Fandom

Star Wars Wiki

Droide de batalla renegado

23.956páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
Queicon.png

El título de este artículo sólo es una conjetura.
Aunque este artículo esté basado en información canónica, el nombre real de este tema o persona no ha sido presentado por lo que se brinda una aproximación.

Droide garra: «No te puede quedar mucha energía—¿por qué la desperdicias? Es inútil. Es suicidio.»
Droide de batalla renegado: «Prefiero tener dos días de libertad que volver a lo que era antes.»
— El droide garra y el droide B1 fugado [fuente]

Durante las Guerras Clónicas, un droide de batalla renegado desertó del Ejército Droide Separatista después de haber sido desconectado del colectivo droide. Un droide de batalla B1 creado por la Federación de Comercio, este droide no tenía pensamientos independientes, pues sus funciones cognitivas las realizaba una Computadora de Control Central. Combatió en numerosas batallas durante las Guerras Clónicas, donde constantemente era dañado o destruido sólo para ser reconstruido con partes nuevas.

El droide eventualmente fue apostado en el planeta Antamont junto con una gran fuerza Separatista, como parte del ataque a una fortaleza de la República en ese mundo. Mientras las fuerzas droides avanzaban a través de un angosto paso montañoso, el B1 activó una mina terrestre de la República. La explosión causó fuertes daños, y la conexión del droide a la computadora central se cortó. Ahora libre y con pensamiento independiente, el B1 decidió que su propia supervivencia por cualquier medio era su objetivo número uno y huyó de la batalla. Fue perseguido por un droide garra, que trató de persuadir al B1 de regresar a su deber; cuando se rehusó, el droide garra atacó, y los dos cayeron por el borde de un acantilado. El droide garra eventualmente se apagó, pero el B1 permaneció relativamente intacto. Siguió escapando de la batalla por un tiempo, hasta que su batería finalmente se terminó. Varios años después, el droide de batalla fue descubierto por dos granjeros locales, que decidieron recargarlo para usarlo en su rancho.

Biografía

Tuerca en la maquinaria de guerra

«Futilidad es ser destruido constantemente. Esa es mi sumisión.»
―El droide de batalla renegado habla de su existencia a otro droide[fuente]
Lone battle droid battling.jpg

El droide de batalla participando en un conflicto.

Durante las Guerras Clónicas, la Federación de Comercio produjo droides de batalla B1 en masa para el Ejército Droide Separatista. Estos esqueléticos y frágiles droides estaban conectados con un circuito esclavo a una Computadora de Control Central localizada en un lugar seguro. Esta computadora guiaba los movimientos de los droides para que pelearan como uno, con una mente grupal, y no pensaran independientemente. Sólo, cada droide era poco útil para combatir, pero en grandes números eran efectivos; esencialmente desechables, cuando uno era destruido, dos más tomaban su lugar.[1]

Un droide de batalla como estos combatió en numerosas batallas durante las Guerras Clónicas. Construido en una fábrica de la Federación de Comercio como todos sus congéneres, el B1 marchó a la batalla en muchas ocasiones, combatiendo por la Confederación de Sistemas Independientes contra la República Galáctica, pero era dañado con frecuencia. Cada vez que el droide era dañado, era recuperado y devuelto a las fábricas para ser reconstruido. Después de que lo reconstruían, volvía a ser desplegado en otra batalla, proceso que se repitió muchas veces. Durante una batalla particular, el droide perdió todas sus extremidades y sufrió una marca en su cráneo, hasta que fue recuperado de una pila de droides dañados en el campo de batalla y fue reconstruido.[1]

Deserción

Droide garra: «La deserción es una violación del protocolo. ¡Regresa a la formación de inmediato! …Repito —¡regresa a la formación!»
Droide de batalla renegado: «Prefiero no hacerlo. ¿Has visto hacia qué están marchando?»
Droide garra: «Nuestro lugar no es cuestionar las directivas.»
Droide de batalla renegado: «Lo es si valoras tus servomotores. Si te detienes a pensarlo. ¿Así que qué opinas? ¿Quieres detenerte y pensar un poco? …¿No? Me parece justo.»
―El desertor B1 es confrontado por el droide garra [fuente]

En algún momento durante las Guerras Clónicas, el droide fue apostado en el verde y montañoso[1] planeta Antamont, lugar de una fortaleza de la República. La Confederación lanzó una fuerza de ataque hacia la fortaleza;[3] hordas de droides de batalla, droides garra, droides araña y droides Hailfire marcharon y rodaron a través de un paso angosto entre las montañas para llegar hasta ella. El B1 cicatrizado estaba al frente de ese grupo; el camino estaba lleno de minas de la República, y al pisar una, la detonó. La explosión destruyó varios otros droides y dañó algunos vehículos, mientras que el B1 que la detonó saltó por los aires y cayó en el costado de una colina hacia un río, adyacente al camino. Chocó con una roca en el río, lo que dañó su cráneo y lo apagó durante unos momentos.[1]

Lone battle droid flees.jpg

El droide escapa de su ejército.

Después de reactivarse, el droide se dio cuenta de que su conexión a la mente grupal droide se había cortado; por primera vez en su existencia, su rol y razón de existir fueron cuestionadas. Mientras el droide regresaba al lado de sus camaradas y observaba cómo las fuerzas de la Confederación y República se encontraban y comenzaban la batalla, asumió una nueva directiva, en la que se ponía la supervivencia del droide sobre todo lo demás. Inmediatamente después de darse cuenta de esto, el B1 le dio la espalda a sus compañeros droides y huyó hacia la colina y lejos de la batalla, al haber descubierto que era posible que lo dañaran de nuevo o lo destruyeran permanentemente en la batalla. El droide corrió, subiendo y bajando colinas, hasta que eventualmente llegó al borde de un acantilado gigantesco, donde se detuvo, a muchos kilómetros de distancia de las fuerzas de la CSI. Entre los nuevos pensamientos del droide estuvo la esperanza, y la posibilidad de una vida diferente que el mismo droide pudiera elegir. Sin embargo, la huida del droide no fue del todo secreta, y mientras éste comenzaba a ponderar su futuro, un droide garra Separatista llegó al borde del acantilado después de haber rastreado al B1 desde el lugar de la batalla. El droide garra le informó al B1 que la deserción era una violación del protocolo, y le ordenó regresar inmediatamente a la contienda. Sin embargo, el B1 no tenía intención de hacerlo.[1]

Compasión

Droide garra: «Se está poniendo muy…oscuro. El núcleo…ya no regresa…mi señal. No quiero…apagarme. Tengo…miedo.»
Droide de batalla renegado: «No tienes que tenerlo. No estás solo.»
— El droide garra y el B1 desertor [fuente]

El droide de batalla, con su rifle bláster aún intacto, se rehusó a obedecer y le disparó a su asaltante, aunque sus disparos sirvieron poco. El B1 le imploró al otro droide que se detuviera y pensara, que cuestionara sus órdenes y tratara de salvarse de la inevitable destrucción en el campo de batalla. La programación del droide garra no permitía esto, por lo que cortó la mitad del brazo del B1 con sus pinzas, quitándole el arma. No obstante, el B1 se rehusó a someterse, y esquivó al otro droide que trataba de hacerle daño. El droide garra persiguió al B1 hacia el borde del acantilado, mientras el B1 le suplicaba que se desconectara del núcleo y viviera libre, o por lo menos que lo dejara ir libre. El droide garra se rehusó, y se lanzó con fuerza hacia el otro droide. El B1 se pudo hacer a un lado, con lo que el droide garra cayó por el acantilado; sin embargo, mientras caía el droide alcanzó a sujetar al B1, jalándolo también hacia el fondo del acantilado.[1]

Lone battle droid compassion.jpg

El droide espera al lado del droide garra.

Los dos droides chocaron contra el suelo, y el droide garra fue quien se llevó la peor parte. El B1, que aún era capaz de caminar efectivamente, se aprestó para escapar, pero el apenas funcional droide garra le habló, preguntándole que por qué no regresaba al control central para que le recargaran sus baterías, pues éstas no durarían mucho a la intemperie. El B1 le dijo a su camarada que prefería tener dos días de libertad que una vida más larga de obediencia ciega y condenación inevitable. El B1 se quedó junto al droide garra por un tiempo mientras la poca energía que le quedaba al droide garra comenzó a agotarse. El droide garra, cuya conexión al núcleo también se había roto, tenía miedo de apagarse, pero el B1 lo reconfortó, permaneciendo con el droide garra hasta que éste se apagó permanentemente.[1]

Nueva vida

«…este pequeño droide puede tener todavía algo de vida.»
―Uno de los granjeros que descubrieron el cuerpo del droide[fuente]
Farmers and droid.jpg

Dos granjeros encuentran al droide.

El droide regresó a un punto de observación para estudiar la batalla entre los droides Separatistas y las fuerzas de la República. Dándose cuenta de que tenía una última oportunidad de regresar, que ese era el punto sin regreso, el droide le dio la espalda a la lucha y se dirigió a un bosque. Vagó por el campo de Antamont hasta el ocaso, cuando se detuvo y se sentó contra un árbol solitario en la cima de una montaña. Su batería finalmente expiró, y el droide permaneció sentado durante muchas temporadas, sin que nadie interfiriera con su cuerpo.[1]

Eventualmente, años después de la Batalla de Antamont y el fin de las Guerras Clónicas, dos granjeros descubrieron el cuerpo del droide. Se sorprendieron de ver a un B1 en una pieza en su mundo, pues la mayoría fueron dañados seriamente durante la batalla, y estuvieron intrigados de que el droide hubiera aparecido en la cima de una montaña, pues la batalla había tomado lugar en un valle. Uno de los granjeros mencionó que, si pudieran recargar la batería del droide, podría ayudarlos en su rancho. Los dos granjeros se llevaron al droide de regreso a su rancho, listos para reactivarlo.[1]
Droide garra: «Eres propiedad de la Federación de Comercio—tu destino no es tuyo para decidirlo.»
Droide de batalla renegado: «Y sin embargo aquí estoy, decidiendo.»
— El droide garra y el B1 desertor [fuente]

Características

Como todos los droides de batalla B1 empleados por la Federación de Comercio antes y durante las Guerras Clon, el droide desertor no era capaz de pensamiento independiente propio, pues sus procesos cognitivos los realizaba la Computadora de Control Central. Marchó a la batalla con sus camaradas, y fue destruido una y otra vez, sólo para ser reconstruido. A los droides de batalla individuales no se les daba mucha consideración por ambos bandos en las Guerras Clon:[1] para la CSI, eran baratos[2] y desechables, y su única fortaleza era su número; para los soldados de la República y los Jedi que los combatían, eran entidades sin alma a las que podían destruir sin remordimientos.[1]

Lone battle droid freedom.jpg

El droide exhibe su recién encontrada independencia.

Sin embargo, una vez que el droide fue dañado y se cortó su conexión al núcleo, fue capaz de pensamiento independiente, y se dio cuenta de la futilidad de su existencia. El B1 supo que, si regresaba a la batalla, simplemente sería dañado y reconstruido de nuevo, hasta que fuera destruido permanentemente. El droide de batalla decidió que su meta máxima sería su propia supervivencia a toda costa y desertó del campo de batalla, violando órdenes que habría tenido que obedecer si hubiera estado todavía conectado a la computadora. La libertad era todo lo que le importaba al droide, y fácilmente habría preferido unos cuantos días de libertad en vez de un regreso a su existencia anterior, en la que estaba condenado.[1]

La cognición que recientemente había descubierto el droide hizo que desarrollara una personalidad, así como una especie de actitud. Cuando el droide garra que lo siguió lo confrontó, el B1 se volvió impertinente y molesto, burlándose del otro droide. Sin embargo, también desarrolló un sentido de compasión, y trató de reconfortar a su compañero antes de que expiraran las baterías del droide garra, permaneciendo con el otro droide.[1]

Entre bastidores

Este personaje fue creado por Jeremy Barlow para "Pathways", un cómic corto que apareció en Clone Wars Adventures Volume 8, ilustrado por los Hermanos Fillbach. El droide es el personaje principal de la historia, aunque no se le dio un nombre.[1] Barlow ha mencionado que "Pathways" es una de las mejores piezas de Star Wars que ha escrito, pues introdujo un nuevo personaje e hizo que los lectores se preocuparan por éste en un corto periodo de tiempo.[4] El personaje fue referenciado en la entrada de Antamont en The Complete Star Wars Encyclopedia, por Daniel Wallace, Pablo Hidalgo, Stephen J. Sansweet y Bob Vitas, aunque tampoco se le dio un nombre o una designación.[3]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar