Fandom

Star Wars Wiki

Batalla de Teth

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión2 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.
«Secuestrado, el hijo de Jabba el hutt ha sido. El tratado con Jabba Obi-Wan negociará. Encontrar a los renegados que tienen al hijo de Jabba, tu misión será, Skywalker.»
―El Maestro Yoda le informa a Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y a Ahsoka Tano acerca de su próxima misión[fuente]

La Batalla de Teth tomó lugar en 22 ABY en el planeta de Teth, durante el conflicto civil entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes conocido como Guerras Clónicas. Buscando ganarse las rutas hiperespaciales del Espacio Hutt, el Conde Dooku y la Confederación secuestraron a Rotta, hijo del señor del crimen hutt Jabba Desilijic Tiure, intentando culpar por el crimen a la Orden Jedi y ganarse el respeto de Jabba. El Caballero Jedi Anakin Skywalker y su recientemente asignada aprendiza pádawan, Ahsoka Tano, fueron enviados para rescatar a Rotta para poder aliarse con Jabba para, de igual manera, obtener pasaje seguro por el Espacio Hutt. Skywalker y Tano se aventuraron hacia el Monasterio de la Orden B'omarr en Teth—donde el huttlet había sido localizado por los Exploradores de la República—con los soldados clones de la Compañía Torrente, mientras el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi negociaba con Jabba en el planeta natal del señor del crimen, Tatooine.

Sin poder aterrizar directamente en el monasterio de Teth, debido a los droides de batalla que lo custodiaban, las fuerzas de Skywalker y Tano fueron enviados a la jungla debajo del monasterio, e iniciaron un asalto vertical, que incluían a caminantes AT-TE que trepaban por una pendiente. Cuando Skywalker y Tano lograron derrotar a los droides, y rescatar al huttlet, la Confederación—liderada por la Acólito Oscuro Asajj Ventress—iniciaron un asalto para retomar el monasterio, y las fuerzas de la República se vieron obligados a barricarse a sí mismo dentro de la fortaleza. Ambos Jedi fueron a buscar una salida secundaria para escapar del monasterio, esperando encontrar material médico para el huttlet, que estaba enfermo aparentemente, mientras que el Capitán Clon CC-7567, apodado "Rex", se quedaba con el resto de la Compañía Torrente a proteger la entrada del monasterio.

Sin embargo, Ventress y sus fuerzas lograron entrar en el monasterio, y todos los allí presentes murieron, con excepción de cinco soldados clones y el capitán Rex, que fueron tomados como prisioneros. Con la ayuda del droide astromecánico R2-D2, Skywalker y Tano localizaron una salida trasera del monasterio, y confrontaron a Ventress antes de poder escapar en un carguero viejo que había en la plataforma. Sin embargo, los Jedi fueron forzados a continuar directamente hacia Tatooine en la nave vieja, debido a que el hangar principal del Destructor Estelar clase Venator Espíritu de la República resultó gravemente dañado por Droides Buitre en una contienda en el cielo. Mientras tanto, Kenobi logró llegar a Teth con refuerzos, con la Compañía Fantasma del Comandante CC-2224—apodado Cody— y cañoneras de ataque LAAT/i. Kenobi también tuvo que batirse en duelo con Ventress, y la Acólito Oscuro escapó al descubrir que Skywalker ya había abandonado el sistema, y se dirigía hacia Tatooine. Con los refuerzos, las fuerzas de la República pudieron destruir nuevamente al Ejército Confederado.

Preludio

«¿Podría usted matar a un niño?»
«¿Podría usted?»
―Ziro Desilijic Tiure y el Conde Dooku[fuente]

En 22 ABY[2], durante el conflicto de secesión conocido como Guerras Clónicas, tanto la República Galáctica como la Confederación de Sistemas Independientes necesitaban el acceso dado por las hiperrutas controladas por Sol Negro en el Espacio Hutt. Sin embargo, la Confederación diseñó un plan para raptar a Rotta, el hijo del señor del crimen hutt Jabba Desilijic Tiure, y recibió asistencia secreta del tío de Jabba, Ziro Desilijic Tiure. La Confederación planeaba culpar a la República y a la Orden Jedi por el crimen y regresarle al hijo de Jabba como si lo hubiesen rescatado, intentando ganarse la alianza del señor del crimen, y el acceso a las rutas hiperespaciales. Ziro mismo planeaba tomar el puesto de Jabba como líder de los clanes Hutt. Una vez los Jedi hubieran recuperado a Rotta, el Conde Dooku planificó usar un droide de protocolo para grabar un holograma de Rotta en posesión de los Jedi, y Dooku, iba a ser capaz de engañar a Jabba mostrándole la holograbación. Tras asegurar el acceso de la Confederación por medio del Espacio Hutt, Jabba tomaría acción inmediata contra los Jedi y la República se vería forzada a encarcelarlo por sus fechorías.[1]

Octopus ship capture.jpg

La Tridente captura a la barcaza velera, secuestrando a Rotta.

La Acólito Oscuro Asajj Ventress había secuestrado al hijo de Jabba en su planeta natal, Tatooine, y Jabba—inconsciente del envolvimiento de la Confederación y su tío en el rapto—empleó cazarrecompensas para buscar a Rotta. Jabba también pidió ayuda al Alto Mando de la República y a la Orden Jedi misma. Sin embargo, los únicos Jedi que podían ser enviados para la invasión, eran el Alto General Obi-Wan Kenobi y al General Anakin Skywalker para la misión, quienes acababan de derrotar a las fuerzas Confederadas en el planeta Christophsis.[1]

Los sicarios contratados por Jabba rastrearon a Rotta hasta el Monasterio de la Orden B'omarr en el planeta de Teth. Sin embargo, fueron capturados y decapitados, y sus cabezas fueron enviadas de vuelta al mismo señor del crimen. Los Exploradores de Reconocimiento de la República también siguieron al huttlet hasta Teth, y al concluir la Batalla de Christophsis, Kenobi partió a negociar con Jabba en Tatooine, en nombre del Alto Mando de la República. A los Jedi se le fue dado únicamente una rotación planetaria para que le fuese devuelto su hijo al señor del crimen, y se apresaran a los captores; es más, si la República y los Jedi no podían culminar su tarea a tiempo, Jabba le pediría ayuda al Conde Dooku y a la Confederación. El Gran Maestro Jedi Yoda le encargó a Skywalker y a su recientemente asignada aprendiza padawan, Ahsoka Tano, la tarea de rescatar al hijo de Jabba, y, siguiendo los informes de los exploradores, Skywalker y Tano se dirigieron a Teth. Sin embargo, los Jedi también desconocían el papel de la Confederación en el rapto de Rotta.[1]

Skywalker y Tano llegaron sobre Teth, abordo de una nave de asalto clase Acclamator I con una contingente de soldados clones de la Legión 501, y se reunieron con los exploradores de la República. Los soldados ARF informaron que el monasterio estaba siendo custodiado por, por lo menos, dos batallones de droides de batalla. Además de eso, el monasterio estaba sumamente fortificado, y las fuerzas de la República no iban a poder aterrizar allí. Skywalker eligió iniciar un asalto terrestre, y el crucero de asalto descendió de entre la atmósfera. El transporte desplegó varias cañoneras LAAT/i, con los Jedi y el contingente de la Compañía Torrente abordo, adicionalmente a varios Cargadores LAAT/c, llevando al campo de batalla dos vehículos AT-TE. La cañonera transportaba a Skywalker, Tano y al Capitán Clon CC-7567, apodado como Rex, fue pilotada por el Soldado clon teniente Hawk.[1][2]

La batalla

Asalto vertical

Tano: «¡Bueno, aquí comienza la diversión!»
Skywalker: «¿Carrera hasta la cima?»
Tano: «Pienso darte ventaja.»
Skywalker: «¡Grave error!»
―Ahsoka Tano y Anakin Skywalker [fuente]

Mientras las cañoneras se aproximaban al monasterio, los droides se percataron de su presencia, y comenzaron a abrir fuego. Activando sus escudos, las cañoneras pudieron aterrizar seguramente en la jungla, y las fuerzas de la República iniciaron el asalto hacia la pendiente del monasterio. Las fuerzas de droides, bajo el mando de un droide comandante, vieron a Tano y comenzaron a abrir fuego hacia ella; y la República respondió abriendo fuego desde los cañones de los caminantes. En el constante intercambio de ráfagas de rayos láser, los Jedi y los soldados pudieron iniciar un asalto vertical desde la parte más baja de la pendiente, para subir hacia el monasterio. Los Jedi y soldados clones usaron vides para ascender hacia la media milla de la pendiente,[4] y los soldados clones también utilizaron los ganchos de los rifles bláster, mientras que los dos caminantes AT-TE utilizaron los pezados pies de los vehículos para apoyarse en la tierra y ascender, y mantener una postura de ataque y defensa de forma vertical. Varios droides araña DSD1 concentraron fuego en los caminantes, destruyendo uno desde la cabina, y regresándolo violentamente hacia la posición inicial de la pendiente. Tano defendió el vehículo blindado restante, al apoyarse en el vidrio delanterio de la cabina, y defenderlo con su espada láser, de fuego droide. Las fuerzas de la República fueron atacadas por varios droides de combate B1, que montaban vehículos monoplazas STAPs, y las dos patas frontales del caminante que Tano defendía, se despegaron de la pendiente, y el vehículo perdió equilibrio.[1][2]

ATTE scale cliff.jpg

Las fuerzas de la República, los soldados clones y el AT-TE escalan el acantilado.

Notando al vehículo desequilibrado, Skywalker saltó de inmediato desde su posición en la pendiente en rescate de su pádawan, y eliminó a los pilotos droides de los STAP con su sable de luz, tirando a uno lejos de una patada, y el Jedi se apoderó de uno de los vehículos por sí mismo para dirigirse a la cima de la pendiente. Una vez más ascendiendo la pendiente, Skywalker utilizó su STAP para eliminar a muchos droides araña, mientras que el caminante AT-TE retomaba su marcha en la parte baja del acantilado. No pasó mucho tiempo antes de que el STAP de Skywalker fuese derribado por un tiro por uno de los droides de seguridad en el porche del monasterio. El Jedi se las arregló para caer dentro del porche, y, de alguna manera, eliminar a todos los droides allí presentes. Sin embargo, Skywalker se vio rodeado de pronto por varios droidekas que salieron apresuradamente desde el interior del monasterio, pero la llegada de Tano y el caminante AT-TE destruyeron a los droides destructores antes de que siquiera diesen un disparo.[1] El monasterio quedó poco después asegurado; sin embargo, Skywalker y Tano habían perdido casi a la mitad de sus hombres allí, antes de aunque sea llegar a la cima de la pendiente.[2]

Tras un momento de planear sus siguientes movimientos con el Capitán Rex, Skywalker y Tano entraron al monasterio y encontraron a 4A-7, el droide espía Confederado que había sido enviado para grabar un holograma que mostrara a los Jedi en posesión de Rotta. El droide afirmó ser cuidador del monasterio, y les contó a los Jedi que los droides de la Confederación mantenían a sus prisioneros en los niveles inferiores. Ordenándole a Rex y a sus hombres quedarse en la entrada del monasterio, los Jedi se adentraron dentro de este para rescatar al huttlet. Ventress y sus droides los estaban esperando, ocultados en algún lugar en el exterior del monasterio. La Acólito Oscuro realizó todos los preparativos para grabar el data solicitado por su maestro—el Lord Sith Conde Dooku—necesitado para inculpar a los Jedi.[1][2]

Skywalker y Tano entraron entonces en las mazmorras, y fueron recibidos por varios droides de combate. Tano eliminó muchos de estos antes de que los Jedi siquiera rescataran al captivo huttlet. Sin embargo, los Jedi se percataron de que Rotta estaba sumamente enfermo, y que requería asistencia médica, la Confederación había infectado a Rotta con una peligrosa infección antibacterial, haciendo que resultase mucho más difícil para la República regresar con vida a Rotta hacia su padre. En su retorno al porche del monasterio, los Jedi colocaron a Rotta en una mochila para que pudiese ser transportado con mayor facilidad, a pesar de la resistencia mostrada por el huttlet. Sin embargo, permanecían inconscientes de que sus actos con el hijo de Jabba estaban siendo grabados por 4A-7. La holograbación fue transmitida de inmediato al Conde Dooku, quien se la mostró a Jabba, como prueba de que su hijo estaba en posesión de los Jedi, y que estaba siendo severamente maltratado. La artimaña tuvo éxito, y Dooku fue capaz de engañar a Jabba, al hacerle creer sus mentiras. Ventress fue torogada con una nueva tarea—recuperar al huttlet sano y salvo para ser devuelto a Jabba como garantía de la Confederación.[1][2]

Contraataque de la Confederación

«Señora, los Jedi se han barricado a sí mismos en el vestíbulo del monasterio.»
«No tienen hacia dónde correr...»
―Un droide de combate B1 informa de lo sucedido a Asajj Ventress[fuente]

Mediante una holotransmisión realizada a través del droide astromecánico R2-D2, Skywalker y Tano le informaron de su situación a Kenobi. El Jedi sospechó rápidamente del envolvimiento con la Confederación en el rapto de Rotta, y también dedujo que la Confederación los estaba usando para convencer a Jabba—y como extensión, a los clanes Hutt—para unirse a su secesión armada en contra de la República. Antes de que su reunión pudiese siquiera continuar, varias naves de asalto Confederadas se aproximaron al monasterio, desplegando varios Droides Buitre para atacar las fuerzas de la República. Mientras varios escuadrones de droides de combate se aproximaban al porche a pie, el grupo de batalla de la República intentó mantener su posición ante los Confederados, pero se vieron abrumados. El caminante AT-TE que quedaba, logró proteger con su tamaño la entrada del monasterio, y fue defendido por los Sargentos Coric y Hez, y sus escuadrones, mientras que el resto de las fuerzas de la República se escondía dentro del edificio.[1][2]

Confederate counterassault.jpg

Los droides Confederados se infiltran al monasterio.

No pasó mucho tiempo antes de que el vehículo blindado AT-TE cayera debido al fuego enemigo, y los Jedi y los clones se vieron forzados a retirarse totalmente hacia el monasterio, encerrándose a sí mismos dentro de la fortaleza. Sin embargo, la defensa del monasterio causó a Skywalker la pérdida de tres de sus hombres. Los droides montaron un campamento en el porche del monasterio, y colocaron a dos a trabajar en los controles de las puertas cerradas. Debido a que Rotta aún necesitaba atención médica, Tano convenció a Skywalker de buscar una salida, y para encontrar el material requerido para el huttlet enfermo, mientras que el capitán Rex se colocaba en posición en el vestíbulo del monasterio para comandar al resto de las fuerzas. Los Jedi entraron entonces a lo que parecía una vieja sala del trono hutt, y R2-D2 analizó los esquemáticos del edificio desde un enlace a los sistemas del monasterio.[1][2]

Al volverse demasiado impaciente para que los droides pudiesen abrir la compuerta, Ventress rompió el sistema de apertura en dos, con una de sus espadas, causando que se abriese como sistema de seguridad. Los droides B1 y B2 se adentraron en el monasterio, con droies araña cubriéndolos detrás suyos, y la Compañía Torrente se vio prontamente abrumada, con tan sólo seis soldados clones—incluyendo al Capitán Rex—sobreviviendo al asalto. Ventress le ordenó entonces a los droides sellar todas las salidas, pero fue atacada por un disparo de la pistola de Rex, el cual había fingido su muerte, aparentemente. El capitán clon destruyó con su tiro un droide comandante, el cual estaba cerca de la Acólito Oscuro, pero Ventress desvió el disparo con sus sables, y tiró a un lado la pistola de Rex con la Fuerza. Ahorcándolo de igual manera, Ventress le exijió al capitán la información del paradero de Skywalker, pero sólo recibió sólo respuestas violentas por parte del clon. Ventress intentó entonces aplicarle un truco mental a Rex, pero el soldado pudo resistir la influencia suya, y secretamente alertó a Skywalker de la presencia del Acólito Oscuro. Cuando Ventress partió para buscar a los Jedi, Rex y los otros cincos sobrevivientes de la Compañía Torrente fueron tomados como prisioneros, y vigilados por droides de seguridad Confederados.[1][2]

Duelo en la fosa

CC-7567: «Ya controlamos a los droides. ¿Cuál es su ubicación?»
Skywalker: «Ventress...»
Tano: «¿La asesina de Dooku?"
Skywalker: "Vino para matar al hutt. ¡Vamos!"»
— Skywalker y Tano reciben la comunicación falsa de Rex[fte.]

Cuando Rex contactó a Skywalker, lo llamó como "Anakin", en lugar del acostumbrado trato respetuoso de "General Skywalker", o "Señor", maniobra astuta para alertarle a los Jedi de la presencia del Acólito Oscuro en el monasterio. R2-D2 logró encontrar en la computadora de mando, una plartaforma de aterrizaje en la parte de atrás del monasterio, y los Jedi se dirigieron hacia la salida.[1] Sin embargo, antes de que pudiesen llegar lejos, Ventress llegó a su posición con varios Súperdroides de combate B2. Rodeados, Skywalker intercambió bromas con el Acólito Oscuro antes de que R2-D2 pudiese activar una trampa en el suelo, enviando a todos los presentes por una rampa varios metros abajo. Skywalker, Tano, Ventress y los droides cayeron en una enorme fosa, y Skywalker inició un violento duelo con la asesina, mientras Tano se ocupaba de sus acompañantes androides.[4][5]

VentressConfrontsJedi.jpg

Ventress inicia un duelo con los Jedi.

Skywalker se las arregló para despojar a Ventress de uno de sus sables láser, sólo para ser desarmado y noqueado por la Acólito. Ventress se vio entonces en confrontación con Tano, la cual había eliminado ya sus droides. La Acólito Oscuro recuperó su segundo sable láser y se dirigió directamente hacia la pádawan, y Skywalker volvió al combate. Debido a que Ventress combatía arduamente con los Jedi, y llamaba a través de la Fuerza para volverse más fuerte, Skywalker le ordenó a Tano escapar con Rotta. Sin embargo, mientras Tano intentaba abrir un enorme portón a un lado de la habitación, accidentalmente dejó salir a un rancor captivo. Skywalker y Ventress lograron saltar en la espalda de la criatura, y proseguir el duelo, mientras el rancor se dirigía hambriento hacia Tano y al huttlet. Al ver esto, Skywalker cortó la espalda de la criatura, causándole un desafío violento.[4][5]

Una bandada de droides de combate entraron en la fosa y comenzaron a abrir fuego en Skywalker, quien continuaba su duelo agitadamente con el Acólito Oscuro, pero los droides de la Confederación se vieron confrontados por la llegada de R2-D2. Tano atacó al rancor, apuñalándolo en el pie, y de la furia, la criatura empujó violentamente a los dos duelistas de su espalda. La criatura se acercó a Tano; sin embargo, mientras se dirigía hacia ella, Tano tomó rápidamente su sable de luz y saltó rápidamente hacia la nariz del rancor. El rancor cayó de dolor, justo sobre Ventress, y con la Acólito Oscuro distraída, los Jedi pudieron de escapar. Mientras Ventress encendía sus espadas para matar al rancor, la criatura súbitamente se levantó y chocó contra el techo, sin embargo, permitiéndole a la asesina oscura eacapar de la fosa.[4][5]

Refuerzos de la República

Droide de combate: «¡Ríndanse, perros de la República!»
Rex: «¡Somos más que ustedes!»
Droide de combate: «¿Más que nosotros? A ver, uno, dos, tres—»
―Un droide de combate B1 y el Capitán Rex, poco antes de que los droides fuesen destruidos por los disparos del caza del General Kenobi [fuente]

Mientras Ventress retomaba su persecusión hacia los Jedi, recibió una transmisión de sus fuerzas, diciendo que los refuerzos de la República habían llegado, en el Destructor clase Venator Espíritu de la República, bajo el mando del Almirante Wullf Yularen.[2] Kenobi, el cual estaba abordo del Destructor Estelar, lideró varios escuadrones de Cazas Torrente V-19 en su caza estelar Delta-7B. Como respuesta, Ventress le ordenó al droide comandante lanzar todos los droides Buitre disponibles en el porche del monasterio. El caza estelar de Kenobi se aproximó al monasterio, y los Jedi y sus fuerzas se enfrentaron entonces a los cazas droides. Mientras tanto, Skywalker, Tano y R2-D2 llegaron a la plataforma trasera del monasterio,[1] y emitieron una señal a la cañonera LAAT/i del Teniente Hawk para que los recogiese.[3] La cañonera llegó entonces y se cernió en la plataforma, pero antes de que los Jedi pudieran abordarla, un droide Buitre Confederado destruyó la cañonera en pedazos. El caza autopropulsado se aproximó a la plataforma, y Skywalker y Tano se defendieron de sus disparos, y lograron repelerlo fuera del lugar.[2]

Battle of Teth 1.jpg

Los soldados de la Compañía Torrente utilizan un AT-TE caído como protección en un tiroteo androide.

Skywalker intentó contactar a Kenobi para refuerzos, pero se percató de que los sistemas de defensa de la Confederación intergerían sus comunicaciones. Mientras tanto, los seis soldados captivos de la Compañía Torrente se revelaron contra los guardias droides, robando audazmente varios fusiles suyos, dando inicio a un feroz tiroteo. Los clones utilizaron el caminante AT-TE caído para cubrirse y enfrentar a los droides de combate en la contienda dada en el porche del monasterio,[1] y los soldados llegaron tan lejos como para plantar un detonador térmico en uno de los droides araña, ocasionando su destrucción y una enorme pérdida para las fuerzas de seguridad Confederadas. Otros explosivos colocados lograron acabar con casi toda la seguridad droide en el porche, haciendo que retrocedieran hacia las líneas de la Confederación, y los explosivos plantados dentro del vestíbulo del porche ocasionaron la destrucción de muchos de los soldados androides. Sin embargo, los droides de combate regresaron para confrontar al resto de los clones.[2] Tras recibir un informe de estátus de Rex, Skywalker preparó un plan para regresar al monasterio y ayudar a los clones, mientras que Tano sostenía su creencia de que era necesario buscar una nave para llevar a Rotta de vuelta a Tatooine. Antes de que pudiesen escapar, Skywalker y Tano se vieron confrontados por un par de droidekas, con Ventress emergiendo de entre sus espaldas. R2-D2 cerró rápidamente la compuerta de la plataforma, y desesperada, Ventress comenzó a abrir un agujero en esta con sus espadas de luz.[1]

Skywalker se preparó entonces para correr nuevamente hacia la jungla, pero la aparición de dos droides arañas DSD1 los hizo mantenerse en su lugar. Los droides comenzaron a trepar por el acantilado bajo el monasterio, dirigiéndose a la plataforma trasera, disparando a la base de esta, despertando a varios can-cells que dormitaban en panales bajo la plataforma. Skywalker y Tano dedujeron que se les agotaban las opciones para escapar, pero Rotta los alertó de la presencia de otro vehículo en un acantilado cercano, un viejo vehículo estacionado allí. Skywalker saltó hacia un can-cell, con la intención de utilizarlo para volar hacia la plataforma del acantilado cercano. Ventress se las arregló para traspasar la compuerta bloqueada, y se enfrentó a Tano en un corto combate, y cuando varios golpes fueron intercambiados, la joven Jedi fue empujada violentamente hacia el piso de la plataforma. Mientras Ventress le exijía a la pádawan la ubicación de Skywalker, este mismo apareció, habiendo obtenido completo control de la criatura can-cell. El Jedi atacó a la Acólito Oscuro con su bestia, empujándola de golpe hacia la compuerta. Mientras los disparos de los droides araña destruían la base de la plataforma, Skywalker y Tano se fueron, cabalgando al can-cell hacia el acantilado cercano, y R2-D2 los siguió volando mediante sus autopropulsores. La Acólito Oscuro tomó su frustración con un droide que le pedía un informa de su duelo con los Jedi, empujándolo con la Fuerza lejos del monasterio, mientras, derrotada, volvía a sus adentros.[1]

4A-7, quien estaba ya preparado para partir en el carguero del acantilado, detectó la aproximación de los Jedi, y se comunicó con Ventress; el droide espía logró retrasar a los Jedi. Para cuando ambos Jedi alcanzaron la plataforma de aterrizaje, se toparon con 4A-7, pero el droide espía se vio forzado a huir dentro del carguero debido a la presencia de sus colegas droides de batalla. Tano eliminó a los droides, poco antes de decapitar violentamente a 4A-7. Aún peleando contra los cazas droides en la órbita, Kenobi y su escuadrón se percataron de la contienda que la Compañía Torrente llevaba a cabo contra los droides en el lado este del monasterio, y se dirigieron con velocidad al porche para darles asistencia. El Comandante Clon CC-2224, apodado como "Cody", desplegó varias cañoneras LAAT/i desde el hangar del Espíritu de la República—la cual llevaba consigo a la Compañía Fantasma del Batallón de Ataque 212, yendo en la cañonera líder—para prestarle apoyo a los soldados de la Compañía Torrente.[1][2]

Sky fight over Teth.jpg

El Crepúsculo se dirige hacia el hangar del Espíritu de la República.

El Capitán Rex y la Compañía Torrente se las arreglaron para derrotar un droide Buitre que se aproximaba y prosiguieron el ataque, utilizando al caza droide caído como protección continua en el tiroteo. Mientras el caza de Kenobi sobrevolaba el monasterio, le ordenó a su droide astromecánico, R4-P17, tomar el control del caza. Los droides rodearon a la Compañía Torrente, pero Kenobi disparó hacia ellos antes de que pudiese abandonar su caza, uniéndose al grupo de sobrevivientes de la Compañía Torrente. El Comandante Cody y los refuerzos llegaron, y mientras las cañoneras repelían las naves de aterrizaje Confederadas C-9979, los refuerzos de soldados clones fueron desplegados para asistir a la Compañía Torrente. Kenobi partió para buscar a Skyqalker en el monasterio, mientras los clones se quedaban a enfrentar a los droides.[1]

Skywalker y Tano dirigieron al carguero hacia el porche del monasterio para ayudar a Rex y a sus hombres. Sin embargo, Tano convenció a Skywalker de la importancia de mantener al huttlet seguro y vivo. Skywalker le informó con retinencia a Rex que no iban a poder ayudarlo debido a que su objetivo era urgente, pero el soldado no pareció mostrar oposición, y le dijo al general que la misión siempre iba primero, y los Jedi se dirigieron directo al punto de encuentro con el Espíritu de la República. Sin embargo, mientras se aproximaban al Destructor Estelar, el carguero fue atacado por varios Droides Buitre, y por el mismo crucero, que originalmente los creyó ser una nave enemiga. Tras recibir una aceptación por parte del Almirante Yularen para que abordaran el acorazado, Skywalker intentó aterrizar la nave en el hangar posterior del crucero. Sin embargo, los droides Buitre se infiltraron antes y abrieron fuego al hangar y los destruyeron antes de que los Jedi pudieran aterrizar, y Skywalker se vio forzado a tomar el carguero directamente hacia Tatooine,[1] y Tano borró el contenido de la bodega de carga para que la nave pudiese saltar al hiperespacio.[2]

Kenobi vs. Ventress

«¡Maestro Kenobi! Siempre persiguiendo a Skywalker. Qué predecible.»
«Anakin deja un desastre a su paso. Lo que siempre me conduce a ti, Ventress.»
―Asajj Ventress y Obi-Wan Kenobi[fuente]

Apenas entró al monasterio, Kenobi se topó con Ventress. La Acólito Oscuro dejó a sus dos súperdroides de combate guardaespaldas dispararle a Kenobi, utilizando el tiempo que el tomó al Maestro Jedi para destruirlos para poder escapar. Kenobi siguió a Venrtess hacia otra habitación, y la Acólito Oscuro apareció de la nada y atacó a Kenobi. Mientras ambos intercambiaban golpes violentos con sus espadas, Ventress se quitó su falda y se la lanzó a Kenobi, usando cierta maniobra como distracción para atacarlo nuevamente. Sin embargo, Kenobi logró bloquear con su sable el próximo ataque. Cuando Ventress logró desarmar a Kenobi y lanzó uno de sus sables hacia su garganta, pero el Maestro Jedi se agachó para esquivar el ataque, y al apretar con fuerza sus muñecas, fue capaz de hacerla retroceder. Kenobi utilizó la Fuerza para poder atraer otra vez su sable, y el duelo prosiguió.[1]

Obi-Wan vs Ventress Teth.jpg

Obi-Wan Kenobi se enfrenta a Asajj Ventress.

Empujando al Maestro Jedi hacia una columna del monasterio, Ventress se arremetió nuevamente. Kenobi volvió a agacharse, y lo que logró Ventress, fue cortar en dos el pilar, en lugar de su objetivo primario. Tras varios ataques y defensas con la Acólito Oscuro, Kenobi empujó con la Fuerza a Ventress hacia atrás. Continuando el duelo, Ventress se saltó lejos de Kenobi, y el Maestro Jedi realizó un salto cargado para perseguir a la asesina hacia una plataforma superior al lado de la habitación. Ventress continuó, y Kenobi le afirmó en un breve silencio en el duelo, que el plan de la Confederación para hacer que los hutt se volviesen en contra de los Jedi no iba a tener éxito. Ventress afirmó en respuesta que el plan sí tendría éxito cuando la verdad muriera consigo, y el Acólito Oscuro sostuvo sus espadas láser mientras daba saltos en el aire para realizar ataques cargados hacia Kenobi. El Maestro Jedi logró bloquear los ataques y contrarrestar con un ataque descendiente desde la Acólito Oscuro.[1]

Kenobi empujó a su adversaria hacia atrás, y Ventress unió sus espadas láser para formar un sable de luz de doble hoja. Kenobi saltó a través de una ventana hacia una rampa externa del monasterio, y Ventress inició una persecusión apenas pudo. Sin embargo, cuando el carguero que Sktwalker y Tano robaron saltó al hiperespacio, tanto Ventress como Kenobi sintierton la partida de Skywalker. Enfurecida, la Acólito Oscuro continuó los ataques hacia Kenobi para hacerlo retroceder, pero el Jedi fue capaz de destruir sus sables unidos, y hacerla tener dos como inicialmente había tenido. Kenobi bloqueó las espadas de la Acólito Oscuro y las empujó hacia un lado de la plataforma; despojándola brutalmente de una de estas, tirándola al vacío del planeta, pero, secretamente, Ventress logró convocar a un Droide Buitre cercano para que pudiese escapar, antes de continuar el duelo. Kenobi forzó a Ventress retroceder, y mientras el Maestro Jedi le exijía su rendición, el Droide Buitre llegó para retirar a Asajj Ventress del escenario de combate. La asesina escapó abordo del caza droide, y Kenobi regresó al porche del monasterio para continuar la lucha contra los droides de batalla. Sin Ventress liderando el equipo, y con sus naves de desembarco destruidas, las fuerzas de la República derrotaron a los droides.[1]

Posteriormente

«La República envió demasiados soldados, Milord. Para cuando encontramos al hijo de Jabba, Skywalker ya lo había...asesinado.»
―Asajj Ventress sostiene las mentiras del Conde Dooku[fuente]
Ziro the Hutt.jpg

Ziro conspira con el Conde Dooku mediante un holograma.

Mucho del monasterio quedó destruido en el intenso combate que se había llevado a cabo. Ventress envió una nave para perseguir al carguero de Skywalker, pero el Conde Dooku le dio la orden de retirarla. Para asistir al Conde Dooku en sus engaños hacia Jabba, Ventress se reportó mediante un holograma a Dooku y a Jabba, informando falsamente que la República había asesinado a Rotta, haciendo que el señor del crimen Jabba se enfureciera más de lo que ya estaba. A pesar de que estaba extremadamente molesto con el fracaso del Acólito Oscuro, Dooku utilizó la situación para sacar ventaja en sus maniobras. El Conde convenció finalmente a Jabba que los Jedi iban hacia Tatooine para erradicar a los clanes hutt, y al mismísimo señor del crimen, y que planeaban hacerse con las rutas del Espacio Hutt sin el permiso de Jabba. Para favorecer la furia creciente de Jabba, Dooku afirmó que iba a confrontar al mismo Skywalker, utilizando varios MagnaGuardias IG-1000.[1][2]

Con la ayuda de un holograma de un droide médico 2-1B, y suplementos medicinales, Rotta fue salvado de la muerte cercana abordo del carguero robado. Skywalker y Tano llegaron a Tatooine, preparando el aterrizaje para regresar a Rotta a su padre. Varios cazas MagnaGuardias atacaron el carguero, y los Jedi enfrentaron a los cazas droides. Mientras tanto, en la capital galáctica de Coruscant, la senadora Padmé Amidala recibió un contacto del Canciller Supremo Palpatine de las falsas creencias de Jabba del rapto de su hijo. Amidala decidió reiniciar las negociaciones entre el señor del crimen y la República, y optó por pedirle ayuda al tío de Jabba, vigo de Sol Negro, Ziro Desilijic Tiure. La senadora se dirigió hacia la Mansión de Ziro, inconsciente de la alianza entre el señor del crimen, Dooku y la Confederación.[1]

Entre bastidores

La Batalla de Teth apareció por primera vez en la película de 2008, "Star Wars: The Clone Wars", y también hizo su aparición en la novelización del filme, y en la novelización juvenil, y poco después en el libro para jóvenes lectores Battle at Teth. Los eventos envueltos en el secuestro de Rotta, aparecerían inicialmente en una serie de tres episodios, en la primera temporada de la serie de televisión Star Wars: The Clone Wars de 2008,[6] pero cuando el productor, y creador de la Saga Star Wars, George Lucas decidió iniciar el debut de las series en una película para los cines, los episodios se combinaron con el capítulo piloto de la Primera Temporada, el cual iba ser titulado "The New Padawan", para formar el filme The Clone Wars.[7] Ambos duelos que ocurrieron durante la batalla, aparecieron en el videojuego del mismo año, Star Wars: The Clone Wars: Lightsaber Duels.

Asajj vs Anakin Teth.jpg

El duelo en la fosa del rancor, una de las escenas eliminadas del filme.

Tres partes notables de la batalla fueron eliminadas del filme, a pesar de ser mostradas en el material promocional: el duelo en la fosa del rancor en el monasterio, la lucha de Skywalker y Tano contra un Droide Buitre en la plataforma externa del monasterio, y Tano vaciando la bodega del Crepúsculo. El director Dave Filoni comentó poco después que la escena del rancor había sido removida, debido a las apariciones de los rancores en historias del Universo Expandido, como en el videojuego The Force Unleashed, y que su intención era relatar nuevas historias en las que se "sintiera" el ambiente de Star Wars, pero sin repetir a las Historias Originales de la Saga.[8] Las tres escenas fueron incluidas en la sección de "Escenas Eliminadas" en el DVD del filme. El duelo no apareció en la novelización adulta del filme; sin embargo, fue descrito en la novelización juvenil, y en el libro de referencias Star Wars: The Clone Wars: The Visual Guide, el cual lo canonizó. La pelea contra el Droide Buitre y la limpieza de la bodega del carguero aparecieron en la novelización adulta, volviéndose igualmente canónicas.

Los droides de combate que se encontraron con las fuerzas de la República en Teth, iban a tener originalmente marcas púrpuras, similares a aquellos estacionados en la Mansión de Ziro. Debido a que los droides de seguridad no eran de los mismos modelos, se quería evidenciar al público joven que Ziro estaba destrás del rapto de Rotta. Sin embargo, por alguna razón, el modelo normal de droides de combate fue utilizado durante el proceso de animación de la película.[9]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar