Fandom

Star Wars Wiki

CT-5555

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 
AZI-3: «Hola, CT-5555.»
Cincos: «Ningún clon utiliza su número. Me llamo Cincos.»
AZI-3: «La diferencia es mínima.»
Cincos: «No para mí. Ni para ningún clon.»
AZI-3 y Cincos[src]

CT-27-5555, también conocido como ARC-5555 y más tarde re-designado como CT-5555, fue un soldado clon que sirvió en el Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon. Debido a su designación, se le dio el apodo de "Cincos". Alrededor del 22 ABY, cuando las Guerras Clon habían comenzado, Cincos fue asignado al Escuadrón Dominó, una unidad de cadetes clon que entrenó en el complejo militar de Ciudad Tipoca bajo el mando del sargento Siniteen Bric. Cincos y su equipo estuvieron obligados a pasar una prueba con el fin de convertirse en soldados clon listos para el combate. Después de acabar su formación, Cincos, junto con una serie de soldados novatos, fue asignado a la estación de Rishi, un puesto de escucha que se encontraba en la luna de Rishi. Cincos estuvo presente cuando Grievous, el general de la confederación, invadió la luna para tomar el control del puesto de escucha de la República. Con la llegada del Comandante Clon Cody y el Capitán Clon Rex, los dos oficiales ayudaron a Cincos y a los novatos a retomar el puesto de avanzada.

Cincos y Echo, los únicos novatos supervivientes, fueron recompensados ​​con medallas por su servicio en la luna de Rishi y se unieron a la Legión 501. Cincos más tarde ayudó a defender Kamino después de que Grievous, junto con la Acólita Oscura Asajj Ventress, invadiera el planeta y atacara Ciudad Tipoca. Tras el ataque confederado sobre Kamino, Cincos y Echo fueron promovidos a CAR por sus esfuerzos continuos. Al continuar la guerra, Cincos y Echo se unieron a los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker en el rescate del Maestro Jedi Even Piell de la prisión conocida como la Ciudadela. Tras rescatar a Piell y a sus oficiales, el director de la prisión, Osi Sobeck, envió sus fuerzas de droides de combate contra Cincos y el grupo de rescate de la República. Mientras que Echo y Piell perecieron durante la batalla, Cincos y los miembros supervivientes de su equipo fueron rescatados por el Maestro Jedi Plo Koon.

Algún tiempo después, Cincos fue asignado junto a la Legión 501 para participar en una invasión sobre Umbara. Cuando el general Pong Krell tomó el mando de Anakin Skywalker, Cincos fue la voz más fuerte en contra de Krell y su liderazgo. Más tarde se comprobó que el rechazo de Cincos era justificado cuando se descubrió que Krell estaba obrando en contra de la República.

Cincos también estuvo presente durante la Batalla de Ringo Vinda. Cuando Tup se volvió loco y asesinó a la general Tiplar, Cincos lo llevó de nuevo a Kamino para un posterior estudio médico. Cincos encontró pruebas sorprendentes que contradecían lo que la científica kaminoana, Nala Se, decía que era la causa de la dolencia de Tup. Eso le llevó a realizar un estudio completo y una investigación por su cuenta, escondiéndose de las autoridades de la República. Cuando Shaak Ti le ordenó presentar lo que había descubierto al Canciller, Nala Se le drogó y Palpatine fingió un intento de asesinato. En su huida, Cincos trató de transmitir su información al General Skywalker y al Capitán Rex. Sin embargo, fue rastreado por el Comandante Fox y un grupo de soldados. Cuando Cincos trató de defenderse, Fox le disparó a través del corazón. Cincos murió conociendo la verdad sobre el Canciller Palpatine y la Orden 66, pero fue incapaz de comunicar esto a nadie antes de que fuera demasiado tarde.

Biografía

Instrucción en Kamino

«Gracias, CT-27-5555. Eso estuvo cerca.»
«Es Cincos. Me llamo Cincos.»
―Echo y Cincos[fuente]
Cincos y Echo.jpg

Echo y Cincos en una simulación de combate.

CT-27-5555 fue un soldado clon que sirvió en el Gran Ejército de la República. En el 21 ABY, durante las Guerras Clon, CT-27-5555 fue asignado al Escuadrón Domino, una unidad de cadetes clon. Debido a que su número de serie terminaba en 5555, CT-27-5555 prefirió que se le llamara "Cincos". El resto de cadetes clon del Escuadrón DominóCutup, Hevy, Echo y Droidbait —prefirieron llamarle por su número de serie completo, aunque Cincos quería que se le llamase por su apodo. Cincos y el resto del Escuadrón Dominó, entrenaron en Ciudad Tipoca, la capital del planeta Kamino. Su instrucción en el complejo militar de Ciudad Tipoca fue supervisada por el Sargento Siniteen Bric, quien también estuvo observando al Escuadrón durante el examen de prácticas de combate. Durante las simulaciones de combate, cada cadete clon, incluyendo a Cincos, usaba armas no letales, para que ningún clon resultara herido durante una de sus simulaciones. Además, los miembros de un escuadrón debían trabajar en equipo para tener éxito en la simulación. Sin embargo, los miembros del Escuadrón Dominó rara vez se ponían de acuerdo para trabajar como un equipo.

En una de sus pruebas de combate simulado, Cincos se vio envuelto en varias discusiones con su compañero de escuadrón Echo, quien no dejaba de llamar a Cincos por su número de serie. A medida que el examen transcurría, Hevy rompió la formación mientras Cincos, Echo, Droidbait y Cutup se quedaban tras las barricadas. Los examinadores— Bric, el Arcona El-Les, y la Maestro Jedi Shaak Ti —se preocuparon por la insensatez del Escuadrón Dominó. Dado que el Escuadrón Dominó no podía trabajar como un equipo, Cincos y el resto del Escuadrón suspendieron el examen y fue enviado a los barracones del complejo. Al regresar a los barracones, Echo y Hevy se enzarzaron en una pelea, pero el enfrentamiento fue interrumpido por la llegada de Bric. El Sargento Siniteen quería que Cincos y el resto del Escuadrón Domino cooperaran entre sí, alegando que serían una pérdida de su tiempo si seguían sin ponerse de acuerdo. Al día siguiente, Bric y El-Les llamaron al Escuadrón Domino, al igual que a otros escuadrones de cadetes clones de Ciudad Tipoca, para una reunión en el exterior del complejo militar, en un hangar.

El Comandante Clon Colt, un soldado del Comando Avanzado de Reconocimiento, fue a observar el último examen de simulación de combate de los cadetes clon. Bastaba con que uno pasara la prueba para que el escuadrón entero fuese promocionado a soldado clon. Colt se intereso por el Escuadrón Bravo, una unidad de clones cadete que había pasado ciertos exámenes en "tiempos de soldados CAR". Dado que el Escuadrón Domino era el siguiente en tomar las pruebas, estuvo observando como el Escuadrón Bravo tomaba el examen, viendo su habilidad para trabajar en equipo. Cuando el Escuadrón Bravo (cadetes clones) terminó el examen, Cincos y el resto del Escuadrón Domino entraron en la sala de simulación y comenzaron el examen, completando las primeras partes de la prueba más deprisa de lo habitual. Mientras Cincos, Echo, Droidbait y Cutup se cubrían tras unas barricadas, Hevy, que iba destruyendo droides con su cañón blaster rotatorio Z-6, despejó el camino para ellos. Sin embargo, cuando Droidbait se alejó del grupo, un droide le disparó en la espalda. Echo se dio cuenta y gritó a Hevy para que detuviese el ataque, pero Hevy quería que su equipo se dirigiera a la torre de la ciudadela simulada para completar la prueba. Sin embargo, para lograrlo, Cincos y sus compañeros de Escuadrón debían dejar a Droidbait atrás, y lo hicieron, pero cuando El-Les y Colt se dieron cuenta, interrumpieron el examen, diciéndoles que estaban automáticamente suspendidos.

EchoFivesRequestTramsfer-CC.png

Cincos y Echo hablan con Shaak Ti.

Tras suspender el examen, Cincos y el resto de cadetes clon volvieron a los barracones. A pesar de eso, Cincos y Echo sentían que no pertenecían al Escuadrón Domino. Con la esperanza de ser transferidos a otro escuadrón de cadetes clon distinta, preferiblemente el Escuadrón Bravo, Cincos y Echo acudieron a la Maestro Jedi Shaak Ti y le pidieron ser transferidos. Sin embargo, Ti rechazó la petición y les dijo que tenía fe en el Escuadrón Domino. Por ese motivo, le dio una última oportunidad al Escuadrón Domino para tomar el examen. Al día siguiente, Ti se unió a Bric, El-Les y Colt en la supervisión del último intento del Escuadrón Domino de pasar la prueba. Cincos y sus compañeros consiguieron alcanzar la base de la torre de la ciudadela, pero en ese momento se dieron cuenta de que no tenían los cables de ascensión en sus cinturones. En vez de rendirse, los clones utilizaron las torretas blaster para trepar hasta la cima. Una vez allí, Hevy alzó la bandera, completando así la prueba. Shaak Ti y El-Les elogiaron los esfuerzos del Escuadrón Dominó y, dado que trabajaron en equipo al completar el examen final, a los miembros del Escuadrón Domino se les permitió convertirse en soldados clon listos para combatir. Cada uno recibió sus propias medallas, símbolo de su graduación de cadetes clon a soldados clon.

Servicio en la luna de Rishi

«No está bien. Sus comunicadores tienen una codificación distinta.»
«Los alertaré con esta bengala.»
―Cincos y Hevy, tratando de contactar a Cody y a Rex[fuente]

CT-27-5555[3] era un clon del cazarrecompensas mandaloriano Jango Fett que nació en el planeta Kamino para luchar en el Gran Ejército de la República.[1] En el 22 ABY[4], durante las Guerras Clónicas, fue apostado en una estación de vigilancia localizado en una luna del planeta Rishi. Bajo el mando del Sargento O'Niner, CT-27-5555—junto con los soldados clones Cutup,[2] Droidbait, Nub,[3] CT-327, Echo, y Hevy—operaron en el puesto de vigilancia para advertirle a la República Galáctica de posibles ataques Separatistas en el cercano Kamino.[2] Durante su tiempo en la estación, CT-27-5555 obtuvo el apodo de "Cincos", debido a su número de soldado clon asignado.[5]

En algún momento, cuando los soldados Cincos y Echo se unieron a los otros clones novatos apostados en la sala de control del puesto de vigilancia, el Sargento O'Niner entró en la sala e informó a los soldados clones de que una inspección de rutina estaba planeada para la estación. Sin embargo, aunque el grupo de soldados clones no lo sabía, el General Confederado Grievous planeaba atacar Kamino para terminar con la producción de soldados clones de la República. Grievous sabía que si atacaba Kamino, la estación de la luna de Rishi detectaría el ataque, y los soldados clones apostados en el puesto de vigilancia apagarían la señal de "todo en orden" que emitía la base, lo que alertaría a la flota de la República cercana. Por consiguiente, Grievous desplegó droides comando serie BX en naves de abordaje clase Droch para tomar el puesto de vigilancia. Mientras tanto, un soldado clon levantó el escudo del puesto de vigilancia para proteger la base contra lo que parecía ser una lluvia de meteoritos, lo que en realidad era un grupo de naves de abordaje clase Droch. Poco después, los droides salieron de sus transportes y comenzaron su ataque en la base de la República. Después de que tres droides comando dispararan y asesinaran a O'Niner y a otros tres clones, los soldados restantes—Cincos, Echo, Hevy, y Cutup—evacuaron el centro de mando escapando por medio de un conducto de ventilación que llevaba fuera del puesto de vigilancia.[2]

StormTheBase-Rookies.jpg

Cincos (izquierda al fondo) y los demás soldados clones asaltando el puesto de vigilancia.

Después de dejar el conducto de ventilación, los cuatro soldados fueron desalentados cuando una anguila de Rishi atacó y devoró a Cutup, dejando sólo a Cincos, Echo y Hevy para defenderse a sí mismos.[2] Eventualmente, los soldados clones novatos restantes distinguieron al Obex,[6] una lanzadera de ataque clase Nu que habían volado el Comandante Cody y el Capitán Rex. Los oficiales clones habían llegado para inspeccionar el puesto de vigilancia pero no sabían del asalto droide. Después de que los dos fueran atacados por los droides invasores, escaparon y se reunieron con Cincos y los demás soldados novatos. Como había encontrado a un droide comando disfrazado con una armadura de soldado clon durante su contienda con los droides, Rex le pidió a los novatos que se quitaran sus cascos para verificar que eran clones reales. Después de que los tres soldados novatos obedecieran y se quitaran sus cascos, otra anguila de la luna de Rishi los atacó. Rex usó su bláster de mano DC-17 para matarla con un disparo directo a su ojo, una proeza que impresionó a los novatos. Cuando hablaron con los soldados novatos, Rex los apodó de "relucientes,"[2] un término peyorativo con el cual se refería a la armadura brillante de los soldados que todavía no había visto acción en combate.[6]

Cody y Rex les dieron sus carabinas blásters DC-15S a Cincos y a los otros soldados novatos, y Rex sugirió un plan para retomar el puesto de vigilancia. El grupo de soldados clones se escondió cerca de la entrada mientras que Rex se hacía pasar por la unidad de droide comando 26 usando la cabeza decapitada del droide.[2] El Capitán Clon logró engañar a las unidades 07, 08, y 09 para abrir la puerta principal del puesto de vigilancia, lo que permitió a Cincos y a los soldados clones tender una emboscada al resto de los droides comando dentro de la base.[3] Los clones derrotaron a las unidades de droides, incluyendo al líder que empuñaba una vibroespada.[2]

No obstante, su victoria no duró mucho cuando los soldados clones notaron que la flota del General Grievous había llegado a la órbita de la luna. Debido a la falta de respuesta de los droides comando, Grievous envió más droides de batalla al puesto de vigilancia. Los clones, dentro del centro de mando del puesto de vigilancia, no pudieron apagar la señal de "todo en orden" porque los droides la habían sobrecalentado. Poco después, una nave de aterrizaje droide descendió a lo largo de la atmósfera lunar y aterrizó en la plataforma del puesto de vigilancia. Como los refuerzos de droides de batalla superaban en número a los soldados clones, Rex—para la sorpresa de los soldados novatos—ordenó la completa destrucción de la base.[2]

EchoFivesHonored-Rookies.jpg

Cincos y Echo son condecorados por los Jedi.

Cuando Cincos y Echo le dijeron al Capitán Clon que el deber de los novatos era proteger la base, Rex rechazó sus objeciones, señalando que si la base era destruida, apagaría la señal de "todo en orden" y alertaría a la flota de la República cercana de la invasión Separatista inminente. Para destruir la base, Echo ofreció usar la tibanna líquida altamente explosiva, que se usaba como fuente de combustible para calentar la estación cuando la luna de Rishi entraba en su ciclo de congelación. Mientras Rex y Echo iban a buscar a los droides plunk que almacenaban la tibanna líquida, Cincos, Cody y Hevy tomaron armas del parque del puesto de vigilancia. Con nuevos recursos armamentistas, los clones atacaron a los droides de batalla invasores,[2] dándole tiempo a Rex y a Echo para reunir a los tres droides plunk.[3] Sin embargo, el activador a control remoto para detonar la tibanna dentro de los droides plunk no funcionaba apropiadamente.[2]

Hevy ofreció quedarse para corregir el problema antes de unirse a los demás clones mientras éstos huían del puesto de vigilancia a través de un ducto de ventilación cercano. Una vez afuera, Rex se dio cuenta—para su sorpresa—de que Hevy todavía no había evacuado el puesto de escucha. El Capitán Clon contactó a Hevy mediante un comunicador, pero el soldado se rehusó a evacuar el puesto de vigilancia hasta que pudiera reparar el detonador. Decididos a no aceptar la decisión de Hevy, los clones corrieron a rescatar al soldado novato. No obstante, antes de que pudieran volver a entrar a la instalación, Hevy detonó manualmente los explosivos. El puesto de vigilancia explotó, matando a Hevy y a todas las fuerzas de droides en su interior. Poco después, Cody, Rex, Cincos, y Echo fueron recogidos por una cañonera LAAT/i que los sacó de la luna.[2] A bordo del Destructor Estelar clase Venator Resuelto,[3] los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker condecoraron a Cincos y a Echo con medallas por su servicio. Después de la presentación de las medallas, Rex incorporó a los dos clones a la Legión 501 por haber ayudado a la República a frustrar el ataque Separatista.[2]

Protegiendo Kamino

«Mirad a vuestro alrededor. Todos somos iguales: mismo corazón, misma sangre.»
―Cincos[fuente]
EchoFives99-ARCT.png

Echo y Cincos en Kamino.

Varios meses después de la destrucción de la Estación de Rishi, Cincos, con Echo, se unió a la Legión 501 en una serie de batallas a lo largo de la Galaxia. A bordo del Resuelto, Cincos y Echo se encargaron de hacer un inventario de los suministros del Destructor Estelar, así como de la vigilancia de la munición. Cuando la República se enteró de que la Confederación estaba a punto de invadir Kamino, Cincos, junto con Echo, Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker, fue enviado al planeta para prepararse para el inminente ataque. Mientras Kenobi y Skywalker se reunían con Shaak Ti y el Primer Ministro Lama Su, Cincos y Echo vagaron a través Complejo militar de Ciudad Tipoca. Los dos clones pronto vieron a su viejo amigo clon, 99, que se puso contento de verlos, y preguntó acerca de la ausencia de Hevy. Cuando le revelaron que Hevy se había sacrificado para salvar a los demás en la luna de Rishi, 99 mostró a ambos una medalla que le había dado Hevy. Cuando Cincos y Echo informaron a 99 sobre la inminente invasión confederada sobre Kamino, 99 partió a la sala de armas para reunir las armas de los soldados clon. Poco después la Confederación comenzó su asalto sobre Ciudad Tipoca, y Cincos y Echo se reunieron con un soldado CAR en un hangar en el complejo militar.

El soldado ARC dio a Cincos y Echo la tarea de subir a una plataforma de francotirador para repeler a los droides de combate invasores. Los dos soldados de la 501 obedecieron y se dirigieron a la plataforma. Una vez allí, se prepararon para la batalla. Varias naves de asalto de clase tridente, dirigidas por el general Grievous y la Acólita Oscura Asajj Ventress, escalaron las estructuras exteriores de la ciudad. Mientras las naves causaban daños estructurales en los edificios, también desplegaron batallones de droides de combate B1 y acuadroides, que atacaron a los soldados clon. En la plataforma, Cincos y Echo utilizan sus armas para derribar a los droides cercanos. Después, 99 visitó a los dos clones y los reabasteció con municiones y detonadores térmicos. Entonces, varios droides de combate irrumpieron en la zona, a pesar de que fueron destruidos en cuanto Echo les lanzó un detonador. No mucho tiempo después, una escuadra de cadetes clon se acercó a Cincos, Echo y 99, y les dijeron que estaban perdidos, ya que se habían separado de su grupo. Con Cincos y Echo, 99 se ofreció a guiarlos de vuelta a los cuarteles del complejo militar.

RexCodyFivesEcho-Kamino.png

Cincos, Echo, Rex y Cody atacan a las fuerzas droides que tratan de invadir Kamino.

Una vez allí, el Comandante Cody y el Capitán Rex se unieron al grupo y dijeron a Cincos, Echo y a los cadetes que iban a luchar contra los droides. Sin embargo, los cadetes no estuvieron de acuerdo, debido a que su formación era insuficiente. Cincos trató de aumentar la confianza de los cadetes, aunque los cadetes seguían dudando sobre atacar a los droides. 99 intervino en la conversación diciendo a los clones que sabía dónde estaba la sala del arsenal de armas del complejo: si los clones podían reunir suficiente armamento y suministros, serían capaces de mantener a raya a los droides. Después de reunir los suministros, los clones repelieron las fuerzas droides de Grievous, que intentaron entrar en la sala. Cincos y los clones comenzaron a disparar contra los droides, y les atrajeron dentro de la sala en la que estaban. Los clones tomaron posiciones defensivas detrás de unas cajas mientras los droides los perseguían.

Pronto, sin embargo, los clones comenzaron a ser superados en número por los droides. Rex usó su comunicador para alertar a los cadetes clones, que estaban escondidos en el interior de unas cápsulas ocultas en la pared, para que atacaran a los droides. Cuando empezaron a disparar contra los droides, Cincos y los demás siguieron atacando. Sin embargo, 99 se dio cuenta de que los clones se estaban quedando sin detonadores térmicos. A pesar de que Rex le dijo que no fuera a buscarlos, ya que era demasiado peligroso, 99 ignoró la orden y corrió hacia una puerta cercana. Sin embargo, los droides de combate dispararon al clon y lo mataron. Tras la muerte de 99, Cincos y sus compañeros destruyeron al resto de los droides. Grievous y Ventress fueron obligados a huir de Kamino, consiguiéndose una victoria de la República. Cincos y Echo más tarde se unieron a Cody y Rex en uno de los hangares del complejo militar. Debido a sus logros durante la invasión, tanto Cincos como Echo se convirtieron en soldados CAR.

Misión en la Ciudadela

«¿Seguro que podemos confiar en esos droides para que nos lleven a la Ciudadela?»
―Cincos a Cody[fuente]

Cincos más tarde participó en el rescate de Maestro Jedi Even Piell, que había sido capturado por la Confederación, que deseaba extraer información sobre la Ruta Nexus que el Maestro Jedi poseía. En el Templo Jedi de Coruscant, Cincos y Echo se unieron a Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi, Plo Koon, Cody y Rex durante una conferencia en el centro de comunicaciones del Templo. A medida que preparaban un plan para liberar a Piell, el equipo fue consciente de que cualquier ataque a la de la Ciudadela, la prisión en la que Piell había sido encarcelado, se volvería inútil debido a su seguridad. Skywalker, sin embargo, ideó un plan consistente en congelar al equipo de rescate en carbonita con el fin de evitar ser detectados por escáneres de formas de vida. Poco después de eso, su droide astromecánico, R2-D2, junto con un grupo de droides de combate B1 reprogramados, pilotaría una nave hasta la Ciudadela. Después de la reunión, Cincos y el equipo se fueron al hangar del Templo, donde había una cámara de congelación en carbonita, controlada por ugnaughts. Debido a la complejidad de su misión, así como por depender de droides de combate, Cincos informó a Cody y Rex de sus preocupaciones sobre confiar sus vidas a los droides. Sin embargo, Cody estuvo de acuerdo con el plan de Skywalker, ya que así no podrían ser detectados.

MissiontotheCitadel-The Ciatel.jpg

Cincos y el equipo en la Ciudadela.

Después de que Cincos y el equipo estuvieran congelados en carbonita, R2-D2 y sus droides de combate tripularon una nave enemiga robada con el equipo congelado a bordo hasta la Ciudadela, que se encontraba en el planeta Lola Sayu. Después de pasar por el escaneo forma de vida de la prisión, R2-D2 y los droides de combate aterrizaron la nave cerca de un acantilado próximo a la Ciudadela. R2-D2 descongeló al equipo y éste se reagrupó. Dejando a R2-D2, los droides de combate, y la nave detrás, Skywalker y Kenobi guiaron a Cincos y al equipo hasta más cerca del borde del acantilado. Al darse cuenta de que no podían utilizar los cables de ascensión para llegar a la cima del acantilado debido a electrominas, unos dispositivos explosivos que podían hacen sonar una alarma dentro de la prisión, Skywalker y Kenobi dijeron a Cincos y al resto del equipo que tendrían que escalar el acantilado. Cerca de la parte superior del acantilado, el equipo vio que la puerta de la Ciudadela estaba protegida por un escudo de rayos. La padawan de Skywalker, Ahsoka Tano, entró en la Ciudadela a través de un conducto de ventilación cercano, y desactivó el escudo de rayos para que el equipo pudiera entrar.

Desde la cima del acantilado, Cincos ayudó a Rex y a otro clon, Charger, a llegar a la cima del acantilado. Sin embargo, cuando Charger agarró la mano de Cincos, se resbaló y cayó hacia un electro-mina, que lo mató e hizo sonar la alarma de la Ciudadela. A pesar de haber alertado a la Ciudadela de su presencia, Cincos y el equipo entraron en la prisión. En un pasillo de la prisión, el equipo descubrió que las paredes que los rodeaban contenían torretas ocultas. Cuando las torretas aparecieron, los Jedi utilizaron sus sables de luz para desviar el fuego láser, mientras que los clones y Cincos y disparaban contra las torretas. A pesar del revés, el equipo continuó y encontró a Piell dentro de una celda de detención, y lo liberó de su cautiverio. A pesar de que habían rescatado a Piell, el Maestro Jedi quería encontrar a sus oficiales, que también habían sido apresados por la Confederación. Como uno de los oficiales de Piell, Wilhuff Tarkin, poseía la mitad de las coordenadas de la Ruta del Nexus y Piell estaba en posesión de la otra mitad, los Jedi decidieron rescatar a Tarkin. Aún dentro de uno de los pasillos de la Ciudadela, Cincos y el equipo se enfrentaron a un grupo de droides comando, enviados por el jefe de la prisión, Osi Sobeck.

Un tiroteo estalló, y el equipo de República destruyó la primera ola de droides. Sobeck, que estaba observando la lucha a través de las cámaras de seguridad,envió más droides y activó un imán del techo, que retuvo las armas de Cincos y el equipo, aunque dejando el armamento de los droides intacto. Los clones trataron de atacar a los droides con sus propias manos, mientras Kenobi, Tano y Piell utilizaban la fuerza, pero la táctica no funcionó debido a que los droides se magnetizaban al suelo. Sin embargo, Skywalker desactivó el techo magnetizado, lo que permitió a su equipo para volver a armarse y acabar con los droides. Cincos y los demás pronto encontraron y liberaron a Tarkin y a los hombres de Piell. Kenobi decidió que el equipo debía dividirse: Piell, la mitad de sus hombres, y Cody irían con Obi-Wan para crear una distracción, mientras que Cincos, Echo, Rex, Skywalker, Tano, y los otros oficiales de Piell, incluyendo Tarkin, permanecerían juntos y encontrarían una vía de escape para salir de la prisión. Con Piell y Tarkin separados, si uno pelotón era capturado, el enemigo tendría solamente la mitad de la información. Como el equipo de Kenobi detonó una serie de explosivos en uno de los pasillos, Skywalker se abrió paso a través de la pared de un antiguo túnel que el equipo de ataque conocía gracias a algunos viejos datos de archivo. Cincos y Echo cerraron la entrada que Skywalker había hecho en la pared antes continuar hacia adelante a través de los túneles.

RexFives-CR.jpg

Cincos y Rex durante el rescate de Even Piell.

Skywalker, después de haber contactado con R2-D2 y haberle dado instrucciones para aterrizar la nave cerca de su ubicación, guió a su grupo a través de unos túneles. Cuando llegaron a un callejón sin salida, fueron emboscados por varios droides comando, que estaban armados con escudos de energía. Sin previo aviso, Tano arrojó unos detonadores térmicos bajo los pies de los droides, y los destruyó. Después Tano utilizó más explosivos para abrir un camino a través de la roca. A continuación, Cincos y los otros se dirigieron hacia una tubería cercana. Caminando a través de la tubería en busca de una forma de llegar a la nave de R2-D2, Cincos y el equipo pronto llegaron a un punto de salida de la tubería. Sin embargo, fuera de la escotilla de salida, había un batallón de droides de combate y droides cangrejo, que les tendió una emboscada. El grupo escapó, y Skywalker arrojó una granada al conducto de combustible. La explosión resultante destruyó a los droides. El equipo de Skywalker fue hasta la posición de Kenobi, donde encontró al Maestro Jedi y a sus hombres retenidos por droides que custodiaban la nave de R2. Cincos y Echo se unieron a la batalla, a medida que llegaban más droides.

Cuando un droide comando se situó sobre una torreta, Cincos informó de esto a Skywalker. Skywalker y Piell se dispusieron a atacar la torreta, pero fueron ahuyentados. Mientras Cincos gritaba a Echo que se quedase a cubierto con él, Echo se mostró decidido a proteger a la nave. Cuando el clon recogió el escudo de un droide comando caído para defenderse y trató de llegar a la nave, el droide de la torreta destruyó la nave de la República, aparentemente matando a Echo en el proceso. A pesar de la repentina muerte de Echo, Cincos y el resto de el equipo siguió adelante, abandonando su nave destruida. Con la destrucción de la nave, su único medio de escape hasta fuera de Lola Sayu, era establecer contacto con el Consejo Jedi para pedir ayuda.

PiellFuneral-Full.png

Cincos y los demás miembros del equipo de rescate asisten al funeral de Even Piell.

Plo Koon respondió que vendría en su ayuda, pero que el equipo debía llegar hasta un punto de encuentro para la extracción. Pasando a través de los niveles más bajos de la Ciudadela, Cincos y los demás se abrieron camino hasta fuera de la Ciudadela, aunque todavía cerca de la propia instalación. Al ser perseguidos por las fuerzas droides de Sobeck, los droides de combate de R2-D2 se quedaron atrás, mientras que Cincos y el resto del equipo descendían por un acantilado con cables. En una red de cuevas, varios anoobas de Sobeck encontraron y atacaron el grupo. Los anoobas hirieron de gravedad a Piell, que transmitió a Tano su parte de las coordenadas de la Ruta del Nexus antes de sucumbir a sus heridas y morir. Cincos, así como los demás miembros del equipo, estuvieron presentes durante el funeral de Piell.

Luego, Cincos y el equipo llegaron hasta el punto de extracción, situado en una isla, aunque Sobeck y sus droides no tardaron en aparecer, montados en STAPs. Durante la escaramuza, Cincos derribó a Sobeck de su STAP. Sobeck atacó a Tarkin en un ataque de rabia porque no podía obtener la información que poseía, pero Tano mató Sobeck. Después llegó al sistema una flota de rescate formada por varios destructores estelares, y Koon rescató a Cincos y a los otros miembros del equipo con un LAAT. El grupo volvió a Coruscant poco después.

Batalla de Umbara

«¡No soy tan sólo un número! ¡Ninguno de nosotros lo es!»
―Cincos[fuente]
501stFrontLines-Umbara.png

Cincos, Rex y Krell en el frente de batalla de Umbara.

Cuando Umbara separó de la República, Cincos fue re-asignado a la Legión 501, convirtiéndose en el único CAR asignado al batallón para la próxima campaña. También estuvo presente en un asalto inicial en tierra contra las fuerzas umbaranas, rescatando a su compañero Hardcase de la fauna local. Tras el establecimiento de una posición de vanguardia, Anakin Skywalker fue reclamado en Coruscant. En su lugar, el General Jedi Pong Krell fue asignado como líder provisional de la 501. Cincos pronto se sintió disgustado con el estilo de liderazgo aparentemente imprudente de Krell, que a menudo comportaba un peligro innecesario e incluso la muerte de un gran número de clones. Cincos habló con Rex para expresar su preocupación por el estilo de liderazgo del besalisko, sólo para encontrarse con amenazas físicas por parte de Krell.

Después de un intento fallido por llegar a la capital umbarana, Cincos y el resto de la 501 se mantuvieron firmes contra un aumento de la resistencia enemiga. Sin embargo sus esfuerzos fueron reorientados cuando Krell recibió órdenes de capturar una base aérea enemiga vital para el control de Umbara. Una vez más, el liderazgo de Krell condujo a la muerte a decenas de soldados, enfadando aún más a Cincos. A pesar de la insistencia de Rex en mantener la cabeza fría por el bien del resto de las tropas, Cincos abogó por un plan de acción distinto al de Krell. A medida que más soldados perecían en las luchas contra la avanzada tecnología militar umbarana, Cincos urdió un plan con Hardcase opuesto a los deseos de Krell consistente en capturar naves enemigas para usarlas en la batalla. A pesar de su falta de familiaridad con la tecnología umbarana, el plan resultó ser un éxito. Mientras Krell expresaba su frustración por la insubordinación, aceptó a regañadientes la victoria que le había proporcionado.

Appowithprisoners-COK.png

Cincos y Jesse detenidos por insubordinación.

Con la base capturada, Cincos continuó expresando su frustración hacia Krell a Rex, que rechazó su modo de ver las cosas. Después de una serie de ataques con misiles de largo alcance sobre el 212º Batallón de Ataque, Cincos propuso a Rex un plan urdido por él mismo, Hardcase y Jesse, que consistía en utilizar las naves umbaranas capturadas para lanzar un ataque sorpresa contra las naves de suministro separatistas situadas en la órbita del planeta. Cuando Krell rechazó el plan de Cincos, los tres clones llevaron a cabo la misión de todos modos. Aunque su misión tuvo éxito, Hardcase murió en acción después de sacrificarse por sus compañeros. A pesar de sus esfuerzos, Krell fue a buscar personalmente a ambos clones, y los detuvo a ambos con la intención de juzgarlos en un consejo de guerra.

Rex se opuso a la decisión de Krell, pero eso sólo enfureció más Krell, que ordenó la ejecución inmediata de ambos clones. Mientras Cincos y Jesse eran preparados para ser fusilados por un pelotón liderado por Dogma, Cincos hizo un discurso haciendo ver a sus compañeros que sus acciones estaban justificadas. Los clones, dándose cuenta de que tenían una mayor lealtad entre ellos que con su general, bajaron sus armas y se negaron a llevar a cabo las órdenes de Krell. Antes de que el general pudiera tomar represalias, llegó la información de que una parte del 212º Batallón de Ataque había sido capturado por los umbaranos, que ahora se hacían pasar por soldados clon. Cincos y Jesse tuvieron que ser puestos de nuevo en un calabozo, mientras el Capitán Rex y el resto de los soldados clon de la 501 fueron enviados a detener a los enemigos disfrazados.

Rexecutioner-CoK.png

Cincos asiste a la ejecución de Pong Krell.

Pero más tarde, el capitán Rex y sus hombres regresaron al calabozo diciendo a Cincos y Jesse que la misión era un engaño y que se habían enfrentado sin saberlo a otros soldados clon, siguiendo las órdenes del general Krell. Cincos y Jesse decidieron que se unirían al Capitán Rex y a los clones en la detención de Krell por traición contra la República. Cuando arrestaron a Krell, éste admitió que había estado manipulando en secreto a sus soldados. Después de un intento desesperado por capturar a Krell, el soldado novato llamado Tup, logró engañar y detener al aparentemente general loco aturdiéndolo. Ahora como prisionero de la 501, Krell reveló a Cincos y a sus hermanos que sus acciones en Umbara se debían a su falta de fe en la República y fueron concebidas para conseguir la lealtad del Conde Dooku.

Cincos, Rex, y el resto de la cúpula de la 501, debatieron qué hacer con el peligroso Jedi traidor que ahora mantenían cautivo. Cuando se supo la noticia de que las fuerzas del general Obi-Wan Kenobi habían capturado la capital del planeta y que los militares umbaranos restantes se dirigían directamente hacia su posición actual, se decidió que Krell debía ser ejecutado. Cuando Rex dudaba sobre si matar o no a su ex general, Dogma, angustiado, disparó a Krell. Con Pong Krell muerto y los umbaranos debilitados, Cincos dejó el planeta de las sombras con su fe sobre su papel en el esfuerzo bélico quebrantada.

La Conspiración de los Biochips

«Rex... Esto... es... más grande que cualquiera de nosotros... que nada... de lo que pudiera haber imaginado... Todo lo que siempre quise... Sólo quería cumplir con mi deber... Hermano... La misión... las pesadillas... finalmente han... terminado...»
―Cincos[fuente]
InterrogatingTup-TU.png

Cincos participa en el interrogatorio de Tup tras la inesperada muerte de la Maestra Tiplar.

Cincos continuó sirviendo como miembro activo de la Legión 501 a lo largo de los últimos años de la guerra. En el proceso, estableció fuertes lazos de amistad con los diferentes miembros de su batallón. En el 20 ABY, Cincos, junto con el resto de la 501, tomó parte en una campaña militar para derrotar a las fuerzas separatistas lideradas por el Almirante Trench ocupando una estación espacial que rodeaba el mundo de Ringo Vinda. Durante la batalla, el compañero clon y amigo cercano de Cincos, Tup, disparó y mató a la General Jedi Tiplar en extrañas circunstancias. En el caos, la 501 se vio obligada a retirarse. Tup no parecía ser consciente de sus actos, y continuó mostrando un comportamiento extraño y trató de atacar violentamente a los Jedi. Anakin Skywalker y Tiplee determinaron que Tup debía ser enviado a Kamino para ser examinado. Sin embargo, en el proceso, Tup fue momentáneamente capturado por las fuerzas separatistas. Cincos junto con Rex y Anakin, fue capaz de recuperar a Tup, que todavía estaba inconsciente, antes de que los droides de Trench pudieran escaparse con él. Preocupado por la seguridad de su amigo, Cincos pidió acompañar a Tup a Kamino.

A su llegada a Kamino, la líder de instalaciones médicas, Nala Se, por temor a que el extraño comportamiento de Tup pudiera ser en realidad un virus, pidió que Cincos se quedara en el planeta para someterse a un examen médico junto a su amigo. Cincos estuvo de acuerdo, aunque de mala gana, y se quedó sobre todo para supervisar el tratamiento de su amigo.

EpGuide602.png

Cincos observa cómo someten a Tup a revisiones médicas.

Rápidamente Cincos comenzó a sospechar de los cuidados prestados a Tup, y también comenzó a sospechar de que los kaminoanos estuvieran ocultando algo. Con la ayuda del androide médico AZ-3, Cincos empezó a examinar a Tup, y encontró que los funcionarios de las instalaciones estaban ignorando intencionadamente un tumor que aparecía en los escáneres cerebrales de Tup. Utilizando a AZ-3 para crear una distracción, Cincos irrumpió en la sala de operaciones de su amigo y obtuvo los datos por sí mismo. Temiendo por su seguridad inmediata, Cincos pidió a AZ-3 que extirpara el tumor del cerebro de Tup. Cuando la operación parecía ser un éxito, Shaak Ti y Nala Se descubrieron su insubordinación y lo reprendieron por su comportamiento de riesgo. A pesar de los esfuerzos de Cincos, Tup falleció antes de susurrar sus últimas palabras a su amigo.

Con la muerte de Tup, se eximió a Cincos de ser sometido a exámenes médicos y se le ordenó volver a los frentes de combate con la 501. Sin embargo, AZ-3 reveló a Cincos que los kaminoanos pretendían lavarle el cerebro y destinarlo a mantenimiento. En un momento de desesperación, Cincos arremetió contra la seguridad kaminoana y huyó con su amigo droide. Convencido de que había algo más tras la muerte de su amigo, Cincos robó el tumor extirpado de Tup para llevar a cabo más pruebas por su cuenta. Junto con AZ-3, Cincos fue capaz de determinar que el tumor en realidad era un chip orgánico diseñado artificialmente e insertado en la cabeza de Tup. Investigaciones posteriores revelaron que el propio chip se instalaba durante las primeras etapas del desarrollo embrionario de los clones.

FivesOnTheLam-Fugitive.png

Cincos amenaza a Nala Se.

Temiendo por su propia seguridad, Cincos instó a AZ-3 a que quitara el chip de su propio cerebro. Tras quitarse el chip, Cincos parecía estar sano y funcionando correctamente, mientras que Tup había sufrido algún tipo de deterioro. Poco después de descubrir esto, fue pillado por Nala Se y el resto de las fuerzas de seguridad kaminoanas. Mientras que Nala Se insistió en que el chip fue diseñado para frenar la agresividad entre los clones, Cincos argumentó que el chip en sí era motivo de sospecha. Sus palabras convencieron a Shaak Ti y ella pidió que Cincos fuese enviado a Coruscant para someterse a más pruebas y para defender su caso ante el Canciller Palpatine.

En el camino a Coruscant, Nala Se inyectó una droga en Cincos, que estaba casi inconsciente debido a que se había realizado a sí mismo una cirugía improvisada. Esa droga, tenía la finalidad de aturdir a Cincos. El Canciller Palpatine en persona se reunió con Cincos junto con Nala Se y Shaak Ti. A pesar de sus mejores esfuerzos, la descripción de Cincos de su experiencia no fue capaz de convencer a cualquiera de los otros asistentes a la reunión de la existencia de una conspiración. A pesar de la insistencia de Nala Se de que Cincos sufría una paranoia y su estabilidad mental se estaba deteriorando, Palpatine pidió hablar con el soldado a solas para escuchar su historia con más detalle. Cuando Shaak Ti y Nala Se se hubieron ido, el Canciller atacó a Cincos, que tras actuar en defensa propia fue visto como un potencial asesino.

GoodbyeFives-O.png

Cincos muere en los brazos de Rex.

Ahora un fugitivo de la justicia, Cincos huyó a los bajos fondos de Coruscant, en busca de posibles aliados y de cualquiera que pudiera escucharle. Finalmente, llegó a la Cantina del 79, donde logró convencer al médico de la 501, Kix, para que se pusiera en contacto con Anakin Skywalker y el Capitán Rex y pudieran hablar en privado. Para sorpresa de Cincos, Skywalker y Rex aparecieron en el punto de reunión solicitado por Cincos. Sin embargo, por temor a que no escucharan su historia, Cincos los atrapó en un escudo de rayos. Agitado por su experiencia y por la droga de Nala Se, los intentos de Cincos de explicar sus acciones y su descubrimientos parecieron incoherentes. A mitad de su explicación, el comandante Fox y un escuadrón de la Guardia de Coruscant llegaron para detenerlo. En un momento de desesperación, Cincos cogió una de las pistolas de Rex, sólo para ser fatalmente disparado por Fox. Cincos pasó sus últimos momentos en los brazos de Rex, donde reiteró las palabras finales de Tup de haber alcanzado por fin la paz soñada.

Legado

Si bien el descubrimiento de Cincos de la presencia de un chip inhibidor dentro de cada clon no impidió la traición en masa de los clones hacia los Jedi tal como pretendía, sus esfuerzos en última estancia ayudaron a sus hermanos. Varios clones incluyendo a Rex, se extirparon sus chips inhibidores.

Personalidad y rasgos

«¿Permiso para ir al frente, señor?»
«Yo siempre voy primero, hijo.»
―Cincos y Rex[fuente]

A diferencia de los demás soldados clones apostados en la Estación de Rishi, que habían estado allí por un tiempo,[2] Cincos había sido enviado a la base poco antes de la invasión de Grievous.[3] Cuando se enteró de su primera asignación, se sintió orgulloso de servir en el puesto de vigilancia que era la defensa crítica de Kamino.[7] En la Estación de Rishi, Cincos se familiarizó con los soldados clones novatos y el Sargento O'Niner. Pudo cooperar con los otros soldados clones cuando los droides comando invadieron la estación. Cincos mostró ansiedad para estar en los frentes de la batalla, y cuando los clones vieron a los droides comando dentro del centro de control del puesto de vigilancia, le preguntó a Rex si podía atacar primero a los droides. Mientras los clones atacaban a los droides, la ansiedad de Cincos casi provocó que se volviera una herida, ya que un disparo de blaster casi le dio a su brazo.[2]

La dedicación de Cincos y el servicio a la República le hicieron ganar un lugar dentro de la prestigiosa Legión 501 de la República. Como todos los soldados clones, la armadura de Cincos estaba impecablemente blanca ya que no había adquirido sucio o daño de la pelea porque no había participado en ningún combate antes de la batalla en la luna de Rishi. Tenía un "5" tatuado en el frente de su cabeza.[2]

Entre bastidores

Cincos apareció por primera vez en "Rookies", el quinto episodio de la primera temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars, estrenado el 24 de octubre de 2008 en Estados Unidos. Como todos los soldados clones a lo largo de la serie, fue interpretado en la versión original del episodio por Dee Bradley Baker. El número de designación de Cincos—CT-27-5555—fue revelado en la guía acompañante del episodio.[3] Cincos recibió una entrada en The Complete Star Wars Encyclopedia, y en la guía visual de 2009 Star Wars: The Clone Wars: Visual Guide Ultimate Battles.

Cincos volvió a aparecer en los episodios de " Clone Cadets " y " ARC Troopers " de la tercera temporada de las Star Wars: The Clone Wars, que se emitió el 17 de septiembre de 2010 como parte del estreno de la temporada. Cincos más tarde apareció en los episodios de " The Citadel ", que se emitió el 18 de febrero de 2011, " Counterattack ", que se emitió el 4 de marzo de 2011; y " Citadel Rescue ", que salió al aire el 11 de marzo de 2011.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar