FANDOM


Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Obi-Wan es un gran maestro; tan sabio como el Maestro Yoda, y tan poderoso como el Maestro Windu.»
―Anakin Skywalker[fuente]

Obi-Wan Kenobi, más tarde conocido como Ben Kenobi durante su exilio, fue un humano Maestro Jedi sensible a la Fuerza que sirvió a la República Galáctica. Fue mentor tanto de Anakin Skywalker y su hijo, Luke, entrenándolos en los caminos de la Fuerza.

Nacido en el planeta Stewjon, Kenobi fue tomado como el aprendiz Padawan de Qui-Gon Jinn. Durante la Invasión de Naboo, Obi-Wan se convirtió en el primer Jedi en un milenio en derrotar a un Lord Sith, cuando derrotó a Darth Maul durante la Batalla de Naboo. Durante la batalla, Jinn fue mortalmente herido por Maul y pereció en los brazos de Kenobi. A petición de Qui-Gon, Kenobi tomó a Anakin Skywalker como su Padawan, entrenándolo durante la década que precedió a las Guerras Clon.

Durante las Guerras Clon, Skywalker se convirtió en un Caballero Jedi mientras que Kenobi (como resultado de sus éxitos militares en el Borde Exterior) se le concedió el título de Maestro y fue nombrado para el Consejo. Los dos Jedi lucharon el uno junto al otro como generales muchas veces. En los últimos días de las Guerras Clon, Skywalker se pasó al lado oscuro, traicionando a los Jedi. El nuevo Maestro Sith de Skywalker, el Canciller Supremo Sheev Palpatine, utilizó la Orden 66 para destruir a la Orden Jedi. Obi-Wan sobrevivió y se reunió con otro superviviente, el Gran Maestro Yoda. Kenobi se enfrentó a Skywalker, quien había tomado el nombre de Darth Vader en Mustafar, y los dos se batieron en duelo. Kenobi resultó vencedor, hiriendo gravemente a Vader y, con remordimiento, lo abandonó para que muriera. Sin embargo, después de que Palpatine hubiera establecido el Imperio Galáctico en el lugar de la República Galáctica, Vader fue sanado, aunque se vio obligado a utilizar un traje cibernético como soporte de vida. Kenobi se exilió en Tatooine, donde protegería al hijo recién nacido de Vader, Luke Skywalker, quien tuvo que vivir con su tía y su tío, Beru y Owen Lars.

En el 2 ABY, Kenobi se enfrentó eventualmente a su antiguo enemigo Maul, a quien derrotó de nuevo en un breve duelo. Mientras el antiguo Sith moría en brazos de Kenobi, los dos se reconciliaron, y Maul aseguró que Luke los vengaría a ambos.

Dos años después de la muerte de Maul, Kenobi recibió un mensaje a través de R2-D2 de Leia Organa pidiendo ayuda en nombre de la Alianza Rebelde en su lucha contra el Imperio. El droide contenía los planos de la Estrella de la Muerte, una estación de batalla creada por el Imperio capaz de destruir planetas, y era necesario que estos fuesen llevados ante Bail Organa en Alderaan. Después de que la tía y el tío de Luke Skywalker fueran asesinados por las fuerzas Imperiales en busca de los planos, Skywalker decidió unirse a Kenobi en esta misión y ser entrenado como Jedi. El par fue llevado a Alderaan por Han Solo, sólo para descubrir que el planeta había sido destruido por la Estrella de la Muerte. Su nave, el Halcón Milenario, fue capturada por el rayo tractor de la Estrella de la Muerte, y Kenobi se enfrentó a Darth Vader. Vader y Kenobi lucharon nuevamente, y Kenobi permitió a Vader matarlo para que Luke y sus compañeros pudieran escapar de la Estrella de la Muerte.

En los años siguientes, Luke continuó luchando para la Alianza Rebelde, y Kenobi siguió dándole orientación como un espíritu de la Fuerza, incluso guiando a Luke hacia el planeta Dagobah, donde Luke recibiría el entrenamiento de su propio Maestro, Yoda.

Biografía

Vida temprana

Un humano de Stewjon, Obi-Wan Kenobi nació en el 57 ABY. Como individuo sensible a la Fuerza, Kenobi fue llevado al Templo Jedi de Coruscant para ser entrenado como Jedi a los seis meses de edad. Cuando Obi-Wan era un Iniciado Jedi, entrenó con el Gran Maestro Jedi Yoda antes de ser asignado al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn como aprendiz Padawan durante su adolescencia, quien le enseñaría que había fortaleza y nobleza en la moderación.

Protegiendo a Satine Kryze

Anakin Skywalker: «Entre Satine y tú pasó algo.»
Obi-Wan Kenobi: «Fue en una misión, cuando era joven. El Maestro Qui-Gon y yo estuvimos un año en Mandalore, protegiendo a la duquesa de unos insurgentes. Enviaron incluso cazarrecompensas. Siempre huyendo, viviendo al límite. Sin saber qué iba a pasar.»
Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Antes de la Invasión de Naboo, Obi-Wan y Qui-Gon Jinn se pasaron un año entero en el planeta Mandalore protegiendo a la duquesa Satine Kryze de unos insurgentes que amenazaban su mundo. Numerosos cazarrecompensas fueron enviados tras ellos, obligándolos a estar siempre a la fuga y a vivir en tensión, sin nunca saber qué les depararía el día de mañana. Durante ese tiempo, tuvieron un incidente con unos ácaros venenosos en Draboon, donde Kenobi llevó a Satine hasta un lugar seguro, sólo para caer y soltar a la duquesa, quien tuvo una cicatriz desde entonces. Obi-Wan se enamoró de Satine durante su estancia en Mandalore, pero a pesar de sus sentimientos por ella, prosiguió con su entrenamiento y en última instancia, su misión finalizó. Kenobi lamentó dejar atrás a Satine, pero acabó siguiendo el Código Jedi según el cual había jurado vivir.

Bloqueo de Naboo

Protegiendo a la reina

Kenobi: «Tengo un mal presentimiento.»
Jinn: «Yo no siento nada. »
Kenobi: «No es sobre la misión, Maestro. Se trata de algo más... elusivo. »
— Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn[fte.]
Destroyers attacking Jedi

Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn son atacados por droidekas.

En el 32 ABY, un Obi-Wan Kenobi de veinticinco años y su Maestro Qui-Gon Jinn se dirigieron al planeta Naboo a bordo de un Crucero espacial clase Consular para resolver una disputa comercial. Al llegar a la nave insignia de la Federación de Comercio, la Saak'ak, fueron recibidos por el droide de protocolo TC-14, quien llevó a los Jedi hasta la sala de conferencias. Maestro y aprendiz fueron traicionados a continuación por el virrey de la Federación de Comercio, Nute Gunray. Actuando en secreto bajo las órdenes de un Señor Oscuro de los Sith, Darth Sidious, Gunray ordenó la destrucción de la nave de los Jedi e intentó asesinarlos a ambos liberando gas dioxis en la sala de conferencias, y enviando a un pequeño grupo de droides de combate B1 a recuperar sus cuerpos.

Mientras escapaban de la sala de conferencias, los Jedi hicieron frente al grupo de droides de combate enviado por Gunray, y se dirigieron al puente de la nave para descubrir por qué Gunray los quería muertos. Tras llegar ante la puerta del puente de mando, Kenobi cubrió a Jinn mientras este último trataba de abrirse paso a través de las puertas con su sable de luz. Los dos Jedi fueron interrumpidos por la llegada de dos droidekas, por lo que usaron la velocidad de la Fuerza para escapar hacia los conductos de ventilación. Desde allí, se dirigieron al hangar, donde descubrieron que la Federación de Comercio estaba preparando una invasión. Jinn decidió que cada uno de ellos debía meterse en un un transporte de droides distinto para llegar a la superficie del planeta.

Al llegar a la superficie, Kenobi y Jinn se separaron. Finalmente, Kenobi se encontró a Jinn junto al gungan Jar Jar Binks, quien acababa de ser rescatado por el Maestro Jedi. Como agradecimiento, Binks ofreció llevarlos a ambos hasta Otoh Gunga. Desde allí, podrían dirigirse a la ciudad de Theed para advertir a la reina de Naboo de la invasión. En ese momento, fueron atacados por dos Plataformas Aéreas Monoplaza, que Jinn destruyó enviando sus disparos contra ellas. Al llegar a los pantanos de Naboo, Binks instó a los Jedi a sumergirse en el agua para llegar a Otoh Gunga. Allí fueron recibidos por Rugor Nass y sus consejeros. Jinn usó un truco mental sobre Nass para convencerlo de que les proporcionara un vehículo con el que llegar a Theed. Nass aceptó y les aconsejó viajar a través del núcleo del planeta. Jinn también consiguió liberar a Binks, quien iba a ser castigado por haber vuelto de su exilio. De ese modo, Binks y los dos Jedi consiguieron atravesar el núcleo del planeta hasta llegar a Theed, que en ese momento ya había caído bajo el control de la Federación de Comercio.

Otoh Gunga TPM

Obi-Wan, Qui-Gon y Jar Jar llegan a Otoh Gunga.

Al llegar al Palacio Real de Theed, Obi-Wan y Qui-Gon se encontraron a la reina y su séquito, así como a los miembros de su escolta, custodiados por droides de combate. Los Jedi se deshicieron de los droides, y entonces la reina decidió dirigirse a Coruscant para pedir ayuda al Senado Galáctico. Sio Bibble y otros asesores de la reina en cambio, decidieron permanecer en Naboo. Al llegar al hangar, que estaba ocupado por droides, Kenobi rescató a varios pilotos de Naboo que habían sido puestos bajo arresto. Luego, con la amenaza de los droides neutralizada, la reina, el capitán de su guardia Quarsh Panaka, sus sirvientas, Jar Jar y los dos Jedi subieron a bordo de una nave, con la que abandonaron Naboo. Ric Olié pilotó la nave hasta la atmósfera del planeta, donde tuvo que hacer frente al bloqueo de la Federación de Comercio. Una de las naves de la Federación, disparó contra ellos, desactivando los escudos. Varios droides astromecánicos fueron enviados a reparar los daños, pero todos ellos fueron destruidos salvo R2-D2, quien consiguió reactivar los escudos. De nuevo protegida, la nave consiguió saltar al hiperespacio. Con el hiperimpulsor dañado, Jinn convenció a la reina para detenerse en Tatooine y llevar a cabo unas reparaciones.

Al llegar al planeta desierto, la supuesta doncella de la reina, Padmé Amidala, fue enviada a Mos Espa, una ciudad cercana, junto a Jinn, Jar Jar Binks y R2-D2. Mientras los demás eran ausentes, Sabé (disfrazada de la reina Amidala) recibió un mensaje del Gobernador Sio Bibble, suplicando que contactase con él en Naboo. Kenobi aconsejó no obedecer a Bibble, a lo que ella accedió. En ningún caso Sabé podía actuar sin el permiso de Padmé Amidala, pero aun así ella consideró que su situación era agotadora.

Conociendo a Anakin Skywalker

«El chico es peligroso. Todos lo han percibido. ¿Por qué tú no puedes?»
―Obi-Wan Kenobi a Qui-Gon Jinn, refiriéndose a Anakin Skywalker[fuente]
Kenobi Skywalker meet

Obi-Wan conoce a Anakin Skywalker.

En Tatooine, Qui-Gon Jinn se encontró con Anakin Skywalker, un joven esclavo que poseía un enorme potencial en la Fuerza y un recuento de midiclorianos sin precedentes. Jinn decidió que el chico debía ser entrenado, y aunque Kenobi también estaba asombrado por el enorme potencial de Skywalker, inicialmente se mostró en desacuerdo con la decisión de su maestro; él creía, tal como el Consejo Jedi más tarde creería, que el chico ya era demasiado mayor y tenía demasiados apegos emocionales, incluyendo a su madre, Shmi Skywalker, como para convertirse en Jedi. Jinn convenció a Skywalker para que participara en una carrera de vainas, de modo que así pudiera conseguir un hiperimpulsor de repuesto para su nave. Skywalker ganó, y además de conseguir las piezas para su nave, Jinn consiguió que el amo de Skywalker, Watto, liberase al chico.

Tras asegurarse de que podrían volver a Coruscant, la reina y los Jedi abandonaron Tatooine junto al liberado Skywalker, pero no sin antes hacer frente a un asesino encapuchado que atacó a Jinn con un sable de luz. Al llegar a Coruscant, los dos Jedi informaron al Consejo Jedi. Jinn creía que su atacante era un Lord Sith, lo que alteró al Consejo. También solicitó que Skywalker fuese llevado ante el Consejo para ser examinado. Kenobi estaba seguro de que el chico era demasiado mayor para ser entrenado, e intentó convencer a su maestro de ello, aunque Jinn hizo caso omiso.

En respuesta al rechazo del Consejo para permitir que el chico fuese entrenado, tal como Kenobi había predicho, Jinn declaró que él mismo tomaría a Skywalker como aprendiz Padawan. El Consejo prohibió a Jinn tomar dos aprendices, pero según Qui-Gon, Kenobi ya estaba preparado para pasar las pruebas y convertirse en un Caballero Jedi. Obi-Wan mostró su disposición ante la posibilidad de hacer frente a las pruebas, y dio las gracias a su maestro por la confianza que le había mostrado ante el Consejo Jedi. El Consejo ordenó a Jinn y Kenobi escoltar a la reina Padmé Amidala de regreso a Naboo con la esperanza de atraer al misterioso guerrero de Tatooine.

Batalla de Naboo

Kenobi Maul clash

Obi-Wan se enfrenta a Darth Maul.

Tras regresar a Naboo, Jar Jar Binks localizó a los gungans y Padmé Amidala, revelándose a sí misma como la verdadera reina, supicó al jefe Rugor Nass que les ayudase en la lucha contra los droides de combate de la Federación de Comercio. El jefe Nass aceptó luchar contra los droides como distracción, mientras la reina y sus fuerzas entraban en Theed para intentar capturar al virrey Nute Gunray. Por las calles de Theed, Obi-Wan, Qui-Gon Jinn y las fuerzas de la reina se enfrentaron a un cierto número de droides separatistas, reducido gracias a la distracción de los gungans. Al llegar a un hangar, apareció el Lord Sith Darth Maul, y Kenobi y Jinn procedieron a enfrentarse a él mientras el resto proseguían con su misión de detener a Gunray.

Durante el duelo que tuvo lugar, Maul consiguió separar a Kenobi de Jinn, quedando Obi-Wan impotente detrás de un escudo de energía. Entonces, Jinn luchó solo, haciendo lo que pudo para contener al Sith hasta que Obi-Wan regresase a la pelea, pero el veterano Jedi estaba exhausto por el largo duelo y, privado del espacio necesario para emplear su forma de combate predilecta, fue mortalmente herido cuando Maul lo aturdió con la empuñadura de su sable de luz, y a continuación lo atravesó con la hoja de su sable de luz a través del estómago. Kenobi se enfureció por la muerte de su maestro, y en cuanto se disipó el escudo de energía, cargó rápidamente contra Maul.

Durante un intenso duelo, Obi-Wan consiguió partir en dos el sable de luz de Maul. Sin embargo, Maul continuó luchando contra el Padawan, y empujó a Kenobi con la Fuerza hacia un pozo de energía. Kenobi consiguió sobrevivir agarrándose a un saliente de la pared del pozo, pero Maul lanzó el sable de luz del Padawan a las profundidades del pozo, procediendo acto seguido a golpear el borde del pozo para que saltasen chispas con las cuales conseguir que Obi-Wan se soltara. Obi-Wan consiguió relajarse, meditando a través de la Fuerza. Entonces, usando la Fuerza, se impulsó hacia arriba y se situó detrás de Maul, atrayendo hacia sí el sable de luz de su maestro. Aterrizando enfrente de Maul, Kenobi le hizo un corte a través de la cintura, causando al Lord Sith un gran impacto y dolor mientras era cortado en dos. Maul cayó a través del pozo, con sus dos mitades separadas, y Obi-Wan corrió al lado de su maestro.

QGJdies-SWE

Qui-Gon muere en brazos de Obi-Wan.

El último deseo de Qui-Gon fue que su aprendiz entrenase a Anakin Skywalker. Kenobi sintió que no podía rechazar el deseo de Jinn, y prometió entrenar al chico. Después, finalizada la batalla, el Consejo Jedi llegó para recibir el informe de Kenobi. El Consejo Jedi cambió de opinión, y en última instancia tomó la notoria decisión de permitir a Obi-Wan entrenar a Skywalker, aunque con dudas y reticencias. Además, el Consejo quedó impresionado de que Obi-Wan hubiese derrotado a un Sith, un enemigo que no había resurgido desde hacía un milenio. Kenobi se convirtió en Caballero Jedi, con su duelo contra Darth Maul sirviendo de pruebas Jedi. Luego, Skywalker fue nombrado formalmente Padawan de Kenobi.

Caballero Jedi

Yoda: «El rango de Caballero Jedi, el Consejo te concede. Pero de acuerdo con tomar a este chico como tu aprendiz Padawan, no estoy.»
Obi-Wan Kenobi: «Qui-Gon creía en él.»
Yoda: «El Elegido, el chico puede ser. No obstante, un grave peligro, percibo, en su entrenamiento.»
Yoda y Obi-Wan Kenobi[fte.]
Algún tiempo después de la Batalla de Naboo, Kenobi y Anakin Skywalker viajaron al planeta Ilum para que Skywalker pudiera construir su sable de luz. Tras su construcción, Obi-Wan le dijo que esa espada era su vida.

Durante una de sus muchas aventuras, Obi-Wan cayó en un nido de gundarks, por lo que Skywalker tuvo que rescatarlo.

En el 29 ABY, Skywalker se propuso impresionar a sus mentores en el Templo Jedi. En una sesión de entrenamiento, derrotó a un droide de entrenamiento, que había programado para que adoptase la apariencia del Sith de Naboo, Darth Maul. Mace Windu, Kenobi y el Canciller Supremo Sheev Palpatine observaron — con el último de ellos impresionado. Algún tiempo después, Skywalker tuvo problemas para aprender la habilidad de calmar criaturas. En un momento dado, Obi-Wan le dijo que el Canciller quería verle, y ambos se dirigieron a su oficina. Allí Palpatine pidió a Skywalker que le acompañase a dar una vuelta, declinando la compañía de Kenobi.

Al regresar al Templo Jedi, Anakin dijo a Obi-Wan que deseaba abandonar la Orden Jedi, sintiéndose incómodo ante la idea de dedicar a ella toda su vida cuando sólo tenía nueve años, y ofreció su sable de luz a su maestro. Aunque Kenobi aceptó el arma, pidió a Skywalker que reconsiderase su opinión.

Misión en Carnelion IV

Obi-Wan Kenobi: «El camino yace ante ti, Anakin Skywalker. ¿Lo recorrerás solo?»
Anakin Skywalker: «No, Maestro. Como un Jedi. Si tú me muestras el camino. »
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker [fuente]
KenobiAnakinCarnelionIV

Obi-Wan y Anakin observan a una nave cayendo en Carnelion IV.

Antes de que Anakin Skywalker decidiese si abandonaría la Orden Jedi o no, a petición de Yoda, maestro y aprendiz se dispusieron a responder a una llamada de socorro procedente del supuestamente planeta deshabitado Carnelion IV, que pedía específicamente la ayuda de los Jedi. Emprendieron su viaje siguiendo las coordenadas del planeta, pero su nave fue dañada por causa de los residuos de la atmósfera del planeta y ambos abandonaron la nave, cayendo sobre el Mar de Celadon. No mucho después, descubrieron que había vida en el planeta cuando se cernió sobre ellos una batalla en el cielo, y Kenobi devolvió a Skywalker su sable de luz para que pudiera defenderse. Cuando uno de los vehículos combatientes empezó a caer, Kenobi y Skywalker salvaron a las dos personas que había en su interior.

Los supervivientes, Kolara y la madre Pran, no sabían nada de la señal de socorro ni de quién eran los Jedi. Kenobi fue capaz de usar un truco mental sobre Pran para que bajase sus armas. No obstante, fueron atacados por el otro vehículo, que Kenobi destruyó con su sable de luz. Entonces Kenobi evitó que su piloto, Grecker, disparase a Skywalker, Pran y Kolara. Después de que Skywalker destruyera todas las armas, Kenobi razonó con los desconocidos para ir a un lugar seguro. Por el camino, se encontraron varias sanguijuelas de cadáveres. Como Obi-Wan y Anakin no pudieron conectar con ellas a través de la Fuerza, finalmente tuvieron que subir con los demás a bordo de una nave.

Kenobi rechazó comunicar a ninguno de los presentes la localización de la señal de socorro, e informó a Grecker de que Skywalker no era su hijo, sino su Padawan a petición suya. A continuación, Kenobi y Grecker defendieron la nave de las sanguijuelas de cadáveres, momento que Kolara y Pran aprovecharon para llevarse a Skywalker con ellas y abandonar la nave. Además, Pran procedió a destruir la nave.

Kenobi y Grecker consiguieron salir de la nave antes de que explotara, y al final, Obi-Wan pudo conectar con las sanguijuelas de cadáveres para apaciguarlas. Kenobi preguntó a Grecker a dónde había sido llevado Skywalker, y Grecker respondió que no lo sabía. Tras ponerse máscaras de oxígeno, Obi-Wan y Grecker decidieron ir en busca de Anakin y al final llegaron al lugar de origen de la señal de socorro. Allí, ambos fueron atacados por una criatura, y Grecker contraatacó. Poco después, el propio Kenobi se puso a luchar contra Grecker hasta que un hombre emmascarado abrió una puerta para dejarles entrar en un edificio, a salvo de la criatura. Cuando Grecker intentó entrar en el edificio y cerrar la puerta para impedir el acceso a Kenobi, el emmascarado lo dejó inconsciente, dejando así entrar a Kenobi. El hombre, Sera, enseñó a Obi-Wan una colección de antiguallas de su mundo, e informó de que él había enviado una señal de socorro a los Jedi.

AnakinObi-Wan

Obi-Wan se reúne de nuevo con Anakin.

Al cabo de poco tiempo, llegaron al lugar los dos bandos que mantenían una guerra abierta y constante en el planeta. A pesar de sus intentos, Obi-Wan no pudo evitar el estallido de un conflicto, durante el cual Anakin consiguió reunirse de nuevo con Kenobi. Para zanjar la guerra establecida entre ambas mitades del planeta, Obi-Wan contactó con la República Galáctica e informó falsamente de que en la atmósfera de Carnelion IV, había un depósito natural de gas tibanna. Así, durante los meses que durase la prospección de la República en busca de gas, se impediría la existencia de un conflicto bélico, dando tiempo a ambos bandos para establecer la paz. Por último, Kenobi convenció a Skywalker de que se fortalecería más dentro de la Orden Jedi, junto a sus compañeros Jedi, que emprendiendo un camino en solitario. Finalmente, Anakin decidió seguir el consejo de Obi-Wan.

Crisis separatista

Protegiendo a la Amidala

Obi-Wan Kenobi: «Estamos aquí para protegerla, senadora, no para iniciar una investigación. »
Anakin Skywalker: «Descubriremos quien está intentando asesinarte, Padmé. Te lo prometo.»
— Kenobi y Anakin Skywalker a Padmé Amidala [fuente]
En el 22 ABY, tras un intento de asesinato contra la senadora Padmé Amidala en Coruscant, después de regresar de una misión en Ansion, el Consejo Jedi envió — a petición del Canciller Supremo Sheev Palpatine — a Kenobi y Anakin Skywalker para proteger a la senadora de futuros ataques. Obi-Wan notó la ansiedad de su Padawan, y le advirtió para que no sobrepasase sus deberes, sólo para ser informado después del plan de Amidala consistente en usarse a sí misma como cebo.


Attack of the clones 1

Obi-Wan y Anakin persiguen a Zam Wesell en Coruscant.

Esa noche, Zam Wesell intentó matar a la senadora con un venenoso kouhun, pero su plan fracasó y Kenobi se subió sobre el droide sonda de la cazarrecompensas para llegar hasta ella. Ayudado por la llegada de Skywalker a bordo de un speeder, ambos terminaron chocando en la acera próxima a un club de noche. Los Jedi siguieron a Wesell hasta su interior, dándose cuenta de lo peligrosa que era. Sin embargo, Obi-Wan pronto encontró a Wesell y le cortó un brazo con su sable de luz antes de que ella pudiera dispararle. Antes de que Wesell pudiera decir a los Jedi para quien trabajaba, ésta fue disparada y asesinada por un dardo venenoso lanzado por Jango Fett.

En consecuencia, Kenobi y Skywalker emprendieron misiones separadas tras reunirse con el Consejo Jedi — mientras que Obi-Wan seguiría investigando acerca de los atacantes de Amidala, Skywalker protegería a la senadora en Naboo. A pesar de creer que su Padawan no estaba preparado para emprender su primera misión en solitario, Kenobi aceptó la decisión del Consejo. Entonces, Obi-Wan tomó el dardo venenoso y se lo llevó a su amigo Dexter Jettster, quien le dijo que el dardo procedía de Kamino. Usando la información de Dex sobre Kamino, Obi-Wan visitó los Archivos Jedi, pero fue incapaz de localizar el planeta Kamino. Cuando preguntó a Jocasta Nu sobre ello, ella afirmó que si Kamino no aparecía en los archivos, entonces no existía. Sin estar convencido, Kenobi visitó a Yoda, quien estaba adiestrando a varios Iniciados Jedi, y los dos concluyeron que alguien había eliminado la información sobre Kamino de los archivos, por lo que tuvieron que deducir la ubicación del planeta.

Descubrimiento del Ejército Clon

«He establecido contacto satisfactoriamente con el Primer Ministro de Kamino. Están usando a un cazarrecompensas llamado Jango Fett para crear un ejército de clones.»
―Obi-Wan Kenobi, a Mace Windu vía holograma[fuente]
Al llegar a Kamino, Kenobi fue recibido por la kaminoana Taun We, quien dijo al Jedi que le estaban esperando. Taun We llevó a Obi-Wan hasta el Primer Ministro Lama Su, quien dijo que el Maestro Jedi Sifo-Dyas estaría orgulloso del ejército que habían creado a petición suya — un ejército de soldados clon para la República Galáctica. Entonces los kaminoanos mostraron a Kenobi el progreso de los clones y su crecimiento, y se le informó de que el modelo original de los clones era Jango Fett. Después de solicitar reunirse con Fett, Taun We llevó a Obi-Wan hasta los aposentos del cazarrecompensas, donde el Caballero Jedi preguntó a Fett acerca de una posible visita reciente suya a Coruscant.


Fight on Kamino

Obi-Wan se enfrenta a Jango Fett en Kamino.

Tras su reunión, Jango y su hijo clon, Boba Fett, intentaron abandonar Kamino a bordo de la nave del cazarrecompensas, la Esclavo I. Obi-Wan se enfrentó a Jango, y los dos lucharon sobre una plataforma de aterrizaje. Al final de la pelea, Kenobi cayó de la plataforma, y Jango pensó que el Jedi había caído al mar. Sin embargo, Obi-Wan había conseguido agarrarse a un puente, y regresó a la plataforma para ver a la Esclavo I despegando, con el tiempo suficiente como para engancharle una baliza de rastreo.

Obi-Wan siguió a la Esclavo I hasta Geonosis, donde Fett notó que estaba siendo perseguido y decidió eliminar al Jedi de una vez por todas. Tras su enfrentamiento con Jango, la nave de Kenobi fue dañada y éste se vio obligado a esconderse tras un asteroide mientras Fett descendía a Geonosis. Después de aterrizar en el planeta, Obi-Wan descubrió una conspiración de varios sistemas estelares que querían abandonar la República, liderada por el Conde Dooku. Obi-Wan fue arrestado por soldados geonosianos poco después de enviar un mensaje a Anakin Skywalker y el Consejo Jedi informándoles de los últimos acontecimientos. Los geonosianos esposaron a Kenobi con unas manillas especiales para impedir su acceso a la Fuerza.

Dooku intentó convencer a Kenobi para que se uniera a la Confederación de Sistemas Independientes, nombrando a la memoria de Qui-Gon Jinn, quien había sido su Padawan, y diciéndole que un Lord Sith había tomado el control del Senado Galáctico. Dooku invitó a Kenobi a unirse a él para eliminar la amenaza de los Sith de una vez por todas. Para descontento de Dooku, Kenobi simplemente respondió que él nunca se uniría a Dooku, y que si los Sith hubieran tomado el control del Senado, los Jedi lo habrían percibido. Dooku se marchó, murmurando que sería difícil conseguir la liberación de Kenobi.

Primera Batalla de Geonosis

Obi-Wan Kenobi: «Empezaba a preguntarme si habríais recibido mi mensaje.»
Anakin Skywalker: «Lo retransmití tal como me pediste, maestro; luego decidimos ir a rescatarte. »
Obi-Wan Kenobi: «Buen trabajo.»
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker en la arena de Geonosis[fte.]
Arenabattle

Obi-Wan Kenobi y Mace Windu luchan en Geonosis.

Habiendo recibido el mensaje de Obi-Wan, Anakin Skywalker y Padmé Amidala viajaron a Geonosis para intentar rescatar a Kenobi antes de que cualquier otro Jedi pudiera llegar desde Coruscant, pero también fueron capturados. Los tres fueron sentenciados a morir por los geonosianos en la Arena Petranaki, donde tres bestias salvajes (un nexu, un reek y un acklay) serían sus ejecutores. En la arena, Kenobi fue capaz de liberarse de sus cadenas, y eventualmente quitó una lanza de energía a un soldado geonosiano. Usó esa arma para defenderse del acklay, y finalmente la lanzó contra la bestia, clavándosela en el pecho. Sin embargo, para sorpresa de Obi-Wan, la criatura usó su mandíbula para arrancarse la lanza y partirla en dos, forzando a Obi-Wan a una retirada. Kenobi, Skywalker y Amidala consiguieron hacer frente a las bestias enviadas para ejecutarlos, aprovechando la arena para sus fines. Entonces Dooku envió droidekas para eliminarlos.

Fue la llegada del Maestro Jedi Mace Windu y un grupo de 200 Jedi lo que impidió sus muertes. No obstante, Dooku reveló que había estado esperando un rescate desde el principio, y ordenó la llegada de un ejército de droides de combate (que incluía droides de combate B1, superdroides de combate B2 y droidekas). Los Jedi lucharon valientemente a pesar de ser superados en número por los droides, y sufrieron muchas bajas. El Gran Maestro Jedi Yoda llegó justo a tiempo junto a un enorme ejército de soldados clon de Kamino para salvar a los Jedi supervivientes. Eso marcó el inicio de la Batalla de Geonosis, así como de las Guerras Clon.

Kenobi, Skywalker y Amidala subieron a bordo de un LAAT y se unieron a la batalla. Entonces los Jedi avistaron al Conde Dooku huyendo de los combates, escoltado por dos cazas. Kenobi ordenó al piloto de su lanzadera que persiguiera a Dooku. Cuando Amidala fue derribada de la nave por el impacto de un disparo, Kenobi fue obligado a impedir que su Padawan fuese en busca de la senadora.

KenobivsDooku

Obi-Wan se enfrenta al Conde Dooku.

Los dos Jedi finalmente alcanzaron al Lord Sith, y entablaron un duelo con él. Skywalker, ignorando las instrucciones de Kenobi de atacar juntos, corrió de inmediato hacia su enemigo y fue incapacitado por los rayos de la Fuerza de Dooku. Kenobi quedó solo contra el Lord Sith y, por un tiempo, fue capaz de desviar con su sable de luz los rayos de Dooku. Kenobi nunca había conocido semejante poder en combate, y nunca se había enfrentado a algo totalmente superior a él. En última instancia, fue derribado cuando el Sith le hizo un corte en la pierna y el hombro. Skywalker sin embargo, se recuperó en ese instante, y consiguió impedir que Dooku matase a Kenobi.

Mientras Skywalker y Dooku hablaban, Kenobi pasó su propio sable de luz a Anakin. Herido, Obi-Wan sólo pudo observar cómo su aprendiz hacía frente al Lord Sith. Inicialmente, Skywalker fue capaz de pillar a Dooku con la guardia baja, pero como el Jar'Kai no era su forma de combate predilecta, Dooku consiguió destruir rápidamente uno de sus sables de luz. Obligado a usar la Forma V de combate, Skywalker y Dooku siguieron peleando mientras Obi-Wan observaba. A pesar de los esfuerzos de Anakin, la experiencia de Dooku triunfó y el Lord Sith le cortó un brazo a Skywalker. En ese momento crítico, Yoda llegó justo a tiempo para evitar que Dooku matase a Kenobi y a Skywalker. Enfrentándose a Dooku en combate, Yoda estuvo a punto de alcanzar la victoria, pero Dooku hizo caer una gran columna sobre Obi-Wan y Anakin. Mientras Yoda desviaba la columna para salvar la vida de sus compañeros, Dooku consiguió escapar.

Guerras Clon

Batalla de Christophsis

Obi-Wan Kenobi: «¡Te dije que la victoria estaba siendo demasiado fácil! No debimos haber enviado la nave de vuelta a por suministros. »
Anakin Skywalker: «Enviar la nave de vuelta no fue idea mía. »
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker [fuente]
SlickApprehended

Rex informa de la traición de Slick a los Jedi.

En el 22 ABY, después de que el Consejo Jedi recibiese una súplica del planeta Christophsis pidiendo ayuda contra una invasión separatista y para ayudar al senador Bail Organa con sus labores humanitarias allí, Kenobi y Anakin Skywalker fueron enviados para salvar el planeta, junto al comandante clon CC-2224 "Cody" y el capitán clon CT-7567 "Rex". Después de que Anakin derrotase al bloqueo separatista comandado por el Almirante Trench con un prototipo de nave de sigilo, Obi-Wan y Anakin se hicieron cargo de la situación. Sin embargo, cuando hubo indicios de que había un traidor entre sus filas proporcionando información a los separatistas, Kenobi y Skywalker se marcharon a escondidas tras las líneas enemigas, dejando a Cody y Rex buscando al traidor. Al llegar a la base separatista, se enfrentaron a la acólita oscura Asajj Ventress. Después de que ella escapara, los dos Jedi regresaron a su base y de camino descubrieron a un enorme ejército enemigo dirigiéndose hacia la capital de Christophsis. En su base, fueron informados de que el sargento Slick era el traidor, y éste fue puesto bajo custodia. Desafortunadamente, Slick había conseguido sabotear la mayoría de sus armas salvo los cañones pesados, y obligados a defender el planeta contra un ejército separatista, los Jedi necesitaban refuerzos.

Obi-Wan y su antiguo aprendiz lideraron a la Compañía Torrente y al Escuadrón Fantasma junto a Rex y Cody. Consiguieron derrotar a la primera oleada de droides, pero sus oponentes pronto regresaron. Skywalker destruyó varios tri-droides junto a Rex, y los cañones se encargaron de cargar contra el resto de tropas. Entonces, el ejército separatista se retiró a la orden del General Whorm Loathsom. A continuación, llegó una nave, que traía a bordo a la próxima aprendiz de Kenobi. La Padawan se presentó a sí misma como Ahsoka Tano, pero reveló que ella había sido nombrada aprendiz de Skywalker, no de Kenobi, para disgusto de Anakin. Skywalker más adelante comentó que pensaba que había sido idea de Obi-Wan encomendarle un Padawan.

R2-D2 Anakin and Obi-Wan meet Ahsoka

Obi-Wan y Anakin conocen a Ahsoka en Christophsis.

Poco después de eso, Rex y Ahsoka descubrieron que los separatistas habían activado un escudo de rayos y que la batalla se cernía sobre ellos. Mientras Tano y Skywalker se dirigían a desactivar el escudo, los soldados clon fueron superados fácilmente, puesto que sus cañones no podían atravesar el escudo, incluso a máxima potencia. En unos minutos, sólo quedaban en pie un limitado número de clones, y Kenobi fue rodeado por los droides de combate de Loathsom. Obi-Wan se rindió, pero consiguió engañar a Loathsom y agarrarlo por el cuello.

Finalmente, Skywalker y Tano desactivaron el escudo de rayos, y la República Galáctica logró la victoria. Después, el Gran Maestro Jedi Yoda informó de que Jabba el Hutt había contactado con la República, dispuesto a aliarse con ella si localizaban a su hijo secuestrado, Rotta.

Ayudando a los Hutt

«No te preocupes. Estoy seguro de que Jabba se encuentra de buen humor.»
―Obi-Wan Kenobi tras llegar a Tatooine[fuente]
Obi-Wan Jabba negotiations

Obi-Wan se reúne con Jabba el Hutt.

Yoda ordenó a Obi-Wan que se dirigiera a Tatooine, para negociar un tratado con Jabba que permitiese a las naves de la República Galáctica un paso seguro a través del espacio Hutt, mientras que Anakin Skywalker y Ahsoka Tano partieron en busca de Rotta, el hijo de Jabba. Kenobi inició de mala gana las negociaciones con el señor del crimen y estuvo presente cuando Jabba supo que los cazarrecompensas que había enviado en busca de su hijo habían regresado decapitados. Entonces Jabba prometió un paso seguro para las naves de la República a cambio de la devolución de su hijo sano y salvo. Kenobi informó de ello a Skywalker, quien se dirigía a Teth, donde Rotta había sido localizado, antes de contactar con Yoda y el Canciller Supremo Sheev Palpatine. Todos ellos sospecharon de un secuestro efectuado por los separatistas, con la intención de volver a Jabba contra la República.

Batalla de Teth

Asajj Ventress: «Maestro Kenobi. Siempre tras los pasos de Skywalker; qué predecible. »
Obi-Wan Kenobi: «Anakin lo deja todo hecho un desastre, lo que siempre me conduce a ti, Ventress.»
— Asajj Ventress y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Kenobi llegó a Teth inmediatamente, y se encontró a Rex y sus tropas superados en número por los droides de combate. Con sus refuerzos, los combates quedaron igualados de nuevo, y él partió en busca de Anakin Skywalker, R2-D2 y Ahsoka Tano. Por desgracia, Obi-Wan se encontró con Asajj Ventress, con quien combatió a lo largo del Monasterio B'omarr. Kenobi consiguió partir en dos los sables de luz de Ventress, que la acólita oscura había juntado, y tiró una de las mitades por un precipicio. Entonces, Obi-Wan dio a Ventress la oportunidad de rendirse. En ese momento, Ventress abandonó la lucha y fue evacuada por un droide buitre.


Obi-Wan vs Ventress Teth

Obi-Wan se enfrenta a Ventress en Teth.

Regresando con sus tropas, Obi-Wan supo más tarde que Skywalker había tomado una vieja nave llamada el Crepúsculo para volar hasta Tatooine, donde él y Ahsoka se enfrentaron al Conde Dooku y a varios MagnaGuardias IG-100 antes de devolver a Jabba a su hijo, Rotta. Tras derrotar a los separatistas en Teth, él y Yoda partieron a Tatooine para recoger a Anakin y Ahsoka, y Jabba les garantizó el paso seguro de las naves de la República Galáctica por el espacio Hutt.

El Malevolencia

«Nuestra nave es imparable.»
―El General Grievous[fuente]
Más adelante, cuando surgieron informes acerca de una misteriosa superarma separatista, el Malevolencia, que había destruido sistemáticamente varias flotas de la República Galáctica, el Consejo Jedi envió a uno de sus miembros, el Maestro Jedi Plo Koon, a rastrear el arma. Sin embargo, cuando el Maestro Koon iba a informar a Anakin Skywalker de sus descubrimientos sobre el arma, sus sistemas de comunicación fueron bloqueados. Por eso, Skywalker informó de ello al Canciller Supremo Sheev Palpatine, así como a los maestros Yoda, Mace Windu y Kenobi.


Obi-Wan reports to Nala Se

Obi-Wan y el Almirante Wullf Yularen, coordinan con Nala Se la evacuación de una estación médica.

El Consejo, junto al Canciller Supremo, decidió no enviar una fuerza de rescate para averiguar qué había ocurrido con Plo Koon, creyendo que sus fuerzas habían sido exterminadas como el resto de las flotas. Sin embargo, la Padawan de Skywalker, Ahsoka Tano, quien tenía una especial relación con Plo Koon, rechazó creer que el Maestro Jedi había muerto, por lo que ella y Skywalker desobedecieron las órdenes del Consejo y partieron al Sistema Abregado en su busca.

El Maestro Kenobi pronto descubrió las acciones de su antiguo Padawan, y se vio obligado a informar al Consejo. No obstante, el empeño de Anakin pronto se vio compensado, después de que lograse rescatar con vida al Maestro Koon, al comandante clon Wolffe y a dos soldados clon. Además, Plo Koon fue capaz de revelar la naturaleza de la superarma separatista; era una nave enorme, conocida como el Malevolencia, con un cañón de iones que inhabilitaba flotas enteras.

Con esa información, Skywalker elaboró un plan para destruir el cañón de iones del Malevolencia usando un grupo de Alas-Y, con la intención de impedir la destrucción de una estación médica de los Territorios del Borde Exterior. Sería luego la tarea de Kenobi entrar en el sistema y destruir la enorme nave de guerra con el poder de su flota. Obi-Wan ayudó a organizar la evacuación de la estación médica, ayudando a Nala Se enviando naves de evacuación. Cuando el grupo de Skywalker hubo deshabilitado el cañón de iones, la flota de Kenobi atacó al Malevolencia, que era demasiado grande como para sucumbir ante el fuego de las naves de la República.

Kenobi vs Grievous Malevolence

Obi-Wan se enfrenta a Grievous a bordo del Malevolencia.

La situación empeoró cuando una vieja amiga, la senadora Padmé Amidala de Naboo, apareció en el lugar a media batalla, habiendo recibido información falsa relacionada con una misión diplomática en el sistema. Kenobi y Skywalker vieron horrorizados cómo Amidala y su droide de protocolo, C-3PO, eran subidos a bordo del Malevolencia con un rayo tractor. El dúo rápidamente organizó una misión para rescatarla, que finalizó con éxito, aunque Kenobi se vio obligado a luchar en un breve duelo contra el General Grievous mientras intentaba sabotear el hiperimpulsor de la nave. No obstante, Skywalker y Amidala consiguieron sabotear el navegador de la nave, de modo que ésta terminó chocando contra una luna después de que el grupo hubiera escapado.

Unas semanas después, mientras buscaban al General Grievous y su flota, Kenobi y Skywalker acudieron en ayuda del comandante clon Cody y el capitán clon Rex, después de que ambos tuvieran que hacer frente a una fuerza de invasión separatista en la luna de Rishi. La flota de los Jedi llegó a tiempo para repeler a la flota del General Grievous, frustrando los planes del cíborg de atacar el planeta Kamino.

Batalla de Bothawui y consecuencias

Ahsoka Tano: «El suicidio no es el estilo Jedi, Maestro. »
Obi-Wan Kenobi: «Deberías escuchar a tu Padawan.»
Anakin Skywalker: «¿Como tú escuchabas al tuyo? No, vamos a quedarnos y luchar.»
— Ahsoka Tano, Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker[fte.]
Anakin Ashoka Rex Obi-Wan

Kenobi habla con Skywalker, Rex y Tano.

Como el General Grievous había estado emboscando a diversas flotas de la República Galáctica, Obi-Wan aconsejó a Anakin Skywalker que se retirase del planeta Bothawui, pero Skywalker planeaba emboscar al cíborg. Para sorpresa de Kenobi, Skywalker consiguió destruir a la flota enemiga, pero su caza estelar fue dañado mientras éste perseguía a la nave de Grievous. Aunque Anakin fue rescatado, el droide astromecánico R2-D2 desapareció. Como Skywalker no había borrado la memoria de R2-D2, que contenía numerosas tácticas de la República, Obi-Wan le encomendó destruir la Estación Skytop, una instalación separatista desde la cual habían recibido una señal de socorro de R2-D2. Anakin arriesgó la vida de sus tropas e incluso su Padawan Ahsoka Tano para rescatar a R2-D2, y un exasperado Obi-Wan terminó aceptando lo que había pasado sin reprender seriamente a Skywalker por ello.

Tratando con piratas

Más adelante, Obi-Wan y Anakin Skywalker llevaron a cabo un intento de capturar al líder de la Confederación de Sistemas Independientes, el Conde Dooku. Aunque el intento de arresto de los Jedi a bordo de la nave insignia de Dooku no tuvo éxito, Ahsoka Tano comandó con éxito una flota de la República Galáctica que obligó a Dooku a aterrizar en Vanqor tras escapar en una nave dañada. Mientras Kenobi y Skywalker buscaban al Conde dentro de una cueva, Dooku usó la Fuerza para bloquear la entrada de la cueva, atrapando a los Jedi y asegurando su escape.

Epguide11

Obi-Wan y Anakin confirman el apresamiento de Dooku.

Tras contactar con un grupo de piratas cercano, Dooku se aseguró una salida del planeta, sólo para ser capturado por los propios piratas, que esperaban recibir una generosa recompensa de la República. Después de ser rescatados por Ahsoka, Kenobi y Skywalker se dirigieron a la base de los piratas en Florrum para confirmar la captura de Dooku, y en cuanto el Canciller Supremo Sheev Palpatine fue informado de ello por ambos, envió al Representante Jar Jar Binks y al senador Kharrus para negociar una recompensa a cambio del Conde.

Hondo Ohnaka, el líder de los piratas, sin embargo, capturó también a Skywalker y Kenobi, esperando cobrar una recompensa adicional por ellos. Afortunadamente, el Representante Binks fue capaz de rescatarlos, aunque la misión costó la vida del senador Kharrus, y Dooku consiguió huir de nuevo.

Batalla de Orto Plutonia

Obi-Wan Kenobi: «Ahora que ha forjado la paz entre tu pueblo y los Talz, recuerde algo esencial...»
Riyo Chuchi: «¿Sí, Maestro Kenobi?»
Obi-Wan Kenobi: «Haga que perdure, senadora. Haga que perdure.»
— Obi-Wan instando a la senadora Riyo Chuchi a velar siempre por la paz[fte.]
Poco tiempo después, Kenobi y Anakin Skywalker fueron enviados a Orto Plutonia para investigar por qué la República Galáctica había perdido el contacto con un puesto de avanzada clon establecido allí. Los Jedi y los soldados clon fueron acompañados por el Jefe Chi Cho de Pantora y la senadora Riyo Chuchi, quien había sido reclamada por Cho para usar su autoridad como senadora sobre los Jedi. Orto Plutonia se encontraba técnicamente bajo el control de la Asamblea Pantorana, y como tal, Cho creía que él debía estar involucrado en la investigación de los Jedi.

Con Rex, Kenobi descubrió que el puesto de avanzada de la República carecía de vida en su interior, con todos los clones que formaban parte de él asesinados. Algo similar descubrieron que también había ocurrido con los droides de combate de una base separatista, por lo que dedujeron que el autor de los ataques debía ser una tercera fuerza. Siguiendo varias pistas, Obi-Wan y Skywalker atravesaron un gran cañón hasta encontrarse con una forma de vida primitiva pero inteligente: los talz. A pesar de su lenguaje arcaico, Kenobi y Skywalker consiguieron dejar claro que venían en son de paz, y lograron fijar una reunión diplomática entre los pantoranos y los talz.

KenobiSkywalkerC3POChuchi

Obi-Wan y Anakin piden a Chuchi que logre firmar la paz.

Cuando fueron informados de los acontecimientos, Chi Cho rechazó arrogantemente creer que los talz pudieran ser considerados vida inteligente, y los llamó usurpadores y animales, afirmando que Pantora nunca había encontrado formas de vida en Orto Plutonia a lo largo de toda su historia. Riyo Chuchi intentó mediar, creyendo que era un asunto del Senado Galáctico decidir sobre ese asunto, pero no tuvo éxito.

Al llegar al lugar de reunión, el líder de los talz, Thi-Sen, preguntó educadamente si la República y Pantora dejarían a su pueblo seguir viviendo en paz en Orto Plutonia. Sin embargo, Chi Cho rechazó forjar la paz con los talz aceptándolos como inteligentes y declaró que Orto Plutonia pertenecía a Pantora, provocando una guerra. Luego, Chi Cho declaró que lo ocurrido era un asunto interno de Pantora con el objetivo de que los Jedi no pudieran intervenir. Kenobi y Skywalker pidieron a Riyo Chuchi que encontrase un modo de resolver el conflicto de forma diplomática. Como respuesta, ella contactó con la Asamblea Pantorana, quien le dio la autoridad suficiente como para negociar la paz y destituir al Jefe Chi Cho.

No obstante, su solución llegó demasiado tarde: mientras regresaban a su base, Chi Cho y su escolta fueron emboscados por un grupo de talz, que les obligó a contraatacar. Durante la lucha, Cho fue alcanzado por una lanza en la espalda. Kenobi, Skywalker y Chuchi llegaron a tiempo para salvar a un herido Cho, a Rex y al resto de la escolta, quienes ya estaban acorralados. Incluso en su último aliento, Cho insistió en matar a los talz por el bien de su pueblo como última orden. Chuchi rechazó la orden de Cho, informándole de la decisión de la Asamblea. Estupefacto por lo que acababa de oír, Cho murió instantes después. La senadora Chuchi, logró el fin de las hostilidades, y cedió la soberanía de Plutonia a los talz. Mientras ella y los Jedi subían a bordo de un transporte, Kenobi felicitó a la senadora por sus acciones y la instó a mantener la paz como ejemplo para los demás.

El Virus Sombra Azul

Deteniendo al Doctor Vindi
Anakin Skywalker: «¿Dónde están?»
Obi-Wan Kenobi: «Paciencia. No tardarán en llegar. Pareces nervioso.»
Anakin Skywalker: «Es posible que destruyamos toda la vida en este planeta, incluidos nosotros y la senadora, así que, sí. Estoy nervioso. ¿Tú no?»
Obi-Wan Kenobi: «Yo lo disimulo mejor.»
— Obi-Wan intenta calmar a Anakin[src]
Obi-Wan virus bombs

Obi-Wan poco después de que Vindi active las bombas del virus.

Pasado un tiempo, el Consejo Jedi envió a Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a Naboo como respuesta a unos informes que sugerían que se había establecido un laboratorio biológico en el planeta dirigido por un científico separatista. La senadora Padmé Amidala y el Representante Jar Jar Binks partieron en busca del laboratorio, pero se perdió el contacto con ellos, por lo que Skywalker envió a Ahsoka junto a la nativa gungan Peppi Bow a localizarlos. Mientras tanto, Kenobi y Skywalker recibieron nueva información descubierta por el capitán Gregar Typho acerca de que el científico separatista Nuvo Vindi estaba usando el laboratorio para perfeccionar el mortífero Virus Sombra Azul, para poder liberarlo en varios sistemas estelares clave de la República Galáctica.

Cuando Tano y Bow inspeccionaban el pantano en el que Amidala y Binks habían desaparecido, encontraron una cámara espía. Mientras se escondía de la cámara, Ahsoka contactó con Anakin y Obi-Wan, quienes le dijeron que detonase una bomba en el búnquer sur del laboratorio para crear una distracción. Después de eso, Kenobi entró en el laboratorio y ayudó a Ahsoka, antes de empezar a buscar bombas que contenían el virus. Aunque Vindi intentó liberar el virus, los Jedi consiguieron arrestarlo y rescatar a Amidala y Binks.

Encontrando una cura
«Un gran paso adelante a menudo requiere dos pasos atrás.»
―Obi-Wan diciendo a Anakin que frene sus impulsos[fuente]
Angel2

Obi-Wan hablando con un Ángel en Iego.

Cuando Obi-Wan y Anakin Skywalker se preparaban para trasladar a Nuvo Vindi para juzgarlo; Ahsoka Tano, Padmé Amidala y varios soldados clon descubrieron que faltaba un vial con el virus. Aunque fueron capaces de dar la voz de alarma, no actuaron a tiempo, y el droide sirviente de Vindi fue capaz de detonar una bomba, liberando el virus por todo el laboratorio. Entonces los Jedi fueron obligados a dirigirse al planeta Iego para buscar un antídoto para el virus, para salvar a Padmé y Ahsoka.

En Iego, los Jedi consiguieron liberar a sus habitantes de un sistema de seguridad separatista diseñado para que nadie pudiese abandonar el planeta, con la ayuda del joven Jaybo Hood. Afortunadamente, también fueron capaces de localizar el antídoto para el virus justo a tiempo para salvar a Ahsoka, Padmé y a la mayoría de los clones.

Batalla de Ryloth

Destruyendo el bloqueo
Obi-Wan Kenobi: «Ahsoka, soy Obi-Wan. ¿Podemos comenzar el aterrizaje? »
Ahsoka Tano: «Sí, maestro. Tenéis vía libre para el ataque terrestre. »
Obi-Wan Kenobi: «Ni siquiera preguntaré dónde está el resto de la flota de Skywalker. O por qué él se encuentra en una cápsula de escape.»
Ahsoka Tano: «Eso... probablemente sea lo mejor.»
— Kenobi y Ahsoka durante la Batalla de Ryloth[src]
Obi-Wan and Mace Storm Over Ryloth

Obi-Wan Kenobi y Mace Windu llegan a Ryloth.

Después de que el líder de la Tecno Unión Wat Tambor tomase el control de Ryloth y sus habitantes, el Consejo Jedi encargó a Kenobi y al Maestro Jedi Mace Windu que liderasen un ataque terrestre para liberar el planeta. Anakin Skywalker y Ahsoka Tano recibieron la tarea de destruir el bloqueo separatista alrededor del planeta y abrir un paso para las fuerzas de ataque terrestres, pero su ataque inicial fracasó. Durante su informe, Skywalker comunicó que había perdido un Destructor Estelar Clase Venator y un escuadrón entero de cazas estelares, y que Ahsoka se culpaba por haber perdido tantos hombres. Kenobi supo que Ahsoka necesitaba tiempo y ayuda para recuperarse del disgusto, pero dijo a Skywalker que necesitaría a la Padawan para alcanzar el éxito. Incluso con sólo la mitad de sus fuerzas en pie, se dio a Skywalker una única rotación planetaria de tiempo para destruir el bloqueo. Anakin pilotó el Destructor Estelar conocido como el Defensor contra la nave de mando del comandante separatista, Mar Tuuk, haciéndolos chocar momentos después de huir en una cápsula de escape. Así, sólo quedaron varios droides de combate al mando del bloqueo. Con el apoyo del Almirante Wullf Yularen, Ahsoka lideró con éxito un ataque sobre el bloqueo. Después, las fuerzas de invasión llegaron, y Ahsoka informó a Obi-Wan de que el camino estaba despejado. Tras observar la situación, Kenobi no quiso saber cómo Skywalker había acabado en una cápsula de escape alejado de su flota.

Aterrizando en el planeta
«Recordad para qué hemos venido. Venimos a liberar a los twi'leks, no a destruir sus hogares. »
―Obi-Wan Kenobi a la Compañía Fantasma[fuente]
Obi-Wan distracts gutkurrs

Kenobi distrae a un grupo de gutkurrs.

Tras aterrizar junto a la Compañía Fantasma cerca de Nabat, el Maestro Jedi Mace Windu encomendó a Kenobi destruir unos cañones que impedían aterrizar al grueso de las fuerzas de la República Galáctica. Para prevenir la destrucción de los hogares de los twi'leks, las fuerzas de soldados clon sólo podían utilitzar blásters y granadas de pulso magnético. Después de despejar un búnquer enemigo en las afueras de Nabat, Obi-Wan y los clones establecieron una base temporal. A continuación, Kenobi envió al comandante clon Cody, a Wooley, Waxer y Boil a inspeccionar la zona. Cody y Wooley regresaron e informaron de que los droides de combate habían tomado a la población twi'lek como rehenes. Durante una transmisión con Windu, Obi-Wan afirmó que los prisioneros dificultarían la misión, aunque no la harían imposible. Por desgracia, una sonda enviada por el droide táctico TX-20 espió la conversación. Cuando Cody se dio cuenta de que Waxer y Boil todavía no habían vuelo, Cody les envió una transmisión antes de que las fuerzas de la República siguieran avanzando. Al entrar en Nabat, Kenobi y los clones se encontraron con un grupo de gutkurrs hambrientos, quienes procedieron a atacarles. Kenobi guió a las criaturas hasta un callejón con la Fuerza, y Cody y los clones dispararon sobre un puente cercano para encerrar a las criaturas en el callejón.

TX-20 targets Obi-Wan and Numa

TX-20 se dispone a atacar a Obi-Wan y Numa.

Entonces Waxer y Boil aparecieron del interior de un búnquer subterráneo con la niña twi'lek Numa, por lo cual Kenobi entendió el retraso de ambos soldados clon a la hora de reunirse con ellos. Kenobi habló con Numa en twi'leki y descubrió que ella podría llevarlos hasta los prisioneros. Obi-Wan encargó a Cody que iniciase una maniobra de distracción para los droides, mientras él iba junto a Waxer, Boil y Numa hacia los prisioneros a través de unos pasajes subterráneos. Mientras Cody y sus hombres atacaban a los droides, Kenobi consiguió liberar a los prisioneros twi'lek, que corrieron a los túneles. Kenobi tomó el control de un cañón, y con la ayuda de Waxer y Boil, consiguió destruir otro cañón. Sin embargo, un disparo del tanque de TX-20 lanzó al suelo a los tres combatientes. Al verlo, Numa corrió primero hacia los clones y luego hacia Kenobi, y cuando TX-20 apuntó hacia Numa y el Jedi, los antiguos prisioneros twi'lek corrieron hacia el tanque y destruyeron al droide. En ese momento, Kenobi intentó tapar los ojos de Numa para que no viese tanta violencia. Tras el aterrizaje del grueso de sus fuerzas, Mace Windu felicitó a Kenobi por su victoria, pero aseguró que su próxima misión sería aún más difícil: reconquistar la capital Lessu y liberar el planeta. Mientras las fuerzas de la República se dirigían a la capital, Numa gritó "nerra" una vez más a Waxer y Boil, y Kenobi les informó de que esa palabra significaba "hermano".

Capturando el hemisferio sur

Mientras Mace Windu y sus fuerzas iban hacia Lessu, Kenobi y sus hombres capturaron el hemisferio sur de Ryloth. Durante esa campaña, Obi-Wan fue capaz de conquistar el desierto de Jixuan. Después de que Windu consiguiera la ayuda de los Luchadores por la Libertad Twi'lek, éste fue capaz de recuperar Lessu y capturar a Wat Tambor, liberando al planeta del control separatista.

Batalla de Felucia

BattleOfFelucia-HH

Kenobi y Skywalker durante la Batalla de Felucia.

Más adelante, Kenobi fue enviado junto a Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a Felucia, que había sido invadida por los separatistas. Mientras Obi-Wan, Skywalker, el comandante clon Cody y el capitán clon Rex permanecían junto al grueso de las tropas para defender el emplazamiento de sus AT-TE, Ahsoka lideró a dos AT-TE y un tanque Juggernaut contra una patrulla de droides de combate en la densa jungla.

Obi-Wan se dio cuenta de que estaban perdiendo y ordenó una retirada tan pronto como el Maestro Jedi Plo Koon llegó para ayudarlos. Kenobi contactó con Ahsoka, quien rechazó retirarse. Incluso cuando Skywalker y Kenobi llegaron para recoger a Tano, ésta rechazó obedecer sus órdenes, hasta que Anakin la convenció de que no lograrían ganar la batalla. Más tarde Kenobi informó al resto del Consejo Jedi acerca de las acciones de Ahsoka durante el combate.

El holocrón robado

Kenobi estuvo presente en el Templo Jedi cuando Cad Bane y Cato Parasitti se infiltraron en el Templo para robar un holocrón Jedi. Kenobi trabajó con Anakin Skywalker para encontrar a Bane mientras Ahsoka Tano lograba capturar a Parasitti. A pesar de los esfuerzos de los Jedi por encontrarlo, Bane consiguió robar un holocrón del Templo.

WinduKenobiBlackstall-COTF

Kenobi y Windu se defienden del sistema contra intrusos de la base de Bane.

Luego, Kenobi se dirigió a Rodia en un intento de capturar a Bane y proteger a un bebé rodiano llamado Wee Dunn. Su intento fracasó y Bane escapó.

Después de que Bane fuese capturado por Skywalker y Tano en Naboo, Kenobi y Mace Windu interrogaron al cazarrecompensas para averiguar dónde había llevado a un grupo de bebés sensibles a la Fuerza secuestrados. Bane rechazó responder; por lo que Obi-Wan, Anakin y Windu decidieron usar un truco mental contra él simultáneamente. Bane resistió pero el esfuerzo combinado de los Jedi le obligó a aceptar llevarles hasta los niños y el holocrón.

Kenobi y Windu fueron junto al cazarrecompensas hasta su escondite en el Sistema Rogue Antar. Allí Bane les mostró el holocrón, pero Windu activó accidentalmente un sistema de alarma, provocando que varias torretas disparasen contra los dos Maestros Jedi. Mientras Kenobi y Windu estaban ocupados, Bane escapó. Sin embargo, Kenobi consiguió recuperar el holocrón y salir de la base antes de que fuese destruida. Mientras tanto, Skywalker y Tano rescataron a los bebés secuestrados en Mustafar.

Escaramuza en Felucia

En el 21 ABY, la desaparición de una estación médica situada en la órbita de Felucia hizo que el Consejo Jedi enviase a Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a investigar el asunto. Al llegar a Felucia, fueron atacados de inmediato por droides buitre y su nave quedó destruida. Los Jedi consiguieron escapar a tiempo a bordo de cápsulas de escape y se dispusieron a buscar ayuda en la superficie de Felucia. Allí descubrieron un poblado agrícola dedicado al cultivo de nysillin que aparentemente estaba desierto, aunque Kenobi vio que había herramientas por todos lados y que la cosecha estaba lisa para ser recogida. Poco después Skywalker y Tano descubrieron a los granjeros escondidos en los sótanos de sus casas, y ambos fueron emboscados rápidamente por cuatro cazarrecompensas: la líder Sugi, Embo, Rumi Paramita y Seripas. La tensión aumentó cuando Obi-Wan entró en escena, hasta que Cassis, el anciano de la aldea, convenció a todo el mundo para que bajara sus armas.

Embo hurt

Sugi y Obi-Wan corren a ayudar a Embo, después de haber sido disparado.

Cassis explicó que los aldeanos habían contratado a los cazarrecompensas para protegerse de un grupo de piratas que les atacaba a diario exigiendo apoderarse de sus cosechas. El anciano preguntó entonces a los Jedi si les ayudarían a repeler a los piratas, cosa que Kenobi rechazó, afirmando que eso atraería la atención del General Grievous, lo cual sería aún peor. Al cabo de poco, los piratas volvieron a la aldea para exigir las cosechas, y Obi-Wan y Anakin quedaron sorprendidos al ver al weequay Hondo Ohnaka, a quien habían conocido anteriormente en Florrum. Ohnaka actuó amigablemente con los Jedi e intentó sobornar a los cazarrecompensas, quienes rechazaron el soborno, afirmando que nunca rompían un trato. Kenobi ofreció pagar a Hondo a cambio de que les transportase a territorio de la República Galáctica y dejase en paz a los granjeros, pero Hondo rechazó la propuesta, al no estar interesado en créditos de la República. Cuando los piratas se hubieron ido, los Jedi se prepararon para la batalla que se avecinaba, entrenando a los granjeros para el combate y organizando las defensas de la aldea. Tras la eliminación de un explorador a manos de Embo, Ohnaka decidió atacar. Los cazarrecompensas y los Jedi consiguieron resistir ante los piratas hasta que intervino un tanque. Skywalker se dirigió hacia lo alto del acantilado desde el que Ohnaka controlaba el tanque y logró derrotar al weequay, obligando a los piratas a retirarse. Con la batalla terminada, Sugi ofreció a Kenobi y sus compañeros trasladarlos a territorio de la República.

La Bestia Zillo

RexConfers-ZBSB

Obi-Wan, Rex, Windu, Yoda y Aayla Secura observan el avance de la Bestia Zillo.

Como el combustible era vital durante las Guerras Clon, los planetas con recursos eran objetivos importantes para los enemigos. Por eso la Confederación de Sistemas Independientes atacó Malastare y sus depósitos de combustible, gestionados por los dug. La República Galáctica detuvo la invasión separatista con una nueva arma llamada Bomba de electro-protones. La batalla terminó con una victoria de la República, pero el arma despertó a la Bestia Zillo. Eventualmente, el monstruo fue aturdido y llevado a Coruscant para ser estudiado por orden del Canciller Supremo Sheev Palpatine. Mace Windu no vio bien esa decisión, y creía que esa criatura era demasiado peligrosa para ser llevada al planeta, por lo que compartió sus preocupaciones con Kenobi, quien se mostró de acuerdo con él, proponiendo que Anakin Skywalker convenciera al Canciller para llevarse a la bestia de Coruscant. Kenobi habló con Padmé Amidala y juntos convencieron a Anakin para que razonase con Palpatine. Por desgracia, el Canciller ya había ordenado a sus científicos que matasen a la Bestia Zillo para extraer sus escamas y hacer armaduras con ellas. No obstante, cuando se lanzó contra ella una pequeña cantidad de veneno, la criatura se volvió agresiva, rompiendo sus cadenas y saliendo del edificio en el que se encontraba, avanzando a través de Coruscant a pesar de los esfuerzos por detenerla. La Bestia Zillo fijó como objetivo a Palpatine, capturando su nave en pleno vuelo y rompiéndola en dos con sus enormes manos. Kenobi y Windu consiguieron salvar al Canciller agarrándolo con la Fuerza. Entonces, llegaron varias naves y mataron a la criatura lanzando bombas de gas venenoso contra su boca. Mientras Kenobi y sus compañeros miraban entristecidos, la Bestia Zillo, confundida, murió dolorosamente tras sucumbir al veneno y cayó desde lo alto del Edificio del Senado.

Segunda Batalla de Geonosis

Recapturando el planeta
«Tal como ha dicho el capitán Rex, se trata de una invasión planetaria a gran escala. Vamos a controlar Geonosis de una vez por todas.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]
GeonosisPlanning

Kenobi, los demás Jedi y el Canciller supervisan la estrategia para recuperar Geonosis.

En el 21 ABY, el Consejo Jedi decidió enviar a los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi, Ki-Adi-Mundi y Luminara Unduli al frente de las tropas del Gran Ejército de la República a atacar las fundiciones de droides de combate de Geonosis, puesto que se las consideraba como una gran amenaza para la seguridad de la República Galáctica. Después de que las flotas de Kenobi y Mundi llegasen a la órbita de Geonosis; la flota de Anakin Skywalker, Ahsoka Tano y Wullf Yularen — quienes acababan de derrotar al General Grievous en Dorin — se reunió con las de los otros Jedi. Entonces, los Jedi contactaron con el Canciller Supremo Sheev Palpatine y los Generales Jedi Unduli, Mace Windu y Yoda. En base a los datos que poseían, Mundi y Kenobi concluyeron que Poggle el Menor estaba atrincherado en su fundición de droides principal, que estaba protegida por un enorme escudo.

Con el generador del escudo como objetivo principal, los Jedi organizaron tres grupos de ataque contra las defensas geonosianas. Kenobi y el comandante clon Cody dirigieron el grupo de ataque central, mientras Skywalker y Mundi dirigían los grupos de ataque norte y sur. Los tres grupos, debían reunirse en un punto de encuentro cercano al generador de escudos, donde establecerían un perímetro desde el cual atacarlo. Tras cumplir con el plan establecido, las fuerzas de la República destruyeron el generador y obligaron a los geonosianos a rendirse. Kenobi y Mundi, ambos heridos, regresaron con la flota para recuperarse. Dejado al mando de las tropas de la República, Skywalker se dirigió a la fundición de droides en la que se encontraba Poggle. Finalmente, la Padawan de Luminara Unduli, Barriss Offee, y la Padawan de Skywalker, Ahsoka Tano, consiguieron destruir la fundición atacando su reactor principal.

La reina geonosiana
LuminaraJedi

Los Jedi contactan por última vez con Luminara.

Con la mayoría de las fábricas de droides destruidas, los Jedi comenzaron a tomar el control de Geonosis e iniciaron una intensa campaña para encontrar al líder del planeta, Poggle el Menor, quien había logrado evadir a las fuerzas de la República Galáctica. Luminara Unduli encabezó la búsqueda de Poggle y lo siguió hasta el abandonado Templo Progate, donde fue capturada por Poggle y llevada hasta la guarida de la reina geonosiana Karina la Grande, en unas catacumbas. En base a la última posición de Luminara, Kenobi y Anakin Skywalker partieron junto a un grupo de soldados clon para rescatarla. Enfrentándose a hordas de "zombies" geonosianos, reanimados por Karina mediante gusanos cerebrales, los Jedi localizaron a Luminara en la sala del trono de Karina. Skywalker quería lanzar un ataque directo contra los geonosianos, pero Obi-Wan, que quería saber por qué Karina había secuestrado a Unduli, propuso un plan distinto. Mientras el comandante clon Cody y sus hombres se ponían en posició, Kenobi y Skywalker avanzaron hacia la sala del trono para hablar con Karina. Kenobi le informó de que su reinado había terminado, pero la reina rechazó reconocer la autoridad de los Jedi.

Entonces Karina reveló sus intenciones: en lugar de querer matar a los Jedi, deseaba poseerlos mediante gusanos cerebrales, puesto que los Jedi serían una excelente adición para su ejército de guerreros. Mientras Poggle acercaba uno de los gusanos hacia Unduli, Kenobi ordenó a Cody y sus hombres que atacaran. Los clones encendieron las luces de sus cascos cegando temporalmente a los geonosianos, lo que permitió a Kenobi y Skywalker recuperar sus sables de luz con la Fuerza. Mientras Kenobi intentaba coger el gusano cerebral de Unduli para estudiarlo, Skywalker liberó a Luminara y le devolvió su sable de luz. Luego, Skywalker capturó a Poggle, y abandonó la sala pisando el gusano de Kenobi después de que éste se hubiera librado del Jedi. Los Jedi y sus tropas destruyeron gran parte de la guarida de Karina durante su huida, enterrando a la reina y a sus tropas, y la reconquista de Geonosis finalizó con éxito.

Batalla de Saleucami

«La historia de Obi-Wan Kenobi termina aquí.»
―Grievous a punto de matar a Kenobi[fuente]
Grievous vs. Kenobi Saleucami

Obi-Wan ataca a Grievous.

Poco después, el General Grievous capturó al miembro del Consejo Jedi Eeth Koth, y envió una transmisión al resto del Consejo en Coruscant en la que torturaba brutalmente a Koth para expresar su odio hacia la Orden Jedi. Sin que lo supiera el General cíborg, Koth usó un sistema de señas con la mano para informar al Consejo de su localización. Usando la información proporcionada por Koth; Kenobi, Adi Gallia y Anakin Skywalker organizaron un ataque contra las fuerzas de Grievous en Saleucami, para rescatar a Koth y capturar a Grievous.

Obi-Wan fue el primero en llegar a Saleucami, y una flota dirigida por el Almirante Wullf Yularen hizo frente a las fuerzas separatistas mientras Kenobi permanecía en un crucero ligero. Durante la batalla, Grievous abordó el crucero ligero de Obi-Wan junto a numerosos droides de combate. Mientras Kenobi se enfrentaba a Grievous a bordo del crucero, Skywalker y Gallia se infiltraron en la nave del General para rescatar a Eeth Koth. A pesar de las defensas de Grievous para evitar tal estratagema, los dos Jedi consiguieron liberar a Koth y abandonar la nave. Mientras tanto, Grievous, consciente de que Obi-Wan le estaba ganando en duelo, se retiró a su nave insignia y ordenó a sus fuerzas evacuar hacia la superficie de Saleucami. Durante su huida, su transporte colisionó contra los restos de la batalla, lo que obligó a Grievous a recurrir a una cápsula de escape.

KenobivsGrievousSaleucami

Obi-Wan se enfrenta a Grievous en Saleucami.

Mientras Skywalker seguía con la batalla en órbita, Kenobi lideró a una fuerza de soldados clon en la superficie del planeta para capturar a Grievous. El General Grievous evadió a las fuerzas de la República Galáctica, y esperaba encontrar una cápsula de escape con un transmisor funcional con el que pedir una evacuación. Durante la búsqueda de Grievous, el capitán clon CT-7567 "Rex" fue herido de gravedad, necesitando la ayuda de un granjero local llamado Cut Lawquane, un clon que había desertado del Gran Ejército de la República. Durante la estancia de Rex en la granja de Lawquane, un grupo de droides comando atacó la zona, pero fueron destruidos por Rex y el antiguo soldado. Mientras tanto, Kenobi localizó a Grievous y volvió a enfrentarse a él, hasta que el General escapó en un transporte recién llegado.

Batalla de Kamino

Grievous: «Demasiado fácil.»
Obi-Wan Kenobi: «Defina 'fácil', General. »
— Kenobi encarando a Grievous [fuente]
Tras la destrucción de un puesto de escucha en la luna de Rishi, Kenobi y Anakin Skywalker interceptaron una transmisión cifrada entre Asajj Ventress y Grievous, que revelaba la intención de los separatistas de atacar Kamino. Kenobi y Skywalker, junto al comandante clon Cody, el capitán clon Rex y sus tropas; acudieron a Kamino para organizar su defensa junto a la Maestra Jedi Shaak Ti. Durante la batalla que tuvo lugar, mientras Skywalker luchaba en la órbita de Kamino, Kenobi usó un submarino y descubrió que las fuerzas de Asajj Ventress se habían estado organizando bajo las aguas del planeta. Un grupo de acuadroides atacó su submarino, pero Obi-Wan pudo escapar gracias a un aiwha.


WelcomeToKamino-ARCT

Kenobi, Skywalker, Rex y Cody son recibidos en Kamino por Shaak Ti.

El General Jedi consiguió regresar a las instalaciones de clonación de Kamino y llamó a Skywalker para que descendiera a la superficie mientras las fuerzas separatistas lideradas por Grievous y Ventress atacaban. Mientras Kenobi se enfrentaba a Grievous, Skywalker entabló combate con Ventress. Mientras Kenobi luchaba contra Grievous sobre una plataforma, una nave chocó cerca de ellos y Obi-Wan volvió a caer a las aguas del planeta. Grievous pensó que había derrotado al Maestro Jedi, pero un aiwha salvó a Obi-Wan de nuevo. Por desgracia, a pesar de que las fuerzas de la República Galáctica triunfaron, Grievous y Ventress escaparon de nuevo.

La amenaza de la Guardia de la Muerte

Terrorismo en Mandalore
Satine Kryze: «Bien, Maestro Kenobi, mi brillante Caballero Jedi acude al rescate otra vez.»
Obi-Wan Kenobi: «Han pasado los años, pero estás más bella que nunca.»
Satine Kryze: «Bonitas palabras del hombre que me acusa de traición.»
— La duquesa Satine recibe a Kenobi[fte.]
Más adelante, el Consejo Jedi envió a Kenobi para investigar unos rumores que afirmaban que Mandalore estaba creando un ejército para ayudar a los separatistas. Al llegar a Sundari, Obi-Wan se reunió con la duquesa Satine Kryze, a quien él y Qui-Gon Jinn habían protegido años atrás durante una guerra civil. Kenobi mostró a la duquesa Satine, al Primer Ministro Almec y al senador Tal Merrik de Kalevala el holograma de un guerrero mandaloriano saboteando un crucero de la República Galáctica. Almec y Satine aseguraron a Obi-Wan que Mandalore no estaba implicado en el ataque y que lo único que querían era mantenerse neutrales en las Guerras Clon. Durante un paseo por el parque, Satine habló a Kenobi de un grupo extremista, la Guardia de la Muerte, que se oponía a sus ideales pacifistas. Satine dijo que estaba trabajando para acabar con esos criminales; y en ese momento, hubo un atentado cerca de donde Obi-Wan y Satine estaban caminando. En la escena del crimen, un hombre salió corriendo y Obi-Wan lo persiguió, acorralándolo con su sable de luz. Finalmente, el hombre se tiró desde un balcón, prefiriendo el suicidio antes que ser interrogado por un Jedi. Sin embargo, Satine y Kenobi consiguieron llegar hasta el hombre moribundo, quien susurró sus últimas palabras a la duquesa en concordiano, el dialecto de la luna mandaloriana de Concordia.


Kenobi vs Vizsla

Obi-Wan se enfrenta a Pre Vizsla en Concordia.

Entonces, Kenobi y Kryze viajaron a Concordia para investigar más acerca de los terroristas. Allí se reunieron con el gobernador Pre Vizsla, quien había estado intentando localizar a los miembros de la Guardia de la Muerte. En Concordia, Obi-Wan investigó unas minas, donde fue capturado por los guerreros de la Guardia de la Muerte y casi fue asesinado. Por suerte, Kenobi consiguió contactar con Satine y fue salvado por ella. Ambos escaparon de las minas, pero fueron enfrentados por más guerreros de la Guardia de la Muerte y su comandante, que al quitarse el casco se reveló a sí mismo como Pre Vizsla, lo cual impactó a la duquesa. Vizsla, usando su sable oscuro, se enfrentó en un duelo a Obi-Wan, quien llevó la delantera hasta que Vizsla ordenó a sus hombres lanzar misiles contra él. Sin embargo, Kenobi y Kryze consiguieron escapar y regresaron a Sundari. Cuando Obi-Wan intentó convencer a Satine de que la Guardia de la Muerte recibía ayuda de los separatistas, ella se mostró en desacuerdo, e insistió en permanecer neutral en la guerra. Kenobi respondió que no era posible permanecer neutral, lo cual molestó a Satine, quien junto a una escolta Jedi, decidió partir a Coruscant.

Protegiendo a la Duquesa Satine
Satine Kryze: «Obi-Wan, me temo que nunca volveré a verte. No sé cómo decir esto, pero te he amado desde el momento en que acudiste en mi ayuda, hace tantos años.»
Tal Merrik: «Lo que me faltaba por oír. »
Obi-Wan Kenobi: «Satine, no creo que sea el momento ni el lugar... Está bien. Si me lo hubieras pedido, habría abandonado la Orden.»
— Satine confiesa sus sentimientos a Obi-Wan Kenobi, disgustando a Tal Merrik[fte.]
Kenobi, junto a Anakin Skywalker, el capitán clon Rex, el comandante clon Cody y varios soldados clon, escoltó a la duquesa Satine Kryze a bordo del Coronet mientras viajaba hacia Coruscant para comparecer ante el Senado Galáctico. A bordo de la nave, Obi-Wan y Anakin se reunieron con Satine y su séquito: los senadores Kin Robb, Tal Merrik, Orn Free Taa y Onaconda Farr. Allí, Kenobi y Satine discutieron sobre la naturaleza de las Guerras Clon: mientras Satine deseaba permanecer neutral y promover la diplomacia a pesar de las acciones de los separatistas, Obi-Wan le advertía de que eso no sería posible. Kenobi más adelante habló a Skywalker de una misión que llevó a cabo en Mandalore junto a Qui-Gon Jinn para proteger a la duquesa, y explicó cómo habían vivido al límite, sin saber lo que les depararía el futuro, lo cual Anakin encontró romántico. Obi-Wan expresó sus remordimientos por haber abandonado a la duquesa al final de la misión, pero afirmó que él vivía según el Código Jedi, el cual prohibía el apego. Luego, durante una cena, un droide asesino comenzó a atacar a los guardias de Satine. Obi-Wan pronto destruyó al droide, del cual salieron un gran número de droides asesinos de pequeño tamaño. Junto a Satine, que poseía un pequeño desactivador de droides, Obi-Wan se deshizo de todos ellos. Cuando Skywalker informó a Obi-Wan de que el contenedor del que había salido el droide tenía un sello del Senado, Kenobi dedujo que uno de los senadores era un traidor.


Obi-Wan Sateen

Obi-Wan y Satine hacen frente a un grupo de droides asesinos.

Obi-Wan ideó un plan para descubrir quién era el traidor: cogió un pequeño droide asesino y lo acercó a todos los presentes en la cena. El droide intentó atacar a todo el mundo, excepto al senador Tal Merrik, al que reconoció como su amo. Entonces, Merrik sacó un bláster y tomó a Satine como rehén antes de ir al puente del Coronet y asesinar a toda su tripulación. A continuación, contactó con la Guardia de la Muerte, quien envió tres naves de abordaje repletas de superdroides de combate B2. Anakin se hizo cargo de repeler a los droides junto a Rex y Cody, mientras Obi-Wan iba en busca de Satine. Al acercarse Obi-Wan, Merrik amenazó con hacer explotar la nave entera. El Maestro Jedi siguió al senador hacia el punto de llegada de una nave de evacuación. Justo cuando Satine iba a confesar su amor por Obi-Wan, el Jedi afirmó que habría abandonado la Orden Jedi si ella se lo hubiera pedido. En ese momento, Merrik bajó la guardia, lo cual Satine aprovechó para liberarse y apoderarse de su bláster. Merrik afirmó que lo que acababa de ocurrir no tenía ninguna importancia, puesto que destruiría el Coronet en cuanto abandonase la nave. Satine dijo que no permitiría que eso ocurriera, pero Merrik argumentó que si ella le mataba, demostraría ser una hipócrita que no respetaba sus ideales pacifistas. También se giró hacia Kenobi y afirmó que si el Jedi le mataba, sería visto como un asesino despiadado por la mujer que amaba. Entonces, Merrik fue apuñalado por la espalda por Skywalker, que acababa de llegar y quería impedir que Merrik destruyese el Coronet. Finalmente, el Coronet aterrizó en Coruscant, y los senadores, junto a la duquesa, se reunieron con el Canciller Supremo Sheev Palpatine. Satine se acercó a Obi-Wan y flirteó con él, afirmando que prefería que Obi-Wan no tuviese barba, porque ésta ocultaba una hermosa cara.

Defendiendo el honor de una amiga
«Las cosas están cambiando. Y a veces la línea entre amigos y enemigos se difumina. Ahora más que nunca.»
―Obi-Wan tras ayudar a la duquesa Satine a impedir la ocupación de Mandalore[fuente]
SatineAmidalaKenobi

Padmé Amidala informa a Obi-Wan y Satine de que el Senado Galáctico ha decidido invadir Mandalore.

Después de que la duquesa Satine Kryze llegase a Coruscant, ella defendió la neutralidad de Mandalore ante el Senado Galáctico, quien estaba preocupado por la amenaza de la Guardia de la Muerte. El propio Canciller Supremo Sheev Palpatine, así como el vicepresidente Mas Amedda, defendía que la Guardia de la Muerte era una amenaza militar por la que la República Galáctica debía intervenir en Mandalore. Satine rechazó esos temores e insistió en considerar el asunto como un tema interno de los mandalorianos. Entonces Palpatine sorprendió a Satine con un holograma del representante del Primer Ministro, Jerec, suplicando la intervención de la República. La duquesa creía que Jerec nunca había pronunciado semejantes palabras, pero no pudo demostrarlo porque éste había sido asesinado durante un ataque en Kalevala el día anterior. Palpatine consideró el holograma como una prueba suficiente como para emprender una misión para ocupar Mandalore. La duquesa vio esa decisión como un intento de diezmar la autodeterminación del planeta, convirtiéndolo en un objetivo militar. En una plataforma del exterior del Senado, Obi-Wan esperó a Satine, quien estaba demasiado furiosa como para escuchar su consejo. Ella y sus guardias subieron a bordo de un vehículo, cuyo motor explotó como consecuencia de un ataque por parte de un asesino de la Guardia de la Muerte. No obstante, Satine consiguió salir del vehículo a tiempo. Kenobi se reunió con ella de nuevo tras una reunión con Palpatine; Obi-Wan expresó su preocupación por el hecho de que Satine fuese un objetivo de la Guardia de la Muerte. Sin preocuparse de su propia seguridad, Satine consideró el atentado contra su vida una prueba de que ella estaba en lo correcto: alguien quería empujar a Mandalore hacia una guerra. Mientras ambos caminaban, se encontraron con la senadora Padmé Amidala, quien tenía malas noticias. Padmé informó de que el Senado ya había votado a favor de la ocupación de Mandalore a raíz del ataque que había sufrido Satine. Por eso, la invasión de Mandalore comenzaría al día siguiente.

SKASOWKPAPMA-DoM

La duquesa Satine, los Generales Kenobi y Skywalker, y la senadora Amidala se reúnen con el Canciller Palpatine y el vicepresidente Amedda tras la revelación de las auténticas palabras de Jerec.

Queriendo saber la verdad, la duquesa se dirigió al ministerio de inteligencia para reunirse con su contacto, Davu Golec. Tras ser informada de que el holograma de Jerec era falso, Golec dio a Satine un disco que contenía las palabras verdaderas de Jerec. Por desgracia, Golec fue asesinado por un guerrero de la Guardia de la Muerte. Instintivamente, Satine sacó su arma para defenderse, lo cual la hizo sospechosa de asesinato para las autoridades de la República. Satine emprendió la huida de un grupo de soldados clon, y tras despistar a sus perseguidores, contactó con Kenobi. El Jedi se reunió con ella y Satine le dio las grabaciones reales de Jerec. En ese momento, el soldado de la Guardia de la Muerte volvió a atacar, Kenobi se enfrentó a él, y le hizo huir. Mientras la duquesa se entregaba, Kenobi dio a Padmé las grabaciones. Entonces Amidala se dirigió a una nueva sesión del Senado y mostró a todo el mundo el verdadero mensaje de Jerec, contrario a la intervención de la República. De ese modo, la ocupación de Mandalore fue cancelada. A la mañana siguiente en su oficina, Palpatine se disculpó ante Kryze y le agradeció que hubiera descubierto la verdad. Entonces Satine expresó su gratitud hacia Obi-Wan Kenobi por su inquebrantable amistad incluso en los momentos más difíciles.

Siguiendo a un Hutt

«Nunca lo paso bien cuando salgo contigo.»
―Kenobi a Quinlan Vos tras el escape de Bane[fuente]
Tras la Crisis de rehenes del Senado, Obi-Wan fue asignado a perseguir al Ziro el Hutt y Cad Bane junto a su viejo amigo, el Maestro Jedi Quinlan Vos. Aunque Obi-Wan creía que Jabba el Hutt quería matar a Ziro por haber secuestrado a su hijo Rotta, las fuentes de Vos afirmaban que Ziro poseía pruebas de las peores actividades criminales del Consejo Hutt.


BaneEscapesTheJedi-HFZ

Obi-Wan y Quinlan Vos se enfrentan a Cad Bane.

Los dos se dirigieron a Nal Hutta, donde informaron a Gardulla y al resto del Consejo del escape de Ziro con la ayuda de Bane. Aunque el Consejo Hutt negó estar implicado en el suceso, Vos pudo usar la psicometría para analizar una copa, lo cual le reveló que Ziro había estado allí. Cuando llegaron a las celdas del lugar, sin embargo, Ziro ya había escapado con la ayuda de su amante, Sy Snootles. Entonces, Kenobi y Vos siguieron el rastro de Ziro a través de un pantano. Kenobi criticó las técnicas de rastreo de Vos, pensando que un droide les habría sido de más ayuda. Por el camino, Obi-Wan fue atacado por una serpiente dragón, pero fue capaz de matarla. Al darse cuenta de que Bane y Todo 360 se encontraban detrás de ellos, los Jedi permanecieron atrás. Luego, llegaron a una casa, cuya puerta Vos derribó. Allí conocieron a Mama, la madre de Ziro, y Kenobi se disculpó por el comportamiento impulsivo de Vos. La madre de Ziro les informó de que Bane iba tras su hijo, quien estaba de camino a Teth.

Obi-Wan y Quinlan llegaron a Teth, donde se encontraron a Ziro muerto de un disparo en frente de la tumba de su padre. Los dos Jedi fueron enfrentados por Bane, quien afirmó que él no había matado a Ziro. A pesar de que Bane intentó marcharse, Kenobi intentó arrestar al cazarrecompensas por haber atacado el Senado Galáctico. Kenobi y Vos persiguieron a Bane, y cuando éste noqueó a Vos, usó el sable de luz del Jedi para hacer frente a Obi-Wan. Al ser atacado de nuevo por los dos Jedi a la vez, Bane activó su lanzallamas, dejando a sus adversarios colgando de un acantilado y aprovechando para escapar.

Batalla de Sullust

VentressVsKenobiSkywalkerNightsisters

Obi-Wan y Anakin se enfrentan a Ventress.

Durante la Batalla de Sullust, Kenobi fue perseguido por Asajj Ventress mientras iba a bordo de su caza estelar. Anakin Skywalker consiguió destruir a los tri-cazas que la acólita oscura había enviado tras él y procedió a ayudar a su antiguo maestro. Entonces, Skywalker golpeó la nave de Ventress, no antes de que ella consiguiera dañar la nave de Obi-Wan. Ambas naves cayeron en el hangar de la nave de mando separatista, y allí, Skywalker y Kenobi se enfrentaron a Ventress en un combate con sables de luz. El Conde Dooku, siguiendo las órdenes de su propio maestro, Darth Sidious, interrumpió el duelo ordenando la destrucción de la nave de mando separatista, con la intención de matar a Ventress. Los dos Jedi huyeron a bordo de sus naves asumiendo que Ventress había muerto, pero ella logró escapar y Dooku se retiró, pensando que ella había muerto.

Caza de Savage Opress

Plo Koon: «Quizá haya una nueva amenaza. Algo o alguien ha entrado en juego, tal vez un Lord Sith recién nombrado.»
Obi-Wan Kenobi: «Esto no es obra de un Lord Sith ni un Jedi, sino de un animal temerario e impulsivo.»
— Obi-Wan y Plo Koon acerca de los asesinatos de Halsey y Knox [fuente]
MasterHalseyReturned-WOTM

El Escuadrón Delta entrega los cadáveres de Halsey y Knox a los Jedi.

Después de una masacre en Devaron en la que el Maestro Jedi Halsey y su Padawan Knox fueron asesinados, Kenobi, junto a los miembros del Consejo Jedi Plo Koon, Saesee Tiin y Adi Gallia, examinó los restos de los Jedi caídos llevados de vuelta al Templo Jedi por el Escuadrón Delta. La violencia con la que habían sido asesinados, inquietó a todos los presentes. Luego, Yoda y Mace Windu mostraron a Kenobi las imágenes de la masacre de Devaron. En un primer momento, Obi-Wan pensó que el asaltante era Darth Maul, pero Windu aclaró que se trataba de un miembro de la misma especie, un zabrak procedente de Dathomir, el lugar en que Maul fue criado. Enviaron a Kenobi y Anakin Skywalker allí para capturar al asesino antes de que pudiera volver a actuar. En Dathomir, se dirigieron a la antigua aldea de Maul, donde fueron emboscados por los Hermanos de la Noche. Skywalker consiguió retener como rehén al líder de la aldea, Viscus, quien reveló que una Hermana de la Noche se había llevado a uno de los suyos hacía tiempo. Entonces, Kenobi y Skywalker fueron en busca de la Madre Talzin, líder de las Hermanas de la Noche, y le preguntaron acerca del Hermano de la Noche que se habían llevado. Talzin intentó evitar dar ninguna respuesta al principio, pero acabó revelando que el nombre de quien buscaban era Savage Opress, quien en ese momento se encontraba en Toydaria. En Toydaria, los dos Jedi hicieron frente a Opress, pero no pudieron evitar que éste asesinara al rey Katuunko. Obi-Wan y Anakin persiguieron a Savage hasta la nave insignia del Conde Dooku, donde el zabrak consiguió superarlos y escapar. Entonces, Kenobi y Skywalker abandonaron la nave y se retiraron.

Eventos extraños en Mortis

ObiWanQuiGon-Overlords

Obi-Wan habla con el fantasma de Qui-Gon Jinn.

Cuando el Consejo Jedi recibió una vieja señal de socorro Jedi de dos mil años de antigüedad, envió a Kenobi junto a Anakin Skywalker y su Padawan Ahsoka Tano al Sistema Chrelythiumn, donde supuestamente debían reunirse con el capitán clon Rex y un crucero armado. Aunque ambos grupos habían llegado al punto de encuentro, ni Rex ni los Jedi podían verse mutuamente. Entonces, la nave de los Jedi perdió el contacto con Rex, en cuanto una enorme estructura de cristal la acercó hacia ella. Los tres perdieron la consciencia hasta que al despertar, se encontraron en un extraño mundo poderoso en la Fuerza. Una mujer joven se les acercó, y preguntó a Skywalker si era Él, procediendo acto seguido a anunciarles que los llevaría ante alguien. Sin embargo, Obi-Wan y Ahsoka pronto se separaron de Skywalker y la mujer, llamada Hija, tras la caída de unas enormes rocas. Como no había ningún modo de seguirlos, Kenobi y Tano decidieron regresar a la nave, que descubrieron que había desaparecido. Entonces apareció Hijo delante de ellos, preguntando acerca del Elegido. Obi-Wan y Ahsoka encendieron sus sables de luz, y le preguntaron si era un Sith. Hijo afirmó que era y no era Sith al mismo tiempo, antes de transformarse en una criatura alada y marcharse. Justo después de eso, ambos tuvieron que buscar refugio en una cueva por causa de las inclemencias del clima. Mientras los dos descansaban, Obi-Wan vio el fantasma de la Fuerza de su difunto maestro, Qui-Gon Jinn, quien le preguntó si había entrenado a Skywalker, tal como le había pedido años atrás antes de su muerte. Kenobi preguntó a Qui-Gon cómo se había manifestado ante él, a lo que Jinn respondió que el planeta, Mortis, ejercía como un imán y amplificador de la Fuerza, y estaba habitado por tres seres poderosos en la Fuerza que creían, como él, que Anakin era el Elegido. También advirtió de que si Skywalker no era el Elegido, Mortis podía ser un lugar peligroso para él. Pasado un tiempo, Obi-Wan y Ahsoka fueron secuestrados por Hijo e Hija por orden de Padre, quien quería comprobar si Skywalker era el Elegido o no. Anakin demostró ser el Elegido, al conseguir controlar a Hijo e Hija con la Fuerza para impedir que asesinasen a Obi-Wan y Ahsoka. Luego, Anakin rechazó quedarse en Mortis para reemplazar a Padre, y el trío de Jedi se dispuso a abandonar el planeta.

KenobiSonDaughter

Kenobi e Hija se disponen a enfrentarse a Hijo.

No obstante, antes de que su nave pudiera abandonar Mortis, Hijo secuestró a Ahsoka, asumiendo correctamente que los Jedi no se marcharían sin ella. Tras una larga persecución, Skywalker perdió el rastro de Hijo, y casi chocó contra una enorme torre. Después de un aterrizaje forzoso, Skywalker decidió ir en busca de su Padawan a pesar de la preocupación de Kenobi por una enorme perturbación en la Fuerza. Como quería pedir la ayuda de Padre para hacer frente a Hijo, Kenobi permaneció junto a la nave. Cuando se dio cuenta de que no sabía cómo encontrar a Padre, su santuario se apareció frente al Maestro Jedi. Por desgracia, para cuando Obi-Wan llegó al santuario, Hijo ya había atacado a Padre con rayos de la Fuerza. Al irse Hijo, Kenobi ayudó a Hija a llevar a Padre a sus aposentos para que pudiera descansar. A petición de Kenobi, Hija le llevó hasta una cueva, en la que había escondida la Daga de Mortis. Allí, Obi-Wan cogió la daga, y él e Hija se dirigieron a enfrentarse a Hijo. Al llegar a su torre, Hijo informó a Kenobi de que Skywalker se encontraba haciendo frente a Ahsoka, quien había sido poseída por Hijo. Obi-Wan se unió a Anakin en su combate contra Ahsoka mientras Hija e Hijo se batían en duelo. Sin embargo, Padre apareció para intentar detener los combates, pero debilitado como estaba, no pudo evitar los rayos de la Fuerza de su hijo. Kenobi, con la esperanza de derrotar a Hijo, lanzó la daga a Skywalker, pero Ahsoka fue más rápida y cogió la daga, dándosela a Hijo. Hijo tocó la frente de Ahsoka, quien cayó al suelo muerta, y entonces se dispuso a apuñalar a Padre. Hija se interpuso entre ambos, siendo apuñalada por la daga, y horrorizado, Hijo se marchó. Skywalker pidió a Padre que ayudase a Ahsoka, quien respondió que sin la luz, no había esperanza para ella. Desesperado, Skywalker afirmó que siempre había esperanza. Consciente de su dolor, Hija, moribunda, decidió entregar los restos de su energía vital a Ahsoka. Sin poder negarse a los deseos de su hija, Padre mostró a Skywalker cómo transferir la energía de Hija a Ahsoka. Así, Ahsoka volvió a la vida, mientras que Hija murió. A continuación, Padre ordenó a los Jedi que se marchasen de inmediato para que Hijo no pudiera salir de Mortis con su nave.

AhsokaRescuesKenobi

Ahsoka rescata a Obi-Wan.

Sin embargo, la nave había sido dañada cuando Skywalker la hizo chocar contra el suelo. Mientras Ahsoka llevaba a cabo las reparaciones, Skywalker partió para hablar con Padre, puesto que no estaba convencido de que el anciano fuese capaz de controlar a Hijo. Tras su charla con Anakin, Padre fue a buscar a Kenobi para informarle de que Skywalker se había ido a hacer frente a Hijo en un lugar que canalizaba la energía del lado oscuro; por lo que Obi-Wan partió en busca de Anakin. Por mala suerte, Obi-Wan encontró al joven Jedi demasiado tarde: Hijo ya había hecho caer a Anakin en el lado oscuro al mostrarle una visión de su futuro. Skywalker - para impedir a Kenobi que interfiriera - lanzó su vehículo a la lava y se marchó en su propio vehículo junto a Hijo, dejando a Obi-Wan en lo más profundo de un pozo. Consciente de que Anakin e Hijo iban a por la nave para escapar de Mortis, Kenobi contactó con Ahsoka y le dijo que inutilizara la nave. Ahsoka obedeció y luego se dirigió a rescatar a Obi-Wan. Después de que Anakin informase a Hijo de lo ocurrido, éste fue a buscar la daga de mortis en la tumba de su difunta hermana. Padre aprovechó ese momento para borrar la memoria de Anakin, devolviéndolo al lado luminoso de la Fuerza. Al reunirse todos ellos, los cuatro hicieron frente a Hijo. Hijo rápidamente apartó a Skywalker y aturdió a Kenobi y Tano. Al dirigirse contra Padre, éste se apuñaló a sí mismo con la daga, revelando que con su muerte, quitaría también a Hijo todo su poder. Hijo corrió al lado de Padre, lo que dio a Skywalker la oportunidad de matarlo. Tras apuñalar a Hijo por la espalda, éste murió, y poco después hizo lo mismo Padre, restaurándose el equilibrio en la Fuerza. Obi-Wan y sus compañeros fueron entonces transportados de nuevo a la nave, que volvía estar funcional y en medio del espacio, en las coordenadas en que Rex y los Jedi debían haberse reunido, solo que esta vez, el crucero de Rex era visible.

Rescatando al Maestro Piell

«Obi-Wan, ¿por qué habéis tardado tanto?»
―Even Piell a Obi-Wan Kenobi tras ser rescatado[fuente]
PiellRescued-TC

Obi-Wan, Anakin y Rex rescatan a Even Piell.

Cuando el Maestro Jedi Even Piell fue capturado por los separatistas tras descubrir las coordenadas de la Ruta Nexus, de gran importancia estratégica, el Consejo Jedi organizó una misión de rescate en la terrible prisión en la que se encontraba preso, la Ciudadela. Del equipo de rescate que se infiltraría en la prisión, formarían parte Obi-Wan, Anakin Skywalker, el comandante clon Cody, el capitán clon Rex, y los dos CAR de la Legión 501, Cincos y Echo. Después de una reunión, el Maestro Plo Koon, Kenobi y Skywalker se encontraron con Ahsoka Tano, quien estaba deseosa de emprender la misión. Sin embargo, su maestro le informó de que había decidido que ella se quedase en Coruscant, puesto que sabía que la Ciudadela era extremadamente peligrosa y no quería poner su vida en riesgo.

La primera preocupación de Kenobi, era pasar por los detectores de formas de vida de la Ciudadela sin ser detectados. Por fortuna, Skywalker tuvo la idea de congelarse en carbonita para no ser detectados. El plan de Anakin funcionó, y el grupo consiguió pasar por los detectores. Una vez dentro de la Ciudadela, R2-D2 descongeló al equipo y Kenobi quedó sorprendido al ver que Ahsoka había venido con ellos, a pesar de las órdenes de Skywalker. Cuando Anakin se enfadó por la desobediencia de su Padawan, Kenobi le calmó denominando con humor su método de enseñanza como "haz lo que digo, no lo que hago". Luego, la presencia de Ahsoka resultó ser vital para el éxito de la infiltración, puesto que ella fue la única capaz de entrar por un conducto de ventilación para abrir la puerta de la Ciudadela desde dentro. Por desgracia, uno de los soldados clon del grupo resbaló y cayó sobre una electromina, que explotó y alertó al dirigente de la Ciudadela, Osi Sobeck, de su presencia.

KenobiGroupScorted

El grupo de Obi-Wan es escoltado por R2-D2 y sus droides de combate reprogramados.

A pesar del contratiempo, Obi-Wan y el resto del equipo consiguieron sacar al Maestro Piell de su celda. Entonces, Piell informó a Kenobi y los demás de que él sólo poseía la mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus, teniendo la otra mitad su capitán, Wilhuff Tarkin. El equipo decidió ir a liberar a Tarkin, y de camino a su celda, fue emboscado por un escuadrón de droides comando. Sobeck activó unos imanes del techo, de modo que todas las armas se engancharon allí, así como Anakin, gracias a su brazo cibernético. A pesar de estar siendo electrocutado, Skywalker fue capaz de coger su sable de luz desde el techo y desactivar los imanes, de modo que el equipo pudo destruir a los droides comando. Tras rescatar a Tarkin y al resto de oficiales, el equipo se separó: Skywalker y Tano escoltarían a Tarkin y la mayoría de oficiales hasta el punto de huida donde vendría a buscarles una nave, mientras Kenobi y Piell creaban una distracción con su grupo. El grupo de Kenobi y Piell tuvo éxito creando la distracción, accionando un grupo de explosivos a lo largo de un pasillo, y mientras tanto, el grupo de Skywalker avanzó a través de los viejos túneles de la Ciudadela.

Luego, Kenobi y su equipo entraron en el sistema de ventilación, donde encontraron un droide de reconocimiento. Por suerte, Piell consiguió destruir al droide, pero las puertas de seguridad del conducto empezaron a cerrarse, partiendo en dos a un soldado clon. Al visualizar la nave, Obi-Wan notó que ésta estaba aparentemente abandonada, por lo que intuyó que les habían tendido una trampa. Mientras se acercaban por una ruta alternativa, Sobeck predijo sus movimientos y les rodeó con un escuadrón de droides de combate. Entonces, el grupo fue llevado ante Sobeck como prisioneros. En un intento de averiguar las coordenadas de la Ruta Nexus, Sobeck ejecutó a uno de los soldados clon antes de ordenar a los droides que los prisioneros fuesen interrogados. R2-D2 descubrió lo que había ocurrido y, junto a un escuadrón de droides de combate B1 reprogramados, escoltó al grupo de Obi-Wan hasta la nave. No obstante, el grupo fue descubierto de nuevo y se vio envuelto en un tiroteo contra las fuerzas de la Ciudadela. Pronto llegó el equipo de Skywalker, que se unió a la pelea. A pesar de sus esfuerzos, la nave de huida fue destruida y los grupos de Kenobi y Skywalker tuvieron que retirarse juntos hacia las cuevas cercanas a la Ciudadela. Con su nave destruida, Kenobi contactó con el Templo Jedi solicitando un rescate.

PiellFuneral-Full

Obi-Wan y sus compañeros organizan un funeral para Even Piell.

Después de recibir las coordenadas de un punto de extracción, el equipo fue atacado por droides comando, lo cual les obligó a partir de inmediato hacia el punto de evacuación. Mientras avanzaban, Obi-Wan habló con Anakin y Ahsoka acerca de la actitud de Tarkin contraria a que los Jedi liderasen la guerra debido a su código moral. En ese momento, el grupo notó que varios anoobas les seguían la pista junto a un grupo de STAPs. Anakin y Obi-Wan decidieron tender a las criaturas una emboscada, y cuando regresaron junto al resto del grupo, notaron la ausencia de Piell y Ahsoka. Entonces apareció Ahsoka, cargando con el cadáver de Piell, quien le había entregado su mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus antes de morir, herido tras los combates. Kenobi y sus compañeros se detuvieron un momento para lanzar el cuerpo de Piell a la lava y luego siguieron avanzando. Al llegar al punto de extracción, el equipo fue atacado por Sobeck. Después de derrotar a los droides de Sobeck, el Maestro Plo Koon llegó a bordo de un transporte para evacuarlos. Así, Kenobi y su equipo consiguieron regresar al Templo Jedi con las coordenadas de la Ruta Nexus en poder de Tarkin y Ahsoka.

Batalla de Umbara

CloneBriefing-Umbara

Kenobi durante la reunión previa a la invasión de Umbara.

Obi-Wan, junto a los Jedi Saesee Tiin, Anakin Skywalker y Pong Krell tomó al Batallón de Ataque 212º dirigido por el comandante clon Cody y a la Legión 501 dirigida por el capitán clon Rex para reconquistar el planeta Umbara, que se había aliado con los separatistas. El batallón de Kenobi debía capturar la capital, pero se encontraron una feroz resistencia. Entonces, Obi-Wan contactó con la Legión 501, que había pasado a estar temporalmente bajo el mando de Pong Krell, e informó de que la capital estaba muy bien fortificada. Luego, Kenobi informó de que una base aérea estaba proporcionando suministros a la capital, por lo que pidió a Krell y sus hombres que aseguraran la base. Cuando Krell hubo tomado la base, Kenobi le felicitó por su éxito, y afirmó que varios misiles les habían hecho retirarse de la capital, que también recibía suministros desde una base separatista situada en la órbita de Umbara. Las fuerzas de la República Galáctica, estaban intentando destruir la base de la órbita, pero las defensas umbaranas eran muy intensas. A pesar de todo, Krell dijo a Kenobi que acudiría con su batallón a la capital, a pesar de las defensas enemigas, y a continuación, las comunicaciones fueron bloqueadas por los umbaranos. Krell decidió seguir avanzando hacia la capital, pero tres soldados clon desobedecieron sus órdenes, destruyendo ellos mismos la base separatista de la órbita usando cazas umbaranos. El batallón de Obi-Wan consiguió capturar la capital, a pesar de que Krell, quien en secreto había traicionado a la República, hizo luchar mediante engaños a las fuerzas de Kenobi contra las suyas. Finalmente, el batallón de Kenobi destruyó a las fuerzas umbaranas restantes y aseguró todos los sectores del planeta.

Batalla de Kiros

DNarPummelsKenobi-Kidnapped

Obi-Wan siendo golpeado por el comandante zygerriano Darts D'Nar.

Diez rotaciones después de que el Gran Maestro Jedi Yoda perdiera el contacto con la colonia togruta de Kiros, Kenobi, junto a Anakin Skywalker, Ahsoka Tano, el capitán clon Rex y el comandante clon Cody; aterrizó en la superficie del planeta. Obi-Wan, con Rex como su artillero, pilotó un BARC a lo largo de toda la colonia. Kenobi vio raro que no hubiera colonos, pero estaba seguro de que solamente estaban escondidos. Mientras avanzaban hacia la torre del gobernador, fueron atacados por un grupo de droides comando. Los Jedi y los clones pronto se deshicieron de los atacantes, y las fuerzas de Kenobi y Skywalker rodearon la torre del gobernador. Entonces, Cody enseñó a Obi-Wan un mensaje del comandante separatista Darts D'Nar, quien le exigía acudir a la torre para negociar los términos de una rendición. Skywalker se enfureció al reconocer a D'Nar como un esclavista zygerriano, y Obi-Wan explicó el pasado como esclavo de Anakin a Ahsoka para que entendiera el enfado de su maestro. A continuación, Kenobi encargó a Tano y Skywalker que buscasen a los colonos mientras él negociaba con D'Nar.

Dentro de la torre, Obi-Wan interrumpió una conversación entre D'Nar y el holograma del Conde Dooku y el Primer Ministro zygerriano Atai Molec. Después de que Dooku finalizase su reunión con D'Nar, Kenobi expuso los términos de la rendición. Sin embargo, D'Nar afirmó que era Obi-Wan quien debía rendirse ante él. Para informar a Anakin y Ahsoka de lo que estaba ocurriendo, Kenobi activó discretamente su comunicador. Entonces, Kenobi aseguró a D'Nar que recibiría un trato justo, pero él se negó a rendirse. D'Nar, hizo a Kenobi una oferta: rendirse o de lo contrario él activaría las bombas que había activado en diversos edificios. Al activar su enemigo una bomba, Obi-Wan quedó convencido de que la amenaza de D'Nar era seria. A pesar de que Dooku le había ordenado llevar a Kenobi ante él, D'Nar quería castigar a Obi-Wan por todo lo que los Jedi habían hecho contra los esclavistas zygerrianos. Obi-Wan se aprovechó de esto aceptando luchar contra el zygerriano sin armas. Luego, hizo un trato con D'Nar. Si Kenobi ganaba, D'Nar le diría dónde estaban las bombas y los colonos, pero si D'Nar ganaba, Kenobi sería llevado ante Dooku en una jaula.

Entonces, Kenobi y D'Nar empezaron a luchar el uno contra el otro mientras Skywalker y Ahsoka localizaban las bombas. Aunque D'Nar dominó la lucha, Kenobi consiguió distraerlo el tiempo suficiente hasta que las bombas estuvieron desactivadas. Mientras D'Nar intentaba activar las bombas, Obi-Wan se deshizo de unos droides comando y recuperó su sable de luz, volviendo a ofrecer a D'Nar la oportunidad de rendirse. Por desgracia, D'Nar activó su última bomba, instalada en un droide táctico, el cual empujó hacia Kenobi mientras él escapaba. No obstante, Obi-Wan fue capaz de tirar el droide por una ventana antes de que explotara. Acto seguido, informó a Skywalker de que D'Nar estaba escapando, y él y Ahsoka lo persiguieron. Después de que Skywalker capturase a D'Nar y su nave, Kenobi, Skywalker y Ahsoka contactaron con el Consejo Jedi, informando del secuestro de los colonos por parte de los zygerrianos.

Misión en Zygerria

BrezakEscape-SOTR

Kenobi, Rex y Roshti tratan de huir a lomos de un brezak.

Obi-Wan, junto a Anakin Skywalker, Ahsoka Tano, el capitán clon Rex y R2-D2; viajó a Zygerria a bordo de una nave esclavista, obtenida del capturado comandante zygerriano Darts D'Nar. Al llegar, formaron dos grupos; Skywalker y Tano se dirigirían a hablar con la reina Miraj Scintel disfrazados de amo y esclava, respectivamente, mientras Kenobi y Rex tratarían de localizar a los colonos de Kiros disfrazados de mercantes zygerrianos.

Mientras Anakin y Ahsoka se reunían con la reina, Obi-Wan y Rex se dirigieron a los pozos de esclavos del palacio real, donde encontraron al gobernador togruta de Kiros, Roshti, débil y roto por su cautiverio. Incapaces de averiguar dónde estaban los demás colonos, Obi-Wan y Rex decidieron rescatar primero al gobernador, e intentaron huir con él de los pozos de esclavos a bordo de un brezak. Sin embargo, Kenobi fue disparado en el hombro por uno de los guardias, y tanto él como Roshti cayeron de a bordo del brezak. Rex por su parte, consiguió escapar. Entonces Obi-Wan fue atado a una pared y torturado para obtener información por el Primer Ministro Atai Molec, quien lo reconoció como un Jedi y se preparó para venderlo en la subasta de esclavos de esa misma noche.

En la subasta, Roshti fue el primer esclavo ofrecido, seguido de Obi-Wan. Para derribar a Obi-Wan, la reina Scintel ordenó a Anakin que torturase a Kenobi ante sus ojos y los de todos los presentes. En cuanto Skywalker estuvo en la arena sin embargo, hizo una señal a R2-D2, quien lanzó los sables de luz de Skywalker, Kenobi y Ahsoka a sus propietarios. Skywalker desarmó rápidamente a un guardia cercano pero de inmediato, llegaron más guardias a la arena que terminaron capturando a Kenobi, Skywalker y Rex. Ahsoka, quien había intentado obligar a Scintel a rendirse, fue noqueada con un collar electrificado. Ahsoka y Anakin fueron mantenidos en Zygerria, pero Obi-Wan, junto al capitán Rex y el gobernador Roshti, fue llevado a un centro de procesamiento de esclavos en Kadavo, donde descubrieron que se encontraban prisioneros el resto de colonos. Kenobi fue sometido por el jefe del centro, Agruss, quien asesinó a varios colonos amenazando de hacer cosas peores a los demás si Obi-Wan no se rendía.

Batalla de Kadavo

RexTogrutasKadavo

Obi-Wan y Rex durante su esclavitud en Kadavo.

Poco después, Obi-Wan fue esclavizado en una mina junto a Rex y los colonos togruta. Insultado por los guardias de las instalaciones, Obi-Wan pasó tiempos duros buscando la más mínima esperanza para él o los demás desafortunados prisioneros, pero cada vez que lo hacía, uno de los togruta era castigado en su lugar para aumentar su angustia. Eso hizo que los togruta dejasen de confiar en Kenobi y dudasen en ayudarle cuando fuese necesario.

Mientras Kenobi y Rex estaban en Kadavo, el Conde Dooku intentó negociar con la reina Miraj Scintel acerca de los esclavos togruta, pero la mató en cuanto ella no quiso cooperar con él. Entonces, Dooku ordenó a Agruss que Rex y Obi-Wan fuesen asesinados, y ambos fueron llevados a la sala de control de las instalaciones. Antes del inicio de la ejecución, sin embargo, Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, que habían escapado de Zygerria, llegaron a las instalaciones junto a refuerzos liderados por el Maestro Jedi Plo Koon y el Almirante Barton Coburn. En la confusión del ataque, Kenobi y Rex se liberaron de sus ataduras y empezaron a atacar a los guardias. Agruss se asustó, e inició la ejecución de los togruta antes de poder ser detenido. Luego se burló de Kenobi, sabiendo que un Jedi nunca mataría a un hombre desarmado, pero Rex, sin sentirse atado por ninguna obligación moral, lanzó una lanza contra Agruss. Finalmente, las fuerzas de la República Galáctica rescataron a la mayoría de los togruta y destruyeron las instalaciones.

Plan para secuestrar al Canciller

Convirtiéndose en cazarrecompensas
TheGreatEscape-D

Obi-Wan, disfrazado de Rako Hardeen, huye de la cárcel con Cad Bane y Moralo Eval.

Más adelante, mientras Obi-Wan caminaba por las calles de Coruscant con Anakin Skywalker y Ahsoka Tano, un francotirador abrió fuego contra ellos. Los Jedi evitaron los disparos, y Obi-Wan, junto a Anakin, persiguió al tirador. Al perderle la pista, Obi-Wan avanzó para intentar localizarlo, y fue disparado en el pecho. Anakin fue en busca del tirador, quien escapó en un vehículo, y cuando regresó junto a Obi-Wan, vio que su antiguo maestro y mejor amigo había muerto.

En realidad, Obi-Wan, con la ayuda del Gran Maestro Jedi Yoda y el Maestro Jedi Mace Windu, había fingido su muerte para asumir la identidad de aquél que supuestamente le había matado. Así, podría acercarse a Moralo Eval y descubrir cuales eran sus planes para secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Tras adoptar la apariencia de su asesino, Rako Hardeen, Obi-Wan y Windu fueron en busca del Hardeen real. Luego, tomaron una muestra de voz suya, que Kenobi empleó para adoptarla mediante un emulador.

Entonces, Obi-Wan fue enviado al Centro de Detención Judicial Central de la República, donde se asoció con Moralo Eval, quien creía que Kenobi podía ser de utilidad, y Cad Bane, quien no pensaba lo mismo. Cuando Boba Fett y Bossk iniciaron una revuelta en prisión, el trío consiguió escapar y llegar hasta Nal Hutta.

Al llegar a Nal Hutta, Kenobi hizo chocar la nave para ocultar sus movimientos. Entonces, los tres fueron a reunir suministros y buscar una nueva nave en Bilbousa, donde Bane desconfió todavía más de Kenobi tras ver su trato gentil hacia Pablo, el propietario de un comercio al que acudieron. Obi-Wan, sospechando una traición, puso un dispositivo de rastreo en la nave que compró. Después, tal como había sospechado, Bane lanzó gas sobre la cara de Kenobi, huyendo junto a Eval mientras a Obi-Wan le arrestaban las autoridades Hutt. No obstante, Obi-Wan escapó de su cautiverio y compró otra nave, y cuando Bane y Eval se fueron obligados a regresar a Nal Hutta sin nave, puesto que habían sido atacados por los Hutt, se vieron obligados a aceptar a Kenobi como compañero.

Mientras tanto, Anakin Skywalker, que no había sido informado de que Kenobi estaba vivo, fue hacia Nal Hutta con Ahsoka animado por Palpatine, para encontrar al asesino de Obi-Wan. Entonces, ambos siguieron a Kenobi, Bane y Eval hasta Orondia, done el trío había parado para reponer combustible. Cuando los tres se iban a bordo de su nave, Skywalker los persiguió, y ambas naves chocaron cayendo al suelo de inmediato. Kenobi fue en busca de Skywalker para asegurarse de que se encontraba bien sin delatar su identidad, pero cuando Skywalker le vio, le atacó enfurecido. Kenobi salió victorioso de la pelea, pero antes de dejar a Anakin inconsciente, le susurró que no le siguiera. A continuación, Kenobi, Bane y Eval escaparon, dejando a Ahsoka junto a su maestro. Cuando llegó a Coruscant, Yoda y Windu informaron a Skywalker de todo lo ocurrido para que no volviese a interferir.

La Caja

Moralo Eval, Cad Bane y Kenobi viajaron a Serenno para reunirse con el Conde Dooku, y Bane y Kenobi aceptaron la propuesta de participar en una prueba de habilidad diseñada por Eval conocida como la Caja, junto a otros notorios cazarrecompensas. Aquellos que tuvieran éxito, serían recompensados. En la primera prueba los doce participantes (Bane disparó a uno de ellos antes del comienzo) fueron elevados por un grupo de plataformas sobre unas nubes de gas dioxis. Kenobi descubrió que había un túnel bajo las nubes de gas, y los cazarrecompensas fueron capaces de escapar de la sala. La segunda prueba constaba de unas barras que salían de las paredes siguiendo unos patrones concretos y que poseían una cuchilla en sus puntas. Dos cazarrecompensas fueron empalados, pero Kenobi detectó el patrón de las barras y consiguió liderar al resto de participantes hacia otro túnel en el techo. Cuando los cazarrecompensas entraron en la siguiente sala, fueron rodeados por unos escudos de energía que se cernían poco a poco sobre ellos. En el centro de la sala había un suero que permitiría a uno de ellos atravesar los rayos y apretar un interruptor que apagaría las trampas. Sin embargo, Eval informó de que el suero era tóxico para todos los participantes menos uno. Obi-Wan dedujo correctamente que uno de los cazarrecompensas, el parwan Derrown, sería capaz de atravesar los rayos con el suero debido a su anatomía. Así, los cazarrecompensas superaron la prueba y Eval comenzó a enfadarse ante el continuo éxito de Kenobi.

Bounty Hunter survivors

Obi-Wan y el resto de supervivientes de la Caja se ponen bajo las órdenes de Cad Bane.

En la cuarta sala, los cazarrecompensas estuvieron sobre una plataforma bajo la cual había llamas. Un objetivo se movía por toda la pared frontal, y la misión consistía en alcanzarlo tres veces seguidas con un rifle. Sixtat decidió probar el primero, y al fallar el tercer disparo, cayó hacia las llamas de abajo. Kenobi disparó el siguiente, acertando tres veces. La plataforma de bajo los otros cuatro cazarrecompensas se elevó, mientras que Kenobi permaneció en el mismo nivel. Eval le ordenó que acertara cinco veces a un nuevo objetivo, y tras el cuarto disparo, Obi-Wan se quedó sin munición. Entonces, la plataforma de bajo los pies de Obi-Wan desapareció, pero Bane, disgustado por lo que estaba ocurriendo, agarró a Kenobi con una cuerda y dijo a Eval que si se disponía a matar a Kenobi, debía hacerlo cara a cara. Luego, Dooku decidió enfrentar a Eval con Kenobi, quien ganó el combate, pero cuando Dooku le ordenó que matase a Eval, éste rechazó hacerlo, afirmando que sólo quería un trabajo. Dooku se disgustó y puso a Bane al mando de una operación para secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine, en la cual también participarían los cazarrecompensas Embo, Twazzi, Derrown y el propio Kenobi.

Deteniendo el secuestro

El equipo decidió secuestrar al Canciller Supremo Sheev Palpatine durante el Festival de la Luz en Naboo. En un almacén de Theed, cada miembro del equipo recibió un papel para el secuestro, con Kenobi teniendo que ejercer de tirador para aturdir al Canciller. Obi-Wan contactó con Mace Windu desde su posición sobre un balcón situado encima de la plaza donde Palpatine daría un discurso, y le informó del plan del grupo. Durante el discurso de Palpatine, Kenobi vio a Derrown, disfrazado de guardia del senado, que iba a destruir el generador de un escudo que rodeaba la plaza. Obi-Wan alertó a Windu, pero Anakin Skywalker no pudo llegar hasta Derrown a tiempo, y el generador explotó, dejando a Palpatine inconsciente. Entonces, mientras Twazzi fingía ser Palpatine y Embo su captor, Cad Bane y Moralo Eval escaparon con el verdadero Canciller. Obi-Wan les siguió, con Windu y Skywalker cerca, y ambos fueron arrestados y el Canciller recuperado cuando se detuvieron en el punto de encuentro.

Luego Obi-Wan regresó al balcón desde donde había estado apostado como francotirador, y descubrió un comunicador activado en la caja de su rifle. Dándose cuenta de que Dooku le había engañado, conociendo la identidad de Obi-Wan desde el principio, Kenobi regresó al Palacio Real. Allí, vio a Skywalker enfrentándose a Dooku, mientras Palpatine estaba sujetado por un MagnaGuardia. Obi-Wan rescató al Canciller y Dooku escapó, y Palpatine agradeció al Jedi su valentía.

Pérdida de su nave insignia

YoullRegretThat-BFR

Kenobi y Cody se enfrentan a Grievous y sus fuerzas en el hangar del Negociador.

Mientras Obi-Wan estaba estacionado a bordo de su nave insignia, el Negociador, fue contactado por un grupo de Iniciados Jedi que se encontraban a bordo de la nave Jedi Crucible, y que le informaron de que su acompañante, Ahsoka Tano, había sido secuestrada por los piratas de Hondo Ohnaka. Los Iniciados Jedi afirmaron que querían rescatar a Ahsoka de los piratas, y aunque Kenobi apreció su valentía, les ordenó que permanecieran en el Crucible por su propia seguridad.

Kenobi pretendía enviar al comandante clon Cody a rescatar a los Iniciados Jedi, pero sus planes fueron interrumpidos por la llegada inesperada de un ataque de la flota del General Grievous. Tras saber que Grievous estaba asaltando el Negociador, Kenobi y los soldados clon de la nave se dirigieron al hangar para repeler a la fuerza invasora. El propio Grievous abordó el Negociador, y Obi-Wan se batió en duelo con él mientras los clones se enfrentaban a los droides de combate. Sin embargo, pronto Kenobi se dio cuenta de que la batalla estaba perdida, y se retiró por los pasillos del Destructor Estelar Clase Venator ordenando la evacuación de la nave, cuya secuencia de autodestrucción activó. Cuando Grievous llegó al puente, vio un holograma de Kenobi felicitándolo por su victoria, pero informando de que la nave estaba a punto de explotar. Kenobi escapó de la destrucción de la nave en una cápsula de escape, mientras que Grievous consiguió huir a bordo de su nave antes de que el Negociador estallara.

Poco después, Kenobi se unió a Ahsoka, los Iniciados Jedi, que habían acudido en su rescate a pesar de las órdenes de Obi-Wan, y los miembros de la Banda Ohnaka, incluyendo al propio Hondo. Tras la victoria de Grievous contra Kenobi, el General había atacado a los piratas en Florrum, de modo que éstos habían unido fuerzas con los Jedi para enfrentarse a Grievous, y a duras penas escaparon con sus vidas.

El retorno de Darth Maul

Desde su último encuentro con Obi-Wan, Savage Opress emprendió la búsqueda de su hermano, Darth Maul. Finalmente, encontró al Lord Sith desfigurado y en un estado de locura, por lo que lo llevó ante la Madre Talzin, quien le proporcionó unas piernas mecánicas. Kenobi fue informado del regreso de Maul por el Gran Maestro Jedi Yoda. Pronto, Obi-Wan, Yoda y Mace Windu recibieron un mensaje de Maul procedente de Raydonia, en el que afirmaba que masacraría a un pueblo entero si Kenobi no acudía ante él. A pesar de que Windu le aconsejó precaución, Kenobi decidió ir a derrotar a Maul él mismo.

Escaramuza en Rydonia
«Sabes, cuando te partí en dos, debí haber apuntado al cuello.»
―Obi-Wan Kenobi a Darth Maul[fuente]
MaulVsKenobi-Revenge

Obi-Wan se enfrenta a Maul doce años después de su anterior encuentro.

Obi-Wan fue a Raydonia para enfrentarse a Darth Maul de nuevo. Rápidamente encontró al Lord Sith, quien estaba lleno de furia. Sin embargo, Savage Opress sorprendió a Kenobi por la espalda y le golpeó, dejando al Jedi inconsciente. Obi-Wan fue llevado a la nave de los hermanos, donde le quitaron su sable de luz, y fue cruelmente torturado por ambos. Sin embargo, Kenobi tenía un aliado a bordo, Asajj Ventress, quien había descubierto la localización de Opress en la Cantina Chalmun de Tatooine, y había seguido al Hermano de la Noche hasta Raydonia. Tras entrar en la nave, ella se reveló ante los dos hermanos, quienes fueron en su busca dejando a Obi-Wan solo. Cuando ambos se hubieron ido, Ventress despertó a Kenobi, y le dio uno de sus sables de luz para que se defendiera de los hermanos, que acababan de regresar. A continuación, tuvo lugar una pelea, durante la cual Ventress y Obi-Wan se dieron cuenta de que estaban siendo superados. Kenobi y Ventress, se retiraron a la cabina de la nave, y antes de que Maul y Savage pudieran abrir la puerta, soltaron la cabina en el espacio, dejando a los dos zabraks atrás.

Persiguiendo a Maul
«¿Ahora andamos con piratas? Qué bajo han caído los grandiosos Sith.»
―Obi-Wan Kenobi a Darth Maul[fuente]
Tras su encuentro con Darth Maul, Obi-Wan se unió a Adi Gallia para encontrar al Lord Sith y detenerlo. Cuando los dos hermanos atacaron una estación espacial, ésta emitió una señal de socorro, que guió hasta allí a Kenobi y Gallia. Al llegar, los dos hablaron con el supervisor de la estación, quien confirmó que los atacantes habían sido los dos zabrak e informó a los Jedi de que los hermanos habían vuelto a su nave y partido al Sector Sertar. Obi-Wan dedujo correctamente que Maul había ido a Florrum para encontrar a Hondo Ohnaka y sus piratas.

Cuando la nave de Kenobi y Gallia llegó a Florrum, contactaron con Ohnaka. Hondo les dijo que el Sith había convencido a algunos de sus hombres para que lo traicionaran, y pidió la ayuda de los Jedi. Kenobi aceptó enfrentarse a los Lord Sith mientras Ohnaka se encargaba de los piratas traidores. Al aterrizar en el planeta, Obi-Wan y Gallia fueron vistos por Maul y Savage Opress, quienes se alejaron de la batalla entre los piratas y se dispusieron a eliminar la amenaza Jedi. Maul se enfrentó a Kenobi, mientras que Savage hizo frente a Gallia. Gallia fue superada por Savage, quien la empaló con los cuernos de su cabeza, y luego la atravesó con su sable de luz. Obi-Wan incrementó la intensidad de sus ataques contra los Hermanos de la Noche, pero no consiguió superar a sus fuerzas combinadas. Ohnaka, cuyos leales estaban perdiendo la batalla contra los traidores, ordenó la retirada al interior de su base, y Kenobi le siguió, cogiendo el sable de luz de Gallia mientras huía.

DuelOnFlorrum-Revival

Obi-Wan se enfrenta a Maul mientras Gallia lucha con Savage.

Mientras los piratas reunían armas para resistir en la base, Obi-Wan se ofreció voluntario para alejar a los Sith del resto de combates. Los piratas usaron explosivos para hundir un túnel de su base, separando a Kenobi, Maul y Savage del resto de combatientes. Usando su sable de luz y el de Gallia, Obi-Wan hizo frente a los hermanos, y consiguió defenderse hasta que atravesó las defensas de Savage y le cortó el brazo izquierdo. Maul empujó a Obi-Wan con la Fuerza contra una pared, y el par de Sith se retiró hasta encontrarse con un grupo de piratas esperándolos, incluidos los traidores, quien habían vuelto a ser leales a Ohnaka. Maul y Savage consiguieron regresar a su nave, que fue derribada mientras despegaba por los piratas. No obstante, sin que nadie más lo supiera, los hermanos habían conseguido abandonar a tiempo la nave en una cápsula de escape. Mientras los piratas examinaban los restos de la nave, Ohnaka afirmó que la ausencia de sus cuerpos significaba que se habían desintegrado, pero Kenobi, quien ya había dado por muerto a Maul erróneamente en el pasado, no quería todavía asumir que los hermanos habían muerto.

Al regresar a Coruscant, Obi-Wan informó de lo ocurrido al Canciller Supremo Sheev Palpatine, junto a algunos Jedi como Yoda, Mace Windu y Anakin Skywalker. Kenobi expresó su creencia de que Maul aún estaba vivo, pero Palpatine le dijo que debían centrar sus esfuerzos en derrotar a los separatistas, quienes representaban una amenaza más seria. Yoda estuvo de acuerdo, afirmando que Kenobi estaba demasiado centrado en Maul. Sin embargo, también dijo que si Maul volvía a revelarse, los Jedi tendrían que ser rápidos en su respuesta.

Mandalore
Bo-Katan Kryze: «Maul debe quererte realmente muerto. »
Obi-Wan Kenobi: «Ni te lo imaginas. »
— Bo-Katan Kryze y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Más adelante, Kenobi se reunió con Yoda y Ki-Adi-Mundi en la sala de comunicaciones del Templo Jedi. Los dos Jedi, le mostraron una transmisión enviada por la duquesa Satine Kryze de Mandalore. En el mensaje, Satine afirmaba que su gobierno había sido derrocado por un grupo de criminales. Antes de que ella pudiera decir nada más, la transmisión se cortó de manera abrupta.

Obi-Wan intentó convencer a sus compañeros de que no podían convertir a Satine en una mártir, y que debían ayudarla. Sin embargo, Yoda y Mundi destacaron la neutralidad de Mandalore, la cual dificultaba mucho las cosas. A pesar de eso, Obi-Wan decidió ayudar a su amiga. Dirigiéndose a un hangar, Obi-Wan pidió a Anakin Skywalker que le prestase su vieja nave, el Crepúsculo. A pesar de los numerosos defectos de la nave, Kenobi consiguió llegar con ella a Mandalore.

BoKatanFreesKenobi-TL

Bo-Katan libera a Kenobi.

En el planeta, robó la armadura de un supercomando mandaloriano al llegar al espaciopuerto, y se dirigió a la prisión en la que se encontraba Satine. Cuando la hubo rescatado, los dos fueron sorprendidos en su camino a la nave por un grupo de comandos. Obi-Wan y Satine tuvieron que abandonar la nave en cuanto lanzaron contra ella un grupo de cohetes que la destruyeron. Durante la confusión, Kenobi vio a Darth Maul y Savage Opress acercándose.

En el palacio de Sundari, Obi-Wan fue obligado a ver cómo Maul estrangulaba a Satine delante de él. Fue obligado a ponerse de rodillas por dos comandos, y vio horrorizado como Maul empalaba a Satine con el sable oscuro. Obi-Wan tuvo a Satine entre sus brazos mientras ella moría, y luego, Maul ordenó que Kenobi fuese encerrado en una celda para que se hundiera en su miseria. No obstante, de camino a la cárcel, los comandos fueron neutralizados por Bo-Katan Kryze y sus Búhos Nocturnos.

Kenobi y Bo-Katan se aliaron y corrieron hasta llegar a una batalla entre mandalorianos leales a Maul, y leales al difunto Pre Vizsla. Bo-Katan le proporcionó una nave y le pidió que buscase la ayuda de la República Galáctica. Obi-Wan dijo que eso provocaría la invasión de Mandalore por parte de la República, pero Bo-Katan afirmó que sobrevivirían a ello. Mientras subía a la nave, Obi-Wan se dio cuenta de que Bo-Katan era la hermana de Satine, y le dio sus condolencias antes de marcharse.

Onderon

«Que quede claro, no estamos aquí para librar vuestra guerra; sino para enseñaros a librarla de la forma más eficaz y práctica posible. »
―Obi-Wan Kenobi[fuente]
Obi-Wan asistió a una reunión del Consejo Jedi en la que los rebeldes Saw Gerrera y Lux Bonteri contactaron con ellos para pedir ayuda en su lucha contra las fuerzas separatistas de Onderon, lideradas por el rey Sanjay Rash.
KenobiSkywalkerSteela

Obi-Wan y Anakin durante el entrenamiento de Steela Gerrera.

Kenobi destacó que al principio de la guerra, Onderon se unió deliberadamente a los separatistas, pero Gerrera afirmó que su verdadero rey había sido silenciado por otro nuevo. El Consejo descartó ayudarles, pero decidió enviar consejeros que les ayudasen. Entonces, Kenobi se dirigió a Onderon junto a Anakin Skywalker, Ahsoka Tano y el capitán clon Rex.

En Onderon, Kenobi se reunió con los rebeldes – y su carismática líder Steela Gerrera – y junto a sus compañeros, empezó a entrenar a los rebeldes en combate. Cuando los separatistas descubrieron la ubicación de la base de los rebeldes, atacaron, y aunque Kenobi y los Jedi participaron en el combate, procuraron no implicarse demasiado en él. Cuando terminó la escaramuza, los rebeldes decidieron esconderse en la capital Iziz.

En Iziz, Kenobi, Skywalker y Rex decidieron volver a Coruscant para informar al Consejo, dejando a Ahsoka junto a los rebeldes. Sin embargo, decidieron que Ahsoka no revelase su identidad como Jedi a los separatistas, permitiéndole solo acompañar a los rebeldes durante sus ataques. Después de eso, se comunicaron con frecuencia con ella. Tras la reconquista de Onderon por parte de los rebeldes, Obi-Wan asistió al funeral de Steela Gerrera.

Un juicio Jedi

«Está claro que no podemos hacer lo que sugiere Tarkin. Tenemos que estar del lado de Ahsoka.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]
TarkinJediCouncil

Wilhuff Tarkin habla con el Consejo Jedi.

Tras un bombardeo contra el Templo Jedi, Kenobi estuvo presente en la reunión del Consejo Jedi en que Yoda y Mace Windu pidieron a Anakin Skywalker y Ahsoka Tano que investigasen el incidente en busca del culpable, informando de que éste podía ser un Jedi. Cuando Anakin y Ahsoka informaron de sus avances ― siguiendo una pista que les llevó hasta Jackar Bowmani, Kenobi también estuvo presente como holograma. Luego, Obi-Wan asistió al funeral de las víctimas del ataque.

Más adelante, fue informado de un ataque separatista en Saleucami. Para alertar a los demás Jedi, Obi-Wan reunió a varios de sus compañeros en el Templo Jedi, y se le sugirió que moviera sus flotas del Sistema Anoat a Saleucami. Allí, fue interrumpido por el Almirante Wilhuff Tarkin, quien informó al Consejo Jedi de que Ahsoka había sido reclamada por Letta Turmond, la autora del atentado que ya estaba encarcelada en una prisión de máxima seguridad.

Ahsoka, fue acusada de haber asesinado a Turmond estrangulándola con la Fuerza, y escapó de las autoridades para demostrar su inocencia. Kenobi, Skywalker y el Consejo Jedi celebraron una reunión de emergencia durante la cual Tarkin acusó a Ahsoka de sedición. Con Skywalker y Plo Koon dudando de la culpabilidad de Ahsoka, el Gran Maestro Jedi Yoda los envió a encontrarla, aunque Windu intentó apartar a Anakin del asunto creyendo que sus lazos emocionales con Ahsoka complicarían la situación. Sin embargo, Obi-Wan convenció al Consejo de lo contrario, afirmando que Anakin conocía a Ahsoka mejor que nadie, por lo que sería estúpido apartarle de la misión.

ChamberOfJudgement-TWJ

Obi-Wan forma parte del tribunal Jedi que juzgó a Ahsoka.

Tras la captura de Ahsoka, Kenobi escuchó a Tarkin mientras informaba de que el Senado Galáctico había solicitado que Ahsoka fuese expulsada de la Orden Jedi para poder ser juzgada por un tribunal más imparcial. Obi-Wan intentó convencer al Consejo para que no obedeciera a Tarkin, y lo instó a defender a Ahsoka. No obstante, los otros miembros del Consejo pensaron que defender a Tano podría dañar sus relaciones con el Senado. A pesar de su reticencia, Obi-Wan formó parte de un tribunal Jedi, que interrogó a Ahsoka y terminó expulsándola de la Orden Jedi.

Igual que otros miembros del Consejo, Kenobi estuvo presente durante el juicio militar de Ahsoka, presidido por el Canciller Supremo Sheev Palpatine, y durante el cual Barriss Offee confesó su culpabilidad, confirmando la inocencia de Ahsoka. Junto al resto del Consejo, Obi-Wan aceptó permitir el regreso de Ahsoka a la Orden Jedi, y estuvo presente cuando Windu y Yoda proclamaron que ahora ella ya era una verdadera Jedi, merecedora de convertirse en Caballero Jedi. Sin embargo, Ahsoka rechazó volver a la Orden Jedi. Skywalker corrió tras ella, y cuando Kenobi hizo acción de seguirle, Plo Koon puso una mano en su hombro, aconsejándole en silencio que no hiciera eso. A pesar de los intentos de Anakin, Ahsoka abandonó las filas de los Jedi.

La conspiración kaminoana

«La cuestión clon ha terminado, y los Jedi siguen sin sospechar nada.»
―El Conde Dooku, a Darth Sidious[fuente]
JediCouncil-Conspiracy

Shaak Ti informa a Obi-Wan y el resto del Consejo acerca de Tup.

Después de que uno de los soldados clon de Anakin Skywalker, Tup, asesinase a la General Jedi Tiplar durante la Batalla de Ringo Vinda, y de que fuese enviado a Kamino para ser examinado; la Maestra Jedi Shaak Ti solicitó una reunión del Consejo Jedi de la que Obi-Wan formó parte. Mientras que Shaak Ti quería llevar a cabo un escaneo cerebral sobre Tup, la científica kaminoana Nala Se exigía matar al clon y hacerle una autopsia. Obi-Wan preguntó por la opinión de los kaminoanos acerca de la dolencia de Tup y aconsejó que el soldado clon fuese llevado al Templo Jedi para examinarlo con la Fuerza. Sin embargo, el CAR Cincos descubrió un complot de los kaminoanos y los Sith, la Orden 66, pero murió antes de poder advertir a nadie, igual que Tup.

El retorno de Clovis

Obi-Wan Kenobi: «Anakin, entiendo en cierta medida lo que está ocurriendo. Conociste a Satine. Sabes lo que sentía por ella. No es que no podamos tener estos sentimientos. Es natural.»
Anakin Skywalker: «La senadora Amidala y yo sólo somos amigos. »
Obi-Wan Kenobi: «Y como amigos debéis permanecer. Como Jedi, es esencial que hagas la elección correcta, Anakin, para la Orden.»
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker[fte.]
Tras una misión de la senadora Padmé Amidala en Scipio donde cooperó con Rush Clovis para tender una trampa al Clan Bancario InterGaláctico, y tras las continuas muestras de animadversión de Anakin Skywalker hacia Clovis, Obi-Wan visitó a Anakin para hablar. Kenobi le informó de la preocupación de Yoda por sentir a Clovis nublado en la Fuerza. Obi-Wan, también dijo a Anakin que no podía permitir que sus sentimientos por Amidala influyeran en su juicio. Sin embargo, Skywalker hacía bien en no confiar en Clovis, puesto que sus acciones hicieron peligrar la vida de Amidala de nuevo, y pusieron al Clan Bancario bajo el control directo del Canciller Supremo Sheev Palpatine, dando a Darth Sidious más poder en su plan para establecer un nuevo orden.

El secreto de Syfo-Dyas

«La creación del ejército clon, en secreto mantuvo Sifo-Dyas. Como hizo esto no lo sabemos, pero ahora tenemos una nueva pieza del rompecabezas. A lo mejor claridad nos da, sí. »
―Yoda[fuente]
Después de que el Maestro Jedi Plo Koon interceptase una señal de socorro de una nave perdida desde hacía años y descubriese en ella el sable de luz del Maestro Sifo-Dyas, Plo Koon informó al Consejo Jedi de sus descubrimientos, y Obi-Wan recordó que Sifo-Dyas había encargado la creación del Ejército Clon. Iniciando una nueva investigación sobre la muerte de Sifo-Dyas, Kenobi y Anakin Skywalker fueron a Felucia para averiguar qué había pasado con el difunto Jedi, hablando con varios líderes tribales. Obi-Wan fue informado por los felucianos de que el cuerpo de Sifo-Dyas había sido incinerado, y de que otro Jedi había acompañado a Sifo-Dyas. Kenobi informó de ello al Gran Maestro Jedi Yoda.


EpGuide610

Kenobi y Skywalker se reúnen con Lom Pyke.

Cuando el antiguo Canciller Supremo, Finis Valorum, dijo a Yoda que Sifo-Dyas había sido enviado a negociar con el Sindicato Pyke para detener una guerra entre bandas criminales, Kenobi y Skywalker se dirigieron a Oba Diah. Valorum, no obstante, afirmó que nunca había habido otro Jedi junto a Sifo-Dyas, sino su asistente personal, Silman. En Oba Diah, Kenobi y Skywalker se reunieron con Lom Pyke, quien negó saber nada del asunto, hasta que Skywalker descubrió que llevaba un collar con el símbolo de la Casa Valorum. Lom finalmente habló con los Jedi, desvelando que había sido pagado por un hombre llamado Tyranus para derribar la nave de Sifo-Dyas. Sin embargo, como temía que nadie pagase por la muerte del Jedi, retuvieron a Silman durante más de diez años como seguro.

Al reunirse con Silman, Obi-Wan y Anakin vieron que el hombre se había vuelto loco tras tantos años encerrado, y cuando finalmente éste les iba a revelar información importante, llegó el Conde Dooku y le mató ante los ojos de los Jedi. Después de enfrentarse a Dooku en combate, descubrieron que Tyranus era el propio Dooku. Cuando el Conde hubo escapado, informaron al Consejo Jedi de sus hallazgos, y éste pasó a cuestionarse por qué Dooku se encontraba detrás de la creación del ejército clon y cuál era la estrategia del Lord Sith cuya identidad aún desconocían.

El viaje de Yoda

«Todavía, abierto ante nosotros, un camino permanece desconocido por los Sith. A través de este camino, la victoria podemos encontrar. No victoria en las Guerras Clon pero victoria para siempre.»
―Yoda, a Mace Windu y Obi-Wan Kenobi[fuente]
Durante una reunión del Consejo Jedi, Obi-Wan y el resto de sus compañeros notaron al Gran Maestro Jedi Yoda ausente tras haber hablado con el difunto maestro de Kenobi, Qui-Gon Jinn. Luego, Mace Windu habló con Kenobi en privado acerca de su preocupación por Yoda, y le pidió vigilar de cerca al anciano Maestro Jedi. Pronto, sin embargo, Yoda reveló al Consejo que una voz le hablaba desde el más allá, haciendo que Kenobi y los otros Jedi meditaran junto a él, sin oír finalmente nada. Ki-Adi-Mundi sugirió que Yoda podía estar bajo el influjo de los Sith, pero Obi-Wan descartó la idea, creyendo que Yoda no podía ser susceptible a tales manipulaciones. Windu respondió que, incluso un maestro tan viejo y sabio como Yoda, podía ser afectado por el lado oscuro.


EpGuide611

Yoda confiriendo con el Consejo Jedi, incluido Kenobi.

Tras someterlo a un examen médico, Kenobi, Windu y Mundi fueron informados por Rig Nema de que Yoda poseía una salud perfecta, a pesar de tener cerca de novecientos años. Aunque Mundi propuso que el Señor Oscuro de los Sith podía estar usando la conexión de Yoda con Dooku, Obi-Wan descartó la idea vehementemente, afirmando que todos ellos habían sido aprendices de Yoda en un punto u otro de su vida. Antes de que avanzase la discusión, Nema sugirió someter a Yoda a un ritual de privación para llegar hasta la voz de Jinn. Durante el proceso, Obi-Wan, Anakin Skywalker, Mundi y Plo Koon vigilaron a Yoda, quien consiguió volver a oír a Jinn encomendándole ir a Dagobah. A continuación, Obi-Wan, notó que las constantes vitales de Yoda estaban disminuyendo y detuvo la prueba. Cuando fue preguntado por Windu, Kenobi le dijo que Yoda estaba convencido de haber contactado con un muerto y, como muchos, no podía creer lo que estaba sucediendo. Windu puso guardias que vigilasen a Yoda, pero éste escapó con la ayuda de Skywalker y R2-D2, dirigiéndose a Dagobah, y más adelante, al misterioso planeta Moraband.

Al regresar Yoda a Coruscant, Kenobi y Windu le dieron la bienvenida, y Windu le preguntó si había ganado algún conocimiento sobre cómo ganar la guerra. Yoda respondió que ya no creía que los Jedi pudieran ganar las Guerras Clon pero, con esperanza y perseverancia, los Jedi terminarían triunfando sobre los Sith.

Crisis en Utapau

Anakin Skywalker: «¿Cómo dormirías sabiendo que te he fallado?»
Obi-Wan Kenobi: «No muy bien, imagino. Por suerte, eso no es verdad, y nunca lo será. »
— Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Durante los últimos meses de la guerra, Kenobi y Anakin Skywalker fueron enviados a Utapau a investigar la muerte de la Maestra Jedi Tu-Anh. Al aterrizar en Ciudad Pau, se reunieron con la inspectora Jen June, quien les llevó hasta la morgue en la que se encontraba el cadáver de la difunta Jedi. Allí, los dos examinaron su cuerpo. Luego, se dirigieron al lugar en que el cuerpo había sido encontrado, y determinaron que Tu-Anh había sido disparada en el nervio óptico con un dardo venenoso por un francotirador. Al localizar la posición del francotirador, encontraron una sustancia viscosa en el suelo y preguntaron sobre ello al propietario del edificio, Garri, descubriendo la implicación de MagnaGuardias en el asunto. Después, pidieron a June que analizase la sustancia viscosa; quien les dijo que era una secreción de piel amani, y añadió que el gobernador Torul Blom quería verles.


A Death on Utapau Ep

Kenobi y Skywalker hablando con la inspectora June.

Aunque el gobernador les pidió que abandonasen Utapau, Kenobi y Skywalker no obedecieron y alquilaron dos dactillions para ir a los niveles inferiores de la ciudad e interrogar al líder de una tribu amani. Informados de que un paria amani había sido visto entrando en una cueva no muy lejana, Kenobi dio las gracias al líder de la tribu y se dirigió junto a Anakin a la cueva, donde encontraron a los MagnaGuardias. Eso les hizo sospechar de la implicación de los separatistas en el asesinato. A pesar de encontrarse resistencia, consiguieron información de los droides que les mostró la implicación de los sugi en lo ocurrido, y volvieron a reunirse con June de nuevo. Cuando June hubo identificado al paria amani como un habitante de las llanuras, Kenobi contactó con el Consejo Jedi para informar de sus avances y asistió junto a Skywalker al funeral de Tu-Anh.

Poco después, llegaron a un asentamiento amani en las llanuras, donde sus dactillions fueron asesinados por los propios amani. Luego, los amani se dispersaron, y Kenobi y Skywalker comenzaron a seguir la pista de quien parecía su líder. Durante la búsqueda, Skywalker mencionó a Ahsoka Tano por primera vez desde su marcha de la Orden Jedi, y Obi-Wan le preguntó si quería hablar de ella, lo cual Skywalker rechazó. Entonces, Obi-Wan sugirió montar un campamento y descansar. Sin embargo, insistió en el tema, provocando que Skywalker le explicase que echaba de menos a Ahsoka y expresara su enfado con el Consejo Jedi por haber dado la espalda a su antigua Padawan. Entonces, Kenobi le sugirió que descansara, lo que Skywalker declinó ofreciéndose a hacer la primera guardia. Finalmente, preguntó a Obi-Wan qué pasaría si él se convirtiese en su mayor fracaso, lo que Kenobi quiso creer que nunca pasaría.

Crystal Crisis Ep

Obi-Wan y Anakin defienden un enorme cristal kyber.

No obstante, ambos se durmieron y fueron capturados por un grupo de sugis liderados por Chong, quien los llevó ante Endente mientras Kenobi le comunicaba su "intención" de comprar armas. Sin embargo, averiguaron que Endente sólo quería vender un cristal kyber, y Skywalker le instó a mostrárselo antes de hacer negocios. Entonces los dos Jedi fueron llevados a una nave en la que se encontraba el cristal kyber y escaparon de sus captores. En cuanto Skywalker se deshizo de todos los sugis y recuperó sus sables de luz de manos de Chong, no consiguieron capturar a Endente, pero descubrieron un enorme cristal kyber a bordo de la nave. A pesar de ser atacados, los dos Jedi consiguieron regresar a Ciudad Pau, donde el gobernador Blom desveló sus verdaderas alianzas y ayudó a que los dos Jedi fueran rodeados por sus hombres y los droides de combate del General Grievous. Como el cristal kyber se encontraba en una nave de la órbita del planeta, Kenobi y Skywalker tomaron a Blom y June como rehenes, para impedir que nadie les disparase, y robaron una nave para alcanzar el cristal.

Big Bang Ep

Kenobi y Skywalker planean escapar.

Durante la persecución, Kenobi contactó con el Consejo Jedi e informó de todos los acontecimientos. Pronto, Grievous dañó su nave, obligándoles a hacer chocar su nave contra la que contenía el cristal para dañar su hiperimpulsor. Luego, abordaron la nave y ambos se separaron. Kenobi llegó a un hangar lleno de droides, donde fue enfrentado y capturado por Grievous. Tras las órdenes de Dooku de ejecutarlo, Kenobi fue llevado a una sala de ejecución hasta que Skywalker lo rescató. Juntos, llegaron hasta el cristal, donde quedaron temporalmente atrapados hasta que un escuadrón los descubrió. Usando el cristal y la Fuerza para deshacerse del escuadrón, consiguieron llegar al hangar donde Skywalker consiguió una nave para huir. Mientras tanto, Kenobi hizo que numerosos AAT disparasen sobre el cristal, destruyéndolo junto a la nave momentos después de escapar.

De vuelta en Coruscant, Obi-Wan y Anakin informaron de la misión al Consejo Jedi, y Yoda habló del uso de cristales kyber como armas de un poder inimaginable en los tiempos antiguos.

Anaxes

«Con nuestros astilleros operativos de nuevo, podemos esperar más victorias en todos los frentes de batalla de la galaxia.»
―Mace Windu[fuente]
Con numerosas pérdidas del bando de la República Galáctica en la batalla por Anaxes, tras una misión exitosa del capitán clon Rex y la Fuerza Clon 99 de inflitrarse en una base separatista, los Jedi descubrieron que el General separatista Trench poseía un algoritmo estratégico de la República ideado por Rex. Kenobi estuvo presente cuando Rex propuso organizar una misión para rescatar a Echo, un CAR dado por muerto que estaba retenido por los separatistas y conocía el algoritmo de Rex, en Skako Minor. Sin embargo, el Consejo Jedi rechazó llevar a cabo semejante misión. Poco después, Obi-Wan sospechó que Anakin Skywalker pretendía impulsar esa misión, y procedió a disuadirle. Sin embargo, Rex reveló que seguir con la misión era su plan, y que no sólo pretendía rescatar a Echo, sino impedir que los separatistas siguieran poseyendo su algoritmo. Al ver su determinación, Kenobi autorizó la misión deseándoles que la Fuerza les acompañase.

Después de su éxito, Kenobi asistió a una reunión organizada por Mace Windu, en la que Echo expuso su plan de ser escoltado por la Fuerza Clon 99 hasta la bóveda de comunicaciones de Trench, desde donde propondría a los separatistas la táctica militar que debían seguir, fingiendo ser parte del algoritmo de la República. Obi-Wan formó parte de un asalto para tomar el control de un complejo y, con la República ganando en todos los frentes, Trench inició la cuenta atrás de una explosión que destruiría gran parte de Anaxes. Mientras Windu desactivaba la bomba, Obi-Wan participó en los esfuerzos de evacuación. No obstante, con la muerte de Trench a manos de Skywalker y la destrucción de su flota, gracias a las tácticas erróneas proporcionadas por Echo, la campaña terminó con la victoria de la República. Kenobi, Windu y Skywalker, condecoraron a los héroes de la campaña: el capitán Rex, Echo y la Fuerza Clon 99.

Vos y Ventress

Quinlan Vos: «¿Estuviste luchando contra ella y hablando al mismo tiempo?»
Obi-Wan Kenobi: «Es... charlar. »
Quinlan Vos: «¿Flirteaste con ella?»
Obi-Wan Kenobi: «Vamos, Vos, no me digas que has conseguido infiltrarte en todo tipo de lugares sin coquetear. »
―Quinlan Vos y Obi-Wan Kenobi [fuente]
Tras la caída de Mahranee y la destrucción del transporte de refugiados del General Chubor por orden de Dooku, Kenobi participó en una reunión del Consejo Jedi junto a Anakin Skywalker, en la que se decidió llevar a cabo una misión de asesinato contra el Conde, llegando a la conclusión de que el principal motor de la guerra era Dooku. Aunque Kenobi estaba en contra de la idea, sugirió que Quinlan Vos fuese el encargado de llevar a cabo la misión.

Cuando Vos regresó a Coruscant tras una misión encubierto para actuar en contra de una operación del mercado negro, Kenobi le dio la bienvenida en el Templo Jedi y le acompañó ante el Consejo Jedi. Allí, Vos fue informado de su misión y del papel de Asajj Ventress en ella, que debía ayudarle en su tarea sin saber que Quinlan era un Jedi. Vos aceptó. Al final de la sesión, Kenobi fue en busca de Vos y le dio muchos detalles acerca del carácter de Ventress. Luego, Obi-Wan y Quinlan acordaron que se reunirían esporádicamente en un bar de los bajos fondos de Coruscant para que Vos informase de los avances en su misión.

En una de las reuniones, fue Ventress la que apareció en el bar, informando de su fracaso en el asesinato de Dooku. Además, Ventress también informó a Obi-Wan de la caída de Vos al lado oscuro, y del fracaso de una misión ideada por ella para rescatarlo. Luego, ambos permanecieron juntos un largo tiempo, sentados y en silencio. Más adelante, Kenobi informó de lo que acababa de descubrir a los demás Jedi, entre ellos Akar-Deshu.

El rastro de Maul

«Mis emociones están bajo control, Maestra Tiplee. No te fallaré en esta misión.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]
Tras una batalla en Ord Mantell, Kenobi fue enviado al planeta para investigar contra quién habían estado luchando las fuerzas separatistas, junto a los Maestros Jedi Tiplee, Mace Windu y Aayla Secura. Aunque la Sombra Colectiva había conseguido borrar casi todo el rastro de su presencia en Ord Mantell, el comandante clon Wolffe y sus hombres encontraron un casco mandaloriano en las afueras de la ciudad, lo que llevó a los cuatro Jedi a seguir la pista de Darth Maul.


Assault on Mandalorian supply outpost

Obi-Wan y Tiplee atacan la guarida de Maul.

Conscientes de la presencia del Sol Negro en el sistema, y localizando una base mandaloriana en un asteroide, que resultó ser la guarida de Maul, Kenobi y Tiplee lideraron un ataque sobre el lugar para impedir que nadie escapase mientras llegaban los refuerzos. Sin embargo, mientras intentaban llegar al centro de mando, Maul y el Conde Dooku aparecieron para enfrentarse a los dos Jedi, con Windu y Secura uniéndose a ellos poco después. A pesar de su ventaja sobre los Sith, Tiplee fue asesinada por Dooku, y un mandaloriano ayudó a Maul desencadenando una explosión que aturdió a Windu y Secura. Entonces, los Sith consiguieron escapar mientras Maul decía a Kenobi que volverían a verse pronto. La aparente alianza entre Maul y Dooku, dejó a los Jedi perplejos y preguntándose qué había ocurrido.

Rescate de Vos

«Ventress es culpable, sí, y por supuesto también Dooku. Pero esto, maestros... es responsabilidad nuestra. Le debemos a Vos la oportunidad de elegir de nuevo, y, con nuestra ayuda, sabiamente. »
―Obi-Wan Kenobi, al Consejo Jedi[fuente]
Después de que Akar-Deshu hablara con Asajj Ventress, Kenobi y Anakin Skywalker se reunieron con ellos y Obi-Wan prometió a Ventress que podía entrar en el Templo Jedi sin sufrir daño alguno, para hablar ante el Consejo Jedi. A pesar de la desaprobación de Mace Windu, Yoda permitió a Kenobi y Skywalker ir con Ventress a rescatar a Quinlan Vos. Al cabo de poco, los tres se encontraban a bordo de la nave de Ventress intentando aterrizar en un carguero separatista donde Vos, bajo el apodo de Almirante Engima, se encontraba.

De incógnito, los tres llegaron al puente de la nave donde Skywalker se enfrentó al Conde Dooku, mientras Kenobi y Ventress descubrían que Vos sólo era un prisionero de Dooku. Sin embargo, Ventress detectó un gran odio en Quinlan e intentó matarlo para que no fuese consumido por el lado oscuro, aunque Kenobi la convenció para escapar primero antes de tomar una decisión tan drástica. A bordo de la nave de Ventress, todos consiguieron regresar a Coruscant, donde Obi-Wan vio cómo el Consejo daba la bienvenida a Vos y entregaba un perdón por sus crímenes a Ventress.

Caída y redención

«No lo entiendes, Maestro Windu. Ninguno de vosotros. Ella no sólo ha salvado su vida. Ha salvado a Quinlan. Y... creo que también nos ha salvado a todos nosotros.»
―Obi-Wan Kenobi, sobre Asajj Ventress[fuente]
Un mes después, Kenobi fue enviado junto a Anakin Skywalker, Quinlan Vos y Akar-Deshu a capturar una base de suministros separatista para distribuir entre los más necesitados todo lo que contenía. Sin embargo, su misión fracasó cuando Vos, sin que ellos lo supieran, activó la destrucción de la base. Más adelante, Kenobi y Vos fueron enviados a un puesto de escucha separatista en Vanqor, pero el fracaso de la misión hizo sospechar a Obi-Wan de la existencia de un traidor. Kenobi comunicó sus sospechas a Yoda y Mace Windu, lo que les llevó a pensar que Vos era el traidor. Luego, Kenobi sería llamado por Yoda para informarle de que sentía oscuridad en Quinlan Vos, y el Consejo Jedi celebró una sesión de emergencia en la que contempló la posibilidad de ejecutar a Vos. Obi-Wan, sin embargo, protestó en contra de la idea, y sugirió enviar de nuevo a Vos a asesinar a Dooku para comprobar su lealtad.

Más tarde, Vos hizo que Asajj Ventress informase al Consejo Jedi de la presencia de Dooku y Grievous en Christophsis, y los dos se dirigieron hacia allí. Obi-Wan y Anakin les siguieron y espiaron a Vos, quien se reunió con Dooku. Observaron cómo ambos peleaban, y cuando Vos consiguió triunfar, permitió al Conde vivir para que le informase de la identidad de su maestro, Darth Sidious. Fue entonces cuando Kenobi y Skywalker intervinieron, tomando a los dos por sorpresa, y los arrestaron. Vos y Dooku pronto escaparon, provocando la muerte de Akar-Deshu y el chagriano Kav Bayons. No obstante, Anakin consiguió obligarlos a aterrizar en la superficie de Christophsis.

Los dos Jedi siguieron a Vos y Dooku, ahora reunidos con Ventress, hasta una torre separatista, donde les rodearon. Allí, Obi-Wan y Anakin fueron testigos de los últimos momentos de Ventress, asesinada por Dooku, quien acabó escapando. Transportaron a Vos de nuevo a Coruscant, donde el Jedi caído confesó sus crímenes y Kenobi defendió a Ventress. Tras ser puesto bajo la supervisión de Yoda durante un tiempo, Vos fue dejado bajo el cuidado de Kenobi, quien le acompañó a Dathomir para llevar allí el cadáver de Ventress, quien por fin se reunió con sus hermanas.

Sitio de Mandalore

Hacia el final de las Guerras Clon, Obi-Wan y Anakin Skywalker fueron enviados junto a un contingente del Gran Ejército de la República al planeta Mandalore, para librar al planeta del dominio de Darth Maul y la Guardia de la Muerte. Allí, Kenobi y Skywalker se reunieron de nuevo con Ahsoka Tano, quien había decidido ayudar a la resistencia mandaloriana liderada por Bo-Katan Kryze en la lucha contra Maul. Durante el inicio de la campaña, Kenobi y Skywalker fueron reclamados en Coruscant, donde el Canciller Supremo Sheev Palpatine acababa de ser secuestrado por el General Grievous. Dejando a Ahsoka al mando de un destacamento de la República Galáctica encabezado por el capitán clon Rex, Obi-Wan y Anakin partieron de inmediato a Coruscant.

Alzamiento del Imperio

Batalla de Coruscant

Dookuepisodeiii

Obi-Wan y Anakin se enfrentan al Conde Dooku por última vez.

Cuando el Canciller Supremo Sheev Palpatine fue secuestrado por el General Grievous y llevado a su nave insignia, la Mano Invisible, durante la Batalla de Coruscant en el 19 ABY, Kenobi y Anakin Skywalker acudieron de inmediato al rescate del líder de la República Galáctica. Fue Kenobi quien desarrolló el plan que les permitió a él mismo y Skywalker acceder a la Mano Invisible. Una vez a bordo, los dos se abrieron paso hasta el Canciller, que estaba custodiado por el Conde Dooku en persona.

Kenobi y Skywalker se enfrentaron de nuevo al Lord Sith en combate. Inicialmente, los dos Jedi emplearon estilos de lucha más simples para dar a Dooku una falsa sensación de confianza, pero de pronto pasaron a usar sus estilos de lucha más avanzados. Dooku fue pillado con la guardia baja y empujó a Kenobi a un lado para tratar con Skywalker a solas. Mientras Skywalker hacía retroceder a Dooku por unas escaleras, Kenobi lidió con dos superdroides de combate B2 que Dooku había traído para distraerlos a ambos. Sin embargo, en cuanto lo hizo, Dooku lanzó rápidamente a Skywalker a un lado y tiró a Kenobi con la Fuerza al otro lado de la sala, tirando una plataforma sobre él y dejándolo inconsciente.

En consecuencia, Obi-Wan no pudo impedir que Skywalker asesinara a Dooku bajo las órdenes de Palpatine. No obstante, Palpatine tampoco pudo impedir que Skywalker rescatase a Kenobi. Luego, Obi-Wan se recuperó en el hueco de un ascensor, donde vio a Palpatine agarrado a la pierna de Skywalker. Tras preguntar todo lo que había ocurrido durante su ausencia, el trío consiguió salir del hueco del ascensor, sólo para ser enfrentado por un grupo de droides de combate. Kenobi sugirió dirigirse al hangar para encontrar una nave en la que escapar. Por desgracia, no consiguieron llegar hasta allí porque quedaron atrapados en un escudo de rayos.

Council RotS

El Consejo decide encargar a Skywalker que espíe al Canciller Palpatine.

Llevados al puente de la nave, recibieron las burlas del General Grievous, pero Obi-Wan permaneció seguro de sí mismo. Cuando R2-D2 creó una distracción, Kenobi usó la Fuerza para recuperar su sable de luz y cortó sus ataduras y las de Skywalker. Derrotando a los MagnaGuardias de Grievous, consiguieron acorralar al General. Sin embargo, Grievous rompió una ventana del puente y avanzó por el exterior de la nave hasta alcanzar las cápsulas de escape, que lanzó todas a la vez mientras él iba a bordo de una de ellas. Sin ninguna otra salida, Obi-Wan preguntó a Skywalker si podía pilotar la Mano Invisible. Anakin consiguió hacer aterrizar los restos de la nave, con los Jedi y el propio Palpatine ilesos.

Sospechas
Obi-Wan Kenobi: «El Consejo quiere que informes de todos los movimientos del Canciller. Quieren saber qué está tramando.»
Anakin Skywalker: «¿Quieren que espíe al Canciller? ¡Eso es traición!»
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker [fuente]
A medida que Sheev Palpatine iba reuniendo más poder para sí mismo, Obi-Wan comenzó a preocuparse. Por eso, aconsejó a Anakin Skywalker que tuviera cuidado con el Canciller Supremo. Cuando Skywalker se enfadó por que el Consejo Jedi le hubiera encargado espiar a Palpatine, Kenobi fue el único miembro del Consejo en contra de esa decisión. A pesar de ello, Anakin comenzó a desconfiar de él tanto como del resto del Consejo, y Kenobi sintió que la desconfianza de Skywalker estaba justificada.

Batalla de Utapau

Obi-Wan Kenobi: «Comience. »
Grievous: «¡Ingenuo! Fui entrenado en sus artes Jedi por el Conde Dooku.»
— Obi-Wan Kenobi y el General Grievous [fuente]
Cuando el General Grievous fue descubierto en Utapau, Obi-Wan fue enviado por el Consejo Jedi a eliminarlo. Con la muerte del Conde Dooku durante la Batalla de Coruscant, Grievous se había convertido en el Jefe de Estado de la Confederación de Sistemas Independientes, lo que significaba que la muerte de Grievous comportaría el fin de las Guerras Clon.

Obi-Wan siguió el rastro de Grievous y se dirigió solo a inspeccionar la zona. Engañando a los droides de combate para que pensaran que se había ido, Kenobi usó al varactyl Boga para desplazarse en busca del General. Al descubrir a Grievous en su escondite, Obi-Wan se enfrentó a él solo, tras derrotar a algunos de sus guardaespaldas.

Dead General

Obi-Wan observa el cuerpo de Grievous.

El General luchó contra el Maestro Jedi usando cuatro sables de luz y empleando su impredecible técnica de combate personalizada, usando los dos sables láser superiores como sierras y los dos inferiores apuntando a Obi-Wan. Grievous fue un poderoso oponente, pero el dominio del Soresu de Kenobi le permitió cortar rápidamente dos de las manos del cíborg. Cuando el Batallón de Ataque 212º, liderado por el comandante clon Cody, emboscó con éxito a los separatistas, Grievous aprovechó la confusión para escapar, seguido de cerca por Kenobi. La persecución que tuvo lugar terminó en la plataforma de aterrizaje privada de Grievous, donde ambos reiniciaron el combate. La pelea acabó cuando Obi-Wan usó el propio bláster de Grievous para dispararle en el corazón, matándolo.

Inicio de la Purga

Cody: «¿Habéis encontrado a Kenobi?»
Soldado clon: «Nadie podría sobrevivir a esa caída, señor. »
Cody: «Que los hombres comiencen a embarcar. ¡Moveos!»
— El comandante clon Cody a un soldado clon[fte.]
Cuando la Orden 66 fue ejecutada por el Canciller Supremo Sheev Palpatine, el chip inhibidor que poseían todos los soldados clon les obligó a volverse contra sus Generales Jedi. Kenobi a penas escapó del ataque de sus propias tropas; el disparo de un AT-TE que debía matarlo fue lanzado desde una gran distancia, de modo que Obi-Wan no recibió un impacto directo. El disparo hizo que Kenobi cayera a un lago que se encontraba en el fondo de un acantilado junto a su montura, Boga. Tras recuperarse de su intento de asesinato, Obi-Wan escapó usando la nave personal de Grievous. Fue de particular relevancia que durante la ejecución de la Orden 66 en Utapau fue el comandante clon Cody, un amigo de Obi-Wan desde hacía años, quien ordenó a sus tropas eliminar a Kenobi.


Shock

Obi-Wan observa horrorizado un holograma de Darth Sidious y Darth Vader.

Kenobi usó la nave de Grievous para salir de Utapau y fue contactado por el senador Bail Organa, quien ya había rescatado al Gran Maestro Jedi Yoda de Kashyyyk en su nave. Obi-Wan y Yoda regresaron al Templo Jedi de Coruscant, donde se abrieron paso hasta la sala de la baliza de comunicaciones y cambiaron el código que instaba a todos los Jedi a regresar al Templo por otro que les instaba a alejarse de Coruscant. Entonces, accedieron a las grabaciones de seguridad del Templo, que mostraban a Anakin Skywalker, el antiguo aprendiz de Obi-Wan, asesinando a Cin Drallig y dos de sus estudiantes, así como arrodillándose ante Palpatine mientras era proclamado su nuevo aprendiz Sith. A continuación, Kenobi y Yoda decidieron separarse y matar a ambos Lores Sith. Obi-Wan suplicó enfrentarse al Emperador, porque consideraba a Skywalker como un hermano para él. Yoda le dijo que el Emperador era demasiado fuerte para él y que Skywalker ya no era el chico que Obi-Wan había entrenado, consumido por Darth Vader. Luego, los dos se separaron.

Obi-Wan fue a visitar a la mujer secreta de Anakin, Padmé Amidala, y le reveló la verdad acerca de Skywalker, informando de que se había pasado al lado oscuro. Amidala se negó a creerle, y no quiso decir a Kenobi que Anakin había sido enviado a Mustafar para asesinar al Consejo Separatista. Fue en ese momento también, que Kenobi notó el avance del embarazo de Amidala, dándose cuenta y obligándola a admitir que Skywalker era el padre de sus hijos. Por eso, dedujo que Amidala no quería ayudarle. Disculpándose por lo que se disponía a hacer, Obi-Wan se marchó. Entonces, se escondió en la nave de la senadora, quien de inmediato partió a Mustafar en ella para ir en busca de Skywalker.

Duelo en Mustafar
«¡Tú eras el Elegido! ¡El que destruiría a los Sith, no el que se uniría a ellos! ¡El que vendría a traer el equilibrio a la Fuerza, no a hundirla en la oscuridad!»
―Obi-Wan Kenobi a Darth Vader[fuente]
Llegando a Mustafar escondido en la nave de Padmé Amidala, Kenobi fue testigo del intercambio de palabras entre ella y Darth Vader. Cuando se reveló a sí mismo, Vader fue consumido por la ira y estranguló con la Fuerza a Amidala, acusándola de haberle traicionado llevando a Obi-Wan hasta él para que lo matara. Obi-Wan convenció a Vader para que dejase ir a Amidala, no sin poder impedir que ésta quedase inconsciente. Entonces, intentó razonar con el Lord Sith. Vader ofreció a Kenobi la posibilidad de irse, pero Obi-Wan la rechazó, activando su sable de luz. Con un grito de guerra, Vader saltó hacia Kenobi y empezó uno de los mayores combates de la historia de los Jedi, que determinaría el destino de la galaxia entera.

Vader hizo retroceder a Kenobi hacia un complejo industrial gracias a su maestría del Djem So, pero fue incapaz de penetrar las defensas Soresu de Obi-Wan. Su pelea en la sala de control del complejo desactivó el escudo de energía que lo protegía, de modo que al luchar en los alrededores del complejo, se vieron obligados a ponerse a cubierto de una lluvia de lava. Mientras peleaban, el peso y calor de la lava hizo que la estructura sobre la que se encontraban comenzase a debilitarse, y eventualmente ésta se rompió.

Kenobi Mustafar

Obi-Wan se enfrenta a Darth Vader en Mustafar.

Obi-Wan y Vader continuaron la lucha desde la estructura en la que se encontraban, que ahora flotaba sobre un río de lava, pero cuando la estructura ya se iba a hundir, Kenobi saltó hacia una plataforma móvil. Pensando que Vader había muerto, las dudas de Obi-Wan se despejaron cuando éste volvió sobre un droide minero. Su lucha prosiguió sobre el río de lava, con ambos intercambiando puyas verbales. Kenobi intentó desesperadamente convencer a Vader de que Sheev Palpatine era el mal, pero cuando Vader respondió que los Jedi eran el mal, Obi-Wan pensó que su antiguo estudiante ya no podía redimirse. En cuanto tuvo la ocasión, Kenobi saltó a una orilla, ganando altura sobre Vader. Aunque Obi-Wan advirtió a Vader, el Sith gritó a Obi-Wan que no osara despreciar su poder. Kenobi, en honor al último vestigio de su amistad, suplicó a Vader que no intentara saltar hacia él, pero éste hizo caso omiso. Cuando Vader saltó, Kenobi le cortó el brazo izquierdo y las piernas, enviando al Sith cerca de la orilla de lava.

Mientras Kenobi observaba a Vader intentando alejarse de la lava, su antiguo aprendiz exclamó que le odiaba. Con tristeza en sus ojos y dándose cuenta de la veracidad de las palabras de Yoda, que decía que Anakin Skywalker ya no existía, Kenobi siguió observando a Vader. Conteniendo las lágrimas, Obi-Wan dijo a Vader que había sido como un hermano para él y que le había querido como tal. Mientras Vader se quemaba con la lava, emitiendo un grito de odio eterno hacia Kenobi, Obi-Wan cogió el sable de luz de su antiguo aprendiz y se lo llevó. Considerando acabar con la vida de Vader, Obi-Wan eligió no asesinar a un enemigo indefenso a sangre fría, y permitió a la Fuerza determinar el destino de Vader. Creyendo que Vader estaba muerto, Kenobi abandonó el planeta justo cuando Palpatine y sus soldados clon aterrizaban en la superficie. Palpatine y su escolta rescataron al Lord Sith de su angustia de fuego.

Consecuencias
«Yo le llevaré allí y velaré por él. »
―Obi-Wan Kenobi a Yoda y Bail Organa en referencia a Luke[fuente]
DeliveringLuke-ROTS

Obi-Wan entrega a Luke a Beru en Tatooine.

Tras abandonar Mustafar, Kenobi llevó a Padmé Amidala a Polis Massa junto a R2-D2 y C-3PO. Allí, con Bail Organa y Yoda, los tres descubrieron que Amidala estaba embarazada de gemelos y tenía que ser operada rápido si querían salvar a los bebés, puesto que Padmé estaba muriendo por culpa de su corazón roto. Obi-Wan ayudó en el parto de Amidala y le mostró a los bebés a medida que nacían. Padmé tuvo tiempo de llamar a sus hijos como Leia y Luke Skywalker, y tras decir a Obi-Wan que todavía creía que había bien en Darth Vader, finalmente murió.

Mientras llegaban a Naboo, Kenobi, Organa y Yoda coincidieron en que Kenobi llevaría a Luke, el hijo de Anakin, junto al hermanastro de Anakin, Owen Lars y su mujer Beru. Organa por otra parte se haría cargo de Leia, criándola en Alderaan con su mujer, y Yoda se ocultaría en el planeta Dagobah. Cuando los tres se disponían a separarse, Yoda retuvo a Obi-Wan un momento. Entonces, le reveló que su antiguo maestro, Qui-Gon Jinn había contactado con él de entre los muertos y les enseñaría el verdadero camino a la inmortalidad.

Los tiempos oscuros

Exilio en Tatooine

Mientras los soles gemelos de Tatooine se ponían, Obi-Wan llegó a la granja de humedad de los Lars y dejó a Luke con sus tíos, marchándose luego en un eopie, de camino al exilio en los Eriales de Jundland, en una choza rodeada por el Mar de Dunas. En el primer año de existencia del Imperio Galáctico, Kenobi visitó la tumba de Shmi Skywalker, la madre de Anakin Skywalker, y habló de cómo se sentía de triste por lo que había pasado con su inocente y prometedor joven hijo.

Para ocultar su identidad, usó el nombre de "Ben Kenobi", y evitó el uso de su sable de luz durante años; sin embargo, se esforzó por reprimir su sentido del deber como Jedi, y pasó años batallando contra la monotonía y la inactividad, ganando la reputación de ser un viejo y extraño ermitaño. En algún momento, se prohibió a Obi-Wan ver o entrenar a Luke, puesto que Owen Lars temía que el chico siguiese los pasos de su padre. No obstante, Kenobi escuchó que el joven Skywalker se había convertido en un excelente piloto.

Los diarios de Ben Kenobi
Ben Kenobi saves young Luke

Obi-Wan devuelve a Luke Skywalker sano y salvo a su granja.

Como preparación al futuro entrenamiento de Luke Skywalker, Kenobi escribió un conjunto de diarios que metió en una caja con las palabras "Para Luke" escritas en ella. En uno de sus diarios, Kenobi escribió cómo impidió que los hombres de Jabba el Hutt reunieran un impuesto del agua de los granjeros locales durante la Gran Sequía, en el 11 ABY. Se aseguró de que los matones de Jabba no extorsionaran a los Lars para pagar el impuesto; y después de usar sutilmente la Fuerza para impedir que los matones atacaran a la población de una ciudad, Obi-Wan decidió no ir a la ciudad nunca más.

Esa misma noche, sintió que Luke estaba en peligro, puesto que el chico había ido a recuperar el agua de manos de los hombres de Jabba para devolvérsela a los granjeros. Kenobi fue en su búsqueda, apagó con la Fuerza las luces de los vehículos de los hombres de Jabba para ocultar su identidad, y los atacó con la Fuerza. Uno de ellos tiró a Luke al suelo, dejándolo inconsciente de un golpe en la cabeza. Cuando Obi-Wan se hubo encargado de todos los matones, llevó a Luke a cuestas hasta la granja de los Lars y se marchó antes de que éste despertara. La valentía de Luke convenció a Kenobi de que el fin de los Jedi no había llegado y renovó sus esperanzas.

En el 10 ABY, Kenobi observó al joven Luke pilotando una nave por el Cañón Beggar. Obi-Wan notó cómo era de similar Luke a su padre, Anakin Skywalker, y se mostró preocupado al respecto. Mientras intentaba impresionar a sus amigos con una ostentosa maniobra, Luke dañó la nave y su tío Owen Lars le prohibió volar más. Kenobi, sintiendo simpatía por el chico, protegió a un grupo de jawas que estaba teniendo problemas con los bandidos tusken. Esa noche, Kenobi meditó en comunión con Qui-Gon Jinn y expresó su esperanza en las habilidades de Luke. Pronto llegaron los bandidos tusken a atacar a los jawas, pero Kenobi fue capaz de deshacerse de ellos robando el arma de uno de los tusken. Entonces, fue recompensado por los jawas recibiendo las partes que Luke necesitaba para reparar su nave. En una subasta de droides, Luke recibió las partes de la nave de parte de Obi-Wan. Luke pensó que las partes eran un regalo de su tío, y dio las gracias a Owen antes de correr de vuelta a casa. Satisfecho por el entusiasmo del chico, Obi-Wan observó todo lo que ocurría desde detrás de una tienda.

Más tarde, ese mismo día en su choza, Kenobi estaba preparando la cena cuando fue interrumpido por una visita de Owen. Owen había deducido que Kenobi le había proporcionado a Luke las piezas de la nave, y exigió que Obi-Wan no tuviera nada que ver con su familia. Entonces, sacó una caja de herramientas que había confiscado a Luke y la tiró al suelo de la choza. Kenobi respondió con algún comentario sarcástico antes de afirmar que sólo quería ayudar. Owen continuó enfadado con él, llamándolo peligroso y problemático. Mientras Owen se marchaba, Kenobi admitió a sí mismo que el peligro parecía seguirlo allá donde iba, pero siempre acababa librándose de él, acordándose de sus enfrentamientos con el Conde Dooku, Grievous y Darth Maul. Así pues, Obi-Wan concluyó que ningún peligro acecharía al joven Luke mientras él viviera. En esos momentos, Jabba el Hutt contrató al cazarrecompensas Krrsantan el Negro para que asaltase a Owen, quien creía que era el responsable de atacar a sus hombres durante la Gran Sequía.

Al día siguiente, Owen cambió de opinión y compró unas piezas nuevas para la nave de Luke. Buscó a Skywalker por toda su granja, esperando reparar la nave con el chico para disculparse por su comportamiento del día anterior. Sin embargo, fue emboscado por Krrsantan el Negro, así como secuestrado. Luke, por su parte, se había ido de casa. Recorrió poca distancia antes de sentir – posiblemente gracias a la Fuerza – que algo iba mal en su hogar. De vuelta a casa, se encontró a su tía Beru herida, quien le informó de todo lo que había pasado. Beru se fue de casa armada con un rifle, dejando a Luke allí.

KenobivsKrrsantan

Obi-Wan se enfrenta a Krrsantan el Negro.

Mientras meditaba en el Mar de Dunas junto a un rebaño de banthas, Kenobi sintió una perturbación en la Fuerza. Ascendió por un monte y se encontró a Krrsantan golpeando a Owen. En el conflicto subsiguiente, Kenobi quedó atrapado por una red aturdidora lanzada por el wookiee. Entonces, Krrsantan tiró a Owen fuera de la montaña, y éste se tuvo que agarrar a una cornisa. Obi-Wan escapó de la red y cegó al wookiee, corriendo hacia Owen para ayudarlo. No obstante, Krrsantan intervino y lanzó una enorme roca hacia Kenobi, quien la partió en dos con su sable de luz, cortando a Krrsantan en un ojo durante el proceso. Los restos de la roca cayeron cerca de Owen, quien empezó a caer por un precipicio hasta que Kenobi lo sujetó con la Fuerza. Sin embargo, como resultado de uno de los constantes ataques de Krrsantan, Obi-Wan perdió la concentración y Owen cayó de nuevo, siendo salvado por Luke a bordo de su nave, que ya había reparado. Entonces, Obi-Wan desarmó al wookiee, que cayó por la ladera de la montaña. Krrsantan no murió, y escapó rápido de Tatooine para evitar la ira de Jabba. Owen se reunió de nuevo con Luke al pie de la montaña y le dio un fuerte abrazo. Mirando hacia donde estaba Kenobi, Owen le hizo al Maestro Jedi un gesto de aprobación.

Aunque no hubo un intercambio de palabras entre Obi-Wan y Owen, Kenobi estuvo contento de ver a la familia reunida de nuevo. Entonces, Obi-Wan regresó junto a su familia, tal como llamaba a su rebaño de banthas. Entre ellos, alzó la vista al cielo para ver a Luke pilotando su nave de nuevo.

Encuentro con Maul
Twin-Suns-Masterful-Wisdom-from-Kenobi

Ezra informa a Obi-Wan de que Maul le está buscando.

En el 2 ABY, el antiguo Lord Sith Maul llegó a Tatooine en busca de Kenobi, tras haber tenido una visión de la Fuerza al respecto. Incapaz de dar con su ubicación, Maul usó un holocrón Sith para atraer al Padawan Ezra Bridger a Tatooine, esperando que el sufrimiento del joven Jedi fuese suficiente para hacer salir a la luz a Obi-Wan. Kenobi se encontró a Ezra inconsciente en el Mar de Dunas, y le puso a cubierto de una tormenta de arena junto al droide astromecánico C1-10P. Cuando Ezra recuperó la consciencia, alertó a Obi-Wan de la presencia de Maul. Kenobi, con calma, replicó que sabía todo lo que estaba ocurriendo y que no se había ido al exilio sin preparación. También dijo a Ezra que era su responsabilidad ayudar a la Alianza Para Restaurar la República; pero no enfrentarse a Maul. Esa carga recaía sobre el propio Obi-Wan.

Poco después, Maul llegó repleto de rabia y odio al ver a su antiguo rival después de tantos años. Kenobi ordenó a Ezra que se alejase hacia la nave de Maul a bordo de un dewback, la cual Bridger usaría para regresar a la base rebelde de Atollon. Maul se burló del deterioro que había sufrido Kenobi con la edad, haciendo referencia también a su aspecto desaliñado. Por su parte, Obi-Wan respondió a los insultos de Maul con su propio ingenio. El Maestro Jedi procuró que su encuentro con Maul sólo fuese un intercambio verbal de palabras, pero fue obligado a entrar en acción cuando Maul acabó deduciendo la razón por la cual Kenobi estaba oculto en Tatooine: proteger a Luke Skywalker. Preparado para la lucha, Obi-Wan encendió su sable de luz y adoptó la postura inicial de la Forma III de combate. Cuando Maul encendió su propio sable de luz, Kenobi modificó su postura a la usada por su maestro Qui-Gon Jinn durante su duelo en Naboo treinta años antes. Dándose cuenta de ello, Maul intentó matar a Kenobi con la misma maniobra que había usado para derrotar a Qui-Gon Jinn.

Twin Suns 12

Obi-Wan se enfrenta a Maul una última vez.

Sin embargo, Obi-Wan se anticipó a ello y adoptó una posición defensiva. Bloqueó dos de los ataques de Maul, y entonces aprovechó que Maul le iba a golpear con la empuñadura de su sable para partir el arma en dos. Con ese movimiento, también consiguió hacer un corte en el pecho de Maul, que cayó en los brazos de Kenobi, con su herida humeando. Mientras Maul moría, preguntó a Kenobi si aquél a quien protegía era el Elegido que destruiría a los Sith. Kenobi, quien en ese punto ya no contemplaba la posible redención de Darth Vader, respondió que así era. Afirmando que Luke vengaría tanto a Kenobi como a él mismo de los Sith, Maul murió. Kenobi dio sus respetos a Maul y le cerró los ojos, antes de viajar en dewback hasta la granja de humedad de los Lars. Al llegar allí, escuchó a Beru Whitesun Lars llamando a Luke para cenar, y vio al adolescente corriendo de vuelta a casa con los soles gemelos de Tatooine de fondo.

Guerra Civil Galáctica

Saliendo del exilio

«Obi-Wan Kenobi... Obi-Wan. Es un nombre que no había oído desde hace mucho tiempo. Mucho tiempo.»
―Obi-Wan Kenobi a Luke Skywalker[fuente]
Ben Kenobi

Obi-Wan Kenobi durante sus últimos años en el exilio.

Durante la Guerra Civil Galáctica, Kenobi abandonaría su exilio cuando el senador Bail Organa, a instancias de la líder rebelde Mon Mothma, le pidió ayuda. Incapaz de ir a buscar a Kenobi en persona, Organa envió a su hija la princesa Leia Organa en su lugar. Capturada en combate sobre Tatooine, Leia ordenó al droide astromecánico R2-D2 que localizase a Obi-Wan, una cruzada que puso en peligro a su nuevo dueño, Luke Skywalker. Kenobi apareció para ahuyentar a unos bandidos tusken, que habían atacado a Skywalker, dejándolo inconsciente, así como asustado a R2-D2 y dañado a C-3PO.

Acudiendo en ayuda del chico, Kenobi vio al droide y le dijo que no se preocupase, justo mientras Skywalker se despertaba y le preguntaba a Obi-Wan qué hacía allí. Entonces, Skywalker le habló de la devoción de R2-D2 por su antiguo propietario y preguntó al Jedi exiliado quién era Obi-Wan Kenobi. Kenobi, reveló que él era Obi-Wan Kenobi, desvelando al joven Skywalker que ese era su nombre real. Oyendo a los bandidos tusken en la distancia, Obi-Wan llevó a Skywalker y sus droides al interior de su choza para evitar más conflictos.

Allí, Obi-Wan explicó al joven Luke que su padre había luchado en las Guerras Clon como Caballero Jedi, igual que él, y dio a Skywalker el sable de luz de su padre, quien había sido su aprendiz. También le dijo que Darth Vader "asesinó" a su padre e hizo caer la República Galáctica, y le explicó qué era la Fuerza, hasta que R2-D2 le enseñó un mensaje de Leia Organa pidiéndole que se reuniera con Bail Organa en Alderaan. Entonces Kenobi pidió a Luke que se uniera a él en su viaje al planeta, para aprender los caminos de la Fuerza, pero Luke rechazó hacer eso, afirmando que le necesitaban en la granja. Sin embargo, se ofreció a llevar a Kenobi a la ciudad.

Lukeandben

Kenobi tomando a Luke como su aprendiz.

De camino a la ciudad, los dos descubrieron que los soldados de asalto se encontraban en el desierto buscando a los dos droides, y Skywalker corrió a su casa a pesar de las advertencias de Obi-Wan. Entonces, Kenobi esperó a que Skywalker regresara y organizó un pequeño funeral para unos jawas asesinados por los soldados del Imperio Galáctico. Cuando Luke regresó, tras la muerte de sus tíos, el joven aceptó viajar hasta Alderaan y convertirse en un Jedi. A continuación, los cuatro fueron a Mos Eisley donde entraron en una cantina en busca de un piloto.

Allí, se encontraron con el contrabandista corelliano Han Solo y su primero de a bordo, un wookiee llamado Chewbacca, quienes poseían una nave conocida como el Halcón Milenario. La nave era una de las más rápidas de la galaxia, y por diecisiete mil créditos, Solo aceptó llevarlos hasta Alderaan. Cuando un grupo de soldados de asalto les atacó, fueron obligados a escapar rápidamente y saltar al hiperespacio para huir de los dos Destructores Estelares que les perseguían.

Got A Bad feeling

Obi-Wan, Luke, Han Solo y Chewbacca en el Halcón Milenario acercándose a la Estrella de la Muerte.

Mientras se dirigían a Alderaan, Kenobi organizó un ejercicio para Luke para que pudiera aprender a sentir a través de la Fuerza y desviar así los disparos de un droide de entrenamiento. Fue en ese momento cuando Obi-Wan sintió una enorme perturbación en la Fuerza, provocada por la destrucción de Alderaan a manos de la superarma imperial conocida como la Estrella de la Muerte. Bail Organa, viejo amigo de Obi-Wan, murió como consecuencia de ello. Al salir del hiperespacio, vieron que Alderaan había sido destruido, formándose un campo de asteroides en su lugar. Cuando se les acercó un pequeño caza TIE, Solo decidió destruir al caza, pero Luke notó que el TIE provenía de lo que parecía en primera instancia una pequeña luna — la Estrella de la Muerte. A medida que el rayo tractor de la Estrella de la Muerte los acercaba hacia ella, Obi-Wan dijo a Han Solo que no se resistiera, afirmando que había otras alternativas a la lucha.

Duelo en la Estrella de la Muerte

Darth Vader: «Te estaba esperando, Obi-Wan. Por fin volvemos a encontrarnos. Ya se ha cerrado el círculo. Cuando me separé de ti no era más que el aprendiz. Ahora yo soy el maestro.»
Obi-Wan Kenobi: «Sólo maestro en maldad.»
— Darth Vader y Obi-Wan Kenobi, antes de su duelo en la Estrella de la Muerte [fuente]
Mientras el Halcón Milenario era obligado a aterrizar en el hangar 327, Han Solo instó a todo el mundo a esconderse en los compartimentos de contrabando de la nave, situados bajo el suelo y a prueba de sensores. Obi-Wan, se escondió en uno de los compartimentos junto a R2-D2 y C-3PO. Cuando los soldados de asalto imperiales abandonaron la nave, Kenobi dijo a Solo que él se ocuparía del rayo tractor de la Estrella de la Muerte; al cabo de poco, con Luke Skywalker y Solo disfrazados de soldados de asalto, tomaron el control de la sala de control del hangar, donde Obi-Wan averiguó la localización del terminal desde el cual podría desactivar el rayo tractor. A pesar de las protestas de Luke, Obi-Wan se marchó en solitario, afirmando que sus destinos yacían en caminos diferentes.


Obiwanvaderanhduel

El duelo final entre Obi-Wan y Darth Vader.

Mientras Luke, Han Solo y Chewbacca descubrían la presencia de Leia Organa en la estación e iban a rescatarla, Obi-Wan consiguió desactivar el rayo tractor. Sin embargo, en el camino de vuelta al Halcón, se encontró con Darth Vader y los dos iniciaron su duelo final. Durante el duelo, Vader notó que la edad de Obi-Wan le había hecho débil, pero Kenobi dijo a su antiguo aprendiz que nunca ganaría puesto que se convertiría en alguien mucho más poderoso de lo que él podía imaginar, incluso si conseguía matarlo.

Los dos avanzaron hasta el hangar 327, donde el equipo se había reunido a bordo del Halcón. Allí, Obi-Wan vio al joven Skywalker y dio a Vader una misteriosa sonrisa de conocimiento. Cuando alzó su sable de luz como rendición y respiró hondo, Vader lo derribó y su cuerpo desapareció, convirtiéndose en uno con la Fuerza. Incapaz de llegar hasta donde Obi-Wan había caído, Luke fue forzado a escapar en el Halcón junto a todos los demás.

Post-mortem

Comunicación con Luke

«La Fuerza estará contigo. Siempre.»
―Obi-Wan Kenobi a Luke Skywalker[fuente]
La comunión de Kenobi con Qui-Gon Jinn fue exitosa, puesto que Obi-Wan no se desvaneció completamente sino que se convirtió en un fantasma de la Fuerza. Gracias a sus nuevas habilidades, fue capaz de guiar a Luke Skywalker durante la Batalla de Yavin para que pudiera destruir la Estrella de la Muerte disparando unos torpedos de protones.

Cuando Luke iba a enfrentarse a Darth Vader en una fábrica de armas de Cymoon 1, Kenobi contactó con él mediante la Fuerza y le ordenó que escapase.

Más adelante, mientras Luke estaba estacionado en Vrogas Vas, fue atacado por Vader y cayó con su nave sobre un Templo Jedi abandonado del cual había leído en los diarios de Kenobi. Sin embargo, mientras buscaba algo de utilidad en el templo, fue contactado por la voz de Obi-Wan, que le dijo que abandonase ese lugar, puesto que no creía que Luke estuviese preparado. Cuando Luke preguntó en qué momento estaría preparado, fue capturado por los soldados de asalto del General Karbin.

En el 3 DBY, Kenobi se aparecería ante Luke en el planeta helado Hoth, donde ordenó a Skywalker que viajase a Dagobah en busca de su antiguo maestro, Yoda, para ser entrenado como Jedi. Además, Obi-Wan convenció a Yoda para que entrenase a Luke, a quien veía demasiado mayor, impaciente y temerario, además de con la ira que su padre había tenido. Sin embargo, Kenobi recordó a Yoda que él también había sido como Luke cuando el viejo Jedi le había entrenado.

Cuando Luke tuvo una visión de sus amigos en problemas en la Ciudad Nube de Bespin, Skywalker corrió a ayudarlos. Obi-Wan le advirtió de que se dirigía a una encrucijada y le recordó que eran sus habilidades lo que el Emperador Sheev Palpatine deseaba. Obi-Wan, declaró que no quería perder a Luke tal como había perdido a Vader. También dijo a Luke que si se tenía que enfrentar a Vader, tendría que hacerlo sólo y sin su intervención. Por último, Kenobi aconsejó a Luke que no se dejase guiar por el miedo, que conducía al lado oscuro. Mientras Luke se iba de Dagobah, Obi-Wan se preocupó ante la posibilidad de que los Jedi fuesen a perder su última esperanza, sólo para que Yoda le recordase la existencia de la hermana de Luke, Leia Organa.

Kenobi and Luke Chatting

Obi-Wan habla a Luke de la caída al lado oscuro de Anakin Skywalker.

En el 4 DBY, Obi-Wan reapareció tras la muerte de Yoda para explicar por qué no había dicho a Luke la verdad sobre su padre. Aunque Luke quería creer que aún había bien en su padre, tal como había creído Padmé Amidala veintitrés años antes, Kenobi ya no veía eso posible. Dijo a Luke que debía enfrentarse a su destino y pelear con Vader de nuevo. Cuando Luke preguntó por las últimas palabras de Yoda, que decían que había otro Skywalker, Kenobi confesó que Leia era la hermana de Luke, y que los habían escondido a ambos para salvarlos del Emperador. También advirtió a Luke de los poderes de Palpatine.

Tras la Batalla de Endor, Kenobi apareció junto a los fantasmas de la Fuerza de Yoda y Anakin Skywalker bajo el punto de que Luke le demostró a Kenobi que aun había bien en su padre, los tres Jedi observan a Luke y a los otros rebeldes celebrar su victoria sobre el Imperio Galáctico, aunque Luke fue el único capaz de verlos.

Comunicación con Rey

«Serás tentada. Pero puedes aprender. La Fuerza estará contigo... el lado oscuro... los Jedi... Lo harás sola... Rey... Estos son tus... primeros... pasos...»
―Obi-Wan Kenobi a Rey[fuente]
En el 34 DBY, la voz de Obi-Wan fue escuchada por Rey durante una visión de la Fuerza que tuvo tras tocar el sable de luz que había pertenecido a Luke Skywalker, y a su padre antes de él. Obi-Wan llamó a Rey, diciéndole que estos eran sus primeros pasos.

Apariciones

Apariciones no canónicas

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.