Fandom

Star Wars Wiki

Even Piell

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 
Kenobi: «¿Maestro Piell, se encuentra bien?»
Piell: «Obi-Wan, ¿por qué habéis tardado tanto?»
Skywalker: «Veo que su sentido del humor sigue intacto.»
Piell: «No tienen lo que hace falta para subyugarme, Skywalker.»
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker liberan a Piell de su cautiverio[src]
Even Piell fue un Maestro Jedi lannik que sirvió en el Alto Consejo Jedi durante la Invasión de Naboo y las Guerras Clon. Considerado brusco, belicoso e incluso hosco, el Maestro Piell era sin embargo respetado por su inmenso coraje.

Biografía

Vida temprana

Even Piell fue un lannik sensible a la Fuerza nacido en el planeta Lannik, y como tal, fue aceptado en la Orden Jedi a una edad muy temprana. En el Templo Jedi de Coruscant, Piell fue entrenado y, con el paso del tiempo, alcanzó el rango de Maestro Jedi. Antes de la Invasión de Naboo, Piell ya era un Maestro Jedi que formaba parte del Consejo Jedi.

Bloqueo de Naboo

Cuando la Federación de Comercio bloqueó Naboo, el Canciller Supremo Finis Valorum, pidió al Consejo Jedi enviar en secreto al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y a su Padawan Obi-Wan Kenobi a Naboo para descubrir qué tramaba la Federación, a lo que Piell y el Consejo accedieron.

High Council Chamber.png

Piell y el Consejo observan a Anakin Skywalker para averiguar si es el Elegido.

Cuando Jinn escapó de Naboo con la reina Padmé Amidala, acudió ante el Consejo Jedi con noticias desalentadoras; creía que había sido atacado en Tatooine por un Lord Sith. Impactados por esa afirmación, muchos en el Consejo tuvieron dudas, aunque si Piell tenía alguna, él permaneció en silencio durante todo el debate. Además, Jinn creía que había descubierto al Elegido, personificado en Anakin Skywalker. Piell estuvo presente cuando el Maestro Jedi Mace Windu examinó al chico con interés, así como cuando el Consejo decidió que el chico no iba a ser entrenado como Jedi. Jinn abandonó la sala del Consejo por última vez, viajando a Naboo donde moriría a manos del Lord Sith Darth Maul. Entristecido por la muerte de Jinn, Piell acompañó a la mayoría del Consejo a Naboo y estuvo presente en el funeral del fallecido Maestro Jedi.

Guerras Clon

Batalla de Geonosis

Varios años más tarde, Even Piell estuvo presente en la sesión del Consejo Jedi en la que el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi reportó la existencia de un intento fallido de asesinato contra la senadora Padmé Amidala, la antigua reina de Naboo. Entonces, Piell y el Consejo autorizaron al Maestro Kenobi a investigar el ataque, lo que le llevó al planeta Kamino, donde descubrió la existencia de un Gran Ejército de la República encargado en secreto. Cuando se supo que Kenobi, que había estado siguiendo en secreto al cazarrecompensas Jango Fett hasta Geonosis, había sido apresado por la Confederación de Sistemas Independientes, el Consejo decidió organizar una misión de rescate.

Jedigeonosis.jpg

Even Piell se enfrentó a los droides de combate de Dooku en la Arena Petranaki.

Junto a 211 Jedi más, Piell formó parte de un equipo de asalto Jedi liderado por Mace Windu. El grupo de Jedi, se dirigió a Geonosis, donde además de a Kenobi la Confederación también había apresado a Anakin Skywalker y Padmé Amidala. Cuando los tres iban a ser ejecutados por el Conde Dooku en la Arena Petranaki, Piell y los demás Jedi irrumpieron en la arena, encendiendo sus sables de luz. Los Jedi liberaron a los prisioneros y se enfrentaron a un ejército de droides de combate. Piell y poco más de veinte Jedi supervivientes, quedaron rodeados al cabo de poco.

Sin embargo, el Gran Maestro Jedi Yoda llegó al lugar con varios LAAT y el Gran Ejército de la República, que rescataron a Piell y a sus compañeros. A continuación, tuvo lugar la Batalla de Geonosis, a la que Piell sobrevivió, y se inició el conflicto que sería conocido como las Guerras Clon.

Prisionero en la Ciudadela

EvenPiellVsSBDs-TC.png

Piell se enfrenta a los superdroides de combate que han abordado su nave.

En una peligrosa misión en los Territorios del Borde Exterior, Piell y el capitán Wilhuff Tarkin descubrieron las coordenadas de una ruta hiperespacial secreta conocida como la Ruta Nexus, que conectaba planetas cruciales de la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes, y que supondría una ventaja considerable para el bando de la guerra que la poseyera. Cuando Piell y Tarkin regresaban del Borde Exterior en su nave insignia, sin embargo, los separatistas — buscando extraer las coordenadas de la Ruta Nexus de Piell — atacaron su Destructor Estelar con la intención de capturarle. Pronto, un escuadrón de droides de combate abordó la nave para capturar a Piell. Para salvaguardar la información de la Ruta Nexus, Piell borró los datos de los ordenadores de la nave y memorizó la mitad de las coordenadas mientras Tarkin memorizaba la otra mitad — de ese modo, en caso de que Piell entregara su información a los separatistas, ésta sería inútil para la Confederación sin la otra mitad de Tarkin. Al llegar los droides de combate, Piell usó la Fuerza para destruir a un grupo inicial de superdroides de combate B2, pero la aparición de droidekas le forzó a rendirse.

Piell fue desposeído de su sable de luz, y él, junto a Tarkin y el resto de sus oficiales, fue llevado a la Ciudadela, una reputada prisión separatista situada en el sulfuroso planeta Lola Sayu. Supervisada por el cruel Osi Sobeck, la prisión había sido diseñada para retener a Jedi caídos y tenía la fama de ser casi impenetrable. Mientras Tarkin y los oficiales fueron encerrados en una celda, Piell fue llevado a otra celda, donde fue retenido por un campo de contención. Bajo la supervisión de un droide interrogador, un droide comando electrocutó a Piell múltiples veces en un intento de obtener las coordenadas de la Ruta Nexus. Piell no cedió ante la tortura, y el droide interrogador decidió quedarle el ojo sano que le quedaba. Cuando el droide iba a quitarle el ojo, un equipo de élite de Jedi y soldados clon — que se había infiltrado en la Ciudadela bajo el mando de Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi — entró en la celda de Piell. Los CAR CT-5555 y CT-21-0408 — apodados "Cincos" y "Echo" respectivamente — destruyeron a dos droides comando mientras el capitán clon CT-7567, apodado "Rex", se encargó de disparar al droide interrogador. Kenobi, Skywalker y la Padawan del último, Ahsoka Tano, entraron a continuación en la celda con el resto del equipo.

Después de que Kenobi y Skywalker lo liberaran y le devolvieran su sable de luz, Piell les explicó que había memorizado las coordenadas de la Ruta Nexus a medias con Tarkin. Entonces, el equipo se dispuso a liberar a Tarkin y a los demás oficiales. De camino a la celda de Tarkin, los Jedi y los clones fueron acorralados por un escuadrón de droides comando, y Sobeck — que sabía que Piell había escapado — tenía más trampas preparadas. Sobeck activó un poderoso imán situado en el techo que atrajo todas las armas de los Jedi y los clones. Skywalker también fue atraído hacia el techo debido a su brazo cibernético. Piell y Tano intentaron repeler a los droides empujándolos con la Fuerza, y como los droides estaban magnetizados al suelo, los Jedi redoblaron sus esfuerzos por ralentizarlos usando la Fuerza, dando tiempo a Skywalker para desactivar el imán del techo. Así, todos recuperaron sus armas y el grupo consiguió deshacerse de los droides antes de continuar hacia la celda de Tarkin y el resto de oficiales.

MissiontotheCitadel-The Ciatel.jpg

Piell y sus compañeros hacen frente a las defensas de la Ciudadela activadas por Sobeck.

Cuando los droides que custodiaban la celda de Tarkin fueron destruidos, Piell entró en la celda y presentó a Tarkin a sus compañeros. Aunque Kenobi y Tarkin debatieron cómo escapar de la Ciudadela — Kenobi pretendía separarse en dos grupos para seguir manteniendo separadas las coordenadas de la Ruta Nexus, mientras que Tarkin creía que permaneciendo todos juntos serían más fuertes — Piell decidió irse junto a Kenobi y sus soldados para crear una distracción que permitiera a Tarkin, Skywalker, Tano y sus soldados escapar. El grupo se separó y Kenobi y Piell guiaron a su grupo por la Ciudadela, provocando una gran explosión en sus niveles posteriores. Gracias a la distracción, Skywalker y sus compañeros pudieron escapar de la Ciudadela. Mientras tanto, Piell, Kenobi y su equipo siguieron ascendiendo por los niveles superiores a través de un conducto de ventilación. Kenobi contactó con su nave, que había sido robada a los separatistas y estaba pilotada por el droide astromecánico R2-D2 y varios droides de combate B1 reprogramados. Kenobi pidió ser recogido por la nave en una plataforma de aterrizaje, hasta que supo que Skywalker también había solicitado la nave.

A medida que Piell, Kenobi y sus hombres subían por los conductos de ventilación, fueron localizados por un droide sonda. Piell rápidamente se impulsó, hasta destruir al droide. Sin embargo, las puertas de seguridad del conducto comenzaron a cerrarse, partiendo a un clon por la mitad, y separando a los miembros del grupo los unos de los otros. Usando sus sables de luz, Piell y Kenobi consiguieron abrir un camino a través de las puertas de seguridad. Al salir del conducto, Kenobi, Piell y los clones usaron cables de ascensión para alcanzar una plataforma de aterrizaje situada debajo de ellos. Kenobi intentó contactar con Skywalker con su comunicador, pero en lugar de al Jedi, oyó a Sobeck, quien reveló que había predicho todos sus movimientos. A continuación, Piell y los demás fueron capturados y llevados al centro de mando de Sobeck. Allí, Sobeck exigió a Piell la información que quería, amenazando con ejecutar a sus hombres. Piell no obedeció a Sobeck, alegando que todos ellos estaban dispuestos a morir por su misión. Sobeck disparó en la cabeza a un clon, y cuando iba a ejecutar a otro más, fue interrumpido por su droide táctico, quien le informó de que el grupo de Skywalker había sido localizado. En consecuencia, Sobeck ordenó llevar a Piell, Kenobi y los clones al centro de interrogatorios para torturarlos.

De camino al bloque prisión, Piell y sus compañeros fueron interceptados por los droides de combate reprogramados por R2-D2, quienes aseguraron a los droides de Sobeck que escoltarían a los prisioneros hasta sus celdas. De nuevo libres, Piell y los demás se reunieron con R2-D2 y se dirigieron a su nave. Al llegar a la plataforma de aterrizaje en la que se encontraba la nave, custodiada por droides, el equipo de la República se acercó a la nave, fingiendo ser prisioneros de los droides de combate de R2-D2. El líder de los droides de R2-D2, informó a los separatistas de que llevaba a los prisioneros a Point Tarron. La mentira funcionó inicialmente, pero pronto los droides separatistas fueron informados de que Piell y sus compañeros contaban con la ayuda de droides reprogramados. Pronto tuvo lugar una confrontación, por lo que el equipo de la República se vio obligado a ponerse a cubierto mientras más droides llegaban a su posición. En ese momento, llegó el equipo de Skywalker, uniéndose a la batalla. Tarkin propuso un asalto directo a la nave, planeando usar sus armas para derrotar a los droides, pero los Jedi fueron distraídos por la llegada de más droides montados en STAPs.

PiellDeflect-CA.jpg

Piell desvía varios disparos láser desde el STAP de Skywalker.

Subiéndose a hombros de Skywalker, Piell despachó a varios STAPs mientras Skywalker conducía otro STAP. Mientras tanto, un droide comando intentó usar una torreta para destruir la nave de la República, y el soldado Echo informó de ello a Skywalker. Skywalker y Piell se dispusieron a atacar al droide comando, pero su STAP fue derribado y ambos cayeron al suelo. El droide también consiguió destruir la nave, y aparentemente Echo murió intentando defenderla. Con su único medio de escape destruido, Piell y los demás abandonaron la plataforma de aterrizaje. Mientras escapaban, Kenobi y Skywalker contactaron con el Templo Jedi, solicitando al Maestro Plo Koon un rescate. Una vez lejos de la Ciudadela, Kenobi informó a los demás de la ubicación del punto de extracción en el que iban a ser recogidos por Plo Koon. Sin embargo, para llegar hasta allí tendrían que avanzar por el difícil terreno de Lola Sayu.

Muerte

Ahsoka: «Voy a buscar ayuda.»
Piell: «No, no te vayas. Escúchame bien, niña. La información... debes entregársela al Consejo.»
Ahsoka: «Debería buscar a Anakin o a Obi-Wan. Deben escuchar esto. »
Piell: «No, debes hacerlo tú.»
Ahsoka: «No me asignaron a este equipo. Mentí para formar parte de la misión.»
Piell: «Fuese o no fuese ese tu destino, ahora eres su parte más importante. Recuerda esto, y procura que la información que voy a darte no llegue a nadie, excepto al Consejo Jedi. »
―Ahsoka Tano y un moribundo Even Piell
Mientras el grupo se movía por el terreno de Lola Sayu, Obi-Wan Kenobi decidió contactar con el Consejo Jedi para saber el tiempo aproximado para la llegada de las fuerzas de la República Galáctica. Usando un holoproyector situado dentro de R2-D2, Piell y Anakin Skywalker contactaron con el Consejo, hablando con los Maestros Mace Windu y Yoda, quienes informaron que las tropas de Plo Koon ya estaban de camino a Lola Sayu. Yoda y Windu también les recordaron cuál era el punto de encuentro con las naves de la República — una pequeña isla rodeada de lava — y afirmaron que los fugitivos sólo tendrían un tiempo muy breve para escapar. El grupo pronto fue atacado por varios droides comando, pero Cincos lanzó una granada que hizo que un grupo de rocas cayera sobre los droides. A pesar de la victoria, Kenobi estaba seguro de que llegarían más refuerzos separatistas. Cuando Piell y los demás llegaron hasta un acantilado, fueron atacados por más droides. Mientras los droides de combate de R2-D2 retrasaban a las fuerzas enemigas, los Jedi y los soldados clon usaron cables de ascensión para descender por el acantilado, sufriendo más bajas durante el descenso. Al llegar al suelo, los miembros supervivientes del grupo entraron en un túnel subterráneo para evitar los disparos de los droides desde lo alto del acantilado.

Al salir del túnel, el grupo evitó una patrulla de STAPs, y oyó un aullido lejano. Entonces se dieron cuenta de que pronto serían alcanzados por un grupo de anoobas que Osi Sobeck había soltado para darles caza. Con los anoobas acercándose, los Jedi se dieron cuenta de que era inevitable un enfrentamiento con las criaturas, y decidieron rodear a los anoobas y combatirlos. Para ello, Skywalker, Kenobi y R2-D2 continuaron avanzando para distraer a las criaturas. Piell, Ahsoka Tano, Wilhuff Tarkin y el resto del equipo se escondieron en una cueva cercana para dejar pasar a los anoobas, con la intención de atacar a las criaturas por la retaguardia. Después de que Skywalker y Kenobi comenzaran a pelear contra los anoobas y una patrulla de STAPs, Piell y su grupo se dispusieron a atacar a los separatistas. Sin embargo, fueron rodeados por un gran número de droides cangrejo. Ordenando a Tarkin y a los clones reunirse con Skywalker y Kenobi, Piell permaneció atrás junto a Ahsoka para plantar cara a los droides, destruyéndolos al cabo de poco. Con su atención centrada en destruir al último droide, Piell fue atacado por un anooba, que lo hirió de gravedad.

EvenPiellDying2-CR.png

Piell muere en los brazos de Ahsoka.

Ahsoka se deshizo del anooba y corrió al lado de Piell. Tano intentó ir a buscar ayuda, pero Piell, sabiendo que se estaba muriendo, pidió a Ahsoka que le escuchara y memorizase su mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus. Ahsoka dudó sobre si debía llevar esa responsabilidad, explicando que había fingido ser asignada a la misión, pero Piell afirmó que eso ya no importaba — ahora ella era la parte más importante de la misión. Instruyendo a Ahsoka para que sólo diera su información al Consejo Jedi, Piell le proporcionó la información y murió. Ahsoka llevó el cuerpo de Piell hasta el resto del grupo, quienes habían derrotado a las fuerzas de Sobeck por el momento. Los Jedi envolvieron en el cuerpo de Piell en una manta y pararon durante un breve tiempo para honrar su sacrificio, lanzando su cuerpo a la lava de Lola Sayu. Hicieron el ritual rápidamente, sabiendo que Piell habría querido que completasen la misión.

El equipo de la República acabó llegando a la isla, mató a Sobeck, y fue evacuado por las fuerzas de la República. Al llegar a Coruscant, sin embargo, hubo un desacuerdo entre Tarkin y Tano; Ahsoka quería entregar su parte de la información al Consejo Jedi tal como había prometido a Piell, mientras que Tarkin quería entregársela directamente al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Yoda decidió reunirse con el Canciller y discutir el mejor curso de acción. El sacrificio de Piell, fue recordado por el Consejo Jedi. Diecinueve años antes de la Batalla de Yavin, las Guerras Clon terminaron con el casi-exterminio de los Jedi y la transformación de la República en el Imperio Galáctico, con Palpatine como Emperador.

Apariciones

Fuentes

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar