Fandom

Star Wars Wiki

Batalla de Coruscant (Gran Guerra Sith)

23.944páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.
«Los equipos avanzados están desplegados, agarramos a Coruscant completamente por sorpresa—exactamente como lo dijiste.»
Mandalore el Indomable, a Ulic Qel-Droma[fuente]

La Primera Batalla de Coruscant ocurrió en el año 3.996 ABY durante la Gran Guerra Sith, cuando el Señor Sith Ulic Qel-Droma y sus fuerzas invadieron Coruscant, capital de la República Galáctica. Después de la victoria Sith en la Batalla de Foerost, Qel-Droma pudo añadir trescientas naves de guerra capturadas de la República a su flota ya considerable de naves Krath y Mandalorianas. Con sus fuerzas incrementadas, Qel-Droma creyó que ya tenía el poder para derrocar al centro del gobierno de la República, y por ello le avisó a Exar Kun que su intención era atacar Coruscant.

Qel-Droma, Aleema Keto y Mandalore el Indomable lanzaron la invasión de Coruscant, y pudieron agarrar desprevenidos a las fuerzas de la República y los Jedi. Sin embargo, las fuerzas coruscanti pronto fueron lideradas por los Jedi y pudieron frenar a las fuerzas terrestres de Qel-Droma. No obstante, Keto usó la invasión para avanzar sus propios planes, y ordenó la retirada de las fuerzas Mandalorianas y Krath, argumentando que Qel-Droma había muerto en la pelea. Abandonado por sus caudillos y soldados, Qel-Droma fue pronto capturado por los Jedi y presentado ante la Inquisición para ser juzgado por sus crímenes contra la República.

Preludio

«Voy a probar que la República es débil y vulnerable, Exar Kun.»
Ulic Qel-Droma, a Exar Kun[fuente]

Después de la Batalla de Foerost, el Señor Sith Ulic Qel-Droma pudo capturar trescientas naves de guerra nuevas de los astilleros de la República de ahí. Añadiendo esas nuevas naves a su ya formidable flota de navíos Krath y Mandalorianos, Qel-Droma contactó a Exar Kun, Señor Oscuro de los Sith, y le avisó que su intención era demostrar qué tan débil era la República al derrocar su sitio de poder. Él razonó que para hacerlo tenía que invadir la capital de la República Coruscant, y esencialmente finalizar abruptamente la guerra. Después de escuchar lo que Qel-Droma tenía planeado, Kun argumentó contra la invasión de Coruscant, pues ocasionaría que su propio plan se viniera abajo. Kun mencionó que primero la Hermandad de los Sith debería consolidar sus fuerzas combinadas, expandir sus recursos y después atacar a la República y los Jedi en un frente combinado.[4]

Sin embargo, Qel-Droma dijo que sus fuerzas y las de Mandalore el Indomable podían manejar la invasión de Coruscant sin la ayuda de Kun y sus conversos Sith. Aún creyendo que Qel-Droma y sus fuerzas fracasarían, Kun se resignó al hecho de que sus aliados procederían con el ataque con o sin su consentimiento. Empero, Kun le dijo a Qel-Droma que si su plan fallaba, o moría durante la invasión, Kun continuaría con la guerra sin él o sus fuerzas.[4]

La batalla

«¡Llame a nuestras defensas…lo que todavía tengamos!»
Netus[fuente]

Filtrando información errónea a la República y los Jedi sobre los motivos de los Krath, haciéndolos creer que atacarían Kemplex IX, Qel-Droma y sus fuerzas se dirigieron a Coruscant. Respondiendo a la información equivocada, la República creyó que podía destruir gran parte de las fuerzas Krath en una sola batalla, y ordenó a la mayoría de las fuerzas espaciales, incluyendo partes de la flota de defensa de Coruscant, a Kemplex IX. Mientras tanto, en Coruscant, el Maestro Jedi Vodo-Siosk Baas y varios otros Jedi, incluyendo a Cay Qel-Droma y Nomi Sunrider, llegaron a la Ciudad Galáctica para hablar con el Senado. El Maestro Baas quería hablar al frente del Senado sobre varios rumores que circulaban sobre un Caballero Jedi caído que se decía había dirigido varios ataques, incluyendo el de Foerost, contra la República. Sin embargo, durante la reunión el Ministro de Defensa Netus recibió información de que el Jedi en cuestión de hecho era Ulic Qel-Droma.[4]

KrathStormTheControlRoom.jpg

Ulic Qel-Droma y Aleema Keto durante la lucha en Coruscant.

Fue durante la reunión del Senado que la flota invasora de Qel-Droma apareció desde el hiperespacio y comenzó su asalto a la capital galáctica. Designando a Mandalore el Indómito y sus guerreros Mandalorianos para dirigir el ataque, las fuerzas de Qel-Droma sitiaron los principales puntos de la estructura de defensa de Coruscant, incluyendo las plataformas de armas y las posiciones estratégicas. Sin embargo, gracias al liderazgo del Maestro Baas y otros Jedi, las fuerzas terrestres de la República pronto lograron detener a la mayoría de los Mandalorianos atacantes.[4]

A pesar de la defensa organizada de los Jedi, Qel-Droma y Mandalore pudieron pelear su camino hasta la estructura central de mando de las fuerzas de Coruscant, donde los oficiales militares de la República trataban de ayudar a los Jedi a organizar las defensas del planeta. Usando sus poderes Sith, Qel-Droma trató de obligar al oficial mayor de la república a enviar una serie de órdenes a dos flotas de la República, enviándolas a las mismas coordinadas en el sistema Vento con la creencia de que allá se dirigía la flota Krath. El oficial de la República se rehusó a transmitir las falsas órdenes de Qel-Droma; como respuesta, el Señor Sith se preparó para matar al personal de la República presente. Qel-Droma, sin saber de los otros eventos desarrollándose en Coruscant, fue interrumpido por varios Jedi, dirigidos por el Maestro Baas.[4]

Mientras Qel-Droma estaba ocupado en el edificio de mando de la República, los Jedi habían seguido sus esfuerzos por montar una defensa contra las crecientes hordas de Mandalorianos. Fue durante este tiempo que Aleema Keto tomó la decisión de seguir con su propio plan de usurpar el poder y la posición de Qel-Droma. Dando una orden de retirada general a Mandalore y el resto de la fuerza invasora Krath, Keto trataba de dejar a Qel-Droma en Coruscant para que muriera durante la pelea. Sin embargo, Mandalore rehusó al orden inicial de Keto, argumentando que no dejaría a su comandante mientras siguiera el combate. Dándose cuenta de que necesitaría convencer a Mandalore para retirarse, o arriesgarse a que saliera a la luz su golpe de estado, Keto le dijo que Ulic Qel-Droma había muerto en la pelea y que su orden de retirada era para preservar el resto de sus fuerzas. Creyéndole a Keto, Mandalore de mala gana le ordenó a sus guerreros retirarse de la superficie y escapar con el resto de las fuerzas Krath.[4]

Consecuencias

«Yo no le suplico a los tontos. Ustedes son títeres de una tradición pretendiendo ser importantes. Ustedes no tienen lugar en la llegada de la edad de oro. Su República es una distracción vacía, auto-indulgente…no significa nada. ¡La gloria perdida de los Sith convertirá a sus supuestos logros a polvo!»
Ulic Qel-Droma a la Inquisición[fuente]

Descubriendo demasiado tarde que a sus fuerzas se les había ordenado retirarse de Coruscant, Qel-Droma y los soldados que lo acompañaban fueron confrontados por el Maestro Baas y otros Caballeros Jedi. Neutralizando a los soldados Krath, los Jedi usaron sus poderes de la Fuerza combinados para construir una pared de luz alrededor de Qel-Droma, paralizándolo temporalmente. Con la captura de Ulic Qel-Droma, Señor Sith conocido y líder de los Krath, el Canciller Supremo de la República lo llamó traidor, y les dijo a los presentes que Qel-Droma sería enjuiciado ante el Senado por sus crímenes contra la República.[4]

Después de la captura de Qel-Droma por los Jedi, el Señor Sith fue presentado ante la Inquisición para ser juzgado y sentenciado. Acusado de varios crímenes de guerra, incluyendo traición contra la República y la Orden Jedi, a Qel-Droma se le dio la oportunidad de hablar en su defensa. Sin embargo, el caudillo Krath sorprendió a todos los presentes, incluyendo a varios Jedi, al declararse culpable de todos los cargos. Él entonces siguió expresando su desprecio por la República, que creía se había vuelto débil. Atónitos por la arrogancia que mostró durante el juicio, la Inquisición encontró a Qel-Droma culpable de todos los cargos, y lo sentenció a muerte por sus crímenes contra la República.[2]

Entre bastidores

La Primera Batalla de Coruscant apareció originalmente en The Sith War 2: The Battle of Coruscant de la serie de comics Tales of the Jedi. La batalla fue concebida y escrita por el autor Kevin J. Anderson, y dibujada por el artista Dario Carrasco, Jr. Anderson usó la batalla para demostrar la caída de Ulic Qel-Droma al lado oscuro, y para poner en marcha los eventos del fatídico juicio de Qel-Dromaante la Inquisición en The Sith War 3: The Trial of Ulic Qel-Droma.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  [Fuente]
Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar