FANDOM


Eras-canon
Para otros usos, véase Starkiller.
«¡Esta fiera maquina que ustedes fabricaron, sobre la cual se encuentran hoy, terminara con el Senado y nos guiará a la inmunda Resistencia! Todos los sistemas sobrevivientes obedecerán a la Primera Orden! Y van a recordar que este... es el dia en que cayó la República!»
―General Armitage Hux[fuente]

La Base Starkiller era un planeta helado móvil ubicado en las Regiones Desconocidas que sirvió como bastión de la Primera Orden treinta años después de la Batalla de Endor. Dirigido por un triunvirato no oficial conformado por el General Armitage Hux, Kylo Ren y la Capitán Phasma, estaba armado con una superarma capaz de destruir sistemas estelares enteros en la mitad de la galaxia. La Primera Orden vio esta habilidad como una evolución de las capacidades de destrucción de planetas de los diseños de la Estrella de la Muerte del Imperio Galáctico, con el arma como la culminación definitiva de la investigación del Viejo Imperio en traducciones de energía oscura y túneles hiperespaciales.

El planeta fue finalmente destruido por un ataque de la Resistencia debido a un punto débil explotado por el piloto Poe Dameron, causando la implosión de todo el planeta cuando la superarma estaba por disparar contra la base de la Resistencia en D'Qar. La energía estelar almacenada luego se expandió, causando que el planeta se convirtiera en una estrella.

Descripción

Starkiller Base

La superarma instalada en la corteza del planeta.

La Base Starkiller era un planeta helado boscoso[1] de órbita móvil,[4][9] rico en cristales kyber[6] que se encontraba en las Regiones Desconocidas.[1] La Primera Orden, una junta que creía ser los sucesores de los ideales del Imperio Galáctico,[10] convirtió el planeta en una base de operaciones debido a sus depósitos cristalinos únicos transmisores de energía[11] y lo utilizó para albergar una superarma capaz de destruir sistemas estelares enteros.[1] La superarma consumía estrellas como una fuente de energía a través de un método que cortaba la luz de las estrellas de la superficie y pasaba a un nuevo sistema estelar después de agotar una estrella en particular.[12] Su movilidad fue proporcionada por los puertos de cohetes en el lado más alejado de la base.[9]

El arma funcionaba con un tipo de energía oscura llamada "quintaesencia", que era omnipresente en el universo, y ofrecía una fuente de poder prácticamente ilimitada para la Primera Orden. Usando una estrella como fuente de energía, una colección de colectores en un lado del planeta reuniría energía oscura en etapas, redirigiéndola al núcleo planetario, donde se mantuvo en su lugar por el campo magnético natural del planeta, así como un campo de contención artificial mantenido por la maquinaria que la Primera Orden había instalado dentro de la corteza. Como el campo magnético planetario no sería suficiente para contener la cantidad de energía que requería el arma, se construyó un oscilador térmico[5] en el planeta. Se generó un campo de contención oscilante que permitió a la instalación gastar considerablemente menos energía para contener la energía oscura que la que se requeriría usando un campo de contención constante. Un cilindro hueco colosal, lo suficientemente grande como para dominar la vista del planeta desde la órbita, penetró el campo de contención a una distancia predeterminada, para dirigir la explosión hacia su objetivo y también para absorber su energía, que de lo contrario causaría terremotos catastróficos. Este diseño hizo que el arma fuera vulnerable cuando estaba completamente cargada, ya que la destrucción del oscilador del campo de contención en el momento antes de que el arma disparara liberaría la energía acumulada no a través del cilindro de disparo, sino a través del núcleo planetario donde estaba el colapso gradual de la superficie en el núcleo.[3]

Cuando la Starkiller era cargada a través del poder de las estrellas, bloqueaba gradualmente la luz solar hasta que, funcionando a plena capacidad, la extinguiera por completo, dejando la superficie en la oscuridad. Para que el arma dispare, sus ingenieros de armas provocarían una brecha en el campo de contención, permitiendo que la energía oscura recolectada escape del núcleo a través de la abertura cilíndrica hueca en las antípodas del planeta en relación con el colector estelar. Durante este proceso, la energía oscura se transformaba en un estado conocido como "energía fantasma" y dejaba el planeta atrás, haciendo un agujero a través del hiperespacio a lo largo de un camino perfectamente lineal. Las personas estacionadas en la base llamaron la dimensión a través de la cual el haz de energía fantasma viajaba como "sub-hiperespacio" y este método de entregar la carga fue casi instantáneo a través de grandes distancias. La rotación y la inclinación del planeta deben tenerse en cuenta para que el arma apunte a algo y también la falta de obstáculos entre él y el objetivo, ya que el rayo de energía fantasma solo sería interceptado por un objeto de suficiente masa (como un planeta). Cuando la energía fantasma golpeaba un planeta, la interacción producía suficiente calor para encender el núcleo del planeta, creando una nova de bolsillo. La interrupción del espacio-tiempo causada por el paso de la energía fantasma haría que la nova fuera instantáneamente visible a miles de años luz de distancia, por un corto tiempo.[3]

La Base Starkiller estaba protegida por un escudo planetario que era lo suficientemente fuerte como para desviar cualquier bombardeo,[11] y no podía ser penetrado por ninguna nave que viajara a velocidad subluz. Sin embargo, el escudo tenía un defecto explotable; una frecuencia de actualización fraccional necesaria para un escudo de su tamaño, que podría ser explotado por una sola nave que salga del hiperespacio dentro del escudo, con apenas un segundo para enderezarse antes de estrellarse contra la superficie del planeta. El control del escudo también estaba localizado, lo que significaba que, en caso de que se desactivara por un mal funcionamiento o sabotaje, el planeta estaría desprotegido en el tiempo que les tomaría a los técnicos llegar al control del escudo y restablecer su funcionamiento. Si el control del escudo fuera dañado sin posibilidad de reparación, tendría que ser anulado, lo cual fue un proceso que consumiría mucho tiempo. Estos defectos fueron utilizados por la Resistencia para destruir la base. El Halcón Milenario entró al escudo después de viajar a través del hiperespacio y aterrizar de manera forzada en el borde de un acantilado.[5]

Starkiller flooding tunnel and trench

Varias estructuras incrustadas en la superficie de la Base Starkiller.

Además del arma principal y el control del escudo, las instalaciones de la Base Starkiller incluyeron numerosos hangares, infraestructura de saneamiento, comodidades para las guarniciones de soldados de asalto, túneles de inundación y una sala dedicada a las comunicaciones con el Líder Supremo Snoke a través de un holograma. Soldados de nieve utilizaban los Vehículos Ligeros Utilitarios de Infantería para ayudar a mantener el logro tecnológico extenso que era la Base Starkiller, ya que su tecnología penetraba el planeta entero. La tripulación y el personal de apoyo ayudaron a mantener este vasto terror tecnológico en las instalaciones de superficie y subsuperficiales, mientras que el tamaño del planeta significaba que los trabajadores droides eran esenciales para mantener la base. Los droides centinelas utilizaron rueditas rodantes para viajar a través del interior de la base, mientras que los droides de patrulla utilizaron antenas de comunicaciones de largo alcance para inspeccionar la superficie. El planeta también fue sede del despliegue más grande conocido de las Fuerzas Armadas de la Primera Orden en el momento de su destrucción, con su equipo de mando y operaciones que se extraían de las filas del Ejército y la Armada.[11]

Historia

Hux and Starkiller Base

El General Hux ordena el disparo de la superarma Base Starkiller.

El planeta que se convertiría en la Base Starkiller fue alguna vez un mundo remoto y misterioso conocido sólo por un puñado de la galaxia. Durante la era del Imperio Galáctico, del planeta se extraían cristales kyber para su uso en el superláser de la Estrella de la Muerte.[6]

Después de la caída del Imperio en la Batalla de Jakku, los fundadores de la Primera Orden aseguraron los registros de investigación de los laboratorios imperiales secretos que detallan el planeta.[6] Después de buscar durante décadas en las Regiones Desconocidas un mundo que cumpliera con las especificaciones exactas del planeta, la Primera Orden finalmente lo ubicó. Inicialmente, el planeta fue explorado por equipos de soldados de nieve que eliminaron cualquier forma de vida nativa que podría haber representado una amenaza para el extenso proyecto futuro de excavación y construcción.[11] El planeta helado pronto se hizo conocido como la Base Starkiller,[1] y se convirtió en el cuartel general extraoficial de la Primera Orden. Se llevaron a cabo operaciones mineras para recolectar los depósitos de cristal kyber del planeta para usarlos en la máquina de guerra de la Primera Orden, y después de que se completó suficiente excavación, la Orden convirtió la Base Starkiller en una plataforma de arma móvil, con la colosal matriz de superláser incrustada en la corteza del planeta.[6] La superarma alojada en la base tenía algunas similitudes con la Estrella de la Muerte y la Estrella de la Muerte II, las dos estaciones de batalla destructoras de planetas construidas por el Imperio Galáctico, pero poseía mucha más potencia que sus predecesoras y era más del doble del tamaño, ya fue construido en un planeta. La Base Starkiller representó un avance tecnológico en el poder, ya que la Primera Orden creía que tenían que ser más poderosos que el caído Imperio Galáctico en cuanto al éxito en la promulgación de sus objetivos. La Base Starkiller extrajo su poder de la energía de las estrellas, una posible razón para su nombre.[10]

La culminación de la investigación del Imperio Galáctico en traducciones de energía oscura y túneles hiperespaciales,[11] los enormes conjuntos de colectores especialmente diseñados utilizaron el poder de un sol para atraer y enviar energía oscura a una unidad de contención en el centro del planeta, donde se sostuvo y se acumuló hasta que el arma estuviera lista para disparar. Su capacidad para concentrar la energía oscura de esta manera le dio acceso a la Base Starkiller a una fuente de energía prácticamente ilimitada.[3]

La primera prueba del armamento de la base, que ya había sido cargada por el drenaje de una estrella antes de pasar a su posición,[12] ocurrió justo antes de la Batalla de Takodana. Después de obtener la aprobación del Líder Supremo Snoke, el General Hux ordenó que la base disparara sobre la capital de la Nueva República, Hosnian Prime y otros cuatro planetas del sistema Hosnian, destruyendo por completo los planetas y una porción significativa de la Flota de la Nueva República.[5] La rasgadura del sub-hiperespacio causada por el disparo de la base permitió que la luz de las novas fuera visible temporalmente como sucedió en la superficie de Takodana.[13]

Durante la Batalla de Takodana, la carroñera y aliada de la Resistencia, Rey, fue capturada por Kylo Ren y llevada a la Base Starkiller, donde intentó interrogarla. Pudo resistir al darse cuenta de que era sensible a la Fuerza.[5]

Destrucción

SB

La Base Starkiller colapsando.

Mientras la Base Starkiller se preparaba para destruir el planeta D'Qar, el cuartel general de la Resistencia, la Resistencia planeó un ataque por su cuenta. Utilizando información de Finn, un soldado de asalto desertor de la Primera Orden, el piloto de la Resistencia Temmin Wexley realizó una misión de reconocimiento al sistema de la Base Starkiller, adquiriendo datos de escaneo detallados en la base. Usando los datos, Finn reveló un punto débil crítico, el oscilador térmico de la base, que, si se destruía cuando el arma estaba completamente cargada, pero antes de disparar, eliminaría la base.[3] Los escuadrones de Alas-X atacaron a los cazas TIE que defendían la base, mientras que el Halcón Milenario pasó por alto sus escudos y desplegó un equipo terrestre para desactivar el generador de escudos. Cuando los Alas-X intentaron derribar el oscilador térmico sin éxito, Han Solo y su equipo se infiltraron en el complejo subterráneo de la base, con el objetivo de alcanzar ellos mismos el punto débil. En el camino, volvieron a encontrarse con Rey, quien se había liberado a sí misma. Chewbacca detonó explosivos en columnas que soportaban un túnel de acceso que conducía al conducto del oscilador térmico. Con el túnel abierto, Poe Dameron, líder del Cuerpo de Cazas Estelares de la Resistencia, entró y destruyó el conducto, comenzando una reacción en cadena de explosiones a través de la superficie del planeta. En cuestión de minutos, el planeta implosionó y luego explotó, el material almacenado del sol drenado se expandió para crear una nueva estrella en el lugar del planeta[5] convirtiendo el sistema estelar en una binaria.[3]

Entre bastidores

«Es en gran medida — y así es reconocida como tal en la película — aparentemente otra Estrella de la Muerte. Pero lo que es capaz de hacer, cómo funciona, y cual es la amenaza, es mucho mayor que lo que la Estrella de la Muerte podría haber hecho. La Base Starkiller es otro paso adelante, tecnológicamente hablando, en términos de poder.»
―J.J. Abrams, sobre las similitudes y diferencias entre las Estrellas de la Muerte y la Base Starkiller[fuente]
La Base Starkiller fue creada para la película de 2015 Star Wars: Episodio VII El Despertar de la Fuerza. El director de la película, J.J. Abrams, declaró que las similitudes de la superarma a las dos Estrellas de la Muerte de la Trilogía Original eran intencionales, ya que la nueva generación de Imperiales dentro de la Primera Orden querría probar que eran más fuertes y más avanzados que sus predecesores en el Imperio Galáctico. El nombre de la base se remonta al nombre original de Luke Skywalker, a quien George Lucas originalmente llamó "Luke Starkiller".[10]

En Star Wars Leyendas, existía una estación espacial llamada la Forja Estelar, que, al igual que la Base Starkiller, también extraía energía de una estrella para convertirla en energía. Sin embargo, en lugar de redirigirlo a través de un rayo destructivo, la Forja Estelar convertía el material para fabricar naves destinadas a la conquista.[14]

Apariciones

Apariciones no canónicas

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.