FANDOM


Eras-canon
«¡Hoy es el fin de la República! ¡El fin de un régimen que autoriza el desorden! En este mismo momento, en un sistema muy, muy lejano, la Nueva República le miente a la Galaxia mientras apoya en secreto los engaños de la abominable Resistencia. ¡Esta fiera máquina que ustedes fabricaron, sobre la cual se encuentran hoy, terminará con el Senado y nos guiará a la inmunda Resistencia! ¡Todos los sistemas sobrevivientes obedecerán a la Primera Orden! ¡Y van a recordar que este... es el día en que cayó la República!»
General Armitage Hux[fuente]

El Cataclismo de Hosnian, también conocido como la Destrucción de Hosnian Prime o la Destrucción del sistema Hosnian, fue la destrucción del sistema Hosnian a manos de la Primera Orden treinta años después de la Batalla de Endor. El evento tuvo lugar durante la Guerra Fría y marcó la aniquilación de Courtsilius, Raysho, Hosnian, Cardota y Hosnian Prime, la capital de la Nueva República. Su destrucción fue llevada a cabo por la Base Starkiller, una superarma capaz de destruir sistemas estelares enteros. Con la destrucción de Hosnian Prime vino la destrucción del Senado Galáctico y parte de la Flota de Defensa de la Nueva República. La enorme onda sub-hiperespacial creada por la destrucción del sistema hizo que el evento fuera visible en tiempo real alrededor de la galaxia, incluyendo a los planetas de Takodana y Vardos.

Aunque sorprendidos por los acontecimientos, las fuerzas armadas que combaten la Primera Orden, comandadas por la General Leia Organa, comenzaron de inmediato su respuesta. La Resistencia destruyó con éxito el arma Starkiller, asegurando que nunca eliminaría otro sistema estelar otra vez. Sin embargo, el exterminio del Senado Galáctico y una gran parte de la Flota Estelar de la República, así como la pérdida masiva de vidas, dejaron a la Nueva República y la Resistencia en una posición vulnerable.

Preludio

«El arma. Está lista. El momento de emplearla al fin ha llegado. Destruiremos al gobierno que apoya a la Resistencia, la República. Sin sus amigos para protegerlos, la Resistencia será vulnerable, y los detendremos antes de que lleguen con Skywalker.»
―General Hux, al Líder Supremo Snoke[fuente]
Base Starkiller

La Primera Orden construyó la Base Starkiller, y con la intención de destruir la Nueva República.

Al final de la Guerra Civil Galáctica, el Imperio Galáctico fue derrotado por la Nueva República, el gobierno formado por la Alianza para Restaurar la República después de la muerte del Emperador durante la Batalla de Endor. El Imperio oficialmente firmó un tratado, la Concordancia Galáctica, con la República,[5] manteniendo los remanentes del Imperio confinados a sus territorios en los Mundos del Núcleo y el Borde Interior.[6] Sin embargo, lo que quedaba de la Flota Estelar Imperial se retiró a las Regiones Desconocidas y finalmente formó la Primera Orden, una fuerza sucesora con el objetivo de destruir la Nueva República y poner orden en la galaxia. Como parte de su plan, la Primera Orden construyó una flota en las sombras de las Regiones Desconocidas y construyó una nueva superarma llamada Base Starkiller, una capaz de destruir sistemas estelares enteros. La construcción del arma Starkiller marcó la culminación de los esfuerzos del Antiguo Imperio para investigar las traducciones de energía oscura y los túneles hiperespaciales,[5] y fue un sucesor de las superespamas de la Estrella de la Muerte y Estrella de la Muerte II que vinieron antes.[1]

Durante el conflicto que apenas había comenzado a surgir entre la Primera Orden y la Resistencia, el Líder Supremo Snoke, el líder de la Primera Orden, consideró a Luke Skywalker como una amenaza existencial a los designios de la Primera Orden. Snoke creía que sí Skywalker, el último de los Jedi, regresaba del exilio que se impuso después de la destrucción de su nueva generación de Jedi y ayudaba a la Resistencia, una nueva Orden Jedi podría surgir para amenazarlo. Kylo Ren, aprendiz del Líder Supremo Snoke, intentó encontrar el último pedazo de un mapa que necesitaban para ubicar a Skywalker, pero sus esfuerzos al principio no tuvieron éxito. El General Armitage Hux, comandante de la Starkiller, argumentó a favor de usar el arma para destruir la República y eliminar al gobierno que creía que era ilegítimo y estaba mal equipado para dirigir la galaxia. Hux argumentó que sin la República, la Resistencia ya no sería una amenaza. Snoke estuvo de acuerdo y dio su permiso para disparar el arma.[1]

El Cataclismo de Hosnian

«Fue la República. La Primera Orden lo hizó.»
―Finn[fuente]
Hux and Starkiller Base

La Base Starkiller dispara su arma.

Bajo las órdenes de Snoke, Hux preparó el arma Starkiller para disparar contra el sistema Hosnian[1] en los Mundos del Núcleo, la capital de la Nueva República.[5] Cuando el arma estuvo lista, Hux se dirigió a las legiones de soldados de asalto bajo su mando que se reunieron para presenciar la potencia de fuego destructiva del arma. Hux prometió que este día sería el final de la Nueva República y, en última instancia, la Resistencia, la culminación de todo lo que las tropas habían trabajado. Hux luego ordenó que se disparara el arma, y ​​se lanzaron enormes rayos de energía a través de la galaxia hacia el sistema Hosnian. Cuando llegaron, los cuerpos astronómicos del sistema fueron destruidos, incluyendo a Hosnian Prime.[1][5] Con la destrucción de Hosnian Prime, el planeta capital de la República,[5] vino la destrucción del Senado Galáctico y gran parte de la Flota de Defensa de la Nueva República. Las bajas en Hosnian Prime incluyeron al Canciller Lanever Villecham y a Korr Sella, una enviada de la Resistencia por la General Leia Organa para advertir al Senado sobre la amenaza de la Primera Orden, una advertencia que llegó demasiado tarde.[1][5]

El disparo del arma Starkiller liberó suficiente energía para crear un desgarro temporal en el sub-hiperespacio.[7] Esto causó que la destrucción del sistema Hosnian fuera visible desde el otro lado de la galaxia, causando terror y conmoción en innumerables mundos que no tenían idea de lo que estaba sucediendo. Los famosos contrabandistas Han Solo y Chewbacca, junto con el soldado de asalto desertor Finn, fueron testigos de la destrucción del sistema en Takodana, en el Borde Interior. La vista provocó confusión en Takodana, pero Finn les dijo a Solo y Chewbacca que lo que estaban viendo era la Primera Orden que usaba el Starkiller para destruir la capital de la República.[1] La ex-Imperial y miembro del Escuadrón Infernal Iden Versio también lo presenció desde su planeta natal, Vardos. El miembro de la Resistencia Shriv Suurgav, quien también estuvo presente, inmediatamente supo que era la Primera Orden, pero no pudo resolver lo que habían hecho hasta que fueron capturados por el oficial de la Primera Orden Gideon Hask; mientras Shriv estaba tambaleándose y horrorizado, Hask se refirió a la destrucción del sistema como algo hermoso.[3]

Consecuencias

«Todas las celdas reventaron. Todo el planeta se empieza a colapsar.»
―General Hux, al Líder Supremo Snoke[fuente]
X-Wings Starkiller Divebomb

La Resistencia lanza un ataque contra la Base Starkiller, lo que lleva a la destrucción del arma.

Después de la destrucción del sistema Hosnian, la Resistencia puso en marcha un plan para destruir al Starkiller antes de que pudiera destruir D'Qar, el mundo que la Resistencia llamaba su hogar. Finn, Solo y Chewbacca fueron enviados al arma primero para desactivar sus escudos, mientras que el Comandante Poe Dameron lideró un asalto de cazas estelares contra el oscilador térmico de la base, que contenía la energía que extraía de las estrellas para alimentar su arma. Las fuerzas de la Resistencia pudieron destruir el arma con éxito, pero a costa de varias vidas, incluyendo a Solo y muchos pilotos de cazas estelares.[1]

El Cataclismo de Hosnian condujo a un cambio completo en el estado galáctico. Aunque la Nueva República nunca tuvo el tamaño o la influencia de la República Galáctica en su apogeo, fue la potencia galáctica dominante desde la Batalla de Jakku. Ahora, con su estructura política diezmada y su importante flota en ruinas, la Primera Orden se había establecido como la potencia primaria en la galaxia, con recursos suficientemente importantes para conquistarla. Los sistemas y planetas a través de la galaxia, que habían sido tentados por las promesas de seguridad de la Primera Orden, capitularon al instante, mientras que otros fueron conquistados.[8] Algunos senadores habían sobrevivido a la destrucción de la Nueva República, al igual que varias unidades de las fuerzas armadas. Sin embargo, las fuerzas de tarea restantes habían sido disueltas por los Senadores, que redirigieron las últimas fuerzas de la flota de la República para proteger sus mundos natales de la Primera Orden.[9]

En la estimación de la Resistencia, la Primera Orden se apoderaría de los Mundos del Núcleo en cuestión de semanas.[10][8]

Entre bastidores

La destrucción del sistema Hosnian fue representada en la película de 2015 Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza.[1] Fue sugerido por Pablo Hidalgo, ejecutivo creativo del Grupo de Historias de Lucasfilm, que la razón por la que la explosión de la Base Starkiller pudo ser vista inmediatamente en Takodana se debió a un "efecto secundario de desgarre sub-hiperespacial" de la Starkiller.[11]

Apariciones

Apariciones no canónicas

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.