FANDOM


R2 repair

Afortunadamente los droides pueden mejorarlo.

Clontup97 está trabajando en este artículo. Por cortesía no lo edites mientras se muestre este mensaje. Para colaborar en el artículo consulta con el autor del mensaje o bien revisa el historial y la página de discusión.

Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Eres el Elegido. Has traído el equilibrio a este mundo. Sigue ese camino y lo traerás también... a la galaxia. Pero cuidado... con tu... corazón. »
―Las últimas palabras del Padre, a Anakin Skywalker[fuente]
Anakin Skywalker fue un humano sensible a la Fuerza que sirvió a la República Galáctica como Caballero Jedi y más tarde al Imperio Galáctico como el Lord Sith Darth Vader. Creído de haber sido concebido por la Fuerza, nació de Shmi Skywalker y pasó a residir en el planeta del Borde Exterior Tatooine cuando era niño, donde él y su madre fueron esclavos de la prominente señora del crimen Gardulla la Hutt hasta que pasaron a ser propiedad de un chatarrero local toydariano llamado Watto. Un ingeniero prodigioso, Skywalker construyó al droide de protocolo C-3PO usando piezas que había recolectado para ayudar a su madre. Poco después, durante la Crisis de Naboo, fue descubierto por el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su aprendiz, Obi-Wan Kenobi, quienes lo liberaron de la esclavitud tras participar Skywalker en una exitosa carrera de vainas. Llevándolo ante la Orden Jedi, Jinn presentó a Skywalker como el Elegido de la Profecía Jedi, destinado a destruir a los Sith y traer el equilibrio a la Fuerza.

En los años que condujeron a la Crisis Separatista, Skywalker fue entrenado por Obi-Wan Kenobi. Tras los eventos de la Batalla de Geonosis — la batalla que desencadenó el inicio del devastador conflicto galáctico conocido como las Guerras Clon — Skywalker se casó en secreto con su amor de la infancia, la senadora Padmé Amidala de Naboo. A medida que la guerra proseguía, Skywalker vio en pocas ocasiones a Amidala, valorando enormemente los momentos que ambos podían compartir a solas. En la etapa temprana de la guerra, el Consejo Jedi asignó a Skywalker una Padawan propia, Ahsoka Tano, una talentosa estudiante que, para disgusto de Skywalker, terminó abandonando la Orden Jedi antes del fin de la guerra.

Al final de las Guerras Clon, Skywalker fue informado de su inminente paternidad en cuanto Amidala le anunció que estaba embarazada con un hijo suyo. Ese momento de felicidad duró poco, no obstante, puesto que Skywalker fue atormentado por visiones de la muerte de su mujer durante el parto. En un intento de salvar la vida de Amidala y sus hijos no nacidos, Skywalker se pasó al lado oscuro de la Fuerza y traicionó a los Jedi sometiéndose a las enseñanzas de su antiguo confidente y amigo, el Canciller Supremo Sheev Palpatine — la faceta pública del Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious — quien le bautizó como Darth Vader. Con la ayuda de Vader, Palpatine declaró el fin de la guerra, destruyó a la Orden Jedi y se proclamó a sí mismo Emperador Galáctico.

Para acabar con las Guerras Clon, Darth Vader recibió la tarea de eliminar a los líderes separatistas, que se habían escondido en Mustafar. Poco después de haber completado su misión, Vader fue enfrentado por su mujer, Amidala, quien intentó convencerlo para que renunciase al lado oscuro y se marchase con ella. Creyendo que Amidala le había traicionado en cuanto su antiguo maestro, Obi-Wan Kenobi, bajó de su nave, Vader atacó a Amidala antes de batirse en duelo con Kenobi. En última instancia, Kenobi derrotó a Vader y le dejó al borde de un río de lava con todas sus extremidades cortadas. Obligado a vivir en una armadura de soporte vital como resultado de sus heridas, y al saber que su mujer había muerto, Vader continuó sirviendo a Sidious como aprendiz y ejecutor. Bajo el nuevo régimen imperial, junto a su maestro y el Gran Moff Wilhuff Tarkin, Vader eliminó a cualquier muestra de rebelión contra el nuevo Imperio. También entrenó a la Inquisición para asesinar a cualquier Jedi superviviente y entrenar a los niños sensibles a la Fuerza como servidores de su maestro.

Casi dos décadas después de su conversión al lado oscuro, varios grupos de rebeldes que se oponían a la dictadura del Imperio Galáctico se unieron formando la Alianza Para Restaurar la República, y destruyeron la Estrella de la Muerte, una superarma que iba a cimentar el dominio supremo del Emperador sobre la galaxia. Como único superviviente imperial en la Batalla de Yavin, Vader fue culpado de la derrota y se vio enfrentado contra varios posibles sustitutos como aprendices del Emperador. Al cabo de poco, descubrió que el piloto sensible a la Fuerza responsable de la destrucción de la Estrella de la Muerte era su hijo, Luke Skywalker, a quien Amidala había dado a luz antes de morir y a quien Kenobi había ocultado en el planeta al que sabía que Vader no volvería: Tatooine.

Consciente de los engaños del Emperador, Vader atrajo al joven Skywalker para convencerlo de unirse a él y derrocar a su maestro. Luke rechazó la idea, incapaz de aceptar la verdad acerca de su parentesco con Vader. Cuando la Guerra Civil Galáctica culminó en la Batalla de Endor, Vader luchó contra Skywalker en un duelo final a bordo de la Segunda Estrella de la Muerte. Allí, su hijo, ahora un Caballero Jedi, consiguió derrotar a su padre pero se negó a matarlo. Como respuesta, Sidious intentó matar al joven Jedi, y al ser testigo de ello, Vader abandonó el lado oscuro y se sacrificó para matar al Emperador, cumpliendo con la profecía del Elegido. Herido mortalmente, Anakin Skywalker hizo las paces con su hijo y se convirtió en uno con la Fuerza.

Antes de morir, Vader supo que también tenía una hija, Leia Organa. Ella se casó más tarde con el contrabandista Han Solo y tuvieron un hijo llamado Ben Solo. Desde su juventud, Ben luchó contra su inclinación por el lado oscuro y, al saber la verdad sobre su abuelo materno, se obsesionó con el legado de Vader. Finalmente cayó al lado oscuro y se convirtió en Kylo Ren, maestro de los Caballeros de Ren y aprendiz de Snoke, el Líder Supremo de la Primera Orden — la sucesora del Imperio Galáctico.

Biografía

Vida temprana

Qui-Gon Jinn: «Si hubiera nacido en la República, lo habríamos identificado antes. La Fuerza es inusualmente intensa en él, eso está muy claro. ¿Quién es su padre?»
Shmi Skywalker: «No hubo padre. Yo lo tuve, le di a luz, lo crié. No puedo explicar cómo ocurrió. »
— Qui-Gon Jinn y Shmi Skywalker [fuente]
Supuestamente concebido por los midiclorianos, Anakin Skywalker nació de la esclava Shmi Skywalker. Anakin y su madre pertenecían originalmente a Gardulla la Hutt hasta que ésta los perdió frente al toydariano Watto apostando en las carreras de vainas cuando Skywalker tenía tres años. Entonces, ambos se trasladaron al planeta desierto de Tatooine. Cariñosamente llamado "Ani", Skywalker trabajó en la tienda de su amo, localizada en Mos Espa.


Anakin Skywalker gets Threepio photoreceptors

Anakin consigue los foto-receptores de C-3PO.

Incluso a una edad muy temprana, Skywalker mostró poseer habilidades de pilotaje excepcionales, y construyó al droide de protocolo C-3PO, modificándolo para resistir la arena y calor de Tatooine, para ayudar a su madre. Una vez, mientras trabajaba en la chatarrería de Watto, encontró un servomotor roto que pensó que podría reparar y usar en el droide que estaba construyendo, por lo que pidió permiso a su amo para usarlo. Watto consideró inútil al servomotor y dio permiso a Skywalker, pero mientras Anakin se iba, Watto le dijo que nada era gratuito, por lo que le ordenó trabajar más duramente al día siguiente. Skywalker consiguió los foto-receptores para el droide en un mercado de Mos Espa. No obstante, un gran quiso también los foto-receptores y persiguió a Anakin por el mercado. Skywalker escapó destruyendo el puesto de un ithoriano y bloqueando así el avance del gran. Anakin fue amigo cercano de los también esclavos Kitster Banai y Wald, así como de la anciana Jira. También construyó su propia vaina de carreras.

Descubrimiento

Qui-Gon Jinn: «Debería estar orgullosa de su hijo. Da sin esperar recibir nada a cambio.»
Shmi Skywalker: «No conoce la codicia. Sólo sabe de sueños. Tiene...»
Qui-Gon Jinn: «Poderes especiales.»
Shmi Skywalker: «Sí.»
―Qui-Gon Jinn y Shmi Skywalker [fuente]
Un día, Watto llamó a Skywalker para que entrase en la tienda, donde se encontró a un hombre alto, una mujer joven, un gungan y un droide astromecánico conversando con el toydariano. Siguiendo órdenes de Watto, Skywalker se encargó de la tienda mientras su amo llevaba al hombre, Qui-Gon Jinn, a la chatarrería. Skywalker se vio incapaz de apartar la mirada de la mujer, viéndola como sumamente hermosa, y se subió a un mostrador antes de preguntarle si era un ángel de las lunas de Iego. La mujer se presentó como Padmé Naberrie, justo cuando el gungan — Jar Jar Binks — activó un Droide de reparación serie DUM que se descontroló por la tienda. Mientras Padmé y Anakin reían, Anakin le dijo a Binks que golpeara al droide en la nariz, y después de que la calma regresase a la tienda, Skywalker declaró que algún día se casaría con ella.


SkywalkerHouse

Anakin y Shmi acogen a sus huéspedes en casa.

Entonces, Watto y Jinn regresaron a la tienda, y Jinn informó a sus compañeros de que se iban. Afortunadamente para Skywalker, Watto le permitió marcharse después de ordenar todo lo que había desordenado Binks. Mientras se iba a casa, Skywalker volvió a encontrarse con Binks, quien estaba siendo atacado por Sebulba después de que el torpe gungan hubiera interrumpido el aperitivo del dug. Interrumpiendo la pelea, Skywalker saludó a Naberrie y al resto de su grupo en cuanto se acercaron a ver qué estaba ocurriendo y les convenció para que le acompañasen a ver a Jira. Allí, se le cayó una moneda a Anakin, y cuando Jinn se agachó para cogerla, el chico vio sorprendido el sable de luz que el hombre llevaba. Ocultando su sorpresa, cuando Jira advirtió de que se avecinaba una tormenta, Skywalker convenció al grupo para que aceptara ser acogido en su casa.

Al llegar a casa, Anakin presentó al grupo a su madre, Shmi Skywalker, y habló acerca de la tormenta de arena antes de llevar a Naberrie a su habitación para mostrarle su proyecto. Padmé quedó impresionada por el trabajo de Anakin en C-3PO, pidiéndole que encendiera al droide, y Anakin también le habló de la vaina de carreras que estaba construyendo. Los dos pasaron el resto del día examinando varios proyectos de Skywalker mientras la tormenta seguía presente, y durante la cena, Anakin comenzó a explicar cómo era su vida de esclavo. Luego, una breve conversación entre Padmé y Shmi sobre la esclavitud hizo que Anakin pasase a hablar de las carreras de vainas. Mostrando su coraje, Skywalker preguntó a Jinn sobre su sable de luz, y rechazó creer la afirmación del Maestro Jedi de que no se encontraba en Tatooine para liberar a los esclavos. Al pasar la conversación a la nave dañada del grupo, Skywalker se ofreció voluntario para participar en la carrera de vainas Clásica de Boonta Eve de modo que Jinn pudiera apostar por él y ganar dinero tras su victoria. Cuando su madre se mostró reticente, Anakin le recordó a Shmi su creencia de que las personas necesitaban ayudarse entre ellas, convenciéndola para que le permitiese correr.

A la mañana siguiente, Jinn y los demás acompañaron a Skywalker a la tienda de Watto, y el chico empezó a explicar a Watto la propuesta de Jinn mientras Padmé se alejaba con Qui-Gon para hablar con él. Para apaciguar a Watto, Jinn apostó su nave y convenció al toydariano para que asumiera los gastos de la entrada de Skywalker en la carrera ofreciéndole la mitad de las ganancias que ocasionara el evento. Watto aceptó el trato, y Skywalker fue enviado a revisar el estado de su vaina de carreras. En su casa, Anakin guió al grupo hasta una explanada situada detrás de los aposentos de los esclavos, donde se encontraba su vaina de carreras.

3POconstruction

Anakin muestra a Padmé a C-3PO.

Con la ayuda de sus compañeros, Skywalker activó los ascensores anti-gravitatorios y se dirigió con la vaina a detrás de su casa. Mientras trabajaba, sus amigos Banai, Seek, Amee y Wald llegaron; pero Wald, Amee y Seek eran escépticos ante las posibilidades de victoria de Anakin y se fueron a jugar a otro sitio. A pesar de las advertencias de Anakin, Binks quedó atrapado entre los conectores de energía de la vaina, y su cara quedó entumecida. Entonces Jinn ayudó al chico a subir a la cabina, donde usó un paquete de energía que Jinn había traído de la tienda de Watto, y el grupo se alegró al ver que la vaina de Anakin funcionaba perfectamente.

Esa tarde, Anakin se hizo un corte en el brazo, aunque no lo notó hasta esa noche, cuando Jinn tomó una muestra de su sangre. Antes de que Skywalker pudiera preguntar a Qui-Gon qué estaba haciendo con su sangre, su madre le llamó para que entrara en casa y se fuese a dormir. Al despertarse, Anakin llevó su vaina de carreras a los hangares con la ayuda de dos eopies que había traído Banai, así como con la ayuda de Padmé, Shmi, R2-D2 y C-3PO. Allí, Jinn se había reunido con Watto. El toydariano se marchó enfadado del hangar en cuanto llegaron, confundiendo a Skywalker con un comentario acerca de Jinn y una apuesta, y Banai reveló sin querer a Padmé y los demás que Skywalker nunca había terminado una carrera, haciendo que ella perdiese la esperanza en las posibilidades del chico.

Carrera a la libertad
Padmé Naberrie: «Cargas con todas nuestras esperanzas.»
Anakin Skywalker: «No voy a fallaros.»
— Naberrie y Skywalker [fuente]
Anakin pod

Anakin en su vaina de carreras.

Un poco después, los corredores y sus vainas entraron en la arena y se alinearon en el punto de partida, momento en el que Shmi Skywalker paró un momento a su hijo para pedirle que se mantuviera a salvo antes de que él se dirigiera a su vaina. Padmé Naberrie le recordó que todas sus esperanzas pesaban sobre él, aumentando su determinación por ganar la carrera, y ni siquiera las amenazas de Sebulba amedrentaron a Skywalker mientras Qui-Gon Jinn le ayudaba a entrar en su vaina. Sin embargo, para disgusto de Skywalker, cuando se inició la carrera los motores de su nave dejaron de funcionar, dejándolo parado junto a Ben Quadinaros, cuya vaina tampoco arrancaba. Dándose cuenta de que había proporcionado demasiado combustible a los motores, Skywalker puso remedio al problema y consiguió arrancar su vaina, persiguiendo al resto de corredores.

Pronto alcanzó al resto de participantes, adelantando a dos de ellos y preparándose para hacer lo mismo a Gasgano. Gasgano intentó impedirlo, pero Skywalker logró adelantarlo y aceleró todavía más. Al salir de un cañón, Skywalker vio cómo Sebulba hacía chocar al corredor Mawhonic, dejándolo fuera de juego, así como a Xelbree. Skywalker iba en octava posición al finalizar la primera de las tres vueltas de la carrera, pero pronto pasó a ser séptimo cuando la vaina de Ody Mandrell fue dañada en las cocheras por un torpe Droide de reparación serie DUM.

Al empezar la segunda vuelta, Skywalker adelantó a Aldar Beedo y Clegg Holdfast sin saber que la Fuerza aumentaba sus percepciones convirtiéndole figuradamente en uno con su vaina. Al salir de un cañón, los corredores fueron sorprendidos por un grupo de bandidos tusken que empezaron a dispararles, destruyendo la vaina de Teemto Pagalies. Adelantando a Elan Mak y Habba Kee, Skywalker comenzó a acercarse a Mars Guo y Sebulba, pero Sebulba dañó los motores de Guo e hizo que golpeara la vaina de Skywalker — soltando uno de sus motores. Requirió una compleja maniobra mantener la vaina estable mientras Skywalker intentaba acoplar de nuevo el motor, lo que hizo que le adelantasen Mak, Kee y Obitoki. Recuperándose, Skywalker adelantó de nuevo a Elan Mak, sólo para ver a Obitoki eliminado por Sebulba tal como había hecho con Xelbree.

La vaina dañada de Obitoli chocó contra la de Habba Kee, y ambas explotaron, pero Skywalker usó la Fuerza para guiarse a través de la nube de humo que se produjo, siguiendo la pista a Sebulba. Alcanzó al dug justo cuando empezaba la tercera vuelta, y mientras ambos iban por el cañón, Sebulba intentó deshacerse de Anakin. El empujón que Sebulba dio a la vaina de Skywalker, la hizo ascender por la pared del cañón, lo cual Skywalker aprovechó para acelerar y caer justo delante de Sebulba. Anakin mantuvo la primera posición hasta llegar a campo abierto, donde Sebulba intentó recuperar terreno con éxito.

Mientras se acercaban a la meta, Sebulba bloqueó los intentos de Skywalker de adelantarle, y acabó enfureciéndose por los múltiples intentos del chico, haciendo chocar ambas vainas lado contra lado. En poco tiempo, Skywalker logró liberar su vaina de la de Sebulba, acelerando rápidamente y provocando que la vaina del dug perdiera el control. Sebulba chocó contra una roca, la vaina explotó, y él quedó en el suelo incapaz de ganar la carrera. Skywalker cruzó la meta y emergió victorioso, siendo el ganador más joven de la historia de la carrera.

Anakinandmom

Anakin se despide de su madre.

La multitud corrió a la vaina de Skywalker, y Kitster Banai fue el primero en llegar para abrazar a su amigo. La multitud subió a hombros a Skywalker, aclamando su nombre, y no fue hasta una hora después que Anakin pudo reunirse con su familia y amigos. A medida que Jinn se acercaba, Anakin comenzó a avergonzarse de los besos que le daban Shmi y Padmé, pero Jinn pronto se marchó con Padmé y Jar Jar Binks para llevar a su nave las piezas que habían ganado tras la victoria de Skywalker. Anakin, Shmi y C-3PO se dirigieron solos a casa, donde Anakin guardó a C-3PO en su habitación y se dirigió a Mos Espa — sólo para ser encarado por el niño Greedo, que le acusó de hacer trampas. Skywalker atacó al rodiano, pero la llegada de Jinn acabó con la pelea, y el Jedi dio a Anakin los créditos que había conseguido vendiendo su vaina a Sebulba.

Al regresar a casa con Qui-Gon, Anakin enseñó entusiasmado a su madre los créditos, y su felicidad aumentó en cuanto Jinn le dijo que había sido liberado, pidiéndole acto seguido ser entrenado como Jedi. Skywalker estaba tan excitado que no fue hasta minutos después que se dio cuenta de que Shmi no había sido liberada, y quedó enormemente entristecido en cuanto ella le dijo que fuese con Jinn en busca de un futuro mejor sin ella. Recogiendo sus cosas, Skywalker se despidió de C-3PO y Banai, pero en el momento de partir, Anakin se quebró y corrió hacia su madre. A pesar de su dolor por tener que separarse de su hijo, Shmi estaba convencida de que su hijo debía ir con los Jedi. No obstante, tras destruir a un droide sonda que los seguía, Qui-Gon urgió a Anakin a correr a la nave con él.

Mientras se dirigían a la nave, Skywalker recibió la orden de tirarse al suelo justo cuando una oscura figura saltaba de una moto deslizadora; el Lord Sith Darth Maul. Maul se abalanzó sobre Jinn y encendió su sable de luz, y Qui-Gon le hizo frente justo después de pedir a Skywalker que subiera a bordo de la nave y ordenara su despegue. Subiendo a bordo, Anakin comunicó a Padmé las órdenes de Qui-Gon, y ella se lo llevó a la cabina de la nave para que explicara al aprendiz de Jinn, Obi-Wan Kenobi, qué había ocurrido. El piloto Ric Olié siguió las indicaciones de Kenobi y voló hacia la pelea, y Skywalker permaneció en su asiento mientras Kenobi se dirigía a la rampa de aterrizaje y ayudaba a Jinn a escapar de Maul. Anakin corrió a ayudar a Qui-Gon mientras la nave abandonaba Tatooine.

Nuevos mundos
«Anakin, este camino se ha abierto ante ti. La decisión es sólo tuya. »
―Shmi Skywalker[fuente]
Esa noche, a bordo de la nave, de la cual Skywalker averiguó que era la nave personal de la reina del planeta Naboo, Anakin se esforzó por dormir en la cámara central, ya que la temperatura era radicalmente distinta al calor constante de Tatooine al que estaba acostumbrado. Mientras pensaba en silencio si haberse ido había sido un error, Skywalker vio a Padmé Naberrie entrando en la sala y observando un mensaje de súplica del oficial de Naboo Sio Bibble. Ella pronto se dio cuenta de la presencia de Anakin y le dio su chaqueta como manta, justo antes de hablar con él de la invasión de Naboo por parte de la Federación de Comercio y la esperanza de Padmé de que el Senado Galáctico de la República Galáctica pudiera resolver la crisis. Skywalker le dio un colgante que él mismo había hecho para que ella se acordara de él, y Naberrie le consoló cuando estuvo a punto de empezar a llorar al recordar a su madre.

Cuando finalmente llegaron al planeta capital de la República, Coruscant, Skywalker miró asombrado el planeta. Al aterrizar, la nave fue recibida por el Canciller Supremo Finis Valorum, el senador Sheev Palpatine de Naboo y un contingente de Guardias del Senado. La reina y sus doncellas — incluyendo Padmé— se marcharon con Palpatine, y aunque llevaron a Skywalker y Jar Jar Binks hasta la oficina de Palpatine, les dejaron en su exterior mientras discutían de la situación. Skywalker pronto comenzó a preguntarse dónde habían ido Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi. Luego, la reina cambió su vestuario y se dirigió al Edificio del Senado, y Skywalker se mostró descontento al no ver a Padmé entre las doncellas.

El chico quedó asombrado por el tamaño de la cámara del Senado, y él y Jar Jar observaron todo lo que ocurría desde una pequeña pantalla. Cuando la petición de la reina de una intervención en Naboo fue rechazada debido a la burocracia, ella promovió un Voto de No Confianza contra Valorum tal como Palpatine había recomendado. Cuando el Senado realizó un descanso, Skywalker fue encontrado por Qui-Gon, quien le dijo que le llevaría ante el Consejo Jedi. Antes de ir al Templo Jedi, Anakin fue a los aposentos de la reina en busca de Padmé, y la reina prometió darle un mensaje de parte de Skywalker, puesto que la doncella estaba ausente. Sin que Skywalker lo supiera, sin embargo, la reina era en realidad Padmé. Luego, Anakin comenzó a impacientarse tras el largo tiempo durante el cual Jinn se reunió con el Consejo en el Templo Jedi.

High Council Chamber

Anakin siendo examinado por el Consejo Jedi.

Gracias a diversos elementos que había percibido en Tatooine, Qui-Gon Jinn creía que Anakin Skywalker era el Elegido de una profecía Jedi que, si era cierta, traería el equilibrio a la Fuerza; Jinn reveló el número de midiclorianos de Anakin ante el Consejo Jedi antes de que el propio chico fuese testado para decidir si tenía aptitudes para convertirse en Jedi. En el Templo Jedi, Anakin se presentó ante los doce Maestros Jedi del Consejo quienes comenzaron a interrogarle inmediatamente, probando su memoria y conocimiento. Entonces, Mace Windu empezó a comprobar las habilidades de Anakin pidiéndole que determinara qué imágenes aparecían en una pantalla que sólo él podía observar. Skywalker fue capaz de acertar todas las imágenes que aparecían en la pantalla. Sin embargo, cuando Windu y el Gran Maestro Jedi Yoda le preguntaron acerca de sus sentimientos y su madre, Skywalker preguntó la importancia de esas preguntas. Yoda explicó que el miedo era el punto de partida del lado oscuro. Permaneciendo callado ante ese asunto, el chico dejó de lado sus miedos y prosiguió el examen.

De noche, Skywalker, Kenobi y Jinn fueron llamados por el Consejo. Los Maestros Jedi reconocieron el gran poder de Skywalker, pero rechazaron entrenarle por causa de su edad — lo que hizo que Jinn declarara que él entrenaría al chico como su propio aprendiz. Sin embargo, Windu declaró que el asunto sería discutido más tarde, puesto que los problemas en Naboo eran más urgentes. El Consejo permitió a Skywalker acompañar a Jinn, y los tres regresaron a la nave de la reina, donde Anakin preguntó a Qui-Gon sobre los midiclorianos. La reina y su séquito partieron poco después, abandonando Coruscant y regresando al planeta ocupado Naboo con la esperanza de liberarlo de las garras de la Federación de Comercio.

Batalla de Naboo
AnakinNaboo

Anakin durante la Batalla de Naboo.

Mientras salían del hiperespacio y se acercaban al Sistema Naboo, Skywalker estuvo en la cabina con Ric Olié y aprendió acerca de los controles de la nave mientras la reina Padmé Amidala celebró una reunión con los Jedi y su gabinete anunciando su intención de aliarse con los gungan y expulsar a la Federación de Comercio de Naboo. El grupo aterrizó en los pantanos de Naboo y envió a Jar Jar Binks a la capital de los gungan, Otoh Gunga, y Anakin habló brevemente con Padmé mientras esperaban su regreso. Skywalker explicó que el Consejo Jedi había decidido no aceptarle como Jedi, pero se entusiasmó cuando Padmé reveló que habría una batalla contra la Federación de Comercio pronto. Cuando Jar Jar volvió, informó de que Otoh Gunga estaba vacía, por lo que llevó al grupo hasta un lugar sagrado para los gungan, donde éstos se habían refugiado tras la invasión de la Federación.

Cuando el grupo fue llevado ante el Jefe Rugor Nass, el líder de los gungans, Skywalker quedó asombrado al saber que ella era en realidad la reina de Naboo, que había estado fingiendo ser una doncella como medida de seguridad. Skywalker, los Jedi y las doncellas de Amidala se unieron a la súplica de la reina ante Nass, que aceptó implicar a su ejército en la causa de la reina. En las horas siguientes, Amidala y los Jedi elaboraron una estrategia dejando a Skywalker con los centinelas gungan aguardando la llegada del capitán Quarsh Panaka. Skywalker estaba sorprendido de la verdadera identidad de Amidala,y sintió que eso los distanciaba aún más, pero sus preocupaciones fueron interrumpidas por la llegada de Panaka y varios miembros de sus fuerzas de seguridad que habían escapado de la Federación de Comercio. Cuando Anakin preguntó a Qui-Gon Jinn qué haría él durante la batalla, el Jedi respondió que el chico estaría a salvo siempre y cuando estuviera cerca de él.

Cuando el grupo entró en el hangar del Palacio Real de Theed, Skywalker obedeció la orden de Jinn de esconderse dentro de uno de los cazas estelares del hangar. Al rodear varios droidekas al personal de Naboo, que quedó enzarzado en un tiroteo, Anakin intentó ayudarles disparando con los cañones de la nave, pero a activó sin querer y ésta despegó.

SheevKenobiSkywalker

Anakin y Obi-Wan hablan con el recién nombrado Canciller Sheev Palpatine tras la Batalla de Naboo.

En última instancia, Skywalker luchó en la Batalla de Naboo a bordo del caza estelar en la superficie del planeta. Tras unirse accidentalmente a la batalla en la órbita, Skywalker destruyó él solo la Nave de Control de Droides desde dentro, momentos después de que el teniente Gavyn Sykes destruyera su generador de escudos, lo que dejó a las fuerzas terrestres de la Federación a merced de los gungan. La celebración que tuvo lugar tras la batalla, no obstante, quedó ensombrecida por la muerte de Qui-Gon Jinn a manos de Darth Maul.

El último deseo de Qui-Gon fue que Obi-Wan Kenobi se hiciera cargo del entrenamiento de Anakin, lo cual Obi-Wan prometió hacer. El Consejo Jedi aceptó de mala gana que Kenobi iniciara el entrenamiento de Skywalker, aunque estaba preocupado por que Anakin fuese un estudiante demasiado difícil para el joven Kenobi.

Mientras tanto, Sheev Palpatine, el recién elegido Canciller Supremo de la República Galáctica, prometió a Skywalker que seguiría su carrera con gran interés, empezando una larga amistad entre el joven Jedi y el nuevo gobernante de la República.

Padawan de Kenobi

«Su educación es... complicada. Llegó a nosotros mucho más tarde de lo que nos habría gustado. Obi-Wan asumió una tarea extremadamente difícil cuando aceptó a Anakin como su Padawan. »
―Mace Windu a Sheev Palpatine, acerca del entrenamiento de Skywalker[fuente]
A medida que creía, sus habilidades volvieron a Anakin arrogante, pero a pesar de todo idolatraba a Obi-Wan Kenobi, pensando que no había nadie mejor que su maestro. A los doce años, construyó su primer sable de luz, y tras su construcción, Kenobi le dijo que esa arma era su vida. Durante una de sus muchas aventuras, Anakin rescató a Obi-Wan cuando éste cayó en un nido de gundarks. Durante su tiempo como aprendiz de Kenobi, Skywalker desconfiaba de los profesores que le corregían, preguntándose si estaban intentando ponerlo en su lugar, sabiendo que muchos no habían querido que él fuese entrenado en un principio. Le costó hacer amigos, puesto que los otros Padawans conocían los rumores según los cuales él era El Elegido. A menudo solo, Anakin pasaba su tiempo libre en sus aposentos manipulando maquinaria que encontraba en sus paseos alrededor del Templo Jedi. También desarrolló un cierto resentimiento por el destino de su madre.

En el 29 ABY, Skywalker quiso impresionar a sus profesores en el Templo Jedi. Durante una sesión de entrenamiento, derrotó a un droide de entrenamiento, al que había programado para que tomara la apariencia del Sith de Naboo, Darth Maul. Todo eso mientras Mace Windu, Kenobi y el Canciller Supremo Sheev Palpatine observaban — el último de los cuales quedó impresionado. Tiempo después, Skywalker trató de aprender la habilidad de calmar a criaturas cuando Kenobi le informó de que el Canciller quería verle. Los dos llegaron a la Oficina del Canciller, donde Palpatine solicitó que Skywalker le acompañara a dar una vuelta, declinando la compañía de Kenobi. Quedando a solas, Skywalker escoltó a Palpatine a un club de los bajos fondos de Coruscant, mientras escuchaba al Canciller expresar sus preocupaciones por la situación de los bajos fondos y la incapacidad de los Jedi por ponerle remedio de manera eficaz, así como por la corrupción en el Senado Galáctico, como la del senador Colandrus — empezando a ejercer sutilmente su influencia sobre Skywalker. Al final del paseo, Palpatine preguntó a Anakin cómo era de feliz. Aunque Anakin respondió que se estaba entrenando como Jedi tal como siempre había querido, Palpatine sembró la duda en su mente.

Más tarde, en el Templo Jedi, Skywalker confesó a Kenobi que quería abandonar la Orden Jedi, sintiéndose incómodo ante la perspectiva de que toda su vida ya estuviera decidida desde que tenía nueve años, por lo que entregó su sable de luz a su maestro. Aunque Obi-Wan aceptó el arma, suplicó a Anakin que reconsiderase su decisión.

Carnelion IV

Obi-Wan Kenobi: «El camino se encuentra ante ti, Anakin Skywalker. ¿Lo seguirás solo? »
Anakin Skywalker: «No, Maestro. Como Jedi. Si tú me muestras el camino. »
— Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker [fuente]
Antes de que Skywalker pudiera dar una respuesta definitiva, a petición del Gran Maestro Jedi Yoda, Anakin y Obi-Wan Kenobi respondieron a una misteriosa señal de socorro procedente del mundo supuestamente-muerto de Carnelion IV, que pedía específicamente la intervención de los Jedi. Ambos se dirigieron a Carnelion IV, pero su nave fue dañada debido a los residuos que poblaban la atmósfera del planeta, por lo que tuvieron que eyectarse de la nave, aterrizando sobre el Mar Celadon. No mucho después, descubrieron que había vida en el planeta al avistar una batalla aérea sobre ellos, y Kenobi devolvió a Skywalker su sable de luz para que se pudiera defender. Cuando una de las dos naves combatientes comenzó a caer, Skywalker y Kenobi salvaron a sus dos ocupantes.


Open Closed War

Skywalker evita que los Abiertos y los Cerrados se ataquen mutuamente.

Los dos supervivientes, Kolara y la Madre Pran, se identificaron como "Abiertos", y no sabían lo que era un Jedi. Fueron obligados a ponerse a cubierto cuando la nave de los "Cerrados" se acercó. Kenobi derribó la nave y Skywalker salvó a su piloto, Grecker, de la muerte. Debido a la histórica enemistad entre facciones, Grecker y Pran intentaron asesinarse mutuamente, lo que obligó a los Jedi a destruir sus armas y escoltarles a un lugar seguro. Para facilitar el trayecto, usaron las partes intactas de las naves para crear una nueva que pudiera volar a su destinación. Durante las conversaciones que tuvieron lugar, Skywalker mencionó su propósito y el de Obi-Wan en el planeta: encontrar a la persona que había emitido una señal de socorro Jedi, lo que alertó a Pran y Grecker de la localización del "Carroñero".

Durante el viaje, Kolara se dio cuenta de que Skywalker era bueno reparando cosas, mientras él ajustaba su sable de luz. Entonces Kolara y Pran pidieron a Skywalker que reparase una bolsa llena de cerebros de droide y, viendo su utilidad, tiraron su sable de luz y lo raptaron mientras una horda de bestias atacaba la nave, dejando a Kenobi y Grecker en la nave, que colisionó. Anakin fue llevado a una de las fortalezas de los Abiertos, donde vio que Pran usó los cerebros que él había reparado para activar algunos droides de combate. Mientras se marchaban a luchar contra el misterioso Carroñero, que recordaba tanto a los Abiertos como los Cerrados todo lo que habían perdido durante su guerra, Skywalker permaneció con los Abiertos más jóvenes, a quienes convenció para proteger al Carroñero y ayudarle a regresar con Kenobi.

Con su ayuda, Skywalker reparó los droides restantes e intervino en una escaramuza entre los Abiertos y los Cerrados cerca de un fortaleza. Salvó a su maestro de la Madre Pran y se reunió con Kolara y Sera, pero en lugar de detener la pelea, Skywalker y Kenobi repararon una unidad de comunicaciones y solicitaron la ayuda de la República Galáctica. Pronto, una fuerza llegó para obligar a los nativos a cesar las hostilidades. Finalmente, Obi-Wan ofreció a Anakin su sable de luz, preguntando si aún estaba dispuesto a abandonar la Orden Jedi, pero Anakin decidió permanecer en ella.

Guerra en el horizonte

Reunión con Amidala

«¿Ani...? Madre mía, cuanto has crecido.»
―Padmé Amidala a Anakin Skywalker, tras su reencuentro [fuente]
AnakinPadmeKiss-AOTC

Skywalker y Amidala se dan su primer beso.

En el 22 ABY, justo un día después de su vigésimo cumpleaños, Padmé Amidala, ahora senadora de Naboo, fue atacada por la cazarrecompensas Zam Wesell. Skywalker fue asignado para proteger y escoltar a Amidala de regreso a su planeta natal. Para evitar levantar sospechas, los dos viajaron como refugiados. Skywalker no había visto a Amidala en diez años, aunque había pensado en ella casi a diario desde que había abandonado Naboo. Su fascinación por ella de la infancia se había transformado en amor ciego. En una conversación, Anakin le reveló sus sentimientos por ella, su frustración por los métodos de Obi-Wan Kenobi, su desconfianza del proceso político, y su punto de vista sobre la necesidad de un único líder fuerte. Al cabo de poco tiempo, su fascinación por ella se transformó en algo más: amor. Pronto Amidala correspondió a esos sentimientos.

Frente al lago al que se había retirado Amidala, los dos perdieron sus inhibiciones y se dieron su primer beso. El uno embelesaba al otro a pesar de sus diferencias sociales. Sin embargo, Amidala recuperó pronto el sentido de la responsabilidad, y aunque Skywalker sólo estaba preocupado por sus sentimientos y el momento presente — incluso sugiriendo que podían mantener una relación en secreto — Amidala estaba más preocupada por su deber y sus obligaciones. Tenía suficiente visión como para saber que sus situaciones no les permitirían mantener una relación. El hecho de que Skywalker pretendiera mantener una relación romántica violaba el Código Jedi, que mantenía que aunque los Jedi no tenían por qué vivir en celibato, debían evitar los apegos emocionales.

Regreso a Tatooine

Anakin Skywalker: «¿Por qué ha tenido que morir? ¿Por qué no pude salvarla? ¡Sé que podía haberlo hecho!»
Padmé Amidala: «A veces hay cosas que no podemos remediar. No eres todopoderoso, Ani. »
Anakin Skywalker: «¡Pues debería serlo! Algún día lo seré. ¡Seré el Jedi más poderoso que haya existido! Te lo prometo. ¡E incluso aprenderé a evitar que las personas mueran!»
Padmé Amidala: «Anakin...»
Anakin Skywalker : «¡Todo es culpa de Obi-Wan! ¡Está celoso! ¡No me deja avanzar!»
―Anakin Skywalker y Padmé Amidala [fuente]
Anakin Vengeance

Skywalker ataca a los bandidos tusken como venganza por la muerte de su madre.

Skywalker había estado sufriendo pesadillas recurrentes sobre su madre, Shmi Skywalker, durante varios meses antes de su reencuentro con Padmé Amidala; y, por causa de ellas, desobedeció sus órdenes de proteger a Amidala dirigiéndose con ella a Tatooine para encontrar a Shmi. Al llegar a Tatooine, Skywalker llegó a la tienda de Watto, donde descubrió que un granjero de humedad llamado Cliegg Lars la había liberado y se había casado con ella.

Al hablar con Lars, Anakin averiguó, horrorizado, que Shmi había sido raptada por bandidos tusken. Inmediatamente fue tras ella en la moto deslizadora de Owen Lars. Esa noche, el joven Jedi llegó a la aldea tusken en la que estaba retenida su madre, y se infiltró en la tienda en la que ella se encontraba. Aunque la liberó de sus ataduras, fue demasiado tarde: maltratada, privada de su sueño, y deshidratada, Shmi Skywalker murió en los brazos de su hijo, pero no sin antes recuperar la conciencia y hablar con él por última vez.

Skywalker permitió que el impacto de su muerte hiciera explotar su desde hacía tiempo ira, miedo y egoísmo contenidos. Enfurecido, masacró a todos los presentes en la aldea tusken sin ninguna piedad — incluido, tal y como confesaría a Amidala después, a las mujeres y los niños. Algunos Jedi, incluyendo a Yoda y el difunto Qui-Gon Jinn, sintieron el impacto de la masacre así como la poderosa presencia de Skywalker en la Fuerza, que rozaba el lado oscuro.

Cuando Skywalker dijo a Amidala que había matado a la tribu, justificó sus acciones en un primer momento. Amidala estaba claramente preocupada por lo que Skywalker había hecho, pero se había volcado demasiado en él emocionalmente como para rechazarlo. Intentó calmarlo con simpatía y no habló con nadie de lo que Anakin había hecho. En su ira y su dolor, Anakin afirmó que algún día tendría poder como para evitar que la gente muriera, y que Obi-Wan Kenobi estaba celoso de su poder y no le dejaba avanzar. Entonces expresó su odio por los bandidos tusken antes de recordar que era un Jedi, y se derrumbó por el remordimiento de haberlos matado. Amidala le dijo que sus emociones le hacían humano, pero Skywalker respondió que él era un Jedi y que por eso debía estar por encima de la venganza.

Batalla de Geonosis

Obi-Wan Kenobi: «Empezaba a preguntarme si habría recibido mi mensaje.»
Anakin Skywalker: «Lo retransmití tal como me pediste, Maestro. Entonces decidimos venir a rescatarte. »
Obi-Wan Kenobi: «Buen trabajo.»
— Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la Arena Petranaki[fte.]
Duel in the Geonosian Hangar

Anakin se enfrenta al Conde Dooku en Geonosis.

Aún estando en Tatooine, Skywalker descubrió que Obi-Wan Kenobi había sido capturado por las fuerzas droides geonosianas de la Confederación de Sistemas Independientes. Inicialmente decidió obedecer las órdenes de Mace Windu de proteger a Padmé Amidala a toda costa permaneciendo en Tatooine, puesto que lo ocurrido tras la muerte de su madre le había minado la confianza. Sin embargo, Amidala le convenció de que rescatar a su mentor era lo correcto y ambos viajaron a Geonosis. Una vez en el planeta, Skywalker y Amidala se infiltraron en las fundiciones de droides de combate, pero fueron atacados por los geonosianos, y el sable de luz de Skywalker quedó atrapado en una máquina y fue destruido. Los dos fueron capturados y sentenciados a muerte en la Arena Petranaki. Aceptando su destino, se confesaron su amor mutuo y se besaron en lo que pensaron que sería por última vez. En la arena, se reunieron con Kenobi y los tres hicieron frente a tres feroces bestias, consiguiendo escapar de ellas. Skywalker consiguió domar a un reek, pero fueron rodeados por droidekas. Sin embargo, un equipo de Jedi liderado por Mace Windu atacó a los droides de la arena, y los tres escaparon. Skywalker tomó un sable de luz verde y luchó contra un ejército de droides junto a Amidala y más de doscientos Jedi. Al final, los Jedi quedaron rodeados en el centro de la arena, habiendo sufrido numerosas bajas a pesar de haber matado a Jango Fett. Sin embargo, el recién descubierto Ejército Clon llegó para rescatar a los Jedi, y el trío subió a bordo de una LAAT y abandonó la arena. Los soldados clon les permitieron escapar y participar en la subsiguiente batalla.

Skywalker y Kenobi persiguieron al Conde Dooku, el líder de la Confederación y, sin que ellos lo supieran, un Lord Sith. Le dieron persecución a través de los vastos desiertos de Geonosis, hasta llegar a un hangar de la Confederación. Allí hicieron frente a Dooku, y Anakin, ignorando el consejo de su maestro, cargó contra el Sith. Dooku le lanzó una poderosa descarga de rayos de la Fuerza, dejándolo inconsciente en el suelo mientras procedía a enfrentarse a Kenobi. Obi-Wan opuso resistencia valientemente, pero sus habilidades no fueron rival para las del más poderoso y experimentado Dooku, que pronto lo incapacitó. Al recuperarse Skywalker, vio a Dooku disponiéndose a matar a Kenobi.

No arm annie

Dooku corta a Skywalker su brazo derecho.

Anakin se interpuso entre Dooku y Kenobi, bloqueando con su sable de luz el ataque de Dooku, salvando la vida de su maestro en el proceso. Cogiendo también el arma de su maestro, Skywalker hizo frente a Dooku pillándolo en un primer momento desprevenido. Sin embargo, con sólo un entrenamiento elemental del Jar'Kai, el uso de dos sables de luz de Skywalker no pudo traspasar las defensas del Conde, que consiguió destruir uno de los sables de Skywalker. En ese momento, la mayor experiencia de Dooku le permitió coger la delantera y, a pesar de que Skywalker se mantuvo firme la mayor parte del duelo, el Conde le cortó el brazo derecho. Tras ser rescatados por el Gran Maestro Jedi Yoda; Skywalker, Amidala y Kenobi fueron llevados al Templo Jedi para ser sanados.

Matrimonio con Padmé Amidala

Después de que su brazo derecho fuese reemplazado por uno mecánico, Skywalker intentó acostumbrarse a su nuevo implante cibernético. Mientras tanto, Obi-Wan Kenobi fue enviado por Yoda a pedir a Padmé Amidala que finalizase su relación con El Elegido. Mintiendo, ella aceptó la petición, pero pidió acabar con su relación formalmente hablando con Anakin ella misma. Sugirió que Skywalker la escoltara de vuelta a Naboo, donde ella finalizaría su relación romántica.

Sin embargo, la escolta era una estratagema, y Skywalker se casó con Amidala, a pesar de estar rompiendo el Código Jedi; organizando la ceremonia secreta en Varykino, en Naboo. Sólo C-3PO y R2-D2 fueron testigos de ello. Más adelante, la pareja recién casada se esforzaría por mantener su relación ilícita en secreto.

Guerras Clon

Luke Skywalker: «¿Luchaste en las Guerras Clon?»
Obi-Wan Kenobi: «Si. Fui un Caballero Jedi, al igual que tu padre. [...] Era el mejor piloto de toda la galaxia, y un astuto guerrero. [...] Y era un buen amigo.»
Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi, acerca de Anakin Skywalker [fuente]
Después de su ascenso al rango de Caballero Jedi, Skywalker se convirtió en un General Jedi del Gran Ejército de la República durante el conflicto a escala galáctica conocido como las Guerras Clon. La Legión 501 fue puesta bajo su mando durante todo el conflicto bélico, con el capitán clon CT-7567 "Rex" como su primer lugarteniente. El Destructor Estelar clase Venator Resuelto, sirvió como su nave insignia, bajo la administración del Almirante Wullf Yularen. También construyó un nuevo sable de luz para reemplazar el que había perdido en Geonosis.

Misión en Christophsis

AnakinStealthShip

Skywalker y Yularen a bordo de la nave de sigilo.

Cuando los miembros de una misión humanitaria liderada por el senador Bail Organa quedaron atrapados en Christophsis; Skywalker, Obi-Wan Kenobi y el Almirante Wullf Yularen fueron enviados para romper el bloqueo separatista sobre el planeta y liberar a Organa. Liderando el ataque inicial, Skywalker fue rápidamente repelido por las tácticas separatistas, y se retiró para reagruparse con Kenobi tras una de las lunas del planeta. Obi-Wan le instó a usar una de las más nuevas armas de la República Galáctica, una nave de sigilo, para traspasar las líneas enemigas y entregar suministros en la superficie de Christophsis. Antes de partir, Yularen se acercó a Skywalker, que se ofreció a acompañarle en la misión, puesto que se enfrentaban a una flota liderada por el Almirante Trench, un antiguo rival de Yularen. Pasando por el lado de la nave insignia de Trench, Skywalker decidió destruir al Almirante y lanzó varios misiles contra él, que fueron repelidos por los escudos de la nave. Trench lanzó una ráfaga de disparos, que fueron ineficientes después de que Skywalker hiciera desaparecer la nave de sigilo, haciéndola indetectable. Trench contactó con Skywalker, intentando incitar al Jedi a atacar. Cuando el Almirante mencionó que ya había hecho frente a naves de sigilo anteriormente, Skywalker dedujo que había derrotado a ese tipo de naves siguiendo su rastro magnético. Usando ese conocimiento contra Trench, Skywalker permitió a los separatistas que le lanzasen misiles, momento tras el cuál pasó rozando el puente de mando de la nave de Trench, dirigiendo sus misiles contra él mismo. Con la nave de Trench destruida, y el bloqueo separatista roto, la República fue capaz de llegar hasta Organa, y se forjó un fuerte vínculo entre Skywalker y Yularen.

Batalla de Christophsis
Anakin Skywalker: «¡Por aquí está despejado!»
Obi-Wan Kenobi: «¿Cómo has llegado hasta aquí?»
Anakin Skywalker: «Improvisando. »
— Skywalker y Kenobi, después de que Skywalker entre en la sala para ayudar a hacer frente a las fuerzas separatistas[fte.]
Menage a trois

Anakin y Obi-Wan se enfrentan a Asajj Ventress en Christophsis.

Cuando Christophsis fue invadido por los separatistas, solicitó la ayuda de la República Galáctica, Skywalker y Obi-Wan Kenobi fueron rápidamente enviados al planeta, junto al comandante clon Cody y el capitán clon Rex. Prepararon las defensas en dos torres separadas a medida que los droides de combate avanzaban, aparentemente sin saber la presencia de los Jedi. Sin embargo, de pronto el ejército droide se dividió, y antes de que Kenobi supiera qué estaba pasando, los droides llegaron a su torre e iniciaron su ataque. Skywalker solicitó a Hawk una evacuación, y él y Rex procedieron a ayudar a Kenobi. El grupo consiguió escapar, junto a la cabeza robada de un droide táctico.

Sin embargo, el droide táctico sólo confirmó que los separatistas habían sabido la estrategia de los Jedi desde el principio. Kenobi sospechaba que alguien de entre sus tropas había traicionado a la República. Skywalker y Kenobi ordenaron a Cody y Rex encontrar el traidor mientras ellos se infiltraban tras las líneas enemigas. De camino, descubrieron que los droides no intentaban atacarles, por lo que Skywalker concluyó que se dirigían a una trampa. Al llegar, se encontraron con la acólita oscura Asajj Ventress, y los tres se batieron en duelo. Los Jedi consiguieron vencer a Ventress, que usó sus sables de luz para hundir el suelo bajo los pies de sus oponentes. Ventress se burló de ellos antes de guiarlos hacia el exterior de la base, donde un ejército de droides se preparaba para lanzar un ataque a gran escala. Los Jedi escaparon en STAPs, y Ventress ordenó al General Whorm Loathsom que hiciese avanzar a las tropas antes de marcharse.

Al regresar a la base de la República, Anakin y Obi-Wan descubrieron que Rex y Cody habían detenido al sargento clon Slick por traición. Skywalker preguntó por qué Slick traicionaría a sus hermanos, y él respondió que sólo había traicionado a los Jedi, que mantenían a sus hermanos esclavizados. Cody y Rex, no obstante, dijeron que si Slick amara a sus hermanos, no los habría puesto en peligro, y entonces el traidor fue puesto bajo custodia.

Skywalker y Kenobi consiguieron mantener su posición contra la primera oleada de droides, y trataron de solicitar refuerzos. Una segunda oleada de droides pronto llegaría, y mientras Kenobi y Cody llamaban la atención de los droides, Skywalker, Rex y la Compañía Torrente se encargaron de los tri-droides que se acercaban. Eso, junto al uso de cañones pesados, obligó a Loathsom a retirarse.

La aprendiz de Anakin
«Ahsoka, un Jedi muy sabio me dijo una vez que nada ocurre por accidente. Era la voluntad de la Fuerza que estuvieras conmigo. Sólo quiero que estés a salvo. »
―Anakin alentando a su Padawan[fuente]
R2-D2 Anakin and Obi-Wan meet Ahsoka

Anakin conoce a su nueva Padawan, Ahsoka Tano.

Después de la retirada de la Confederación de Sistemas Independientes, llegó una lanzadera con una joven togruta Jedi llamada Ahsoka Tano. Ahsoka tenía un mensaje del Consejo Jedi, instando a Skywalker y a Obi-Wan Kenobi volver a Coruscant de inmediato. También informó de que había sido asignada como Padawan de Skywalker, para sorpresa y disgusto de Skywalker. Tras intentar recibir sin éxito un mensaje de Yoda, Skywalker fue a ver a Rex en el puesto de vigía, llevándose a su nueva Padawan con él.

Por desgracia para las fuerzas de la República Galáctica, el General separatista Whorm Loathsom había activado un escudo deflector que se ampliaba por delante de los ejércitos de droides que avanzaban tras él. Skywalker y Tano consiguieron infiltrarse entre las líneas enemigas y destruir el generador del escudo, permitiendo a la artillería pesada acabar con los droides. Los separatistas se rindieron, y Kenobi capturó al General Loathsom. Finalmente, Skywalker aceptó a Ahsoka.

Rescatando a un Hutt

Ahsoka Tano: «Tienes una mirada de "estamos en apuros".»
Anakin Skywalker: «¿Existe esa mirada?»
Ahsoka Tano: «No puedes evitar ponerla. »
— Anakin Skywalker y Ahsoka Tano a bordo del Crepúsculo[fte.]
Teth Monastery entrance

Anakin, Ahsoka, Rex y sus tropas llegan a Teth para rescatar al hijo de Jabba.

Poco después, Skywalker y Ahsoka Tano fueron asignados a otra vital misión: rescatar al hijo de Jabba el Hutt, Rotta, en el planeta Teth. En Teth, junto al capitán clon Rex y la Compañía Torrente, Skywalker escaló un acantilado para llegar a un monasterio en el que los separatistas se habían atrincherado con Rotta. Tras destruir a los droides en la entrada, Skywalker y sus hombres aseguraron el monasterio y buscaron al hutt. En los niveles de detención, Anakin y Ahsoka encontraron a Rotta. Descubriendo que Rotta estaba gravemente enfermo, pusieron al hutt en una mochila. Tras contactar con Obi-Wan Kenobi, Skywalker y sus hombres fueron atacados por refuerzos droides dirigidos por la asesina del Conde Dooku, Asajj Ventress, quien había secuestrado anteriormente a Rotta. Después de cerrar las puertas del monasterio, Skywalker convenció a Ahsoka de encontrar otra salida del lugar. Al encontrar R2-D2 una plataforma de aterrizaje en una puerta trasera, el dúo escapó de Ventress. Entonces, los dos Jedi subieron a bordo de una vieja nave, el Crepúsculo, e intentaron aterrizar en un Destructor Estelar clase Venator de la República Galáctica en medio de una batalla aérea. Sin embargo, cuando su hangar fue destruido bajo fuego separatista, se vieron obligados a pilotar al Crepúsculo hasta Tatooine. Rotta fue salvado de una muerte casi segura gracias a las medicinas presentes en la nave.

El Crepúsculo fue derribado sobre Tatooine por dos MagnaGuardias IG-100 que pilotaban dos naves, que forzaron un aterrizaje forzoso. Los Jedi se separaron, con Anakin actuando como señuelo mientras Ahsoka se dirigía a entregar a Rotta a su padre, Jabba. Dooku, quien había estado negociando con Jabba, interceptó a Skywalker y envió a MagnaGuardias en busca de Tano para que ésta no pudiera llegar al Palacio de Jabba, revelando que Dooku había querido aparentar que los secuestradores de Rotta habían sido los Jedi.

Anakin vs Dooku TCW01

Skywalker se enfrenta a Dooku en Tatooine.

Tras un fiero duelo en el Mar de Dunas, Skywalker robó la moto deslizadora de Dooku y corrió al Palacio de Jabba para salvar a Ahsoka de la ira del hutt. Aunque Jabba estaba complacido por el regreso de su hijo, aun así ordenó que Anakin y Ahsoka fuesen ejecutados. Afortunadamente, la intervención de la senadora Padmé Amidala, que había descubierto que Dooku había estado trabajando con el tío de Jabba, Ziro el Hutt, para secuestrar a Rotta, salvó las negociaciones. Furioso por que Dooku le hubiera engañado, Jabba permitió a la República usar las rutas hiperespaciales controladas por los hutt en el Borde Exterior, y pidió a los Jedi que llevasen a Dooku ante la justicia por sus crímenes contra los hutts.

La Crisis del Malevolencia

Padmé Amidala: «Desde que te conozco, siempre estás jugando con droides.»
Anakin Skywalker: «Antes los reparaba. Ahora los destruyo.»
— Skywalker y Amidala a bordo del Malevolencia [fuente]
Más adelante, Skywalker y Ahsoka Tano se dirigieron con sus fuerzas al Sistema Bith para defender el territorio. Entonces, Skywalker fue contactado por el Maestro Jedi Plo Koon, quien había rastreado una misteriosa arma separatista hasta el Sistema Abregado. Plo Koon pidió a Anakin que le asistiera como refuerzo, pero Skywalker debía solicitar antes la aprobación del Consejo Jedi. De repente, Skywalker perdió el contacto con Plo Koon. Anakin y Ahsoka contactaron con el Consejo para hablar de la última posición conocida del Maestro Plo Koon, pero llegaron a la conclusión de que su flota habría sido destruida como las demás. Aunque Skywalker preparaba una misión de rescate, el Consejo quería que reasignara su flota para proteger las líneas de suministro de la República Galáctica.


Jedi discover the Malevolence

Anakin, Ahsoka y Plo Koon avistan al Malevolencia.

A pesar de todo, Skywalker y Tano fueron a rescatar a Plo Koon, que resultó encontrarse atrapado en una cápsula de escape junto a un pequeño grupo de soldados clon. Sólo la habilidad de Ahsoka para percibir a Plo Koon a través de la Fuerza evitó que Skywalker se rindiera tras una poco exitosa búsqueda, así como el hecho de que Ahsoka tomó los controles del Crepúsculo y pilotó la nave ella misma. Entonces, encontraron a Plo Koon y sus hombres y los rescataron. Skywalker ayudó al comandante clon Wolffe a salir de la cápsula de escape. Koon informó de que el arma secreta de los separatistas era un enorme destructor con un cañón de iones que dejaba a sus naves indefensas. En ese momento la nave enemiga pasó cerca, obligándoles a apagar todos los sistemas para no ser detectados. Sin embargo, olvidaron apagar al droide médico que atendía a los soldados clon, y fueron detectados por el Malevolencia, la nave enemiga. El Malevolencia disparó su cañón de iones, pero el Crepúsculo logró saltar al hiperespacio antes de ser golpeado.

Tiempo después, Skywalker diseñó un plan consistente en usar Alas-Y en un ataque contra el Malevolencia, con la intención de golpear su puente de mando y asesinar al General Grievous, acelerando el fin de la guerra. La República planeaba interceptar el arma en el Centro Médico de la Nebulosa Kaliida, e intentando llegar allí antes que el Malevolencia, la fuerza de ataque atravesó el Paso de Balmorra; donde encontraron a un grupo de gigantescas neebray. Tras apenas escapar con sus vidas, el equipo de ataque entabló combate con el Malevolencia en el lugar previsto, sufriendo numerosas bajas. Cuando fue evidente que el plan inicial fracasaría, Ahsoka, que actuaba como artillera de Skywalker, sugirió un cambio de táctica. Con eso en mente Plo Koon sugirió disparar contra los cañones de iones para sobrecargarlos, lo cual fue un éxito. Los cañones de iones quedaron inutilizados y pronto la flota de Obi-Wan Kenobi llegó para perseguir a un Malevolencia en retirada.

AnakinPadme-DM

Anakin y Padmé a bordo del Malevolencia.

Skywalker, Kenobi, Tano y Plo Koon emprendieron el ataque final contra el Malevolencia, hasta que recibieron una transmisión de la senadora Padmé Amidala y C-3PO, quienes habían sido subidos a bordo del Malevolencia con un rayo tractor. Skywalker, Kenobi y R2-D2 pilotaron el Crepúsculo hasta el Malevolencia y entraron por la exclusa de aire. Separándose, Skywalker encontró a Amidala y los dos se dirigieron al puente de la nave, donde Skywalker programó a la nave para que chocara contra una luna cercana. Entonces, ambos se reunieron con Kenobi, C-3PO y R2-D2; escapando todos a bordo del Crepúsculo. Con el Malevolencia destruido, regresaron con la flota de la República.

Algunas semanas después, mientras buscaban al General Grievous y a su flota, Kenobi y Skywalker tuvieron que acudir en ayuda del comandante clon Cody y el capitán clon Rex, así como de un escuadrón de soldados clon novatos, después de que hubieran hecho frente a las fuerzas separatistas en la luna de Rishi. La flota de los Jedi llegó a tiempo para expulsar a las fuerzas de Grievous del sistema, frustrando un plan del cíborg para atacar Kamino.

Un amigo perdido

«¡Hey! Queremos comprar un droide. ¿Vendes alguno?»
―Skywalker a Gha Nachkt[fuente]
Después de que las fuerzas de la República Galáctica fueran superadas en Falleen, la flota del General Grievous se dispuso a atacar el Sistema Both. Skywalker y Ahsoka Tano prepararon la defensa de ese sistema estratégico. Grievous atravesó un cinturón de asteroides, y Skywalker lideró una flota de cazas a bordo del suyo propio, junto a R2-D2. Cuando la flota separatista comenzó a atacar, parecía que la República sería derrotada, pero Skywalker reveló su as en la manga a Grievous: un grupo de AT-TE que habían estado escondidos en los asteroides y que atacaron a los separatistas desde la retaguardia. Atacado por delante y por detrás, Grievous subió a bordo de su caza estelar y trató de huir del combate. Skywalker lo persiguió con su caza, pero los restos de una fragata destruida cayeron sobre él, dañando su nave. Por suerte, Rex consiguió rescatarle, pero tras recuperarse, Anakin supo que R2-D2 había desaparecido.


Anakin Ashoka Rex Obi-Wan

Skywalker se prepara para recibir un ataque del General Grievous.

Con R2-D2 desaparecido, Anakin recibió un reemplazo del droide astromecánico, R3-S6, pero él estaba convencido de que R2-D2 no podía ser substituido. En un intento de encontrar a su amigo, Skywalker buscó junto a Ahsoka desde el Crepúsculo a R2-D2 por todo el campo de batalla. Encontraron su caza estelar dañado pero sin R2-D2, y entonces Skywalker decidió entrar en la nave de un chatarrero, sin saber que éste, Gha Nachkt, ya había encontrado a R2-D2 y pretendía vendérselo al General Grievous.

Al volver a su nave de mando, Skywalker informó a Obi-Wan Kenobi de que no había podido encontrar a R2-D2. Entonces, Kenobi le encargó encontrar un puesto de escucha separatista que espiaba sus comunicaciones, puesto que los separatistas a menudo conocían sus estrategias en la zona. Skywalker fue a reconocer el terreno junto a R3-S6, pero el droide activó la baliza de rastreo de la nave, alertando a Grievous de su posición. Skywalker consiguió evitar el ataque de varios droides buitre, y Ahsoka y Rex acudieron a rescatarlo a bordo del Crepúsculo. Tras reñir a R3-S6 por casi haber provocado su muerte, Skywalker se aferró a la creencia de que R2-D2 seguía perdido en algún lugar.

Misión a la Estación Skytop

«Tenéis algo que me pertenece. »
―Skywalker, rescatando a R2-D2 de unos MagnaGuardias[fuente]
AnakinAhsokaFreefalling-DotD

Anakin y Ahsoka se dirigen a la Estación Skytop.

Tras recibir un mensaje de R2-D2, Skywalker consiguió seguir el rastro de su droide astromecánico hasta la Estación Skytop, el puesto de escucha separatista que habían estado buscando. Skywalker envió a Ahsoka Tano y los soldados clon a destruir la estación mientras él iba en busca de R2-D2. Anakin encontró a R2-D2 custodiado por los MagnaGuardias del General Grievous, y consiguió destruirlos con éxito. Entonces se dirigió junto a R2-D2 al hangar sur para escapar con su equipo, pero al reunirse con Rex y Denal, descubrió que Ahsoka se estaba enfrentando a Grievous ella sola tras haber enviado a los clones a completar su misión. Cuando el grupo empezaba a abandonar el hangar, fueron encerrados dentro de él por R3-S6, que reveló que era un espía que trabajaba para Grievous. R3.S6 también activó a unos droides buitre. También aparecieron superdroides de combate B2, y se desencadenó una lucha. Al llegar Ahsoka, Skywalker le recriminó que se hubiera enfrentado a Grievous ella sola, y envió a R2-D2 a los controles situados en una plataforma exterior para abrir el hangar. El grupo consiguió derrotar a sus oponentes, y después de que R2-D2 abriera las puertas del hangar y destruyera a R3-S6, Skywalker fue a buscarlo a bordo de su caza estelar. Tras hablar con un exasperado Obi-Wan Kenobi, Skywalker dijo a Ahsoka que R2-D2 era más que un droide: era un amigo.

Luego, después de que el virrey Nute Gunray de la Federación de Comercio fuese capturado en Rodia por la senadora Padmé Amidala, Skywalker envió a Ahsoka Tano a ayudar a la Maestra Jedi Luminara Unduli a escoltar a Gunray hasta Coruscant para ser juzgado. Sin embargo, Gunray consiguió escapar con la ayuda de Asajj Ventress y el comando del senado traidor Faro Argyus. Entonces, Skywalker se reunió con Ahsoka en el punto de encuentro.

Captura de Dooku

Anakin Skywalker: «Deberías ser más paciente, maestro. No olvides que el Conde es un pobre viejo y ya no se mueve como antes.»
Obi-Wan Kenobi: «Supongo que tienes razón.»
Dooku: «Os mataría a ambos ahora mismo si no tuviera que cargar con vuestros cuerpos.»
— Skywalker y Kenobi se burlan de Dooku mientras los tres intentan escapar[fte.]
Skywalker Ohnaka Kenobi

Hondo Ohnaka recibe a Skywalker y Kenobi.

Tiempo después, Skywalker y Obi-Wan Kenobi consiguieron seguir el rastro del Conde Dooku hasta una fragata separatista, y Skywalker diseñó un plan para subir a bordo. Una vez a bordo, se dejó capturar, y Kenobi acudió en su rescate. Tras liberar a Skywalker, los dos Jedi se enfrentaron a Dooku mientras el Resuelto atacaba la fragata, pero Dooku escapó en su nave personal y los Jedi le siguieron. Por desgracia, las dos naves fueron dañadas y aterrizaron forzosamente en Vanqor. Dooku atrapó a los Jedi en una cueva y robó el sable de luz de Skywalker, pero fue capturado por piratas weequay de Florrum, que lo llevaron a su planeta. Tras enfrentarse a un gundark y a gas venenoso, Kenobi y Skywalker fueron rescatados por Ahsoka Tano, quien no estaba complacida al saber que Dooku había escapado.

Luego, el líder de los piratas, Hondo Ohnaka, contactó con la República Galáctica ofreciendo a Dooku por un millón de créditos. Skywalker y Kenobi fueron enviados a Florrum para confirmar que Dooku era prisionero de los piratas, pero tras confirmar la noticia, fueron también capturados, descubriendo que los piratas esperaban cobrar un rescate triple. Los dos Jedi fueron obligados a aliarse con Dooku para escapar de la base pirata, pero tras múltiples intentos ambos fueron torturados. Afortunadamente, Jar Jar Binks, enviado junto al senador Kharrus a entregar un rescate por Dooku, destruyó accidentalmente el generador de energía de la base, y Skywalker y Kenobi consiguieron escapar. Los dos recuperaron sus sables de luz, y decidieron marcharse sin tomar represalias contra Ohnaka. Dooku, por su parte, había escapado por su cuenta momentos antes.

Batalla de Quell

«¡Ocúpate de las hojalatas! Yo subiré a bordo del crucero de Aayla.»
―Anakin Skywalker a Ahsoka Tano[fuente]
Aaylaanakinashoka

Ahsoka y Secura ayudan a un herido Skywalker.

Cuando la General Jedi Aayla Secura fue atacada por los separatistas, el Resuelto fue enviado para ayudarla. Al llegar a Quell, Skywalker y Ahsoka Tano se dirigieron al crucero a bordo de lanzaderas, pero Skywalker usó droides cohete para entrar antes en el crucero. Skywalker solicitó una fragata para evacuar a Secura, y a bordo del crucero se reunió con ella, Ahsoka y el comandante clon Bly. Sin embargo, los incesantes ataques separatistas provocaron una explosión en los pasillos del crucero, y Skywalker se sacrificó para salvar a los demás, quedando herido de gravedad en el proceso. Secura y Tano consiguieron subirle a bordo de la fragata, pero mientras se preparaban para aterrizar en el Resuelto para someter a Skywalker a un tratamiento médico, el ataque de un droide buitre hizo que la fragata saltara al hiperespacio.

Ahsoka pilotó la fragata y evitó por poco colisionar contra una estrella, y pronto la nave cayó sobre el remoto planeta Maridun. Dejando al capitán clon Rex vigilando a Skywalker; Secura, Ahsoka y el resto de soldados clon fueron en busca de los habitantes del planeta para que pudieran ayudar a Skywalker. Rex fue atacado por un mastiff phalone, pero consiguió ahuyentarlo. Justo cuando un segundo grupo de las criaturas atacaba a Skywalker y Rex, Ahsoka llegó junto a Bly y Wag Too, que era un sanador de una pacifista colonia lurmen. Consiguieron expulsar a las criaturas, y Skywalker fue llevado a la aldea lurmen.

Batalla de Maridun

«Ahsoka... detente. Si los lurmen quieren permanecer neutrales, no podemos arrojarlos a la guerra.»
―Anakin Skywalker a Ahsoka Tano en la aldea lurmen de Maridun[fuente]
BringItOn-DoP

Skywalker, Tano, Secura, Rex y Bly defienden una aldea lurmen en Maridun.

Cuando los separatistas llegaron a Maridun, Tee Watt Kaa, líder de los lurmen, acusó a los Jedi de haber traído la guerra a su planeta. Skywalker, Ahsoka Tano, Aayla Secura, Rex y Bly dejaron la aldea para que los lurmen no pagasen las consecuencias de su presencia. Tras descubrir que los separatistas planeaban probar una nueva arma con los lurmen, el grupo robó una lanzadera y regresó a la aldea para defenderla. El grupo instaló escudos y consiguió sobrevivir a un primer disparo del arma, así como a la primera oleada de droides de combate. Sin embargo, la segunda oleada de droides penetró los escudos y destruyó sus generadores. Cuando los separatistas se preparaban para usar el arma de nuevo, Skywalker consiguió destruirla, capturando también al General Lok Durd. Al prepararse los Jedi para marcharse, llegaron tres Cruceros Estelares Venator al planeta: el Almirante Wullf Yularen había conseguido encontrarles por su cuenta.

Batalla de Orto Plutonia

«Creía que el planeta estaba deshabitado y que no pertenecía a nadie. »
―Skywalker al Jefe Cho[fuente]
Rex cold assault trooper

Skywalker y el capitán Rex adaptados al frío clima de Orto Plutonia.

Después de perder el contacto con una base de la República Galáctica en Orto Plutonia, Obi-Wan Kenobi y Skywalker fueron enviados a investigar junto a un escuadrón de soldados clon bajo el mando del capitán clon Rex. Al llegar al planeta helado, los Jedi descubrieron que estaba habitado por talz, en contra de lo que se sabía hasta el momento. Sin embargo, el Jefe Chi Cho de la cercana luna Pantora se sintió insultado por la presencia de los talz en el planeta, y les declaró la guerra a pesar de los esfuerzos de los Jedi por preservar la paz. No obstante, la senadora Riyo Chuchi habló con la Asamblea Pantorana y desposeyó de su autoridad a Cho, trayendo la paz entre los dos mundos al precio de la vida de Cho.

El Virus Sombra Azul

Obi-Wan Kenobi: «Padmé puede estar perdida, Anakin. No arriesgues la misión intentando rescatarla.

[...]»

Anakin Skywalker: «Sé lo que está en juego aquí.»
— Kenobi y Skywalker, mientras se preparan para atacar el laboratorio de Vindi [fuente]
AnakinAndPadmeInVindisLaboratory-BSV

Skywalker corre a ayudar a Amidala después de que haya sido electrocutada.

Más adelante, Obi-Wan Kenobi, Skywalker y Ahsoka Tano viajaron a Naboo al descubrirse la presencia de un laboratorio separatista allí. Cuando Skywalker supo que Padmé Amidala se había marchado sin esperarles, se preocupó rápidamente y envió a Ahsoka a encontrarla. El capitán Gregar Typho informó de que habían perdido el contacto con ella y Jar Jar Binks, pero que habían descubierto que el doctor separatista Nuvo Vindi planeaba liberar de nuevo en la galaxia al Virus Sombra Azul. También reveló que Amidala había enviado las coordenadas del laboratorio secreto de Vindi antes de perderse el contacto. Cuando Ahsoka informó de su situación cerca del laboratorio, Kenobi le ordenó liderar un ataque en la entrada sur, mientras él y Skywalker entraban en el laboratorio por unas escotillas. Kenobi intentó convencer a Skywalker de que no arriesgara la misión sólo para salvar a Padmé, y Skywalker respondió que sabía lo que estaba en juego.

Al llegar sobre el laboratorio, las cañoneras lanzaron bombas sobre las escotillas, y Skywalker entró en el laboratorio junto a su escuadrón de soldados clon. Vio que la distracción de Ahsoka había funcionado, y se dirigió a la sala principal del laboratorio. Allí, Vindi electrocutó a Amidala y Binks, obligando al grupo a soltar sus armas para salvarlos. Skywalker obedeció sin dudar. A continuación, Vindi le dio una elección: capturarle o salvar a sus amigos, y encendió de nuevo la electricidad mientras escapaba. Skywalker recuperó su sable de luz, y en lugar de perseguir a Vindi, liberó a Amidala y a Binks. Vindi activó las bombas que contenían el virus, y Skywalker y Kenobi le encontraron intentando escapar en una plataforma de aterrizaje. Vindi les lanzó cápsulas del virus, obligando a Kenobi a cesar su ataque y recuperarlas. Sin embargo, con ayuda de la gungan Peppi Bow, Skywalker consiguió arrestar al doctor.

Misión en Iego
«El virus ha sido liberado. Estáis perdidos, Jedi, junto al resto de este planeta. »
―Vindi a Kenobi y Skywalker, tras la liberación del Virus Sombra Azul[fuente]
Vindi taunts Anakin and Obi-Wan

Un capturado Nuvo Vindi se burla de Skywalker y Kenobi.

Skywalker y Obi-Wan Kenobi se prepararon para escoltar a Nuvo Vindi a Theed para que fuese juzgado, pero en lo profundo del laboratorio, sonó una alarma. Skywalker contactó con Ahsoka Tano y supo que uno de los droides de Vindi, LEP-86C8 había logrado liberar al Virus Sombra Azul, por lo que contactó con Padmé Amidala para asegurarse de que estaba bien. Amidala afirmó que destruiría a los droides de combate restantes para evitar que escaparan y esparcieran el virus por el planeta, y Skywalker le pidió que tuviera cuidado. De mala manera, Skywalker interrogó a Vindi para conocer un antídoto contra el virus, pero Vindi se burló de él. Kenobi convenció a Skywalker de que el modo más rápido de salvar a sus amigos era regresar a Theed y descubrir una cura, con lo que Skywalker se mostró de acuerdo.

De regreso a Theed, Skywalker y Kenobi entregaron a Vindi y Gregar Typho informó de que había encontrado una posible cura: una raíz de Reeksa, encontrada sólo en Iego. También mencionó que sería un suicidio intentar ir hasta allí. Sin embargo, Skywalker decidió ir de todas maneras, y él y Kenobi partieron a bordo del Crepúsculo. Al llegar a Iego, vieron restos de naves destruidas por toda la órbita del planeta, y al aterrizar fueron recibidos por droides de combate modificados. Skywalker procedió a eliminarlos, pero Kenobi le advirtió de que los droides no estaban ni siquiera intentando defenderse a sí mismos. Conocieron a Jaybo Hood, quien había reprogramado a los droides en cuanto los separatistas abandonaron el planeta, y les dijo que "Drol", el gobernante fantasma del planeta, impedía que sus habitantes pudieran abandonar el lugar.

Drol

El Crepúsculo se topa con Drol, "dios" de Iego.

Skywalker y Kenobi obtuvieron la raíz tras ser atacados por la propia planta, pero mientras intentaban salir del planeta, se activó una red de láseres, y Kenobi concluyó que los separatistas la habían instalado tras marcharse. Tras conocer que los separatistas habían robado la luna Millius Prime, hogar de los ángeles, cuando atacaron, Skywalker concluyó que el emisor de los láseres es encontraba allí. Jaybo dio a R2-D2 el control remoto de cuatro droides buitre, y R2-D2 intentó acercarlos al emisor del láser, pero todos fueron destruidos. Entonces, Kenobi consiguió disparar al emisor, destruyendo la red de láseres y liberando a los habitantes de Iego. Luego, Skywalker y Kenobi regresaron a Naboo, donde liberaron y salvaron a sus amigos.

Batalla de Ryloth

Batalla sobre el planeta
Anakin Skywalker: «Era una trampa, Chulita. No ha sido culpa tuya.»
Ahsoka Tano: «He perdido a la mayoría de mis pilotos.»
Anakin Skywalker: «Ánimo, pequeña. Esa es la realidad de estar al mando.»
— Anakin Skywalker y Ahsoka Tano[fte.]
Después de que el líder de la Tecno Unión Wat Tambor tomara el control del planeta Ryloth y sus habitantes, el Consejo Jedi diseñó un plan para invadir y liberar el planeta, y envió a Skywalker y Ahsoka Tano a destruir el bloqueo separatista sobre el planeta para abrir paso a las fuerzas terrestres de invasión. El Resuelto salió del hiperespacio sobre Ryloth, junto al Defensor y el Redentor, justo delante del bloqueo. Ahsoka lideró a un escuadrón de cazas por primera vez, y consiguió abrirse paso entre los droides buitre enemigos. Sin embargo, después de que salieran del hiperespacio refuerzos separatistas, el Almirante Wullf Yularen y Skywalker ordenaron a Ahsoka retirarse al Resuelto, pero ella desobedeció, pensando que aún podía completar su misión. Los droides buitre comenzaron a lanzar ataques suicidas contra el Resuelto, y uno de ellos chocó contra el puente, hiriendo de gravedad al Almirante Yularen. Ahsoka regresó finalmente al Resuelto, pero perdió a la mitad de su escuadrón por el camino. El Resuelto y el Defensor se retiraron saltando la hiperespacio, pero el Redentor estaba demasiado dañado como para escapar.


Anakin Ahsoka Storm Over Ryloth

Skywalker trata de restablecer la confianza de Ahsoka en sí misma.

Tras ordenar un recuento de bajas, Skywalker riñó a su Padawan por haber desobedecido una orden directa. Ella argumentó que él desobedecía órdenes todo el tiempo, pero asumió la responsabilidad de sus actos, tomándoselos muy en serio. Skywalker intentó consolarla, afirmando que las bajas eran parte del mando, antes de informar de la situación a los Generales Jedi Mace Windu y Obi-Wan Kenobi. Tras comunicar Skywalker sus bajas, Kenobi recomendó a Skywalker que diera tiempo a Ahsoka para recuperarse, pero afirmó que Skywalker la necesitaría para completar la misión. Con sólo la mitad de sus fuerzas en pie, Skywalker recibió un margen de una rotación planetaria para destruir el bloqueo. Envió al capitán clon Rex a buscar a Ahsoka, y se reunió con ella mientras reparaba su caza estelar con la ayuda de R2-D2. Al informar de que deberían completar la misión sin refuerzos, Ahsoka entró en pánico y se cuestionó su utilidad. Skywalker le ordenó regresar a sus aposentos para calmarse.

Después, Ahsoka se unió a él en el hangar del Resuelto y descubrió que Skywalker había planeado pilotar él solo al Defensor vacío y hacerlo chocar contra la nave de mando del bloqueo, dejando a los droides de combate sin una cadena de mando. Ahsoka intentó hacerle cambiar de opinión, pero él se marchó hacia el Defensor junto a R2-D2, dejándola a ella al mando del Resuelto, responsable tanto de su vida como de destruir al resto del bloqueo. Al salir del hiperespacio, Skywalker contactó con el líder de los separatistas, el capitán Mar Tuuk, quien conocía a Skywalker de los archivos separatistas. Skywalker afirmó que se había ordenado su rendición, por lo que afirmó entregar a sus tropas y a sí mismo a cambio de un paso seguro de suministros a Ryloth. Sin embargo, los escaneos sobre el Defensor revelaron la verdad a Tuuk, y Skywalker procedió a acelerar los motores del Defensor mientras él se dirigía a una cápsula de escape. Tuuk abandonó el campo de batalla, y el Resuelto salió del hiperespacio. El plan de Ahsoka consistió en usar la parte inferior del Resuelto como escudo y pantalla hacia el bloqueo mientras los cazas atacaban a los enemigos, liderándolos ella misma durante el ataque, y destruyendo con éxito el bloqueo. Las fuerzas de invasión llegaron con los Generales Windu y Kenobi a bordo, y Tano envió a una nave en busca de Skywalker.

Capturando la capital
Ahsoka Tano: «¡Estuvo cerca, Maestro!»
Anakin Skywalker: «¿No ocurre siempre así, Chulita?»
— Ahsoka Tano y Anakin Skywalker tras destruir los bombarderos separatistas [fuente]
Anakin fighter ryloth

Anakin derriba a los bombarderos enemigos sobre Lessu.

Después de que Obi-Wan Kenobi y sus hombres eliminasen unos cañones de protones separatistas para permitir al grueso de las tropas aterrizar en Ryloth, Mace Windu se dirigió a la capital Lessu con sus fuerzas. Durante una reunión holográfica con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, Yoda, el Almirante Wullf Yularen, Windu y el senador Orn Free Taa; Skywalker informó de que sus fuerzas habían asegurado el espacio cercano a Ryloth, y de que las naves separatistas se estaban retirando. Sin embargo, Wat Tambor pronto envió a bombarderos a destruir las aldeas cercanas y Skywalker se enfrentó a ellos en su caza estelar, acompañado por Ahsoka Tano. El droide táctico de Tambor, TA-175, abandonó Lessu sin Tambor, pero a pesar de todo el Conde Dooku ordenó destruir Lessu, aunque Tambor todavía se encontraba allí. Sin embargo, antes de que los bombarderos pudieran destruir a las fuerzas de la República Galáctica y a la población twi'lek, Skywalker y Ahsoka los derribaron. Tambor fue capturado, y la República emergió victoriosa: Ryloth era libre una vez más.

Batalla de Felucia

«¡Muévete soldado! ¡Vamos, paso ligero!»
―Anakin Skywalker, a un soldado clon[fuente]
Tiempo después, Skywalker, Ahsoka Tano, Obi-Wan Kenobi y Plo Koon fueron enviados a responder a un ataque del General Grievous sobre Felucia. Las fuerzas de la República Galáctica se enfrentaron a las tropas separatistas en la órbita del planeta y comenzaron a avanzar; sin embargo, oleadas de droides buitre diezmaron a las fuerzas de la República en tierra. Algunos transportes consiguieron llegar a la superficie del planeta para ayudar a los Generales Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. A medida que los droides de combate procedían a rodear a los soldados clon, Plo Koon despejó los cielos comandando un escuadrón de cazas. En el transcurso del combate, un droide buitre cayó sobre un AT-TE de la República. Viendo que sus tropas habían perdido a gran parte de los refuerzos, Kenobi ordenó una retirada inmediata; sin embargo, tanto él como Skywalker se dieron cuenta de que Ahsoka se encontraba ausente.


BattleOfFelucia-HH

Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi durante la Batalla de Felucia.

Contactando con ella por el comunicador, Ahsoka reveló que se estaba enfrentando a otro grupo de droides de combate. Obi-Wan le informó de que las tropas de la República se estaban retirando, y le ordenó que ella y sus hombres hicieran lo mismo. No obstante, la togruta se negó a ello argumentando que había roto las defensas separatistas. Skywalker y Kenobi aterrizaron sus LAAT entre Ahsoka y los droides, lo que hizo que ella gritase a Skywalker frustrada. Después de que Skywalker le obligara a entrar en la nave, ella obedeció. Mientras los LAAT despegaban con las fuerzas restantes de la República, todos fueron testigos de la destrucción de los vehículos blindados de Ahsoka a manos de los refuerzos separatistas, que eran mucho más numerosos de lo que ella había imaginado.

El holocrón robado

Tras abandonar Felucia, las fuerzas de la República Galáctica regresaron a Coruscant. En el Templo Jedi, Skywalker y Ahsoka Tano se presentaron ante los Maestros Jedi Mace Windu y Yoda. Obi-Wan Kenobi había informado al Consejo Jedi de lo que la Padawan Tano había hecho en Felucia y, después de que Windu preguntase a Ahsoka si estaba de acuerdo con la versión de los hechos de Kenobi, ella se mostró arrepentida de sus acciones. Skywalker defendió a Ahsoka asumiendo la culpa; sin embargo, Windu rechazó culparle a él de lo ocurrido. Windu anunció que Ahsoka pasaría un tiempo alejada del campo de batalla y se convertiría en guardiana de los Archivos Jedi, bajo la supervisión de la bibliotecaria Jedi Jocasta Nu. Skywalker y Tano se dirigieron a los archivos y, de camino, Ahsoka se disculpó ante su maestro. Skywalker le recordó que él también había sido Padawan no hacía mucho tiempo. El Caballero Jedi pronto saludó a Nu, que se encontraba tras un estante. Skywalker presentó a Ahsoka a Jocasta, e informó a la bibliotecaria de que Ahsoka se encargaría de ayudarla en la vigilancia de los archivos.

Más tarde, Cad Bane se introduciría en el Templo Jedi para robar un holocrón. Skywalker, Ahsoka y Obi-Wan capturaron a la aliada de Bane, Cato Parasitti. Sin embargo, Bane consiguió escapar. Windu informó a los Jedi de que Bane quería un cristal de memoria kyber que sólo podía ser leído en un holocrón, para obtener una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza de la galaxia, el futuro de la Orden Jedi. Windu, comunicó que el Maestro Bolla Ropal era el guardián del cristal. Entonces, Skywalker y Tano se dirigieron al Sistema Devaron para capturar a Bane.

La búsqueda del holocrón
«Yo... no tengo el cristal de memoria y... parece que mi Padawan se ha extraviado.»
―Anakin Skywalker[fuente]
AhsokaAnakinRex-Cargo

Anakin, Ahsoka, Rex y un escuadrón de clones se enfrentan a las fuerzas de Bane.

Skywalker y Ahsoka Tano atacaron a la flota de Cad Bane sobre Devaron. Tras inmovilizar a la nave, Skywalker, Tano, R2-D2 y un equipo de soldados clon entró en la nave de Bane usando andadores AT-TE. El equipo de la República Galáctica entró entonces en el puente de mando de la nave y destruyó a los droides de combate que se encontraban allí. Sin embargo, Bane escapó por una escotilla. Tras despejar el puente, los Jedi encontraron un holograma de una conversación entre Bane y el virrey de la Federación de Comercio Nute Gunray, que confirmaban que Bane poseía el cristal de memoria kyber. Para evitar que Bane escapara de la nave, el capitán clon Rex y su escuadrón destruyeron las cápsulas de escape de la nave. El Almirante Wullf Yularen fue testigo de una explosión en la popa de la nave, pero Skywalker todavía quería encontrar al Maestro Jedi Bolla Ropal.

Los Jedi y los clones buscaron a Ropal en la nave, y Ahsoka encontró su cadáver en una celda del bloque prisión. Skywalker ordenó a un par de clones llevar el cuerpo de Ropal al Resuelto, y decidió encontrar a Bane para recuperar el cristal. Bane desactivó las luces de la nave y los clones tuvieron que usar sensores de visión nocturna, tras lo cual consiguieron avistar a Bane, iniciándose una persecución. En el depósito de municiones de la nave, Bane encendió de nuevo las luces y se desencadenó un tiroteo durante el cual el cazarrecompensas desactivó la gravedad. Los droides de combate comenzaron a atacar y los clones, que estaban entrenados para estas situaciones, usaron sus botas magnéticas. Para empeorar las cosas, latas de combustible quedaron sueltas flotando por la sala, de modo que cualquier disparo sobre ellas podría hacer explotar la sala.

Bane y Skywalker lucharon, y Bane recibió un golpe en la cara que hizo que saliera empujado hacia atrás y que el holocrón se le escapara. Justo cuando Skywalker iba a cogerlo, R2-D2 activó de nuevo la gravedad, cayendo todo el mundo al suelo. Mientras Skywalker se recuperaba, Bane cogió el holocrón y huyó. Skywalker le persiguió, pero Bane le distrajo provocando que un clon imantado en el techo cayera al suelo. Mientras Skywalker salvaba al clon, Ahsoka persiguió a Bane. En respuesta, Bane cerró una puerta automática separando a Ahsoka de su maestro. Cuando Skywalker intentó abrir la puerta con su sable de luz, un droide disparó sin querer a una lata de combustible, haciendo que el techo se derrumbara, atrapando a Skywalker entre los escombros.

AnakinOpensHolocron-CoD

Bane obliga a Skywalker a abrir un holocrón Jedi.

Al llegar a un lugar sin salida, Bane disparó a Ahsoka, que desvió fácilmente el disparo a su brazo izquierdo. Bane consiguió desarmar a Ahsoka, que aun así consiguió tirarle al suelo. Cuando ella pensaba que le había derrotado, Bane la agarró por el tobillo y le soltó una descarga eléctrica que la incapacitó. Skywalker percibió lo ocurrido, y en su ira despejó los escombros que le cubrían. Al recibir la orden del Almirante Yularen de abandonar la misión porque la nave estaba a punto de explotar, él instó a Yularen a poner al Resuelto a una distancia segura mientras él salvaba a su Padawan.

Skywalker encontró a Ahsoka atrapada tras un campo de energía, justo frente a una escotilla de aire. Bane amenazó con abrir la escotilla a no ser que Skywalker abriera el holocrón. Skywalker aceptó y apagó su sable de luz. Entonces abrió el holocrón, momento tras el cual recuperó su sable y el de Ahsoka para atacar a Bane. No obstante, Bane abrió la escotilla de aire y escapó. Skywalker rescató a Ahsoka y los dos se dirigieron al hangar, donde se reunieron con Rex y sus hombres. El equipo regresaría a continuación al Resuelto, y aunque Bane supuestamente había muerto, Skywalker aún percibía su presencia.

Rescatando a los niños

Skywalker y Ahsoka Tano regresaron de su misión fallida de recuperar el holocrón y capturar a Cad Bane, a quien daban por muerto. En el Resuelto, Ahsoka siguió al soldado clon que supuestamente había matado a Cad Bane, haciéndola constantemente preguntas sin recibir ninguna respuesta por su parte. Skywalker, mientras tanto, estaba investigando la sangre de duros que había aparecido a bordo de la lanzadera en la que habían llegado al Resuelto. Dándose cuenta de lo que ocurría, Anakin advirtió a Ahsoka del peligro, pero fue demasiado tarde. Cad Bane golpeó a Ahsoka en el estómago disfrazado de soldado clon y corrió hacia una nave para escapar. Skywalker intentó detenerlo saltando sobre la nave, pero Bane consiguió quitárselo de encima. Entonces, Anakin contactó con el Almirante Wullf Yularen y le ordenó desactivar los anillos hiperespaciales pero, de nuevo, lo hizo demasiado tarde y Bane escapó.

Bane captured

Skywalker captura a Cad Bane en Naboo.

De vuelta en Coruscant, Skywalker y Tano informaron al Consejo Jedi de todo lo ocurrido. Con Bane teniendo acceso a una lista de todos los niños sensibles a la Fuerza y por lo tanto con los separatistas teniendo también acceso a la información, los Jedi razonaron que lo ocurrido era desastroso para la Orden Jedi. Su única esperanza era averiguar mediante la Fuerza dónde secuestraría Bane a niños sensibles a la Fuerza.

Yoda, Obi-Wan Kenobi, Mace Windu y Skywalker meditaron; intentando detectar a cualquier niño a través de la Fuerza, mientras muchos eran eclipsados por el lado oscuro. Anakin y Ahsoka se dirigieron a Naboo poco después para proteger a un niño gungan.

Ambos llegaron a Naboo y aseguraron al niño, Roo-Roo Page. Cad Bane fue capturado esa misma noche, pero se negó a revelar dónde se encontraban los otros niños que ya había capturado, y había borrado los datos de navegación de su nave. Por eso, Skywalker, Windu y Kenobi usaron a la vez la Fuerza para obligarle a hablar, bajo el riesgo de destruir su mente. La experiencia hizo que Bane decidiera cooperar.

Con Bane como su guía, Kenobi y Windu partieron para encontrar a los niños. Windu manifestó que debían informar al Canciller Supremo Sheev Palpatine de ello, pero Kenobi insistió en que se trataba de un asunto interno de los Jedi. Skywalker abogó por contactar con Palpatine.

En Coruscant, Skywalker informó a Palpatine de lo que estaba ocurriendo. Expresó su creencia de que el Conde Dooku no se encontraba detrás de ello, pero no supo de quién se trataba. Palpatine le aconsejó que tuviera paciencia.

EscapingMustafar-CotF

Anakin y Ahsoka abandonan Mustafar con los niños secuestrados.

De vuelta en el Resuelto, Skywalker y Tano investigaron la nave de Bane en busca de pistas. Ahsoka encontró cenizas volcánicas en la coraza de la nave, mientras que Skywalker encontró los registros de carga de combustible. Así determinaron que Bane había dejado a los niños secuestrados en Mustafar. Entonces, se dirigieron allí a bordo del Crepúsculo. Sin embargo, la instalación en la que se encontraban los niños fue programada para hundirse en la lava mientras Anakin y Ahsoka entraban en ella. Sin embargo, los Jedi consiguieron rescatar a los niños y escapar antes de que la instalación se hundiera en la lava.

Al regresar a Coruscant, Skywalker informó al Consejo de que no había podido averiguar quién estaba detrás de los secuestros, y los Maestros Jedi revelaron a Anakin y Ahsoka que Cad Bane había escapado de nuevo

Defensa en Felucia

Durante una misión supervisando una estación médica sobre Felucia, Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Ahsoka Tano fueron atacados por droides buitre separatistas, que les obligaron a abandonar su nave y aterrizar de emergencia en Felucia. Aunque los tres Jedi sobrevivieron al aterrizaje sin sufrir daño alguno, se quedaron sin medios para salir de Felucia o contactar con algún planeta aliado de la República Galáctica. Vagando por lo que parecía una aldea abandonada; Skywalker, Kenobi y Tano se separaron; esperando encontrar a los habitantes o algún medio para escapar. Pronto encontraron una nave en un hangar y, cuando descubrieron dónde se escondían los aldeanos, fueron enfrentados por un grupo de cazarrecompensas liderados por Sugi.

Embo hurt

Anakin acude en auxilio de Embo durante la lucha contra los piratas.

Cuando quedó claro que los Jedi podían ayudar a los cazarrecompensas a defender la aldea de un grupo de piratas; Kenobi se mostró inicialmente en desacuerdo, citando el hecho de que si las noticias de su ayuda a la aldea llegaban a oídos de los separatistas, éstos invadirían el planeta. Esa preocupación se esfumó cuando los Jedi se encontraron con el líder del grupo de piratas, Hondo Ohnaka, un antiguo captor de Anakin y Obi-Wan. Sabiendo que Ohnaka podía atacarles en cualquier momento, Kenobi aceptó ayudar a los aldeanos. Skywalker, junto al enigmático Embo, trabajó para entrenar a los aldeanos para el combate.

Cuando Ohnaka atacó finalmente con sus fuerzas a la aldea, Skywalker lideró su defensa, usando la Fuerza para llegar hasta la cima de un acantilado donde se enfrentó a Hondo y su mono-lagarto kowakiano Pilf Mukmuk. A pesar de superar a Ohnaka en combate, Skywalker decidió ayudar al weequay cuando éste quedó colgando del acantilado. Al llegar a tierra firme de nuevo, Ohnaka empujó a Skywalker hacia la trayectoria del disparo de un cañón, lanzado por Pilf Mukmuk. Eso obligó a Skywalker ha saltar hacia el fondo del acantilado, lejos de Ohnaka, lo que permitió al pirata y a sus fuerzas restantes escapar del planeta. Como agradecimiento, Sugi ofreció su transporte para sacar a los Jedi fuera de Felucia.

La Bestia Zillo

Más adelante en la guerra, Skywalker participó en la Batalla de Malastare con Mace Windu, supervisando el lanzamiento de una bomba de electro-protones para destruir a los ejércitos de droides de combate. Sin que lo supieran los Jedi, la bomba despertó a una criatura que se creía extinguida desde hacía tiempo, la Bestia Zillo. Cuando Windu entró en el cráter de la bomba para examinarlo, se encontró con la enorme bestia y contactó con Skywalker, quien dejó de hablar con del dug Nakha Urus para pilotar su caza estelar junto a R2-D2. A pesar de sus extraordinarias habilidades como piloto, Skywalker fue golpeado por la Bestia Zillo, por lo que tuvo que escapar de su caza antes de que la bestia lo destruyera.

Treaty of Malastare

Los Jedi firman un tratado con los dugs en Malastare.

Mientras se defendía de la Bestia Zillo, Skywalker descubrió que las escamas de la bestia eran inmunes a los sables de luz. Usando a R2-D2 para volar hasta el exterior del cráter, Skywalker más tarde contactó con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, actuando como intermediario entre Urus, que quería matar a la bestia, y Windu, quien se oponía a ello en base a los ideales Jedi de que toda forma de vida debía ser preservada si era posible. Aunque Skywalker sugirió que la bestia podía ser subyugada y trasladada a un planeta del Borde Exterior, Urus ridiculizó la idea, afirmando que las Bestias Zillo eran enemigas de los dugs desde hacía siglos y que era su deber matar a la bestia. Cuando la doctora Sionver Boll propuso que las escamas de la bestia fuesen utilizadas para desarrollar una nueva armadura para los soldados clon, Palpatine ordenó dejar a la bestia inconsciente para que los dugs pensaran que estaba muerta, y así podérsela llevar para examinarla.

Aunque se desencadenó una fuerte discusión entre Windu y Urus, el asunto se zanjó cuando Urus ordenó usar toxinas en el cráter para matar a la bestia. En un momento dado, la Bestia Zillo escaló el cráter, por lo que los Jedi ordenaron el uso de tanques para aturdirla, y bajo las órdenes de Palpatine, la trasladaron a Coruscant. Indignado por los experimentos inhumanos que iban a ser llevados a cabo sobre la bestia, Windu informó a Obi-Wan Kenobi de lo ocurrido, quien a su vez convenció a la mujer de Skywalker, Padmé Amidala, de que hablara con Palpatine para detener lo que estaba ocurriendo. Durante una reunión con el Canciller Supremo, una enfurecida Bestia Zillo escapó de su confinamiento, con la intención de vengarse de Palpatine.

ForceBarrier-ZBSB

Skywalker, Secura y Yoda protegen a Amidala y Palpatine del gas tóxico usado para matar a la Bestia Zillo.

Después de que Amidala avistara a la bestia dirigiéndose al Edificio del Senado, Palpatine ordenó la evacuación; llevándose a Skywalker, Amidala, los droides C-3PO y R2-D2 a su lanzadera privada, que finalmente fue atrapada por las enormes garras de la bestia. Skywalker consiguió partir en dos la lanzadera usando su sable de luz, lo que permitió a sus ocupantes saltar hasta el techo del Edificio del Senado. Skywalker salvó a Amidala de caer desde lo alto del edificio usando la Fuerza, y con la ayuda de Yoda y Aayla Secura protegió al grupo de una fatal toxina lanzada mediante bombas contra la bestia, que cayó al suelo muerta.

Espía en el Senado Galáctico

Más adelante, Skywalker regresó discretamente al apartamento de su mujer, Padmé Amidala, en Coruscant, y ambos se prepararon para una larga noche romántica juntos. Sin embargo, Skywalker fue reclamado por el Consejo Jedi y tuvo que regresar al Templo Jedi, lo que les obligó a cancelar su noche romántica. Antes de marcharse, Skywalker dijo a Amidala que el deber era lo primero, sobretodo en tiempos de guerra.

Ante el Consejo, Anakin fue informado de la necesidad de espiar al senador Rush Clovis, de quien se sospechaba que era un partidario de los separatistas. Sin embargo, no podían permitirse que un Jedi realizara esa tarea, por lo que necesitaban convencer a Amidala para que se uniera a su causa, puesto que ella era cercana a Clovis. Aunque Skywalker no creía que ella fuese a aceptar la misión, los Maestros insistieron en que él hablara con ella, ya que Amidala confiaba en él; Yoda había intentado convencerla anteriormente pero había fracasado.

PadmeAcceptsMission-SS

Amidala acepta ante el Consejo Jedi espiar a Rush Clovis.

Al día siguiente, en el Senado Galáctico, Skywalker localizó a su mujer, quien se encontraba resentida por su marcha durante la noche anterior. Él le preguntó acerca de Clovis, y ella respondió que ya le había dicho a Yoda que no le espiaría, puesto que era un viejo amigo suyo. Amidala creía que Skywalker quería convencerla para que aceptara la misión, pero él sólo estaba reuniendo información para aquél que finalmente asumiera la misión. No obstante, cuando Amidala supo que Clovis estaba colaborando con los separatistas, inmediatamente aceptó espiarlo. Skywalker intentó convencerla para que no lo hiciera, pensando que podía ser peligroso, pero ella le recordó que el deber era lo primero.

Ambos se presentaron ante el Consejo Jedi, donde Amidala admitió que no había visto a Clovis desde hacía un largo tiempo. Habían sido cercanos en el pasado, pero ella quiso mantener con él una relación estrictamente profesional, algo que él no llevaba bien. Los Maestros la instaron a volver a ganarse la confianza de Clovis para demostrar su traición.

Amidala y Clovis se reunieron en un bar, donde él explicó que planeaba ir a Cato Neimoidia a negociar con la Federación de Comercio; él ofreció a Amidala que lo acompañara, por razones políticas y personales. Cuando los dos iban a partir, Skywalker, que ejercía de piloto de Amidala, se puso celoso cuando Clovis la besó en las dos mejillas. Skywalker les asistió en sentarse en la nave, preparando el asiento de Amidala y rompiendo el siguiente para que Clovis no pudiera abrocharse el cinturón. Así, Skywalker pudo virar la nave para evitar que Clovis besara a Amidala de nuevo.

Al llegar a Cato Neimoidia, fueron recibidos por le senador neimoidiano Lott Dod. Amidala fue conducida a sus aposentos, mientras Dod y Clovis hablaban de "negocios" con Poggle el Menor. Dod y Poggle se dieron cuenta de que Amidala era la debilidad de Clovis y planearon envenenarla para obligarlo a cooperar.

LottDodIsFlinches-SS

Skywalker atestigua cómo Clovis exige un antídoto para Padmé a Lott Dod.

Mientras Skywalker y R2-D2 esperaban en el exterior a una señal de Amidala, ella se vistió de gala para cenar con los otros senadores. Dod la engañó ofreciéndole bebida envenenada. Cuando terminó la cena, Clovis llevó a Amidala a dar una vuelta, ambos desconocedores del envenenamiento. Al ir Clovis a por bebidas, Amidala accedió a los datos del Palacio de Lott Dod, pero se le requirió un código de acceso. Pronto ella supuso que la contraseña era su nombre, y vio un holograma de una nueva fundición de droides de combate para el Conde Dooku. Entonces dio una señal a Skywalker, quien se dirigió a los aposentos de ella. Al tomar los planos de la fundición, Padmé los escondió de Clovis, que había regresado.

Cuando él le pidió la mano, ella lo abrazó espontáneamente para esconder el disco. Ella vio a Skywalker entre las sombras, reprimiendo sus celos, pero ella lo calmó señalándole el disco. Discretamente se lo dio a él, y mientras Anakin se iba, Padmé se desmayó. Clovis informó de ello a Dod, quien le reveló que Amidala era una espía. Al principio Clovis se negó a creerlo, pero descubrió la verdad al ver que faltaba el disco de datos de su fundición de droides. Clovis se enfrentó a Padmé por haberle traicionado, pero cuando Skywalker entró de nuevo en la sala, éste exigió a Clovis que se alejara de Padmé. Clovis ofreció un antídoto a cambio del disco, pero Skywalker le amenazó con hablar con Dod. Si Dod descubría que Clovis había perdido el disco, le mataría. Clovis se dio cuenta de que quería a Amidala demasiado como para dejarla morir, y aceptó llevarla a su nave antes de que Dod descubriera nada.

Al llegar a la nave, fueron interceptados por Dod y sus ayudantes. Clovis intentó escapar, pero Dod no lo dejaba irse por lo que Clovis sacó su bláster. Dod fue obligado a dar un antídoto, y los tres escaparon. Sin embargo, Skywalker dejó adrede a Clovis en el planeta, y procedió a dar el antídoto a Amidala.

Segunda Batalla de Geonosis

GeonosisPlanning

Los Jedi planean la invasión de Geonosis.

En el 21 ABY, Skywalker y su Padawan Ahsoka Tano se reunieron con la flota de la República Galáctica en Geonosis y prepararon una estrategia para atacar la nueva fundición de droides de Poggle el Menor en el planeta. Los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Ki-Adi-Mundi liderarían junto a Skywalker el ataque en Geonosis.

Cuando las naves capitales de la República descendieron a la atmósfera de Geonosis, la fuerza de ataque de Skywalker — incluidos el capitán clon Rex y la comandante Tano — partió después de la de Kenobi. El transporte de Skywalker fue uno de los primeros en ser derribado, pero el equipo del Jedi consiguió salir de los restos del transporte y usarlo de cobertura para hacer frente a numerosos geonosianos que les atacaban.

Abandonados a su suerte, Skywalker, Ahsoka, Rex y sus hombres viajaron a pie para llegar al punto de encuentro. De camino, se encontraron una enorme fortaleza armada y fueron obligados a ponerse a cubierto de los disparos de droides de combate B1 y superdroides de combate B2 situados en lo alto del muro. Skywalker y Ahsoka decidieron subir a lo alto de la fortaleza y colocar detonadores termales, y usaron los blásteres que salían de la pared para escalarla. El capitán Rex se unió a los dos Jedi en lo alto de la barrera, ayudándolos a derrotar a un par de droidekas que habían salido de dos aperturas. Después de que Skywalker y Ahsoka colocaran los detonadores termales, los tres saltaron de la muralla antes de que explotara. Los Jedi usaron la Fuerza para ralentizar su caída y contener los restos de la muralla que iban a caer sobre ellos. Con el muro destruido, Skywalker, Ahsoka, Rex y sus fuerzas avanzaron hasta la posición de Kenobi.

Uniendo fuerzas con Mundi, Skywalker contactó con el Almirante Wullf Yularen para pedir apoyo aéreo. Habiendo reagrupado sus fuerzas tras una petición del comandante clon Jet, Yularen envió a un escuadrón de Alas-Y al punto de encuentro, donde las fuerzas de Kenobi y el comandante Cody estaban sufriendo numerosas bajas a manos de los geonosianos tanto mediante ataques por tierra como por aire. Cuando Obi-Wan se preparaba para unirse a la lucha junto a sus hombres en lo que creía que sería su última defensa contra los geonosianos, los Alas-Y llegaron, lanzando sus municiones contra los tanques separatistas. Con el resto de sus tropas presionando, Kenobi recibió la llegada de Skywalker, Tano, Mundi y el resto de fuerzas.

SecondGeonosis

Skywalker y Mundi lideran sus fuerzas durante la Segunda Batalla de Geonosis.

Los Jedi y los oficiales clon pasaron a ocuparse de la tarea que tenían por delante: la destrucción de un generador de escudo que defendía la fundición de droides. Skywalker lideraría a un pequeño escuadrón hasta dentro del escudo para sabotear los escáneres geonosianos, impidiendo que marcaran como objetivo a los AT-TE de la República. Cuando los andadores hubieran atravesado el escudo; Mundi llegaría junto al resto de las tropas en una lanzadera. Entonces Skywalker y Tano iniciaron su ataque y cargaron contra el generador de escudos junto a sus hombres. Intercambiando disparos con los geonosianos, los Jedi y los clones se pusieron a cubierto y lanzaron granadas contra los cañones enemigos, inhabilitándolos temporalmente. Sin fuego pesado oponiéndose a ellos, los AT-TE atravesaron el escudo y destruyeron el generador. Con el escudo desactivado, Mundi y sus fuerzas llegaron a bordo de naves como refuerzo adicional, obligando a los geonosianos a rendirse.

Mientras se recuperaban, Skywalker y Tano compararon su número de enemigos derrotados: Skywalker había derrotado a 55 mientras que Ahsoka a 60. Sin embargo, Skywalker afirmó que habían empatado puesto que él había dirigido el ataque aéreo. Los Generales Kenobi y Mundi, heridos, fueron llevados a un transporte y Skywalker deseó volverlos a ver de nuevo en acción antes de la destrucción de la fundición de droides. Entonces, Mundi informó de que él había derrotado a 65 enemigos, preguntando qué era lo que se ganaba. Como respuesta, Skywalker le dijo que había ganado su eterno respeto, a lo que Kenobi respondió que eso era un obsequio que Anakin raramente otorgaba.

Las fuerzas combinadas de Skywalker y Ki-Adi-Mundi se establecieron en un área que rodeaba toda la fundición de droides de Poggle el Menor, que prácticamente ya estaba totalmente construida. Las fuerzas de la República estaban separadas de la fundición por un delgado puente situado sobre un profundo abismo. Anticipando una fiera resistencia geonosiana, Skywalker pidió refuerzos de la General Luminara Unduli y su Padawan, Barriss Offee. Mientras Ahsoka informaba a las tropas del plan de combate, Skywalker se dedicó a acabar las frases que comenzaba Ahsoka. Al acabar la reunión, ella exigió saber por qué Skywalker la interrumpía todo el rato, puesto que eso le hacía creer que él no confiaba en ella. Skywalker se defendió afirmando que sólo quería asegurarse de que el trabajo se haría bien, lo cual sólo enfadó todavía más a Tano.

Anakin Interrupting Ashoka

Skywalker interrumpiendo a Ahsoka durante una reunión.

Ambos estaban discutiendo cuando Unduli y Offee llegaron para discutir el plan de ataque. Aunque el General Skywalker había planeado un ataque directo pasando sobre el puente, Luminara ofreció una alternativa: infiltrarse en las catacumbas de debajo de la fundición. Usando esa compleja red de túneles, los Jedi podrían llegar a la sala del reactor de la fundición, destruyéndola desde dentro. Se decidió que la misión de destruir el reactor sería llevada a cabo por Ahsoka y Barriss, la última de las cuales había memorizado el mapa de las catacumbas. Skywalker no estaba seguro de si Ahsoka estaba preparada para la misión, pero ella insistió en que sí lo estaba. Mientras las Padawans se infiltraban en las catacumbas, Skywalker y Unduli liderarían sus fuerzas en un ataque frontal contra la fundición como distracción.

Los cuatro Jedi pusieron su plan en marcha, con Ahsoka y Barriss desdenciendo hasta el punto de entrada a las catacumbas mientras los dos generales avanzaban junto a sus tropas a través del puente que llevaba a la fundición, seguidos de cerca por AT-TEs. Luminara preguntó a Skywalker por qué no quería que Ahsoka participara en su parte de la misión, a lo que él no respondió. Los hombres de Anakin y Luminara fueron recibidos por una gran fuerza de droides de combate que salían de la fundición, seguidos de un contingente de guerreros geonosianos que atacaron desde la retaguardia. Luego, fueron atacados por un escuadrón de droidekas que fueron rápidamente destruidos por cohetes y los AT-TE. Como respuesta, Poggle el Menor autorizó el uso de unos supertanques experimentales a petición del droide táctico TX-21. Veinte de los tanques abandonaron la fundición, acercándose a las fuerzas de la República. Los escudos de los tanques no se vieron afectados por los ataques de la República y abrieron fuego, diezmando las fuerzas de los Jedi. Por eso, Skywalker y Unduli ordenaron la retirada.

Entonces, Luminara y Anakin diseñaron un plan para derrotar a los tanques en el puente. Los dos se movieron por debajo del puente y colocaron explosivos a lo largo de él. Al llegar al otro lado del puente, activaron los explosivos, haciendo que el puente fuese derribado y cayendo así todos los tanques por el precipicio de debajo. Naves de evacuación llegaron poco después en anticipación a la explosión que destruiría la fundición. Más tarde de lo esperado, las Padawans contactaron con ellos, informando de que sus explosivos habían sido robados por los geonosianos y de que usarían un supertanque para destruir el reactor de la fundición, enterrándose a sí mismas en el proceso. Skywalker les ordenó fervientemente que no lo hicieran, pero ellas cerraron sus comunicadores. Momentos después, se desencadenó una gran explosión que destruyó la fundición con las Padawans dentro.

Gree-GeonosisMeeting

Anakin y Luminara planean junto a Rex y Gree un plan de acción contra los tanques enemigos.

Cuando se desvaneció el humo, Skywalker y Unduli se acercaron al cráter lleno de ruinas que se había desencadenado por la explosión. Tras fracasar en contactar con Ahsoka mediante el comunicador, un decidido Skywalker ordenó retirar las ruinas. Los LAAT comenzaron a llevarse los restos de la fundición, y Luminara discutió con Skywalker que debía aceptar el destino de su estudiante. Muy por debajo de la superficie, en la cabina del supertanque, Ahsoka y Barriss se esforzaban por permanecer conscientes. En un intento por contactar con Anakin, Ahsoka fusionó su comunicador con una célula de energía del tanque, algo que había aprendido de Skywalker. Recibiendo la señal, Skywalker dedujo dónde se encontraban las Padawans y corrió hacia el punto bajo el cual se encontraban. Con la ayuda de Luminara, elevó los restos de la fundición con la Fuerza dejando al descubierto el supertanque en que Ahsoka y Barriss se encontraban. Las dos Padawans salieron al exterior, reuniéndose finalmente con sus maestros. Luminara informó a Ahsoka de que Anakin en ningún momento había perdido la fe en ella.

Ahsoka y Barriss abandonaron el campo de batalla para recuperarse, mientras que Unduli cogió un vehículo para encontrar a Poggle el Menor. Ella y el soldado clon Buzz siguieron el rastro de Poggle, a medida que se acercaba a ellos una tormenta de arena. Ambos siguieron a Poggle hasta el Templo Progate. Entonces, Unduli contactó con Kenobi, Ki-Adi-Mundi y Skywalker para informar de que había encontrado lo que parecía ser un depósito de municiones. Luminara fue aconsejada por Kenobi de que esperara a refuerzos, pero momentos después se oyó el grito de Buzz y se cortó la comunicación. Skywalker quería ayudar a Unduli de inmediato, pero Obi-Wan y Mundi aconsejaron esperar a que terminase la tormenta de arena.

Después de la tormenta, Skywalker y Kenobi lideraron a un grupo hasta el templo. Cody encontró el cadáver de Buzz y Obi-Wan encontró el sable de luz de Luminara. Entonces vieron una estatua de lo que parecía ser una reina geonosiana sobre la entrada a un oscuro túnel. Todos ellos pasaron a través del túnel. Poco después, Luminara contactó con Kenobi, pidiéndole que no entrase en el templo justo antes de ser reducida. Acto seguido, Kenobi y Skywalker fueron atacados por zombies geonosianos, que podían seguir moviéndose incluso después de haber sido disparados; también tenían lo que parecía un gusano saliendo de sus orificios faciales. Skywalker, Kenobi y el escuadrón consiguieron salvarse y avanzar por el túnel. Kenobi recordó rumores sobre una colonia capaz de controlar mentalmente a los geonosianos una vez habían muerto. Como se encontraban demasiado bajo tierra para contactar con Mundi, Kenobi envió a dos clones a la superficie a pedir ayuda. Por desgracia, los clones fueron asesinados por zombies antes de poder contactar con alguien. Obi-Wan sugirió entonces que todo el grupo permaneciese unido.

JediEscapeKarina

Skywalker y Unduli se enfrentan a zombies geonosianos.

Eventualmente encontraron a Luminara, retenida ante una reina geonosiana, Karina la Grande. Skywalker se preparó para atacar, pero Obi-Wan tenía una estrategia diferente. Ordenó a Cody y sus hombres que rodeasen el lugar, antes de cegar a los zombies y enterrarlos. Los Jedi se acercaron a la reina, cuyos súbditos les dejaron pasar. Kenobi la instó a rendirse, pero ella rechazó la propuesta, pretendiendo controlar a los Jedi con sus gusanos cerebrales. Skywalker encendió su sable de luz, pero Kenobi le hizo gestos para que permaneciese quieto. Uno de los zombies se acercó a Luminara con un gusano, pero antes de que éste pudiera entrar a través de su nariz, Obi-Wan dio una señal, y Cody y sus hombres sorprendieron a los geonosianos. Todos ellos salvaron a Unduli y tomaron a Poggle como prisionero. Entonces, Luminara les preguntó por qué habían venido a pesar de haberles instado a no hacerlo. Obi-Wan contestó que había seguido el ejemplo de Skywalker por una vez, y había desobedecido las órdenes.

Kenobi pretendía estudiar el gusano que iba a ser usado con Unduli, pero Skywalker lo aplastó bajo su bota, afirmando que debían irse. Todos intentaron escapar del templo, que estaba a punto de caerse, con los zombies tras ellos. Mientras ascendían a la superficie, varios zombies les siguieron. Entonces, una ola de humo les golpeó y los impulsó hacia arriba. Escaparon antes de que el templo se derrumbara, sepultando a la reina.

Escaramuza con gusanos cerebrales

Con Poggle el Menor bajo custodia, los Jedi se prepararon para abandonar Geonosis. Sin embargo, recibieron noticias de que la estación médica de Ord Cestus necesitaba suministros. Mientras los Jedi entregaban a Poggle en Coruscant, Skywalker sugirió que Ahsoka Tano y Barriss Offee proporcionaran suministros a la estación.

Las Padawans partieron a su misión, pero su nave no llegó a la hora esperada. Skywalker comenzó a preocuparse, pero al final consiguieron contactar con su nave. Ahsoka informó de que la tripulación de la nave había sido controlada por gusanos cerebrales geonosianos.

Anakin Force chokes Poggle

Anakin estrangula a Poggle con la Fuerza.

Skywalker interrogó a Poggle, pero éste se negó a decir cómo los gusanos podían ser derrotados. Enfurecido, Skywalker rozó brevemente el lado oscuro y comenzó a estrangular a Poggle con la Fuerza. Eventualmente, Poggle confesó que los gusanos podían ser derrotados con bajas temperaturas.

Skywalker consiguió contactar con Ahsoka para darle la información. Más tarde, se reunió con Ahsoka mientras ésta se recuperaba de una lucha con Barriss, que había sido infectada por poco tiempo por gusanos cerebrales durante el trayecto en nave. Kit Fisto llegó e informó al Caballero Jedi y su Padawan de que los gusanos cerebrales de la nave habían sido controlados. Después de que Fisto se marchara, Skywalker felicitó a Ahsoka por haber salvado a la tripulación de su nave. Sin embargo, Ahsoka reveló a su maestro que Barriss había querido que Ahsoka la matara durante su lucha. Skywalker consoló su Padawan, diciendo que Offee habría hecho cualquier cosa por salvar a la tripulación de los gusanos, incluso sacrificando su propia vida en el proceso.

A la caza de Grievous

Cuando el Maestro Jedi Eeth Koth fue capturado por el General Grievous en una batalla cerca del Sistema Arda, Grievous envió una transmisión holográfica al Consejo Jedi en la que uno de sus MagnaGuardias torturaba a Koth. En el mensaje, Grievous expresó su deseo de ver a todos los Jedi muertos, pero Plo Koon vio un mensaje encriptado en los gestos que Koth hacía con la mano, que revelaron que Grievous se encontraba en el Sistema Saleucami. Adi Gallia, Skywalker y Obi-Wan Kenobi fueron enviados junto a una flota para rescatar a Koth, y diseñaron un plan de batalla: el Almirante Wullf Yularen y Kenobi se enfrentarían a las fuerzas de Grievous sobre Saleucami, y Kenobi permitiría que su crucero ligero fuese abordado por Grievous para distraerle. Cuando Grievous mordiera el cebo, Skywalker, Gallia y el capitán clon Rex, así como un grupo de soldados clon, saldrían del hiperespacio en una lanzadera que les permitiría entrar en el destructor de Grievous, de modo que podrían rescatar a Koth.

AdiAnakin

Skywalker y Gallia a bordo del destructor de Grievous.

Al abordar Grievous la nave de Kenobi tal como se había planeado, Skywalker pilotó la lanzadera a través de la batalla espacial que estaba teniendo lugar y se acopló a la parte inferior del destructor de Grievous. Luego, abrió un agujero en el casco del destructor con el sable de luz para poder entrar en la nave. Abordando el destructor, Skywalker y Gallia ordenaron a Rex y sus hombres que custodiaran la nave mientras ellos iban al puente a rescatar a Koth. Eliminando a las patrullas de droides de combate con las que se encontraban, Skywalker y Gallia llegaron al puente y encontraron al droide táctico TV-94 y un grupo de droides comando custodiando a Koth, puesto que Grievous había anticipado el intento de rescate. Cuando TV-94 intentó electrocutar a Koth, Skywalker acercó al droide a sí mismo con la Fuerza y le cortó el brazo con el que controlaba la maquinaria de tortura de Koth.

En la batalla que tuvo lugar, los droides comando atacaron a Gallia y Skywalker mientra TV-94 se esforzaba por recuperar su brazo y matar a Koth, pero los dos Jedi consiguieron destruir a todos los droides y liberar a Koth antes de que el droide táctico tuviera éxito. De regreso a la lanzadera, los tres Jedi fueron contactados por Kenobi, quien les informó de que Grievous había escapado y estaba regresando a su nave, por lo que Gallia corrió a interceptar a Grievous mientras Skywalker llevaba a Koth a la lanzadera. El intento de Kenobi y Gallia por capturar a Grievous con la ayuda del comandante clon Cody fracasó cuando el destructor separatista comenzó a disparar al crucero de Obi-Wan, y los tres escaparon del destructor de Grievous a bordo de la lanzadera de Skywalker mientras el General abandonaba su propia nave dañada dirigiéndose a la superficie de Saleucami.

Mientras Kenobi lideraba la caza de Grievous en la superficie del planeta, Skywalker asumió el mando de la batalla naval, desplegando todos sus cazas en un intento de eliminar a todas las fuerzas de Grievous. A pesar de la oposición de las fuerzas separatistas restantes y de los refuerzos que estos recibieron, las fuerzas de Skywalker consiguieron eliminar a la mayoría de cazas enemigos, y la llegada de cuatro Destructores Estelares clase Venator aseguraron una victoria de la República Galáctica.

Ataque al Coronet

AnakinAssassinProbe

Anakin se enfrenta a un droide sona asesino a bordo del Coronet.

Tras la especulación de que Mandalore había abandonado la República Galáctica para unirse a los separatistas, Obi-Wan Kenobi fue enviado al planeta para hablar con su amiga y gobernante del planeta, la duquesa Satine Kryze. Se produjeron varios atentados contra la vida de Kenobi y Kryze, y la duquesa decidió viajar a Coruscant, donde defendería la neutralidad de Mandalore frente al Senado Galáctico. Skywalker, acompañado por el capitán clon Rex y el comandante clon Cody, llevó al transporte Coronet a Mandalore para escoltar a Satine. Durante el viaje, Rex expresó su preocupación por la bahía de carga de la nave, mencionando la desaparición de dos soldados clon y las quejas de R2-D2. Skywalker se ofreció a investigar el asunto él mismo, y descubrió a varios droides asesinos acechando en la oscuridad. Aunque él, Rex, Cody y R2-D2 consiguieron contener a la mayoría, uno de ellos escapó por el hueco de carga, suponiendo una amenaza directa para Satine y su séquito. Capturando al droide, Kenobi se sirvió de su programación para descubrir a un traidor, el senador Tal Merrik, aunque el político pronto se sacó un bláster y lo acercó a la cabeza de Kryze, reteniendo a la duquesa como rehén. Saliendo de la bahía de carga, Skywalker descubrió a los refuerzos de Merrik, naves de asalto llenas de superdroides de combate intentando tomar el Coronet y capturar a Kryze siguiendo órdenes del opositor mandaloriano Pre Vizsla. Eliminando a los droides con relativa facilidad, Skywalker consiguió acercarse a Merrik por la retaguardia y asesinarlo con su sable de luz antes de que pudiera hacer explotar al Coronet. Así, Satine permaneció durante el resto de su viaje a Coruscant segura y en paz.

Tiempo después, Skywalker y el capitán Rex dejaron a Ahsoka Tano en Mandalore a petición del Consejo Jedi y la duquesa Satine para que instruyera a varios cadetes mandalorianos. Debido a los limitados Jedi disponibles, Skywalker no pudo unirse a su Padawan. Antes de marcharse para reunirse con el Maestro Jedi Kit Fisto, Skywalker se llevó el sable de luz de Ahsoka por respeto a las leyes mandalorianas. Después de que Ahsoka sacara a la luz los negocios del Primer Ministro Almec con el mercado negro, Skywalker devolvió a su Padawan su sable de luz y le felicitó por su trabajo. Cuando Skywalker y Tano regresaron al Templo Jedi, el Consejo Jedi ordenó a Skywalker dirigirse con sus tropas a Balith para prestar ayuda en una guerra civil. El Consejo, sin embargo, quería que Ahsoka permaneciese atrás para proporcionarles un informe completo de lo que sucedería. A pesar de las súplicas de Tano por acompañarle, Skywalker aconsejó a Ahsoka pasar su tiempo en la biblioteca y se marchó con Rex a Balith. Cuando Ahsoka volvió tras frustrar un intento de Aurra Sing por asesinar a la senadora Padmé Amidala durante una conferencia, Skywalker dio la bienvenida a su mujer y a su Padawan procedentes de Alderaan, y se preguntó quién había pagado a Sing para que matase a Amidala. Después de que Ahsoka utilizase sus habilidades con la Fuerza para percibir quién se encontraba detrás del intento de asesinato, Amidala se dio cuenta de quién la quería muerta. Skywalker y Tano fueron al Centro de Detención Judicial Central de la República para interrogar a Ziro el Hutt. Ahsoka engañó a Ziro para que confesase que había contratado a Sing para el trabajo. Tras la confesión de Ziro, Skywalker y su Padawan le dejaron solo con su miseria.

Trampa en Vanqor

WinduSkywalkerEndurance

Skywalker y Windu heridos a bordo del Destructor Estelar Resistencia.

Skywalker, junto con Mace Windu se tomó un breve descanso a bordo del Destructor Estelar clase Venator Resistencia. La nave fue más tarde saboteada por Boba Fett, quien quería vengarse de Windu por haber matado a su padre, Jango Fett. Su intento de sabotaje puso a muchos jóvenes clones en riesgo, pero fueron rescatados por Skywalker y Windu.

Entonces, Skywalker y Windu transfirieron a los supervivientes a una nave médica de la República Galáctica antes de dirigirse al planeta Vanqor en busca de más supervivientes. Al acercarse a la nave, Skywalker destacó que a pesar de todos los daños que había sufrido, el puente parecía estar de una pieza. Los dos Jedi procedieron a entrar en la nave, momento en el que R2-D2 afirmó que tenía un mal presentimiento acerca de la nave, y Windu reprochó a Skywalker que promoviera la individualidad del droide astromecánico. Windu, Skywalker, R2-D2 y R8-B7 entraron en la nave, sin saber que unos gundarks les estaban siguiendo.

Una vez dentro, los Jedi observaron que muchos soldados clon muertos no habían muerto por la colisión de la nave, si no que habían sido ejecutados. Windu supuso que quienes querían asesinarle habían venido en busca de su cuerpo, asesinando a todos los que se hubieran cruzado en su camino. Los droides fueron enviados a buscar supervivientes mientras los Jedi se dirigían al puente. Mientras buscaban, R2 y R8 fueron atacados por un par de gundarks: R8 fue destruido y R2-D2 fue tirado al suelo. Mientras tanto, Anakin avistó un casco mandaloriano. Mace se dio cuenta de que el atacante no era otro que el hijo de Jango Fett, Boba. Por suerte, Windu consiguió salvar a Skywalker de la explosión del casco. R2-D2, dándose cuenta de que Skywalker y Windu estaban en peligro, regresó al puente y vio a Mace inconsciente y a Anakin herido, ambos enterrados bajo unos escombros. Skywalker pidió a R2-D2 que enviara un mensaje al Templo Jedi de Coruscant, y R2-D2 se lo entregó a Plo Koon y Ahsoka Tano, quienes rescataron a los dos Jedi.

HallsOfHealing-LT

Skywalker y Windu se recuperan de sus heridas en Coruscant.

Tras pasar un tiempo en un tanque de bacta en el Templo Jedi, Anakin instó a Windu a seguir el rastro de Boba Fett y llevarlo ante la justicia. Mace no quiso hacer eso hasta que Koon y Tano le mostraron un mensaje de Fett y Aurra Sing, que indicaba que poseían rehenes.

Después de ver al comandante clon Ponds asesinado a sangre fría por Sing, Windu decidió ir en busca de Boba. Koon sin embargo, le dijo que iría él en su lugar junto a Ahsoka, puesto que tanto Windu como Skywalker todavía se estaban recuperando de sus heridas.

Batalla de Kamino

Alertados por la destrucción de una estación en la luna de Rishi y por haber interceptado una transmisión entre Asajj Ventress y el General Grievous, Anakin y Obi-Wan Kenobi viajaron a Kamino para advertir a la Maestra Jedi Shaak Ti y al Primer Ministro Lama Su de un futuro ataque separatista. Les acompañaron entre sus tropas el capitán clon Rex, el comandante clon Cody, Broadside, Echo y Cincos; junto al resto de la Legión 501.

Poco después, la flota de Grievous llegó y se desencadenó una batalla espacial. Anakin lideró a las fuerzas aéreas de la República Galáctica contra los atacantes, golpeando duramente al enemigo en varias ocasiones — o eso parecía. Sospechando, Obi-Wan viajó bajo el océano de Kamino, donde descubrió que los escombros de la batalla espacial que habían caído sobre el planeta eran realmente componentes para construir naves de asalto tripuladas por acuadroides.

WelcomeToKamino-ARCT

Shaak Ti recibe a Kenobi y Skywalker en Kamino.

Los vehículos separatistas asaltaron Ciudad Tipoca, liberando a numerosos droides de combate y acuadroides, liderados por Grievous y Ventress. Grievous atacó los barracones para eliminar a todos los soldados clon que se encontrasen allí, mientras que Ventress se dirigió a la sala del ADN para obtener muestras del genoma de Jango Fett, la plantilla de clonación de los clones. Obi-Wan regresó a la ciudad y llamó a Anakin, quien se encontraba luchando en la atmósfera del planeta. Mientras tanto, Rex y Cody se encontraron con varios cadetes clon junto a los soldados Cincos y Echo. Juntos, los clones atacaron a numerosos droides hasta que Grievous les encontró y los atacó. Pero entonces, Obi-Wan Kenobi inició un duelo con el General. En la sala del ADN, Anakin y Ventress comenzaron a luchar usando sus sables de luz. Tras un largo duelo, con la ayuda de un destacamento de soldados clon, Anakin recuperó las muestras de ADN de Jango Fett. Sin embargo, Ventress escapó en una nave kaminoana robada por Grievous tras luchar contra Kenobi.

Crisis de rehenes en el Senado

«Joven Skywalker... No eres tan impresionante sin tu sable láser, verdad, Jedi?»
―Cad Bane a un Skywalker inconsciente[fuente]
Tras un intento fallido de asesinato contra la senadora Padmé Amidala contratando los servicios de la cazarrecompensas Aurra Sing, Ziro el Hutt fue interrogado por Anakin y su Padawan Ahsoka Tano en su celda de la prisión, durante lo cual confesó su implicación en el asunto. Eso alargó su condena en prisión, sin embargo, como poseía información sensible, Jabba el Hutt y el Consejo Hutt contrataron al famoso cazarrecompensas Cad Bane para que lo sacara de la cárcel.


Throw him in

Los cazarrecompensas llevan a Skywalker inconsciente junto a un grupo de senadores capturados.

Visitando a su mujer, Padmé Amidala, en su oficina del Edificio Ejecutivo de la República, Skywalker le propuso irse con él en una retirada meditativa. Amidala rechazó su propuesta, afirmando que tenía una enmienda que presentar ante el Senado Galáctico. Ambos discutieron sobre su matrimonio, y Amidala pensó que Skywalker solo la estaba poniendo a prueba. Después de afirmar que no había nada más importante para él que sus sentimientos hacia ella, Skywalker le ofreció su sable de luz como signo de confianza. Los dos se dieron un beso, pero fueron interrumpidos por las voces de C-3PO y el senador Bail Organa. Skywalker se escondió bajo el escritorio de Amidala, sin ser capaz de recuperar su sable de luz. Amidala se vio obligada a esconder el sable mientras se reunía con otros senadores para discutir un proyecto de ley. Mientras tanto, el equipo de Cad Bane llegó al Edificio del Senado y mató a los comandos del senado que custodiaban la plataforma de aterrizaje.

Entonces, los cazarrecompensas capturaron a los senadores, incluyendo a Padmé Amidala, Riyo Chuchi y Bail Organa. Robonino desconectó la energía del edificio, captando la atención de Skywalker. Anakin localizó a los rehenes, pero fue visto por Bane. Anakin encontró una terminal accesible y contactó con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, quien le aconsejó ir a la central de energía y desconectar los cierres de seguridad. Skywalker se escondió mientras los hombres de Bane — un droide centinela IG-86 y Shahan Alama — se acercaban, sobre el último de los cuales Skywalker usó el truco mental, haciendo que ambos fuesen a revisar los demás niveles. A continuación Skywalker siguió buscando por el edificio, saltó sobre un droide centinela y lo destruyó con sus propias manos. Eventualmente encontró la central de energía, pero antes de poder actuar, Alama se enfrentó a él. Skywalker consiguió robar su bláster, pero pronto Aurra Sing se lo arrebató de las manos. Entonces, Robonino pudo aturdir a Skywalker electrocutándolo. Los cazarrecompensas lo llevaron ante Bane, quien puso láseres explosivos alrededor de los senadores y el Caballero Jedi. Al recuperarse, Amidala devolvió a Skywalker su sable de luz, que éste usó para hacer un agujero en el suelo para poner a salvo a los senadores.

Cazando a Savage Opress

KatuunkoChoked-WOTM

Savage asesina a Katuunko mientras se enfrenta a Kenobi y Skywalker.

Después de la Batalla de Sullust, Skywalker asumió que Asajj Ventress había muerto. Más adelante, Yoda y Mace Windu mostraron a Obi-Wan Kenobi imágenes de la masacre de Devaron, y Anakin acompañó a Obi-Wan en su búsqueda de la criatura responsable de la masacre, supuestamente de la especie de Darth Maul, en su planeta de origen, Dathomir. Durante una breve batalla contra los guerreros de una aldea, Skywalker consiguió retener a su líder Viscus como rehén. Él les dijo que la Madre Talzin sabría más acerca de la criatura que buscaban. Aunque Talzin intentó evitar darles una respuesta directa, al final les reveló que la criatura se llamaba Savage Opress, y que éste se encontraba en Toydaria. Los dos Jedi se dirigieron allí y se enfrentaron a Savage, sin poder evitar que el zabrak asesinara al rey Katuunko. Después de que Savage destruyera su nave, los Jedi tomaron prestada la nave del rey. En el espacio sobre Toydaria, Skywalker y Kenobi siguieron a Opress hasta la nave separatista del Conde Dooku, pero él les superó a ambos y escapó. Entonces, Skywalker y Kenobi se retiraron abandonando la nave.

Caos político

Más adelante en la guerra, Skywalker entrenó a Ahsoka Tano para luchar con un shoto junto a su sable de luz original. A pesar de las numerosas victorias de la República Galáctica, el ejército clon estaba sufriendo cada vez más bajas. El Senado Galáctico convocó una reunión de emergencia para tratar ese problema, que Skywalker y Tano presenciaron. Tras la sesión, Padmé Amidala pidió a su marido que convenciera al Consejo Jedi para que discutiese el fin de las Guerras Clon con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, pero Skywalker no quiso verse envuelto en esa situación. Sin embargo, Ahsoka no se mostró de acuerdo, lo que hizo que Skywalker pidiera a Amidala que enseñara a su Padawan política. No obstante, ambas actuaron ilegalmente al viajar a Raxus, el planeta capital de los separatistas. Después de que volvieran a Coruscant, Skywalker habló brevemente con el Jedi Eekar Oki antes de reñir a su Padawan por sus acciones.

Skywalker a menudo confió a Ahsoka la resolución de intrigas políticas; por ejemplo, animó a Ahsoka a resolver una intriga política relacionada con el secuestro de las hijas del Barón Papanoida de Pantora, Chi Eekway y Che Amanwe. Su éxito hizo que el Consejo Jedi le encargara investigar una red de políticos corruptos en Mandalore, por lo que Skywalker la acompañó hasta el planeta y regresó más tarde en cuanto ella hubo completado la misión.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.