Fandom

Star Wars Wiki

Batalla de Umbara

23.944páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.

La Batalla de Umbara, una de las campañas más prolongadas de las Guerras Clon, tuvo lugar en el planeta Umbara alrededor de 21 ABY entre las fuerzas de la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes y estallo porque los miembros de la especie nativa del planeta se retiraron de la República Galáctica tras el asesinato de su representante en el Senado Galáctico, Mee Deechi. Ante el temor de perder por completo el sistema Umbaran a la causa separatista, las fuerzas de la República Galáctica, encabezados por los generales Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi, y Saesee Tiin, par enfrentarse a la Confederación de Sistemas Independientes y sus partidarios Umbaran en el mundo de sombras. Después de un ataque masivo de aire a tierra y posterior aterrizaje en el planeta, las fuerzas de soldados clones del Gran Ejército de la República establecieron un punto de apoyo en el suelo Umbarano y se prepararon para una invasión masiva de la capital del planeta. Para esta parte de la batalla, el general Skywalker fue sustituido por el venerado y algo infame Jedi, Pong Krell. Sin embargo, las fuerzas de la República eran ignorantes de la personalidad obsesiva del General Krell, que le llevó a sabotear los esfuerzos de guerra de la República para beneficio propio.

Kenobi dirigió el Batallón de Ataque 212 como la fuerza principal ataque contra la capital Umbara, mientras que Krell "llevó" la Legión 501 con el Capitán Rex para capturar una base aérea como preparación para el asalto a la ciudad capital, encontrando una fuerte resistencia de los umbaranos humanoides mientras que los senderos a través del paisaje Umbaran traicionero, estaba lleno de fauna exótica y peligrosa y lleno de campos de minas. Mostrando su estilo impetuoso y estricto, Krell a menudo ordenó a sus hombres a presionar a pesar de las abrumadoras probabilidades contra ellos, que en realidad fue un intento de causar a tantas bajas clon como fuese posible. A pesar de su inicio engañoso bajo Krell, las fuerzas clon perseveraron y capturaron a la base aérea, debido en parte a una infiltración sigilosa hecha por Cincos y Hardcase, que adquirieron dos cazas estelares Umbaranos para su uso como apoyo aéreo. Un ataque no autorizado contra la flota Separatista fue lanzado desde la base aérea recién convertida por los clones de Jesse, Hardcase, y cincos utilizando los cazas Umbaranos robados. Ellos destruyeron con éxito una de las principales naves de suministro Separatistas a costa de la vida de Hardcase.

Después de Rex y sus hombres se negaron a ejecutar los clones "defectuosos", Krell muestra sus verdaderos colores deliberadamente conduciendo las fuerzas del batallón de ataque 212 y la 501 en cusro de colision, dando por resultado muchos clones perdidas a fuego amistoso, incluyendo a Waxer. Los sobrevivientes de la terrible experiencia llegaron a la conclusión de que Krell no era apto para el mando militar y iniciaron el procedimiento a la detención del Jedi renegado. Al confrontar Krell en su torre de mando convertida en la base aérea, Krell acusó a los clones de traición antes de atacarlos con sus dos sables de luz de doble hoja y saltar de la torre, huyendo a la selva Umbarana. Rex y sus hombres lo persiguieron y fueroneliminados uno por uno por Krell, que estaba utilizando el follaje de la selva como medio de camuflaje. El joven e idealista clon Tup engañó al general fingiendo tropezar con el apéndice de un animal nativo vixus inmóvil, que prontamente había atacado y había desorientado a Krell. En el transcurso de esta batalla se conoció la caida al Lado Oscuro de La Fuerza del Maestro Jedi Pong Krell y su posterior muerte. Poco después, la capital fue tomada por General Kenobi y el batallón de ataque 212, asegurando la victoria para las fuerzas de la República y poniendo fin a la batalla.

LLegada

CloneBriefing-Umbara.png

Skywalker y Kenobi preprando a los clones para su mision en tierra.

Durante los primeros días de las Guerras Clon, el planeta Umbara y su gente los nativos Umbaranos eran leales a la República Galáctica, siendo representados en el Senado Galáctico por el senador Mee Deechi, un político militarista que apoyó las Expansiones del Gran Ejército de la República. A finales del 21 ABY, el segundo año de la guerra, Deechi fue asesinado por un compañero político, la Representante Lolo Purs, que trataba de cubrir sus pistas como culpable del envenenamiento de senador Onaconda Farr. Los umbaranos posteriormente retiraron su apoyo de la República y se aliaron con la Confederación de Sistemas Independientes, con lo que su tecnología avanzada para el combate paso a los separatistas. Debido a que la Confederación comenzó a apretar su control sobre las rutas de suministro importantes, la República y la Orden Jedi en represalia lanzaron una campaña para retomar el sistema Umbara, estratégico por su ubicación en la gran rama de Kashyyyk. La República envió al Maestro Jedi Pong Krell, el Caballero Jedi Anakin Skywalker y a los miembros del Alto Consejo Jedi Obi-Wan Kenobi y Saesee Tiin como comandantes de destacamentos de soldados clon del gran ejército

Aterrizaje

UmbaraSystem-DoU.jpg

Naves republicanas cruzando la atmosfera de Umbara.

Encabezados por Cazadores de Cabezas Z-95, fuerzas de la República lanzaron un ataque relámpago sobre el bloqueo Separatista fortificando Umbara. Después de golpear rápidamente un agujero a través de las defensas separatistas, las fuerzas de la República consolidados de un asalto por tierra en la capital Umbarana. Luego el grupo se dividió por lo que Obi-Wan Kenobi y la legión 212 tomaron el mando sobre el frente sur y atacaron la sede de la milicia local, mientras que a Anakin Skywalker y la Legión 501 se les dio el control sobre el frente norte con la intención de que flanquearan los refuerzos Separatistas y proporcionar apoyo a Kenobi. Al llegar a la atmósfera, las fuerzas de tierra fueron desplegadas en un escuadrón de combate custodiado por un ala de cazadores de cabezas.

Un gran número de caminantes AT-RT fueron desplegados de las cañoneras, y cargaron contra la milicia Umbarana, despejando el camino para la infantería clon en la tierra. Los umbaranos emplean tanques que utilizan armamento basado en corriente eléctrica; Sin embargo, agilidad del caminador les permitió fácilmente superar varios de los tanques y los derrotaron desde el flanco. Skywalker y sus hombres aterrizaron después de un aterrizaje forzoso, la pérdida de al menos una cañonera de combate al fuego de superficie. La fuerza de ataque procedió hacia adelante para reclamar una cresta al norte que era viable como un área potencial para la llegada de fuerzas de la República. Las fuerzas clon cargaron directamente a la primera línea de los Umbaranos, obligando a la milicia enemiga a retroceder. Sin embargo, los clones se encontraron una forma extraña de la fauna Umbaran: una criatura carnívora, con tentáculos conocido como el vixus. La criatura agarró varios clones con sus apéndices tentaculares y arrastró a uno en su boca abierta. Cincos que estaba en las garras de la criatura, lo engañó para que tragara un detonador térmico, destruyendo al monstruo desde adentro.

Umbara contra Skywalker.jpg

Anakin y Rex y liderando a la 501 en Umbara.

Después de asegurar la zona de aterrizaje, las fuerzas clon se atrincheraron en la cresta. Mientras descansaban, los insurgentes Umbaranos se reagruparon para una emboscada en el campamento clon; distrayendo a los clones cansados con androides asesinos millicreep, los umbaranos formaron un círculo alrededor del campamento y atacaron a los clones por la parte trasera. En respuesta, el General Skywalker autorizó un bombardeo de la cresta, y ordenó a sus hombres volver a caer hacia el sur, perdiendo por lo menos un caminante AT-RT en el proceso. Al llegar a la zona de reserva, dos bombarderos Ala-Y encabezados por el comandante de la unidad alfombra Odd Ball bombardearon la cresta, acabando con el último vestigio de la resistencia Umbaran en la zona.

A medida que las fuerzas clon se reagruparon para el inminente ataque a la capital Umbarana, el general Pong Krell llegó, con la transmisión de una orden del Consejo Jedi de que Skywalker tenía que volver a Coruscant, una orden que al parecer se originó a partir Canciller Supremo Palpatine. Skywalker siguió a regañadientes la orden, dejando a Krell para dirigir la 501 en el ínterin. Krell entonces ordenó a sus hombres marchar sobre la capital. En el camino, fueron atacados por un par de almas en pena, que Krell mató a fin de que el batallón pudiera reanudar marchando adelante. Cuando Krell y la 501 llegaron a las afueras de la capital, Krell ordenó a las tropas para lanzar un asalto frontal en lugar de utilizar los ataques por sorpresa preventivos. Rex" cumplió la orden y entonces condujo a sus soldados y AT-RTs en la carretera para asaltar la capital. Cuando la 501 marchó a lo largo del camino, se encontraron con un campo de minas, matando soldados Oz y Ringo. Cincos fue capaz de encontrar más minas y un camino para atravesarlas sin que exploten. Los soldados de la 501 pronto fueron emboscados por elementos de la milicia Umbarana, pero aunque mantuvieron suposición quedaron expuestos y no podían resistir por mucho tiempo. Rex ordenó entonces a la 501 retirarse con el fin de obtener una mejor posición de combate. Entonces fueron capaces de reunirse con Krell y el resto de sus camaradas. Juntos fueron capaces de repeler a los umbaranos. Después de eso, Krell critica a Rex por abandonar la carretera. Rex y Cincos fueron capaces de convencer al general que hicieron lo que era lo mejor para sus hombres. Después de que Krell da a Rex un dudoso cumplido los umbaranos lanzan un contraataque contra la 501.

Base

501 en Umbara.jpg

501 combtiendo en Umbara antes de cambiar de General

Krell y la 501 continuaron manteniendo sus posiciones a pesar de los incesantes ataques de la milicia Umbarana que venían de tierra y aire. La 501 no podía romper filas para apoyar batallón del general Kenobi. Kenobi entonces se puso en contacto Krell, ordenándole que tomase una base aérea que se utiliza como una base de abastecimiento para la capital. La 501 se reagrupo y procedió a la base aérea. Cuando la 501 estaba a una corta distancia de la base aérea, Rex sugirió que probasen explorar y descubran otra forma de entrar. Krell, sabiendo la urgencia de la situación de Kenobi, ordenó al capitán el batallón tomara la base a través de una sola entrada. Los hombres de Rex comenzaron a criticar las órdenes y tácticas de Krell sabiendo que sus víctimas serían altas pero pudo convencerlos de llegar hasta el final acompañándolos. Cuando empezó el ataque, Rex dividió a sus hombres en tres grupos, con Cincos, Hardcase y él mismo a cargo cada uno de estos grupos. Cuando los soldados de la 501 hicieron su camino a través de la garganta, que fueron atacados por tanques oruga a los que sometieron con sus lanzacohetes y detonadores térmicos. La 501 luego reanudó su avance hacia la base aérea antes de ser forzada a retirarse por el fuego enemigo de los cañones de araña. Krell ordenó a Rex empujar el ataque; sus hombres trataron de usar lanzacohetes en los cañones de araña, pero sin resultado alguno.

Rex ordenó entonces a Cincos y Hardcase adquirir un par de cazas estelares Umbaranos y usarlos contra los tanques. Sin embargo, Krell ordenó a Rex lanzar un ataque a gran escala. Rex y sus hombres continuaron manteniendo sus posiciones contra los tanques. Los dos soldados pasaron la valla del sensor que rodea la base aérea de un árbol que sube. Después de que Cincos y Hardcase repitiesen el proceso explotaron el árbol para distraer a los umbaranos. Cincos y Hardcase fueron capaces de conseguir en un par de cazas estelares y destruyeron con éxito los tanques, con Krell mirando a la destrucción con un amor de guerra, contrariamente a los ideales de un Jedi. Krell entonces envió al sargento clon Appo y el resto del batallón a tomar la base aérea. La 501 tuvo éxito en la toma de la base aérea. El batallón luego rodeo a los presos y mantuvo la base bajo control antes de pasar a ayudar a Kenobi en la toma de la capital.

Provisiones

501stFrontLines-Umbara.png

El General Krell y la 501 bajo intenso fuego enemigo.

Después de que Krell y la 501 conquistaron la base aérea para la República, los umbaranos intensificaron sus ataques, tratando de retomar su base aérea. El Jedi se aseguró de que todas las medidas de seguridad se reconfiguraron y que el batallón permanecieron en alerta a cualquier cosa, mientras soldado ARC Cincos trabajo en el examen de los cazas Umbaranos. A continuación, Krell fue contactado por Kenobi, quien lo felicitó por tomar la base aérea, aunque este último quería esperar hasta que la batalla hubíese terminado para celebrar. Kenobi informó entonces a Krell que su batallón fue empujado fuera de la capital por misiles de largo alcance y que la capital estaba siendo reabastecida por una nave de aprovisionamiento de separatistas en órbita, fuertemente custodiada por la armada separatista, que superaban en número a las naves de la República. Krell, sin embargo, dijo que tendrían que tener el capital independientemente de estos misiles y dijo que él reuniría con Obi-Wan y su batallón en el punto de encuentro. La transmisión de Kenobi se perdió luego de eso. Krell ordenó a Rex que preparara el batallón a salir en 12 horas para avanzar sobre la capital; el capitán le preguntó a Krell si debería tratar de conseguir un mensaje a través de Kenobi para coordinar su ataque a la luz de la reciente amenaza. Krell sabía, sin embargo, que al igual que él y su batallón, Kenobi tenía las manos llenas y afirmó que era necesario lanzar todo lo que tienen en la capital. Rex dijo a Krell que eso sería estar caminando en una zona de la explosión pero el Jedi no estuvo de acuerdo y le ordenó preparar a sus tropas.

Después de que Rex informó a sus tropas, el soldado ARC Cincos dijo a Rex que habían roto los códigos de acceso Umbaranos y que pueden utilizar los cazas capturados para infiltrarse en la nave de abastecimiento y destruirla, cortando así el suministro a la capital. Rex dijo a Krell de este plan, pero Krell no desea perder los hombres en este plan sabiendo que van a necesitar todo el mundo para ayudar a tomar la capital. A pesar de las órdenes de Krell, Cincos decidió seguir adelante con la misión pese al riesgo de corte marcial así, Hardcase y Jesse entraron a un hangar y se entrenaron en el vuelo de los cazas capturados, aunque Hardcase todavía estaba teniendo problemas en el vuelo de la nave. Krell pronto fue informado de esto. Cincos dijo a Krell que es sólo un simulacro de seguridad, pero Krell sin embargo no le cree. Después de eso Hardcase dispara accidentalmente a la puerta del hangar y Krell se desmaya. Hardcase entonces descubre como volar el caza estelar. Cuando Krell exige saber lo que sucedió, Cincos y Hardcase le dicen que era una trampa enemiga y que que tenían suerte porque consiguieron el control antes de que el caza se volviera loco. Krell entonces ordena que los cazas sean bloqueados, a pesar de las objeciones de Hardcase. Después dejar a Krell, Jesse y Hardcase se ofrecieron para volar con Cincos, sin importar las consecuencias. Cincos les conto su plan sabiendo que cuando el General Skywalker era un niño, él explotó una nave golpeando sus reactores desde el interior. Rex entonces estaba realizando un barrido del perímetro cuando Cincos, Jesse y Hardcase le dicen que tienen la intención de seguir adelante con su plan. Rex de mala gana les da permiso para hacerlo, pero les dice que si son atrapados, no va a ser capaz de ayudar.

Separatist supply ship.png

Cincos y Jesse escapan de la destruccion de la nave Separatista

Cincos, Jesse y Hardcase continuación, requisaron los cazas capturados y se abrieron paso en órbita hacia la nave de suministro. Cuando llegaron allí, estaban en medio de una batalla espacial entre las flotas de la República y los separatistas. Cuando Krell se enterara de esto, Rex le dijo que no era más que una misión de reconocimiento. Mientras tanto, los soldados renegados continuaron hacen su camino a través de la batalla hacia la nave de suministro. Los droides de batalla luego vieron que los pilotos de combate eran clones y el droide táctico encargado fue informado de esto. Cuando los droides empiezan a cerrar las puertas, Hardcase disparo contra ellos pero daña su caza. El droide táctico ordenó entonces que las defensas aumentaran y los rayos del reactor blindado fueron activados. Justo cuando los soldados atacantes hacen su tiro sobre los reactores, se subieron los escudos de rayos. Los clones asaltantes luego cayeron bajo el fuego de tierra de los droides. Hardcase entonces deja su caza y toma una de sus vainas de misiles en la sala del reactor y le dice a Cincos y Jesse que se marchen. Justo cuando Cincos y Jesse se van, Hardcase estrello la vaina del misil en los reactores, destruyendo así la nave de suministro. Después de que Cincos y Jesse aterrizaran fueron llevados a ver Krell. Aunque Krell sabía que era un acto valiente, se enojo porque ellos desobedecieron sus órdenes. Rex trató de tener la culpa de esta misión, pero Cincos insistió en que era su idea. Krell dijo a Cincos y Jesse que van a enfrentarse un consejo de guerra y ser ejecutados.

Ejecucion

Fives's and Jesse's execution.png

Jesse y Cincos frente a un peloton de fusilamiento.

Después del evento en el que Cincos, Jesse y Hardcase que se había sacrificado para destruir la nave de suministro desobedecieron las órdenes de Krell, Rex trató de hablar con Krell para que no les hiciese una corte marcial a Cincos y Jesse porque no era necesario y que las tropas sentían que Krell ponía en peligro innecesariamente sus vidas. Krell se limitó a contestar que el consejo de guerra era necesario para mostrar a los clones quien está a cargo. Después de una breve charla intensa, Krell decidió que la ejecución de los Cincos y Jesse sería algo más eficaz que hacerles la corte marcial. Entonces le ordenó a Rex a preparar un equipo para su ejecución. Sorprendido, Rex trató otra vez de razonar con el general, sólo para recibir gritos. Haciendo lo que le dijo, Rex saco a Cincos y Jesse de sus celdas. Rex les dijo que él trató de razonar con Krell sin éxito. Él y los otros soldados los pusieron a lo largo de la pared de la base aérea. A medida que el equipo de ejecución preparada para disparar, Dogma, el líder de la ejecución, preguntó a Cincos y Jesse si les gustaría estar con los ojos vendados; sin respuesta, Dogma lo tomó como un no. Cincos se paró y dijo que lo que son acerca de hacer está mal y que no debe escuchar a la orden de Krell para su ejecución. Dogma comenzó a preguntar por qué los soldados no mataron a Cincos y Jesse, solo para que Rex interviniera y les dijese que sus acciones en la nave de suministro fueron heroicas y que si todos los clones de la Legión 501 fueron recompensados con la ejecución de acciones heroicas, entonces un día que todos enfrentarían un destino similar. Los soldados entonces desataron a los dos clones.Arriba en la torre, Krell estaba furioso al saber que los clones no mataron a Cincos y Jesse y amonesto a Rex por ello. Pronto vino un mensaje entrante y un soldado clon dijo que los umbaranos han intensificado sus defensas y recientemente habían emboscado un pelotón clon y paraaprovechar las armaduras y las armas clon y se habían disfrazado de soldados clon. Krell puso la ejecución en espera y ordenó a Rex y sus hombres que se preparan para marchar sobre la capital y le recordó que contase a sus hombres que el enemigo se ha disfrazado de soldados clon.

Traicion

Pong krell torre.jpg

Krell mostrando su verdaderos colores al atacar a los clones

Poco después, Rex estaba preparado para liderar el pelotón hacia adelante a través de los pantanos de brezo del desierto Umbarano. Él les advirtió que debían permanecer alerta, ya que los umbaranos pueden utilizar los suministros de la República capturados para crear confusión. Cuando Rex y el resto de sus hombres fueron atacados por los umbaranos disfrazados, a continuación, las tropas establecieron sus morteros y abrieron fuego contra el enemigo. El enfrentamiento entre ambas partes continuó, con Krell viendo con desprecio, hasta que Rex descubrió que los umbaranos "encubiertos" eran en realidad clones. Rex entonces ordenó a sus hombres dejar de disparar, diciéndoles a quitarse los cascos para ver que eran todos los clones. Ambos grupos revelaron ser clones. Rex encontró entonces el líder de pelotón del batallón 212, Waxer, quien fue mortalmente herido en el tiroteo. Rex preguntó a Waxer quien dio la orden de atacar a lo que le dijo a Rex que Krell dijo a su pelotón que los umbaranos habían robado la armadura clon. Waxer muere poco después. Entonces Rex redondea sus hombres y los restos de los camaradas de la 212. Rex les dijo que ellos van a arrestar a Krell por traición a la República. Rex luego les dijo que si alguien no quería hacer esto, debía salir de la línea de fuego . Todos los hombres de Rex y la 212 supervivientes se adelantaron para detener a Krell.

Rex y la 501, junto con el resto del pelotón de Waxer se dispusieron a detener a Krell. En el camino, Rex había liberado Cincos y Jesse de su encarcelamiento y les devolvió su armadura y armas. Rex y sus hombres procedieron a la torre de control para hacer frente a Krell. Rex dijo entonces que el general Krell estaba relevado de su mando, pero Krell dijo a Rex que él y sus hombres estaban cometiendo un motín. Krell luego admitió que les dijo a sus hombres que se matan entre sí. Cuando vio que los clones se acercaban a él, Krell los sometió, matando a algunos de ellos con sus sables de luz de doble cuchilla y luego escapó a la selva, lo que demuestra una recién descubierta pasión por el lado oscuro y la violencia. Rex ordenó a sus hombres entrar en la selva y encontrarlo. Dogma, permaneciendo fiel a Krell, intento detener a sus hermanos, llamándolos traidores. Después de que Rex convenció a Dogma de que se detenga y fue llevado al calabozo. Cuando Rex y el resto de sus tropas marcharon en medio de los pantanos de brezo, Krell sometió a uno de los escuadrones. Krell, usando la fuerza, se burló de Rex y sus hombres, diciendo que los él había estado utilizando todo el tiempo y se ríe de ellos. Tup entonces hizo que Rex atrajera al Maestro Jedi corrupto sobre él. Cuando Tup logró atraer la atención de Krell lejos del resto de los clones, el general se topó con un vixus. Aunque Krell fue capaz de liberarse de las garras de vixus, él fue sorprendido por Tup, y las tropas le colocaron un par de esposas en las manos y fue puesto bajo custodia.

KrellVsClones-CoK.png

Krell matando a dos clones sin piedad.

Cuando Rex cuestionó a Krell sobre sus acciones, admitió que se ha convertido en un traidor y le dijo a Rex que él previó que los Jedi perderían la guerra y que surgirá un nuevo orden, y que a cambio de traicionar a la República, se convertiría en nuevo aprendiz del Conde Dooku. Esto sorprendió a Dogma, ya que fue uno de los soldados más leales de Krell. Rex descubrió entonces que Krell había saboteado las comunicaciones de la base aérea y que la legión 212 hacía tiempo que había tomado la capital. Por desgracia, las fuerzas Umbaran estaban en camino para volver a tomar la base aérea. Cuando cincos advierte Rex que si lo liberan Krell debilitaría el punto de apoyo de la República Rex decidió ejecutar al general caído. Rex y Cincos luego descendieron al calabozo y liberaron a dogma. Rex le dijo a Krell que debía quedar de cara a la pared y ponerse de rodillas. Krell se burló de Rex diciendo que temía apretar el gatillo. Justo cuando Krell terminó su última burla, Dogma tomó una de las pistolas y disparó contra Krell por traicionar a todos y cada uno de sus hombres. . Rex luego se enteró de que Kenobi y la 212 habían asegurado a todos los sectores y que todos los umbaranos restantes habían sido derrotados, lo que marca el fin de la invasión de Umbara.

Resultado

Rexecutioner-CoK.png

Pong Krell, momentos antes de su muerte.

Con Umbara asegurada, la República fue capaz de recuperar el bastión separatista. Sin embargo, Rex no tenía ganas de celebrar y en su lugar se preguntó cuál era el sentido de la guerra y lo que les pasaria a los soldados cuando terminase. La caída de Krell cerca del final de la batalla demostró que incluso los Jedi podrían caer al lado oscuro si caen en la desesperación con la forma en que la guerra iba.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar