Fandom

Star Wars Wiki

Ahsoka Tano

23.942páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Cet article parle d'un sujet considéré comme Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 
«Es el deber de todos los ciudadanos poner a prueba a sus líderes, hacer que sigan siendo honestos, y hacer que asuman su responsabilidad si no lo son.»
―Ahsoka Tano[fuente]
Ahsoka Tano, apodada por su Maestro como Sabionda, Chulita o Mocosa, fue una Padawan Jedi togruta que, tras las Guerras Clon, ayudó a establecer una red de células rebeldes para combatir al Imperio Galáctico. Tano fue descubierta en su planeta natal Shili por el Maestro Jedi Plo Koon, quien la llevó al Templo Jedi de Coruscant para que fuese entrenada en las artes Jedi. Después del estallido de las Guerras Clon, el Gran Maestro Jedi Yoda asignó a la joven Tano como Padawan del Caballero Jedi Anakin Skywalker, a quien se unió durante la Batalla de Christophsis. Mientras que Tano estaba ansiosa por probarse a sí misma, Skywalker tenía una reputación de imprudente, y ambos tuvieron un complicado inicio en su relación como maestro y aprendiz. Pronto, trabajaron juntos para rescatar a Rotta, el hijo del señor del crimen Jabba Desilijic Tiure, y lograron su objetivo, facilitando una alianza crucial entre el Cártel Hutt y la República Galáctica.

Como comandante en el Gran Ejército de la República, Tano encontró a un mentor en el Capitán clon Rex de la Legión 501, quien junto a ella y Skywalker colaboró liderando a sus tropas en numerosas campañas bélicas contra la Confederación de Sistemas Independientes. En su primera labor como comandante durante la Batalla de Ryloth, Tano desobedeció las órdenes de sus superiores y perdió a un escuadrón de pilotos entero, aunque finalmente colaboró decisivamente para alcanzar la victoria en Ryloth. Tano hizo frente a una gran variedad de oponentes, desde el General Grievous y la Aprendiz Sith Asajj Ventress hasta cazarrecompensas como Cad Bane y Aurra Sing. Con el tiempo, Ahsoka maduró hasta convertirse en una respetada líder, contribuyendo en batallas clave como la Segunda Batalla de Geonosis y la Batalla de Mon Cala. Tano incluso murió durante una serie de eventos ocurridos en Mortis, pero la portadora de la Fuerza conocida como la Hija se sacrificó para resucitar a Ahsoka.

Tano ganó mucha experiencia en el frente de batalla y también lejos de él, liderando a un grupo de Iniciados Jedi para rebelarse contra sus captores trandoshanos, ayudando a rescatar una colonia de togrutas condenada a la esclavitud, y sirviendo como consejera de los Rebeldes de Onderon - con su gran amigo Lux Bonteri entre ellos - mientras liberaban a su planeta de la presencia de la Confederación. En un dramático giro de los acontecimientos, Tano fue acusada de bombardear el hangar del Templo Jedi y de haber cometido actos homicidas, por lo que escapó a los bajos fondos de Coruscant para demostrar su inocencia. Aunque formó una alianza con Asajj Ventress, fue detenida por la República y expulsada de la Orden Jedi. Finalmente, Skywalker descubrió al verdadero culpable, la amiga de Tano y también Padawan Barriss Offee, de modo que evitó que Tano fuese condenada por sedición. Sin embargo, la actitud del Consejo Jedi hizo que Tano perdiese la fe en los Jedi. Ahsoka rechazó la oferta de unirse de nuevo a la Orden Jedi y se marchó, en busca de un nuevo camino.

Cuando el Imperio Galáctico se hizo con el poder, Tano se convirtió en una figura clave para un conjunto de células rebeldes que ella había reunido junto al senador Bail Organa. Bajo el sobrenombre de "Fulcrum", Tano proveyó de información a varias facciones insurgentes, incluida una célula establecida en Lothal que estaba liderada por Hera Syndulla. Tano se interesó particularmente en la célula de Syndulla porque uno de sus miembros, un antiguo Jedi llamado Kanan Jarrus, había empezado a entrenar a su propio Padawan, Ezra Bridger. Además, los esfuerzos de Tano contra el Imperio la pusieron en contacto con Skywalker, quien se había convertido en el Señor Oscuro de los Sith Darth Vader, así como con los inquisidores conocidos como Quinto Hermano y Séptima Hermana.

Biografía

Vida temprana

«Fue el Maestro Plo Koon quien me encontró y me llevó al Templo, mi hogar...»
―Ahsoka Tano a Anakin Skywalker[fuente]
Plo discovers Ahsoka.png

Plo Koon descubre a Ahsoka Tano en Shili.

Ahsoka Tano fue una togruta nacida en el planeta Shili treinta y seis años antes de la Batalla de Yavin. Tres años más tarde, el Maestro Jedi Plo Koon descubrió a Ahsoka y se dio cuenta de su sensibilidad a la Fuerza. De este modo, a sus tres años de edad, Ahsoka fue aceptada en la Orden Jedi. Como todos los Jedi de su época, Tano fue criada en el Templo Jedi de Coruscant.

Alrededor del momento en el que comenzaron las Guerras Clon, Ahsoka fue ascendida al rango de Padawan por la Orden Jedi.

Guerras Clon

Batalla de Christophsis

«Reconozco que Ahsoka aún está por pulir, pero con un poco de entrenamiento… y paciencia… podría llegar a algo.»
―Anakin Skywalker[fuente]

Tano era una talentosa estudiante y fue ascendida al rango de Padawan antes de lo normal por el Gran Maestro Jedi Yoda, y asignada al Caballero Jedi Anakin Skywalker en un intento de poder inculcar a Skywalker un mayor sentido de la responsabilidad.

R2-D2 Anakin and Obi-Wan meet Ahsoka.png

Ahsoka conoce a Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y R2-D2 en Christophsis.

El Consejo Jedi esperaba que a medida que Tano se fuese haciendo más independiente, Skywalker aprendiera a dejar atrás su problemático sentimiento de apego hacia los demás. Ellos enviaron a la Padawan al planeta Christophsis para que se uniera a Skywalker, esperando que ayudase en la batalla y llevase el mensaje de que Obi-Wan Kenobi y Skywalker debían regresar al Templo Jedi. Aunque se suponía que Ahsoka iba a ser la nueva Padawan de Kenobi, ella reveló que había sido asignada a Skywalker.

Desafortunadamente, el general separatista Whorm Loathsom había activado un escudo deflector y tenía a su ejército droide avanzando tras él, haciendo inútil el uso de cañones. El Maestro Skywalker y su nueva Padawan planearon cómo infiltrarse en el escudo y destruir su generador. Se escondieron bajo una caja y esperaron a que los droides y tanques pasasen ante ellos sin que se diesen cuenta de su presencia. Por desgracia, chocaron accidentalmente con un droideka. Tano intentó luchar, pero Skywalker insistió en correr. Mientras corrían, Skywalker dijo a Ahsoka repentinamente que parase, dándole la oportunidad de partir en dos al droide que corría tras ella mientras pasaba por su lado. Cuando llegaron al generador, Tano pisó sin querer unos sensores, alertando a droides repetidores de su presencia. Skywalker distrajo a los droides mientras Tano colocaba cargas explosivas en el generador. Uno de los droides se le acercó por detrás, pero Ahsoka fue capaz de destruirlo con su sable de luz.

Christophsis meeting.jpg

Tano se reúne con Yoda tras la Batalla de Christophsis.

Sin embargo, el cuerpo del droide rodó sobre más sensores, alertando a más de los droides. Viendo a su Maestro en inferioridad numérica, Ahsoka se fijó en que los droides y Anakin estaban al lado de una pared con un agujero en el centro. Tano usó la Fuerza para tirar la pared, de modo que Skywalker pasó a través del agujero, y los droides que se encontraban a su alrededor quedaron aplastados. Luego, Tano activó las cargas, destruyendo el generador, y permitiendo a la artillería destruir a legiones de droides que estaban atacando a las tropas de soldados clon de la República.

A pesar de que inicialmente Skywalker se negó a tomar un Padawan, él y Tano entablaron amistad rápidamente, lo que dejó a Yoda pensando si la responsabilidad de entrenar a un Padawan podría terminar calmando los impulsos de Skywalker, o si los incrementaría.

Batalla de Teth

Ahsoka: «Pero la parte difícil ha terminado, ¿verdad? Quiero decir, hemos escalado un precipicio bajo fuego enemigo y destruido un batallón de droides o algo así.»
Rex: «Me temo que no, pequeña, la parte difícil no terminará hasta que pongamos los pies sobre suelo de la República de nuevo, preferiblemente con el Huttito a bordo. »
— Ahsoka Tano y el capitán Rex [fuente]
Ahsoka vs Ventress Teth.jpg

Ahsoka se enfrenta a Ventress en Teth.

Después de la Batalla de Christophsis, se encargó a Anakin Skywalker y a Ahsoka la tarea de encontrar al hijo secuestrado de Jabba el HuttRotta, al cual los exploradores de la República habían localizado en el planeta Teth. El éxito de su misión era vital para completar las negociaciones de Obi-Wan Kenobi con Jabba para usar las rutas comerciales de los Territorios del Borde Exterior vitales para el esfuerzo bélico. De camino a Teth, Tano explicó a los soldados clon como ella había salvado a Skywalker de los droides repetidores. Al llegar a Teth, se vio que era imposible aterrizar en el Monasterio B'omarr donde Rotta estaba siendo prisionero, lo que forzó a las fuerzas de la República a aterrizar en otro lugar. La única forma de llegar al monasterio era escalando las paredes verticales del acantilado sobre el que se encontraba. Skywalker y Ahsoka se tomaron el ascenso una carrera y empezaron a escalar hasta la cima.

Tano se subió a un andador AT-TE, y lo defendió del fuego de droides araña enanos cuando su artillero fue asesinado. Varios STAPs casi hicieron que el andador perdiese el equilibrio, pero Skywalker robó uno de ellos y llegó a la cima, ganando la carrera a su aprendiz. Una vez arriba, Tano usó el cañón del AT-TE para salvar a su maestro de tres droidekas.

Después de asegurar el Monasterio, descubrieron a un droide de protocolo guardián llamado 4A-7, que les informó de que Rotta estaba encerrado en las mazmorras. Después de destruir a unos cuanto droides de combate, los Jedi encontraron a Rotta, descubriendo que no era más que un bebé, y Tano pensó que era "una monada". Por desgracia, mientras intentaba cargar con Rotta — a quien Ahsoka llamó "Apestosito" —en una mochila, una grabación de sus acciones fue tomada por 4A-7, que en realidad era un sirviente de la Acólita Oscura Asajj Ventress. La asesina transmitió la grabación al Conde Dooku, para que convenciese a Jabba de que los Jedi habían sido quienes secuestraron a Rotta.

Con un ejército de droides enviado para recuperar la custodia de Rotta, los Jedi tuvieron que encontrar una alternativa para salir del planeta, ya que Rotta estaba enfermo. Los dos Jedi vieron una plataforma de aterrizaje secundaria en el monasterio. Allí, Tano tuvo un breve duelo con Ventress antes de que su Maestro la subiese encima de un Can-cell, escapando los dos seguidos por el droide astromecánico R2-D2. En poco tiempo, descubrieron una nave llamada Crepúsculo, con 4A-7 en su rampa. Cuando varios droides de combate descendieron por la rampa, fue obvio para Tano que 4A-7 era un espía. La Padawan consiguió eliminar a los droides y decapitó a 4A-7.

Anakin y Ahsoka tripularon la nave e intentaron aterrizar en el Destructor Estelar clase Venator Espíritu de la República, pero su hangar fue destruido antes de su intento de aterrizaje. Sin ninguna otra opción, los Jedi viajaron directamente a Tatooine a bordo del Crepúsculo. Durante el viaje, Tano pudo tratar a Rotta con la medicina de a bordo de la nave, salvando su vida.

Duelo en Tatooine

«Ser Padawan es más duro de lo que creía. »
―Ahsoka, tras derrotar a tres MagnaGuardias[fuente]
AhsokaVsMagna Tatooine.jpg

Ahsoka lucha contra tres MagnaGuardias.

El Crepúsculo llegó al planeta natal de Anakin SkywalkerTatooine, pero la nave fue atacada por MagnaGuardias y se estrelló. Los Jedi sobrevivieron a la caída y viajaron por el Mar de Dunas hacia el Palacio de Jabba. Tano deseó conocer más de la vida de su maestro en su planeta natal, pero él no quiso hablar de ello. Durante el camino, tanto Tano como Skywalker percibieron que les habían tendido una trampa. Por eso, Tano se separó de su Maestro, llevándose con ella a Rotta. Luego, mientras Anakin se enfrentaba al Conde Dooku, Tano se vio forzada a luchar contra tres MagnaGuardias.

Aunque le fue difícil, Ahsoka fue capaz de derrotar a los MagnaGuardias y llevar a Rotta hasta su padre antes de que Jabba pudiese ejecutar a Skywalker, bajo la falsa creencia de que los Jedi habían matado a su hijo. Sin embargo, Jabba creía que los Jedi le seguían utilizando y ordenó matarlos. Por suerte, en el último momento, la Senadora Padmé Amidala de Naboo apareció vía holograma con pruebas de que el tío de Jabba, Ziro Desilijic Tiure, era responsable del secuestro de Rotta. Una vez se supo la verdad, Jabba prometió a la República paso seguro por sus territorios del Borde Exterior, y los Jedi prometieron que llevarían a Dooku ante la justicia. A su vez, Ziro sería castigado por los Hutts. Momentos después, Tano y Skywalker fueron contactados por Obi-Wan Kenobi y Yoda.

El Malevolencia

«¡Esperad! Que antes no haya habido supervivientes no significa que esta vez no los haya.»
―Ahsoka al Canciller Supremo Palpatine y al Consejo Jedi[fuente]
Ahsoka speaks out.png

Tano interrumpe en una reunión con el Consejo Jedi y el Canciller Supremo Palpatine.

Algún tiempo después, se difundió la noticia de la existencia de un arma separatista secreta que había destruido más de una docena de buques de guerra de la República, sin dejar supervivientes. Plo Koon, el Jedi que había traído a Tano al Templo Jedi durante su infancia, fue al Sistema Abregado con tres cruceros de ataque para localizar el arma. La flota de Anakin Skywalker estaba estacionada en el Sistema Bith en ese mismo momento, con Tano acompañando a su maestro. Koon se puso en contacto con ellos y, tras dar una cálida bienvenida a Tano, reveló a Skywalker la amistosa relación que mantenían ambos. Las comunicaciones, sin embargo, fueron cortadas cuando el Malevolencia se acercó a la pequeña flota de Koon. Skywalker contactó con el Consejo Jedi, para informarles de la situación. Las fuerzas de Plo parecían haber sido destruidas, y al Maestro Koon se le daba por muerto. El Maestro Mace Windu asignó al equipo de Skywalker proteger una serie de convoyes vitales, pero Tano, que no quería aceptar la muerte de su viejo amigo, interrumpió para instar al Consejo a ir en busca del Maestro Koon. Sin embargo, Ahsoka fue regañada por su arrebato impulsivo e impetuoso, y después de la conferencia, Skywalker la reprendió por haber hablado fuera de lugar. Skywalker ordenó al Almirante Wullf Yularen desplegar a un equipo para la protección de los convoyes frente a la amenaza de cualquier enemigo, mientras que él y Tano volaron en el Crepúsculo para "reconocer el terreno".

El Crepúsculo llegó al Sistema Abregado, pero en lugar de buscar el arma secreta, Skywalker ordenó a R2-D2 calibrar los sensores para buscar formas de vida. Skywalker había incumplido sus órdenes para buscar a Plo Koon, para sorpresa de Tano. Skywalker explicó a su padawan que él siempre había tenido la intención de buscar supervivientes, pero que estaba tratando de enseñar a Tano una lección sobre el uso de la discreción. Skywalker había elegido interpretar creativamente sus órdenes, en lugar de oponerse totalmente a ellas tal como Tano había hecho. Ambos registraron un campo de escombros sin suerte y poco después, Obi-Wan Kenobi se puso en contacto con ellos, diciéndoles que regresaran con su flota. Cuando estaban a punto de dar la vuelta, R2-D2 captó una señal de socorro y decidieron continuar la búsqueda. 

Jedi discover the Malevolence.png

Tano, Skywalker y Plo Koon descubren al Malevolencia.

Luego, el Canciller Supremo Sheev Palpatine contactó con los dos Jedi, ordenándoles que escucharan al Consejo Jedi y se reuniesen con los convoyes. Sin embargo, justo cuando estaban a punto de regresar, Tano sintió la presencia del Maestro Koon y empezó a pilotar el Crepúsculo hacia él. Ella y Skywalker se encontraron con que el Maestro Koon y tres de sus clones eran los únicos supervivientes del ataque, y los llevaron a bordo del Crepúsculo, proporcionando atención médica inmediata para los clones heridos: el comandante clon Wolffe y los soldados Sinker y Boost.

Koon les informó de que el arma secreta que los Separatistas estaban usando era un cañón de iones capaz de desactivar todos los sistemas electrónicos, dejando a las naves completamente indefensas. En ese momento, el Malevolencia apareció, obligándoles a apagar todos los sistemas antes de que pudiera detectarles. Sin embargo, se olvidaron de apagar el droide médicoTB-2. El droide fue detectado por el Malevolencia, que respondió disparando su cañón de iones. El Crepúsculo logró escapar de la ola de iones saltando al hiperespacio, escapando con el conocimiento de cómo era el arma separatista que hasta el momento había sido secreta.

AhsokaR2Ywing.jpg

Ahsoka Tano y R2-D2 durante el ataque al Malevolencia.

Poco después, Skywalker ideó un plan para utilizar unos cazas estelares ala-Y BTL-B recién adquiridos en un audaz ataque al Malevolencia, centrándose principalmente en la destrucción del general separatista Grievous para garantizar una resolución más rápida de la guerra. La República dedujo que la súper arma separatista se dirigía al Centro Médico de la Nebulosa Kaliida, donde eran atendidos más de 60.000 clones heridos. En un intento de llegar allí antes que Grievous, la fuerza de ataque se abrió camino a través de la Ruta de Balmorra. Sin embargo, la pequeña fuerza no había contado con encontrarse con mantas Neebray

Después de apenas escapar con vida de la nebulosa, el equipo de ataque entró en combate contra el Malevolencia, sufriendo varias bajas. Cuando se hizo evidente que el plan original fallaría, Tano, actuando como artillera de su maestro, sugirió un cambio de táctica. De acuerdo con su sugerencia, el Maestro Koon ideó un plan de ataque. Los cazas restantes dispararon contra uno de los cañones de iones, que estaba recargándose, haciendo que se sobrecargara, y destruyendo así tanto el puerto como las súper armas de estribor. Después de la destrucción de los cañones de iones, el Maestro Kenobi llegó al sistema con tres naves de la República e inició la persecución del Malevolencia, que huía. 

All batteries open fire.png

Tano, Koon y Yularen a bordo del Resuelto.

Debido a que el Malevolencia era capaz de soportar un intenso fuego enemigo, gracias a su inmenso tamaño, de los Maestros Kenobi y Koon, así como Skywalker y Tano contactaron con la Maestra Jedi Luminara Unduli para solicitar refuerzos, aunque la Maestra Jedi mirialana fue incapaz de ayudar debido a que ella misma estaba inmersa en una escaramuza con una flota separatista. A medida que continuaba la batalla, Tano descubrió que una pequeña nave de Naboo había entrado en el sistema; a bordo no iba otra persona que la Senadora Padmé Amidala de Naboo, quien pensaba que había sido enviada en una misión diplomática en la región. 

Por desgracia, la senadora fue atrapada por el rayo tractor del Malevolencia y fue llevada cautiva a bordo del mismo. Mientras Skywalker y Kenobi emprendían una misión para rescatar a Amidala, Tano se quedó con las fuerzas de la República para ayudar al Maestro Plo Koon. Pronto, el pequeño grupo escapó del Malevolencia con la senadora. A bordo del Malevolencia, Skywalker había reiniciado el ordenador de navegación de la nave para hacer que se chocara contra una luna cercana, destruyéndola y eliminando la amenaza separatista. 

La desaparición de un droide

«¡Maestro, te han traído a tu droide astromecánico sustituto! Te presento a R3-S6. He oído que los nuevos R3 son más rápidos procesando y más resistentes que las antiguas unidades R2.»
―Ahsoka presenta a R3-S6 a Anakin Skywalker[fuente]
Anakin Ahsoka and R3-S6 search for R2-D2.jpg

Anakin, Ahsoka y R3-S6 buscando a R2-D2.

Después de que la República Galáctica sufriese una serie de derrotas a manos del General Grievous, Tano se encargó de participar en la defensa del planeta Bothawui junto con su maestro y su batallón. Tano comandó la nave insignia de la República, a la vez que su maestro lideraba un asalto con cazas estelares. Aunque la República logró repeler a Grievous, la nave de Anakin Skywalker fue destruida en la batalla, y a pesar de que se logró rescatar a Skywalker, nadie encontró a R2-D2 en el caza. Skywalker estaba convencido de que R2-D2 había sobrevivido a la destrucción de la nave, por lo que él y Tano emprendieron una misión con el objetivo de recuperarlo.

Tano insistió en el uso del droide R3-S6 como sustituto de R2, especialmente después de que ella y su maestro hubiesen fallado en recuperar a R2-D2. Más tarde, Skywalker participó en una misión para descubrir un puesto de escucha utilizado por Grievous. Sin embargo, debido a la incapacidad de R3, se encontró en graves problemas. Afortunadamente, la oportuna intervención de Tano y Rex a bordo del Crepúsculo aseguró que Skywalker se salvara.

Misión a la Estación Skytop

Anakin: «¡Fue una tontería que te enfrentases a Grievous tú sola!»
Ahsoka: «Bueno, yo estaba al mando de la misión, ¡y me pareció que esa era la mejor opción!»
— Skywalker y Tano [fuente]
Ahsoka vs Grievous.jpg

Ahsoka lucha contra el General Grievous.

Todavía buscando a R2-D2, Ahsoka y Anakin Skywalker siguieron una pista acerca del droide astromecánico y llegaron a la Estación Skytop, un puesto de escucha usado por el General Grievous. Al llegar a la estación con el objetivo de destruirla, Skywalker se separó de Tano y dejó una pequeña fuerza de clones bajo el mando de Ahsoka, con la tarea de colocar cargas explosivas y destruir los reactores de la estación, mientras él buscaba a R2-D2. Tano se encontró cara a cara con el mismísimo General Grievous, que pilló al grupo por sorpresa. Después de salvar al capitán Rex de un ataque de Grievous, Tano se enfrentó al cíborg en un breve duelo, aislándolo de los clones. A pesar de ser una Padawan, se distinguió por ser una de las escasas personas que fueron capaces de luchar con el cíborg y sobrevivir. Ahsoka descubrió más tarde que R3 era un droide separatista bajo las órdenes del General.

R3 delató a Tano cuando se escondió de Grievous, después de que el General hubiera demostrado a la Padawan que era demasiado fuerte para ella. Grievous agarró a Tano por el cuello, cogió su sable de luz y le dijo que lo añadiría a su colección. Cuando Grievous se distrajo por la detonación de las cargas de los clones, Tano pudo cortar la mano derecha del cíborg, usar la Fuerza para recuperar su sable de luz, y escapar a través del conducto de ventilación. Tano fue hasta el hangar, dónde ayudó a su Maestro y a los clones a luchar contra superdroides de combate B2 y la legión Vuelo 88. Después de que R2-D2 hubiese conseguido llegar al hangar dónde el Crepúsculo estaba preparándose para escapar, Tano, Skywalker, y los clones huyeron justo antes de que la estación estallara alrededor de la órbita de una de las lunas de Ruusan. Más tarde, Tano observó junto a Rex como Skywalker se dirigía a su caza personal para reparar a R2.

Captura de Gunray

Ahsoka: «Mira por dónde, la harpía calva.»
Ventress: «Si es la sucia y desagradable mascota de Skywalker.»
Ahsoka: «Qué bueno por tu parte. Te diré una cosa, voy a darte una muerte misericordiosa.»
— Tano y Ventress intercambian insultos[fte.]
AsajjAhsoka focus.jpg

Ahsoka se enfrenta a Ventress a bordo del Tranquilidad.

Más tarde, Tano fue asignada a la nave de Luminara Unduli para proteger al Virrey de la Federación de Comercio Nute Gunray, que había sido capturado en Rodia. Durante el interogatorio de Gunray, Tano amenazó al virrey, recibiendo una reprimenda de Unduli. Cuando la nave de Luminara fue abordada por superdroides de combate, Tano permaneció junto a la celda de Gunray, mientras Unduli luchaba con los droides.

Al cabo de un rato, Tano se enfrentó a Asajj Ventress cuando la asesina sith irrumpió en el bloque de detención para liberar a Nute Gunray. Sin embargo, Tano fue engañada y terminó encerrada en la celda de Gunray. A continuación, Unduli vino a rescatarla, y brevemente las dos lucharon juntas contra Ventress. Unduli insistió en perseguir a Asajj por sí sola, a pesar de las advertencias de Tano de proseguir juntas. Finalmente, Tano decidió ir a ayudar a la Maestra Jedi, y las dos volvieron a combatir de nuevo contra Asajj. A pesar de que el Capitán Faro Argyus traicionó a la República y rescató con éxito a Gunray junto a la asesina dathomiriana, Ahsoka y Luminara pudieron hacer un seguimiento de la nave en la que los fugitivos habían escapado. Tano habló con su maestro, quien le dijo que se reuniese con él en un punto de encuentro, y acudió a él después de despedirse de Unduli. También informó al Maestro Jedi Kit Fisto sobre el posible paradero de Gunray.

Captura de Dooku

«Oh, ya veo. ¿Qué parte de la situación teníais bajo control? ¿La entrada bloqueada? ¿El gas venenoso? ¿O ese gundark que tenéis detrás?»
―Ahsoka duda de Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi[fuente]
Cuando Anakin Skywalker partió en busca del Conde Dooku para arrestarlo, él y Obi-Wan Kenobi contactaron con Tano para que dirigiera un ataque contra la fragata de Dooku desde el Resuelto. Después, tras un aterrizaje forzoso en el planeta Vanqor, los dos Jedi quedaron atrapados en el interior de una cueva. Ahsoka los rescató desbloqueando la entrada de la cueva para dejarlos salir, y ordenó a los soldados clon sellar la cueva de nuevo en cuanto vio que un gundark avanzaba hacia ellos desde dentro de la cueva. Luego, cuando la República quiso negociar un acuerdo con los piratas establecidos en el planeta Florrum para obtener la custodia de Dooku, Skywalker y Kenobi fueron allí para confirmar la presencia del Conde. Ambos fueron capturados, pero posteriormente escaparon con la ayuda de Jar Jar Binks.

Reanimando a Skywalker

Aayla Secura: «No se deben arriesgar mil vidas para salvar a una sola.»
Ahsoka Tano: «Es posible, pero eso no significa que no vaya a intentar salvar su vida.»
— Aayla Secura y Ahsoka Tano [fuente]
Aaylaanakinashoka.png

Aayla y Ahsoka atienden a Skywalker, gravemente herido.

Más adelante, Ahsoka y Anakin Skywalker acudieron a bordo del Resuelto a ayudar a la Caballera Jedi Aayla Secura, cuyo crucero estaba siendo fuertemente atacado por fragatas clase Munificente separatistas. Tano, Skywalker, Rex y un pelotón de soldados clon se dirigieron a la nave de Secura a ayudar en cañoneras LAAT. Skywalker utilizó varios droides cohete como escalones para entrar en la nave de Secura, mientras Tano, Rex y los soldados llegaron en cuanto su nave de combate fue derribada y penetró el casco del destructor de Secura. El crucero había sufrido grandes daños, y no tuvieron más remedio que escapar de su inminente destrucción mediante el uso de un crucero clase Consular atracado. De camino a su transporte de huida, vieron una explosión acercarse a ellos, y Skywalker utilizó un empujón de la Fuerza para tirar a los demás hacia delante mientras él mantenía a raya la explosión y cerraba unas puertas blindadas con la Fuerza. Sin embargo, la explosión destrozó las puertas, llevándose a Skywalker por delante pero dejando a los demás a salvo. Después, Tano logró subir a un inconsciente Skywalker a bordo de la nave de escape junto con la ayuda de Secura. No obstante, antes de que pudieran acoplarse al Resuelto, un grupo de droides buitre noqueó al piloto y accionó accidentalmente el hiperimpulsor. Afortunadamente, el Resuelto logró maniobrar a tiempo para no chocar contra otras naves, y la fragata saltó al hiperespacio.

Al entrar en el hiperespacio, Bly, Secura, Tano y Rex se dieron cuenta de que las coordenadas no se habían establecido correctamente en el ordenador de navegación antes de que se activase el hiperimpulsor, enviándolos directos hacia una estrella cercana. Secura ordenó apagar todos los sistemas de energía para reiniciar el ordenador de navegación. Tano protestó ya que, hacerlo, supondría apagar el respirador de Skywalker, pero fue convencida por Secura de que de otra manera no podrían sobrevivir. Después de apagar y reiniciar los sistemas de la nave, Tano logró mover la nave alrededor de la estrella, pero por causa de la tasa de velocidad a la que iban, la nave se puso en curso de colisión contra un planeta cercano, llamado Maridun. Tano mantuvo con éxito a todos los ocupantes vivos con sus maniobras, a pesar del daño que el buque sufrió debido al aterrizaje forzoso, cosechando elogios por sus habilidades de pilotaje de Secura.

Ahsoka Lurmen village.png

Tano, Secura y Bly llegan a una aldea lurmen en Maridun.

Una vez tuvieron asentado el campamento, decidieron buscar ayuda para Skywalker y encontraron pruebas de vida inteligente en Maridun en forma de una tabla con el dibujo de un gran árbol tallado en ella. Tano se ofreció a quedarse atrás; pero, Secura decidió que ambas tenían que trabajar juntas. Rex tranquilizó a Tano y aseguró que montaría guardia para proteger a Skywalker mientras los demás iban a buscar ayuda. Mientras estaba con Secura, Tano aprendió de la maestra twi'lek que el Código Jedi prohibía tener apegos personales, pero ella le habló de su apego a Skywalker. Secura respondió hablando a Tano de su apego a su antiguo maestro, Quinlan Vos. Secura dijo a la togruta que por el bien mayor, tuvo que dejar de lado a su maestro. Después de perder a tres soldados clon tras los ataques de animales nativos, los Jedi encontraron un poblado lurmen, que se había establecido en el planeta para escapar de la guerra. Aunque su líder, Tee Watt Kaa se mostró inflexible en que no participarían en el conflicto de la República con los separatistas, accedió a dar a Skywalker atención médica. El hijo de Watt Kaa, llamado Wag Too, acompañó a Tano y a Bly para ir a buscar al maestro de Tano. Llegaron al campamento a tiempo para salvar a Skywalker y a Rex de unos agresivos mastiff phalones. Después de traer a Skywalker de vuelta a la aldea para que Wag Too lo tratara, Ahsoka admitió a Secura que si se hubiera quedado con su maestro, nunca habrían encontrado la aldea a tiempo para salvarlo.

Batalla de Maridun

Rex: «No entiendo por qué esos aldeanos no quieren pelear. No tienen orgullo.»
Ahsoka: «Yo diría que les falta coraje. »
Aayla Secura: «A veces hace falta valor para defender tus propios principios, joven padawan. Como todo Jedi bien sabe.»
— Rex, Ahsoka y Secura hablan de la conducta pacifista de los lurmens.[fte.]
Mientras Anakin Skywalker se estaba curando sus heridas, una nave separatista apareció en Maridun, y los Jedi y los clones se vieron obligados a huir para que los lurmens no fueran asesinados debido a su presencia. Tano no podía entender la aversión de los lurmens a la lucha, pero Aayla Secura le dijo que requería coraje seguir las creencias de uno mismo. Momentos después, un droide sonda los descubrió, y aunque Tano, Rex y Bly salieron a toda prisa a darle caza, Secura fue capaz de destruirlo antes. Al subir a un árbol, el grupo descubrió que los separatistas habían establecido una base, y que iban a probar una nueva arma usándola contra la colonia lurmen. Esa noche, el grupo cortó las comunicaciones de los separatistas y les robaron un lanzadera de transporte, pero en lugar de abandonar el planeta, regresaron a la colonia lurmen. Tee Watt Kaa se mostró inflexible en su decisión de no recibir la ayuda de los Jedi, pero Skywalker logró convencerlo para que permitiera a los Jedi defender la aldea.
Ahsoka Maridun.jpg

Ahsoka luchando en Maridun.

Los Jedi activaron un escudo deflector alrededor del poblado, y fueron capaces de resistir la nueva arma separatista. Ahsoka y los demás consiguieron derrotar a la primera oleada de droides, pero la segunda era mucho más numerosa, y los androides lograron superar los Jedi y destruir los generadores de escudo. El General Lok Durd ordenó recargar su arma, pero antes de que pudiera dispararla, Skywalker llegó hasta ella y la destruyó. Mientras tanto, Wag Too combatió a los droides en contra de los deseos de su padre,atando a los droides restantes con una cuerda. Luego, Tano fue capaz de destruir a los ya desarmados droides. Más tarde, cuando los Jedi se preparaban para marcharse, Wag Too dio los Jedi su agradecimiento. Tee Watt Kaa también expresó su agradecimiento, pero se preguntó a qué precio habían defendido su aldea. Poco después, el Resuelto y otros dos Destructores de clase Venator salieron del hiperespacio, ya que el Almirante Wullf Yularen había sido capaz de encontrar a los Jedi por su cuenta.

Misión a Naboo

«Por cierto, tu padawan estuvo brillante.»
―Padmé Amidala sobre el rendimiento de Ahsoka en la misión[fuente]
AhsokaVindi'sLab-MoaTM.jpg

Tano comienza a notar los efectos del Virus Sombra Azul.

El Consejo Jedi envió más tarde a Tano, junto con Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi a Naboo, en respuesta a una información que sugería que un bio-laboratorio separatista se había establecido en el planeta. Cuando el contacto con la senadora Padmé Amidala y el Representante Jar Jar Binks, que habían comenzado la búsqueda del laboratorio, se perdió, Skywalker envió a Tano junto con la nativa gungan Peppi Bow a localizarlos.

Mientras buscaban en el pantano donde desaparecieron Binks y Amidala, las dos encontraron accidentalmente una cámara espía. Mientras se escondía de la cámara, Tano contactó con Skywalker y Kenobi, quienes le ordenaron que detonara una bomba en el búnker del sur para crear una distracción. Ella levitó un detonador termal usando la Fuerza y lo dejó caer justo en la escotilla del búnker. Tano dijo a Bow que se quedase fuera del laboratorio y no dejase pasar a nadie, mientras ella entraba en el laboratorio. Una vez dentro de él, actuó como una distracción ante los droides de combate para que la persiguiesen a ella y permitir así a Skywalker vía libre para rescatar a Amidala y Binks, lo que finalmente fue conseguido. Por suerte, los Jedi también fueron capaces de capturar al doctor Nuvo Vindi, el científico responsable del laboratorio, y lograron evitar la liberación del mortal Virus Sombra Azul.

Ahsoka Blue Shadow Virus.png

Ahsoka se debilita a causa de los efectos del Virus Sombra Azul.

Mientras Kenobi y Skywalker se preparaban para llevar a Vindi a Coruscant, Tano, Amidala y varios clones se quedaron en el laboratorio para asegurarlo, sólo para descubrir que una bomba con el virus había desaparecido. A pesar de que fueron capaces de hacer dar la voz de alarma, no recuperaron la bomba a tiempo, y un droide personal de Vindi fue capaz de detonarla y soltar el virus por todo el laboratorio. Afortunadamente, Amidala y Binks llevaban puesto un traje seguridad en ese mismo momento y pudieron evitar la infección, aunque Tano y los clones que estaban con ella no tuvieron tanta suerte. A pesar de enfermar gravemente, Tano ayudó a Amidala a purgar el laboratorio de la presencia de droides de combate que querían salir al exterior para expandir el virus por todo Naboo. Durante esa misión, la propia Amidala se infectó por el virus cuando su traje de seguridad se rompió.

Momentos antes de que Tano sucumbiera a los efectos del virus, Skywalker y Kenobi regresaron con el antídoto que habían adquirido en el planeta Iego, y consiguieron curar a Tano, Amidala y a la mayoría de los clones.

Batalla de Ryloth

Rompiendo el bloqueo
Skywalker: «Fue una trampa, Chulita. No fue culpa tuya.»
Ahsoka: «Maestro, perdí a muchos de mis pilotos.»
Skywalker: «No te desanimes. Esa es la realidad de estar al mando.»
— Anakin Skywalker y Ahsoka Tano[fte.]
Anakin Ahsoka Storm Over Ryloth.png

Anakin intenta aumentar la confianza de Ahsoka en sí misma.

Después de que el líder de la Tecno Unión, el Emir Wat Tambor, tomase el control del planeta Ryloth y sus habitantes, el Consejo Jedi envió a Anakin Skywalker y a Ahsoka a destruir el bloqueo que rodeaba el planeta, para despejar el camino para las fuerzas invasoras lideradas por Mace Windu y Obi-Wan Kenobi. Tano, y su nuevo droide astromecánicoR7-A7, lideraron un escuadrón por primera vez, el Escuadrón Azul. Ahsoka guió a su escuadrón al salir del Resuelto y todos procedieron a atacar a los droides buitre entrantes, logrando abrirse paso directamente al Procurer. Sin embargo, después de que llegaran refuerzos separatistas, Ahsoka desobedeció una orden directa del Almirante Wullf Yularen y Skywalker de retirarse. Los droides buitre comenzaron a atacar al Resuelto en carreras suicidas, y Tano regresó, pero perdió a la mitad de su escuadrón en el camino. Después de que las fuerzas de la República se retirasen, estuvo muy angustiada. Skywalker trató de consolarla, pero fue en vano. Más tarde, Tano fue a ver Yularen, que había quedado herido durante el ataque y estaba inconsciente en un compartimento médico, y tristemente se disculpó por su fracaso.

Skywalker recibió órdenes de continuar con el plan a pesar de sus pérdidas. Tano, ahora decidida a no tomar el mando por causa de su fracaso anterior, cuestionó la confianza de Skywalker en ella, y Skywalker le ordenó volver a su dormitorio para que se calmara. Más tarde, las alarmas comenzaron a sonar, y Tano se enteró gracias a un soldado clon que pasaba por su lado de que la nave había recibido la orden de evacuar. Al llegar al hangar del Resuelto, se encontró con que Skywalker había ideado un plan para pilotar el Defensor él solo y embestir contra la nave de control principal enemiga, dejando así fuera de combate a los droides a cargo del bloqueo. Tano quedó abrumada, ahora se sentía más presionada con la responsabilidad adicional de asegurar la vida de su Maestro, pero antes de que pudiera detenerle, Skywalker se fue al Defensor y la dejó al mando de las fuerzas restantes.

Ahsoka y Tropas de la Legion 501.jpg

Ahsoka llega al puente de mando del Resuelto.

Ahsoka estaba indecisa sobre la elaboración de un plan para eliminar al bloqueo restante. Finalmente ideó un plan para que un ángulo del casco del Resuelto fuese hacia el bloqueo de cara a las naves agresoras, de forma que actuase como una pantalla que atrajese a los disparos enemigos y el puente de mando y el hangar quedasen relativamente protegidos de cualquier posible ataque. Así e podrían desplegar los bombarderos, más rápidos y veloces, y atacar las naves enemigas. El oficial de navegación del Resuelto dudaba del plan, pero la estratagema acabó recibiendo el apoyo del Almirante Yularen, ya recuperado. Después de que Skywalker embistiera con el Defensor la nave de mando principal del bloqueo y de que el general separatista Mar Tuuk huyese, el Resuelto salió del hiperespacio, Tano lideró a los cazas y bombarderos, y con éxito destruyó las fragatas restantes del bloqueo. Tres naves clase Acclamator salieron del hiperespacio, con la nave principal llevando a Obi-Wan Kenobi y Mace Windu a bordo. Kenobi conversó con Tano, y ella le informó de que tenían vía libre para aterrizar en el planeta. Obi-Wan se irritó por el imprudente plan de Skywalker, pero a pesar de ello se alegró de que hubiera funcionado. Tano despachó a Rex para enviar un servicio de transporte que recogiera la cápsula de escape en la que se encontraba Skywalker.

Retomando la ciudad capital

Poco después de que el General Obi-Wan Kenobi destruyese varios cañones de protones permitiendo que las naves de la República aterrizasen en Ryloth, Mace Windu se dirigió a la capital del planeta con sus fuerzas. Tano se unió a su maestro en un combate para destruir diversos bombarderos clase Hiena desplegados. Mientras Mace Windu se preparaba para atacar la ciudad con el twi'lek Cham Syndulla y los Luchadores por la Libertad Twi'lek, Maestro y Padawan se encargaron de los bombarderos, que estaban atacando a varias aldeas habitadas. Wat Tambor se quedó sin su lanzadera y su droide táctico TA-175, y a pesar de la presencia de Tambor, el Conde Dooku ordenó bombardear la ciudad de Lessu. Sin embargo, antes de que las fuerzas de la República y los habitantes twi'leks fueran volados en pedazos, Skywalker y Tano llegaron justo a tiempo para destruir los bombarderos. Tambor fue capturado, y la República salió victoriosa: Ryloth fue finalmente libre una vez más.

Felucia y castigo

Anakin Skywalker: «Maestros, todo este incidente es culpa mía. A pesar de las habilidades avanzadas de Ahsoka, olvidé lo joven que es. Le di más libertad de la que debía.»
Mace Windu: «Es posible. Pero eso no excusa lo que ocurrió en Felucia. Creo que necesita permanecer un tiempo alejada del campo de batalla.»
— Anakin Skywalker y Mace Windu discuten el castigo de Tano [fuente]
Mientras la guerra continuaba, las fuerzas de la Confederación, lideradas por el General Grievous, invadieron el planeta Felucia, en el Borde Exterior.  Los Altos Generales Jedi Plo Koon y Obi-Wan Kenobi, el General Jedi Anakin Skywalker y su Padawan Ahsoka, dirigieron un asalto para contrarrestar la amenaza separatista. Las fuerzas de la República hicieron frente a la Armada de la Confederación sobre el planeta y comenzaron a diezmar su avance. Sin embargo, las tropas de droides buitre causaron estragos entre las filas de la República. Por eso, llegaron unos pocos transportes de soldados clon a la superficie del planeta para apoyar a Kenobi y Skywalker en tierra. Mientras los droides de combate continuaban disparando a los soldados en tierra, el Plo Koon limpió el cielo de droides buitre dentro de su caza estelar. Mientras tanto, un fragmento de droide buitre cayó del cielo y aterrizó sobre uno de los caminantes AT-TE de la República, destrozándolo. Al ver que las fuerzas de la República habían perdido gran parte de sus refuerzos, Kenobi dio luz verde a una retirada inmediata. No obstante, tanto Kenobi como Skywalker notaron que Tano se encontraba desaparecida. Tras ponerse en contacto con ella a través de su comunicador, Tano reveló que se había encontrado a otro grupo de droides de combate a 6 klicks al este de la ubicación de los Maestros Jedi, contra los que ahora estaba luchando. Kenobi le dijo que las fuerzas de la República se retiraban y que tenía que volver, pero la Padawan togruta se negó a ello y le dijo que había logrado abrirse paso a través de las defensas de los separatistas. Sin embargo, Skywalker y Kenobi aterrizaron sus cañoneras LAAT frente al Turbo Tanque Juggernaut de Tano, que gritó a Skywalker consternada. Skywalker la obligó a entrar en su cañonera. Una vez que las fuerzas de República estuvieron a bordo de las cañoneras LAAT, mientras se elevaban del suelo, las fuerzas dentro de ellas fueron testigos de la destrucción del Turbo Tanque de Tano y de sus refuerzos, lo que hizo que Ahsoka, finalmente, se diese cuenta de sus errores.


Ahsoka and anakin.png

Anakin y Ahsoka en la Cámara del Consejo Jedi en Coruscant.

Después de salir de Felucia, las fuerzas de la República volvieron a Coruscant. Dentro de la Cámara del Alto Consejo del Templo Jedi, Skywalker y Tano se presentaron ante los Maestros Jedi Mace Windu y Yoda. Kenobi había proporcionado información al Consejo sobre lo que Tano había hecho en Felucia. Después de que Windu comunicase a la padawan la información que Kenobi les había proporcionado, Windu preguntó si estaba de acuerdo con las reivindicaciones de Kenobi. Ahsoka estuvo de acuerdo, y le dijo al Maestro Jedi que estaba arrepentida de sus acciones y que había estado obcecada. Skywalker defendió a su padawan, asumiendo la culpa de lo ocurrido al haber dado a Tano demasiada libertad; Sin embargo, Windu desestimó su reclamación. El Maestro Jedi anunció entonces que Tano estaría algún tiempo fuera del campo de batalla y se convertiría en guardiana de los Archivos Jedi, bajo la asistencia de la bibliotecaria Jedi Jocasta Nu. Skywalker y Tano pronto abandonaron la sala del Consejo y se dirigieron a los archivos. De camino a allí, Tano reflexionó sobre sus acciones y pidió disculpas a su maestro. Skywalker le dijo que él entendía lo que ella sentía, porque él también había sido un padawan hacía poco tiempo. El Caballero Jedi saludó a Nu, que estaba sentada en su escritorio fuera de la sala principal de los Archivos. Skywalker presentó a Ahsoka a Nu, y le dijo a la bibliotecaria Jedi que Tano iba a ser su nueva guardiana de los archivos.

Después de que Skywalker se retirara, Nu enseñó a Tano todos los Archivos. Después de dar a la padawan autoridad para vigilar la Bóveda de Holocrones, Nu dejó a Tano sola y partió de regreso a su escritorio. Al reconocer a un Jedi al que había conocido en el pasado, Tano saludó al Maestro Jedi Ord Enisence. Sin embargo, sin saberlo ella, una cazarrecompensas de la especie clawdite había tomado la apariencia de Enisence para infiltrarse en el Templo Jedi. Tano comenzó a molestar al decoroso Jedi, preguntando si necesitaba ayuda. La cazarrecompensas, enfurecida, le dijo a la padawan que le dejase en paz. Después de que la padawan se alejase, la cazarrecompensas, Cato Parasitti, utilizó la terminal de un ordenador para proporcionar información secreta sobre el Templo Jedi al cazarrecompensas Cad Bane a través de su comunicador. Cuando Bane y su droide, Todo 360, entraron en el Templo Jedi a través de un conducto de ventilación, el Gran Maestro Yoda sintió a los intrusos a través de la Fuerza y, rápidamente, puso el templo en alerta máxima. Como los acontecimientos en curso empeoraron, Jocasta Nu dijo a Tano que permaneciera en guardia, mientras ella iba a notificar a todos que el templo estaba en alerta máxima.

DuelAtTheArchives-HH.jpg

Tano lucha contra Cato Parasitti en el Templo Jedi.

Nu fue en primer lugar a informar a Enisence, pero sin embargo, la cazarrecompensas disfrazada de Enisence dio un puñetazo a Nu en la cara, dejándola inconsciente. Yoda contactó con Tano, a través de su comunicador, y la alertó del peligro. Preocupada, Tano dejó la sala principal de los archivos y se enfrentó a Cato Parasitti, que había cambiado su aspecto del de Enisence al de Nu. Parasitti combatió con Tano en un breve duelo con sables de luz en el interior de la sala principal de los archivos, pero no era rival para la padawan que, rápidamente, derrotó a la clawdite, haciéndole caer al suelo. Varios Jedi – entre los que se encontraban Mace Windu, Yoda, Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker, Aayla Secura y Kit Fisto– llegaron al interior de la sala de los archivos Jedi. El grupo arrestó a la cazarrecompensas, pero notaron que faltaba un holocrón de la bóveda. Antes de que los Jedi interrogasen a la cazarrecompensas capturada, Parasitti reveló por sí misma que Cad Bane estaba a punto de atacar al Maestro Jedi Bolla Ropal para recuperar un Cristal Kyber de memoria, un cristal que contenía una lista de potenciales niños sensibles a la Fuerza en toda la galaxia. Temiendo por el futuro de la Orden Jedi, Skywalker sugirió ir a rescatar al Maestro Jedi junto a Tano, cosa que acabó aceptando Windu.

Recuperando el holocrón robado
Cad Bane: «No tenemos mucho tiempo. Apresúrate, Jedi, o ella morirá.»
Ahsoka: «¡No maestro! ¡No lo hagas!»
— Cad Bane amenaza de muerte a Ahsoka [fuente]
Después de salir de Coruscant a bordo del Destructor Estelar clase Venator, el Resuelto, Ahsoka se unió a Anakin Skywalker y a un soldado clon en el puente del crucero. El Almirante Wullf Yularen se unió al grupo y le dijo a Skywalker que estaban cerca de las fuerzas navales del despiadado cazarrecompensas Cad Bane. Sobre el planeta Devaron, los Destructores Estelares de la República encontraron las fragatas estelares clase Munificiente de Bane. Tras ser testigos de la ubicación de la fragata de Bane, Skywalker y Tano se unieron a Rex y a sus hombres en el hangar del Resuelto. Después de que Rex revelara que no tenían medios de transporte para llevar a los soldados hasta la fragata de Bane, Yularen se unió al grupo y ofreció su ayuda. Skywalker ordenó a este último activar algunos caminantes AT-TE que estaban cerca de ellos. Sin embargo, Yularen no estaba contento con la decisión de Skywalker. Decidido a utilizar los caminantes AT-TE, Skywalker ignoró la afirmación del almirante, y pronto estuvieron activados, con lo que Tano afirmó que su maestro era un genio.
AhsokaAnakinRex-Cargo.jpg

Skywalker, Tano, R2-D2, Rex y Denal se preparan para luchar contra Cad Bane y sus droides.

Mientras Skywalker y Tano estaban vestidos con trajes presurizados, los soldados clon pronto subieron a bordo de los caminantes, y se dispusieron a aterrizar en la cima de la fragata de Bane. La plataforma de liberación inferior del Resuelto dentro del hangar se abrió, dejando caer a los caminantes hacia la fragata de Bane. Algunos droides de combate B1 les hicieron frente, aunque fueron derrotados por las fuerzas de la República. Skywalker ordenó a su droide astromecánico, R2-D2, abrir la escotilla principal de la fragata, lo que permitió al grupo entrar en ella. Al entrar, el grupo se abrió camino hacia el puente. Después de destruir más droides de combate, no encontraron ni a Bolla Ropal ni a Bane. Entonces, el grupo se fue del puente y entró en el nivel de detención. La búsqueda de Ropal pronto concluyó cuando Tano encontró su cadáver dentro de una sala de torturas. Sin saberlo ellos, Bane tenía acceso a las funciones de la nave a través de su guantelete de muñeca, y, rápidamente, apagó las luces a lo largo de la fragata. La fuerza de la República se aventuró a través de la nave, y R2-D2 descubrió a Bane corriendo por un pasillo. Los Jedi alcanzaron al cazador de recompensas, pero sin embargo, este último lanzó a sus droides de combate sobre los Jedi y los clones. A través de su guantelete, el cazarrecompensas desactivó la gravedad artificial, lo que permitió a Bane tener la ventaja sobre los Jedi. Tano ordenó a R2-D2 reactivar la gravedad, y el droide cumplió.

El holocrón que el cazarrecompensas había robado en el Templo Jedi, que estuvo fuera de la posesión de Bane por un breve tiempo gracias a las acciones Skywalker, fue recuperado por el mercenario, que huyó rápidamente de la zona. No estando dispuesta a dejar que Bane escapase, Tano lo persiguió sin la aprobación de Skywalker. Cuando Tano salió en persecución de Bane, Skywalker gritó que debían capturar al cazarrecompensas juntos, pero la joven togruta no le hizo caso. Al atraer a Ahsoka a un pasillo sin salida, Bane cerró una puerta blindada detrás de Tano, bloqueando a Skywalker el paso para que no pudiera ayudar a su padawan. Bane abrió fuego contra la joven togruta, no obstante, Tano desvió fácilmente los disparos, hiriendo el brazo derecho de Bane. Tano lo atacó con su sable de luz, aunque Bane se libró de ella con una patada, tirando al suelo el sable láser. Haciendo uso de su arma de nuevo, Bane intentó disparar a la padawan desarmada, pero con un rápido agarre del brazo izquierdo de Bane, Tano le dio un codazo al cazarrecompensas y lo lanzó al suelo. Sin impresionarse por la habilidad del cazarrecompensas en el combate sin armas, Tano intentó recuperar telequinéticamente su sable de luz caído, aunque Bane engañó la logró engañar. Bane se acercó y agarró el tobillo de Tano, activando una descarga eléctrica paralizante, que dejó a la padawan inconsciente. 

Ahsoka hostage.jpg

Ahsoka capturada por Cad Bane.

El cazarrecompensas colocó a su rehén Jedi unas esposas aturdidoras, y comenzó a saborear su victoria sobre la padawan. Tras retirarle su trenza padawan de granos del silka, Bane se la ató a la cintura como trofeo. Tano, quien le dijo que todavía no estaba impresionada, recordó a Bane que su maestro la rescataría. Sintiendo el fuerte vínculo entre Skywalker y Tano, Bane activó una descarga eléctrica de las esposas de aturdimiento a través de su guantalete de muñeca, para hacer que Skywalker se apresurase a rescatar a su padawan. Luego, un droide de combate B1 contactó con Bane a través de su comunicador y alertó a Bane de que un Jedi muy enfadado se acercaba. Bane activó un escudo de rayos para bloquear el escape de Tano, que resultó un éxito cuando ella intentó embestirlo y rebotó en él. Skywalker entró en la sala, y pronto fue recibido por Bane.

Al ver a su padawan en grave peligro, Skywalker comenzó a avanzar hacia el cazarrecompensas; Sin embargo, Bane le dijo al Caballero Jedi que si pulsaba un botón de su guantelete, Tano sería arrastrada fuera de una esclusa de aire hacia el espacio exterior. El mercenario dio a Skywalker la elección de sacrificar a su padawan, y matarle, o abrir el holocrón. Aunque Tano temía por su vida, ella, valientemente, trató de persuadir a Skywalker a no cooperar con el cazarrecompensas, pensando que matar a Bane y recuperar el holocrón era más importante que su propia vida. Sin embargo Skywalker no pensaba de la misma manera: lo que le importaba era Tano, mucho más de lo que le importaba el holocrón, por lo que optó por abrir el holocrón para el cazarrecompensas.

BaneTorturesAhsoka.jpg

Cad Bane electrocuta a Ahsoka.

Con el uso de la Fuerza, Anakin abrió el holocrón, y Bane colocó en él el Cristal Kyber de memoria que había robado con anterioridad. Con Bane distraído por un segundo, Skywalker recuperó con la Fuerza tanto su sable de luz como el de Tano. Tras acabar con los guardaespaldas de Bane, dos superdroides de combate B2, Skywalker se dio cuenta de que el cazarrecompensas había abierto la esclusa de aire, que amenazaba la vida de Tano. Skywalker usó la Fuerza y empujó un fragmento del droide para abrir el escudo de rayos y salvó a Tano, aunque Bane había escapado de la habitación con el holocrón. Ambos Jedi salieron de la habitación y comenzaron a perseguir al mercenario. Tano, que se había dado cuenta de que tenían que abandonar la nave, exigió a Skywalker que no persiguieran a Bane y, en lugar de regresar junto a Rex y a los clones, sugirió esperarles en el hangar de la fragata. Skywalker cumplió la propuesta de Ahsoka, y ambos llegaron rápidamente al hangar. Allí, sin embargo, se dieron cuenta de que Rex y sus hombres habían asegurado una lanzadera de transporte clase Sheathipede, y corrieron hacia ella. Por encima del nivel de la cubierta superior del hangar, los soldados clon DenalKoho se enfrentaron a Bane en un breve duelo, que costó la vida de ambos clones. Disfrazándose de Denal, Bane entró en la nave de huida de Skywalker oculto dentro de la armadura del soldado clon. Tano, quien creía que Bane había muerto, quiso ir a recuperar el holocrón. Sin embargo, Skywalker le dijo que no había tiempo para hacer eso, debido a que la fragata estaba a punto de explotar.

Volviendo al Resuelto, Skywalker le dijo a Tano que aún podía sentir la presencia de Bane a través de la Fuerza, a pesar de que había visto morir al cazarrecompensas en el interior del hangar de la fragata. Tano pidió perdón a su maestro por sus acciones. Sin embargo, Skywalker insistió en que el fracaso de la misión había sido culpa de él mismo de principio a fin.

Persiguiendo a un cazarrecompensas
Ahsoka: «¡Quieto ahí, gusano!»
Cad Bane: «Tú no eres el niño que estaba buscando.»
Ahsoka: «Es evidente.»
Cad Bane: «Eres astuta, pero inocente.»
— Cad Bane, antes de enfrentarse a Ahsoka Tano[src]
A través de la Fuerza, el Consejo Jedi logró determinar a qué niños planeaba secuestrar Cad Bane. Por desgracia, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi no pudo evitar que el cazarrecompensas capturara a un niño en Rodia. Ahsoka y Anakin Skywalker, sin embargo, fueron asignados a proteger a la pequeña gungan  Roo-Roo Page en el planeta Naboo. Cad Bane aterrizó cerca de la casa de Page, que se encontraba en la ciudad Jan-gwa, rodeada de cascadas, y vio como una madre gungan colocaba una pequeña figura en una cuna antes de salir de una habitación. Creyendo que había dejado a Page sola, el cazarrecompensas entró en la habitación y tiró de la manta, sólo para encontrar una muñeca en lugar del bebé esperado. Un momento después, Tano irrumpió en la habitación, sable de luz en mano. Mientras hablada de la inteligencia e ingenuidad de la padawan, Bane usó una cuerda de su guante para atrapar el sable de luz de Ahsoka y tirar de él. Bane intentó escapar con sus botas cohete, pero fue interceptado por Skywalker, que dio un salto y se agarró a las botas del cazarrecompensas. Con el peso extra, los impulsores de Bane fueron desactivados, y cuando los dos cayeron al suelo, Cad Bane quedó brevemente aturdido. La pareja peleó hasta que Bane elevó la mirada y vio el sable láser de Tano en su rostro.


Mission to Naboo.jpg

Tano confronta a Bane en Naboo.

El duros se arrodilló, y Tano recuperó su preciada trenza de padawan que Cad Bane había tomado previamente como trofeo. Bane y el Sangre de Xanadu fueron llevados al Resuelto, donde el cazarrecompensas fue encerrado en una celda blindada, mientras su nave era examinada por los Jedi. Al ser interrogado por los Maestros Jedi Obi-Wan Kenobi y Mace Windu, Bane se negó a revelar el paradero de los niños secuestrados y la ubicación del holocrón. Los dos maestros y Skywalker, unidos, emplearon la Fuerza para obligar a Bane, de carácter fuerte, a conducirlos hasta el holocrón robado -un acto que se produjo con el riesgo de destruir su mente, y que pareció perturbar a Tano. Fatigado de sus intentos de resistir la influencia de los Jedi, Bane finalmente prometió llevarlos al holocrón, aunque con la intención de conducirlos a una trampa. El cazarrecompensas fue escoltado a una lanzadera T-6, desde donde dictó unas coordenadas del espacio profundo hacia la estación Black Stall a sus captores acompañantes -Kenobi, Windu, y el Comandante Clon CC-2224, apodado "Cody".

Mientras los Maestros Jedi viajaban a la estación Black Stall, Skywalker y Tano se dirigieron a informar a Canciller Supremo Sheev Palpatine de todo lo ocurrido. Al llegar a la Oficina del Canciller, Tano se tuvo que esperar en la puerta, mientras Palpatine conversaba con Skywalker. Después, los dos Jedi examinaron la nave capturada de Bane y al ver dónde el cazarrecompensas había repostado, fueron capaces de determinar que había visitado el planeta Mustafar, que estaba a varios parsecs fuera de su camino. La pareja viajó a una instalación del planeta volcánico, donde lograron derrotar a varios droides niñera para rescatar a los dos niños capturados por Bane. Windu y Kenobi por otro lado, lograron recuperar el holocrón robado, aunque les costó que Bane escapase una vez más.

Segunda Batalla de Geonosis

Más tarde, Ahsoka y Anakin Skywalker se unieron a Obi-Wan Kenobi para combatir contra los separatistas cerca del planeta Dorin. Luego, junto al Maestro Jedi Ki-Adi-Mundi, el Comandante clon Cody, el Comandante Jet y el Capitán Rex; participaron en el asalto sobre una fábrica de droides perteneciente a Poggle el Menor, en Geonosis.

Ahsoka-Barris.png

Ahsoka y Barriss atrapadas dentro de un Super tanque.

La segunda fase de la batalla consistía en que Skywalker y Luminara Unduli distraerían junto a sus tropas a los ejércitos separatistas, mientras que Tano y la Padawan de Unduli, Barriss Offee, completarían su misión de destruir una fábrica de droides accediendo a ella mediante unas catacumbas subterráneas hechas por los geonosianos. Dentro de las catacumbas, las padawans fueron seguidas por un geonosiano, que pronto alertó a Poggle de su presencia. Poggle ordenó la desactivación de los detonadores termales de las padawans, que cubrían todo el generador de la fábrica de droides. Al hacerlo, Poggle también envió a un escuadrón de droides de combate y un súper tanque para distraerlas. Después de que las dos Jedi destruyeran a todos los droides, Ahsoka sugirió utilizar el súper tanque para volar el generador de energía de la fábrica, del cual los geonosianos habían retirado las bombas. A continuación, Ahsoka se puso en contacto con su maestro, para informarle de lo que iban a hacer. Después de destruir el generador de energía, Tano fue capaz de ayudar a Anakin y Luminara a localizar a Offee y a ella misma punteando una célula de alimentación del tanque. Skywalker y Unduli pudieron localizarlas a ambas a tiempo y les quitaron los escombros que tenían encima. 

Invasión en una nave de suministros
BarrissAhsoka-BI.jpg

Ahsoka Tano y Barriss Offee se defienden de los soldados clon infectados por el gusano cerebral.

Luego, Ahsoka y Barriss Offee fueron asignadas para llevar una nave de suministros a la estación médica de Ord Cestus. Ya a bordo de la nave, como Tano no era capaz de dormir, decidió ir a comer con Offee. Mientras comían, dos clones llamados Edge y Ox las atacaron, porque estaban bajo el control de gusanos cerebrales. Las padawans sacaron sus espadas láser y los derrotaron. Entonces Trap y otro clon se acercaron a Ahsoka y Barriss preguntando qué estaba sucediendo. Los soldados prometieron que vigilarían a Edge y Ox; mientras que Tano y Offee decidieron separarse. Ahsoka fue a contactar con Anakin Skywalker y el Maestro Jedi Kit Fisto. No obstante, mientras investigaba en la nave, Offee cayó en una trampa tendida por los soldados infectados, que lograron infectarla a ella, por lo que luego Barriss se fue tras Tano. Cuando Barriss encontró a Ahsoka, la atacó, por lo que la togruta tuvo que huir, no sin antes ser informada por Skywalker de que los gusanos cerebrales podían ser destruidos con el frío. Por eso, Tano rompió el sistema de refrigeración de a bordo de la nave, pero a continuación fue atacada de nuevo por Offee. En medio del duelo, Offee comenzó a recuperar el control de su mente y le rogó a Tano que la matara. Ahsoka se negó a hacerle daño debido a su apego a Offee y sólo mató al gusano que estaba saliendo por la boca de Barriss. Poco después, Fisto, Skywalker y los refuerzos llegaron rápidamente e informaron a Tano de que habían logrado detener la infección. Sin embargo, Tano se mantuvo en conflicto por causa de la elección que hizo de no matar a su amiga. Ahsoka reconoció que si hubiera fracasado, el parásito podría haberse extendido por culpa de su apego, pero Skywalker aseguró a Tano que ella había hecho lo correcto siguiendo sus instintos para salvar tantas vidas como le había sido posible. 

Sable de luz perdido

«Bueno, debería volver con mi maestro antes de que me eche de menos."
"Desde luego, pero antes, necesito que me hagas un último favor."
"Claro, lo que sea."
"Transmite lo aprendido.»
―Ahsoka y Tera Sinube.[fuente]

Cuando el Maestro Jedi Eeth Koth fue capturado por el General Grievous, Tano estuvo presente cuando el General envió un mensaje a los Jedi torturando a Koth. Más adelante, Anakin Skywalker y Ahsoka se dirigieron a los bajos fondos de Coruscant en busca de un traficante de armas llamado Car Affa. Eventualmente, llegaron al bar donde se encontraba, y Ahsoka esperó en la salida del bar por si Affa intentaba escapar. Cuando los clientes del bar salieron corriendo asustados por la lucha entre Skywalker y el traficante, Tano quedó atrapada en medio de una multitud y su sable de luz fue robado por Bannamu, aunque ella aún no sabía la identidad del ladrón. Sintiéndose incapaz de explicar a su maestro lo ocurrido, Ahsoka pidió ayuda a Jocasta Nu. Aunque Nu no podía ayudar a Tano, presentó a la Padawan a Tera Sinube, un Maestro Jedi que poseía un extenso conocimiento de los bajos fondos de Coruscant. Tras recibir información del físico del ladrón, Sinube localizó a quien tenía el sable de luz de Ahsoka en los archivos del Templo Jedi, identificándolo como un patroliano llamado Bannamu. Aunque con dudas al principio, pensando que podía ralentizarla, Ahsoka permitió a Sinube acompañarla en su búsqueda de Bannamu.

Sinube helps Ahsoka.jpg

Ahsoka recibe ayuda del Maestro Jedi Tera Sinube.

De vuelta en los bajos fondos, ambos se detuvieron en una tienda, donde preguntaron a su propietario acerca del paradero de Bannamu. Tras saber que Ahsoka y Sinube eran Jedi, un amigo del propietario reveló la ubicación del escondite de Bannamu. Al llegar hasta Bannamu, la pareja descubrió que el sable de luz de Tano había sido vendido a un asesino llamado Nack Movers. Los dos Jedi corrieron al apartamento de Movers, donde se encontraron al asesino muerto. Pronto vieron a una mujer llamada Ione Marcy llorando escondida en el apartamento, que preguntó si los asesinos de Movers se habían ido. Tano buscó a los posibles asesinos de Movers, y fue emboscada por Cassie Cryar, quien poseía su sable de luz. Tras saber que Ahsoka era una Jedi, Cryar saltó por una ventana y corrió por los tejados de la ciudad. Tano la persiguió y contactó con Sinube para informarle de todo.

Dado que la atacante de Tano era una mujer e Ione había dicho que los asesinos de Movers eran hombres, además de sentir algo más que miedo en Ione, Sinube dedujo que Ione estaba implicada en el crimen. Mientras tanto, Tano se acercó a Cryar en lo alto de un edificio, pero Ione la recogió a bordo de un speeder. A la mañana siguiente, Sinube recogió a Tano en otro speeder y ambos siguieron un rastreador que Sinube había colocado en el vehículo de Ione la noche anterior. Así, llegaron a una estación de tren, donde Ione fue arrestada. Cryar sin embargo, logró entrar en un tren junto a Tano. Allí, Cryar tomó como rehenes a una madre y a sus hijos, aún con el sable láser de Ahsoka en mano. Cuando el tren llegó a la siguiente estación, Cryar intentó volver a escapar, pero Sinube, habiendo llegado a la estación primero, la interceptó y la desarmó con su propio sable de luz, devolviendo a Tano su sable láser. Luego, Sinube pidió a Tano que explicara su experiencia a un grupo de Iniciados Jedi, quienes recibieron el consejo de Ahsoka de nunca perder sus sables láser, puesto que eran su vida y su responsabilidad.

Vuelta a Felucia

Más tarde Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Ahsoka regresaron a Felucia después de perder el contacto con una estación médica cerca del planeta. Se estrellaron en Felucia y encontraron un pueblo aparentemente desierto. En su exploración se encontraron con cuatro cazarrecompensas llamados SugiEmboSeripas y Rumi Paramita. Al principio, los cazarrecompensas y los Jedi se mostraron hostiles entre ellos, pero entonces, el líder de la aldea, Casiss, les detuvo antes de que comenzaran a atacarse unos a otros.

Seripas armor.png

Ahsoka planta cara a los piratas junto a Seripas.

Después de familiarizarse con los aldeanos y los cazarrecompensas, Anakin y Obi-Wan se encontraron con un viejo conocido, aunque difícilmente un amigo, Hondo Ohnaka, y su banda de piratas. Ahsoka estaba presente cuando Ohnaka llegó al lugar, aunque ella no lo había conocido hasta entonces. Kenobi intentó que Ohnaka y los piratas abandonaran el pueblo y dejasen en paz a sus aldeanos, pero el weequay quería apropiarse de la cosecha de los aldeanos con fines lucrativos. Los piratas dieron tiempo a los aldeanos hasta el día siguiente para preparar la cosecha antes de salir del pueblo y reagruparse con el resto de las fuerzas piratas.

Después de que los piratas se marcharan, los Jedi y los cazarrecompensas comenzaron a prepararse para su regreso. Trataron de entrenar a los habitantes del pueblo para luchar, con un éxito limitado. Durante los preparativos, Tano se hizo amiga de Seripas que llevaba una armadura para parecer más grande y más intimidante de lo que realmente era. Ella le salvó la vida durante la preparación para el ataque pirata, ya que Seripas había estado cortando un gran árbol en ese mismo momento, sin darse cuenta de que era demasiado pesado para que su traje lo pudiese manejar. Tano fue capaz de apartarlo justo a tiempo, antes de que el árbol lo aplastase. Ahsoka le dijo entonces que aunque no pareciese fuerte, eso no significaba que no pudiera serlo.

Junto con los otros Jedi y los cazarrecompensas, Tano defendió el pueblo de los piratas y, finalmente, lograron derrotarles, obligándolos a retirarse. Sugi ofreció entonces a los Jedi subir a bordo de su nave para volver a casa, ya que la suya había sido destruida. Ahsoka, Anakin y Obi-Wan aceptaron el ofrecimiento de Sugi.

Persiguiendo a Boba Fett

Después de que Boba Fett intentase matar a Mace Windu a bordo del Resistencia, Windu y Anakin Skywalker quedaron atrapados en los escombros del Destructor Estelar con quemaduras graves, y fueron rescatados por Ahsoka y Plo Koon después de que R2-D2 les llamase para obtener ayuda. Cuando Fett envió un mensaje holográfico mostrando que poseía rehenes de la República, Tano partió en su búsqueda con el Maestro Plo Koon. Al dirigirse a los bajos fondos de Coruscant, el dúo tuvo alguna dificultad para obtener información debido a la falta de sutileza de Ahsoka.

AhsokaGotsSing-LT.png

Tano acerca su sable láser a la garganta de Sing.

Antes de entrar en una cantina, Plo Koon le dijo a Ahsoka que fuese discreta mientras él interrogaba al barman. Queriendo ser útil en lugar de esperar a que Plo Koon terminase su interrogatorio, Ahsoka intentó escuchar algo útil, y después de un tiempo, finalmente terminó oyendo una conversación acerca de Aurra Sing. Sin embargo, los participantes de la conversación se dieron cuenta de que Ahsoka les estaba escuchando, y ella y Plo Koon se vieron obligados a pelear para salir del bar. Después de hacerlo, Plo reprendió a Ahsoka por haber sido poco discreta, pero ella le dijo que había escuchado que Sing y Fett estaban en Florrum.

Después de llegar a Florrum, ambos recibieron la garantía del pirata Hondo Ohnaka de que él no estaba involucrado en las acciones de Boba. Al reunirse con Boba y Aurra, el joven Fett apuntó a Plo Koon con un bláster mientras Ahsoka acercaba su sable de luz al cuello de Sing. Después de una breve escaramuza, Sing huyó con Ahsoka persiguiéndola. Tano tomó un vehículo para perseguir a Aurra Sing, y Ohnaka evitó que ninguno de sus piratas disparase a la Padawan Jedi.

Después de perseguir a Sing a través de unos cañones, Ahsoka recibió la información del maestro Plo – que había persuadido a Boba junto a Ohnaka para que hablara – de que los rehenes de la República se encontraban en dirección opuesta. Cuando los rehenes fueron liberados, Aurra Sing trató de escapar en la Esclavo I, pero gracias a los esfuerzos de Ahsoka no logró huir. Luego, Ahsoka y Plo Koon escoltaron a Fett hasta Coruscant para que se enfrentara a la justicia. 

Misión de Rescate

Durante el bloqueo de Pantora, fueron secuestradas las hijas del Presidente Papanoida. A la mañana siguiente al secuestro, Tano informó a la senadora Padmé Amidala y a su maestro, Anakin Skywalker, de lo que había sucedido. Dado que los Jedi no podían involucrarse oficialmente, Tano se ofreció a ayudar por su cuenta, ya que la senadora de Pantora, Riyo Chuchi, era una buena amiga suya. Cuando Ahsoka llegó a la oficina de Chuchi, ésta la presentó, e informó al Presidente de que Tano ayudaría en la localización de sus hijas.

AhsokaAggresiveNegotiator-SoI.png

Ahsoka emplea negociaciones agresivas con Sib Canay.

Alegrándose por la noticia, Papanoida asignó a Tano y a Chuchi efectuar una visita diplomática a la Federación de Comercio, pensando que sus hijas estaban en una nave del bloqueo de Pantora, mientras que él y su hijo buscarían pistas del secuestro por su cuenta. Cuando llegaron a la nave de la Federación, Chuchi anunció al administrador de una posible alianza entre Pantora y los separatistas si estos levantaban el bloqueo.

Después de ser llevadas a los cuarteles de la nave, Tano y Chuchi se escaparon y exploraron la nave con la esperanza de encontrar a las chicas. Cuando su exploración las llevó a una sala de conferencias, se escondieron debajo de una mesa mientras escuchaban una conversación entre el capitán y el administrador de la nave acerca de la captura de las hijas de Papanoida y de su retención en la nave. Chuchi dio un respingo ante la sorpresa, lo que llevó a Tano y a ella a esconderse rápidamente, entre jadeos, en otro lugar. Cuando Tano se dio cuenta de que estaban a punto de descubrir a Chuchi, usó la Fuerza para alzarla fuera de la vista de sus enemigos.

Después de evitar ser descubiertas, ambas se dirigieron al bloque de detención para encontrar a una de las hijas de Papanoida. Cuando llegaron, el guardia no quería dejarlas pasar. Tano usó un truco mental con la Fuerza por primera vez, y Chuchi casi se queda atrás porque Tano no fue lo suficientemente específica y el guardia no la dejaba pasar. La pareja pronto encontró a una de las hijas del presidente, pero fueron descubiertas debido a unos dispositivos de escucha situados en los pasillos. Tras derrotar a un grupo de superdroides de combate B2, Tano se quedó atrás y vio como Chuchi chantajeaba al capitán de la nave para que levantase el bloqueo sobre Pantora, amenazando con informar del secuestro de las hijas de Papanoida.

Corrupción en Mandalore

AhsokaKA-TA.jpg

Ahsoka se enfrenta a los hombres del Primer Ministro Almec.

Después de que la Duquesa Satine Kryze hiciera la petición a la senadora Padmé Amidala de enviar a un Caballero Jedi a Mandalore, el Maestro Jedi Yoda envió a Ahsoka para ayudar a Kryze en una misión secreta para exponer la corrupción gubernamental. Tano llegó bajo la apariencia de ser una profesora para los estudiantes mandalorianos, entre los cuales se incluía el sobrino de Satine, Korkie Kryze. Después de que Korkie y sus amigos descubriesen que alguien había estado obstruyendo el suministro de alimentos con el fin de impulsar el comercio con el mercado negro en Mandalore, Tano pronto descubrió que se trataba del Primer Ministro Almec, el segundo mandatario más poderoso después de la duquesa. Tras hacer este descubrimiento, Tano y los estudiantes fueron a informar de su descubrimiento a Satine, sólo para encontrarse con que había sido detenida por Almec y encarcelada bajo falsas acusaciones de traición.

Luego, a Ahsoka se le ocurrió el plan de presentar a los estudiantes a Almec como prisioneros a fin de descubrir la ubicación de Kryze. Almec encarceló a los estudiantes, pero no quiso revelar la ubicación de la duquesa a Tano, obligándola a cambiar su plan. Después de conversar con los estudiantes bajo el ardid de un interrogatorio, Tano usó un truco mental para que un guardia le llevase a la duquesa. Al encontrar a Satine, Tano intentó liberarla, sólo para caer en una trampa tendida por Almec. Almec capturó a Ahsoka y trató de forzar a Kryze para que firmase una confesión por cometer traición. Satine se negó a ello, forzando a Almec a torturarla con un collar eléctrico, seguido de Korkie. Ahsoka, sin embargo, logró liberarse y capturar a Almec colocándole el mismo collar que utilizaba con Satine. Después de su encarcelamiento, Satine reveló que había sabido todo lo que estaba ocurriendo en Mandalore desde el principio, y que sospechaba de Almec, por lo que solicitó la presencia de Tano para que descubriese la corrupción en el gobierno mandaloriano y la sacase a la luz.

Obstruyendo a un asesino

Después de los acontecimientos en Mandalore, Ahsoka regresó a Coruscant para informar al Alto Consejo Jedi de su misión. Durante su estancia, Tano empezó a tener numerosas visiones de Aurra Sing y un potencial intento de asesinato. Preguntando al Maestro Jedi Yoda para que la asesorase sobre el tema, Yoda le aconsejó calmar su mente y usar sus visiones para tratar de ver quién iba a ser asesinado. Se determinó que la senadora Padmé Amidala era el blanco de Aurra Sing. Ahsoka fue hasta Amidala para avisarla de la amenaza, y descubrió que Amidala iba hacia Alderaan a petición del senador Bail Organa para hablar sobre la guerra. Al ver que Amidala iba a ir a pesar de la advertencia, Tano insistió en ir con su escolta a Alderaan como parte de su equipo de seguridad, lo cual Amidala aceptó. Después de llegar a Alderaan, Ahsoka tuvo otra visión de Sing, llevándola a creer que Amidala estaba en peligro en ese mismo momento. Sin embargo, era una falsa alarma, pues Tano no tenía experiencia en la interpretación de los sueños y visiones.

AhsokaProtectsPadme-Assassin.png

Ahsoka defiende a Padmé Amidala de Aurra Sing.

Ahsoka tuvo otra visión que reveló la ubicación de la tentativa de asesinato, siendo la misma sala en la que Amidala daría un discurso. Tras aumentar la seguridad, Amidala procedió a hablar en la reunión, durante la cual Aurra Sing intentó dispararla. Tano detectó a Sing, por lo que supo que estaba allí, intervino y evitó que el disparo fuera mortal, causando daño sólo en el brazo izquierdo de Amidala. Después de una corta batalla y persecución de Sing, Tano la perdió y se vio obligada a regresar junto al equipo de seguridad para planificar acciones futuras. Amidala decidió hablar de nuevo más tarde y se negó a cancelar su aparición. Eso hizo que llevasen a cabo el plan de enviar a un droide disfrazado de la senadora al lugar mientras Amidala hablaba de forma remota desde una ubicación diferente, estando más segura. Durante el discurso, Tano sintió que Amidala seguía estando en peligro y corrió a la habitación en la que se encontraba, por lo que estuvo apenas a tiempo para desviar un disparo láser de Sing. Sing accionó los controles de la puerta de la habitación para bloquearlas a las tres en el interior. Después Sing sacó sus blásteres y procedió a disparar a Ahsoka, quien estaba tratando de seguir el ritmo de los disparos para proteger a Amidala. Poco después de que Sing comenzase a disparar, Tano fue superada y recibió un disparo en el brazo. Cuando Ahsoka cayó al suelo dolorida, Sing se sorprendió al ver a Amidala detrás de Tano con una pistola en la mano. Amidala disparó y dejó a Sing aturdida, justo antes de que la escolta de la senadora fuese capaz de forzar la apertura de la puerta y poner a Sing bajo arresto.

Después de regresar a Coruscant con Aurra Sing bajo custodia, Ahsoka se lamentó de no haber descubierto a la persona que había contratado a Sing para matar a Amidala. Yoda invitó a Tano a usar la Fuerza y sus instintos para percibir quién era el autor del delito. Después de concentrarse, Ahsoka no pudo averiguar la identidad de quién contrató a Sing, pero obtuvo algunos detalles acerca de quién podía ser. Después de escuchar la descripción, Amidala pudo deducir que era Ziro el Hutt. Ahsoka y Anakin Skywalker fueron a buscar a Ziro para enfrentarse a él. Aunque Ziro negó las acusaciones de los Jedi, Ahsoka logró engañar hábilmente a Ziro para que confesase diciéndole que Sing ya les había hablado de él, a lo que Ziro furiosamente afirmó que debía haber contratado a alguien mejor, confesando su crimen a Ahsoka y Anakin, y ganándose una larga estancia en la cárcel.

Experiencia política

Más adelante, Ahsoka entrenó con Anakin Skywalker en el uso de armas duales, y adoptó un shoto amarillo junto con su sable de luz original. A medida que el Senado Galáctico debatía sobre los préstamos financieros del Clan Bancario Intergaláctico para financiar la creación de más soldados clon, Tano tuvo dificultades para entender la política de guerra. Por lo tanto, Anakin Skywalker la dejó con la senadora Padmé Amidala para que le diera una lección sobre política para reafirmar la creencia de Tano en la justicia de la causa de la República Galáctica. En contra de los deseos de Skywalker, Padmé tenía otros planes y, finalmente, trató de utilizar a Tano para negociar un tratado de paz con los separatistas.

AhsokaLuxTalk-HOBS.png

Ahsoka y Lux Bonteri discuten las diferencias entre la República y los separatistas.

Después de que el Senado Galáctico aprobase una ley para que fuese ilegal la celebración de reuniones oficiales con los separatistas para no legitimar su movimiento rebelde, Amidala se aprovechó de la condición de Jedi de Ahsoka con el fin de viajar al mundo neutral de Mandalore. A partir de ahí, Tano y Amidala subieron a una nave rumbo hacia el mundo separatista de Raxus. A su llegada, la pareja se reunió con Mina Bonteri, una antigua mentora de Amidala y miembro del Parlamento Separatista. Mientras Amidala hablaba con Bonteri de acabar con la guerra a través de negociaciones pacíficas, Ahsoka se reunió con el hijo de Bonteri, Lux. Después de una breve charla acerca de sus diferencias, ambos entablaron amistad. Cuando Bonteri propuso al Parlamento Separatista abrir una negociación de paz con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, la moción fue aprobada por mayoría de votos. Ahsoka y la senadora Amidala regresaron a Coruscant para transmitir la noticia al Canciller Supremo Palpatine y que el Senado Galáctico pudiera tener también la oportunidad de votar la finalización de la guerra. Sin embargo, justo antes de que los senadores de la República pudiesen votar sobre el tema, Coruscant fue golpeado inesperadamente por un atentado. Varios droides lograron destruir el núcleo de energía del planeta, inutilizando así todos los sistemas eléctricos del planeta, extendiéndose el pánico, la confusión y el caos.

Cuando se confirmó que el atentado era un ataque separatista, el Senado Galáctico canceló la votación y muchos senadores apoyaron redirigir activos económicos a los fondos destinados a crear soldados clon adicionales. Después de que la sesión concluyese, Skywalker se reunió con Ahsoka de nuevo y expresó su profunda decepción por el hecho de que Ahsoka hubiera participado en una actividad peligrosa e ilegal prohibida por la ley republicana. Aunque Tano intentó defender sus acciones señalando las propias tácticas poco ortodoxas de Skywalker, Anakin desestimó su argumento y afirmó que Ahsoka había ido demasiado lejos al reunirse con los separatistas en secreto. Finalmente, Ahsoka comentó que la política no era tan negra y blanca como ella se pensaba.

Viaje a Mortis

«Hay muchas contradicciones en ti, y en él. ¡Te lo advierto, no vas a progresar si sigues con tu Maestro! ¡Sal de este planeta!»
―Una visión de Ahsoka adulta advierte del peligro que supone Anakin Skywalker[fuente]
SonRevealed.jpg

El lado oscuro de la Fuerza, personificado en el Hijo, se muestra ante Ahsoka y Obi-Wan.

Después de que el Consejo Jedi recibiera una señal de socorro Jedi de dos mil años de antigüedad desde el Sistema Chrelythiumn, Ahsoka acompañó a su maestro Anakin Skywalker y a Obi-Wan Kenobi para descubrir el origen exacto de la transmisión. El capitán Rex ayudó en la búsqueda, permaneciendo a bordo de un Destructor Estelar. Aunque ambas partes llegaron a un punto de encuentro, los Jedi fueron incapaces de encontrar a Rex; y Rex tampoco podía detectar a los Jedi. En ese momento, los sistemas de alimentación y comunicación de la nave Jedi se desactivaron a la vez que una fuerza misteriosa tiró de la lanzadera hacia una estructura en forma de cristal gigantesco; tras eso, los tres Jedi quedaron inconscientes. 

Al recobrar el conocimiento, los Jedi se despertaron dentro de la cabina de su nave, aterrizada en un planeta desconocido. A medida que examinaban el paisaje del planeta, un mundo sin consolidar por las leyes de la naturaleza y muy intenso en la Fuerza, los Jedi se encontraron con una mujer misteriosa que se hacía llamar la "Hija", la representación física del lado luminoso de la Fuerza. A pesar de su evidente interés por Skywalker y sin saber nada de ella, los Jedi no tenían otra alternativa que aceptar la oferta de la Hija para darles a conocer a su "Padre", el equilibrio y el orden dentro de la Fuerza. Pero, después, mientras que la hija los guiaba por el estrecho camino de un acantilado, un desprendimiento de rocas fue causado intencionadamente por un desconocido, lo que bloqueó el camino, dejando a Tano y a Kenobi separados de Skywalker y la Hija. Cuando la Hija se fue a enfrentar a su misterioso atacante, Skywalker decidió seguirla mientras que Tano y Kenobi regresaron a su nave dañada con la esperanza de reparar sus sistemas de comunicación con el fin de pedir ayuda.

Tras regresar al lugar del accidente al caer la noche, Tano y Kenobi descubrieron que su nave había desaparecido. Luego fueron confrontados inmediatamente por el "Hijo", hermano de la Hija y el lado oscuro de la Fuerza personificado. Cuando el Hijo preguntó si Skywalker era verdaderamente el Elegido, Ahsoka y Obi-Wan encendieron sus sables de luz, creyendo que la figura oscura era un Lord Sith. El Hijo fácilmente despojó a los dos Jedi de sus armas. Antes de marcharse, les aconsejó que se refugiasen en una cueva cercana a fin de evitar los rayos de la tormenta que se aproximaba.

Ahsoka-Zukunft (1).jpg

Ahsoka tiene una visión de sí misma como adulta.

Mientras dormía dentro de la cueva, Ahsoka fue despertada por el sonido de su propia voz. A continuación, tuvo una visión de su yo futuro, una Ahsoka Tano adulta que la buscaba para advertir a su yo más joven sobre el gran peligro que suponía Anakin Skywalker, quien había plantado semillas del lado oscuro en ella. La visión, también aconsejaba a Ahsoka alejarse de su maestro cuanto antes. Antes de desaparecer, la visión de Ahsoka adulta dio una última advertencia a la versión más joven de sí misma, insinuando que el futuro de Ahsoka nunca podría llegar a pasar mientras ella permaneciese al lado de su maestro.

Cuando Anakin se enfrentó al Padre, se consiguió comprobar si él era realmente el Elegido. Para lograr esto, el Padre utilizó a sus hijos para capturar a Ahsoka y a Obi-Wan. Mientras que Kenobi fue capturado por la Hija, Ahsoka estaba indefensa y a merced del Hijo. El Padre luego trató de forzar a Skywalker para que eligiese quién viviría y quién moriría de entre los dos. Skywalker, no queriendo renunciar a su antiguo Maestro ni a su Padawan, utilizó la Fuerza en un intento de que el Hijo y la Hija se postraran ante él. Anakin logró su objetivo con éxito, y por eso, demostró su capacidad de crear y mantener el equilibrio entre las dos partes en conflicto de la Fuerza. Pero en lugar de permanecer en Mortis para completar su destino, Skywalker optó por irse con Tano y Kenobi y abandonar Mortis en su ya recuperado transporte.

AhsokaPossessed-TCWs3BR3.png

Ahsoka, envenenada por el lado oscuro de la Fuerza.

El Hijo, por otra parte, no estaba dispuesto a permitir que el Elegido escapase sin que antes sucumbiese al lado oscuro de la Fuerza. Apareciendo a bordo de la nave de los Jedi, el Hijo agarró a Ahsoka y la obligó a salir de la nave con él, llevándola a su torre sabiendo que Skywalker saldría en su búsqueda. Mientras estaba encadenada en su celda de la torre e intentaba liberarse, Tano fue sorprendida por una pequeña criatura aparentemente inofensiva. A pesar de que la criatura trató de profundizar en los pensamientos y temores más profundos de Tano, Ahsoka permaneció firmemente fiel a la creencia de que su maestro la rescataría a cualquier precio. Aunque la criatura ayudó a Ahsoka a liberarse de sus cadenas, trató de convencerla para que se olvidase de Skywalker. Cuando Tano dejó claro que no se iba a volver voluntariamente contra su maestro, la criatura hundió sus dientes en el brazo de Ahsoka. Mientras ella rápidamente perdía el conocimiento, la criatura se reveló como el Hijo disfrazado. Al carecer del tiempo necesario para seducir al joven Jedi a caer voluntariamente en la oscuridad, el Hijo decidió llevar a Ahsokaal lado oscuro infectándola con su mancha tras morderla. Tano estaba completamente indefensa ante el poder del lado oscuro; sus efectos la convirtieron física y psicológicamente en un ser odioso con una sed de sangre para la batalla insaciable y un sentido inquebrantable de fidelidad al Hijo.

Mientras tanto, Skywalker logró escalar la torre del Hijo, sólo para encontrar a su aprendiz esperándolo. Aunque aliviado inicialmente por reunirse con Tano, el alivio de Skywalker se convirtió en incomodidad cuando notó un cambio innegable en la personalidad de su Padawan. Ahsoka, profundamente inmersa en el poder del lado oscuro, inconscientemente se centró cada vez más en sus temores y resentimientos ocultos. Fue entonces cuando ella finalmente reveló sus propias frustraciones con Skywalker, juzgando a su maestro de ser excesivamente crítico y estar constantemente insatisfecho con Tano como su Padawan. Anakin trató de convencer a Ahsoka para volver a la luz, pero ella se negó, declarando su lealtad al Hijo y la causa del lado oscuro para el mayor bien de la Galaxia. Con eso, Tano anunció a su maestro un ultimátum — unirse al Hijo y abrazar el lado oscuro al matarla o rechazarlo y morir por la mano de su propia aprendiz. Cuando Skywalker se negó a pelear o dañar a su alumna, Ahsoka respondió en consecuencia, encendió su sable de luz y cargó contra su maestro en una locura frenética.

Ahsoka se apoderó de la ofensiva al desatar una andanada de golpes de sable a su maestro, quien mantuvo una postura defensiva a fin de evitar que ella lo matase sin dañar a Tano en el proceso. Durante la lucha, Ahsoka reveló algunos de sus sentimientos ocultos de amargura y enojo hacia Skywalker, en particular su odio a ser llamada "Chulita" por su maestro. Incluso con la intervención de Kenobi, que había llegado a la torre junto a la Hija para enfrentar al Hijo, Tano acogió con confianza el reto y activó su shoto con el fin de atacar a los dos Jedi con sus dos sables. Incapaz de superar a Ahsoka sin herirla, Kenobi reveló que la Hija le había ayudado a adquirir una daga que podría matar al Hijo. Al darse cuenta de la nueva amenaza que los Jedi suponían para el Hijo, Ahsoka incrementó sus ataques, intentando recuperar la daga.

Al mismo tiempo, el Hijo y la Hija se enfrentaron entre sí en la sala del trono de la torre. Su batalla, sin embargo, fue llevada a un final inesperado por el Padre, que utilizó su poder para expulsar a ambos al patio. Ahsoka rompió su propio enfrentamiento con Anakin y Obi-Wan para ver como el Hijo se levantaba para librarse del Padre de una vez por todas. Cuando el Hijo atacó a su Padre con un poderoso bombardeo de rayos de Fuerza, Ahsoka sonrió con aprobación mientras el Hijo denunciaba al Padre como alguien débil y sin sentido común. A medida que el lado oscuro se hacía más poderoso, el Hijo venció y derrotó al Padre poniéndole de rodillas al incrementar sus ataques con los rayos. Aprovechando un momento de distracción, Kenobi arrojó la daga a Skywalker para que pudiera matar al Hijo por detrás. Sin embargo, Ahsoka interceptó la daga antes de que su maestro pudiera atraparla y, rápidamente, se dirigió al lado del Hijo. Con el Padre derrotado y los otros incapaces de hacer nada al respecto, el Hijo se regodeó de cómo todo había funcionado a la perfección, de acuerdo con sus planes. Cuando él ordenó a Tano entregarle la daga, ella obedeció sin dudas, ignorando el último intento de su maestro para instarla a resistir el lado oscuro. Ya no viendo ningún otro uso para ella, el Hijo agradeció a Tano todo lo que había hecho antes de drenar la fuerza vital de su cuerpo, dejándola al borde de la muerte.

AhsokaFirstDeath-AOM.png

Ahsoka yace muerta poco antes de ser resucitada.

Aunque el Hijo tenía la intención de utilizar la daga para matar a su padre, sin darse cuenta, apuñaló a la Hija en la espalda cuando ella usó su cuerpo para proteger a su Padre. Horrorizado por haber asesinado a su hermana a quien aún amaba, el Hijo echó a volar sumido en una rabia tremenda. Skywalker le rogó al Padre que salvase a Ahsoka antes de que fuera demasiado tarde. Con la ayuda del Padre, Skywalker actuó como un conducto para transferir el último soplo de vida de la Hija a Tano, con lo que la Padawan de Anakin volvió a la vida purgada de la oscuridad con la que el Hijo le había infectado. Como efecto secundario, Ahsoka no retuvo ningún recuerdo de su conversión al lado oscuro. Sin otra opción, los Jedi dejaron al Padre para que llorase la pérdida de la Hija mientras ellos regresaban a su transporte para poder huir de Mortis y el Hijo.

Cuando Tano intentó reparar la nave para su escape de Mortis, Kenobi y Skywalker debatieron sobre si debían o no salir antes de derrotar al Hijo, debido a la gran amenaza que planteaba en su condición totalmente corrompida. Skywalker tomó la decisión de enfrentar al Hijo y, poco después, Kenobi persiguió a su antiguo alumno, sólo para descubrir que Anakin había abrazado voluntariamente el lado oscuro y se había unido al Hijo por necesidad. Después de describir vagamente las visiones del futuro que lo llevaron a tomar su decisión, Skywalker y el Hijo se dirigieron hacia la nave con la intención de abandonar Mortis para alertar a los Sith del destino de Skywalker.

Jedi jumpspeeder-GoM.png

Ahsoka utiliza un speeder para escapar de su maestro corrompido.

Obi-Wan contactó urgentemente con Ahsoka y le ordenó abandonar la nave, pero no antes de deshabilitar los motores. Aunque inicialmente contrariada por tener que deshacer su duro trabajo, Ahsoka cumplió cuando Kenobi reveló que Anakin se dirigía a su posición y había caído en el lado oscuro de la Fuerza. A pesar del impacto inicial por la revelación de la caída de su maestro en la oscuridad, Ahsoka abandonó discretamente la nave para poner distancia entre ella y su maestro corrompido. No pasó mucho tiempo hasta que Skywalker se dio cuenta de que su Padawan había saboteado sus esfuerzos por escapar de Mortis. Con el fin de evitar la posibilidad de que Kenobi y Tano recibieran más ayuda de parte del Padre, el Hijo dejó a Skywalker para recuperar la daga de la tumba de su hermana. Fue entonces cuando el Padre aprovechó la oportunidad para acabar con los recuerdos de Skywalker de las visiones que había tenido, devolviendo así a Anakin al lado luminoso, por el momento.

Ahsoka y Obi-Wan se reunieron con Anakin y el Padre en el monasterio, donde se encontraron con el Hijo una vez más. Rechazando la última súplica de su Padre para que se alejase del lado oscuro, el Hijo luchó y venció fácilmente a sus oponentes, contrarrestando sus ataques con su propio poder. La pelea llegó a un final inesperado, sin embargo, cuando el Padre se clavó la daga a sí mismo. Así, el Padre se sacrificó para evitar que el Hijo robara su poder, y al mismo tiempo robó los poderes del Hijo. El Hijo, conmocionado e indefenso, no pudo evitar que Skywalker lo atacase con un sable de luz atravesándole el pecho. Con las tres encarnaciones de la Fuerza destruidas, el reino de Mortis fue destruido en una explosión de luz.

Al despertar, Tano, Skywalker y Kenobi se encontraron una vez más en su nave, flotando en el espacio. En ese momento, fueron contactados por el Capitán Rex y se confundieron al descubrir que tan sólo había pasado un momento desde que perdieron toda la energía y comunicaciones de la nave. Para ellos, el tiempo que habían pasado en Mortis había sido considerablemente más largo. Aunque todavía estaban un tanto confundidos por toda su terrible experiencia, Ahsoka y sus compañeros Jedi se reunieron con Rex en un Destructor Estelar de la República.

Rescatando a Even Piell

«Estuvieras destinada a esta misión o no, ahora eres la parte más importante de ella.»
―Piell le dice a Tano lo importante que es como portadora de información antes de su muerte[fuente]
Epguide320.jpg

Tano lucha contra un droide cangrejo en Lola Sayu.

Después de una conferencia del Maestro Jedi Plo Koon acerca de una misión vital, Ahsoka quedó consternada al enterarse de que su maestro, Anakin Skywalker, había decidido que ella no iba a participar en el rescate del Maestro Jedi Even Piell. Skywalker, habiendo juzgado que el riesgo era demasiado grande para Ahsoka, había decidido no arriesgar la vida de su aprendiz en la peligrosa misión. Mientras los soldados clon de Skywalker y Obi-Wan Kenobi estaban preparados para ser congelados en carbonita para poder infiltrarse en la prisión conocida como la Ciudadela, Tano habló con el Maestro Plo Koon acerca de la decisión de su maestro, y le dijo que, en su opinión, ella era ella quien debía decidir cuando poner en riesgo o no su propia vida, no Skywalker.

Tan pronto como la Lanzadera de escolta clase Tipo B de R2-D2 pasó por el bloqueo que rodeaba Lola Sayu, Skywalker y Kenobi descubrieron que Ahsoka se había colado de polizón en el grupo tras congelarse ella misma anteriormente, a pesar de que afirmaba haber sido asignada al equipo por el Maestro Plo Koon. Aunque estaba disgustado por haber sido desobedecido por su propia estudiante, Skywalker, a regañadientes, permitió a Ahsoka acompañar al grupo.

Después de subir cuidadosamente un peligroso acantilado, el progreso del grupo se detuvo repentinamente; su única entrada a la Ciudadela estaba custodiada por un escudo de rayos. Al ser la miembro más pequeña del grupo, Tano fue la única capaz de meterse en el sistema de ventilación, lo que permitió que desactivase el escudo desde dentro de la base. Una vez dentro, Tano y sus compañeros fueron capaces de rastrear al Maestro Piell, que había sido recluido en una celda de detención con el Capitán Wilhuff Tarkin y varios clones. Dado que la información sobre las coordenadas de la Ruta Nexus se había dividido entre el Maestro Jedi y su capitán, se decidió que el grupo se dividiría en dos para disminuir las posibilidades de que las dos mitades cayesen en manos separatistas. Tano acompañó a su maestro y al capitán Tarkin, junto con los soldados CAR Echo y Cincos, y algunos otros clones. Los dos grupos planearon encontrarse en el transporte en el que R2-D2 les esperaba.

Mientras Kenobi y Piell llevaban a su grupo en una dirección diferente, el equipo de Skywalker decidió hacer uso de un sistema de túneles antiguo de la Ciudadela con el fin de evitar a las fuerzas separatistas tanto como les fuera posible. Mientras Skywalker protegía al equipo por la retaguardia, Ahsoka fue la encargada de dirigir al grupo hacia adelante, una decisión que no tenía la aprobación del capitán Tarkin. A medida que avanzaban a través de los túneles, Tano se convirtió en el objeto de crítica de Tarkin. A pesar de las garantías del Capitán Rex, que tenía fe en las habilidades de Ahsoka debido a sus misiones anteriores con ella, Tarkin no quedó convencido de que una simple niña estuviese en condiciones de dirigir exitosamente la misión. Luego, Tarkin comenzó a hablar de su admiración personal por la infraestructura y el excepcional sistema de defensa de la Ciudadela. A Ahsoka le perturbaba que al capitán le gustase tanto el lugar en el que estaban atrapados, pero Tarkin la reprendió por tener poca visión y señaló que toda su terrible experiencia le había dado pruebas de que la Ciudadela era una ventaja altamente estratégica. Lo único que lamentaba era que hubiese caído bajo el control de los separatistas, en lugar de la República Galáctica. Ahsoka quedó aún más sorprendida cuando su maestro se mostró de acuerdo con la opinión del capitán.

Poco después, sin embargo, el grupo se detuvo ante lo que parecía ser un callejón sin salida. Justo cuando un trío de superdroides de combate y varios droides comando armados con escudos de energía asaltaron al grupo, Skywalker exigió saber por qué Tano había detenido el avance del equipo. Cuando Ahsoka declaró que había una enorme pared que bloqueaba su paso, sin darse cuenta dio a entender a su maestro que había mentido acerca de haber sido asignada a la misión, ya que Skywalker razonó que el Maestro Plo Koon habría informado a Ahsoka acerca de que se debía volar esa pared con detonadores térmicos según el plan acordado. Aprovechando la oportunidad, Tano hizo uso de los detonadores térmicos para destruir la pared y a los droides de combate

Aunque Ahsoka y su equipo fueron capaces de reunirse con Kenobi y su grupo en el punto de encuentro, se vieron rodeados por las fuerzas droides bajo el mando de Osi Sobeck, el sádico guardián de la Ciudadela. Sus esfuerzos por escapar del planeta fracasaron, y a pesar de que escaparon con pequeñas bajas, Echo aparentemente murió en un fallido intento de evitar la destrucción de su nave. Con su único medio de escape destruido, el Consejo Jedi se vio obligado a poner en marcha una operación de rescate secundaria, basada en la fuerza más que en el sigilo.

Con un nuevo conjunto de coordenadas que les indicaban el lugar donde serían recogidos, Ahsoka y el grupo se abrieron paso a través de territorio hostil tan sigilosamente como les fue posible. Durante ese tiempo, Ahsoka expresó su disgusto por el capitán Tarkin y se preguntó por qué el maestro Piell había compartido la mitad de la información de la Ruta Nexus con él. Skywalker se apresuró a salir en defensa de Tarkin, afirmando que Tarkin estaba desilusionado con la Orden Jedi por la forma en que el Código Jedi restringía a los Jedi de hacer lo que fuera necesario para ganar las Guerras Clon. Tano rechazó el punto de vista de Tarkin, un sentimiento compartido por Kenobi, pero Skywalker replicó que, independientemente de su forma de pensar, Tarkin era un buen y capaz oficial de la República.

EvenPiellDying2-CR.png

Las últimas palabras de Piell fueron pasar su mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus a Ahsoka.

Cuando fueron atacados por un grupo de anoobas, acompañado de un escuadrón de droides montados en STAPs, Tano y Piell se separaron de los demás, y lucharon defendiéndose de varias unidades enemigas. Sin embargo, aunque ganaron la pelea, Piell fue atacado de repente y mutilado por un anooba. Tano trató de salvar al Maestro Jedi, pero fue demasiado tarde, pues las heridas de Piell fueron fatales. Antes de su muerte, Piell confió a Tano su mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus, a pesar de la confesión de Tano de que había mentido acerca de ser asignada a la misión. Su orden final fue que Tano no compartiera la información con nadie más, excepto con el Consejo Jedi. Cuando Piell murió, Tano llevó su pequeño cadáver en su hombro mientras el resto del grupo observaba en silencio.

A pesar de tener poco tiempo, el grupo celebró un breve funeral ceremonial en honor al Maestro Jedi caído. Al llegar al punto de extracción, Ahsoka y los demás se vieron atacados por más droides separatistas, dirigidos personalmente por el Comandante Sobeck. Durante la lucha, después de que Cincos echase a Sobeck fuera de su STAP, Tano observó como Tarkin, armado con un rifle bláster E-5, se acercaba al alcaide. Con su enemigo indefenso y a su merced, Tarkin aprovechó la oportunidad para ejecutar al phindiano con un único disparo en el pecho, sólo para que Sobeck lo esquivase y saltara rápidamente sobre el capitán. Enfurecido, Sobeck declaró que si no podía obtener la información de la Ruta Nexus, entonces él moriría junto con Tarkin. Ahsoka, sin embargo, logró salvar la vida de Tarkin justo a tiempo al atravesar el pecho de Sobeck con su sable de luz, matándolo al instante. A pesar de sus reservas iniciales sobre la joven Jedi, Tarkin dio las gracias a Tano por salvar su vida y también felicitó a Skywalker por la buena formación de Tano.

Cuando llegaron más refuerzos droides, un par de cañoneras de la República, dirigidas personalmente por los Maestros Jedi Plo Koon y Kit Fisto, llegaron para rescatar a Ahsoka y su grupo. Después de abordar una de las naves de combate, el grupo regresó a toda prisa a uno de los destructores estelares de la República. Una vez a salvo a bordo, el Destructor Estelar volvió a Coruscant, completando así la misión de rescate con éxito.

AhsokaTarkin-CR.png

Ahsoka y Tarkin poseían cada uno una mitad de las coordenadas de la Ruta Nexus tras regresar a Coruscant.

A su regreso a la capital galáctica, Ahsoka y el grupo llegaron al Templo Jedi, donde fueron recibidos por los miembros del Consejo, el Maestro Yoda y el Maestro Mace Windu, así como una pequeña escolta de soldados clon. Tras lamentar la pérdida del Maestro Even Piell, Yoda pretendió informarse tanto de Tarkin como de Tano, ya que cada uno poseía la mitad de la información de las coordenadas de la Ruta Nexus. Sin embargo, Tarkin respetuosamente se negó a cumplir con el Consejo y declaró que sus órdenes eran traer su mitad de la información al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Ahsoka respondió afirmando que la orden del Maestro Piell fue la de no compartir su mitad de la información con nadie que no fuera el Consejo Jedi, y por lo tanto dejó claro a Tarkin de que el Canciller no recibiría la información completa de la Ruta Nexus. Debido a la situación de evidente estancamiento, Yoda aseguró a todos que él y el Canciller trabajarían juntos sobre la mejor manera de manejar el dilema.

Antes de salir a atender otros asuntos, Skywalker todavía sospechaba que su aprendiz no sólo le había desobedecido, sino que también había mentido acerca de ser asignada a la misión. Por lo tanto, él personalmente habló con Plo Koon y preguntó si el Maestro Jedi era el responsable de la asignación de Ahsoka al equipo. A pesar de que era claramente consciente de que Tano había mentido a su propio maestro, el Maestro Koon decidió cubrir el engaño de la joven Jedi afirmando que él la envió con el equipo de rescate. Mientras Koon escoltaba a Tano lejos de la mirada sospechosa de su maestro, Tarkin felicitó a Skywalker, lo cual el Caballero Jedi con gusto apreció, consolidando así su recién descubierta amistad.

Felucia y Wasskah

Ahsoka: «Podríamos haberlos detenido.»
Kalifa: «No, Ahsoka. No somos salvadores aquí. Aquí, somos supervivientes.»
— Ahsoka Tano y Kalifa en Wasskah [fuente]
TanoRexFelucia-PL.png

Ahsoka Tano en Felucia.

Durante la Segunda Batalla de Felucia, Ahsoka lideró un ejército de clones, junto a su maestro, Anakin Skywalker y el Maestro Jedi Plo Koon, contra las fuerzas droides separatistas que ocupaban el planeta. Su regreso a Felucia fue instigado por la necesidad de destruir un puesto de avanzada separatista que había sido reforzado por el General Grievous. Mientras Plo Koon y el Comandante clon Wolffe guiaban al Wolfpack en un asalto directo contra la posición del enemigo, Ahsoka y un escuadrón de soldados clon atacaron desde detrás del puesto de avanzada. Pero, a medida que el equipo de Tano se preparaba para escalar la pared del puesto, Ahsoka fue emboscada y dejada inconsciente por una red de aturdimiento. En medio de la batalla, los clones no se dieron cuenta de que su oficial Jedi había sido secuestrada por un cazador trandoshano.

Más tarde, Ahsoka se despertó en el interior de una nave trandoshana, secuestrada, desarmada y encerrada en una jaula. A través de un compañero de prisión, Tano descubrió que ella y los otros cautivos iban a ser las presas de caza de los trandoshanos, a quien les gustaba practicar ese deporte. Garnac, el líder del equipo de caza trandoshano, decidió reservar a Tano como una presa especial para su hijo, Dar, que ávidamente buscaba la oportunidad de cazar y matar a un Jedi. Una vez que el transporte llegó a la luna trandoshana de Wasskah, Tano y los prisioneros fueron llevados a la Isla Cuatro, donde fueron puestos en libertad en la selva como presa para los cazadores trandoshanos.

Aunque algunos de los prisioneros fueron asesinados a tiros casi inmediatamente por los cazadores, Ahsoka se salvó gracias a la ayuda de tres presos adolescentes, KalifaJinx y O-Mer, los cuales habían sido Iniciados Jedi antes de su captura y encarcelamiento en Wasskah. Inicialmente, Tano estaba aliviada por haber descubierto al trío sensible a la Fuerza, pero también estaba consternada al enterarse de que las duras experiencias que sufrieron en la isla los habían convertido en estrictos supervivientes. Como Ahsoka era la única Jedi y, era la única que creía que valía la pena el riesgo de muerte por ayudar a otros prisioneros. Los tres ex iniciados, sin embargo, no tenían ningún interés o deseo de ayudar a cualquiera de los otros presos.

A diferencia de los otros, Ahsoka se burló de la idea de esconderse ante el temor durante el resto de su vida. Por eso, ella tomó medidas para emboscar a un cazador solitario. Sus acciones fueron suficientes para motivar a los iniciados a tomar medidas también. Pero, tantos años de sufrimiento ocasionaron que Kalifa diera rienda suelta a su ira y casi estrangulara con la Fuerza a un cazador, hasta el punto de llevarlo a la muerte. Tano convenció a Kalifa para que resistiera al lado oscuro de la Fuerza pero, al perdonar al trandoshano, sus vidas fueron puestas en peligro en cuanto el cazador pidió ayuda.

JediHideout-WH.png

Ahsoka elabora un plan con Chewbacca.

Después de escapar de los cazadores, Kalifa manifestó su confianza en Ahsoka, una estudiante avanzada en el uso de la Fuerza, lo cual podría ayudar a los iniciados a regresar a la senda de los Jedi. Tano sabía que cualquier esperanza de supervivencia dependía de la neutralización de los cazadores y, por tanto, en base a su experiencia militar, ideó un plan para actuar contra los trandoshanos. Sin embargo, antes de que pudieran ejecutar su plan, Dar atacó a Tano y a Kalifa. Durante la lucha, Kalifa resultó herida, pero Tano logró matar al joven cazador trandoshano. Enfurecido por la muerte de su hijo, Garnac abrió fuego desde la distancia y logró herir fatalmente a Kalifa. En los últimos momentos de su vida, Kalifa imploró a Tano que salvase a Jinx y a O-Mer, lo cual Ahsoka, entristecida, aceptó. Con Kalifa muerta, Ahsoka se retiró a encontrar a los dos últimos iniciados restantes.

A pesar de la pérdida de Kalifa, Tano decidió seguir con su plan, por lo que recurrió a la ayuda del resto de los iniciados. Ahsoka, Jinx y O-Mer se centraron en la captura del crucero trandoshano que transportaba a los prisioneros a Wasskah, con la esperanza de utilizar la nave para escapar de la luna. Ahsoka y los iniciados tuvieron éxito en última instancia en su objetivo, aunque con cierta oposición de los trandoshanos. No obstante, el crucero fue derribado por accidente y poco después de que fuese destruido, el trío descubrió a un prisionero wookiee solitario llamado Chewbacca, quien sobrevivió al accidente.

Aunque su intento de fuga había fracasado, Chewbacca anunció que podía ponerse en contacto con su cercano mundo natal, Kashyyyk, para recibir asistencia, pero que sólo podía hacerlo recopilando algunos componentes necesarios de los restos del crucero trandoshano con el fin de construir un transmisor. Ahsoka y Chewbacca regresaron sigilosamente al crucero, que estaba, sin embargo, siendo patrullado y vigilado por un francotirador después de que los trandoshanos se diesen cuenta del “recién descubierto” sentido de audacia de los iniciados. Mientras que O-Mer y Jinx emboscaban al francotirador, Ahsoka y Chewbacca completaron su objetivo. Finalmente, el francotirador fue abrumado y sometido por la fuerza combinada de los tres Jedi y Chewbacca. Sin embargo, el transmisor de Chewbacca no funcionó correctamente en un primer momento, y Jinx, cuyo enojo e impaciencia había aumentado, sugirió el uso del trandoshano que habían capturado para atraer a sus compañeros a tierra y secuestrar una vaina de caza, que luego podrían utilizar para llegar a una fortaleza flotante trandoshana y matar a los trandoshanos restantes. Ahsoka trató de convencer a los impulsivos iniciados para que tuviesen paciencia, pero Jinx y O-Mer se negaron a seguir su consejo. No dispuesta a dejar solos a los iniciados, Ahsoka les acompañó con Chewbacca a su lado.

AhsokaVsGarnac-WH.jpg

Ahsoka se enfrenta a Garnac.

Ahsoka, Chewbacca, Jinx y O-Mer lograron capturar una vaina de caza. Aunque llegaron a la fortaleza flotante de los cazadores, no pudieron evitar que el guardia advirtiera a sus compañeros de caza. A pesar de sus mejores esfuerzos, el grupo fue reducido después de una breve pero feroz lucha. En ese momento, sin embargo, una pequeña fuerza armada de guerreros wookiees, encabezada por el general Tarfful, atacó la base con la ayuda de los cazarrecompensas Sugi y Seripas. Aliviados al darse cuenta de que su transmisor envió con éxito una llamada de socorro a Kashyyyk, Ahsoka y Chewbacca se lanzaron al ataque contra los trandoshanos restantes. A medida que el tiroteo se intensificaba, el último de los cazadores fue asesinado mientras Garnac pereció a manos de Ahsoka. Poco después, los Jedi se separaron de Chewbacca, quien regresó con sus compañeros wookies a Kashyyyk.

Ahsoka cumplió su promesa a Kalifa y trajo a Jinx y a O-Mer con ella al Templo Jedi de Coruscant. Su maestro, Anakin Skywalker, fue de los primeros en darle la bienvenida. A pesar de que estaba visiblemente eufórico de ver a su aprendiz sana y salva, Skywalker se culpó por su incapacidad para protegerla. Ahsoka alivió a su maestro expresando su gratitud hacia él. Todo el calvario en Wasskah fue una revelación para Ahsoka . Sin el entrenamiento y las enseñanzas de Skywalker, Ahsoka nunca habría sobrevivido contra un grupo de cazadores despiadados y salvajes. Por primera vez, Tano realmente se dio cuenta de lo mucho que le beneficiaba ser la aprendiz del Elegido. Con un nuevo sentido de respeto mutuo, Ahsoka y su maestro se inclinaron el uno ante el otro, aliviados de reunirse una vez más.

Guerra Civil en Mon Cala

Ahsoka Tano: «El ejército gungan eran los últimos refuerzos de la República. Ya no habrán más.»
Lee-Char: «El fracaso es mío, no de la República.»
— Ahsoka Tano y Lee-Char [fuente]
TheRaceIsOn-WW.jpg

Ahsoka intenta evadir a Riff Tamson

Durante las Guerras Clon, la estabilidad de Mon Cala fue amenazada por el estallido de una guerra civil. De las dos especies dominantes del planeta, los mon calamari mantenían su lealtad a la República Galáctica. Sin embargo, los quarren optaron por la secesión y una alianza con la Confederación de Sistemas Independientes. La República trató de disipar las tensiones en Mon Cala mediante la diplomacia, enviando a la senadora Padmé Amidala y el Caballero Jedi Anakin Skywalker, a supervisar las negociaciones entre los mon calamari y los quarren.

La incapacidad de Amidala para resolver la crisis a través de métodos pacíficos fue aprovechada por Riff Tamson, el comandante separatista enviado para representar los intereses mutuos de la Confederación y los quarren. Después de tan solo entretenerse con la idea de la diplomacia, los quarren – ayudados por el militar separatista – lanzaron un ataque sorpresa contra los mon calamari. En respuesta a las acciones agresivas de los quarren, el Consejo Jedi envió una fuerza armada de soldados SCUBA, liderados por el General Kit Fisto y la Comandante Ahsoka Tano.

A pesar de la adición de soldados clones y una llamada desesperada de ayuda a los guerreros gungan, Tamson resultó ser un comandante eficiente especializado en la guerra acuática. Con la derrota y la esclavitud de los mon calamari; los oficiales Jedi supervivientes y los soldados de la República, entre ellos el capitán Gial Ackbar, fueron tomados como prisioneros de los separatistas. Ahsoka fue capaz de evitar su captura, sólo para encontrarse varada en Mon Cala con la única responsabilidad de proteger al Príncipe Lee-Char, el monarca derrocado de los mon calamari.

AckbarAhsokaLee.png.png

Ahsoka y Ackbar reconfortan a Lee-Char.

Ahsoka y Lee-Char, sabiendo que superaban en número a los separatistas, decidieron tratar de reunir a su pueblo. Así, Tano y el príncipe decidieron infiltrarse en uno de los campamentos de prisioneros para encontrar al capitán Ackbar. Ambos pudieron entrar, y luego, se reunieron con el comandante clon Monnk que los llevó hasta un herido capitán Ackbar y la senadora Meena Tills. Tano y el Príncipe fueron capaces de convencerlos para tener a sus fuerzas listas si Nossor Ri y los quarren decidían unirse a ellos. Sin embargo, varios acuadroides les encontraron. Ahsoka sacó sus sables de luz, pero Lee-Char le dijo que esperase. Ahsoka y Lee-Char fueron llevados a la sala del trono donde Tamson y Nossor Ri decidieron ejecutar a Lee-Char públicamente para destruir cualquier esperanza de victoria de los mon calamari. Entonces, Ahsoka fue llevada a presenciar la ejecución junto a sus compañeros Jedi y más presos. No obstante, cuando los soldados de Tamson iban a ejecutar a Lee-Char; Nossor Ri y los quarren se levantaron contra Tamson. Los quarren dieron a Tano sus sables de luz de nuevo y entonces ella liberó a sus compañeros Jedi de las jaulas en las que estaban atrapados. Después, Tamson y sus fuerzas fueron derrotadas, y Ahsoka, junto con los otros Jedi, asistió a la coronación del príncipe Lee-Char como 83º Rey de Mon Cala.

Batalla de Umbara

Ahsoka, junto a Barriss Offee, luchó en el espacio durante la Batalla de Umbara. Juntas, consiguieron volar a través del bloqueo establecido sobre el planeta permitiendo a las fuerzas clon y Jedi aterrizar en él, en un esfuerzo por capturarlo.

Batalla de Kiros

Epguide411.jpg

Ahsoka luchando durante la Batalla de Kiros.

Diez rotaciones después de la última comunicación del Maestro Yoda con la colonia togruta de Kiros, Ahsoka, junto a Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y el Capitán Rex aterrizaron en el planeta. Ahsoka y los otros, bajaron en sus speeders BARC para explorar la colonia,y pronto, Ahsoka pensó que era extraño que no hubiese colonos alrededor. Entonces, el grupo fue atacado por droides comando. Después de derrotar a los droides, Tano y los otros, desplegaron los AATs. Luego, Ahsoka y el resto de sus fuerzas rodearon la sede separatista ubicada en la torre del gobernador de Kiros.

Después de que el comandante separatista, Darts D'Nar, se pusiera en contacto con ellos, Ahsoka sintió curiosidad acerca de la reacción despectiva de su maestro hacia el zygerriano. Obi-Wan le dijo que Skywalker y su madre fueron vendidos como esclavos por los clanes Hutt, por lo que el hecho de que D'Nar fuese esclavista enfurecía a Anakin. Tano aseguró a Kenobi que mantendría un ojo sobre él. Obi-Wan encomendó la tarea a Ahsoka y a Anakin de buscar a los colonos mientras él negociaba con D'Nar. Mientras Kenobi negociaba, mantuvo su comunicador encendido en contacto con ellos para que pudiesen escuchar su conversación con D'Nar. Ahsoka, al principio, no creyó en la amenaza de D'Nar acerca de la existencia de bombas en la ciudad. No obstante, después de que D'Nar hiciera explotar una de las bombas, Ahsoka y su maestro tomaron un par de AT-RTs y fueron a desarmar el resto de los explosivos mientras Kenobi intentaba ganar tiempo peleando a golpes con el zygerriano.

Tano y Skywalker fueron capaces de desactivar las bombas. Sin embargo, cuando llegaron a las dos últimas, Ahsoka activó accidentalmente el temporizador de las bombas. Tano y Skywalker cayeron bajo el fuego de unos droidekas francotiradores. Finalmente, ambos fueron capaces de acabar con los droides y desactivar las últimas dos bombas. Ahsoka y Anakin persiguieron entonces la nave de D'Nar. Consiguieron utilizar sus AT-RTs para saltar a la nave de D'Nar, y después de que su maestro deshabilitase uno de los motores con su sable láser, paralizando la nave, D'Nar abrió las puertas de la nave y soltó a una de sus mascotas, un Blixus, para que atacase a Tano y Skywalker.

Durante la lucha contra el Blixus, Ahsoka accidentalmente enfureció más a la bestia haciendo que arremetiera más intensamente contra ellos. Skywalker entonces le ordenó que fuese a estabilizar la nave mientras él hacía frente al Blixus. Tano se dirigió a la sala de control y logró estabilizar la nave antes de ser confrontada por D'Nar, que empuñaba un látigo láser. La Padawan fue capaz de someter a D'Nar, y cuando su maestro hubo derrotado al Blixus, interrogó a D'Nar sobre los colonos. Ahsoka se sorprendió por el método de interrogación tan agresivo de Skywalker, que a pesar de todo tuvo éxito. Los togruta habían sido vendidos a unos esclavistas en Zygerria.

Misión en Zygerria

Master-and-Slave.png

Ahsoka y Anakin disfrazados como esclava y esclavista en Zygerria.

Junto con Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Rex, Tano fue de incógnito a Zygerria. Ahsoka se disfrazó como una esclava mientras que Skywalker, Kenobi y Rex se vistieron de esclavistas. En el mercado de la ciudad, Tano detuvo a Atai Molec, el Primer Ministro de Zygerria, que estaba a punto de azotar a un esclavo, e inmediatamente Skywalker se apresuró a salvar la situación y afirmar que tenía una audiencia con la Reina Miraj Scintel. Anakin ofreció a Ahsoka a la reina, como una esclava que había quitado a Bruno Denturri. La Reina expresó su interés en Tano y después de que su esclava se suicidase, estuvo aún más dispuesta a comprársela a Skywalker. Con la esperanza de ganarse la confianza de la reina, Anakin presentó a Ahsoka como un regalo. Más tarde, durante una subasta de esclavos, Kenobi, a quien habían atrapado, fue presentado como uno de los esclavos para la subasta. La Reina, queriendo probar las motivaciones de Skywalker, le dio instrucciones de azotar Kenobi. Sin embargo, R2-D2 disparó los sables de luz de Anakin y Obi-Wan, que atacaron a los guardias. Ahsoka, todavía junto a la Reina, subyugó a Molec y utilizó su sable de luz para desarmar al resto de los guardias. Ahsoka trató de someter a la reina, pero esta activó el collar eléctrico que Ahsoka llevaba como esclava y la dejó inconsciente. Después, Rex, Kenobi y Skywalker fueron capturados; la reina envió a Rex y a Kenobi a una planta procesadora de esclavos en Kadavo y encerró a Ahsoka en una jaula suspendida en el aire. La Reina les utilizó como herramienta para asegurar la cooperación de Skywalker. Mientras ella estaba enjaulada, Molec se burló de Ahsoka, regodeándose de que una vez que Skywalker fuera domesticado, la Padawan sería suya. Como respuesta, ella usó la Fuerza para empujarlo fuera de una cornisa, casi enviándolo a su muerte. En represalia, Molec la electrocutó múltiples veces con su collar de esclavos. Tiempo después, Skywalker escapó de los guardias zygerrianos con la ayuda de R2-D2 y fue a rescatar a Ahsoka. Luego, mientras Anakin iba a rescatar a la Reina de Dooku, Ahsoka preparó la nave para salir del planeta. Recogió a Skywalker y a la Reina y procedió a volar con Skywalker rumbo a Kadavo para rescatar a Kenobi y a Rex.

Batalla de Kadavo

En Kadavo, Ahsoka y Anakin Skywalker atacaron las instalaciones de procesamiento de esclavos trabajando junto con Obi-Wan Kenobi y Rex en el interior y las fuerzas de ataque del Maestro Jedi Plo Koon en el exterior. Mientras Skywalker desactivaba los cañones que impedían que Plo Koon se acercase a la instalación, Ahsoka acudió en la ayuda de los esclavos togrutas. Las paredes de sus celdas fueron electrificadas y el suelo estaba retrocediendo de manera que enviaba a algunos de ellos a su muerte cayendo al vacío. Cuando se deshabilitaron las armas, Ahsoka sugirió que un Crucero volara bajo las celdas para facilitar que los togrutas pudieran saltar a la nave. Al darse cuenta de que no había manera de conseguir que los togrutas llegaran a la nave, el Almirante Coburn siguió las instrucciones de Tano. Ahsoka ayudó a los togrutas a llegar a la nave con seguridad y se fue con ellos a Coruscant. Allí, el gobernador Roshti felicitó a Ahsoka por ayudar a salvar a su pueblo de los zygerrianos. Ahsoka comentó que todo lo ocurrido fortalecería al pueblo de Kiros y se alegró cuando el gobernador Roshti dijo que se unirían a la República Galáctica.

Mandalore y Carlac

Peace conference.png

Ahsoka asiste a una Conferencia de Paz entre los Separatistas y la República.

Más tarde, Ahsoka acompañó a los senadores Padmé AmidalaBail Organa y Mon Mothma junto a R2-D2, a la primera Conferencia de Paz entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes en Mandalore. Durante la conferencia, Lux Bonteri, ahora el joven senador de Onderon, apareció acusando al Conde Dooku de asesinar a su madre, Mina Bonteri. Después de rechazar sus reclamaciones, los separatistas lo llevaron ante un holograma del Conde Dooku. Preocupada por que Bonteri pudiera estar en peligro, Ahsoka le siguió hasta una nave Separatista. Ahsoka se coló en la nave y vio que varios droides, siguiendo las órdenes del Conde Dooku, estaban a punto de matar a Bonteri. Sin sus sables de luz, Ahsoka usó la Fuerza para derribar a los droides, ayudando a Bonteri a escapar a su nave. Tras pedirle a la Guardia del Senado que se ocupase de los droides que les perseguían, Tano y Bonteri huyeron de Mandalore.

Los dos se pusieron en contacto con Anakin Skywalker, que quería saber dónde estaba Ahsoka. Ella le informó del rescate de Bonteri e insistió en que se le permitiera llegar al territorio de la República. Sin embargo, Bonteri se negó a ello, diciendo que él tenía planes con un grupo independiente. Quería matar a Dooku en venganza por la muerte de su madre. Ahsoka, se burló de su idea, y trató de llevarlo de regreso a Coruscant, pero fue sorprendida por Bonteri, que la dejó inconsciente y pilotó la nave hasta Carlac.

Una vez despertó en Carlac, Ahsoka descubrió que sus sables de luz habían desaparecido. Tras pedir a R2-D2 que los buscase, ella procedió a salir fuera de la nave y enfrentar a Bonteri. Sin embargo, fueron interrumpidos por un grupo de guerreros de la Guardia de la Muerte, liderados por Bo-Katan Kryze, el grupo independiente con el que Bonteri había contactado. Incapaz de revelar su identidad como Jedi, Ahsoka se presentó a sí misma como la prometida de Bonteri. Cuando R2-D2 salió con sus sables de luz, Ahsoka le indicó que los ocultase rápidamente. Como no querían levantar sospechas, tanto Tano como R2-D2 acompañaron a Bonteri y a los guerreros de la Guardia de la Muerte de nuevo a su campamento.

BonterixTanoFUREVER.jpg

Bonteri besa a Tano.

Bonteri y Tano fueron llevados a una tienda de campaña donde se les ordenó esperar a que el líder de la Guardia de la Muerte les recibiese, y donde Tano protestó por el plan de Lux. Ella insistió en que la Guardia de la Muerte eran asesinos y enemigos de los Jedi que la matarían a ella y a Bonteri. Al ver que la Guardia de la Muerte se acercaba, Bonteri besó a Tano con el fin de conseguir que dejase de hablar.

Mientras Bonteri y Pre Vizsla, el líder de la Guardia de la Muerte, discutían un plan para matar a Dooku, Bo-Katan dejó a Tano en una tienda de campaña con otras mujeres Ming Po que habían sido secuestradas de una aldea cercana. Ahsoka entabló amistad con una de las mujeres, Tryla, quien le aconsejó no enfadar a los guerreros de la Guardia de la Muerte.

Más tarde, esa noche, en una fiesta de la Guardia de la Muerte, el Jefe Pieter de la aldea cercana vino, exigiendo que la Guardia de la Muerte devolviera a las mujeres y dejara Carlac. Vizsla estuvo de acuerdo, diciendo que irían a la aldea al día siguiente. Bonteri se tomó esto como una evidencia de que la Guardia de la Muerte no era tan terrible como Ahsoka le había mencionado.

Al día siguiente, Tano y Bonteri acompañaron a los guerreros de la Guardia de la Muerte y a las mujeres Ming Po a la aldea. Vizsla empujó a Tryla, la nieta del Jefe, hacia adelante y la apuñaló con su sable oscuro. Luego, ordenó a la Guardia de la Muerte asesinar a todos los habitantes de la aldea.

FirstSkirmishOnCarlac-AFIN.png

Ahsoka capturada por la Guardia de la Muerte.

Mientras moría, Tryla imploró a Ahsoka que salvase a su pueblo, y al ver a un aldeano casi quemado vivo por un guerrero de la Guardia de la Muerte, Ahsoka alcanzó un palo con la Fuerza. A continuación, lanzó el palo, clavándoselo al guerrero antes de que más miembros de la Guardia de la Muerte pudiesen atacar. No obstante, Ahsoka fue atacada rápidamente por Vizsla con su sable oscuro. Sin sus sables de luz Ahsoka no podía defenderse, y así fue inmovilizada rápidamente por numerosos cables. Al finalizar la captura de la Jedi, Vizsla ordenó llevarla de vuelta al campamento.

De nuevo en el campamento de la Guardia de la Muerte, R2-D2 había terminado la reparación de varios droides dañados por la Guardia de la Muerte y al ver a Tano siendo arrastrada a una tienda del campamento, pidió a los droides que le ayudaran en el rescate de la joven Jedi.

Mientras tanto, Bonteri intentó convencer a Vizsla para que dejase ir a Tano, diciendo que ella no tenía que haber estado allí. Vizsla se negó, convencido de que todos los Jedi merecían morir por sus crímenes contra Mandalore. Vizsla estaba a punto de decapitar a Ahsoka cuando R2-D2 intervino, girando salvajemente alrededor de la tienda mientras escupía humo. Bonteri se libró del guerrero que lo sujetaba y R2-D2 devolvió a Ahsoka sus sables de luz. Tano cortó los cables que la inmovilizaban y girando en un único salto, decapitó a cuatro guerreros de la Guardia de la Muerte. Vizsla ordenó a sus guerreros que se retirasen, activó su sable oscuro y se batió en duelo con Ahsoka.

VizslaDuelsAhsokaOnCarlac-AFIN.jpg

Ahsoka se enfrenta a Pre Vizsla.

Ahsoka bloqueó sus ataques, pero fue expulsada fuera de la tienda, aterrizando frente a los droides arreglados por R2-D2. Cuando Vizsla y el resto de la Guardia de la Muerte se precipitaron fuera de la tienda, Tano atacó a Vizsla de nuevo mientras los droides peleaban contra el resto de miembros de la Guardia de la Muerte. Ahsoka cortó la mochila propulsora de Vizsla, causando que explotara y utilizó ese hecho como distracción para saltar a bordo de un aerodeslizador conseguido por Bonteri y R2-D2.

Todos ellos fueron perseguidos por Bo-Katan y dos miembros de su escuadrón, los Búhos Nocturnos, que comenzaron a disparar contra el aerodeslizador. Ahsoka desvió los disparos hacia ellos, logrando causar que la mochila propulsora de uno de los guerreros estuviese a punto de estallar. El otro guerrero cargó contra Ahsoka, golpeó los sables de luz de su mano y comenzó a estrangularla. Sin embargo, R2-D2 chorreó aceite en su casco, cegando su visión y permitiendo a Ahsoka empujarlo con la Fuerza. Finalmente Bo-Katan aterrizó en el aerodeslizador y atacó a Ahsoka. Bo-Katan se las arregló para golpear a Tano y tirarla casi completamente fuera del aerodeslizador, preparándose para dispararla mientras Ahsoka colgaba de un borde. Sin embargo Bonteri desvió el aerodeslizador causando que Bo-Katan perdiera el equilibrio y Tano pudiera volver a ponerse en pie. Ambas lucharon cuerpo a cuerpo brevemente antes de que Ahsoka la empujase fuera de la parte frontal del aerodeslizador con la Fuerza.

Libres por fin de la Guardia de la Muerte, Ahsoka, Bonteri y R2-D2 subieron a su nave y salieron del planeta. Sin embargo, Bonteri todavía no deseaba unirse a la República, y entró en una cápsula de escape. Ahsoka intentó convencerlo para que la acompañara, pero Bonteri insistió en que tenía otro lugar a donde ir, y se alejó en la cápsula de escape, dejando a Ahsoka sola en su nave.

Cantina del Borde Exterior

Más adelante, Ahsoka y Anakin Skywalker aterrizaron en el planeta Stobar, en la Región de Expansión, y se pasaron por una cantina local. Ahsoka sugirió regresar a su crucero, pero Skywalker rechazó la idea, alegando que tenía hambre y prefería la comida de verdad en lugar de las raciones del ejército.

En el interior, se encontraron con las autoridades locales en la cantina y una camarera en el suelo. Los dos fueron a ayudarla, pero el gerente de la cantina salió con una sartén, diciéndoles que se mantuviesen alejados. Sin embargo, cedió cuando un droide policía le dijo que eran Jedi. Entonces, el gerente les hizo señas para que se acercaran, ofreciéndoles comida gratis.

Maestro y Padawan se sentaron en una mesa, donde Skywalker estuvo meditando. Cuando Ahsoka trató de llamar su atención, él dijo que sentía una perturbación del lado oscuro de la Fuerza, a pesar de que Ahsoka le decía que ninguna perturbación podía realmente estar en el planeta. Skywalker dijo entonces que la perturbación que sentía le resultaba familiar.

Batalla de Onderon

Tiempo después, Ahsoka asistió a una reunión del Consejo Jedi en la que Saw Gerrera y Lux Bonteri enviaron una transmisión solicitando la intervención Jedi para una rebelión contra los separatistas aliados con el rey de OnderonSanjay Rash. El Consejo se negó a intervenir, pero, tras escuchar los consejos de Anakin Skywalker, decidieron enviar a algún Jedi para entrenar a los rebeldes en lucha.

Ahsoka fue junto a Skywalker, Obi-Wan Kenobi y el Capitán Rex a Onderon para ayudar y entrenar a sus fuerzas rebeldes. Allí, Ahsoka compitió por el cariño de Bonteri contra la líder rebelde, Steela Gerrera. Después de que droides de combate atacaran un puesto de avanzada rebelde, se ideó un plan para llegar a la capital. Kenobi, Rex y Skywalker, tras enseñar a los rebeldes todo lo necesario, abandonaron el planeta de vuelta al Templo Jedi, permitiendo quedarse a Tano como enlace con los rebeldes, pero le prohibieron participar en los ataques de los rebeldes, ya que eso alertaría a los separatistas de la intervención Jedi. 

Ahsoka, Bonteri, Steela y Saw Gerrera llevaron a cabo un pequeño ataque para destruir un generador de energía en un intento de apagar a todos los droides acabando con su energía, y tuvieron éxito. Después de eso, iniciaron actos de menor importancia para poner a la población de su lado y también protagonizaron un intento de rescate del rey derrocado, Ramsis Dendup, que terminó con Saw Gerrera capturado y condenado a muerte junto a Dendup. Los rebeldes intervinieron para salvarles, y Tano rompió sus instrucciones y se expuso ante sus enemigos para defender a los rebeldes. No obstante, todos pudieron huir a su base.

Los rebeldes continuaron sus ataques contra los droides donde les parecía posible. Durante la batalla final contra los separatistas, Bonteri y Steela estuvieron a punto de caer por un precipicio. Mientras que Ahsoka fue capaz de salvar a Bonteri, un tanque droide le disparó mientras ayudaba a Steela con la Fuerza, lo que la hizo perder la concentración y soltar a Steela, que cayó al vacío muriendo en el acto. Poco después, con Rash muerto y los droides en retirada, Dendup fue reinstalado como rey con Bonteri como senador de Onderon. Ahsoka, junto a Kenobi y Skywalker, asistió al funeral de Steela, cuya amistad se había reforzado considerablemente con el tiempo.

Capturada por Ohnaka

Después de la Batalla de Onderon, Ahsoka fue enviada en una misión para llevar a seis Iniciados Jedi llamados Byph, KatooniGanodiGungiPetro y Zatt; hasta Ilum y que pudieran construir sus sables de luz. Después de haber pasado la Reunión, todos regresaron a su nave, el Crucible, y comenzaron sus lecciones. Ahsoka presentó a Huyang a los Iniciados, y éste les instruyó en la construcción de sables de luz.

Epguide507.jpg

Ahsoka protege a los Iniciados Jedi de Hondo Ohnaka.

Sin embargo, Hondo Ohnaka atacó su nave y el grupo se vio obligado a retirarse a los conductos de ventilación, mientras que los piratas abordaban la nave en busca de los cristales de sable de luz. Ahsoka pidió a Zatt y Ganodi que asegurasen la cabina de la nave mientras ella iba a la sala de máquinas y el resto del grupo se encerraba en la bodega. Después de desviar la potencia de la nave a los motores, Ahsoka descubrió que el resto de Iniciados no habían llegado a la bodega, por lo que fue en su búsqueda.

Finalmente, Ahsoka los encontró acorralados por Ohnaka y sus piratas, por lo que atacó a Ohnaka para permitir que los Iniciados y Huyang escapasen. Confirmando que estaban bien encerrados en la bodega, Ahsoka dijo a Ganodi y Zatt que activasen los motores con el fin de poner en marcha al Crucible y liberarlo de la nave pirata. Al separarse las dos naves se creó un vacío y los piratas, Ohnaka y Tano fueron absorbidos hacia la apertura. Ahsoka usó la Fuerza para empujar a la mayoría de los piratas a su propia nave y dio instrucciones a los Iniciados de saltar al hiperespacio. Sin embargo, antes de que la nave pudiese dar el salto a la velocidad de la luz, un pirata que estaba siendo arrastrado fuera del Crucible empujó a Ahsoka hacia la nave pirata y ella fue capturada.

Epguide508.jpg

Ahsoka capturada por Ohnaka.

En la base de Ohnaka, Ahsoka recibió burlas de los piratas. Ella trató de razonar con Hondo en un intento de conseguir su liberación, pero la intención de Hondo era venderla a un hombre de negocios que tenía especial interés en las Jedi. Al cabo de poco, llegaron hasta allí los Iniciados, disfrazados de artistas del circo llamado El Maravilloso Mundo Viajero de Preigo. Tras engañar a un Ohnaka muy borracho, los Inidicados se las arreglaron para liberar a Ahsoka y recuperar sus sables de luz. Tano y los iniciados escaparon tras robar uno de los tanques de los piratas y se dirigieron de nuevo a hacia el Crucible.

Batalla de Florrum

Mientras estaban siendo perseguidos por los piratas, Ahsoka y los Iniciados Jedi intentaron abordar el Crucible. Sin embargo, los piratas abrieron fuego en la vieja nave, que se estrelló después de haber sufrido demasiado daño. Sin tener hacia dónde huir, los Iniciados Jedi, Huyang, R2-D2 y Tano fueron recapturados por los piratas. No obstante, al ser llevados de vuelta a la base pirata descubrieron que el General Grievous la había atacado.

Sin saber qué hacer, sus captores piratas se quedaron en la distancia, viendo como los droides destruían su base. Ahsoka rechazó la sugerencia de uno de los piratas de entregar a los Jedi a los separatistas, insistiendo en que los separatistas les matarían tanto a ellos como a los piratas, pues estos no habían llegado al planeta para hacer negocios. Tras enterarse de que Hondo Ohnaka poseía una flota secreta de naves, Ahsoka sugirió unir sus fuerzas para rescatar a Ohnaka y huir del General Grievous. Los piratas estuvieron de acuerdo y mientras R2-D2 les proporcionaba una distracción, se colaron en la base. Una vez dentro, rescataron a Ohnaka tras haber sido convencido por Ahsoka de la necesidad de una alianza.

Juntos, los piratas y los Jedi rescataron a todos los prisioneros y lograron robar los vehículos de los droides, huyendo hacia el escondite secreto de Hondo en el que se encontraban sus naves. Ahsoka, Huyang, R2-D2 y todos los iniciados excepto Katooni, se separaron de Ohnaka en la batalla contra los droides y fueron perseguidos por el General Grievous. Entonces. Ahsoka se le enfrentó, logrando mantenerlo alejado de los jóvenes Jedi. Tratando de deshacerse de Grievous y siendo animado por Huyang, R2-D2 actuó con demasiado entusiasmo, estrellando accidentalmente el speeder en el que todos iban a bordo, y tirando a los iniciados, a Ahsoka y a Grievous del vehículo.

AhsokaVsGrievous-ANB.png

Ahsoka se bate en duelo contra Grievous mientras Ohnaka y los Iniciados escapan.

Entonces, Ohnaka, después de haber sido convencido por Katooni para rescatar a Ahsoka y a los otros, llegó en una renovada Esclavo I. Con el fin de dar a los iniciados tiempo para llegar a la nave, Ahsoka atacó a Grievous, logrando retrasarle el tiempo suficiente como para permitir que Huyang, R2-D2 y los Iniciados subiesen a bordo de la nave. Escapando de Grievous, saltó a bordo de la Esclavo I, y junto a los piratas, sus droides y los Jedi huyó del planeta.

Luego, todos se reunieron con Obi-Wan Kenobi y su flota, donde Ohnaka afirmó a Kenobi que su ataque contra el Crucible había sido una "misión de rescate". Kenobi decidió aceptar la historia tal y como Tano se la había contado, aunque lo importante era que los jóvenes Iniciados Jedi estaban a salvo.

Batalla de Cato Neimoidia

«Un minuto, ¿no estaba volando? ¿Dónde está mi nave? ¿Cómo llegué aquí?"
"Tu nave chocó, yo te salvé… De nada.»
―Tano a Skywalker después de recuperar la consciencia.[fuente]
AhsokaEta2.png

Ahsoka y Anakin durante la Batalla de Cato Neimoidia.

Poco después, Ahsoka y Anakin Skywalker fueran enviados a retomar Cato Neimoidia de manos de los separatistas. Mientras luchaban contra droides buitre, el caza de Skywalker voló a través de una nube de droides zumbadores, que se acoplaron firmemente a la nave y comenzaron a desmantelarla. Skywalker, fue noqueado por una descarga eléctrica después de que uno de los droides perforase la cabina y, no teniendo otra opción, Ahsoka instruyó a R2-D2 para que aterrizase en un saliente cercano. Pasando el control de su nave a su droide, Ahsoka saltó a la nave de Skywalker, tirando de él hacia fuera y dejándole en el suelo justo antes de que la nave se deslizase por el borde de la cresta y explotara. Luego, ambos llamaron a un transporte de tropas para que los viniera a buscar.

Bombardeo en el Templo

Tras el bombardeo de uno de los hangares del Templo Jedi, Ahsoka y Anakin Skywalker fueron retirados de la Batalla de Cato Neimoidia para investigar. Después de entrevistar a testigos y analizar un holograma de la explosión, descubrieron que una mujer llamada Letta Turmond fue la autora del delito. Ella alimentó con explosivos nano-droides a su marido, Jackar Bowmani, que explotaron cuando él, como uno de los trabajadores del Templo, andaba por allí. Skywalker y Tano se enfrentaron a Letta en su apartamento, pero ella trató de escapar. Después de una breve persecución, Letta fue capturada, detenida por sus crímenes y encarcelada en la base militar de la República.

Poco después, Ahsoka, junto con muchos otros Jedi y funcionarios de la República Galáctica, asistió al funeral por los Jedi que murieron en el atentado. Durante una reunión para discutir el último ataque separatista, el Almirante Wilhuff Tarkin informó a Ahsoka de que Turmond quería hablar con ella. Tano visitó a Turmond en la prisión, donde ella le dijo a Ahsoka que un Jedi le había dicho cómo hacer la bomba y le había dado explosivos. Justo antes de revelar el nombre del Jedi, Turmond fue repentinamente ahogada con la Fuerza por una persona desconocida para Tano. Los clones llegaron rápidamente a la celda después de haber visto lo que pasaba, y creyeron que era Ahsoka quien había matado a Turmond. Posteriormente, Ahsoka fue detenida y encarcelada por el asesinato.

Más tarde, Tarkin la visitó, y aunque Ahsoka insistió en que era inocente, Tarkin no la creyó. Anteriormente, ella había expresado su deseo de que Turmond fuese castigada, y en las grabaciones de seguridad se la mostraba frente a Turmond mientras ella estaba siendo asfixiada. Curiosamente, el sonido no funcionaba en la grabación, por lo que Ahsoka no tenía ninguna prueba de lo que había hablado con ella realmente.

Prisión y escape

«Sé que Dooku intentó matarte, y sé que te traicionó. Tal vez, esto lo hizo su nuevo aprendiz. Yo me desvié de mi camino al igual que tú te desviaste del tuyo. Tenemos más en común de lo que crees.»
―Ahsoka convence a Ventress para que le ayude.[fuente]
Más tarde, Ahsoka vio una tarjeta de acceso que estaba fuera de su celda. Suponiendo que era un regalo de su maestro, utilizó la Fuerza para controlar la tarjeta-llave y abrir su celda. Mientras se abría camino hacia el puesto de control de seguridad, se encontró con varios clones heridos yaciendo al lado de sus sables de luz y su comunicador. Justo cuando los estaba recogiendo, el Comandante Fox llegó y vio a Ahsoka de pie frente a los clones. Asumiendo automáticamente que ella era la responsable de los clones heridos y al ver que se había escapado de su celda, activó las alarmas.

Ahsoka huyó, evitando las patrullas de clones hasta que finalmente se encontró a otro grupo de clones, a los cuales había matado alguien con un sable de luz. Cuando Fox encontró a los clones, supuso que Tano los había matado. A él se le unieron rápidamente Anakin Skywalker y Rex, quienes ayudaron en la persecución de Tano. Ahsoka huyó fuera del recinto, escapando de ser capturada por un massiff. Sin embargo, una vez que su nave fue destruida, huyó a través de las tuberías industriales adyacentes a la instalación.

AhsokaSwanDive-TJWKTM.png

Ahsoka huye a los niveles inferiores de Coruscant.

Luego, Ahsoka perdió su shoto cuando uno de los clones disparó un misil cerca de ella, dejándola colgando sobre una barandilla. A medida que más clones se unían a la persecución, Ahsoka hizo un agujero en una de gran tubería, huyendo por su interior. Tras lograr evadir a los clones, su huida se vio truncada cuando llegó al final de la tubería, donde había una enorme fosa que conducía a los niveles más bajos de Coruscant. Skywalker, logró encontrarla y trató de convencerla para volver. Convencida de que nadie creería su versión de la historia, Ahsoka saltó de la tubería, aterrizando en una de las naves que descendían a través de los niveles del planeta.

Con la Fuerza de Seguridad de Coruscant buscándola, Ahsoka trató de pasar desapercibida e hizo una llamada a Barriss Offee en el Templo Jedi. Offee prometió hacer algunas investigaciones en su favor y aconsejó a Ahsoka dejar de usar su comunicador. La joven togruta cumplió y rompió el aparato. Entonces vio un vagabundo gotal y negoció con él para conseguir una capa a cambio de una cápsula de alimento. Luego subió a un tren, pero rápidamente vio a un par de oficiales LCR chequeando los pases de los pasajeros. Ahsoka trató de bajar del tren en la siguiente estación, pero se dirigió directamente a más oficiales que rápidamente la identificaron como la Jedi fugitiva. Ahsoka huyó a través del tren, perseguida por los oficiales, y saltó del tren todavía en movimiento sobre una plataforma de paso.

Después de haber despistado a los oficiales, Ahsoka fue emboscada por Asajj Ventress, que ahora era una cazarrecompensas. Aunque Ventress estaba planeando entregar a Ahsoka para ganar la recompensa que ofrecían por su captura, la Padawan la convenció para que la ayudase a demostrar su inocencia. Ventress estuvo de acuerdo cuando Ahsoka prometió persuadir al Consejo Jedi y al Senado para otorgar a Ventress un perdón por sus crímenes.

Sin embargo, el Consejo Jedi había enviado a Skywalker, Plo Koon y a un escuadrón de soldados clon para capturar a la Padawan fugitiva. Huyendo de los clones y de los Jedi, el dúo llegó hasta un holoterminal público, que Ahsoka utilizó para ponerse en contacto con Offee. Barriss habló a Ahsoka de un almacén, en el cual Letta Turmond había conseguido los nano-droides del atentado, y Ventress acordó llevar a Ahsoka hasta allí. Antes de que pudieran salir, Tano y Ventress se enfrentaron a un escuadrón clon liderado por el Comandante Wolffe, que exigió que se rindieran. Ahsoka y Asajj lograron desarmar a los clones y escapar. Al encontrar el almacén, decidieron separarse después de que Ventress devolviera a Tano su sable de luz. Después, Ventress fue atacada por una figura femenina sensible a la Fuerza que tomó su ropa y sus sables de luz.

Duelo y captura

«Los clones la sometieron y la encontraron en presencia de explosivos nano-droides.»
―Informe de Plo Koon tras la captura de Ahsoka[fuente]
AhsokavsBarriss-TCAJ.png

Offee y Tano se enfrentan en los niveles inferiores de Coruscant.

Cuando estaba en el almacén, Barriss Offee atacó a Ahsoka fingiendo ser Asajj Ventress. Ahsoka asumió inmediatamente que ella estaba luchando contra Ventress debido al casco y los sables de luz que llevaba Barriss. Mientras las dos luchaban en el edificio abandonado,Barriss condujo lentamente a Tano cada vez más arriba del edificio. La atacante hizo que los barriles de un gas explosivo se encendiesen, provocando una gran explosión que dejó a Ahsoka a sus pies y llamó la atención de la Fuerza de Seguridad de Coruscant y los Jedi. Tambaleándose, Tano fue desarmada rápidamente por su agresora y tras un golpe potente, se estrelló contra el suelo de madera. Después de aterrizar en medio de cajas de nano-droides, Ahsoka fue encontrada inmediatamente por el Comandante Wolffe y varios clones. Wolffe sorprendió rápidamente a la Padawan y descubrió que las cajas de nano-droides eran del mismo tipo utilizado para volar el hangar del Templo Jedi, lo que le hizo creer que esto era una prueba de que Ahsoka era la verdadera mente maestra del atentado contra el Templo Jedi.

Salida de la Orden

«Pero tengo que solucionar esto por mi cuenta, sin el Consejo, y sin ti.»
―Ahsoka Tano a Anakin Skywalker[fuente]
Después de ser culpada por asesinato y escapar de prisión, Ahsoka fue llevada a juicio, gracias a la influencia ejercida por Wilhuff Tarkin y el Senado para que el Consejo Jedi expulsara a Tano de la Orden Jedi. Al ser expulsada, Ahsoka pudo ser juzgada por un tribunal militar. Padmé Amidala representó a Ahsoka, mientras que Tarkin se hizo cargo de la parte acusadora. Justo cuando el veredicto del juicio iba a ser dictado, Anakin Skywalker llegó con la verdadera culpable, Barriss Offee, a quien Ahsoka consideraba su amiga hasta que se dio cuenta de que le había tendido una trampa.

Posteriormente, el Consejo se ofreció a reincorporar a Ahsoka a la Orden como Caballera Jedi. Sin embargo, sintiéndose traicionada porque el Consejo nunca creyó en ella, Ahsoka rechazó la oferta sintiendo que ya no podía confiar en el Consejo ni en sí misma, por lo que dio la vuelta y se fue. Skywalker la alcanzó cuando salía por la entrada principal del Templo y trató de convencerla para que se quedara, pero Ahsoka mantuvo su decisión, diciendo que necesitaba seguir su propio camino, revelándole que ella sabía que Anakin entendía su sentimiento de querer dejar la Orden. Finalmente, Ahsoka abandonó a Anakin y salió del Templo Jedi hacia el atardecer de Coruscant.

Un nuevo camino

«Lo siento maestro, pero no voy a volver.»
―Ahsoka Tano a Anakin Skywalker[fuente]
La experiencia de Tano eliminó su fe en los Jedi, y le hizo ver que las acciones de la Orden Jedi habían roto su compromiso con la Fuerza para servir a los intereses políticos de la República Galáctica. Habiendo sido enseñada toda su vida que el apego podía traer la ruina a un Jedi y a pesar de que era una decisión difícil, Ahsoka eligió abandonar el único hogar que había conocido en toda su vida. Confiando en la Fuerza para que le revelara su nuevo camino, Tano abandonó la Orden Jedi emprendiendo un nuevo viaje.
Ahsoka leaves.jpg

Ahsoka se aleja del Templo Jedi.

La salida de Ahsoka de la Orden Jedi tuvo un profundo impacto en aquellos que la conocían. Durante su búsqueda de los secretos de la inmortalidad, Yoda tuvo visiones de la Purga Jedi. En una de esas visiones, vio a Tano muriendo entre los muros del Templo Jedi, con la visión de Ahsoka preguntándole si podría ser uno con la Fuerza tras haber sido expulsada de la Orden Jedi. La visión de Tano fue resultado de la culpabilidad de Yoda por haber cometido los errores que incitaron a Ahsoka a abandonar la Orden Jedi.

Su antiguo mentor, Anakin Skywalker, estuvo particularmente afectado por su marcha y se sintió todavía más solo por tener que cumplir con lo que se esperaba del profetizado Elegido. En una misión con Obi-Wan Kenobi, Skywalker reveló que aún le costaba aceptar la partida de Ahsoka, describiéndola como "una de los nuestros". Cuando Skywalker criticó al Consejo Jedi por haber propiciado la salida de Ahsoka de la Orden Jedi, Kenobi le recordó que la decisión había sido tomada únicamente por Ahsoka. Supuestamente, Tano vería a su maestro por última vez justo antes de que se dirigiera a rescatar al Canciller Supremo Sheev Palpatine. Después, Skywalker también abandonó la Orden tras caer al lado oscuro y convertirse en Darth Vader. Del mismo modo que la decisión de Tano de abandonar a los Jedi, la caída de Skywalker al lado oscuro estuvo parcialmente influenciada por su creencia de que el Consejo Jedi no confiaba en él, lo cual Darth Sidious aprovechó para manipularle.

Gracias a su decisión de abandonar la Orden Jedi, Ahsoka escapó de la Orden 66, el devastador comando que exterminó a la mayoría de los Jedi a lo largo de la Galaxia tan solo un año después de su salida de la Orden Jedi, incluyendo a su mentor Plo Koon. En algún momento, Ahsoka se convirtió en una figura clave en el movimiento de resistencia contra el Imperio Galáctico, ahora trabajando en oposición directa a los objetivos de su antiguo maestro, quien era una figura clave en los esfuerzos del Imperio por aplastar cualquier tipo de rebelión.

Los tiempos oscuros

Trabajando como "Fulcrum"

Hera Fulcrum Hologram.png

Ahsoka habla con Hera, instándola a pasar a la clandestinidad.

Después de la instauración del Imperio Galáctico, cinco años antes de la Batalla de Yavin, Tano se había convertido en parte de un movimiento rebelde contra el dominio imperial. Ella trabajó con el senador Bail Organa de Alderaan y asumió el nombre en clave "Fulcrum", que utilizó para comunicarse con células rebeldes repartidas por toda la galaxia. Una de estas células era la tripulación del Espíritu, que operaba alrededor del mundo del Borde Exterior llamado Lothal. Tano sólo hablaba con Hera Syndulla, la dueña y piloto del Espíritu, y se identificaba sólo como "Fulcrum". 

Como "Fulcrum", Ahsoka proporcionó a los Rebeldes de Lothal información para sus misiones con el fin de atacar intereses imperiales, y a su vez, esas misiones eran parte de un plan más amplio que sólo Syndulla conocía. La información de Ahsoka era generalmente precisa, pero a veces sólo parcialmente. En una de las misiones que encargó Tano, Syndulla, junto con Ezra Bridger y Sabine Wren, atacó un convoy Imperial. La información de Ahsoka fue correcta sobre las rutas y horarios del convoy, pero subestimó las defensas imperiales. Como resultado, el Fantasma sufrió daños, siendo perseguido por un escuadrón de cazas TIE.

Poco después, Syndulla junto con Wren, quien insistió en saber más acerca de "Fulcrum", fue enviada a Fort Anaxes, un asteroide utilizado como base para el Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon, con el fin de recoger varias cajas de suministros para Tano. Ahsoka contactó con Syndulla mientras estaba en ruta e informó a Syndulla de que los suministros habían sido descargados y estaban listos para ser recogidos. Sabine, ansiosa por saber más sobre Ahsoka, sugirió a Tano que se esperase en Fort Anaxes para poder verla, lo que provocó que Tano preguntase si algo iba mal. Syndulla convenció a Tano de que Wren estaba allí para ayudar con la misión. No obstante, Wren siguió queriendo saber por qué las misiones de los rebeldes se estaban volviendo tan peligrosas, a lo que Syndulla respondió que no lo sabía. Una vez llegaron a Fort Anaxes, Ahsoka ya se había ido.

Chopper Ahsoka.jpg

Ahsoka Tano se reúne con Chopper tras rescatar a Kanan Jarrus.

Algún tiempo después, los rebeldes rescataron a Tseebo, un disidente imperial rodiano que poseía información vital para el Imperio, incluyendo un plan de cinco años para todo el Borde Exterior. Después de huir de Lothal, el Espíritu se reunió con la nave de Ahsoka. Syndulla llevó a Tseebo ante Tano, para que analizara la información que contenía Tseebo.

Después de la captura de Kanan Jarrus, líder de la célula rebelde de Lothal, a manos del Imperio, Tano contactó con Syndulla y la disuadió para que no intentara rescatar a Jarrus. Después, recordó a Hera que Jarrus sabía a los riesgos que se exponía actuando contra el Imperio, y añadió que Bridger era demasiado importante para que su vida fuera arriesgada. Tano informó a Hera que sus actividades habían atraído la atención de los altos cargos del Imperio. Tano instó a Syndulla a pasar a la clandestinidad para evitar poner en peligro su misión. La tripulación ignoró la advertencia de Tano y puso en marcha una misión para rescatar a su líder cautivo.

Los rebeldes pronto descubrieron que Jarrus se encontraba en el Destructor Estelar personal del Gran Moff Tarkin, en la órbita de Mustafar. La tripulación se dispuso a rescatarlo y tuvo éxito, pero se vio desbordada por las fuerzas imperiales. El droide de la tripulación, C1-10P, contactó con Ahsoka y pidió refuerzos. Tano y una flota de naves rebeldes llegaron a Mustafar y ayudaron a la tripulación del Espíritu a escapar; pilotando Ahsoka el Espíritu. Cuando los rebeldes estuvieron a salvo y lejos de Mustafar, Tano les reveló su identidad y les informó de que formaban parte de un movimiento rebelde mucho más amplio.

Percibiendo a Darth Vader

RebelLeaders-SoL.jpg

Hera, Ahsoka, Kanan y Jun Sato reflexionan sobre la transmisión enviada por Maketh Tua.

Más adelante, Tano participó en una reunión estratégica de la Red Rebelde. A media reunión, C1-10P apareció con un mensaje de la ministra de Lothal, Maketh Tua, que ante las amenazas de Wilhuff Tarkin y Darth Vader planeaba desertar del Imperio Galáctico. Mientras Ahsoka permanecía en silencio, muchos de los rebeldes se negaron a ayudar a Tua.

Cuando la ministra ofreció revelar a los rebeldes una lista de simpatizantes rebeldes en Lothal y otros planetas cercanos, así como la existencia de un proyecto imperial en Lothal solicitado por el propio Emperador Palpatine, Ezra Bridger se mostró a favor de socorrer a la ministra. A continuació, Ahsoka y Kanan Jarrus aceptaron también rescatar a Tua. Por último, el comandante Jun Sato apoyó el rescate, y los Rebeldes de Lothal se dirigieron a rescatar a Maketh Tua.

En Lothal, Maketh Tua fue asesinada por el Imperio, y los rebeldes fueron acusados de ser responsables de su muerte. Tras un enfrentamiento con Darth Vader, los Rebeldes de Lothal se reunieron con la flota en la cual estaba Ahsoka. Una vez reunidos con Ahsoka, apareció el caza TIE avanzado x1 de Darth Vader, que comenzó a atacar a la flota rebelde. El comandante Jun Sato envió al Escuadrón Fénix a enfrentarse con Vader.

Cuando el Escuadrón Fénix comenzó a ser aniquilado por Darth Vader, Hera Syndulla decidió unirse a la lucha a bordo del Espíritu. El resto de Rebeldes de Lothal la siguieron, y tras preguntar a Ezra si podía unirse a ellos en el combate, Ahsoka subió también a bordo del Espíritu. Allí se sentó en el puente junto a Kanan y Hera, mientras el resto de rebeldes ocupaban las torretas de la nave.

Vader descubierto por Ahsoka.png

Ahsoka descubre que Darth Vader es su antiguo maestro, Anakin Slywalker.

Soprendida por lo fuerte que era la Fuerza en Vader, Ahsoka pidió a Kanan que se uniera a ella en un intento de descubrir la identidad de Vader mediante la Fuerza. Mientras Ahsoka y Kanan meditaban, Ezra percibió que Vader era el Lord Sith con el cual se habían enfrentado en Lothal. Entonces, tanto Darth Vader como Ahsoka, se percataron mutuamente de su presencia. Cuando Vader expresó en voz alta el descubrimiento de que Ahsoka estaba viva, Tano, horrorizada por ser consciente de que Vader era su antiguo maestro, Anakin Skywalker, perdió el conocimiento.

Kanan vigiló a Ahsoka durante el resto del combate, y finalmente, los rebeldes lograron escapar de Vader y los Destructores Estelares que habían llegado al lugar para apoyarlo. Luego Ezra y Kanan se reunieron con Ahsoka, que una vez recuperada se había puesto a meditar, y le preguntaron si conocía la identidad de Darth Vader. Ahsoka negó conocer quién era Vader, pero aseguró que lo que si sabía era que el Lord Sith volvería a por ellos.

Reencontrándose con Rex

«Comandante. Has crecido."
"Alguna vez tenía que pasar, Rex."
"Me alegro de que sigas viva."
"Lo mismo digo
»
―Ahsoka se reencuentra con Rex tras quince años sin verle[fuente]

Tras el Asedio de Lothal, Ahsoka se reunió con los Rebeldes de Lothal y Jun Sato. Durante la reunión, Ezra Bridger propuso encontrar una base para la Red Rebelde, con lo que Sato se mostró de acuerdo. Sin embargo, Hera Syndulla recalcó que los rebeldes no poseían ninguna ubicación en la cual establecer una base con ventajas tácticas para proteger a la flota. Kanan Jarrus sugirió centrarse en ayudar a los necesitados en lugar de centrarse en la base, y Hera respondió que serían incapaces de ayudar a nadie si no podían ayudarse a ellos mismos. A continuación deseó tener más aliados.

Someone You Can Count On (1).jpg

Ahsoka proporciona la cabeza de un droide táctico a los rebeldes para que puedan localizar a Rex.

Entonces, Ahsoka afirmó que conocía a un gran líder experto en estrategia y en los Territorios del Borde Exterior que podría unirse a los rebeldes y ayudarles a encontrar una nueva base con sus conocimientos. Sato preguntó cómo podrían localizar a ese líder, el capitán clon CT-7567, apodado "Rex". Ahsoka contestó que perdió su ubicación hacía mucho tiempo, y que no había logrado jamás contactar con él. Sin embargo, también informó de que había algo que aún no había intentado para localizarlo.

Sabiendo que Rex había sido visto por última vez en el Sistema Seelos, Ahsoka encomendó a los rebeldes seguir la pista de Rex usando la cabeza de un droide táctico. Antes de que los rebeldes partieran en busca de Rex, sin saber aún su identidad, Ahsoka informó a los rebeldes tras una pregunta de Ezra de que no les iba a acompañar. Luego añadió que debía atender asuntos más importantes.

Cuando Kanan dedujo que Ahsoka iba a ir en busca de información sobre Darth Vader, Tano se limitó a responder que había preguntas que necesitaban respuestas. Finalmente, abandonó el Espíritu para que los rebeldes pudieran partir a Seelos en busca de Rex. Justo antes de abandonar la nave, Ahsoka insistió a Kanan en que confiara en su amigo, Rex, pasara lo que pasara. Kanan respondió que si tan solo pedía eso, no habría ningún problema.

Al llegar a Seelos, Kanan descubrió que el amigo de Ashoka era Rex, un capitán clon que iba acompañado de los clones Gregor y Wolffe. Por causa del papel de los clones durante la Orden 66, Kanan fue incapaz de cumplir la petición de Tano de confiar en Rex en todo momento, y mantuvo una actitud hostil hacia los clones. Tras un conflicto con el Imperio, Rex y los clones decidieron unirse a la Red Rebelde, por lo que subieron a bordo del Espíritu con la intención de reunirse con la flota de la Red.

Screen-shot-2015-10-21-at-12-51-57-pm.png

Ahsoka se reencuentra con Rex.

Cuando los Rebeldes de Lothal regresaron de su misión, Ahsoka se reencontró con Rex. Al verla, Rex saludó a Ahsoka y comentó amablemente que Ahsoka había crecido. Ahsoka, respondió que algún día tenía que ocurrir. A continuación, abrazó a Rex, quien correspondió a Tano con otro abrazo. Rex dijo a Ahsoka que se alegraba de que siguiera con vida, a lo que Ahsoka respondió que ella también se alegraba de ver a Rex aún con vida.

Rex contestó que no seguiría con vida si no fuera por los Rebeldes de Lothal, por lo que Ahsoka agradeció a los rebeldes su labor. Ahsoka también agradeció a Kanan por haber confiado finalmente en Rex, a lo que Kanan respondió que no había sido fácil, ni aún lo era. Por último, Ahsoka dijo que nada que realmente merezca la pena es fácil.

Los niños de la Fuerza

Durante los días siguientes a su reencuentro con Rex, Ahsoka se dedicó a investigar al Lord Sith Darth Vader, con la esperanza de recavar más información sobre él que le permitiera afirmar o descartar que Vader era en realidad su antiguo maestro, Anakin Skywalker. Para ello, Ahsoka se dirigió al planeta Mustafar, donde no encontró información relevante sobre Darth Vader, pero sí descubrió que los inquisidores planeaban secuestrar a bebés sensibles a la Fuerza.

The Future of the Force 08.jpeg

Ahsoka pide a Kanan y Ezra rescatar a un bebé sensible a la Fuerza.

Por eso, Ahsoka se reunió con Kanan Jarrus en Garel para informarle de sus descubrimientos. Tras contarle todo a Kanan, Ahsoka le pidió que fuera a ayudar a un bebé sensible a la Fuerza mientras ella se dirigía a otras coordenadas para ayudar a un segundo bebé. También pidió a Kanan que se llevara consigo a Garazeb Orrelios y a Ezra Bridger.

Kanan respondió a Ahsoka que no le haría falta informar a Bridger de su misión, puesto que el chico había estado escuchándolo todo tras una puerta. Entonces Kanan abrió la puerta de la sala en la que estaban él y Ahsoka, y tras ella apareció Ezra. Ahsoka sin embargo, no se enfadó por lo que acababa de ocurrir, y miró a Ezra con cierta diversión.

Después, Ahsoka entró en una nave situada sobre la órbita del planeta Chandel, donde los inquisidores habían secuestrado a un bebé anteriormente. Al entrar en la nave, Ahsoka examinó las marcas de sable láser que habían dejado los inquisidores en las paredes de la nave. A continuación, Ahsoka escuchó un llanto y se dirigió hacia su origen. Allí, encontró a Darja, una mujer herida por los inquisidores cuando había tratado de impedir que su nieta fuese secuestrada. Darja contó a Ahsoka que su nieta, Alora, había sido secuestrada, y Ahsoka, tras prometer rescatar a Alora, recomendó a Darja reposar.

SWR S2 NYCC 2015 04.png

Ahsoka promete a Darja que rescatará a su nieta Alora.

Mientras tanto, en el planeta Takobo, Ezra, Kanan y Zeb se habían enfrentado a dos inquisidores, la Séptima Hermana y el Quinto Hermano. Cuando los tres rebeldes fueron derrotados por los inquisidores, y el bebé que habían rescatado, Pypey, iba a ser secuestrado, Ahsoka llegó al lugar. Entonces, Ahsoka entabló combate con los inquisidores mientras los rebeldes huían hacia el Fantasma, donde se encontraba Alora, que ya había sido rescatada por Zeb.

Durante el combate, Ahsoka tiró fácilmente al suelo al Quinto Hermano, dejándolo momentáneamente fuera de combate. Después, mientras peleaba con la Séptima Hermana, Ahsoka dijo a la inquisidora que sabía por qué quería secuestrar a los bebés. Con ironía, la Séptima Hermana preguntó a Ahsoka que quién no quería ser madre. Entonces, el Quinto Hermano volvió a la carga, y Ahsoka lo arrojó contra una columna, dejándolo inconsciente. Acto seguido, se centró en la Séptima Hermana.

Tras un breve tiempo peleando con la Séptima Hermana, Ahsoka propinó una patada a la inquisidora y optó por apagar sus espadas láser. Cuando la Séptima Hermana volvía a atacar, Ahsoka agarró el sable láser de la inquisidora, pillándola por sorpresa, y consiguió quitárselo de las manos. Después, Ahsoka usó la Fuerza para arrojar contra una pared a la Séptima Hermana. Entonces, encendió su sable de luz y lo apuntó hacia la Séptima Hermana, comunicándole que había sido derrotada.

Thefutureoftheforce5.jpg

Ahsoka se enfrenta a la Séptima Hermana.

La Séptima Hermana, se rió de Ahsoka cuando comenzaron a llegar soldados de asalto a la zona, y dijo a Ahsoka que al final parecía que la derrotada era ella. Usando la Fuerza, la Séptima Hermana encendió su sable láser y lo dirigió hacia Ahsoka, que saltó para esquivarlo. Entonces, el Quinto Hermano despertó y se unió a la Séptima Hermana para volver a atacar a Ahsoka. Antes de atacar, la Séptima Hermana dijo a Ahsoka que su captura complacería a Darth Vader. Ahsoka, vio por encima de ella al Fantasma encendido, listo para huir de Takobo.

Por eso, Ahsoka dijo a la Séptima Hermana que informara a Vader de que debería esperar más tiempo para tenerla ante él, y a continuación saltó a bordo del Fantasma justo cuando el Quinto Hermano la iba a atacar. A bordo del Fantasma, Ahsoka dijo que un Lord Sith ya había tratado de secuestrar niños sensibles a la Fuerza durante las Guerras Clon, pero que la Orden Jedi lo había impedido. Kanan lamentó que la Orden Jedi ya no estuviera para seguir protegiendo a niños sensibles a la Fuerza, y Ahsoka permaneció pensativa.

Descubriendo la identidad de Vader

«Ahsoka. Ahsoka, por qué te fuiste? Dónde estabas cuando te necesitaba?"
"Tomé una decisión. No podía quedarme."
"Fuiste egoísta."
"No!
"Me abandonaste! Me fallaste! Sabes en lo que me he convertido?"
"No. No!
»
―Ahsoka Tano, comunicándose con una visión de Anakin Skywalker a través de la Fuerza[fuente]
AhsokaAnakinEzra.png

Ahsoka habla a Ezra sobre Anakin Skywalker.

Tres años antes de la Batalla de Yavin, Ahsoka se dirigió a una de las habitaciones del Espíritu y allí, usó el holocrón de Kanan Jarrus para observar varias grabaciones en las que aparecía su maestro, Anakin Skywalker, enseñando como emplear la Forma IV de combate. Mientras Ahsoka contemplaba las imágenes de su maestro, Ezra Bridger entró en la sala, y al ver la grabación de Anakin, dijo a Ahsoka que era fantástico.

Ahsoka respondió a Ezra que Anakin había sido su maestro. Al saberlo, Ezra dijo a Ahsoka que Kanan Jarrus le había dicho que Anakin fue el Caballero Jedi más poderoso que había tenido la Orden Jedi. Ahsoka contestó que Anakin había sido muy poderoso, y que raramente había perdido una batalla durante las Guerras Clon. También añadió que lo que más sorprendía a la gente de Anakin era su simpatía, así como su profunda preocupación hacia sus más allegados, a quienes trataba de ayudar hasta el final.

Cuando Ezra preguntó a Ahsoka si sabía qué había sido de Anakin, ella respondió que la última vez que lo vio fue poco antes de que partiera a rescatar al Canciller Palpatine, que había sido secuestrado por el General Grievous. Poco después de eso, los Jedi fueron acusados de traición a la República y fueron ejecutados uno a uno, por lo que Ahsoka no pudo saber nada sobre qué le había ocurrido a Anakin.

KananEzraAhsokaTemple.png

Ahsoka observa como Kanan y Ezra abren el Templo Jedi de Lothal.

De pronto, Kanan irrumpió en la sala y preguntó a Ahsoka qué hacer con los inquisidores y con Darth Vader, puesto que apenas eran capaces de defender a los rebeldes de ellos. Ahsoka contestó que cuando ella y Anakin se encontraban en esas situaciones, lo que hacían era pedir consejo a Yoda o a Obi-Wan Kenobi. Recordando que Yoda había contactado con él en el Templo Jedi de Lothal, Kanan sugirió ir allí a tratar de comunicarse con Yoda.

Ahsoka estuvo de acuerdo y subió a bordo del Fantasma junto a Ezra y Kanan para dirigirse al planeta Lothal. Al llegar delante del Templo Jedi de Lothal, Ezra sugirió que Ahsoka y Kanan usaran la Fuerza para poder acceder al Templo. Sin embargo, Ahsoka consideró que lo mejor era que Ezra y Kanan fuesen quienes utilizasen la Fuerza para poder entrar en el Templo, puesto que ella ya no era una Jedi desde que eligió abandonar la Orden Jedi tiempo atrás.

Finalmente, Ezra y Kanan usaron la Fuerza y así Ahsoka pudo entrar en el templo junto a sus dos compañeros. Dentro del Templo, Ahsoka, Kanan y Ezra se pusieron a meditar. De repente, Kanan vio una puerta que tanto Ahsoka como Ezra eran incapaces de ver. Kanan pasó a través de la puerta, y desapareció ante los ojos de Ahsoka. Entonces, Ezra explicó a Ahsoka cómo Kanan le había descrito el aspecto de Yoda.

Vision of Darth Vader.png

Ahsoka descubre que Anakin se convirtió en Darth Vader.

Ahsoka concordó con la descripción de Kanan sobre Yoda, y añadió que el Gran Maestro Jedi siempre había sido muy alegre cuando ella era joven. Sin embargo, Ahsoka dijo que desde que empezaron las Guerras Clon, Yoda fue volviéndose más serio, como si supiese que una era estaba llegando a su fin para dar paso a otra nueva. Mientras Ahsoka decía eso, Ezra también desapareció ante sus ojos. A pesar de eso, Ahsoka siguió meditando sin moverse de donde estaba.

Durante su meditación, apareció detrás de ella una visión de Anakin Skywalker. Anakin, preguntó a Ahsoka por qué abandonó la Orden Jedi. Entonces, recriminó a su padawan que lo hubiera abandonado cuando más la necesitaba. Ahsoka replicó que hizo su elección y no podía permanecer en la Orden Jedi. Anakin dijo a Ahsoka que fue egoísta, lo cual Ahsoka negó. Por último, la visión de Anakin gritó a Ahsoka que lo había fallado y abandonado. Finalmente, la visión de Anakin preguntó a Ahsoka si sabía en qué se había convertido él.

Entonces, la visión de Anakin se transformó en Darth Vader. Horrorizada, y consciente de que su maestro se había convertido en el Lord Sith Darth Vader, Ahsoka comenzó a llorar. Su llanto pronto acabó en un grito de desesperación por lo que acababa de descubrir. Nerviosa por el ruido de la respiración de Vader proveniente de su visión, Ahsoka encendió su espada láser y se giró dispuesta a atacar a la visión de Vader. Sin embargo, al girarse, su visión ya se había esfumado. A continuación, Ahsoka se dejó caer al suelo impactada por el destino de Anakin.

YodaAhsoka.png

Yoda saluda a Ahsoka apareciéndose ante ella desde Dagobah.

Pasado un rato, el Quinto Hermano y la Séptima Hermana atacaron el Templo Jedi de Lothal, que comenzó a temblar. Entonces se abrió una puerta ante Ahsoka, que decidió correr por el pasillo que había tras ella. Tras correr durante un rato, Ahsoka se encontró con Kanan y Ezra. Justo antes de salir del Templo Jedi, Ahsoka vio al Maestro Jedi Yoda, que desde Dagobah había conseguido poder ser visto físicamente por aquellos que él quisiera y que estuvieran en el Templo Jedi. Contento por ver a Ahsoka viva, Yoda la saludó desde la distancia. Contenta de ver a Yoda aunque conmocionada por lo que acababa de descubrir, Ahsoka también saludó a Yoda.

Al salir del Templo Jedi, Ahsoka, Kanan y Ezra fueron recogidos por C1-10P a bordo del Fantasma. Allí, Ezra explicó que había hablado con el Maestro Yoda en el Templo Jedi de Lothal. Cuando Ahsoka y Kanan le preguntaron qué le había dicho Yoda, Ezra respondió que el anciano le había encargado encontrar a Malachor. Ahsoka aclaró a Ezra que Malachor no era una persona, sino que era el nombre de un planeta.

Búsqueda en Malachor

Lidiando con los inquisidores

Después de que los rebeldes hubieran establecido una base en Atollon, Ahsoka acudió al planeta para reunirse con Kanan Jarrus y Ezra Bridger e irse a continuación al planeta Malachor. En Atollon, Ahsoka se encontró en primer lugar con Ezra, quien le dijo que unos kryknas casi les impedían establecer la base. Cuando Ezra explicó a Ahsoka que no conseguía conectar mediante la Fuerza con los kryknas, Ahsoka le contestó que en su experiencia, cuando uno cree que comprende la Fuerza, pronto se da cuenta de que a penas sabe nada sobre ella. Acto seguido, ambos se fueron a reunir con Kanan.

Twilight of the Apprentice 15.jpeg

Rex propone a Ahsoka acompañarla a Malachor.

Más tarde, cuando Ahsoka, Rex y Kanan estaban a bordo del Fantasma rumbo a Malachor, Rex contactó vía holograma con Ahsoka. Rex, preguntó a Ahsoka si estaba segura sobre su decisión de ir a Malachor sola, y se ofreció a acompañarla si ella así lo deseaba. Ahsoka recordó a Rex que iba acompañada de Kanan y Ezra, y le dijo que estaba segura de lo que hacía. Rex respondió que si hubiera querido, podría haberla ordenado que le permitiera acompañarla a Malachor. Ahsoka, amistosamente, dijo a Rex que él ya no la superaba en rango.

Repitiendo las palabras que había dicho a Ahsoka cuando la conoció en Christophsis, Rex contestó que en su opinión, la experiencia estaba por encima de todo. Ahsoka zanjó la cuestión afirmando mientras sonreía que ella también tenía ya más experiencia que Rex. Rex sonrió brevemente a Ahsoka y se despidió de ella deseando que la Fuerza la acompañara. Al acercarse a Malachor, Ahsoka y Kanan contaron a Ezra que Malachor tenía una mala reputación entre los Jedi, por causa de diversas leyendas. Ahsoka afirmó que siempre había algo de verdad en las leyendas y que en Malachor iban a encontrar conocimiento.

Sobre la superficie de Malachor, Ahsoka, Ezra y Kanan encontraron una roca con inscripciones escritas en una antigua lengua. Mientras Ahsoka intentaba leer las inscripciones, Ezra tocó la roca a pesar de que Ahsoka intentó frenarlo, de modo que se abrió un agujero a los pies del trío y todos cayeron hasta el subsuelo de Malachor. Allí, vieron que bajo el planeta había un Templo Sith. De camino al Templo Sith, Ahsoka y los demás comenzaron a ver cadáveres petrificados de un gran número de gente, así como un elevado número de sables de luz arcaicos.

Twilight of the Apprentice 19.jpeg

El Octavo Hermano ataca por sorpresa a Ahsoka, Ezra y Kanan.

Ahsoka dijo que muchos años atrás, una batalla había tenido lugar en Malachor entre Jedi y Sith. Ezra preguntó si eran los Jedi quienes habían ganado, y Ahsoka respondió que por lo que ella sabía, nadie ganó la batalla. De repente, la conversación de Ezra y Ahsoka fue interrumpida por la aparición de un inquisidor, el Octavo Hermano. Por culpa del Octavo Hermano, Ezra cayó a un nivel todavía más inferior al del subsuelo. Ahsoka y Kanan acordaron con Ezra reunirse de nuevo en la entrada del Templo Sith, y entonces, Ahsoka persiguió al Octavo Hermano con la ayuda de Kanan.

Finalmente, con la colaboración de C1-10P, Ahsoka y Kanan lograron arrestar al Octavo Hermano. Al preguntar al Octavo Hermano cuántos inquisidores había, éste se limitó a responder que suficientes para destruir a los Jedi. Kanan le preguntó qué hacía en Malachor, y el Octavo Hermano contestó que estaba cazando. Consciente de que el Octavo Hermano no sabía que ellos iban a venir hasta Malachor, Ahsoka le preguntó a quién había acudido a cazar. El inquisidor, resolvió la duda de Ahsoka diciéndole que estaba cazando a una sombra.

A continuación, Ahsoka y Kanan vieron que una parte de la cúpula del Templo Sith se estaba abriendo, por lo que pensaron que Ezra ya había llegado hasta allí. Aprovechando que Ahsoka y Kanan estaban distraídos, el Octavo Hermano logró enviar una señal pidiendo refuerzos imperiales. Al llegar a la entrada del templo, entraron en escena el Quinto Hermano y la Séptima Hermana, que habían sido avisados por el Octavo Hermano. La Séptima Hermana rompió las ataduras del Octavo Hermano y Ahsoka y Kanan tuvieron que prepararse para enfrentarse a los tres inquisidores.

Twilight of the Apprentice 35.jpeg

Ahsoka, Maul y Kanan se enfrentan a los inquisidores.

A media lucha, salieron del interior del Templo Sith Ezra y Darth Maul, que resultó ser el individuo a quien el Octavo Hermano había venido a cazar. Kanan advirtió a Ezra de la peligrosidad de Maul, y Ahsoka permaneció callada. Entonces, Maul decidió ayudar a los Jedi y se enfrentó a los inquisidores junto a Ahsoka y Kanan. Finalmente, Ahsoka y los demás lograron ahuyentar a los inquisidores. Al acabar la lucha, Ahsoka preguntó a Maul a qué estaba jugando. Él respondió que ellos eran el enemigo de su enemigo, y como tenía sus propios motivos para desear la caída del Imperio, había decidido ayudarles.

Ezra confirmó las palabras de Maul mostrando el holocrón sith que el Zabrak le había ayudado a coger. Ahsoka informó a Ezra de que un holocrón sith sólo podía ser abierto por un sith, por lo que su información no estaba a su alcance. Maul sugirió que introdujeran el holocrón en una máquina situada en lo alto del templo, que les permitiría obtener su información a pesar de que no fuesen sith. Aunque Ahsoka y los demás confiaron en Maul, lo que el zabrak pretendía en realidad era que los Jedi metiesen el holocrón en la máquina para activar un arma de poder devastador.

Para llegar a lo alto del Templo, había dos ascensores para dos personas cada uno. Maul intentó subir en un ascensor con Ezra, pero Kanan se lo impidió, y Maul tuvo que subir en el otro ascensor con Ahsoka. Al salir del ascensor, Maul y Ahsoka vieron al Octavo Hermano atacando a Ezra y a Kanan. Ahsoka corrió a asistir a Kanan, que había caído al suelo, y Maul corrió a enfrentarse al inquisidor y logró espantarlo. Al encontrar nuevamente dos ascensores para dos personas cada uno, Maul subió esta vez con Ezra en el ascensor. Ahsoka y Kanan tuvieron que dirigirse a otro ascensor situado lejos de Maul y Ezra.

AhsokavsMaul.png

Ahsoka se dispone a enfrentarse a Maul.

Al salir de nuevo del ascensor, Ahsoka y Kanan fueron emboscados por el Quinto Hermano y el Octavo Hermano. Mientras Ahsoka peleaba contra el Quinto Hermano y Kanan contra el Octavo Hermano, Ezra siguió subiendo por el templo para llegar hasta la máquina que había en su cúspide. Maul sin embargo, se dirigió a ayudar a Ahsoka y Kanan. Entonces, asesinó al Quinto Hermano, y junto a Ahsoka y Kanan, dañó la espada láser del Octavo Hermano. Acobardado, el Octavo Hermano decidió huir saltando por un acantilado, y usando su sable de luz como un helicóptero para no caer al vacío. No obstante, como su sable estaba dañado, éste explotó mientras el Octavo Hermano volaba por el acantilado, de modo que el inquisidor cayó al vacío.

De pronto, Maul atacó a Kanan, de modo que el golpe del sable de luz de Maul le dio de lleno en los ojos. Con Kanan ciego, Ahsoka se interpuso entre él y Maul, dispuesta a pelear contra él. Maul afirmó que Ezra se iba a convertir en su aprendiz, y que en cuanto accionase sin saberlo el arma de la cúspide del Templo Sith, iba a poder vengarse de todos sus enemigos, tanto Sith como Jedi. Acto seguido, Ahsoka y Maul se enzarzaron en una feroz lucha. En un momento dado, Ahsoka saltó fuera del alcance de Maul, y éste la preguntó si estaba huyendo.

Ahsoka se limitó a contestarle que si quería venir a por ella, primero debía vencer a Kanan, que se había recuperado de su aturdimiento, y a pesar de su ceguera estaba dispuesto a atacar a Maul. Siguiendo instrucciones de Kanan, Ahsoka le dejó solo peleando con Maul, y ella se dirigió hacia la posición de Ezra para tratar de ayudarle.

Lucha con Darth Vader
Ahsoka Tano: «Estaba empezando a creer que sabía quién eras, tras esa máscara. Pero es imposible. Mi maestro jamás podría haber sido tan malvado como tú.»
Darth Vader: «Anakin Skywalker era débil. Yo lo destruí. »
Ahsoka Tano: «Entonces yo vengaré su muerte.»
— Ahsoka Tano y Darth Vader[fte.]
Twilight of the Apprentice thumb.png

Ahsoka se enfrenta a Darth Vader.

Al llegar a la cúspide del Templo Sith, Ahsoka se encontró con Darth Vader, que acababa de desarmar a Ezra Bridger y se disponía a matarle. Justo antes de intentar asestar un golpe final sobre Ezra, Vader le dijo que tal vez se había equivocado al decirle que iba a morir más valerosamente que muchas otras personas que se habían enfrentado a él. Antes de que Vader atacara, Ahsoka gritó a Vader, su antiguo maestro, para alertarle de su presencia y le dijo que no sería la primera vez que estaba equivocado.

Vader se giró e ignoró a Ezra, mirando fijamente a Ahsoka. Entonces le dijo que estaban predestinados a encontrarse en Malachor, y celebró irónicamente que su tan esperado reencuentro se hubiera producido al fin. Ahsoka contestó sarcástica que ella se alegraba de haberle proporcionado algo de lo que él esperaba. Vader trató de persuadir a Ahsoka y le dijo que no había necesidad de que fuesen adversarios, puesto que el Emperador se mostraría misericordioso con ella si proporcionaba información sobre Jedi supervivientes a la Orden 66.

Molesta, Ahsoka respondió que ya no quedaban Jedi, puesto que Vader y sus inquisidores habían tenido éxito en eliminarlos. Vader decidió entonces que Ezra le podría proporcionar toda la información que Ahsoka se negaba a darle. Ahsoka explicó a Vader que había estado empezando a saber quién era aquél que se ocultaba tras la máscara de Vader, pero que era imposible que Vader fuese quien ella sospechaba. Ahsoka, afirmó que Anakin Skywalker jamás podría haber sido tan cruel como lo era Vader.

Ahsoka Vader Mask.png

Ahsoka contempla a Vader sin la mitad de su máscara.

Vader contestó que Anakin Skywalker había sido débil, por lo que le había destruido. Profundamente triste por oír las palabras de Vader, Ahsoka decidió que iba a vengar la "muerte" de su maestro. Vader replicó que la venganza no era el camino Jedi, y Ahsoka se limitó a murmurar que ella ya no era una Jedi. Entonces, Ahsoka encendió sus sables de luz y se abalanzó sobre Vader. Así, comenzó una larga confrontación entre quien había sido como un hermano para Ahsoka, y la propia Ahsoka.

Mientras Ahsoka y Vader peleaban, Ezra y Kanan Jarrus, que llegó poco después a la cúspide, lograron obtener el holocrón sith que habían colocado en la máquina, de modo que ésta se desactivó y el Templo Sith comenzó a desmoronarse. A media pelea, Vader tiró a Ahsoka mediante la Fuerza, y aprovechó que su antigua Padawan estaba lejos para tratar de recuperar el holocrón sith que tenía Ezra. Ahsoka, sin pensarlo dos veces, aprovechó que Vader estaba ocupado intentando recuperar el holocrón y corrió hasta él.

Al alcanzar a Vader, Ahsoka logró golpear su máscara y tirarle al suelo. Cuando Vader se reincorporó, Ahsoka vio la mitad de la cara desfigurada de Vader, que antes había estado cubierta por la máscara. Con los ojos rojos e inmerso en el poder del lado oscuro, Vader musitó el nombre de Ahsoka. Ahsoka, mirando fijamente la cara de Vader, pudo ver lo que había sido el rostro de Anakin en él. Entonces, mientras Ezra y Kanan volvían al Fantasma, Ahsoka decidió permanecer con Vader.

Twilight of the Apprentice 61.jpeg

Ahsoka tras su duelo con Darth Vader.

Ahsoka, gritó a Vader que esta vez no lo iba a abandonar, tal como había hecho años atrás cundo dejó la Orden Jedi. Vader, impasible, afirmó que entonces Ahsoka moriría, y encendió su sable de luz de nuevo. Ezra trató de correr hacia Ahsoka, pero ella lo alejó mediante la Fuerza y prosiguió su lucha con Vader mientras Kanan y Ezra abandonaban Malachor. Poco tiempo después, el Templo Sith explotó.

Vader salió de los restos del templo cojeando y herido, con su máscara rota. Por otra parte, Ahsoka fue vista descendiendo lentamente por unas escaleras de los restos del Templo Sith, con los brazos cruzados. No obstante, Kanan y Ezra regresaron a la base de la Red Rebelde e informaron de que Ahsoka había muerto, aunque realmente no habían llegado a ver cuál había sido su destino. Al oír la noticia, el capitán Rex, quien había mantenido con Ahsoka una gran amistad durante años, quedó devastado.

Apariciones

Fuentes


Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar