Fandom

Star Wars Wiki

Darth Zannah

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión2 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
R2 repair.png

Afortunadamente los droides pueden mejorarlo.

RealEli está trabajando en este artículo. Por cortesía no lo edites mientras se muestre este mensaje. Para colaborar en el artículo consulta con el autor del mensaje o bien revisa el historial y la página de discusión.

"Lluvia" cae aquí. Para buscar el droide conocido como "Lluvia", véase Lluvia (droide).
«Ese es el rumbo de nuestra orden. Un individuo puede morir, pero los Sith son eternos.»
―Darth Zannah, Señor Oscuro de los Sith[fuente]

Zannah, conocida como "Lluvia" durante su infancia, fue una humana del planeta Somov Rit. Reclutada para luchar por el Ejército de la Luz de los Jedi durante la campaña de Ruusan en las Nuevas Guerras Sith, se le dio por muerta cuando, al llegar a Ruusan, fue separada de su grupo durante un ataque Sith. Aunque los Jedi no lo sabían, ella había sido rescatada por Laa, un individuo de la especie bouncer nativa de ése mundo, con quien entabló una amistad. Cuando la Hermandad de la Oscuridad procedió a desatar una tormenta de la Fuerza planetaria, Lluvia sobrevivió cuando se envolvió por instinto junto con Laa en una burbuja de energía de la Fuerza. Poco después, la niña fue testigo de la desdichada muerte de Laa a manos de exploradores Jedi. Invadida por la ira y el dolor, cedió sin pensarlo ante el lado oscuro y asesinó a los Jedi. El haber desatado la ira de tal forma atrajo la atención del único Señor Oscuro sobreviviente de la guerra, Darth Bane, que optó por entrenarla como su aprendiz. Lluvia olvidó su infancia al desconocer su apodo y decidiendo adoptar su nombre de nacimiento, convirtiéndose en Darth Zannah.

El entrenamiento de la Fuerza preliminar de Zannah tuvo lugar en el planeta Ambria y abordó el estudio de la magia Sith antigua. Bajo el adoctrinamiento de Darth Bane, Zannah llevó a cabo varias misiones con la intención de provocar movimientos anarquistas a lo largo de la República Galáctica, incluyendo manipular al terrorista Frente de Liberación Anti-República para que ejecutara un intento de secuestro fallido del Canciller Supremo Tarsus Valorum. Zannah recuperó información altamente valiosa para su Maestro sobre la creación de los holocrones de parte de Hetton, el líder del Frente, quien fue asesinado por Bane después de que Zannah lo engañara para que atacara al Señor Oscuro. Cuando los parásitos que comprimían la armadura corporal de Bane empezaron a causarle preocupación, Zannah recibió la tarea de infiltrarse en los archivos del Templo Jedi en Coruscant y buscar información sobre las criaturas. Tras completar su misión, Zannah se sorprendió al encontrar a su primo Darovit, que confesó haber alertado a los Jedi de su presencia. Zannah huyó con él de Coruscant y se reencontró con Darth Bane en Tython, donde los Sith se prepararon para combatir a los Jedi perseguidores. Aunque eran muchos, Bane y Zannah lograron acabar con todos los Jedi, pero Bane resultó herido de muerte en la confrontación. Zannah regresó con su Maestro a Ambria y amenazó de muerte al curandero local para que salvara al Señor Oscuro, cosa que accedió a hacer solamente cuando Zannah confirmó a los Jedi la presencia de Sith en Ambria. Cuando el curandero logró salvar a Bane, Zannah traicionó su promesa y le dio muerte, tras lo cual procedió a usar su poder para enloquecer a Darovit. Los Jedi enviados a confrontar a Darth Bane asumieron que Darovit era el Lord Sith que buscaban y lo asesinaron, lo cual convenció a su Orden del exterminio final de los Sith. Sin haber más sobrevivientes, la existencia de Darth Zannah y su Maestro permaneció segura y anónima.

Los Sith se mudaron a Ciutric IV, y en el transcurso de diez años, Zannah se convirtió en una hechicera Sith hábil capaz de igualar en fortaleza a Darth Bane. Cuando no pudo confrontarlo por el puesto de Señor Oscuro, Bane concluyó que le faltaba iniciativa. No obstante, Zannah ya había comenzado a contemplar la muerte de su Maestro. En una misión a Doan, ella descubrió a un Jedi Oscuro llamado Set Harth y lo enlistó bajo su propia renuencia. Zannah regresó con él a Ciutric IV para confrontar a su Maestro, pero descubrió entonces que Bane había sido capturado por la Guardia Real de Doan. Ella regresó a Doan, donde se infiltró en el lugar en que Bane estaba siendo detenido. Ubicó a Bane y lo confrontó, pero su duelo quedó inconcluso puesto que ambos se vieron obligados a evacuar la prisión. Finalmente, Bane, que había tomado como nueva aprendiz a la iktotchi Darth Cognus, convocó a Zannah para que se encontraran en Ambria, donde se batieron en duelo por última vez. Al principio, Zannah se vio superada por los ataques de su Maestro, pero aun así pudo usar sus facultades de hechicera para infligirle daño. Como último recurso, Bane intentó transferir su esencia hacia el cuerpo de ella, pero fue derrotado cuando el espíritu de Zannah condenó al suyo al vacío del lado oscuro. Zannah procedió a tomar como aprendiz a Darth Cognus y continuó el legado de Bane en función de Señor Oscuro de los Sith.

Biografía

Vida temprana

Recluta Jedi

«La guerra no es lugar para niños. Ya tengo suficientes dudas sobre llevármelos, chicos…»
«¡Pero Rain solo está pidiendo una oportunidad! ¿Sí?»
―Torr Snapit y Darovit, hablando sobre Rain[fuente]
Darth Zannah.jpg

Zannah en su juventud.

Zannah fue una humana del planeta Somov Rit.[1] Nacida en el año 1.010 ABY,[2] pasó su juventud en compañía de sus primos,[6] Darovit, Hardin, y Root, y por costumbre de la gente de ese mundo, fue conocida por el apodo de Rain. A diferencia de Darovit y Hardin, Rain no había demostrado ninguna señal de que podía usar la Fuerza; por tanto, cuando el Explorador Jedi Torr Snapit del Ejército de la Luz llegó con el objetivo de reclutar a usuarios de la Fuerza para que combatieran en la guerra contra los Sith, al principio se negó a llevarla consigo. Rain no quería ser dejada atrás mientras sus primos se iban con los Jedi, de modo que con ayuda de Darovit, manipuló la Fuerza lo suficientemente como para que Snapit le permitiera irse con él. Rain se unió a sus primos en un viaje fuera del mundo para participar en la última campaña de la guerra en el planeta Ruusan.[1]

Después de llegar, la nave Jedi fue atacada por un escuadrón de cazas Buzzard enviados por la Hermandad de la Oscuridad Sith. Una explosión ocasionó una apertura en un costado de la nave, y Rain cayó desde la grieta a los bosques varios metros abajo. La nave Jedi no pudo maniobrar en medio del ataque para intentar un rescate, de manera que Rain fue dejada atrás, y sus primos creyeron que había muerto. De hecho, la muchacha había logrado salvarse, y su caída fue suavizada por la espalda de una bouncer de pelo verde llamada Laa. Rain instantáneamente se hizo amiga de la criatura y pasó los días siguientes recuperándose de sus traumáticas experiencias con su nueva compañera.[1]

Ignorantes de la sangre que se derramaba en las batallas ocurridas a lo largo de Ruusan, Rain y Laa se aventuraron juntas a la campiña. Durante la sexta disputa por el control del planeta, los Señores Oscuros de la Hermandad Sith combinaron su poder para crear una tormenta de destrucción que arrasó todos los bosques en varias millas. Rain y Laa se vieron atrapadas en la radiación, pero la joven instintivamente se envolvió junto con Laa en una burbuja de energía de la Fuerza protectora. Fue entonces que Rain se dio cuenta de que realmente tenía potencial en la Fuerza, y albergó deseos de convertirse algún día en Caballera de la República Galáctica. No obstante, para su sorpresa, Laa profetizó que en lugar de eso Rain se convertiría en una poderosa Jedi Oscura. Rain, perpleja ante la predicción de Laa, se lanzó de un acantilado en un intento de suicidio, pero rápidamente levitó para salvar su vida tras decidir que su destino no estaba controlado por lo que la bouncer veía.[1]

Toque del lado oscuro

«¿Tienes idea de quién soy?»
«Eres un Sith.»
«¿No me temes?»
«No.»
«He asesinado a muchas personas. Hombres, mujeres…incluso niños.»
«Yo también soy asesina.»
―Darth Bane y Zannah durante su primer encuentro[fuente]
Zannah first kill.jpg

El primer homicidio de Zannah.

La destrucción masiva a lo largo de Ruusan provocó que muchos de los bouncers cayeran en un estado de locura y transmitieran imágenes de dolor y muerte por medio de la Fuerza a las mentes de los guerreros del Ejército de la Luz. Para terminar con su propio sufrimiento, los Jedi asignaron a dos de sus miembros, un Caballero llamado Petja y un acompañante, la tarea de eliminar a los bouncers y prevenir el esparcimiento del pánico dentro del ejército. Aunque Laa no había enloquecido tanto como otros miembros de su especie, Petja y su colega Jedi la mataron. Rain, que había estado montando en la bouncer, cayó abruptamente de espaldas. La muchacha, furiosa al percatarse de lo que había ocurrido, inconscientemente utilizó el lado oscuro de la Fuerza para rompler los cuellos de ambos hombres en represalia por el asesinato de su amiga. Entonces volvió al cadáver de Laa y se echó a llorar sobre él.[1]
Zannah Before Bane.JPG

Zannah se encuentra con su nuevo maestro

La tosca exhibición de ira por parte de Rain atrajo la atención de Darth Bane, un Lord Oscuro que secretamente había abandonado a la Hermandad de la Oscuridad y que desde entonces había recorrido los yermos de esa región de Ruusan. La manera en que Rain empleó la Fuerza para vengarse, así como la intrepidez que mostró ante la presencia de Bane le causaron impresión. Cuando él le preguntó a ella quién era, Rain al principio le dio su nombre de infancia, pero lo abandonó con premura por su nombre de nacimiento, Zannah, ya que, según ella creía, todos quienes la habían conocido como Rain estaban muertos. El fornido hombre se presentó como Darth Bane, el Señor Oscuro que restauraría la gloria perdida de los Sith.[1] Zannah inmediatamente lo distinguió por lo que era, y Bane reconoció que la joven tenía potencial para convertirse en su aprendiz.[3] Cuando él le dijo a la muchacha que era el responsable de la muerte de mucha gente—entre cuyos números se incluían mujeres y niños—Zannah confesó que ella, al igual que Bane, era igualmente una homicida. También admitió tras varias otras preguntas que no había recibido ningún entrenamiento formal en los caminos de la Fuerza, ni que poseía un entendimiento profundo del lado oscuro; no obstante, le dijo a Bane que todavía era joven, y que estaba dispuesta a aprender de él cómo utilizar su poder.[2]

La última batalla en Ruusan culminó con la aniquilación de los ejércitos Sith y Jedi tras la detonación de la bomba mental consumidora de vida de Lord Kaan, y Zannah y su nuevo Maestro se encontraban entre los pocos sobrevivientes. Ella lo acompañó a las cuevas donde Kaan y su hermandad habían luchado por última vez, y escuchó a Bane mientras le explicaba la importancia de la bomba. El primo de Zannah, Darovit, repentinamente apareció de otra cueva y equívocamente creyó que la joven había sido capturada por Bane tras verlos juntos. Darovit encendió una espada de luz de hoja carmesí y se preparó para atacar, provocando que Zannah hiciera explotar con la Fuerza el arma que empuñaba. Cuando Bane le preguntó a Zannah por la razón de perdonar la vida del muchacho, ella señaló que matarlo no significaría nada. Entonces, Zannah y su Maestro dejaron a Darovit junto con la bomba mental en las cuevas para preparar su partida de Ruusan.[2]

Prueba final

Zannah bane.JPG

Zannah y su nuevo Maestro, Darth Bane

«Dirígete a Onderon, te veré allá en diez días estándar. Después de que encuentre la tumba de Nadd en Dxun.»
«¿Cómo se supone que iré allá?»
«Eres mi elegida, la ungida heredera del legado de nuestra orden. Encontrarás una manera.»
«¿Y si no?»
«Entonces habrás demostrado que no eres digna de ser mi sucesora y buscaré otro aprendiz.»
―Darth Bane y Zannah[fuente]

En su prisa por marcharse del planeta, Zannah rápidamente aprendió de Bane la habilidad de canalizar la Fuerza para mantener e incrementar sus aptitudes físicas. Sin embargo, antes de que él la aceptase de forma oficial, ella pasó por una última prueba: encontrar un rumbo fuera de aquel mundo, y en diez días estándar reunirse con Bane en el planeta Onderon. Aunque al principio ella se mostró agaviada por Bane a causa de la asignación que le había dado, Zannah deambuló en busca de medios para lograr su misión, y se escabulló a bordo de un transbordador con cuatro humanos a bordo. Tomando nuevamente el nombre de Rain, Zannah fue tomada como una huérfana de la guerra y llevada a bordo de su nave, el Vigilia Estelar, donde recibió alimento y conoció a sus compañeros de vuelo. La mujer humana que tenía por nombre Irtanna, de quien Zannah sospechaba era soldado de alguna clase, consultó al otro adulto presente, un hombre humano llamado Bordon. Ellos ofrecieron que Rain se les uniera, pero ella no quiso y afirmó que necesitaba llegar a Onderon. Después de que insistiera en llegar a ese destino, los anfitriones de Zannah decidieron llevarla de vuelta a la Flota Republicana, donde sería calculado el destino de la joven.[3]

Zannah inmediatamente se vio conflictuada por las elecciones que ahora le correspondía tomar. Por un lado, ella ansiaba honrar su convenio con Darth Bane y reunirse con él en Onderon, donde él empezaría a ayudarla a conseguir su máximo potencial; mientras que por el otro lado, ella sentía un poco de interés en la oferta de Bordon, ya que se sentía sumamente exhausta por la ardua lucha que hasta ese momento había significado su vida, y consideró la tranquilidad que veía posible bajo esa decisión. También se dio cuenta de que si era entregada a la República, los oficiales terminarían descubriendo su sensibilidad en la Fuerza y también la existencia de su Maestro. No obstante, antes de que pudiera resolver este dilema, el hijo menor de Bordon, Wend, se acercó a hablar con Rain. Tras una breve conversación con el niño, Zannah cambió de parecer y decidió rechazar la propuesta de Bordon al darse cuenta de que la paz que él ofrecía no era más que una mentira; aunque eran felices, Bordon no tenía forma de protegerse a sí mismo o a su familia de un peligro real. Cuando Wend fue llamado para que acudiera a la cabina de la nave, Zannah aprovechó la oportunidad para buscar la forma de obligar a sus acompañantes a cumplir con su petición. Encontró una pistola bláster en el momento en que se acercó a ella el hijo mayor de Bordon, Tallo, y fue detenida por el muchacho en un intento de despojarla del arma. Bordon llegó y encontró a su hijo y a Zannah peleando, y entró en pánico al observar que ella usaba el bláster para perforar un agujero de tamaño considerable en el pecho del niño. A continuación, Zannah dio muerte a Bordon, y corrió hacia la cabina para impedir que Irtanna y Wend interfirieran. Después de ordenarle a la mujer que pusiera el piloto automático en curso para Onderon, Zannah asesinó a Irtanna y reveló su lealtad con los Sith antes de matar a Wend. Desde entonces, piloteó el Vigilia Estelar a Onderon por siete días para encontrarse con Darth Bane.[3]

ZannahRuleOfTwo.JPG

Bane y Zannah a mitad de su periodo activo

La llegada de Zannah precedió a la de Bane, y ella se vio obligada a hacer un aterrizaje forzoso muy dentro de los bosques de Onderon. Su presencia atrajo la de los Jinetes en Bestias del clan Skelda, guerreros que volaban grandes bestias con alas hacia intensos combates. Zannah fue rápidamente rodeada mientras salía del Vigilia Estelar, e intentó evadir la inevitable confrontación. Intentó escapar cuando ellos amenazaron a su nave, pero fue acorralada por su líder. Para sorpresa de éste, Zannah usó reflexivamente la Fuerza para que el hombre se desprendiera de ella como si resultado de una explosión fuese. Se dio cuenta de que la joven era una sensible a la Fuerza sin entrenamiento y le ofreció una última oportunidad para rendirse ante las probabilidades insuperables. Zannah, no obstante, reveló que no estaba sola—Darth Bane entonces apareció emergiendo desde el cielo sobre ellos, cabalgando una bestia con alas más grande que las que estaban bajo el mando del clan Skelda. Entonces miró atemorizada cómo su Maestro derrotaba con una sola mano a todo el clan, resistió las heridas casi fatales y se recuperó de éstas de modo instantáneo gracias a los crustáceos de orbalisk que veía que cubrían su cuerpo. El Señor Oscuro quedó sumamente impresionado porque Zannah había sobrevivido a las pruebas preliminarias que él le había puesto; entonces fue nombrada oficialmente su aprendiz, y con esto comenzó su entrenamiento real.[3]

Aprendiz de Bane

«Veo que hoy decidió darme dos lecciones, Maestro.»
―Zannah a Darth Bane[fuente]

El entrenamiento de Zannah tuvo lugar en el mundo de Ambria durante su mayor tiempo con Bane. Como deseaba mantener a su nueva orden oculta del panorama galáctico, Bane inculcó en Zannah cánones de discresión, paciencia e ingenuidad. Su primera lección fue la de domar a un neek salvaje—una criatura reptil originaria de Ambria, específicamente ubicada dentro del Lago Natth poseído por el lado oscuro—y llevar a la bestia domesticada a su campamento bajo su propia voluntad. Mientras se familiarizaba con los animales, Zannah pasó días ganándose la confianza de un neek en específico y, al hacerlo, se sintió atada emocionalmente a él, y lo trató casi como a una mascota. Finalmente, ella logró convencer al reptil de que la siguiera. Cuando ambos llegaron al campamento su Maestro se sintió complacido, pero entonces abruptamente rompió el cuello de la criatura por medio de la Fuerza y le ordenó a Zannah que colocara al animal muerto dentro de un balde que estaba cerca. Ella se dio cuenta en ese momento que la lección de su Maestro era doble: tener la panciencia para dominar a otro ser o criatura por medio de la astucia y hacerla obedecer la voluntad de quien le tuviese, y al mismo tiempo manteniendo un sentido de desprendimiento.[3]

Ambria FF11.jpg

La primera etapa del entrenamiento de Zannah ocurrió en Ambria.

Para cuando Zannah tenía catorce años, su entrenamiento había avanzando en el estudio de los caminos de los antiguos Sith. Aprendió a manipular el poder del lado oscuro a través de hechizos Sith que Bane había extraído del holocrón de Freedon Nadd, el cual había encontrado en su tumba durante su travesía a la luna selvática de Dxun. Bane confesó que no manejaba apropiadamente los conocimientos profundos de la magia Sith, y señaló que sus talentos se veían expresados en usos más elementales y naturales del lado oscuro de la Fuerza. Zannah, sin embargo, se sintió atraída por las enseñanzas de Nadd e inmediatamente comenzó a internalizar todo el conocimiento que podía. Mientras estudiaba la transcripción, Bane le advirtió que si ella alguna vez intentaba efectuar conjuros en su contra, él la destruiría.[3]

No mucho después, Zannah construyó su espada de luz de doble hoja personal. Su nueva arma personalizada incluía una empuñadura más larga que la promedio[3] y estaba motorizada por un juego de cristales sintéticos de sables de luz, uno de los cuales era conocido como Corazón de Bane.[7] De sus espada de luz emergían hojas que medían tres cuartos de un metro de longitud cada una,[5] que también soltaban una descarga eléctrica cuando el arma era utilizada por quienes no fueran sus dueños, cortesía de Corazón de Bane.[7] Zannah construyó su espada de luz de esa manera para comprensar las proporciones de su pequeño marco. Bane explicó que era esencial que ella escogiera un estilo de combate para su arma, uno que gastara lo mínimo de energía posible y que hiciera al máximo posible su resistencia en las batallas, creando lo que describía como "defensa impenetrable" del Soresu.[3]

La voluntad de su Maestro

«La República mantiene a los Jedi bajo vigilancia. Establece el control e impone el orden a lo largo de miles de mundos. Pero si la República cae, surgirá un grupo de nuevos gobiernos interestelares y organizaciones galácticas. Es mucho más fácil manipular y controlar a un solo enemigo que a veinte. Es por esa razón que debemos buscar a grupos separatistas radicales, identificar a los que tienen el potencial de convertirse en verdaderas amenazas, y entonces motivarlos a que ataquen antes de prepararse. Es necesario que los explotemos y los enemistemos con la República. Debemos permitir que nuestros adversarios se debiliten mutuamente mientras nosotros nos ocultamos y fortalecemos. Un día la República caerá y los Jedi serán exterminados; sin embargo, tal hecho no ocurrirá hasta que hayamos adquirido esa potestad.»
―Darth Bane[fuente]
Tarsus Valorum-TEA.jpg

Tarsus Valorum, Canciller Supremo de la República Galáctica.

Para el 990 ABY, Zannah se había convertido en más que una aprendiz Sith; ahora era un instrumento de la voluntad de Darth Bane. Debido a que la armadura de orbalisk del Señor Oscuro le impedía moverse en público sin ser visto, Bane se vio obligado a recurrir en Zannah como principal vía de contacto con el mundo exterior.[5] Para continuar con su clandestina agenda Sith, la adolescente fue enviada en una variedad de misiones secretas diseñadas para forzar a los enemigos de los Sith a entrar en un conflicto abierto con la República Galáctica, en cuya fuerza superior contaba Darth Bane para eliminar aquellas amenazas que consideraba menores.[3] Entre las asignaciones destacaban actos que lentamente reducían los números de los Jedi, de modo que con el tiempo, la habilidad de la Orden para responder con eficiencia a una súbita crisis masiva se disminuyera.[8]

Una de sus misiones incluyó la explotación de un grupo de disidentes en el planeta Serenno conocido como el Frente de Liberación Anti-República. Bajo la identidad falsa de "Rainah", Zannah se convirtió en la amante de uno de los miembros más influyentes del frente, el twi'lek Kelad'den. Ella convenció al lethano de realizar un atentado contra la vida del Canciller Supremo Tarsus Valorum, quien tenía pautado visitar Serenno en una misión diplomática. El intento de asesinato fue frustrado y terminó con la muerte de cuatro operarios del frente. Zannah fue detenida por los miembros sobrevivientes, Cyndra y Paak, quienes confiscaron su espada de luz y la llevaron a que conociera al líder de la organización, Hetton. Allí, la muchacha utilizó su hechicería para enloquecer a Cyndra, provocando que la mujer chiss se extrayera a sí misma los ojos y balbuceara incoherentemente. Como represalia, Paak atacó a Zannah con una vibrocuchilla, y la joven convocó su espada de luz como acto de defensa. Después de usar la Fuerza para romper sus ataduras, Zannah se burló de Paak, quien procedió a apuntarla con un bláster. Ella desvió el primer disparo y redirigió el segundo a la cabeza de su agresor, matándolo al instante. Hetton, que había estado observando desde cerca, quedó impresionado por Zannah y la reconoció como una Lord Sith; entonces él le confesó que había ansiado durante toda su vida conocer a una persona como ella. Hetton le reveló a Zannah que había usado todos sus recursos para recolectar una gran cantidad de artefactos del lado oscuro y el conocimiento de las últimas tres décadas. El interés de la muchacha se acrecentó cuando Hetton habló de una antigua Señor Oscuro de los Sith de nombre Belia Darzu, de quien se creía que había dominado la creación de holocrones Sith, una habilidad que hasta ese momento ignoraba el Maestro de Zannah. Durante su conversación, Zannah se enteró de que Hetton empleaba a ocho Asesinos Sombríos que actuarían a disposición de la Lord Sith si ésta aceptaba tomar a Hetton como su aprendiz. Zannah accedió, aunque no con seriedad; pues planeaba utilizar a Hetton y eventualmente extraerle la información que dirigiría a su Maestro a la fortaleza de Belia Darzu en el planeta Tython, donde esperaba descubrir el secreto de la creación de holocrones.[3]

Zannah recibió una tarjeta de datos que contenía la suma del conocimiento de Hetton. Entonces llevó al hombre y a sus lacayos umbaranos a Ambria, para atacar a su Maestro. Aunque los asesinos atraparon desprevenido a Bane, no estuvieron a la altura del Señor Oscuro, y éste mató al grupo de ocho hombres rápidamente antes de asesinar a Hetton, sucesos que tuvieron lugar mientras Zannah observaba. Ella esperaba que Bane le pidiera una explicación de sus actos, pero en lugar de eso, el Sith la agredió bajo la creencia de que lo había traicionado. Zannah sufrió severas heridas antes de finalmente poder revelar que solo había formado una alianza con los atacantes de Bane con el fin de obtener el secreto de la creación de holocrones. En ese momento, Bane detuvo su ataque y le permitió a Zannah que presentara la tarjeta que contenía la ruta hiperespacial hacia Tython. La joven también expresó su confianza con respecto a la habilidad de Bane para vencer a sus asaltantes. Cuando le presentó a Zannah un escenario que terminaba con su propia derrota, Zannah respondió que él hubiera merecido la muerte al demostrarse indigno del puesto de Señor Oscuro de los Sith.[3]

Misión al Templo Jedi

«¿Rain? ¿Qué estás haciendo aquí?»
―Darovit reconoce a Zannah en los Archivos Jedi[fuente]
Jedi temple.jpg

La misión de Zannah a Coruscant incluía la infiltración del Templo Jedi.

Mientras Bane viajaba a Tython, Zannah recibió la tarea de infiltrarse en los Archivos del Templo Jedi de Coruscant. El Señor Oscuro le había conseguido a Zannah un alias en la forma de una ex pádawan llamada Nalia Adollu, a la que Zannah se parecía bastante físicamente. Ella se dedicó a estudiar el perfil de Adollu por una semana, así como el de su Maestro Jedi pyn'gani, Anno Wen-Chii, hasta que logró memorizarse todos los detalles de ambos individuos. Zannah también pudo fabricar una coartada que aseguraba que Wen-Chii requería que Adollu investigara material relacionado con una rara forma de vida parasitaria nativa de su planeta de origen, Polus; en realidad, Zannah estaría buscando en la gran extensión de los Archivos Jedi información relacionada con orbalisks, las criaturas cuyos carapachos formaban la armadura impenetrable de Darth Bane. Para completar su engaño, Zannah también practicó un hechizo Sith que podía cubrir su aura del lado oscuro con uno de luz. Trabajó diligentemente en la perfección del hechizo, pero a pesar de sus mejores esfuerzos, su verdadero propósito ocasionalmente se manifestaba. Zannah solo podía ansiar que su poder no le fallara una vez que estuviera en presencia de los Jedi.[3]

Tras llegar a la capital galáctica a bodo de la nave estelar Loranda, Zannah oroyectó su aura falso del lado luminoso y entró sin obstáculos en el Templo Jedi. Tras eso se dirigió a los Archivos y, bajo la identidad de Nalia Adollu, se reunió con el bibliotecario en jefe, Barra-Rona-Ban. Zannah había contactado previamente al bibliotecario para avisarle de su visita, y recibió del hombre una tarjea de datos que contenía varios materiales de referencia para que le ayudaran en su investigación. Ella procedió a la cuarta sala de los Archivos—la sección dedicada al estudio zoológico—para comenzar su búsqueda de cualquier información sobre orbalisks. Tras días de tediosa investigación, la joven no pudo encontrar ningún dato conclusivo, hasta que una noche Zannah descubrió una tesis titulada Una examinación y exploración de un organismo muy peligroso y resistente. Su falso aura del lado luminoso titubeó por su emoción en aquel momento, y antes de que pudiera controlarse, fue reconocida por su primo Darovit, la última persona a la que esperaba encontrarse en Coruscant.[3]

Tan sorprendida de verlo a él como él a ella, Zannah pasó de estar impresionada a furiosa cuando Darovit le dijo que había alertado a los Jedi de la continua existencia de los Sith. Después de que ella copiara la tesis en su tarjeta de datos, Zannah tomó a su primo por el brazo y le aconsejó que la acompañara a Tython para advertirle a Darth Bane. Ella dirigió a Darovit a una sección distinta de los Archivos, donde accedió a otra computadora y encontró una adecuada ruta hiperespacial hacia el mundo del Núcleo Profundo, y copió la información también en su tarjeta de datos. Entonces, ella y Darovit abadonaron el Templo, abordaron el Loranda, y huyeron de Coruscant. Mientras se dirigían a Tython, el primo de Zannah intentó repetidas veces alejarla del sendero del lado oscuro, aunque no tuvo éxito. Eventualmente, ella le respondió a Darovit estrangulándolo con la Fuerza, y le advirtió que el hecho de que su Maestro necesitaba de sus habilidades de curación era lo único que impedía que ella lo matase. Ella terminó por soltarlo y lo amenazó con destruir su mano restante si él continuaba molestándola.[3]

Confrontando al enemigo

Salvando a Darth Bane

Misión cumplida

Camino a la Maestría

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar