Fandom

Star Wars Wiki

CT-5597

23.953páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión2 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
GoodIcon.png

¡Este artículo ha sido nominado a artículo bueno!

Siéntete libre de revisar este artículo y dar tu opinión al respecto.

Atticon.png

El título de este artículo es un apodo, indicativo, o alias.

Este artículo es acerca de un sujeto canónico que no tiene un nombre oficial, y es conocido solo por su apodo, indicativo, o alias.

«Un momento, estos bichos están domesticados.»
«¿Cómo?»
«Creo que estamos en una granja, y si hay una granja, habrá un granjero. Busquemos la casa.»
―Jesse y Kix[fuente]

CT-5597 apodado "Jesse" era un soldado clon que sirvió a la República Galáctica durante las Guerras Clon. Alrededor del 22 ABY, Jesse participó en la búsqueda del General Confederado Grievous en el planeta Saleucami bajo el mando del Alto General Jedi Obi-Wan Kenobi. Después de aterrizar en el planeta, el grupo de la República encontró una nave estrellada. Poco después, Jesse, junto con los soldados Kix y Hardcase, fue con el capitán clon Rex a encontrar las cápsulas de escape que habían sido eyectadas de la nave que había colisionado. Mientras Jesse y los clones rastreaban los humedales del planeta en sus deslizadores BARC, dos droides comando descubrieron el grupo y dispararon contra Rex con un rifle de francotirador.

Jesse rápidamente destruyó a los dos droides antes de volver con el capitán. Jesse, que se dio cuenta de que estaban en una granja, llevó el grupo a una masía cercana. Una mujer twi'lek, Suu, permitió a los clones que dejaran a Rex dentro de su granero para que pasara la noche antes de que Jesse y los clones siguieran buscando las cápsulas de escape. Como Jesse estaba liderando al equipo, Kenobi contactó con él y ordenó a los clones que volvieran con el grupo. Grievous, que estaba yendo hacia una cápsula de escape, se encontraba entre los equipos de Jesse y Kenobi. Tras su llegada, el Maestro Jedi le dijo a Jesse y al Comandante clon Cody que le cubrieran mientras luchaba contra Grievous. Sin embargo, el general cyborg escapó en una lanzadera que había llegado recientemente.

Biografía

Buscando a Grievous

«Un momento, esos bichos están domesticados.»
«¿Cómo?»
«Creo que estamos en una granja, y si hay una granja, habrá un granjero. Busquemos la casa.»
―Jesse y Kix[fuente]
RexDeparts.jpg

Rex y Jesse se despiden de Kenobi

"Jesse" era el apodo de un soldado clon que sirvió en el Gran Ejército de la República.[2] Al igual que todos los soldados clones, Jesse era un clon del cazarrecompensas mandaloriano Jango Fett.[1] En el 22 ABY,[3] durante las Guerras Clon, Jesse sirvió a la República Galáctica bajo el mando del Alto General Jedi Obi-Wan Kenobi. Después de una batalla en la órbita del planeta Saleucami, el General Confederado Grievous utilizó una cápsula de escape para abandonar su nave y aterrizó en la superficie del planeta. Persiguiendo a Grievous, Obi-Wan reunió un equipo de tropas clones, incluyendo a Jesse, para encontrar al General cyborg en Saleucami.[2] El equipo encontró los restos de la nave de Grievous,[4] y el Comandante CC-2224, apodado "Cody", dijo a Kenobi que la nave se había estrellado recientemente. Kenobi decidió dividir el grupo en dos equipos y ordenó al Capitán CC-7567, apodado "Rex", que encontrara las otras dos cápsulas con los soldados Jesse, Kix y Hardcase, mientras que él, Cody y Crys se quedarían allí.[2]

Conduciendo en deslizadores BARC, el equipo atravesó los humedales de la superficie del planeta. Delante de ellos, dos droides comando se apostaron en la cima de una colina y espiaron a los clones. Utilizando un rifle de francotirador bláster, uno de los droides disparó a Rex, haciendo caer al capitán fuera de su deslizador. Jesse ordenó a Kix y a Hardcase que dieran media vuelta y protegieran el capitán, mientras él conducía hacia la colina desde donde había salido el disparo. Jesse utilizó los cañones bláster para destruir a los droides. Volviendo hace Rex, el médico del equipo, Kix, informó a Jesse que la lesión de Rex era grave. Jesse dijo al equipo que los dos droides comando podían haber pedido refuerzos, y que necesitaban encontrar un refugio para Rex.[2] Después de notar que había eopies domesticados,[4] Jesse llegó a la conclusión de que estaban en una granja, lo que significaba que había una casa cercana. Kix unió una camilla a un lado de su deslizador BARC, y puso encima a Rex antes de que Jesse y el equipo fuera a buscar la casa de los granjeros.[2]

Jesse armor.jpg

Jesse, conduciendo en su deslizador BARC

Al llegar a la cercana granja, una twi'lek, Suu, saludó a los clones con cautela, apuntando con un rifle a los intrusos. Jesse y Kix le dijeron que no tenían malas intenciones y sólo querían que su capitán, Rex, pasara la noche en un sitio seguro, y Suu les dio permiso a los clones de utilizar el granero. Después de que Kix colocara un parche de bacta sobre la herida de Rex, éste recuperó la conciencia, y Jesse y los otros soldados le informaron de lo ocurrido. Antes de que Kix y el equipo se fueran para continuar su búsqueda de las cáspulas de escape, Rex dio a Jesse la responsabilidad de dirigir el grupo de búsqueda. Después de que los clones subieron a sus deslizadores BARC, Kenobi contactó con el grupo a través de un comunicador y pidió por Rex. Jesse respondió e informó al Maestro Jedi que Rex había sido herido, y que el capitán le había dado a él el deber de liderar la búsqueda de las cápsulas. Kenobi le dijo a Jesse que Grievous se dirigía a una cápsula abandonada, y ordenó a los soldados que condujeran hacia el oeste, atrapando a Grievous entre los dos escuadrones.[2]

Pronto, Jesse contactó con Kenobi, e informó al Jedi que tenía contacto visual con la cápsula. Grievous fue el primero en llegar a la cápsula, y Kenobi ya había acabado con algunas fuerzas de Grievous en el momento en el que el equipo de Jesse llegó con sus deslizadores BARC. Cuando Jesse disparó los cañones bláster de su deslizador contra los droides de combate, vio que se acercaba una lanzadera Confederada desde el cielo y advirtió a Kenobi a través del terminal de comunicación. Después de que un soldado clon a bordo de un caminante AT-TE le dijo a Kenobi que las armas de los caminantes se sobrecalentaban, Kenobi ordenó a Cody y a Jesse que lo cubrieran mientras corría hacia Grievous. Kenobi y Grievous se enfrentaron en un duelo con sables de luz mientras el transporte de la Confederación se acercaba, y finalmente deteniéndose encima de la cápsula; Grievous disparó su cable de remolque en el casco de la nave y huyó en el vehículo. Kix estaba con Hardcase, Jesse y Cody, a bordo de sus deslizadores, y volvieron con Kenobi después de terminar con los droides de batalla restantes. El Maestro Jedi dijo a ambos soldados clones que contactaran con la flota y que enviaran un transporte para recogerlos.[2]

Mundo de las sombras

«Oye, ¿por qué no seguimos el plan original y averiguamos qué defensas tienen?
Podemos hacerlo. ¡A por ellos!
Sí, dejad que Hardcase vaya delante.
»
Tup, Hardcase y Jesse discuten su situación en Umbara.[fuente]

Bajo el mando del General Jedi Anakin Skywalker, Jesse fue enviado al planeta Umbara. El destacamento de la República enviado allí inició un ataque para volver a tomar el mundo que una vez fue parte de la República, capturar su capital. A bordo de una Nave de asalto pilotada por Hawk, Jesse superó el bloqueo enemigo con Skywalker, Rex, Tup, y varios otros soldados de la Legión 501. Hawk y las otras cañoneras de la República descendieron a la superficie del planeta, donde la milicia umbarana estaba estacionada, disparando contra las cañoneras de la República. Aunque algunos transportes fueron destruidos como resultado del intenso fuego, Hawk fue capaz de maniobrar y evitar ser derribado. Cuando la nave se posicionó en su lugar de aterrizaje designado, Jesse y las tropas se desplegaron y empezaron a atacar a la milicia umbarana.

Flanqueados por soldados montados en AT-RT, Jesse y sus compañeros hicieron retroceder a los umbaranos. Pronto, el soldado Hardcase , que había aterrizado en el planeta en un transporte distinto al de Jesse, se reunió con Jesse, Skywalker, Tup, el soldado ARC Cincos , y Rex. Rex informó a Jesse y a los demás soldados de que tenían que eliminar a sus enemigos en un cerro cercano a ellos. Una vez hubieron tomado el cerro, Jesse acampó en una trinchera natural con el resto del equipo de Skywalker. Detrás de las trincheras, varios soldados umbaranos avistaron a los clones y uno soltó a un droide sonda para infiltrarse en el área. El droide sonda, cuyo objetivo era distraer a los clones, llamó la atención de Hardcase y varios clones. Pronto los umbaranos ocultos se revelaron y comenzaron su emboscada a las fuerzas de Skywalker. En medio del ataque sorpresa de los umbaranos, Rex solicitó un ataque aéreo sobre su posición, dirigido por el Comandante Clon piloto "Odd Ball". Antes de que Odd Ball y su escuadrón llegasen a su posición, Skywalker se llevó a Jesse y al resto de los clones a un lugar seguro. 

No mucho después, un transporte, escoltado por dos cazas Z-95, aterrizó cerca de la posición de Skywalker. La nave llevaba a bordo al Maestro Jedi besalisko Pong Krell , que había estado al frente de otro batallón de clones en Umbara. Krell dijo a Skywalker que el Consejo Jedi le había ordenado volver al planeta Coruscant inmediatamente. El propio Krell dirigiría entonces temporalmente a la Legión 501 en Umbara. Skywalker obedeció a Krell, y subió a bordo del transporte de Krell, dejando el mando de sus tropas a Krell. El Maestro Jedi informó a Jesse y los soldados de la 501 de sus estrictas creencias sobre protocolo militar. Después de su discurso, Krell ordenó a Rex preparar a todos los pelotones, y las tropas comenzaron a seguir al besalisko a través de terreno selvático de Umbara, en dirección a la capital del planeta. Cuando un trío de criaturas voladoras, conocidas como banshees,  se acercaron al equipo de Krell, Jesse y los soldados dispararon a la defensiva con sus armas a los animales voladores. A medida que las criaturas atacaban a los soldados clon, una de las criaturas levantó a un clon de la tierra. Al darse cuenta de la emboscada, Krell intervino y obligó a la criatura a liberar al soldado, antes de matar a los dos animales con sus espadas láser.

JesseOnUmbara-DOU.jpg

Jesse hablando con dos soldados clon.


Después de caminar durante casi doce horas , Jesse y los soldados estaban cansados, cosa que fue observada por Rex. Para permitir a sus tropas descansar, Rex quería que sus hombres hicieran un campamento, una decisión que no fue bien recibida por Krell, que consideraba que los pelotones de la 501 eran cruciales para el éxito de la República en Umbara. Sin descanso, Jesse y las tropas se dirigieron a las afueras de la capital de Umbara. Mientras que Skywalker había planeado originalmente desgastar las defensas de la ciudad iniciando múltiples ataques quirúrgicos, Krell quería un asalto frontal directo a la ciudad. Con el fin de llevar a cabo la orden de Krell, Jesse y los clones usaron una carretera que conducía a la ciudad misma. Cuando los soldados comenzaron a caminar en la carretera, varios de ellos volaron por los aires como consecuencia de las minas enemigas escondidas en el suelo del camino. Cuando Cincos comenzó a explorar la superficie de la carretera para localizar las minas, las tropas umbaranas, que se escondían detrás de la vegetación cercana, emboscaron a Jesse y los soldados. Los umbaranos utilizaron sus tanques contra los clones y avanzaron hacia su posición. Aunque Jesse y otros soldados clon mataron a un número considerable de soldados umbaranos, los umbaranos sobrepasaron a los clones, lo que obligó al grupo de ataque de la República a retirarse.

Jesse y las tropas de la 501 se posicionaron lejos de la milicia umbarana . Una vez en posición, los soldados clon reanudaron su enfrentamiento con los atacantes, de manera que los nativos de Umbara comenzaron a retirarse. Creyendo que su plan para asumir el control de la ciudad se había visto comprometido, Krell culpó a Rex de su derrota. Después de un acalorado debate entre Krell y Rex, el Maestro Jedi tomó nota de las palabras de Rex. Aun así, Krell quiso proseguir con su plan para tomar la capital. Poco después, Jesse y las tropas volvieron a ser atacados por varios cazas umbaranos, cuyos escudos eran muy útiles contra las armas de los clones. Sin embargo, como Jesse y los clones continuaban su ataque contra los cazas, los pilotos se retiraron. Por si acaso los cazas regresaban, Rex quiso que sus hombres salieran de sus posiciones y atacasen a las tropas enemigas más cercanas. Mientras Krell recibía un mensaje de Obi-Wan Kenobi a través de un holograma, Jesse ayudó a Rex y sus hombres a luchan contra los combatientes umbaranos.

Rompiendo líneas de suministro

«¿Sabéis? Antes no sabía si Krell estaba loco. ¡Ahora estoy seguro!»
―Jesse[fuente]

Kenobi informó a Krell de que era incapaz de tomar el control de la capital de Umbara porque sus defensas estaban siendo reforzadas por una base aérea, que se encontraba al oeste de la ciudad. El Maestro Jedi quería que Krell y la 501 capturaran la base aérea de manera que las líneas de suministro de la ciudad pudieran ser cortadas. Después de que terminase su conversación, Krell ordenó a Rex trazar las coordenadas de la base aérea y reunir a Jesse y el resto de las tropas de la 501. En la cima de un acantilado, Rex notó que el desfiladero que conducía a la base aérea era estrecho, lo que obligaría a las tropas a caminar en escuadrones individuales. Rex informó a Krell de que podían hacer uso de un reconocimiento para encontrar una ruta segura alternativa a la base aérea, pero Krell desestimó la opinión del capitán, ya que según su criterio no había tiempo suficiente para encontrar otra ruta. Después de que Jesse y los soldados clon se reagruparan en la parte inferior del acantilado, Rex ordenó a los hombres de la 501 separarse en dos divisiones, una guiada por él; y otra guiada por Cincos y Hardcase. Los clones comenzaron a hablar abiertamente sobre su situación actual, y se opusieron a las tácticas temerarias de Krell. Jesse, que no estaba seguro de si Krell estaba loco o no antes de ordenar la toma de la base aérea, dijo a los clones que ahora pensaba que Krell estaba loco.

Avanzando por un estrecho desfiladero con el grupo de Hardcase y Cincos, Jesse y el grupo encontraron un tanque umbarano, que apareció de debajo del suelo. El tanque umbarano, al que pronto se unieron otros cuatro tanques, comenzó a atacar a los clones, cuyas armas bláster eran ineficaces. Con el fin de destruir los tanques, Cincos contactó con Rex y le pidió varios lanzacohetes. Rex, que estaba cerca de la posición de Cincos, ordenó a algunas de sus tropas llevar lanzacohetes al grupo de Cincos. Después de  que uno de los tanques hiriera a un soldado clon que lleva un lanzacohetes, Hardcase cogió el arma caída, mientras que Kix atendía al soldado clon herido. Colocándose en frente de un tanque, Hardcase disparó el arma, destruyendo al tanque. Aunque habían eliminado a uno de los tanques, los soldados clon estaban todavía bajo el ataque de otros cuatro tanques umbaranos. Rex ordenó a Hardcase y al resto de los clones reagruparse detrás de la vegetación que impedía el paso a los tanques. Con el uso de detonadores térmicos, colocados en un desfiladero, los clones destruyeron los tanques restantes, activándolos cuando se acercaron a su posición.

Después de la batalla contra los tanques umbaranos, los soldados clon continuaron avanzando hacia la base aérea. Hardcase y su grupo caminó por los restos de uno de los tanques, que todavía estaba medio activo. Por orden de Rex, Hardcase utilizó su lanzacohetes para destruir la cabina del tanque activo. Un umbarano, que pilotaba el tanque, cayó por la ventana dañada de la cabina, aunque Rex lo mató rápidamente con su pistola. Cuando Rex comenzaba a inspeccionar la zona situada entre ellos y la base aérea, otros tanques umbaranos distintos a los anteriores, surgieron de la distancia y empezaron a disparar sus cañones contra Jesse y la soldados clon. Las máquinas obligaron a los clones a separarse en dos grupos. Al darse cuenta de la separación del batallón de Rex, Krell ordenó a Rex que su equipo continuara su ataque contra los tanques. El capitán aceptó y llevó a sus hombres de vuelta al combate contra los tanques. Cuando Jesse y los clones se enfrentaron a los tanques, se dieron cuenta de que sus lanzacohetes eran ineficaces contra ellos. En lugar de atacar a los tanques de frente y luego atacar la base aérea, Rex elaboró un nuevo plan: Hardcase y Cincos se infiltrarían en la base aérea para secuestrar dos cazas umbaranos, mientras Rex y el resto de los soldados se quedaban atrás y continuaban su lucha.

Con el plan en marcha, Hardcase se dirigió con Cincos hacia la base aérea. Jesse se mantuvo al lado de Rex, luchando contra los cañones móviles umbaranos. Aunque los clones sufrieron muchas bajas, Jesse y su equipo aguantaron y esperaron a Hardcase y Cincos. Después de algún tiempo, Hardcase y Cincos surgieron de entre las nubes a bordo de distintos cazas umbaranos. Usando el armamento de sus cazas estelares, los dos clones destruyeron los cañones móviles restantes antes de aterrizar para reagruparse con el equipo de Rex. Después de la destrucción de los cañones, Krell ordenó al Sargento CC-1119, apodado "Appo", movilizar a sus tropas y atacar la base aérea. Las fuerzas de la República llegaron a la base aérea, y las tropas restantes umbaranas se rindieron, permitiendo a Jesse y las tropas de la República atrincherarse en la base aérea. Por sus esfuerzos, Rex felicitó a Hardcase y Cincos y valoró el esfuerzo de los soldados que habían muerto en Umbara. Krell, con los hombres de Appo, se acercó a Rex y exigió un informe. Después de que el capitán informara al General Jedi de sus logros, Krell creyó que la suerte los había salvado, un comentario que fue desestimado por Rex, quien atribuyó la victoria a los soldados que habían muerto. Sin embargo, Krell respondió a Rex que aún tenía que entender que ese era el precio de la victoria. Jesse y el resto del equipo de Rex no estuvieron de acuerdo con Krell.

Desobedeciendo órdenes

«Genial, otra misión suicida. La capital está demasiado bien protegida.»
―Jesse[fuente]

A pesar de que la Legión 501 había capturado la base aérea, la República aún no controlaba Umbara por completo. En un intento por retomar su base, la milicia umbarana intensificó su ataque contra las fuerzas de la República. A través de Kenobi, Krell se enteró de que una nave de suministros estaba dando provisiones a la capital umbarana. Después de su conversación con Kenobi, Krell pretendía atacar la capital con las tropas restantes que tenía en lugar de atacar a la nave de suministros. Tras una reunión con Krell, Rex informó a Jesse y a las otras tropas del plan de Krell. Los soldados clon no aprobaron el plan, y lo vieron como otra misión suicida más. No confiando en el plan de Krell, Cincos quiso usar cazas umbaranos para colarse a través del bloqueo umbarano de la órbita del planeta, entrar a bordo de la nave de suministros, y luego destruirla.

Tomando nota del plan de Cincos, Rex transmitió la información a Krell, que desaprobó el plan, ya que quería a todas las tropas atacando la capital. Rex volvió con Jesse y las tropas y explicó que tenían que llevar a cabo el plan de atacar la ciudad, aunque Cincos continuó tratando de persuadir a Rex, Jesse, y a los otros clones presentes en los cuarteles de que podían infiltrarse en la nave de suministros. Rex informó a Jesse y los demás soldados de que si desobedecían órdenes directas, podían ser sometidos a una corte marcial . Sin embargo, Cincos defendió su propio plan y decidió llevarlo a cabo. Dentro de un hangar de la base aérea, Jesse y Hardcase se unieron a Cincos, y Hardcase se montó en uno de los cazas umbaranos para probarlo. Mientras Hardcase luchaba por mantener el control de su caza, su vuelo temerario e incapacidad para controlar los sistemas de armas del caza activaron los sistemas de alarma del hangar, que alertaron a Krell. Después Krell entró en el hangar para ver lo que estaba ocurriendo, y Hardcase trató de persuadir al Maestro Jedi de que los accidentes en el hangar habían sido consecuencia de que él y Cincos estaban intentando descifrar el código de los cazas umbaranos.

Como resultado de las palabras de Hardcase, Krell decidió que los cazas umbaranos eran demasiado peligrosas para ser utilizados. Krell ordenó a Hardcase y Cincos desactivar los cazas, y deshechó la opción de utilizarlos. A pesar de las órdenes de Krell, Jesse y Hardcase mostraron su apoyo hacia el plan de Cincos de utilizar los cazas. Con Jesse y Hardcase apoyándolo, Cincos dijo a los dos soldados que una vez estuvieran en la nave de suministros enemiga, destruirían su reactor principal . Procediendo a llevar a cabo el plan, Jesse, Hardcase y Cincos se reunieron con Rex fuera de la base aérea. Rex trató de convencer a los soldados de que no debían llevar a cabo el plan, puesto que eso era insubordinación. Después Cincos informó al capitán de que no tenían otra opción, y Rex a regañadientes, informó a Jesse, Hardcase y Cincos de que no podría ayudarlos si eran descubiertos. Jesse, Cincos, y Hardcase subieron a tres cazas y despegaron. Poco después de despegar de la base aérea, los tres soldados atravesaron la atmósfera de Umbara. Una vez en el espacio, Jesse y los otros dos soldados se encontraron en medio de una batalla.

Las fuerzas de la República que participaban en la batalla estaban sufriendo grandes bajas. Los umbaranos que participaban en la batalla, creían que Jesse, Cincos, y Hardcase formaban parte de su bando, lo que permitió a los tres soldados clon volar a través del combate hasta la nave de suministros confederada quedando ilesos. Cuando abordaron la nave, Jesse y los soldados circularon por los pasillos del hangar de la nave a bordo de sus cazas. Al darse cuenta de los intrusos, los droides de combate estacionados en la nave cerraron una puerta blindada delante de los soldados clon. Cuando Hardcase se dio cuenta de ello, el soldado utilizó los misiles de su caza para destruir la puerta. La explosión resultante del misil destruyó la puerta, aunque la explosión también dañó el ala derecha de su caza. Cuando los clones averiguaron la ubicación de la sala del reactor, fueron a utilizar los misiles de sus cazas para destruirla. Al llegar allí, Jesse y los demás descubrieron que la sala estaba protegida por un escudo de rayos, activado por los droides de la nave. Después un grupo de droides de combate llegó y comenzó a disparar contra los intrusos, Hardcase bajó de su caza.

A pesar de la insistencia de Cincos, Hardcase ordenó a Cincos y Jesse a abandonar la nave de suministros, ya que se iba a quedar atrás para destruir el reactor. Tomando un tubo lleno de misiles, Hardcase maniobró alrededor del escudo de rayos para entrar en la sala del reactor. Cumpliendo con el deseo de Hardcase, Jesse y Cincos se dirigieron hacia la salida de la nave de suministros. Mientras tanto, Hardcase dirigió el tubo lleno de misiles hacia el reactor, lo que causó que explotara, causando una reacción en cadena en toda la salareactor. La explosión mató a Hardcase, y destruyó la nave de suministros. Sin embargo, Jesse y Cincos evitaron la muerte y aterrizaron de nuevo en la base aérea de Umbara. A pesar de que habían destruido la nave de suministros de la Confederación, Krell dijo que Jesse y Cincos habían cometido un delito, y que iban a ser sometidos a un juicio de guerra por sus acciones.

Traición a la República

«Tenemos que hacer algo. No podemos arriesgarnos a que escape.»
―Jesse[fuente]
Jesse y Cincos fueron escoltados por el Capitán Rex, el sargento Appo, y seis soldados clon, dos de los cuales eran Kix y Tup, armados con rifles para ejecutar a los "traidores". Sin embargo, Cincos logró convencer a los clones de que ningún clon debía morir de esa manera. Jesse y Cincos fueron enviados de vuelta a su celda hasta nuevo aviso. Finalmente Pong Krell envió un escuadrón de soldados de la Legión 501 a atacar a umbaranos vestidos como clones. Más tarde, los soldados se dieron cuenta de que los umbaranos vestidos como clones eran realmente clones del 212º Batallón de Ataque. Rex acogió a los soldados restantes del 212º y sus propios clones con el fin de capturar Krell por traición a la República. Jesse y Cincos fueron puestos en libertad y se les pidió ayudar a detener Krell. Los clones se dirigieron al centro de mando y rodearon a Krell, pero Krell fue capaz de escapar. Jesse y todos los clones fueron enviados a capturar Krell y traerlo de vuelta a la base aérea. Después de diversos ataques, Krell fue aturdido por Tup y fue traído de vuelta a la base aérea. Jesse, Rex, Cincos, y Tup preguntaron a Krell el motivo de sus acciones. Krell afirmó que la República caería desde dentro y que un nuevo orden se levantaría. Krell también reveló que él era un espía separatista. Después de pensarlo mucho, Jesse y sus compañeros decidieron ejecutar al traidor Jedi. Rex decidió matar a Krell abajo, pero no fue capaz de hacerlo. En cambio, el soldado clon Dogma mató a Krell. Con el resto de las fuerzas de la República tomando el control de la capital umbarana, Umbara estaba ahora bajo control de la República.

Cantina del 79

«Kix, Jesse»
―Cincos al ver a Jesse y Kix[fuente]

En el 20 ABY, el soldado CAR Cincos descubrió un complot contra los Jedi. Cuando Cincos llegó a Coruscant para convencer al Canciller Palpatine de que los científicos kaminoanos estaban ocultando algo, fue acusado falsamente de un intento de asesinato hacia el canciller. En su huída, Cincos llegó a la Cantina del 79, un bar de clones, en busca de alguien en quien pudiera confiar. Allí encontró a Jesse y Kix bebiendo. Entonces, habló con Kix y le dijo que tenía que hablar con el Capitán Rex o el General Anakin Skywalker.

Después de la Batalla de Ringovinda y el incidente de Cincos, Jesse fue ascendido a CAR, participando en una misión para rescatar a Echo del planeta Anaxes.

Personalidad y rasgos

«Proteged al capitán.»
―Jesse, a Kix y a Hardcase[fuente]

Jesse reaccionó rápidamente cuando el líder de su equipo, Rex, fue disparado por un droide comando. El soldado clon se preocupó por la salud de Rex después de que el capitán clon recibiera un disparo. Jesse tenía buenos modales; respetó a Suu y le preguntó si Rex podía pasar la noche en la granja. Jesse cooperó con Kenobi, y obedeció las órdenes que se le daban.[2]

En su frente, Jesse tenía una gran emblema de la República Galáctica tatuado que cubría gran parte de su rostro. Su casco tenía una marca similar. La armadura clon de Jesse tenía marcas azules.[2]

Entre bastidores

Jesse apareció por primera vez en "The Deserter", el décimo episodio de la segunda temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars, que fue emitido el 1 de enero de 2010 en Estados Unidos. Cómo todos los otros clones, Jesse fue interpretado en la versión original por Dee Bradley Baker[4], mientras que en Latinoamérica el doblaje estuvo a cargo de Miguel Ángel Ghigliazza,[5] mientras que en España estuvo a cargo de Jordi Ribes.[5]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Wiki.png
Star Wars Wiki en español tiene 7 imágenes relacionadas con CT-5597.
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar