Fandom

Star Wars Wiki

Ganner Rhysode

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva Orden Jedi.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
Para otros usos, véase Ganner (desambiguación).
«Él nació para convertirse en una leyenda.»
Vergere, sobre Ganner Rhysode[fuente]

Ganner Rhysode fue un Caballero Jedi de la Nueva Orden Jedi. Tenía un poderoso deseo de ser un héroe, y por ello era impulsivo, extravagante y tenía una gran confianza en sí mismo. Partidario de la facción Jedi de Kyp Durron, él apoyaba la acción agresiva contra los yuuzhan vong cuando los alienígenas extragalácticos invadieron la galaxia. Rhysode trabajó con Corran Horn, que no le agradaba, al principio de la invasión, y en una misión conjunta a Garqi recibió una prominente herida facial. Rhysode achacó a su herida a su exceso de confianza, y decidió quedarse con la cicatriz para recordarse a sí mismo que debía ser más humilde.

Con su actitud cambiada, Rhysode continuó combatiendo en el frente de la Guerra Yuuzhan Vong, y sirvió como el líder señuelo del infortunado equipo de ataque de Myrkr en el 27 DBY. Un año después, Rhysode rastreó a Jacen Solo, que había sido capturado durante la misión y se temía que hubiera muerto. Él fue atrapado por los captores yuuzhan vong de Solo y fue llevado a Coruscant para ser sacrificado. En vez de eso, Rhysode finalmente hizo la paz con su deseo de ser un héroe, y canalizó sus instintos de extroversión para sacrificarse y darle tiempo a Solo, convirtiéndose en uno con la Fuerza mientras combatía él solo a cientos de guerreros yuuzhan vong a la entrada del Pozo del Cerebro Planetario mientras Solo saboteaba al Cerebro Planetario; Solo después pudo escapar y regresó a la Nueva República. De acuerdo a una visión que había tenido Vergere, la última batalla de Rhysode lo llevó a convertirse en una leyenda para la Casta de los Guerreros de los yuuzhan vong, así como para los Avergonzados y su herejía Jeedai, en la que se convirtió en una figura épica e invencible conocida como el Ganner.

Biografía

Primeros años

Solo: «¿Qué hay de Ganner?»
Horn: «Es de Teyr—no sabe nada de probabilidades. De todas formas, es bueno en una pelea, y es listo cuando piensa antes de actuar. Y también es guapo, como seguramente lo has notado.»
Solo: «Bueno, es difícil no hacerlo.»
Horn: «Es un poco obvio porque se arregla todo el tiempo.»
Jaina Solo y Corran Horn [fuente]

Ganner Rhysode era nativo de Teyr, y nació sensible a la Fuerza.[1] De niño le gustaba impresionar a sus compañeros de juego, pero a cambio recibía sólo desprecio. Sus padres le aconsejaron ser menos orgulloso, pero no los escuchaba.[2] Eventualmente fue reclutado para asistir al Praxeum Jedi en Yavin 4, donde desarrolló sus talentos de Jedi, como una habilidad especial para la telequinesis, y construyó un sable de luz amarillo.[5][6][3] Rhysode era considerado como uno de los Jedis nuevos más prometedores, y probablemente alcanzó el rango de Caballero Jedi para el 20 DBY, pues él y su amigo Wurth Skidder fueron dejados a cargo del Praxeum mientras los directores Kam y Tionne Solusar asistían a la boda del Maestro Jedi Luke Skywalker y Mara Jade.[5][6]

Rhusode se vio atraído por la facción Jedi del Maestro Kyp Durron, que creía en llevar la batalla de forma agresiva hacia las amenazas a la paz en la galaxia, usando la Fuerza como una herramienta para combatir a la injusticia. Esta filosofía atrajo a Rhysode, que tenía una gran confianza en sí mismo y en su propio poder. Él vestía ostentosas túnicas negras con azul y tomaba un cuidado especial con su apariencia, cultivando su guapura natural.[6] Él se consideraba uno de los principales Caballeros Jedi de una nueva generación que repartirían justicia sin ser limitados en su uso de la Fuerza, y creía que era superior a la generación anterior.[3][1]

La llegada de los extragalácticos yuuzhan vong en el 25 DBY, invasores que usaban tecnología biológica, estaban fuertemente aferrados a su religión guerrera, y no podrían ser sentidos con la Fuerza, le dieron una oportunidad a Rhysode y los demás seguidores de Durron de presionar buscando acciones más duras contra los invasores.[6] Rhysode, aún un Caballero Jedi, estuvo presente en el cónclave que Luke Skywalker convocó en Yavin 4 para lidiar con la situación de los yuuzhan vong después de que su primer ataque fuera rechazado. Él permaneció con la facción de Durron mientras Skywalker discutía la amenaza y comentaba su deseo de crear una respuesta organizada.[3]

Misión a Bimmiel

«Ganner, todavía te escucho respirando allá atrás. ¡Vete! ¡Vete ahora! Súbelos a bordo y llévate a la nave de aquí. Eres el único que puede salvarlos, y yo soy el único que puede conseguirte el tiempo que necesitas para hacerlo. ¡Vete!»
Corran Horn a Ganner Rhysode[fuente]

Después de la reunión, Skywalker asignó a Rhysode a viajar a Bimmiel, un mundo deshabitado en el corredor de invasión de los yuuzhan vong, e inspeccionar el caso de un equipo xenoarqueológico de la Universidad de Agamar que había perdido el contacto con sus superiores.[3] Él sería el compañero de Corran Horn, lo que no le agradó para nada a Rhysode, pues dicho Caballero era uno de los oponentes más fuertes de la facción de Durron y Rhysode le tenía poco respeto, pues lo consideraba débil de voluntad.[3][6] Rhysode se reunió con Horn en un patio exterior, donde le dijo a Horn que se rehusaba a aceptar su autoridad durante la misión y que haría lo que pensara que fuera necesario. Horn le reprochó poner su filosofía personal antes que la misión, y la conversación terminó cuando Valin Horn, hijo de Corran, hizo con la Fuerza que un enjambre de garnants se le subiera a Rhysode.[3]

Después de una rápida ducha para deshacerse de los garnants, Rhysode subió al carguero Dalliance para partir a Bimmiel con Horn. Al llegar a órbita, encontraron que el satélite de comunicaciones del grupo de xenoarqueólogos estaba dañado e inoperativo, mas Rhysode no encontró signos de los yuuzhan vong. Los Jedi aterrizaron en un frío desierto donde el viento movía la arena con furia, aunque Rhysode se escudó del polvo con una barrera de la Fuerza. El par caminó hasta el campamento, aunque lo encontraron abandonado. Fueron a una saliente rocosa donde pensaron que el equipo pudo haberse refugiado, pero antes de llegar fueron atacados por las slashrats nativas, que cavaban bajo la arena para saltar y atacar. Los Jedi huyeron rápidamente hacia las rocas, matando a las slashrats mientras los atacaban.[3]

Al alcanzar las rocas, fueron recibidos con cierta hostilidad por los estudiantes y su profesora, Anki Pace. Pace explicó que varios objetos relacionados con los Jedi habían sido robados de numerosos lugares y sospechaba que ellos estaban tras su reciente descubrimiento. Rhysode se indignó ante la implicación de que los Jedi robaran, y junto con Horn pudo convencer al equipo universitario de que estaban ahí para asegurarse de que estuvieran a salvo. Aunque Pace no confió en Rhysode para mostrarle su descubrimiento, y se lo enseñó a Horn, quien lo identificó como el cadáver momificado de un yuuzhan vong, muerto hacía unos cincuenta años. Los Jedi permanecieron con el equipo, atrapados por las tormentas de arena. De noche alternaban las guardias en la boca de la cueva mientras los estudiantes permanecían adentro, vigilando por si había slashrats. Rhysode pronto desarrolló una relación con Trista Orlanis, una de las estudiantes.[3]

Después de que había terminado la semana de tormentas, Rhysode y Horn fueron en una misión de exploración, pues Horn estaba convencido de que los yuuzhan vong estaba en el planeta, posiblemente para recobrar los restos del explorador avanzado cuyo cadáver habían encontrado. Ellos encontraron un campamento yuuzhan vong, donde sintieron personas que parecía que estaban muriendo. Los Jedi se infiltraron por el perímetro del campamento hasta que uno de los esclavos trató de escapar. Rhysode observó cómo dos yuuzhan vong golpearon salvajemente al esclavo, y se preparó para ir a rescatarlo, pero Horn usó su talento para proyectar pensamientos para hacer que Rhysode oliera el mal olor de las slashrats muertas, con lo que impidió que se moviera. Cuando los dos guerreros mataron al esclavo, Horn y Rhysode se retiraron. Rhysode estaba furioso porque habían visto morir a un hombre y no habían hecho nada, pero Horn estaba convencido de que cualquier intento de rescate sólo haría que los Jedi posiblemente murieran a manos de un número mayor de yuuzhan vong, o que llevaran al enemigo de regreso a los estudiantes. Rhysode no quedó convencido, pero sí resentido.[3]

Al día siguiente, los estudiantes tuvieron los resultados de los análisis que habían realizado a los escarabajos que Horn había recuperado del campamento yuuzhan vong. Encontraron que uno de ellos estaba creando un olor sintético que mantenía a las slashrats fuera del lugar, y que otro estaba produciendo dióxido de carbono, lo que alteraba la atmósfera. Horn quería introducir un virus que haría que los escarabajos del campamento produjeran esencia de muerte de slashrats, lo que ocasionaría un frenesí alimentario. Pace no estuvo de acuerdo, insistiendo que sólo eran académicos y que no querían involucrarse en la lucha. Rhysode los apoyó, sugiriendo que él y Horn combatieran a los yuuzhan vong y los eliminaran. Mientras lo discutían, los dos Jedi notaron que faltaban dos personas, y Orlanis les dijo que dos estudiantes habían ido para mantener una pieza de equipo fuera del campamento. Pace trató de contactarlos pero no tuvo éxito, y los Jedi inmediatamente comenzaron una búsqueda.[3]

En la estación meteorológica que sería reparada, Horn y Rhysode encontraron signos de lucha y pistas adicionales que llevaban al campamento yuuzhan vong. Después vigilaron el lugar durante varios días, observando cómo los alienígenas buscaban lo que probablemente eran los restos que habían encontrado los arqueólogos. También descubrieron que los dos guerreros que habían visto aparentemente eran los únicos, y que los esclavos parecía que estaban muriendo, pues su presencia en la Fuerza disminuía. Rhysode sintió que los hechos ahora le daban la razón, pues pensó que su idea de atacar al principio a los dos yuuzhan vong les habría evitado problemas a todos, y constantemente le recordaba eso a Horn. Poco después formaron un plan en el que Rhysode y Horn liberarían a los estudiantes mientras que Orlanis pilotaría al Dalliance para sacarlos de ahí y rociaría al campamento con el virus y una gran cantidad de esencia de muerte sintética.[3]

CorranHornGannerRhysode.jpg

Corran Horn y Rhysode en Bimmiel.

Cuando estuvieron listos, uno de los estudiantes distrajo a los yuuzhan vong con una sonda remota, alejándolos del campamento. Rhysode y Horn se apresuraron y encontraron a los estudiantes dentro del grashal más grande, sometidos al tortuoso Abrazo de Dolor. Cuando Horn descubrió que el Abrazo los tenía en un nivel constante de dolor, notó que el más mínimo error al tratar de liberarlos resultaría en que el Abrazo les inflingiría suficiente dolor compensatorio para matarlos. En vez de eso, Horn usó su habilidad de proyectar sentimientos para darles a los dos prisioneros una sensación de dolor, relajando al abrazo sin provocarles dolor. Para hacerlo, Horn le pidió a Rhysode que tocara su brazo con su sable de luz, para que Horn pudiera proyectar su dolor. La idea funcionó, y pudieron cortar limpiamente al Abrazo, mas antes de que partieran los dos yuuzhan vong regresaron justo cuando Orlanes soltó la esencia de muerte. Con su brazo lastimado, Horn se ofreció a quedarse atrás mientras Rhysode cortaba una salida por la parte posterior y usaba telequinesis para sacar a los estudiantes. Rhysode lo hizo, pero en vez de irse le dijo a Orlanis que le disparara al techo del grashal mientras levitaba a Horn y escapaba con el resto del equipo. Horn había sobrevivido al combate pero estaba herido y envenenado por un anfibastón, y lo que salvó su vida fue el tanque de bacta del Dalliance.[3]

Inserción en Garqi

Rhysode: «¿Media docena de comandos contra un planeta lleno de yuuzhan vong?»
Horn: «Son noghri, Ganner. Además, pensé en incluirte como uno de mis observadores civiles. Pensé que tendrías que ser equivalente a otra docena de noghri, ¿cierto?»
— Ganner Rhysode y Corran Horn [fuente]

Algún tiempo después de que regresaran, Skywalker convocó otro cónclave. Rhysode fue uno de los seguidores más fuertes de Durron y argumentó a favor de ataques contra mundos conquistados por los yuuzhan vong. Skywalker explicó que decisiones políticas habían prohibido que los Jedi tomaran parte en operaciones sancionadas por el gobierno en el corredor de invasión. Sin embargo, Horn había sido reactivado como un oficial retirado y parte de la reserva militar, y había sido asignado para infiltrarse a Garqi con seis comandos noghri y dos observadores civiles para explorar el planeta conquistado y hacer contacto con movimientos de resistencia. Horn eligió a Rhysode y a Jacen Solo como sus dos civiles.[1]

Los Jedi se prepararon para la misión a bordo de la Ralroost del almirante Traest Kre'fey, y cuando llegó el momento de su inserción partieron de la Ralroost a bordo de la Lost Hope. Sin embargo, mientras las fuerzas de la Nueva República combatían a las fuerzas yuuzhan vong fuera de Garqi, a la Lost Hope le explotaron los motores, empujándola hacia la atmósfera y permitiendo que el transporte oculto Best Chance escapara según el plan sin que los yuuzhan vong descubrieran que había sobrevivido, aunque Rhysode tuvo que usar la Fuerza para encender dos cargas dañadas que ayudaban a separar a la Best Chance de su coraza. Aterrizaron con seguridad y pasaron una semana explorando y moviéndose por la superficie hasta que conocieron a un miembro de la resistencia local. Rhysode temió que el mensaje enviado con la lista de lugares de reunión fuera una trampa, así que Horn reconoció el primer lugar y no encontró nada extraño. En el segundo lugar de reunión, se revelaron e hicieron contacto con el movimiento de resistencia local, y fueron con ellos a una de sus casas de seguridad.[1]

Al día siguiente, los locales los llevaron a donde los yuuzhan vong estaban creando un ejército de esclavos al implantar coral de aumento con que los yuuzhan vong controlaban a los esclavos, y que les servía también de armadura. Horn determinó que necesitaban obtener algunos de los esclavos para entender lo que estaban haciendo los invasores, pero no quería que supieran que su seguridad había sido comprometida. Para ello, propuso que capturaran algunos de los esclavos en la confusión de los juegos de guerra que los yuuzhan vong tenían con frecuencia para probar su ejército de esclavos.[1]

Esperaron en túneles de servicio bajo las calles, observando los juegos de guerra, y cuando estuvieron listos salieron a las calles. A Rhysode lo atacó inmediatamente un guerrero yuuzhan vong. Rhysode al principio peleó bien, pero después fue herido en el muslo y derribado; sin embargo, el guerrero cayó al agujero de donde Rhysode había salido, y el Jedi pudo matarlo. Los comandos y luchadores de resistencia pudieron rechazar a los yuuzhan vong, obteniendo algunos cautivos, pero la llegada de nuevas fuerzas enemigas hizo que se retiraran. Unos cuantos noghri y locales se dirigieron al transporte con los prisioneros mientras el resto del grupo alejaba a los perseguidores, llevándolos al Jardín Xenobotánico Pesktda. Rhysode fue adelante, asegurando la sección ithoriana de los Jardines mientras Horn y Solo cuidaban la retaguardia. Los yuuzhan vong llegaron mientras tomaban sus posiciones, y les ordenaron rendirse. Sin embargo, Rhysode desafió a su líder, y pronto se inició el combate, en que Rhysode atacó al comandante enemigo. Él se adelantó cuando su oponente se agachaba, por lo que el comandante le hirió la cara con su anfibastón. Solo lo protegió al caer, mas la batalla pronto fue ganada cuando la armadura de cangrejo vonduun de los guerreros resultó ser alérgica al polen de los árboles bafforr en el jardín, matando a la armadura y aplastando a los guerreros al hincharse.[1]

Horn hizo quemar los jardines, preservando esa valiosa información, y el equipo regresó a la Best Chance a tiempo para despegar. Solo le ofreció a Rhysode una dosis de sedante para su herida, pero éste se rehusó. Molesto debido a su exceso de confianza, él hizo que uno de los noghri usara un cauterizador de campo Nilar para cerrar dolorosamente su herida, dejando una gran cicatriz en el lado derecho de su rostro y una dolorosa memoria para recordarle que fuera humilde y nunca más subestimara a sus enemigos. Sólo entonces aceptó el sedante.[1]

Un nuevo curso

«Antes de que tuviera este rasguño, era fácil creer en mi propia invencibilidad. Era lo suficientemente arrogante como para pensar que yo era perfecto. Esa es una trampa en la que Kyp, Wurth, Octa y otros de su cabal están cayendo. Piensan que porque no han sido lastimados no pueden ser lastimados. Esa no es una ilusión que yo tenga todavía.»
―Ganner Rhysode, a Jaina Solo[fuente]

Ellos fueron extraídos con seguridad por la fuerza de Kre'fey, ayudados por una fuerza del Remanente Imperial al mando del Gran Almirante Gilad Pellaeon. Después todos se dirigieron a Ithor para proteger a los bafforrs nativos. Skywalker llamó a muchos Jedi para ayudar a defender al planeta, y entre ellos se encontraba el contingente de Durron. Cuando Rhysode les expresó sus puntos de vista sobre entender a los yuuzhan vong, le dijeron que era un derrotista. Rhysode estuvo presente en la recepción para los políticos de la Nueva República y el Remanente Imperial que llegaron a inspeccionar las defensas, donde platicó con Jaina Solo. Para poner pie en la superficie de Ithor, que los ithorianos consideraban sagrada y prohibida, los Jedi requirieron tomar parte de una ceremonia de bendición. Cada Jedi tuvo que rechazar públicamente algún aspecto de sí mismo que impedía que tuviera una comunión total con la naturaleza, algo que desearía eliminar de sí mismo. Rhysode rechazó su orgullo.[1]

Durante aproximadamente un mes, las naves rebaño de Ithor fueron evacuadas. Los yuuzhan vong llegaron al sistema, pero se movieron lentamente hacia Ithor. Él, Horn y Solo atacaron el centro de mando enemigo una vez que el comandante Shedao Shai lo dejó, contactándolo por medio de un villip yuuzhan vong y ofreciéndole una tregua. Al fin de la tregua, Horn y Shai tendrían un duelo: si Horn ganaba, Shai se retiraría de Ithor; si Shai ganaba, se le darían los huesos de Bimmiel, que resultaron ser los de su abuelo. Shai aceptó, y la tregua duró una semana.[1]

Cuando llegó la batalla, Horn mató a Shai después de un feroz duelo, pero el traicionero teniente de Shai se rehusó a aceptar la tregua y desató una bioarma contra Ithor, que aniquiló a todos los seres vivos del planeta. Horn fue duramente criticado por la prensa, que dijo que había destruido Ithor en una apuesta tonta, algo que indignó a Rhysode. Horn renunció a la Orden Jedi, asumiendo la culpa él solo para evitar que los Jedi fueran condenados. A Rhysode no le agradó esta solución, pero Horn le encargó apoyar a Skywalker contra la facción de Durron, una orden que Rhysode aceptó, cortando su larga asociación con los Jedi más radicales.[1]

Algún tiempo después, Rhysode fue uno de los veinte Jedi que Skywalker llamó para una reunión en Coruscant. Skywalker anunció que una sacerdotisa yuuzhan vong había desertado a la Nueva República, junto con su familiar. Ambas buscaban una audiencia con los Jedi, lo que Skywalker no tenía problema en aceptar, con la condición de que fueran él y su esposa solamente . Rhysode y los demás argumentaron que, si era una trampa, los Skywalker deberían ser los últimos en arriesgarse. Se decidió que todos los Jedi se reunirían con las desertoras. Sin embargo, esa reunión nunca se llevó a cabo, pues la sacerdotisa, Elan, se reveló como una asesina y su familiar, Vergere, escapó antes de llegar a Coruscant.[7]

Cuando Talon Karrde llegó al Praxeum Jedi con información que había obtenido al analizar los embarques de especia de los hutts, que se habían aliado con los yuuzhan vong, Rhysode estuvo presente. El cese de los envíos de especia a Bothawui, Corellia y Tynna sugería que los hutts habían sido advertidos que esos planetas serían pronto blancos de los yuuzhan vong. Karrde quería un puñado de Jedi para ir con él a una reunión que había acordado con uno de los traficantes de especia de los hutts, y cuando Durron se ofreció como voluntario, Rhysode lo hizo también, para contrarrestar a Durron. Ellos se reunieron con el vendedor, pero el líder de la operación que contactaron, Crev Bombaasa, sabía que sólo estaban buscando información. Bombaasa confirmó que los hutts tenían una lista de sistemas a evitar, sugiriendo que él apoyaba a escondidas a la Nueva República.[4]

Después de la reunión, Rhysode continuó con Durron, volando una Y-wing con el escuadrón Docena de Kyp que dirigía, e incrementando las defensas en Bothawui. Karrde los llamó a una reunión en la estación orbital Kothlis II, donde les dijo que Bombaasa le había comentado que Wurth Skidder estaba cautivo a bordo de una nave yuuzhan vong que se dirigía a Kalarba. Rápidamente se dirigieron allá y esperaron a la nave, la Crèche, a la que emboscaron cuando llegó. La Crèche huyó al hiperespacio antes de que la pudieran desarticular, pero la Docena puso confirmar que se dirigía hacia Fondor.[4]

Ellos la persiguieron hasta allá, molestándola hasta que pudieron abordarla. Cuando encontraron guerreros yuuzhan vong, Rhysode y Durron combatieron juntos mientras los demás pilotos les daban apoyo de larga distancia. Encontraron varios prisioneros en la cámara principal, pero se les informó que Skidder estaba detenido en la cubierta inferior, donde lo encontraron, aunque el Jedi les dijo a Durron y a Rhysode que estaba muriendo. Acto seguido, les ordenó que encontraran al comandante, Chine-kal, y al hutt a bordo, Randa Besadii Diori, antes de llevarse a los cautivos. La Docena rescató al hutt, que los ayudó a encontrar a Chine-kal en la cámara que albergaba al coordinador de batalla yammosk. Rhysode mató al yammosk y todos se retiraron, pues la nave, ligada al yammosk, comenzó a morir.[4]

Ataque a los voxyn

«El líder tiene que ser alguien por quien no se preocuparán demasiado, y alguien que creerán que haya sido engañado por un traidor. Alguien como yo.»
―Ganner Rhysode, a Luke Skywalker[fuente]
Ganner Rhysode.JPG

Ganner Rhysode

Cuando los yuuzhan vong desataron a los voxyn, criaturas cazadoras de Jedi, en el 27 DBY, Rhysode fue enlistado por la Maestra Jedi Cilghal para ayudarla a estudiarlos. Él rastreó la ruta de la Sweet Surprise, una nave colaboracionista que había llevado voxyn a Coruscant. Rhysode estuvo entre ellos llamados por Cilghal para comunicarles que los voxyn aparentemente venían de Myrkr, donde eran clonados de una sola reina. Los Jedi necesitaban lidiar con esta fuerte amenaza, pero Myrk estaba demasiado atrás de las fortificadas líneas enemigas para un ataque militar. Anakin Solo sugirió que un grupo de los Caballeros Jedi más jóvenes permitieran ser entregados a los yuuzhan vong, que los llevaría tras líneas enemigas, y cuando estuvieran cerca se liberaran y atacaran Myrkr. El Maestro Skywalker sugirió que él mismo podía dirigir al equipo, pero Rhysode argumentó con varios de los demás que los yuuzhan vong nunca podrían tomar la captura de Skywalker en serio. Por ello, se prestó como voluntario para liderar al equipo. Finalmente se decidió seguir con la versión de Solo del plan, empleando jóvenes Jedi.[8]

Rhysode, los tres niños Solo, Zekk, Tenel Ka Djo, Raynar Thul, Alema Rar, Jovan Drark, Eryl Besa, Tesar Sebatyne, Krasov Hara, Bela Hara, Lowbacca, Tahiri Veila, Tekli, Ulaha Kore y dos droides de batalla YVH conformaron el equipo de ataque de Myrkr. Anakin Solo era el líder del equipo, aunque Rhysode, el Jedi de más edad entre ellos, fungiría como el líder señuelo; esta idea fue contribución del propio Rhysode. Lando Calrissian, posando como el colaborador de los yuuzhan vong Fitzgibbon Lane, los entregó a los yuuzhan vong durante un ataque previamente arreglado a la Lady Luck, donde estaban los Jedi. Rhysode fue dejado inconsciente durante la captura y, como el supuesto líder, fue detenido aparte de los demás Jedi en la Exquisite Death. Mientras tanto, los droides YVH tenían sus sables de luz y estaban agarrados del casco de la nave. Cuando cruzaron la frontera, los droides YVH liberaron al resto del equipo, que se dispuso a asegurar la nave. En el puente, el comandante Duman Yaght tenía como rehén al inconsciente Rhysode. Yaght fue muerto y Rhysode fue liberado.[8]

Cuando salieron del hiperespacio sobre Myrkr encontraron a la mundonave Baanu Raas en órbita sobre el planeta, donde estaba la operación de clonación. Sin embargo, Anakin Solo sintió que había Jedi a bordo de la Baanu Raas, lo que canceló su plan inicial de destruir la instalación clonadora con un misil. Cuando fueron emboscados por un crucero, pues los yuuzhan vong se dieron cuenta de que los Jedi habían tomado el control de la Exquisite Death, Rhysode disparó el misil de baradium hacia el crucero, destruyéndolo, y el equipo de ataque aterrizó en secreto a la superficie mientras la herida Kore pilotó la Exquisite Death como un señuelo. Ella y uno de los droides YVH se perdieron en el proceso.[8]

Los Jedi se dirigieron al espaciopuerto de la mundonave, y desde ahí a un laberinto lleno de ysalamiri donde estaban prisioneros los sensibles a la Fuerza que Solo había sentido. Rhysode cubrió la salida mientras los dos liberaban a los prisioneros, que resultó que eran Jedis Oscuros, Lomi Plo y Welk. Mientras cuidaba la salida al espaciopuerto con Jacen Solo, Rhysode vio a llegar a Vergere y a Nom Anor, el espía yuuzhan vong mejor conocido, y se sorprendió al sentir que Vergere era sensible a la Fuerza. Con ellos estaban más de cien guerreros, eliminando cualquier posibilidad de escapar por el espaciopuerto. En vez de eso, se retiraron por el laberinto de entrenamiento, donde los entrenadores yuuzhan vong adiestraban a los voxyn para cazar Jedi; Plo y Welk los guiaron por ahí. El laberinto era peligroso, con voxyn sueltos, y Rhysode tuvo que ayudar a matar a cuatro al principio del viaje. Al descubrir que los yuuzhan vong los estaban persiguiendo, el equipo de ataque organizó una emboscada, y Rhysode esperó oculto bajo el agua. El equipo de ataque le inflingió fuertes pérdidas a los yuuzhan vong, eliminando a todo el grupo.[8]

Continuaron por el laberinto de entrenamiento, tardando más de un día antes de acercarse al laberinto de clonación. Sin embargo, cuando estaban a un kilómetro de distancia, vieron que los perseguían de cerca y, con varios miembros del equipo heridos, decidieron retirarse. Intentaron varias maneras de acercarse al lugar, pero todas estaban fuertemente guardadas, y los voxyn acosaban constantemente al equipo. Trataron de entrar al laberinto donde vivían los voxyn a través de la ciudad donde se albergaban los esclavos de los yuuzhan vong, pero Besa y Drark fueron asesinados en batalla y Anakin Solo sufrió una fuerte herida. El grupo estaba perdiendo la cohesión que les había dado la agrupación de batalla que unía sus mentes, dando lugar a la desesperación y la ira.[8]

El equipo combatió por el laberinto, con los yuuzhan vong pisándoles los talones. Eventualmente tuvieron que parar, y Rhysode ayudó a demorarlos mientras Tekli, la sanadora, atendía las heridas de Anakin. Una vez que Solo fue estabilizado, se retiraron de nuevo, perdiendo a Bela Hara en el proceso. Llegaron al corazón del laberinto de voxyn, donde vivían muchas de las bestias. Ahí esperaban conseguir tiempo para que Solo se recuperara, pero fueron atacados por una gran cantidad de voxyn, y tuvieron que seguirse moviendo; Brasov Hara murió durante la lucha. Llegaron al laberinto sin ser detectados por los yuuzhan vong, y al partir se encontraron en una cámara con varios vehículos que no eran yuuzhan vong guardados para usarlos al entrenar a los voxyn. Mientras Lowbacca reparaba al transporte Tachyon Flier para su escape, Rhysode y los otros exploraron adelante, y encontraron al grashal de clonación. Sin embargo, Plo y Welk robaron al Tachyon Flier y huyeron con Raynar Thul a bordo. Sin medios para escapar, Solo decidió atacar de todas formas. Rhysode atacó con los demás, pero fueron retrasados y la reina voxyn escapó. Anakin Solo, muriendo, se unió completamente con la Fuerza, eliminando un paquete con tejido de voxyn y haciendo lugar para los demás antes de morir.[8]

Los Jedi se retiraron y se ocultaron mientras Sebatyne rastreaba a la reina. Anakin Solo había dejado a Jacen al mando, pero cuando Lowbacca se comunicó para reportar que había encontrado el cuerpo de Anakin, Jaina Solo, Zekk, Veila y Rar fueron a recuperarlo. Rhysode y los otros rastrearon a la reina, pero fueron interrumpidos por la llegada de Anor y Vergere. Jaina Solo distrajo a Anor y la fragata en que viajaba con un ataque aéreo con un transporte capturado, dejando a Vergere—quien se ofreció a guiarlos a la reina voxyn. Rhysode no confió en ella y mantuvo su bláster apuntándo a su cabeza mientras rastreaban a la criatura. Finalmente, Jacen fue tras la reina cerca de la nave en que Jaina se había estrellado, matándola mientras los demás capturaron a la fragata Ksstarr, cuya tripulación había salido para avanzar sobre la nave derribada. Jacen fue capturado, y Rhysode tuvo que escapar con los sobrevivientes del equipo, superados en número por los refuerzos yuuzhan vong.[8]

A la defensiva

«Alinéalos, Jaina, y yo los destruiré.»
―Ganner Rhysode a Jaina Solo[fuente]

Durante el escape, Solo le dio su estación de artillería a Rhysode mientras ella tomaba el timón, y Rhysode ayudó a crear una ruta de escape hacia Coruscant. No obstante, descubrieron que la capital de la Nueva República había sido conquistada por una masiva flota de invasión yuuzhan vong. El equipo de ataque huyó una vez más, esta vez hacia Hapes, y al llegar enviaron a Tenel Ka Djo, princesa del Consorcio de Hapes, en la cápsula de escape de la fragata para que aterrizara y dijera que la nave yuuzhan vong en que se encontraban era amistosa, mientras evitaban ser destruidos por atacantes hapanos. Rhysode tuvo que disparar a dos cazas que atacaban la cápsula de escape, pero aunque sólo trataba de incapacitarlos, destruyó uno.[9]

Los Jedi pudieron recoger los restos y rescatar la unidad de comunicación, lo que les permitió establecer contacto con las autoridades hapanas y recibir permiso de aterrizar. Sin embargo, al rastrear la cápsula de escape, descubrieron que se estaba alejando de Hapes y la siguieron, para darse cuenta de que había sido tomada por piratas. Al perseguirlos, Rhysode y los demás sintieron a través de la Fuerza lo que parecía ser la muerte de Jacen Solo. Ellos rescataron a Djo, pero al abordar la Ksstarr, que Solo había renombrado Tramposa, se fusionó con la nave pirata. Tuvieron que aterrizar al mismo tiempo las naves conectadas, una tarea muy difícil, aunque al final tuvieron que separarse antes de aterrizar, que lograron con gran riesgo aunque exitosamente.[9]

En Hapes, Rhysode estuvo presente en el funeral de Anakin Solo. Cuando Han y Leia Organa Solo partieron en el Halcón Milenario a la base Jedi en Eclipse, Rhysode fue con ellos.[9] Eventualmente decidieron viajar a Borleias, donde el general Wedge Antilles estaba dirigiendo la defensa del planeta junto con los Skywalker. El Halcón Milenario viajó con el Super Star Destroyer Lusankya, que había sido transferido allá, pero al llegar a Borleias fue jalado del hiperespacio justo adentro de una flota yuuzhan vong atacando al planeta. Rhysode se encargó de la torreta cuádruple ventral, protegiendo al Halcón de una miríada de coralskippers. Una vez que aterrizaron en Borleias, Skywalker asignó a los Jedi a varias misiones;[10] Rhysode estaba en una misión en una estación espacial cuando sintió la liberación del pozo de energía de la Fuerza bajo el antiguo Templo Jedi en Coruscant, y se fue tan abrumado que movió el control de su nave y la golpeó contra la estación mientras estaba aparcando.[11]

Las Puertas de la Muerte

Anor: «Hay miles de guerreros aquí. ¡Tú sólo eres un hombre!»
Rhysode: «Sólo soy un Jedi.»
Anor: «¡Estás demente!»
Rhysode: «No. Yo soy Ganner. Este umbral es mío. Lo reclamo para mí. Traigan a sus miles, uno a la vez o todos juntos. No me importa un bledo. Nadie pasará.»
Nom Anor y Ganner Rhysode [fuente]

Más tarde ese mismo año, Rhysode escuchó el rumor de un navegador que había conocido en su nativo Teyr de que Jacen Solo estaba vivo en Coruscant. Se lo dijo a Jaina Solo, que pensó que eran tonterías y le advirtió que no creara falsas esperanzas. Rhysode pospuso la búsqueda durante algún tiempo, pero pensó que era importante saber la verdad, y eventualmente se dedicó a seguir el rumor, rastreándolo por muchos enlaces complicados hasta que, semanas después, llegó a una nave de refugiados sobre Bothawui. Esperó fuera de la cabina que le habían dicho era de la persona que había visto a Solo, preparándose, antes de pedir permiso de entrar. Se le dijo que se fuera, y tuvo un presentimiento de que seguir lo condenaría. Sin embargo, se rehusó a retirarse, y entró a la habitación. Su ocupante le advirtió que se fuera, y cuando Rhysode trató de influenciarlo por medio de la Fuerza, se encontró yéndose por el corredor, víctima de un poderoso truco mental. Él se regresó, convencido de que el hombre era un Jedi aliado de los yuuzhan vong y que los cuatro a su lado eran yuuzhan vong disfrazados. Rhysode atacó, derrotando a los cuatro y apuntando su sable de luz hacia el Jedi. No obstante, el hombre le advirtió que si se iba con él, los yuuzhan vong destruirían la nave de refugiados. Acto seguido se quitó un enmascarador ooglith, revelando que era en realidad Jacen Solo, y dejó inconsciente al atónito Rhysode.[2]

Rhysode, convencido de que Solo era un traidor, fue llevado junto con él de regreso a Coruscant, que había sido renombrado Yuuzhan'tar. Los yuuzhan vong lo mantuvieron en un estado semi-inconsciente, en el que pudo escuchar a Solo, Anor y Vergere mientras planeaban sacrificarlo. Rhysode trató de hacer contacto con la Fuerza con Solo, pero éste sólo le transmitió seguridad. Cuando finalmente Solo lo despertó por completo, comenzó un discurso que alababa a los dioses yuuzhan vong, exhortando a Rhysode a abrazar el honor de ser sacrificado. Sin embargo, Solo rápidamente hizo que las criaturas que monitoreaban se durmieran, e inmediatamente revisó si Rhysode estaba sano. Rhysode se dio cuenta de que Solo de alguna manera había cambiado profundamente durante su cautiverio, pero que no era un traidor; había tratado de alejar a Rhysode por medio de un opresivo sentimiento de temor antes de que Rhysode llegara a la trampa, que había sido diseñada para Jaina Solo, para que los yuuzhan vong pudieran tener su sagrado sacrificio de los gemelos. Rhysode sería llevado al Pozo del Cerebro Planetario—la antigua Rotonda del Senado—para una práctica del sacrificio. Lo que Solo quería realmente era acceso al Cerebro Planetario, que controlaba la terraformación de Coruscant. Rhysode no estaba seguro de poder confiar en Solo, pero el otro le insistió que, si bien era seguro que Rhysode muriera, su muerte dentro del Pozo del Cerebro Planetario tendría sentido, y le urgió que confiara en él, dándole el sable de luz de Anakin Solo, que Vergere había guardado. Rhysode se impresionó ante el honor de que le hubieran confiado el arma, y mientras los yuuzhan vong llegaron a investigar por qué sus criaturas de monitoreo no estaban funcionando, Rhysode decidió poner su fe en Solo.[2]

GannersLastStand.jpg

La última batalla de Rhysode en el Pozo del Cerebro Planetario.

Confundido y aterrorizado, Rhysode fue llevado al lugar de sacrificio. Él cayó antes de entrar al Pozo, casi suicidándose con el sable de luz debido a que comenzó a odiarse a sí mismo por su propia debilidad, su deseo fallido de ser un héroe y su incapacidad de seguir adelante con el sacrificio. Solo tuvo que tomarlo con la Fuerza, haciéndolo caminar con telequinesis. Cuando estuvieron dentro de la antigua Rotonda, Solo cerró las puertas, dejando solos a los dos Jedi. Ellos siguieron adelante hacia el Pozo, donde Solo le reveló a Rhysode una ruta de escape a través de los túneles secretos que usaban los senadores. Rhysode se rehusó a dejar a Solo atrás, y ambos lo discutieron hasta que los yuuzhan vong destruyeron la puerta. Con un súbito insight, Rhysode entendió lo que decía Solo de permanecer leal a uno mismo, de elegir y actuar. Él eligió usar su sueño de toda la vida de ser un héroe para interpretar por última vez el rol de héroe, deteniendo a los yuuzhan vong para darle tiempo a Solo con el Cerebro Planetario.[2]

Rhysode caminó con solemnidad hacia la entrada, donde desafió con dramatismo a los yuuzhan vong, un hombre contra miles de guerreros. Sus enemigos comenzaron a luchar con él uno a uno, en desafíos honorables. Cuando Rhysode derrotó a todos los que aceptaron, el resto de los guerreros comenzaron a atacarlo en grupos cada vez mayores, pero Rhysode se sumergió completamente en la Fuerza, y derrotó a todos los que fueron contra él, construyendo paredes con los muertos. En el proceso fue herido en varias ocasiones y varios anfibastones lo mordieron, envenenándolo, pero su estado de completa unidad con la Fuerza le permitió continuar luchando. Apenas consciente de lo que estaba haciendo, pero finalmente reconciliado con su deseo de actuar como un héroe, arrancó las puertas del edificio y las estatuas de los Fundadores del Núcleo de sus pedestales, arrojándolas con una masiva tormenta telequinética a su alrededor. Finalmente, cuando todos sus oponentes estuvieron muertos, llegó para matarlo una bestia tanque con apoyo de infantería. En respuesta, Rhysode derribó la mayor parte del domo del Senado sobre sí mismo y la bestia de artillería, matando a la bestia, a los guerreros y a sí mismo.[2]

Legado de leyenda

«Déjame decirte una visión que tuve. Una imagen del futuro distante. Vino a mi a través de la Fuerza algún tiempo atrás, pero hasta ahora he llegado a entenderla. En esa visión, vi a una nueva figura en la mitología de los yuuzhan vong. No un dios, ni un demonio, sino un gigante invencible llamado 'el Ganner'. […] Ellos llegarán a creer que el Ganner, el Gigante Jedi, es el Guardían parado ante la Puerta de la Tierra de los Muertos. Es el Ganner—y su hoja de luz siempre brillante—quien es el guardián eterno que impide que las sombras de los muertos salgan por la Puerta para perturbar a los vivos. La parte curiosa de esta visión—como si pudiera ser todavía más curiosa—son las palabras grabadas en la piedra de la Puerta, en un arco sobre la gran cabeza del Ganner: están en básico. […] En letras mayúsculas profundamente talladas, se lee NADIE PASARÁ»
Vergere a Jacen Solo[fuente]

El sacrificio de Rhysode le permitió a Solo comunicarse con el Cerebro Planetario, y éste comenzó a iniciar pequeños problemas con la modelación del planeta que irritarían a los yuuzhan vong. También le consiguió a Solo tiempo para escapar con Vergere por el camino que Solo había sugerido que usara Rhysode.[2] Solo ultimadamente fue crucial para terminar la guerra, matando a Onimi, el poder detrás del trono de los yuuzhan vong, y persuadiendo al Cerebro Planetario de mantener intacto a Coruscant en vez de destruirlo cuando lo invadió la Alianza Galáctica.[12]

El acto de Rhysode fue visto por muchos yuuzhan vong, y según una visión de Vergere, él con el tiempo se convertiría en una figura en el mito de los yuuzhan vong, un gigante Jedi invencible llamado el Ganner que cuidaba la puerta de la tierra de los muertos, impidiendo que los muertos salieran a lastimar a los vivos.[2] Rhysode pronto entró a la mitología yuuzhan vong como el Ganner, reverenciado en la herejía Jeedai, un culto a los Jedi como liberadores popular entre los Avergonzados, la casta más baja de los yuuzhan vong.[13] Incluso la casta de los Guerreros le tuvo un enorme respeto a Rhysode debido a su audacia y a su poderío marcial.[12]

No sólo entre los yuuzhan vong fue honrada la memoria de Rhysode. Solo comunicó la manera en que murió Rhysode, y se concluyó que Rhysode consiguió tal vez el mayor número de bajas enemigas de toda la guerra en ese enfrentamiento.[12][14] Cuando los Jedi sobrevivientes de la Misión a Myrkr fueron nombrados Caballeros, Rhysode y aquellos que murieron en la misión fueron conmemorados como guerreros caídos.[13] Los Jedi nombraron la sala de conferencias del nuevo templo Jedi en Ossus como Sala Rhysode en su honor,[15] y durante la Segunda Guerra Civil Galáctica Wedge Antilles nombró a un escuadrón improvisado "Escuadrón Ganner", acorde con su plan de retrasar al enemigo.[14] En 44 DBY, el Gran Maestro Luke Skywalker vio a Rhysode en el Lago de Apariciones mientras buscaba a su esposa fallecida Mara Jade Skywalker, pero no se paró a hablar con él.[16]

Personalidad y rasgos

«No lo entiendes, Jacen, los yuuzhan vong no me engañaron. Yo me engañé a mí mismo. Durante esta misión, incluso desde que escuché sobre los yuuzhan vong, quería probar que era mejor que ellos. Estuve furioso porque no pude luchar contra un vong en Bimmiel. Al primero que maté esta tarde lo engañé para que cayera en un agujero. Sabía que era un tonto, y murió por su estupidez. Y, de alguna manera, comencé a pensar que yo era un genio comparado con el resto. No fue difícil pensar que yo era brillante comparado con los yuuzhan vong. He estado pensando eso por mucho tiempo comparado a los otros Jedi. […] Así que, sí, tendré una cicatriz, y estará bien. El viejo Ganner tenía una cara perfecta sobre una actitud perfectamente arrogante. Ya no más. Cada vez que me vea en el espejo me recordaré que él murió en Garqi, y que yo estoy aquí en su lugar.»
―Ganner Rhysode, a Jacen Solo[fuente]
GannerRys.jpg

Ganner Rhysode con el sable de luz de Anakin Solo.

Rhysode estaba extremadamente confiado en su propio poder, especialmente su habilidad con la telequinesis. También contribuía a su autoconfianza el hecho de que era alto, musculoso y el sexo opuesto lo consideraba atractivo. Él estaba muy consciente de esto, y se esforzaba por mantener su aspecto llamativo para mostrar una cara impresionante de la Orden Jedi, aunque también alimentaba su ego.[3][1][17] Él deseaba ser un héroe, un Jedi intrépido, ye eventualmente fue consumido por su deseo de que pensaran que era un héroe. Había deseado impresionar a otros desde su niñez, aunque esto fue recibido con burlas de sus compañeros de juego, lo que alimentó aún más ese deseo.[2] Rhysode se consideraba parte de una nueva generación de Jedis más poderosos y menos inhibidos que otorgarían justicia, afines a la facción de Kyp Durron al inicio de la Guerra Yuuzhan Vong, pensando que los Jedi más veteranos eran débiles y faltos de experiencia.[3][1] Él estaba ansioso de hacer la guerra con los yuuzhan vong y expulsarlos de la galaxia.[3] A pesar de los modales abrasivamente superiores de Rhysode, sí confortaba a los demás con su fuerte aura de competencia.[6] Rhysode era coqueto, pero frecuentemente usaba su flirteo como un mecanismo de defensa para ocultar pensamientos más profundos.[9]

Sin embargo, la misión a Garqi cambió radicalmente los puntos de vista de Rhysode. Se dio cuenta de que se había sobreestimado a sí mismo y subestimado a sus oponentes, y trabajó duro para reducir su orgullo. También reconsideró su opinión de los Jedis mayores, aceptando que eran más sabios de lo que él les había dado crédito. Su cicatriz le recordaba constantemente que tenía que mantener la humildad. De haber menospreciado antes a Corran Horn, comenzó a respetar al Jedi como un amigo capaz de mostrarle la sabiduría.[1] No obstante cuánto tratara de mantenerse humilde, siguió luchando con su ego.[17] Empezó a desconfiar de la facción de Durron y sus motivos, aunque de cualquier forma siguió trabajando con Durron.[4]

Rhysode eventualmente decidió cambiar su apariencia en el 27 DBY, finalmente dejando de lado su ropa impresionante y dejándose crecer una desaliñada barba en un esfuerzo consciente por reducir su vanidad, algo con lo que aún luchaba. En su sacrificio final en el Pozo del Cerebro Planetario, Rhysode finalmente aceptó su deseo de ser un héroe, y en vez de negarlo, lo hizo parte de él y lo usó para defender el Pozo de manera épica, convirtiéndose así en uno con la Fuerza.[2]

Poderes y habilidades

«Está bien, Ganner, este es el nuevo plan. Esres el campeón telequinético de aquí, así que tú haces flotar a los estudiantes a la parte de atrás de esta concha, haces una salida con tu sable de luz, y los sacas.»
Corran Horn a Ganner Rhysode[fuente]

Rhysode tenía un talento especial para la telequinesis y un acercamiento casual al uso de la Fuerza, por lo que con frecuencia mostraba su dominio sobre la misma.[6][3] También era hábil con los trucos mentales, y era algo competente al usar la Fuerza para hecerse notar menos.[6] Era capaz de usar la Fuerza para crear una barrera y para manipular dicha barrera con gran precisión, incluso como para crear una burbuja de la Fuerza de cuerpo entero a su alrededor para impedir que la arena lo molestara en Bimmiel.[3] Sin embargo, su sentido del peligro era pobre.[8]

Entre bastidores

El personaje de Ganner Rhysode fue creado por el autor Michael A. Stackpole. Su primera aparición fue en la novela de Stackpole Marea Oscura I: Ofensiva al principio del 2000, mas su nombre fue mencionado brevemente en el primer número del cómic Star Wars: Union, también escrito por Stackpole, a finales de 1999.[3][5] Rhysode continuó apareciendo como un personaje secundario en la serie de novelas de la Nueva Orden Jedi, hasta que murió en los eventos de Traitor, de Matthew Stover.[4][8][2]

A pesar del hecho de que se estableció en Marea Oscura II: Desastre que la cicatriz de Rhysode se encontraba en el lado izquierdo de su cara, las tres imágenes disponibles de Rhysode con cicatriz la muestran del lado derecho. También el color del cabello de Rhysode es descrito de color diferente a las ilustraciones. Las novelas refieren consistentemente que el color es negro, mas sólo una de las cuatro imágenes existentes de Rhysode lo muestra con pelo negro. Dos lo muestran con cabellos castaño claro, y una imagen en blanco y negro muestra que su cabello es claro.[1][6][17][2][18][19]

La escena de la muerte de Rhysode ha probado ser inmensamente popular entre los lectores debido a su naturaleza épica, apareciendo en la lista de Star Wars Insider de los 20 Most Memorable Moments of the Expanded Universe y estando a la cabeza de las encuestas de fans sobre los más grandes momentos del Universo Expandido.[18][20]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar