Fandom

Star Wars Wiki

Cad Bane

24.526páginas en
el wiki
Crear una página
Discusión1 Compartir
Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 
«Cad Bane a vuestro servicio. Aceptaré cualquier trabajo... por el precio justo. »
―Cad Bane[fuente]
Cad Bane fue un cazarrecompensas duros del planeta Duro que se forjó la reputación de ser el mejor, más eficaz y mortífero mercenario de la galaxia durante las Guerras Clon. Aunque trabajó para numerosos clientes, su lealtad siempre permanecía en última instancia al mejor postor. Bane empleaba numerosas variedades de armas y aliados para asegurarse siempre del recibimiento de su pago, y se convirtió en un líder dentro de su campo de acción tras la muerte de Jango Fett al inicio de la guerra. Su reputación atrajo la atención del Conde Dooku e incluso el Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious. Trabajando para Sidious, Bane robó un holocrón Jedi del Templo Jedi para acceder a una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza de la galaxia. Tras robar un Cristal Kyber de memoria del Maestro Jedi Bolla Ropal en Devaron y obligando al Caballero Jedi Anakin Skywalker a abrir el holocrón, Bane fue enviado a secuestrar a cuatro niños de la lista. A pesar de todo, fue detenido por Skywalker y su Padawan, Ahsoka Tano, aunque Bane escapó de los Maestros Jedi Obi-Wan Kenobi y Mace Windu llevándolos a una trampa en su escondite, la Estación Black Stall.

Más adelante Bane fue contratado por el señor del crimen Jabba el Hutt y el Gran Consejo Hutt para sacar al tío de Jabba, Ziro el Hutt, de una prisión de Coruscant. Formando un equipo de cazarrecompensas para ese trabajo, Bane atacó el Edificio Ejecutivo de la República y capturó a diez miembros prominentes del Senado Galáctico, usándolos como rehenes para obligar al Canciller Supremo Sheev Palpatine a liberar a Ziro. Tras haber asegurado la liberación de Ziro, Bane lo llevó ante el Consejo Hutt. Cuando Ziro escapó de su custodia en Nal Hutta, Bane fue contratado de nuevo para seguir el rastro del criminal. Aunque llegó tarde a Teth para capturar a su objetivo con vida, Bane tuvo que enfrentarse a los Maestros Jedi Obi-Wan Kenobi y Quinlan Vos, logrando escapar de ambos.

Tras sacar a la mente criminal Moralo Eval del Centro de Detención Judicial Central de la República, Bane se convirtió en candidato para formar parte del complot de Eval para secuestrar al Canciller Palpatine para el Conde Dooku y la Confederación de Sistemas Independientes. Bane entró en la competición de Eval conocida como la Caja, y pasó a formar parte de los cinco cazarrecompensas contratados para llevar a cabo el secuestro. Bane fue seleccionado personalmente por el Conde Dooku para liderar la misión, junto a los cazarrecompensas Embo, Twazzi, Derrown y Rako Hardeen. Todos ellos viajaron a Naboo para capturar al Canciller Palpatine durante el Festival de la Luz. A pesar del éxito de Bane para secuestrar al Canciller, Dooku le traicionó, habiendo pretendido que las acciones de los cazarrecompensas sólo fuesen una distracción en su propio intento de secuestrar al Canciller. Abandonado por Dooku, Bane fue derrotado por Hardeen, quien resultó ser Obi-Wan Kenobi, quien se había hecho pasar por Hardeen para sabotear los planes de Eval.

Biografía

Vida temprana

Inicios

Cad Bane fue un cazarrecompensas duros nacido en el planeta Duro en el 73 ABY. Con el paso del tiempo, Bane se forjó una gran reputación como cazarrecompensas, y tras la muerte de Jango Fett en la Batalla de Geonosis, en el inicio de las Guerras Clon, Bane se convirtió en uno de los mejores cazarrecompensas de la galaxia. Como tal, fue contratado por numerosos clientes, incluyendo la Confederación de Sistemas Independientes y Jabba el Hutt.

Trabajando para Darth Maul

Antes del 32 ABY, Bane fue contratado por el Aprendiz Sith Darth Maul para que le ayudase en la búsqueda de la Padawan Eldra Kaitis, a quien la criminal Xev Xrexus iba a subastar en una localización secreta. Bane, junto a los cazarrecompensas Aurra Sing, Vorhdeilo y Troo-tril-tek; acudió a Nar Shaddaa para reunirse con Maul. Allí, él y Aurra Sing salvaron al zabrak asesinando a un grupo de criminales que le habían emboscado. A continuación, Bane informó a Maul de que él y sus compañeros habían encontrado un modo de localizar la subasta de Kaitis y de acceder a ella. Poco después, ante una alerta de Aurra, Bane instó a Maul y a sus compañeros a abandonar el lugar antes de la llegada de los Jedi.

AurraBaneMaul.PNG

Cad Bane y Aurra Sing se reúnen con Darth Maul en Nar Shaddaa.

El grupo avanzó hasta un carguero que había pertenecido a la Banda Haddrex, y Bane aseguró que sus miembros habían pretendido asistir a la subasta de Kaitis. Maul no confió en la información de Bane, y el duros se limitó a responder que su información, también había sido contrastada por los propios droides de Maul. Luego, Bane informó de que ante la falta de cooperación de la Banda Haddrex, él y sus compañeros habían asesinado a los tripulantes de la nave, dejando únicamente de una pieza a su droide de protocolo, FE-B3. Al ser amenazado, el droide reveló la localización de la subasta y los códigos de acceso para acceder a ella. Por eso, Bane, Maul y los cazarrecompensas pusieron rumbo al Sistema Drazkel.

De camino a su destino, mientras Maul meditaba, Aurra dijo a Bane que tenía un mal presentimiento acerca de Maul, puesto que el zabrak parecía muy capacitado, de modo que la cazarrecompensas no entendía para qué los necesitaba. Bane aconsejó a Aurra que mantuviera sus sospechas, puesto que les ayudarían a sobrevivir, y respondió que pensaba que Maul les había contratado más bien como cebo que como aliados. No obstante, Bane creía que a pesar de todo podían hacerse ricos si sabían aprovechar las circunstancias. Al llegar a la subasta, Bane y sus compañeros permanecieron entre el público, del cual formaban parte el pirata Hondo Ohnaka, Grakkus el Hutt y Lom Pyke entre otros; y escucharon hablar a Xev Xrexus.

Bane habló de malos modos a un trandoshano, y cuando Aurra le preguntó si estaba buscando pelea, Bane contestó afirmativamente, argumentando que era inevitable una pelea tarde o temprano. Poco después, Maul se escabulló hacia la celda en la que estaba retenida Eldra Kaitis, desconcertando a Aurra y Bane.

Guerras Clon

Trabajando para Darth Sidious

Robando un holocrón Jedi
Cad Bane: «Para conseguir un holocrón, tendría que irrumpir en el Templo Jedi. Es imposible, por no decir mortal. »
Sidious: «Tal vez su reputación haya sido sobrevalorada. »
Cad Bane: «Quiero un caza estelar con armas de élite y dispositivo de camuflaje. Oh, y el triple de mi tarifa habitual.»
Sidious: «El precio no es un problema. También le daré las herramientas necesarias para entrar en el Templo.»
Cad Bane: «Tenemos un trato entonces.»
―Cad Bane y Darth Sidious [fuente]
Sidious hiring Bane.png

Cad Bane es contratado por Darth Sidious.

En el 21 ABY, Bane fue contratado por Darth Sidious, pero antes de llevar a cabo su encargo Bane tuvo que demostrar primero sus habilidades en una misión en el corazón de la República Galáctica: el Edificio del Senado. Allí, Bane localizó a Ord Enisence, un Maestro Jedi al que Darth Sidious quería eliminar y que se encontraba lejos de Coruscant luchando contra los separatistas. Tras matar a Enisence, Bane logró una recompensa de un millón de créditos que los separatistas habían ofrecido por un Jedi. Bane llevó el cuerpo de Enisence hasta su apartamento de Coruscant, en un hotel de los bajos fondos. Allí, Sidious contactó personalmente con él para darle su misión real: robar un holocrón de los Archivos del Templo Jedi. Sidious quería un holocrón para acceder a un Cristal Kyber de memoria que contenía una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza de la galaxia. El cristal estaba custodiado por Bolla Ropal; y el Sith también contrató a Cad Bane para conseguir el cristal. Al principio, Bane creía que infiltrarse en el Templo Jedi era imposible, pero cuando Sidious cuestionó su reputación, Bane aceptó la misión, aunque exigió un caza estelar de élite y cobrar el triple de su tarifa habitual. Sidious aceptó esos términos y le proporcionó planos del Templo.

Como preparación para la operación, Bane contrató a Cato Parasitti y preparó a su droide asistente, Todo 360, para el trabajo. Mientras Bane trabajaba en Todo en su apartamento, mintió al droide afirmando que sólo estaba haciendo trabajos de mantenimiento, cuando en realidad estaba instalando un explosivo en el droide. Cuando Parasitti llegó al apartamento, ella y Bane examinaron los datos de Ropal proporcionados por Sidious. Aunque Parasitti cuestionó los motivos por los que iban tras el Maestro Ropal, Bane contestó informando a Parasitti de su misión actual — robar un holocrón del Templo Jedi. A pesar de la información de Sidious, Bane aún requería la ayuda de Todo — además de la ayuda de un agente infiltrado en el Templo. Pasa eso, Bane hizo que Parasitti, una clawdite, adoptara la forma del cuerpo de Ord Enisence. Bane dio un comunicador a Parasitti para estar en contacto, y aunque Parasitti cuestionó los planes de Bane, él mantuvo la calma y afirmó que tendría éxito. Luego, los cazarrecompensas se dirigieron al Templo Jedi y pusieron su plan en marcha. Bane y Todo ascendieron hasta una cornisa del Templo, cercana al techo del edificio. Con Parasitti en un ordenador de los Archivos Jedi, Todo fue capaz de localizar un punto débil en el tejado del edificio, abriendo una apertura en el escudo de seguridad con su dedo.

Bane y su droide entraron a través de la brecha y se introdujeron en el sistema de ventilación, por donde descendieron hasta un pasaje amplio y vertical que estaba siendo bloqueado por un ventilador. Parasitti guió a Todo hasta el panel de control, y el droide desactivó el ventilador antes de que Bane muriera entre sus aspas. Tras pasar entre las aspas, el droide reactivó accidentalmente el ventilador gracias a un sensor de movimiento. Sin embargo, Parasitti desconectó el ventilador, y con el camino despejado, el dúo continuó por el viaducto hasta la Bóveda de los Holocrones, que estaba protegida por una densa red láser. Al contactar de nuevo con Parasitti, Bane notó un cambio en la voz de su compañera, puesto que la clawdite había asumido la forma de la bibliotecaria Jedi Jocasta Nu. Oyendo a los Jedi que iban en su busca, Bane esperó impacientemente hasta que Parasitti desconectó la red láser. Mientras Bane desconectaba el sistema de protección de los holocrones, Todo desactivó los restos del láser de la entrada de la bóveda.

BaneHolocronChamber-HH.png

Bane entra en la Bóveda de los Holocrones con los Jedi distraídos por Parasitti y Todo 360.

Bane hizo ir a Todo hasta el centro de comunicaciones del Templo ordenándole alejar a los Jedi de la bóveda, pero esas no eran sus intenciones — sino que quería hacer explotar la bomba que había instalado en Todo. Parasitti, mientras tanto, fue capturada por Ahsoka Tano y reveló el objetivo de Bane a los Jedi. Perdiendo el contacto con su compañera, Bane no pudo desbloquear el acceso a los holocrones. Por eso, hizo explotar una bomba en el dispositivo de bloqueo de los holocrones, pudiendo ahora acceder a ellos. El cazarrecompensas se escondió de los Jedi que se acercaban — Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi, quienes supieron de la existencia de Bane gracias a Tano. Bane hizo explotar a Todo en el centro de comunicaciones del Templo, y el par de Jedi se dirigió rápidamente hacia allí. Bane entró entonces en la bóveda de los holocrones y extrajo un holocrón de su lugar de almacenamiento. Se lo guardó en un bolsillo y se vistió con una túnica Jedi para pasar sin ser visto por los Archivos del Templo.

A pesar de ver a Parasitti apresada por Tano y la verdadera Jocasta Nu, Bane no hizo nada para intentar rescatar a su compañera, y agachó la cabeza prosiguiendo su camino. Bane escapó del Templo sin ninguno de sus cómplices, dejando a Parasitti bajo custodia de los Jedi y con Todo habiendo explotado.

Triunfo en Devaron
Anakin Skywalker: «No tienes a donde huir, cazarrecompensas.»
Cad Bane: «Yo no me preocuparía por eso, Jedi. Si activo este control, la esclusa se abrirá y ella será succionada hacia la nada. ¿Crees que puedes matarme y salvarla antes de que sea empujada al espacio? Es una forma horrible de morir. Además, ¿no es la negociación la senda del Jedi?»
Anakin Skywalker: «¿Qué es lo que quieres?»
Cad Bane: «Este holocrón contiene información por cuya obtención he sido pagado. Yo no puedo abrirlo, pero tú sí. El último Jedi que lo tuvo no quiso abrirlo. Espero que no cometas el mismo error. »
―Anakin Skywalker y Cad Bane negocian la apertura de un holocrón a cambio de la vida de Ahsoka Tano [fuente]
Bane tortures Ropal.png

Bane tortura a Bolla Ropal para obligarlo a abrir un holocrón.

Bane se dirigió a Devaron junto a una flota de fragatas estelares clase Munificiente, y allí consiguió capturar al Maestro Jedi Bolla Ropal, apoderándose del Cristal Kyber de memoria que el Jedi poseía. Cuando supo que una flota de la República Galáctica liderada por el Resuelto se acercaba, Bane se dio cuenta de que Cato Parasitti le había traicionado, y ordenó a sus fragatas ponerse en formación defensiva. Al llegar Bane a una fragata junto a Ropal prisionero, la flota de Bane, cedida por el virrey Nute Gunray de la Federación de Comercio, fue emboscada por las fuerzas de Anakin Skywalker. Ordenando a sus droides de combate que hicieran saltar al hiperespacio la fragata, Bane se dirigió a la celda de Ropal, puesto que sólo un Jedi podía abrir el holocrón que él había robado y combinarlo con el Cristal Kyber de memoria. Sin embargo, el Resuelto dañó los impulsores de la fragata para que no pudiera saltar al hiperespacio, atrapando a Bane en el Sistema Devaron. Al ser informado de ello, Bane se preguntó en voz alta qué estaban tramando los Jedi.

Aunque Bane torturó a Ropal con descargas eléctricas, el Maestro Jedi continuó negándose a abrir el holocrón. Sin ser de utilidad para él un prisionero que no cooperaba, Bane ordenó a su subordinado droide que aumentara la intensidad de las descargas eléctricas, matando al Maestro Jedi. Bane consideró el asesinato como un pequeñó revés en su objetivo de abrir el holocrón, y aún necesitaba a un Jedi para ello. Volviendo al puente de la fragata, Bane fue contactado por un molesto Gunray, que estaba enfadado por que cuatro de sus naves hubieran sido destruidas. Bane no mostró interés por las pérdidas; sabía que Darth Sidious valoraba más la información del cristal de memoria kyber, y creía que el Lord Sith compensaría a Gunray por sus pérdidas. A medida que Skywalker y Ahsoka Tano irrumpían en la fragata de Bane, el cazarrecompensas rechazó enviar refuerzos al combate — para sorpresa de sus droides y de Gunray. Aunque Gunray exigió que Bane le transfiriese toda la información y abandonase su plan antes de que los Jedi recuperasen el holocrón, Bane respondió que no podía enviar la información, y que quería obligar a Skywalker y Tano a abrir el holocrón, motivo por el cual les había dejado abordar la nave. Terminando su conversación con Gunray, Bane dio órdenes a sus droides, instándolos a borrar los bancos de memoria de la fragata, a activar la autodestrucción de la nave y a transferirle todos los controles de la fragata a su dispositivo de muñeca.

Dejando a sus droides de combate para defender el puente, Bane escapó por un conducto de ventilación momentos antes de que Skywalker, Tano, el capitán clon Rex y otros soldados clon llegasen y capturasen el puente tras hacer frente a los droides. En una cubierta de artillería, Bane reunió a varios droides de combate B1 y superdroides de combate B2, pretendiendo que distrajeran a los clones mientras él alejaba a los Jedi. Con los droides en posición, Bane atrajo a los Jedi y a los clones — quienes habían descubierto el cuerpo sin vida de Ropal en una celda — hasta la cubierta de artillería. Cuando éstos llegaron a la sala oscurecida, Bane encendió las luces y reveló a sus fuerzas, ordenando que abrieran fuego contra los clones. Durante la lucha, Bane se magnetizó al suelo y desactivó la gravedad artificial de la sala. Los Jedi y los clones se alzaron del suelo, mientras que los droides de combate, también magnetizados al suelo, siguieron disparando. Bane centró sus ataques en Skywalker, quien se abrió paso hasta él, obligando al cazarrecompensas a alejarse de él. Luego Bane abrió fuego contra los clones, matando a varios de ellos. Sin embargo, Skywalker pronto volvió a enfrentarse a Bane, sorprendiéndolo por la espalda y quitándole el holocrón mediante un golpe rápido. Justo cuando Skywalker iba a coger el holocrón, el droide astromecánico R2-D2 activó de nuevo la gravedad artificial, haciendo que todo el mundo cayera al suelo.

BaneTorturesAhsoka.jpg

Bane electrocuta a Ahsoka Tano para tenerla como rehén.

Bane recuperó el holocrón y disparó a un soldado clon todavía magnetizado al techo, manteniendo a Skywalker ocupado salvando la vida al clon mientras él huía. Ahsoka persiguió a Bane, y la Padawan cayó en su trampa. Llevando a Tano hasta un corredor sin salida lejos de Skywalker, Bane bloqueó el acceso a su Maestro activando un escudo de rayos tras ella. El primer disparo de Bane fue desviado por Ahsoka hacia uno de sus guanteletes, pero Bane consiguió dar un golpe que hizo caer el sable de luz de Ahsoka de la mano de la Padawan. Antes de poder disparar de nuevo, Tano agarró a Bane por el brazo y lo tiró al suelo. Bane impidió que Ahsoka pudiera recuperar su sable de luz con la Fuerza agarrándola por el tobillo y sometiéndola a una descarga eléctrica que la dejó inconsciente. Bane recogió el holocrón y puso a Tano unas esposas aturdidoras diseñadas especialmente para Jedi. Cuando Tano se despertó, Bane le quitó su trenza de Padawan como trofeo. Mientras los dos hablaban, Bane electrocutó a Ahsoka para apremiar a Skywalker y que éste se acercase a ellos más deprisa. Entonces puso a Tano frente a una escotilla que daba al espacio exterior, presurizada únicamente por un escudo de rayos. Tras saber que Skywalker se estaba acercando, Bane activó otro escudo de rayos frente a Ahsoka, dejándola atrapada en la escotilla, y sabiendo que la Padawan podría servirle para negociar.

Skywalker entró en la sala encontrándose a Ahsoka a merced de Bane, y el cazarrecompensas exigió a Skywalker que desbloquease el cristal de memoria, amenazando con abrir una escotilla y lanzar a Tano al espacio para que muriera. Con la vida de su Padawan en peligro, Skywalker apagó su sable de luz y abrió el holocrón de Bane con la Fuerza, combinándolo con el cristal kyber de memoria para que éste pudiera ser leído. Cuando Bane cogió de nuevo el holocrón, Skywalker rápidamente recuperó su sable de luz y el de Tano y destruyó a los superdroides de combate B2 que protegían a Bane. Como respuesta, Bane abrió la escotilla, manteniendo a los Jedi ocupados mientras él huía con la ayuda de sus cohetes propulsores. Bane contactó con Gunray y le informó de que había accedido con éxito al cristal. Aunque Gunray le ofreció un medio de escape a cambio de recibir la información del cristal, Bane se negó a ello. Con su propio plan para escapar, Bane avanzó hasta un hangar donde se encontró con varios soldados clon luchando contra droides de combate para acceder a una lanzadera clase-Sheathipede. Mientras observaba la lucha, Bane fue confrontado por los soldados Denal y Koho. El cazarrecompensas mató a Denal y a Koho, robando la armadura del primero de ellos y fingiendo ser un clon.

BaneAhsoka.jpeg

Bane mantiene retenida a Ahsoka para amenazar a Skywalker.

Para convencer a Skywalker y Tano de que él era Denal, Bane disparó al cadáver de Denal vestido con su propia ropa. Los Jedi atestiguaron la acción de Bane, y pensaron que el cazarrecompensas había muerto a manos de Denal, sin sospechar cuando Bane subió a bordo de su lanzadera disfrazado de soldado clon. Cuando hubieron escapado, la nave explotó, y Skywalker afirmó que aún sentía a Bane en la Fuerza a pesar de que el cazarrecompensas había muerto. Tras regresar al Resuelto con los Jedi y los clones, Bane bajó de la lanzadera junto a los demás y discretamente se separó del grupo, aunque dejando un rastro de sangre verde en la lanzadera como consecuencia de una herida. Tano siguió a Bane para recomendarle que fuese a la enfermería, y cuando se acercó lo suficiente, descubrió que éste no era un clon. Bane golpeó a Tano y subió a bordo de un caza torrente V-19, noqueando a varios soldados clon en el camino. Skywalker saltó sobre el caza activado de Bane y consiguió quitarle el casco, revelando su verdadera identidad. Sin embargo, Bane hizo despegar al caza y Skywalker cayó al suelo, y a continuación se dirigió a los anillos hiperespaciales. Así, Bane saltó al hiperespacio y escapó de los Jedi. El asesinato de Ropal le hizo un millón de créditos de parte de los separatistas.

Raptando sensibles a la Fuerza
Obi-Wan Kenobi: «Sólo es cuestión de tiempo que encontremos el holocrón. No compliques tu situación.»
Cad Bane: «¿Y qué vais a hacer Jedi, torturarme?»
Mace Windu: «Creo que el miedo a quien te ha empleado supera tu miedo a nosotros.»
— Obi-Wan Kenobi, Cad Bane y Mace Windu[fte.]
BaneWeeMahtee-CotF.png

Bane se prepara para secuestrar a un bebé sensible a la Fuerza.

Al volver a la Estación Black Stall, Bane informó a Darth Sidious de su éxito en desbloquear el cristal y preguntó si el Lord Sith le necesitaba para algo más. Sidious, encomendó a Bane un nuevo trabajo: capturar a cuatro bebés sensibles a la Fuerza cuyos nombres y localización contenía el cristal, y a continuación llevarlos hasta el remoto planeta Mustafar, donde Sidious planeaba experimentar con ellos para construir su propio cuerpo de espías sensibles a la Fuerza. Bane aceptó el trabajo, consciente de que eso supondría nuevos ingresos para él, y usando la nave que Sidious le había regalado, Bane capturó al bebé nautolano Zinn Toa en el planeta Glee Anselm. Viajando a continuación a Rodia, Bane se vistió de Jedi y fingió pertenecer a la Orden Jedi para no llamar la atención. Así, Bane se reunió con la madre rodiana Mahtee Dunn, cuyo hijo Wee Dunn era sensible a la Fuerza. Contradiciendo las afirmaciones del Maestro Jedi Bolla Ropal acerca de que su hijo no tendría que dirigirse al Templo Jedi hasta pasado un tiempo, Bane engañó a la madre afirmando que había unos impostores secuestrando a bebés sensibles a la Fuerza por toda la galaxia, motivo por el cual debía llevarse a Wee Dunn a Coruscant antes de tiempo.

Al encontrarse con dificultades para convencer a Mahtee de que le entregase a su hijo, Bane hipnotizó a la madre y la obligó a cumplir sus exigencias. Preparado para escapar con el joven Dunn en sus brazos, Bane fue testigo de la llegada del Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi — quien había sido enviado para prevenir el secuestro — que entró en casa de Mahtee para detener a Bane. Cuando Kenobi le vio, Bane salió corriendo hacia su nave. Kenobi persiguió a Bane, pero no consiguió detener al cazarrecompensas, que abandonó Rodia con el bebé. Tras llevar a Toa y Dunn a las instalaciones de Sidious en Mustafar y borrar sus datos de navegación, Bane viajó al planeta Naboo en busca de su siguiente objetivo — la bebé gungan Roo-Roo Page. Llegando a la ciudad subacuática de Page, Bane se acercó hacia su casa y vio a su madre introduciendo a alguien en una cuna antes de alejarse de allí. Creyendo que la madre había dejado en la cuna a Page, Bane se acercó a la cuna y retiró la manta que había allí, sólo para encontrarse una muñeca en lugar de al bebé. Unos momentos después, Ahsoka Tano entró en la sala, con su sable de luz encendido. Recalcando la combinación de astucia e ingenuidad de la Padawan, Bane logró arrebatar el sable de las manos de Ahsoka y disparó a la togruta, quien se puso a cubierto para evitar el ataque.

Con Tano brevemente distraída, Bane intentó escapar por una ventana con sus cohetes propulsores, pero fue interceptado por Anakin Skywalker, quien saltó desde el tejado de la casa y le agarró por una de sus botas. Con el peso extra de Skywalker, los cohetes de Bane se apagaron y ambos cayeron sobre un tejado. Rodando momentáneamente, el par cayó al suelo, donde Ahsoka apuntó a la cara de Bane con su sable de luz. Bane fue capturado, y Ahsoka recuperó su trenza de Padawan, que Bane le había quitado anteriormente en Devaron. Cuando Ahsoka dijo a la madre de Page que su hija estaba a salvo, Bane cuestionó la afirmación de Tano antes de que Skywalker se lo llevara. Bane y su nave fueron llevados al Resuelto, donde el cazarrecompensas fue encerrado en una celda del Destructor Estelar clase Venator mientras los Jedi examinaban su nave. Durante el interrogatorio de los Maestros Kenobi y Mace Windu, Bane rechazó revelar el paradero de los niños secuestrados, así como la localización del holocrón, y se negó a proporcionar la identidad de su cliente, por lo que los Jedi abandonaron su celda para idear un nuevo modo de interrogarlo. Con ningún otro método alternativo de interrogación, Windu, Kenobi y Skywalker se unieron para emplear la Fuerza sobre Bane, obligándolo a desvelar la localización del holocrón robado — un acto que ponía en riesgo la preservación de la salud mental de Bane. Abandonando sus intentos de resistirse ante los Jedi, Bane prometió guiar a los Jedi hasta el holocrón, sin mencionar que los iba a conducir a una trampa.

BaneWinduKenobi-COTF.png

Bane muestra a Kenobi y Windu el holocrón que había robado.

Bane fue escoltado a la nave de los Jedi, donde dio las coordenadas de la Estación Black Stall a sus captores — Kenobi, Windu y el comandante clon CC-2224 "Cody". Tras llegar a la estación, Kenobi y Windu dejaron a Cody en la nave mientras ellos seguían a Bane a través de la estación. Como ninguno de los Jedi percibió a los bebés sensibles a la Fuerza, Bane tuvo que decirles que los niños estaban a salvo, y que en esa estación sólo se encontraba el holocrón, llevándolos hasta una sala de control en cuyo centro estaba el holocrón. Bane se ofreció voluntario para ir en busca del holocrón, pero Windu rechazó el ofrecimiento del cazarrecompensas y procedió a coger el holocrón él mismo. No obstante, Windu activó sin querer el sistema de alarma dela estación, y se activaron un conjunto de torretas que atacaron a los Jedi. Bane se escabulló de los distraídos Maestros Jedi y tras evitar a Kenobi, que intentó perseguirlo, escapó en una cápsula de escape despidiéndose de los Jedi mientras se iba.

Desde la cápsula de escape, una vez estuvo en el espacio, Bane activó la autodestrucción de la estación, dejando a los Jedi ocupados de su propia supervivencia. A pesar de su escape de los Jedi, Bane fue incapaz de poner a salvo a los niños secuestrados, puesto que Skywalker y Tano desbarataron el plan de Sidious poco después.

Contratado por los Hutt

Liberación de Ziro el Hutt
TC-70: «El todopoderoso Jabba necesita más ayuda.»
Cad Bane: «¿Quieres decir que la fiesta no ha acabado?»
TC-70: «Di tu precio.»
Cad Bane: «Supongo que podría reorganizar mi apretada agenda. Pero necesitaré detalles. Oh, y un avance por mis servicios mientras negociamos unos nuevos términos.»
— TC-70, traduciendo para Jabba el Hutt, y Cad Bane[src]
BaneTodoHELIOS-3E.png

Bane envía a Todo 360 y HELIOS-3E a por C-3PO en Coruscant.

Tras su trabajo para Darth Sidious, Bane se apropió de la nave que el Lord Sith le había regalado, así como de Todo 360, a quien Anakin Skywalker había reconstruido en un intento de investigar a Bane antes de que el droide escapase. Bane pronto fue contratado por Jabba el Hutt para conseguir los planos del Edificio Ejecutivo de la República, como parte de un complot para liberar a su tío, Ziro el Hutt, de la custodia de la República Galáctica. Después de reunirse con Jabba en su Palacio de Tatooine, Bane viajó a Coruscant, donde intentó capturar al droide de protocolo de la senadora Padmé Amidala, C-3PO, de quien asumió que tendría los planos del Edificio Ejecutivo. Tras esconderse en el sector industrial de Coruscant, Bane procedió junto a Todo 360 y HELIOS-3E a dirigirse a los bajos fondos del planeta, donde encontró a C-3PO comprando junto a R2-D2 frutos jogan. Bane hizo que Todo separase a C-3PO y R2-D2, invitando a éste último a un spa, y después de que C-3PO fuese secuestrado por Todo y HELIOS, el droide de protocolo fue subido a bordo de un vehículo pilotado por un nikto aliado de Bane. C-3PO fue llevado al escondite de Bane en el sector industrial, donde el droide fue conectado a un aparato de tortura y recibió un cerrojo de seguridad.

Al acceder a los bancos de memoria de C-3PO, Bane descubrió que su prisionero no poseía la información que él buscaba u otros datos de utilidad. A pesar del contratiempo, Bane se dio cuenta mientras hablaba con C-3PO de que era el droide astromecánico R2-D2 quien poseía la información que buscaba. Mientras Todo y HELIOS iban en busca de R2-D2, Bane siguió electrocutando a C-3PO, quien en un momento determinado confundió a Bane con Skywalker y le recordó su servicio como negociador en el Sistema Manakron. Cuando HELIOS-3E llegó junto a R2-D2, Bane colocó a R2-D2 en el dispositivo de tortura en lugar de a C-3PO, y también le puso un cerrojo de seguridad. Antes de acceder a los bancos de memoria del droide, Bane ordenó a R2-D2 que se rindiera, y cuando el droide obedeció, Bane descargó en su memoria los planos del Edifico Ejecutivo de la República. Bane regresó a Tatooine a entregar la información a Jabba el Hutt, y por otra parte, Todo y HELIOS-3E soltaron a C-3PO y a R2-D2 en la calle con sus recuerdos sobre lo que acababa de ocurrir borrados. Al reunirse con Jabba, Bane le entregó los planos que necesitaba.

BaneC-3PO.jpeg

Bane interroga a C-3PO.

Mientras cobraba su recompensa — un enorme maletín repleto de créditos de la República — de manos del droide de protocolo que traducía a Jabba, TC-70, Bane supo que Jabba necesitaba más ayuda por su parte. Hablando directamente con Jabba, Bane exigió conocer los detalles de su nueva misión y un pago por adelantado por sus servicios mientras negociaban una nueva recompensa. Jabba reveló que necesitaba la aprobación del Gran Consejo Hutt antes de contratar a Bane, llevando a Bane a reconocer que su posible futuro encargo le comportaría enormes ganancias. Expulsando a todo el mundo de la sala menos a Bane, Jabba abrió las comunicaciones con los líderes de las otras cuatro familias Hutt que componían el Consejo Hutt — Arok, Oruba, Marlo y Gorga — y todos ellos comenzaron a discutir el asunto de liberar a Ziro el Hutt, quien había sido previamente arrestado por crímenes contra la República Galáctica y contra el propio Jabba.

Bane hizo que TC-70 le tradujera las deliberaciones de los Hutt. Gracias a TC-70, Bane supo que los Hutt querían tener a Ziro bajo su custodia porque poseía información peligrosa acerca de las actividades criminales de las familias Hutt. Cuando Oruba inquirió que era demasiado peligroso emprender la tarea de rescatar a Ziro, Bane dio un paso al frente y se presentó ante el resto de Hutts, quienes le contrataron para el trabajo.

BaneHutts.png

Bane se presenta ante los miembros del Gran Consejo Hutt, sus nuevos clientes.

En lugar de irrumpir en el Centro de Detención Judicial Central de la República, cuyo nivel de seguridad era muy elevado, para rescatar a Ziro, Bane decidió usar los planos robados del Edificio Ejecutivo para tomar como rehenes a varios senadores y usarlos como intercambio por Ziro. Para ello, Bane necesitaba la ayuda de un grupo de cazarrecompensas especializados en labores de infiltración, puesto que Bane no podía irrumpir en el Senado Galáctico en solitario. Reconociendo que requería las habilidades de francotiradora de Aurra Sing, Bane fue en busca de su ayuda. También alistó a un cierto número de droides comando serie BX y droides centinela IG-86 como fuerza de apoyo para su equipo. Por útlimo, Bane reclutó a Robonino y al mercenario weequay Shahan Alama para cumplir con su misión.

Ataque al Senado Galáctico
«Lamento molestarle, Canciller, pero he tomado el control del ala este de su Edificio del Senado, y sus ocupantes ahora son mis rehenes. Si de verdad le importan, le aconsejo que libere a Ziro el Hutt de su Centro de Detención. »
―Cad Bane habla al Canciller Supremo Sheev Palpatine[fuente]
Al volver a Coruscant, Bane sincronizó su ataque sobre el Senado Galáctico con el cambio de guardia de los comandos del senado para aumentar el número de víctimas. Tras enviar a Aurra Sing, Robonino y dos droides centinelas hacia una torre cercana a bordo de un vehículo; Bane, Alama, otro droide centinela, y dos droides comando que protegían a Bane, se dirigieron a la plataforma de aterrizaje del Edificio Ejecutivo de la República. La llegada de los cazarrecompensas no pasó desapercibida, ya que estos fueron recibidos por un grupo de comandos del senado que quisieron arrestarlos por no respetar los protocolos de seguridad. Mientras el capitán Jayfon les ordenaba que adoptaran una postura de rendición y enviaba a uno de sus subordinados a esposar a Bane, Sing abrió fuego contra los guardias con un rifle de francotirador. En la confusión, Bane corrió hacia Jayfon y lo mató personalmente, rompiéndole el cuello. Al mismo tiempo, Alama y los droides salieron de su vehículo y eliminaron al resto de comandos senatoriales. Con la amenaza de los guardias neutralizada y el camino despejado, Bane pidió a Sing que se reuniera con el resto del grupo. Bane también ordenó a los droides comando que se pusieran las armaduras de los comandos del senado para fingir ser guardias.


Cad Bane's posse.png

Bane y sus compañeros se dirigen al Senado.

Cuando Sing, Robonino y los droides hubieron llegado a la plataforma, Bane ordenó a los droides comando que permaneciesen fuera del edificio para acabar de despejar la plataforma mientras el resto entraban en el Edificio Ejecutivo. Después de eliminar a los guardias situados en la sala de control del edificio, así como a varios droides de la República Galáctica, Bane dejó a Robonino allí para cortar la energía del edificio mientras el duros se dirigía a la sección este junto al resto de su equipo. De camino a los senadores, Bane usó varios detonadores termales para deshacerse de los comandos del senado que se encontraban en sus barracas, deshaciéndose de casi toda la seguridad del Senado. Avanzando, Bane, Sin, Alama y los droides centinela llegaron a un atrio desde puertas diferentes y rodearon a diez senadores que debatían acerca de un Proyecto de Ley de Invasión Incrementada a la Privacidad. Bane captó la atención de los senadores pegando varios disparos contra el techo, y les informó de que todos ellos estaban bajo su custodia. Cuando el senador Philo protestó e intentó marcharse, Bane le disparó por la espalda y se dirigió al resto de asustados senadores, ordenándoles que les entregara todos sus dispositivos de comunicación antes de que pudieran pedir ayuda. Con la primera fase de la operación completada, Bane contactó con el Canciller Supremo Sheev Palpatine en su oficina vía holograma y le informó de sus términos: los rehenes serían liberados si la República sacaba a Ziro el Hutt de la cárcel. Aunque Palpatine se quejó ante una muestra de fuerza tan impertinente, Robonino cortó la energía del edificio en ese momento, atrapando a Palpatine y al senador Orn Free Taa en la oficina, y comprometiendo las comunicaciones con el exterior.

A medida que los cazarrecompensas recogían los dispositivos de comunicación de los senadores, Bane se acercó a la senadora Padmé Amidala y habló con ella, quien afirmó que el Senado no negociaría con terroristas. Bane notó que Amidala miraba algo situado detrás de él, y el cazarrecompensas se giró para ver al Caballero Jedi Anakin Skywalker observándolos desde la parte superior de la sala. Bane abrió fuego de inmediato contra Skywalker, y la huida del Caballero Jedi hizo que Bane ordenase a Alama y un droide centinela que fuesen a buscarlo. Cuando Alama regresó sin el droide, informó a Bane de que Skywalker había destruido al droide, pero los restos del droide revelaron que Skywalker no tenía su sable de luz. Entonces Bane encargó a Aurra Sing que ayudase a Alama en la búsqueda de Skywalker. Los senadores comenzaron a hablar entre ellos, y Bane les hizo callar disparando varias veces al techo y contactó con Palpatine una vez más. Bane instruyó al Canciller para que redactase un perdón para liberar a Ziro, de modo que el senador Taa entregaría el redactado en prisión. Taa obedeció de mala gana, y el droide centinela HELIOS-3D, uno de los propios droides de Ziro, transportó a Taa hasta el Centro de Detención Judicial Central de la República, donde el Hutt se encontraba prisionero. Poco después, Sing y Alama regresaron a la sala junto a Robonino, y un Skywalker inconsciente y esposado. Bane se burló del Jedi y ordenó a sus cómplices que lo lanzaran junto al resto de senadores.

Cad Bane in control.png

Cad Bane informa al Canciller Palpatine de que es él quien tiene el control de la situación.

Cuando HELIOS-3D informó de que él y Taa estaban llegando al Centro de Detención, Bane se preparó para escapar y ordenó a sus compañeros que activasen un "regalo de despedida" para los senadores — una red de láseres que activarían unos explosivos al ser tocada. Tras advertir a Palpatine de que no organizase ningún intento de última hora para arrestarle, Bane se despidió de los senadores y abandonó el Senado junto a sus cómplices. Al llegar a la plataforma de aterrizaje, Bane y su equipo fueron encarados por un par de LAAT que aterrizaron y de los cuales salieron varios soldados clon de la Guardia de Coruscant, bajo el mando del comandante clon CC-1010 "Fox". Mientras los clones bloqueaban la huida de los cazarrecompensas, Palpatine contactó con Bane y exigió su rendición. Sin embargo, Bane reveló que los senadores estaban rodeados por su red láser, y con los senadores a merced de Bane, Palpatine abandonó de mala gana su intento de arrestar al mercenario. Acercando su dedo al botón que activaría los explosivos situados cerca de los senadores, Bane consiguió abrirse un paso seguro para él y su equipo a través de la Guardia de Coruscant.

HELIOS-3D llegó al Edificio Ejecutivo con un Ziro el Hutt liberado, y Bane y sus compañeros subieron junto a ellos a bordo de su vehículo, abandonando el Senado. Mientras se marchaban, Bane habló con Ziro, quien lamentó lo que había sufrido en prisión calificándolo como algo inimaginable. Bane ofreció la muerte de varios senadores al Hutt como recompensa por su sufrimiento, y para ello, el cazarrecompensas activó por control remoto los explosivos que había instalado en el Senado. No obstante, Skywalker se recuperó a tiempo y consiguió abrir un agujero en el suelo por el que cayeron él y los senadores segundos antes de que explotasen las bombas. Aunque Ziro le felicitó por su éxito, Bane le ignoró y exigió su recompensa al Hutt, puesto que él sólo trabajaba por dinero. Entonces, Bane acordó con su equipo que todos debían separarse y abandonar Coruscant.

Fin del juego
Cad Bane: «Parece que ambos hemos llegado tarde a la fiesta. »
Obi-Wan Kenobi: «¿Así que esto no es obra tuya?»
Cad Bane: «No, yo nunca habría matado de una forma tan descuidada. Parece que no tiene mucho sentido que nos quedemos por aquí, o que creemos problemas entre nosotros.»
Obi-Wan Kenobi: «¿Olvidaste tu toma de rehenes en el Senado? Puede que no hayamos capturado a Ziro, pero tú irás a la cárcel.»
Cad Bane: «Bueno, ahora que lo mencionas, los separatistas pagan un millón de créditos por la cabeza de un Jedi.»
―Cad Bane y Obi-Wan Kenobi, tras descubrir el cadáver de Ziro [fuente]
Bane entregó a Ziro al Gran Consejo Hutt en el planeta Nal Hutta, donde permaneció un tiempo mientras los Hutt apresaban a Ziro dentro de su palacio. Después de que los Maestros Jedi Obi-Wan Kenobi y Quinlan Vos acudieran ante el Consejo Hutt para informar del escape de Ziro de manos de la custodia de la República Galáctica como parte de una misión para recapturar a Ziro, los Hutts descubrieron que Ziro había escapado de su celda de detención del palacio. Bane y Todo 360 se unieron a los líderes Hutt Arok, Marlo y Gardulla Besadii la Vieja — quien representaba a Jabba en Nal Hutta — en la celda vacía de Ziro, donde el cazarrecompensas dedujo que los Jedi no eran responsables del escape de Ziro. Después de recibir el encargo de los Hutt de recapturar a Ziro, Bane partió junto a Todo a perseguir a Ziro en un vehículo, puesto que Bane creía que el Hutt todavía no había abandonado Nal Hutta. Con Todo pilotando el vehículo, Bane siguió el rastro de Ziro hasta llegar a la casa de la madre del Hutt, Mama la Hutt, a quien Bane y Todo interrogaron, descubriendo la próxima destinación de Ziro: el planeta Teth, donde Ziro había escondido un holodiario con pruebas de los delitos del Consejo Hutt.


BaneEscapesTheJedi-HFZ.jpg

Bane se enfrenta a Obi-Wan Kenobi y Quinlan Vos.

Bane y Todo se dirigieron a Teth a bordo de su nave y llegaron a la tumba del padre de Ziro, situada en un cañón del planeta, donde descubrieron que Ziro había sido asesinado — alguien se les había adelantado y además había robado el holodiario. Antes de poder abandonar Teth, Bane vio que se acercaba la nave de Kenobi y Quinlan Vos. Mientras los Jedi comenzaban a inspeccionar el cadáver de Zito, Bane apareció de entre las sombras y habló con ellos de la muerte de Ziro. Aunque Bane quiso marcharse, Kenobi lo detuvo, afirmando que aunque Ziro ya no podía regresar con vida a Coruscant, los Jedi aún podían apresar a Bane por su ataque sobre el Senado Galáctico. Bane recordó que los separatistas ofrecían un millón de créditos por la cabeza de un Jedi, y por eso se dispuso a acabar con Kenobi y Vos. Sacando sus blásters, Bane atacó a Kenobi y Vos antes de retroceder por el cañón. Aunque detuvo brevemente a Vos atando sus piernas con una cuerda, Vos se liberó y él y Kenobi persiguieron a Bane hasta un precipicio situado al final del cañón.

Tras incendiar la roca sobre la que se encontraba Kenobi, Bane luchó con Vos, a quien Todo embistió por detrás distrayéndole el tiempo suficiente como para que Bane lo golpease, dejándolo lejos de su alcance. Sin embargo, Kenobi desequilibró a Bane con la Fuerza y le tiró uno de sus blásters. Mientras Kenobi evitaba un intento de Todo de atacarlo con el sable de luz de Vos, recuperando el sable láser de su compañero, Bane saltó y disparó a Kenobi, quien desvió uno de los disparos hacia la mano de Bane, que quedó sin su último bláster. Sin rendirse, Bane lanzó varios proyectiles de su guante hacia Kenobi, quien los esquivó y se intentó acercar a Bane. A pesar de ser golpeado por Kenobi, Bane consiguió apropiarse del sable de luz de Vos, y lo usó brevemente para batirse en duelo con Kenobi. Cuando Kenobi le desarmó, Bane lo electrocutó y lo dejó tendido en el suelo. Un Vos recuperado, volvió a entrar en la lucha tirando a Bane al suelo mientras el cazarrecompensas intentaba lanzarle un misil. Aunque desorientado por el golpe contra el suelo, Bane consiguió lanzar fuego hacia Vos mientras corría hacia su nave. A pesar de los esfuerzos de Kenobi y Vos, Bane escapó de Teth junto a Todo, pero sin haber cumplido con el encargo del Consejo Hutt. Fue la cantante Sy Snootles quien había matado a Ziro, siguiendo órdenes de Jabba el Hutt.

Secuestrando al Canciller

Rescate de Moralo Eval
Cad Bane: «Si voy a fugarme con este estúpido junto a nosotros, te costará caro. El doble de mi tarifa. [...] Cualquier imbécil puede matar a un Jedi con un disparo de francotirador. ¿Quieres mi respeto? Hazlo cara a cara.»
Obi-Wan Kenobi: «¿Quién ha dicho que quiero tu respeto?»
Cad Bane: «Eso acaba de triplicar mi tarifa. »
— Cad Bane y Obi-Wan Kenobi disfrazado[fte.]
Al final de la temporada, los logros de Bane como cazarrecompensas habían superado a los del resto del gremio, con el cazarrecompensas Embo en segundo lugar detrás de él. En ese momento, la recompensa por Bane había ascendido a 2,500,000 créditos, un récord sin precedentes. Tras ser capturado por fuerzas de la República Galáctica y ser encerrado en el Centro de Detención Judicial Central de la República, la mente criminal Moralo Eval ofreció a Bane una fortuna por ayudarle a salir de la cárcel, puesto que Eval estaba conspirando con el Conde Dooku en un complot separatista para secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Aceptando el trabajo, Bane se había dejado capturar y apresar en el Centro de Detención, donde Eval usó su influencia criminal para que Bane fuese encerrado en la misma celda que él. Bane pretendía fugarse con Eval con un plan inusual en el que estaba involucrado el crematorio, y también se convirtió en un candidato a ojos de Eval para participar en el secuestro de Palpatine, que tendría lugar al cabo de poco tiempo en un festival público en Naboo. Mientras Bane se preparaba para poner su plan de fuga en marcha, Eval invitó a otro prisionero, Rako Hardeen, a su celda como potencial candidato para participar su complot de secuestro. Tanto Bane como Eval no sabían que Hardeen era en realidad Obi-Wan Kenobi disfrazado, quien había fingido su muerte a manos de Hardeen para asumir la identidad del último y así abrirse paso por el submundo criminal, esperando descubrir el complot de Eval para que el Consejo Jedi pudiese detenerlo.


TheGreatEscape-D.jpg

Bane, Eval y Kenobi disfrazado avanzan hacia la morgue de la cárcel.

Bane cogió aversión de inmediato por Hardeen: creía que cualquiera podía asesinar a un Jedi con un rifle de francotirador, tal como Hardeen había hecho con Kenobi. Bane dijo a Kenobi disfrazado que tendría que matar a un Jedi cara a cara para ganarse su respeto, llegando a pedir a Eval el triple de su tarifa a cambio de escapar con Hardeen de la cárcel. Encantado por su rivalidad, Eval pidió a la Guardia de Coruscant que transfiriesen a Kenobi a otra celda, diciéndole que olvidase su conversación bajo amenaza de muerte. Durante el desayuno, al día siguiente, Bane puso en marcha su plan para escapar junto a Eval, contratando al joven aspirante a cazarrecompensas Boba Fett — el hijo de su antiguo rival, Jango Fett — para que crease una distracción en el comedor. Fett inició una pelea con Kenobi, y cuando su mercenario aliado, Bossk, se unió a la lucha, comenzó un altercado a gran escala que desembocó en una pelea entre los prisioneros y la Guardia de Coruscant. En medio del caos, Bane guió a Eval hasta la morgue de las instalaciones mientras todas las salidas del edificio quedaban selladas. El disfrazado Kenobi pronto se acercó a ellos y exigió formar parte de la huida; sólo la fe de Eval en su potencial hizo que Bane aceptase al recién llegado como aliado.

Delante de la morgue, Bane descubrió que los códigos de la puerta habían sido modificados desde la última vez que estuvo en la cárcel. Aunque Eval perdió la fe en Bane y su plan de escape, Kenobi les convenció de que él podía descifrar los códigos de acceso desde una terminal. Mientras Bane y Eval hacían guardia en el pasillo, Kenobi usó la Fuerza para abrir la puerta, garantizando el acceso a la morgue. Cuando los tres estuvieron dentro, oyeron a varios soldados clon regresando y rápidamente se metieron en los ataúdes que trasladaban a las víctimas del altercado anterior al crematorio, donde los técnicos clon detectaron de inmediato signos de vida. Bane y sus compañeros, atacaron a los clones, robándoles sus armas y usándolas contra ellos. Durante la lucha, Kenobi dudó en disparar a uno de los técnicos, y alegó que su bláster se había atascado, haciendo que Bane matase al técnico por él. Con sus sospechas sobre "Hardeen" incrementando, Bane guió a sus compañeros hasta una plataforma de aterrizaje mientras disparaba a todos los clones que se interponían en su camino. Bane pilotó un vehículo hasta un puerto espacial civil, donde robó la nave de un quarren. Mientras abandonaban Coruscant a bordo de la nave, Bane golpeó a Kenobi en la cabeza, como castigo por haber dudado en matar al técnico clon en la morgue.

Bane, Eval y Kenobi llegaron hasta Nal Hutta, donde Kenobi, para incredulidad de Bane, hizo chocar su nave contra un pantano para despistar a las autoridades de la República Galáctica que les seguían la pista. Sobreviviendo a la colisión, los tres abandonaron la nave y se dirigieron al Bazar Bilbousa, un mercado ubicado en la capital del planeta, Bilbousa. Allí, Kenobi esperaba poder comprar una nueva nave, aunque Bane destacó que como se ofrecía una recompensa por sus cabezas, primero debían reemplazar sus uniformes de preso. Para proveerse de nueva ropa, Bane se dirigió a la tienda de Pablo. Allí, el cazarrecompensas encontró una nueva armadura y equipamiento, incluyendo un nuevo sombrero. A pesar de estar siempre satisfecho con la mercancía de Pablo, Bane encontró que las armas que éste vendía no eran de su agrado, y exigió saber dónde podía encontrar armas de calidad. Cuando Pablo sugirió que tres mercenarios no se encontraban en posición de ser exigentes, por el hecho de ser fugitivos, Bane le amenazó, advirtiéndole de que no alertase a las autoridades Hutt. Bane pronto se marchó sin pagar a Pablo por su equipamiento, aunque Kenobi proporcionó a Pablo y a su compañera twi'lek algunos créditos mientras se iba. Al regresar a la plaza, Bane aconsejó separarse para evitar ser detectados — él y Eval comprarían armas, mientras Kenobi encontraría una nueva nave, tras haber destruido la anterior.

Obteniendo una nave.jpg

Bane y Eval llegan mientras Kenobi negocia la adquisición de una nave con un mercante bith.

Cuando Kenobi se hubo alejado, Bane dijo a Eval que se desharían de "Hardeen" tan pronto como estuvieran a bordo de su nave, de modo que así éste sería interrogado por los Hutt mientras ellos escapaban. Eval le preguntó si su decisión era por negocios o personal, a lo que Bane respondió que era ambas cosas. Mientras Eval optaba por un rifle de francotirador, Bane compró un rifle bláster mandaloriano y una pistola para sí mismo, sin preocuparse de buscar un arma para Kenobi. Bane y Eval se reunieron con él al lado de su nueva nave, que Kenobi había conseguido negociando con un bith. Mientras Bane y Kenobi discutían sobre si Obi-Wan podía acompañarlos a Serenno, donde el Conde Dooku esperaba a Eval, varios guardias gamorreanos llamados por Pablo, llegaron para arrestar a los tres fugitivos. Diciendo a Kenobi que su recompensa era que le hubiera perdonado la vida, Bane lanzó sobre la cara de Kenobi un gas que lo tiró al suelo, permitiendo a los Hutt arrestarlo. Sin embargo, Bane y Eval no sabían que Kenobi había instalado un dispositivo de rastreo sobre la nueva nave.

Abandonando Nal Hutta, Bane pilotó la nave mientras Eval informaba al Conde Dooku de que se dirigía a Serenno, disculpándose por haberse retrasado. Cuando un impaciente Bane exigió su recompensa por haber sacado a Eval de la cárcel, éste, actualmente escaso de dinero, prometió pagar al cazarrecompensas tras llegar a Serenno. En ese momento, tres cazas de las autoridades Hutt les atacaron, puesto que Kenobi les había proporcionado su posición gracias al dispositivo de rastreo que había colocado en la nave. Con sus motores dañados, Bane fue obligado a aterrizar de nuevo en Nal Hutta, aunque a continuación, él y Eval consiguieron escapar de las autoridades. Ambos se encontraron a Kenobi, todavía disfrazado, en una plaza. Aunque Bane estaba furioso por las acciones de Kenobi, Eval comenzó a perder la paciencia con ambos e impidió que tuviera lugar una pelea, permitiendo a Kenobi hablar. Ofreciendo una nueva nave que acababa de adquirir, Kenobi exigió formar parte de las operaciones de Eval, lo cual el phindiano aceptó. Como respuesta al enfado de Bane por haber sido traicionado, Kenobi afirmó que Bane habría hecho lo mismo en su situación, y añadió que ahora estaban empatados.

De camino a la nueva nave, Kenobi dijo que le parecía justo recibir la mitad de la recompensa que iba a cobrar Bane, algo que el propio Bane no compartía. Para rematar el desconcierto de Bane, el vendedor de la nave les había proporcionado el combustible justo como para repostar en el puerto espacial de su hermano, en el planeta Orondia. Bane, Eval y Kenobi fueron obligados a parar en Orondia para reponer combustible. Mientras regresaban a su nave para abandonar el puerto espacial, los cazarrecompensas fueron atacados por Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, quienes estaban buscando a Hardeen para arrestarlo. Sin formar parte del engaño del Consejo Jedi referente a Kenobi, Skywalker y Tano no sabían que Hardeen era en realidad Obi-Wan disfrazado, complicando su situación. Con la nave Jedi cortándoles el paso desde arriba, Bane y Kenobi se vieron obligados a maniobrar cerca de una mina abandonada y gasoductos mientras intentaban esquivar la nave enemiga. Durante el transcurso de la persecución, Skywalker dejó los controles de su nave a Tano y saltó sobre la nave de los cazarrecompensas, intentando sabotear los controles de la nave para que "Hardeen" no pudiera escapar.

BattleOnTheYacht-FAE.jpg

Bane se enfrenta a Skywalker, esperando matar al Caballero Jedi.

Aunque Kenobi, esperando prevenir que Skywalker destapara su engaño, intentó enfrentarse a él en el exterior de la nave, Bane exigió la oportunidad de matar a un Jedi y partió en busca de Skywalker, dejando a Kenobi los controles de la nave. Saliendo de la nave, Bane activó sus cohetes propulsores y se ató con un cable a la coraza de la nave empleando una mano, y usó su otra mano para disparar contra Skywalker. Skywalker desvió los disparos de Bane con su sable de luz y golpeó el cohete derecho de Bane, que cayó sobre la nave. A pesar de ello, Bane usó su cohete restante para impulsarse hasta encima de la cabina de la nave, momento en que Kenobi viró la nave a propósito hacia un lado, haciendo que Bane y Skywalker perdieran el equilibrio e interrumpieran su lucha. Mientras Kenobi pilotaba la nave por debajo de un arco de piedra, Ahsoka, que pilotaba la otra nave, midió mal las distancias y ambos vehículos chocaron. Bane y Skywalker cayeron al suelo, y cerca de ellos quedaron las dos naves.

Tras recuperarse de la caída, Bane avanzó por nubes de polvo provocadas por la colisión y se encontró a Skywalker a punto de matar a "Hardeen", el Kenobi de incógnito, como venganza por la muerte de su maestro. Bane disparó una cuerda alrededor de Skywalker, y lo alejó de Kenobi, pero Skywalker golpeó a Bane antes de que éste pudiera matarlo. Bane fue forzado a retroceder mientras sus disparos eran desviados por Skywalker, y eventualmente, Bane fue desarmado. Sin embargo, Kenobi atacó a Skywalker, y tras una brutal pelea, Obi-Wan consiguió dejarlo inconsciente, susurrando a su antiguo aprendiz que no lo siguiera. Justo cuando Bane recuperaba su arma y se preparaba para disparar a Skywalker, Ahsoka llegó para defender a su maestro, repeliendo todos los disparos de Bane con sus sables de luz. Durante el enfrentamiento de Bane y Kenobi con Tano, Eval informó de que la nave ya volvía a estar operativa y exigió huir de inmediato. Disculpándose por tener una urgencia, Bane dijo a Tano que ya volverían a enfrentarse otro día y se dirigió a la nave, con Kenobi detrás de él. Bane, Eval y Kenobi, abandonaron Orondia a bordo de su nave, dejando atrás a Skywalker y Tano.

Compitiendo en la Caja
Cad Bane: «Ya me debes un trabajo, Dooku, cualquier otra cosa te costará el triple.»
Dooku: «Te aseguro que si sobrevives al desafío, la recompensa merecerá la pena.»
— Cad Bane y el Conde Dooku [fuente]
Bane y Obi-Wan Kenobi pilotaron la nave hasta Serenno, donde aterrizaron en el palacio del Conde Dooku para reunirse con él en persona. Aunque Bane y Kenobi no perdieron tiempo en pedir una recompensa a Moralo Eval ahora que ya estaban en Serenno, Dooku les ofreció un puesto en una competición que determinaría a los participantes de un complot para secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Bane recordó a Dooku que ya le debía una recompensa por su anterior trabajo, y exigió una recompensa el triple de grande de lo habitual si participaba, a lo que Dooku respondió que si sobrevivía a la competición la recompensa merecería la pena. Entonces, Bane y Kenobi aceptaron participar en el torneo, que tendría lugar esa misma noche. Mientras esperaban junto al resto de competidores, Bane mató a uno de los otros mercenarios, Bulduga, para apoderarse de su sombrero. Poco después, Dooku y Eval llegaron y dieron la bienvenida a los competidores, once en total, a la competición: Bane; Kenobi disfrazado; Kiera Swan; el parwan Derrown; Sixtat, un excelente francotirador; Embo; Onca; Twazzi, una cazarrecompensas frenk muy ágil; Jakoli, Sinrich y Mantu. Todos ellos habían sido invitados tras forjarse una gran reputación por toda la galaxia.
EnterIfYouDare-TB.jpg

Bane, Kenobi y sus compañeros entran en la Caja.

El torneo tendría lugar en la Caja, una enorme arena de combate diseñada por Eval para testar las habilidades de los participantes mientras él y Dooku lo observaban todo desde una pantalla. Los participantes fueron obligados a desprenderse de sus armas, y sólo los cinco mejores cazarrecompensas recibirían un papel en el complot de secuestro al Canciller. Al entrar en la primera sala de la Caja, Bane, Kenobi y sus compañeros fueron informados de su primera prueba por Eval: debían escapar del letal gas dioxis, que mataba por inhalación. Bane y los demás consiguieron subirse sobre unas plataformas para evitar el dioxis, pero de pronto las plataformas comenzaron a subir hacia el techo, obligándolos a buscar una forma de escapar. Con los filtros de su casco protegiéndolo temporalmente del dioxis, Kenobi saltó al suelo y allí descubrió un túnel por el que escapar. Forzado a confiar en Kenobi para sobrevivir al dioxis, Bane guió a los demás a través del túnel, llegando así a la siguiente sala y reto. Aunque todos ellos habían sobrevivido al primer desafío, Eval garantizó que ese no sería el caso con el segundo reto. Ahora, Bane y sus compañeros tuvieron que hacer frente a un conjunto de barras terminadas en cuchillas láser que salían de las paredes de la sala esporádicamente, obligados a estar atentos mientras buscaban una forma de escapar.

De nuevo fue Kenobi quien descubrió una vía de escape en el techo, que sólo podía ser accesible usando las barras que salían de la pared como escaleras. Bane siguió a Kenobi saltando de barra en barra en dirección al techo, tal como hicieron los otros cazarrecompensas. En un momento dado, Bane casi perdió el equilibrio, pero quedó sorprendido cuando Kenobi le ayudó a incorporarse. Con la excepción de Onca y Kiera Swan, los competidores llegaron a salvo a la tercera sala de la Caja. Para el tercer desafío, Eval activó unos escudos de rayos alrededor de tres paredes de la sala, con un cuarto escudo bloqueando el acceso a un botón de desactivación. La única herramienta que Eval proporcionó a los participantes fue un suero electrolítico que proporcionaría inmunidad ante el escudo de rayos a sólo uno de los cazarrecompensas, siendo tóxico para los demás. De repente apareció una plataforma en el centro de la sala que comenzó a ascender, y se activó otro escudo de rayos en el suelo, que electrocutó a Jakoli hasta matarlo. A medida que las plataformas formaban un camino hacia el interruptor, Kenobi se dio cuenta de que había un cincuenta por ciento de posibilidades de que la sangre del parwan Derrown pudiera tolerar el suero, cosa que ocurrió. Mientras Derrown atravesaba el escudo de rayos para activar el interruptor, Bane y los demás intentaron mantenerse sobre las plataformas con los escudos de las paredes acercándose hacia ellos.

Justo cuando los escudos de rayos habían matado a Mantu y estaban a punto de electrocutar a Bane y a los demás, Derrown presionó el botón y desactivó los escudos. Los seis competidores restantes — Bane, Kenobi, Embo, Twazzi, Sixtat y Derrown — entraron en la cuarta y última sala de la Caja. Con los cazarrecompensas, y Kenobi en particular, habiendo superado todas las pruebas con aparente facilidad, Eval comenzó a perder rápidamente el respeto de Dooku, por lo que decidió incrementar la dificultad de la última prueba. En la última sala, Bane y sus compañeros quedaron atrapados sobre una plataforma bajo la cual se encontraba un suelo repleto de llamas. Con Eval llegando para supervisar personalmente la prueba, el desafío final consistía en usar un rifle de francotirador para disparar a unos objetivos móviles de la pared. Sixtat se hizo cargo de la prueba, acertando al objetivo dos veces. Cuando falló en su tercer intento, Eval lo lanzó sobre las llamas, haciendo que la plataforma encogiera de tamaño. Confiando en su habilidad, Kenobi cogió el siguiente rifle, acertando tres objetivos. Eval, hizo descender de nivel la plataforma de Kenobi a redujo su tamaño, antes de proponerle acertar cinco disparos más. Sin embargo, Eval hizo que Kenobi fracasara intencionadamente al darle menos munición de la necesaria.

MyHero-TB.png

Bane salva a Kenobi de caer sobre las llamas durante la prueba final, para disgusto de Eval.

Informando a Kenobi de que su suerte se había acabado, Eval hizo que la plataforma del Jedi desapareciera. No obstante, Bane intervino, lanzando un cable hacia Kenobi para que se sujetase, y diciendo enfadado a Eval que si quería matar a Kenobi, debía hacerlo cara a cara y no pulsando un botón. Coincidiendo con Bane, Dooku modificó la sala, desactivando las llamas del suelo y empujando a Eval a su interior. Con Bane, Embo y sus compañeros mirando, Eval usó su control sobre la Caja para ayudarse en su enfrentamiento con Kenobi, hasta que éste le rompió los controles de su muñeca. Kenobi acabó superando en combate a Eval, pero rechazó matarle, argumentando que él sólo quería su dinero. Aunque decepcionado por la decisión de Kenobi, Dooku felicitó a los cinco supervivientes de la Caja, a quienes informó que secuestrarían al Canciller Sheev Palpatine al día siguiente. Con Palpatine como rehén, Dooku esperaba exigir la liberación de todos los prisioneros separatistas bajo custodia de la República Galáctica. Aunque Dooku mantuvo el plan de Eval, confió el liderazgo de la misión a Bane, bajo las órdenes del cual Eval, Kenobi y los demás trabajarían.

Secuestro de Palpatine
Cad Bane: «¡Kenobi! Debí haberlo sabido. Algo de ti me olía mal desde el principio.»
Obi-Wan Kenobi: «Sí, bueno, pasar tanto tiempo contigo tampoco ha sido muy agradable.»
Cad Bane: «¡Agradable! Yo te daré algo agradable cuando te cosa a base de tiros! »
Obi-Wan Kenobi: «Qué tipo tan apacible.»
— Cad Bane descubre que "Rako Hardeen" era en realidad Obi-Wan Kenobi[src]
Dooku and his team of BHs.jpg

Bane reúne a su equipo para exponer el plan del secuestro de Palpatine.

A pesar del tiempo que el Conde Dooku había destinado en planificar junto a los cazarrecompensas el secuestro del Canciller Supremo Sheev Palpatine, Bane y sus compañeros no sabían que su operación era sólo una distracción de cara al intento de secuestro real del Conde, que éste pretendía llevar a cabo personalmente en cuanto la Orden Jedi fuese distraída por el plan de Bane. Dooku viajó a Naboo, junto a Bane, Obi-Wan Kenobi de incógnito y los demás cazarrecompensas a bordo de la nave que Kenobi había comprado en Nal Hutta. Al llegar a la ciudad capital de Theed, donde el Canciller Palpatine presidiría el Festival de la Luz, Bane y su equipo emboscaron un almacén para usarlo como base de operaciones, con Embo, Moralo Eval y Derrown asesinando a los trabajadores de su interior. Tras matar él mismo al último de los trabajadores, Bane dio una señal de todo despejado a Kenobi, Twazzi y Dooku, quienes entraron en el almacén. Como parte de su plan para secuestrar a Palpatine, Bane proporcionó dispositivos de camuflaje holográficos a los cinco cazarrecompensas con instrucciones de su papel en la operación: Derrown rompería el escudo de rayos que protegería el escenario del festival mientras Palpatine hablaba; Twazzi y Embo fingirían ser guardias del senado protegiendo a Palpatine; Eval conduciría el vehículo de la huida; y Kenobi sería el francotirador que inmovilizaría al Canciller.

Como el plan lo requería, todo el mundo salvo Eval recibió un dispositivo de camuflaje holográfico. Después de que Bane enviara a sus compañeros a sus posiciones alrededor de Theed, Dooku alabó su plan pero le aconsejó vigilar a "Hardeen", habiendo empezado a sospechar del Kenobi de incógnito. Bane aseguró que vigilaría a todos los miembros de la operación, puesto que todos los miembros del plan debían desempeñar su papel con éxito para poder secuestrar a Palpatine. A la mañana siguiente el Festival de la Luz tuvo lugar en el Palacio Real de Theed, con Palpatine habiendo llegado ese mismo día con la Guardia de Coruscant como seguridad, así como con Anakin Skywalker y Mace Windu. Antes de que el festival empezara, Bane adoptó la forma de un neimoidiano usando su dispositivo de camuflaje holográfico, y se unió a los miembros del público que iban a asistir al acto presidido por Palpatine. Tal como estaba programado, Palpatine llegó junto a la reina Neeyutnee de Naboo, la senadora Padmé Amidala, y otros dignatarios de Naboo como Sio Bibble; así como toda su escolta. Mientras Palpatine daba su discurso, Skywalker, Windu y los demás guardias fueron incapaces de detectar a Bane camuflado entre el público del acto.

Justo cuando Palpatine activaba una secuencia de fuegos artificiales, Derrown alcanzó el generador del escudo de rayos y comprometió toda la protección del escenario, provocando una explosión que interrumpió toda la ceremonia y dejó al Canciller inconsciente. Mientras el público se dirigía a la salida, Windu ordenó a dos comandos del senado — los disfrazados Embo y Twazzi — que llevaran a Palpatine hasta un vehículo. Con Skywalker y Windu ocupados, Embo puso un dispositivo de camuflaje holográfico sobre Palpatine, disfrazándolo de comando del senado. Entonces Twazzi adoptó la forma del Canciller, y Embo la escoltó hasta un vehículo. Gracias a que Twazzi tenía la forma de Palpatine, ella y Embo consiguieron distraer a Skywalker y Windu el tiempo suficiente como para que Bane pudiera llevarse a Palpatine a bordo del vehículo pilotado por Eval. Bane y Eval escaparon con Palpatine antes de que Skywalker o Windu pudieran alcanzarles, aunque el todavía de incógnito Kenobi consiguió reunirse con ellos en un punto de encuentro, donde Dooku también había prometido reunirse con ellos. Allí, Bane tiró al suelo a Palpatine, quien ya había recuperado la consciencia.

VictoryOnNaboo-Crisis.png

Kenobi, Skywalker y Windu detiene a Bane y Eval por haber intentado secuestrar al Canciller Palpatine.

A pesar de que "Hardeen" no debía llegar al punto de encuentro hasta mucho más tarde, su aparición era la menor de las preocupaciones de Bane: Dooku no había acudido a su encuentro, dejándolos a ellos con el Canciller. Cuando Eval preguntó qué debían hacer con Palpatine, Bane manifestó su intención de pedir un rescate por él ellos mismos, puesto que sin duda alguien pagaría generosamente por tal rehén. Esa decisión hizo que Bane se enfrentase a Kenobi, quien abandonó su coartada para defender al Canciller. Durante la lucha, Bane golpeó a Kenobi y le disparó, usando los cohetes de sus botas para elevarse sobre su oponente. Mientras hacía eso, Kenobi saltó y le agarró por las piernas, lanzándolo contra Eval. La victoria de Kenobi fue seguida de la llegada de Skywalker y Windu junto a un escuadrón de soldados clon, quienes rescataron a Palpatine de los cazarrecompensas. Bane y Eval fueron capturados por los clones, con Windu revelando la identidad de "Hardeen" a Bane. Furioso por haber sido engañado, Bane maldijo a Kenobi mientras era alejado del lugar, con su trabajo para Dooku sin recompensa. La Orden Jedi también frustró el subsiguiente intento de secuestro por parte de Dooku, con Skywalker y Kenobi derrotando al Conde y obligándolo a abandonar Naboo.

Acciones posteriores

En el 19 ABY, hacia el final de las Guerras Clon, Bane proporcionó a los Generales Grievous y Kleeve, así como al capitán Rackham Sear, los planos del Templo Jedi que le había entregado Darth Sidious años atrás.

Legado

En el 5 ABY, Bane fue dibujado en un graffiti hecho por Sabine Wren a bordo del Espíritu, la nave de Hera Syndulla.

Apariciones

Fuentes

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar