Fandom

Star Wars Wiki

Batalla de la luna de Rishi

23.944páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión3 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
Queicon.png

El título de este artículo sólo es una conjetura.
Aunque este artículo esté basado en información canónica, el nombre real de este tema o persona no ha sido presentado por lo que se brinda una aproximación.

«¡Envíen un mensaje a la flota! ¡Tenemos que advertir—!»
―Sargento O'Niner, a sus soldados novatos[fuente]

Esta batalla tuvo lugar en la luna de Rishi en el 22 ABY durante las Guerras Clónicas. El General Confederado Grievous y la Acólita Oscura Asajj Ventress planeaban atacar el planeta Kamino en Espacio Salvaje para terminar con la producción de soldados clones de la República en el mundo, pero un puesto de escucha de la República impidió que su flota entrara en el sistema sin ser detectada. Por consiguiente, Grievous decidió capturar la base antes de atacar Kamino para evitar alertar a la flota de la República cercana de su invasión. Desplegó droides comando serie BX a la luna en naves de abordaje, y los soldados inexperimentados de la República en la base no pudieron rastrear las naves próximas de la Confederación gracias a una lluvia de meteoritos. Entonces, los droides de batalla atacaron a los clones, tomándolos por sorpresa y activando la señal de "todo en orden", de modo que la flota de la República no pudiera recibir información del ataque. Mientras los droides asediaban la base, los soldados clones Echo, Cincos, Hevy, y Cutup escaparon de la base por medio de un ducto de ventilación. No obstante, cuando salieron, Cutup fue asesinado por una anguila de Rishi.

Mientras tanto, el Comandante Clon Cody y el Capitán Clon Rex llegaron cumpliendo una labor de rutina para inspeccionar la base. Fueron emboscados por los droides comando pero lograron escapar y poco después se encontraron con los tres soldados clones sobrevivientes. Entonces, los clones engañaron a los droides para que abrieran las compuertas principales del puesto de escucha y no tardaron en reconquistar la base. Cuando los droides comando dejaron de responder, Grievous envió un grupo de droides de batalla a investigar. Al percatarse de que no podían derrotar a todos los refuerzos, los clones prepararon un plan para destruir el puesto de escucha con tibanna líquida para desactivar la señal colgada de "todo en orden" para advertirle del ataque a la flota de la República. Sin embargo, antes de que evacuaran la base, Rex notó que el control remoto del detonador no estaba funcionando, por lo que Hevy decidió quedarse momentáneamente en la estación para arreglar el problema mientras los otros clones escapaban de la base mediante un ducto de ventilación. Los droides de batalla invasores entraron en el centro de mando de la estación y abrieron fuego contra Hevy, hiriéndolo. Entonces, Hevy detonó manualmente los explosivos, matándose a él mismo instantáneamente, pero también destruyendo a los droides y al puesto de escucha en el proceso, así como descolgando la señal de "todo en orden". Alertada del ataque, la flota de la República llegó e interceptó a la flota de Grievous, forzando a las naves Confederadas a retirarse. Después de la victoria de la República, Echo y Cincos fueron enviados a la Legión 501, y el difunto Hevy recibió honores por su valor e inmolación.

Preludio

«Aunque todos son nuevos aquí, no creo que deba recordarles que este cuadrante es clave para el Borde Exterior.»
―O'Niner, hablándole a los soldados clones novatos en la estación de Rishi[fuente]
Grievous Rookies.jpg

Grievous conversa con Asajj Ventress.

En el 22 ABY,[2] durante las Guerras Clónicas, la República Galáctica empezó a utilizar un puesto de escucha en los Territorios del Borde Exterior para monitorear actividades Confederadas. Debido al gran número de bajas sufridas por el Gran Ejército de la República, nuevos soldados clones fueron asignados a estas estaciones sin que atravesaran el entrenamiento intensivo de preparación que la mayoría de los clones experimentaba antes de comenzar cualquier labor militar. Un grupo de estos clones novatos, apodados "relucientes"[1]—un término peyorativo que hacía mención a la armadura limpia y brillante de los soldados que todavía no habían visto acción en la batalla[3]—fueron asignados a la Estación de Rishi, un puesto de escucha crucial localizado cerca del planeta Kamino en Espacio Salvaje, en la luna de Rishi, bajo el mando del Sargento Clon[1] CT-19-7409, apodado "O'Niner."[4]

Buscando terminar con la producción de soldados clones de la República en Kamino, el General Confederado Grievous planeó invadir Kamino junto a la Acólita Oscura Asajj Ventress y una flota de fragatas estelares clase Munificente. Sin embargo, la Estación de Rishi jugaba un papel muy importante en la protección del área espacial que rodeaba Rishi y Kamino, y mientras la estación estuviera operativa, la Armada de la República sería advertida de la actividad Confederada en la zona. Para atravesar este obstáculo, Grievous decidió capturar la estación antes de continuar con su plan de invadir Kamino.[1]

La batalla

Asalto Confederado

«La estación está asegurada, general. Apagamos la alarma y dejamos activada la señal de "todo en orden".»
«¡Excelente! Mantengan esa señal en pie. No quiero que la República descubra que venimos.»
―El droide comando y el General Grievous[fuente]
O'Niner dead.jpg

Los droides comando aniquilan a O'Niner.

Grievous desplegó un escuadrón de droides comando serie BX en una nave de abordaje clase Droch en la luna de Rishi para conquistar la base de allí. Mientras la cápsula entrante coincidía con una lluvia de meteoritos, los soldados clones dentro del puesto de escucha activaron los escudos de la estación para impedir daños a causa de los meteoros. Tras aterrizar con los meteoritos, los droides comando salieron de sus cápsulas y sigilosamente se abrieron paso hasta la base, matando a CT-327, un oficial de cubierta clon que se interponía en el camino y que cuyo trabajo consistía en vigilar la parte externa de la estación. Cuando los clones dentro de la base contactaron a CT-327, el sargento O'Niner envió a los soldados clones[1] Nub y Droidbait[5] a buscarlo, pero los dos clones no tardaron en ser asesinados por los droides. O'Niner se marchó del centro de mando de la base para contraatacar a los droides invasores y le ordenó al soldado[1] CT-26-6958,[4] apodado "Hevy", que sonara la alarma y alertara a la flota de la República. No obstante, el soldado clon novato descubrió que la señal de comunicaciones estaba siendo interrumpida y poco después O'Niner murió a manos de los droides de batalla.[1]

Tras presenciar la muerte de O'Niner, los soldados Hevy,[1] CT-26-1409, CT-27-5555[4]—apodados "Echo" y "Cincos", respectivamente—y el soldado clon apodado "Cutup", escaparon de la base por medio de un ducto de ventilación dentro del centro de mando. Mientras tanto, el líder de los droides comando contactó a Grievous mediante un holograma y le informó del éxito de la misión. El general cyborg le ordenó a los droides que dejaran activada la señal de que todo andaba bien, la cual, si se apagaba, alertaría a la flota de la República de la presencia Separatista en el sistema. Esto causó que la República no se enterara del ataque y por consiguiente desconociera del viaje a seguir de la flota Confederada hacia Kamino. Por medio de una transmisión holográfica, Ventress le informó a Grievous que se había infiltrado en Kamino y que todo estaba preparado para la invasión. Mientras tanto, los soldados clones salieron de la estación por la otra parte del ducto de ventilación y se quedaron debajo de la plataforma de aterrizaje del puesto de escucha. No obstante, una anguila de Rishi apareció y tomó a Cutup antes de irse del lugar, lo que redujo aun más la cantidad de clones.[1]

Reconquistando la estación

«Muy bien, escuchen. Sólo hay un objetivo de interés en este sector: Kamino. Es lo más cercano que los clones tenemos a un hogar. Hoy lucharemos por más que la República. Hoy lucharemos por todos nuestros hermanos en casa. ¿Entendido?»
«¡Señor, sí, señor!»
―Rex a Echo, Cincos y Hevy[fuente]

Sin embargo, la Estación de Rishi debía tener una inspección de rutina con el Comandante Clon CC-2224 y el Capitán Clon CC-7567, apodados respectivamente como "Cody" y "Rex", los cuales habían sido enviados para inspeccionar la base. Cuando Cody contactó a la base, un droide comando, disfrazado con armadura de soldado clon, respondió la transmisión. El droide comando le dijo a los oficiales clones que la base no necesitaba una inspección, pero los clones no quedaron convencidos y continuaron volando hacia el puesto de escucha. Aterrizaron su lanzadera de ataque clase Nu,[1] el Obex,[3] cerca de la entrada de la base, y fueron recibidos igualmente por un droide comando disfrazado en una armadura de clon. Cuando los soldados clones novatos lanzaron una bengala de ataque droide, Rex notó la distancia y de inmediato le disparó al droide en la cabeza.[1]

RexCodyCrossfire-Rookies.jpg

Cody y Rex son atacados por los droides comando.

Mientras Rex le quitaba el casco al clon y revelaba que el soldado no era más que un droide, los droides comando apostados detrás de varias cajas que rodeaban a los oficiales clones salieron a la vista y comenzaron a dispararles. Durante el tiroteo, los droides lanzaron detonadores térmicos al transporte de los clones, destruyendo su nave. Sin embargo, los clones pudieron escapar del área saltando fuera de la plataforma. Poco después, Cody y Rex encontraron a los soldados clones sobrevivientes—Echo, Cincos, y Hevy—y les ordenó quitarse sus cascos, ya que creía que éstos eran droides disfrazados. Después de que los clones obedecieran la orden, Rex comenzó a calificarlos con el derogatorio de "relucientes". Cuando una anguila de Rishi volvió a aparecer, Rex mató rápidamente a la criatura con un solo disparo de bláster dirigido al ojo de ésta. Cuando los soldados novatos se impresionaron con la puntería de Rex, ambos oficiales clones se interesaron en el grupo y les dieron sus fusiles bláster DC-15S.[1]

Rex diseñó un plan para infiltrarse en la base fingiendo ser el droide comando Unidad 26. Mientras Cody, Echo, Cincos y Hevy esperaban a los lados de la entrada del puesto de escucha, Rex se acercó a los sistemas de vigilancia de la compuerta. Las unidades droides comando 07, 08, y 09 notaron que había algo diferente con el modulador de voz de Rex y le ordenaron quitarse el casco para identificarlo.[5] Rex se quitó el casco, pero levantó una cabeza de droide frente a sí mismo para engañar a los droides y hacer que abrieran la puerta. Cuando los droides comando abrieron las compuertas, los clones los emboscaron y destruyeron, y procedieron a encargarse de los demás droides apostados dentro de la sala de control principal del puesto de escucha. Después de reconquistar el puesto de escucha, los clones vieron que los droides comando habían sobrecalentado la señal de "todo en orden" de la estación. Mientras tanto, Grievous notó que los droides comando no estaban respondiendo a sus transmisiones. Sospechando que algo malo podía haber sucedido, Grievous envió un grupo de droides de batalla B1 y B2 a investigar en el puesto de escucha.[1]

Destruyendo la estación

«Hevy, ¡sal de ahí ya!»
«El control remoto no funciona; tendré que detonar el explosivo manualmente.»
―Rex y Hevy[fuente]

Cuando los refuerzos Confederados llegaron a la luna en una nave de aterrizaje C-9979, Rex notó que éstos superaban en número a los soldados clones y ordenó la destrucción del puesto de escucha, una orden que sorprendió a los soldados novatos. Echo le recordó al Capitán Clon que su deber era proteger y defender la base, pero Rex le dijo que si la base era destruida se desactivaría la señal y la flota de la República cercana sería alertada de la inminente invasión Separatista. Para destruir la base, Echo ofreció el uso de la altamente explosiva tibanna líquida, la cual era usada como una fuente de combustible en la estación cuando la luna de Rishi entraba en su ciclo de congelación. Mientras Rex y Echo iban a sacar los droides plunk que cargaban la tibanna líquida, Cody, Hevy y Cincos tomaron unas cuantas armas del almacén de abastecimiento del puesto de escucha.[1]

Afuera, Cody, Hevy y Cincos comenzaron a dispararle a los droides que se acercaban. Los cloens trataron de retener a los droides antes de que éstos pudieran entrar a la base, pero el fuego de los droides superó al de los clones y se vieron forzados a retirarse dentro del puesto de escucha. Cuando los clones trataron de detonar la tibanna dentro de los droides plunk, se dieron cuenta de que el activador a control remoto no funcionaba adecuadamente. Hevy ofreció quedarse y corregir el problema antes de unirse a los demás clones mientras éstos escapaban del puesto de escucha por medio de un ducto de ventilación cercano. Al oír a los droides invasores, Hevy dejó la sala de control y se dirigió al corredor paralelo para evitar que lo detectaran. Mientras tanto, fuera de la base, Rex se enteró de que Hevy todavía no había evacuado el puesto de escucha. Contactó a Hevy mediante su comunicador, pero Hevy se rehusó a irse de la estación hasta que hubiese reparado el detonador. Reacios a aceptar la decisión de Hevy, los clones corrieron para ayudar al soldado novato. Hevy, qien había estado escondiéndose de los droides, utilizó su cañón bláster rotatorio Z-6 para dispararle a los droides de batalla. No obstante, los droides lograron dispararle a Hevy en una pierna, discapacitándolo.[1]

Battle over Rishi moon.jpg

La República abre fuego contra la flota de invasión Confederada.

Aunque Rex, Cody, Echo, y Cincos trataron de contactar a Hevy a través de sus comunicadores mientras corrían hacia el puesto de escucha, el soldado no contestó. Sin embargo, antes de que pudieran regresar a la instalación, Hevy se sacrificó al detonar manualmente los explosivos. El puesto de escucha explotó, matando a Hevy y destruyendo a todas las fuerzas de droides dentro. Mientras la señal de "todo en orden" dejaba de transmitirse desde el puesto de escucha, la flota de la República cercana—bajo el mando del Almirante Wullf Yularen y los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker—fue alertada del peligro. La armada de la República atacó las naves Confederadas cercanas en la órbita de la luna de Rishi, y Grievous, al darse cuenta de que su flota estaba superada, ordenó una retirada a gran escala antes de que la República pudiera causarle un daño mayor a sus naves.[1]

Consecuencias

«Felicitaciones. Ya no son relucientes.»
―Rex a Echo y Cincos[fuente]

Poco después de la batalla, varias cañoneras LAAT/i fueron enviadas a la superficie de la luna desde la flota de la República para buscar a los sobrevivientes de la contienda. En la luna, las naves encontraron a cuatro clones sobrevivientes y los regresaron a la flota, donde Echo y Cincos recibieron medallas por su heroísmo; y la inmolación de Hevy recibió honores por la República. Entonces, Rex enlistó a los dos novatos en la Legión 501 por su servicio distinguido durante la batalla.[1]

Entre bastidores

La Batalla de la luna de Rishi apareció por primera vez en "Rookies", quinto episodio de la primera temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars, el cual se estrenó en Cartoon Network el 24 de octubre de 2008 en Estados Unidos.[1] Dave Filoni, el director de The Clone Wars, usó la batalla para mostrar que aunque los droides comando eran más útiles que los comunes droides de batalla B1, una gran fuerza de B1s seguía siendo un peligro.[5]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar