelló su Basilisk en un área remota de la selva de Dxun, muy lejos de los guerreros bajo su mando.[28]

Tratando de volver con sus tropas, Mandalore fue enfrentado por varias de las peligrosas bestias nativas de Dxun, y murió. Después de iniciar una búsqueda total en las selvas de la luna, los Cruzados restantes dividieron sus respectivas unidades y buscaron cualquier señal del Mandalore perdido. Un Mandaloriano encontró los restos de Mandalore el Indomable durante su búsqueda, y tomó la máscara de Mandalore, proclamándose a sí mismo el nuevo Mandalore.[28] Este guerrero eventualmente sería conocido como Mandalore el Máximo, cuyo legado afectaría a la galaxia en los años venideros.[29]

La Batalla de Yavin IV

«Exar Kun, tu sueño de una Edad de Oro Sith es sólo una pesadilla…de la cual ahora despertaremos.»
―El Maestro Jedi Thon[fuente]

Con la derrota y rendición de Ulic Qel-Droma en Ossus, los Jedi ganaron un valioso recurso con el Señor Sith caído. Usando su conocimiento de Exar Kun, Ulic dirigió a las fuerzas combinadas de los Jedi a la remota luna Yavin4, que albergaba los templos Sith de Kun. Con Ulic de guía, miles de Jedi se reunieron y descendieron a la luna selvática en sus varias naves espaciales, tan numerosas que parecían cubrir todo el cielo.[28]

Battle of Yavin 4 GSW.JPG

Los esfuerzos de los Jedi durante la Batalla de Yavin IV.

Con tantas naves en órbita, Kun podía sentir el gran número de presencias Jedi en la Fuerza, e inmediatamente reconoció la traición de Ulic. Dándose cuenta de que la guerra estaba perdida, Kun juró que usaría sus poderes Sith para sobrevivir al ataque Jedi, permitiéndole pelear de nuevo contra los Jedi en el futuro. Ordenándole a toda la raza massassi que re reuniera en los templos Sith esparcidos por Yavin 4, Kun usó sus poderes Sith para iniciar una ceremonia final que esperaba preservaría su fuerza vital. Llamando al lado oscuro de la Fuerza, Kun pudo drenar las esencias vitales de los massassi y reunir la energía dentro de sí mismo. El resultado final fue que Kun pudo liberarse de su cuerpo mortal, y usar la fuerza de sus sirvientes massassi para mantener vivo su espíritu. En este estado, Kun creyó que podría escapar de Yavin 4 y continuar así su pelea contra los Jedi.[28]

Sin saber que Kun usó la magia Sith, los Jedi creyeron que deberían usar la Fuerza para contener a Kun y sus influencias oscuras, como Nomi Sunrider había hecho con Ulic Qel-Droma. Bajo los esfuerzos combinados de miles de Jedi, una inmensa pared de energía del lado luminosa fue dirigida contra los varios templos Sith a lo largo de Yavin 4. Sin embargo, lo que ninguno de los Jedi pudo predecir era que su ola del lado luminoso chocaría y reaccionaría con las enormes cantidades de energía del lado oscuro presente por la magia Sith de Kun. El resultado fue una reacción en cadena masiva que causó una enorme tormenta de fuego, única en toda la historia, que se esparció por la luna selvática. Incapaz de controlar la tormenta, los Jedi en órbita tuvieron que observar cómo la superficie de Yavin 4 era completamente destruida en la ola de fuego—virtualmente eliminando a casi todos los rastros de Exar Kun y sus prácticas Sith.[28]

Incapaces de seguir viendo la destrucción, las fuerzas Jedi partieron del sistema Yavin y se dirigieron al espacio de la República. Como nunca habían sido testigos de algo como la destrucción de Yavin 4, los Jedi estuvieron impactados y se preguntaron cúal probaría ser el costo final de sus acciones.[28]

En el espacio de tan poco tiempo, dos Señores Sith fueron derrotados, y los clanes Mandalorianos fueron diseminados. Parecía que la Gran Guerra Sith había terminado, y la República y los Jedi se dedicaron a eliminar a la última amenaza a su seguridad: las fuerzas Krath. Con la destrucción de los líderes Krath, la mayoría de las fuerzas armadas Krath se habían retirado a los siete mundos del sistema Emperatriz Teta con la esperanza de que la República los dejaría en paz. Sin embargo, la República creyó que la única manera de garantizar su democracia era obligar a los Krath a rendirse, y recuperar el control del sistema Emperatriz Teta. Después de la derrota de Kun en el sistema Yavin, las fuerzas de la República sitiaron una última vez a los siete planetas Koros, eventualmente venciendo al enemigo y esparciendo sus restos a planetas distantes. La Tercera Batalla de Emperatriz Teta eventualmente puso el control del sistema Emperatriz Teta de vuelta en manos de la República.[1]

Las consecuencias de la guerra

La Gran Cacería (3.995 ABY3.993 ABY)

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Gran Cacería
«La Gran Cacería fue organizada por el Consejo Jedi poco después de la guerra contra Exar Kun. Los Jedi se dispersaron a través de la Galaxia, ayudando a reconstruir lo devastado. Muchos Jedi desaparecieron durante este periodo, en varios mundos sin previo aviso. No sabíamos que habían sido asesinados hasta que descubrimos sus cuerpos mutilados.»
Deesra Luur Jada[fuente]
Duronhead.jpg

Duron Qel-Droma, cazador de terentateks.

Después del fin de la Gran Guerra Sith, muchos Jedi fueron enviados a varias partes de la Galaxia para ayudar a reconstruir mundos que presenciaron su destrucción durante el conflicto. Pero un alarmante número de Jedi habían desaparecido durante el esfuerzo de ayuda y fue solo después de que se descubrieran sus cuerpos mutilados que se dieron cuenta que los terentateks estaban detrás de sus muertes.[30]

Los terentateks eran una especie de animal que era nativo del planeta Korriban y que había sido genéticamente alterada por la magia Sith de Exar Kun. Estas criaturas se alimentaban de la sangre de individuos sensibles a la Fuerza y eran conocidos por distribuirse en zonas contaminadas por el lado oscuro de la Fuerza—como las zonas que presenciaron la Gran Guerra Sith, que eran ideales para los terentateks. Debido a su tamaño y fuerza, siendo aproximadamente la mitad del tamaño que un rancor adulto, y sus defensas naturales contra las habilidades de la Fuerza, un solo terentatek podía igualar el poder de varios Jedi. Por eso, el exterminio de los terentateks fue la mayor prioridad de la Orden Jedi después del fin de la Guerra Sith.[1]

Saresh.jpg

Guun Han Saresh matando a un terentatek.

Aunque la mayoría de las cacerías nunca fueron exitosas, con los terentateks a menudo resurgiendo a pesar del esfuerzo de los Jedi, un trío de Caballeros Jedi desarrolló una gran afinidad para la caza conjunta de terentateks. Duron Qel-Droma, primo de los más conocidos hermanos Ulic y Cay, Shaela Nuur, amante de Duron, y el twi'lek Guun Han Saresh, fueron enviados a acabar con la cacería. Se sabe que, juntos, los tres Jedi compartían un enlace con la Fuerza inquebrantable y el Consejo Jedi creía que los tres Caballeros serían capaces de vencer a cualquier terentatek mientras lucharan codo a codo.[31]

La cacería duró varios años y en los últimos días de la Gran Cacería, los tres Jedi fueron enviados por el Consejo al mundo Sith de Korriban para matar a lo que creían que era el último terentatek conocido. Pero, al llegar a Korriban, el Lado Oscuro de la Fuerza empezó a afectar al lazo que unía a los tres Jedi. Debido a esto, el tría cogió caminos separados y intentaron combatir los terentateks sin compartir el enlace. Como resultado, Guun Han murió en las Tierras Sombrías de Kashyyyk y tanto Duron como Shaela murieron en la tumbas de Korriban.[31]

Cónclave en la Estación Exis (3.986 ABY)

Blue Glass Arrow.png Artículo Principal: Cónclave en la Estación Exis
«Compañeros Jedi, gracias por acudir a la Estación Exis para este acontecimiento, nuestra primera convocatoria en más de una década.»
Nomi Sunrider[fuente]
Exis EGttF.JPG

La Estación Exis.

Después del fin de la guerra, los Sith fueron prácticamente aniquilados, sus remanentes escondidos y Ulic Qel-Droma se fue a un exilio autoimpuesto. Bajo los consejos de Nomi Sunrider, quién llegó a ser Gran Maestra de la Orden, los Jedi empezaron el largo y difícil camino de reconstruir sus filas. En el 3.986 ABY, una década después de la fatídica Batalla de Yavin IV y la derrota de Exar Kun, los Jedi y la República concentraron todos sus esfuerzos en reconstruir los mundos que habían experienciado la devastación durante la guerra. Como respuesta a esto, Nomi Sunrider llamó a los Jedi a el Cónclave en la Estación Exis, dónde esperaba que pudieran construir un frente unido en la pesada tarea de incrementar el número de Jedi y también recuperar la normalidad en la Galaxia.[32]

Pero uno de los participantes, la Caballero Jedi Sylvar, desvió el tema de la conferencia hacia dónde ella creía que era el tema principal de la Orden—Ulic Qel-Droma. Bajo los meticulosos consejos de Sylvar, una gran parte de la conferencia del cónclave se dedicó a discutir si Ulic Qel-Droma debería o no ser capturado y traido para ser juzgado por los crímenes que había cometido durante la guerra.[33]

La redención de Ulic Qel-Droma (3.995 ABY3.986 ABY)

«No puedo cambiar el pasado. Hacerlo mejor. Pero el lado oscuro es traicionero, tú ya lo sabes. He iIntentado esconderme. He intentado morir. Y finalmente, he intentado expiarlo. No eres mi juez, Sylvar. Tú solo eres un títere de tus emociones. No lucharé contigo.»
Ulic Qel-Droma[fuente]
UlicYavin.jpg

Ulic Qel-Droma en su llegada a Yavin IV.

Después del fin de la Gran Guerra Sith, la República y la Orden empezaron el largo camino de reconstruir la Galaxia. Dos años después de la Batalla de Yavin IV, Ulic decidió volver a la luna destruida en un esfuerzo por silenciar los fantasmas de esa era que aún plagaban sus pensamientos y sueños. Sin embargo, a pesar de ello, y otras peregrinaciones, Qel-Droma fue incapaz de encontrar un tipo de cierre para los eventos que habán pasado hacía más de una década.[28]

Desde el fin de la guerra, Ulic cruzó la Galaxia en busca de un camino para volver a tener conexión con la Fuerza y también poner punto final a la devastación que había ayudado a causar —pero no pudo encontrar ninguna información que le perimitiera conseguir sus objetivos. Creyendo que volver a los lugares de las batallas de la Guerra Sith podrían proveerle de un nuevo punto de vista sobre la guerra, Ulic embarcó en su nueva nave, la Sueño de Cay, y se fue al sistema Yavin. Allí encontró la cuarta luna aún bajo los efectos de la devastación presente dos años antes: el mundo entero estaba chamuscado, el ecosistema aún destruido y no había signos de vida en ningún sitio. Finalmente, yendo al templo que una vez fueron los cuarteles de Exar Kun, Ulic se plantó en su entrada y contempló la devastación que sus actos habían causado. Dándose cuenta de que no había quedado nada en el planeta y solamente sintiendo una gran tristeza por su papel en la Gran Guerra Sith, Ulic abandonó el planeta.[28]

Diez años más tarde, Ulic iría al mundo congelado de Rhen Var dónde entraría en un exilio autoimpuesto. En un esfuerzo par encontrar la paz que le eludió desde que cayó al lado oscuro durante la Gran Guerra Sith, Ulic se aisló completamente de la Galaxia, esperando que algún día pudiera acallar sus remordimientos.[32]

Mientras tanto, Nomi Sunrider, que por aquellos entonces era la Gran Maestra de la Orden Jedi, se encontraba ocupada con los esfuerzos de restauración después de la Guerra Sith. Durante este tiempo, la joven Vima Sunrider, la hija de Nomi, llegó a la adolescencia y deseaba que su madre le enseñase los caminos de los Jedi, más allá del conocimiento básico que ya poseía. Pero Nomi tenía que responder a sus deberes como Gran Maestra, dejando así el entrenamiento de Vima a un lado. Frustrada con su madre, Vima fue capaz de viajar hasta Rhen Var, dónde esperaba que pudiera convencer al exiliado Ulic Qel-Droma para adiestrarla en los caminos de la Fuerza. [33]

Vima-Ulic egtf.jpg

Ulic Qel-Droma entrena a Vima Sunrider.

Percatándose que su hija había abandonado la estación y llegando a entender porqué, Nomi siguió a Vima hasta Rhen Var. Una vez allí, Nomi fue capaz de reconciliarse con su hija y también de acabar con el dolor que Ulic le causó durante la Gran Guerra Sith.[34]

En pos de la llegada de Nomi a Rhen Var, Sylvar también llegó en el planeta congelado en busca de Ulic. Cultivando un profundo odio hacia él por el papel que jugó en la muerte de su pareja, Crado, Sylvar intentó enfrentarse con el antiguo Sith. Mientras pasaba un rato con su hija, Nomi sintió una gran perturbación en la Fuerza. Llegando justo a tiempo para presenciar el final del duelo unilateral, Nomi y Vima vieron como Ulic llegó a entender cómo el lado oscuro le había manipulado durante la guerra. Llegó a la conclusión que defenderse contra Syvlar solo hacía crecer su odio, alimentando así su sentimiento de venganza —justo cómo le pasó él después de la muerte del Maestro Jeth. Renunciando a ver a otro Jedi cayendo al lado oscuro, Ulic apagó su sable láser y se negó a luchar contra la cathar. Viendo a Ulic indefenso ante ella, Sylvar se dio cuenta que no podía matar a un hombre indefenso, sin importar cómo ella se sinitera —a través de los esfuerzos de Ulic, Sylvar volvió de los límites del lado oscuro. [34]

Aunque Ulic finalmente fue asesinado por un hombre llamado Hoggon, fue capaz de dar punto final considerando sus actos pasados y la redención del daño que causó durante la Gran Guerra Sith.[34]

Legado de la Gran Guerra Sith

«¿Volverán los Sith ? Es un hecho histórico probabilísticamente ineludible. ¿Pero que les hace pensar que ya no lo han hecho?»
―Conferencia de The Lundi Series, Vol. 5: Historical Reincarnation[fuente]

La Gran Guerra Sith fue un conflicto descomunal que tuvo enormes repercusiones en el curso de la galaxia. Casi un cuarto de los mundos civilizados fueron devastados durante el conflicto.[3] Con el fin del conflicto, los Sith fueron efectivamente eliminados como a una amenaza y los supervivientes de la Hermandad de los Sith fueron obligados a esconderse. Pero la limpieza requerida al final de la Guerra Sith no fue tan minuciosa como podía haber sido. Plantando cara a la creciente presión política de varios miembros de la República, el Canciller Supremo urgió a los Jedi que concentraran sus esfuerzos en varias camapañas de reconstrucción y conflictos planetarios puntuales. Aunque los Jedi aceptaron, sabían que deberían haber haber estado concentrando en la caza de los supervivientes de la Hermandad de los Sith de Exar Kun. El resultado final fue que mientras los sistemas de gobiernos locales conseguían contener sus propios problemas con la ayuda de los Jedi, los Sith supervivientes fueron capaces de cruzar la Galaxa y expandir sus enseñanzas entre varios grupos, asegurando así que su orden sobreviviera.[14]

ExarKunspirit egtf.jpg

El espíritu de Exar Kun frente a los estudiantes de Luke Skywalker.

Los Jedi se volvieron más humildes con los eventos que ocurrieron al combatir las fuerzas Sith de Kun y Qel-Droma, por lo que decidieron que era necesaria una importante reforma a la Orden.Para esto, el Consejo Jedi buscó que los Maestros y los Vigilantes Jedi rindieran mayores cuentas que antes de la Gran Guerra Sith; asimismo, el Consejo enfatizó la necesidad de prácticas más uniformes entre sus maestros que ayudaran a entrenar a la siguiente generación de Caballeros Jedi. Sin embargo, algunos notaron que este tipo de actitud era contraria a varias enseñanzas del Código Jedi, específicamente el hecho de que los Jedi no debían de gobernar a otros, incluso a otros Jedi. Debido a esto, el Consejo Jedi se enfrentó a una ardua y larga campaña para obtener el apoyo a su nueva línea de pensamiento sobre una autoridad incuestionable. La oposición surgió de aquellos Jedi que creía en, o estaban acostumbrados a, las formas más relajadas de jerarquía emblemáticas de la Orden antes de los eventos de la Guerra Sith. A pesar de esto, el Consejo encontró el apoyo de numerosos grupos de Jedi que consideraron a las reformas como progresivas, en vez de un ataque contra las enseñanzas del Código Jedi—uno de estos grupos reaccionarios fue el Pacto Jedi secreto que se formó poco después de la Gran Guerra Sith; de igual manera, varias influencias externas, como la República Galáctica, creyeron que la nueva versión severa de los Jedi al administrar su Orden era constructiva y la aplaudieron como una jugada positiva que ayudaría a impedir otra guerra masiva a escala galáctica.[3]

El fin de la Gran Guerra Sith también vio la subida al poder del nuevo líder de los clanes mandalorianos—Mandalore el Máximo. Con la muerte de Mandalore el Indomable en Dxun, Mandalore el Máximo reformó los Cruzados Mandalorianos en los Neo-Cruzados Mandalorianos, apoyándose en el éxito que consiguieron siendo aliados de Ulic Qel-Droma. Bajo su liderazgo, los mandalorianos se volvieron poderosos de nuevo y empezaron lentamente a conquerir las fronteras de la República que había sido abandonada por la destrucción de la Gran Guerra Sith. Aprovechándose de la renuncia de la República a enfrentarse a una batalla abierta, Mandalore lideró a sus Neo-Cruzados en su invasión del territorio de la República. Bajo sus órdenes, los Neo-Cruzados casi ganaron las Guerras Mandalorianas contra la República, y fue sólo bajo el liderazgo de los Caballeros Jedi Revan y Squinquargesimus que pudieron detener a Mandalore el Máximo.[1]

La destrucción de Ossus durante la guerra forzó a los Jedi a trasladar los cuarteles generales de la Orden al Templo Jedi que se había establecido previamente en Coruscant. Actuando como centro de operaciones de la Orden Jedi, el Templo experimentó una masiva afluencia de personal asociado con la Orden. Como resultado del traslado de la Orden Jedi a la capital galáctica, sus enlances con la oficina del Canciller Supremo aumentaron y se fortalecieron, cimentando una mayor involucración política en los asustos de la Orden.[1]

Con el fin de la guerra, la Orden Jedi ya no tuvo que enfrentarse a grandes amenazas galácticas; sin embargo, los Jedi tuvieron que hacerse cargo de varios efectos residuales de ese conflicto. Aparte de promulgar nuevas reformas con la intención de reconstruir las filas devastadas de su Orden, los Jedi rastrearon y destruyeron los remanentes de la Hermandad de los Sith de Kun; atacaron a la Orden Mecrosa, una fraternidad del Sector Tapani muy cercana a los Sith; y cazaron a los terentateks y otros engendros Sith ocasionados por los experimentos Sith de Kun. Aunque la Orden tuvo un número aparentemente grande de cosas que ocupaban su tiempo, los Jedi sin embargo pudieron regresar a una especie de normalidad gracias a actos como buscar piratas y criminales, tomando la batuta al resolver disputas planetarias, y reuniendo pequeños grupos de soldados Mandalorianos en toda la galaxia. A pesar de esto, loc Jedi carecían de la fortaleza necesaria para eliminar por completo a los Sith de la galaxia, por lo que sus enseñanzas permanecieron ocultas hasta que fue tiempo propicio para que volvieran—uno de estos lugares fue el planeta Korriban, que permaneció bajo control Sith.[3]

Combatientes

Hermandad de los Sith

Hermandad Sith.jpg

Exar Kun y sus conversos Sith.

La Hermandad de los Sith era un grupo de Jedis Oscuros que estaban liderados por el Lord Sith Exar Kun durante la Gran Guerra Sith. Bajo las órdenes de Kun, un gran número de Jedi tomaron la decisión de dejar la Orden Jedi y estudiar las técnicas Sith en Yavin IV.[5] A media Gran Guerra Sith, la Hermandad de Kun se alió con los Krath, bajo el liderazgo de Ulic Qel-Droma[11] y también ganaría la lealtad de los Cruzados Mandalorianos de Mandalore el Indomable.[5]

Los miembros de la Hermandad de los Sith finalmente se dispersaron con la derrota de Exar Kun al final de la Gran Guerra Sith. Pero el legado de los Sith continuaría después de la derrota de Kun con el próximo Señor Oscuro de los Sith conocido, Darth Revan.[30]

Los Krath

KrathJVS.jpg

Los Krath.

Los Krath eran una sociedad secreta del lado oscuro fundada por los primos Satal y Aleema Keto durante la Gran Guerra Sith. Usando el conocimiento Sith que habían conseguido mientras estudiaban bajo la tutela del espíritu de Freedon Nadd, Satal y Aleema iniciaron un mortal golpe de estado en el sistema Emperatriz Teta y se autoproclamaron dictadores.[17] Luego Ulic Qel-Droma, que quería conocer sus secretos para destruirlos, se infiltraría en sus filas. Pero Qel-Droma finalmente cayó en el Lado Oscuro durante su misión y se le dio el cargo de caudillo de la fuerza militar Krath. Bajo las órdenes de Ulic y Aleema, los Krath unirían fuerzas con la Hermandad de los Sith de Exar Kun y harían la Cruzada Sagrada Krath, que comprendió gran parte de la Gran Guerra Sith.[1]

Aunque los Krath y sus enseñanzas supuestamente habían desaparecido al final de la Gran Guerra Sith, su legado finalmente viviría a través de Sebban Keto, un pariente lejano de Aleema y Satal Keto. Miles de años más tarde del fin de la Guerra Sith, Sebban reestableció los Krath en Cinnagar.[35] La histora y el legado de los Krath sería finalmente estudiado por Darth Sidious mientras intentaba dominar el lado oscuro de la Fuerza.[36]

Cruzados Mandalorianos

80Mandalore.jpg

Mandalore el Indomable, líder de los Cruzados Mandalorianos.

Los Cruzados Mandalorianos eran nativos del mundo de Mandalore y fueron el primer grupo conquistadores mandalorianos a ser ampliamente conocidos en la Galaxia. Aunque tienen supuestamente una larga historia, no se sabe mucho sobre sus hazañas antes de unir fuerzas con Ulic Qel-Droma y los Krath durante la Gran Guerra Sith.[29] Durante esa época, los Cruzados y su líder, Mandalore el Indomable, juraron su lealtad a Qel-Drom después de que el Lord Sith derrotada a Mandalore en un duelo. Después del evento, los Cruzados lucharon por Qel-Droma y le sirvieron en muchas batallas, como la Batalla de Foerost[5] y la Primera Batalla de Coruscant. Aunque Aleema les causó pérdida de su honor durante la Primera Batalla de Coruscant, los Cruzados permanecieron leales a Qel-Droma y lucharon por el durante el resto de la Gran Guerra Sith.[9]

Después de la derrota de Exar Kun y de la muerte de Mandalore el Indomable, los Cruzados tuvieron un nuevo líder, Mandalore el Máximo, quién los reorganizó en los Neo-Cruzados Mandalorianos. Bajo el liderazgo del nuevo Mandalore, los remanentes de los Cruzados volverían a encontrar el honor de nuevo durante las Guerras Mandalorianas. [37]

República Galáctica

FunnyLookinChancellor.jpg

El Canciller Supremo de la República Galáctica durante la Gran Guerra Sith.

La República Galáctica era el gobierno democrático que gobernaba gran parte de la galaxia conocida durante aproximadamente 21.000 años antes de la Gran Guerra Sith. Con la Orden Jedi actuando como guardianes de la paz, la República era liderada por un Canciller Supremo que presidía el grupo de los miembros del Senado Galáctico. Después de sobrevivir a numerosas guerras y eventos, incluyendo la Gran Guerra Hiperespacial y la Gran Revolución Droide, la República se encontró fremte a la Hermandad de los Sith, junto con sus aliados, los Krath y los Cruzados Mandalorianos, quiénes desencadenaron una guerra a escala galáctica. Con la Gran Guerra Sith llegando a su clímax en el año 3.996 ABY, el Lord Sith Ulic Qel-Droma intentó derrocar la República liderando un asalto directo contra la capital galáctica de Coruscant. Esta batalla sería un punto decisivo de la guerra y varios meses más tarde la Hermandad de los Sith y sus aliados fueron vencidos por las fuerzas combinadas de los Jedi y la República.[1]

Después de los eventos de la Gran Guerra Sith, la República Galáctica experienciaría una época de relativa paz y estabilidad hasta el estallido de las Guerras Mandalorianas y, después, la Guerra Civil Jedi. Aunque la República continuaría aguantando estas guerras y conflictos durante varios miles de años más, el esfuerzo de Darth Sidious finalmente destruirían la República y sus ideales. Con la ascensión de Sidious al poder y su Imperio Galáctico, 25.000 años de gobierno de la República llegaron a su fin.[1]

Orden Jedi

Vodo-Siosk Baas.JPG

Vodo-Siosk Baas, Maestro Jedi durante la Gran Guerra Sith.

La Orden Jedi era una orden monástica basada en sus creencias y la contemplación del lado luminosa de la Fuerza. Aunque sus orígenes exactos son desconocidos, se cree que su creación se situa alrededor del año 25.000 ABY, durante la misma época del establecimiento de la República Galáctica. Finalmente fueron designados como los guardianes de la paz de la República y a través de varias guerras y campañas demostraron su destreza en batalla. Luego, la Hermandad de los Sith y sus aliados desencadenaron una guerra descomunal contra la República y los Jedi, esperando establecer una nueva Edad Dorada para la Orden Sith. Gracias a la determinación y dedicación de muchos jóvenes Jedi durante la guerra, el sueño de Exar Kun de una nueva era Sith llegó a su fin con la Batalla de Yavin IV.[1]

Con el fin de la Gran Guerra Sith, los Jedi se encontraron con los efectos posteriores de la magia Sith. La Gran Cacería fue un intento de los Jedi para cazar y exterminar a los terentateks, criaturas que se creía que procedían de Korriban y que se alimentaban de la sangre de individuos sensibles a la Fuerza. Después, la Orden Jedi luchó en numerosas campañas y gurras, pero fueron finalmente destruidos durante la Gran Purga Jedi, en la que sólo unos pocos Jedi sobrevivirían. [1]

Personajes Sith importantes

Freedon Nadd

«Una vez lo aceptas, el lado oscuro está contigo para siempre.»
Freedon Nadd[fuente]
Freedon Nadd Headshot.JPG

Freedon Nadd.

Freedon Nadd era un varón humano que fue un Señor Oscuro de los Sith durante la época de la República Galáctica. Empezando su carrera como un aprendiz Jedi, finalmente quedó frustrado con el camino Jedi y dedicó sus esfuerzos en la búsqueda del antiguo conocimiento Sith.[13]

Viajando a varios mundos Sith, Nadd consiguió un antiguo holocrón y luego entrenó bajo la tutela del espíritu del lado oscuro de Naga Sadow. Aprendiendo todo lo que pudo de Sadow, Nadd mató a su maestro y se fue al remoto mundo de Onderon, dónde usurpó los gobernantes del planeta y se autoproclamó como Rey. Bajo su mandato, Onderon experienció un rápido crecimiento y avances, aunque todo estaba contaminado por la energía del lado oscuro. Parte de su política era desterrar a los criminales fuera de la murallas de Iziz y dentro de la selva de Onderon. Estos criminales finalmente aprendieron cómo sobrevivir y domesticaron las bestias salvajes de Onderon y empezaron una mortal guerra de guerrillas contra Nadd y sus descendientes.[1]

Después de la muerte de Nadd, su espíritu vivió en su tumba debajo del palacio en Iziz, dónde continuó instruyendo a sus descendientes en los caminos de los Sith. Su espíritu fue finalmente destruido por Exar Kun en Yavin IV durante la búsqueda del poder Sith de Kun.[1]

Exar Kun

«Exar fue un Jedi que fue corrompido por los fantasmas de los antiguos Sith, o eso es lo que dicen. Intentó conquistar la República y crear una nueva Edad Dorada de los Sith.»
Jolee Bindo[fuente]
Exar.jpg

Exar Kun.

Exar Kun era un varón humano que dejó su entrenamiento Jedi para seguir las enseñanzas Sith durante la época de la República Galáctica. Empezó su carrera como un aprendiz Jedi con muchas aptitudes del Maestro Vodo-Siosk Baas, pero creció desilusionado con lo que percibió como debilidad de camino Jedi.[38]

Sus tendencias hacia el lado oscuro empezaron con su curiosidad de los caminos de los Sith y finalmente buscó el conocimiento Sith en los antiguos planetas de Onderon, Korriban y Yavin IV. De todos esos planetas aprendió enseñanzas Sith valuosas y pasó a ser el aprendiz del espíritu del Sith ya muerto Freedon Nadd. Aprendiendo lo que pudo del espíritu de Freedon Nadd, Kun usó sus nuevos poderes Sith para destruir a Nadd para poder gobernar la Galaxia sin oposición. Después de la destrucción del espíritu de Nadd, Kun se fue al sistema Emperatriz Teta para eliminar otra amenaza para su gobierno —el Jedi caído Ulic Qel-Droma. Pero Ulic pareció ser un digno adversario y con la intervención del espíritu de Marka Ragnos, quién proclamó a Kun el nuevo Señor Oscuro de los Sith y a Ulic el aprendiz de Kun, los dos pasaron a ser los nuevos líderes Sith. Con su nuevo aprendiz, Kun hizo estallar una brutal guerra en contra de la República Galáctica y la Orden Jedi, sembrando la miseria en toda la Galaxia a través de varias batallas titánicas. Finalmente, Ulic se alejó del lado oscuro y ayudó a los Jedi a derrotar a Kun en la Batalla de Yavin IV. Pero Kun usó sus poderes Sith para mantener vivo su espíritu en un templo en la superfície de la luna.[38]

El espíritu de Exar Kun finalmente fue destruido, casi 4000 años después, con el esfuerzo combinado de los Jedi en el Praxeum Jedi de Luke Skywalker.[38]

Aleema Keto

«¡Por el poder de los Sith, yo te conjuro! ¡Que el miedo te consuma! ¡Que tu fuerza vital se marchite y muera!»
Aleema Keto[fuente]
Aleemaketo.jpg

Aleema Keto.

Aleema Keto era un mujer humana de la Familia Keto del sistema Emperatriz Teta. Proviniendo no solo de un gobierno corrupto, sino también de una familia corrupta, Aleema estaba mimada, aburrida y era rica. Junto con algunos de sus amigos y su primo Satal, Aleema se interesó en la magia Sith y se entretenía con objetos Sith de la Gran Guerra Hiperespacial. Hasta convenció a Satal para robar un antiguo libro lleno de secretos Sith de un museo en Coruscant —pero tampoco pudieron leer el texto. Como resultado, Aleema y Satal marcharon en busca de alguien que pudiera traduirlo y finalmente acabaron en el planeta de Onderon, en medio de la Revuelta de Freedon Nadd. Usando su dinero e influencia, Aleema y Satal fueron capaces de hablar con el Rey Ommin, quién les ayudó a traduir el texto y también dio a Aleema un antiguo amuleto Sith. Finalmente, Freedon Nadd se dio cuenta de que Aleema era una pieza clave para la resurrección del Sith y se ofreció para guiar a Aleema y Satal en su ascenso al poder.[15]

Aleema finalmente se aliaría con Exar Kun, Ulic Qel-Droma y Mandalore el Indomable, y ayudaría a proclamar una guerra abierta contra la República y los Jedi. A medida que la guerra progresaba, Aleema y Ulic acabaron siendo amantes, pero sus ambiciones fueron finalmente su caída. Traicionando a Ulic y abandonándole creyéndole muerto durante la Primera Batalla de Coruscant, Ulic sobrevivió y la convenció para que fuera a Kemplex IX y usara su antigua arma Sith contra el puesto avanzado de la República. Tal y como Ulic sabía que pasaría, el arma desencadenó una supernova que engulló a Aleema, matándola al instante.[15]

Personajes de la República importantes

Ulic Qel-Droma

«Ser un Jedi lleva inherente tomar desiciones de vida o muerte. Tienes que afrontar decisiones terribles. Es fácil verte atrapado en un encrucijada y no saber a dónde ir.»
Ulic Qel-Droma[fuente]
Ulic Qel-Droma.jpg

Ulic Qel-Droma.

Ulic Qel-Droma era un varón humano que sirvió como Caballero Jedi durante los días de la República Galáctica. Habiéndose criado en el mundo de Alderaan, él y su hermano Cay provenían de una familia con tradición en la Fuerza. Finalmente, Ulic, Cay y Tott Doneeta se entrenaron bajo la tutela del sabio Maestro Jedi Arca Jeth en el planeta de Arkania.[38]

Bajo la guía del Maestro Jeth, Ulic viajó a Onderon y fue clave para el fin tanto de las Guerras de las Bestias como de la Revuelta de Freedon Nadd en Onderon. Después de los sucesos del sistema Onderon, Ulic y sus compañeros Jedi se enfrentaron a una nueva amenaza bajo la forma de una guerra galáctica. Cuando los Krath amenazaron a la República y su querido Maestro Jeth fue asesinado, Ulic intentó infliltrarse en los Krath y destruirlos desde dentro. Pero fue incapaz de de combatir el encanto del lado oscuro y fue seducido primero por los Krath y luego por las enseñanzas oscuras de los Sith. Después de su caída al lado oscuro, unió fuerzas con el recién proclamado Señor Oscuro de los Sith, Exar Kun, y el pasó a ser un Lord Sith. Juntos, los dos Sith extendieron la miseria por la República y proclamaron que venía una nueva era para la Galaxia. Después de la muerte de su hermano y su captura por parte de Nomi Sunrider, Ulic lideró los Jedi y las fuerzas de la República a la base secreta de Kun de Yavin IV, efectivamente acabando con la Gran Guerra Sith. Después de la Guerra Sith, Ulic se exilió en el nevado planeta de Rhen Var, dónde entrenó a Vima Sunrider. Finalmente encontró su muerte a manos del piloto Hoggon.[38]

Nomi Sunrider

«El que aprenda el camino oscuro quedará infectado con la oscuridad. Su juicio quedará nublado y olvidará las cosas buenas que aprendió. Si un Jedi persiste en su intento de tender un puente entre los dos caminos divergentes, se desgarrará en su propio ser.»
Nomi Sunrider[fuente]
Nomisunrider.jpg

Nomi Sunrider.

Nomi Sunrider era una mujer humana que sirvió como Maestra Jedi en los días de la República Galáctica. De jóven se casó con el Caballero Jedi Andur Sunrider y finalmente Nomi dio a luz a un bebé, al que llamaron Vima. Después del asesinato de Andur, Nomi empezó su camino para convertirse en Dama Jedi. Finalmente completó su entrenamiento bajo las enseñanzas del Maestro Jedi tchuukthai Thon y fue puesta al cargo de la misión Jedi de ayuda enviada a Onderon para luchar contra la Revuelta de Freedon Nadd. Junto con otros Jedi, Nomi fue capaz de ayudar a traer al fin la Revuleta Naddista, esencialmente acabando con el reinado de los Sith en Onderon.[38]

Después de estos sucesos, Nomi fue una de los muchos Jedi que participaron en la guerra contra el alzamiento de Exar Kun y su aprendiz, el Jedi caído Ulic Qel-Droma. Durante la guerra, Nomi presenció cómo Ulic mataba a su propio hermano Cay y usó sus poderes para cortarle la conexión completamente con la Fuerza. Poco después, la Gran Guerra Sith llegó a su fin en la Batalla de Yavin IV. [38]

Después de la devastación de la Guerra Sith, Nomi fue promovida a Gran Maestra de la Orden Jedi alrededor de cuando se hizo el Cónclave en la Estación Exis.[16] Los detalles acerca de la muerte de Nomi no se saben, aunque su legado fue preservado en la historias de los Jedi.[39]

Arca Jeth

«El enemigo me ha encontrado, Ulic, pero el enemigo sólo conoce la oscuridad. Yo conozco algo que el enemigo no… Yo conozco la luz.»
―Las últimas palabras de Arca Jeth[fuente]
Arca Jeth.jpg

Arca Jeth.

Arca Jeth era un varón arkaniano que sirvió como Maestro y Vigilante Jedi del sistema Onderon durante la época de la República Galáctica. Después de establecer un centro de entrenamiento Jedi en Arkania, instruió a Ulic Qel-Droma, a su hermano Cay y al twi'lek Tott Doneeta en los caminos de los Jedi. Fue uno de los primeros Jedi en usar la habilidad de la meditación de batalla.[38]

En el 4.050 ABY, Jeth formaba parte de una fuerza de asalto de los Jedi y la República enviada al Cúmulo de Hapes para eliminar a los Invasores de Lorell, que habían desarrollado el hábito de atacar a las rutas comerciales de la República. Después de una victoria Jedi sobre los Invasores, Jeth luchó en la Campaña de Hyabb-Twith y ayudó a derrotar a los Merodeadores Nelori. Durante la Gran Revolución Droide del 4.015 ABY, luchó en Coruscant y desarrolló una técnica de la Fuerza que permitía al Jedi destruir los droides de ataque usando a Fuerza. Más tarde en su carrera intervendría en las Guerras de las Bestias de Onderon y ayudó a derrotar al espíritu de Freedon Nadd. Finalmente murió en el Cónclave de Deneba, cuando la asamblea Jedi fue asaltada por Droides de Guerra Krath.[38]

En brazos de Ulic Qel-Droma, Arca Jeth se hizo uno con la Fuerza..[38]

Detrás de las cámaras

Los eventos que crearon y rodearon la Gran Guerra Sith sirvieron como la principal linia histórica a través de las series de cómic Star Wars: Tales of the Jedi. La segunda historieta de la serie, Tales of the Jedi: The Saga of Nomi Sunrider, aunque no estaba directamente implicada en la Guerra Sith, sirvió para construir una historia de origen para Nomi Sunrider, un personaje que acabaría siendo uno de los Jedi al mando en el conflicto.

Tom Veitch fue el primero en escribir sobre los sucesos que finalmente acabarían siendo recojidos en la Gran Guerra Sith. Era el autor original de la seire de cómic Tales of the Jedi, empezando con Tales of the Jedi: Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon. En esta historieta, Veitch introduciría un gran número de personajes, incluyendo Ulic Qel-Droma, que tomaría un importante papel al largo de la historia. Finalmente, Veitch haría equipo con el autor Kevin J. Anderson y juntos escribirían Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith, que traerían las sutiles influencias de Freedon Nadd al delante de la atención de la Galaxia. Pero más tarde, Veitch dejaría de escribir Tales of the Jedi y Anderson acabaría las dos historietas restantes: Tales of the Jedi: The Sith War y Tales of the Jedi: Redemption. La razón por la que Anderson escribió como mínimo The Sith War como un proyecto en solitario era, según Veitch, porque Anderson lo pidió.[40] Pero Veitch comentaría más tarde en una entrevista que "Ahora siento que fue un error pedir a otro escritor que colaborara en esta serie". Comentando que creía que se le había robado el personaje de Ulic Qe-Droma y dirigido en otra dirección, Veitch también creía que otros personajes que había creado fueron abandonados y que prácticamente no se habían explorado.[41]

Tom Veixth inicialmente visionó un final de la Gran Guerra Sith ligermente diferente que el de decidió Kevin J. Anderson. Veitch originalmente no quería incluir a Exar Kun; Ulic Qel-Droma permanecería como a un general Krath y conquistaría durante años antes de unirse a los Sith y después de su derrota final nuna sería redimido y moriría inmerso en el lado oscuro. Esta versión de los eventos fue impresa en las notas finales del cómic original de Imperio Oscuro.[42]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 1,23 1,24 1,25 1,26 1,27 1,28 1,29 1,30 1,31 1,32 1,33 The New Essential Chronology
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 Tales of the Jedi: The Freedon Nadd Uprising 1
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Knights of the Old Republic Campaign Guide
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 1: Masters and Students of the Force
  5. 5,00 5,01 5,02 5,03 5,04 5,05 5,06 5,07 5,08 5,09 5,10 5,11 5,12 Tales of the Jedi: The Sith War 1: Edge of the Whirlwind
  6. 6,0 6,1 Tales of the Jedi 1: Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon, Part 1
  7. 7,0 7,1 7,2 7,3 7,4 Tales of the Jedi: The Freedon Nadd Uprising 2: Initiates of the Sith
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 8,4 8,5 8,6 8,7 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 3: Descent to the Dark Side
  9. 9,00 9,01 9,02 9,03 9,04 9,05 9,06 9,07 9,08 9,09 9,10 9,11 Tales of the Jedi: The Sith War 2: The Battle of Coruscant
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 10,6 10,7 Tales of the Jedi 2: Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon, Part 2
  11. 11,0 11,1 11,2 11,3 11,4 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 6: Jedi Assault
  12. Tales of the Jedi 4: The Saga of Nomi Sunrider, Part 2
  13. 13,0 13,1 13,2 13,3 Tales of the Jedi Companion
  14. 14,0 14,1 Evil Never Dies: The Sith Dynasties
  15. 15,0 15,1 15,2 15,3 The Dark Side Sourcebook
  16. 16,0 16,1 16,2 Power of the Jedi Sourcebook
  17. 17,0 17,1 17,2 17,3 17,4 17,5 17,6 17,7 17,8 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 2: The Quest for the Sith
  18. Star Wars: Rebellion
  19. 19,0 19,1 19,2 19,3 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 5: Sith Secrets
  20. 20,0 20,1 20,2 20,3 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 4: Death of a Dark Jedi
  21. 21,0 21,1 21,2 Star Wars: The Clone Wars (videojuego)
  22. PolyhedronLogo.png "Star Wars Droids: The Adventures of R2-D2 and C-3PO" - Polyhedron 170
  23. 23,0 23,1 23,2 Tales of the Jedi: The Sith War 3: The Trial of Ulic Qel-Droma
  24. 24,0 24,1 24,2 24,3 24,4 24,5 24,6 24,7 24,8 Tales of the Jedi: The Sith War 4: Jedi Holocaust
  25. 25,0 25,1 25,2 25,3 Tales of the Jedi: The Sith War 5: Brother Against Brother
  26. Punto de Ruptura (novela)
  27. 27,0 27,1 27,2 27,3 Star Wars Knights of the Old Republic 33: Vindication, Part 2
  28. 28,00 28,01 28,02 28,03 28,04 28,05 28,06 28,07 28,08 28,09 28,10 Tales of the Jedi: The Sith War 6: Dark Lord
  29. Error en la cita: El elemento <ref> no es válido; pues no hay una referencia con texto llamada History_of_the_Mandalorians
  30. 30,0 30,1 Star Wars: Caballeros de la Antigua República
  31. 31,0 31,1 Shadows and Light
  32. 32,0 32,1 Tales of the Jedi: Redemption 1: A Gathering of Jedi
  33. 33,0 33,1 Tales of the Jedi: Redemption 2: The Search for Peace
  34. 34,0 34,1 34,2 Tales of the Jedi: Redemption 5: Master
  35. WizardsCoastsmall.png Byss and the Deep Core, Part 2: Empress Teta en Wizards.com
  36. Dark Empire Sourcebook
  37. Star Wars Knights of the Old Republic: Commencement
  38. 38,0 38,1 38,2 38,3 38,4 38,5 38,6 38,7 38,8 38,9 The Essential Chronology
  39. SWAJsmall.jpg "Firestorm" - Star Wars Adventure Journal 15
  40. Tom Veitch interview via internet chat
  41. Tom Veitch internet interview
  42. Notas finales de Imperio Oscuro
  [Fuente]
Conflictos de las Antiguas Guerras Sith
Gran Guerra Sith · Gran Cacería · Purificación de las Nueve Casas
Desórdenes Kanz · Guerras Mandalorianas · Guerra Civil Jedi
Invasión de Korriban · Guerra Civil Sith · Guerras Oscuras · Primera Purga Jedi
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wikia aleatoria