Wikia

Star Wars Wiki

Czulkang Lah

23.680páginas en
la wikia
Discusión2
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva Orden Jedi.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
«Él es el padre de Tsavong Lah. Un viejo guerrero feroz y aterrador, y maestro de guerreros. Es como el Garm Bel Iblis de los yuuzhan vong.»
Tycho Celchu[fuente]

Czulkang Lah fue alguna vez uno de los más grandes maestros de guerra de los yuuzhan vong, un héroe de su especie y un experimentado comandante responsable de desarrollar muchas de las tácticas que la casta de los guerreros de los yuuzhan vong usó durante la invasión de la galaxia. Como maestro de guerra, Lah fue responsable de dirigir a los guerreros y la flota yuuzhan vong, y se opuso al ataque planeado a la Nueva República y otras zonas de la galaxia. Por esta razón, la relación de Czulkang Lah con su vástago, Tsavong Lah, se volvió tensa, pues padre e hijo estuvieron en desacuerdo sobre el asunto. Eventualmente Czulkang fue derrocado de su posición por Tsavong y se resignó a una vida como maestro, enseñando estrategias a jóvenes guerreros yuuzhan vong. El otrora maestro de guerra vivió así por años, y era viejo y físicamente decrépito cuando comenzó la invasión en el 25 DBY. Desanimado por su mala fortuna, el anciano guerrero solamente deseaba dirigir guerreros en batalla una vez más.

Dos años después del inicio de la invasión, Tsavong Lah le ofreció a su padre el mando de una flota de gran tamaño para asaltar Borleias, un planeta que había sido arrebatado a los yuuzhan vong por elementos de la Fuerza de Defensa de la Nueva República. Con su sueño finalmente realizado, Lah bloqueó el sistema Pyria y mantuvo a Borleias en un constante estado de sitio. El viejo guerrero pronto recibió inteligencia indicando que la guarnición de la Nueva República estaba desarrollando una superarma, conocida como el Proyecto Starlancer, por lo que decidió iniciar una estrategia de observación hasta poder determinar la extensión de las capacidades de sus oponentes. Sin embargo, Tsavong Lah estaba monitoreando el progreso de su padre, y revocó el plan de hacer una campaña larga, pues demandó un asalto total para destruir la guarnición y su superarma, lo que terminó en una derrota desastrosa. Entonces persistió un estancamiento en el sistema, hasta que finalmente en antiguo maestro de guerra y su oponente, el general Wedge Antilles, se enfrentaron en una prologada batalla final. Durante el último choque sobre Borleias, Lah fue superado y murió, pues su nave insignia fue embestida por el Acorazado Estelar clase Ejecutor Lusankya.

Biografía

Ascenso y caída de un maestro de guerra

«Me opuse a ti años atrás porque me opuse a venir a esta galaxia y atacar a estos infieles.»
―Czulkang Lah a Tsavong Lah en el 27 DBY[fuente]

Nacido en el Dominio Lah, Czulkang Lah se convertiría en uno de los más grandes héroes militares de los yuuzhan vong. Un hábil táctico y estratega, Lah eventualmente ascendió al rango de maestro de guerra, el coordinador de la Casta de los Guerreros, segundo solamente detrás del Supremo Soberano en su mando sobre los guerreros yuuzhan vong. Czulkang tuvo un hijo, Tsavong Lah, que se convertiría en un respetado guerrero por méritos propios.[3] Con el paso de los años, Lah se sometió a una multitud de heridas cicatrizantes, costumbre de los yuuzhan vong, que sus facciones eran casi negras de tantos tatuajes; conforme envejeció, los tatuajes y cicatrices ocultaron los signos de la edad en su frágil persona.[2] Su experiencia y prestigiosa reputación le dieron respeto y notabilidad a otros guerreros que sirvieron bajo su mando. Como maestro de guerra, a Czulkang Lah se le dio la tarea de dirigir a la casta de los guerreros durante la inminente invasión a la galaxia,[3] que los yuuzhan vong habían viajado por milenos para alcanzar.[4]

Al igual que el Supremo Soberano Quoreal, Czulkang Lah se opuso a la invasión, y se rehusó a creerle al nuevo gobernante de los yuuzhan vong, Shimrra del Dominio Jamaane, quien dijo que la galaxia estaba lista para ser conquistada.[4] La resistencia al ataque de Czulkang Lah provocó que la relación con su hijo Tsavong se volviera muy tensa, y finalmente Tsavong usurpó el puesto de su padre y asumió el rango de maestro de guerra. Sospechoso político y amenazado por la misma suerte que había sufrido Quoreal, el anciano guerrero fue salvado por la intervención de su hijo, pues Tsavong Lah se aseguró de que su padre pudiera lograr una posición como instructor militar de jóvenes guerreros yuuzhan vong. Por su parte, Czulkang no le tuvo ninguna mala voluntad a su hijo, aunque su relación se volvió tirante. Aunque apático y deprimido con su posición como maestro, incapaz de dirigir soldados o experimentar una batalla, Lah con frecuencia era llamado maestro de guerra, así como varios otros honoríficos, como respeto al ilustre personaje que había sido.[3]

Maestro

«Soy viejo. Si no fuera por mi armadura aumentada, apenas podría moverme. Sufro dolores que no tienen nada que ver con las marcas que me he hecho a lo largo de los años. Y aquí soy poco más que un prisionero honrado, incapaz de dirigir, y mi hijo me ruega que no muera.»
―Czulkang Lah[fuente]

Lah enseñó estrategia militar por años, protegido por la reputación de Tsavong, que finalmente coordinó y llevó a cabo la invasión de la galaxia con una cadena de éxitos. La edad avanzada de Czulkang Lah afectaba gravemente su visión, y lo obligaba a vestir armadura Vonduun Skerr Kyrric para proteger su cuerpo decrépito. A pesar de sus años, las lecciones en estrategia y los artes de la guerra de Czulkang Lah se volvieron legendarias. Las cicatrices administradas por el otrora maestro de guerra durante sus intensas sesiones de enseñanza se llegaron a conocer como pozos de Czulkang Lah, que aplicaba a los estudiantes que proporcionaban respuestas incorrectas, timidez o cobardía. Si un guerrero tenía pocas de estas cicatrices se consideraban una marca de honor, por haber estudiado con el venerable estratega. Sin embargo, si un guerrero tenía muchas marcas, se probaba así que carecía de inteligencia. Una de las luminarias de Czulkang Lah fue el Comandante Supremo Maal Lah,[3] que ayudó al Maestro de Guerra Tsavong Lah en el cerco y captura de Coruscant, la capital de la Nueva República.[5]

Tanto fue el éxito de Tsavong, que poco después de la conquista de Coruscant Czulkang incorporó las estrategias que su hijo había empleado para capturar el planeta en sus clases militares. El uso de una pantalla de naves de refugiados al llegar a Coruscant, lo que obligó a la Flota de Defensa de la Nueva República a elegir entre dispararle a los civiles o permitir que avanzaran los yuuzhan vong fracturó al Senado de la Nueva República y a sus fuerzas armadas. A bordo de la Koros-Strohna del Dominio Lah sobre el planeta conquistado Myrkr, Czulkang Lah dio una lección sobre la estrategia de su hijo a una clase inaugural de guerreros, pues creía que era vital que ellos comprendieran las extensiones a las que el enemigo acudiría para defenderse. Lah mencionó que la Nueva República estaba fracasando porque no había entendido que el sufrimiento individual no era importante. Sin embargo, esta lección en particular fue interrumpida por la llegada de Tsavong, que se hizo una propuesta a su padre.[3]

El dilema de Borleias

«Cuando Borleias caiga, mantendrás tu mando y las historias de nuevas hazañas serán añadidas a tu leyenda, como debe ser.»
Tsavong Lah a su padre[fuente]

El sistema Pyria era un importante cruce hiperespacial, y el mismo Tsavong Lah había supervisado su captura antes de la invasión de Coruscant. En una rápida respuesta a la victoria de Lah, elementos de la Tercera Flota de la Nueva República, al mando del afamado estratega corelliano Wedge Antilles, habían viajado desde su capital perdida para llevar a cabo un ataque súbito a Borleias, el principal planeta del sistema. Antilles y sus fuerzas recapturaron Borleias para realizar una acción de retaguardia que le permitiría a la desarticulada administración de la Nueva República recuperarse del caos posterior a la caída de Coruscant. El hijo de Czulkang Lah había enviado al comandante Wyrpuuk Cha para retomar el planeta, pero las fuerzas de la Nueva República habían aplastado a la flota de Lah con la ayuda del Lusankya, un Acorazado Estelar clase Ejecutor. La rápida destrucción de la flota de Cha y el descubrimiento de planos de un arma desconocida en la luna Pyria VI hicieron que Tsavong Lah creyera que Borleias tenía una gran importancia para la Nueva República.[3]

Sin embargo, el maestro de guerra estaba sufriendo la traición de sus asistentes y era necesario en otros teatros de la guerra. Por lo tanto, en vez de él mismo dirigir la campaña para reconquistar Borleias de las manos de Antilles, Tsavong decidió ir con su padre y ofrecerle el mando de la operación. Considerando su deseo de lograr una vez más la victoria en batalla, Czulkang Lah le informó a su hijo que sólo aceptaría el mando si él podría continuar dirigiendo fuerzas después de su victoria en el sistema Pyria. Al principio Tsavong dudó en permitir que el padre a quien él había usurpado el puesto asumiera una posición tan prominente en la casta de los guerreros, pero el viejo guerrero lo persuadió de que no le tenía rencor por haberlo destronado y que simplemente deseaba una razón para continuar viviendo. Al final le agradeció a Tsavong por ir en persona, y reparó hasta cierto punto la tensa relación entre ambos. Lah entonces se preparó para asumir el mando de una flota que incluía una de las pocas mundonaves Koros-Strohna en buen estado, la del Dominio Hul. Ahora, como comandante supremo,[4] Czulkang Lah regresó a la guerra.[3]

El bloqueo del sistema Pyria

«Los recursos que están empleando, tácticas que no puedo explicar, todo sugiere que algo está sucediendo ahí. Necesito alguien que vaya allá, desentierre el misterio y después destruya la guarnición…y lo haga de tal forma que nuestra vergüenza se olvide y la suya sea legendaria.»
Tsavong Lah[fuente]

La flota de Czulkang Lah se acercó al sistema Pyria desde la dirección de Arkania. La llegada del comandante supremo fue rápidamente detectada por los Jedi Jaina Solo y Kyp Durron y el Star Destroyer clase Imperial I Rebel Dream, pero esto no le importó a Lah; la Koros-Strohna del Dominio Hul estaba protegida por una gran fuerza de naves capitales. Imitando las tácticas de su hijo en Coruscant, Lah decidió sondear la respuesta del enemigo, y envió una pequeña fuerza de tres cazas yorik-et y una fragata. Al acercarse a Borleias, la fragata soltó veintitrés cautivos al vacío, y Czulkang Lah observó entonces la respuesta de los defensores. Mientras las fuerzas de la Nueva República lidiaban con los cautivos en peligro, Lah llevó la Koros-Strohna deldominio Hul a una órbita distante, más allá del cuerpo planetario más lejano de Pyria. Ahí tuvo una audiencia con Charat Kraal, un piloto yuuzhan vong. Los miembros del Dominio Kraal, los defensores originales de Borleias, habían sido completamente derrotados por el primer asalto de Antilles, y Charat Kraal había asumido el mando de los yorik-ets y guerreros restantes, reaprovisionados por los restos de la flota de Wyrpuuk Cha. Después de amasar este grupo de guerreros y pilotos, Kraal había llevado a cabo una campaña de acoso y reconocimiento contra las fuerzas de la Nueva República.[3]

A pesar de sus dudas iniciales sobre Kraal y sus tácticas de guerrilla, Lah se impresionó con la cantidad de información que el piloto había reunido. Kraal le informó al viejo guerrero que había Jedi presentes en Borleias, incluyendo a Jaina Solo y el famoso Luke Skywalker. La presencia de Solo era de interés particular para Czulkang Lah, pues la elusiva Jedi era considerablemente deseada por el maestro de guerra. La intención de Tsavong Lah era que Solo se uniera en cautiverio a su hermano gemelo Jacen Solo, pues tenía el plan de que los dos hermanos lucharan entre sí, satisfaciendo así un juramento religioso que les había hecho a los dioses yuuzhan vong a cambio de Coruscant. Consciente de la importancia de Solo para su hijo, Lah indultó a Kraal y le otorgó un ala completa de yorik-ets y la orden de capturar a la Jedi. Kraal le pudo dar a Lah inteligencia adicional, pues descubrió lo que parecía ser la construcción de una superarma de la Nueva República, conocida como Proyecto Starlancer, en la superficie de Borleias.[3] Kraal especuló que la instalación de Biótica de Alderaan en Borleias, alguna vez el retiro privado del general Imperial Evir Derricote,[6] era el equivalente de la Nueva República de una instalación de modeladores, donde científicos de la Nueva República estaban creando la misteriosa tecnología Starlancer. El reporte de Kraal guiaría las siguientes acciones de Czulkang Lah en el sistema Pyria.[3]

WarMasterTsavongLah.JPG

El hijo de Czulkang Lah, Tsavong.

Dos días después de su llegada, Lah envió escuadrones de yorik-ets para observar a los "pipefighters" de los que Kraal había hablado en su reporte, que según él eran los componentes principales del Proyecto Starlancer. El antiguo maestro de guerra no tenía intención de realizar un ataque precipitado a las fuerzas de la Nueva República y su arma enigmática hasta que estuviera seguro de haber medido correctamente a su enemigo, y cuando conociera totalmente cualquier sorpresa que Antilles estuviera preparando. Lah también tenía la idea de familiarizarse con las capacidades tácticas de su oponente. Por ello, en vez de un ataque frontal, Lah coordinó una operación quirúrgica para capturar a Solo, utilizando al Proyecto Starlancer como su blanco señuelo de manera irónica, pues los pipefighters también eran sólo señuelos. Antilles fue atrapado por sorpresa por el intento de captura de Solo. El espía de los yuuzhan vong en la base de la Nueva República, Tam Elgrin, pudo informarle a sus superiores del momento del despegue de Solo, por lo que cuando el escuadrón de Solo y otros tres se movieron en posición con los cuatro pipefighters y los escoltaron a varias posiciones en el espacio de Pyria, Lah despachó ocho escuadrones de yorik-ets, dos para cada pipefighter y el escuadrón que lo estuviera protegiendo. Mientras los pilotos yuuzhan vong se enfrentaban con sus contrapartes de la Nueva República, Lah maniobró dos interdictores yuuzhan vong para que se posicionaran para emboscar y atrapar a Solo. Mientras tanto los pipefighters, que resultaron ilesos pues no eran el blanco del ataque, dispararon una descarga láser de un metro de ancho hacia el espacio profundo en dirección a Coruscant.[3]

Sin embargo, el ataque a Solo no resultó según lo planeado, pues no solamente los cazas de la Nueva República pudieron alejar a Solo de los interdictores hacia una zona de relativa seguridad, devastando a los yorik-ets al hacerlo, sino que cuando la Jedi regresó a la escaramuza para rescatar a un compañero piloto los yuuzhan vong tampoco pudieron capturarla. Con un interdictor destruido, el segundo, influenciado con la Fuerza por el Maestro Jedi Kyp Durron, fue atrapado en su propia singularidad gravítica y obliterado. La operación de Lah fue así frustrada, pues llegaron nuevas fuerzas de la Nueva República y derrotaron a sus cazas restantes.[3] Mientras tanto, el Proyecto Starlancer cumplió el efecto planeado, pues aunque la descarga láser disparada hacia Coruscant fue relativamente inútil, una nave de guerra de la Nueva República oculta en las afueras del sistema Coruscant disparó sin ser detectada hacia la Koros-Strohna del Dominio Dal,[3][2] la nave insignia de Tsavong Lah, que se encontraba en órbita sobre el planeta. Por lo tanto, para los ojos de Tsavong Lah, el disparo láser del Proyecto Starlancer llegó hasta Coruscant desde el sistema Pyria y, aunque dañó mínimamente la gigantesca nave de Lah, el maestro de guerra reunió a varios de sus asesores, incluyendo a Maal Lah, viejo estudiante de Czulkang Lah, para debatir sobre la amenaza.[3]

La información falsa que se le había filtrado a Tam Elgrin había llegado hacia el maestro de guerra. El reporte de Elgrin sugería que el Proyecto Starlancer no solamente era una superarma de potencia masiva, capaz de destruir las pocas Koros-Strohna restantes, también que obtenía su energía de un cristal lambent gigante, una perversión de la biotecnología yuuzhan vong. Enfurecido y nervioso por el proyecto, Tsavong Lah contactó a su padre por medio de villip, revocó las objeciones del viejo guerrero, basadas en la estrategia de analizar y comprender totalmente al enemigo, y ordenó un ataque masivo sobre Borleias. Czulkang Lah desaprobó por completo las órdenes de su hijo, pues la falta de información sobre Antilles y sus capacidades era desalentadora para el viejo guerrero. Cuando Tsavong dijo que de cualquier forma sus órdenes deberían ser llevadas a cabo, Lah le dio a su hijo una severa mirada de desaprobación que hizo que el maestro de guerra diera un paso atrás de la impresión. Sin embargo, Lah no mencionó verbalmente su desagrado, para no minar la autoridad del maestro de guerra, y se preparó para el ataque.[3]

Asalto y fracaso

«No ofreceré consejo. Eres Czulkang Lah. Los aplastarás a pesar de su estado de preparación.»
Tsavong Lah antes del enfrentamiento[fuente]

Lah aterrizó dieciséis grupos de fuerzas terrestres en Borleias, incluyendo soldados reptoides chazrach y gigantescas criaturas de asedio rakamat, a unos cuantos cientos de kilómetros de la base de la Nueva República para que convergieran en la instalación y la destruyeran. Como Antilles adivinó correctamente, muchos de los grupos eran señuelos para obligar al general a dividir su atención con la esperanza de que no pudiera determinar la ubicación del punto de repliegue real de Czulkang Lah. El comandante supremo no sabía que sensores terrestres de la Nueva República estaban monitoreando todos los movimientos de sus tropas. Un día después del aterrizaje de su ejército, Lah envió la orden de atacar, y sus naves capitales se dirigieron a Borleias. El anciano guerrero contactó a su hijo y le informó del enfrentamiento; naves de la Nueva República estaban enviando sus cazas hacia el planeta, pues habían detectado el acercamiento de las fuerzas terrestres. La única respuesta de Tsavong Lah fue alabar la habilidad de su padre, pero Lah no se tranquilizó. Temeroso del fracaso, se armó de valor y envió sus naves de guerra y escuadrones de yorik-ets a un ataque a las fuerzas de la Nueva República, que permanecían en órbita geosincrónica sobre el planeta. En la superficie, sus tropas y rakamats continuaban acercándose a la base, apoyadas por cazas y atacadas persistentemente por escuadrones enemigos.[3]

El abrumador número de tropas a su disposición, miles de chazrach con cientos de york-ets que los apoyaban, hizo que el viejo guerrero pensara que podría abrumar fácilmente la defensa de Antilles, pues el implacable avance hacia la base de la Nueva República apenas era frenado por los ataque enemigos. Los doce escuadrones de la Nueva República que defendían la instalación se retiraron a la base ante el incontenible avance yuuzhan vong. Lah llevó a sus fragatas y naves capitales más cerca de la batalla, todas avanzando con el mismo ritmo hacia su blanco. Las fuerzas de la Nueva República para entonces ya habían perdido tanto terreno que se encontraban amasadas en un radio de un kilómetro de su base, con las fuerzas de Czulkang Lah rodeándolas, apretadas entre las selvas del planeta. Antilles entonces le ordenó a sus naves capitales iniciar un bombardeo de saturación contra las fuerzas concentradas de Lah. El Lusankya, la nave que había aplastado la flota de Wyrpuuk Cha, y el Rebel Dream, así como otras naves de la Nueva República en órbita, obliteraron a la mayoría de las tropas de Lah durante cuatro minutos de bombardeo orbital con turboláser. Impresionado por esta táctica, cuyo despliegue él nunca llegó a considerar, Czulkang Lah ordenó la retirada. Sin embargo, esta retirada pragmática no abatió la ira del guerrero; habiendo elegido culpar al mayor espía de los yuuzhan vong, el Ejecutor Nom Anor, por no haber informado al mando militar yuuzhan vong con una información tan crucial sobre las habilidades de los Star Destroyers, Lah sin embargo se vio obligado a reportar los sucesos de la batalla a su hijo.[3]

Asedio

«Es un honor presentarme ante usted de nuevo. Y encontrarlo participando en trabajo que beneficie a los dioses y a su estatus.»
Harrar a Czulkang Lah[fuente]

El viejo guerrero encontró su fracaso desconcertante y embarazoso, pero de cualquier forma continuó el asedio del sistema Pyria. Sus cazas después combatieron en un enfrentamiento contra el Star Destroyer clase Imperial Mon Mothma mientras escoltaba a un transporte Gallofree Yards de la Nueva República recién llegado, el Reckless Abandon, y sus escuadrones de cazas estelares. Los pilotos de yorik-ets no pudieron impedir la llegada de los refuerzos a Borleias, aunque Lah tenía sus propios refuerzos dirigiéndose al sistema. Tsavong Lah había despachado a su viejo amigo Harrar, a quien ya conocía el viejo guerrero, para llevarle ayuda a Czulkang Lah en su campaña en Borleias. Aunque Harrar, un sacerdote de la Secta del Engaño, había llevado fuerzas terrestres y más cazas para incrementar las tropas de Lah, su verdadera tarea era capturar a Jaina Solo, que los seguía evadiendo. Tsavong Lah le indicó a su padre que ayudara a Harrar de todas las formas posibles para asegurar la rápida captura y cautiverio de la Jedi. Czulkang Lah entonces puso a Charat Kraal y su ala de cazas al mando de Harrar durante una breve audiencia a bordo de la Koros-Strohna del Dominio Hul, en una cámara que permitía la vista espacial de la campaña. Colaboradores de la Brigada de la Paz también fueron a ayudar a Czulkang Lah en sus esfuerzos contra Antilles, usando su familiaridad con la tecnología de la Nueva República para escuchar las comunicaciones del general de la Nueva República.[2]

Rebel Dream art.jpg

Wedge Antilles, el oponente de Czulkang Lah, pilotando su X-wing durante la batalla por Borleias.

Poco después de la llegada de Harrar, Lah inició otro ataque contra la guarnición de Antilles. Sus naves capitales se desplazaron hacia la base de la Nueva República, bombardeando los escudos que la protegían. El asalto, que no incluía tropas terrestres, tenía la intención de impedir que la guarnición tuviera un respiro. Cruceros ligeros y sus complementos de cazas atacaron la base, mientras otras de las naves de Lah atacaron al Lusankya en órbita. Los escudos de la instalación sufrieron así un duro castigo de las armas de las naves de Lah. Mientras Charat Kraal y Harrar preparaban otro intento por capturar a Solo, la Jedi y sus tácticas destruyeron uno de los cruceros matalok que estaba bombardeando la base, dando mayor crédito a los rumores de que Solo era una encarnación de Yun-Harla, la diosa yuuzhan vong del engaño y las trampas. Poco después el ataque fue cancelado, pues la pérdida del matalok fue considerada muy importante. Sin embargo, durante el asalto los yuuzhan vong infiltraron otro espía a la guarnición de Borleias, con la misión de destruir el cristal lambent masivo que tanto Tsavong como Czulkang Lah creían que pronto sería instalado en los pipefighters y usado para destruir la Koros-Strohna. No obstante, el espía fue descubierto y asesinado antes de que pudiera descubrir que el Proyecto Starlancer era falso.[2]

Las fuerzas de Lah continuaron el asedio a Borleias, fortalecidas continuamente por nuevos refuerzos, y la defensa de la Nueva República gradualmente se desgastó. Muchas de las naves capitales de la Nueva República habían sufrido fuertes daños, y el cansancio y la fatiga en la guarnición de Antilles permitían que se coordinaran y llevaran a cabo ataques frecuentes, cada uno con menor resistencia que el anterior. El sistema Pyria estaba repleto con minas dovin basal, que interceptaban a las naves de la Nueva República que salieran del hiperespacio, y tenían instrucciones de perseguir naves que los yuuzhan vong consideraran amenazas. Por ello, cuando el Halcón Milenario, el carguero ligero pilotado por Han Solo, regresó al espacio de Pyria, los dovin basals reconocieron la firma gravítica de la nave y la persiguieron junto con un escuadrón de yorik-ets, pero sin éxito. Sin embargo, la estrategia de que los dovin basals identificaran y persiguieran a las naves después resultaría contraproducente para Czulkang Lah. Aunque para Czulkang Lah parecía que el Lusankya había sido muy dañado durante el curso de la larga campaña, las naves capitales de la Nueva República habían sido dañadas, la instalación bombardeada, y sus escuadrones de cazas estelares diezmados, los defensores de Borleias persistían. Sabiendo que un ataque final expulsaría a la Nueva República del planeta, Lah y Antilles aprestaron sus fuerzas para la batalla final de la campaña de Borleias.[2]

El enfrentamiento final

«Demasiadas mentes astutas, aunque sean herejes, me han derrotado.»
―Czulkang Lah[fuente]

El prólogo para la última batalla fue anunciado por la partida en masa de cazas estelares de la Nueva República de Borleias, junto con vehículos Starlancer, uno de los cuales sí había sido equipado con un cristal lambent. Czulkang Lah sintió que tenía la manera de derrotar al Proyecto Starlancer y aquellos que lo escoltaban, pues había hecho entrenar a muchos pilotos para que pudieran combatir sin la coordinación usual de un yammosk—criaturas que usaban los yuuzhan vong para supervisar y comunicarse con sus fuerzas. Lah por ello estaba confiado en que los escuadrones de cazas de élite que protegían a los pipefighters serían abrumados y aplastados. No obstante, los yuuzhan vong que pilotaban los yorik-ets tenían la instrucción de no lastimar a Jaina Solo. Antilles comenzó a evacuar la instalación, y el Lusankya salió de su órbita. Los colaboradores de la Brigada de la Paz que le habían aconsejado a Lah y le habían entregado actualizaciones sobre el estado de la guarnición mostraron inmediatamente que se habían enterado de información falsa cuando el Lusankya despachó su complemento de cazas, escuadrones que le habían dicho al viejo guerrero que se encontraban en la superficie del planeta. Como castigo, Lah le ordenó a su asistente Kasdakh Bhul que transfiriera a los asesores de la Brigada de la Paz a una nave yuuzhan vong, matara a uno de ellos por el error, y siguiera matándolos uno por uno por cada vez que sus errores tuvieran un coste para el anterior maestro de guerra. Al mismo tiempo que el Lusankya entrara a la batalla, otro Star Destroyer de la Nueva República, el al parecer ligeramente armado Ventura Errante, salió de su órbita; Czulkang Lah ordenó que dos matalosk lo destruyeran mientras su fuerza amasada de 210 yorik-ets descendía sobre los vehículos Starlancer. Sin que lo supiera Lah, muchas de las baterías de turboláser y cañones de iones del Lusankya habían sido transferidas al Errant Venture. En una descarga de fuego concentrado, el Errant Venture destruyó a los dos mataloks antes de que sus comandantes se dieran cuenta de lo que pasaba, y saltó al hiperespacio.[2]

Czulkang Lah recibió con agitación esta desconcertante noticia, así como la información de que Kraal y sus pilotos habían destruido los pipefighters pero se habían equivocado al estimar la ubicación de los escuadrones que los defendían. Las cosas ya se estaban moviendo más allá del control del viejo guerrero. El Lusankya llevó a cabo un microsalto hacia la Koros-Strohna del Dominio Hul, dejando atrás a sus cazas para que supervisaran la evacuación del planeta. Cuando el Acorazado Estelar fue sacado del hiperespacio por las minas dovin basal, continuó acelerando hacia la Koros-Strohna de Lah. De manera inesperada, la fuerza de élite de cazas estelares que había protegido a los vehículos Starlancer, incluyendo a Solo y Skywalker, surgieron del hiperespacio acompañando a la gigantesca nave de guerra. Al mismo tiempo que Lah despachaba oleadas de yorik-ets contra el Acorazado Estelar y su pantalla de cazas espaciales, el Halcón Milenario disparó misiles hacia el campo de minas dovin basal, y esos misiles estaban acondicionados para transmitir la misma señal gravítica que el carguero ligero que los lanzó. Por lo mismo, los dovin basals comenzaron a perseguir a los misiles. Czulkang permaneció confiado en ese momento, pues en sus despliegues tácticos el análisis del Lusankya indicaba que la nave caza vez sufría más daños, y aunque la habilidad de los cazas estelares que la protegían eran tanta que Lah ordenó que el rikyam de la nave grabara la batalla para analizarla después, él sabía que la defensa del Acorazado Estelar disminuía gradualmente. En la superficie de Borleias cayó la base de la Nueva República, pues finalmente fue destruida por el fuego constante de las naves de Lah. Guerreros aterrizaron en el lugar, y obligaron a que el último miembro de la Nueva República en la base, el mismo Wedge Antilles, escapara de las ruinas de su base. Cumpliendo sus órdenes, Czulkang Lah le había reconquistado Borleias a la Nueva República.[2]

Mientras el Lusankya continuaba acercándose hacia la Koros-Strohna del viejo guerrero, Lah pudo observar a través de la lente de su nave el daño que estaba siendo infligido al Acorazado Estelar, pues éste comenzó a soltar trozos de su superestructura bajo el fuego concentrado de la flota yuuzhan vong. Notando que los cazas estelares enemigos estaban defendiendo ferozmente los propulsores del Lusankya, La dedujo que la nave tenía la intención de embestir su Koros-Strohna. Su ayudante, Bhul, no llegó a esta conclusión, y el anciano guerrero golpeó con ira a su subordinado, burlándose de su falta de inteligencia. Sin embargo, Czulkang Lah no pudo comprender la verdadera naturaleza de la estrategia de embestida, pues oculta dentro del Acorazado Estelar se encontraba una larga lanza de metal, un arma diseñada únicamente para empalar y destruir la Koros-Strohna del Dominio Hul. Sin conocer esto, Lah ordenó la destrucción de los propulsores del Lusankya para que la nave fuera incapaz de llegar hasta su nave insignia, y que continuara el ataque a la nave de guerra y su complemento de cazas estelares. Mientras tanto, Kraal dirigió un intento para capturar a Jaina Solo, pero se vio obligado a lidiar con un guerrero que se rehusó a seguir órdenes en u propia unidad, pues un piloto del Dominio Hul trató de matar a la Jedi. La persecución de Kraal degeneró en caos, pues los pilotos de yorik-ets estaban siendo engañados por las firmas gravíticas falsas de los misiles, el sacerdote Harrar salió de la Koros-Strohna para unirse al enfrentamiento. Sin que lo supieran los yuuzhan vong, solo en realidad se encontraba cerca del Lusankya, no como pensaban llevando a Kraal y a sus cazas a través de un campo de minas dovin basal. Lah observó el breve encuentro, supuestamente entre Kraal y su presa, pero ni el otrora maestro de guerra ni el piloto del Dominio Kraal comprendieron en engaño. El misil que estaba transmitiendo la frecuencia gravítica del caza estelar de Solo golpeó el yorik-et de Kraal a alta velocidad, matándolo y finalizando con la persecución a la Jedi.[2]

Muerte

«Guarda silencio, hijo mío, y ten en cuenta que mis últimas palabras fueron reservadas para ti. Que te vaya bien, y que los dioses sonrían sobre ti, como alguna vez lo hicieron sobre mi.»
―Czulkang Lah[fuente]
LucyAgainstTheDiamondsInTheSky.JPG

El Lusankya en su curso de colisión con la nave insignia de Czulkang Lah.

La Koros-Strohna del Dominio Hul incrementó su defensa, pero para entonces Lah se había puesto nervioso e incómodo por no tener información que explicara la conducta del Lusankya. También se alarmó por la atención que las fuerzas de la Nueva República le estaban dando a su nave insignia, así como la obvia ausencia de varias de las naves de guerra de Antilles. Sabiendo que una Koros-Strohna era un recurso demasiado valioso para ser desperdiciado, el anciano guerrero ordenó la retirada a pesar de las dudas de sus subordinados. Bhul lo distrajo, pues descubrió la protuberancia con forma de aguja en la proa del Acorazado estelar. Lah rápidamente determinó su propósito, y quiso saber cómo marchaba la retirada. Sin embargo, su masiva nave insignia aún no estaba preparada, por lo que más yorik-ets fueron enviados a prevenir la llegada del Lusankya; sin embargo, éstos fueron rechazados por la llegada del Mon Mothma, que encendió sus generadores de pozos de gravedad e inició un bloqueo de yammosk, impidiendo así que la Koros-Strohna partiera y causando desorden en las fuerzas yuuzhan vong.[2]

Los subordinados de Lah comenzaron a maniobrar la nave insignia para alejarla del Interdictor, pero las minas dovin basal que perseguían los falsos Halcones Milenarios salieron del hiperespacio en ese momento, impidiendo que la mundonave pudiera escapar de la lanza del Lusankya. El Errant Venture también regresó y atacó la nave insignia; Czulkang Lah supo que iba a morir, así que le ordenó a Bhul que activara el villip unido con el de su hijo. Lah le informó a Tsavong de la caída de Borleias, a la cual su hijo respondió positivamente, mas también le dijo al maestro de guerra de su derrota inminente. Tsavong se confundió y trató de protestar, pero el viejo guerrero silenció a su hijo y le dedicó sus últimas palabras al maestro de guerra, invocando el favor de los dioses para que protegieran a su hijo mejor que a él. Momentos después, con un movimiento de la cabeza, Czulkang Lah dio al orden de abandonar la Koros-Strohna. Él estaba parado en la cámara de la cámara de visibilidad cuando la punta de la lanza del Lusankya impactó la mundonave, terminando así con la larga vida del guerrero.[2]

Legado

«Y las bajas que sufrimos por la captura de Yuuzhan'tar fueron enormes. Las dos primeras oleadas fueron aniquiladas y la tercera, aunque victoriosa, fue diezmada. Después de eso, Borleias fue una victoria muy costosa—más, a mi juicio, de lo que valía el planeta. Tu propio padre murió.»
―El Supremo Soberano Shimrra reprende al Maestro de Guerra Tsavong Lah[fuente]

Ante la noticia de la muerte de su padre y la total destrucción del Dominio Hul, Tsavong Lah quedó impactado y consternado, incapaz de entender esta súbita pérdida y sin estar seguro sobre si los dioses lo amaban o lo despreciaban.[2] El maestro de guerra apeló ante el Supremo Soberano Shimrra por la oportunidad de atacar nuevamente a la Nueva República, que estaba dando tumbos, pero el gobernante de los yuuzhan vong citó la muerte de Czulkang Lah al rehusarse a la petición del maestro de guerra. La pérdida del Domunio Hul fue un golpe poderoso al recientemente instaurado Imperio Yuuzhan Vong, y el fallecimiento del viejo guerrero fue sentido vivamente por la casta de los guerreros. Al año siguiente, Tsavong Lah se unió a su padre en la muerte.[7] El sacerdote Harrar, que escapó al enfrentamiento final sobre Borleias y posteriormente desertó al lado de sus enemigos, creyó que Czulkang Lah había estado distraído durante la campaña por la presencia de Jaina Solo, y que su obsesión por capturar a la Jedi había sido la ruina del anterior maestro de guerra.[4]

Personalidad y rasgos

«Tan pronto como ustedes desapasionadamente se ponga sobre aquellos a quienes están dispuestos a enviar a una muerte cierta, tomarán un paso más hacia la sabiduría estratégica.»
―Czulkang Lah[fuente]

La precaución de Czulkang Lah la que fue su perdición. No solamente le costó primero su posición de maestro de guerra, también fue un factor en su eventual derrota y muerte. Al tener tanta fe en la información disponible, Lah no se dio cuenta de que sus espías estaban siendo engañados y que el Proyecto Starlancer no era nada más que un señuelo.[3][2] Su estrategia a largo plazo de comprender las capacidades de Antilles le otorgó a su oponente el tiempo que necesitaba que la campaña de Borleias lograra los objetivos de la Nueva República. Esto, unido a su necesidad de capturar a Jaina Solo, fue la manera en que el antiguo maestro de guerra había provocado su derrota mucho antes de que ésta ocurriera.[2] Irónicamente, el viejo guerrero con frecuencia predijo su fracaso en el sistema Pyria, pues las circunstancias dictaron que entrara en combate antes de que él se sintiera preparado adecuadamente.[3][2]

Tycho Celchu, el segundo al mando de Antilles, comparó a Czulkang Lah con Garm Bel Iblis, un táctico contemporáneo de la Nueva República conocido por su habilidad militar, y ciertamente Lah era un dotado estratega. Sin embargo, en Borleias se encontró combatiendo a un enemigo cuyas tácticas eran sorpresas constantes, y cuya tecnología pudo superar a la suya propia.[3][2] Pragmático en sus retiradas,[3] e inmutable en el fragor de la batalla,[2] Lah había obtenido con justicia el respeto de los yuuzhan vong, incluso después de oponerse a la invasión.[3] A menudo despreciaba o se burlaba de aquellos a quienes enseñaba o con quienes combatía,[3][2] pero el anciano guerrero era sin embargo humilde, rehusándole a los otros yuuzhan vong el derecho de referirse a él como maestro de guerra.[3] Por encima de todo lo demás, a Czulkang Lah le atraían las artes de la guerra; asombrado de las capacidades se su oponente, se detuvo y admiró la innovación de Antilles aún mientras el Lusankya le provocó la muerte.[2]

Entre bastidores

«¿Cómo Es Que Czulkang Lah Tenía Una Reputación Militar Formidable? ¡Los Yuuzhan Vong Estuvieron Entre Galaxias Sin Enemigos Que Combatir Durante Mucho Tiempo!»
―FAQs en el website de Aaron Allston[fuente]

Czulkang Lah fue presentado en Enemy Lines I: Rebel Dream de Aaron Allston como un importante protagonista yuuzhan vong y contraparte de Wedge Antilles, un personaje prolífico en las obras de Star Wars de Allston. El padre de Tsavong Lah, un villano predominante en la larga serie de La Nueva Orden Jedi, la muerte de Czulkang Lah al final de la Bilogía Enemy Lines sirvió para ilustrar los cambios de fortuna de Tsavong Lah, cuyo personaje también es desarrollado en las dos novelas de Allston.[3][2] En The Unifying Force, la última novela de la serie, el sacerdote yuuzhan vong Harrar comenta brevemente sobre Czulkang Lah, y se refirió al anciano guerrero como un comandante supremo en el tiempo de la campaña de Borleias. El rango exacto de Lah nunca fue divulgado, por lo que esto fue un retcon que dio luz al estatus del guerrero.[4]

En el website personal de Allston, el autor contestó una serie de preguntas que le hicieron los lectores de sus novelas. Una de esas preguntas es sobre Czulkang Lah, pues a Allston se le preguntó cómo fue que Lah pudo obtener respeto como un hábil líder militar si los yuuzhan vong aún no habían combatido contra la Nueva República y todavía se encontraban viajando en el Vacío Intergaláctico, sin enemigos a los cuales enfrentarse. Allston hipotetizó que Czulkang Lah obtuvo su reputación por medio de ejercicios militares, batallas contra posibles especies que vivían en el Vacío Intergaláctico, y en acciones contra yuuzhan vong disidentes. Como esta información no ha sido publicada en ningún material oficial de Star Wars, no es canónica.[8]

Apariciones

Fuentes

}}

Notas y referencias

Enlaces externos

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wikia aleatoria